poeta


Décima Cuerda o el arte de la improvisación

Cuando¬†Rainer Nodal¬†y Yeinier Delgado se propusieron crear un espacio atractivo y diferente, en el que el verso improvisado fuese carta de presentaci√≥n, ya hab√≠an recorrido camino suficiente en los g√©neros de la m√ļsica campesina como para augurarle un √©xito rotundo a su empe√Īo.

Siete meses despu√©s, D√©cima Cuerda ha superado las expectativas. Es una cofrad√≠a de amigos y un proyecto pleno, que marca un ritmo cadencioso y sutil para sumar p√ļblico y deconstruir estereotipos, sobre todo, ese que se√Īala al repentismo como un fen√≥meno social exclusivo de las √°reas rurales y de los m√°s viejos.

Por lógica, el primer reto de los muchachos fue demostrar que existen maneras novedosas de hacer y que hay un movimiento de jóvenes a lo largo y ancho del país removiendo los cimientos de lo que hemos asumido como tradicional y, por tanto, menos popular.

De hecho, ya le hemos seguido la pista al ‚Äúneorrepentismo‚ÄĚ, a las cibercompetencias y al certamen Oralitura Habana, que ha tratado de mezclar estilos e innovar sobre el concepto del punto cubano para ensanchar su espectro de posibilidades creativas. Sin embargo, c√≥mo se mueven las iniciativas en el resto de las provincias del pa√≠s es un camino zigzagueante, que no siempre ha encontrado la luz.

Fue Rainer quien lleg√≥, hace alrededor de tres a√Īos, a las filas de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y not√≥ el vac√≠o. Con la incorporaci√≥n reciente de Yeinier, el binomio de trabajo fragu√≥. El ‚Äúfogueo‚ÄĚ de uno en los m√°s importantes cert√°menes de repentismo de la Isla y la experiencia del otro con el la√ļd y en la n√≥mina de agrupaciones musicales del terru√Īo fueron complementos indispensables para enrumbar la creaci√≥n, convencidos de que val√≠a la pena intentarlo. Y no se equivocaron.

Desde entonces, la Casa del Joven Creador ha sido puerto seguro para que, una vez al mes, lo tradicional y lo contempor√°neo converjan con abrumadora naturalidad sobre el escenario. De paso, usan las posibilidades de la red de redes para la promoci√≥n, desempolvan la obra de insignes cultores del g√©nero, rinden homenajes a figuras cimeras, estimulan el gusto por esta manifestaci√≥n art√≠stica, y derrumban los muros entre los artistas y el p√ļblico.

Podría decirse que cada presentación ha superado a la anterior, que cada vez son más los espectadores embebidos por la magia de la improvisación, y que a cada décima, pie forzado, tonada o guajira le sucede el aplauso desmedido, que compensa el esfuerzo y ensancha horizontes.

No son pocas las alegrías ni menos los retos, pero que una cita cualquiera adquiera ribetes de espectáculo, sin grandes artilugios, nos da la medida de la madurez de la que goza ya Décima Cuerda.

Precisamente, fue eso lo que marc√≥ la diferencia el pasado s√°bado, con un elenco de lujo, que fue desde el reconocido poeta camag√ľeyano Nelson Lima Chaviano, hasta otros como Michel Ruiz, L√°zaro Hern√°ndez, Guillermo Blanco y Armando Alfonso Padilla, ese maestro de generaciones que no ha perdido talento ni ganas, a pesar de los a√Īos.

Entre los m√°s j√≥venes estuvieron Diana Rosa Bonilla, Amanda Beatriz Ortega, Elena Sardi√Īas Padilla y Alexander Santiesteban Delgado, mientras que con el escritor Leo Buquet se abrieron paso las ‚Äúcontralecturas‚ÄĚ, propuesta novedosa que consiste en la lectura de d√©cimas dentro de la interpretaci√≥n de una canci√≥n.

D√©cima CuerdaLas ‚Äúcontralecturas‚ÄĚ‚ÄĚ son una exclusividad de D√©cima Cuerda

Otras noches han liderado las presentaciones el pie forzado m√≥vil, cuando es el p√ļblico quien decide en qu√© verso debe estar, y el sordo de ca√Ī√≥n, una tradici√≥n muy antigua, en la que uno de los poetas contesta en la controversia sin escuchar a su contrincante.

