En el marco de la XXXI Feria Internacional del Libro de La Habana, la Asociación Hermanos Saíz entrega los Premios Calendario, máxima distinción literaria de la organización cultural.

La sala Nicolás Guillén del Morro Cabaña una vez más fue testigo de la premiación, donde además se presentaron los libros galardonados en la edición pasada.

Este año los premiados fueron, en el apartado de Ensayo: Luis Emilio Aybar Toledo, con la obra “La ideología revolucionaria en el trabajo. Una mirada desde el sector industrial (1961-1965)”; en Infantil y Juvenil: Giselle Lucía Navarro Delgado, con “Un niño perfecto”; en Poesía: Onel Pérez Izaguirre, con “Cables de Alta Tensión”; en Teatro: Juan Edilberto Sosa Torres, con “El subterráneo”; en Ciencia Ficción: Martha Acosta Álvarez, con “Refugiados”; en Narrativa: Rubiel Alejandro González Labarta, con “Salvajes y dichosos”.

Las menciones se dirigieron para Yasmani Rodríguez Alfaro con “Ojos de Gatos”, en Infantil y Juvenil; Norge Luis Labrada Gutiérrez, con “Pasto Negro” y José Ernesto Nováez Guerrero con “El sueño de la razón”, en Poesía; y Daryl Ortega González con “Acomplejados”, en Narrativa.

El maestro Francisco López Sacha prestigió el evento con la presentación de los títulos premiados en 2022.

“Triple C”, de David Martínez Balsa; “El tapiz del tirano”, de José Alejandro Cantallops Vázquez; “Mucho, señora, daría… Las fibras eróticas de José Martí”, de Lázaro Abrahan Pérez Suárez; “Duende del agua”, de Armando López Carralero; “Bestia contextual”, de Darién Orlando Peña Prada; “El Padrino (según Doubrovsky)”, de Manuel Hurtado López, ya están a la venta y formarán parte de la red de distribución y presentaciones que durante todo el año realizará la AHS, encargada de la promoción del arte joven en Cuba.

***

Luis Emilio Aybar y el deseo de ser útil

 

Giselle Lucía Navarro y un universo creativo en expansión

 

Entre ráfagas de estrellas, Onel

 

Edilberto Sosa: “Todos somos actores”

 

Martha Acosta Álvarez, un laboratorio de ciencia y ficción

 

Rubiel González Labarta: del verso a la narrativa




Luis Emilio Aybar y el deseo de ser útil

Cuando Luis Emilio trata un tema que domina o sobre el que ya tiene conclusiones sedimentadas, solo necesita sentarse a escribir. «Se hilvanan las ideas y se procura la belleza, que suele ser un resultado de la claridad de las ideas mismas, sin adornos», dice. Pero esta vez, el ejercicio es más complejo, «por la densidad de los procesos históricos que se abordan». [+]


Martha Acosta Álvarez, un laboratorio de ciencia y ficción

Algo hay dentro de Martha Acosta Álvarez. Tal vez es una mezcla de la ambigüedad propia de los treinta —a medio camino entre la juventud y la madurez— con todos los conocimientos y destrezas que puede tener alguien que estudió una carrera de ciencias; sumado eso a pasiones latentes por la literatura. Tal vez, aquello que la distingue resulta de la inquietud propia de las personas capaces de crear poesía, cuentos, novelas… Quizás, sea solo talento. [+]


Rubiel González Labarta: del verso a la narrativa

No son los paisajes de la ciudad de Holguín, donde habita, los más recurrentes entre las líneas de Rubiel Alejandro González Labarta. La pluma de este autor visita y revisita los recuerdos de San Agustín de Aguarás, el pueblo donde vivió durante su infancia y adolescencia, en la frontera con la provincia de Las Tunas. [+]