Pavel Giroud: ¬ęLa edad de la peseta termin√≥ enamor√°ndome de sus personajes¬Ľ

Por estos días, en una especie de análisis restrospectivo fílmico, repaso las creaciones de Pavel Giroud, uno de los cineastas cubanos más reconocidos a nivel internacional. Entre sus producciones, hay un filme al que continuamente regreso y en el que me descubro siempre a ojos cándidos. Se trata de La edad de la peseta, una de sus realizaciones cinematográficas más laureadas.

Nominada en varios cert√°menes a nivel mundial, la cinta ha merecido galardones de mejor pel√≠cula en el Festival Internacional de Cine de Cartagena, Colombia; mejor director en Festival de Cine Iberoamericano de Cear√°, Brasil; mejor guion en Festival Nacional de Cine de M√©rida, Venezuela, y otras distinciones en Estados Unidos, Ecuador y Per√ļ, adem√°s de incluirse en el programa de estudios ‚ÄúModern and Classical Languages. Spanish Films‚ÄĚ de la Universidad de Houston.

En el a√Īo 2020, la Cinemateca de Cuba realiz√≥ una selecci√≥n de los mejores filmes producidos por el ICAIC, para lo que fueron convocados cr√≠ticos e historiadores del cine cubano. En la especialidad de mejor direcci√≥n de fotograf√≠a (Luis Najm√≠as) y mejor direcci√≥n art√≠stica (Vivian del Valle), en el per√≠odo de producci√≥n 1959-2017, figura el filme en cuesti√≥n, categor√≠as en las que tambi√©n result√≥ laureado con el Premio Coral en el 28 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

A m√°s de una decena de a√Īos de su estreno La edad de la peseta se incluye ahora como una de las mejores pel√≠culas en los m√°s de 60 a√Īos de producci√≥n cinematogr√°fica del ICAIC. Nacida de una coproducci√≥n Cuba-Espa√Īa, el filme recrea una atm√≥sfera intimista que emplea a un personaje infantil como s√≠mil de una realidad subyacente.

En la jerga popular cubana, la expresi√≥n ‚Äúedad de la peseta‚ÄĚ refiere al periodo comprendido entre los siete y once a√Īos de edad. Etapa que se caracteriza por sentar las bases para avanzar hacia una madurez necesaria, un ciclo natural vital que moldea el comportamiento del infanto-adolescente en su proceso de autodescubrimiento. De ah√≠ que la tesis argumental se centra en el paso de la infancia a la adolescencia de Samuel, el personaje protag√≥nico, que tropieza con dificultades, sorpresas y desilusiones propias de su universo de autodescubrimiento.

La historia se desencadena en La Habana de 1958, a partir del prop√≥sito de Alicia, que tras un nuevo fracaso matrimonial decide regresar con su hijo Samuel, de 10 a√Īos, a casa de su madre. Violeta, esquiva y malhumorada, no aprueba la situaci√≥n, y Samuel, t√≠mido y apocado, en la antesala de la adolescencia, reniega el cambio; pero a medida que avanza el tiempo la aparente incompatibilidad entre ambos se disuelve, a la vez que el peque√Īo se inicia en el mundo de la adultez.

El guion estuvo a cargo de Arturo Infante, quien estuvo animado a escribirlo por el reconocido escritor colombiano Gabriel Garc√≠a M√°rquez en el transcurso de un taller que impart√≠a sobre ‚ÄúC√≥mo se cuenta un cuento‚ÄĚ. La banda sonora a cargo de Ulises Hern√°ndez, es una suerte de antolog√≠a de los ritmos y sonidos predominantes en Cuba a finales de los a√Īos cincuenta que refuerza las escenas exentas de di√°logo y les a√Īade una mayor carga conceptual.

Alicia es la joven madre que se nos construye d√≥cil, insegura y un tanto ego√≠sta. Violeta, la abuela, ser√° el personaje de apoyo, al inicio con sus enigmas y su car√°cter adusto ‚Äďtan comprensible en los abundantes primeros planos‚Äď y que viene luego a llenar el vac√≠o sentimental del peque√Īo.

La película se desarrolla en un complejo contexto histórico dentro de la historia de Cuba: el momento previo al triunfo revolucionario, estableciéndose una especie de paralelismo entre la nueva etapa de vida que comienza a vivir el país, y la nueva etapa de vida que experimenta Samuel. Ambos en los albores de un comienzo. La diégesis fílmica presenta una estructura fragmentada e incluye intertítulos con segmentos que van introduciendo los puntos de giro y van tejiendo una red poliédrica que se convierte en un torbellino de avatares personales.

Se imbrica una l√≠nea de pensamiento ficcionado con la veracidad de las circunstancias, manifiesto en sutiles di√°logos y en las escenas de las fotograf√≠as retocadas con el pincel, que traducen la limitaci√≥n de distancia entre realidad y representaci√≥n. Se insin√ļa un ambiente irreal saturado de edulcoraciones, m√°s bien artificios como producto de una realidad completamente desnaturalizada. El director se vale de algunas herramientas cinematogr√°ficas que funcionan simb√≥licamente dentro del lenguaje f√≠lmico y expone mediante ello un cosmos inexplorado que traspasa los l√≠mites de lo consabido.

La puericia de nuestro personaje va diluy√©ndose con la formaci√≥n de un imaginario sexual, el amor plat√≥nico, el debut a tientas en sus primeros flirteos amorosos y el descubrimiento de un mundo er√≥tico. A trav√©s de la visi√≥n ingenua y c√°ndida del peque√Īo se suscitan preguntas ingeniosas que suponen agudas reflexiones. Pavel Giroud sugiere un mundo abstracto e incorp√≥reo que solo tiene cabida en la percepci√≥n sensorial, lo que se enfatiza en la entrevista realizada.

En escenas finales, la despedida de Samuel de Violeta, de la fotograf√≠a, de sus ra√≠ces, simboliza el adi√≥s a la infancia, a la ni√Īez, y con lo cual deja atr√°s una estela de reminiscencias, se advierte en √©l una b√ļsqueda inconsciente de s√≠ mismo desde la propia llegada a la casa de su abuela. La metamorfosis del personaje experimenta una evoluci√≥n gradual que va del despertar adolescente hacia una madurez psicol√≥gica, y se ve envuelto, a causa de ello, en una revoluci√≥n de emociones.

La edad de la peseta representa tres generaciones a través de tres personajes que persiguen un propósito afín: sentirse amados. Sobre estos elementos de conceptualización, representación y construcción de personajes, el director del filme Pavel Giroud, nos comenta:

Como usted mismo ha afirmado en otras entrevistas, la idea de fungir como director de La edad de la peseta debutando en el largometraje, fue propuesta por el guionista y el productor del filme. ¬ŅC√≥mo concibi√≥ la idea de incorporarse a este proyecto?

