Poesía


Duende del agua o versos de las esencias (+ Fotos y video)

La magia de las hadas y los duendes ser√° siempre muy necesaria. El encanto de esos seres y su simbolismo nos hace m√°s falta cuan m√°s despiadada se vuelve la sociedad contempor√°nea. Muchos de nosotros deseamos no crecer jam√°s, seguir en el abrazo de las abuelas, en sus tonos para contarnos historias y la bondad de cada gesto. Tal vez ellas son hadas de estos tiempos, sentimos sus presencias incluso cuando sus cuerpos ya no est√°n.

Hay maravilla en lo aparentemente simple, en lo cotidiano, en la lluvia que cae con suavidad o fuerza, en las gotas contra el asfalto o la tierra, en el mar y sus olas, en la sonrisa y los sue√Īos.

Cada persona suele tener un mundo íntimo, con personajes de la realidad a nuestro alrededor, con experiencias que despiertan lágrimas o alegría, con olas muy propias y el refugio en seres especiales. El libro Duende del agua, del escritor tunero Armando López Carralero, ganador del Premio Calendario de la Asociación Hermanos Saíz por esa obra en 2022, nos adentra en sensaciones aparentemente comunes, pero que despiertan también lo más interno, lo más nuestro.

Pudiera parecer una propuesta para ni√Īos al obtener el aplauso del jurado en la categor√≠a de Poes√≠a para infantes, pero sus p√°ginas brindan un viaje atractivo para lectores de cualquier edad, es un paseo por las sensaciones, un viaje a etapas anteriores de nuestras vidas. Publicado por la Casa Editora Abril en 2023, con edici√≥n de Tiurka Prieto Hern√°ndez y correcci√≥n de Adriana Daniel Aneiros, el libro brinda 30 poemas en un ambiente imaginativo, pero con mucho de realidad.

En cuanto a la estructura posee tres especies de partes, con los t√≠tulos¬†Un dibujo de familia¬†(que nos recuerda ‚ÄúLa familia es el pa√≠s del coraz√≥n‚ÄĚ),¬†Puentes azules¬†(‚ÄúHay muros que solo la paciencia derrumba y puentes que solo el amor construye‚ÄĚ) y¬†Un cuento que no termina¬†(‚ÄúTodos los cuentos son ciertos‚ÄĚ).

Armando L√≥pez, o Mandi, como lo llaman cari√Īosamente los amigos, tal vez escribi√≥ estos versos, este ser de papel, en primer lugar para su hijo y sus padres, a quienes menciona en la dedicatoria. Desde el primer poema,¬†B√ļsqueda; hasta el √ļltimo,¬†Peque√Īo valiente; uno siente la presencia del cari√Īo, el deseo de volver siempre a esos momentos y personas que tienen mucho de m√≠sticos, aunque est√©n cerca y ante los ojos de los otros parezcan muy normales.

Me llama la atenci√≥n la profundidad reflexiva que se siente en los poemas y la fuerza de las im√°genes, a pesar de la suavidad de sus tonos. Ojal√° cada ser humano buscara la luna que flota, para aprender a nadar de manera permanente, como nos sugieren dos de sus versos, pues cada problema, cada situaci√≥n, es una especie de oc√©ano diferente. Sin dudas los pa√Īuelos bordados por la abuela son los mejores, para secar l√°grimas, superar dolores.

La madre palpita una y otra vez en estas p√°ginas. Hay referencias a los juguetes, al padre, al mar, a los √°rboles, la luna, al zapatero, a las botas, las gaviotas, a los barcos‚Ķ, hay un Se√Īor Disparate, que asegura ‚Äúhoy el mundo es una cueva‚ÄĚ. El libro termina con versos, que son tambi√©n ense√Īanzas: ‚ÄúNo le temo a la alabarda/ que se interpone en mi sue√Īo/ ni al cocotazo hogare√Īo/ ni al futuro porque tarda.

Los poemas, que parecen peque√Īas historias del presente o la memoria, son enriquecidos por las ilustraciones de Hanna G. Chomenko en este libro, que verdaderamente puede convertirse en una especie de duende de papel, que nos hace el bien y nos recuerda cuales deben ser siempre algunas de las esencias. Tecleo en la noche y por primera vez en mucho tiempo siento a seres peque√Īos, intranquilos, que entran y salen. Los busco, los miro. Ojal√° est√©n junto a nosotros siempre.


Viaje imaginario al centro de la Tierra

Cada vez que escucho el disco, no dejo de imaginar cómo será el concierto de presentación en Santa Clara.

Frente al Centro Cultural El Mejunje, imagino que a las nueve de la noche nos impiden el paso mientras la lluvia nos bendice con una debilidad que no aten√ļa la impaciencia de los potenciales espectadores.

De repente, silencio: por la puerta aparece uno de los art√≠fices del milagro. Dicen ‚ÄĒa m√≠ no me crean‚ÄĒ que Diego Guti√©rrez vino por el placer de regresar al centro de la Tierra. Dicen que en el concierto lo acompa√Īar√°n Merlin Lorenzo, Rolando Morales, Armando Osuna y Raulito Prieto, adem√°s de miembros de La Trovuntivitis y algunos de los autores de los poemas musicalizados en el disco.

Casi a las 10 de la noche entramos a la Sala Margarita Casallas. La lluvia amenaza con volver, pero ahora tenemos un techo para protegernos. En asientos frente al escenario se ubican Edelmis Anoceto, Alexis Casta√Īeda, Ricardo River√≥n, Yamil D√≠az y Ar√≠stides Vega Chap√ļ. Por alg√ļn lugar del p√ļblico vemos a Alain Garrido, Ya√≠ma Orozco, Roly Berr√≠o y Leonardo Garc√≠a.

Los poetas, que ya no son los veintea√Īeros o treinta√Īeros de cuando Diego erraba elegantemente por Santa Clara, matando el tiempo y componiendo algunas de las canciones m√°s eminentes de su generaci√≥n; los poetas, que ya no son los de entonces, comienzan a manifestar la incomodidad y el cansancio de quien hace tiempo desacostumbr√≥ su cuerpo a estos lances. Por aqu√≠, por all√°, se mueven los encargados de ajustar los reci√©n trasladados equipos de audio. Y justo cuando parece que el concierto va a terminar sin haber empezado, aparecen Diego Guti√©rrez (nariz de √°guila, pelo largo recogido en un mo√Īo) y su banda.

Para presentar el acto surge de entre la multitud nada menos que Samuel Feij√≥o, quien vino ‚Äúde un pa√≠s lejano [‚Ķ] / con bellas noches / y √°rboles [‚Ķ] / amigos, / voces‚ÄĚ.

Y as√≠ comienza, al menos en mi imaginaci√≥n, lo que ser√° la presentaci√≥n del disco Viaje al Centro de la Tierra, musicalizaci√≥n de textos de poetas villaclare√Īos, que tiene como antecedente el concierto Comit√© Central, realizado en junio de 2008 en el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau.[1]

Avanza la noche, y Diego invita al escenario a Ar√≠stides Vega Chap√ļ, quien lee un poema desgarrador, de ritmo diluviano, que pone a todos a sufrir el gran dolor que √ļltimamente nos visita con la insistencia de los malos presentimientos. Acto seguido, Diego canta ‚ÄúDefinici√≥n del cari√Īo‚ÄĚ: ‚ÄúLa suerte de tus manos / me est√° cubriendo el pecho de vicarias, / me est√° cubriendo el pecho de vicarias‚ÄĚ.

As√≠ va recorriendo autores, desde Yamil D√≠az hasta Pedro Llanes, desde Alexis Casta√Īeda hasta Ricardo River√≥n, desde Carlos Galindo hasta Edelmis Anoceto. Entonces los poetas por fin entienden, o vuelven a entender, que un d√≠a, ‚Äúsin sospecharlo siquiera‚ÄĚ, escribieron la melod√≠a misteriosa que jam√°s planificaron para acompa√Īar sus versos.

Y al mismo tiempo que Diego evoca un Ulises que ya no es el de Homero ni el de Dante, porque es el de Edelmis y viene desde la mirada aleccionadora de Pen√©lope, asegura que ‚Äúnadie te mata, sino la propia gloria‚ÄĚ.
‚ÄúTu risa de entonces era, / casi anuncio de un convite‚ÄĚ, canta Diego, y enseguida pienso en ti, ‚Äúmi novia primera / ‚ÄĒcasi alondra, casi beso‚ÄĒ‚ÄĚ. Y tambi√©n pienso en el amigo sincero / que me dio su mano franca.

Luego ‚Äúpasa flotando en las aguas la casa de la muerte‚ÄĚ, e imagino que junto a Feij√≥o (arrinconado en una de las gradas de la sala) se sientan Carlos Galindo, Sigfredo Ariel y Frank Abel Dopico. Este √ļltimo un poco m√°s cerca de Roly.
En mi imaginaci√≥n, la incomodidad inicial se trasmuta en calma. La voz de Merlin es un embrujo que de a poco se apodera del ambiente. Armando Ozuna marca el ritmo con una precisi√≥n carente de estridencias. Raulito Prieto se muestra seguro tras el bajo a la par que se deleita con cada verso de los poetas homenajeados. Menci√≥n aparte merecen los riffs de Rolando Morales, sobre todo cuando interpreta ‚ÄúA many splendored thing‚ÄĚ, de Sigfredo Ariel. Quiero decir, cuando Diego canta:

Que has sido o eres el amor

el gran amor de dos o tres personas

te lo han dicho en momentos

suficientemente graves

esas dos o tres personas.

