Tania Rendón Portelles


Dazra Novak, la otra Mairely

Quiz√° Dazra Novak no exist√≠a, solo se ‚Äúmaterializaba‚ÄĚ al escribir. Aunque sospecho que ni siquiera Mairely Ram√≥n Delgado supo cu√°ndo esa otra adopt√≥ identidad propia, se hizo del reconocimiento que la autora trat√≥ de eludir. Pienso entonces que a pesar de que Mairely me confiesa que Dazra le permite retirarse a su yo m√°s √≠ntimo, ‚Äúvive hacia afuera, la otra, muy hacia adentro‚ÄĚ, lo cierto es que Dazra es m√°s que un seud√≥nimo, es el nombre ‚Äúreal‚ÄĚpor quien se conoce a esta narradora cuya escritura seguir√° ganando en altura.

Mi diálogo es con estas dos mujeres inseparables, Dazra y Mairely, cuyas existencias se alimentan una de la otra. No sé de sus contradicciones interiores, que elucubro al enviarle este cuestionario online, pretexto también para aproximarnos, desde la distancia, a su mundo interior y exterior.

¬ŅPor qu√© la narrativa y no la poes√≠a o ambas?

Como he dicho en entrevistas anteriores ciertos comentarios en mis comienzos como escritora causaron mucho da√Īo, a la poes√≠a en particular. Supongo que la narrativa, en cambio, encontr√≥ mejores maestros y gan√≥. De todos modos, de un tiempo a esta parte, algo he rescatado de aquellos comienzos po√©ticos. En estos dos a√Īos de pandemia he escrito algunos libros de poemas. Muy modestos, pero muy queridos.

En su blog Habana por dentro se puede apreciar un trabajo m√°s cercano a lo period√≠stico. ¬ŅQu√© puntos cercanos o distantes encuentras entre el periodismo y la narrativa?

Ese blog parti√≥ de un deseo de mostrar a los que ya no viven ac√° esa parte de La Habana que se sigue llevando dentro, m√°s all√° de pol√≠ticas o razones. Deb√≠a, entonces, afincarse m√°s en el hecho, en el dato y en su verificaci√≥n, incluso en aquellas zonas muy po√©ticas, jocosas, nost√°lgicas, o escritas en ‚Äúcubano‚ÄĚ. El blog fue un ejercicio que, adem√°s, me descubri√≥ cierta habilidad para la fotograf√≠a. No pens√© hacer periodismo, aunque mucha gente lo ve as√≠. Para m√≠ era una lectura de la ciudad en tiempo real, una fotograf√≠a contada.

Una parte importante de sus textos se abordan desde el erotismo, ¬Ņcrees que la literatura er√≥tica puede ser bastante predecible?

Depende del autor. Depende de lo que se entienda por erotismo. A veces tomar una taza de té puede ser mucho más que tomar una taza de té, solo hay que estar atentos, dispuestos, entregados al calor, color, sabor, aroma…

¬ŅEn qu√© momento sentiste que estabas lista para escribir tu primera novela?

No lo sentí. Me lancé más bien, con un miedo tremendo a la página en blanco. Eso es algo que no va a cambiar nunca. El día que no lo sienta, habrá que parar.

Despu√©s que ‚Äúdebutaste‚ÄĚ como narradora has ganado diversos premios, ¬Ņlos consideras un term√≥metro para medir la ‚Äúbuena literatura‚ÄĚ que se escribe actualmente?

Los premios, desde la perspectiva del lector y la cr√≠tica, son una manera m√°s de ver/conocer/leer a los autores que van destacando en el panorama literario. Desde la perspectiva del ganador, son un desaf√≠o, un compromiso para seguir adelante y escribir cada vez mejor. Lo de ‚Äúbuena literatura‚ÄĚ lo dir√° el tiempo, no los aplausos.

Formar parte de los egresados del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso es una carta de presentaci√≥n a la que aspira cualquier escritor novel en Cuba. ¬ŅA qu√© cree que se deba este prestigio ganado entre los escritores de la Isla? ¬ŅQu√© planes tiene Dazra Novak, como su directora, para hacerlo crecer a√ļn m√°s?

La historia es larga, hermosa y hay mucha gente que debe ser mencionada, pero en principio se debe al empe√Īo de su fundador, Eduardo Heras Le√≥n, de poner en manos de los j√≥venes aspirantes (yo me cuento entre ellos con mucho orgullo desde 2004) herramientas √ļtiles para la labor del escritor. Por supuesto que todos all√≠ llevamos nuestro talento propio, pero vamos como desorientados y sinti√©ndonos demasiado solos. El Centro ayuda a poner orden, a ganar tiempo, a conocer gente que como nosotros anda con la cabeza entre las nubes. La mayor√≠a encuentra nuevos caminos, porque est√° claro que todos no necesitamos lo mismo, otros sencillamente se convierten en mejores lectores. Hay muchos planes para hacerlo crecer a√ļn m√°s. Planes que van desde la comunicaci√≥n, el trabajo de promoci√≥n de los egresados que hoy son escritores en activo dentro y fuera de Cuba, la actualizaci√≥n del programa de clases introduciendo nuevas narrativas, hasta abrirnos a los aspirantes de toda Latinoam√©rica en cursos tanto presenciales como virtuales.¬† ¬†

Cuando leemos Making of es evidente el universo fragmentario del texto. En este sentido, ¬Ņqu√© referentes literarios ‚Äúpautan‚ÄĚ tus escritos? ¬ŅAcaso tu experiencia en el mundo audiovisual deja huellas en tu obra?

Making of fue un ejercicio muy puntual que, s√≠, parti√≥ de esa experiencia de trabajo en el mundo audiovisual durante tres a√Īos. Siempre digo que fue un experimento, un making of, no una novela, de ah√≠ la estructura, que no se repetir√° en ning√ļn otro libro que escriba. Pero alguna etiqueta hab√≠a que ponerle entonces y esa era la que m√°s encajaba. Mis referentes, en un sentido amplio, siempre han sido Julio Cort√°zar y Luisa Valenzuela, autores a los que me regreso constantemente.

Eres jurado en el apartado Novela del Premio Literario Casa de las Am√©ricas 2022. ¬ŅCrees que este concurso sirve como una br√ļjula para la buena literatura que se escribe a nivel latinoamericano y caribe√Īo?

Es, y debería entenderse así, una tabla de salvación en un mundo donde el mercado editorial (entre otros mercados que apuntan a la cultura toda) marca ritmos que muchas veces no tienen nada que ver con la buena literatura que mencionas. Por eso hay que asumir este trabajo de jurado con la mayor responsabilidad. 



¬°Ya tenemos ganadores en el Premio Casa! (+video)

Luego de que la pandemia oblig√≥ a hacer un impasse en este Premio que atesora m√°s de seis d√©cadas, esta vez regres√≥ en 2022 con estrenos en su concepci√≥n, y no por ello ‚Äúperdi√≥‚ÄĚ en calidad; al contrario, se desat√≥ una avalancha de obras recibidas a trav√©s de la plataforma digital creada por primera vez para la ocasi√≥n, con m√°s de mil seiscientos libros recepcionados.

Hoy, ¡enhorabuena!, ya podemos decir que tenemos ganadores del Premio Casa en los tres géneros convocados, quienes, algunos vía virtual, y otros presencial, se reunieron para decidir el ganador en cada uno de los apartados: Novela, Poesía, y Ensayo en tema histórico-social.

En Poesía el premio del jurado recayó en el libro Excepcional belleza del verano de Luis Lorente, de Cuba.

Jorge Boccanera (Argentina), Basilia Papastamatíu (Argentina-Cuba), Rosa Chávez (Guatemala) y Santiago Vizcaíno (Ecuador), convinieron en el acta que:

‚ÄúComo sobre la pantalla de una l√°mpara, el autor despliega sus visiones y recuerdos que se corporizan y se evaporan. De modo que la escena se potencia por la ramificaci√≥n de una simbolog√≠a profusa que alude a la estancia amorosa como tambi√©n a numerosos momentos de vida, de personajes de la historia de Cuba, incluso de una cotidianidad revisitada. Es un registro minucioso recreado por una memoria singular, de lenguaje virtuoso, atm√≥sferas logradas y excelente manejo del ritmo. Destaca tambi√©n este libro por la fuerza y belleza de im√°genes eslabonadas que serpentean como un solo y contundente poema‚ÄĚ.

Adem√°s, decidieron otorgar menciones a los libros Bordando Quilkas de Carolina O. Fern√°ndez (Per√ļ) y Por alguna vez cuando oscurece¬† e Benjam√≠n Ch√°vez (Bolivia).

