Poesía


Los ‚ÄúRituales de la culpa‚ÄĚ de Jos√© Luis Laguarda

Se pondrá viejo el siglo y los investigadores preguntarán cómo eran las interioridades de la sociedad cubana en las primeras décadas del dos mil. Querrán detalles acerca de cómo fluían las noches, las transfiguraciones en algunos parques donde faltaba la luz, en qué parte hacían el amor esos seres sin casa ni dios que los soporte. La prensa carecerá de estos detalles, o los tratará de modo solapado. Para llenar ese vacío existirá Rituales de la culpa. Lejos de ser pensado como notas historiográficas, este libro representará un referente ineludible a la hora de describir las problemáticas de la sociedad actual.

Rituales de la culpa es el primer libro de Jos√© Luis Laguarda. Un autor que, de no haber nacido poeta, tenemos que mandarlo a hacer. Y esto lo digo porque, desde Vanessa Springora con ‚ÄúEl consentimiento‚ÄĚ o el franc√©s Jean Marie Roughol, no le√≠a (f√≠jense que esto es una afirmaci√≥n muy personal) sobre las tem√°ticas que este libro aborda. Con el valor a√Īadido de ser tratado √≠ntegramente desde la poes√≠a y describir situaciones que han sucedido (suceden) en la Cuba contempor√°nea.

Laguarda se adentra en el subsuelo de la sociedad para desmontar un entramado espiritual que escapa a los ojos de la mayor parte. En sus páginas mostrará escenas de la prostitución infantil, el apreciar de los que mendigan en la ciudad por pura costumbre o de aquellos que acuden a ella a intervalos para aplacar alguna que otra necesidad del cuerpo o del espíritu. Pondrá su poesía a relatar los deseos sexuales y la experimentación en ascenso propio de la juventud, pero en un maestro de escuela, en un director de empresa, en un extranjero.

El cuaderno consta de veintitr√©s poemas que el autor separa en dos secciones: ‚ÄúRituales‚ÄĚ y ‚ÄúPecados capitales‚ÄĚ. Al ir leyendo notar√°s un equilibrio interno y no precisamente por estar acomodados ateni√©ndose a un orden l√≥gico, sino por aparecer al mismo ritmo de cualquier conversaci√≥n secular, llena de ramificaciones, pero en este caso, sin alejarse del hilo conductor entre tem√°ticas.

CUCHILLAS DE AFEITAR

Este es un poema que muestra una sala de urgencias en un peque√Īo hospital de campo. El personaje que aqu√≠ se describe ha llegado con heridas auto-flageladas. Para √©l la sangre es un modo de estar sucio y limpia el cuerpo a trav√©s de las heridas. Cuchillas de afeitar que hace a√Īos conserva en sus bolsillos y acaricia en busca de un escape. Est√° el doctor suturando sus aberturas. Lo mira con detenimiento hacer su trabajo, para lo que estudi√≥ durante muchos a√Īos. Mira el hilo verde de la sutura, el ajetreo de sus manos. Y nota, ah√≠ donde limitan sus guantes, las marcas de viejas heridas similares a las suyas.

En este libro se va a repetir con acento la esencia de este texto: al frente de un aula, vestido de polic√≠a, ingeniero, intelectual, ministro, turista‚Ķ o lo que desees imaginar como lector, est√°n esos secretos, esas penas, deseos por los que t√ļ puedes estar transitando y esto, a su vez, afectar√° (o no) el ejercicio de sus funciones.

REMINISCENCIAS

Aparecen en este cuaderno dos textos que nos transportan específicamente a Buenaventura. Y este, Reminiscencias, es uno de esos. Aquí se habla de una tierra entre ríos donde la gente, venida desde el fondo de la isla para ocupar el lugar de los que se fueron, vive sus penas, su triste realidad. La gente ha olvidado las razones por las que en ese lugar fueron felices los jóvenes de la pasada generación. Prefieren negar y permanecer. Y permanecen como atados por una maldición.

En este texto se anota, para no morir jam√°s, una de las principales causas del deprimente estado emocional de una parte de nuestra sociedad: dejar de sentir como propio el suelo que se pisa, negar la identidad, porque la identidad se confunde con las causas de la pobreza.

ENGA√ĎEN, FINJAN, COBREN

Aqu√≠ se describe una de las escenas m√°s dif√≠ciles para sociedad: la prostituci√≥n infantil. Veremos una casa convertida en burdel, una madre que usa el cuerpo de sus hijos para mitigar el agujero econ√≥mico que ha dejado la partida del padre. La historia est√° contada en primera persona del singular: es el afectado, con toda la ni√Īez que puedas ser capaz de soportar, quien relata una a una las situaciones a las que se enfrenta. Por muy desgarradora que pueda representar este tipo de lecturas, es un texto necesario para la literatura de este siglo, a la que no deber√≠a escapar la m√°s baja condici√≥n humana.

RAMAS EN CRUZ

Aqu√≠ vemos al poeta detenerse en la miseria de la ciudad. Conversa con los mendigos, los que buscan debajo de la mesa de dios migajas para entretener el hambre. Se describe forastero. Y ya con forastero podemos entender a alguien desprovisto f√≠sicamente de su patria, con limitados derechos civiles. El t√©rmino forastero va a recoger el sentir del autor en la mayor parte de este libro. Veremos a alguien venido desde lejos, tan lejos como Buenaventura o alg√ļn rinc√≥n de la memoria, para buscar en la ciudad satisfacer alguna que otra necesidad que impone el cuerpo o la poes√≠a. Forastero en su propia casa, cuando los suyos pongan a un lado su condici√≥n de poeta. Forastero en el sentido b√≠blico del t√©rmino, como los pros√©litos, que muchas veces se acog√≠an al sistema de leyes jud√≠as, pero no asum√≠an la fe y los rituales que esto conllevaba. El poema hace evocaci√≥n a la emigraci√≥n del campo hacia las ciudades en busca de la supervivencia.

ROBOS

Jos√© Luis afirma: ‚ÄúSomos una especie que vive del hurto/ del robo sutil a otros.‚ÄĚ Aqu√≠ se describe una sociedad donde predomina el hurto: la lengua que roba los sabores de otras bocas, el transe√ļnte que esquiva el pago del transporte p√ļblico, la m√ļsica que se roba el aire. ¬†Al caminar el autor siente que tambi√©n es un ladr√≥n: roba la vida a las hormigas. Roba el olor a los otros. Es un profesor y ah√≠ est√° la pizarra robando su vida, fr√≠a como el mism√≠simo invierno.

