Décima


Décima Cuerda o el arte de la improvisación

Cuando¬†Rainer Nodal¬†y Yeinier Delgado se propusieron crear un espacio atractivo y diferente, en el que el verso improvisado fuese carta de presentaci√≥n, ya hab√≠an recorrido camino suficiente en los g√©neros de la m√ļsica campesina como para augurarle un √©xito rotundo a su empe√Īo.

Siete meses despu√©s, D√©cima Cuerda ha superado las expectativas. Es una cofrad√≠a de amigos y un proyecto pleno, que marca un ritmo cadencioso y sutil para sumar p√ļblico y deconstruir estereotipos, sobre todo, ese que se√Īala al repentismo como un fen√≥meno social exclusivo de las √°reas rurales y de los m√°s viejos.

Por lógica, el primer reto de los muchachos fue demostrar que existen maneras novedosas de hacer y que hay un movimiento de jóvenes a lo largo y ancho del país removiendo los cimientos de lo que hemos asumido como tradicional y, por tanto, menos popular.

De hecho, ya le hemos seguido la pista al ‚Äúneorrepentismo‚ÄĚ, a las cibercompetencias y al certamen Oralitura Habana, que ha tratado de mezclar estilos e innovar sobre el concepto del punto cubano para ensanchar su espectro de posibilidades creativas. Sin embargo, c√≥mo se mueven las iniciativas en el resto de las provincias del pa√≠s es un camino zigzagueante, que no siempre ha encontrado la luz.

Fue Rainer quien lleg√≥, hace alrededor de tres a√Īos, a las filas de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y not√≥ el vac√≠o. Con la incorporaci√≥n reciente de Yeinier, el binomio de trabajo fragu√≥. El ‚Äúfogueo‚ÄĚ de uno en los m√°s importantes cert√°menes de repentismo de la Isla y la experiencia del otro con el la√ļd y en la n√≥mina de agrupaciones musicales del terru√Īo fueron complementos indispensables para enrumbar la creaci√≥n, convencidos de que val√≠a la pena intentarlo. Y no se equivocaron.

Desde entonces, la Casa del Joven Creador ha sido puerto seguro para que, una vez al mes, lo tradicional y lo contempor√°neo converjan con abrumadora naturalidad sobre el escenario. De paso, usan las posibilidades de la red de redes para la promoci√≥n, desempolvan la obra de insignes cultores del g√©nero, rinden homenajes a figuras cimeras, estimulan el gusto por esta manifestaci√≥n art√≠stica, y derrumban los muros entre los artistas y el p√ļblico.

Podría decirse que cada presentación ha superado a la anterior, que cada vez son más los espectadores embebidos por la magia de la improvisación, y que a cada décima, pie forzado, tonada o guajira le sucede el aplauso desmedido, que compensa el esfuerzo y ensancha horizontes.

No son pocas las alegrías ni menos los retos, pero que una cita cualquiera adquiera ribetes de espectáculo, sin grandes artilugios, nos da la medida de la madurez de la que goza ya Décima Cuerda.

Precisamente, fue eso lo que marc√≥ la diferencia el pasado s√°bado, con un elenco de lujo, que fue desde el reconocido poeta camag√ľeyano Nelson Lima Chaviano, hasta otros como Michel Ruiz, L√°zaro Hern√°ndez, Guillermo Blanco y Armando Alfonso Padilla, ese maestro de generaciones que no ha perdido talento ni ganas, a pesar de los a√Īos.

Entre los m√°s j√≥venes estuvieron Diana Rosa Bonilla, Amanda Beatriz Ortega, Elena Sardi√Īas Padilla y Alexander Santiesteban Delgado, mientras que con el escritor Leo Buquet se abrieron paso las ‚Äúcontralecturas‚ÄĚ, propuesta novedosa que consiste en la lectura de d√©cimas dentro de la interpretaci√≥n de una canci√≥n.

D√©cima CuerdaLas ‚Äúcontralecturas‚ÄĚ‚ÄĚ son una exclusividad de D√©cima Cuerda

Otras noches han liderado las presentaciones el pie forzado m√≥vil, cuando es el p√ļblico quien decide en qu√© verso debe estar, y el sordo de ca√Ī√≥n, una tradici√≥n muy antigua, en la que uno de los poetas contesta en la controversia sin escuchar a su contrincante.

Por m√°s que la sabidur√≠a popular insista en que ‚Äúla improvisaci√≥n no se ense√Īa, sino que se nace con el don‚ÄĚ, hay una escuela de repentismo que sienta sus bases en estos muchachos, en los talleres diseminados por el pa√≠s y en la Casa de la D√©cima Ra√ļl Rond√≥n. Los resultados desaf√≠an cualquier verdad absoluta, con tal de construir la suya sobre la marcha.

Captar el talento, moldearlo desde las primeras edades e insertarlo de manera natural en la programación cultural es una apuesta a la que no renuncian y con Décima Cuerda se concretan muchas de las aspiraciones. De momento, nos alegramos porque se visibilice el arte de la improvisación.

 
 

Proyecto Casa de la Décima convoca concurso de verano

El proyecto Casa de la D√©cima en Camag√ľey convoca a la segunda edici√≥n del concurso ‚Äú4 x 10 Verano‚ÄĚ con el objetivo de estimular la creaci√≥n literaria, especialmente, el cultivo de la d√©cima escrita en esta provincia.

El aspirante concursar√° con una obra de tema libre, conformada por cuatro estrofas en d√©cimas espinelas (octos√≠labas) Sea o no miembro de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba o de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, debe residir en Camag√ľey.

Remitirá el texto firmado por un seudónimo o lema a la dirección casadeladecimacmg@gmail.com, y otro archivo con los datos personales que incluya el título de la obra y el seudónimo. El asunto precisará: Concurso 4 x 10 Verano. Ante cualquier duda puede llamar a (+53) 59946671.

El plazo de admisión vencerá el miércoles 24 de agosto, a las 8:00 p.m. Los resultados se darán a conocer en una de las actividades previstas por el cierre de la programación de verano del Centro Provincial del Libro y la Literatura (CPLL).

Tanto el CPLL de Camag√ľey como el Centro de Promoci√≥n Literaria Gertrudis G√≥mez de Avellaneda coauspician el certamen, dedicado al centenario del natalicio de Jes√ļs Orta Ruiz, el Indio Nabor√≠, y como saludo al 1er Congreso Iberoamericano de la D√©cima y el Verso Improvisado, anunciado para septiembre.

El jurado otorgará un Premio, Primera Mención y Mención, y el seleccionado recibirá diploma de reconocimiento, libros, publicaciones relacionadas con el género y otros estímulos, además será invitado a lecturas y dispondrá de promoción virtual.

En la primera edición ganó el lauro Yadira Troche Nerey por el texto Apostasía por un Dios-Numen en mi cintura; ella gana visibilidad en la vida social literaria, pues recientemente sumó el Premio Cucalambé en Décima Escrita 2022.

