Elaine Vilar Madruga


La literatura es cada vez m√°s mujer

Leer a Mercedes Duque (o trabajar junto a ella) es siempre un disfrute. Y no lo digo porque s√≠, con la convenci√≥n ‚Äúformal‚ÄĚ que muchas veces las periodistas usamos como un escudo f√°cil del oficio: en este caso, se cumple a cabalidad la afirmaci√≥n. Mercedes es mucho m√°s que una voz joven que se abre paso en la literatura iberoamericana. Me atrever√≠a a decir que es una voz en busca de lo trascendente. Su literatura me estremece, a m√≠ a la que ya pocas cosas (descre√≠da soy) me estremecen ya.¬† ¬†

Tu literatura est√° interesada en los conflictos cotidianos y en la √©pica propia de estos, la cual muchas veces es soslayada en la escritura. Ese ‚Äúdios de las peque√Īas cosas‚ÄĚ, ¬Ņc√≥mo se manifiesta en tu obra?

Me gusta pensar que, antes que manifestarse de una √ļnica forma o a trav√©s de elementos concretos, la √©pica de lo cotidiano en este libro se siente. En realidad, Los d√≠as breves es una mirada de los personajes al propio cuerpo. Imagino que observan sus pieles y por fin prestan atenci√≥n a las cicatrices y los ara√Īazos que, pese a estar ah√≠, son algo menor que tiende a pasar desapercibido, que se olvida, a lo que se le resta importancia. Ese morat√≥n con el que te levantas por la ma√Īana, por ejemplo, y no puedes recordar en qu√© momento te lo hiciste. En Los d√≠as breves, los personajes s√≠ recuerdan cu√°ndo se dieron ese golpe y s√≠ le dan importancia. Sienten el pinchacito al apretarlo, observan c√≥mo cambia de color. A trav√©s de la mirada atenta a los dolores que los forman a s√≠ mismos y a su entorno, lo cotidiano aparece como elemento sensible, encuentra la importancia que de verdad tiene.¬†

Y ya que hablamos de Los días breves (Editorial Verbum, 2023), tu opera prima, me gustaría pedirte que le contaras a las lectoras un poco más sobre aquello que pueden encontrar en estas páginas…

Siguiendo lo que comentaba antes, en este libro se narran once historias que pretenden conformar una mirada detallada a los conflictos ordinarios. Y, bueno, una de las emociones m√°s ordinarias (y la que personalmente m√°s me obsesiona) por la que pasamos todas las personas es la desilusi√≥n. Me interesaba explorar el primer encuentro de los personajes con la realidad misma, y no con lo que esperaban de esa realidad. Todas las historias de Los d√≠as breves hablan de la primera ruptura de expectativas desde un prisma distinto. Una po√©tica de la desilusi√≥n, lo llam√≥ una profesora del M√°ster de Escritura Creativa al leerlo. Me gust√≥ mucho aquello, me ayud√≥ a darme cuenta de que todos los relatos, cada uno dentro de su tono, ritmo o gravedad, son una disecci√≥n de peque√Īas desilusiones.

Y, bueno, más allá de las intenciones o la temática de Los días breves, creo que las lectoras se van a encontrar con historias mínimas muy sensibles, pero sin duda también irónicas y con atmósferas sacadas del terror. Ojalá que quien lea Los días breves ría, sienta escalofríos y se emocione a partes iguales.

Si tuvieras que quedarte con uno de los relatos de Los d√≠as breves, que representara a cabalidad tu narrativa, ¬Ņcu√°l ser√≠a y por qu√©?

Creo que no podr√≠a elegir uno solo, as√≠ que voy a hacer trampas y hablar de dos de ellos: ‚ÄúLos d√≠as breves‚ÄĚ y ‚ÄúMala sangre‚ÄĚ que son, tambi√©n, mis favoritos. Digo que no puedo elegir uno solo porque la combinaci√≥n de ambos representa lo mejor mi escritura: por un lado, malhablada y fren√©tica, y por el otro, m√°s l√≠rica y pausada.

Adem√°s de la cuesti√≥n r√≠tmica o de tono, estos dos relatos tienen personajes muy inocentes, algo que, creo, caracteriza mi escritura actual. Me gusta ponerlos juntos porque son dos de las voces m√°s dispares y, a la vez, viven sus conflictos de forma muy similar. El de Mart√≠n es tan mundano como una ruptura amorosa, mientras la protagonista de ‚ÄúMala sangre‚ÄĚ vive algo tan terrible como un viejo abusivo y la partida de una hermana. Ninguno de los dos lo puede entender, ni tampoco llegan a asumir qu√© les ha ocurrido.

Me gusta jugar con las voces de los personajes. Me divert√≠ much√≠simo construyendo el discurso atropellado y ansioso de Mart√≠n, y me entristec√≠ al desarrollar la voz incr√©dula y oscura de la narradora de ‚ÄúMala sangre‚ÄĚ, pero creo que lo que m√°s representa a mi escritura es la combinaci√≥n de ambas cosas, unidas por una visi√≥n com√ļn frente al conflicto: la inocencia. La no comprensi√≥n. La tristeza, expresada en forma de rabia, que generan la decepci√≥n y el abandono.

Definir el estilo de un autor es siempre una labor dif√≠cil. No obstante, aventurar√© a decir que en tu estilo se funde la carga psicol√≥gica de la novela espa√Īola pero cargada de una esencia surreal, absurda, m√°gica y de terror en ocasiones, que yo asocio con la producci√≥n de las actuales escritoras latinoamericanas. ¬ŅSientes o eres consciente de esa mezcla? ¬ŅC√≥mo definir√≠as tu escritura?

La verdad es que las escritoras latinoamericanas actuales me obsesionan. Admiro y envidio la capacidad para narrar de manera tan descarnada a la vez que absolutamente hermosa y precisa. He llegado a esta literatura hace muy, muy poco dentro de mi ‚Äúcarrera como lectora‚ÄĚ, pero gracias a ellas he aprendido a jugar con ese lado visceral de la escritura que ten√≠a en m√≠ y del que, hasta entonces, no sab√≠a las reglas (o la ausencia de ellas). As√≠ que s√≠, Los d√≠as breves y mi escritura en general le debemos infinitas cosas a Mariana Enr√≠quez, a Mar√≠a Fernanda Ampuero, a Lina Meruane y a ti, Elaine, entre otras.

Si soy sincera, no he reflexionado tanto sobre la influencia de la novela espa√Īola, tan cargada de esa psicolog√≠a y auto an√°lisis, pero tienes toda la raz√≥n. ¬ŅC√≥mo no? Al fin y al cabo, he crecido con esa literatura, que tambi√©n admiro y disfruto much√≠simo, y me ha dado las primeras pautas para expresarme. Y m√°s all√° de la literatura espa√Īola que, digamos, ‚Äúse estudia‚ÄĚ, hay autoras espa√Īolas actuales que me han dado aut√©nticas claves para aprender a narrar psicolog√≠as. Pienso, por ejemplo, en Yo, mentira de Silvia Hidalgo, o en Las herederas, de Aixa de la Cruz, dos novelas geniales en las que vivimos mil cosas en los recovecos de las mentes de sus protagonistas.

Respondiendo a la segunda pregunta, c√≥mo definir√≠a mi propia escritura, creo que es precisamente todo esto: un mosaico de lecturas, de pieles y v√≠sceras, y de mirar adentro. Pero, en realidad, opino que definir el estilo propio es demasiado complicado y que, al final, las distintas pinceladas sobre ello que dan las lectoras acaban por conformar una idea con m√°s aristas. O, con suerte, al menos m√°s amable. Hace poco, una amiga, despu√©s de leer el libro, me dijo que soy el lobo feroz de lo cotidiano. Qu√© bonito escuchar que eres eso, ¬Ņno?

La toma de conciencia es siempre un elemento vivo, que respira, en el dise√Īo de tus personajes. Llegados a un punto de la trama, estos entienden, y ese entender los zarandea, los mueve de lugar. ¬ŅQu√© importancia les confieres a los personajes dentro del tejido de la historia?

Para m√≠, los personajes son el tejido de la historia. Opino que cuando narramos conflictos cotidianos, la visi√≥n y la vivencia propia de cada personaje es la esencia de la historia. Se dice que en literatura no hay nuevos temas, que las escritoras llevamos hablando sobre lo mismo desde el inicio de la narraci√≥n per se. En mi opini√≥n, lo que hace √ļnica a una historia es la voz particular del personaje y c√≥mo vive ese evento que ya tantas veces antes hemos contado. En Los d√≠as breves, como he dicho, se habla de desilusiones. ¬ŅCu√°ntas veces antes se ha tratado este tema? Personalmente, como lectora y escritora no busco la novedad de la trama, ni una narrativa absolutamente rompedora o experimental, sino que busco una mirada que sepa hablar desde la particularidad de s√≠ misma.

¬ŅC√≥mo das piel y cuerpo a tu proceso de conformaci√≥n de escritura? ¬ŅQu√© recursos te son m√°s valiosos a la hora de crear?

Una de las citas que introducen a Los d√≠as breves es de Sandra Cisneros, en la que habla de su propio libro, La casa en Mango Street. Ah√≠ explica c√≥mo los relatos que hay en √©l son un intento de ordenar fragmentos de las historias propias y de otras personas para conformar una sola y coherente. Despu√©s a√Īade que ¬ęLas emociones, no obstante, no pueden inventarse ni pedirse prestadas. Todas las emociones que sienten mis personajes, buenas o malas, me pertenecen¬Ľ. Creo que mi proceso de escritura comienza de esta forma. Al menos, as√≠ ha sido en Los d√≠as breves y lo est√° siendo en la novela en la que me encuentro inmersa ahora mismo. En mi escritura hago uso de elementos autobiogr√°ficos, o sacados de las biograf√≠as de otras personas, pero no son m√°s que eso: eventos concretos que una organiza de distintas formas para conseguir narrar una emoci√≥n. Ninguno de mis personajes soy yo, ni es mi madre, o mi mejor amiga, o mi ex pareja. Los hechos en s√≠ mismos, o en qui√©n me he inspirado para crear este rasgo de car√°cter o el otro, no son lo m√°s importante para m√≠ a la hora de crear. La piel que en realidad recubre a mi escritura, y los huesos que la vertebran, es la observaci√≥n de las emociones que se me han atragantado en la garganta.

Supongo que por eso trabajo siempre con narradores en primera persona: este tipo de voz me da la posibilidad de crear nuevas formas de ver esas emocionalidades. De hecho, creo que si utilizara otro tipo de narrador, probablemente habr√≠a acabado haciendo un juicio personal sobre las decisiones y vidas de los personajes, lo cual no es mi intenci√≥n (y, adem√°s ser√≠a aburrido). S√≠, mis personajes siempre hablan desde m√≠. Al fin y al cabo, soy yo quien los crea, pero son ellos y sus voces propias quienes me permiten entender los distintos √°ngulos de aquellas emociones atragantadas. Y ahora que lo pienso, lo √ļnico que me permite empezar y acabar un relato es poner a esa voz a jugar: me siento frente al ordenador, le hago preguntas al personaje y lo dejo charlar de cualquier cosa hasta encontrar qu√© quiere decir.

Al margen de todo el proceso creativo personal e interno que una pueda tener, considero que los recursos más valiosos para la creación son la lectura y el compartir los textos con otras personas. Las ideas que vienen de fuera, ya se esté de acuerdo con ellas o no, siempre ayudan a complementar y trabajar las propias.

El gusto, el disfrute, la comuni√≥n entre lectores y escritores es un elemento muy presente en el actual panorama espa√Īol literario. ¬ŅQu√© ventajas ofrece este hecho a las narradoras y qu√© inquietudes?

Hasta lo pronto solo me he encontrado con ventajas respecto a encuentros en los que personas dedicadas e interesadas en la literatura comparten textos y lecturas. Como he comentado antes, pienso que uno de los recursos m√°s divertidos y beneficiosos para la escritura es mostrar las propias historias y leer las de otras.

He participado en muchos talleres y clubes de lectura, y creo que son unos espacios √ļnicos para aprender, disfrutar, y tambi√©n, por qu√© no, beberse alguna cerveza. Puede ser que las inquietudes surjan por la exposici√≥n de una misma, pero en mis vivencias he podido comprobar que esa idea del taller/club en el que b√°sicamente se destroza y se humilla a la persona creadora es, hoy d√≠a, un mito. Supongo que s√≠, que en alg√ļn momento fue tal, y que es probable que todav√≠a existan espacios de esas caracter√≠sticas, pero creo que est√°n desfasados. Por supuesto que no se aprende si no se comentan los errores, por supuesto que los debates en torno a preguntas complejas generan ideas a√ļn m√°s interesantes, pero no es necesario machacar a la artista o la escritora para que aprenda, ni es necesario hacer preguntar inc√≥modas o hirientes. En mi experiencia, la din√°mica de competitividad y envidias que tanto ha caracterizado a la literatura est√° desapareciendo. Esta competitividad corresponde de un mundo masculinizado y, por suerte, la literatura es cada vez m√°s mujer, en el sentido m√°s amplio de la palabra. De esa comuni√≥n entre lectoras, escritoras y otras ramas de la producci√≥n art√≠stica nacen las obras y conversaciones m√°s interesantes.

Desde abril del 2023 escribes para la revista literaria La Elocuente. Comp√°rtenos un poco de tu experiencia.

Di con La Elocuente gracias al M√°ster de Escritura Creativa que curs√© en la Complutense. Por all√≠ pasaron las fundadoras de la revista (Paula Mart√≠nez Camino, Pilar Asuero Salazar y Ana Olleto Vitoria), pero no tuve la suerte de conocerlas en persona en aquel momento. Comenc√© a seguirlas en redes sociales, pero no fue hasta un a√Īo m√°s tarde que Paula estuvo en la Fundaci√≥n Antonio Gala junto con Jonathan Arribas, un muy buen amigo que hice durante el M√°ster. √Čl nos puso en contacto. Yo hab√≠a escrito una carta abierta a Pedro Lemebel en el que hablaba sobre salud mental y sue√Īos, y la compart√≠ con ellas. No solo la publicaron, sino que me dieron la oportunidad de tener mi propio espacio mensual en su revista.

La Elocuente se define como un espacio ¬ęcreativo, rebelde y joven¬Ľ, y as√≠ es. Las fundadoras de la revista han creado un lugar ideal para compartir los textos de escritoras con mayor o menor carrera (y esto es una de sus mejores cualidades, el elitismo no tiene cabida), que escriben en los m√°rgenes del canon literario y que tienen voces y opiniones descaradas y divertidas. Combinan la publicaci√≥n de relatos y poes√≠a con el ensayo y la cr√≠tica literaria, tienen su propio podcast y club de lectura. Son un clar√≠simo ejemplo de lo que coment√°bamos antes: La Elocuente crea una comunidad de escritoras y lectoras donde se cuestiona lo establecido y se pone el tab√ļ sobre la mesa. La verdad es que estoy muy feliz de formar parte de ella.

Acabas de ser seleccionada para la Residencia Art√≠stica Can Serrat por un proyecto literario del g√©nero novela. ¬ŅSientes que la novela es la consagraci√≥n definitiva de una escritora?

No diría tanto como la consagración definitiva. Es verdad que, al comenzar a escribir, sobre todo si se pasa por talleres y educación universitaria en escritura, se trabaja principalmente con el relato. Supongo que es así por el formato mismo de la educación: no sería viable si todas las alumnas escribieran a la vez una novela, no daría tiempo ni lugar a trabajar los distintos aspectos formales, temáticos, etcétera, de la escritura. Así que suele ocurrir que la primera producción literaria de una persona sea una antología de relatos.