Habían varios elementos seductores. El primero, la oportunidad de hacer cine de verdad, es decir, disponer de más recursos de los que hasta ahora había tenido, zambullirme en una nueva experiencia de trabajo; el segundo era la historia; y no es que me sintiera especialmente atraído por el relato, sino el convencimiento de que en ese entonces, una historia así jamás hubiera salido de mí.

La edad de la peseta tiene elementos de la vida de Arturo Infante su guionista. Otra de las cosas que valoré para dar el sí, tuvo un componente oportunista, sabía que si me salía bien y lograba empacarla con mi personalidad creativa, se me abrirían las puertas más fácilmente de ahí en adelante. Terminé enamorándome de la historia y de sus personajes.

La pel√≠cula Viva Cuba, de Juan Carlos Cremata, es la promotora por excelencia del debut de los infantes como protag√≥nicos en la cinematograf√≠a cubana. Un a√Īo despu√©s se estrena La edad de la peseta, que vendr√≠a siendo la segunda pel√≠cula que sigue esta tendencia de darles mayor voz a los ni√Īos en papeles principales, en este caso con el personaje de Samuel. ¬ŅQu√© particularidades ha tenido en el trabajo con el infante? ¬ŅAlguna experiencia en espec√≠fico?

Nacieron a la par, de hecho, iban a coincidir en fechas de rodaje, pero por cuestiones de producci√≥n, La edad de la peseta se atras√≥ un a√Īo. El trabajo con el ni√Īo no fue muy complicado. Su personalidad ayud√≥ a llevarlo a la manera de interpretar que me seduce, la de los peque√Īos gestos, la que el cine y solo el cine potencia.

Si te fijas en mis pel√≠culas hay rasgos comunes en el boxeador de El Acompa√Īante, el fot√≥grafo de Tres veces dos y el g√°ngster de Omerta y creo que al final todo se deriva de mi propia manera de ser. Muchos amigos de toda la vida que vieron la pel√≠cula, me dijeron que les parec√≠a estar vi√©ndome a m√≠ de ni√Īo.

En Viva Cuba, los ni√Īos interpretan de otra manera. Si en la m√≠a est√° un paso antes del ni√Īo cubano com√ļn, ellos est√°n dos pasos despu√©s; lo cual es un rasgo propio del cine de Cremata, derivado por dem√°s, de su propia personalidad. Yo llego a un lugar en silencio y puede que nadie se entere, sin embargo, escuchas unos cascabeles, te volteas y te enteras que Juan Carlos Cremata acaba de llegar. El cine de cada autor refleja de alguna manera qui√©n es, y los int√©rpretes son quienes le dan vida.

Samuel experimenta una evoluci√≥n en el transcurso del filme. Es un adulto en ciernes que avanza hacia una madurez psicol√≥gica a trav√©s del descubrimiento de un universo er√≥tico, los encontronazos con la muerte, la separaci√≥n, las decepciones y los tanteos con un amor idealizado. ¬ŅQu√© ha querido reflejar a trav√©s de un personaje tan polif√°sico?

Creo que si algo tiene La edad de la peseta es la naturalidad con que asume hechos inverosímiles, y es porque esos hechos inverosímiles son todos sacados de la realidad, ocurrieron.

Esa mujer, llamada El televisor, que parece extra√≠da de la mente de Fellini, existi√≥ en la vida real. A m√≠ se me ocurri√≥ pintar el televisor en la fachada de la casa de madera y eso quiz√° no era as√≠, pero eso no es m√°s que el empaque de algo m√°s grotesco y que el autor vivi√≥. O el hecho de fotografiar a una ni√Īa muerta y luego retocarla con pintura y otras cosas, que el cine hace ¬ęraras¬Ľ, que crees que proviene de la mente perversa de los creadores y no son m√°s que recopilaciones de hechos que reafirman la sentencia de que la realidad supera a la ficci√≥n.

No creo que Samuel sea un ni√Īo que ha enfrentado cosas √ļnicas, todo ni√Īo tiene ilusiones, fantas√≠as y temores que, generalmente, si no est√°s analizando cada acci√≥n suya, terminan siendo invisibles. Mucha gente, que no es capaz de concentrarse en un cine que no sea de constantes peripecias, dice que en ¬ęLa edad de la peseta¬Ľ no pasa nada. De lo que puedes estar segura es de que si filmara esa pel√≠cula hoy, ser√≠a diferente. No era padre cuando la hice. En ella est√°n volcadas mis experiencias y las de Arturo su autor, √ļnicamente como hijos.

La expresi√≥n ¬ęla edad de la peseta¬Ľ, como deja usted claro al comienzo de la pel√≠cula, se emplea popularmente para caracterizar el per√≠odo previo a la adolescencia. En esta etapa los ni√Īos se autodescubren y se proyectan como √°vidos conocedores. En el filme se lanzan preguntas al aire desde una visi√≥n de inocencia, pero que suscitan agudas reflexiones. ¬ŅC√≥mo ha concebido la construcci√≥n f√≠lmica de un personaje ingenuo y a la vez ingenioso?

La aclaraci√≥n est√° hecha para un p√ļblico no cubano. En Espa√Īa, por ejemplo el tema de la peseta, que era su moneda antes del euro causaba confusi√≥n. Ellos tienen la edad del pavo, que es la adolescencia y otros pa√≠ses la definen a su manera. Todos los ni√Īos son ingenuos e ingeniosos, incluso ante un mismo fen√≥meno. Agarran una rama de la calle, te dicen que es una pistola, luego le dices t√ļ lo linda que est√° la pistola y te aclaran que no son tontos, que saben es una rama.

Cine es drama y drama es transformaci√≥n de un personaje en una determinada ruta poblada de escollos. La construcci√≥n dram√°tica de esta historia nace de un taller que impart√≠a Garc√≠a M√°rquez en la EICTV. Seg√ļn me cont√≥ Arturo, √©l los impuls√≥ a crear una historia hurgando en su propia historia personal. Cuando llega a m√≠, el guion estaba casi listo. Fueron pocas las escenas que yo reescrib√≠.

La alusi√≥n a la cuarta dimensi√≥n funciona simb√≥licamente dentro del lenguaje cinematogr√°fico, por un lado alimenta la imaginaci√≥n, por otra parte cuestiona una realidad existente. ¬ŅQu√© relaci√≥n concibe entre esto y el personaje principal?

Mira, por ejemplo, esa es una de las escenas que yo cambi√© radicalmente de lo que estaba escrito. Conserv√© los di√°logos, pero la din√°mica de la escena es otra. En la del guion, ellos conversaban en la sala y actuaban todo lo que dec√≠an, por ejemplo: Cuando Don Ram√≥n dice que se va a recoger flores al prado hermoso, caminaba, fing√≠a recoger flores; la abuela montaba el potrillo pinto invisible. Hac√≠an una especie de pantomima alrededor del ni√Īo y yo, hasta el d√≠a antes de rodarla, estaba convencido que no ser√≠a as√≠, pero no ten√≠a la soluci√≥n.