‚ÄúPor estas tierras camin√≥ Ballagas buscando lavar sus culpas en la ca√Īada‚ÄĚ, sentencia. Y es la manera sutil que tiene Laguarda para hacernos notar que la situaci√≥n se ha extendido generaci√≥n tras generaci√≥n, poeta tras poeta. Emilio Ballagas, hoy prestigiosa figura de nuestras letras, en alg√ļn momento de su existencia, cuando no era m√°s que un transe√ļnte en las calles de Buenaventura, busca en los rezos, en la ca√Īada de Juana P√©rez (como describe en su poema Agua medicinal) lavar sus culpas porque tambi√©n se siente ladr√≥n o sencillamente porque le est√°n robando su vida. En una acotaci√≥n Jos√© Luis nos anuncia: ‚Äúyo no lo intento‚ÄĚ. Parece que el des√°nimo ha ganado la pelea. El poeta ha dejado de buscar una transformaci√≥n. Sin embargo, el final es otra vez inesperado: ‚ÄúUna vocecita inquieta me increpa:/ ¬ŅMaestro, por qu√© ha faltado hoy?‚ÄĚ.

Son m√ļltiples las razones que cada uno de nosotros encuentra para enfrentar la vida, con todas sus asperezas. Este texto no es m√°s que una reflexi√≥n muy √ļtil sobre el tema. Y me parece oportuno en estos tiempos donde sentimos robada nuestra estabilidad emocional. Es urgente encontrar qu√© nos motiva a seguir, qu√© nos mantiene vivos, cu√°les son los pilares de nuestra felicidad.

Mientras leía anoté muchísimo de lo que me pareció importante. Sin embargo, he procurado mostrarles una panorámica de lo que es Rituales de la culpa sin que esto represente leerles el libro. Queda a su encargo el disfrute, verso a verso, del constructo de esta obra que llena, con poesía, un vacío sustancial que la mayoría de las veces se deja a la narrativa o las notas historiográficas.


Tom√°s Escobar: ¬ęM√©dico y escritor por vocaci√≥n¬Ľ

Su voz enérgica y una mirada intuitiva captan rápidamente la atención. Mas, sabemos que las primeras impresiones son importantes pero no definitivas. Por eso de su voz nacen versos pujantes que laceran o cicatrizan. Porque Tomás habla del hombre, de su dolor y sus heridas, pero también habla de salvación y auxilio. Médico y escritor por vocación, como se define, no puede ser de otra forma. La suya es una voz profundamente humanista, que va a las esencias y de ahí su inexorable fuerza.

Tom√°s Eugenio Escobar Avila (Jes√ļs Men√©ndez, Las Tunas, 1997) es un joven poeta y narrador, miembro de la AHS. Ha publicado Una l√≠nea de mercurio, Editorial Primigenios, Poes√≠a, 2023. Poemas suyos aparecen en la antolog√≠a Conteo Regresivo: antolog√≠a po√©tica de j√≥venes tuneros. Recibi√≥ en 2023 menciones en el Concurso David de poes√≠a y una especial en el Eliecer Lazo. Fue adem√°s finalista en el evento literario Mangle Rojo del pasado a√Īo, y ganador de la XXIII edici√≥n de ‚ÄúEl √Ārbol que Silba y Canta‚ÄĚ.

Leerlo es la certeza de que sus versos empiezan un camino en el que ha de cosechar muchos frutos, pues como lo definiría el también escritor Armando López este autor, en pleno apogeo creativo, en plena ascensión, en pleno dibujo de una cosmogonía de reconocimiento, imprime a sus textos la frescura de un oleaje tácito, pero a la vez la gota desafiante de los huracanes que cobran vida desde el trópico.

M√©dico de profesi√≥n, escritor por vocaci√≥n, ¬Ņcu√°nto hay de un oficio en el otro?

M√©dico y escritor por vocaci√≥n. No podr√≠a hacer algo que no me apasione, que no me motive. Han sido los caminos en los que he hallado mi esencia y que mantengo a pesar de ciertas separaciones. Visi√≥n com√ļn, en las que se complementan y mantienen la premisa de salvar (me). Respondiendo c√≥mo influye uno en el otro, dir√≠a que es un proceso inconsciente. A la hora de crear (que puede ser en cualquier momento) suelen venir im√°genes propias de la Medicina, lo que equivale a decir: humano, dolor, cura. Mirando entonces desde el otro extremo no he podido dejar de contemplar al paciente con la sensibilidad a√Īadida del arte. Incluso el arte como parte de la terapia.

Eres un escritor joven de los m√°s recientes crecimientos de nuestra Asociaci√≥n. Sin embargo, tus resultados en los eventos literarios son evidentes en este a√Īo.

Tuve la sorpresa de ingresar a la Asociación a inicios de este 2024. Cuestión que agradezco al escritor y amigo Armando López, quien me apoyó a lo largo de este tiempo y fue de los primeros en creer en mi obra. Ingresar en la AHS, por su parte, me ha posibilitado acceder a un torrente de voces a las que he ido incorporándome, poco a poco. Creo que el mejor resultado ha sido ese.

Cómo valoras el sistema de promoción de eventos y premios literarios de la organización?

Creo que son una ventana para exponer las nuevas voces, los nuevos rostros de creación literaria. Existe mucho talento dentro y fuera de la misma, pienso siempre en esto. Los premios lo impulsan, lo validan.

Recientemente ganaste el evento ‚ÄúEl √°rbol que Silva y Canta‚ÄĚ, impulsado por la AHS de B√°guanos. Com√©ntanos sobre el poemario ganador.

Concurs√© con ‚ÄúLos l√≠mites de la cicatriz‚ÄĚ, un cuadernillo con 13 poemas. Extracto de uno m√°s amplio, en el que hago un recorrido por eventos que han dejado marcas, heridas, separaciones. Un intento por delimitar el dolor, dejarlo fuera o interiorizarlo. Sobreponerme.

Vives en una provincia de una tradici√≥n y vida literaria notable. ¬ŅEncuentra Tom√°s sus referentes literarios en Las Tunas?

En el preuniversitario descubrí a escritores tuneros como María Liliana Celorrio y Nuvia Estévez Machado. Y mucho antes a Mayda Elena Arias. El deslumbramiento que produjeron en mí me ha llevado a vivir de una manera más poética. Sus obras me indujeron a buscar un camino, a expresar mi propia voz. Luego fui conociendo a otros autores. Su lectura ha sido tremendamente necesaria.

¬ŅCu√°les son los proyectos futuros?

Pues vivir para crear, espero… Me mantengo trabajando en algunos poemarios inconclusos. Siempre d√°ndole un significado o prop√≥sito a este tiempo que compartimos.


