Pabellón Cuba


Nota del Comité Organizador de la feria Arte en la Rampa

A solicitud de artesanos, músicos, escritores y otros creadores, que participan en la XXI edición de la feria Arte en La Rampa, el Comité Organizador del evento informa que se suspende la programación cultural prevista para las jornadas de este sábado y domingo, como muestra de solidaridad con el pueblo de Matanzas, tras el estremecedor incendio en la zona industrial de la bahía de esa ciudad, ocurrido ayer y que aún hoy se intenta sofocar.
En franco respeto al público asistente a la feria se mantendrán las ventas y servicios gastronómicos. Expresamos nuestro apoyo a los bomberos y otras personas que intentan controlar el siniestro. Nuestra solidaridad de manera especial con los voluntarios y periodistas lesionados, a quienes les trasmitimos los deseos de una pronta recuperación. Lamentamos la pérdida de vidas humanas. Nuestras condolencias a familiares y amigos.
Agradecemos de antemano la comprensión del público. En nuestros perfiles en redes sociales, incluidos los del Fondo de Bienes Culturales y la Asociación Hermanos Saíz, mantendremos información constante sobre el desarrollo del evento.
 
 
Saludos
Comité Organizador de la feria Arte en La Ramp

Abrió Arte en La Rampa en el Pabellón Cuba

Con un concierto homenaje por el 60 aniversario del sistema de escuelas de la enseñanza artística se inauguraró este viernes la XXI edición de la feria de la cultura cubana Arte en La Rampa.

El escenario central del habanero Pabellón Cuba, sede del evento acogió el espectáculo a las 18:00 y tuvo por protagonistas a jóvenes talentos de las escuelas de arte.

Con la presentación inicia el programa de conciertos en los que el público pudo disfrutar de las actuaciones de agrupaciones y artistas de la música popular y las peñas de jazz, trova y repentismo.

La feria estará abierta al público hasta el cuatro de septiembre y el recinto será espacio para la venta de artesanías, la promoción literaria, presentaciones de obras de danza y teatro, espectáculos infantiles, y exposiciones de artes plásticas, entre las que destacan la muestra bipersonal 2 y punto, y la colectiva Hápax.

Creaciones de 83 artesanos estarán expuestas entre estas la orfebrería, el calzado, los textiles, la cerámica y el vidrio, precisó la Directora de Artesanías del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC), Mercy Correa.

En esta edición la cita también rendirá homenaje al Movimiento de la Nueva Trova en sus cinco décadas, a los poetas Nicolás Guillén, Carilda Oliver y Jesús Orta Ruiz, y al bailarín y coreógrafo Ramiro Guerra, considerado el padre de la danza moderna en Cuba.

Arte en La Rampa es convocada por el Ministerio de Cultura de Cuba y el FCBC, con el apoyo de otras instituciones como la Asociación Hermanos Saíz, la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales, y el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos.

 

Feria de la Cultura Cubana regresa al Pabellón Cuba

El próximo día 22 abrirá en el Pabellón Cuba la XXI Feria Arte en la Rampa, que estrena otra visualidad gráfica y se extenderá hasta el 4 de septiembre.

El Fondo Cubano de Bienes Culturales, ARTEX, la EGREM, el ICAIC y la Asociación Hermanos Saíz -junto a otras entidades- renuevan su alianza para conformar un programa que abarca la comercialización de bienes y servicios y diversas actividades artísticas.

La también llamada Feria de la Cultura Cubana celebrará significativos aniversarios del sistema de la enseñanza artística, el movimiento de la nueva trova, Nicolás Guillén, Carilda Oliver, Jesús Orta Ruiz “El Indio Nabiorí” y Ramiro Guerra.

Producciones artesanales, exposiciones de artes visuales, peñas y presentaciones de discos traerá de nuevo Arte en la Rampa, cuyos primeros conciertos los ofrecerán los grupos Síntesis y Toques del Río.


Alegría de siempre desde la cultura

Llegó el verano y con él un amplio despliegue de propuestas destinadas al entretenimiento y sano disfrute de la población, más allá de playa, piscina y sol. Se trata de apelar al arte y al conocimiento compartido entre todos, para lo cual el sistema institucional de la cultura desempeña un papel esencial.

