AHS Ciego de Ávila


Con la Décima cuerda al brazo

¿Qué cosa es el repentismo?

¿Acaso no sabes bien?

Si es ese tu caso ven,

tienes que verlo tú mismo:

Tradición y modernismo

en una misma batalla.

En “Décima cuerda” estalla

el arte.  ¿Qué te parece?

No faltes a la Ahs.

Rainer Nodal

Cada vez que llego a la Casa del Joven Creador en Ciego de Ávila sé que estoy en el momento y lugar adecuados. Sea para una reunión, encuentro entre amigos, o una actividad determinada. Pero cuando se juntan deber y placer en una peña campesina, me siento mucho más afortunado.

La AHS siempre ha apostado por la renovación de la tradición. Y como tal, defiende nuestros valores y la cultura que somos. Así se plantea, año tras año, hacer actividades donde lo heredado por nuestros mayores se destaque por su impronta y por necesario.

Por eso, en la peña Décima cuerda, de puro repentismo con los anfitriones Rainer Nodal y Yeinier Delgado, ambos con doble membresía en la AHS y Uneac, fue especialmente mágica para mí.

Primero, mi aversión por la música campesina es solo comparable con lo que siento por el reguetón. Segundo, Rainer y Yeinier son dos tipos con un carisma increíble y un talento que motiva a ser amistoso. Tercero, cuando la AHS invita, es un deber acudir a su encuentro.

La peña empezó unos minutos antes de la hora prevista. Quiere decir, que cuando llegué, unos minutos antes de las 10 de la noche, ya estaban tocando y haciendo de las suyas en proscenio. Pero no me perdí nada, prácticamente, porque, como que era “haciendo tiempo” en lo que llegaba Yeinier.

Con todo y eso se puso de manifiesto algo que me parece genial, pero que tiene sus dos caras. Lo contemporáneo marca el ritmo a lo que la tradición ya entonaba. ¿Tanta modernidad podría desviar el normal curso, el color o sabor de una peña campesina que se vende como tal? A mí me suena que sí. Pero no es un delito ni una desviación cultural.

Lo veo como un envoltorio donde se guarda la esencia. Lo novedoso nos presenta, y a la vez resguarda, lo que ya es histórico. Y si se hace con respeto, cariño y pleitesía, pues ganamos todos.

Nadie asiste engañado ni se siente como tal una vez que la peña arranca. Son jóvenes de menos de 30 años. Son casi niños jugando su papel en la cultura y haciéndoles a todos, el mejor regalo: la décima.

Que haya baches en el espectáculo debido a imperfecciones técnicas, es algo entendible y hasta normal. Mas se consigue que todo parezca parte de la misma concepción escénica.

Aunque pareciera que Rainer es el conductor de la peña, por momentos no queda claro que es así, porque los momentos culturales van sucediendo como sacados de una improvisación que no es tal.

Hay un guion bastante bien pensado. Mas no una persona determinada en proscenio que lleve la voz cantante.

Así se consigue la más efectiva conexión con el público joven y esto es, a mi entender, algo más que loable. Tener un patio lleno de jóvenes que ríen, tararean, aplauden y hasta ovacionan el arte de la tierra y tradición, es decididamente genial. Por ese solo detalle ya la peña tiene todo mi cariño y respeto.

Muy bien el momento en que Rainer nos declama una décima que es la llamada que le hace a alguien que está “afuera”. Bien por el contenido que no deja de reflejar nuestra realidad y sacar chistes de lo que es desgracia, hasta ofrecernos algún tipo de consuelo o de esperanza.

Queda bien en claro la capacidad histriónica que posee este multilaureado repentista y que bien podría seguir explotando, pero a otro nivel. La cosa está en que se lo proponga en serio.

Todo conjuga de una manera especial en este show cultural. Hay canciones pop, décimas, improvisaciones, poesía, teatralidad, entrega de reconocimientos. Hay gusto por el buen arte y la canción de la tierra. Hay color de vida. Hay AHS y con letras bien grandes.

Hay Cuba en cada rincón, en cada cuerpo.

Del proyecto Décima Cuerda también se presentan otros que vienen a ser como sus ramificaciones. Es el caso de Somos armonía, que desde la guitarra de Danieves, pero también de Amanda Beatriz Ortega, y sus voces cristalinas, nos llegan canciones pop y con sabor cubano. Pero que cada interpretación está permeada por una o dos décimas en el intermedio, improvisadas por las mismas integrantes y sueltas a modo de abrazo cultural. Las llamadas “contralecturas”.