Entonces despierto. Entonces descubro que en realidad viajo al centro de la Tierra en el √≥mnibus que me conduce a Santa Clara. Miro por la ventana. Los campos de mango, las lomas del camino y las peque√Īas casitas aisladas se trasmutan en el escenario donde imagino que ocurrir√° la presentaci√≥n del m√°s reciente √°lbum del autor de ‚ÄúSabor salado‚ÄĚ.

As√≠ lo imagino todo mientras escucho Viaje al Centro de la Tierra. As√≠ lo imagino mientras los acordes se apoderan, se van apoderando de esta voluntad de imaginarlo todo. As√≠ lo imagino mientras deseo secretamente que alg√ļn d√≠a Diego vuelva a presentarlo en Santa Clara. Quiero decir, que vaya a presentarlo en ese lugar que lo vio nacer por segunda vez. Ese lugar que nos une a todos en procesi√≥n milagrosa, en un viaje que va desde la ra√≠z hasta el mism√≠simo centro de la Tierra.

 

 

***

[1] As√≠ como antecedente de este texto es ‚ÄúDiego Guti√©rrez, por el centro‚ÄĚ, del poeta y ensayista santaclare√Īo Yamil D√≠az G√≥mez, Presidente de Honor de la 31 Feria Internacional del Libro en Villa Clara.


Entre r√°fagas de estrellas, Onel

Lo que hace la literatura es lo mismo que una cerilla
en medio de un campo a mitad de la noche.
Una cerilla no ilumina apenas nada, pero nos
permite ver cu√°nta oscuridad hay a su alrededor.

William Faulkner

Resulta com√ļn que la gente normal, en su empe√Īada b√ļsqueda de lo alegre y hermoso, caiga en manos de la poes√≠a. Y en ese camino, llegan las personas a un punto tal de gracia que no les queda m√°s que entregarse a ella como doliente a un remedio santo. Solo que a veces, en un acto de total ego√≠smo, es la poes√≠a quien se mete en la vida de la gente y, sin preguntar, roba sus noches. [+]


Una escritura que eche a andar la m√°quina de pensar

Rebeca Torres Serrano es, para mí, una voz tranquila, casi siempre pausada, a través del WhatsApp. Una voz con poesía. Una poesía que florece como un brote tímido. Una poesía que escalda cuerpos. Aunque nunca nos hemos visto cara a cara, me basta con el hecho de conocer su voz, que es conocer una parte (íntima, raigal) de su canto como poeta. Escuchémoslo.

¬ŅCu√°ndo decidiste que la literatura ser√≠a tu camino? ¬ŅPor qu√© elegiste ese v√≠nculo de comunicaci√≥n con el otro?

La literatura me acompa√Īa desde peque√Īa, aunque no como una constante. Mis padres me compraban libros en la Feria, recuerdo con mucho cari√Īo Pipa medias largas. Fue uno de los primeros libros que llegaron a mis manos. Era una edici√≥n preciosa con ilustraciones; a√ļn persisten en mi memoria aquellas im√°genes de Pipa con el mono o aquellas otras de cuando fue al circo. Otro de los libros que me marcaron mucho y que me encanta, es precisamente una edici√≥n ilustrada ‚Äďpreciosa‚Äď de Akek√© y la jut√≠a. Tuve una ni√Īez feliz rodeada de libros. La literatura me ha acompa√Īado en distintos momentos y la he vivido de acuerdo a mis contextos. Siempre ha estado ah√≠. Sin embargo, no fue hasta hace relativamente poco tiempo, unos tres o cuatro a√Īos, que decid√≠ reciprocar a la literatura, ser parte de ella como lo ha sido ella de m√≠. Es por ello que he procurado dedicarme a la escritura y al estudio literario con toda la seriedad y responsabilidad creativa que conllevan.

Creo, adem√°s, que la literatura es uno de los v√≠nculos de comunicaci√≥n m√°s poderosos y hermosos que existen. El escritor crea, pero el di√°logo que se establece entre lo escrito y el p√ļblico es m√°gico. Hay tantas maneras de recibir una obra literaria como hay personas en este mundo. Cada cual la recibe desde su subjetividad, le concede un valor, la vive de manera diferente. Es muy interesante vivenciar toda esa maravilla en la que intervienen tantas subjetividades, la propia y los rejuegos de los contextos.

Entre el momento en que el artista descubre el llamado de la vocaci√≥n y el que decide dedicar su vida al oficio creativo puede transcurrir un buen tiempo. ¬ŅSucedi√≥ as√≠ en tu caso?

He sido una mujer muy t√≠mida e insegura, caracter√≠sticas de mi personalidad en las que he trabajado desde adolescente y que me llevaron a un retardo de mi proceso creativo y posterior ‚Äúsalida del closet literario‚ÄĚ. La vocaci√≥n siempre ha estado ah√≠, pero la concientizaci√≥n de capacidades y posterior trabajo en pos de aprender, escribir, compartir mi obra, pues es relativamente joven. Ahora es cuando realmente siento que he alcanzado una madurez en mi pensamiento que me permite llevar esta vocaci√≥n a la praxis, auto percibirme como escritora y serlo.

¬ŅCu√°les son tus principales influencias creativas?

Como con el cine, en la literatura conecto con casi todo lo que leo. Me mueve la literatura escrita por mujeres de cualquier época. Me interesa una escritura que eche a andar la máquina de pensar, que lleve al lector a introspectar, a salir de su zona de confort, muchas veces sin darse cuenta.

¬ŅQu√© te mueve a escribir? ¬ŅQu√©, en el mundo real, te sirve de material para alimentar la ficci√≥n?

Escribo a base de emociones, propias y de quienes me rodean; y lo que me rodea, no solo en espacio físico, sino en cualquier tipo de espacio. Soy muy sensorial. Además, escribo a base de lo que genera la recepción de estímulos, sobre todo visuales y sonoros. Todo lo que me rodea es nutriente para la ficción. Me encanta llegar a un punto donde siento que estoy viviendo miles de experiencias a través de lo que escribo y que posteriormente otras personas lo vivirán de otras tantas formas.

¬ŅC√≥mo definir√≠as tu estilo?

Creo que todavía no podría definir mi estilo, al menos no teóricamente. Sí puedo decir que me fascina salirme de lo convencional, ser muy yo en el proceso de meterme en otras pieles para contar sus historias.

Y tu proceso creativo, ¬Ņc√≥mo transcurre?

Todo el tiempo estoy creando, porque me ocurre que, de cada experiencia, sale algo que luego me ayuda a recrear lo vivido, a escribir narrativa o poesía. Muchas veces voy por la calle o estoy en cualquier lugar y algo llama mi atención, anoto algunas líneas o grabo un audio y luego en casa pues escribo, para luego pulir y tener ya un resultado. También es importante no dejar de lado la organización del proceso, que este sea coherente y consecuente. 

¬ŅCu√°l es el lugar que ocupa el escritor en el mundo contempor√°neo y, sobre todo, en la Cuba actual?

El an√°lisis del lugar que ocupa el escritor en la contemporaneidad es multifactorial: el escritor es esa persona que desde su oficio contribuye al crecimiento profesional y espiritual de sus lectores. Esto sucede desde la escritura de cualquier g√©nero, pues el escritor es comunicador, es desarrollador de un tipo de pensamiento. El escritor es un influencer ‚ÄĒutilizando un t√©rmino de moda en el presente‚Äď, que connota la realidad desde el inicio de los tiempos. Hablo de los fil√≥sofos, devenidos escritores que ten√≠an escuelas de pensamiento y disc√≠pulos que promov√≠an sus ense√Īanzas y que pose√≠an un gran impacto en la conciencia colectiva. El escritor es todo eso, y su rol es innegable para el desarrollo de la sociedad. Cuba no es la excepci√≥n. Tal vez por ello, la figura del artista, del intelectual, del escritor, sea tan pol√©mica. Hay una conciencia del poder de la palabra. ¬†

¬ŅQu√© tipo de colaboraciones con otros artistas te interesar√≠an en tu vida creativa?

El enfoque colaborativo tiene un rol preponderante en mi vida personal y profesional. La construcción colectiva me apasiona y me gustaría muchísimo colaborar en cualquier tipo de proyecto escritural, visual, experimental, investigativo con cualquier colega o comunidad que así lo desee.   

¬†Un escritor es siempre un analista de su tiempo, ¬Ņhasta qu√© punto lo real es importante en tu obra?

Definitivamente lo es. En mi caso, parto de lo real para luego viajar a lo imaginario. Me interesa contribuir a través de mi escritura a la reflexión y a la acción social. Me interesa que las personas no solo disfruten su lectura, sino que esta los lleve al cuestionamiento y a la reflexión.

Como traductora e int√©rprete de diversas lenguas, sabes que la palabra es el veh√≠culo esencial para conectar con la realidad de los otros. ¬ŅCu√°nto valor otorgas a la traducci√≥n dentro del mundo literario? ¬ŅQu√© traductores te sirven de referente?