Las primeras actividades que han tenido lugar, como la Fiesta Ciudad del Mar en Cienfuegos o el Festival Habana Ciudad Electrónica, auguran que pese a las carencias y los retos que afronta el país este será un verano de sorpresas, o al menos es el espíritu con el que se trabaja desde el entramado cultural de la nación y otros sectores.

«Este verano tiene que ser un espacio para el abrazo. Nuestra meta es llegar a todos los públicos y que participen junto a nosotros». Así lo asegura Lizette Martínez Luzardo, directora de Políticas Culturales del Ministerio de Cultura (Mincult), quien añade: «hemos trabajado en un diseño a partir de los intereses y las necesidades de la población, y pensando en todos los grupos etarios.

«Este es un verano atípico, el primero sin mascarillas luego de dos años de pandemia.Queremos fortalecer sobre todo la programación los fines de semana para los más jóvenes y entre semana estaremos trabajando para el adulto mayor», explica la funcionaria, quien en medio de estos días de arrancada se ha acercado a Juventud Rebelde para ofrecer algunos pormenores del plan de actividades.

El trabajo de los jóvenes ha sido fundamental, puntualiza la responsable de Políticas Culturales del Mincult, pues para la concepción de este plan se tuvo en cuenta la participación directa de la población en la conformación de las opciones. La mayoría de los promotores culturales, instructores de arte y artistas que han intervenido son jóvenes.

«Nuestros promotores culturales e instructores de arte trabajan cotidianamente en las escuelas y en las comunidades, pero además contamos con más de 500 proyectos socioculturales reconocidos por el sistema institucional, que participan activamente en la vida cultural del país. Pretendemos que en este verano, los espacios donde funcionan esos proyectos y otros se conviertan en focos de socialización para compartir el arte y el conocimiento», explicó.

Gracias a esa labor se prevé la realización del 14to. Festival Internacional Timbalaye: La Ruta de La Rumba, festivales provinciales de ruedas de casino, rutas patrimoniales desde las casas de cultura, la activación nacional de la Guerrilla Cultural 50 Aniversario de la Brigada de Instructores de Arte José Martí, así como los festivales zonales de Música, Caña y Azúcar, promotores de la expresión cultural de cada territorio.

Celebraciones hacia dentro

El Movimiento de Artistas Aficionados de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), la Brigada de Instructores de Arte José Martí, la Asociación Hermanos Saíz, así como la Unión de Jóvenes Comunistas son parte ineludible de un plan de celebraciones que mira hacia adentro, a explotar las potencialidades de cada territorio y donde la comunidad está puesta en el centro de dicha planificación.

«Una de las experiencias que queremos desarrollar es la organización de conciertos de graduación de la enseñanza artística en las comunidades, para que los niños, jóvenes y adolescentes que forman parte de ese tipo de enseñanza puedan presentarse en su barrio, con sus vecinos, con el concurso también de la población, para compartir lo que han aprendido en este tiempo», comenta Martínez Luzardo, quien apela a la vocación de servicio de nuestros artistas y recuerda que es un principio que proviene de nuestras escuelas de arte, paradigmas dentro de cualquier diseño que se pudiera realizar para esta etapa estival.

«Para nosotros no es raro que el verano inicie con las acciones que hemos realizado, por ejemplo en la comunidad de Romerillo o en La Habana Vieja, con los pasacalles, talleres y cursos de verano que se impartirán en las 37 escuelas de arte del país y no solo dentro de esas instituciones, sino que llegarán a muchas comunidades», puntualizó.

Otros acontecimientos culturales que tradicionalmente acompañan a esta etapa podrán su atención en que las distintas manifestaciones culturales lleguen a regiones más intricadas, como la Cruzada Artística Literaria por el Escambray, o la Jornada 13 de Agosto, dedicada a recordar a los hermanos Luis y Sergio Saíz Montes de Oca, en el aniversario 65 de su vil asesinato.

