Ailén Castilla Padrón


Un avileño en Italia, impulso para la cultura

Si hasta ahora el nombre de Carlos Beckford Alarcón nos resulta familiar, sobre todo, cuando hablamos de danza contemporánea en Ciego de Ávila y de los esfuerzos por fundar aquí una compañía que defienda este estilo, en lo adelante serán más las razones para enorgullecernos de su obra y seguir descubriéndola.

Sucede que por estos días el joven bailarín, coreógrafo y profesor de la Escuela Elemental de Arte Ñola Sahíg Saínz representa a Cuba en el Festival de las Artes Fábrica Europa, celebrado en la ciudad de Florencia, Italia, hasta el día 25 del presente mes.

Hasta allá llegó con Transferencia, obra surgida al calor de las varias jornadas de trabajo el pasado año, durante las sesiones del proyecto Juntarte en la capital habanera, el cual es codirigido por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y cofinanciado por la organización de Cooperación para el Desarrollo de los Países Emergentes.

Se trata de una pieza donde asume el rol de director y suma a Sandy Benet, bailarín y vicepresidente de la AHS en Artemisa, y Yoilán Madariaga, bailarín del folclórico de Oriente. Su descripción de la obra apunta a “un discurso escénico que apuesta por visibilizar la violencia de género y los estereotipos patriarcales. El nombre surgió durante el proceso creativo al ser dos cuerpos sobre el escenario en cuanto a volumen, color y masculinidades”.

Con anterioridad, Transferencia tuvo dos puestas en escena, muy aplaudidas y con una buena recepción por parte de la crítica, en la sala Tito Junco del teatro Bertolt Brecht. Luego, vendría su presentación dentro del cronograma de actividades de las Romerías de Mayo y, después, la gran noticia que les activó los nervios. Entre conferencias y eventos, Carlos accedió a responder algunas preguntas, vía WhatsApp para Invasor.

—¿Cómo te involucras en el proyecto Juntarte?

—Fui a La Habana pensando en recibir un curso sobre gestión de proyectos inclusivos dentro de las artes escénicas, pero una vez allí entre los diferentes participantes comenzaron a surgir ideas y proyectos. Trabajé junto a estos dos excelentes artistas y nos complementamos muy bien. Siempre mantuvimos la comunicación vía online porque soñábamos una gira nacional como parte de Juntarte, pero el viaje ha sido una sorpresa mayor. Nos reunimos 10 días antes de volar en La Habana para ensayar, repensar todo y pulir los detalles, pues habían pasado meses ya del último ensayo.

—Qué experiencias has acumulado durante el certamen?

—Ha sido enriquecedor. He recibido conferencias y participado en intercambios con coreógrafos, bailarines, críticos e historiadores de la danza en Europa. Además, he compartido mis experiencias como director de Ensemble y como profesor de una escuela de danza.

“Los europeos tienen una manera diferente de entender esta manifestación artística, mientras nosotros nos concentramos en la fisicalidad del cuerpo, ellos llevan el concepto a escena, con un cuerpo menos cargado de esfuerzo. Comprender esa otra visión es importante.”

 

La delegación cubana está compuesta por 10 artistas y tres proyectos coreográficos, entre ellos, la compañía habanera The Concept, que mezcla danza contemporánea con hip hop y revoluciona por estos días la escena cubana. El Festival de las Artes Fábrica Europa promueve una cultura innovadora, justa e inclusiva dentro de las artes escénicas y, sin dudas, de ahí saldremos más lúcidos y con más motivos para crear.



Décima Cuerda o el arte de la improvisación

Cuando Rainer Nodal y Yeinier Delgado se propusieron crear un espacio atractivo y diferente, en el que el verso improvisado fuese carta de presentación, ya habían recorrido camino suficiente en los géneros de la música campesina como para augurarle un éxito rotundo a su empeño.

Siete meses después, Décima Cuerda ha superado las expectativas. Es una cofradía de amigos y un proyecto pleno, que marca un ritmo cadencioso y sutil para sumar público y deconstruir estereotipos, sobre todo, ese que señala al repentismo como un fenómeno social exclusivo de las áreas rurales y de los más viejos.