 

El esquema que deben cumplir los concursantes es el siguiente:

1-____________________

2- ____________________

3- ____________________

4- me retornan los veranos

5- ____________________

6- ____________________

7- que vino a soltar palomas

8- ____________________

9- ____________________

10- ___________________

1- ________________osa

2- ____________________

3- ______________umbre

4- ____________________

5- ____________________

6- _________________ero

7- ____________________

8- ____________________

9- ________________ana

10- ___________________

1- d___________________

2- a___________________

3- q___________________

4- e___________________

5- v___________________

6- p___________________

7- g___________________

8- l___________________

9- n___________________

10- s__________________

1- renuncia___________

2- ____________________

3- ________________dos

4- ____________________

5- ____________________

6- ________habr√°______

7- ____________________

8- bajo________________

9- ___________responda

10- ___________________


AHS crece en membresía (Décimas + posts)

Con estas maravillosas d√©cimas compuestas por nuestro especialista de Literatura Roly √Āvalos -escritor, repentista y corrector-, dimos la bienvenida a los nuevos asociados a la AHS de La Habana.


Aquí se las compartimos con inmenso orgullo, anhelando que cada verso marque la ruta de la membresía de los jóvenes artistas en nuestra Asociación.

D√ČCIMAS DE BIENVENIDA A LOS NUEVOS ASOCIADOS.

Asociada y asociado,
vengan a esta cofradía,
a la nueva membresía.
M√°s de un joven del pasado
hoy se encuentra consagrado,
m√°s de una obra incipiente
no es raro que en el presente
ya haya madurado en cientos
de inolvidables eventos,
sea memoria en la gente.

 


Asociada y asociado,
bienvenidos a una era
m√°gica en La Madriguera,
un espacio dise√Īado
a tu medida, a tu agrado
para y por tu vocación.
Aquí la mayor misión
es apoyarte en tu vida
de artista. Esta es tu guarida,
casa de tu creación.
Pintar, escribir, grabar,
filmar, bailar, cuanto quiera
tu alma, sin coto o frontera,
ya puedes, en este hogar.


También vas a interactuar
en esta meca inclusiva
con libertad exclusiva:
sí a las vanguardistas estéticas,
sí a las licencias poéticas,
sí a la verdad creativa.
Seamos francos, directos:
no va a haber paternalismo
ni aceptamos facilismo,
no ser√°n caminos rectos
para sacar los proyectos
con limitados recursos,
no, se medir√°n transcursos,
carreras, y entre otras cosas,
habr√° becas numerosas
y numerosos concursos.


Son duros estos momentos,
pero incluso con pandemia
habr√° divina bohemia
en los virtuales eventos.
Armemos con los talentos
un clan hiperconectado.
Mil gracias a ese jurado
que evaluó la calidad,
pues por unanimidad
hoy est√°s de nuestro lado.
Qu√© paradoja, ¬Ņverdad?
En cuanto a lo establecido
la Asociación ha cumplido
35 a√Īos de edad.
¬°35!, cantidad.


Tiempos duros y gloriosos.
Y en 35 a√Īos mozos
creando en este país
ojal√° que Sergio y Luis
nos contemplen orgullosos.
Desde esta o desde otras sedes
comp√°rtannos sus urgencias,
sus quejas y sugerencias
porque el futuro es de ustedes.
Asóciense hasta por redes
‚Äďlienzo, escena, acorde, plano,
libro‚Äď, y el carn√© en la mano
para que canten victoria
y escriban la nueva historia
del arte joven cubano.

La Habana, 31 de marzo de 2021.


Decimalex, la hora joven del repentismo

Aquella tarde noche de 2019, más de 500 personas -casi todas jóvenes-, vitoreaban eufóricas frente al escenario. Las luces, los flashes de los celulares, el ir y venir mientras se buscaba espacio para un mejor ángulo visual; todo ese conjunto y esa energía simbolizaban a la multitud que disfrutaba las décimas, las controversias, las redondillas o las improvisaciones del más auténtico repentismo nacional.

[+]


¬ęSoy un arquitecto de mi propio infierno o para√≠so¬Ľ

Rolando (Roly) √Āvalos D√≠az recibi√≥ la herencia familiar, el don del arte, y lo transform√≥ en su propia materia de expresi√≥n, en su tu√©tano creativo. La ciudad de su poes√≠a forma ya parte del amnios que le regala nuevas preguntas al mundo. Y son esas preguntas (y sus respuestas) las que hoy el poeta nos ofrece.

Hablemos primero de la tradici√≥n po√©tica que es parte de tu ADN, que constituye una particular herencia simb√≥lica. ¬ŅHasta qu√© punto sientes que tu necesidad de entender la poes√≠a parte de este legado?

Crédito Rodrigo Valero González/ cortesía del entrevistado

En efecto, existe una tradici√≥n po√©tica en la familia, el arte del repentismo, que viene de mi abuelo materno fallecido, Jes√ļs D√≠az Mart√≠nez; primero, la heredaron algunos de sus hijos (mis t√≠os y mi madre), y despu√©s la hemos practicado varios primos. Esta vertiente de la oralidad, m√°s que una tradici√≥n po√©tica, la veo como un ritual entra√Īable y ocurre cuando coincidimos todos o casi todos en reuniones familiares, como los cumplea√Īos.

Desde ni√Īo escucho d√©cimas, desde adolescente las improviso. Tambi√©n a partir de los 11 a√Īos, aproximadamente, empec√© a escribir, y entonces me pareci√≥ natural ser como Alexis D√≠az-Pimienta (uno de mis t√≠os por parte de madre), escribir e improvisar, y llevar esas dos carreras al un√≠sono. En muchas ocasiones, por la admiraci√≥n que le tengo, me he sentido influido por la obra de mi t√≠o, me he descubierto tics en mis procederes que homenajean pasajes de su obra, maneras de construir semejantes, y luego he advertido el peligro. Ha sido una relaci√≥n muy cercana tambi√©n, de familiaridad, de trabajo, de lector, de espectador.

He debido desligarme a propósito para crecer, para hallar mi camino, y en ello ando todavía. Pero creo que uno al final le pone su voz y su sello; con sus propias lecturas se va perfilando y adquiere una personalidad, construye otro itinerario poético, aun cuando no se lo proponga, y aunque se haya heredado de alguna manera una determinada tradición gracias a parentescos familiares.

En algunos de tus libros, la anatom√≠a de la ciudad es un tema recurrente que distingue y define al sujeto po√©tico. ¬ŅEste mapeo lo entiendes como una geograf√≠a espiritual de la ciudad que el poeta refleja, o que al menos intenta reflejar en su trabajo?

Crédito Estudio fotográfico Cuba Alternativa/ cortesía del entrevistado

S√≠, me atrae reflejar el accidente de nacer en una ciudad, de criarse en un barrio y no en otro, la gitaner√≠a de las mudanzas por municipios perif√©ricos, la mitolog√≠a de la urbe y c√≥mo esta produce met√°foras, c√≥mo genera lenguajes, c√≥mo acoge con hospitalidad o desampara al emigrante o al habitante, dej√°ndolo en brazos de la orfandad m√°s terrible, qui√©nes fueron sus personajes hist√≥ricos, qui√©nes sus celebridades. Como dijera un personaje de Celebrity, la pel√≠cula de Woody Allen, y cito de memoria: ‚ÄúA una ciudad se le conoce por sus celebridades‚ÄĚ.