Pero para m√≠ esto no quiere decir que la novela sea el g√©nero m√°s complejo, ni mayor, de la literatura. Simplemente distinto. A veces pienso en los relatos como pel√≠culas y las novelas como series: los primeros tienen la atenci√≥n de la lectora o espectadora durante un periodo de tiempo reducido y dejan una marca punzante, mientras que los segundos son carreras de fondo, historias que se construyen poco a poco y dejan una huella quiz√°s m√°s extensa, pero no por ello m√°s profunda. En Espa√Īa, a diferencia de Am√©rica Latina, la novela tiene mucha m√°s presencia e importancia, pero personalmente tengo un enorme respeto por las relatistas.

Cada género tiene sus dificultades e interés propios. Hay historias que exigen la extensión y desarrollo de una novela, mientras que hay otras que en menos páginas y más silencios, consiguen calar muy hondo. Es tan complicado y valioso dejar una marca punzante como una huella extensa.

Todas las escritoras tenemos un por qu√©, un disparador, un motivo, detr√°s del hecho de aventurarnos a escribir. ¬ŅCu√°l fue tu motor de arranque?

Creo que, como tantas otras personas, comenc√© con los diarios y la poes√≠a sentimental. Tambi√©n le√≠a mucho, con ganas y atenci√≥n. No s√© en qu√© momento me sent√© a escribir por primera vez, supongo que de muy ni√Īa y en la escuela, o de adolescente por alg√ļn desamor. S√≠ recuerdo que poco a poco fui dejando m√°s espacio para la escritura, hasta que un d√≠a me apunt√© a los talleres de Casa Tomada (una librer√≠a maravillosa en Sevilla) y pude darle forma y t√©cnica a lo que antes eran emociones que me llenaban y que solo sab√≠a vomitar.

Creo que desear dedicarse a la producción artística de cualquier tipo se lleva dentro desde una edad muy temprana. Creo que la artista tiene algunas cualidades concretas como son la atención al detalle, la introspección y la sensibilidad. Pero me parece que también es esencial el aprendizaje.

Puede ser que mi motor de arranque fuera momento vital en el que me encontraba sin empleo y sin perspectivas de encontrar ninguno, pero con una necesidad absoluta de hacer algo. Siempre hab√≠a disfrutado de la lectura y la escritura, as√≠ que decid√≠ darle una oportunidad. La escritura es un oficio que exige de mucho tiempo y dedicaci√≥n, y en aquellos d√≠as yo ten√≠a todo el espacio del mundo para darle. Me apunt√© a un taller inicial de escritura creativa en Casa Tomada, que impart√≠a Mar√≠a Jos√© Barrios, socia fundadora de la librer√≠a y una de las personas que m√°s me han ense√Īado sobre escritura. Es muy probable que en aquel momento se activara ese disparador que nombras. Los talleres no despertaron en m√≠ el deseo en s√≠ de escribir, esa ansia ya estaba despierta, y fue por ella que comenc√© a asistir. Pero al adquirir las herramientas necesarias para relatar lo que llevaba dentro, cada vez sent√≠a m√°s y m√°s necesidad de hacerlo, y me produc√≠a m√°s emoci√≥n y divertimento. Cuando comenc√© aquellos cursos, el motor estaba ah√≠, pero necesitaba de alguien que me ayudase a encenderlo.

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es Mercedes Duque?

Cuando me presento, tiendo a decir que estudi√© Antropolog√≠a y Sociolog√≠a, que he sido profesora, ni√Īera y camarera, que intento dedicarme a la literatura, que nac√≠ en Sevilla y he vivido en Londres, Roma y Madrid, y que Roma fue sin duda mi ciudad preferida. Que tengo veinticinco, veintis√©is, veintisiete a√Īos. Y claro que esas cosas son parte de m√≠, pero voy a tratar de presentarme de otra forma.

Cuando intent√© dejar el caf√© tuve tantos sudores, pesadillas y mal humor que no pude si no volver a tomarlo. Me encanta el terror porque ve√≠a pel√≠culas con mi madre desde muy peque√Īa. Tengo una hermana mayor y una mejor amiga y no s√© bien cu√°l es cu√°l, las dos son ambas cosas. Siempre he querido adoptar un gato naranja y llamarlo Rega√Ī√°, y por fin lo tengo conmigo. Durante mi a√Īo en Roma, mi mejor amigo ten√≠a siete a√Īos. No importa cu√°nto lea y me fascine por nuevos libros, El Principito siempre ser√° el que m√°s hondo me cal√≥. Antes pesaba cerca de cien kilos, ahora hago ejercicio de forma compulsiva y vivo en una dieta permanente (de la que no he eliminado la cerveza ni el vino). Me encanta tener flores en casa, por mucha pena que me d√© verlas morir. Disfruto tanto de bucear que tengo un ac√ļfeno en cada o√≠do, ese piiiiiii constante dentro de la cabeza. Ahora buceo con tapones, aunque me da mucha verg√ľenza. Admiro mucho a muchas personas y creo que esa es una de mis mejores cualidades. Y seguro que hay otras cosas para contar, pero me incomoda un poco hablar de m√≠ misma (o tal vez es solo lo que me digo).



La literatura como salvación

Shabely Botello ha encontrado salvaci√≥n en la literatura. En la creada por otros, en la que nace de sus propias entra√Īas. Tomar la decisi√≥n de enfrentarse al oficio creador no fue una decisi√≥n simple: llev√≥ tiempo, paciencia, dedicaci√≥n y un enorme salto al vac√≠o. Desde entonces, Shabely Botello construye su voz sin temer al alcance de sus palabras. Espera que, con el susurro y el grito, el mundo se transforme.

¬ŅHasta qu√© punto una informaci√≥n vocacional puede encauzar la vida de un joven artista?

Siempre estuve rodeada de arte, aunque no lo sab√≠a. Desde la m√ļsica hasta las artes visuales, mi infancia estuvo llena de influencias de las cuales yo no era consciente: las canciones de mi abuelo en el portal, las clases de baile a las que me llevaba mi abuela, los filmes que me mostraba mi pap√°, las historias que me contaba mi bisabuela o las incontables veces en las que mis padres me acercaron a la lectura. Pero, en alg√ļn punto, el arte abraz√≥ mi vida y yo lo eleg√≠ como mi salvaci√≥n. Recuerdo que sol√≠a escribir cartas a mis amigos y familiares y que, en la escuela, en las actividades de la ma√Īana, escrib√≠a poemas y textos para las presentaciones de alguna fecha importante. Todo comenz√≥ con el baile, luego lleg√≥ el canto y escondida, siempre, estuvo la escritura como una sombra.

Yo no sab√≠a que pod√≠a ser escritora, sent√≠ muchas veces que era una profesi√≥n para pocos escogidos, no por talento, sino por las oportunidades. No encontr√© informaci√≥n al respecto, nunca fue una opci√≥n para m√≠. Cuando crecemos, estamos todo el tiempo viendo a otros cumplir sus metas profesionales, aprendemos de nuestra familia, de otras familias, de nuestros amigos, de los maestros, de los vecinos. Sin embargo, cuando no vives en un ambiente donde existen artistas, es dif√≠cil sentir que es un camino. Hace poco tiempo descubr√≠ que no era una meta inalcanzable y me toc√≥, en ese momento, ense√Īarle a mi familia ‚ÄĒporque ellos tampoco sab√≠an‚ÄĒ que la escritura es un oficio del cual se puede vivir. Ser√≠a incorrecto decir que perd√≠ el tiempo, aprend√≠ mucho durante las primeras etapas de mi vida y fui capaz de acumular experiencias incre√≠bles. Sin embargo, la preparaci√≥n desde edades tempranas hace que las decisiones que vamos tomando est√©n dirigidas a la meta correcta para cada uno.

El covid marc√≥ un parteaguas en tu vida, tanto desde el punto de vista profesional como humano. ¬ŅQu√© saldo te dej√≥ esa √©poca tan dif√≠cil para todos?

De todas las preguntas esta es la m√°s dif√≠cil. La m√°s amarga. En plena pandemia decid√≠ que iba a ser escritora. Me sent√© un d√≠a frente a mi novio y le confes√© que eso era lo que quer√≠a hacer. Por primera vez en mi vida, despu√©s de mucho tiempo escondida, encontr√© la escritura. La encontr√© inocente y penosa, me empujaron hacia ella, me obligaron. Hasta que todos enfermamos. Hasta que pas√≥ el primer a√Īo de pandemia y sentimos en carne propia la desesperaci√≥n de la enfermedad. Lo que hab√≠a sido un miedo se convirti√≥ en una realidad y para mi desgracia, la inspiraci√≥n de muchos de mis textos viene de ese dolor. Toda mi familia estuvo enferma a la vez. Gracias a los que estaban fuera del hospital, mi pap√° desde otro pa√≠s, mis t√≠os, mis primos, mis amigos, mis maestros, mis compa√Īeros escritores y mi pareja, logramos salir adelante. Todos menos uno. La muerte de mi abuelo me enferm√≥ m√°s que el covid. No volv√≠ a ser la misma persona despu√©s de ese momento.

Escribir, ¬Ņun don, una disciplina, o la mezcla de ambas cosas?

El talento es la magia que todos tenemos dentro. Algunos lo descubrimos a los quince a√Īos, otros a los ochenta, pero en alg√ļn punto nos damos cuenta de que existe algo que sabemos hacer de una manera diferente. Ahora, la pregunta interesante viene despu√©s de conocer este talento y es: ¬Ņqu√© hago con esto? No existe grandeza sin pr√°ctica ni experiencia. Para poder escribir es necesario escribir. As√≠ de simple y dif√≠cil como suena. El sacrificio est√° en tomar la decisi√≥n de continuar siendo lo que elegimos, aun cuando el futuro se vea borroso. La disciplina es clave para lograr esta voluntad y es la √ļnica v√≠a aut√©ntica que tenemos. Para el escritor no existe la suerte. Para el escritor existe la miop√≠a, las horas fijando la vista, tecleando, leyendo, estudiando, escuchando y sintiendo.

¬ŅC√≥mo defines tu literatura?

Escribo desde lo m√°s profundo y desgarrado de mi ser. Mis textos son cortos. Por lo general, uso un lenguaje directo. Desde la narrativa siempre intento dar im√°genes exactas y guiar al lector hasta un punto donde debe elegir, por sus propios medios, qu√© es lo siguiente que debe pasar en la acci√≥n. Por otra parte, en el teatro creo desde la imagen cinematogr√°fica. Siento gran influencia del teatro post dram√°tico en algunos de mis textos y disfruto crear personajes que no se alejen de la realidad que vivo. Cuando creo, lo hago a trav√©s de mi entorno. Luego est√° la poes√≠a, que es mi perdici√≥n. Me desbordo en ella, me transformo en ella, me vuelvo esclava de su ritmo y de su imagen. Trabajo con ideas profundas, sin filtros, con palabras que se pueden considerar duras, pero que cuando est√°n acompa√Īadas de versos limpios se convierten en balas disfrazadas de flores.

Los g√©neros breves forman parte inseparable de tu escritura, ¬Ņqu√© te ofrece la brevedad que una literatura de m√°s largo aliento no te permite?

Vivimos en un mundo apurado, desesperado, y eso se refleja en muchas de las acciones que realizamos todos los días. Sin embargo, hay sentimientos, etapas e instantes que, aun dentro de la rapidez del tiempo, se sienten como una eternidad. Eso intento mostrar con mi literatura: lo eterno que esconde un punto final, el sabor de un cuento breve que se queda dando vueltas en tu mente, no por lo largo que fue, sino por todo lo que desató en el lector a solo minutos de haberlo leído. Busco esa sensación que es tan humana que no se necesita mucho espacio para describirla, que no se necesita detalle para mostrarla.

Trabajas m√ļltiples g√©neros literarios, tales como novela, cuento, poes√≠a, cr√≠tica, periodismo cultural, teatro, literatura para j√≥venes. ¬ŅCrees que la variedad incorpora quehacer a tu vida literaria e impide la b√ļsqueda de la perfecci√≥n en un g√©nero determinado? ¬ŅLa ves como un h√°ndicap o como una oportunidad de indagar en nuevas fronteras art√≠sticas?

¬ŅPodr√≠as imaginar que dentro de ti se esconde un gran dramaturgo y no lo sabes? ¬ŅC√≥mo puedes conocer qu√© es lo que amas, si no lo has probado nunca, si no has experimentado lo que se siente crear una obra de teatro o un poema? Identificar aquello en lo que podemos trabajar consta de darle la oportunidad a la equivocaci√≥n de aparecer. Probar varios g√©neros es necesario. Luego de un tiempo, si decides concentrarte en uno habr√° sido por tu decisi√≥n propia, pero antes debes saber qu√© puedes dar y qu√© no. Tampoco se trata de abarcar todo a la vez, es m√°s bien un camino, un experimento: algunos te dar√°n resultado, otros se contar√°n como experiencias. El h√°ndicap ser√≠a, por el contrario, desde el inicio solo trabajar en un g√©nero, sin permitirme la posibilidad de jugar, al menos, con la riqueza de otros caminos de la literatura.

En 2022 fuiste becaria de Can Serrat en Barcelona, ¬Ņqu√© experiencias aporta, para un joven artista cubano, ser reconocido en una tierra allende a la propia?

Es una oportunidad extraordinaria la de conocer otras culturas y nutrirse de ellas. En Can Serrat pude compartir con artistas muy talentosos que no solo aportaron a mi obra, sino que me mostraron sus procesos creativos y sus influencias, todo lo cual redireccion√≥ mi punto de vista por completo. Tambi√©n fue impresionante el hecho de saber que pude, a trav√©s de mi escritura, mostrarme como artista cubana y entregar una parte de m√≠ a cada persona que me acompa√Ī√≥ en ese viaje. Es reconfortante encontrarse en un ambiente que te has ganado, con tu esfuerzo y con tu obra. Ese espacio se convierte en un impulso, en un escal√≥n para la creaci√≥n.

¬ŅCu√°les son los principales desaf√≠os del arte joven en Cuba?

Regresaría a una de las primeras preguntas para responder esta cuando digo que es la falta de información y de caminos a elegir. El sentir que solo existe una manera, que solo a través de ciertas vías puedes llegar al arte, es un obstáculo para los jóvenes creadores. Debemos mostrar que es posible, que no existe una sola manera y que ser autodidacta es también válido. Crear más espacios de desarrollo, hablar más de la profesión desde el punto de vista de la autogestión y no juzgar a otros por no haber conocido a tiempo estas oportunidades.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?

Escribir es un desaf√≠o. Vengo de una familia numerosa, por lo tanto, estoy acostumbrada al ruido, a las habitaciones llenas. Por esta raz√≥n escribo donde est√©, como est√© y en cualquier dispositivo. Puedo caminar por la calle y de repente perderme del grupo porque me qued√© tecleando en mi celular alguna idea. Sin embargo, para crear el h√°bito de escribir s√≠ constru√≠ mi propio rinc√≥n. Una mesa y una silla c√≥moda, una iluminaci√≥n correcta y un poco de m√ļsica. Suelo dar vueltas antes de escribir y cierro los ojos para concentrarme en el pensamiento. Una vez mis manos est√°n en el teclado, el mundo se hace una imagen borrosa y solo existen las palabras y mis dedos.

