Convocatoria al Premio Bustos Domecq

Como cada año, durante el mes de agosto, celebramos la Cruzada Literaria, evento que cumplirá XXI años de creado este 2024. En esta ocasión, una vez más, convocamos al PREMIO BUSTOS DOMECQ auspiciado por la Asociación Hermanos Saíz, el Centro Provincial del Libro y la Literatura en Camagüey y la Editorial Ácana. 
 
El objetivo es estimular y promover la literatura escrita por los jóvenes autores del país. Las bases del certamen son las siguientes:
📍Podrán participar los escritores residentes en el país menores de 36 años, sean miembros o no de la Asociación Hermanos Saíz.
📍Este año se convocará en narrativa.
📍Las obras presentadas pueden estar escritas a dos manos, es decir, por 2 autores menores de 36 años.
📍 Las obras deberán ser inéditas y no pendiente de fallo en otro concurso ni en proceso de publicación.
📍 Los participantes deberán enviar la obra en formato digital a la siguiente dirección bustosdomecq23@gmail.com   
📍 El asunto del correo será Premio y se adjuntarán 2 documentos en PDF. El primero identificado de la siguiente manera: Título de la obra_seudónimo, y el segundo Plica_seudónimo. En el cuerpo de este segundo documento deben aparecer el nombre del autor (o autores), dirección particular, carné de identidad, correo electrónico, teléfono y una breve ficha biográfica. De no presentarse bajo estas condiciones, las obras serán descalificadas
📍Los trabajos serán recibidos desde el momento en que se haga pública esta convocatoria hasta el 1 de agosto del 2024. El jurado estará integrado por escritores de reconocida trayectoria, y el fallo se dará a conocer durante la Cruzada Literaria, a realizarse del 8 al 14 de agosto 2024 en Camagüey.
📍 Se entregará un premio único consistente en la publicación de la obra por la Editorial Ácana en su colección Pórtico, destinada fundamentalmente a jóvenes escritores y miembros de la Asociación Hermanos Saíz, con su respectivo pago por derecho de autor.

Un koan pendiente

Quizás todos seremos llamados a rendir cuentas, unas veces por Dios y otras por el sustituto designado; un hijo hecho a nuestra semejanza con precisión aterradora, como si en su figura estuviésemos contenidos nosotros mismos y colgándonos del cuello, un rosario de respuestas no dadas. ¡Es tan difícil decir ciertas palabras a un niño!, lanzarlas desde allá, donde no sabe uno si hablar como alma o como cuerpo porque los contornos dicen poco tratándose de pactos que lo trascienden todo. Maripositas blancas, recién publicado en el pasado 2023, es escenario de reconciliación espiritual; los eventos son gobernados por la traza que dejamos al respirar y nos reencuentra con seres que son inicio y culminación del ciclo existencial.

 

Recuerdo a Barbarella D´Acevedo disertando con una vehemencia hipnotizante sobre las artes escénicas del Asia frente a nosotros sus alumnos del ISA, y ahora, años más tarde, tras encontrarme con este drama, no es de extrañar que hayan sido las columnas del teatro Nō, el espacio de confluencia para personajes que me resultan de una naturaleza etérea y a la vez totalmente conectados con el medio terrenal y sus conflictos de identidad; sentirse parte, deberse a algo o alguien. El teatro Nō, es más que la apuesta por un concepto teatral predilecto, significa el escenario atinado donde colocar la gran pregunta del origen, un koan pendiente para todo aquel que pretenda encontrarse.

Curioso es que el cementerio de Fluntern sea, ya no únicamente el sitio de reposo para los muertos, sino el escenario donde se les desentierra con tal de dar luz a los enigmas de la condición humana; hay en ello una reverencia a la máxima de esta modalidad teatral que enaltece el puente entre la vida y la muerte, la unión inquebrantable entre los de aquí y los de allá.

Como mortales errantes adoramos la certeza, puede que sea ella el vehículo perfecto para la paz, quizás de poco sirva cortarse el cabello tres veces en ejercicio pleno del sacerdocio; valdría más definir de cuajo el motivo de lo que vive. Necesitamos volver a lo que alguna vez se supo, aunque haya sido olvidado con el trasiego del espíritu por incontables lares.