Me interesa el modo en que nombramos una piedra inanimada que nos ve crecer, enamorarnos y morir mientras contin√ļa viva, bajo la lluvia de la erosi√≥n de los siglos; el afecto particular que le tenemos a un √°rbol, a una esquina, a un monumento, al segundo piso de un edificio en un reparto llamado El Roble, en Guanabacoa, al banco roto de un parque, a los baches de la cuadra de una barriada marginal o a los ruidos nocturnos de una bronca.

¬ŅQu√© es el h√°bitat urbano, cu√°nto condiciona o define en quienes la padecemos y vivimos, qu√© significa, qui√©nes son mis coterr√°neos, mis vecinos, en qu√© consisten sus vidas, sus sue√Īos, sus realidades? Igualmente son bienvenidos los arquetipos, estereotipos o ciencias sociales, as√≠ como los vocablos identidad, idiosincrasia, y cada elemento que me sirva para dar con los contornos del mapa de esa geograf√≠a espiritual.

¬ŅDe qu√© manera congenias el ejercicio m√°s mediato del repentismo y la improvisaci√≥n con el hecho de concebir la dramaturgia particular de un libro de poes√≠a?

Son hogares a los que uno entra por puertas distintas. Cuando improviso no hago literatura escrita, y cuando escribo un libro de poes√≠a no me apuro en acabar una d√©cima, ni tengo delante un p√ļblico esperando, ni un la√ļd y una guitarra secundando mi proceso creativo y presion√°ndome para que en pocos segundos responda a mi adversario repentista. Incluso, cuando escribo, no solo escribo d√©cimas, sino sonetos o poemas en verso libre.

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

Son procesos diferentes que responden a circunstancias creativas específicas, pero tampoco es que sean demasiado opuestos. Por ejemplo, la narrativa, la poesía, y aun la dramaturgia pura, dotan a la mente del improvisador de códigos y elementos que enriquecen su vocabulario, su alcance, su imaginario, su proyección; y al escritor, ante el Word o ante el papel, le ofrece cierto ritmo de hallazgos para dar con las palabras exactas y construir, a modo de guion, la escaleta de su libro y el campo semántico de su poemario. Son ejercicios que no se repelen, te aseguro que se alimentan, aunque se busquen otros resultados y sea otro el receptor.

En el proceso creativo, ¬Ņa qu√© paso le confieres mayor importancia?

Les doy importancia a todos los pasos, me parece. Soy feliz cuando consigo respetarlos, cuando la fase de corrección no interrumpe al germen, al balbuceo de las ideas iniciales ni al brote de las primeras oraciones. Pienso que tampoco es recomendable detener abruptamente la investigación porque nos morimos de ansiedad por escribir el capítulo de una novela. Casa paso posee un encanto y nos prepara para el siguiente.

Desde luego que cada cual tiene su propia metodolog√≠a y todos los libros no se escriben del mismo modo ni en un periodo m√°s o menos comprobable; a veces se abandonan proyectos durante meses o a√Īos, parece que van a morir y sin embargo resurgen con m√°s br√≠os, o resulta que s√≠, que somos m√°s maduros y as√≠ lo mostramos a la hora de abordarlos, tenemos una mayor perspectiva. Aunque, ojo, esto tambi√©n puede funcionar como autoenga√Īo o pretexto para la procrastinaci√≥n o miedo a enfrentar el momento decisivo de concretar la obra. ¬†

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

¬ŅEntiendes la poes√≠a como un acto divino o mundano, o una mezcla de ambos registros?

Como es arriba, es abajo. Lo divino est√° conectado con lo mundano, son el anverso y el reverso, la cara y la cruz de una misma moneda que lanzamos al aire. Aunque estamos hechos m√°s de mundo que de divinidad y lo que escribimos tiene la √ļltima palabra. Me parece que los autores, salvo los pol√≠ticos o los religiosos, no estamos para dar lecciones de moralidad o de civilidad, no en primera instancia, sino para plasmar inquietudes m√°s humanas y veraces.

¬ŅEl poeta tiene un papel definido en el mundo, m√°s all√° de la esfera del arte?

Si tiene alg√ļn papel o alg√ļn compromiso social, si algo nos define, es el propio acto creativo, es el de hacer lo m√°s po√©ticamente posible nuestro trabajo, para lo cual no nos alcanzar√° la vida entera. Llevar y traer palabras, met√°foras, sinestesias, s√≠miles‚Ķ y el solo hecho de hacernos querer y entender gracias a lo que enunciamos o callamos, puede ser una carga terrible o un argumento tan leg√≠timo que se debe valorar en su justa medida, y no debe ser puesto en las manos de cualquiera.

Puede pensarse que el trabajo de un poeta consiste en sacudir, como un relámpago, las conciencias de sus lectores, más allá de la transmisión lírica/empática de sentimientos, reflexiones y emociones. Esa es una posible forma de entenderlo. Pero otra puede ser la de emplear con sabiduría y responsabilidad el poder de las palabras. Un poeta nombra y le regala nuevas preguntas al mundo. Estamos hechos de preguntas. El arte de gozar estéticamente, tratando de responderlas, es uno de los juegos más serios que existen.

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

¬ŅC√≥mo manejas el mundo de la autorreferencialidad a la hora de escribir? ¬ŅEs la poes√≠a, por necesidad, un ejercicio de autorreferencia?

Antes, muy en los inicios, cre√≠a que a la hora de escribir, si utilizaba escenas de mi propia vida estaba siendo, sin duda, autorreferencial; pero luego he comprendido que desde el mismo momento en que uno escribe, sea narrando o poetizando, ya es otro, un personaje o un sujeto l√≠rico‚Ķ aunque hable de su propia biograf√≠a, que de alg√ļn modo casi siempre est√°.

En mis libros la autorreferencia, cuando la hay, es un a√Īadido, un recurso, uno de sus colores, una de mis herramientas creativas. En mi primer libro, Mundo pa√Īuelo, la mayor√≠a de los poemas aluden a experiencias o visiones propias acerca de la existencia, no hay pretendidos enmascaramientos o la gestaci√≥n de heter√≥nimos; da la impresi√≥n, tras una lectura r√°pida, y parafraseando a Ortega y Gasset, de que soy yo mismo hablando de m√≠ mismo y de mis circunstancias aunque, claro, esto puede leerse como una verdad o una mentira a medias. En mi segundo libro, Boca de lobo, en parte tambi√©n, pero no siempre.

Por tanto, no creo que la poesía sea necesariamente un ejercicio autorreferencial, entre otras cosas porque mirar a los ojos a un sujeto lírico es dar con un espejismo, o con un juego de espejos que se repite hasta el infinito. Además, no sé quién soy cuando escribo (muchas veces quienes pregonan autoconocimiento promueven su arrogancia), escribo para descubrirme. Y no solo porque pongo pensamientos por escrito, sino incluso para averiguar cuánto me desconozco o qué podría estar pensando, o cuántas personas soy.  

¬ŅCrees que los propios escritores tienen un conocimiento verdadero de la literatura que se gesta m√°s all√° del contexto regional limitado en el que viven? ¬ŅC√≥mo romper esos moldes preconcebidos? ¬ŅC√≥mo hacer que la literatura cubana eclosione y rompa finalmente el cascar√≥n de su zona de confort?

cortesía del autor

En general creo que es algo superficial el conocimiento que tenemos los propios escritores acerca de otras literaturas allende los mares, y las razones pueden ser varias, aunque se ha ido reduciendo poco a poco la falta de acceso o contacto ‚ÄĒal menos electr√≥nicamente‚ÄĒ con libros y autores que se han editado o reeditado poco o nunca por ac√°, por ejemplo.