Por lógica, el primer reto de los muchachos fue demostrar que existen maneras novedosas de hacer y que hay un movimiento de jóvenes a lo largo y ancho del país removiendo los cimientos de lo que hemos asumido como tradicional y, por tanto, menos popular.

De hecho, ya le hemos seguido la pista al “neorrepentismo”, a las cibercompetencias y al certamen Oralitura Habana, que ha tratado de mezclar estilos e innovar sobre el concepto del punto cubano para ensanchar su espectro de posibilidades creativas. Sin embargo, cómo se mueven las iniciativas en el resto de las provincias del país es un camino zigzagueante, que no siempre ha encontrado la luz.

Fue Rainer quien llegó, hace alrededor de tres años, a las filas de la Asociación Hermanos Saíz y notó el vacío. Con la incorporación reciente de Yeinier, el binomio de trabajo fraguó. El “fogueo” de uno en los más importantes certámenes de repentismo de la Isla y la experiencia del otro con el laúd y en la nómina de agrupaciones musicales del terruño fueron complementos indispensables para enrumbar la creación, convencidos de que valía la pena intentarlo. Y no se equivocaron.

Desde entonces, la Casa del Joven Creador ha sido puerto seguro para que, una vez al mes, lo tradicional y lo contemporáneo converjan con abrumadora naturalidad sobre el escenario. De paso, usan las posibilidades de la red de redes para la promoción, desempolvan la obra de insignes cultores del género, rinden homenajes a figuras cimeras, estimulan el gusto por esta manifestación artística, y derrumban los muros entre los artistas y el público.

Podría decirse que cada presentación ha superado a la anterior, que cada vez son más los espectadores embebidos por la magia de la improvisación, y que a cada décima, pie forzado, tonada o guajira le sucede el aplauso desmedido, que compensa el esfuerzo y ensancha horizontes.

No son pocas las alegrías ni menos los retos, pero que una cita cualquiera adquiera ribetes de espectáculo, sin grandes artilugios, nos da la medida de la madurez de la que goza ya Décima Cuerda.

Precisamente, fue eso lo que marcó la diferencia el pasado sábado, con un elenco de lujo, que fue desde el reconocido poeta camagüeyano Nelson Lima Chaviano, hasta otros como Michel Ruiz, Lázaro Hernández, Guillermo Blanco y Armando Alfonso Padilla, ese maestro de generaciones que no ha perdido talento ni ganas, a pesar de los años.

Entre los más jóvenes estuvieron Diana Rosa Bonilla, Amanda Beatriz Ortega, Elena Sardiñas Padilla y Alexander Santiesteban Delgado, mientras que con el escritor Leo Buquet se abrieron paso las “contralecturas”, propuesta novedosa que consiste en la lectura de décimas dentro de la interpretación de una canción.

Décima CuerdaLas “contralecturas”” son una exclusividad de Décima Cuerda

Otras noches han liderado las presentaciones el pie forzado móvil, cuando es el público quien decide en qué verso debe estar, y el sordo de cañón, una tradición muy antigua, en la que uno de los poetas contesta en la controversia sin escuchar a su contrincante.

Por más que la sabiduría popular insista en que “la improvisación no se enseña, sino que se nace con el don”, hay una escuela de repentismo que sienta sus bases en estos muchachos, en los talleres diseminados por el país y en la Casa de la Décima Raúl Rondón. Los resultados desafían cualquier verdad absoluta, con tal de construir la suya sobre la marcha.

Captar el talento, moldearlo desde las primeras edades e insertarlo de manera natural en la programación cultural es una apuesta a la que no renuncian y con Décima Cuerda se concretan muchas de las aspiraciones. De momento, nos alegramos porque se visibilice el arte de la improvisación.

 
 


Estrofa Nueva cierra enero en Ciego de Ávila

Cuando este 28 de enero cerró el telón de la XVIII Estrofa Nueva quedó impregnado el sabor de la poesía y la buena música, por más que no haya sido este un programa ambicioso capaz de reunir un gran número de invitados foráneos y trasladarse por algunos municipios de la provincia.