Los jurados reunidos para premiar la categor√≠a de Novela, Dazra Novak (Cuba), Mayra Montero (Puerto Rico), Claudia Apablaza (Chile) y Santiago Vizca√≠no dieron su benepl√°cito a Hija de nadie, de Javier N√ļ√Īez de Argentina.

Al valorar la obra destacaron: ‚ÄúMuestra un buen pulso narrativo, gran manejo de los di√°logos y narra, en tono cinematogr√°fico, la historia dist√≥pica de dos mujeres que resisten a una realidad √°spera y cruel‚ÄĚ.

En el apartado Ensayo de tema hist√≥rico-social recibi√≥ el premio¬†Moneda y malestar social en Cuba (1790-1902), de Jos√© Antonio Piqueras Arenas (Espa√Īa).

Carlos Aguirre (Per√ļ), Mario Santucho (Argentina) y Yoel Cordov√≠ (Cuba), integrantes del jurado, al evaluar las obras en esta categor√≠a resaltaron la de Piqueras Arenas por ser un ‚Äúensayo riguroso sobre el lugar de la moneda y las relaciones monetarias en la formaci√≥n hist√≥rica de Cuba entre finales del siglo XVIII y el fin de la ocupaci√≥n militar de los Estados Unidos. El trabajo ilumina la historia econ√≥mica cubana en los convulsos escenarios que signan el esplendor y la crisis del modelo colonial. En el texto se profundiza, con rigor y a partir de un profuso material documental y bibliogr√°fico, en la compleja relaci√≥n entre capitalismo y esclavitud, la estructura de clases en la isla y las formas de descontento de diversos grupos contra la dominaci√≥n extranjera. Asistimos, as√≠, a un aporte sustancial a la historia de Cuba que, adem√°s, ofrece importantes lecciones para el presente‚ÄĚ.

Es as√≠ que con estos galardones el Premio Casa vuelve a brillar una vez m√°s, cual faro de la literatura latinoamericana y caribe√Īa.



Rosa Ch√°vez: ¬ęPoemas para desatar la mordaza de la verg√ľenza, la culpa y el pecado¬Ľ

Rosa Ch√°vez es una mujer que no necesita de permisos, sus versos y arte son su propia liberaci√≥n. Sabe que en ella habitan sus ancestras y ancestros, los vivos y difuntos que, como tejedores de espiritualidad, la ayudan a retomar su legado, la palabra que les ha sido arrebatada a los pueblos originarios. Ella asegura que ‚Äúal escribir acepto mi funci√≥n, acepto mi nawal, acepto mi cargo‚ÄĚ. Su poes√≠a es la dimensi√≥n del hoy y del ayer, pero tambi√©n del ma√Īana, del de muchos y muchas‚Ķ es una voz colectiva.

Ella sabe c√≥mo desatar mordazas, subvertir normas, convertir la palabra en ‚Äúsangre caliente‚ÄĚ, es, como dicen sus versos, el ‚Äúesp√≠ritu al que le nacen deseos, espinas,/ ra√≠ces, troncos, llamados de este y otros tiempos/ morena, sudorosa, sinverg√ľenza, apalabrada carne morena/ carne que baila, que baila con los ojos abiertos y cerrados‚Ķ‚ÄĚ Rosa es la herida y cicatriz de voces robadas, pero no silenciadas. Su arte es sanaci√≥n, la reivindicaci√≥n del ser mujer originaria, mestiza y animala: ‚Äúboca que recupera su canto, su grito, su saliva.‚ÄĚ

Tu poes√≠a es descarnada, es un tiro directo a la sien. No busca complacer sino denunciar. Es el grito de reconocimiento de la mujer, la ind√≠gena, la violentada, aunque de esos mismos lugares provienen tu libertad y tu fortaleza. ¬ŅCu√°ndo la voz de Rosa asumi√≥ esa fuerza m√°s all√° de los versos?

La poesía me ha rescatado y me ha permitido encontrar rutas para mi propia liberación, para mis tomas de conciencia, para el retorno a mi propia espiritualidad. Me ha brindado herramientas para vencer el miedo impuesto a mi cuerpo e ir sanando las violencias sistemáticas que he vivido como mujer indígena. Esa es la fuerza que ha impulsado mi palabra, por medio de la poesía y el poder de las manifestaciones artísticas he recuperado mis voces negadas, mis voces robadas, mi voz colectiva. Mi poder de nombrar como reivindicación de que existo, de que existimos. Para en colectividad hacer fuerza, propuestas, acciones, en las luchas en donde me siento comprometida, junto a mi pueblo y otras comunidades en el presente que me ha tocado.

Tienes un espíritu transformador, no solo en el sentido artístico sino también vivencial. Coméntanos qué tan difícil ha sido el camino para la Rosa espiritual, concientizada, denunciante, una actitud que queda develada en tu poesía y se pone de manifiesto en tu activismo.

Ha sido un camino de m√ļltiples resistencias, reivindico mi capacidad de recrear belleza y pensamiento emancipador como un legado y un compromiso, en una sociedad, en un estado racista que desde el d√≠a de mi nacimiento ten√≠a marcado mi futuro para la servidumbre. Pero en ese tr√°nsito nunca he caminado sola, han sido mi madre, mis ancestras, mis hermanas, mis amigas, mis comunidades, quienes han acuerpado mi historia. Es importante en mi proceso posicionar narrativas no hegem√≥nicas desde la pluralidad que me habita y que somos como pueblo, porque la manera de contar, la manera de decir, las maneras de comunicar importan mucho, son la cimiente de los pueblos. La base del arte son las narrativas, la creaci√≥n est√° llena de narrativas, es el sustento del trabajo art√≠stico; narrativas para nuestra liberaci√≥n, para la sanaci√≥n, narrativas para la rebeld√≠a, m√°s all√° del razonamiento y tambi√©n con el razonamiento, narrativas descolonizadoras. La intensi√≥n en la acci√≥n, hacia donde quiero dirigir mi energ√≠a creativa, para derrumbar esas creencias de dominaci√≥n y opresi√≥n que se han naturalizado y que creemos ciertas. Lo afirmo como un compromiso, desde las limitaciones de mi propia experiencia, estar en esta observancia, en esta consciencia que me ofrece multiversos de posibilidades para experimentar, crear, para enunciar y para denunciar.

Nadie puede saber

la cantidad de sal que guarda nuestro cuerpo,

generaciones de generaciones hacía atrás y hacia adelante,

con tantas lagrimas estalactitas y estalagmitas

en las profundidades de nuestra memoria.

Hay una fuerte lucha por silenciar el activismo pol√≠tico, por aplastar y segregar a las minor√≠as. En el caso de Guatemala esto se ve espec√≠ficamente hacia la poblaci√≥n originaria, sobre todo hacia las mujeres ind√≠genas, ¬Ņcu√°l es hoy su situaci√≥n, si se tiene en cuenta todo lo que ha tra√≠do la pandemia para los sectores m√°s desfavorecidos?

El continuum de violencia y represión hacia los pueblos, las luchas, las defensoras y defensores de la tierra y el territorio en tiempos de pandemia se ha profundizado. La pandemia se suma a la situación que ya vivían las mujeres mayas y sus comunidades, reprimidas, criminalizadas y hostigadas al defender sus territorios y cuerpos de las empresas extractivas que están invadiendo y saqueando. En algunos territorios las comunidades están reviviendo traumas del conflicto armado interno por la militarización y los estados de sitio impuestos, lo que despierta los temores del pasado. Es un contexto crítico donde jóvenes activistas y comunicadoras indígenas también están siendo perseguidas. Y sí hay una fuerte lucha por silenciar las voces que le son incómodas al Estado racista y opresor en el que vivimos, pero también hay una fuerte lucha organizada e intergeneracional desde las mujeres y los pueblos por la memoria, por la justicia, por una vida en plenitud y en dignidad.

Reivindicada como mujer originaria, maya ‚Äďseg√ļn sus propias palabras‚Äď, ¬Ņde d√≥nde sac√≥ Rosa la fuerza del nahual?

En mi proceso escribo desde mi relaci√≥n cotidiana, cosmog√≥nica, hist√≥rica, que me vincula directamente con mis ancestras y ancestros, quienes desde la cosmovisi√≥n maya y nuestra ritualidad cotidiana son nuestras abuelas y abuelos, que est√°n vivos o ya son difuntos. Todas las generaciones precedentes no representan el pasado sino un presente vivo. Converso con ellas y ellos en mi diario vivir, les pido consejo, protecci√≥n, les cuento mis pesares, alegr√≠as, les muestro mis poemas, mis proyectos art√≠sticos. Este di√°logo y los distintos territorios que habito se reflejan en lo que escribo. Retomar el legado de expresi√≥n y recuperar el poder de la palabra, de la escritura, que nos fue arrebatado y negado es la fuerza y la energ√≠a de mi nawal, de mi estrella de nacimiento. Al escribir acepto mi funci√≥n, acepto mi nawal, acepto mi cargo. Escribo gracias a mis ancestras tejedoras que escrib√≠an y siguen creando sobre sus telares, que dise√Īan poemas visuales, ideogramas c√≥smicos, que siguen escribiendo la historia en un lenguaje poderoso que trasciende la historia impuesta.