¬ŅExisten suficientes oportunidades de inserci√≥n y profesionalizaci√≥n para los artistas j√≥venes en nuestro pa√≠s? Desde tu perspectiva, ¬Ņcu√°les otras podr√≠an sumarse?

Existen, pero no desde una temprana edad. Creo que la creaci√≥n literaria es la que menos se desarrolla en talleres, c√≠rculos sociales o escuelas. No deber√≠amos encerrar la oportunidad de escribir solo hasta que seamos adultos y podamos conocer sobre las carreras del ISA o el Centro de Formaci√≥n Literaria ‚ÄúOnelio Jorge Cardoso‚ÄĚ. Para desgracia de muchos, esta tardanza hace que se llegue a la decisi√≥n de escribir en momentos que pueden ser inadecuados. Si existen otras v√≠as, no las conozco, y este es otro obst√°culo: siento que se debe dar m√°s promoci√≥n a estas oportunidades y de esa manera romper con el mito de que ser escritor es inalcanzable.

¬ŅCu√°les autores son tus referentes?

En esta pregunta no puedo hablar solo de autores. Existe una influencia muy grande de la literatura latinoamericana en m√≠: desde la obra de Samanta Schweblin, que logra ahogarme con cada historia que cuenta, o la magia de Gabriel Garc√≠a M√°rquez, las met√°foras de Dulce Mar√≠a Loynaz, Virgilio Pi√Īeira y Fina Garc√≠a Marruz, el teatro desgarrador de Agniezka Hernandez, hasta la nostalgia de Osvaldo Doimeadi√≥s y de la fortaleza de Taim√≠ Di√©guez Mallo. Busco mucho en la fotograf√≠a de Lisbet Goenaga, la po√©tica de Anyel Diaz Goenaga y el lente de Jennifer Alb√≠n Betancourt, mujeres a las cuales considero amigas y tambi√©n grandes fuentes de inspiraci√≥n. No puedo dejar de mencionar el trabajo de la artista Erika Ivacson, el actor Arnaldo Galb√°n y el director de cine Fernando Muraca, a trav√©s de los cuales descubr√≠ espacios donde el arte se transforma en esp√≠ritu. Libros como Las edades de Lul√ļ, de Almudena Grandes, La novia de Sandro, de Camila Sosa Villada, Ensayo sobre la ceguera, de Jos√© Saramago, y Sacrificios humanos, de Mar√≠a Fernanda Ampuero.

A tu criterio, ¬Ņqu√© de nuevo aporta la literatura joven cubana al panorama de la escritura can√≥nica de nuestro pa√≠s?

Estamos conociendo una generación que cada vez tiene menos filtros, que no teme mostrarse vulnerable, real y diferente. Estamos frente a autores que reciben constantemente información y se interesan por experimentar con la escritura y llevarla hasta límites desconocidos. Artistas con menos pelos en la lengua y con muchas ansias de gritar lo que se esconde en sus almas (y en las de aquellos que no se atreven). La literatura joven se está formando desde el dolor de muchos cambios y pérdidas. Cada vez se siente más la fortaleza de una generación que no le teme a sus lágrimas.

¬ŅQui√©n es Shabely Botello, m√°s all√° de la p√°gina en blanco?

Creo que soy por etapas, como todos, de alguna manera. Hoy puedo describirme como una mujer con fantasmas y hojas en blanco. Un ba√ļl lleno de recuerdos y abrazos. Una fot√≥grafa de l√°grimas, de l√°grimas de luz, a las cuales no temo.



El arte se niega a encerrarse dentro de un diccionario

Conoc√≠ a Fernando Fern√°ndez Tito gracias a las redes sociales y a una persona a la que quiero mucho, la cual fue la primera en llamarme la atenci√≥n sobre su trabajo. ‚ÄúEstoy segura de que te va a encantar‚ÄĚ, me dijo, y no se equivocaba ella. La obra de Fernando es una b√ļsqueda de sentido, una exploraci√≥n m√°gica sobre los sentidos y las cosas, un giro de tuerca al mundo que nos ha tocado vivir. Este joven artista, graduado de la Academia Nacional de Bellas Artes de San Alejandro, se niega a encerrarse dentro de un diccionario, pero nos abre las p√°ginas de su libro de vida a trav√©s de estas preguntas.

¬ŅC√≥mo llegas a la creaci√≥n? ¬ŅTuviste siempre claro que ese ser√≠a tu camino?

No sabr√≠a decir con exactitud, creo que desde peque√Īo sent√≠a comodidad dibujando e interactuando inconscientemente con las artes. Es decir, todo proven√≠a del instinto y el ocio; supongo que dibujaba no para ser dibujante sino m√°s por la simple distracci√≥n de hacerlo. Considero que es algo com√ļn para casi todos cuando evocamos la infancia.

Decidir mi camino hacia la creaci√≥n es algo que lleva poco tiempo conmigo, a pesar de no haberme dedicado a nada m√°s en estos √ļltimos a√Īos. La decisi√≥n ha sido gradual y principalmente ha estado motivada por la diversi√≥n que encuentro al crear. De ni√Īo estuve muy influenciado por los dibujos animados, el baile y la m√ļsica; con esta √ļltima a√ļn tengo un v√≠nculo bastante especial.

Me gustaban mucho las canciones que se pon√≠a mi abuela en la radio, al punto de llegar a reinterpretar muchas de ellas. Artistas y bandas como Soda Est√©reo, Man√°, Charlie Garc√≠a, Polo Monta√Īez y Shakira son de los que m√°s recuerdo; e incluso hoy, muchas veces, sus letras me sirven de apertura para nuevas ideas. Por aquel entonces, cuanta cosa ve√≠a era un detonante a la curiosidad y por consiguiente al aprendizaje. Considero que los per√≠odos en mi vida han transcurrido con evidentes diferencias: en la ni√Īez y la adolescencia existi√≥ mucha incertidumbre, pero el tiempo es quien crea patrones y nos define a trav√©s de aquella idea que se repite en nuestra mente, a veces sin explicaci√≥n, a veces por pura pasi√≥n. Entiendo que me era imposible tomar otro camino distante a la creaci√≥n, de haber sido as√≠, ahora mismo no podr√≠a sospechar siquiera qu√© hubiera sucedido conmigo. Aseguro haber confiado en esa verdad que est√° dentro del instinto de cada uno y he podido ver como se ha vuelto algo m√°s grande que cualquier conocimiento.

fotos cortesía del entrevistado.

¬ŅCon qu√© palabras defines a las artes visuales?

Si tuviera que definir a las artes visuales con una sola palabra, sin duda usar√≠a ‚Äújuego‚ÄĚ. Opino que en general lo que ocurre en las artes y en casi todos los aspectos de la vida se puede equiparar a un juego. Ya lo que existe se nos presenta con una serie de reglas establecidas y las artes visuales no son una excepci√≥n, sus esquemas depender√°n de lo que nosotros mismos seamos capaces de hacer con lo ya establecido. Cada artista puede desempe√Īar su propio arquetipo, con lo cual se puede llegar a influir sobre el rumbo que tomen las cosas desde nuestra propia mentalidad. Es un √°mbito tan vers√°til y din√°mico que definirlo ser√≠a igual que matarlo. Justo pensaba en el jugar porque es un espacio donde caben nuestros propios c√≥digos, lo cual siempre est√° sujeto a reflexi√≥n o adaptaci√≥n. A veces es tan abarcador que resulta hasta f√°cil perder el control, por eso creo que el discurso de un artista debe poseer un grado importante de responsabilidad y constancia a la hora de conectar con un p√ļblico; ya que, dentro de todo juego, hay atajos para subir r√°pido de nivel, hay trampas y evidentemente muchos caminos, que m√°s que nada, obtendr√°n sentido seg√ļn nuestras propias decisiones. Un artista debe ver sus propios actos como una gran pieza para s√≠ mismo y tratar de mantener su obra en evoluci√≥n, m√°s que todo. El arte se niega a encerrarse dentro de un diccionario, incluso para los m√°s esc√©pticos, aqu√≠ se juega con lo que cada uno diga que es arte.

Por estos motivos, intento no descartar ninguna posibilidad a la hora de crear. Claramente tengo predilecciones, la poes√≠a, la m√ļsica y las conversaciones son ingredientes fundamentales en mi proceso de creaci√≥n, pero trato de mantener mi mente disponible a todo cuanto me rodea. De hecho, despu√©s de cada d√≠a, tengo un espacio conmigo mismo donde repaso lo ocurrido, a veces subordino hechos a ideas que conservo ya dentro de mi obra, otras veces exploro nuevos caminos que rozan la utop√≠a, la reflexi√≥n, la cr√≠tica y, en especial, cosas que no he experimentado; en un principio todo aplicado a mi persona.

En su mayoría entiendo el arte como la traducción de lo explícito de la vida, a una posición metafórica que puede hacernos ver los momentos más oscuros a lujo de claridad, los días más felices a lujo de sus colores, la realidad más cruda a lujo de todo un manjar, a veces más visual o intelectual, da igual. Para los sensibles es un escape, para los no tan sensibles, un paso más para moldear una sensibilidad.

Citando al escritor de comics Allan Moore: ‚ÄúNo es el trabajo de los artistas darle al p√ļblico lo que quieren. Si el p√ļblico supiese lo que quiere, no ser√≠an el p√ļblico, sino ser√≠an el artista. El trabajo del artista es darle al p√ļblico lo que necesita‚ÄĚ. Me atrevo a afirmar que necesitamos jugar a aprender, a reflexionar sobre lo ya reflexionado y a divertirnos con el conocimiento a favor de una constante superaci√≥n.

¬ŅQu√© es, para ti, lo trascendente en el arte? ¬ŅImporta en realidad la trascendencia?

Entiendo lo trascendente en el arte como la vida que puede llegar a adquirir una obra dentro de una generaci√≥n, aquellas pautas que pueden marcar la memoria colectiva a punto de ser referentes para nuevas obras. En todos los tiempos queda mucho arte bajo las sombras de los hitos y esto no significa que sea de mayor o menor calidad. Creo que es misi√≥n del artista adentrarse a descubrir m√°s all√° de lo trascendente. Qu√© m√°s distinguido que La Fuente de Marcel Duchamp, qu√© m√°s notable que los estudios anat√≥micos de Leonardo Da Vinci, a d√≠a de hoy seguimos enlazados a su sombra, desde lo filos√≥fico, hasta incluso en otros campos, como la medicina y la sociolog√≠a. Considero que lo trascendental es una condici√≥n que puede adquirir cualquier obra de arte seg√ļn el contexto que la rodee.

De cierto modo todo artista busca trascender, entiendo que es algo necesario para dejar constancia, o bien de un artista, o bien de un momento. Abre muchos caminos para las nuevas generaciones, para que existan nociones de todo aquello que se ha hecho y del papel que deben jugar los artistas a partir de eso. Personalmente no creo que tampoco la trascendencia deba limitar las ideas, decir que ‚Äúya todo en el arte est√° hecho‚ÄĚ me parece que es negar el propio acto de la creaci√≥n, con lo cual se debe concebir la trascendencia como un desaf√≠o hacia la propia creatividad.

fotos cortesía del entrevistado.

¬ŅSientes que el llamado ‚Äúarte joven‚ÄĚ es joven por su naturaleza o esp√≠ritu art√≠stico, o solo por la condici√≥n biol√≥gica de los creadores?

Realmente creo que el llamado ‚Äúarte joven‚ÄĚ es eso que representa el arte en s√≠ mismo. Si un artista con varios a√Īos de experiencia es capaz de afrontar riesgos conceptuales y visuales en su obra; creo que su arte es joven por igual. Para que exista un arte joven basta con trabajar sobre lo que a√ļn desconocemos. Por consiguiente, los j√≥venes artistas toman referencia de los m√°s experimentados para simplemente conocer, y muchas veces habr√° tiempo antes de dar a luz una idea novedosa. Creo que a lo que llamamos arte joven hoy d√≠a es a la condici√≥n biol√≥gica de los creadores, existen artistas con varios a√Īos de experiencia que aun poseen el arrojo hacia lo desconocido y est√°n en constante b√ļsqueda de nuevas formas de llegar a su p√ļblico. Es precario pensar que un artista debe ser solo un instante, cuando puedes renacer con tu arte en todo momento.

¬ŅTienen los j√≥venes suficientes oportunidades de llegar a un mercado nacional o internacional?

Creo que el mayor desaf√≠o en Cuba parte de c√≥mo el artista debe insertarse dentro del medio. A veces es m√°s importante tener tambi√©n buenas relaciones que obra y ganas. Es una verdad que todos conocen, pero que a la vez no se expone a diario. Ser√≠a bueno arriesgarse un poco m√°s con aquellos artistas que muchas veces quedan en silencio, as√≠ sea por introspecci√≥n o porque simplemente el mismo medio ya establecido los inhibe.¬† Creo que la creaci√≥n cubana debe tener en cuenta que tambi√©n hay obra m√°s all√° del espacio de las galer√≠as, de San Alejandro y el ISA. Considero que no se debe caer en la saturaci√≥n de un peque√Īo grupo de creadores y por consiguiente en la marginaci√≥n de otros. La historia del arte a cada rato nos da lecciones sobre esto, cuando reconocemos la obra despu√©s de la muerte de su creador, algo que en mi opini√≥n debe ser desmitificado a favor de un mayor inter√©s sobre lo que est√° pasando a diario con cualquier tipo de autor.

Por otra parte, est√° el tema del mercado, creo que todo artista busca vivir de su arte en alg√ļn momento y, siendo honesto, aqu√≠ en Cuba el mercado no es algo que tengas a la vuelta de la esquina. Definitivamente es un circuito cerrado, donde se mueven piezas con nombres consagrados y acceder a √©l tal vez no sea imposible, pero s√≠ es algo engorrosamente afortunado. Normalmente quienes se dedican a mantener su obra deben tener otra ocupaci√≥n que le genere alg√ļn tipo de ingreso. En este punto el artista se vuelve autogestor en cuanto a fondos y promoci√≥n de su trabajo. Es algo que igual he tenido que ejercer: mantener siempre actualizado el dossier de obra, mover el trabajo por las distintas galer√≠as e indagar a su vez por las claves del mercado internacional. Por otro lado, las oportunidades son de quien permanece en el medio, un arque√≥logo descubre algo in√©dito cuando trabaja a diario para ello, no hay muchas diferencias en el arte. Siempre las oportunidades exigen eficacia y una entrega a tiempo completo. Citando a Picasso: ‚ÄúCuando llegue la inspiraci√≥n, que me encuentre trabajando‚ÄĚ.

fotos cortesía del entrevistado.

Entonces, ser un artista joven, ¬Ņes un h√°ndicap o una oportunidad en los tiempos que corren?

En estos tiempos ser un artista en evolución es todo un privilegio. El canalizar opiniones a través de la creación es algo que para mí posee un valor cultural gigantesco, de alguna forma todo cuanto hacemos es el reflejo de lo que se vive, tanto a nivel mental como real. Considero que la parte de hándicap es el momento donde existe la lucha entre los dogmas de la realidad y lo que realmente podemos querer. Depende de uno mismo la tolerancia y la motivación que se pueda tener. El arte exige mucho de sus creadores y por muy adversas que sean las circunstancias, como creador, siempre trato de enfocarme en los detalles que de una forma u otra pueden brindar una imagen más optimista de las cosas. Siempre me funciona como apertura al conocimiento, es un espacio para decir la verdad y plantear nuevas ideas, nuevas visiones, esa utopía que cada uno puede formular a su manera y que nadie nos puede quitar. Hoy en día debemos saber evolucionar, no solo como artistas, sino más como personas, entender que todo viene con matices y equilibrar la dificultad todo cuanto podamos.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?