Por m√°s que la sabidur√≠a popular insista en que ‚Äúla improvisaci√≥n no se ense√Īa, sino que se nace con el don‚ÄĚ, hay una escuela de repentismo que sienta sus bases en estos muchachos, en los talleres diseminados por el pa√≠s y en la Casa de la D√©cima Ra√ļl Rond√≥n. Los resultados desaf√≠an cualquier verdad absoluta, con tal de construir la suya sobre la marcha.

Captar el talento, moldearlo desde las primeras edades e insertarlo de manera natural en la programación cultural es una apuesta a la que no renuncian y con Décima Cuerda se concretan muchas de las aspiraciones. De momento, nos alegramos porque se visibilice el arte de la improvisación.

 
 

A un poeta mayor

Un miembro de honor de nuestra AHS en Ciego de √Āvila ha muerto.

Sus poemas se han vuelto p√°ginas del agua. Ha partido Arlen Regueiro Mas y de su viaje no hay regreso.

Queda su obra y sus amigos que la perpetuarán. Quedan sus libros de papel y los mentales. La razón de muchos para seguir haciendo obra. Queda su recuerdo en el agradecimiento de muchos.

La Uneac lo recordará como el presidente de la filial de Literatura antes del 2010. Por sus tertulias y por estar al alcance de la mano en cada evento de poesía o de promoción literaria, por sus quehaceres en el Festival de poesía Palabras del mundo. Y mucho más.

Recuerdo aquellos a√Īos en que tuvimos la primera computadora en la Casa del Joven Creador y que nos turn√°bamos para dormir all√≠ por el temor a que se la robaran.

Por sus a√Īos como secretario ejecutivo, vicepresidente, jefe de la secci√≥n de Literatura y que por mucho tiempo nos la rotamos entre √©l y yo; por hacer junto a m√≠, la primera Feria del Libro Joven con editoriales de la AHS de todo el pa√≠s, y otras m√°s; por crear los eventos Estrofa Nueva y ser coautor de La Llave P√ļblica, Briza nueva, Mi√©rcoles de cenizas, El reino de todav√≠a, Espacio cero, y muchos otros.

Pero tambi√©n, por la creaci√≥n del bolet√≠n A Rajatabla que dirig√≠a el presidente de la AHS en la provincia, hablo del 2000, P√°vel Poveda. Y por el que te buscaste cierto rega√Īo al ejercer el criterio sobre la revista Videncia y que no cayeron en buenas manos.

Por hacer las páginas webs de la AHS y del Centro Provincial del Libro y la Literatura en el 2005, cuando me gradué de un curso de páginas webs en el Sectorial Provincial de Cultura.

Se le recuerda por dirigir el Centro de Promoci√≥n Literaria del 2006 al 2009, la editorial √Āvila, y crear tantos espacios necesarios como otro bolet√≠n, Heliograma, y darme la oportunidad de dise√Īarlo.

Por representar a Cuba, tu Cuba, en tantos eventos internacionales, sobre todo junto a importantes escritores cubanos como Reynaldo Gonz√°lez, Laidy Fern√°ndez, Eduardo Torres-Cuevas, Desiderio Navarro, Omar Bali√Īo, Senel Paz, y el entonces Ministro de Cultura Abel Prieto; por tus dos a√Īos de misi√≥n Cultura Coraz√≥n Adentro (Venezuela, 2010-2012). Y por todo lo que compartimos all√≠ en las muchas ferias del libro que participamos.

Juntos recibimos varios premios y reconocimientos. Pero recuerdo con mucho placer el Diploma y la Medalla XX Aniversario de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en el a√Īo 2006 y la Moneda Conmemorativa de la Ciudad por los aportes al desarrollo de la cultura en el territorio, en febrero del 2007, que otorga la Asamblea Provincial del Poder Popular, durante la XVI Feria Internacional del Libro en Ciego de √Āvila.

Juntos nos hicimos Miembros de Honor de nuestra organización.