¬ŅQu√© ‚Äúfrentes‚ÄĚ mueven a la Rosa-jaguar, a la Rosa-coyota, pero tambi√©n a la Rosa-espiritual?

Reconozco a las mujeres y las energ√≠as plurales que me habitan, a trav√©s de la escritura les honro. Escribo como una forma de resistencia, como sobrevivencia, pach‚Äôum taq tzij dibujando sutilmente las venas que me atraviesan, escribo poemas modelando la rabia con mi pensamiento. Mis poemas son mis ‚Äúfrentes‚ÄĚ, la pintura corporal con la que adorno mi cuerpo tiempo, son los jades que horadan mi piel. Escribir todo lo que se pueda, ante el temor de la equivocaci√≥n, ante la derrota de los miedos instaurados, ante todas las contradicciones que son parte de mis huesos, poemas para desatar la mordaza de la verg√ľenza, la culpa y el pecado, poemas para subvertir la norma, cantos rituales para decirme a m√≠ misma que estoy viva.

La mujer rio, la mujer hurac√°n, la mujer nube despierta, la mujer milpa, la mujer agua, la mujer monta√Īa, la mujer grito, la mujer piedra, mujer encanto, la mujer venada, la mujer serpiente, la mujer palabra, la mujer canto, la mujer placer, la mujer vac√≠o, mujer justicia, mujer tortilla, mujer alimento, mujer c√©lulas, mujer ardiente, mujer esp√≠ritu, mujer loca, mujer planta, mujer misterio, mujer jaguara, mujer camino, mujer pregunta, mujer saliva, mujer temascal, mujer filo, mujer aroma, mujer tortillera, mujer curandera, mujer medicina, mujer de antes, mujeres dos esp√≠ritus, mujer presente, mujeres ahora, mujeres aqu√≠, mujeres somos, mujeres renacemos, mujeres re√≠mos, mujeres cantamos, mujeres gozamos, mujeres luchamos.

Tu escritura, ¬Ņrugido de paz o de lucha?

Pienso que cada libro, cada poema tiene un espíritu, una energía que se manifiesta más allá de mí y que llega a quien los lee de una manera también independiente, y eso es parte de la esencia de la poesía que me maravilla. Considero a la poesía una entidad viviente, así la percibo y así he aprendido en el camino a convivir y dialogar con su luz y su oscuridad.

Me resuenan los versos de la poeta chicana Gloria Anzald√ļa, quien en su poderoso poema manifiesto Hablar en lenguas: Una carta a escritoras tercermundistas dice: ‚ÄúOlv√≠date del cuarto propio[1] escribe en la cocina, escribe en el autob√ļs o mientras haces fila en el Departamento del Beneficio Social o en el trabajo durante la comida, entre dormir y estar despierta‚ÄĚ. All√≠ encuentro el sentido mismo de la vida de quienes, a√ļn en contextos o realidades hostiles, escribimos desde la fuerza de nuestra rebeli√≥n. Escribir como lucha, como rugido feroz pero tambi√©n desde la ternura radical, desde el goce, como afrenta, pues para eso no necesitamos pedir permiso.

 

 

Nota:

[1] Anzald√ļa se refiere a ‚ÄúA room of one‚Äôs own‚ÄĚ (Un cuarto propio) de Virgina Wolf.



¬°Y regresa el Premio Casa!

El tan esperado Premio Literario Casa de las Am√©ricas regresa este 24 de enero, luego de interrumpirse en 2021 ‚Äďpor primera vez en seis d√©cadas‚Äď a causa de la pandemia. Pero lo hace por todo lo alto si se tiene en cuenta que se recibieron m√°s de mil 600 obras en los g√©neros de Poes√≠a, Novela y Ensayo hist√≥rico-social, cifra r√©cord de participantes, seg√ļn afirmaron los propios organizadores del prestigioso certamen internacional.

Jorge Fornet, director del Centro de Investigaciones Literarias de la Casa y presidente del comité organizador del Premio, dijo en conferencia de prensa que en esta edición 62 valorarán el género de Poesía, el poeta y crítico argentino Jorge Boccanera, la poetisa, activista y educadora popular guatemalteca Rosa Chávez, y la escritora, crítica y traductora argentino-cubana, Basilia Papastamatíu.

foto abel carmenate

Para Novela, los encargados son la narradora y editora chilena Claudia Apablaza, la narradora y periodista cubano-puertorrique√Īa Mayra Montero; as√≠ como el poeta, narrador y editor ecuatoriano Santiago Vizca√≠no y la escritora cubana Dazra Novak.

Los Ensayos de tema histórico-social serán juzgados por el historiador y ensayista peruano Carlos Aguirre, el ensayista y editor argentino Mario Santucho y el historiador cubano Yoel Cordoví.

Entre el 24 y el 28 los jurados se reunir√°n ‚Äďalgunos de manera presencial, otros desde la distancia‚Äď para deliberar y otorgar los premios en la clausura del evento.

El programa prev√© la presentaci√≥n del n√ļmero 304-305 de la revista Casa de las Am√©ricas y de los libros ganadores de la edici√≥n del 2020; pero las artes visuales y la m√ļsica tendr√°n un momento especial con la inauguraci√≥n de la exposici√≥n Ferozmente suyo, Le√≥n Ferrari, que cierra el A√Īo Tem√°tico dedicado a la obra de este transgresor artista argentino.

Asimismo, sobresale el concierto ‚ÄúViaje al centro de la tierra‚ÄĚ, del trovador Diego Guti√©rrez, con el que la Casa celebrar√° los 50 a√Īos del Movimiento de la Nueva Trova en Cuba.

foto abel carmenate

El concierto servir√° para presentar por primera vez al p√ļbico el disco de igual nombre, en el cual se musicalizaron obras de 11 poetas cubanos, entre ellos, Alpidio Alonso, Samuel Feijo√≥, Carlos Galindo, Yamil D√≠az, Ar√≠stides Vega Chap√ļ y Sigfredo Ariel.

Aquellos que no puedan llegar hasta la Casa, pueden seguir las actividades y presentaciones a través de La Ventana, Portal Informativo de la institución, y su plataforma de YouTube.

foto abel carmenate



60 a√Īos de la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n: Hito cultural que trasciende fronteras

Marta N√ļ√Īez se le enciende la voz al compartir sus experiencias de alfabetizadora. Siendo tan solo una ni√Īa, como reafirma varias veces, fue hasta el campo m√°s humilde a ense√Īar a leer y a escribir a hombres y mujeres de piel curtida; ah√≠ aprendi√≥ lo duro que pod√≠a ser la pobreza, la gran diferencia que en 1961 exist√≠a entre la urbe y la zona rural. Como ella, otros muchos j√≥venes imberbes se sumaron en aquel entonces a la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n, y hoy, 60 a√Īos despu√©s, algunos de sus protagonistas rememoran en la sala Che Guevara de la Casa de las Am√©ricas sus vivencias de esa trascendental haza√Īa cultural cubana.

La Profesora Em√©rita de la Universidad de La Habana afirma que el impacto de la Campa√Īa en la mujer fue indiscutible, y comenta que las jovencitas de la ciudad aprendieron a conocer la pobreza, que se ve√≠a en c√≥mo las personas enfermaban, trabajaban; ‚Äúinaugur√≥ uno de los principales espacios de igualdad en Cuba: la educaci√≥n‚ÄĚ, dijo al referirse a este hecho. Agreg√≥ que las escenas de la vida cotidiana ayudaron a cambiar la mentalidad de las mujeres alfabetizadoras, quienes aprendieron a fregar los platos de peltre con agua jabonosa sin detergente, a ba√Īarse con la pipa, en los r√≠os, a limpiar los pisos con ceniza‚Ķ tareas que las ayudaron a enfrentarse por primera vez a las duras condiciones rurales, dijo.

Puntualiz√≥ adem√°s que la autonom√≠a e independencia ganadas, al estar lejos de sus familias, permitieron que la gran mayor√≠a de ellas continuaran estudios universitarios, para obtener una remuneraci√≥n econ√≥mica y posteriormente formar una familia. Asimismo, se detuvo en que en los a√Īos posteriores al triunfo de la Revoluci√≥n y a la Campa√Īa se fue logrando la feminizaci√≥n en la educaci√≥n, y la apertura y fomento de espacios de igualdad en otros sectores de la sociedad y en la vida privada, como la protecci√≥n a la mujer embarazada y a la madre trabajadora.