Existen maravillosas bibliotecas virtuales que se abastecen gracias a las donaciones que hacen los usuarios con títulos digitalizados que antes compraron en formatos Word, Epub o PDF, y deciden compartirlo. También hay títulos de autores cubanos, por cierto. Tarde o temprano, de alguna manera, siempre nos encontramos con lo que más vale y brilla universalmente en materia de arte y literatura, ya sea a través de publicaciones nacionales (revistas, tabloides, suplementos en periódicos, blogs, etc.) que nos enteran (también es su deber) sobre cuán ancho y ajeno es el mundo de las letras fuera de Cuba; igual mediante el catálogo de Arte y Literatura, que con cierta regularidad reimprime clásicos; o directamente a través de enlaces en las redes sociales, las verdaderas ladronas del show en lo que va de siglo XXI.

¬ŅC√≥mo romper estos moldes y dejar de, solamente, leernos los unos a los otros con riesgos de acabar en la endogamia creativa? Supongo que estando atentos a la lectura o relectura de obras maestras que han vencido al tiempo, en vez de fijar la atenci√≥n solo en la mesa de novedades. No conozco reglas √ļnicas ni los criterios que manejan o el verdadero poder que tienen quienes dirigen las pol√≠ticas editoriales y deciden qu√© se distribuye y se vende o no. Por otro lado, cada cual arma su propia br√ļjula lectora y su canon individual. Opino que deben potenciarse m√°s los intercambios en eventos internacionales.

Eres uno de los uno de los directores del grupo po√©tico-teatral-musical RolleX, ¬Ņc√≥mo entender el acto performativo cuando se tiene a la comunicaci√≥n de la poes√≠a como el primer esca√Īo de sentido?

Cuando el acto po√©tico se enfrenta al espectador, ¬Ņqu√© resortes se disparan en ti?

cortesía del autor

Ya hace m√°s de dos a√Īos que existe RolleX. Alex D√≠az Jr., mi primo, y yo, lo dirigimos y todo el tiempo expandimos, a trav√©s de los medios a nuestro alcance (espect√°culos, talleres, redes sociales, etc.) el concepto de neorrepentismo, un t√©rmino que acu√Īara hace a√Īos Alexis D√≠az-Pimienta en ese ensayo investigativo para eternas consultas que es Teor√≠a de la improvisaci√≥n po√©tica.

En este libro se definen las proyecciones de una nueva generaci√≥n de improvisadores formados gracias los Talleres Especializados de Repentismo en todo el pa√≠s a partir de la d√©cada del 2000 y que, por otra parte, aparecen en su total dimensi√≥n gracias a puestas en escena que, ya de por s√≠, engloban las otras manifestaciones art√≠sticas; el repentismo en medio de un di√°logo interdisciplinario. Debo decirte que un espectador amante de la poes√≠a, cuando tiene la oportunidad de disfrutar de cerca un arte tan antiqu√≠simo de la oralidad como es la improvisaci√≥n po√©tica, devuelve enseguida, con sus reacciones a flor de piel, con sus gestos, con su risa, en los casos favorables, una adrenalina muy agradecida, muy generosa, que los escritores ‚ÄĒdespu√©s del acto solitario de la escritura‚ÄĒ desconocemos de una manera tan tangible.

Hay m√°s gente que ama la poes√≠a de la que suponemos. Por supuesto, habr√° algunos que disfruten m√°s la llamada poes√≠a culta y otros la llamada poes√≠a popular, ambas expresiones leg√≠timas de la cultura. Si a nuestros espect√°culos, con fines po√©ticos que oscilan de un lado a otro, les agregamos dosis de acompa√Īamiento musical (con m√ļsicos, instrumentaci√≥n y g√©neros variopintos), dosis de teatro y algo de performance, adem√°s de la proyecci√≥n de un corto audiovisual en torno al desarrollo de una acci√≥n po√©tica, entonces el favor del p√ļblico es mayor, la buena vibra y la energ√≠a que recibimos de vuelta superan las expectativas.

Pocos momentos, por no decir ninguno, son tan gratos (tan gratos y tan arriesgados) para un hacedor de versos, para un repentista, en suma, que ese acto creativo de protagonizar un espectáculo cuya trama suceda en versos, tanto desde la declamación (que es lo típico) como desde la improvisación.

Tu libro Mundo pa√Īuelo fue publicado en 2016 por el sello espa√Īol Guantanamera, y en 2018 fue traducido al idioma ingl√©s bajo el t√≠tulo Small World. ¬ŅC√≥mo ha resultado la experiencia de apreciar tu poes√≠a en una lengua para la cual no fue originalmente concebida? ¬ŅSientes que la poes√≠a trasciende la experiencia limitada de un idioma?

Lo he recibido con alegr√≠a y extra√Īeza, consciente de que definitivamente la poes√≠a es pol√≠glota y al mismo tiempo tiene muchas capas intraducibles, o que habr√≠a que traducir en bloque y no literalmente. Se precisa un rigor, una sensibilidad y un conocimiento de la lengua que merece much√≠simo respeto. Los lectores que desconocemos otros idiomas y queremos leer a Flaubert, Dostoievski, Brecht o Cesare Pavese, los amantes de esas grandes cimas de la literatura, dependemos de los grandes traductores del franc√©s, del ruso, del alem√°n o del italiano.

Small world, seg√ļn me han explicado algunos conocedores del ingl√©s, no significa precisamente ‚Äúmundo pa√Īuelo‚ÄĚ, ni siquiera como una interpretaci√≥n de la idea global del poemario. Es una aproximaci√≥n y, dir√≠a, una traducci√≥n quiz√°s m√°s en serie que en serio. De cualquier modo lo agradezco y me siento honrado de haber visto, antes de lo que supon√≠a, mi primer libro traducido, ¬°vaya honor!, ¬Ņno?, con unas luces y sombras todav√≠a intraducibles para m√≠. ¬†

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

¬ŅC√≥mo construyes, desde lo emocional, lo espiritual y lo racional, tu propio ejercicio creativo?

De tantas maneras, querida Elaine. Trabajo mucho con la nostalgia, los sue√Īos, las pesadillas, los recuerdos que obsesionan y atormentan, inmediatos o lejanos, las supersticiones, los miedos, los s√≠mbolos, secuencias cinematogr√°ficas y bandas sonoras, la violencia del paso del tiempo, los textos y las vidas de los otros. Trabajo con el dolor, los destellos y los espejismos. As√≠, con esa masa informe y aparentemente intangible, construyo mis universos, soy un dios por un rato cada d√≠a, arquitecto de mi propio infierno o para√≠so. Emocional y espiritualmente me involucro y, sobre todo, incubo, bendita fiebre, la materia incognoscible con la que me conecto de forma subterr√°nea, as√≠ escriba sobre mi vecina de enfrente o en torno a cualquier asunto trivial o vida ajena √≠ntima.