El texto atrae por su misticismo, la autora ha preferido moverse en el terreno de la sugestión plasmando sucesos edificados, acaso, por leyes kármicas, capaces de reencontrar cara a cara todo lo distante, cualquier asunto pendiente. Los que estamos vivos sospechamos que cierta voluntad ha preferido enlazarnos a unos seres más que a otros, aunque no sepamos exactamente por qué, y es justamente esa intriga humana que articulamos en torno a nuestra relación con el universo la que arrastra a estos personajes hacia rincones que reserven cualquier claridad, aunque para ello deban vencer temores disímiles. Así lo han hecho el sacerdote, el niño, el poeta y la autora de esta pieza, que transmuta en todos ellos a la vez, para saldar las cuentas con el tótem padre.

Encuentro a Barbarella D´Acevedo en cada personaje y hablo de algo mucho más profundo que esa convención elemental de dejarse a sí mismo sobre el papel toda vez que se es creador de lo expuesto. He sentido en esta lectura la fuerza plena de la autorreferencia de quien ha habitado en la figura de su padre y bebe de él como fuente de la que brotan todos los poetas y las más vívidas escenas.


El alma ilustrada de un Diablo bueno

¿Qué es ser un diablo ilustrado? ¿Qué sería serlo en el pasado y qué en la actualidad? ¿Cuánto de diabluras o de belleza hay en estas páginas? ¿Cuánto de maldad o de bien palpita en este ser de papel?

Varias generaciones crecimos entre las letras del Diablo, entre su alma e historias, que a veces tienen el tono de consejos. Muchos nos enamoramos o comprendimos de mejor manera qué puede ser el amor, su poder para caminar con mayor fuerza por los caminos de la vida, su capacidad para luchar, para ser mejores o simplemente para mirar desde otras perspectivas la existencia. Algunos regalaron frases suyas o hasta se obsequiaron el libro un 14 de febrero, como un primer paso hacia la conquista anhelada.

Este Diablo es más él, más fuerte y seductor, acompañado de las canciones, una guitarra y la posibilidad de conocer a su autor, un tipo eminentemente auténtico, que parece ir siempre a otra velocidad, que no conoce el cansancio o lo disimula bien, un hombre sin edad que se apasiona, defiende sus criterios como si en eso le fuera la vida, se enamora y persigue siempre la aventura como un adolescente, uno que va de un siglo a otro como en un juego, que conoce artistas, se sube a un escenario, polemiza, asciende al punto más alto del país, se da algunos tragos de ron del bueno o de cualquiera, amanece entre amigos, se lava la cara, y sigue cada vez más joven.

Al leer este libro y conocer a Fidel Díaz Castro es inevitable hacer la conexión, aunque en la cubierta solo aparezca “El Diablo ilustrado”. Y la mística no se rompe, la magia de que escriba un ser indefinible o indescifrable, se acrecienta, palpita entre los párrafos, sale y va junto a nosotros, sonríe, y nos habla con tono a veces bajo o más alto, mueve las manos, se para, va de un lugar otro, o hace la maravilla de cantar y cerrar los ojos, como si las letras vinieran de otro lugar, como si así se conectara con sus otros él, o con el Fide más puro, tal vez con el más Diablo, ese de diabluras que nos hacen quererlo, buscar su libro, desear que no termine nunca.

Desde las dedicatorias a José Julián, Amalia y Abel, tres héroes que lo empinan -según sus propias palabras-, y el primer subtítulo “Yo vivo para amar” uno descubre lo que es esencia en la vida de Fide Díaz. Ahí, entre el pensamiento de Bertolt Brecht, que considera al amor una debilidad; el de Emerson, quien asegura: “el que no ama ya está muerto”, el de Platón: “el amor es una enfermedad mental muy grave” (Viva el estado de coma, dice El Diablo por cierto); está la certeza de Martí:  “solo el amor engendra melodía”, y también las de nuestro buen Diablo: “todo es muerte menos el amor”.