Rainer Shultz, doctor en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Harvard, se confiesa fascinado por la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n cubana, porque ‚Äúpara m√≠ que 100 mil j√≥venes quisieran trabajar con la Revoluci√≥n es algo significativo‚ÄĚ, asevera y enciende un farol, similar a aquellos que seis d√©cadas atr√°s alumbraron manos y cartillas.

Apunt√≥ que, al conocer sobre este hecho, se dijo que sin dudas merec√≠a un estudio serio y una divulgaci√≥n mucho mayor, como hoy d√≠a miles de cubanos ayudan en materia de salud y educaci√≥n en todo el mundo bajo dif√≠ciles condiciones, ‚Äúy en ambos casos hay campa√Īas que tratan de desacreditar esta obra‚ÄĚ.

El historiador argument√≥ que ese momento decisivo fue posible gracias a la confianza y participaci√≥n masiva y voluntaria del pueblo y el talento organizativo impresionantes, y reiter√≥ que pese a ello no escap√≥ a las difamaciones del imperialismo. ‚Äú¬ŅLes recuerda a algo de hoy d√≠a?‚ÄĚ, pregunt√≥.

Por su parte, el escritor V√≠ctor Fowler lo calific√≥ de suceso cultural dentro del proceso revolucionario, y el doctor Rafael Hern√°ndez, director de la revista Temas, analiz√≥ el contexto del a√Īo 61 y los conflictos en pugna que exist√≠an desde mucho antes en la lucha armada, la reforma agraria y las transformaciones que trajo para la burgues√≠a y tambi√©n para los campesinos, las diferencias entre el campo y la ciudad y la polarizaci√≥n r√°pida del proceso pol√≠tico y por consecuente, de la sociedad cubana.

En la jornada tambi√©n sesion√≥ una segunda mesa de di√°logo, donde comparecieron Elo√≠sa Carrera, investigadora de la Biblioteca Nacional Jos√© Mart√≠; el Doctor Jaime Canfux, jefe de la C√°tedra de Alfabetizaci√≥n de y Educaci√≥n de J√≥venes y Adultos del Instituto Pedag√≥gico Latinoamericano y Caribe√Īo; y Jorge Tamayo, asesor del m√©todo Yo s√≠ puedo.

En el encuentro, Elo√≠sa record√≥ a Armando Hart y ley√≥ un escrito de √©l donde afirmaba que es un pol√≠tico que sigue la tradici√≥n de Mart√≠ y de Fidel, y agradeci√≥ a esta actividad porque tambi√©n le rinde homenaje al Comandante, art√≠fice de la Campa√Īa y del √©xito de los programas educacionales, populares y cient√≠ficos desde 1959. Abord√≥ asimismo que el ideario pedag√≥gico de Hart es expresi√≥n viva del ideal hist√≥rico del pensamiento educativo, patri√≥tico-cultural decimon√≥nico, y resalt√≥ su legado √©tico, revolucionario, humanista y transformador.

Jaime Canfux detall√≥ que entre los a√Īos 40 y 50 en Am√©rica Latina se hab√≠an desarrollado numerosas campa√Īas alfabetizadoras, pero ninguna con resultados exitosos, al menos conocidos en la regi√≥n. Sobre la estrategia educacional cubana contra el analfabetismo, especific√≥ que exist√≠a una voluntad pol√≠tica vista como deber del gobierno, pero tambi√©n del derecho de la poblaci√≥n, y resalt√≥ su car√°cter espont√°neo, gratuito y masivo.

El tambi√©n asesor de la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n coment√≥ que, gracias al √©xito de esa haza√Īa cultural, se llev√≥ posteriormente esa experiencia a otros pa√≠ses como Venezuela, Per√ļ, Ecuador, Guatemala, Granada, Mozambique, etc.; y ejemplific√≥ que solo en la cruzada de alfabetizaci√≥n en Nicaragua, la Isla particip√≥ con m√°s de dos mil asesores de maestros primarios.

Jorge Tamayo, record√≥ tambi√©n a otras figuras como el maestro Ra√ļl Ferrer, y asever√≥ que Fidel traz√≥ un precedente con la Revoluci√≥n cubana, como fue la educaci√≥n internacional y su inserci√≥n en programas de alfabetizaci√≥n con Yo, s√≠ puedo, y Yo, s√≠ puedo seguir, y actualmente con su edici√≥n digital.

Precisó que más de 10 millones de personas han sido alfabetizadas del 2003 hasta la fecha mediante este programa en una treintena de países; y abordó la aplicación del programa Yes, I can (con versión en inglés) en Granada, Australia y Santa Lucía.

Convocada por el Instituto de Historia de Cuba y el Museo de la Alfabetizaci√≥n, la Jornada Acad√©mico-Cultural por los 60 a√Īos de la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n incorpor√≥ las vivencias de reconocidos intelectuales del pa√≠s caribe√Īo que protagonizaron varias mesas de debate en el Memorial ‚ÄúJos√© Mart√≠‚ÄĚ, durante su primera sesi√≥n, y posteriormente concluy√≥ en la Casa de las Am√©ricas.



Deporte y teatro, no tan distantes, sino en Conjunto

¬ŅQu√© tan diferentes cree usted pueden ser el teatro y el deporte? Esta interrogante que quiz√° para unos cuantos puede resultar un tanto contradictoria, no es motivo de asombro para la revista Conjunto, que en este n√ļmero 201 nos regala diferentes propuestas que involucran temas de clase, g√©nero y raza desde la mirada del feminismo.

Presentada en la sala Manuel Galich de la Casa de las Am√©ricas, lleg√≥ virtualmente Jorgelina Cerritos, Premio Casa 2010, quien desde El Salvador coment√≥ las tres obras teatrales contenidas en esta entrega: Las ni√Īas juegan al f√ļtbol (Amaranta Osorio), Aquiles o el guerrillero (Teatro Quimera), y No fue penal (Juan Villoro).

Cerritos coment√≥ que en esta edici√≥n encontraremos textos dram√°ticos que nos hacen un cruce muy necesario entre dramaturgia, memoria y el ser mujer. ‚ÄúParte de nuestro imaginario cultural es que nada de lo que es humano nos es ajeno; tenemos que se√Īalar que para el teatro, todo lo humano se sit√ļa frente al drama‚ÄĚ, dijo.

Explic√≥ que Amaranta nos plantea en el texto una singular pareja conformada por un hombre y una mujer j√≥venes que se desempe√Īan como f√ļtbolistas profesionales. ‚ÄúEl texto hace una comparaci√≥n de g√©nero ineludible, las experiencias, la remuneraci√≥n, el posicionamiento social e incluso las aspiraciones personales de ella y √©l respecto a su carrera deportiva‚ÄĚ, coment√≥.

Argument√≥ que ella sortea las dificultades por el hecho de ser mujer: ‚ÄúEl cuestionamiento est√° construido en un texto ligero, tan ligero como el f√ļtbol, pero con la carga hist√≥rica que esto significa para nosotras las mujeres‚ÄĚ, como las confrontaciones que muchas veces tenemos al tener que decidir entre nuestras aspiraciones y las de otras personas, en este caso, la de los hombres que circundan nuestra vida y profesi√≥n.

Por su parte Villorio, detall√≥, alude a la tecnolog√≠a en el terreno de juego. El f√ļtbol con sus pasiones y el alto grado de subjetividad no termina con el silbato del √°rbrito. ¬ŅPuede entonces la tecnolog√≠a garantizar la objetividad si detr√°s del ojo fr√≠o de la c√°mara hay un ojo humano que premia o castiga?, pregunta la dramaturga. A ello, a√Īade una interrogante de Ulises Rodr√≠guez Flebes en el art√≠culo ‚ÄúMarat√≥n y batazos en la dramaturgia cubana‚ÄĚ de por qu√© el tema del deporte es tan escaso en la escena.

El otro cruce dramático Jorgelina lo establece en Aquiles o el guerrillero, del grupo Teatro Quimera, entre dramaturgia y memoria, un texto que elogia por su riqueza literaria al emerger en el mundo interno de sus personajes. Aquí se detuvo en los femeninos, y cómo las manifestaciones de sus pérdidas son resultado de decisiones masculinas, como históricamente ha sido.

Tambi√©n hizo menci√≥n al escrito del cubano Abel Gonz√°lez Melo, Bayamesa, Premio Casa 2020, el cual nos pone en contacto con la poeta Mar√≠a Luisa Milan√©s, quien encuentra en el suicidio a inicios del siglo XX y en plena juventud la √ļnica salida al patriarcado en una √©poca que la reprime y la violenta.