Premian en Camag√ľey a j√≥venes creadores en concurso Un Kpricho Creativo (+ Fotos)

J√≥venes artistas agramontinos resultaron premiados como parte del concurso Un Kpricho Creativo, organizado por el D√ļo Dulce Kpricho, integrado por los trovadores Ada Naranjo Gonz√°lez y Harold D√≠az Pedraza, con el auspicio del Centro Provincial del Libro y la Literatura y la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z de Camag√ľey.

Un Kpricho Creativo premia las mejores obras en las categorías de Poesía, Composición Musical y Narrativa, para ello se convocó a un jurado de expertos dividido por comisiones en correspondencia con cada categoría.

En el apartado de Poes√≠a el jurado integrado por Olivia de la Caridad Casanova Blanco, Yadira Troche Nerey y Leoneski Buquet Rodr√≠guez decidi√≥ otorgar el Gran Premio a la obra ¬ŅQu√© m√°s que la verg√ľenza?, de Alejandro Mu√Īoz Aguilera; la primera menci√≥n a Soy fragmentos de la brisa de Rosabel Pi Gonz√°lez; una segunda menci√≥n a la obra Cantos Silvestres, a cargo de Christian Mu√Īiz Anido, la cual destaca por el rescate de lo tradicional en la d√©cima; y una tercera menci√≥n a la obra Alas, de Lixiel Mar√≠a River√≥n Cardona.

En el caso de Composici√≥n Musical fueron galardonadas con tercera menci√≥n la obra Tonada libre habanera del joven Christian Mu√Īiz Anido; segunda menci√≥n la pieza Espejuelos oscuros a cargo de Lixiel Mar√≠a River√≥n Cardona; tercera menci√≥n a Penas de bohemio, de Carlos Rafael Gonz√°les Caballero y el Gran Premio para Champions como Izzy, por Ir√°n D√≠az G√≥mez.

En tanto en la categor√≠a de Narrativa premiaron las obras √öltimo abrazo a la realidad, de Aracelis Fonseca Batista, con tercera menci√≥n; Laura, a cargo de Rosabel Pi Gonz√°lez, con segunda menci√≥n; ¬ŅCu√°ntos Jaimes no habr√°?, de Edi√°n Dom√≠nguez, con primera menci√≥n, y el Gran Premio en este apartado qued√≥ desierto.

A decir de la artista Ada Naranjo, el certamen busca incentivar la creación y propiciar que noveles artistas canalicen sus creaciones hacia un perfil profesional consolidado.

En ese contexto Jos√© Xavier Guerra Carmenates, presidente de la filial camag√ľeyana de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, invit√≥ a los j√≥venes creadores a participar de la entrega de 2024, que se desarrollar√° durante la Feria de J√≥venes Creadores Golpe a Golpe.¬†(Idaylen Rodr√≠guez Rodr√≠guez/Radio Cadena Agramonte) (Fotos: perfil en Facebook de la AHS Camag√ľey)


Entrega sus premios ‚Äúel √°rbol que silba y canta‚ÄĚ

Con la entrega de los premios del concurso El √°rbol que silba y canta, en trova y poes√≠a, concluy√≥ en el municipio holguinero de B√°guanos el XXIII evento Del verso y de la miel, organizado por la AHS y dedicado al trovador Ra√ļl Prieto y al poeta Rolando Bellido.

En la gala de clausura del encuentro se realiz√≥ un homenaje a Bellido, investigador, promotor y profesor, creador en 1993, en el central L√≥pez Pe√Īa, del proyecto sociocultural del que parte el evento, con el objetivo de elevar, con gesti√≥n participativa y equidad, la calidad de vida de los vecinos del central azucarero.

Fotos cortesía del evento

El jurado de trova, integrado por Ivette María Rodríguez, Freddy Laffita y Amaury del Río, entregó el Premio El árbol que silba y canta a Yanco León, de la provincia Granma.

Mientras que en poes√≠a, el jurado integrado por Alfredo Zald√≠var, Sen√©n Orlando Pupo y Erian Pe√Īa, decidi√≥ por unanimidad ¬ęcelebrar la realizaci√≥n de esta nueva convocatoria de un concurso necesario que estimula la creaci√≥n po√©tica entre las nuevas generaciones de autores de diversos intereses y estilos; agradecer a los organizadores del mismo y subrayar la necesidad de su fomento y preservaci√≥n; y destacar la calidad de gran parte de las obras presentadas, lo que demuestra el inter√©s por el Premio y resulta una sui generis cartograf√≠a de las b√ļsquedas y miradas de los j√≥venes autores¬Ľ, leemos en el acta.

Fotos cortesía del evento

As√≠ como entreg√≥ una Menci√≥n al cuaderno ¬ęEl lado convexo¬Ľ, de la poeta holguinera Idania Salazar, por ¬ęmoverse con facilidad en los terrenos de la prosa po√©tica y el verso libre, logrando un discurso coherente donde el yo asume b√ļsquedas, di√°logos y dudas; y por reafirmarnos, adem√°s, ‚Äúla sospecha de mirar al cielo y pensar en si nunca m√°s nos llueve‚Ä̬Ľ. El pasado viernes, Idania recibi√≥, por su cuaderno ¬ęForamen¬Ľ, el Premio Nuevas Voces de la Poes√≠a 2023, certamen organizado por la secci√≥n la AHS en Holgu√≠n, la emisora provincial Radio Angulo y el Centro Provincial del Libro y la Literatura.

Fotos cortesía del evento

Finalmente el Premio El √°rbol que silba y canta 2023 fue para el poemario ‚ÄúLos l√≠mites de la cicatriz‚ÄĚ, del joven Tom√°s Eugenio Escobar √Āvila, de Las Tunas, por ¬ęlograr, a trav√©s del manejo de diferentes recursos po√©ticos asumidos, una voz original que se (nos) sumerge entre pasillos de hospitales e instrumentos del dolor, entre p√©rdidas y cicatrices, y que hace de su cuerpo (¬Ņacaso el cuerpo po√©tico?) un sitio para el corte, la interrogante y la sobrevida; por mostrarnos ‚Äúconstantes signos‚ÄĚ por los que el poeta camina para convencerse de que, a√ļn, posee (poseemos) humanidad¬Ľ, nos asegura el jurado.

Fotos cortesía del evento

El evento cont√≥ con recitales de poes√≠a; conferencias; intervenciones art√≠stica-literarias en las comunidades La curva y La pelota; una gala homenaje, en el cine de la localidad, a Ra√ļl Prieto, recientemente fallecido, con Ivette Mar√≠a Rodr√≠guez, Freddy Laffita y Amaury del R√≠o; la presentaci√≥n del poemario Traducci√≥n ap√≥crifa de Mail√≠n Castro ganador del pasado concurso, publicado en la colecci√≥n Analekta de La Luz, entre otras acciones que acercaron a esta comunidad azucarera de Holgu√≠n la trova y la joven poes√≠a.