El Instituto Cubano del Libro trae sus propuestas de Lecturas de Verano, con especial atención en los gustos de niños y jóvenes, así como novedosas alternativas para descarga online desde el sitio web de Cubaliteraria.  Además, se realizarán exposiciones transitorias a lo largo del país, celebrarán la Jornada Arte Comic en Camagüey, y los cines se vestirán de gala con el 5to. Festival de Cine de Verano.

Regresan los festivales provinciales de ruedas de casino, proyectos socioculturales, que juntan la voluntad de promotores culturales e instructores de arte con la musicalidad y la iniciativa de la gente del barrio.Foto: Calixto N. Llanes/Archivo.

«Tenemos este año más de 106 rutas culturales agrupadas en el concepto Cuba: Historia y Cultura, que es una opción en la que integramos a la gran mayoría de nuestras instituciones. En estas la población puede acceder a la biblioteca, la galería, el museo, sitios históricos de la comunidad…, pero también disfrutar de otras opciones que no están necesariamente vinculadas a organismos de cultura», precisa la funcionaria, y asegura que en las plataformas digitales de las direcciones provinciales de Cultura y en cada institución cultural se presenta una actualización de las carteleras territoriales para consulta del público.

Martínez Luzardo confiesa que aún queda pendiente mucho trabajo para que las propuestas convenidas salgan adelante, para lo cual, asegura, cuentan con el apoyo y entusiasmo necesarios desde el inicio. «Esperamos lograrlo en la mayoría de los lugares, porque sabemos que todavía hay limitaciones; hay lugares donde todavía no tenemos ese nivel de actividad que se necesita en estos tiempos y creo que debemos reconocer ese activismo natural que surge en muchas partes del país.

«Hay muchos lugares donde los promotores culturales son personas que no perciben un salario por eso, y sencillamente tienen esa vocación de departir con la comunidad, y para nosotros esos líderes naturales son parte de nuestro sistema de instituciones de la cultura. Junto a ellos, nuestros creadores y el pueblo disfrutaremos, sin duda, de este verano con la alegría de siempre».


Estado de Espíritu

En el mes de diciembre se inauguró la exposición colectiva «Estado de Espíritu» en el Pabellón Cuba, muestra que me generó un sinfín de sentimientos encontrados en torno a la dinámica del joven arte contemporáneo en la escena cubana, principalmente la habanera, y los que de una forma u otra se saben (o se espera sean) encargados de velar por su higiene y salud. Decenas de artistas se congregaron en este espacio expositivo para conseguir una suerte de «muestra generacional»; una cartografía posible y deseada, una especie de narrativa de cómo se va desarrollando el nuevo contexto artístico dentro del marco de creadores asociados o cercanos a la Asociación Hermanos Saíz.

En la selección de obras y en su antojadiza disposición en el espacio de las diferentes áreas utilizadas, fue donde hallé el mayor desliz y agravante de esta propuesta curatorial. Obras agazapadas, otras invisibilizadas por la magnitud de sus adyacentes, algunas tan ocultas que necesitarían señaléticas para ser encontradas. Hallé piezas maravillosas, entre las que figuran el imponente tríptico de Miguel Machado, una solitaria perteneciente a una serie de Rafa Villares y su profundidad en azules, la materia gris de Yunior La Rosa, la colorida y peculiar de Lancelot Alonso, la de Miriannys Montes de Oca y su todo lúgubre, las muy bien ubicadas y adecuadas de Adonis Muiño y Alejandro Jurado, y unas interactivas de Dennis Izquierdo que regularon el paso y atraparon toda la visualidad del pasillo; entre otras que aunque mal ubicadas o carentes de información poseían un ánima de coloquio y penetración, llegando a ser consideradas por mí como buenas.

Otras tantas me parecieron quizás insuficientes, desfasadas, inacabadas, crípticas, pretenciosas, sin contundencia y carentes en muchos sentidos. El diálogo con las obras se tradujo en una situación engorrosa dado que no estaban las condiciones creadas, no existía un ambiente de estrechez entre el público y las obras. La intimidad visual, el cortejo, el deleite, la cercanía, la compenetración y lo más importante: la conversación se me volvió cuando menos difícil en la dramaturgia de la muestra. El intercambio siempre quedaba inconcluso por los miles de elementos distractores y posicionamientos. Careció el espacio del espíritu hondo de una exposición de artes. Demasiadas páginas ilegibles de un libro que presenta otras de tanta fuerza que el desnivel se empodera plúmbeo de la escena. Un espacio de actitud sinestésica –como me figuro se intentó en esta exposición por la carencia de información fuera de lo visual– no puede permitirse obras crípticas, tan enrevesadas que ni el más fino ojo, ni la más sensible alma pudiera llegar a su intríngulis y menos pudiera extraer su savia. El público pasó, mirañó y siguió; no había más para leer.