La traducci√≥n es vital en cualquier contexto y el mundo literario no es la excepci√≥n. Sin el traductor no ser√≠a posible que personas de or√≠genes geogr√°ficos y culturales diferentes pudiesen conocer unos de otros, o comunicarse a trav√©s de la literatura. Es esta otra profesi√≥n cuyo origen radica en la antig√ľedad y ha sido, es y ser√° necesaria para establecer v√≠nculos interculturales. Hay much√≠simos escritores devenidos traductores y viceversa, dignos de toda mi admiraci√≥n. Quisiera rendir homenaje a uno en particular, hijo de mi tierra holguinera: el profesor, escritor, traductor y editor Manuel Garc√≠a Verdecia. √Čl es un vivo ejemplo de eso que hace del traductor una figura tan importante en la promoci√≥n de la literatura de otras lenguas y culturas para contribuir al desarrollo literario y cultural de su tierra.¬†¬† ¬†¬†

¬ŅPor qu√© eliges la poes√≠a como veh√≠culo de comunicaci√≥n de las ideas? ¬ŅQu√© otorga la poes√≠a al discurso que otras formas de creaci√≥n literaria no llegan a alcanzar?

La poesía es la traducción de emociones, y además es una vía de establecer conexión directa con las emociones de los demás. Es llegar al otro sin pedir permiso, llegar con profundidad en cuestiones de segundos. En la poesía la palabra evoca, extrapola, desencadena y te da una gran libertad para hacer todo esto, porque simplemente quien la lee o la escucha la hace suya.

Provienes de una ciudad de grandes poetas, Holgu√≠n. ¬ŅEjerce en ti alguna presi√≥n el hecho de saber que perteneces a un espacio geogr√°fico que ha dado tan buenos creadores?

Hasta este preciso instante no (es broma). Holguín tiene una miríada de excelentes poetas que han sido y son inspiración para mi obra. En mí prevalece una gran admiración por mis queridos poetas holguineros y me honra muchísimo su impronta.   

H√°blame de tu poemario Corte angosto, ganador del Premio Nuevas Voces de la Poes√≠a Cubana. ¬ŅQu√© temas lo transversalizan, lo contienen, le dan forma?

Corte Angosto es un poemario sobre la mujer. La mujer desde enfoques diferentes, inspirado en muchas mujeres y en la huella que han dejado en mí. Mujeres que me habitan o que yo he habitado.

¬ŅExiste alg√ļn g√©nero que no te interesa o que no te atrever√≠as a abordar?

Me gustar√≠a incursionar en todos los g√©neros, y es esa una de las razones principales para unirme al Laboratorio de Escrituras ‚ÄúEncrucijadas‚ÄĚ, que es una gran escuela de pensamiento, donde he encontrado una comunidad de gente talentosa y muy humana. Y pues he aprendido much√≠simo y s√© que el aprendizaje ser√° continuo.

Siempre he sido atrevida, me gusta lanzarme de cabeza a la piscina, aunque no sepa si tiene agua. Creo que atreverse es de los mejores métodos de aprendizaje que existen.  

¬ŅCu√°les son las principales ventajas que el mundo contempor√°neo le puede ofrecer a un artista, y cu√°les los principales h√°ndicaps?

Las ventajas, creo, que vienen de la mano del acceso a diferentes herramientas de trabajo, la visibilidad, los espacios virtuales. Los inconvenientes pueden estar un poco en explotar las posibilidades reales para poder vivir de lo que haces.   

¬ŅCu√°les son los beneficios puntuales que un premio puede otorgarle a un autor novel como t√ļ? ¬ŅSon los premios parteaguas en la vida de un autor?

Los premios le otorgan visibilidad a autores noveles, como es mi caso. También pueden conceder motivación para continuar el camino o validación en algunos casos. Un premio honra la labor de un creador, pero tampoco es la máxima por la que se debe trabajar. Sí pienso que tienen un gran impacto en la vida de cualquier autor, no solo uno novel.

Ganar el Premio Nuevas Voces de la Poes√≠a Cubana ha sido una experiencia hermos√≠sima por muchas razones, entre ellas la oportunidad de compartir lo que escribo, de que llegue a la gente. Tambi√©n porque el premio es la continuidad de la hermosa labor de Joaqu√≠n Osorio como promotor cultural. La entrega ocurri√≥ en Ediciones La Luz, que es un lugar m√°gico con un equipo de trabajo maravilloso (y me quedo corta). Tuvo adem√°s jurado de lujo de poetas holguineros. Fue todo un sue√Īo, uno completamente inesperado, porque todo es tan nuevo para m√≠ que por mi cabeza no pas√≥ que pudiera ganar.¬†¬†

En tu vida como artista, ¬Ņexiste alg√ļn momento significativo que haya marcado un antes o un despu√©s?

Hay dos momentos: participar en el programa Mentoras Creativas para mujeres en las industrias creativas, fui Mentee en el a√Īo 2021, y eso me dio much√≠simas herramientas de trabajo, sobre todo para auto percibirme como artista, como escritora. Definitivamente este premio es otro instante significativo, porque me ha llenado de alegr√≠a, me ha acercado a gente talentosa y buena.

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es Rebeca?

Rebeca es una escritora, una mujer sentipensante, de mente inquieta, que siempre está creando. Es una mujer que cree en el mejoramiento humano y que todo lo hace con mucho amor. Es una profesora que adora a sus estudiantes y que le gusta retarlos para que crezcan. Es una cubana, una holguinera que ama su tierra y que le encantaría que se aprovecharan todas sus potencialidades para su desarrollo. Rebeca es una mujer que ama a su familia y que a veces es demasiado sensible.


Delf√≠n Prats, del otro lado de la pared del sue√Īo

Delfín Prats ha transitado en sus versos los caminos de la luz y la belleza. El poeta sabe que se asomaron mucho más allá/ellos vieron/del otro lado del horizonte/abrirse las constelaciones.

Su poesía ha marcado a más de una generación de escritores, especialmente jóvenes, que sienten cercana la obra de este autor que ha penetrado en las interioridades de la isla, la fe y la belleza de lo efímero para entregarla en su magnitud. Delfín antes del Premio Nacional de Literatura, que desde hace mucho tiempo merecía, ya era un autor necesario por la obsesión dialógica de la palabra y su calado en el corpus lírico nacional.

fotos Robert Raez

Han dicho que Delf√≠n es un lugar llamado poes√≠a, poeta mayor de Holgu√≠n al que han dedicado la 40 Semana de la Cultura Holguinera. Para orgullo de los holguineros los versos del poeta han resonado en estas jornadas en m√°s de un espacio, como tambi√©n amigos escritores han hablado acerca de su vida y su poes√≠a. Desde la sala de presentaciones Adelaida del M√°rmol, en el Centro Provincial de Libro y la Literatura, los poetas y amigos Luis Yuseff, Lourdes Gonz√°lez y Eugenio Marr√≥n abordaron diversos momentos de la vida y obra este bardo so√Īador, y su viaje por los dominios del verso.

‚ÄúEl compromiso es que los lectores, especialmente j√≥venes, contin√ļen leyendo a Delf√≠n, que no se agote su obra, ni sus versos‚ÄĚ, dijo Yuseff sobre el autor de ‚ÄúHumanidad‚ÄĚ. Tambi√©n record√≥ los momentos en los que la obra de Delf√≠n ha sido homenajeada por los autores j√≥venes: antes que se fundara Ediciones La Luz, sello de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Holgu√≠n, se public√≥ el plaquette Del otro lado del sue√Īo, antolog√≠a de miembros de AHS la dedicada al poeta mayor de la provincia; as√≠ como la creaci√≥n de la pe√Īa ‚ÄúAbrirse las constelaciones‚ÄĚ, por el escritor Gabriel P√©rez, un espacio que se mantiene y da nombre al sal√≥n de presentaciones de esta casa editora, adem√°s de titular una de las colecciones que publica en este sello a escritores in√©ditos.

fotos Robert Raez

Asimismo rememoró la entrega del Premio Maestro de Juventudes, que otorga la AHS a Delfín; y la publicación en 2011 de una Analekta con textos suyos, también por La Luz.

‚ÄúLos destinos de La Luz y Delf√≠n est√°n estrechamente ligados‚ÄĚ, a√Īadi√≥ Yuseff, quien coment√≥ sobre el proceso de creaci√≥n de la poes√≠a completa El brillo de la superficie, en el a√Īo que se celebr√≥ el 50 aniversario de hab√©rsele entregado el Premio David, as√≠ como la publicaci√≥n actual de Islas Gilbert, su √ļltimo poema; y la actual campa√Īa de promoci√≥n del libro y la literatura, inspirada en el √ćcaro inquieto de los versos del poeta.

Por su parte Lourdes Gonz√°lez y Eugenio Marr√≥n hablaron de la amistad y cercan√≠a con Delf√≠n. Marr√≥n destac√≥ cuanto aprendi√≥ de √©l y de la capacidad esc√©nica de sus versos: ‚ÄúDelf√≠n es un gran actor de la poes√≠a, convierte sus poemas en puestas en escena. Adem√°s es el amigo que ha estado en momentos cruciales, con su generosidad y afecto humano. Ese es tambi√©n el Delf√≠n que celebramos hoy con Premio Nacional de Literatura‚ÄĚ.

Como dijo el poeta e investigador Ronel Gonz√°lez, en el pr√≥logo del libro Temida polisemia. Estudio de la obra literaria de Delf√≠n Prats, publicado por Ediciones √Āncoras, de Isla de la Juventud, en 2016, la obra de Delf√≠n ‚Äúes la suma de las aspiraciones de un siglo que se extingue para que nazca otro, un tr√°nsito iluminado cuya mayor gloria es haber estado cara a cara y establecido un di√°logo intemporal con las esencias de la poes√≠a‚ÄĚ.