Entregan en Holguín Premio Nuevas Voces de la Poesía

El Premio Nuevas Voces de la Poes√≠a 2023, organizado por la AHS en Holgu√≠n, Ediciones La Luz, la emisora provincial Radio Angulo y el Centro Provincial del Libro y la Literatura, fue entregado este viernes al cuaderno ¬ęForamen¬Ľ, de la joven poeta holguinera Idania Salazar.

En su 28 edici√≥n, el concurso fundado por el promotor Joaqu√≠n Osorio en 1992, tuvo como jurado a los poetas Alberto Peraza (Pinar del R√≠o), Maylan √Ālvarez (Matanzas) y Reynaldo Zald√≠var (Holgu√≠n), quienes valoraron cerca de treinta cuadernos presentados a concurso y otorgaron, por unanimidad, el Nuevas Voces al libro de Idania por ser un ¬ępoemario con un alto vuelo po√©tico desde lo cotidiano. Alta poes√≠a, golpe certero hacia las cosas comunes, como para dar fe de que el acto de la creaci√≥n po√©tica encuentra en ellas una fuente v√≠vida de universalidad; espontaneidad en el discurso, y una honda necesidad de ser, por sobre todo¬Ľ.

El jurado decidi√≥ otorgar menciones a los cuadernos ¬ęMet√°stasis de un poeta¬Ľ, de Eduardo Daniel Rosell Herrera, ¬ępor la unidad tem√°tica de sus textos, lo bien pensado y escrito, el equilibrio formal y de contenido, y el √°nimo de rendir homenaje a la poes√≠a y a la cultura en general, desde un discurso referencial que conduce a las esencias humanas¬Ľ y a ¬ęKalashnikov¬Ľ, de Erick G√°lvez, ¬ęlibro de d√©cimas con una variedad en su hechura, ambiciones palpables de trascendencia de la poes√≠a desde una modalidad que ha despertado gran inter√©s en los escritores j√≥venes, el deseo de abarcar, desde un universo sonoro con m√©trica y rima, en la mayor√≠a de los casos, pero nada apegado a la estrofa tradicional, un mundo que trasciende el mero paisaje natural, para adentrarse en la naturaleza del ser¬Ľ, a√Īade.

Fotos Ediciones La Luz

Adem√°s, el jurado quiso ¬ędestacar la alta calidad de varios de los cuadernos presentados, la diversidad formal y estil√≠stica, la valiosa cantera de poetas j√≥venes que se han venido desplegando a lo largo y ancho de la isla¬Ľ y que sumaron sus voces a este concurso en Holgu√≠n.

Idania Salazar recibi√≥ de manos de Joaqu√≠n Osorio, el diploma acreditativo del Premio Nuevas Voces de la Poes√≠a, dise√Īado a partir de una pieza del artista visual Alejandro Zald√≠var.

La pe√Īa ¬ęAbrirse las constelaciones¬Ľ, donde ocurri√≥ la premiaci√≥n, esta vez realizada en el lobby del Cine Mart√≠, acogi√≥ tambi√©n la presentaci√≥n del audiolibro Corte angosto, de Rebeca Torres Serrano. El cuaderno, merecedor el pasado a√Īo del Premio Nuevas Voces de la Poes√≠a, ahora podr√° ser escuchado en una versi√≥n sonora, que conforma volumen 15 de la colecci√≥n QuemaPalabras, en la que participaron el Dj Acid Seduction y el realizador Amalio Carralero, este √ļltimo en la grabaci√≥n y mezcla de sonidos en los estudios de Radio Angulo.

La editora Liset Prego hizo las palabras de presentaci√≥n y asegur√≥ que ¬ęeste libro podr√≠a ser la cr√≥nica del oprobio, o del agobio del sujeto l√≠rico, de la autora, sus memorias, las memorias ajenas, la desmemoria; podr√≠a ser un libro sobre la avidez, el hambre de ciertas palabras, el apetito por decir ciertas verdades; ya lo sabr√° el lector-oyente, este pudiera ser un libro escrito a voces, como en una acrobacia, un clavado con giro que provoca otro big bang¬Ľ.

Asimismo, refiri√©ndose al trabajo sonoro, destac√≥ que esta producci√≥n ¬ęcuenta otra vez con DJ Acid Seduction, el joven creador se ha vuelto experto en este otro acto de traducci√≥n. Lleva a los c√≥digos de su lenguaje propio el discurso de otros. Las m√°quinas traducen la poes√≠a, o son el canal para un mensaje dise√Īado por el hombre que hila estos versos electr√≥nicos de sonidos mezclados. La poes√≠a y la m√ļsica siempre se han buscado, aqu√≠ se encuentran¬Ľ.

Con el trabajo de dise√Īo de Robert R√°ez, a partir de una fotograf√≠a realizada por la propia autora del libro, Prego percibe en su cubierta ¬ęun grito amordazado, ojos que exclaman, un ejercicio intelectual, atrevimiento, apretar el obturador y codificar desde la imagen el poema ya escrito. Rebeca Torres Serrano ensaya un tr√≠ptico basado en su poes√≠a, la asisten mujeres que se encontraron en el verso para este acto de traducci√≥n intersemi√≥tica, as√≠ lo llama ella. Aqu√≠ se muestra la foto de igual nombre que el cuaderno. Es elocuente, poderosa y definitivamente una traducci√≥n muy precisa de lo que clama el texto¬Ľ, ley√≥ en la presentaci√≥n.

El audiolibro puede ser escuchado en el siguiente enlace: https://go.ivoox.com/sq/2343475

La pe√Īa culmin√≥ con una lectura de los j√≥venes poetas de la secci√≥n de Literatura de la AHS: Idania Salazar, Ana Ramos, Liset Prego, Erian Pe√Īa, Andr√©s Cabrera y Jos√© Luis Laguarda.


Del verso y de la miel arriba a su edición 23

La XXIII edici√≥n del evento Del verso y de la miel, organizado por la c√©lula de la AHS en el municipio holguinero de B√°guanos y dedicado a la trova y la poes√≠a, se realizar√° del 15 al 16 de diciembre y estar√° dedicado al trovador Ra√ļl Prieto y al poeta Rolando Bellido.