Intento generar ideas pr√°cticamente a tiempo completo, cosa que a su vez me resulta bastante ambiciosa y algo que no he podido conseguir del todo. Muchas veces repaso experiencias, conversaciones, instantes que por retentiva se han quedado en mi mente, lo mismo personas, canciones, escritos, pel√≠culas y a veces hasta otras obras. Pienso que, si han quedado en mi mente entre tantas, ha sido por alg√ļn enlace en especial. Desde ese inconsciente nace el punto de partida para la mayor√≠a de mi trabajo. Me resulta imprescindible experimentar cualquier tema en cuesti√≥n mucho antes de trabajarlo, y de no conocer ni siquiera una parte, pospongo el trabajo para otro momento. De igual manera me dedico a escuchar todo tipo de respuestas de la gente sobre cualquier cosa y a experimentar con lo que percibo. Soy muy fan a trabajar por las noches, encuentro ah√≠ un espacio de meditaci√≥n bastante curioso, e incluso prefiero andar las calles cuando la gente se va a dormir, me asienta a√ļn m√°s las ideas y puedo concentrarme mejor. Pero entonces aprovecho la luz del d√≠a para hacer eso que pens√© en la noche, principalmente en forma de fotograf√≠as y dibujos. Me he dado cuenta que ambos momentos est√°n en perfecto equilibrio y trato de obtener partido de ello: de d√≠a ocurren cosas que no me dejan indiferente, me he inspirado mucho en el comportamiento rutinario de las personas, lo que esto genera y en especial c√≥mo afecta en la vida de otros.

A rasgos generales, mi proceso creativo es algo que tengo en constante reinvenci√≥n, est√° integrado a mi persona. A veces vivo a tope con el tiempo y mucho despu√©s revivo todo en recuerdos como si fuera un filme en c√°mara lenta. De igual manera no es mi objetivo √ļnicamente hablar de m√≠, al final busco poder empatizar con las personas, lo mismo a trav√©s de poes√≠as que escribo para canalizar un momento determinado, que a trav√©s de cualquier otra obra. Debo decir que en ocasiones tengo la sensaci√≥n de estar escribiendo un libro junto con cada obra que hago, entiendo el llamado statement como un spoiler de todos los trasfondos que pueden quedar plegados dentro.

¬ŅQu√© valoras, por encima de todo, a la hora de crear?

Realmente a la hora de crear cualquier obra lo que m√°s valoro es ese acto de empat√≠a que puede existir con el p√ļblico. De pronto, a trav√©s de nuestra obra, tenemos pues la gran posibilidad de conectar con muchas personas al mismo tiempo, de dialogar con ellas y de alg√ļn modo intercambiar experiencias. El acto de comunicaci√≥n se vuelve un instante donde puedes hacer llegar al espectador a muchas reflexiones, como artistas podemos dirigir esa conversaci√≥n a caminos est√©ticos y conceptuales. Esto es, para m√≠, toda una cualidad extraordinaria del arte. Tambi√©n es bastante dif√≠cil encontrar a un p√ļblico que no reaccione y permanezca indiferente hoy en d√≠a; tal vez no se exponga a los cuatro vientos, pero conf√≠o en que el arte cambia internamente al p√ļblico que lo aprecia. Esa comunicaci√≥n es el mayor objetivo que persigo a trav√©s de mi obra, pero al mismo tiempo, valoro mucho la capacidad que puede tener el acto de creaci√≥n para utilizar todo tipo de situaciones para procesarlas y mucho despu√©s devolverlas a las personas que tal vez forman parte de ellas, con un giro de diferencia, as√≠ sea respondiendo a patrones est√©ticos, ut√≥picos o po√©ticos. El hecho de brindar ese nuevo acercamiento a algo que percibimos pr√°cticamente a diario es un proceso que, para m√≠, ha adquirido un valor incalculable: me mantiene activo saber que por dif√≠cil que pueda ser cualquier situaci√≥n, siempre que existe un espacio para dirigirse hacia ella con otros ojos. Esa retroalimentaci√≥n con las adversidades es lo que me hace crear a trav√©s de ellas, enfrentarme a ellas y encima hacer que la gente empatice con ellas.

fotos cortesía del entrevistado.

¬ŅHay temas o motivos que obsesionen tu creaci√≥n, o estos fluyen y mutan en ti?

S√≠, considero que mi obra es una completa obsesi√≥n, o sea, yo mismo estoy obsesionado todo el rato con el acto de estar generando ideas. Me interesa mucho la imagen cotidiana, sus est√©ticas e improntas, y he concluido en una serie de constantes que a cada rato evolucionan seg√ļn mis propias motivaciones. Traduzco de esa cotidianidad, de las mismas texturas en las calles, de los ambientes de barrio, de los comentarios en el argot popular, fen√≥menos que est√°n inscritos en la identidad y que muchas veces pasan inadvertidos. Ya ninguno de nosotros deber√≠a poder pintar un escenario de rosas cuando realmente debemos concientizar ciertas realidades y avanzar a partir de ellas. Tal vez no a modo de denuncia, ni a modo de un extremo cr√≠tico, sino m√°s bien a las puertas de una reflexi√≥n que nos ayude a crecer, en principio desde la individualidad y, por qu√© no, a abstraernos en ciertas ocasiones. Es innegable que mi principal obsesi√≥n radica en las problem√°ticas sociales que nos inundan, en ese segundo mundo que existe en los ojos del cubano m√°s com√ļn y corriente; y muy en especial el mundo religioso. Ya es algo que llevo investigando desde hace varios a√Īos y se ha convertido en el centro de atenci√≥n de mi obra. Me he dedicado a consultar fuentes orales, contrastar informaci√≥n, documentar mucho de sus cultos m√°s comunes, coleccionar inclusive varios de sus artilugios y en especial corroborar c√≥mo, desde, ah√≠ se desprende otra infinidad de tem√°ticas.

A d√≠a de hoy me obsesiona entender c√≥mo ha funcionado la fe sobre la mente del ser humano; m√°s a√ļn me domina conocer c√≥mo en un momento dado se puede llegar a radicalizar ese pensamiento. Me refiero a este √ļltimo punto ya que me ha llamado mucho la atenci√≥n c√≥mo a lo largo de la historia hemos sido v√≠ctimas de nuestros propios dogmas, as√≠ sean pol√≠ticos, o as√≠ sean puramente religiosos, todo cuanto hacemos est√° iniciado por un sentimiento de fe‚Ķ es entonces donde no podemos perder el criterio ante el fanatismo. Est√° muy de moda en la pol√≠tica moderna propiciar el no cuestionar, la escasez de sentido cr√≠tico y callar ante la imbecilidad del pr√≥jimo; personalmente opino que sin cr√≠tica y cuestionamiento no puede existir avance. Los mecanismos de control y la mentalidad de reba√Īo son cosas dif√≠ciles de admitir para cualquiera; y pienso que la mayor√≠a de los problemas que hoy padecemos est√°n derivados de ah√≠. Aun as√≠, me motiva mucho saber que existe el d√≠a a d√≠a y que lo podemos usar como una gran oportunidad para hacer que las cosas cambien.

¬ŅCrees que las redes sociales pueden impactar en el futuro a corto o mediano plazo en la forma en que consumimos arte? ¬ŅImpactar√°n tambi√©n en la forma en que se crea?

Opino que las redes sociales forman parte de un mecanismo de control, que ya a estas alturas es algo que est√° impl√≠cito en la vida de todos, desde las altas esferas hasta el ciudadano m√°s com√ļn. Es ya pr√°cticamente imposible escapar de su alcance. En pol√≠tica, los twists han ganado peso medi√°tico, en el arte los perfiles de Instagram casi se han convertido en la certeza de existencia de un artista, la compra y venta existe ya dentro del ambiente digital; y todo eso me hace pensar que el uso de la red trae consigo una gran responsabilidad.

A través de las redes, una vez más nos ponen a prueba los extremos. No podemos remplazar el ir a una exposición, por ir a un sitio web de la exposición, a pesar de sus facilidades, nos estamos perdiendo de un sinfín de detalles que existen y solo son perceptibles con el contacto directo. Dentro de todo este instrumento mediático intento hacer prevalecer mi propio proceso de creación, es decir, no trabajo con el fin de llenar un perfil en primera instancia y mucho menos soy sincero con las redes. Fácilmente puedo postear una imagen del proceso de una obra ya realizada y encontrarme trabajando en una nueva serie completamente diferente. Si soy franco, manejo las redes con el cinco por ciento de lo que realmente hago, e incluso me gusta pensar que lo que se ve en las redes de mi obra es solo una de las visualidades de la misma. Al mismo tiempo creo que cada artista puede lidiar con las nuevas tecnologías a su gusto, pero es importante ser consciente de cómo esto puede llegar a incidir sobre su persona y sobre su propia obra.

Me resulta curioso como tristemente hoy en d√≠a vivimos envueltos en sociedades machistas, racistas, clasistas, muy atrasadas culturalmente, pero con tecnolog√≠as muy avanzadas que se han encargado de propagar las ideolog√≠as enfermas de nuestra cultura a trav√©s de un tipo de arte; es entonces donde las redes pueden hacer sombra sobre esa mayor√≠a que ignora la importancia que tiene el arte en sus vidas. Toda obra de arte refleja la cultura que la creo y la cultura que la consume. A trav√©s de las redes esto queda m√°s que claro cuando vemos c√≥mo los artistas, en esta era de extrema comunicaci√≥n, pueden ser distinguidos como influencers cuyo valor radica √ļnicamente en cuantas cosas te pueden llegar a vender. Debemos saber convivir con este fen√≥meno y hacer que nuestro trabajo prevalezca, moldeando la cultura con los nuevos medios a favor.

En materia creativa, ¬Ņqu√© te da miedo y qu√© te enciende?

Bueno, en cuanto a la creaci√≥n debo decir que mi mayor temor es el tiempo en s√≠, el hecho de por alg√ļn motivo no poder crear m√°s, o peor a√ļn, no poder cumplir todo lo que quisiera cumplir. Creo que eso ser√≠a muy frustrante ya que, hasta el d√≠a de hoy, en su mayor√≠a, mis ideas por muy disparatadas o atrevidas que resulten en un momento determinado, las he conseguido llevar a cabo con todo tipo de experiencias guardadas en ellas. Pero a la par estoy constantemente motivado, en especial cuando encuentro empat√≠a con mi trabajo, cuando s√© que no estoy completamente solo en esto y puedo acceder a compartir puntos de vistas con mis amistades. El debate en s√≠ me mantiene activo, el contraste con opiniones que no necesariamente deben estar al corriente con las m√≠as son detalles que me encienden a la hora de seguir adelante. Le debo mucho a mis amigos y familia, que han sido siempre el primer p√ļblico al cual me he tenido que enfrentar.



El poeta es un provocador

Yanetsy Ariste es la voz suave con la que hablo de Historia del Arte, de Dante Gabriel y Elizabeth Siddal. La voz con la que comparto el amor por la poesía y la pasión por hacer de la poesía una llave para abrir puertas y mundos. Entrevistarla es como escuchar su voz una vez más a través de la palabra escrita.

¬ŅEl arte toc√≥ a tus puertas o t√ļ tocaste las puertas del arte?

Yo toco antes. Una no puede dejarle sus sue√Īos al tiempo.

¬ŅQu√© es lo significativo en la poes√≠a, al menos, en la poes√≠a que creas?

Me gusta mucho lo on√≠rico, las im√°genes surrealistas, pero creo que lo m√°s significativo en mi poes√≠a es el v√≠nculo a la historia del arte y a los artistas cuyas biograf√≠as me resultan reveladoras. En este √ļltimo periodo, por ejemplo, he instaurado lazos emocionales con Alejandra Pizarnik, Unica Z√ľrn, S√©raphine Louis, que adem√°s tienen la doble condici√≥n de ser mujeres creadoras.

Tienes una estrecha vinculaci√≥n con el mundo de las artes visuales. ¬ŅHasta qu√© punto concibes tu literatura en relaci√≥n con ese universo que es colateral al nuestro, y muchas veces conviviente?

Ahora mismo los siento como un solo camino. Acabo de inaugurar mi primera exposici√≥n, ‚ÄúEnso√Īaciones‚ÄĚ, una serie de monotipias inspiradas en uno de mis poemarios, a√ļn in√©dito. A la par realizo una investigaci√≥n sobre los colores en la obra de distintos poetas cubanos: dos de esos ensayos que conformar√°n el libro ya est√°n publicados en la revista El Caim√°n Barbudo, uno dedicado a la po√©tica de Carilda Oliver Labra, y otro a la de Fina Garc√≠a Marruz.

En mis textos los amigos han visto mucho de plasticidad. Soy y seré una historiadora del arte, no puedo desligarme de la formación que la carrera modeló en mí. Cada poema o narración es un lienzo y los personajes, con sus luces y sombras, están signados por un color.

Foto: Alejandro Rosales.

La literatura inspira respeto en algunos autores. Temor a la p√°gina en blanco en otros. ¬ŅC√≥mo te sucede a ti?

Respeto la literatura, obviamente, si no respetara el oficio no podr√≠a entregarme a √©l. Todo ejercicio de creaci√≥n demanda rigor; la b√ļsqueda de un discurso ‚Äúdistinto‚ÄĚ es siempre un camino brusco, pero satisfactorio.

No le temo a la p√°gina en blanco, entiendo que forma parte del proceso creativo tambi√©n. Ella te permite ‚Äúrespirar‚ÄĚ entre proyectos, o replantearte la direcci√≥n del texto.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?

Asumo la creación como un oficio al que se va todos los días, al margen de estados de ánimo. Es cierto que algunas jornadas son más productivas que otras; pero aquellas que no lo son también pueden aprovecharse para organizar nuevos proyectos, leer, investigar. Trabajo bien temprano, hasta el alba.

Eres una autora interesada por el mundo de la literatura infantil y juvenil, y por la literatura inclusiva, para ni√Īos con capacidades diversas, ¬Ņpuedes conversarnos un poco sobre algunos de los proyectos que te hayan llevado hacia ese camino? En sentido general, y sin didactismos, ¬Ņcu√°nto puede aportar la literatura a un ni√Īo y qu√© caminos puede facilitar a familias de ni√Īos con capacidades diversas?

Trabajo en un videolibro con lenguaje de se√Īas para ni√Īos cubanos, El caballero y la novia retrato. Es un proyecto para redes sociales. En estos canales circulan poqu√≠simos materiales para ni√Īos con discapacidades auditivas, y no pensar en ellos es contribuir tambi√©n a levantar barreras. Este cuento ya hab√≠a sido publicado por Ediciones Loynaz, ganador del Premio Chicuelo en 2018. Es uno de mis textos m√°s queridos, ya no est√° disponible en formato f√≠sico y quer√≠a retomarlo como animaci√≥n. Gracias a la beca El Reino de este Mundo, que otorga la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, puedo materializar ese deseo.