En esta oportunidad la Asociación Hermanos Saíz previó actividades on-line y otras presenciales, que se ajustaran a los posibles escenarios epidemiológicos con tal de que la recordación y el homenaje fuesen luz para el Apóstol.

Los espacios teóricos se redondearon con varias propuestas, entre las que destacó la conferencia del periodista Luis Raúl Vázquez Muñoz, que vino a recordar que en la obra martiana está contenido un periodismo ilustre, ampliamente elogiado por la crítica y con marcas literarias singulares.

Desde El Diablo Cojuelo hasta la fundación del periódico Patria y sus publicaciones en el diario argentino La Nación fueron algunos de los elementos compartidos con el público para resumir en solo una hora el genio creativo de un hombre que en 42 años de vida nos legó una obra inmensa.

Quizás, uno de los momentos más exquisitos fue la mención de materiales referenciales, o sea, aquellas obras que no debiéramos dejar de leer, a sugerencia de Vázquez Muñoz. De este modo hizo referencia a las escenas norteamericanas publicadas en forma de crónica durante casi 10 años en La Nación, al ensayo Nuestra América, y al reportaje El terremoto de Charleston, como pruebas magistrales de la imbricación entre el periodismo y la literatura, terreno todavía de amplia discusión en la actualidad.

Con la conferencia La impronta de José Martí en Ciego de Ávila, a cargo del historiador José Martín Suárez, llegaron detalles interesantes sobre visitas y nexos existentes entre la ciudad y el héroe y el espacio Enfoque, en la Casa del Joven Creador, puso el lente sobre la figura martiana y su representación en el cine.

Bajo la conducción de José Ángel Guevara Tamarit, el realizador Jorge Luis Neyra protagonizó un amplio diálogo centrado fundamentalmente en la película Martí, el ojo del canario, de Fernando Pérez, que nos devolvió la imagen de un ser más terrenal y humano.

Las artes plásticas tuvieron su representación con la exposición El hombre de La Edad de Oro, fruto de los talleres de creación dirigidos por Yasmani Rodríguez Alfaro; mientras que Estación Burbuja tuvo una parada con el escritor avileño Vasily Mendoza.

 

El programa sumó recitales de poesía a cargo de Iracema Díaz, Lázaro Delgado, Laura Ortega, Lioneski Buquet y Claudette Betancourt, y la música de cámara estuvo representada por Adalys Díaz, Alexey Mursulí y Dayana Espinosa. Además, pudo disfrutarse del trovador Leosdany Castellón y del dúo de jóvenes camagüeyanos Mantra.

A estas alturas ya ha sido norma el entusiasmo de los muchachos de la AHS y el dominio de la red de redes para posicionar sus contenidos, sin embargo, no fue esta edición de Estrofa Nueva una de las más concurridas, como tampoco es el auditorio el que decide el éxito, complacidos de que al final de enero siempre haya arte joven para agasajar al más grande los cubanos.



Leonel Daimel suma otro premio literario

No es que sigamos cada titular o que intentemos una bitácora exacta de sus premios en los últimos meses, pero lo cierto es que ignorar los múltiples reconocimientos de Leonel Daimel García Aguilar y su lugar conquistado en el panorama literario de la provincia sería, cuando menos, un desliz periodístico que luego el público y la crítica juzgarían leyendo a destiempo la noticia de que otra obra de su puño y letra mereció el reconocimiento de un jurado.

Esta vez la buena nueva fue el premio en el concurso nacional Félix Pita Rodríguez, convocado por la dirección provincial de Cultura de Mayabeque, por la novela infanto-juvenil Un mundo para Fabio, justo cuando el evento rompió récord de participación.

Para Leonel Daimel, que el jurado de prestigiosos escritores integrado por Yunier Riquenes, Omar Felipe Mauri y Mirna Noemí Figueredo haya destacado su obra es una alegría inmensa que se corona con la posibilidad de ver publicado el libro.