El evento se inaugurar√° en el central Ram√≥n L√≥pez Pe√Īa y tendr√°, en su primera jornada, un gran recital de poes√≠a y una intervenci√≥n art√≠stica-literaria en la comunidad La curva; as√≠ como una gala homenaje, en el cine de la localidad, a Ra√ļl Prieto, recientemente fallecido, y al tambi√©n investigador, promotor cultural y profesor Rolando Bellido, merecedor el pasado octubre del Premio Nacional de Poes√≠a Adelaida del M√°rmol. En esta participar√°n Ivette Mar√≠a Rodr√≠guez, Freddy Laffita y Amaury del R√≠o.

En el segundo día se acometerá una intervención artística-literaria en el central Fernando de Dios, en el poblado de Tacajó; se presentará el poemario de Mailín Castro ganador de la pasada edición del concurso El árbol que silva y canta, publicado en la colección Analekta de Ediciones La Luz, sello de la AHS en Holguín; el escritor Youre Merino impartirá una conferencia y se efectuará otra intervención en la comunidad La pelota.

En la noche se realizará la gala y la premiación de la actual edición del concurso El árbol que silva y canta, en trova y poesía, en el parque Locomotora de este municipio azucarero.

El evento parte en sus inicios del proyecto sociocultural ‚ÄúEl √°rbol que silba y canta‚ÄĚ, creado en 1993 en el central L√≥pez Pe√Īa por Rolando Bellido. Su objetivo era elevar la calidad de vida integral en los vecinos del central azucarero, con gesti√≥n participativa y equidad. Continuarlo es hacer que el verso y miel existan por mucho tiempo: el √°rbol en B√°guanos, alimentado por el arte joven en la provincia, sigue silbando y cantando para todos.


Premio Nacional Reina del Mar Editores para el tunero Ra√ļl Leyva Pupo

El tunero Ra√ļl Leyva Pupo result√≥ ganador del Premio Nacional Reina del Mar Editores 2023, en el g√©nero poes√≠a, con el t√≠tulo Los secretos del fuego, en el marco de la celebraci√≥n por el aniversario 27 de la editorial.

¬ęEstoy muy feliz por el premio, doy gracias a Dios porque todos los premios dan fuerzas para continuar, nos dicen que eso que est√°s haciendo vale la pena¬Ľ, confiesa el escritor.

¬ęSon tiempos dif√≠ciles y aunque sabemos que no validan s√≠ te dan un poco de aliento. Este viene a reconocer la palabra y a los que la hacen, gracias a la Asociaci√≥n Hermanos Saiz porque es un premio de la organizaci√≥n.

¬ęLos secretos del fuego es un libro de poes√≠a conversacional, que tiene algunos toques m√≠sticos porque habla de Aleister Crowley y de Madame Blavatsky y de los secretos que puede esconder alimentar el fuego¬Ľ.

Integraron el jurado la narradora y poeta Kryster √Ālvarez; el poeta, narrador y dramaturgo Atilio Caballero Men√©ndez, y el director de teatro y escritor Juan Edilberto Sosa Torres, ganador de la edici√≥n anterior, quienes adem√°s otorgaron menci√≥n al cuaderno Inquilinos en el motel Transtromer, del matancero Brian Pablo Gonz√°lez Lleonart.

Auspician el certamen la Asociación Hermanos Saíz y el Centro Provincial del Libro en Cienfuegos. El premio consta de diploma acreditativo, ejemplares de libros publicados por la editorial, 10 mil pesos Moneda Nacional y la publicación de la obra con el respectivo pago por derecho de autor; asimismo será invitado como parte del jurado en la próxima edición que el sello convoque en poesía.

Ra√ļl Leyva Pupo se desenvuelve entre los g√©neros poes√≠a y narrativa, ya con varios textos publicados por editoriales nacionales y for√°neas, sobresalen en su quehacer los t√≠tulos Cucarachas verdes, Figuras en cruz, Avenida 99, Casa roja y El √°rbol de los vientos.


Convocan al Concurso Nuevas Voces de la Poesía 2023

La secci√≥n de Literatura de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) y su sello Ediciones La Luz el Centro Provincial del Libro y la Literatura en Holgu√≠n (CPLL) y la emisora provincial Radio Angulo, invitan a participar en el Concurso Nacional ‚ÄúNuevas Voces de la Poes√≠a‚ÄĚ 2023.

En el certamen, que se dedica en esta ocasi√≥n al 120 aniversario del nacimiento del Jos√© Mar√≠a Heredia y al 115 del camag√ľeyano Emilio Ballagas, pueden participar autores in√©ditos residentes en Cuba, menores de 35 a√Īos, sean miembros o no de la AHS. Para ello deber√°n enviar un poemario de tema libre que posea una extensi√≥n entre las diez y las quince cuartillas.

Los trabajos ser√°n enviados al correo electr√≥nico alaluzseleemejor@gmail.com y ser√° imprescindible a√Īadir el asunto ‚ÄúNuevas Voces 2023‚ÄĚ. Los participantes deber√°n usar seud√≥nimo, por lo que enviar√°n dos documentos independientes, uno con el cuaderno en concurso y otro a modo de plica con sus datos y modo de localizaci√≥n.

Un jurado, integrado por prestigiosas figuras de las letras cubanas, dar√° a conocer el fallo el d√≠a 1 de diciembre de este a√Īo. El plazo de admisi√≥n vence el 20 de noviembre pr√≥ximo. Un diploma acreditativo, una colecci√≥n de libros y la publicaci√≥n de la obra ganadora por el sello Ediciones La Luz, de la AHS en Holgu√≠n, en su colecci√≥n Analekta, adem√°s de su versi√≥n electr√≥nica y un audiolibro en la colecci√≥n Quemapalabras, constituye el premio del Concurso.

Fundado en 1992 como Concurso Nuevas Voces de la Poes√≠a en Holgu√≠n y coordinado por el promotor literario Joaqu√≠n Osorio, Premio Nacional de Promoci√≥n de la Lectura Ra√ļl Ferrer, este contribuye a la promoci√≥n de poetas que a√ļn no son visibles en el panorama literario.

Desde 2018 extendi√≥ su convocatoria al territorio nacional con el nombre de ‚ÄúNuevas Voces de la Poes√≠a Cubana‚ÄĚ, incorpor√°ndose al sistema de premios de la AHS en el pa√≠s. Lo han obtenido escritores como Jos√© Luis Serrano, Luis Yuseff, Mois√©s May√°n y Rubiel G. Labarta.


La literatura como salvación

Shabely Botello ha encontrado salvaci√≥n en la literatura. En la creada por otros, en la que nace de sus propias entra√Īas. Tomar la decisi√≥n de enfrentarse al oficio creador no fue una decisi√≥n simple: llev√≥ tiempo, paciencia, dedicaci√≥n y un enorme salto al vac√≠o. Desde entonces, Shabely Botello construye su voz sin temer al alcance de sus palabras. Espera que, con el susurro y el grito, el mundo se transforme.