Juntos participamos en la primera gira Por la ruta de Martí en el 2006.

Juntos jugamos ajedrez, cervezas y vinos, cafés y noticias de todos los amigos.

Juntos revisamos los libros propios.

Juntos ‚Äúrajamos‚ÄĚ de todos como si fuese el mundo un gran zool√≥gico.

Juntos nos reímos y hasta nos fajamos, como debe ser entre hermanos, los hermanos que fuimos, que seremos.

Juntos comimos miles de spaguettis, los m√°s ricos del mundo, en casa de Natacha Cabrera, con Yoanys Soriano.

Juntos vimos caerse la Editorial √Āvila a finales de los a√Īos 90 y vimos morir a tanta gente. Y le√≠mos tantos libros.

Pero se quedó con las Obras Completas de Jorge Luis Borges que yo juré robárselas y nunca pude.

Y así, tantas cosas por las que no han de morir sus actos y sus destellos.

Pero nunca se detuvo. Ni a√ļn cuando no ten√≠a las herramientas de locutor y presentaba alg√ļn show dentro de la caminata cultural Cruzando la trocha, o en cualquier otro evento, con su manera caracter√≠stica y hasta sus gritos de j√ļbilo.

Sus amigos y la horda de escritores de tantas generaciones no dejarán morir su legado. Ahora, de seguro, se crearán eventos o premios con su nombre. Ahora, de seguro, se venderán muchos más libros porque desde la eternidad estará empujando la gestión de ventas en cada librería. Porque Arlen era, también, el mejor librero.

Perd√≥name por no haberte ayudado en tus √ļltimos d√≠as.

SUS AMIGOS LE HABLAN DESDE EL FACEBOOK

 

NATACHA CABRERA: Mi hermano Arlen. No te vas de mi lado. No te dejar√©. Seguir√© hablando de ti y recordando cada minuto de estos a√Īos. Descansa t√ļ que yo sigo… Dicen que el tiempo nos leg√≥ la desmemoria… No va a sucederte eso con este coraz√≥n roto que llora tu partida.

 

YOANYS SORIANO: No sé qué decir, solo que ya nos los tengo a ninguno de los dos (su mamá), vuelven a estar juntos. Mucha luz para los dos.

 

CLEILYS AURORA BEN√ćTEZ: C√≥mo dueles. Qui√©n me dir√° Aurorita calma.

A quién le cantaré convergencia y la tarareará conmigo. Me haz dejado mi dinosaurio favorito. Mi escritor mayor. Me duele el pecho y se me entrecorta la respiración. Descansa en paz. Luz para ti siempre. No te olvidaré.

 

SANTA MASSIEL RUEDAS: Buen viaje poeta, amigo, padre. No encuentro palabras, te las has llevado todas. Sea la luz para ti.

 

EDUARDO PINO: Ciudad de rostro m√°s oscuro. Ahora puedo entender porque era gris la ma√Īana y un viento sin norte ni sur anidaba en los portales. Esta es la misma ciudad, tiene los mismos bancos del parque, la misma plaza. Pero le falta tu rostro en el tiempo, tu rostro demasiado serio. Esta es la misma ciudad pero ya no tiene ojos para buscar la luz. Si la muerte supiera que tenerte fue dejarnos aqu√≠ tan solos.

 

MASIEL MATEOS: Poeta. Me dijiste el √ļltimo d√≠a de vernos que yo hab√≠a vivido el amor como una pel√≠cula /Yo creo que T√ļ /Viviste la vida como un gran filme /Y como los personajes dijiste adi√≥s /Con un cierre de c√°mara que deja a oscuras la pantalla /A√ļn en tu √ļltima publicaci√≥n nos dejaba la moraleja de sobrevivir.

 

LIONESKY BUQUET RODR√ćGUEZ: Al principio no encontraba las palabras para decirte ahora, hermanito, y no creo encontrarlas nunca. ¬°GRACIAS POR TODO!