Me recorrí «Estado de Espíritu» dos veces y mi corazón lo mismo se me quería salir del pecho que me procuraba un rechazo estomacal, aunque la mayor parte del tiempo se mantuvo estático en su uniformidad latente. No me sentí abrasado por la muestra, no me sentí pleno, realizado. Desde su majestuosa individualidad muchas piezas me enervaron, pero la generalidad me conllevó a no asumirme parte de ese medio, no me dejó asirme a ella, no me absorbió. Nunca logré imbricar mi latido plano de ese día a la arritmia artística que encontré, el cuerpo que la provocaba no era más que las cromas que rompieron la armonía, detalles turbadores de la escala de la funcionabilidad y el empaste.

Parafraseando escritos de las curadoras de la muestra –las que sin duda asumieron una tarea titánica, siempre bañadas por la dulzura, la bondad y el empeño que les caracteriza–, esta exposición nació exenta de pretensiones y ambiciones, potenciada por amor a un arte curatorial, buscando un diálogo sincero y la transmisión de ideas. Pero el error primario estuvo ahí, en la poca pretensión. Ninguna práctica artística es ingenua; la curaduría menos. Una muestra donde esté la firma de Villares o Machado, no puede carecer de pretensiones, porque ya de por sí las obras de portentos como estos lo son, además de imponentes, dignas del mejor espacio y de las mejores miradas. Esta muestra reunió a muchos de los centellantes nombres, menores de cuarenta años, de la escena del arte contemporáneo que aún queda en Cuba, ya era pretenciosa de por sí. En “Estado de Espíritu” estalla el rejuego de una voz generacional, y ya esto es magnificencia. La muestra necesitaba ser pretenciosa, asumirlo, y esto la hubiera ayudado a ser más limpia, imponente, transitada, avasalladora, así como lo son muchas de las piezas que ostenta.

Coincido en la totalidad de sus argumentos con el crítico y curador Jorge Peré, cuando escribe: «Es aquí donde me lanzo a pedirle a todos esos jóvenes que hoy ven posar sus obras en algún rincón del Pabellón: aprovechen este momento y está oportunidad más que para hacerse selfies, para intentar redefinir las reglas del juego; tomen este preciado filón y desbórdense como generación; discutan con todo lo que estuvo antes… Planten bandera.» Dentro de esos jóvenes aludidos se encuentran, y espero no equivocarme, algunos de los que tendrán una firma de peso en un futuro no demasiado distante, por eso el enfoque y el compromiso con esa bandera contextual que menciona Peré es tan necesario. La valía y valentía del artista está siendo probada y avalada hoy más que nunca para estas generaciones que tienen actualmente una voz firme, pero necesitan «desbordarse», necesitan ser el torrente, la fibra que, imantada a una consistencia de espíritu, logrará redefinir, acomodar, reconceptualizar y darle un derrotero al arte cubano del mañana. Sus banderas deben ondear enérgicas y los espacios expositivos tienen la tarea de hacerles el asta más alta e impulsarles el viento. Muchos están escuchando, es hora de que esa generación que colmó las paredes del Pabellón, hable.

“Estado de Espíritu”, a pesar de sus precariedades, logró reunir en un mismo espacio a muchos artistas esenciales para las más jóvenes generaciones del arte contemporáneo cubano. Ese, seguramente, fue su gran acierto.


Díaz-Canel visita exposición colectiva Estado de Espíritu en el Pabellón Cuba

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, apreció hoy en esta capital la exposición colectiva Estado de Espíritu, en la cual convergen más de 60 creadores de la nación caribeña.
 