Premio Nuevas Voces de la Poesía 2022 para Rebeca Torres

La joven escritora holguinera Rebeca Torres Serrano recibi√≥, en el sal√≥n ‚ÄúAbrirse las constelaciones‚ÄĚ de Ediciones La Luz, sello de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Holgu√≠n, el 27 Premio Nacional Nuevas Voces de la Poes√≠a, por su poemario ‚ÄúCorte angosto‚ÄĚ.

El jurado, integrado por José Luis Serrano, Ghabriel Pérez y Luis Yuseff, luego de valorar cerca de 20 cuadernos presentados a concurso, decidieron otorgar por unanimidad el Premio a este texto por el dominio de los códigos del género desde una visitación moderna y la indagación en la existencia del ser social que es su autora, una mujer del siglo XXI.

Este cuaderno ‚Äďsubrayaron en el acta‚Äď resalta una voz traspasada por un tono incisivo, ir√≥nico y directo, que articula con efectividad los cuerpos po√©ticos que lo integran. Adem√°s, el jurado destac√≥ la calidad de una buena parte de los cuadernos, entre ellos los titulados ‚ÄúEl sol que me falta‚ÄĚ, ‚ÄúGaler√≠a de rostros‚ÄĚ, ‚ÄúNecesidad l√≥gica‚ÄĚ y ‚ÄúDetr√°s de mi cabeza‚ÄĚ. El poemario ganador ser√° publicado por Ediciones La Luz en su colecci√≥n Analekta.

La entrega del Premio Nuevas Voces de la Poes√≠a permiti√≥, asimismo, reconocer la labor de promoci√≥n de Joaqu√≠n Osorio Carralero, fundador de este certamen a favor de la poes√≠a cubana, y merecedor del Premio Nacional de Promoci√≥n de la Lectura ‚ÄúRa√ļl Ferrer‚ÄĚ.

Organizado por la AHS en Holguín y el Centro Provincial del Libro y la Literatura, el Premio se dedicó a la obra de Silvio Rodríguez, miembro fundador del Movimiento de la Nueva Trova.

Fotos Facebook de Ediciones La Luz

Creado en 1992 como ‚ÄúConcurso Nuevas Voces de la Poes√≠a en Holgu√≠n‚ÄĚ y coordinado durante 25 a√Īos por Joaqu√≠n Osorio, este certamen contribuye a la promoci√≥n de los autores in√©ditos en el panorama nacional. Desde 2018 el concurso extendi√≥ su convocatoria a todo territorio nacional, con el nombre de ‚ÄúNuevas Voces de la Poes√≠a Cubana‚ÄĚ, incorpor√°ndose al sistema de premios que realiza la Asociaci√≥n en Holgu√≠n y el pa√≠s.

Fotos Facebook de Ediciones La Luz

La AHS en Holguín convoca al Concurso Nuevas Voces de la Poesía

La sección de Literatura de la AHS y el Centro Provincial del Libro y la Literatura en Holguín, invitan a los interesados a participar en el Concurso Nacional Nuevas Voces de la Poesía 2022.   

En el certamen, en el que se homenajear√° la obra del reconocido cantautor Silvio Rodr√≠guez en ocasi√≥n de su natalicio, el pr√≥ximo 29 de noviembre, pueden participar con un poemario de tema libre, con una extensi√≥n entre diez y quince cuartillas, todos los autores residentes en el pa√≠s, sean o no miembros de la AHS, menores de 35 a√Īos y que no tengan obra publicada.

Los trabajos serán enviados al correo electrónico: nuevasvoces2022@gmail.com, con seudónimo y los datos del autor y el modo de localización, en documento aparte, como plica.

Un jurado, integrado por prestigiosas figuras de las letras cubanas dará a conocer el fallo el día 29 del propio mes. El plazo de admisión vence el 15 de noviembre próximo. Un diploma acreditativo, una colección de libros y la publicación de la obra ganadora por el sello Ediciones La Luz, de la AHS en Holguín, en su colección Analekta, constituye el premio del Concurso.

Adem√°s otras instituciones culturales de la provincia entregar√°n premios colaterales el d√≠a de la premiaci√≥n, que se realizar√° en el Sal√≥n ‚ÄúAbrirse las constelaciones‚ÄĚ de Ediciones La Luz.

Fundado en 1992 como Concurso Nuevas Voces de la Poes√≠a en Holgu√≠n y coordinado por el promotor literario Joaqu√≠n Osorio, Premio Nacional de Promoci√≥n de la Lectura Ra√ļl Ferrer, contribuye a la promoci√≥n de poetas que a√ļn no son visibles en el panorama literario.

Desde 2018 extendi√≥ su convocatoria al territorio nacional con el nombre de ‚ÄúNuevas Voces de la Poes√≠a Cubana‚ÄĚ, incorpor√°ndose al sistema de premios de la AHS en el pa√≠s. Lo han obtenido escritores como Jos√© Luis Serrano, Luis Yuseff, Mois√©s May√°n y Rubiel G. Labarta.


N√°car en los dedos de los libros

Solo hay que conocer su obra para saber cu√°nto esplende Lisett D. P√°ez Cuba. Y en este esplendor no incluyo solo el talento, sino tambi√©n su humanismo, su capacidad para la fe y el asombro, su infinito abrazo a la poes√≠a de la vida cotidiana. Lisett D. P√°ez Cuba (Lisy para sus amigos) es una voz que, sin duda, cantar√° en los o√≠dos de los lectores para dejar en ellos el recuerdo de la m√ļsica de sus palabras.

cortesía de la entrevistada

¬ŅCu√°ndo decidiste que la literatura iba a ser el camino que acompa√Īar√≠a tus pasos? ¬ŅPor qu√© elegiste la literatura como v√≠nculo de comunicaci√≥n con el otro?

Desde ni√Īa siento pasi√≥n por la escritura. A los 12 a√Īos escrib√≠ un cuaderno de versos rimados que sol√≠a leer a mi abuelo paterno. Y aunque pens√© optar por Filolog√≠a como carrera universitaria, matricul√© Derecho por razones de fatalismo geogr√°fico: soy una pinare√Īa que no quiso irse a estudiar a La Habana. No obstante, el deseo de escribir siempre estuvo latente en m√≠, hasta que en diciembre de 2019 ingres√© al Taller Baraga√Īo, de la Casa de Cultura en Pinar del R√≠o. A partir de entonces comenz√≥ mi era escritural.

Escog√≠ la escritura porque es una forma de compartir las ideas que pueblan mis sue√Īos. Reconozco que esta es mi verdadera vocaci√≥n y mi refugio. Incluso, he confesado antes que el Derecho es mi esposo, el padre de mis libros, mis art√≠culos; el hombre con el que estoy casada, mas no el amor de mi vida. Ya he advertido en ocasiones que, por suerte, el Derecho y la Poes√≠a tienen algo en com√ļn: el poeta intenta hacer justicia a trav√©s de sus versos.

cortesía de la entrevistada

¬ŅCu√°les son tus principales influencias creativas?

En narrativa prefiero a García Márquez, Isabel Allende, Cortázar, Galeano y Fleur Jaeggy. En poesía, aunque crecí declamando versos de Buesa, Neruda, Sor Juana y otros poetas latinoamericanos (que eran mis preferidos en la adolescencia), con más tiempo de lecturas descubrí que mi genealogía poética la he encontrado en autores como César Vallejo, Rainer María Rilke y Wislawa Szymborska. En el caso cubano, los que más han calado en mí y me llevan a un estado hipnótico resultan ser José Martí, Dulce María Loynaz y Sergio García Zamora.

¬ŅQu√© te mueve a escribir? ¬ŅQu√©, en el mundo real, te sirve de material para alimentar la ficci√≥n?

El mundo en s√≠ mismo. Cada proceso cotidiano es mi fuente de inspiraci√≥n. Estar frente al espejo desenred√°ndome el pelo me llev√≥ a escribir El enredo, texto con el cual empieza el poemario premiado, a trav√©s de un s√≠mil: ‚ÄúEscribir poes√≠a es como desenredar un cabello h√ļmedo‚Ķ‚ÄĚ. Asimismo, estar esperando el √≥mnibus una ma√Īana para ir a la Universidad me hizo pensar en un poema como Parada de autob√ļs, que ofrece un paralelismo metaf√≥rico con el proceso editorial, tal cual esos libros que esperan (sentados) por la publicaci√≥n que ha de llegar.

Mi profesi√≥n es otro incentivo constante para escribir. El Derecho es una fuente inagotable de temas y motivos. De la influencia jur√≠dica y de esa confrontaci√≥n entre la jurista y la escritora que soy, nacieron textos como Judicatura y Abogac√≠a, declarando mi devoci√≥n expresa por la literatura cuando escrib√≠: ‚ÄúYa no soy la abogada litigante. Soy lectora en privaci√≥n de libertad. Busco un verso inocente que me salve‚ÄĚ.

cortesía de la entrevistada

¬ŅC√≥mo definir√≠as tu estilo?

Eso mejor lo dejo a la crítica. Soy pésima para autodefinirme. Grosso modo pudiera adelantar que en narrativa me siento surrealista y en poesía, ultra romántica. Suelo tener un tono reflexivo y en ocasiones pasional. Pienso que he sido más bien una escritora emotiva con tendencia marcada a la poesía intelectiva.  

Y tu proceso creativo, ¬Ņc√≥mo transcurre?