Hay aquí frases populares, pensamientos o líneas, que ojalá nos acompañen siempre para reflexionar y hacernos mejores, como: “haz el bien y no mires a quien”; “la risa vale tanto porque existe el llanto”; “el medio más fácil de ser engañado es creerse más listo que los demás”; “vivir sola (o solo) es como estar en una fiesta donde nadie te hace caso”. También otras con mucha fuerza, incluidas “Donde hay alma no hay fantasmas”; “Quien pida amor ha de inspirar respeto”; “Hay locuras que son poesía”; “Las respuestas no tienen fin”; y “Lo bueno es siempre bello”.

“Hay locuras para la esperanza,

hay locuras también del dolor,

y hay locuras de allá donde el cuerdo no alcanza,

locuras de otro color.

“Hay locuras que son poesía,

hay locuras de un raro lugar,

hay locuras sin nombre, sin fecha, sin cura,

que no vale la pena curar.

Otras certezas son “Hijo soy de mi hijo”; “El primer deber de un hombre es pensar por sí mismo”; “No hay mejor almohada que la propia conciencia”; “Guarda a tu amigo bajo la llave de tu propia vida”; y “Puedes venir desnuda a mi fiesta de amor”.

Hay que conversar con el hombre o mujer, que va siempre junto a nosotros, conocernos primero nosotros mismos, conscientes de que “la ignorancia es la noche sin luna, ni estrellas; y “no hay peor ciego que el que no quiere leer”.

Indudablemente, El Fide, el periodista del Caimán y la Casa Editora Abril, el joven desafiante, el realizador de la radio, el de las trovadas y las caminatas, el defensor del equipo Industriales, el polemista, el romántico, el cubano total, es un satanás muy particular…, con el encanto de lo honesto, uno querido por muchos, una persona que nunca pasa desapercibida, hay demasiadas vibras en él.

¿Qué ha pasado con El Diablo desde que adquirió forma de letras en la revista Somos Jóvenes a finales del siglo pasado? ¿Por qué mantiene su capacidad para seducir, para tener lectores?

Este es un libro con alma fuerte, con espíritu romántico, que se adentra en los lectores, con letras que no envejecen. No tiene extensiones, ni límites. Va por la vida con cierta mística y el encanto de lo infinito y a la vez cercano. Se parece al Fide, a un ser sin copias, lo cual es bastante. Eso le permite sobrevivir y resaltar en un mundo en el que la inmensa mayoría privilegia lo fácil, y superficial.

Ojalá tengamos muchos Diablos caminando, soñando y sobre todo haciendo en toda Cuba. Ojalá la belleza y lo auténtico, lo desafiante y seductor nos acompañen siempre. Gracias a la Casa Editora Abril y a la cuerda locura de este amigo, de este caimanero y eterno joven, que nos inspira siempre. El agradecimiento  a todos los diablos buenos, que nunca dejen de soñar. Hay que pensar, defender lo que somos y amar, sobre todo amar.


Otorgan becas El reino de este mundo a proyectos creativos de la AHS (+audio)

La Asociación Nacional Hermanos Saiz (AHS)  con el afán de impulsar la obra de los miembros otorgó presupuestos a diez proyectos creativos de siete provincias cubanas mediante la beca El reino de este mundo.

Yasel Toledo Garnache, escritor, periodista, Presidente Nacional de la AHS y Director de la revista El Caimán Barbudo informó a que apoyaron las realizaciones de dos puestas en escena, igual cantidad de sesiones en vivo, de video clip y DVD, una exposición de artes visuales y un espectáculo.

De Guantánamo, Santiago de Cuba, Camagüey, Sancti Spìritus. Villa Clara, La Habana y Pinar del Río llegaron las propuestas que son la actriz y directora Heidy Almarales para la puesta en escena El Doctor Terribilis, así como el compositor y guitarrista Javier Delgado, con la sesión en vivo del proyecto  A2´RAM; el músico Luis Javier García y el video clip de la obra musical Hasta Alicia baila.

Asimismo, los músicos, Los Hermanos Abreu para el CD-CDV Tributos Jazzeando a lo cubano; el cantante y compositor  Linn Fernández,  con la sesión en vivo Girasoles, el multiinstrumentista Oscar Leonardo Cruz para el DVD Confluencias del Folk Sound Proyect.