¬ŅHasta qu√© punto una informaci√≥n vocacional puede encauzar la vida de un joven artista?

Siempre estuve rodeada de arte, aunque no lo sab√≠a. Desde la m√ļsica hasta las artes visuales, mi infancia estuvo llena de influencias de las cuales yo no era consciente: las canciones de mi abuelo en el portal, las clases de baile a las que me llevaba mi abuela, los filmes que me mostraba mi pap√°, las historias que me contaba mi bisabuela o las incontables veces en las que mis padres me acercaron a la lectura. Pero, en alg√ļn punto, el arte abraz√≥ mi vida y yo lo eleg√≠ como mi salvaci√≥n. Recuerdo que sol√≠a escribir cartas a mis amigos y familiares y que, en la escuela, en las actividades de la ma√Īana, escrib√≠a poemas y textos para las presentaciones de alguna fecha importante. Todo comenz√≥ con el baile, luego lleg√≥ el canto y escondida, siempre, estuvo la escritura como una sombra.

Yo no sab√≠a que pod√≠a ser escritora, sent√≠ muchas veces que era una profesi√≥n para pocos escogidos, no por talento, sino por las oportunidades. No encontr√© informaci√≥n al respecto, nunca fue una opci√≥n para m√≠. Cuando crecemos, estamos todo el tiempo viendo a otros cumplir sus metas profesionales, aprendemos de nuestra familia, de otras familias, de nuestros amigos, de los maestros, de los vecinos. Sin embargo, cuando no vives en un ambiente donde existen artistas, es dif√≠cil sentir que es un camino. Hace poco tiempo descubr√≠ que no era una meta inalcanzable y me toc√≥, en ese momento, ense√Īarle a mi familia ‚ÄĒporque ellos tampoco sab√≠an‚ÄĒ que la escritura es un oficio del cual se puede vivir. Ser√≠a incorrecto decir que perd√≠ el tiempo, aprend√≠ mucho durante las primeras etapas de mi vida y fui capaz de acumular experiencias incre√≠bles. Sin embargo, la preparaci√≥n desde edades tempranas hace que las decisiones que vamos tomando est√©n dirigidas a la meta correcta para cada uno.

El covid marc√≥ un parteaguas en tu vida, tanto desde el punto de vista profesional como humano. ¬ŅQu√© saldo te dej√≥ esa √©poca tan dif√≠cil para todos?

De todas las preguntas esta es la m√°s dif√≠cil. La m√°s amarga. En plena pandemia decid√≠ que iba a ser escritora. Me sent√© un d√≠a frente a mi novio y le confes√© que eso era lo que quer√≠a hacer. Por primera vez en mi vida, despu√©s de mucho tiempo escondida, encontr√© la escritura. La encontr√© inocente y penosa, me empujaron hacia ella, me obligaron. Hasta que todos enfermamos. Hasta que pas√≥ el primer a√Īo de pandemia y sentimos en carne propia la desesperaci√≥n de la enfermedad. Lo que hab√≠a sido un miedo se convirti√≥ en una realidad y para mi desgracia, la inspiraci√≥n de muchos de mis textos viene de ese dolor. Toda mi familia estuvo enferma a la vez. Gracias a los que estaban fuera del hospital, mi pap√° desde otro pa√≠s, mis t√≠os, mis primos, mis amigos, mis maestros, mis compa√Īeros escritores y mi pareja, logramos salir adelante. Todos menos uno. La muerte de mi abuelo me enferm√≥ m√°s que el covid. No volv√≠ a ser la misma persona despu√©s de ese momento.

Escribir, ¬Ņun don, una disciplina, o la mezcla de ambas cosas?

El talento es la magia que todos tenemos dentro. Algunos lo descubrimos a los quince a√Īos, otros a los ochenta, pero en alg√ļn punto nos damos cuenta de que existe algo que sabemos hacer de una manera diferente. Ahora, la pregunta interesante viene despu√©s de conocer este talento y es: ¬Ņqu√© hago con esto? No existe grandeza sin pr√°ctica ni experiencia. Para poder escribir es necesario escribir. As√≠ de simple y dif√≠cil como suena. El sacrificio est√° en tomar la decisi√≥n de continuar siendo lo que elegimos, aun cuando el futuro se vea borroso. La disciplina es clave para lograr esta voluntad y es la √ļnica v√≠a aut√©ntica que tenemos. Para el escritor no existe la suerte. Para el escritor existe la miop√≠a, las horas fijando la vista, tecleando, leyendo, estudiando, escuchando y sintiendo.

¬ŅC√≥mo defines tu literatura?

Escribo desde lo m√°s profundo y desgarrado de mi ser. Mis textos son cortos. Por lo general, uso un lenguaje directo. Desde la narrativa siempre intento dar im√°genes exactas y guiar al lector hasta un punto donde debe elegir, por sus propios medios, qu√© es lo siguiente que debe pasar en la acci√≥n. Por otra parte, en el teatro creo desde la imagen cinematogr√°fica. Siento gran influencia del teatro post dram√°tico en algunos de mis textos y disfruto crear personajes que no se alejen de la realidad que vivo. Cuando creo, lo hago a trav√©s de mi entorno. Luego est√° la poes√≠a, que es mi perdici√≥n. Me desbordo en ella, me transformo en ella, me vuelvo esclava de su ritmo y de su imagen. Trabajo con ideas profundas, sin filtros, con palabras que se pueden considerar duras, pero que cuando est√°n acompa√Īadas de versos limpios se convierten en balas disfrazadas de flores.

Los g√©neros breves forman parte inseparable de tu escritura, ¬Ņqu√© te ofrece la brevedad que una literatura de m√°s largo aliento no te permite?

Vivimos en un mundo apurado, desesperado, y eso se refleja en muchas de las acciones que realizamos todos los días. Sin embargo, hay sentimientos, etapas e instantes que, aun dentro de la rapidez del tiempo, se sienten como una eternidad. Eso intento mostrar con mi literatura: lo eterno que esconde un punto final, el sabor de un cuento breve que se queda dando vueltas en tu mente, no por lo largo que fue, sino por todo lo que desató en el lector a solo minutos de haberlo leído. Busco esa sensación que es tan humana que no se necesita mucho espacio para describirla, que no se necesita detalle para mostrarla.