Válida, también, la invitación al joven poeta Leo Buquet a que declame sus décimas en este espacio, como eco de lo logrado en la más reciente edición de la Cruzada cultural Siguiendo la Trocha y de la que todos formaron parte indisoluble.

Es la última peña del 2022 que ya está viviendo sus últimas semanas. La AHS avileña se va a despedir de estos 365 días como mismo los inició, con arte del bueno, vanguardia pura, motivada y revolucionaria.


XIV Todo x el arte

Yo vengo de todas partes,
Y hacia todas partes voy:

Arte soy entre las artes,
En los montes, monte soy.

José Martí

 

Pareciera que el escenario está listo para que desde este 13 de octubre y hasta el 17, se abran las puertas del Todo x el arte, que desde el 2009 viene ganando terreno en la cultura avileño.

Casi se ha hecho imprescindible.

En el aire, además de lluvia, gravitan los confites del arte juvenil.

Un suceso artístico que, desde la vanguardia, se encarga de dinamizar los espacios culturales y demostrar que todo es humanamente posible más allá del bloqueo, las crisis, pandemias, inflaciones, y más.

Así lo concibió Yoanys Soriano Cabrera, Miembro de Honor de esta organización, y ahora radicada en Camagüey, sin perderle el rumbo a su natural encanto. Además, de tener muy bien concebido su objeto social.

Su sonrisa impetuosa motiva y seduce, convence y evoluciona. Es un motor de ingenio moliendo caña, haciendo guarapo.

La AHS es la ocasionadora de todas las venturas. Porque le toca. Porque entiende cuál es su lugar en esta tierra, en este tiempo. Y lo asume, cara a cara, con sus vecinos y membresía.

Para quien no ha escuchado hablar de estas jornadas, solo basta decir que ha conseguido llegar a diferentes espacios sociales, culturales y de recreación en el centro y periferias de la ciudad famosa por sus portales y poetas.

El acompañamiento será dado por las instituciones del sistema cultural, la Uneac, el partido y gobierno. Lo habitual en eventos de esta envergadura y donde queda demostrado que unidos se salva la cultura y se beneficia el pueblo.

Todo por el pueblo, también, podría decirse.

Lo mismo se ofrece una lectura de poesía en una escuela politécnica, universidad, que una cantata en el museo de Artes Decorativas; una representación del Guiñol Polichinela en el bulevar, que una trovada en el  parque Martí; una presentación de libros en la librería Ateneo, que una lectura poética en el hogar materno. Y así, hasta las más insospechadas variantes para que el arte ilumine y ayude a crecer espiritualmente a su pueblo, el principal destinatario.

En esta oportunidad, Yoanys Soriano ha querido abrazar, en abrazo filial con su organización, los hechos que enumero:

 

Y también a los 25 años de vida artística de la Yoa. Nuestra Yoanys. ¿A quién mejor?

Ella ha dejado su impronta entre los jóvenes con inquietudes artísticas. Y ha sabido hacerse creíble, voraz, necesaria.

Su evento es el evento de todos. Hay trova, libros, literatura, magos, danza, audiovisuales, música, guiñol y juegos. Pero sobre todo, hay un respeto magnánimo por la cultura nacional y por la verdadera creación. Esa que no cree en lentejuelas y se crece antes todas y cada una de las dificultades.

¿Quiénes estarán de invitados? Están los autores del patio: Leo Buquet, Leonel Daimel, Yasmani Rodríguez, Reinaldo Zaldívar, Yoandra Santana, Heriberto Machado, Carmen Hernández Pena, Eduardo Pino, Masiel Mateo, Vasily M.P, Santa Massiel Rueda y Motivos Personales, Música abierta, Alexander Chang, Rumbávila fusión y el folclórico nuestro, la compañía Teatro Primero y su frente infantil Pelusín del monte, Guiñol Polichinela y la compañía de moda Guaysa, DJ LOOPZ y el proyecto “Aurora” y hasta Corávila.

¿Otros invitados? Quizás sea arriesgado decir nombres que a veces por razones ajenas a la voluntad personal e institución no se consigue materializar, pero ya se avizora que Nelson Valdés nos acompañe, así como Leonardo García y Ariel Barreiros. Clara narración, de Nuevitas. Así como tantos otros artistas que se suman a estas jornadas.

Es ambicioso el proyecto. Y desde ya le vaticino rotundo éxito. El pueblo de Ciego de Ávila sabrá agradecerlo, como ya lo ha hecho durante estos catorce años.