“Lo más importante es encontrarle un hogar a lo que escribo. Este reconocimiento es impulso para la creación y un modo seguro de que el libro salga al mercado en medio de tantas limitaciones para llevar a cabo los planes editoriales. El texto puede disfrutarse en familia y es un intento de acercarme a temáticas arriesgadas con la intención de aportar desde mi visión personal a la literatura que hoy se hace en Cuba para niños y jóvenes.”

Un mundo para Fabio pone su atención en infancias complicadas y temas como la equidad y la violencia, discurso que de algún modo ya había esbozado en Un niño en la burbuja, libro publicado en 2018 por la editorial Gente Nueva.

Precisamente, estos tópicos parecen constantes en su narrativa y nos acercan a un estilo que dialoga con nuestro contexto y abandona fórmulas simplistas de creación para este tipo de público, gesto que se agradece. Propuesta prometedora que ojalá pueda leerse pronto.

(Tomado del periódico Invasor)



Asociación Hermanos Saíz: diálogo con mira en la cultura

Reinventar en los últimos meses los modos de hacer arte al calor de las redes sociales en Internet y los artistas armonizar su obra con un nuevo contexto mediado por el avance de la COVID-19, han sido retos que la filial avileña de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) ha transformado en oportunidades para revitalizar la creación y el cordón umbilical que mantiene unidos a sus 87 miembros.

Aunque dicho así parece fácil, el equipo liderado por Santa Masiel Rueda no ha parado de crear en las más improbables condiciones. Dígase conexión a Internet limitada en su sala de navegación, acuerdo del Tercer Congreso de la organización que todavía no logra cumplirse; trabajo a distancia; y una membresía que no mantiene igual protagonismo desde sus respectivas secciones.

Las experiencias acumuladas en este tiempo y la constante de cómo acercar el producto cultural al público, fueron el centro del debate sostenido entre la vanguardia joven. Durante la visita a la sede de la AHS, Carlos Luis Garrido, primer secretario del Comité Provincial del Partido en Ciego de Ávila, constató en un espacio de diálogo con los jóvenes creadores que han sido más las luces que las sombras en el quehacer de promoción y gestión cultural.

Los eventos que posicionaron a la organización en las plataformas virtuales del ciberespacio y han garantizado el consumo cultural de productos de calidad los enumeró Alejandro Quiñones, actor y vicepresidente de la organización, y señaló la Gira Nacional de Escritores y Trovadores Estrofa Nueva, el Encuentro Nacional de Jóvenes Trovadores, Trovándote, y, próximamente, Títeres al Centro como los que más esfuerzo han demandado por los ambiciosos programas propuestos y las dinámicas que impone la web para socializar videos, reseñas y listas de reproducción.

No han faltado las alegrías en la sección de Literatura por los muchos premios ganados por jóvenes como Lioneski Buquet, Leonel Daimel García y Yasmani Rodríguez Alfaro; o por el descollante trabajo de Arletty White y José Ángel Guevara Tamarit en el apartado de Audiovisuales, razones suficientes para desterrar el inmovilismo o la creencia de que han estado en stand bye.

Aldring Mirabal aportó otro punto de vista importante al debate: “se han olvidado el valor comercial del arte y la posibilidad de hacer sustentables económicamente centros y eventos a través del cobro de la entrada y de otros mecanismos ensayados ya, por ejemplo, en la capital”. Aunque nunca faltará la vocación formativa y gratuita de cualquier iniciativa cultural, el artista vive de su obra y nada más justo que la remuneración económica al talento.

El estado constructivo de la Casa del Joven Creador ha sido otra de las demandas que han encontrado el apoyo de las autoridades gubernamentales y políticas.  Se repararon los baños y el patio, pero aún no se concreta el cambio de cubierta de las oficinas. Con el venidero fin de año las preocupaciones de Cleilys Aurora Benítez se centran en el dinero que no ha logrado ejecutarse todavía debido a altibajos con la mano de obra.

Carlos Luis Garrido reconoció que espacios de diálogo como este permiten viabilizar propuestas y conocer las preocupaciones del gremio en momentos complejos, donde valen la iniciativa y la disposición para resolver problemas y transformar desde el arte.