Me apoyo de la buena o la mala memoria, esa que modifica las reminiscencias. El subconsciente es un pozo bastante hondo. Suelo anotar ideas, pasajes descriptivos, frases u oraciones que escucho o me llaman la atenci√≥n y alimentan la obra que ande pariendo. Los canales de inspiraci√≥n me atacan por la espalda, se me insin√ļan de sinuosas maneras o se me desnudan n√≠tidamente. Despu√©s tengo que sentarme a trabajar con ello, sudar esa orfebrer√≠a y conseguir un arte final publicable.


¬°Nuestra Maestra Juventudes est√° de cumplea√Īos!

Cuando se piensa en la historia de la m√ļsica cubana muchos son los nombres que regresan de la memoria. Gracias a la labor y obra de numerosos artistas, m√ļsicos y estudiosos, Cuba posee todo un acervo documental que respalda el hecho de ser reconocida como ‚Äúla isla de la m√ļsica‚ÄĚ. Creadores e int√©rpretes como Ernesto Lecuona, Rita Montaner, Ni√Īo Saquito, Celeste Mendoza, Miguel Matamoros, Benny Mor√©, sumado a otro tantos que se desempe√Īaron en el terreno del conocimiento como Fernando Ortiz, Alejo Carpentier, Argeliers Le√≥n, Danilo Orozco, entre otros, conforman esa comunidad indispensable en la historia y el desarrollo por nuestra cultura musical.

Pero sin dudas, en este 2020 hay un nombre que cobra singular importancia para todos, porque justamente en esta ocasi√≥n nos regala cien a√Īos de su compa√Ī√≠a. Y es que nuestra Mar√≠a Teresa Linares est√° de cumplea√Īos.

Resultar√≠a imposible pensar o hablar de los estudios relacionados con la historia de la m√ļsica cubana sin mencionar de manera indiscutible el nombre de Mar√≠a Teresa Linares. De igual modo, no se puede explorar la musicolog√≠a de Cuba y Latinoam√©rica sin que su obra sea un referente obligado. ¬ŅC√≥mo quedar inerte ante su generoso saber, puesto al servicio la cultura musical de un pa√≠s y de un continente?

Al acercarnos a todo su quehacer y ser testigos de la vasta obra emanada de sus manos, parecer√≠a que son dos los siglos vividos por Tet√©. Siendo una music√≥loga 360, Mar√≠a Teresa Lineras supo involucrarse en todas las aristas de la profesi√≥n. Solo existen elogios para contar su desempe√Īo en √°reas como la investigaci√≥n, la docencia y la producci√≥n discogr√°fica.

Su labor investigativa recorre todo tipo de procesos musicales gestados en la isla. El inter√©s por el antecedente hispano en la m√ļsica cubana devino una amplia producci√≥n de t√≠tulos como ‚ÄúEl punto guajiro‚ÄĚ (1949), ‚ÄúLa d√©cima en el cancionero campesino‚ÄĚ (1957), ‚ÄúInfluencia espa√Īola en nuestra m√ļsica‚ÄĚ (1958), ‚ÄúAntecedentes hisp√°nicos en nuestra m√ļsica‚ÄĚ (1964), ‚ÄúAlgunos elementos hisp√°nicos en la m√ļsica cubana‚ÄĚ (1989), ‚ÄúLa d√©cima como viajera peninsular y su regreso aplatanado‚ÄĚ (1995), La m√ļsica entre Cuba y Espa√Īa (1998), El punto cubano (1999). Todos estos devienen textos medulares para el estudio y entendimiento de esta √°rea tem√°tica.

Por otra parte, escritos como ‚ÄúM√ļsica popular en la Revoluci√≥n‚ÄĚ (1970), La m√ļsica popular (1970), La m√ļsica y el pueblo (1974), ‚ÄúLa guaracha cubana, imagen del humor criollo‚ÄĚ (1999) son el resultado de su afici√≥n por los fen√≥menos propios de la m√ļsica popular cubana.

¬ŅQu√© decir entonces de esa Tet√© Linares, Maestra Juventudes? Fue formadora de generaciones y generaciones de m√ļsicos y music√≥logos cubanos. M√°s all√° de su labor como maestra de m√ļsica en varios conservatorios y universidades, su faena educativa trascendi√≥ las aulas para llegar a ense√Īar desde la pr√°ctica misma la esencia y la √©tica de la investigaci√≥n. En sus trabajos de campo, junto a su esposo Argeliers Le√≥n, transmiti√≥ este conocimiento a las pr√≥ximas camadas de music√≥logos en el pa√≠s. De igual modo, su solo presencia impartiendo conferencias y su papel como interlocutora en las m√°s cotidianas conversaciones fue tambi√©n parte de esa labor formadora que nunca dej√≥ de ejercer y que los m√°s j√≥venes agradecemos.

A Mar√≠a Teresa tambi√©n debemos numerosas colecciones fonogr√°ficas que preservan y difunden el imaginario musical cubano, entre las que destacan La m√ļsica del pueblo de Cuba y Antolog√≠a de M√ļsica Afrocubana. De igual modo, admiramos su ejemplo de direcci√≥n y gesti√≥n cultural en instituciones como el Museo Nacional de La M√ļsica (1984-1997) y la Fundaci√≥n Fernando Ortiz, desde las que supo guiar dis√≠miles procesos de conocimiento e intervenir en la formaci√≥n de nuestros investigadores.

Su labor fue reconocida con las m√°ximas condecoraciones que otorga el estado cubano, incluida La Orden F√©lix Varela, H√©roe del Trabajo de la Rep√ļblica de Cuba y Premio Nacional de la M√ļsica.

Por todo esto, hoy celebramos los 100 a√Īos de una mujer cubana, madre y esposa abnegada; hoy festejamos una vida de trabajo al servicio del pueblo y la cultura, llena de logros y sacrificios. Hoy agradecemos el legado que Mar√≠a Teresa Linares pone en nuestras manos y aceptamos el compromiso de honrar su empe√Īo por la cultura nacional. Hoy Cuba celebra la vida y obra de nuestra Maestra Juventudes.


La cultura en Manacas no se detiene ante el coronavirus

¬ęSi se cierra una puerta, se abre una ventana¬Ľ reza un viejo proverbio, ense√Īanza puesta en pr√°ctica muy bien por los instructores de la casa de cultura Jos√© Antonio Cepero Brito, en el poblado de Manacas, municipio de Santo Domingo, Villa Clara, quienes no han dejado de crear y acercar el arte al pueblo durante la dif√≠cil etapa que vive el pa√≠s a causa de la pandemia del nuevo coronavirus.

Flores de papel, cajitas de regalos y pergaminos con décimas fueron algunas de las artesanías obsequiadas por los instructores de la casa de cultura de Manacas a personas de la comunidad. (Foto: Cortesía de Sailí Martínez)

Cumpliendo con las medidas higi√©nico-sanitarias establecidas, los protagonistas trazaron un plan de acci√≥n en equipo para llegar a la comunidad con sencillas, pero hermosas artesan√≠as creadas por ellos mismos, a trabajadores de Salud y Educaci√≥n que laboran en el centro mixto F√©lix √Ālvarez Soto, del central George Washington, as√≠ como al personal de la farmacia y el cuerpo de guardia del policl√≠nico de la localidad.

Asimismo, han regalado sus creaciones a los abuelos que reciben apoyo del Sistema de Ayuda a la Familia (SAF) y a todos los que, de una u otra forma, contribuyen al enfrentamiento a la pandemia.