Descansa en paz José Rolando Rivero

Pareciera que la muerte se ha ensañado con la cultura en Ciego de Ávila. Y más con los miembros de Honor de la AHS.

En estos tres años nos ha quitado más hijos ilustres que los que podemos darnos el lujo de perder.

Entre los que se nos han ido de la isla, para disfrutar de otras economías, y los que han pasado a mejor o peor vida, se reciente el vacío intelectual que van dejando a su paso.

No hace ni un mes que perdimos al poeta, librero, promotor cultural, miembro de la Uneac y de Honor de la AHS, Arlen Regueiro Mas. Apenas nos estamos quitando esa angustia. Y ya sobreviene otra, más sorpresiva, tan dolorosa.

Pareciera que la muerte nos quiere arrebatar a todos los que le han puesto luz, color, sonido, letras, a esta ciudad de los portales y los poetas.

Ya extrañaremos al poeta, narrador, artista visual, maestro de muchos, diseñador, melómano, cinéfilo, taciturno… José Rolando Rivero.

Son muchos los que le debemos un consejo a tiempo, un chiste, una crítica mordaz, un pescozón intelectual, una taza de té, la lectura de un buen libro o la grata conversación sobre cualquier película.

En mi caso, le debo lo que me supo enseñar en cuanto al diseño de libros y revistas por allá por el 1997, cuando él era el diseñador de Ediciones Ávila e intentaba llevar a cabo el sueño de la revista Videncia. Comenzó a darme un norte sobre cuestiones de diseño. Y aprendí tanto, que al fin que me dedico al diseño de todo tipo.

Siempre fue perspicaz y, cual arma de doble filo, te hablaba en tonos muy matizados en dependencia de cómo se sentía o lo que pensaba que merecía su interlocutor.

Conmigo tuvo palabras felices, palabras soeces; pero sus enseñanzas estaban por encima de todo.

Tengo la dicha de ser de los primeros en leer sus primeras narraciones. Textos breves que me parecieron muy bien y que nunca les vi un destino final. Me habló de un libro que iba a conformar con ellos. Pero ahora mismo no sé si lo soñé.

Su tono de voz era confesional. Y el recuerdo de sus largas conversaciones aún persiste. Es como si lo tuviera a mi lado. Como si no se hubiese ido. Aunque ya no eramos tan asiduos, hubo un tiempo que éramos bastante inseparables, siempre tuve ansias de verlo y que me sacara de dudas sobre cualquier asunto.

No olvido las veces que lloré en su hombro cuando alguna novia se convertía en tormento, espina, herida sangrante.

Cuando lo propusimos como Miembro de Honor de la AHS, pensé que era el que más lo merecía. Porque ayudaba en todo lo que tuviera que ver con la organización. Si a alguien se le ocurría un evento o un espacio promocional, ahí estaba él como el más entusiasta, participativo y locuaz. Se volvió el centro de cada suceso.

Así continuó y llevó a planos hermosos el Espacio Cero de artes plásticas que habíamos creado en la presidencia de Natacha Cabrera. Y de ahí salieron excelentes momentos visuales en toda la ciudad, año 2005, con las últimas tendencias del arte visual  y que incluían performances e instalaciones públicas. Ciego de Ávila se empezaba a vivir de esas tendencias. Y Roly fue uno de sus cabecillas.

Al mudarnos para la actual y definitiva Casa del Joven Creador, se pensó en una galaería llamada Nexos, y el nombre de Roly para su dirección vino casi por inercia. Aunque no vio sus sueños totalmente realizados en ella. Y es una pena.

Ya desde el claustro de la academia de Artes Plásticas avileña supo revolucionar todo ese mundo creativo y, como frutos, entre tantos, pueden verse los graduados con títulos de Oro Naivys Pérez y Lainier Díaz.

Pero muchos otros artistas jóvenes quedaron impregnados de su gracia y talento convocante. Muchos que ahora mismo están a la vanguardia del arte visual.

En la editorial Ávila, a la que volvió años después, como editor y editor jefe de la revista Videncia, su legado se mantendrá intacto. Su tesón y su sentido de pertenencia son meritorios y, de seguro, echará raíces.

Muchas fueron las espacios laborales en los que dejó su impronta, el taller de confección y enseres menores de la industria básica, los consejos provinciales de las Artes Plásticas y de las Artes Escénicas, la Casa del Joven Creador, ediciones Ávila, la revista Videncia, así como la Academia de Artes Plásticas.