La literatura le permite a un ni√Īo so√Īar y lo prepara mejor para enfrentar su realidad. No hay distinciones entre un ni√Īo con discapacidades y otro que no las tiene, solo hay limitaciones en el acceso a la informaci√≥n. Este tipo de proyectos puede ser un apoyo para que las familias y los centros educativos puedan, a trav√©s de la literatura, darles nuevas herramientas para aprender del mundo.

Hay temas que, en nuestra poes√≠a, son constantes, ondas de sentido que nos acompa√Īan a lo largo de toda nuestra vida como creadoras, ¬Ņte sucede as√≠? ¬ŅLos calificas como obsesiones?

Quiz√°s. En todo caso, asumo la obsesi√≥n como algo pasajero, que nos transforma y se marcha. Mi √ļltimo poemario aborda la Locura, c√≥mo se traduce el universo de las enso√Īaciones ante los ojos de quien no la padece, pero la acompa√Īa. Es un tema que me ha trasfigurado, como toda buena obsesi√≥n. Ya llegar√°n otras.

En un mundo cultural como el nuestro, donde la di√°spora intelectual es una constante del d√≠a a d√≠a, ¬Ņcu√°les son los desaf√≠os principales, en cuestiones de orden intelectual y humano, que enfrenta el pa√≠s art√≠stico llamado Cuba?

Hoy día el mayor desafío para un artista dentro de la Isla es crear: crear sin disponibilidad de recursos materiales, crear en medio de fracturas económicas que lastran y enfrentar la desmotivación que eso conlleva. Por tanto, quien asume el oficio lo hace porque ama verdaderamente su vocación y cree en el poder sanador del arte.

La posibilidad de que el escritor establezca contacto con otras realidades m√°s all√° del contexto geogr√°fico que habita ha sido, desde siempre, un motivo para iniciar ‚ÄĒcuando menos‚ÄĒ nuevas exploraciones en torno a temas, lenguaje, discurso, sujeto po√©tico, forma, etc. ¬ŅLas limitantes que condiciona la realidad del poeta joven cubano, de la mayor√≠a de estos, son limitantes tambi√©n para la creaci√≥n o se gestan otras estrategias que pueden permitir el mismo resultado en cuanto a exploraci√≥n est√©tica?

Si te dejas condicionar por las limitaciones, desiste antes de empezar. Una buena carrera se hace con esfuerzo y no está exenta de obstáculos. Si no puedes viajar a Ferias Internacionales, costear becas en el extranjero, pagar inscripciones, etc., aprovecha el acceso a la información digital y aprende del mundo que te es desconocido hasta que ya no lo sea, aprovecha tu entorno y aplica a sus becas y premios. Crece. Siempre hay un plan B, y ese puede llevarte al A.

Foto: Alejandro Rosales.

En los tiempos que corren, ¬Ņqui√©n es el poeta?, ¬Ņqu√© lugar tiene en el mundo?, ¬Ņpor qu√© escribir?

El poeta es alguien que cree puede cambiar el mundo con la palabra. Es un provocador. Escribe para alimentar a otros.

En el proceso de escritura uno se trasforma, evoluciona, saca todo de s√≠, convierte el dolor o la emoci√≥n en algo √ļtil. Los provocadores tienen la funci√≥n de suscitar, cuestionar, remover. Nunca escribimos para nosotros, sino para ese alguien o algo que nos atrae; y luego servimos los versos a merced del hambre de otros (los lectores) con ganas de marcarles la vida.

¬ŅEs mesurable la levedad o la calidad de los libros de poes√≠a que hoy se escriben en Cuba? ¬ŅDe qu√© manera contribuyen, a una cosa o a otra, el sistema de premios de nuestro pa√≠s y los jurados que lo integran?

Por lo general combino generaciones de autores en mis lecturas, aunque estoy muy al tanto de la poesía que escriben y publican los jóvenes, para saber buscar una voz propia. Las editoriales en Cuba suelen ser estrictas en sus planes, así que por regla general publicamos buena poesía. Por supuesto, en cada apreciación también ronda un factor subjetivo que tiene que ver con el gusto personal, por eso, a veces llegan a nuestras manos libros que no nos satisfacen.

Los premios son muy importantes. Puedes tropezarte con alguien que te diga que no le importan (ese miente). Es cierto que un premio no define la calidad de una obra completa, y que en cert√°menes algunos cuadernos vitales no llegan al lauro, pero los que llegan tienen asegurado el camino. Se puede tener talento sin premios; pero donde hay premios, siempre hay talento.

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es Yanetsy Ariste?

La madre de Dariana. Una mujer de muchos colores.



Ser el arte

Leyssy O¬īFarrill Nicholas es una joven artista multidisciplinaria. Su talento la ha hecho recorrer no pocos escenarios y probarse en creaciones tan diversas como el arte visual, la fotograf√≠a, la m√ļsica, la actuaci√≥n, por solo mencionar algunas. Conoc√≠ de ella gracias a ‚ÄúPadre Nuestro‚ÄĚ, obra escrita y dirigida por Agnieska Hern√°ndez: en ella, el cuerpo femenino es puesto bajo la lupa de las violencias cotidianas (tantas veces invisibilizadas bajo la manta de d√≠a a d√≠a). En este espect√°culo, Leyssy O¬īFarrill Nicholas nos permite entrever su disciplina y rigor art√≠sticos.

cortesía de la entrevistada

Eres una mujer del mundo del arte. Artista visual, realizadora audiovisual, m√ļsico, teatrista, fot√≥grafa. ¬ŅSe elige el arte o el arte te elige a ti?

Pienso que el arte no se elige, ni él te elige. Simplemente, se nace artista… se es el arte.

¬ŅPor qu√© apostar por la creaci√≥n en tiempos tan dif√≠ciles como los que atraviesa Cuba y el mundo? ¬ŅPor qu√© el teatro?

Comenc√© en el arte a los cuatro a√Īos, ahora tengo treinta y dos; o sea, toda mi vida he estado imbricada en este mundo. El teatro es una manera otra de expresi√≥n y como artista y ente social voy de eso, de expresarme todo el tiempo.

A la hora de subir a escena, ¬Ņc√≥mo preparas tu proceso?, ¬Ņqu√© llevas contigo?

Concentraci√≥n, una fuerte presencia del aqu√≠ y el ahora; el compromiso y sentido de pertenencia que tienes con la obra y el proyecto en el que est√°s. Creo que la disciplina y el estudio individual es lo √ļnico que te salva.

Al ser una artista multidisciplinaria, ¬Ņtienes una idea del arte como fen√≥meno que suma a todos estos procesos, o ves cada manifestaci√≥n como un mundo aparte, con sus leyes y paradigmas?

Todo es lo mismo, solo var√≠a el lenguaje. No se puede establecer separaciones arbitrarias entre las manifestaciones creativas, aunque (en mi caso particular) unas te permiten expresarte m√°s que otras; quiero decir, unas son menos abstractas que otras. Cada una tiene sus leyes, pero cuando confluyen, dialogan, se brindan bondades y seg√ļn una entra en el contexto de la otra se aportan, se enriquecen y evolucionan.

cortesía de la entrevistada

¬ŅCu√°les son tus principales referentes?

En la m√ļsica: Orlando S√°nchez, Herbie Hancock, Yoko Ono, Grace Jones, Michael Brecker, 2Pac, Wu-Tang Clan, B. B. King, Aretha Franklin, J. Hendrix, Erykah Badu, Lauryn Hill, Led Zeppelin, J. S. Bach, Ludwig van Beethoven, Erik Satie, Claude Debussy, entre otros. En el teatro: Grotowski, Artaud, Fernando Arrabal, Teatro Noh, Teatro Butoh, Jodorowsky. En las artes visuales: Vasili Kandinski, Joan Mir√≥, Caravaggio, Edvard Much, Jean-Michel Basquiat, Antonia Eiriz, Belkis Ay√≥n, Paul Klee, Marc Chagall, Gustav Klimt, Alfredo Sosabravo, Olaz√°bal, Miguel √Āngel, Kazimir Mal√©vich, Yayoi Kusama. En el cine: Kim Ki-duk, Orson Welles, Emir Kusturica, Andrzej Wajda, Maciej Cuske, Chen Kaige, Aki Kaurism√§ki, Akira Kurosawa, Yasujiro Ozu, Kenji Mizoguchi. Otras muchas voces han sido importantes para m√≠.

H√°blame de tu trabajo con La Franja Teatral y especialmente sobre el espect√°culo ‚ÄúPadre Nuestro‚ÄĚ, escrito y dirigido por Agnieska Hern√°ndez.

Con La Franja vengo trabajando desde el 2016: antes hac√≠a asesor√≠a musical, en escena entro con la puesta anterior, ‚ÄúLos P√°jaros Negros de 2020‚ÄĚ. La obra de Agnieska Hern√°ndez se caracteriza por ser cr√≠tica, oportuna, necesaria, por lo que ‚ÄúPadre Nuestro‚ÄĚ no est√° exenta de todos estos valores.

¬ŅQu√© puede esperar el p√ļblico de esta puesta en escena?

No me gusta hablar por los dem√°s, no podr√≠a decirte qu√© va a esperar el p√ļblico. No obstante, s√≠ s√© que ‚ÄúPadre Nuestro‚ÄĚ invita a reflexionar; es una de esas tantas obras que nos quita el cartelito de ser los perfectos, intachables y mejores del mundo‚Ķ

cortesía de la entrevistada

¬ŅCrees que ‚ÄúPadre Nuestro‚ÄĚ es un espect√°culo necesario para la realidad global que enfrentan las mujeres hoy d√≠a?

Realmente esta realidad no es de hoy d√≠a, siempre ha existido. La √ļnica diferencia es que ‚Äúahora‚ÄĚ (desde 1969) hay Internet y esa es una herramienta que permite visibilizar. Siempre va a ser necesaria este tipo de denuncia, y el aporte de ‚ÄúPadre Nuestro‚ÄĚ consiste precisamente en ser una voz que se suma a otras tantas voces en el mundo.

¬ŅCu√°les son las b√ļsquedas del cuerpo afrodescendiente en escena y sus luchas en la Cuba contempor√°nea, incluso en el mundo del arte?

El cuerpo negro en escena‚Ķ Cuba es un pa√≠s racista, muy racista, es algo con lo que tenemos que convivir, cohabitar todo el tiempo, dir√≠a que desde hace eones, ya que el racismo ni es una cosa de Cuba ni es un problema solo de color. En mi caso, mi b√ļsqueda y lucha no es desde el ser negra, sino desde el SER‚Ķ

No obstante, como negra nunca he tenido problemas u obst√°culos para dentro del arte hacer todo lo que he querido y transitar por mir√≠ada de escenarios. Siempre se han impuesto mis m√ļltiples talentos, mi disciplina y sobre todo mi calidad humana; me he ganado el respeto siempre de mis compa√Īeros de estudio y trabajo, por tanto, dig√°moslo vulgarmente, han tenido que comerme con papas. (Risas).

La escena es un lugar de privilegio para transmitir mensajes: ¬Ņqu√© buscas comunicar al otro?

Mi objetivo es ofrecer a los espectadores una mirada cr√≠tica desde todas las manifestaciones que utilizo como herramienta de comunicaci√≥n, no solo para sensibilizarlos, sino como una forma de comprometerlos con la b√ļsqueda de soluciones a los problemas sociales, a partir de la reivindicaci√≥n del sujeto y su papel activo en la vivencia, construcci√≥n y preservaci√≥n de su propia cultura.

M√°s all√° del arte, ¬Ņqui√©n es Leyssy?

Leyssy es Leyssy.



¬ęEl Caribe es mi creaci√≥n literaria¬Ľ

V√≠ctor Andr√©s de Oleo es un amigo querido, un hermano po√©tico. Nuestros di√°logos por el WhatsApp hablan de su pasi√≥n por la poes√≠a, de sus di√°logos con el Caribe literario actual, de becas y √©xitos mutuos, de amigos que se han ido, de mil y un asuntos diversos. V√≠ctor es, adem√°s, una potente voz creativa de nuestra regi√≥n geogr√°fica com√ļn, un poeta de los buenos, un poeta que ha sabido encontrar el fil√≥n de luz del arte verdadero. Esta entrevista es un (pre)texto de una conversaci√≥n en vivo que nos debemos, con caf√© de por medio.

¬ŅCon qu√© palabras defines a la poes√≠a? ¬ŅEntiendes la vida (ese trazado de experiencias comunes) como material po√©tico?

La vida es la poesía, o más bien la primera contiene a la segunda. Para decirlo de una manera sartreana: la poesía es a la vida lo que la esencia a la existencia. Lo que hacemos los poetas es transmutar en poemas esa poesía que contemplamos en la vida y sus infinitas posibilidades. En ese sentido somos una especie de alquimistas a los que les conviene seguir buscando la piedra filosofal, pero nunca encontrarla.

Y bueno, la √ļnica palabra posible para definir la poes√≠a es esta: poes√≠a. ¬†

¬ŅQu√© es, para ti, lo trascendente en el arte? ¬ŅQu√© es lo significativo en la poes√≠a, al menos, en aquella que creas?

A sinceridad, yo no s√© qu√© tiene de significativo mi poes√≠a. Porque son infinitas las posibilidades de significados que podr√≠a tener, y sobre todo tomando en cuenta que cada poema se reescribir√° ante los ojos de los lectores que encuentre. Incluso una sola persona podr√≠a darle m√ļltiples y divorciados significados dependiendo de los momentos en que interact√ļe con ella. Por eso no quisiera aventurarme tratando de dar o establecer un significado que podr√≠a condicionar a quien me lea, o reducir as√≠ el vuelo de su imaginaci√≥n de cara a mi poes√≠a.

En cuanto a lo trascendente en el arte, bueno, mira: el d√≠a que presentamos ¬ęEl sastre de las mariposas¬Ľ en La Romana, yo dec√≠a que actualmente la literatura, la poes√≠a, el arte en general, es un acto de resistencia. Es un acto de resistencia porque ante el auge y el apogeo de la t√©cnica, de lo pragm√°tico, la virtualidad y lo digital, en la era de ChatGPT, pareciera que nos orillamos a perder nuestra humanidad, a secar nuestras sensibilidades. Entonces el arte, la literatura, la cultura son el basti√≥n que resiste y empuja para que, dentro de todo ese desarrollo que es bueno, no nos olvidemos de lo que, para m√≠, sigue haci√©ndonos mejores y peores que todo eso. El arte es la tinta que mantiene dibujada nuestra esencia.¬†

¬ŅDe qu√© manera puede influir, o no, el Caribe, el hecho de ser caribe√Īo, en tu creaci√≥n literaria?

Mira, todos nosotros somos el Caribe. Somos su alma, su sangre, su corazón. Somos sus defectos y sus virtudes. De manera que el Caribe está circunscrito, inevitablemente, en todo lo que hacemos. De manera que no es que el Caribe que influye en mi creación literaria, es que el Caribe es mi creación literaria. Un escritor escribe sobre lo que tiene y lo que es, nadie escribe sobre lo que desconoce, y lo que mejor conocemos nosotros es esta maldita circunstancia del agua por todas partes (citando al paisano tuyo) y lo que eso, adentro y afuera, implica.

La literatura inspira respeto en algunos autores. Temor a la p√°gina en blanco en otros. ¬ŅC√≥mo te sucede a ti?