Otros beneficiados con la beca El Reino de este mundo son el artista visual Reydi Zamora, con la exposición personal Absurdo Existencialista; el músico Jonathan J. Echevarría con el video clip de la canción Un bolero  para ti.

El bailarín Felipe A. Catalá y la puesta en escena Tus palabras no valen, del proyecto Kmerino y la escritora Linda Gilsa Blanco para el espectáculo El pez azul.


Encuentro con Virgilio López Lemus en la escuela de poesía

Hay en Pinar del Río una escuela de poesía que, a pesar de su corta existencia, ya va reservándose un sitio en el panorama cultural del territorio. Desde su naturaleza auténtica, sin matrículas ni exámenes, la iniciativa consiguió reunir a escritores, promotores y otros especialistas de la cultura, así como a la comunidad universitaria, en el primero de sus módulos.

La presencia de la décima en Cuba, la poesía de los Hermanos Loynaz, la promoción de lectura desde las bibliotecas públicas y otras instituciones culturales formaron parte del programa, impartido por Virgilio López Lemus, reconocido poeta, ensayista y crítico literario.  

entrevista virgilio 1
En el centro cultural Hermanos Loynaz, Virgilio López Lemus destacó el intimismo y la ternura como rasgos comunes en la poesía de Dulce María Loynaz y sus hermanos

Durante su visita a la provincia, López Lemus compartió con integrantes de la cátedra honorífica “Jesús Orta Ruiz”, de la Universidad de Pinar del Río, y dialogó sobre promoción de lectura en el Centro de Superación para la Cultura del territorio y en la Biblioteca Provincial. Mientras, en el centro cultural Hermanos Loynaz, disertó sobre los aportes de esa familia a la literatura nacional.

Sobre esos temas, Guerrillero conversó con el destacado intelectual.

Todavía hay quien se pregunta por qué la excelsa poetisa Dulce María Loynaz escogió a Pinar del Río para atesorar parte de su patrimonio. ¿Qué piensa al respecto usted, que la conoció de cerca?

“Las personas que se acercaron a Dulce María desde Pinar del Río la trataron con mucho cariño en una época en que ella estaba prácticamente arrinconada, en que solamente su vida intelectual era la Academia de la Lengua, y ella sintió el enorme placer de que algunas personas pinareñas la trataran con ese afecto y con ese reconocimiento que no estaba teniendo todavía sino que vino después, y yo creo que Pinar del Río contribuyó mucho a ello; así que lo primero fue lo afectivo, el gran cariño que ella recibió de Pinar del Río hizo que eligiera esta capital de provincia como reservorio de lo principal de su obra. Yo creo que acertó, Pinar del Río le abrió puertas a Dulce María, sus años finales de vida estuvieron llenos de Pinar del Río”.

El centro cultural Hermanos Loynaz presume de contar con la editorial que más publica la obra de Dulce María y sus hermanos, todos poetas. ¿Considera necesario promocionar más la poesía de ellos?

“Sí, es necesario. Las ediciones del centro Hermanos Loynaz son un aporte extraordinario a la cultura cubana, debieran estar circulando por todo el país, pero eso puede ser una sorpresa, a veces uno encuentra libros de los hermanos Loynaz, sobre todo de Dulce María, en los lugares más increíbles. A mí me parece que los hermanos Loynaz hicieron un aporte bellísimo a la cultura cubana y la cultura cubana sigue en deuda con ellos, en deuda incluso de hacer una edición más amplia de la obra de los cuatro”.

Por otra parte, ¿qué opinión le merece el movimiento que hay en el territorio en torno a la décima y a la poesía, de manera general?

“Pinar del Río es una de las princesas de Cuba, una de las regiones donde se goza más de la cultura popular en la décima, está por ejemplo el punto pinareño o punto vueltabajero, que reinó en la cultura cubana durante prácticamente un siglo y hoy mismo hay un grupo de intelectuales aquí de primer nivel que dignifican y exaltan la cultura pinareña dentro del contexto de la cultura cubana en general, comenzando por Nersys Felipe, Nelson Simón, Fidel Valverde y el querido amigo Alberto Peraza, por solo mencionar cuatro nombres, son muchos más”.