La narrativa, el teatro y otros géneros (no poéticos) requieren más dedicación: sentarme en el buró de mi cuarto, estar muy concentrada, exprimir neuronas. Sin embargo, la poesía infantil y la poesía para adultos surgen más espontáneas: ideas que me invaden de repente y tengo que correr a anotarlas. A veces hasta me he levantado de madrugada con versos estructurados ya en la mente y debo escribirlos para no olvidarlos.

Una curiosidad propia es que al crear poemas generalmente empiezo por el √ļltimo verso. Casi siempre es el primero que se me ocurre. S√≠, empiezo los poemas al rev√©s, de abajo hacia arriba, como si la sentencia final ya estuviera predeterminada, como si supiera de antemano a d√≥nde quiero llegar. Y raramente termino un texto la primera vez. Como m√≠nimo mis poemas requieren tres sesiones: las ideas repentinas sobre el papel, el pensamiento articulado para dotar de estructura l√≥gica ese campo sem√°ntico y la revisi√≥n detallada tras la cual nace, finalmente, el poema.

cortesía de la entrevistada

A tu criterio, ¬Ņun escritor tiene que ser necesariamente un buen lector o basta con que sea un buen int√©rprete de su propia realidad?

En absoluto: un buen lector. No basta con interpretar la realidad propia, necesitamos leer c√≥mo otros la han interpretado, nutrirnos de la savia po√©tica precedente. Justo cuando descubres que en la lectura est√° el secreto empiezas a avanzar como poeta. A m√≠, por lo menos, la lectura me contagia de escritura. En verdad mientras m√°s leo, m√°s quiero escribir. Es curioso porque en el poemario La de abajo constantemente defiendo esta tesis, a tal punto que declaro: ‚ÄúSol√≠a devorar trozos de n√°car en los dedos de los libros. Hace un tiempo dej√© la tentaci√≥n de onicofagia, el mero conformismo a los exergos‚ÄĚ. Este sentido l√ļdico entre el proceso escritural y el nutritivo contin√ļa m√°s adelante cuando afirmo: ‚ÄúLa energ√≠a que el est√≥mago transforma en energ√≠a. La lectura que la mente transforma en escritura (‚Ķ) Un desnutrido nada podr√≠a escribir‚ÄĚ.

¬ŅCu√°l es el lugar que ocupa el escritor en el mundo contempor√°neo?

A decir de Garc√≠a M√°rquez, el oficio de escritor es el m√°s solitario del mundo. As√≠ lo percibo yo: como un solipsista que se a√≠sla de s√≠ mismo para terminar acompa√Īando las soledades ajenas. Gracias a √©l, ‚ÄúUn lector es el blanco de la refracci√≥n. Recibe toda la luz que proviene desde el fondo de una sombra‚ÄĚ. As√≠ tambi√©n declaro en otro de mis poemas, que el escritor no trabaja propiamente para s√≠, porque la obra no es propiedad suya: ‚ÄúPertenece a los lectores, a los m√°s necesitados‚ÄĚ. Por tanto, a mi juicio, el escritor tiene ante todo una funci√≥n social, una especie de compa√Ī√≠a anticipada a esas almas que necesitan recrear, resemantizar o evadir la realidad.

cortesía de la entrevistada

¬ŅQu√© tipo de colaboraciones con otros artistas te interesar√≠an en tu vida creativa?

Me encantar√≠a musicalizar poemas, escribir textos para canciones. Es algo que ya he sentido de manera espont√°nea al tatarear en voz baja canciones que se han quedado escritas en el bloc de notas de mi tel√©fono m√≥vil. Me ilusiona tambi√©n la idea de libros ilustrados para los poemarios infantiles que ya tengo listos; y de manera especial me llama la atenci√≥n la poes√≠a ecfr√°stica, tener un cuaderno propio al estilo de Los Rembrandt L’Hermitage de Fina Garc√≠a Marruz. Estas son algunas de las im√°genes que ya me han conmovido alguna vez.

Por √ļltimo, confieso otra de mis quimeras. Sue√Īo con una Academia Cubana de Poes√≠a. Imagino un espacio de confluencia de j√≥venes de todo el pa√≠s, un escenario formativo donde la escritura de poemas sea un proceso consciente y guiado por profesionales con experiencia y experticia, donde sesionen talleres frecuentes de creaci√≥n y cr√≠tica literarias. A su vez, pudiera pensarse en un Centro de Estudios sobre la Poes√≠a Cubana, dedicado por ejemplo, entre otros temas, a uno de los conceptos que hace alg√ļn tiempo aguza mis sentidos: las comunidades po√©ticas. De tal suerte, se brindar√≠a la oportunidad de formaci√≥n acad√©mica a aquellos que, con dificultad, avanzan desde la empiria.

cortesía de la entrevistada

Eres una autora que juega con dis√≠miles g√©neros (la poes√≠a, el teatro, la narrativa, la literatura infantil, etc.), ¬Ņpor qu√© te interesa cruzar esas fronteras gen√©ricas?, ¬Ņqu√© nuevas visiones otorga ese cruzamiento a tu escritura? ¬ŅExiste alg√ļn g√©nero que no te interesa o que no te atrever√≠as a abordar?

Nadie ama lo que no conoce. Por tanto, un primer paso para saber si algo nos interesa de verdad, es acercarnos. De ah√≠ que las pautas creativas (orientadas en cada clase del Laboratorio de Escrituras al que pertenezco) me ayudaran a encontrarme verdaderamente como autora, a descubrir y tambi√©n a desechar. Por ello confieso que me interesan las fronteras gen√©ricas como mismo me interesan las fronteras espaciales, y que conste: adoro viajar. Toda exploraci√≥n en la escritura creativa es enriquecedora, es una forma de entender los vasos comunicantes entre el verso y la prosa, lo interesante que puede resultar el empleo de una didascalia en poes√≠a o la inserci√≥n de un poema en una obra de teatro. Y para responder a la tercera pregunta: el g√©nero con el que menos me identifico es la ciencia ficci√≥n. Honestamente es el √ļnico en el que me cuesta imaginarme.

cortesía de la entrevistada

¬ŅCu√°les son las principales ventajas que el mundo contempor√°neo le puede ofrecer a un artista, y cu√°les los principales h√°ndicaps?

¬ŅVentajas? Much√≠simas: divulgar obras con celeridad a trav√©s de las redes sociales, publicar en cualquiera de los sitios y revistas disponibles en la web, diversificar formatos de libros digitales (Epub, audiolibros, podscats) y optar por las m√ļltiples convocatorias de cert√°menes nacionales e internacionales.

¬ŅH√°ndicaps? El riesgo de la publicaci√≥n prematura sin la suficiente madurez literaria, la preferencia por los premios antes que por los libros valiosos, las ofertas tentadoras de ‚Äúlos editores can√≠bales‚ÄĚ, el saldo que supone la mercantilizaci√≥n de la literatura: el sello del mercado por encima del sello de la calidad.

cortesía de la entrevistada

El a veces dif√≠cil recorrido de los premios literarios ha comenzado a abrir sus puertas para ti. Acabas de obtener el Premio David de Poes√≠a en su m√°s reciente edici√≥n. ¬ŅCu√°les son los beneficios puntuales que un premio puede otorgarle a un autor novel como t√ļ?

Primeramente he recibido el beneficio de la crítica especializada: pasar esa prueba de fuego que implica ser juzgada por reconocidos escritores como Rafael Acosta de Arriba, Carmen Serrano Coello y María Liliana Celorrio Zaragoza. En segundo orden, advierto la gran oportunidad de publicar mi poemario por Ediciones Unión y socializarlo en lo adelante por toda Cuba. Ahora me falta el beneficio más gratificante y a la vez el más complejo: el de ser leída por mis contemporáneos y someterme al verdadero juicio, el juicio del lector.

¬ŅPuedes adelantarnos un poco de los temas que pueblan el imaginario de tu libro ganador del David?

El poemario La de abajo no constituye una referencia vulgar (como pudiera parecer), sino un t√≠tulo elegido como intertexto con la novela de la revoluci√≥n mexicana Los de abajo, de Mariano Azuela. Fue un amigo fil√≥logo y maestro zamoriano quien me ayud√≥ a descubrir que la po√©tica del espacio atraviesa todo el conjunto: drones que ‚Äúobservan como esp√≠as desde arriba los sue√Īos que se duermen desde abajo‚ÄĚ, un testamento conmovido porque ‚Äúel esp√≠ritu del testador se eleva al cielo mientras la tierra empieza a descomponer la carne‚ÄĚ, o aquel Hiperi√≥n que ‚Äúsue√Īa cada noche con la sola compa√Ī√≠a de lechuzas, aunque las lechuzas no vuelen tan alto‚ÄĚ.

El cuaderno en general ofrece una especie de paralelo entre la literatura y la vida, al exhibir binomios tales como la mujer-palabra o el amante-libro, pretextos escogidos para develar pasiones humanas a trav√©s de la escritura. Pudiera exponer temas abordados en el poemario como la lectura, la poes√≠a, la muerte, la soledad, y a su vez motivos elegidos en su correlato, tales como la luz, una ni√Īa, la clonaci√≥n, los p√°jaros, entre otros. Debo reconocer adem√°s una constante referencia (que abordo, a criterio de algunos, de manera sensual o er√≥tica): la de una mujer de ciencias que es constantemente emplazada por una mujer de letras. Tal es as√≠ que uno de los poemas naci√≥ justo la noche que deb√≠a arbitrar un art√≠culo cient√≠fico, pero un hombre de papel me sedujo y termin√© describiendo un servicio de lavander√≠a a su favor; a tal punto que: ‚ÄúCasi amanece cuando empiezo a doblar los uniformes‚ÄĚ.

cortesía de la entrevistada

En tu vida como artista, ¬Ņexiste alg√ļn momento significativo que haya marcado un antes o un despu√©s?