‚ÄúDramaturgia, deporte, memoria y personajes femeninos se cruzan en estos textos con nuestro tiempo, dejando clara la vigencia del teatro y del texto dram√°tico, para recordarnos que hay mucha Historia (con ‚ÄúH‚ÄĚ may√ļscula) que debe ser transformada‚ÄĚ.

El periodista Haroldo Miguel Luis Castro, de Cubahora y colaborador de la revista Alma Mater, se refiri√≥ espec√≠ficamente a la presencia del deporte en Conjunto, y apunt√≥ que sus trabajos, al ser escritos desde teatr√≥logos y directores de escena, le otorga una visi√≥n distinta a lo que se publica en la prensa cubana. ‚ÄúA veces en el periodismo deportivo, propio de las din√°micas que se dan en las redacciones, nos olvidamos que el deporte forma parte de un contexto social, y nos ce√Īimos solo a los resultados‚ÄĚ, detall√≥.

Osvaldo Cano Castillo, cr√≠tico e investigador teatral, abord√≥ que desde el punto de vista del imaginario de algunos se podr√≠a pensar que el deporte y el teatro se excluyen uno a otro, ‚Äúy nada m√°s alejado de la vida, pues en ambos se viven en conflicto, hay una batalla por prevalecer‚ÄĚ, puntualiz√≥.

Dijo que le llama la atenci√≥n los diferentes temas y obras que recoge el n√ļmero, como Las ni√Īas juegan al f√ļtbol, que toca realidades de g√©neros. ‚ÄúLa mujer sigue siendo objeto, no sujeto en la puesta en escena‚ÄĚ, dijo.

Ejemplificó que hoy día en la champions masculino se puede ganar hasta 80 millones de euros si ganan todos los partidos, sin embargo, en el femenino, con ese mismo rango, no llegarían al millón de euros. Asimismo, analizó que temas como el dilema de la raza, de la orientación sexual desde la legitimidad, del amor, son esencias fundamentales que en el teatro y el deporte tienen un compromiso extraordinario y no se explotan fervientemente.

Se detuvo en el texto de Jorge Eines ‚ÄúEl f√ļtbol y el arte del teatro‚ÄĚ, y confes√≥ que disfrut√≥ el de Graziella Pogolotti y sus planteamientos de la ‚Äúcanibalizaci√≥n‚ÄĚ del juego de pelota, y abord√≥ tambi√©n algunos aspectos que plantea Ulises Rodr√≠guez en su art√≠culo.

Vivian Mart√≠nez Tabares, directora de la revista, se√Īal√≥ que la publicaci√≥n despide este a√Īo para abrir tambi√©n un nuevo centenar de ediciones, y sobre la entrega aclar√≥ que no es ocioso decir que el teatro y el deporte lo unen muchos elementos, como el desempe√Īo fundamental del cuerpo, el compromiso del cuerpo del actor o el deportista en hacer su papel, el v√≠nculo que ambos tienen con el juego y la necesidad ineludible de contar con espectadores, adem√°s de esos estereotipos humanos que se configuran desde el otro lado de la ¬ęvalla¬Ľ.

 


Adelaida de Juan, tan cercana a la Casa y a Nuestra América

A Adelaida de Juan, partícipe y protagonista de una época y del espíritu creativo de nuestro continente, se le dedicó el espacio Café Arteamérica de la Casa, con motivo también de celebrar el 90 aniversario del natalicio de esta autora imprescindible para el estudio del arte cubano y latinoamericano.

Por quien mantuvo un v√≠nculo por a√Īos a esta Casa, se reunieron en la sala Manuel Galich un grupo de colegas que estuvieron relacionadas con diferentes aristas del trabajo de la profesora y cr√≠tica de arte. Una de ellas, Silvia Llanes, directora de Artes Pl√°sticas de la instituci√≥n, comparti√≥ an√©cdotas de su √©poca de estudiante cuando Adelaida impart√≠a clases, y lo mucho que signific√≥ para ella haberla tenido de maestra.

La Doctora en Ciencias Luz Merino Acosta, profesora de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana, afirmó que Adelaida sentó pautas y que algunas de sus obras se han convertido en referencia para el estudio del arte de Nuestra América; de ahí su consideración de que debía habérsele otorgado el Premio Nacional de Investigaciones Culturales, porque en términos de indagación también abrió ventanas en el ámbito de la cultura, y es indiscutible el valor que se le confiere a sus investigaciones, sobre todo las relacionadas con el cartel cubano.

‚ÄúAl ver esa praxis como arte ‚Äďel cartel‚Äď, adem√°s de ser un producto comunicativo, sent√≥ bases para que otros continuaran estudios‚ÄĚ, puntualiz√≥ Luz Merino, quien agreg√≥ que una de las l√≠neas investigativas que abri√≥ fue el estudio de la caricatura cubana. ‚ÄúAdelaida fue contra la norma al colocar una lupa en la producci√≥n caricatural de la Rep√ļblica en una pr√°ctica que hab√≠a tenido notoriedad antes del 59‚ÄĚ, refiri√≥ la Doctora, pues explic√≥ que en los a√Īos 60 no hab√≠a una convicci√≥n de que este g√©nero fuera arte, ya que la pintura ocup√≥ el canon de obsesi√≥n, ‚Äúera lo estimado y lo que ten√≠a una cr√≠tica‚ÄĚ.

Se detuvo en los estudios que hizo De Juan acerca de la caricatura de Ricardo de la Torriente con Liborio, el Bobo de Abela y El Loquito, y ahond√≥ en aspectos significativos de esta investigaci√≥n: la actualidad nacional, la caricatura como antena de la opini√≥n p√ļblica, el an√°lisis de los giros ling√ľ√≠sticos a trav√©s de sus di√°logos (enunciados sem√°nticos de sus personajes), la reproducci√≥n y serialidad, su abordaje de la Rep√ļblica desde una forma posmoderna.

Adelaida asienta con claridad que la caricatura ha sido hecha para ser le√≠da en su tiempo, act√ļa como cronista de los acontecimientos, reflexi√≥n que nos lleva a recordar que un cl√°sico siempre conversa con otras temporalidades, y en este caso nos habla del pasado, el presente y el futuro. ‚ÄúPor ello ser√≠a deseable como homenaje dejar algo m√°s perdurable que pusiera de manifiesto el respeto y la continuidad de los estudiantes sobre los temas abiertos por ella; pensar en la posibilidad de una publicaci√≥n, un libro electr√≥nico, que recoja los aspectos m√°s relevantes de las tesis y que se reverencie su presencia y continuidad a trav√©s del conocimiento de ese arte‚ÄĚ, asever√≥ Luz, quien a√Īadi√≥ que supo otorgarle a ese g√©nero el lugar que merece, recogido hoy en su libro Caricatura en la Rep√ļblica, ‚Äúque indiscutiblemente es un cl√°sico‚ÄĚ, asever√≥.

La Doctora en Ciencias Olga Mar√≠a Rodr√≠guez, profesora de la Universidad Iberoamericana de M√©xico, abord√≥ c√≥mo De Juan fue iniciadora de muchas de las posturas cr√≠ticas que incluso hoy se estudian te√≥ricamente, pero que se pueden apreciar en sus textos publicados en la revista Casa: ‚ÄúEst√° escribiendo en los muy tempranos a√Īos 60 sobre los artistas argentinos en la Neofiguraci√≥n cuando est√° ocurriendo ese movimiento, sobre Matta cuando est√° produciendo‚Ķ o sea, va legando un corpus te√≥rico para la configuraci√≥n de la historia del arte latinoamericano desde una postura muy comprometida con la situaci√≥n del desarrollo de la historia del arte que se estaba experimentando desde Cuba‚ÄĚ, argument√≥.

Su estilo cr√≠tico limpio y directo, pero con la complejidad discursiva de acercarse a estos artistas, sus relaciones con sus respectivos entornos, fueron temas abordados por Olga Mar√≠a, quien especific√≥ con las publicaciones de Adelaida estos planteamientos. En ese sentido apunt√≥: ‚ÄúNos sorprende ese trabajo tan riguroso para secundar cada texto con un lenguaje muy claro a nivel comunicativo pero que a la vez tiene varias referencias, sustentando a nivel te√≥rico, hist√≥rico, t√©cnico, muchas de las menciones que construyen su texto, y que es un aporte paralelo que nos regala‚ÄĚ.

Habl√≥ tambi√©n acerca de otras √°reas que le interes√≥ much√≠simo a Adelaida, como el arte prehisp√°nico, y aqu√≠ se detuvo en su asomo por las culturas americanas a trav√©s del trabajo de la arqueolog√≠a, la recuperaci√≥n de exposiciones; as√≠ como sus estudios sobre el arte del Caribe, una zona que ‚Äúdetecta muy tempranamente y que requiere una atenci√≥n especial por la naturaleza tan compleja de su diversidad, y que a la vez es la que le da la unidad a la regi√≥n‚ÄĚ.