En medio de las celebraciones por el aniversario 35 de la AHS y con la cercanía del proceso asambleario de cada una de las secciones, el Partido, la Unión de Jóvenes Comunistas y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba aprovecharon la cita para reconocer a la organización.

Es cierto que no todo está hecho y llegar hasta las comunidades más intrincadas, pensar en proyectos de desarrollo local que tributen a la cultura o continuar perfeccionando los mecanismos de promoción son tareas sin punto final, no obstante, hay consenso en que, al menos aquí y ahora, se trabaja con ímpetu en pos del arte joven y de sus hacedores, y eso es dádiva suficiente para la alegría.

 

(Tomado del periódico Invasor)




Estrofa Nueva, el reto de la permanencia

Sumar 17 años de permanencia en la cartelera cultural de Ciego de Ávila se dice más fácil de lo que se hace y es por eso que Estrofa Nueva, Encuentro Nacional de Intelectuales y Artistas que cada enero trae luz a la memoria de José Martí, no ha renunciado a la posibilidad de ser, incluso bajo los términos impuestos por una pandemia y la secuela inmediata de “confinar” el arte a la pantalla de un celular o a una computadora.

En esta oportunidad no hubo conferencias, presentaciones de libros, ni diálogo cara a cara, sino que el espacio virtual fue escenario para el disfrute y el homenaje, porque a estas alturas ha quedado claro que son preferibles las redes sociales, y los aplausos y emociones en forma de likes o emojis antes que la abulia y el silencio.

De esa certeza se han hecho eco los muchachos de la filial avileña de la Asociación Hermanos Saíz en los últimos meses, al mantener una ofertar cultural estable cuando muchas instituciones pusieron en pausa sus propuestas. Ahora tampoco hicieron concesiones a la posibilidad de que Estrofa Nueva fuera vacío y olvido.

Con antelación se diseñó el programa, se improvisó el set, se convocaron a artistas e investigadores del terruño, y el día 26 de enero echó andar la maquinaria, que durante tres días devolvió sonrisas, gracias a la cadencia de la poesía y el lirismo de la música, que fueron fusión dulcísima accesible desde el perfil en Facebook de la AHS y su canal en Youtube.

A los que saben querer propuso poemas infantiles del Apóstol y obras audiovisuales animadas, inspiradas en cuentos, entre ellos, El camarón encantado, y Deudores de su legado se adentró en los aportes de los investigadores Odalis Sánchez, secretaria ejecutiva de la Sociedad Cultural José Martí en la provincia, Eddy Naranjo, profesor en la Universidad Máximo Gómez Báez, y el historiador José Martín Suárez.

Por su parte, Con Martí en el pensamiento sirvió para revisitar artículos de trascendencia para la cultura cubana, y Traduciendo en melodía fue el espacio reservado para la trova, al estilo de cantautores como Eduardo Sosa y Leonardo García.

Soy el amor, soy el verso regaló versos sencillos y poemas musicalizados por diferentes artistas, entre ellos, el popular Oscar Sánchez y su versión de Los dos príncipes, y La figura martiana a través del lente expuso materiales audiovisuales que desentrañaron la figura del héroe desde diversas perspectivas y elementos cinematográficos.

Para el final quedó reservado un maratón de arte que tuvo como protagonistas a los escritores Roberto Carlos de Armas, Arlen Regueiro Mas, actores de la compañía Polichinela y la música de la agrupación Motivos Personales.

Lo cierto es que al Apóstol se le deben todos los honores aunque no sea 28 de enero, pero si además el arte sirve de elogio a su memoria y realza esta fecha en el calendario, debiéramos estar satisfechos. Por eso Estrofa Nueva siempre deja el regusto de la alegría al margen de cualquier contratiempo, mientras confirma que su permanencia no es fruto de la casualidad, sino de la búsqueda constante de nuevas maneras de hacer y pensar el arte.