Usualmente cuando estoy con esas dudas, lo que hago, en lugar de rebuscar y complicar, es quitar y llevarlo a lo m√≠nimo. ¬ęLess is more¬Ľ, lo mismo que con las interpretaciones. Record√© las misas espirituales y me pareci√≥ que film√°ndola as√≠, con todos agarrados de la mano ser√≠a m√°s expedito el viaje a esa otra realidad que terminar√≠a uniendo para siempre a nieto y abuela.

¬ŅC√≥mo valora el trabajo con ni√Īos luego de culminada la tarea f√≠lmica?

Hubo adultos que se comportaron con m√°s inmadurez. Los ni√Īos vitalizan el entorno, la pasan bien. Ese ni√Īo, por ejemplo, que ya es un hombre, no continu√≥ una carrera como actor, sino que sigui√≥ exactamente mis pasos. Ahora es Director de Arte, con la ambici√≥n de ser director de cine.

Ha declarado en otras entrevistas que antes de iniciar el proyecto el trabajo con el ni√Īo era ‚Äúel peor de sus temores‚ÄĚ. ¬ŅCree que ha logrado con este personaje el fin que se ten√≠a propuesto?

Sí, como no tenía esa experiencia y el mundo está lleno de leyendas urbanas y dispuesto siempre a asustar, terminé asustándome, pero se me pasó enseguida. Pese a que la película, en su momento, no me dejó ciento por ciento complacido como espectador, su incidencia en otros espectadores me hace sentir mucho orgullo de ella.


Matria desde la oportuna y aguda mirada de Gabriel D√°valos

En una palabra ha fundido Gabriel D√°valos a la Madre Patria: Matria. Un concepto, que seg√ļn el reconocido fot√≥grafo y periodista cubano, induce a la tierra m√°s √≠ntima, entra√Īable, mujer y madre; a ese lugar que permanece intacto y al que siempre habr√° que regresar cuando se busca lo esencial.

Matria ha llegado a Holgu√≠n, como la lluvia llega en mayo, para bien de los holguineros, como parte de las Romer√≠as. La acogida y admiraci√≥n de los espectadores dicen mucho del agradecimiento y respeto de esta tierra por la obra de D√°valos y por el arte de los j√≥venes bailarines de Compa√Ī√≠a de Danza Contempor√°nea Codanza, protagonistas de esta serie que se exhibe en el c√©ntrico parque Calixto Garc√≠a.

Matria
Kevin Manuel Noya

Esta exposici√≥n, que transpira Cuba en cada imagen, recoge cerca de 15 piezas que muestran la sincron√≠a de la danza con la arquitectura, los espacios p√ļblicos y los transe√ļntes de las calles y las plazas holguineras.

Partiendo de esta iniciativa la maestra Maricel Godoy, directora de Codanza, agradeci√≥ el gesto de incluir a los bailarines de este colectivo, que arriba este a√Īo a su 30 aniversario; y valor√≥ de agudo y hermoso el trabajo del artista, donde cada foto tiene su propio discurso y ofrece continuidad a las palabras de Jos√© Mart√≠ que las acompa√Īan.

De este proyecto creativo, en coauspicio con el Fondo Cubano de Bienes Culturales, se desprende la publicaci√≥n por el sello Collage Ediciones del libro hom√≥nimo, donde se re√ļne el trabajo de m√°s diez a√Īos de producci√≥n con bailarines del Ballet Nacional de Cuba, texto que fue presentado durante estas jornadas de Romer√≠as de Mayo.

Sobre la exhibici√≥n, el cr√≠tico de arte Nelson Herrera Ysla apunta en el pr√≥logo de este cuaderno, que ‚Äúentre el cuerpo y la arquitectura existe una relaci√≥n √ļnica, inquebrantable, dif√≠cil de ignorar o silenciar‚ÄĚ. El compendio resulta un ensayo fotogr√°fico que se inserta con plenitud y todos sus derechos al mundo de la imagen fotogr√°fica contempor√°nea en el arte cubano.

Matria
Kevin Manuel Noya

Al igual que en Holgu√≠n, emblem√°ticos espacios de varias provincias han acogido la muestra, que tiene a la fotograf√≠a y la danza como elementos esenciales, resaltando la destreza de bailarines de varios colectivos, como Matanzas, Villa Clara, Santiago, Camag√ľey y Cienfuegos.

Periodista de profesi√≥n, Gabriel D√°valos ha desarrollado una obra internacionalmente conocida como fot√≥grafo especializado en danza, trabajando con bailarines cubanos y extranjeros de prestigiosas compa√Ī√≠as; ha realizado exposiciones personales y colectivas en Europa, Am√©rica del Norte, Am√©rica Latina, Asia y Ocean√≠a.

En 2016 obtuvo el Premio Anna Pavlova Ballet Photography Contest, en La Haya, Holanda; y en 2019 el Premio de la Danza de Catalu√Īa, Espa√Īa, que reconoce la profesionalidad, creatividad y trayectoria de personalidades e instituciones, tanto en el pa√≠s ib√©rico como internacionalmente, relacionadas al mundo del ballet y la danza.

 


Cámara Azul, miradas al audiovisual en Romerías

A los 30 a√Īos de la Televisi√≥n Serrana y al centenario de la Radio Cubana dedica sus espacios C√°mara Azul, evento que explora el audiovisual en las XXIX Romer√≠as de Mayo.

Con sedes, principalmente, en el cine Martí, el Café Tres Lucías y el Teatro Ismaelillo, el espacio tiene de invitados a Caridad Martínez González, Premio Nacional de Radio 2008; Amílcar Salatti, guionista de cine y televisión; y Carlos Rodríguez, realizador de TV Serrana.

Esta XX edici√≥n de C√°mara Azul inici√≥ con un conversatorio sobre la Televisi√≥n Serrana, con Carlos Rodr√≠guez, Kenia Rodr√≠guez Jim√©nez y Alejandra Rodr√≠guez Segura, en el lobby del Cine Mart√≠, sitio donde Am√≠lcar Salatti, guionista de la reciente serie de televisi√≥n Calendario, impartir√° un taller de guion cinematogr√°fico, en coordinaci√≥n con el Centro Provincial del Cine. Salatti realizar√° tambi√©n un intercambio con el p√ļblico interesado en las particularidades de la escritura para cine y televisi√≥n; y junto con Caridad Mart√≠nez, se reunir√° con los estudiantes de la Facultad de Arte de los Medios de Comunicaci√≥n Audiovisual (Famca) de la Universidad de las Artes-ISA en Holgu√≠n.