En los 70 comienza De Juan una serie de investigaciones en pa√≠ses que hasta ese momento no formaban parte del arte latinoamericano, subvirtiendo esa visi√≥n hegem√≥nica en la regi√≥n, e introduce zonas como Hait√≠, Jamaica, Barbados; comienza explorar saberes e historias y va estableciendo una sinergia entre el desarrollo intelectual, el de la literatura, con las costumbres, mitos, lo que hoy incentiva varias indagaciones, incluso de los estudiantes, acerca de la relaci√≥n del intelectual caribe√Īo con la naturaleza.

Se refiri√≥ a su art√≠culo ‚ÄúPl√°stica caribe√Īa: un arco√≠ris‚ÄĚ, escrito en el a√Īo 1979, cuando reconoce toda una serie de caracter√≠sticas, de rasgos culturales e hist√≥ricos, que hoy forman parte de teor√≠as decoloniales. Y aunque la autora aborda el mito ancestral, afirm√≥, no omite otras tem√°ticas tan complejas como la abstracci√≥n latinoamericana.

Abre caminos en cuanto a la fotografía, el cartel, el grabado, el ballet, manifestaciones que hoy integran la interdisciplinariedad en la historia del arte, pero que en aquel entonces ésta era concebida como una disciplina centrada en las artes plásticas tradicionales, de ahí que constituye una referencia bibliográfica obligada para cualquier estudiante.

Nahela Hechavarr√≠a, curadora y especialista de Arte de la direcci√≥n de Artes Pl√°sticas de la Casa, record√≥ a modo de cr√≥nica a esta gran mujer y cu√°nto le aport√≥ desde lo personal sus ense√Īanzas y sus investigaciones, su quehacer fruct√≠fero. Desde el n√ļmero 32, de 1965, en que publica su primer trabajo en la revista Casa, la publicaci√≥n incluir√≠a de forma sostenida textos de su autor√≠a hasta el 2016, y aunque despu√©s se sumar√≠an otros investigadores y cr√≠ticos, su voz fue predominante en el ejercicio cr√≠tico de la revista, coment√≥.

Reafirmó que ha sido una fortuna contar con una curadora de extraordinaria agudeza crítica, pues siguiendo su más de centenar de textos publicados desde 1965 al 2016, se puede cartografiar el devenir de todos esos movimientos artísticos y culturales en la región, así como la obra de los que hoy son maestros y antes eran artistas emergentes, que donaron y enriquecieron la colección Arte de Nuestra América Haydee Santamaría.

Puntualizó que la Casa y la revista Anales del Caribe fueron por décadas los principales medios en los cuales América Latina y el Caribe, su arte y su cultura, encontraron resonancias críticas y diálogo con el lector cubano.

‚ÄúDe las cientos de exposiciones que la Casa realiz√≥, Adelaida fue vista en muchas de ellas, aun en sus √ļltimos a√Īos, con la mirada atenta y la misma pasi√≥n por conocer‚ÄĚ, dijo Nahela, quien afirm√≥ que ha servido de gu√≠a para aquellos con la tarea de decodificar, nombrar, valorar, la diversidad de las pr√°cticas art√≠sticas latinoamericanas y caribe√Īas.



Fidel: Hombre con valor de retorno

La obra de Fidel, que lo convierte ‚Äúpor derecho propio en l√≠der indiscutible de una Revoluci√≥n formada con el empe√Īo de todos, pero con la entereza y la grandeza de alguien que se sabe destinado a vivir el presente con mirada de futuro y valor de retorno‚ÄĚ, fue resaltado por la Doctora en Ciencias Hist√≥ricas Mar√≠a del Carmen Ariet, durante un panel que reuni√≥ a investigadores, profesores e intelectuales cubanos en la Casa de las Am√©ricas, para recordar al Comandante a los cinco a√Īos de su desaparici√≥n f√≠sica.

Bajo el t√≠tulo ‚ÄúEl legado de Fidel sobre la transici√≥n socialista: algunas aproximaciones a su vigencia en Cuba‚ÄĚ ‚Äďcoordinado por la Sociedad Econ√≥mica de Amigos del Pa√≠s con el coauspicio del Centro de Estudios Che Guevara‚Äď, el intercambio abord√≥ desde diferentes aristas c√≥mo y por qu√© Fidel se convierte en el art√≠fice de la Revoluci√≥n.

La tambi√©n miembro titular de la Academia de Ciencias destac√≥ que las ideas, el pensamiento, los conceptos y la pr√°ctica que se desprende de la voluntad y entrega que Fidel leg√≥ en el dif√≠cil ejercicio del revolucionario y el actuar consecuente de un hombre como √©l, encierran al m√°ximo las aspiraciones so√Īadas en nuestra historia, sin tener que eludir los errores cometidos, pues esos errores han servido de puentes para reforzar los cimientos del proyecto socialista.

Por su parte, el Doctor en Ciencias Económicas José Luis Salazar enfatizó los aportes indiscutibles del líder en la economía, y analizó una frase que pronunciara en diferentes ocasiones de que no hay política sin economía, y no hay economía sin política.

Detall√≥ c√≥mo en La Historia me absolver√° existe una visi√≥n intuitiva de los problemas econ√≥micos y que ya en los primeros a√Īos de la Revoluci√≥n se desarroll√≥ un plan que aunque en un inicio estuvo marcado por la visi√≥n de los entonces pa√≠ses del campo socialista acerca de c√≥mo proceder en un proceso de desarrollo econ√≥mico poniendo como centro la industrializaci√≥n, en 1963 Fidel se da cuenta de dos factores esenciales: el nivel de escolaridad de la fuerza de trabajo y la existencia de una ruptura entre los esfuerzos por industrializarse y los resultados de la industrializaci√≥n a corto plazo.

El profesor titular especificó también que en la temprana fecha de 1966 critica las interpretaciones dogmáticas de Carlos Marx referentes a los temas de la economía y cómo eso no se podía permitir, y apuntó además la percepción estratégica que siempre lo caracterizó y su visión acerca de la necesidad de la integración latinoamericana y con otras naciones, no solo con los países socialistas.

Asimismo, expuso sobre la importancia que Fidel tuvo en el proceso de rectificaci√≥n de errores, el sistema de planificaci√≥n de la econom√≠a y en varios aspectos que la distinguieron durante el per√≠odo especial y en los pr√≥ximos a√Īos.

El fundador y tenaz impulsor del campo interdisciplinario de los estudios sociales, de la ciencia y la tecnolog√≠a en Cuba, Jorge N√ļ√Īez Jover, coment√≥ acerca de su legado hist√≥rico y cient√≠fico, y afirm√≥ que consideraba a Fidel el punto m√°s alto de la tradici√≥n pol√≠tica y revolucionaria que viene desde los tiempos de la fundaci√≥n cubana. ‚ÄúSupo unir el avance del conocimiento con los or√≠genes mismos de la naci√≥n‚ÄĚ, asever√≥.

Al repasar cuestiones relevantes de la ciencia en la Isla, parafraseó a Martí cuando expresara que talentos tenemos más que guácimas, y recordó que esa tradición científica también nos permite conocer la continuidad de la historia en el país, en el terreno del pensamiento, y no solo en la lucha revolucionaria.

Asegur√≥ que el Comandante en Jefe es el fundador de la ciencia revolucionaria y de sus bases educacionales, y que solo por mencionar parte de ese legado enorme, en 1962, el a√Īo de la llamada Crisis de octubre, se promulg√≥ la ley que retoma la Academia de Ciencias de Cuba, se proclam√≥ la reforma universitaria y comenz√≥ el despliegue de los centros de investigaci√≥n asociados al Ministerio de Industrias.

Se detuvo en los a√Īos 90 y el esfuerzo del l√≠der en que la ciencia se convirtiera en una palanca de desarrollo, y se refiri√≥ a su pensamiento de que ‚Äúsi queremos soberan√≠a, necesitamos ciencia en Cuba‚ÄĚ.

El intelectual y escritor Abel Prieto, presidente de la Casa de las Américas, abordó la impronta de Fidel en la cultura y la relación entre cultura y la libertad, con la calidad de vida, vista como un derecho humano, así como la concepción fidelista de que una Revolución solo puede ser hija de la cultura y las ideas.

Comentó sobre la política cultural cubana y cómo se ha malinterpretado Palabras a los intelectuales, y se detuvo, además, en el discurso que pronunciara en el VI Congreso de la UNEAC cuando habló de la globalización cultural y cómo el arte ha sido envilecido y tratado como mercancía.