Cada uno tiene algo de sí y, a su debido tiempo, podrá contar la historia de José Rolando Rivero, el poeta, el amigo.

En los perfiles de Facebook algunos de sus amigos le han dejado sus palabras:

 

VIRGINIO MENÉNDEZ MORO

De luto la Cultura Avileña. Nos dejó físicamente Jose Rolando Rivero ( Jose). Escritor, dramaturgo, artista plástico, crítico y maestro de varias generaciones que de seguro hoy están consternados. Fundador de dos de las etapas de Videncia. Hombre de luz y enamorado permanente de las artes, amigo de sus amigos. Miembro de la UNEAC y de Honor de nuestra AHS. Sin dudas una sensible pérdida que muchos no aceptamos pues parece inexplicable. Me consuela sabre que siempre nos acompañará su espiritu creativo, su pasión e inteligencia. Mis condolencias a familiares y amigos. Que en gloria esté.


70 años después: un simposio de altura

Este 19 Festival de música fusión Piña Colada le trajo a la Casa del Joven Creador avileña la oportunidad, no tan novedosa, porque ya se había hecho en otras ediciones, de construir espacios discursivos y de temática sonora.

Los habitantes de esta ciudad popular por sus portales y poetas agradecen que exista una emisora provincial hecha a la medida de todos. Y tratando de satisfacer la mayoría de sus expectativas.

Así lo dejó en claro el primer expositor de la tarde de hoy, el presidente de la filial de Cine, Radio y Televisión de la Uneac avileña, el director de programas de radio Ángel Broche Ruedas.

Con una alocución de excelencia, repleta de matices exquisitos en la voz y una manera muy conversacional de encantar a la audiencia, Broche supo darnos la historia de la radiofonía en esta ciudad.

Así, entre asombros, murmullos, silencios interesados, supimos de la primera transmisión radial que se hiciera desde una farmacia en 1924; de cómo la burocracia de entonces hizo posible que esto sucediera; del primer reporte de un radioescucha que se hiciera al número telefónico 7, de dicha farmacia; del primer espectáculo que ofreciera la transmisión, cual cinematógrafo, con población expectantes al frente del inmueble, y hasta un fuego artificial lanzado al aire.

Y todo contado de manera amena. Avivando el interés y sin abusar de la paciencia de los más jóvenes, que no éramos pocos.

fotos: Vasily M.P

Imágenes tras imágenes, algunos de los presentes se veían ya en esa época, con la ciudad a medio construir, sin aceras ni asfalto en sus calles.

No importaba la edad ni los credos para tal viaje. Así de simple.

Eso fue una de las cosas mágicas de la tarde en simposio. La confluencia hermosa entre varias generaciones de artistas, en un ambiente adecuado para aprender y sacar muchas conclusiones.

Otra de las panelistas, también miembro de la Uneac, de la filial de música, Malena Corcho Vergara, guitarrista y directora de programas de radio, habló sobre su trabajo continuador al frente del guateque que se transmite en Radio Surco.

Fue el momento para saber de otros directores que han pasado por ese programa y de lo mucho que le aportaron al mismo. De la personalización de los proyectos cuando se hacen con amor y deseos. Y de cómo estos se van pareciendo a sus directores que para bien se comprometen.

Se supo de los avatares vividos y aún por vivir, a la hora de grabar el programa. Y de la importancia de que sea un músico, en este caso Malena, el que lo dirija, porque le aporta en calidad musical y marca pautas importantes que van en pos de la perfección.

Rainer Nodal, el repentista miembro de la AHS, recientemente premiado en la Jornada Cucalambeana de Las Tunas, también aportó sus experiencias en la radio avileña y en el repentismo.

Algo que a muchos resultó impactante fue el reconocimiento que hiciera Nodal a la tradición. Y más que lo hiciera desde un punto de vista orgánico, personal, vivencial. Aclaró que sin su familia y el apego que tienen a las tradiciones, jamás hubiera sido repentista ni mucho menos, miembro de la AHS que le ha dado todos los espacios posibles para que se arte se escuchado.

También habló de la Décima cuerda, esa oportunidad de compartir todos los meses, en esa misma casa, con amigos, repentistas, músicos, poetas, jóvenes como él, amantes del buen arte de la tierra y el candor.

Así se renuevan los talentos en las filas de la AHS. Así se mantiene viva la tradición del repentismo y el arte de encantar con el verso improvisado.