Sailí Martínez, directora de la casa de cultura, explicó:

¬ęEn el proyecto participan tres instructores, dos de Literatura y uno de Artes Pl√°sticas, quienes reparten los obsequios. Las artesan√≠as se confeccionaron desde casa y con poco material, del que salieron flores de papel, cajitas de regalos y pergaminos con d√©cimas hechas por un aficionado del taller de literatura, todo muy bien acogido por las personas¬Ľ.

Trabajadores de Salud y Educaci√≥n que laboran en el centro mixto F√©lix √Ālvarez Soto, del central George Washington, recibieron obsequios. (Foto: Cortes√≠a de Sail√≠ Mart√≠nez)

Seg√ļn Sail√≠, ella expuso la propuesta a los instructores, los que estuvieron inmediatamente de acuerdo. Entre otras iniciativas, hay adem√°s una minibiblioteca en el portal de la casa de Miguel √Āngel Tamayo Alba, especialista de Literatura y miembro de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), espacio a donde pueden acudir los interesados en el arte de la expresi√≥n verbal.

Recientemente, inició la Jornada de la Cultura en Manacas con la conmemoración del aniversario 102 del natalicio del inolvidable locutor y presentador José Antonio Cepero Brito, oriundo de esa localidad, y el pasado 21 de mayo se celebró el Día del Artista Aficionado, en el que no se dejó de reconocer la labor de los talentos de la casa de cultura, quienes fueron agasajados en sus propios hogares por parte de la dirección de la institución cultural e instructores.


Escritor con alma de pez (+Fotos, video y poesía)

La literatura circula por la marea de sus venas. Desde ni√Īo se alimenta del ambiente creativo reinante en su familia, entre versos e improvisaciones. En sexto grado escribi√≥ sus primeras redondillas, coplas y cuartetas, las cuales aprendi√≥ de su madre a la luz de una vela durante un apag√≥n. En esa etapa ya redactaba tambi√©n algunos cuentos.

Licenciado en Comunicaci√≥n Social, instructor de arte en la especialidad de Teatro y egresado del Centro Nacional de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso, Roly √Āvalos D√≠az ya tiene dos libros publicados y una lista de premios como poeta y narrador. Miembro del grupo Ala D√©cima y de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, es uno de los directores del grupo po√©tico-teatral-musical RolleX.

Textos suyos de diversos g√©neros aparecen en revistas y antolog√≠as de pa√≠ses como Espa√Īa, Colombia, M√©xico, Argentina, Ecuador, Estados Unidos, Venezuela e Italia. Entre sus reconocimientos se incluyen el primer premio en la categor√≠a Lengua Castellana del concurso internacional St. Paul‚Äôs School, en Barcelona (2003).

Tambi√©n, el premio en el certamen internacional de d√©cima Espinela Tuineje, en Santa Cruz de Tenerife (2011); premio en el Certamen Po√©tico de la Orden Literaria Francisco de Quevedo (Espa√Īa, 2014); premio Ala D√©cima (Cuba, 2018); el de D√©cima Escrita Francisco River√≥n Hern√°ndez (Cuba, 2018) y el premio Toda Luz y toda m√≠a (Cuba, 2019).

Autor de los libros¬†Mundo pa√Īuelo¬†y¬†Boca de lobo,¬†este joven inquieto recuerda con agrado su infancia en Alamar y Guanabacoa, en La Habana, cuando jugaba ajedrez y b√©isbol. Sin embargo, sus mejores travesuras fueron imaginarias, seg√ļn narra. Se disfrazaba de personajes c√©lebres, y le fascinaba leer.

¬ęSab√≠a que ten√≠a un t√≠o poeta y famoso, quien cantaba unas vertiginosas seguidillas y ense√Īaba a improvisar d√©cimas, Alexis D√≠az-Pimienta. En las visitas a su casa, siempre aprend√≠a algo junto a mi primo Axel, su hijo mayor. Hasta las rifas en los cumplea√Īos hab√≠a que ganarlas mediante juegos de rimas. Recuerdo la explosi√≥n de creatividad, las ocurrencias, la alegr√≠a y el ingenio constantes, que sol√≠an terminar en guateques y controversias entre mis t√≠os¬Ľ, rememora quien tambi√©n se desempe√Īa como editor y corrector.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo asumes el proceso creativo?

‚ÄĒBusco siempre el equilibrio. Jugar mientras creas es un acto muy serio. Me exijo la consagraci√≥n a esa ambivalencia. En mi opini√≥n, un creador llega a la verdadera madurez cuando se integra tanto al proceso creativo que, incluso en las horas de mayor incertidumbre o angustia, escribe sin pensar demasiado, pinta, baila, canta, graba, le improvisa a la posteridad un destello, un rasgu√Īo de luz.

‚ÄĒ¬ŅCu√°nto de tus vivencias hay en las historias?

‚ÄĒCasi todo (por la biograf√≠a que autorizo cuando me desnudo o se desnudan a trav√©s de m√≠ los personajes), y casi nada (porque tambi√©n hay distancia y fr√≠a inteligencia). Igualmente robo ademanes y sicolog√≠as a las vidas de los otros. La realidad puede ser m√°s ancha y m√°s ajena que la imaginaci√≥n. Preferir√≠a que mi estilo y mi voz mutaran de libro en libro, aun cuando el cambio sea leve. Lo contrario se parece al estancamiento y la mediocridad.

‚ÄĒ¬ŅTodav√≠a se puede aspirar a lo verdaderamente nuevo en la literatura o los autores deben conformarse con dominios de t√©cnicas y abordajes de historias de alguna manera reÔ¨āejadas por otros?

‚ÄĒLo verdaderamente innovador suele ser un enigma. Y en los tiempos actuales todo parece ya escrito, refrito‚Ķ No obstante, nunca debemos conformarnos, a no ser que rendirse sea tambi√©n una acci√≥n po√©tica, un acto creativo. Mientras vivamos debemos explorar nuevos abismos, leer y estudiar con atenci√≥n el arte que se gesta en otras latitudes, alimentarnos de otras miradas, darle otra vuelta a la b√ļsqueda.

¬ęAun cuando parezca que vivimos en permanente fase de alarma apocal√≠ptica, cada autor puede traer un nuevo universo, el suyo, por muy minimalista que parezca, y defenderlo con las fuerzas de su talento y audacia. Toda aldea puede volverse un cosmos¬Ľ.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo surgi√≥ la idea de RolleX? ¬ŅCu√°les son sus din√°micas y sue√Īos?

‚ÄĒMi primo Alex D√≠az Jr. y yo somos amantes y defensores del repentismo, por convicci√≥n, por necesidad y tradici√≥n familiar. Lo consideramos una riqueza siempre en peligro de extinci√≥n, y no de extensi√≥n, como deber√≠a ser. Muchos no valoran la fuerza de la oralidad y la improvisaci√≥n po√©tica, que tan vitales son para el alma de la humanidad.

¬ęRolleX surgi√≥ por el deseo de revertir esa realidad, y oxigenar, a trav√©s de v√≠as frescas, joviales, din√°micas y espectaculares, ese arte que en cierta medida se ha empolvado, por infinitas razones, en todos los niveles, desde algunos repentistas hasta las instituciones.