Me frustra mucho la p√°gina en blanco. Duele. Pero he aprendido que esas son etapas, momentos que a todos nos ocurren por X, por Y o por Z, y que en alg√ļn momento se van. A m√≠ normalmente me ocurren estos bloqueos cuando he tenido una temporada muy productiva, donde he escrito mucho y en apariencia ya he agotado todas mis municiones. Tambi√©n ocurren cuando estoy en los menesteres que llegan luego de ganar un premio. Es lo √ļnico que no me gusta de ganar premios.

Para lidiar con ellos me sirve mucho leer y corregir lo que ya está escrito. Hacer eso me permite sentirme justificado por no haber producido nada.  

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?

Eso depende de lo que hablemos. Mi proceso creativo tiene sus diferencias entre la poesía y la narrativa.

Por ejemplo, para la poes√≠a no me funciona ir a la computadora y sentarme dique a escribir un poema. Imposible, no llega nada que valga la pena. La poes√≠a me acecha, me sorprende, ya sea mientras leo algo, mientras me traslado sin compa√Ī√≠a de un lugar a otro (me torno muy introspectivo en esos momentos) o cuando atravieso alguna situaci√≥n que me cala emocional o mentalmente. Para la narrativa s√≠, ah√≠ s√≠ puedo sentarme a escribir porque por lo com√ļn ya la idea de lo que quiero escribir se habr√° trabajado en mi cabeza, habr√© hecho algunos apuntes en el celular o en un cuaderno, habr√© investigado (si es necesario) y habr√© definido el tono y la t√©cnica y la perspectiva para narrar lo que voy a narrar.

Lo que tienen en com√ļn es que todo texto m√≠o pasa por un proceso que mi amigo, el poeta Joel Julio Garc√≠a, denomina las tres etapas de un texto: 1) la etapa volc√°nica (cuando sale el texto); 2) etapa de reposo (dejar descansar el texto por varios d√≠as o semanas); 3) etapa quir√ļrgica (cuando retomamos el texto para pulirlo o desecharlo).¬†

Hay temas que, en nuestra poes√≠a, son constantes, ondas de sentido que nos acompa√Īan a lo largo de toda nuestra vida como creadores, ¬Ņte sucede as√≠ con alguno? ¬ŅLos calificas como obsesiones?

El amor. El clich√© m√°s grande de toda la historia de la poes√≠a es la constante en mi obra po√©tica. No es de lo √ļnico de lo que escribo ‚ÄĒtambi√©n digamos que hay poemas de corte social o reflexivos (del pensamiento, como les llama Joel)‚ÄĒ, pero s√≠, de alguna manera siempre regreso a escribir del amor. Y mira que pareciera que √ļltimamente para muchas personas escribir del amor es una bober√≠a o no s√© qu√©. Es rid√≠culo, si me permites decirlo. A m√≠ esa vaina no me importa. Yo hago como me dijo una vez mi amigo el escritor Jos√© M. Peque√Īo: escribe de lo que te d√© la gana.¬†

Los desaf√≠os, tanto materiales como espirituales, son constantes en la vida del creador joven. ¬ŅSientes que existen algunos espec√≠ficos relacionados con nuestro vivir en un espacio geogr√°fico determinado?

Materiales, muchísimos. Espirituales, depende de cómo se mire.

La principal dificultad ‚Äúmaterial‚ÄĚ a la que nos enfrentamos los poetas del Caribe es el pr√°cticamente muerto mercado editorial. Aqu√≠ puedes encontrar c√≥mo publicar tu obra, s√≠. Pero distribuirla, hacerla llegar, sacarla de la isla, promoverla, es una Odisea que ni Homero hubiera querido escribir.

En cuanto a los desafíos espirituales creo que eso dependerá de la relación o interpretación que cada uno tenga con y sobre nuestro contexto y sus peculiaridades. Yo  creo que estamos en un lugar espiritualmente rico para producir, no importa lo que tengamos que decir o desde donde espiritualmente lo queramos decir, nuestra fuente es infinita.

¬ŅCrees que las redes sociales pueden impactar en el futuro a corto o mediano plazo en la forma en que consumimos literatura, y m√°s espec√≠ficamente, poes√≠a? ¬ŅImpactar√°n tambi√©n en la forma en que se crea esta?

No es que lo har√°n, es que hace tiempo lo est√°n haciendo, en ambos sentidos. Hoy por hoy, me atrever√≠a a decir, hay personas (principalmente j√≥venes) que nunca han le√≠do un libro per se de poes√≠a y, sin embargo, han le√≠do mucha poes√≠a. Hay tambi√©n personas que escriben poes√≠a pensando exclusivamente en ese p√ļblico de las redes sociales. Y bueno, sus adeptos han tenido tanta relevancia ante la mirada del comercio editorial, que hay sellos importantes editando a muchos de estos instapoetas, como les llaman algunos. Tanto es as√≠ que hasta se les ofrece premios important√≠simos para potenciar el alcance de lo que producen. Las redes sociales pueden ser una valiosa herramienta para la difusi√≥n de la poes√≠a pero, como todo, tambi√©n tienes sus vicios y en este caso parecen ser vicios bien rentables.¬†

En los tiempos que corren, ¬Ņqui√©n es el poeta?, ¬Ņqu√© lugar tiene en el mundo?, ¬Ņpor qu√© escribir?

Como te decía más arriba, el poeta, junto a cualquier artista, es un militante de la resistencia. Es alguien que, quiera o no, lo sepa o no, tiene en sus manos, en la naturaleza propia de su oficio, el conservar nuestra humanidad, evitar que se desdibuje.

Y bueno, es obvio que llevamos todas las de perder, pero justamente por eso se trata de una resistencia.

Uno de tus m√°s rotundos √©xitos como poeta, y que sin duda te coloca en un sitio importante dentro de la literatura caribe√Īa, es que fuiste una de las voces elegidas por la UNESCO a trav√©s del Programa Transcultura para representar tu pa√≠s durante La March√© de la Po√©sie. ¬ŅMarca esto un antes y un despu√©s en tu carrera?

Yo creo que sí, es inevitable. Pero, por mucho que especule, sé que no soy capaz de precisar ahora mismo la magnitud exacta en que lo hace. Creo que podré tener mejor idea de eso después del 11 de junio. Para entonces prometo darte los pormenores al respecto.

¬ŅSientes que existen conexiones lo suficientemente poderosas entre las voces que se gestan en nuestro contexto geogr√°fico, incluso de isla a isla; o vivimos aislados en burbujas de cristal donde poco o nada se conoce de la literatura de nuestro Caribe?

Sí, vivimos aislados, pero no creo que sea en una burbuja de cristal. Es, otra vez, la maldita circunstancia del agua por todas partes. Y bueno, quizás también algunos obstáculos idiomáticos si miramos todo el Caribe. Es también esa ausencia de mercado editorial que padecemos, pero esto está dentro, de alguna manera u otra, de lo de la circunstancia del agua.

Entre Rep√ļblica Dominicana y Cuba creo que existe un v√≠nculo muy grande, un deseo casi hambriento de conocernos m√°s y mejor en t√©rminos literarios. Creo que de lado y lado morir√≠amos por tener mayor interacci√≥n, por estar juntos en m√°s iniciativas e intercambiarnos libremente de lo que cada pa√≠s escribe; pero es un anhelo frustrado por nuestras situaciones y condiciones. Yo, por ejemplo, muero por leer tu Sakura y ha sido una tarea extremadamente dif√≠cil poder lograr que llegue a mis manos.

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es V√≠ctor?

V√≠ctor Andr√©s De Oleo es un tipo que por fin, se ha graduado como licenciado en matem√°ticas orientada a la educaci√≥n secundaria; es un sujeto que vive en Villa San Carlos, un barrio de La Romana, desde el 2004. Ese sin verg√ľenza a√ļn vive en casa de sus padres por razones que te dir√© despu√©s en una conversaci√≥n m√°s personal, pero que cada d√≠a se levanta administrar y atender el negocio de la casa, un colmado, mientras, a la saz√≥n, hace diligencias para lograr un puesto desde donde espera trabajar m√°s espec√≠ficamente por la cultura y la educaci√≥n. Es un tipo que, pese a que sus allegados lo tratan con respeto y viven en la mentira de creerlo un intelectual, no encuentra en los ojos de muchos de ellos la comprensi√≥n de lo que es o lo que significa esa locura de ser poeta.



El teatro es el sitio donde se dicen las grandes verdades

Ver ‚ÄĒm√°s que ver, sentir‚ÄĒ a Lul√ļ Pi√Īera en escena es un ritual, una comuni√≥n que se establece entre el cuerpo del espectador y el cuerpo de la actriz. Escapar de esa comuni√≥n no es simple. Te quedas enganchado a ella, esperas que el ritual nunca termine, esperas poderla acompa√Īar una vez que el ritual haya finalizado. Literalmente, esta joven actriz cubana deja la piel en las tablas (el coraz√≥n, las risas y el llanto tambi√©n).

En tiempos tan dif√≠ciles como ha resultado ser el presente, ¬Ņpor qu√© apostar por el teatro?

Creo que particularmente en estos tiempos es cuando más necesario es el arte. Si nos dejamos sumir en las dificultades de la cotidianidad y en la incertidumbre de lo que será nuestro futuro, se nos muere la creatividad y se nos muere la inspiración. En los tiempos que corren el arte nos salva de la apatía, del atraso, de la intolerancia y del consumismo excesivo de la tecnología. Creo, además, que el arte siempre va a contribuir a mejorar la salud social de las naciones del mundo.

Me gusta mucho decir que el teatro es el sitio donde se dicen las grandes verdades y las m√°s insospechadas, y con esto hago alusi√≥n a todos los √°mbitos de la vida. Los conflictos humanos, el caos social, la situaci√≥n pol√≠tica, los discursos generacionales, la familia, la esperanza, todo cuanto forma parte de nuestra vida como individuos va a encontrar voz en el teatro. Y ese di√°logo/enfrentamiento directo del p√ļblico con el fen√≥meno teatral es lo que lo hace a√ļn m√°s especial: saber que lo que se est√° viendo/viviendo es √ļnico e irrepetible.

fotografías cortesía de la entrevistada.

A la hora de subir a escena, ¬Ņc√≥mo preparas tu proceso?, ¬Ņqu√© llevas contigo de tu experiencia como ser humano y c√≥mo transmutas esa materia en arte?

Para mí es vital estar en silencio. Todo cuanto acontece conmigo en el escenario pasa antes por un filtro mental y emocional en absoluto silencio.

En todos los personajes que interpretamos indiscutiblemente habrá una parte de nosotros mismos y, sin dudas, algunas experiencias personales contribuyen al entendimiento de las circunstancias de los personajes y a lograr verosimilitud en el escenario. Cuando esto no ocurre, cuando, por ejemplo, sentimos que la historia que vamos a contar no es cercana a nuestras experiencias de vida, pues, al menos yo, suelo asirme de las herramientas que brinda la técnica de la actuación. 

¬ŅDe qu√© manera el teatro moldea o no a la persona que eres?

La moldea absolutamente y me atrevo a decir que esto ocurre desde que uno es muy joven. No sólo por el enriquecimiento cultural e intelectual que proporciona el estudio de una obra teatral, sus autores, el trabajo con los directores, etc., sino también por la conciencia que uno desarrolla sobre varios aspectos de la propia vida.

¬ŅCu√°les son tus principales referentes en el mundo de la actuaci√≥n y la direcci√≥n?

En primer lugar, Berta Mart√≠nez. Yo pas√© toda mi ni√Īez trabajando en sus obras. Te aseguro que de ella aprend√≠ que el teatro es un lugar sagrado, no es un espacio m√°s de la cotidianidad y necesita respeto, disciplina, silencio y un compromiso enorme.

Luego, con los a√Īos, fui descubriendo las carreras de varios artistas que hoy en d√≠a admiro mucho. Del √°mbito nacional respeto todo el trabajo que hicieron Vicente y Raquel Revuelta y Adolfo Llaurad√≥. Admiro mucho el teatro de Carlos Celdr√°n y un referente internacional muy especial para m√≠ es Eugenio Barba.

fotografías cortesía de la entrevistada.

H√°blame un poco de tu trabajo con La Franja Teatral y especialmente sobre el espect√°culo ‚ÄúPadre Nuestro‚ÄĚ, que acaba de terminar temporada de presentaciones.

La primera vez que coincid√≠ con la escritura de Agnieska fue hace casi 10 a√Īos con un fragmento del texto Anestesia que preparamos juntas para el Festival de Teatro de Camag√ľey. S√≥lo puedo decirte que desde ese momento hasta la actualidad me he sometido a un proceso de desdramatizaci√≥n total (risas), t√©rmino para m√≠ confuso y contradictorio en los inicios, pero que ha quedado demostrado ser absolutamente eficaz a la hora de traducir esc√©nicamente el tipo de dramaturgia que Agnieska siempre nos propone.

Para ser sincera, desde la primera lectura de Padre Nuestro, supimos que era un monstruo que nos venía para arriba. Sobre todo, por el contenido del texto y sus mensajes, y la implicación emocional que requería de los actores para todos sus personajes. Fue un proceso de montaje corto, pero Agnieska siempre tuvo muy definido cómo serían los cimientos y las columnas del edificio. Eso fue muy importante. Luego, con los ensayos y en el propio calor de las funciones, hemos continuado edificándolo.

¬ŅQu√© puede esperar el p√ļblico de esta puesta en escena?

Los hombres que se aguanten y las mujeres que alcen su voz, las que a√ļn no lo han hecho.

¬ŅSientes que ‚ÄúPadre Nuestro‚ÄĚ es un espect√°culo necesario para la realidad global que enfrentan las mujeres desde siempre?

Lamentablemente, s√≠. Y digo que es lamentable porque desde hace muchos a√Īos el cuerpo y el universo de la mujer debi√≥ haber sido respetado.

fotografías cortesía de la entrevistada.

La escena es un lugar de privilegios para transmitir mensajes: ¬Ņcu√°les son los tuyos?, ¬Ņqu√© buscas comunicar al otro que te observa y vivencia a trav√©s de tu cuerpo?

A decir verdad, lo que más me motiva es compartir la vida. Los dolores de mi personaje pueden ser los mismos de muchos espectadores, sus motivaciones pueden ser parecidas y también sus miedos. En la vida de mi personaje puede estar la vida de cualquier persona, por eso es tan importante para mí vivir cada función a plenitud. Nadie sabe con cuántos sentimientos se puede identificar un espectador ni cuánto verse reflejado puede ayudarlo a mejorar sus días.

Con La Franja Teatral ya has trabajado en dos espect√°culos: ‚ÄúLos p√°jaros negros del 2020‚ÄĚ y ‚ÄúPadre Nuestro‚ÄĚ. ¬ŅSientes que existen puntos de conexi√≥n entre ambas obras, tanto en el trabajo esc√©nico como en la materia textual? ¬ŅEn qu√© han diferido los procesos de trabajo?

Absolutamente. Existen muchos puntos de conexi√≥n, comenzando por la propia dramaturgia que, a su vez, nos define el tipo de actuaci√≥n. En ambos espect√°culos encontramos una dramaturgia fragmentada y la denuncia como uno de los resortes recurrentes. Sus personajes, tanto en ‚ÄúLos p√°jaros‚Ķ‚ÄĚ como en ‚ÄúPadre Nuestro‚ÄĚ fugan al actor/actriz (y viceversa) frente a los ojos del espectador. El uso de la m√ļsica en vivo es otro aspecto vital que podemos encontrar en estas piezas y, en ambas, no ha cesado la b√ļsqueda de la belleza que no es otra cosa que la b√ļsqueda de la verdad de sus historias.