‚ÄúEn la visi√≥n de Fidel, el conocimiento, la ciencia, el pensamiento, a trav√©s de la educaci√≥n, la salud, los servicios culturales, la producci√≥n material y simb√≥lica, son fuentes de cristal humano en su sentido m√°s amplio y recurso imprescindible para el desarrollo social y la soberan√≠a de la naci√≥n‚ÄĚ, dijo.

Abel compartió algunas de sus experiencias con Fidel, y recordó la hoy famosa frase que afirma que la cultura es lo primero que hay que salvar.

Por √ļltimo, signific√≥ que ‚Äúnunca podemos confundir nuestro futuro y nuestra prosperidad con la prosperidad capitalista‚ÄĚ.

El Doctor en Ciencias Luis Suárez Salazar analizó el pensamiento crítico y autocrítico de Fidel, y por qué, siguiendo sus mismas ideas, el Partido debe ser el Partido de oposición a la propia obra de la Revolución.

Manifestó los procesos de autocrítica por los que ha pasado al Revolución, con la valentía y franqueza con que siempre el propio Fidel supo referirse a ellos, y mencionó las palabras que dijera en la Universidad de La Habana de que nuestro peor error ha sido creer que alguien sabía cómo se construía el socialismo, lo que llevó a un proceso de repensar el socialismo cubano.

‚ÄúSeamos Fidel en la cr√≠tica y autocr√≠tica de nuestros problemas‚ÄĚ, concluy√≥ Salazar.
Durante el panel también se presentó el libro El pensamiento estratégico de Fidel Castro Ruz: valor y vigencia, compilado por Rafael Hidalgo y publicado por la Editora Historia del Instituto de Historia de Cuba, el cual muestra cómo el líder siempre aplicó el método de escuchar y aprender de todos sus interlocutores, entre otra de las tantas habilidades concurrentes en su peculiar estilo de tomar decisiones, mediante un honesto y permanente ejercicio de la crítica y la autocrítica revolucionarias.

En el encuentro tambi√©n estuvieron presentes Luis Vel√°squez, presidente de la Academia de Ciencias de Cuba; Yoel Cordov√≠ N√ļ√Īez, presidente del Instituto de Historia de Cuba; Aleida March, quien preside el Centro de Estudios Che Guevara, y su hija, Aleida Guevara, adem√°s de otras personalidades de salud p√ļblica, la ciencia y la tecnolog√≠a en Cuba.



Un encuentro desde y por la resistencia

Durante tres días la Casa de las Américas reunió desde las plataformas digitales a activistas, estudiosos y representantes de distintas organizaciones, quienes abordaron temas relacionados con la actual realidad económica, política, social y cultural de las comunidades nativas americanas, afrodescendientes y latinas en los Estados Unidos.

El evento, que se convoc√≥ desde una perspectiva descolonizadora, permiti√≥ analizar los desaf√≠os que en la actualidad enfrentan estas poblaciones en el pa√≠s norte√Īo.

Winona LaDuke, especialista en desarrollo rural, soberanía energética y justicia ambiental, economista y educadora, comentó sobre su amplia experiencia de lucha contra la minería de uranio en el suroeste de los Estados Unidos; en las reservas Navajo y en la Pine Ridge en Dakota del Sur, y posteriormente en la White Earth, donde el pueblo ha batallado para evitar que su arroz silvestre sea modificado genéticamente por la Universidad de Minnesota y las corporaciones.

Comparti√≥ tambi√©n sobre la lucha contra los oleoductos de arenas bituminosas que son desde el principio, seg√ļn manifest√≥, ‚Äúpetr√≥leo de sangre para los ind√≠genas del norte‚ÄĚ, donde ‚Äďluego de ocho a√Īos‚Äď lograron que se cerrara una de estas tuber√≠as que importaba el combustible f√≥sil hacia Canad√°. A pesar de ello, apunt√≥ que ahora han instalado otro en Minnesota; de ah√≠ su lucha y la de muchos otros por sus derechos y el privilegio de la vida, para ‚Äútener un buen futuro en el que podamos respirar el aire y beber el agua y comer pescado y tener nuestras frutas y verduras locales de nuestros huertos‚ÄĚ.

‚ÄúEstoy agradecida por este momento en que puedo hablar con ustedes en un pa√≠s diferente y podemos compartir nuestras luchas. Y lo que quiero decir es que estaremos peleando por estas rocas, tuber√≠as y petr√≥leo por el resto de nuestras vidas‚ÄĚ, afirm√≥ LaDuke, quien agradeci√≥ el liderazgo de Cuba en el mundo desde su posici√≥n como una mujer ind√≠gena del lejano norte en el sur global: ‚ÄúLes agradezco su valent√≠a y les pido que sepan que, en mi coraz√≥n, pienso a menudo en ustedes‚ÄĚ.

Por su parte, el periodista e historiador Nick Estes expuso también sobre su experiencia, y abordó acerca de The Red Nation, movimiento social que cofundó en 2014 en Albuquerque, Nuevo México, cuyo fin era estudiar cuántos indígenas habían emigrado de la reserva debido a problemas económicos y de seguridad laboral, así como el acceso a la atención médica y la vivienda.

Coment√≥ acerca de la batalla de este movimiento contra una compa√Ī√≠a de oleoductos canadiense llamada Enbridge, que construy√≥ un oleoducto de arenas bituminosas a trav√©s del norte de Minnesota, y el cual atraviesa a m√°s de 200 v√≠as fluviales diferentes, espec√≠ficamente de agua dulce.

Detalló que el conducto filtró cinco veces diferentes lo que ellos llaman fluido de fracturación hidráulica hacia ecosistemas altamente frágiles, lo que no solo es un problema indígena, sino de todos, pues incluía el agua potable, dijo.

Especific√≥ que solo en lugares como Flint Michigan durante el mandato del expresidente Obama enfrentaron una crisis de agua potable que afect√≥ a los ni√Īos peque√Īos pobres, concretamente a los ni√Īos negros en los Estados Unidos. ‚ÄúEsta crisis caus√≥ todo tipo de problemas, de da√Īos irreparables debido al envenenamiento por plomo. Entonces, beber agua en los Estados Unidos es lo que llamamos un problema de clase‚ÄĚ, asever√≥.

Estes también se detuvo en los impactos de la pandemia para las comunidades indígenas, los cuales han sido devastadores, y no porque estos pueblos fueran biológicamente inferiores, como se describió en los principales medios de comunicación.

El III Seminario de estudios sobre las comunidades nativas americanas, afrodescendientes y latinas en los Estados Unidos se efectu√≥ online ‚Äďdebido a la situaci√≥n epidemiol√≥gica‚Äď despu√©s de 40 a√Īos de que la Casa de las Am√©ricas efectuara un encuentro de este tipo y reuniera a m√°s de 50 creadores, soci√≥logos, activistas y expertos provenientes de varios pa√≠ses, principalmente de esa naci√≥n norte√Īa y Puerto Rico, para analizar y discutir aspectos y desaf√≠os de las comunidades mal llamadas ‚Äúminoritarias‚ÄĚ en esa naci√≥n.

Amanda S√°nchez Vega, especialista del Programa de Estudios sobre Culturas Originarias de Am√©rica de la Casa, puntualiz√≥ a la prensa que el evento ‚Äďcon el auspicio tambi√©n del Centro de Investigaciones de Pol√≠tica Internacional‚Äď tuvo el objetivo de visibilizar la realidad de estas comunidades de los Estados Unidos.

S√°nchez Vega especific√≥ que en esta ocasi√≥n se cont√≥ con la participaci√≥n de una treintena de investigadores, activistas, artistas de diferentes √°rea de estudios; y reconoci√≥ el apoyo de varios amigos de la Casa como la escritora cubana Sonia Rivera Vald√©s, radicada en Nueva York y presidenta y una de las fundadoras de Latino Artists Round Table (LART), a la intelectual afrodescendiente Rosemari Mealy, al director ejecutivo del People¬īs Forum (New York) Manolo de los Santos, as√≠ como a la activista norteamericana Winona LaDuke.

Destac√≥ que en el contexto del Seminario hubo dos presentaciones de libros del Fondo Editorial Casa de las Am√©ricas, la antolog√≠a Aniversarios de Resistance. Reflections from the CSUN (Si ES IU EN) Chicana/o Studies. Department, una compilaci√≥n de Martha D. Escobar, Alicia Ivonne Estrada y Melisa C. Galv√°n; y el poemario en edici√≥n biling√ľe Madrigal para un pr√≠ncipe negro, de la poeta cubana Nancy Morej√≥n, con traducci√≥n de Mar√≠a Rodr√≠guez-Alcal√° y Juanamar√≠a Cordones‚ÄďCook.