Trabajas m√ļltiples g√©neros literarios, tales como novela, cuento, poes√≠a, cr√≠tica, periodismo cultural, teatro, literatura para j√≥venes. ¬ŅCrees que la variedad incorpora quehacer a tu vida literaria e impide la b√ļsqueda de la perfecci√≥n en un g√©nero determinado? ¬ŅLa ves como un h√°ndicap o como una oportunidad de indagar en nuevas fronteras art√≠sticas?

¬ŅPodr√≠as imaginar que dentro de ti se esconde un gran dramaturgo y no lo sabes? ¬ŅC√≥mo puedes conocer qu√© es lo que amas, si no lo has probado nunca, si no has experimentado lo que se siente crear una obra de teatro o un poema? Identificar aquello en lo que podemos trabajar consta de darle la oportunidad a la equivocaci√≥n de aparecer. Probar varios g√©neros es necesario. Luego de un tiempo, si decides concentrarte en uno habr√° sido por tu decisi√≥n propia, pero antes debes saber qu√© puedes dar y qu√© no. Tampoco se trata de abarcar todo a la vez, es m√°s bien un camino, un experimento: algunos te dar√°n resultado, otros se contar√°n como experiencias. El h√°ndicap ser√≠a, por el contrario, desde el inicio solo trabajar en un g√©nero, sin permitirme la posibilidad de jugar, al menos, con la riqueza de otros caminos de la literatura.

En 2022 fuiste becaria de Can Serrat en Barcelona, ¬Ņqu√© experiencias aporta, para un joven artista cubano, ser reconocido en una tierra allende a la propia?

Es una oportunidad extraordinaria la de conocer otras culturas y nutrirse de ellas. En Can Serrat pude compartir con artistas muy talentosos que no solo aportaron a mi obra, sino que me mostraron sus procesos creativos y sus influencias, todo lo cual redireccion√≥ mi punto de vista por completo. Tambi√©n fue impresionante el hecho de saber que pude, a trav√©s de mi escritura, mostrarme como artista cubana y entregar una parte de m√≠ a cada persona que me acompa√Ī√≥ en ese viaje. Es reconfortante encontrarse en un ambiente que te has ganado, con tu esfuerzo y con tu obra. Ese espacio se convierte en un impulso, en un escal√≥n para la creaci√≥n.

¬ŅCu√°les son los principales desaf√≠os del arte joven en Cuba?

Regresaría a una de las primeras preguntas para responder esta cuando digo que es la falta de información y de caminos a elegir. El sentir que solo existe una manera, que solo a través de ciertas vías puedes llegar al arte, es un obstáculo para los jóvenes creadores. Debemos mostrar que es posible, que no existe una sola manera y que ser autodidacta es también válido. Crear más espacios de desarrollo, hablar más de la profesión desde el punto de vista de la autogestión y no juzgar a otros por no haber conocido a tiempo estas oportunidades.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?

Escribir es un desaf√≠o. Vengo de una familia numerosa, por lo tanto, estoy acostumbrada al ruido, a las habitaciones llenas. Por esta raz√≥n escribo donde est√©, como est√© y en cualquier dispositivo. Puedo caminar por la calle y de repente perderme del grupo porque me qued√© tecleando en mi celular alguna idea. Sin embargo, para crear el h√°bito de escribir s√≠ constru√≠ mi propio rinc√≥n. Una mesa y una silla c√≥moda, una iluminaci√≥n correcta y un poco de m√ļsica. Suelo dar vueltas antes de escribir y cierro los ojos para concentrarme en el pensamiento. Una vez mis manos est√°n en el teclado, el mundo se hace una imagen borrosa y solo existen las palabras y mis dedos.

¬ŅExisten suficientes oportunidades de inserci√≥n y profesionalizaci√≥n para los artistas j√≥venes en nuestro pa√≠s? Desde tu perspectiva, ¬Ņcu√°les otras podr√≠an sumarse?

Existen, pero no desde una temprana edad. Creo que la creaci√≥n literaria es la que menos se desarrolla en talleres, c√≠rculos sociales o escuelas. No deber√≠amos encerrar la oportunidad de escribir solo hasta que seamos adultos y podamos conocer sobre las carreras del ISA o el Centro de Formaci√≥n Literaria ‚ÄúOnelio Jorge Cardoso‚ÄĚ. Para desgracia de muchos, esta tardanza hace que se llegue a la decisi√≥n de escribir en momentos que pueden ser inadecuados. Si existen otras v√≠as, no las conozco, y este es otro obst√°culo: siento que se debe dar m√°s promoci√≥n a estas oportunidades y de esa manera romper con el mito de que ser escritor es inalcanzable.

¬ŅCu√°les autores son tus referentes?

En esta pregunta no puedo hablar solo de autores. Existe una influencia muy grande de la literatura latinoamericana en m√≠: desde la obra de Samanta Schweblin, que logra ahogarme con cada historia que cuenta, o la magia de Gabriel Garc√≠a M√°rquez, las met√°foras de Dulce Mar√≠a Loynaz, Virgilio Pi√Īeira y Fina Garc√≠a Marruz, el teatro desgarrador de Agniezka Hernandez, hasta la nostalgia de Osvaldo Doimeadi√≥s y de la fortaleza de Taim√≠ Di√©guez Mallo. Busco mucho en la fotograf√≠a de Lisbet Goenaga, la po√©tica de Anyel Diaz Goenaga y el lente de Jennifer Alb√≠n Betancourt, mujeres a las cuales considero amigas y tambi√©n grandes fuentes de inspiraci√≥n. No puedo dejar de mencionar el trabajo de la artista Erika Ivacson, el actor Arnaldo Galb√°n y el director de cine Fernando Muraca, a trav√©s de los cuales descubr√≠ espacios donde el arte se transforma en esp√≠ritu. Libros como Las edades de Lul√ļ, de Almudena Grandes, La novia de Sandro, de Camila Sosa Villada, Ensayo sobre la ceguera, de Jos√© Saramago, y Sacrificios humanos, de Mar√≠a Fernanda Ampuero.

A tu criterio, ¬Ņqu√© de nuevo aporta la literatura joven cubana al panorama de la escritura can√≥nica de nuestro pa√≠s?

Estamos conociendo una generación que cada vez tiene menos filtros, que no teme mostrarse vulnerable, real y diferente. Estamos frente a autores que reciben constantemente información y se interesan por experimentar con la escritura y llevarla hasta límites desconocidos. Artistas con menos pelos en la lengua y con muchas ansias de gritar lo que se esconde en sus almas (y en las de aquellos que no se atreven). La literatura joven se está formando desde el dolor de muchos cambios y pérdidas. Cada vez se siente más la fortaleza de una generación que no le teme a sus lágrimas.