Cámara Azul, miradas al audiovisual en Romerías
Fotos Kevin Manuel Noya y Eli√©cer Pe√Īa

‚ÄúLa TV Serrana dej√≥ de ser un canal comunitario para convertirse en una comunidad audiovisual‚ÄĚ, coment√≥ Carlos, quien por veinte a√Īos se ha desempe√Īado all√≠ como realizador. Enfocada al rescate de la cultura local y al reflejo de los intereses de la comunidad, este proyecto de producci√≥n y difusi√≥n de video en las monta√Īas de la Sierra Maestra, fundado en 1993 a partir de una idea de Daniel Diez, retomando el trabajo de Santiago √Ālvarez, ha puesto la realizaci√≥n en funci√≥n de la comunidad. No es solo mostrarla, sino convivir con todos, a√Īadi√≥ Kenia. Mientras que para Alejandra, ‚Äúsi no hubiera pasado por la TV Serrana no ser√≠a ni la persona ni la realizadora que soy hoy‚ÄĚ.

El almac√©n de la imagen, evento de la AHS realizado en Camag√ľey, se suma a C√°mara Azul con la proyecci√≥n de materiales audiovisuales y el lanzamiento de la convocatoria de su edici√≥n XXXII, por el presidente de su Comit√© organizador, Alberto Santos Casas. Asimismo se realizar√°n los conversatorios: ‚ÄúLa centenaria Radio Cubana‚ÄĚ, con Caridad Mart√≠nez y j√≥venes realizadores de la radio holguinera; y ‚ÄúTreinta a√Īos de la Televisi√≥n Serrana‚ÄĚ, con Kenia Rodr√≠guez, Raisel Pompa, Carlos Rodr√≠guez y Alejandra Rodr√≠guez Segura.

Se presentar√°n los documentales √ďrgano, de Rosa Mar√≠a Rodr√≠guez, y Romer√≠as, la utop√≠a, de Carlos G√≥mez y Manuel Alejandro Rodr√≠guez Yong, adem√°s de una muestra por los 15 a√Īos de la Agencia Cubana del Rock, con los documentales El camino y Switch XV a√Īos: Una carrera de fuego, de Erick Garc√≠a, y Los √ļltimos frikis, de Nicholas Bremman.

El programa incluye la proyecci√≥n de los documentales Mujeres en dos tiempos (I y II) de Yasmany Castro; Piel de burd√©gano, de Juan Carlos Dom√≠nguez Diez; A Camag√ľey, mi globo rojo, de Marianne Portuondo y V√≠ctor Pando, y Con Silverio hasta el Turquino, de Arletty White Morales; as√≠ como una muestra especial por los 30 a√Īos de Televisi√≥n Serrana. Las proyecciones se realizar√°n en el cine Mart√≠, el Ismaelillo y el Caf√© Tres Luc√≠as.

Cámara Azul, miradas al audiovisual en Romerías
Fotos Kevin Manuel Noya y Eli√©cer Pe√Īa

Un momento especial ser√° el homenaje al Dj y productor Ernesto Hidalgo Mari√Īo (Tiko SK8), recientemente fallecido, con la presentaci√≥n del St√©reo G. La pel√≠cula, de Jimmy Ochoa.

El evento C√°mara Azul tambi√©n realizar√° diariamente la transmisi√≥n del programa ‚ÄúDe Romer√≠as‚ÄĚ, por Radio Angulo, con streaming a trav√©s de la p√°gina de Facebook AHS Holgu√≠n.

Veinte a√Īos han transcurrido desde que Jorge Riba√≠l, entonces jefe de la Secci√≥n de Audiovisuales de la AHS en Holgu√≠n, organiz√≥ por primera vez el evento audiovisual en las Romer√≠as de Mayo: C√°mara Azul, por el nombre de un proceso cinematogr√°fico (Blue Screen) utilizado para que varios elementos fotografiados por separados sean reunidos en una sola imagen. ‚ÄúLa met√°fora era hermosa: el evento ten√≠a que ser capaz de reunir en una sola imagen a j√≥venes realizadores y cin√©filos de muchas latitudes‚ÄĚ, recuerda.

 

 


Abierta la convocatoria para el Cámara Azul en Romerías de Mayo

La AHS en Holguín, el Centro Provincial del Cine y la filial holguinera de la Universidad de las Artes convocan a la XX edición de Cámara Azul, evento que en Romerías de Mayo, Festival Mundial de las Juventudes Artística, aborda el universo del audiovisual.

En esta edici√≥n C√°mara Azul pretende reflexionar en torno a la defensa y salvaguarda del patrimonio local a trav√©s del audiovisual, en franco homenaje a un proyecto que ha mantenido esta premisa durante tres d√©cadas: TV Serrana, ubicado en las monta√Īas de la Sierra Maestra, y cuyos materiales y pr√°cticas productivas evidencian la capacidad comunitaria de actuar, por medio del cine, en el rescate de sus valores identitarios.

Cámara Azul, precisan sus organizadores, propone reunir en Holguín a varias generaciones de realizadores de esa casa productora, así como a cineastas nacionales y extranjeros, con materiales que respondan a la temática principal de esta XX edición.

De manera colateral, en el a√Īo del centenario de la Radio Cubana, el espacio agasajar√° a este medio arraigado en el pueblo, con las transmisiones de programas y la presencia de importantes figuras de este medio; as√≠ como propiciar√° la interacci√≥n de parte del equipo de la teleserie Calendario con su p√ļblico, tras la exitosa recepci√≥n.

En funci√≥n del enriquecimiento de la creaci√≥n audiovisual en el pa√≠s, el evento acoger√° intercambios entre realizadores, encuentros con el p√ļblico, proyecci√≥n de materiales audiovisuales, talleres y conferencias magistrales durante los d√≠as que sesione.

Los materiales serán recepcionados hasta el 25 de abril próximo, a través del correo electrónico camarazul.22@gmail.com. Más información en los teléfonos 54091389 o 24481148; y en las páginas de Facebook AHS Holguín, Cámara Azul y Romerías de Mayo.

Este evento figura entre los más antiguos de las Romerías, fue organizado en sus inicios por el realizador Jorge Ribail, jefe de la Sección de Audiovisuales de la AHS, con el objetivo de reunir a jóvenes realizadores y cinéfilos de muchas latitudes, haciendo homenaje al proceso utilizado para que varios elementos fotografiados por separados sean reunidos en una sola imagen, y que es llamado Blue Screen o Cámara Azul.


Estrenan documental en encuentro de trovadores en Ciego de √Āvila

La decimos√©ptima edici√≥n de Trov√°ndote, el encuentro nacional de j√≥venes defensores del g√©nero, que por estos d√≠as ocurre en Ciego de √Āvila, fue la plataforma ideal para realizar la premier del documental Trov√°ndote sin parar.¬†

Jorge Luis Neira, director del audiovisual, declaró a la Agencia Cubana de Noticias, que gracias a la beca El reino de este mundo, otorgada por la Asociación Hermanos Saíz (AHS), lograron llevar a cabo la producción que narra las experiencias de los participantes de las 15 entregas anteriores de Trovándote.