¿Estos tiempos difíciles que vive el país, de qué manera están impactando en la poesía?

“La carencia de papel es una terrible censura para los escritores y poetas, tenemos que sobrevivir, buscar medios visuales, vivir más la poesía de manera oral, puesto que no podemos publicar nuestros textos por medio del papel. Yo estoy convencido de que llegará el momento en que el papel vuelva a ser hegemónico, estoy convencido de que tiempos mejores han de venir y en esos tiempos mejores los escritores y artistas brillaremos como deseamos. El mejor brillo del escritor es ser útil”.

¿Considera que esas carencias obligan a nuevas maneras de promover la lectura?

“Obliga a la lectura digital. La literatura no puede estar cerrada de ningún modo a los nuevos tiempos, así como en la época de Gutenberg la literatura creció tremendamente gracias a la imprenta, ahora estamos viviendo una época en que una nueva oralidad, que es la oralidad de los medios, impulsa al escritor a volcarse a ellos. Los nuevos tiempos se imponen con sus modos de expresión”.

Virgilio López Lemus es doctor en ciencias filológicas y académico de mérito de la Academia de Ciencias de Cuba. Posee la Distinción por la Cultura Nacional y la condición Maestro de Juventudes, que otorga la Asociación Hermanos Saíz, entre otros premios y reconocimientos. La escuela de poesía de Pinar del Río inauguró una cátedra que lleva el nombre del prominente investigador literario, quien dijo estar profundamente agradecido.


Un tiempo enorme con el arte

Que Cosme Proenza es un gran pintor porque le gusta a muchísima gente es una hermenéutica muy simple.

Que Proenza es grande porque cuadros suyos adornan el Vaticano y el Teatro alla Scala, de Milán, y engrosan colecciones privadas de todo el mundo, sería un criterio reduccionista.

Para definir su grandeza, su máxima medida, se debe contextualizar, ubicar su sitio en la historia del arte cubano y universal, y esto resultaría una tarea tortuosa sin acudir al misterio de su vocación, la bitácora de su formación, la evidencia de su maestría técnica, los avatares de su “leyenda personal” y el testimonio de su obra cuantiosa.

Afortunadamente, existe el audiovisual Cosme, un enorme juego con el tiempo, de Alejandra Rodríguez Segura, que logró el Premio del jurado joven al mejor largometraje documental, en la edición 17 del Festival Internacional de Cine de Gibara, luego de su estreno a finales de 2022, poco después del fallecimiento del pintor holguinero.

libro Cosme Proenza 2

Por Alejandra, amiga entrañable, supimos de primera mano acerca del proyecto; luego, sobre las charlas grabadas en dos tiempos a Cosme, al que le unía una amistad singular; andábamos cerca cuando editaban el documental y celebramos su estreno. También conocimos del material recopilado e imposible de utilizar por su extensión.

Por eso, nos alegró saber que Ediciones La Luz se proponía dejar en letra impresa los humanísimos testimonios del maestro, dichos desde la sinceridad y el afecto elocuentes, al punto de permitirnos participar del ameno diálogo con un artista tan grande como sencillo.

El volumen Un juego enorme con el tiempo, publicado por la editorial de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín y presentado durante la reciente Feria del Libro, tuvo su segundo momento durante la última jornada del XXV Premio Celestino, realizada en la ciudad de Gibara. En este espacio amado por Proenza, una pequeña galería atesora una muestra representativa de la presencia femenina en su obra pictórica.

libro Cosme Proenza 4

El libro posee un prólogo que no se limita a describir el contenido que le sucede, sino que aporta claves para su comprensión, desde lo histórico y lo metodológico. Como al autor de este prólogo, el periodista y crítico Erian Peña, le asiste la voluntad estética, deviene una suerte de ensayo, colocado a manera de pórtico. Documental, libro y presentación contaron con los buenos auspicios de Ángel San Juan, especialista en la obra de Cosme y su albacea.