¬ŅQui√©n es Shabely Botello, m√°s all√° de la p√°gina en blanco?

Creo que soy por etapas, como todos, de alguna manera. Hoy puedo describirme como una mujer con fantasmas y hojas en blanco. Un ba√ļl lleno de recuerdos y abrazos. Una fot√≥grafa de l√°grimas, de l√°grimas de luz, a las cuales no temo.


Zona limítrofe en un libro de Ariel Fonseca

Sentado en el parque descubro restos de una mariposa. Una mujer en vestido cruza la calle. Hay una cadena en su cuello, y la mano que toca su hombro es sin duda la misma que se la regal√≥. En la cadena cuelga una mariposa dorada. ¬ŅCasualidad o es que en este libro todo parece planificado para que una escena sea consecuencia de la pr√≥xima? Con estas im√°genes comienza la lectura de Restos, del escritor Ariel Fonseca Rivero, que vio la luz en 2018, por la editorial espirituana Ediciones Luminaria.

***

Un poemario donde será recurrente la imagen de la casa. A veces desde el balcón, la cama, el picaporte de la puerta. Pero siempre la casa: unas veces refugio, otras veces cárcel. No podría imaginar el autor que a finales de 2019 el mundo comenzaría a vivir, verso a verso, lo que en este libro describe casi como una predicción:

Voy al balcón         hojas secas      calle desierta

Tengo la sensación de estar viviendo un déjà vu

Una muchacha camina descalza        Algo en su

cara recuerda la muerte  

La soledad, el silencio, ser√°n comparados al pez que mira el paso ralentizado de un dedo por el cristal de la pecera que le sirve como casa-jaula. Otros textos mostrar√°n im√°genes de lo que acontece fuera: se sentar√° en el parque, saldr√° a correr en las tardes, se confundir√° con los escasos transe√ļntes. Sin embargo, cada una de estas escenas dejar√°n la sensaci√≥n de im√°genes construidas desde el encierro. Las paredes ser√°n cada verso m√°s perceptible.

La ciudad es un perro hambriento/   

Salgo a correr en las tardes/

Los transe√ļntes van/¬†¬†

vienen/  

No ha cambiado el ruido/   

el olor de la impaciencia/

el sabor del conformismo/   

que corre por la garganta y nos impide respirar

Al final de este poema dir√°, como una confirmaci√≥n silente del espacio lim√≠trofe y, tal vez, para insinuarnos el por qu√© de su distanciamiento: ‚ÄúEl despertar es lo m√°s duro de vivir‚ÄĚ.

Mientras avanzo en la lectura siento que soy unas veces narrador omnisciente, otras el autor o el protagonista. Y es que el libro está escrito en un lenguaje conversacional, narrativo y fácilmente sugestiona por el modo de tratar el tema de la soledad, la enajenación, la prisión que en ocasiones somos para nosotros mismos.

En las altas horas de la noche el protagonista escribe y lee, se mantiene atento contra las trampas del sue√Īo: quedarse dormido puede ser peligroso si la ciudad asecha amenazante.

A las tres de la ma√Īana/

desde el balcón/

grito a la ciudad mi rabia

Podemos hablar de un libro construido desde la intimidad, donde el poeta nos describe con nostalgia las huellas de un amor que, en algunos textos, ir√° desapareciendo; en otros insistir√° en mantenerse a flote como un sobreviviente que se aferra a la √ļltima tabla del naufragio:

El día que te conocí

descubrí la tortuga           Las gomas de un auto

habían machacado el caparazón     su existencia

se redujo a un montón de pedazos               que

imaginé un rompecabezas

Hoy       camino a casa        pensaba en la huella

cada vez m√°s tenue

Jamás imaginé que el tiempo fuera capaz de

borrar algo tan fuerte      como una tortuga sobre

el asfalto

(P√°gina 15)

 

Ensalivo el dedo y hago círculos en tu abdomen

Soy más idiota que antes       La vida me ha dado

por querer parecerme a todos             por no ser

nadie¬†¬†¬†¬† Velo tu sue√Īo como si alguien pudiera da√Īarte

(P√°gina 26)

Ariel no esconde su postura de narrador. Ha dividido el libro en versos sin que cada poema abandone su conflicto. Sirva de muestra la p√°gina 20: la casa recordar√° los castillos medievales donde cuelgan en las paredes los trofeos de cacer√≠a. El autor intentar√° escapar del interior de la mansi√≥n, no sin antes acariciar las pieles de las bestias disecadas y sentir su dolor. Cada trofeo ser√° una distracci√≥n inevitable. Al final una voz, que se describe como dulce y que a m√≠ como lector me suena escalofriante, le instar√° a quedase, a besarla. Y la besar√°. Qui√©n sabe si por amor u obligado por ser sorprendido huyendo mientras duerme. ¬°Qui√©n sabe! Intentar√° correr nuevamente y nuevamente fracasar√°. Las pieles y su dolor atraer√°n sus manos en una man√≠a patol√≥gica y retardar√°n su escape. Al lector le quedar√° la duda de si ‚Äúla voz‚ÄĚ realmente existe o es la soledad que grita desde todas las esquinas.

Ha llegado la primavera y la gente camina sujeta al suelo por el cansancio, como si el invierno fuera imposible de olvidar. Se notan aburridas y a√ļn as√≠ caminan. Los ni√Īos se mesen en los columpios y dan la impresi√≥n de que todo vuelve, vez tras vez, a ser lo mismo. La rutina y su torpeza llena el espacio. El autor se suma a esa multitud, camina. O al menos eso dice. Tiendo a creer que desde la ventana observa con dolor el paisaje e imagina que sus paredes dejan de ser el l√≠mite.

Llego a la √ļltima secci√≥n. El libro parece cada vez m√°s breve y, sin embargo, la muerte asalta como la √ļnica salida del protagonista. La casa ha dejado de ser mencionada, pero es una alegor√≠a que persiste. Ahora soy yo el que observa que los ni√Īos han vuelto y el ruido de los columpios es lo √ļnico que delata un tramo feliz.

Me movería al parque si no fuera más que otra farsa/

Es medianoche/

En el parque se detienen los columpios/

El olor a felicidad ajena me obliga a vomitar

A veces, acostumbrados a vivir de lo que a otros le sobra, nos negamos a creer que existe la abundancia. Los restos del dolor se anuncian en cada p√°gina: los transe√ļntes que pasean, las paredes de la casa, las bestias disecadas y hasta el invierno que insiste en golpear con sus recuerdos toda la consistencia de la primavera. Las puertas de escape han desaparecido para el √ļltimo poema y el protagonista reprocha haber despertado. El silencio es desgarrador.