¬ęFavorecemos la transmisi√≥n de d√©cimas a trav√©s de puestas en escena, acompa√Īadas por g√©neros musicales, poemaciones, performances y diversas modalidades de la improvisaci√≥n. Insistimos en el t√©rmino neorrepentismo y sus m√ļltiples usos, para potenciar un sistema po√©tico que debe llegar a las mayor√≠as. Pretendemos maximizar su alcance, mediante¬†shows¬†y tambi√©n a trav√©s de m√©todos m√°s docentes: conferencias y talleres intensivos, por ejemplo¬Ľ.

‚ÄĒ¬ŅTe preocupa el futuro de la poes√≠a improvisada en Cuba?

‚ÄĒHay buena salud en la poes√≠a improvisada aqu√≠, pero necesitamos expandirnos y potenciar eventos como¬†Oralitura, realizado por primera vez en el a√Īo 2019 con el apoyo de la AHS y de diversas instituciones. Necesitamos m√°s iniciativas que consigan el cambio de percepciones err√≥neamente incrustadas, por prejuicios, en el imaginario popular. Es imprescindible la convivencia entre artistas de varias manifestaciones en una gran fiesta del idioma y a favor del buen gusto.

‚ÄĒAlgunos consideran que la literatura cubana no vive un buen momento. ¬ŅComparan a los autores actuales con los de otras generaciones? ¬ŅQu√© piensas?

‚ÄĒLos problemas de la literatura cubana son otros, y muy diversos. Las comparaciones existen para bien y para mal. Resulta esencial una cr√≠tica m√°s abundante, m√°s √©tica y profunda, as√≠ como la edici√≥n o reedici√≥n de algunos autores cubanos y extranjeros, cuyas lecturas fomentar√≠an bases m√°s enriquecedoras.

¬ęNecesitamos incrementar los intercambios y un plus m√°s atractivo en los espacios literarios. Una tertulia no tiene por qu√© ser solo para minor√≠as muy interesadas: periodistas, poetas, editores, narradores, ensayistas, dramaturgos‚Ķ Debemos preguntarnos por qu√© no predominan m√°s lectores comunes, ajenos a la intelectualidad. ¬ŅEs demasiado ut√≥pico aspirar a eso?

¬ęEn ese sentido se asemeja al repentismo. Parece que hay un desd√©n social ante el arte, pero sabemos que no es as√≠. Somos muchas voces abri√©ndose paso e inaugurando caminos y mundos que a veces se entrecruzan y otras veces ni siquiera llegan a conocerse. Hay grupos, subgrupos, sectas, saraos, exclusiones, electrones sueltos, una flora y una fauna, y en general el mundillo literario, o art√≠stico, puede llegar a ser competitivo, selv√°tico, un aut√©ntico nido de serpientes.

¬ęPese a ello, el panorama tiene aspectos positivos, ciertas alianzas, eventos, festivales, editoriales (aun con crisis de papel), concursos, pocos lectores pero fieles, creadores de pura raza, de talento indiscutible y oportunidades para crecer. De esos asideros nos sostenemos desde dentro. Con innumerables escollos (tangibles y subjetivos) crece y se construye el corpus de nuestra literatura. Y hay zonas salvables, recomendables. Lo peor que veo es cierta imposibilidad de darnos a conocer a un gran p√ļblico, y no digo internacional, sino primeramente nacional¬Ľ.

‚ÄĒ¬ŅCu√°n dif√≠cil o f√°cil es publicar hoy en Cuba para los j√≥venes, m√°s all√° de la falta de papel?

‚ÄĒDepende del vaiv√©n de muchos factores. En teor√≠a parece f√°cil, en la pr√°ctica puede suponer un jerogl√≠fico, salvo para unos pocos privilegiados que obtienen los premios en los cert√°menes que incluyen la publicaci√≥n. Gracias a que gan√© un concurso pude publicar mi primer libro en Cuba. La v√≠a de enviar a los planes editoriales es sencilla: la espera del dictamen y la impresi√≥n es un poco m√°s engorrosa y una carrera de obst√°culos. Requiere de armarse de una paciencia, en ocasiones, sobrehumana.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo te defines como escritor y persona?

‚ÄĒPez de ciudad, rat√≥n de biblioteca y librer√≠as, animal civil, so√Īador impenitente, ¬ęletraherido¬Ľ. Soy un curioso √°vido de sensaciones, rincones y destellos, un aprendiz eterno en busca de la palabra exacta, alguien que quiere continuamente mejorar como persona y escritor.

‚ÄĒ¬ŅReferentes en la literatura, cubanos y extranjeros‚Ķ?

‚ÄĒLos menciono en el orden ca√≥tico de los recuerdos y las nostalgias de sus lecturas: Jos√© Mart√≠, C√©sar Vallejo, Eliseo Diego, Alejandra Pizarnik, Jorge Luis Borges, Cervantes, Rainer Mar√≠a Rilke, Hemingway, Garc√≠a M√°rquez, Carpentier, Pessoa, Cort√°zar, Lorca, Vargas Llosa, Oscar Hahn, Ricardo Piglia, Roberto Juarroz, Enrique Vila-Matas, Jos√© Emilio Pacheco, Luis Garc√≠a Montero, Anne Carson,¬†Alexis D√≠az-Pimienta, David Mitrani, Alberto Guerra, Andr√©s Neuman, Natalia Litv√≠nova‚Ķ

‚ÄĒ¬ŅSue√Īos en el mundo creativo?

‚ÄĒQue mis textos sean buscados, le√≠dos. Terminar mis novelas, los libros de cuentos, mis proyectos de otros g√©neros. Viajar por varios escenarios. Sorprenderme, superarme, consagrarme en cuerpo y alma, aprender siempre.

Afrorretrato

Yo

poeta negro

con 1,81 de estatura

62,5 kilogramos de peso

            con ojos negros

            manos negras

pies negros

espalda negra

de abuelos y padres negros

hermanos negros

novia y exnovias negras

yo

negrito

negrón

pasudo

bembón

tinto

retinto

nigger

black

yo

vestido de negro

soy un papel en blanco


Puertas infinitas y una orquesta de papel

¬ŅQui√©n est√° en casa?

¬ŅCu√°ntas puertas puedes abrir con tres llaves? Te aseguro que no hallar√°s una respuesta matem√°tica. Solo perm√≠tanme confesar que con esa cantidad de llaves me aprest√© a varias travesuras. Es cierto, no siempre hall√© el camino correcto, incluso ante sencillos laberintos. V√≠ctima de la ansiedad, extravi√© mis ojos m√°s de una vez. No me arrepiento, es divertido ponerse en el lugar de los ni√Īos aunque sea por unos instantes. Aunque s√© que los m√°s peque√Īos de casa de seguro encontrar√°n todas las puertas con mayor facilidad.

Este no es solo un libro destinado solo al p√ļblico infantil y adolescente. A primera vista ser√≠a cierto pero tras cruzar la entrada cualquier lector disfrutar√° de la belleza y el conocimiento a su disposici√≥n. No crea que si el volumen llegara a sus manos ser√° un lector apacible. En todo caso ser√° quien le otorgue a estas p√°ginas la din√°mica para la que se concibi√≥. Si√©ntase entonces coautor, y al√≠stese al corretaje, ya con la vista, ya con el l√°piz.