La producci√≥n, a cargo de la miembro honor√≠fica de la AHS y productora de Televisi√≥n Avile√Īa Liumila Fonseca Milan√©s, dur√≥ dos a√Īos y logr√≥ gestionar entrevistas a fundadores y participantes m√°s recientes del encuentro, incluso cuando muchos no se encontraban en territorio nacional.

Entre los testimonios recopilados destacan los de William Vivanco, Eduardo Sosa, Ariel Barreiro, Ray Fernández, Jorgito Kamancola, Nelson Valdés, Marta Campos, Yoan Zamora, Héctor Luis de Pasada y Santa Masiel y motivos personales.

Trov√°ndote, comenta Jorge Luis Neira, m√°s que un sue√Īo fue el despertar de una expresi√≥n art√≠stica casi inexistente en la provincia, y la cu√°l cre√≠amos, no gustaba.

¬ęPara nuestra sorpresa los j√≥venes tuvieron buena respuesta a la propuesta, hoy ya sumamos 17 ediciones y vamos por m√°s ¬ę, agreg√≥ el realizador.

El encuentro nacional de j√≥venes trovadores, organizado por la AHS en Ciego de √Āvila comenz√≥ el d√≠a 23 y estar√° regal√°ndole al p√ļblico avile√Īo buena m√ļsica hasta este 26 de marzo.

Rendir homenaje a la obra de Vicente Feli√ļ, el aniversario 80 del Movimiento de la Nueva Trova y el natalicio de Juan Formel, ha sido la premisa de los trovadores participantes.


‚ÄúDe cierta manera‚ÄĚ, feminista

La Muestra de Mujeres Cineastas inici√≥ este 24 de noviembre ‚ÄúDe cierta manera‚ÄĚ, con la proyecci√≥n del filme de Sara G√≥mez (1942-1974), la primera mujer cubana que dirigi√≥ un largometraje de ficci√≥n.

Como parte de las jornadas por la no violencia de género, se exhibieron hasta este 28 de noviembre más de 40 obras audiovisuales, realizadas desde el lente femenino. Rebeca Chávez, Gloria Rolando, Belkis Vega, Lizette Vila, Marilyn Solaya, Carla Valdés, Marta María Borrás y realizadoras de la TV Serrana figuran entre las 78 mujeres de la cinematografía feminista cubana, cuyas producciones fueron expuestas en el cine Charles Chaplin y la Sala Charlot de esta propia instalación.

Por otro lado, el cine Riviera acogi√≥ variadas propuestas internacionales y el Centro Fresa y Chocolate fue la sede para el desarrollo de los paneles te√≥ricos con destacadas creadoras de diferentes generaciones, como el titulado ‚ÄúDe Sara G√≥mez a las nuevas realizadoras‚ÄĚ.

En el lobby del cine Charles Chaplin estuvieron abiertas al p√ļblico dos exposiciones de carteles, cuya curadur√≠a estuvo a cargo de Sara Vega, especialista de la Cinemateca de Cuba.

Tomada de ACN

Promovido por el recién creado Comité de Género del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), este espacio incluyó también diversas actividades comunitarias en barrios como el Reparto Berroa, en La Habana del Este, además de la cancelación de un sello postal.

Igualmente, fue lanzada la convocatoria al ‚ÄúConcurso de proyectos de cortometrajes por una vida libre de violencia hacia las mujeres y las ni√Īas en Cuba‚ÄĚ, la cual estar√° abierta hasta el 28 de enero de 2022.

Tras exhibirse en cines habaneros, esta muestra se incluirá en la programación cinematográfica del resto del país. Desde la dirección, producción, edición, montaje, sonido, luces y actuación, las cineastas cubanas apuestan por el feminismo en el discurso cinematográfico y sus protagonistas en o tras la pantalla: las mujeres. 


No podemos pedirle a las novelas tratados feministas

Hace unos días entre amigas Diversas tuvimos un debate sobre la novela  cubana de reciente transmisión: Vuelve a mirar. Analizamos muchos temas, pero centré mi atención en la forma en que se juzgaba una situación de infidelidad. La historia de Norberto, quien traicionó a su esposa con Rita. Sin embargo, nuestra discusión no giró en torno a eso, sino, en el hecho de que Rita quiere que Norberto sea su esposo y hace varias maldades para lograrlo, incluso dejarse un embarazo que él no desea.

logo del proyecto Diversas

‚ÄúEsa mujer se propuso a toda costa romper un matrimonio‚ÄĚ. Esta frase se qued√≥ en mi cabeza y me hizo pensar en las diferentes formas en que ‚Äúnos¬† convierten en nuestras peores enemigas.‚ÄĚ Las mujeres nos vemos entre nosotras como la competencia, cuando de hombres se trata. Ese momento, en que la atenci√≥n de un hombre nos hace sentir envidia de nuestras semejantes, a nuestros ojos m√°s lindas, m√°s exitosas, premiadas con el amor, la admiraci√≥n o la simple mirada de un hombre. Volviendo sobre la novela, eso le otorga a Norberto cierta impunidad, lo libra de responsabilidad emocional y de respeto hacia su matrimonio y desplaza toda la culpa a Rita ‚Äďes ella quien se ‚Äúha propuesto romper el matrimonio‚ÄĚ‚Äď. As√≠ como lo fue el Adam de Eva, quien debi√≥ obligarlo a pecar. Cu√°ntas veces, en caso de una separaci√≥n por la infidelidad de una mujer hetero pensamos: ‚ÄúEse hombre se propuso a toda costa romper un matrimonio‚ÄĚ. No s√© usted, pero yo nuca lo pens√© as√≠, en el caso de las mujeres infieles pensaba: ‚ÄúEsa mujer es una descarada‚ÄĚ, y en el caso de los hombres que deciden acercarse a una mujer casada, pensaba: ‚ÄúSe enamor√≥, puede suceder.‚ÄĚ

¬ŅDe d√≥nde viene esta diferencia? ¬ŅPor qu√© pensamos as√≠? ¬ŅRealmente las mujeres somos malvadas entre nosotras, est√° en nuestra naturaleza? Me alivia decir que no tiene que ser as√≠, existen otras formas m√°s sanas de relacionarnos entre mujeres.

El origen de estos razonamientos ‚Äďque todas hemos tenido, al menos una vez‚Äď, responde una ense√Īanza cultural, propia de nuestra sociedad: la misoginia internalizada. Se define como la internalizaci√≥n involuntaria de los mensajes sexistas presentes en nuestra sociedad y cultura.[1] El resultado son un conjunto de prejuicios, creencias y desconfianzas hacia lo femenino, que asumimos y reproducimos, aun siendo mujeres: ‚ÄúLas mujeres son manipuladoras, d√©biles, tontas, enfermizamente ambiciosas, sin capacidad de liderazgo‚ÄĚ, son algunos de los rasgos que se nos asignan.