Mirar en retrospectiva su devenir implica reconocer que no siempre los planes se concretaron a plenitud y que han sido muchas las veces en las que el presupuesto ha limitado el alcance y la nómina de invitados. En el año 2016 se hablaba de sillas vacías y de un evento que se “cocinaba” en su propia salsa de organizadores e invitados, mientras que en 2018 se reescribía bajo el influjo de la renovación. Desde entonces la buena vibra no ha faltado y así lo demuestra la excepcionalidad de esta edición.

Entre los invitados que en los últimos años han prestigiado el certamen están Anisley Díaz Boloy, Martha Acosta Álvarez, Rubiel Labarta, Evelyn Queipo, Yandrey Lay, los trovadores Axel Milanés, Eduardo Sosa y Oscar Sánchez, quienes junto a creadores del patio como Arlen Regueiro Mas, José Rolando Rivero, Heriberto Machado Galiana, Eduardo Pino, Masiel Mateo y Santa Massiel Rueda han configurado el espíritu de socialización del arte joven ya inherente a la cita. 

A estas alturas hay consenso en que Estrofa Nueva es un certamen necesario no porque regresa cada enero, sino porque es otro pretexto para hablar en presente de Martí, y ese privilegio bien vale cualquier esfuerzo. Que el compromiso de 17 años de trabajo sea impulso y no desgaste es aspiración compartida y, desde este lado del escenario (o pantalla), solo podemos aplaudir y ensanchar las expectativas.



Rap a contracorriente (+ video)

Detallar los motivos que condujeron al rap a los muchachos de la agrupación D’ Cero es un camino tortuoso lleno de altibajos, que inició años atrás desde direcciones opuestas sobre el escenario de la Universidad Máximo Gómez Báez, cuando en los festivales de artistas aficionados les tocaba, en buena lid, ser rivales.

En aquel tiempo Jarieg Jesús Legítimo formaba parte de otro grupo, donde además del rap y la amistad, se compartía la práctica y la afición por el boxeo y la lucha, mientras estudiaban la disciplina de Cultura-Física y le imprimían la misma fuerza del deporte a sus letras. Alexander Yoel Campbell y Michel Puertas Marrero integraban el dúo La Familia, y lo suyo era el cálculo y la programación, típicas en el currículo de cualquier ingeniero informático.

De a poco su estética quedó esbozada en ese laboratorio común y de sana rivalidad que significó la peña El rincón del güije, en este centro docente, y al menos una vez al año sus voces coincidían en el teatro Iriondo. En aquel entonces todavía era pronto para adivinar que terminarían juntos otra vez sobre el escenario, pero ahora como parte de una formidable fusión, que les devuelve alegrías al cabo de 15 años en los que el rap ha sido un sentimiento visceral.

  • ¿D Cero fue casualidad o un proyecto pensado con calma?

Nos conocíamos de la universidad, pero al terminarla cada cual siguió su rumbo y nos reencontramos luego de seis años. Algunos habían abandonado el rap y los que quedamos decidimos unirnos y probar. Los resultados fueron buenos. Nos acoplamos y empezamos a trabajar en equipo.

  • ¿Hay marcas identitarias en su obra?

El rap siempre ha sido valorado como un género fuerte e inconforme. Creemos que nuestra rítmica y el estilo de las composiciones son diferentes, aun cuando no renuncian a este principio de decir y transformar. Tratamos de enumerar verdades enormes y a la vez hacerlo de un modo jocoso, mediante la broma, el doble sentido y la ironía alrededor de asuntos tan serios como las tristezas de la vida o las limitaciones económicas.

  • De artistas aficionados a profesionales, ¿ha sido difícil el tránsito?

Para audicionar ante la comisión del Instituto Cubano de la Música tuvimos que repensar la agrupación y preparar un repertorio sólido. Con todo y eso nos señalaron detalles asociados a las voces. Al año siguiente nos presentamos en La Habana con el nombre de D’ Cero y no hubo objeciones. Sin embargo, sabemos que tenemos que trabajar más lo referido a la dicción, la afinación y el adecuado empaste. De momento no somos ambiciosos: rapeamos y tratamos de comercializarnos.