Durante una visita al Pabellón Cuba, el mandatario constató detalles de la iniciativa dedicada a los 35 años de la Asociación Hermanos Saíz, organización que agrupa a la joven vanguardia artística.

Según la cuenta en Twitter de la Presidencia, la propuesta forma parte de la 14 edición de la Bienal de La Habana, mayor certamen de las artes contemporáneas en la isla mayor de las Antillas.

Al decir de los organizadores, Estado de Espíritu retoma “los viejos escenarios -sin obviar las plataformas online- para mostrar en el espacio presencial muchas de las obras creadas desde la virtualidad”.

Diaz Canel pabellon cuba La exhibición, abierta al público hasta el 10 de enero de 2022, pretende generar una microcartografía que permita comprender las transformaciones en el panorama artístico contemporáneo, develar derroteros y dialogar en paralelo, señalaron los gestores.

El proyecto se inserta en el ciclo Preámbulo de la Bienal, la cual sesiona desde el pasado 12 de noviembre pese a los intentos de boicot que intentaron negar su respeto y prestigio.

Bajo el lema Futuro y Contemporaneidad, el evento completará su ciclo con las experiencias La Habana de la Bienal y Regreso al porvenir, previstas del 6 de diciembre al 24 de marzo y del 25 de marzo al 30 de abril del próximo año, respectivamente.

El certamen propone la muestra colectiva de creadores procedentes de España, México, Francia, Perú, República Dominicana, Jordania, Argentina, Sudáfrica, Brasil, Bolivia, Reino Unido y el país anfitrión.


Palabras a los intelectuales a debate en Dialogar, Dialogar

Fotos: Eddos

La vigencia del discurso de Fidel Castro, Palabras a los intelectuales, y el papel de los creadores en el actual contexto, centró el intercambio del espacio Dialogar, Dialogar que realiza cada mes la Asociación Hermanos Saíz y el cual tiene lugar en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba.

Conducido por el periodista y Vicepresidente de la AHS, Yasel Toledo Garnache, en el espacio, en el que participaron jóvenes creadores de varias manifestaciones artísticas, trascendió que Palabras a los intelectuales continúa siendo un texto con vida y constituye la forma de consenso en el plano intelectual y artístico del país.

Si bien el discurso  está pensado para una Cuba que no es la de hoy y responde al contexto que en ese entonces le tocó vivir al líder de la Revolución Cubana Fidel Castro, el discurso sigue teniendo un núcleo de ideas, un concepto de hacer la Revolución aplicable a la realidad cubana de hoy, desde el diálogo creador que siempre es necesario, aseguraron los participantes del Dialogar, Dialogar.

Al respecto, el profesor de la Universidad de la Habana y Dr. C Fabio Fernández, subrayó que Palabras a los Intelectuales es una expresión de la mejor convergencia posible de dos lógicas, la lógica política porque es un discurso político y al mismo tiempo la lógica que emana de la creación artístico literaria.

“Fidel en este documento está definiendo la necesidad de una política de consenso, suficientemente inclusiva y necesitada de ganar para sí a todos con excepción de los incorregiblemente reaccionarios, pero con el magnetismo suficiente para ser y representar un foco de atracción”, aseveró el joven investigador Yosvany Montano.

Fotos: Edos

En el espacio se reafirmó que Palabras… representa el deber ser de la cultura cubana y marcó un camino para el diálogo continuo con los artistas, y representa un documento con el que se debe continuar trabajando y de necesario estudio.

Fotos: Eddos

En 1961, Fidel sostuvo encuentros con escritores, artistas e intelectuales los días 16, 23 y 30 de junio en la Biblioteca Nacional de Cuba, cuya intervención de ese último día es recordada como Palabras a los Intelectuales, texto devenido plataforma de la política cultural de la Revolución.

Con motivo del aniversario 60 de aquellos sucesos, la AHS realizó otras actividades, incluidos un concierto de jóvenes por el canal Cubavisión, y la presentación de los libros Palabras a los intelectuales, publicado por la Casa Editora Abril; Apuntes en torno a la guerra cultural, de Abel Prieto; y Cuba libre: La utopía secuestrada, del historiador Ernesto Limia; estos dos últimos de Ediciones La Luz.