Lo cual me recuerda otras situaciones de la novela y de la vida cotidiana: la historia de Alina, una mujer casada con dos hijos, sin casa propia, que vive con su esposo y su suegro en la casa de este √ļltimo. Esta pareja vive en un cuarto con sus hijos¬† y no tiene privacidad, lo cual les afecta. Para el esposo, eso no es un problema, as√≠ que deja a su esposa toda la responsabilidad emocional de hablar con su suegro de esta situaci√≥n y de buscar soluciones.

Sus soluciones son negativas; es mostrada como una mujer enfermizamente ambiciosa, mientras que la violencia de su esposo al dejarle a ella toda ese trabajo emocional, más las labores del hogar y el cuidado de los hijos y los comportamientos egoístas y machistas de su suegro se les resta toda importancia, en comparación con la actitud asumida por ella, convirtiendo a estos hombres nuevamente en víctimas de esta ambiciosa mujer.

Otra situaci√≥n es la Yoandra una ex prostituta negra, que a pesar de llevar muchos a√Īos en pr√°ctica, de conocer muy bien a su ex chulo, se comporta de manera ingenua o tonta ante sus amenazas. Fuera de la novela me recuerda las opiniones sobre mujeres negras dirigentes de la ciudad, donde ante malas decisiones en su gesti√≥n, la opini√≥n fue que las mujeres no estaban listas para dirigir, incluso en uno de los casos donde la administraci√≥n es compartida con un hombre, ella es la¬† √ļnica responsable de todas las malas decisiones, a los ojos de la opini√≥n p√ļblica.

foto tomada de internet

Mencionar estos ejemplos, dentro y fuera de la pantalla, aparentemente no relacionados, no es casual, es una evidencia de c√≥mo aprendemos la misoginia internalizada. Mediante la socializaci√≥n, en conversaciones con amigas, libros, telenovelas. De ah√≠ la importancia de lo que presentan nuestros medios, en particular las novelas (espec√≠ficamente Volver a mirar), que transmiten la cultura que aprendemos sin querer, legitima comportamientos, forma nuestra personalidad y moldea nuestra forma de pensar y actuar, y refuerza adem√°s, creencias y pr√°cticas como: ‚Äúsiempre me he llevado mejor con chicos, las mujeres son muy chismosas‚ÄĚ, ‚Äúse merece lo que le sucedi√≥, por p‚Ķ‚ÄĚ, ‚Äúesa p‚Ķ me rob√≥ a mi marido, lo persigui√≥ hasta que me lo quit√≥‚ÄĚ. Normalizamos hablar mal de otras mujeres, humillar a otras, ser c√≥mplices de situaciones de violencia y reproducirlas.

Y es que no solo se trata de c√≥mo nosotras vemos a otras mujeres, sino tambi√©n de c√≥mo nos vemos y valoramos a nosotras mismas. Este es el caso de Consuelo, otra de las mujeres de Vuelve a Mirar, que muestra otra cara de la misoginia internalizada. Es una mujer consagrada √ļnicamente a su familia, al punto de olvidarse de ella, amargada, controladora, d√©spota, capaz de mentir y chantajear a su propia familia para cuidarlos, que se niega a tratarse medicamente sus dolencias por tal de no dejar de hacer las tareas que como ‚Äúmujer le pertenecen‚ÄĚ (labores dom√©sticas y de cuidados). Cualquier placer le es ajeno, su prioridad es servir, por lo tanto, no tolera cualquier actitud de los otros que no pueda controlar, donde ella no pueda servir. El da√Īo f√≠sico y emocional, para s√≠ misma, es evidente y acumulativo y se refleja en el rechazo y los reclamos de sus v√≠ctimas/ familias.¬†

foto tomada de internet

‚ÄúRecuerda no ver a la mujer siempre como una v√≠ctima‚ÄĚ. Como en el ejemplo anterior, la misoginia internalizada nos convierte en c√≥mplices involuntarias del sistema que nos oprime; es parte del proceso de socializaci√≥n. Todo lo que hacemos est√° sesgado por el g√©nero y, por lo tanto, al identificarnos consciente o inconscientemente con alguno de los g√©neros actuamos en consonancia con lo que es culturalmente asignado, bueno o malo pero socialmente aceptado para nuestro g√©nero.

Nuestra cultura machista nos ense√Īa a ser machistas a todes sin importar sexo u orientaci√≥n sexual o identidad de g√©nero, sin embargo, no podemos olvidar qu√© ha sido la violencia de g√©nero hist√≥rica y sistem√°tica para las mujeres y las disidencias sexuales. Todes, incluso cuando entendemos las l√≥gicas sexistas del patriarcado, reconocemos su opresi√≥n y nos oponemos a ella, somos forzados constantemente por nuestra misoginia internalizada y misoginia social a aceptar muchas de las ideas que rechazamos. Romper con esas din√°micas es una lucha diaria por desaprender, lo cual requiere analizar lo que hacemos pero m√°s profundamente, as√≠ como el sistema de opresiones que nos lleva a hacerlo, y qu√© hacer para no reproducirlo.¬†¬†¬†¬†

La misoginia internalizada favorece a los hombres en tanto nos pone a competir por el respeto y el reconocimiento masculino, nos consume tiempo, trabajo emocional, limita nuestras redes, nos impide organizarnos, hacer negocios y proyectos juntas, apoyar el desempe√Īo femenino en cualquiera de sus variantes, de ayudarnos entre nosotras y desarrollar la empat√≠a. Esa misma competencia, odio involuntario por lo femenino, nos ense√Īa la LGBIQ+ fobia y nos impide la unidad estrat√©gica y esencial para enfrentar el patriarcado, en el caso de Cuba.

‚ÄúNo podemos pedirle a las novelas tratados feministas‚ÄĚ, dec√≠a juiciosa mi amiga. Ciertamente, no es ah√≠ donde comienza el cambio. El cambio comienza¬† cuando rompemos las l√≥gicas de normalizaci√≥n, individual y colectivamente, cuando hacemos la cr√≠tica con enfoque de g√©nero a los materiales audiovisuales y, a partir de esa cr√≠tica, del debate, podemos generar nuevos conocimientos colectivos, para desaprender la misoginia internalizada, cuando nos permitimos amarnos a nosotras y empatizar con las otras. Luego alcanzaremos la fuerza pol√≠tica necesaria para convertir nuestro feminismo en cultura hegem√≥nica, para posteriormente ser representada en los productos comunicativos.¬†¬†¬†¬†¬†

[1] Polo Sabat Clata define como misoginia internalizada cuando las mujeres somos c√≥mplices de nuestra propia opresi√≥n. Cons√ļltese La vanguardia 18/o2/2017.