La tarde también fue propicia para que el especialista en investigación radial de la emisora avileña, Yuni Gutiérrez, diera su valoración de los estudios de campo poblacional que se hacen a diario en dicho centro. Así quedan registrados gustos y preferencias de los radioescuchas.

Pero las cosas que escuchamos no fueron del todo halagueñas. Por ejemplo, ¿cómo se puede desechar tan puntualmente los reclamos del público ante el deseo de que se reviva un programa tan escuchado como Ecos de México? O la desaparición de otros que eran preferencias indisolubles del público.

Algo estuvo muy claro en ese apartado. El resultado de las investigaciones ha de quedar para una mejor praxis del diarismo radial, y no en el fondo de una gaveta, sin solución.

La tarde pasó de prisa. Pero alentadoramente. Este primer simposio Música y Juventud, en el café Barquito de la AHS avileña, como parte de la programación del Piña Colada 2022, es el mejor campo de batalla para artistas e intelectuales.

Para este 8 de julio, la jornada promete ser más que interesante, estará dedicada a la Música, consumo y juventud.

Pero queda en el aire una necesaria invitación. Súmanse, además, los dirigentes de la cultura y será mucho mejor.


Estrofa Nueva cierra enero en Ciego de Ávila

Cuando este 28 de enero cerró el telón de la XVIII Estrofa Nueva quedó impregnado el sabor de la poesía y la buena música, por más que no haya sido este un programa ambicioso capaz de reunir un gran número de invitados foráneos y trasladarse por algunos municipios de la provincia.

En esta oportunidad la Asociación Hermanos Saíz previó actividades on-line y otras presenciales, que se ajustaran a los posibles escenarios epidemiológicos con tal de que la recordación y el homenaje fuesen luz para el Apóstol.

Los espacios teóricos se redondearon con varias propuestas, entre las que destacó la conferencia del periodista Luis Raúl Vázquez Muñoz, que vino a recordar que en la obra martiana está contenido un periodismo ilustre, ampliamente elogiado por la crítica y con marcas literarias singulares.

Desde El Diablo Cojuelo hasta la fundación del periódico Patria y sus publicaciones en el diario argentino La Nación fueron algunos de los elementos compartidos con el público para resumir en solo una hora el genio creativo de un hombre que en 42 años de vida nos legó una obra inmensa.

Quizás, uno de los momentos más exquisitos fue la mención de materiales referenciales, o sea, aquellas obras que no debiéramos dejar de leer, a sugerencia de Vázquez Muñoz. De este modo hizo referencia a las escenas norteamericanas publicadas en forma de crónica durante casi 10 años en La Nación, al ensayo Nuestra América, y al reportaje El terremoto de Charleston, como pruebas magistrales de la imbricación entre el periodismo y la literatura, terreno todavía de amplia discusión en la actualidad.

Con la conferencia La impronta de José Martí en Ciego de Ávila, a cargo del historiador José Martín Suárez, llegaron detalles interesantes sobre visitas y nexos existentes entre la ciudad y el héroe y el espacio Enfoque, en la Casa del Joven Creador, puso el lente sobre la figura martiana y su representación en el cine.

Bajo la conducción de José Ángel Guevara Tamarit, el realizador Jorge Luis Neyra protagonizó un amplio diálogo centrado fundamentalmente en la película Martí, el ojo del canario, de Fernando Pérez, que nos devolvió la imagen de un ser más terrenal y humano.

Las artes plásticas tuvieron su representación con la exposición El hombre de La Edad de Oro, fruto de los talleres de creación dirigidos por Yasmani Rodríguez Alfaro; mientras que Estación Burbuja tuvo una parada con el escritor avileño Vasily Mendoza.

 

El programa sumó recitales de poesía a cargo de Iracema Díaz, Lázaro Delgado, Laura Ortega, Lioneski Buquet y Claudette Betancourt, y la música de cámara estuvo representada por Adalys Díaz, Alexey Mursulí y Dayana Espinosa. Además, pudo disfrutarse del trovador Leosdany Castellón y del dúo de jóvenes camagüeyanos Mantra.

A estas alturas ya ha sido norma el entusiasmo de los muchachos de la AHS y el dominio de la red de redes para posicionar sus contenidos, sin embargo, no fue esta edición de Estrofa Nueva una de las más concurridas, como tampoco es el auditorio el que decide el éxito, complacidos de que al final de enero siempre haya arte joven para agasajar al más grande los cubanos.