Definir√≠a dos momentos clave en mi vida como artista. Ambos se asocian a la incursi√≥n en nuevos g√©neros y coincidentemente corresponden al a√Īo 2021. Justo ahora descubro que este es un a√Īo crucial en mi vida como escritora.

El primero de estos momentos data del mes de marzo, cuando llegu√© al ‚ÄúLaboratorio de Escrituras Encrucijada‚ÄĚ. All√≠ te conoc√≠ (v√≠a WhatsApp), Elaine Vilar Madruga, a ti que hoy tienes la dualidad de profesora y entrevistadora. Fue as√≠ que, al cumplir los ejercicios de tarea semanales, empec√© a diversificar mi producci√≥n literaria m√°s all√° de la poes√≠a: me abalanc√© sobre el teatro, la cr√≥nica, e incluso la novela, que para algunos es el gran amor de los escritores. El Laboratorio representa en mi caso una gran escuela y a la vez un fraterno equipo de amigos, una suerte de complicidad l√≠rica.

El otro punto de inflexión en mi vida como escritora lo ubico en octubre de 2021, cuando me acerqué a la obra de Sergio García Zamora. Leer La Canción del Crucificado, Los conspiradores, Los uniformes, Diario del buen recluso y Los maniquíes enfermos, cambió mi forma de sentir y de entender la poesía. Inclusive, confieso que anteriormente yo solo había escrito verso rimado; de hecho, me creía incapaz de hacer verso libre o prosa poética. Sin embargo, al leer y estudiar a Sergio me animé por estas nuevas formas y sobre todo por esa especie de poesía con ingenio que él logra de manera excepcional. Pudiera decir que en este poeta del centro de la Isla encontré mi verdadera serendipia literaria.

¬ŅCu√°l es el libro que te falta por escribir?

A t√≠tulo personal tengo pendiente ‚ÄúLa historia de mi infancia‚ÄĚ, los relatos de la ni√Īa que so√Īaba ser bailarina, daba clases a sus mu√Īecas guiada por un atlas de Geograf√≠a y pasaba noches en un portal junto a su abuelo paterno, esperando ver las lechuzas en el tejado.

A título profesional me falta incursionar en un libro de ensayos. Como investigadora de Ciencias Sociales es una deuda que tengo conmigo misma, algo que en verdad me llama la atención y creo poder asumir sin grandes pesares.

¬ŅCu√°l es el libro que ya has escrito y que sientes que a√ļn no le ha llegado su tiempo?

‚ÄúEl hombre sin ombligo‚ÄĚ es un libro que termin√© desde 2017. Es un poemario autobiogr√°fico y esa es la raz√≥n por la cual a√ļn no me animo a compartirlo. Adem√°s, es un texto muy incipiente, un cuaderno escrito en verso rimado, dividido en dos cap√≠tulos que no rebasan los 60 poemas. Quiz√°s lo publique alg√ļn d√≠a, siempre alegando la ingenuidad de haberlo escrito como una poeta novel.

¬ŅQu√© libro preferir√≠as nunca escribir?

La profecía de mi muerte o un libro por encargo.

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es Lisy?

Una ni√Īa consentida en casa y, parad√≥jicamente, una consagrada Vicedecana en la Universidad. La profesora de Derecho que alterna sesiones con la escritora sentipensante. Ambas viven dentro de m√≠. Y de todas las mujeres que me habitan, la que m√°s me domina es aquella que tiene una gran fe en Dios, esa que suele repetirle con frecuencia a sus amigos: ‚ÄúEl cielo gobierna‚ÄĚ.


Una mujer que se desnuda ante la realidad imperfecta

Anisley Fern√°ndez D√≠az es la poeta salvaje, la ni√Īa terrible que juega entre los versos, la mujer desnuda en las metaf√≥ricas calles de una ciudad en vilo. Se abre paso en el mundo a golpe de poes√≠a limpia. Cuando se dialoga con ella, a pesar de la distancia, se siente el aroma de algunas palabras indispensables.

En la escritura, en la creaci√≥n, ¬Ņqu√© consideras sea esencial o indispensable?

El escritor debe ser ego√≠sta consigo mismo en cuanto a exigencia, transparencia y sentir. Hay que replantearse constantemente el ¬ęyo sensorial¬Ľ, el ¬ęyo biopsicosocial¬Ľ porque la vida consiste en movimiento. Todo se mueve, se trastoca, muta, evoluciona. En la literatura de hoy d√≠a no es diferente. Ese completo desorden de todos los sentidos debe ser una m√°xima, o la rebeli√≥n al mirar la rosa hasta que se pulvericen los ojos, nos dir√≠a Rimbaud, el poeta maldito que revolucion√≥ su tiempo.

fotos cortesía de la entrevistada

¬ŅConsideras la poes√≠a el epicentro de tu vida creativa?

Muchos escritores de la ¬ęgeneraci√≥n de oro¬Ľ observan a los poetas noveles como un insumo m√°s de la actual ¬ęgeneraci√≥n androide¬Ľ o ¬ęde la Internet¬Ľ. En cambio yo me cuestiono diariamente el funcionamiento y accionar de los talleres literarios, los concursos y las editoriales en Cuba. ¬°Y ese antagonismo tambi√©n es poes√≠a! La poes√≠a nos rodea, nos inunda en escenarios reales y ficticios, consciente o inconscientemente. Es una iron√≠a la vida, mi poes√≠a tambi√©n. Existe un Plan Divino, una Ley de Atracci√≥n. Ser√≠a poeta de cualquier manera, hoy, antes y despu√©s. Amo la textura, el color y el olor de los libros de poes√≠a de cualquier √©poca. Amo tomar una hoja en blanco con ese impulso divino que nos lleva al cl√≠max m√°s visceral, m√°s sentido.

¬ŅC√≥mo descubres la vocaci√≥n hacia la literatura?

No s√© explicarlo. Puedo decirte que con tres a√Īos les declamaba a mis vecinos los Versos Sencillos de Jos√© Mart√≠. A los 10, constru√≠ muchos poemas rimados, cada uno con un dibujo, mientras mi infancia transcurr√≠a en el coro de Belkidia L√≥pez Fundora, y m√°s tarde en la Escuela Provincial de Arte ¬ęBenny Mor√©¬Ľ, en mi querida Cienfuegos: moraba junto a mis cuadernos de m√ļsica otra libreta con apuntes personales y frases de autores. Creo que fue mi profesor de Espa√Īol Literatura del pre, Tom√°s Aparicio, quien me descubri√≥. Yo le ense√Īaba mis textos (sin la m√°s remota idea de lo que escrib√≠a) y √©l sonre√≠a, me dec√≠a ¬ęla er√≥tica¬Ľ y que deb√≠a estudiar Periodismo. Me dio adem√°s el norte amigo que diagnostic√≥ lo que en aquel entonces era una prosa po√©tica: Jes√ļs Candelario Alvarado, gran poeta y narrador cienfueguero.

fotos cortesía de la entrevistada

¬ŅTiene la literatura/la poes√≠a la capacidad de transformar lo real, en lo micro o lo macro?

Siempre. Hay una triada de oficios indisoluble en toda creación artística: poeta/pintor/escultor. Yo la extendería a una cuarteta con la parte musical que le corresponde a la poesía. Y a la coraza del humanismo. Somos artífices todos los seres humanos pero no todos somos artistas. El escritor/poeta es un restaurador (pintor o escultor) que talla, pule, perfila, acomoda, ensancha, embellece, limpia y ordena desde la espiritualidad una hoja en blanco hasta convertirla en una obra de arte. Desde la intención de tomar la hoja hasta la cumbre de la realización hay un proceso mágico que llegó a deslumbrar al mismísimo psicoanálisis freudiano. Un escritor/poeta es un ente creador de mundos (de lo macro y lo micro). Desde la especialidad que estudié como médico, lo macro es el órgano, pieza fresca evidente, normal o patológica. Y lo micro es la imagen al microscopio en toda su gama multiforme y multicolor de procesos y estructuras increíbles. Lo macro se expande sobre la base de lo conocido. Lo micro, a mi entender, consume la abstracción y responde a lo macro pues deviene en el don de la imaginación, en el juego de las invenciones que pretende convencer y hechizar al lector.

Para llegar a ese lector que mencionas, ¬Ņcu√°les son tus principales herramientas?

La intriga y lo confesional: puedo moverme en ambos l√≠mites, pero con iron√≠a. El esc√°ndalo po√©tico desde cualquier tem√°tica. El erotismo. La s√°tira. Casi siempre pretendo enga√Īarlo o jugar con su imaginaci√≥n. Pasar inadvertida, impredecible, o semi dicha. Este tipo de escritura me apasiona.

fotos cortesía de la entrevistada

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo? ¬ŅExiste alguna singularidad de √©l que puedas contarnos?

Me sucede algo muy eruptivo, como si la fibra card√≠aca se abriera literalmente o me saliera un repentino ¬ęrash encef√°lico¬Ľ. Mi mente se torna muy revolucionaria: me llegan palabras muy rebeldes, como desobedientes, desde lugares m√°gicos, incluso t√©rminos que desconozco y tienen que salir. Cuando voy al diccionario… ¬°funciona! ¬°Eran esas las palabras que iban justo ah√≠!