Sesiona taller sobre direcci√≥n de arte audiovisual en Camag√ľey

Desde la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Camag√ľey se abre una propuesta de aprendizaje y pr√°ctica cinematogr√°fica del 15 al 19 de noviembre en la librer√≠a Ateneo Vietnam de la urbe agramontina.

Aprender sobre la dirección de arte con José (Pepe) Reyes Suárez es el propósito de estos días del taller e intercambio que deviene del marcado interés por la temática impartida durante el recién celebrado Almacén de la Imagen en su edición 31.

Pepe Reyes, artista pl√°stico y escen√≥grafo, es adem√°s director de arte cinematogr√°fico con m√°s de 12 a√Īos de experiencia en diferentes proyectos audiovisuales como videos clip, comerciales, largos y cortometrajes, televisi√≥n; as√≠ como el dise√Īo visual de espect√°culos musicales y teatrales.


Los condenados del silencio

Oh habla del silencio

                                                                                                                                      Alejandra Pizarnik

 

Un muro de incomprensi√≥n se erige en el sanatorio de Santa Fe donde invade la ‚Äúpeste a silencio‚ÄĚ, y Luis (Jorge Perugorr√≠a) y Orqu√≠dea (Laura de la Uz) visualizan el mundo m√°s all√° de las rejas. Su peque√Īo universo se advierte como trasfondo de una acertada cr√≠tica a la sociedad contempor√°nea. Se cuestiona el concepto de lo que es ‚Äúnormal‚ÄĚ: hasta qu√© punto son m√°s salvajes quienes existen al otro lado de la cerca del sanatorio que los propios pacientes.

Por otra parte, Isabel Santos es el engranaje universal de la historia por medio del personaje de Elena, madre de Luis. Ella ilustra el sacrificio extremo y, como una casa vieja, se derrumba en silencio. Su instinto maternal la convierte en un arma de doble filo, pues la resignación y la incapacidad para comprender al hijo enfermo, le impiden disfrutar de Alejandro (Carlos Enrique Almirante), su hijo menor.

Tambi√©n el personaje de Maritza refuerza la tesis de la incomunicaci√≥n humana, en todo momento, ella busca el reconocimiento de los otros: las maracas que tanto desea poseer devienen s√≠mbolo de ello. Desde la ingenuidad propia de una ni√Īa construye su ideal de familia y aboga por su derecho a amar. La relaci√≥n afectiva establecida con Luis, los besos, las caricias, incluso, el acto de hacer el amor, demuestran, una vez m√°s, como la capacidad de sentir no es exclusiva de los ‚Äúnormales‚ÄĚ.

El filme está narrado desde una dimensión realista, desde los conflictos y situaciones humanas propias de nuestro entorno más inmediato. Fernando Pérez logra narrarnos la historia mediante un lenguaje que sorprende por su valentía, su sinceridad y su descarnado discurso existencialista; los internos en el sanatorio personifican la catarsis de esta sociedad mezquina.

La estructura dramática se construye desde una dimensión simbólica y deviene polémica en sus grados de lectura. El realizador propone una reflexión sobre la necesidad de la comunicación entre las personas, la tolerancia y el respeto, la aceptación del otro.

La Habana, leitmotiv recurrente en los filmes de Fernando Pérez, resulta el escenario escogido para develar su historia. El sanatorio de Santa Fe se devela por medio de una edificación en decadencia; sus interiores claustrofóbicos y con escasa iluminación producen una sensación de ahogo y desesperación.

Los reiterados encuadres de los pacientes detr√°s de la puerta cercada connotan a un nivel simb√≥lico el enclaustramiento, la sensaci√≥n de estar presos, no solo desde un punto de vista f√≠sico, sino desde sus propios subconscientes. Destaca en el filme el trabajo de la direcci√≥n de arte de Erick Grass con un dise√Īo de vestuario descolorido, sucio y desali√Īado, el cual sugiere la uniformidad, la alienaci√≥n a que son sometidos los hospitalizados.

El tratamiento de los espacios fr√≠os y claustrof√≥bicos, con la cercan√≠a de los contenedores de basura, fungen como signos que connotan el encerramiento, la p√©rdida de libertad, de la utop√≠a, y reflejan la marginalidad, el rechazo al cual son sometidos quienes son ‚Äúdiferentes‚ÄĚ. Estos elementos refuerzan la tesis del filme que nos habla de conflictos desde lo micro: una familia disfuncional la cual tiene como problem√°tica la enfermedad de uno de los pacientes del sanatorio; hacia lo macro: una sociedad alienada y deshumanizada.

La ambientación de la casa de Elena, unido a su aspecto demacrado, evidencian el abandono de su propia vida. La penumbra de los interiores, el mar agónico y las caóticas ruinas que bordean su hogar, nos sumergen en un estado de desasosiego y nos reafirman la idea de cómo el hijo enfermo no le da cabida a sus proyectos personales.

A un nivel intratextual el filme es construido sobre personajes-s√≠mbolos quienes nos revelan los dis√≠miles conflictos de la trama: Luis en su empe√Īo de sembrar un √°rbol refiere el deseo de ser independiente y de poder decidir sobre su propia vida; el √°rbol se convierte en su voz. Orqu√≠dea con sus constantes referencias al Partido, al socialismo, a la Revoluci√≥n, desmitifica y pone el dedo en la llaga sobre la p√©rdida de la utop√≠a. A su vez cuestiona la p√©rdida de la esencia de una sociedad que desde el comienzo apost√≥ por el ser humano.

Desde un tono nost√°lgico y un acuciante lirismo, La pared de las palabras construye una vez m√°s un discurso autoral, cr√≠tico, sobre temas recurrentes en la obra f√≠lmica de Fernando P√©rez donde el ser humano deviene sujeto protag√≥nico y eje de sus m√ļltiples historias.

La acertada fotograf√≠a de Ra√ļl P√©rez Ureta, con los primer√≠simos planos de los rostros desconcertados y dolorosos de los pacientes, los planos generales de edificaciones en ruinas, del sanatorio, de la propia casa de Elena corroboran la tesis del realizador. De igual forma, el personaje de Luis percibe el resquebrajamiento de una sociedad hostil y fr√≠a que se burla y rechaza aquello que no comprende, en los trozos de hielo que detr√°s de una puerta observa. Se realiza una introspecci√≥n en la vida de los personajes que connota a un nivel simb√≥lico la tesis de Fernando P√©rez y la necesidad de hurgar en el universo √≠ntimo de estos.

La deshumanización a los cuales son sometidos los pacientes se aprecia en muchas de las escenas del filme, ejemplo de ello es la escena en el mercado donde Luis es agredido por un cliente, o el desprecio que hacia él profesaba Niurka (Yaremis Pérez), la pareja a medio tiempo de su hermano.