  • ¿Qué papel le conceden a la Asociación Hermanos Saíz en su carrera?

En la Asociación encontramos puerto seguro para hacer nuestra música y fue un incentivo para crecer. Pasamos de ser un grupo disperso que se presentaba en espacios informales a otro que comenzaba abrirse paso en la escena nacional, gracias al intercambio con los mejores exponentes del género en diversos encuentros y festivales nacionales como el Trackeando, en Camagüey. Sin olvidar la promoción oportuna y el apoyo ante cualquier emprendimiento.

  • La peña Mucho Rap ha logrado aunar público, ¿cuál es la clave?

Creemos que lo más importante es la asistencia de gente a la que le interesa el género y se respira un buen ambiente cuando empezamos a rapear. Además, ha servido para atraer a más jóvenes que buscan un espacio para oírse. Aunque muchos abandonan porque no se entregan por completo al aprendizaje, ha servido para la controversia y como elemento aglutinador. Como norma antes de empezar cada presentación improvisamos para que la lengua se destrabe y los nervios cedan. Luego entramos en confianza y el espacio fluye de modo natural.

  • Sobre el escenario, ¿importa tanto la improvisación como el lenguaje corporal?

Que lo que dices esté en correspondencia con lo que haces es un principio importante, el flow y la letra deben estar en correspondencia. Para lograr nos ayudaron mucho las presentaciones como aficionados en los festivales de la escuela o las peñas de la ciudad porque aprendimos a desenvolverlos. Además, en el rap, como en cualquier otro género, es necesario estudiar, observar y prepararse. Por eso admiramos y aprendimos viendo a grupos como Doble Filo, Los Compadres y Contrataque.

  • ¿Cómo valoran el posicionamiento del rap en la escena musical cubana?

Luego de la desaparición de los famosos festivales de Alamar, tomarle el pulso en el país es más complejo. Faltan espacios para su visualización, una promoción certera y, muchas veces, apoyo institucional. También se ha confundido el rap con cualquier cosa y son abundantes discursos vulgares y carentes de originalidad en lugar de esa crónica de barrio que siempre ha sido.

  • ¿D Cero está listo para grabar un disco?

Como muchos raperos de hoy, nunca hemos entrado a un estudio ni hemos grabado un tema con la seriedad que se requiere comercializarlo en el mercado. Conocemos solo de habitaciones improvisadas, grabaciones en el baño y backgrounds apresurados, que por suerte son manejados por Yoel, que como es ingeniero informático, conoce de cuanto software de creación musical existe para editar, mezclar y masterizar.

Los tres trabajamos para lograr la rima de los versos y cada quien aporta ideas nuevas.

Hasta ahora tenemos montadas más de 100 canciones, que incluyen versiones propias de clásicos de la música cubana como El cuarto de Tula o Cachita y eso nos hace felices. Sin embargo, lograr un contrato con una disquera es difícil y ni siquiera lo hemos intentando.



Programación de verano en código digital

Porque tres meses de aislamiento social han sido suficientes para probar y poner en práctica nuevas formas de hacer arte, los muchachos de la Asociación Hermano Saíz en Ciego de Ávila piensan en grande una cartelera de verano, que no renunciará a la posibilidad de interactuar con el público, pero que recurrirá otra vez a las plataformas digitales. 

Por lo pronto se ha inaugurado un nuevo canal en Youtube, que será plataforma imprescindible para la divulgación de los contenidos, y se retomará la salida semanal del boletín cultural Arte-Facto, donde quedará detallada la programación semanal.

Aunque para lograrlo habría que decir que se trabajó con antelación y cada quien ha olvidado un poco su profesión original para desdoblarse en muchísimas tareas, a veces sosteniendo un micrófono y otras tantas siendo camarógrafos, escenógrafos o maquillistas.  

Santa Massiel Rueda, presidenta de la AHS en la provincia, explicó que los martes se concertarán un espacio de diálogo con figuras importantes de la cultura avileña, que también tuvieron sus inicios entre la membresía de la organización. Hasta la fecha han confirmado su presencia Yosvany Abril, director de la compañía teatral Polichinela, y José Aurelio Paz, Premio José Martí de Periodismo por la Obra de la Vida.