Para Puertas a la M√ļsica (Ediciones Santiago, 2014) encontrar√°s las llaves de entrada pero solo un acertijo no podr√°s resolver. Seas ni√Īo o adulto quedar√°s atrapado en su orquestaci√≥n, en el hechizo m√ļsico-visual. Cuando llegas a la √ļltima p√°gina no encontrar√°s la salida y retornas a cualquiera de las anteriores.

Si bien mis palabras parecieran lanzar un conjuro, perdonen damas y caballeros que yo no he sido, fueron el autor Jos√© Orp√≠ y el ilustrador Ra√ļl Gil, los atrevidos.

Pase usted, la casa es suya

La interrogante, en apariencias ingenua, de una ni√Īa a su madre, dio lugar en las primeras d√©cadas del pasado siglo a que del genio popular brotara el son inmortal en el c√©lebre Mam√°, Son de la loma en la autor√≠a de Miguel Matamoros. Raz√≥n que corrobora el acierto de aproximar a los infantes a las tradiciones musicales, autores e int√©rpretes. No por casualidad en el portal del libro se apela a la antol√≥gica pregunta, a continuaci√≥n de un di√°logo entre un nieto y su abuela, en el cual se cita el tema musical en cuesti√≥n. La pieza afina la orquesta y prepara a los asistentes al concierto que sus p√°ginas ofrecen.

Con un lenguaje asequible a las primeras edades, sin que se apele a √Īo√Īer√≠as del verbo o el adjetivo, Orp√≠ coloca a su lector ideal frente a una s√≠ntesis de nuestro acervo musical. Juego y aprendizaje se intercalan y coinciden en id√©ntico espacio con el fin de dialogar en torno al patrimonio sonoro intangible, o como se escucha en voz de un personaje, el tesoro musical.

Puertas‚Ķ es un v√°lido ejemplo de c√≥mo obrar para que las presentes y futuras generaciones de cubanos conozcan el acervo de su cultura musical sin que se apele a la queja ante los presuntos demonios audibles que nos atormentan. Sospecho de quienes solo se conforman con la cr√≠tica a lo que entienden nocivo. Resulta c√≥modo se√Īalar el rinc√≥n sucio desde el sof√°. ¬ŅPor qu√© no atreverse a llevar a t√©rmino las ideas?

En tal sentido Puertas‚Ķ constituye una atractiva propuesta que se enlaza a esa tradici√≥n literaria, musical y audiovisual que en diferentes etapas marcan la infancia cubana. No es la primera vez que Jos√© Orp√≠ Gal√≠ se aveza en proyectos similares, sobre todo cuando a destinatarios tan importante se dirige. Algunos guardar√°n en sus libreros los t√≠tulos Para despertar al duende, por Ediciones Santiago (2003; 2009) o El mundo de los asombros, en la factura de la Editorial Oriente en 2010. Quien atesore entre sus manos Santiago de Cuba: ciudad cantada, otra vez por la de Oriente (2013; 2015), percibir√° la vocaci√≥n del educador que persiste en su obra. En este √ļltimo texto no solo se sirve de la poes√≠a para comunicar etapas y hechos hist√≥ricos trascendentales de la Villa, sino que conf√≠a la ilustraci√≥n del volumen a la creatividad infantil volcada en im√°genes.

Los primeros 35 compases los dedica a la presentación de varios instrumentos presentes en la musicalidad insular y algunos en la universal. Así, escuchamos la primera tonada a manos de la guitarra, cordófono cuya herencia se debe a las tradiciones hispánicas, cuyo asentamiento es primordial en el desarrollo de nuestros géneros musicales de base. A través de la poesía rimada Orpí nos entrega nombres del cubanísimo pentagrama como Sindo y Matamoros, cuyas obras es imposible de separar de la novia de las seis cuerdas.

¬°Cuidado padres dormilones! Este no es un libro para provocar el bostezo y la ca√≠da de los p√°rpados a tus hijos. Madre, no ser√° con estos acordes que te quites al ni√Īo de encima por un rato. Muy por el contrario, prep√°rate para sacar punta a los l√°pices, y con cada part√≠cula de aprendizaje tendr√°s lista una r√°faga de preguntas. Al√≠stense a formar la orquesta, tomen la libertad de divertirse mientras los instrumentos y la literatura hacen su acople.

Puertas a la M√ļsica posibilita la interacci√≥n entre sus creadores y destinatarios, a trav√©s de diversos juegos y otros caminos ser√°n copart√≠cipes del resultado. De tal fiesta resulta la concurrencia de aer√≥fonos, cord√≥fonos y percusi√≥n que entrelazan las huellas de √Āfrica, Espa√Īa y otras regiones contribuyentes a la formaci√≥n sonora cubana. Quienes se atrevan al juego de este concierto, enriquecer√°n de forma amena su saber.

¬°Que toquen, que toquen! Yo bailo de todo

¡Ay Mamá Inés tu hijo Bola está frente al piano! Llamó a Lecuona y entre teclas se les ve en el retozo.

Las autoridades de la m√ļsica pierden el control. Se desordena el pentagrama y la poblaci√≥n amanece a todo baile. Cada quien elige un ritmo diferente y otros cantan. Hasta la reina Isabel se sum√≥ a la algarab√≠a, perd√≥n, ¬Ņqu√© ha tocado ese?

Tras El Misterio de la Uni√≥n las puertas se abren y desde la d√©cima nos llegan varios g√©neros y ritmos surgidos al mismo ajiaco que nuestra identidad nacional. No ha de extra√Īarse usted mi adulto escucha, si tras este encuentro vuelve en s√≠ su memoria y recuerda que antes de los √≠dolos de hoy estuvieron los de siempre, que a veces no se llama balada, aunque rejuvenecido, su nombre puede ser bolero. Lo mismo sucede con el son, la guaracha, la tonada, guajira o la rumba, a quienes muchos voltean el rostro como a extra√Īos inquilinos.

Por esta senda de los g√©neros musicales llegamos a sus cultivadores. Orp√≠ a√ļpa a varios de los m√°s ilustres en tertulia, las edades desaparecen, y Sindo y Matamoros coinciden en el mismo brindis con Silvio y Formell. Porque la obra de quienes trascienden no se limita a los calendarios o el juego de estar o no a la vista de todos. Quienes por la oreja sue√Īan, siempre sabr√°n de d√≥nde y qui√©nes son los cantantes.

Alguien con m√°s sapiencia que yo, expres√≥ que para saber si un libro para ni√Īos est√° bien escrito, uno de los caminos es que le llegue a un adulto tanto como en su infancia. Gracias a las trampas del autor y el equipo de realizaci√≥n del texto, cada p√°gina sonora de Puertas‚Ķ me hizo olvidar que hay documentos oficiales donde reza el a√Īo en que nacimos. Ahora que se desdibujan esas fronteras del esp√≠ritu, simplemente abrazo una palabra, humanidad.

P.D: ¡Ah! olvidé decirles, el libro dejó de existir en librerías santiagueras casi al instante de su presentación. Sería una suerte una reedición. Por lo pronto, anímese a encontrarlo en bibliotecas.

otras ilustraciones de Puertas a la m√ļsica

otras ilustraciones de Puertas a la m√ļsica

otras ilustraciones de Puertas a la m√ļsica