Editado prolijamente por Luis Yuseff, con la corrección minuciosa de Mariela Varona y diseñado por Robert Ráez, todos escritores, la obra de Rodríguez Segura posee visualidad atractiva, desde la imagen de cubierta (uno de los autorretratos de Proenza), los colores empleados y la sobria sencillez de la composición y la tipografía elegida, a tono con el formato propuesto.

libro Cosme Proenza 3

En la presentación del sábado, en el gibareño hotel Ordoño, el hermoso volumen se acompañó con copias del documental en DVD y separatas contentivas de los versos con que varios poetas holguineros rinden homenaje al gran artista plástico, nacido en Tacajó, Báguanos, en 1948.

Hubo girasoles a montones, luz a raudales y mucho viento bajo el cielo brillante, como un telón azul sobre los techos apizarrados. El resto fue avanzar, andar junto a Cosme por un sendero de imágenes y palabras, tal como se debe leer este libro necesario.


Jornadas de Ciencia Ficción y Fantasía en Ciego de Ávila

Del 12 al 15 de junio, la Ciudad de los Portales estará viviendo jornadas dedicadas a la literatura de Ciencia Ficción y Fantasía, “La gran siembra”, especialmente pensadas como agasajos a la obra del dibujante y también escritor Rafael Borroto Gálvez.

Con estos días literarios se busca “rendirle tributo al libro creado por Rafael Borroto, miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) y fundador de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Ciego de Ávila, y a todos sus aportes como dibujante para este género de la literatura que ha tenido un resurgir en esta ciudad”, le dijo a Invasor el escritor Luis Pacheco Granado, líder del grupo-taller literario El rincón de los cronopios, y de donde salió, también, la convocatoria al convite fantasioso.

Rafael Borroto Gálvez (Morón, 1947), es un dibujante e ilustrador avileño que ha sabido reflejar en sus dibujos y caricaturas los males de la sociedad avileña y del mundo, así como el amor por la naturaleza y su preocupación por el clima y la salud de la humanidad. En 1979, y de manera ininterrumpida, a colaborado con este semanario con sus sátiras humorísticas y costumbristas.

Como escenario presencial para estos días, está la sede de la vanguardia artística de la Uneac, en donde ocurrirá el taller de literatura fantástica «El regreso de los Inkuyos», bajo la asesoría del escritor Yasmani Rodríguez Alfaro, el viernes 14 a las 9:30 am. Además, habrá venta de libros.

En la Casa del Joven Creador, sede de la AHS avileña, está previsto, a las 10:00 am, un intercambio sobre la obra de Rafael Borroto con estudiantes de diferentes escuelas, además de lecturas narrativas y poéticas.

A las 11:30 am, Luis Pacheco Granado realizará un conversatorio sobre su libro El banco de la francesa, publicado por Ediciones Ávila en el 2013. Y a las 3:00 pm se proyectará la película cubana Juan de los muertos, una visión distópica de una Habana invadida por zombies.

En el local de la editorial Ávila y el Centro de Promoción Literaria Raúl Doblado del Rosario, tendremos la oportunidad de conversar desde el mismo 12 de junio, a las 10 am, con Rafael Borroto sobre su distinguido libro, y un rato después, se inaugurará, ahí mismo, una muestra de sus dibujos e ilustraciones.

Ya para el cierre de estas jornadas se tiene pensado una gran venta de libros, desde las 10:00 am, en el mismo local de Ediciones Ávila, con Cosplay por miembros del taller de los cronopios, y la subasta del libro Ovnilogía cubana, de la editorial Capiro de Santa Clara, editado en el 2008.

De esta manera, la literatura de ficción hecha en Ciego de Ávila, vivirá momentos de complacencia y orgullo.


Celestino, a punto de alzar el vuelo

Del 10 al 15 de junio la ciudad de Holguín acogerá el XXV  Premio Celestino de Cuento. El certamen que convoca Ediciones La Luz junto a la sección de literatura de la AHS está dedicado en esta ocasión a los aniversarios 25 de «Flora y el ángel», primer cuento ganador, de la autoría de Rubén Rodríguez ; al 40 de la muerte de Julio Cortázar, y el 110  del nacimiento de Onelio Jorge Cardoso.