"Ocasiones" (Recitales virtuales) espacio de la sección de música en la programación de verano de la AHS en Ciego de…

Publicada por Ahs Ciego de Avila en Lunes, 22 de junio de 2020

A su vez, se retomará Miércoles de cenizas, descarga literaria variada de muchísima en el pasado verano al lograr reunir público abundante con el objetivo de reflexionar sobre muchísimos aspectos asociados al ámbito de la literatura en el país.

Quizás una de las propuestas más innovadoras fue la que reservaron para los jueves, momento en que se trasladarán hasta las casas de los artistas para conocerlos en su día a día, mientras trabajan en el taller, ensayan en la terraza o buscan alternativas para mantener el asesoramiento a sus alumnos de la escuela elemental de Arte Ñola Sahíg Saínz.

Para los viernes quedó reservado Ocasiones, para conciertos online, y el domingo será el humor siempre fresco de 40 Megas el que llegará a través de las pantallas, con la puesta en marcha de la peña Hasta que la cuota nos de.

A estas alturas la invitación no es solo a “sintonizar” los diferentes perfiles en las redes sociales y Youtube para poder disfrutar de cada propuesta cultural, sino a interactuar y retroalimentarse del arte hecho por jóvenes.

Si bien los tiempos de duración y las dinámicas estarán regidas por las prácticas del ecosistema digital y las ideas pueden variar sobre la marcha, se pronostica un verano sugerente desde la tranquilidad del hogar, donde no faltarán las propuestas culturales de calidad.



40 Megas va por más

Cuando la agrupación 40 Megas recurrió a las redes sociales para promocionar su obra, todavía era muy pronto para calcular el saldo positivo de cada publicación. De entonces a la fecha, la interacción con los usuarios y el rosario de reacciones hicieron girar la vista hacia ellos y, a la postre, le garantizaron el interés del canal Cubavisión en su trabajo y en las perspectivas de mostrar humor hecho por jóvenes.

Pero saltar de los escenarios de un teatro a la pantalla de la televisión nacional no es un asunto fácil, y aunque los muchachos no se han apresurado en dar detalles, en Internet se perfila un rastro que ya se degusta como un proyecto nuevo.

Las sospechas las confirma Aldring Mirabal, director de la agrupación y creador de la idea original, al anunciar que trabajan en la concreción un nuevo espacio televisivo que debe salir a la luz próximamente bajo el nombre Na’ Megando, donde serán ellos los protagonistas absolutos.

La propuesta rompe con la línea de humor escénico mantenida por 40 Megas y su estética minimalista patentada en obras como Greciecitas conmigo no, Amores ridículos y Viajando al futuro, para apostar por una dinámica adaptada a los códigos del ecosistema digital, mientras que la visualidad busca referentes en Youtube.

Todo esto sin abandonar recursos siempre aplaudidos como la sátira, los juegos de palabras, el doble sentido y la parodia, que quedarán expuestos en las cinco secciones con que contará la producción.

A estas alturas ya están escritos los guiones en una suerte de creación colectiva entre Aldring y Yoe Pérez, la futura directora que experimenta y busca nuevas formas de hacer y pensar el humor. Junto a ellos estará el resto de la nómina: Isaac Miguel Torres, Claudia Álvarez y Héctor Eduardo Pérez.

Ganadores de cuatro premios de las cinco especialidades a competir en el XXIII Festival Nacional de Artistas Aficionados de la Federación de Estudiantes Universitarios, del Festival de Teatro Aficionado Olga Alonso, de la Beca Bebo Ruíz y del Reconocimiento Especial del Centro Promotor del Humor, el éxito de 40 Megas ha sido una condición conquistada con talento y, de cara a este nuevo reto, tampoco debe ser diferente. De este lado de la pantalla no faltarán espectadores y desde ya estamos en cuenta regresiva.

Publicada por 40 Megas en Viernes, 12 de junio de 2020