 

LEONEL DAIMEL GARC√ćA AGUILAR: Cualquier intento de escribir algo ser√° injusto. No hay palabras exactas para momentos como estos, m√°s bien resultan torpes e in√ļtiles ya. Por eso prefiero quedarme con los mejores recuerdos, esos que te har√°n mantener siempre cercano. Conmigo quedan tus recomendaciones desde el Rinc√≥n del Lector, donde coicidimos por primera vez, tus consejos literarios y el afecto, s√≠ el afecto que nunca dej√© de sentir de tu parte porque conmigo nunca fuiste el tipo de car√°cter complicado que muchos dec√≠an. Me quedo adem√°s con tu cercan√≠a a la AHS, esa casa que tanto cuidaste y protegiste siempre. Me quedo con las tardes en el taller ¬ęBrisa Nueva¬Ľ, la lectura del libro que me prestaste para que pudiese escribir aquel proyecto que no te gust√≥ ni un poco y no dudaste en darme el jal√≥n de orejas. Me quedo con las ganas de que presentaras ¬ęUn mundo para Fabio¬Ľ, esa propuesta que me hab√≠as dicho que s√≠ hab√≠as disfrutado leer.

Te vamos a extra√Īar y t√ļ obra nos permitir√° tenerte siempre cercano.

Eso sí, lo que no voy a perdonarte nunca es haberme dejado con la esperanza de un próximo abrazo, de pasar a saludarte por el rincón del lector y llevarme a casa un montón de libros. Entre ellos los de Frabetti que siempre me guardabas.

 

ROBERTO CARLOS DE ARMAS: Llevo horas intentando crear una publicaci√≥n a la altura que merecer√≠a una despedida tuya, pero ya era lo suficientemente dif√≠cil llegar hasta ti cuando caminabas entre nosotros como para aspirar siquiera a seguir intentando. Entonces recuerdo cuando me dijiste que la mejor forma de escribir lo que sientes es haci√©ndolo, no importa cuanto falles, cuantos errores cometas o si tienes que borrar y empezar cien veces. Quiz√°s nunca imaginaste que tendr√≠a que aplicar este mismo consejo cuando intentara despedirte, pero aqu√≠ estoy, recurriendo a ti incluso cuando ya no est√°s, necesit√°ndote una vez m√°s, aunque ya no corregir√°s mis errores, ni tachar√°s, borrar√°s o me echar√°s en cara mis animaladas gramaticales, ni siquiera me mirar√°s por encima de los espejuelos desde el otro lado de tu bur√≥ con esos peligros√≠simos ojos azules cuando quieras que note lo evidente… lo evidente ahora, amigo m√≠o, es que el viaje ser√° m√°s dif√≠cil, m√°s pesado, m√°s solitario; porque las horas de tertulia en El Rinc√≥n del Lector, en el Caf√© Barquito, en tu casa o sencillamente en la calle, ser√°n irremplazables… tu paciencia, tu sabidur√≠a y la confidencia que encontr√© en ti ser√°n un tesoro que lleve conmigo por el resto de mis d√≠as. Por eso te despido as√≠, tecleando estas palabras frente a la pc, bebi√©ndome las l√°grimas y record√°ndote entre amigos, celebrando tu cumplea√Īos, en esa gran familia que una vez compartimos y que hoy te dice adi√≥s definitivamente.

Hasta pronto escritor, gur√ļ, amigo, hermano, confidente…

 

YASEL TOLEDO GARNACHE:¬†Hoy conocimos la triste noticia de la muerte del poeta, narrador y promotor cultural Arlen Regueiro Mas, un alma buena que siempre debemos recordar. Busco alguno de sus versos y lo imagino. Hablamos algunas veces durante los √ļltimos meses, que estaban siendo extremadamente dif√≠ciles para √©l.

Arlen fue vicepresidente de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Ciego de √Āvila y miembro de la UNEAC.

Recuerdo la primera vez que compartimos en Ciego, su alegr√≠a, amor a la poes√≠a y a la AHS, que tal vez para √©l eran lo mismo. Como secretario ejecutivo de la AHS en ese territorio segu√≠a siendo un joven m√°s, siempre repleto de sue√Īos.

Un abrazo grande donde estés, poeta.

Nuestro apoyo a la familia y los amigos. La vida suele dar golpes tremendos.