Cuando dialogas con escrituras previas a la tuya, por ejemplo, con los cl√°sicos de todos los tiempos, ¬Ņde qu√© manera te acercas a ellos? ¬ŅHay que desmitificar a los cl√°sicos para poder tocarlos? ¬ŅEl respeto hacia lo creado anteriormente es un freno o sirve como motor de impulso?

Respeto bastante a los llamados ¬ęcl√°sicos u obras cl√°sicas¬Ľ aunque no soy asidua a lecturas volum√©tricas. Respeto a los escritores de todo tipo y √©poca. T√ļ y yo podr√≠amos ser ¬ęlas cl√°sicas¬Ľ en el siglo XXX y est√° bien. No creo, por tanto, en los frenos. Todo tiempo es valioso, dif√≠cil y limitado. Todo buen escritor siempre tendr√° algo que decir y no pasar√° sin dejarnos algo: por peque√Īo que sea, es lo mejor que pudo dar.

¬ŅC√≥mo valoras la competitividad en el plano art√≠stico: un mal necesario, un bien necesario?

Es parte del proceso creativo. Hay demasiada selectividad y jueces por doquier: ojos, lenguas, manos… Lo importante es superarnos, crecer, divertirnos y divertir. Perdonarnos y perdonar. Ofrecer el espacio oportuno al talento de cualquier edad, al estudio, al trabajo en equipo. Transformar la idea de los concursos en espacios para aprender y compartir me resulta m√°s necesario y provechoso que lanzarse al estr√©s de los concursos inventados por ¬ęalgo¬Ľ o ¬ęalguien¬Ľ para la estratificaci√≥n de los autores, como si fueran clases sociales. Quisiera que los autores regalaran sus libros. Leonardo da Vinci muri√≥ y La Gioconda es pr√°cticamente invaluable. Los buenos libros deber√≠an ser as√≠, sagrados.

fotos cortesía de la entrevistada

¬ŅSientes que los premios transforman, por necesidad, la vida de los creadores que los reciben?

Ciertamente, los premios marcan un estatus, un mejoramiento, e incluso ciertos poderes, pero no definen el talento o conocimiento de un creador. La personalidad polimorfa de los jurados que otorgan influye m√°s en ese sentido. Depende del creador en cuesti√≥n: puede disfrutar el premio consciente de su esfuerzo y labor o puede disfrutarlo enga√Īado de s√≠ mismo.

¬ŅQu√© resulta, a tu criterio, lo m√°s interesante de la creaci√≥n joven en estos momentos?

Es interesante la tendencia a replicar un estilo, un esquema de brevedad y concisi√≥n, cuando los libros actuales de teor√≠a abogan por que no existen reglas absolutas al escribir. Sin embargo, hay j√≥venes (me incluyo) que descartan estos patrones de procedencia m√°s bien editorial y defienden su poema/borrador, se resisten a eliminar palabras, contin√ļan seducidos por el lenguaje coloquial y de alguna manera lo preservan. Esto nos da autonom√≠a, una voz propia y que pretende conservar a√ļn la creatividad. No hay por qu√© ¬ęrecortar¬Ľ un poema. ¬ŅAcaso puede recortarse una canci√≥n, un cuadro? El arte es belleza. La belleza es muy libre ante el ojo apreciador, pero ser√° arte cuando se combinan talento y la m√°s sincera introspecci√≥n del artista.

Si tuvieras que definir tu poes√≠a en pocas palabras, ¬Ņcu√°les eligir√≠as?

Lo har√≠a precisamente como en ¬ęMETAPOIESIS¬Ľ, poema ganador en los Juegos Florales Cienfuegos 2021:

¬ęLa noche, el mar, mi cuerpo/

y en mi mano un licor, un pan mohoso, un cigarro/ es mi poema…¬Ľ

fotos cortesía de la entrevistada

¬ŅQu√© palabra te parece la m√°s po√©tica del mundo?

El primer nombre de mi hijo: ¬°Allen!

En tu poes√≠a, ¬Ņcu√°les temas viajan a bordo?

Me fascinan las met√°foras sensoriales, esas que erizan la piel. Trato de sentirlas desde temas como el amor/ desamor/ erotismo, vinculando im√°genes de la naturaleza y t√©rminos m√©dicos. Tengo un cuaderno en construcci√≥n que tambi√©n refleja la mujer que soy, la mujer cubana de estos tiempos bajo el influjo de la violencia dom√©stica y psicol√≥gica. Desde lo confesional suelo ser la er√≥tica o la ni√Īa maldita. A veces ¬ęuna anciana fr√°gil/ una anciana que observ√≥ las calles reciclando las energ√≠as…‚ÄĚ

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es Anisley?

Anisley se promete salvaje, como diría una amiga. Es la mujer que se desnuda ante su realidad imperfecta. Madre soltera, dolida por las leyes y estigmas de la sociedad y el tiempo que vive. Dramática, intensa, coqueta. Es la mujer que pretende más que trascender dejar una noción de su voz, su escritura muscular, el olor de su cuerpo por alguna calle de la isla que conduzca al mar.


Ojos para mirar los paraísos azules de Martha

¬ŅSabes de ese momento en el que te quedas pensando, c√≥mo es posible que no lo hubiese le√≠do antes? Bueno, algo as√≠ pas√≥ aquella ma√Īana de jueves (no s√© por qu√© siempre es jueves cuando descubro cosas). M√°s a√ļn cuando sabes de ese autor, cuando no resulta del todo un ‚Äúno escuchado antes‚ÄĚ, cuando incluso han interactuado en alg√ļn que otro espacio. Pero, me agrada que jam√°s hubi√©semos cruzado ni medio saludo, nada. Tengo la firme convicci√≥n de que prefiero no conocerlos. Agradezco llegar a sus obras despojada de todo juicio previo, sin saber c√≥mo luce su rostro, ni c√≥mo sonr√≠e, ni el sonido de su voz, sin nada que matice. En asuntos de este tipo detesto los matices, pero no es un privilegio del que goce mucho √ļltimamente, sobre todo con los autores m√°s j√≥venes. Y para mi fortuna, as√≠ llegu√© a los dos primeros libros que le√≠ de Martha Acosta √Ālvarez: Ojos para no ver las cosas simples, Premio Celestino de Cuento, 2018, Ediciones La Luz, Holgu√≠n; y P√°jaros azules, Premio Pinos Nuevos, 2016, publicado por Letras Cubanas. Ambos los consegu√≠ en la reci√©n Feria Internacional del Libro de La Habana, 2022. Recuerdo que cuando encontr√© el segundo enseguida me remont√© al primero, hab√≠a fijado el nombre de su autora y lo compr√© sin pensarlo. Obviamente la sab√≠a una narradora cubana contempor√°nea, cercana a mi generaci√≥n. Ten√≠a referencias suyas, pocas, una vez m√°s, repito, toda una suerte seg√ļn mis gustos como lectora; pero algo siempre s√≠ he tenido claro, y es que: a nuestros colegas hay que leerlos, saber c√≥mo se mueve el quehacer literario que nos circunda, que nos est√° marcando como grupo, y en este caso, como en no pocos otros de los revisados los √ļltimos meses, sent√≠ orgullo de la joven narrativa de esta Isla po√©tica.

Una tarde de apag√≥n, quiz√°s un mes y pico despu√©s, comenc√© a leer Ojos para no ver‚Ķ y empezaron a clav√°rseme los dardos en la diana sensitiva de mis gustos literarios. A la ma√Īana siguiente me fui al dentista, ya saben, colas, siempre las benditas colas que aprovecho para leer as√≠ sea recostada a una esquina y comenc√© a llenar el libro de apuntes. Me preocupo cuando no tengo nada que marcar en los libros.

Leo para rese√Īar, porque amo hacerlo, para conocer las nuevas voces, (tambi√©n para de alguna forma estar clara de la competencia). Esta chica es una muy buena competidora. Me ha dado tremendo placer leerme este libro. Tiene un pulso firme, una limpieza estil√≠stica envidiable y un total dominio del lenguaje y sus bondades.

Escribí un viernes 3 de junio, sentada en el salón de espera de la Clínica Estomatológica, aguardando para sacarme una muela. Incluso, una vez dentro, boca abierta en lo que el dentista cargaba la jeringa con la anestesia y traían el instrumental, seguía yo pegada al libro, entre otras cosas para enajenarme de la situación. Así avancé luego ese mismo día por las ciento cinco páginas como analgésico alternativo ante el posoperatorio.

P√°jaros azules lo comenc√© poco despu√©s de haber devorado el primero y, sin temor a dudas, puede uno encontrarse el libro sin portada ni nada que haga alusi√≥n al autor y leer directamente desde el primer cuento: Ojos caleidosc√≥picos y reconocer a Martha enseguida tras aquellas p√°ginas. Existe una coherencia estil√≠stica en toda su obra, una homogeneidad admirable en sus textos, aunque pertenezcan a libros diferentes, que hace que funcionen como una especie de unidad indisoluble. Encontramos en su escritura toda, lo supe luego al leer el plaquet de poes√≠as Distintas formas de habitar un cuerpo (publicado tambi√©n por Ediciones la Luz, Premio de Poes√≠a El √°rbol que silva y canta, 2017), una serie de marcas de agua, presentes en sus creaciones, que basta saber apreciar para reconocerla as√≠ sea en versos sueltos o alg√ļn p√°rrafo de cualquiera de sus cuentos. Tiene todo un stock de recursos literarios que ubica en el momento justo, como si moldeara a mano los vaivenes de las narraciones, y digo esto e imagino unas manos finas pero firmes, de mujer deshabitada por la duda ante lo que hace, modelando un barro literario a su antojo una y otra vez, creando figuras sueltas que luego hilvana con paciencia de tejedora anta√Īa. No encontramos textos densos vanaglori√°ndose de ese stock de t√©cnicas, no, y eso el buen lector lo agradece; encontramos met√°foras llevadas sutilmente hasta lograr im√°genes claras, pero con la tremenda capacidad de golpearte el rostro de a tajo.