«Solo temo a desafinar o quedarme sin voz delante de mi público»

Cada vez que había galas o cualquier otra celebración en la Universidad de Oriente, Ronaldo Rodríguez Hernández tenía que cantar. De solo notificar su presencia no quedaba espacio vacío. En aquel tiempo pocos gozaban de la popularidad del entonces aspirante a Ingeniero Industrial. Ni el reggaetón más conspicuo convocaba mejor audiencia que aquel guantanamero de canciones pegadizas. A gritos, la multitud le pedía bis pero, al cambiar su carrera por la música, aquel público quedó huérfano de sus coplas y muy pocos supieron a dónde había ido el bardo de apariencia rasta.

No fue hasta la gala de premiaciones del Festival Cuerda Viva 2019 cuando volvimos a verlo, ya en la televisión nacional: Ronaldo Rodríguez ganaba el máximo galardón en la categoría de música alternativa. El tema “Deséame lo mejor”, perteneciente a su primer fonograma “Raros Pasos”, volvió a colocarse ante su público.

Al graduarme de periodismo contacté otra vez con él por las redes sociales y vía WhatsApp me contó parte de su historia.

fotos cortesía del entrevistado.

 “En la Universidad me gradué de cantautor y no de ingeniero industrial que fue a lo que fui allí” –me dijo, y luego contó que esa ni siquiera era la carrera por la que optó al culminar el preuniversitario–. En duodécimo grado obtuvo la carrera de Derecho y cuando terminó el servicio militar, por negligencia de alguien su boleta había desaparecido, no tenía carrera; sin embargo, en esa época había aprovechado tanto el tiempo que hasta ganó el Gran Premio del Festival de artistas aficionados de las FAR .

Tras reclamos de su familia, le ofrecieron una serie de carreras y cuenta, que ninguna pertenecía al perfil de su preferencia. Para él, la más decente era Ingeniería Industrial y con ella se quedó.

Ahí estuve tirando pa’ lante, de Mundial en Mundial, me costaba muchísimo trabajo vencer asignaturas como Cálculo 1, 2, 3. Aún así llegué hasta el cuarto año. Y si le sumo a esto que todo lo que aprendí del universo musical que descubrí en Santiago de Cuba, me interesaba muchísimo más que mi carrera, no fue muy productivo mi paso por las aulas de la Universidad de Oriente. Sin embargo, creo que le agradezco muchísimo a esa institución y lo mejor que me pasó en ella fue la posibilidad de ser mucho más culto.

fotos cortesía del entrevistado.

Las galas inter-facultades, los festivales de artistas aficionados de la FEU, los Festivales de la Trova Pepe Sánchez, los Festivales del Caribe y la tercera edición del Concurso de captación de talentos “Oye mi canto”, del que fue finalista, fueron una plataforma y una oportunidad para definir que cantar era lo que él quería hacer. Es precisamente ahí donde se dio cuenta del alcance que tenía la música que hacía. Los resultados en “Oye mi Canto” le abrieron las puertas a la membresía de la Asociación Hermanos Saíz.

Normalmente yo hacía mi música para mí, para mis amistades y para mi familia, pero cuando me paré en el teatro de la Universidad frente a mucha gente que me aplaudía con el corazón y me pedía otra canción, me di cuenta que ellos no podían estar equivocados y que definitivamente ese era mi camino.

La Universidad fue un período de 4 años, pero la música ha estado en mi vida desde que nací.  En el cuarto año decidí irme. Se lo comuniqué a mis padres y familia; y ellos estuvieron de acuerdo porque todas las cosas se estaban alineando para que mi futuro se encaminara por la música y no por la carrera que estaba estudiando y decidí que esa era mi felicidad, y era lo mejor que podía hacer.

fotos cortesía del entrevistado.

En 2017 se funda la banda RONKLUNGA. ¿Cómo surge el nombre de esta agrupación?

Ronaldo Rodríguez me parecía muy “cheo” para ponerle a una banda. Tampoco quería ponerle Ronaldo Rodríguez y su Banda o Ronaldo Rodríguez y su grupo, eso para mí estaba en candela. Y cuando grabamos el video clip de mi primer sencillo “Likidao” que lancé aquí en la capital, empezó el debate con los realizadores del video de que mi nombre no era comercial pa ponerle en los créditos.