Los procesos han diferido, es obvio, a la hora de traducir en la escena la trama de cada espect√°culo. En ‚ÄúLos p√°jaros negros del 2020‚ÄĚ por ejemplo, el tap dance no era s√≥lo un recurso expresivo de los personajes Shirley Temple y Bill Robinson, sino se convirti√≥ en pr√°cticamente un personaje m√°s cuando fue asumido como resistencia y esto implic√≥, adem√°s de varios meses de entrenamiento, que el cuerpo de los actores en la escena tuvieran otra disposici√≥n, otra movilidad, otra expresividad, totalmente distinta a la de ‚ÄúPadre Nuestro‚ÄĚ. ¬†

fotografías cortesía de la entrevistada.

No solo el teatro, tambi√©n la televisi√≥n ha tocado a tus puertas. En tu expresi√≥n como actriz, en tu propio cuerpo, ¬Ņsientes que hay un cambio de lenguaje y de modos de hacer entre un medio y otro?

El lenguaje varía ciertamente y la manera de hacerse es diferente. En términos de actuación, el trabajo en la televisión es un gran ejercicio de repetición. Sin embargo, a mi entender, y con el permiso de los expertos en esta cuestión, no creo que comparado con el teatro sean dos tipos de actuación diferentes, creo que está asociado más bien con regular el nivel de expresividad de ambos medios.

Del teatro, ¬Ņqu√© es lo que te fascina? ¬ŅQu√© cambiar√≠as?

Me fascina el olor del teatro y el hecho de que el corazón se me quiere salir antes de empezar la función. Cambiaría lo poco remunerado que es para las horas y horas y horas de trabajo y sacrificio que demanda.

M√°s all√° del arte, ¬Ņqui√©n es Lul√ļ?

Lo m√°s tranquilo que te puedas encontrar en tu vida.

fotografías cortesía de la entrevistada.


Lo significativo en la poesía es la sinceridad

Luego de leer Fosa com√ļn, del joven poeta Onel P√©rez, no pude evitar el deseo de conocer m√°s sobre el creador detr√°s de aquellas p√°ginas. Ya lo hab√≠a conocido en Pinar del R√≠o y el primer brote de la amistad hab√≠a quedado vivo en las redes sociales. Nacieron entonces estas preguntas, este deseo de conocer lo que hab√≠a entrevisto en Onel: que lo significativo en su poes√≠a, y en su vida, es la sinceridad. Esa sinceridad que no necesita justificaci√≥n para existir y que trasciende todo ego.

Si te pidiera una definici√≥n de la poes√≠a, ¬Ņqu√© palabras escoger√≠as?

Defino a la poesía con palabras como sangre, dolor, sacrificio y vida. La vida (o por lo menos la vida que trato de vivir cada día) es un largo e intenso poema que trato de vivir con intensidad. Y es que de allí salen mis mejores criaturas ya formadas desde la experiencia, llenas de cotidianidad y de retos. Ese material lo pulo y lo vivo primero en mi mente.

¬ŅExiste la trascendencia en el arte?

Cuando uno lee vers√≠culos en las Escrituras como ‚ÄúNo hay nada nuevo debajo del sol‚ÄĚ, es muy dif√≠cil responder si existe en verdad algo trascendental en el arte. Lo trascendente en el arte debe ser algo sazonado y pensado por a√Īos, que rompa esquemas y diga algo que incluso la √©poca rechace. Creo que ah√≠ est√° el tesoro de lo trascendente. Lo significativo en la poes√≠a me parece que es la sinceridad. He formado en m√≠ una conciencia √©tica porque considero que debo respetar a los otros, a los lectores que creo en mi mente o a esos lectores que esperan por mis libros.

¬ŅLees a los autores cubanos que son contempor√°neos con tu producci√≥n? ¬ŅCu√°les son los desaf√≠os actuales de la poes√≠a que se gesta en Cuba?

Leo mucho a mis contemporáneos. Hay que hacerlo. Conversar con ellos y discrepar con sus estéticas. De ahí viene algo distinto.

Hay muchos desafíos para la poesía que se gesta en Cuba, principalmente la joven poesía. Uno de ellos es la necesidad de escapar de nuestros padres literarios, para eso es necesario matarlos en nosotros. Escapar a su influencia. Es necesario otra relectura de la realidad. Tenemos que ir al fondo de nosotros mismos y autodestruirnos. Ya no podemos leernos entre nosotros mismos. Hay que leer otras culturas, explorarlas hasta la saciedad y renunciar al ego.

La naci√≥n, su trazo, vive en tu poes√≠a, desprende su amnios en tus versos. ¬ŅQu√© naci√≥n po√©tica y f√≠sica sue√Īa tu literatura?

Cada d√≠a sue√Īo que mi naci√≥n po√©tica sea controlada por Dios, el Creador de todas las cosas. Es mi sue√Īo total que mi escritura sea dirigida por su Esp√≠ritu. La naci√≥n f√≠sica que sue√Īo no est√° alejada de mi pa√≠s. Ac√° est√°n mis dolores, los derrumbes mentales de los que escribo.

Lo cotidiano y su desgarradura son temas perceptibles en tu libro Fosa com√ļn. ¬ŅHasta qu√© punto lo cotidiano define o limita al creador que vive en ti?

Uno de los grandes poetas alemanes dir√≠a en alg√ļn momento que un poeta es un ser cargado de realidades y que estas son al final las que te van a definir. En mi caso lo cotidiano se ha hecho todo un desaf√≠o para describir mi realidad, mi cultura, mi pa√≠s. En lo cotidiano est√° mi sustento, en el disparo mis flechas llenas de sensibilidad para la mente de esos lectores ideales que creo. No percibo lo cotidiano como un lastre. Todo lo contrario. Ah√≠ radica la fuerza del poeta, del peque√Īo David.

La literatura, ¬Ņdespierta temor o reverencia?

Cuando escribo siempre, de alguna u otra forma, van a aparecer esos temores ocultos, pero en el poeta que yo he construido a partir del trabajo pasa algo clave que me define. Cuando ya empiezo a escribir se esfuman todos esos temores. Se anulan gracias a la conciencia poética y a la responsabilidad que tengo con el mismo acto creativo.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso de creaci√≥n?

Nada del otro mundo. Tomo apuntes. Los reviso. De ahí salen mis criaturas, del horno poético.

¬ŅTemas que te obsesionen, a los cu√°les vuelvas una y otra vez?

Hay un tema que me apasiona y es la Historia. Debe ser por el pueblo de donde soy y vivo, Baire. Un pueblo de luchas mambisas y de mucha tradición. Es algo que me persigue y se ha vuelto una obsesión sana.

¬ŅQu√© desaf√≠os enfrenta la creaci√≥n actual, tanto materiales como espirituales?

Los desafíos materiales y espirituales que persiguen al creador joven de Cuba están dirigidos hacia el hecho de buscar premios que lo impulsen no solo a ganar dinero gracias a la literatura, sino a visibilizarse en todos los medios posibles. A crearse un nombre a través del arte.

¬ŅC√≥mo aprecias la influencia de las redes sociales en la creaci√≥n actual?

Uno de los logros que ha traído las redes sociales es la gran diversidad de bibliotecas digitales que existen, además del modo tan fácil de acceder a estos. Libros que normalmente no los encuentras en las bibliotecas normales aparecen allí. Lo que sucede en muchas ocasiones es que dejamos que estos espacios virtuales asuman casi todo el tiempo y vamos matando en nosotros la necesidad de una verdadera renovación. Las redes son toxicas, si no las manejamos adecuadamente podemos convertirnos en escritores de pacotilla, escritores de desperdicios, porque ya vamos a dejar que esas redes nos controlen y piensen por nosotros.

Los premios: ¬Ņhacia d√≥nde llevan al autor?

A la promoción, a que te publiquen más y al ego.

H√°blame un poco de tu libro ganador del Premio Calendario.

Cables de alta tensión es un libro raro, un artefacto lleno de tuercas y de ruidos. Son poemas construidos desde el ojo de la máquina, como un sistema que vigila todo y nos degrada.

Madre, patria/matria, Jos√© Mart√≠, la tierra, la condena a repetir la Historia de la cual no hemos aprendido nada, estas constantes, ¬Ņobsesionan tu poes√≠a, permean tu creaci√≥n, son apenas el reflejo de la realidad que vives y vivimos todos?

Escribir desde Cuba para m√≠ es esencial porque de mi patria salen mis contradicciones. Mart√≠ es la otra esencia de mi poes√≠a. Siempre trato de regresar a √©l como un ni√Īo para encontrar tesoros escondidos. El Diario de Campa√Īa es uno de esos tesoros que m√°s releo.

¬ŅC√≥mo estructuras y piensas un libro?

Ni sé. Estructuro un libro en dependencia de como esté mi estado de ánimo. Nunca me he detenido a pensar en eso.

LEER TAMBI√ČN: ‚ě°¬†

Cap√≠tulo #16: Fosa Com√ļn (Parte I)

¬ŅTienes alg√ļn miedo que viaje junto a tu poes√≠a, aunque la trascienda?

No. De eso se trata. Uno debe ser consciente de lo que escribe y de lo valiente que debe ser cuando escriba. Si no, no escribo y me callo.

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es Onel P√©rez?

Un ser que sue√Īa y vive con intensidad, alguien que busca conocer todos los d√≠as a Dios. Alguien que es muy familiar y que ama a sus amigos.

LEER TAMBI√ČN: ‚ě°¬†

Cap√≠tulo #16: Fosa Com√ļn II (+Video)



Una escritura que eche a andar la m√°quina de pensar

Rebeca Torres Serrano es, para mí, una voz tranquila, casi siempre pausada, a través del WhatsApp. Una voz con poesía. Una poesía que florece como un brote tímido. Una poesía que escalda cuerpos. Aunque nunca nos hemos visto cara a cara, me basta con el hecho de conocer su voz, que es conocer una parte (íntima, raigal) de su canto como poeta. Escuchémoslo.

¬ŅCu√°ndo decidiste que la literatura ser√≠a tu camino? ¬ŅPor qu√© elegiste ese v√≠nculo de comunicaci√≥n con el otro?

La literatura me acompa√Īa desde peque√Īa, aunque no como una constante. Mis padres me compraban libros en la Feria, recuerdo con mucho cari√Īo Pipa medias largas. Fue uno de los primeros libros que llegaron a mis manos. Era una edici√≥n preciosa con ilustraciones; a√ļn persisten en mi memoria aquellas im√°genes de Pipa con el mono o aquellas otras de cuando fue al circo. Otro de los libros que me marcaron mucho y que me encanta, es precisamente una edici√≥n ilustrada ‚Äďpreciosa‚Äď de Akek√© y la jut√≠a. Tuve una ni√Īez feliz rodeada de libros. La literatura me ha acompa√Īado en distintos momentos y la he vivido de acuerdo a mis contextos. Siempre ha estado ah√≠. Sin embargo, no fue hasta hace relativamente poco tiempo, unos tres o cuatro a√Īos, que decid√≠ reciprocar a la literatura, ser parte de ella como lo ha sido ella de m√≠. Es por ello que he procurado dedicarme a la escritura y al estudio literario con toda la seriedad y responsabilidad creativa que conllevan.

Creo, adem√°s, que la literatura es uno de los v√≠nculos de comunicaci√≥n m√°s poderosos y hermosos que existen. El escritor crea, pero el di√°logo que se establece entre lo escrito y el p√ļblico es m√°gico. Hay tantas maneras de recibir una obra literaria como hay personas en este mundo. Cada cual la recibe desde su subjetividad, le concede un valor, la vive de manera diferente. Es muy interesante vivenciar toda esa maravilla en la que intervienen tantas subjetividades, la propia y los rejuegos de los contextos.

Entre el momento en que el artista descubre el llamado de la vocaci√≥n y el que decide dedicar su vida al oficio creativo puede transcurrir un buen tiempo. ¬ŅSucedi√≥ as√≠ en tu caso?

He sido una mujer muy t√≠mida e insegura, caracter√≠sticas de mi personalidad en las que he trabajado desde adolescente y que me llevaron a un retardo de mi proceso creativo y posterior ‚Äúsalida del closet literario‚ÄĚ. La vocaci√≥n siempre ha estado ah√≠, pero la concientizaci√≥n de capacidades y posterior trabajo en pos de aprender, escribir, compartir mi obra, pues es relativamente joven. Ahora es cuando realmente siento que he alcanzado una madurez en mi pensamiento que me permite llevar esta vocaci√≥n a la praxis, auto percibirme como escritora y serlo.

¬ŅCu√°les son tus principales influencias creativas?

Como con el cine, en la literatura conecto con casi todo lo que leo. Me mueve la literatura escrita por mujeres de cualquier época. Me interesa una escritura que eche a andar la máquina de pensar, que lleve al lector a introspectar, a salir de su zona de confort, muchas veces sin darse cuenta.

¬ŅQu√© te mueve a escribir? ¬ŅQu√©, en el mundo real, te sirve de material para alimentar la ficci√≥n?

Escribo a base de emociones, propias y de quienes me rodean; y lo que me rodea, no solo en espacio físico, sino en cualquier tipo de espacio. Soy muy sensorial. Además, escribo a base de lo que genera la recepción de estímulos, sobre todo visuales y sonoros. Todo lo que me rodea es nutriente para la ficción. Me encanta llegar a un punto donde siento que estoy viviendo miles de experiencias a través de lo que escribo y que posteriormente otras personas lo vivirán de otras tantas formas.

¬ŅC√≥mo definir√≠as tu estilo?

Creo que todavía no podría definir mi estilo, al menos no teóricamente. Sí puedo decir que me fascina salirme de lo convencional, ser muy yo en el proceso de meterme en otras pieles para contar sus historias.

Y tu proceso creativo, ¬Ņc√≥mo transcurre?

Todo el tiempo estoy creando, porque me ocurre que, de cada experiencia, sale algo que luego me ayuda a recrear lo vivido, a escribir narrativa o poesía. Muchas veces voy por la calle o estoy en cualquier lugar y algo llama mi atención, anoto algunas líneas o grabo un audio y luego en casa pues escribo, para luego pulir y tener ya un resultado. También es importante no dejar de lado la organización del proceso, que este sea coherente y consecuente. 

¬ŅCu√°l es el lugar que ocupa el escritor en el mundo contempor√°neo y, sobre todo, en la Cuba actual?

El an√°lisis del lugar que ocupa el escritor en la contemporaneidad es multifactorial: el escritor es esa persona que desde su oficio contribuye al crecimiento profesional y espiritual de sus lectores. Esto sucede desde la escritura de cualquier g√©nero, pues el escritor es comunicador, es desarrollador de un tipo de pensamiento. El escritor es un influencer ‚ÄĒutilizando un t√©rmino de moda en el presente‚Äď, que connota la realidad desde el inicio de los tiempos. Hablo de los fil√≥sofos, devenidos escritores que ten√≠an escuelas de pensamiento y disc√≠pulos que promov√≠an sus ense√Īanzas y que pose√≠an un gran impacto en la conciencia colectiva. El escritor es todo eso, y su rol es innegable para el desarrollo de la sociedad. Cuba no es la excepci√≥n. Tal vez por ello, la figura del artista, del intelectual, del escritor, sea tan pol√©mica. Hay una conciencia del poder de la palabra. ¬†

¬ŅQu√© tipo de colaboraciones con otros artistas te interesar√≠an en tu vida creativa?