Sergio llegó a la casa. Abrazos, palmadas en la espalda, la voz retorcida por verse luego de tanto tiempo. 

El mar era un rect√°ngulo oscuro que adornaba la pared. Quieto. Manso. Dormido. Me sorprend√≠ tambi√©n vigilando al mar. Daba miedo que se despertara en alg√ļn momento, que rompiera su horizontalidad, que se irguiera y caminara hacia nosotros.

Habitación estrecha con vista al mar

(del libro Ojos para no ver las cosas simples)

 

Hoy vimos un p√°jaro azul y nos acordamos de la infancia, de la casa de tablones carcomidos por donde entraba la luz en los amaneceres. Los rayos col√°ndose por los agujeros de la madera hasta la pared. El polvo danzando en la luz, part√≠culas brillantes y locas que no se estaban quietas. Movimientos vivos. Peque√Īos seres m√°gicos que habitaban la luz, y por eso la luz era brillante. Entonces cre√≠amos que los rayos de sol eran cil√≠ndricos, que los cilindros eran las casas de las criaturas. Toc√°bamos la luz con la punta de los dedos, despacio, para no espantar a las criaturas, que se revolv√≠an al tacto de los dedos, como si sintieran cosquillas.

 

Escuchábamos a la tía Jimena haciendo sonidos de amanecer…

 

A veces creía que te estabas muriendo, y que la muerte te hacía bien. Daban ganas de morirse contigo.

 

Ojos para no ver las cosas simples

 

Es esta una se√Īora hecha de todas las tonalidades de la frustraci√≥n.

 Cámara lenta

Dif√≠cil pasar por Falsos genitales sin hacer una pausa antes de proseguir. Resulta una tarea ardua establecer una escala sensitiva, sobre todo eso, sensitiva, entre los seis cuentos que conforman su libro Premio Celestino. Por suerte, la literatura tiene esas clemencias al permitirnos concluir a cada quien seg√ļn queramos, seg√ļn nos convenga, seg√ļn sintamos, y yo decido hacer mi pausa en este texto. No aprecio una literatura con marcaje feminista en la obra de Martha, cosa que acoto no me parece ni bien ni mal, solo se√Īalo, sin embargo, es este un cuento que recrea un plano ficcional con una prostituta inflable que no por eso deja se sufrir en su sint√©tica piel los mismos males que una mujer cualquiera, m√°s all√° de a lo que se dedique.

Abro la puerta del apartamento.

Veo a la prostituta tirada en el suelo.

Irreconocible la prostituta. (Aquí una de las marcas de agua de la autora, ese rejuego con las palabras repetidas).

¬ŅQui√©n te hizo esto?, pregunto.

No contesta.

No quiere o no puede contestar.

El aire se le escapa a través de su piel de vinilo soldado.

La prostituta est√° rota.

Reventada.

Su cuerpo no se parece a su cuerpo.

Su rostro no se parece a su rostro.

No pide ayuda.

No quiere o no puede pedirla.

Los ojos de la prostituta lloran.

(…)

La prostituta se está desinflando en la sala del apartamento. (…)

Estalló por la costura.

Por alg√ļn lugar ten√≠a que estallar.

(…)

Va hasta el ba√Īo. (‚Ķ)

Se saca la vagina portable.

La mete debajo del chorro. (…)

La vagina portable se llena de agua.

Se desborda.

Desde la estructura en la que manej√≥ el texto hasta la originalidad de la idea, el enfoque en el que plante√≥ la situaci√≥n resultan interesantes puntos de vista. Dota a todo el compendio como de una especie de n√ļcleo ya que notamos en otros cuentos una construcci√≥n similar en las narraciones y al mismo tiempo se mantiene el ambiente literario, que si bien no se repite s√≠ persiste la uniformidad, siendo historias que, aunque marcadas por lo cotidiano, coquetean con el surrealismo y el absurdo.

En P√°jaros azules, el segundo libro de Martha Acosta al que me acerqu√©, aunque escrito primero que Ojos para no ver las cosas simples, supongo, dado el orden cronol√≥gico en el que ganaron los premios (aunque eso bien pudiera no significar darlo por hecho), el cuento que lo nombra tiene una relaci√≥n cercana con ese otro. Y aqu√≠ debo hacer un stop y repensar la sintaxis de la idea que quiero transmitir, ver√°n: el cuento Ojos para no ver las cosas simples hace referencia de alguna forma intr√≠nseca a P√°jaros azules. Invaden en ambos una sensaci√≥n poderosa de tristeza, de agobio tras tiempo de intentar encontrar soluciones. El mismo mal aqueja, y va enmascar√°ndose: El p√°jaro se va de la casa, se va, pero no se lleva la tristeza. La tristeza se ha metido dentro de la casa, rueda y florece en las paredes, se derrama desde el techo, mancha el tapiz del √ļnico sill√≥n que tenemos‚Ķ Y, casualmente, ambos textos dan t√≠tulo a los libros. ¬ŅQu√© complicidad traer√°n impl√≠cita? Cabe preguntarnos. Algo similar sucede con los poemas: Ese d√≠a que no tiene para cu√°ndo acabar y Distintas formas de habitar un cuerpo y el cuento Palomitas Company, tambi√©n contenido en P√°jaros azules. Un cuento profundamente visceral, con todo el poder para trastocarnos: mi madre aprendi√≥ a aparecer y desaparecer desde mi rostro en el espejo, a decirme hija de mierda con la voz quebrada que simula un ‚ÄúAy, mija, me estoy muriendo‚ÄĚ. Tal vez mam√° piensa habitar mi cuerpo y mi espejo cuando su cuerpo pese demasiado para seguir articulando lamentos. Tal vez ya ha comenzado a hacerlo, y lleva a√Īos en eso, siglos, no s√©.

Fragmento del poema Ese día que no tiene para cuándo acabar:

Mam√° est√° muriendo.

Hace días que está muriendo,

a√Īos, siglos, no lo s√©.

Lleva mucho tiempo en eso,

y no acaba de morir

ni de salvarse.

Tose como si los pulmones se le salieran por la boca,

dice, Ay, mija,

con la voz quebrada

y se me llenan los ojos de lágrimas…

Paraísos perdidos, Premio Calendario de Cuentos, 2017, hace alusión irónica a nuestros hábitos; como bien definiera su propia autora desde la dedicatoria: … este quimérico museo de formas inconstantes, este montón de espejos rotos. Una vez más recorremos pasillos familiares entre nuestras tristezas y sinsabores de vida. El realismo invade sin piedad en cada uno de los textos paseándonos por una galería de paraísos: El paraíso del cuerpo, el del tiempo, el paraíso vacío, el sumergido y el impronunciable. Y aquí haré mi pausa en Un arrecife en la espalda, que considero bien encierra, como cualquier otro del compendio, la esencia de este libro. No escapo nunca al llamado del mar, donde quiera que esté, y aquí hace su presencia, arrasador, como de costumbre, dejando con cada batida de brisa más dolor que paz.

Esta autora camag√ľeyana (Sibanic√ļ, 1991) adoptada por la capital, m√°s que por la capital ya por toda la Isla, donde se lee y admira la buena escritura, ha sido ganadora de una larga lista de cert√°menes literarios entre los que figuran los siguientes premios de narrativa: el C√©sar Galeano de cuentos, 2015, a√Īo en el que egres√≥ del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso; el Pinos Nuevos, 2016, Calendario, 2017, el premio Dador, 2017 y en ese mismo a√Īo el Paco Mir Mulet, Fundaci√≥n de la Ciudad de Nueva Gerona, el Mabuya; y en poes√≠a El √°rbol que silva y canta, 2017. Luego en 2018 fue galardonada con el Premio Iberoamericano de Cuentos Julio Cort√°zar, con la obra El olor de los cerezos, el Celestino de cuentos y el Novela de Gaveta Franz Kafka. Ha alcanzado menci√≥n en el premio David de poes√≠a, 2015, primera menci√≥n en el premio Emilio Ballagas de narativa, 2016, primera menci√≥n en el premio Mangle Rojo, de poes√≠a, 2017 y en el Portus Patris, tambi√©n de poes√≠a ese mismo a√Īo. Adem√°s de los libros ya mencionados tiene otros dos fuera de Cuba: Doce a√Īos es demasiado tiempo, Editorial Guantanamera, Espa√Īa, 2016 y una novela titulada La periferia por la Editorial FRA, 2018. Varias de sus obras aparecen en revistas tanto dentro como fuera del pa√≠s y en antolog√≠as.¬†

Su literatura está armada hasta los dientes con un ejército de personajes elaborados hasta el hastío. Pensados a nuestra imagen y semejanza, listos para defenderse de cualquier situación que a su autora se le antoje destinarlos. Cuenta también su escuadra con el ya mencionado stock de recursos literarios cuya función es alivianarte el golpe seco de su prosa. Solo te queda una opción: disponer de ojos para ver los paraísos azules de Martha.