Y junto con Mauricio Figueiral, que fue uno de los realizadores junto a Adrián Berazaín, surge este juego de palabras: El Ron, por mi nombre, y el Calunga, un apellido con mucho peso en mi familia paterna que vive en Santiago de Cuba. Llegamos a ese consenso, buscamos en Google RONKLUNGA y no aparecía ninguna coincidencia; y eso es súper importante. Cuando tienes un nombre original para que la gente te siga y te busque, hace que no se desvíen de su atención.

fotos cortesía del entrevistado.

¿Qué ha sido lo más grande que has logrado en tu corta carrera como músico?

Lo más importante es la aceptación del público. Yo nunca me he sentido fuera de lugar con mi música, y la gente siempre reacciona positivamente a mi voz, a mis canciones. He tenido que enfrentar muchísimos obstáculos en mi carrera, mis logros no son cuestión de buena suerte, son resultado de mi sacrificio y esfuerzo. Pero te puedo mencionar mis dos premios Cuerda Viva. En 2019 gané el galardón en la categoría de Música alternativa, y en 2020 en la categoría de Covers y versiones.

¿Qué significa haber compartido escenarios con Silvio Rodríguez?

Compartir escenarios con el maestro Silvio Rodríguez en sus giras por los barrios, algo que enaltece mi trabajo, me hace creer que lo estoy haciendo bien, y ese reconocimiento y esa presentación junto a él es de lo mejor que me ha pasado.

También estuviste en el festival intercultural de las naciones en Santander, España, una satisfactoria experiencia…

Sí, ofrecí algunas presentaciones en Bilbao y es súper lindo andar por las calles y ver los carteles con la promoción de tu concierto, ver tu foto y la gente señalando y haciéndose fotos conmigo. Una vez que llega el día del concierto y la gente reacciona súper bien a una música que no los identifica mucho realmente, con la que no tienen mucho que ver, ritmos que les son un poco indiferentes y aún así, ves que la energía es muy positiva, eso te da esa sensación de que tu música va más allá de tus fronteras y es universal.  

¿Por qué decidiste hacer música alternativa?

Creo que la música que hago es para todo tipo de receptor y, en efecto, no veo una diferencia significativa entre un público y otro. Hasta ahora, por suerte, mis canciones son aptas para todas las edades. Y realmente no me importa si alguien la llama música alternativa. Música es música y no le temo a esas etiquetas. A lo que sí le tengo miedo es a amanecer y no tener voz para cantarle a mi público, o no tener la musa pa’ poder hacer canciones o desafinar en vivo en un concierto.

Cuerda Viva, el primer paso a la televisión nacional…

Sí, Cuerda Viva fue el primer programa de la televisión nacional que me abrió sus puertas. Me mostró a un público inmenso que no conocía mi trabajo. Ese programa me dio esa oportunidad y siempre les voy estar agradecido, más por la oportunidad que por los dos premios. Es de las acotaciones fundamentales en la trayectoria de mi carrera. Eso quizás dio paso a que uno de mis temas se convirtiera en la música de presentación y cierre del programa de televisión “Súmate a mi show”, de la productora discográfica Bis Music, en conjunto con Artex.

En 2019 la agrupación de la que es líder se llevó el galardón en Música alternativa con la canción “Deséame lo mejor”, y en 2020 se alzaron en la categoría Covers y versiones gracias a una novedosa variante al clásico tema “Lágrimas Negras” de Miguel Matamoros.

fotos cortesía del entrevistado.

¿Por qué insistes en ese acento cubano en tu música?

Más que intencional, creo que es algo que llevo en la sangre. Y esto es paradójico porque desde pequeño la mayoría de la influencia que tuve era música internacional, cantaba canciones de artistas foráneos. Sin embargo, sin darme cuenta, cuando decidí hacer seria mi carrera, terminé volviendo a mis raíces, a lo cubano.

¿Por qué no haces música más comercial?