En concurso se encuentran 37 cuadernos que serán evaluados por un jurado que integran primera vez por cinco autores: Eduardo Manet, reconocido escritor cubano residente en Francia; Mario Bellatin, ilustre autor mexicano; y los holguineros Lourdes Gonzáles, destacada narradora, poeta y editora; Emerio Medina, que ha merecido dos veces el Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar y el multipremiado autor y periodista Rubén Rodríguez.

Durante los días en los que sesionará el evento se desarrollarán paneles, enfocados en las dedicatorias, lecturas de los autores invitados, jóvenes de diversas provincias del país, presentaciones de novedades editoriales entre las que se cuentan seis títulos de la colección Analekta, con textos de los miembros del jurado y de Ghabriel Pérez, fundador del premio, y los cuadernos ganadores de los tres últimos años: Bumbos, de Héctor Leandro Barrios; Las mujeres que no amaban a los hombres, de Katherine Perzant y La figura en el puente, de Náthaly Hernandez.

También existirá un espacio particular para las artes visuales con la muestra de carteles Mi nombre es Celestino, donde más de una veintena de creadores se han aproximado a la novela Celestino antes del alba, de Reinaldo Arenas, desde diferentes técnicas y códigos visuales. La exposición se inaugurará el día 10 de junio en la Casa del Joven Creador de la ciudad de los parques.

El audiovisual ocupará también primeros planos en este programa intenso con la premier del capítulo 5 de la serie documental La claridad avanzada, bajo el título «Todos buscan la luz». Igualmente se presentará en formato de podcast la serie de narraciones grabadas para la radio «Así como te cuento», donde bajo la dirección de Yailin Ojeda Grass adapta de cuentos de narradores cubanos.

El día 14 de junio se dará a conocer el ganador, quien obtendrá diploma acreditativo, premio en metálico, un grabado del maestro de juventudes Cosme Proenza y la publicación en formato impreso y digital del libro ganador.

Para cerrar los participantes viajarán a Gibara, donde compartirán presentaciones y lecturas en una fiesta infinita de la joven narrativa cubana.


Anuncian en Holguín ganador del XXV Premio Celestino de Cuento

El jurado del premio Celestino de Cuento en su vigésimo quinta edición que integran Mario Bellatin, Eduardo Manet, Emerio Medina, Rubén Rodríguez y Lourdes González, ha escogido al nuevo ganador.

Al concurso que convocan Ediciones La Luz y la sección de literatura de la AHS en Holguín, se presentaron  37 cuadernos entre los que resultó escogido Andy Jorge Blanco, joven periodista matancero.  Los argumentos que sostienen la decisión del jurado constan en acta: «a tenor de lo centrado de las anécdotas (sin dispersión, digresiones ni alambicados ejercicios de estilo), la verosimilitud de las historias narradas, lo conciso de sus argumentos, la precisión y claridad en la definición de conflictos y la coherencia en su resolución, el buen diseño de personajes y atmósferas y la corrección formal: pulcritud en el uso de la sintaxis, dominio de la gramática, elegancia en la redacción, armonía de las frases y otras cualidades del buen estilo literario; porque los argumentos remiten a la actualidad nacional con sus peculiaridades, pero sorteando de manera elegante clichés y lugares comunes; por el buen manejo de los diálogos, la variedad en cuanto a los narradores elegidos y otras virtudes técnicas, así como la unidad en el conjunto y la lograda intencionalidad de su estructura, otorgar el XXV PREMIO Celestino de Cuento al libro Morir un poco, presentado bajo el seudónimo de Pez Espada.»

Además, este jurado de lujo decidió otorgar mención en igualdad de condiciones a dos cuadernos cuya publicación recomendaron al sello convocante. Se trata de » Cómo deconstruir un cuerpo», presentado sin seudónimo, de la autoría de Oscar Rodríguez Montes, y de Betsabé Rodríguez Aguilera,  «Juego de roles», enviado bajo el seudónimo Alba.