En el Portal Informativo La Ventana, de la Casa, así como su sitio web www.casadelasamericas.org y su canal de YouTube, se encuentran disponibles las video-presentaciones que recogió el programa durante los tres días en que sesionó, además de otros detalles de la cita.



En Casa de las Américas sesiona seminario de estudios de comunidades en Estados Unidos

Desde este mi√©rcoles, la Casa de las Am√©ricas acoge el III Seminario de estudios sobre las comunidades nativas americanas, afrodescendientes y latinas en los Estados Unidos, un evento que regresa, esta vez desde las plataformas digitales, cuando han transcurrido 40 a√Īos de que en esta misma instituci√≥n se reunieran m√°s de 50 creadores, soci√≥logos, activistas y expertos provenientes de varios pa√≠ses, principalmente de esa naci√≥n norte√Īa y Puerto Rico.

fotos: abel carmenate

Jaime G√≥mez Triana, vicepresidente de la Casa, record√≥ en las palabras iniciales de la cita precisamente ese momento, en que, justo este d√≠a, se efectuara la inauguraci√≥n del I Seminario sobre la situaci√≥n de las comunidades negra, chicana, cubana, india y puertorrique√Īa en los Estados Unidos (1981), que ¬ębusc√≥ mirar a los desaf√≠os de las comunidades mal llamadas ‚Äúminoritarias‚ÄĚ en los Estados Unidos en un esfuerzo por conectar con el pueblo estadounidense y que cont√≥ con la participaci√≥n de figuras de enorme liderazgo en sus comunidades que llegaron para debatir y propiciar el an√°lisis cient√≠fico, pero sobre todo para conseguir el mutuo conocimiento entre nuestros pueblos¬Ľ.

fotos: abel carmenate

El embajador Jos√© Ram√≥n Caba√Īas, quien se desempe√Īa actualmente como director del Centro de Investigaciones de Pol√≠tica Internacional, asegur√≥ que a pesar de los a√Īos de aquel primer encuentro, est√° seguro que se abordar√°n problemas comunes y peligros por enfrentar, mucho m√°s cuando el discurso pol√≠tico al interior de los Estados Unidos se polariza a√ļn m√°s.

El tambi√©n Doctor en Ciencias record√≥ que durante su estancia por m√°s de ocho a√Īos al frente de la misi√≥n diplom√°tica de Cuba en Washington, tuvo la oportunidad de apreciar muy de cerca los problemas que enfrentan las comunidades afrodescendientes, chicana, india y puertorrique√Īa, y que no muchas personas conocen en los Estados Unidos que alrededor de 200 j√≥venes estadounidenses se han graduado como m√©dicos en la Isla sin costo alguno, la mayor√≠a de ellos pertenecientes a las comunidades de las que trata este seminario.

fotos: abel carmenate

Comparti√≥ que constituye un acontecimiento participar en el Festival Anual de Jazz (en New Orleans) ‚Äďy m√°s cuando Cuba fue pa√≠s invitado en 2017‚Äď, ¬ędonde m√°s de 150 artistas y creadores se fundieron con la poblaci√≥n local para desentra√Īar las ra√≠ces de una mezcla que se remonta al primer obispo que tuvo aquella ciudad proveniente de Santiago de Cuba, o al momento en que soldados de ocupaci√≥n afrodescendientes permanecieron por varios meses en el extremo oriental de la Isla, absorbieron la influencia de los ritmos musicales locales y despu√©s regresaron a casa para crear el jazz¬Ľ.

Se refiri√≥ adem√°s a otros hechos que permiten hablar sobre ¬ęcu√°n cerca (o lejos) estamos y cu√°nto nos parecemos¬Ľ, razones que justifican ‚Äďafirm√≥‚Äď que se organice ahora un tercer seminario sobre este tema, aunque hayan transcurrido 40 a√Īos.

fotos: abel carmenate

¬ęEstamos seguros que los resultados del intercambio que tendremos en estos d√≠as nos permitir√° llegar a ciertas conclusiones, entre otras, que el intercambio debe ser m√°s frecuente y que el di√°logo entre comunidades de Cuba y los Estados Unidos es un factor insustituible para el mejoramiento de la relaci√≥n oficial bilateral¬Ľ, concluy√≥ Caba√Īas.

El Doctor en Ciencias Antonio Aja, director del Programa de Estudios sobre latinos en los Estados Unidos de la Casa de las Américas, abordó aspectos importantes sobre la migración latina hacia ese país, y su inserción en el escenario político, económico y cultural.

Puntualiz√≥ sobre los grandes retos y problemas migratorios relacionados con este tema, y ejemplific√≥ que solo en el a√Īo fiscal que reci√©n concluy√≥ en los Estados Unidos fueron apresadas m√°s de un mill√≥n 700 mil personas en las fronteras entre M√©xico y esa naci√≥n, fundamentalmente centroamericanos y haitianos.

fotos: abel carmenate

Detall√≥ que desde 2018 comienza a formarse de manera organizada caravanas de emigrantes, utilizando la ruta del sur para llegar al norte. ¬ęEn octubre pasado una caravana de m√°s de seis mil personas se dirige desde Centroam√©rica para arribar a la frontera M√©xico-EE.UU¬Ľ, dijo.

Y es que es imposible analizar la poblaci√≥n latina en los EE.UU sin examinar la inmigraci√≥n hacia ese pa√≠s, ¬ęuna inmigraci√≥n que no concluye porque tiene causas, en primer lugar, en los elementos disfuncionales de las pol√≠ticas de Latinoam√©rica, en particular en el √°rea de Centroam√©rica y el Caribe que esperan que la poblaci√≥n utilice su derecho a emigrar, y no su derecho a no emigrar, que tambi√©n es un derecho humano¬Ľ, refiri√≥.

Afirmó que entre otras causas están las redes sociales que viabilizan este proceso, el transnacionalismo, en el papel de las remesas en las economías latinoamericanas que cada vez son más dependientes de estas cuotas de dinero, así como la separación de las familias.

fotos: abel carmenate

Se detuvo en el caso particular de Cuba, muy singular en las Am√©ricas en comparaci√≥n con el resto de los latinos, y coment√≥ brevemente acerca de las posturas de las √ļltimas administraciones estadounidenses en relaci√≥n con la pol√≠tica migratoria de la mayor de las Antillas hacia su pa√≠s, que hace que sea un escenario complejo y diferente, aunque la Isla no es una de las principales naciones que le aportan migraci√≥n latina, aclar√≥.

Explicó que los latinos es la principal minoría étnica de ese país, por encima de los afronorteamericanos, al sobrepasar los 50 millones de personas, lo que tiene una impronta en la economía y en las relaciones culturales, aunque no así en el poder político-legislativo norteamericano.

Manifest√≥ la relevancia del Programa de Estudios sobre latinos en los Estados Unidos de la Casa ‚Äďcreado por el escritor e intelectual Roberto Fern√°ndez Retamar‚Äď, el cual ¬ęse interesa por cada una de las relaciones de estos an√°lisis y la presencia de cada uno de estos procesos en el quehacer art√≠stico-literario, en general, de los latinos en los EE.UU¬Ľ, de ah√≠ la importancia de las relaciones acad√©micas y culturales con los latinos de ese pa√≠s y con los que estudian esta presencia all√≠, asever√≥.

fotos: abel carmenate

En el Seminario se abordarán, desde diferentes disciplinas, aspectos relacionados con la actual realidad económica, política, social y cultural de estas comunidades; las estrategias propias de comunicación y diálogo; los procesos educativos y de formación desde una perspectiva descolonizadora; y la resiliencia frente a la Covid-19.

En el Portal Informativo La Ventana, de la Casa, as√≠ como su sitio web www.casadelasamericas.org y su canal de YouTube, estar√°n disponibles los detalles del programa previsto para estos tres d√≠as, en el que destaca la presentaci√≥n de dos libros editados por el Fondo Editorial Casa de las Am√©ricas: Aniversarios de Resistance. Reflections from the CSUN (Si ES IU EN) Chicana/o Studies. Department, una compilaci√≥n de Martha D. Escobar, Alicia Ivonne Estrada y Melisa C. Galv√°n; y el poemario en edici√≥n biling√ľe Madrigal para un pr√≠ncipe negro, de la poeta cubana Nancy Morej√≥n, con traducci√≥n de Mar√≠a Rodr√≠guez-Alcal√° y Juanamar√≠a Cordones‚ÄďCook.

Entre los participantes estarán la activista Ojibwe Winona LaDuke, la profesora afrodescendiente Rosemari Mealy, y Sonia Rivera Valdés, escritora cubana que vive en Nueva York, mujeres de gran activismo social y cultural.