Jiménez (Alejandro Palomino), el administrador del sanatorio, concibe a los pacientes como meros objetos decorativos; él es la representación del burocratismo y de la pérdida de la sensibilidad. Jiménez no puede apreciar el cuadro de Alejandro más allá de un paisaje, más allá de lo representado.

La abuela Carmen (Ver√≥nica Lynn) resulta el personaje sensato y equilibrado dentro de la historia, ella es quien recrimina a Elena por la actitud obsesiva y su relaci√≥n enferma con Luis. Uno de los parlamentos sostenidos con su hija lo evidencia claramente: ‚ÄúTu amor por Luis, se trag√≥ tu amor por los dem√°s. Yo no sufro por mi nieto sano o mi nieto enfermo, yo sufro por ti, por ver como sacrificas tu vida. La vida es una sola, no la machaques‚ÄĚ.

El personaje de Alejandro tambi√©n devela los estragos de la sobreprotecci√≥n extrema de Luis. √Čl se siente rechazado por Elena y la comunicaci√≥n con ella es pr√°cticamente inexistente; la situaci√≥n del hermano enfermo lo deja hu√©rfano de amor filial.

Un mar de clavos y anzuelos en lo incierto de la oscuridad componen el cuadro de Alejandro, ‚Äúpero tambi√©n puede ser muchas cosas m√°s, depende de quien lo mire‚ÄĚ. El cuadro, personaje esencial dentro de la trama, encierra en s√≠ mismo el deseo de comprensi√≥n, la b√ļsqueda del entendimiento, la necesidad de expresi√≥n de aquellos a quienes tildan de diferentes. All√≠ donde la sociedad deshumanizada no quiere ver, no responde y obvia el hecho de que, de cierta forma, todos somos √ļnicos, un oc√©ano en la noche ser√° la respuesta de los incomprendidos.

La pared de las palabras resulta entonces una propuesta cinematográfica signada por un alto nivel de simbolismo, que propone un discurso complejo y polemiza sobre conflictos de la contemporaneidad. Fernando Pérez nos seduce con la destreza narrativa de una historia desgarradora, pero bella en lo sutil de su lirismo. Un filme signado por el dolor, la impotencia, la incomprensión de quienes perdieron su voz y se les prohíbe expresarse, o de aquellos que, como Elena, sobrepasan los límites del sacrificio. Desde una sólida estética: ahora, que hablen los condenados del silencio.


Convoca ICAIC a concurso por un cine inclusivo

Los colores y sabores de la inclusi√≥n son muchos m√°s que los binarios ‚ÄúFresa y Chocolate‚ÄĚ, emblem√°tica obra cinematogr√°fica contra la homofobia de la sociedad cubana, met√°fora por excelencia de los esquem√°ticos roles de g√©nero en que se hegemoniza la sexualidad y la vida.¬† ¬†¬†

Han pasado casi tres décadas desde que Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío contaron aquella amistad desprejuiciada entre David y Diego, símbolos de la comprensión, del respeto y los derechos para todas las personas. Desde entonces, la producción cinematográfica nacional  ha mostrado en diferentes momentos ese rostro discriminatorio de familias y barrios cubanos, como Lista de espera (2000, Juan Carlos Tabío), Barrio Cuba (2005, Humberto Solás), Vestido de novia  (2014, Marilyn Solaya), Fátima (2014, Jorge Perugorría), entre otras.

A las puertas de la consulta popular sobre el anteproyecto del C√≥digo de las Familias para luego llevarlo a referendo, el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematogr√°ficos (ICAIC) convoca a un concurso de cortometrajes que enfoque el lente en la lucha por la igualdad, la no discriminaci√≥n y los derechos de los colectivos ¬†LGBTIQ+, asumiendo que ‚Äúel cine puede y debe constituir un llamado a la conciencia y contribuir a liquidar la ignorancia, a dilucidar problemas y a plantear, dram√°tica y contempor√°neamente, los grandes conflictos de la humanidad‚ÄĚ.

La convocatoria subraya el hecho de que acabar con las discriminaciones por razones de orientación sexual e identidad de género son metas que comprometen toda la Agenda 2030 de la ONU y su proscripción explícita en la Constitución cubana (artículo 42).

‚ÄúPromover mediante el cine la ruptura con los patrones sociales que consolidan brechas de desigualdad por motivos de identidad de g√©nero y orientaci√≥n sexual, as√≠ como visibilizar las formas de reproducci√≥n de estas discriminaciones presentes en el entramado social‚ÄĚ, emergen como objetivos de este concurso.

De esta forma, el ICAIC estimula a crear cortometrajes documentales y de ficci√≥n, que aborden la lucha por los derechos de las personas LGBTIQ+, reflejen la importancia de la igualdad efectiva en aras de alcanzar la justicia social, as√≠ como los mecanismos recurridos a nivel personal, colectivo e institucional para lograrla, se√Īala el texto.

Entre los requisitos para participantes figura la inscripción en el Registro del Creador Audiovisual y Cinematográfico en la figura de Producción y/o Dirección; o los Colectivos de Creación Audiovisual y Cinematográficos. El material puede tener una duración de hasta 15 minutos.

Documentos requeridos:

  1. a) Sinopsis (m√°ximo 1 cuartilla)
  2. b) √öltima versi√≥n del guion y/o escaleta (esta √ļltima en caso de ser un proyecto documental)
  3. c) Propuesta estética (máximo 1 cuartilla)
  4. d) Fotocopia del carnet del Registro del Creador Audiovisual y Cinematográfico o Resolución de creación del Colectivo.
  5. e) Contactos del concursante (nombre completo, correo electrónico, teléfono)

Calendario

Si eres joven cineasta y te interesa captar estas problemáticas en torno a la diversidad sexual, puedes enviar tu proyecto al siguiente correo electrónico: convocatoriainclusion2021@gmail.com

Cineastas, intelectuales y especialistas en el tema conformar√°n el jurado, compuesto de modo impar, quienes evaluar√°n las propuestas presentadas atendiendo a:

РLa calidad artística del proyecto y su factibilidad para convertirse en una obra audiovisual y cinematográfica.

РLa complejidad y transversalidad con la que es abordada la lucha por la igualdad y la no discriminación de las personas LGBTIQ+

РLas condiciones para la realización del proyecto en la actual situación epidemiológica del país debido a la Covid-19.

El plazo de admisi√≥n vence el 12 de noviembre de 2021 y la decisi√≥n del jurado se publicar√° el 6 de diciembre de este a√Īo.¬† Como premio, los 5 proyectos que resulten escogidos, entre cortometrajes de ficci√≥n o documental, contar√°n con financiamiento del ICAIC para su realizaci√≥n.