Te diré como dice Calle 13: Si yo quisiera vender algo, montaba una tienda, prefiero regalarte música aunque tú no la entiendas.

En tiempos de pandemia, este joven creador trabaja en la grabación del video clip de su tema “Refranero”, uno de los que dan vida a su disco “Raros pasos”, fonograma licenciado con la disquera Bis Music el pasado año. Se encuentra inmerso en la producción de su segundo CD.

Mientras, selecciona las canciones, realiza los arreglos y espera el regreso a la normalidad para empezar los conciertos y las presentaciones que le coordina la AHS en el Pabellón Cuba, se arma de mejores crónicas de la realidad de nuestro país con el afán de superar ese primer compendio musical con arraigo en lo tradicional y lleno de un sonido alternativo, donde confluyen el legado intelectual de la nueva trova con ritmos caribeños y tradicionales.


Sesiona Consejo Nacional de la AHS (+Tuit)

Como preámbulo al aniversario 35 de la organización de la vanguardia artística joven, sesionó este miércoles de manera online el Consejo Nacional de la Asociación Hermanos Saíz (AHS). En el encuentro, que devino fructífero intercambio sobre el funcionamiento de la organización y los desafíos del panorama cultural cubano, participó Rafael González Muñoz, presidente de la AHS; Nislay Molina, miembro del Buró Nacional de la UJC; así como el resto de la presidencia de la Asociación, miembros de su Dirección Nacional, ejecutivos provinciales, secretarios ejecutivos y directores de las casas del Joven Creador en el país.

foto tomada del perfil de la ahs en facebook

Una vez más se resaltó la importancia de mantener la efervescencia del arte joven a disposición de la programación en redes sociales. En ese sentido, se destacaron los resultados de las últimas jornadas como el Rock de la Loma en Granma —con la participación de bandas de casi 20 países—, el Jazz Namá en Santiago de Cuba, el Festival de Música Electrónica Bit 32 en Camagüey y, más recientemente, el Festival de Música de Cámara A tempo con Caturla en Villa Clara (con un alcance de más de 200 000 vistas en su página de Facebook). Igualmente, se ratificó la necesidad de manejar con eficiencia y eficacia los presupuestos que hoy se destinan a la programación de los territorios, haciendo énfasis en la promoción efectiva de proyectos que cada vez logren más impacto en los públicos y dialoguen críticamente con sus realidades sociales y con la labor de las instituciones de la cultura.

foto tomada del perfil de la ahs en facebook

En un año económicamente complejo, se ratificó no obstante la voluntad de seguir apoyando el arte joven y sus mejores proyectos, así como los procesos inversionistas que continúen mejorando espacios medulares como el Pabellón Cuba, sede nacional de la organización, la nueva Casa del Joven Creador de Artemisa y la de Santiago de Cuba.

En el encuentro se analizaron los resultados del primer proceso de crecimiento de la organización en el año y su impacto en cada una de las provincias. En ese sentido, se recalcó el papel de la organización en la identificación de la vanguardia artística donde quiera que se encuentre, para acompañar sus procesos creativos y la promoción de una obra transgresora y problematizadora de su realidad. También, se rindió cuenta de los resultados y el estado de las más de 120 becas El reino de este mundo, otorgadas por la asociación a sus creadores desde el 3er Congreso.

foto tomada del perfil de la ahs en facebook

Otros temas de funcionamiento giraron en torno al sistema de becas y premios y la necesaria revisión de los montos de premios en el nuevo ordenamiento del país y la preparación de venideras jornadas de gran impacto dentro de la programación como el Festival de Performance Puente Sur de Mayabeque y las próximas Romerías de Mayo, ambos a desarrollarse de manera virtual.

El encuentro fue propicio también para presentar los adelantos de la campaña por el aniversario 35 de la organización y debatir sus principales hitos del año, los productos asociados y la imagen a utilizar.

Este jueves se desarrollará la segunda jornada de intercambios del Consejo Nacional en los que se continuará debatiendo sobre el panorama cultural cubano y sobre la continuidad del proceso asambleario hasta el nivel de células y secciones, interrumpido por el impacto de la pandemia de la Covid 19.

foto tomada del perfil de la ahs en facebook