El Premio Celestino sesionó en la ciudad de Holguín desde el 10 y hasta el 15 de junio. La jornada implicó un intenso programa.donde rindieron homenaje a Julio Cortázar, tras cuarenta años de su fallecimiento, Onelio Jorge Cardoso, a 110 años de nacido y a los 25 del primer texto ganador, «Flora y el ángel», de Rubén Rodríguez.


Cronopios cubanos, espacio para acercarnos a la creación joven

Escribir es una de mis mayores pasiones, al mismo nivel de leer, escuchar música, disfrutar el teatro, la danza y el cine…, caminar por las calles y senderos de nuestra Cuba, adentrarnos en su belleza cultural. Hoy comenzamos esta sección, precisamente para compartir ideas y sensaciones sobre el quehacer artístico en nuestro país, en especial el relacionado con los jóvenes.

Cronopios cubanos toma el nombre de esos personajes inquietos, idealistas y sensibles de Julio Cortázar, diferentes a los famas (pretenciosos y formales) y  a las esperanzas (que parecen estar en un punto intermedio). El propio autor explicó que al encontrarse solo en un teatro en París en 1952 tuvo la sensación de que había en el aire personajes indefinibles, una especie de globos que veía como de color verde, muy cómicos y divertidos, muy amigos, que andaban por ahí, y se llamaban cronopios. En el libro Historias de Coronopios y de Famas toman más un aspecto relativamente humano, con sus conductas singulares, un poco como las de los poetas, según palabras del propio Cortázar.

Los cronopios cubanos a la vez debemos tener características muy particulares, en correspondencia con el alma de nuestra nación y el ritmo de nuestra cultura, desafiante y hermosa como pocas. Nos caracteriza el conocimiento de la realidad y también la ilusión.

El sobresaliente escritor argentino, padre de obras como Rayuela, Bestiario, Final del juego,  y 62/Modelo para armar, tiene también mucho de cubano, gracias a su relación con la Casa de las Américas y la Revolución, que tuvo gran impacto en la literatura, en la cultura latinoamericana y en la manera en que muchos comenzaron a ver la vida y los procesos sociales desde lo colectivo.

En una entrevista, publicada en varios medios de prensa, expresó: “En 1961 se produce en mi vida un hecho muy importante: es que yo hago mi primer viaje a Cuba y tomo contacto aquí con el mundo cubano, con la Revolución cubana, y eso fue coagulante, el catalizador que me mostró a mí hasta qué punto yo era latinoamericano, hasta qué punto yo era argentino, cosa que había ignorado durante muchos años. Puedo decir que a mí la Revolución cubana me metió en la historia, me hizo entrar en la historia. Yo antes solo pensaba en lo estético”.

La influencia de este autor en la literatura latinoamericana y universal es innegable, con un estilo que rompió moldes y experimentaba de manera constante. Era amante de las artes de manera general, con profundo compromiso social, otra de las enseñanzas.

En esta sección encontraremos acercamientos a libros, obras audiovisuales y de teatro, exposiciones, eventos y a cualquier otro fenómeno de la creación desde las visiones de un joven, que constantemente ve cronopios por toda nuestra geografía, personas humildes y enamoradas, que se inspiran o que desde lo cotidiano pueden motivar versos y canciones.

Queremos hacer más visible el entramado cultural de la nación, con gran protagonismo de los jóvenes. En ocasiones también brindaremos nuestros análisis sobre problemáticas y circunstancias relacionadas con la creación, incluidas polémicas en el ámbito intelectual más contemporáneo. Reflejaremos  parte del quehacer de la Asociación Hermanos Saíz, la cual agrupa a la vanguardia de los jóvenes escritores y artistas en Cuba, organización desafiante y hermosa, que pretende actualizarse de manera constante.

Uno de los desafíos es lograr que los creadores más talentosos de nuestra generación sean más conocidos en el panorama de nuestro país y también a nivel internacional, que poco a poco se conviertan en referentes desde su arte y pensamiento. Ellos deben ser los Maestros del futuro.

Cronopios cubanos será un espacio para pensar y soñar, para opinar y compartir criterios muy personales, para conocer más la obra de quienes sueñan con dar pasos fuertes en nuestro ámbito cultural  y en otras partes del mundo.