El enfoque colaborativo tiene un rol preponderante en mi vida personal y profesional. La construcción colectiva me apasiona y me gustaría muchísimo colaborar en cualquier tipo de proyecto escritural, visual, experimental, investigativo con cualquier colega o comunidad que así lo desee.   

¬†Un escritor es siempre un analista de su tiempo, ¬Ņhasta qu√© punto lo real es importante en tu obra?

Definitivamente lo es. En mi caso, parto de lo real para luego viajar a lo imaginario. Me interesa contribuir a través de mi escritura a la reflexión y a la acción social. Me interesa que las personas no solo disfruten su lectura, sino que esta los lleve al cuestionamiento y a la reflexión.

Como traductora e int√©rprete de diversas lenguas, sabes que la palabra es el veh√≠culo esencial para conectar con la realidad de los otros. ¬ŅCu√°nto valor otorgas a la traducci√≥n dentro del mundo literario? ¬ŅQu√© traductores te sirven de referente?

La traducci√≥n es vital en cualquier contexto y el mundo literario no es la excepci√≥n. Sin el traductor no ser√≠a posible que personas de or√≠genes geogr√°ficos y culturales diferentes pudiesen conocer unos de otros, o comunicarse a trav√©s de la literatura. Es esta otra profesi√≥n cuyo origen radica en la antig√ľedad y ha sido, es y ser√° necesaria para establecer v√≠nculos interculturales. Hay much√≠simos escritores devenidos traductores y viceversa, dignos de toda mi admiraci√≥n. Quisiera rendir homenaje a uno en particular, hijo de mi tierra holguinera: el profesor, escritor, traductor y editor Manuel Garc√≠a Verdecia. √Čl es un vivo ejemplo de eso que hace del traductor una figura tan importante en la promoci√≥n de la literatura de otras lenguas y culturas para contribuir al desarrollo literario y cultural de su tierra.¬†¬† ¬†¬†

¬ŅPor qu√© eliges la poes√≠a como veh√≠culo de comunicaci√≥n de las ideas? ¬ŅQu√© otorga la poes√≠a al discurso que otras formas de creaci√≥n literaria no llegan a alcanzar?

La poesía es la traducción de emociones, y además es una vía de establecer conexión directa con las emociones de los demás. Es llegar al otro sin pedir permiso, llegar con profundidad en cuestiones de segundos. En la poesía la palabra evoca, extrapola, desencadena y te da una gran libertad para hacer todo esto, porque simplemente quien la lee o la escucha la hace suya.

Provienes de una ciudad de grandes poetas, Holgu√≠n. ¬ŅEjerce en ti alguna presi√≥n el hecho de saber que perteneces a un espacio geogr√°fico que ha dado tan buenos creadores?

Hasta este preciso instante no (es broma). Holguín tiene una miríada de excelentes poetas que han sido y son inspiración para mi obra. En mí prevalece una gran admiración por mis queridos poetas holguineros y me honra muchísimo su impronta.   

H√°blame de tu poemario Corte angosto, ganador del Premio Nuevas Voces de la Poes√≠a Cubana. ¬ŅQu√© temas lo transversalizan, lo contienen, le dan forma?

Corte Angosto es un poemario sobre la mujer. La mujer desde enfoques diferentes, inspirado en muchas mujeres y en la huella que han dejado en mí. Mujeres que me habitan o que yo he habitado.

¬ŅExiste alg√ļn g√©nero que no te interesa o que no te atrever√≠as a abordar?

Me gustar√≠a incursionar en todos los g√©neros, y es esa una de las razones principales para unirme al Laboratorio de Escrituras ‚ÄúEncrucijadas‚ÄĚ, que es una gran escuela de pensamiento, donde he encontrado una comunidad de gente talentosa y muy humana. Y pues he aprendido much√≠simo y s√© que el aprendizaje ser√° continuo.

Siempre he sido atrevida, me gusta lanzarme de cabeza a la piscina, aunque no sepa si tiene agua. Creo que atreverse es de los mejores métodos de aprendizaje que existen.  

¬ŅCu√°les son las principales ventajas que el mundo contempor√°neo le puede ofrecer a un artista, y cu√°les los principales h√°ndicaps?

Las ventajas, creo, que vienen de la mano del acceso a diferentes herramientas de trabajo, la visibilidad, los espacios virtuales. Los inconvenientes pueden estar un poco en explotar las posibilidades reales para poder vivir de lo que haces.   

¬ŅCu√°les son los beneficios puntuales que un premio puede otorgarle a un autor novel como t√ļ? ¬ŅSon los premios parteaguas en la vida de un autor?

Los premios le otorgan visibilidad a autores noveles, como es mi caso. También pueden conceder motivación para continuar el camino o validación en algunos casos. Un premio honra la labor de un creador, pero tampoco es la máxima por la que se debe trabajar. Sí pienso que tienen un gran impacto en la vida de cualquier autor, no solo uno novel.

Ganar el Premio Nuevas Voces de la Poes√≠a Cubana ha sido una experiencia hermos√≠sima por muchas razones, entre ellas la oportunidad de compartir lo que escribo, de que llegue a la gente. Tambi√©n porque el premio es la continuidad de la hermosa labor de Joaqu√≠n Osorio como promotor cultural. La entrega ocurri√≥ en Ediciones La Luz, que es un lugar m√°gico con un equipo de trabajo maravilloso (y me quedo corta). Tuvo adem√°s jurado de lujo de poetas holguineros. Fue todo un sue√Īo, uno completamente inesperado, porque todo es tan nuevo para m√≠ que por mi cabeza no pas√≥ que pudiera ganar.¬†¬†

En tu vida como artista, ¬Ņexiste alg√ļn momento significativo que haya marcado un antes o un despu√©s?

Hay dos momentos: participar en el programa Mentoras Creativas para mujeres en las industrias creativas, fui Mentee en el a√Īo 2021, y eso me dio much√≠simas herramientas de trabajo, sobre todo para auto percibirme como artista, como escritora. Definitivamente este premio es otro instante significativo, porque me ha llenado de alegr√≠a, me ha acercado a gente talentosa y buena.

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es Rebeca?

Rebeca es una escritora, una mujer sentipensante, de mente inquieta, que siempre está creando. Es una mujer que cree en el mejoramiento humano y que todo lo hace con mucho amor. Es una profesora que adora a sus estudiantes y que le gusta retarlos para que crezcan. Es una cubana, una holguinera que ama su tierra y que le encantaría que se aprovecharan todas sus potencialidades para su desarrollo. Rebeca es una mujer que ama a su familia y que a veces es demasiado sensible.



N√°car en los dedos de los libros

Solo hay que conocer su obra para saber cu√°nto esplende Lisett D. P√°ez Cuba. Y en este esplendor no incluyo solo el talento, sino tambi√©n su humanismo, su capacidad para la fe y el asombro, su infinito abrazo a la poes√≠a de la vida cotidiana. Lisett D. P√°ez Cuba (Lisy para sus amigos) es una voz que, sin duda, cantar√° en los o√≠dos de los lectores para dejar en ellos el recuerdo de la m√ļsica de sus palabras.

cortesía de la entrevistada

¬ŅCu√°ndo decidiste que la literatura iba a ser el camino que acompa√Īar√≠a tus pasos? ¬ŅPor qu√© elegiste la literatura como v√≠nculo de comunicaci√≥n con el otro?

Desde ni√Īa siento pasi√≥n por la escritura. A los 12 a√Īos escrib√≠ un cuaderno de versos rimados que sol√≠a leer a mi abuelo paterno. Y aunque pens√© optar por Filolog√≠a como carrera universitaria, matricul√© Derecho por razones de fatalismo geogr√°fico: soy una pinare√Īa que no quiso irse a estudiar a La Habana. No obstante, el deseo de escribir siempre estuvo latente en m√≠, hasta que en diciembre de 2019 ingres√© al Taller Baraga√Īo, de la Casa de Cultura en Pinar del R√≠o. A partir de entonces comenz√≥ mi era escritural.

Escog√≠ la escritura porque es una forma de compartir las ideas que pueblan mis sue√Īos. Reconozco que esta es mi verdadera vocaci√≥n y mi refugio. Incluso, he confesado antes que el Derecho es mi esposo, el padre de mis libros, mis art√≠culos; el hombre con el que estoy casada, mas no el amor de mi vida. Ya he advertido en ocasiones que, por suerte, el Derecho y la Poes√≠a tienen algo en com√ļn: el poeta intenta hacer justicia a trav√©s de sus versos.

cortesía de la entrevistada

¬ŅCu√°les son tus principales influencias creativas?

En narrativa prefiero a García Márquez, Isabel Allende, Cortázar, Galeano y Fleur Jaeggy. En poesía, aunque crecí declamando versos de Buesa, Neruda, Sor Juana y otros poetas latinoamericanos (que eran mis preferidos en la adolescencia), con más tiempo de lecturas descubrí que mi genealogía poética la he encontrado en autores como César Vallejo, Rainer María Rilke y Wislawa Szymborska. En el caso cubano, los que más han calado en mí y me llevan a un estado hipnótico resultan ser José Martí, Dulce María Loynaz y Sergio García Zamora.

¬ŅQu√© te mueve a escribir? ¬ŅQu√©, en el mundo real, te sirve de material para alimentar la ficci√≥n?

El mundo en s√≠ mismo. Cada proceso cotidiano es mi fuente de inspiraci√≥n. Estar frente al espejo desenred√°ndome el pelo me llev√≥ a escribir El enredo, texto con el cual empieza el poemario premiado, a trav√©s de un s√≠mil: ‚ÄúEscribir poes√≠a es como desenredar un cabello h√ļmedo‚Ķ‚ÄĚ. Asimismo, estar esperando el √≥mnibus una ma√Īana para ir a la Universidad me hizo pensar en un poema como Parada de autob√ļs, que ofrece un paralelismo metaf√≥rico con el proceso editorial, tal cual esos libros que esperan (sentados) por la publicaci√≥n que ha de llegar.

Mi profesi√≥n es otro incentivo constante para escribir. El Derecho es una fuente inagotable de temas y motivos. De la influencia jur√≠dica y de esa confrontaci√≥n entre la jurista y la escritora que soy, nacieron textos como Judicatura y Abogac√≠a, declarando mi devoci√≥n expresa por la literatura cuando escrib√≠: ‚ÄúYa no soy la abogada litigante. Soy lectora en privaci√≥n de libertad. Busco un verso inocente que me salve‚ÄĚ.

cortesía de la entrevistada

¬ŅC√≥mo definir√≠as tu estilo?

Eso mejor lo dejo a la crítica. Soy pésima para autodefinirme. Grosso modo pudiera adelantar que en narrativa me siento surrealista y en poesía, ultra romántica. Suelo tener un tono reflexivo y en ocasiones pasional. Pienso que he sido más bien una escritora emotiva con tendencia marcada a la poesía intelectiva.  

Y tu proceso creativo, ¬Ņc√≥mo transcurre?

La narrativa, el teatro y otros géneros (no poéticos) requieren más dedicación: sentarme en el buró de mi cuarto, estar muy concentrada, exprimir neuronas. Sin embargo, la poesía infantil y la poesía para adultos surgen más espontáneas: ideas que me invaden de repente y tengo que correr a anotarlas. A veces hasta me he levantado de madrugada con versos estructurados ya en la mente y debo escribirlos para no olvidarlos.

Una curiosidad propia es que al crear poemas generalmente empiezo por el √ļltimo verso. Casi siempre es el primero que se me ocurre. S√≠, empiezo los poemas al rev√©s, de abajo hacia arriba, como si la sentencia final ya estuviera predeterminada, como si supiera de antemano a d√≥nde quiero llegar. Y raramente termino un texto la primera vez. Como m√≠nimo mis poemas requieren tres sesiones: las ideas repentinas sobre el papel, el pensamiento articulado para dotar de estructura l√≥gica ese campo sem√°ntico y la revisi√≥n detallada tras la cual nace, finalmente, el poema.

cortesía de la entrevistada

A tu criterio, ¬Ņun escritor tiene que ser necesariamente un buen lector o basta con que sea un buen int√©rprete de su propia realidad?

En absoluto: un buen lector. No basta con interpretar la realidad propia, necesitamos leer c√≥mo otros la han interpretado, nutrirnos de la savia po√©tica precedente. Justo cuando descubres que en la lectura est√° el secreto empiezas a avanzar como poeta. A m√≠, por lo menos, la lectura me contagia de escritura. En verdad mientras m√°s leo, m√°s quiero escribir. Es curioso porque en el poemario La de abajo constantemente defiendo esta tesis, a tal punto que declaro: ‚ÄúSol√≠a devorar trozos de n√°car en los dedos de los libros. Hace un tiempo dej√© la tentaci√≥n de onicofagia, el mero conformismo a los exergos‚ÄĚ. Este sentido l√ļdico entre el proceso escritural y el nutritivo contin√ļa m√°s adelante cuando afirmo: ‚ÄúLa energ√≠a que el est√≥mago transforma en energ√≠a. La lectura que la mente transforma en escritura (‚Ķ) Un desnutrido nada podr√≠a escribir‚ÄĚ.

¬ŅCu√°l es el lugar que ocupa el escritor en el mundo contempor√°neo?

A decir de Garc√≠a M√°rquez, el oficio de escritor es el m√°s solitario del mundo. As√≠ lo percibo yo: como un solipsista que se a√≠sla de s√≠ mismo para terminar acompa√Īando las soledades ajenas. Gracias a √©l, ‚ÄúUn lector es el blanco de la refracci√≥n. Recibe toda la luz que proviene desde el fondo de una sombra‚ÄĚ. As√≠ tambi√©n declaro en otro de mis poemas, que el escritor no trabaja propiamente para s√≠, porque la obra no es propiedad suya: ‚ÄúPertenece a los lectores, a los m√°s necesitados‚ÄĚ. Por tanto, a mi juicio, el escritor tiene ante todo una funci√≥n social, una especie de compa√Ī√≠a anticipada a esas almas que necesitan recrear, resemantizar o evadir la realidad.

cortesía de la entrevistada

¬ŅQu√© tipo de colaboraciones con otros artistas te interesar√≠an en tu vida creativa?

Me encantar√≠a musicalizar poemas, escribir textos para canciones. Es algo que ya he sentido de manera espont√°nea al tatarear en voz baja canciones que se han quedado escritas en el bloc de notas de mi tel√©fono m√≥vil. Me ilusiona tambi√©n la idea de libros ilustrados para los poemarios infantiles que ya tengo listos; y de manera especial me llama la atenci√≥n la poes√≠a ecfr√°stica, tener un cuaderno propio al estilo de Los Rembrandt L’Hermitage de Fina Garc√≠a Marruz. Estas son algunas de las im√°genes que ya me han conmovido alguna vez.

Por √ļltimo, confieso otra de mis quimeras. Sue√Īo con una Academia Cubana de Poes√≠a. Imagino un espacio de confluencia de j√≥venes de todo el pa√≠s, un escenario formativo donde la escritura de poemas sea un proceso consciente y guiado por profesionales con experiencia y experticia, donde sesionen talleres frecuentes de creaci√≥n y cr√≠tica literarias. A su vez, pudiera pensarse en un Centro de Estudios sobre la Poes√≠a Cubana, dedicado por ejemplo, entre otros temas, a uno de los conceptos que hace alg√ļn tiempo aguza mis sentidos: las comunidades po√©ticas. De tal suerte, se brindar√≠a la oportunidad de formaci√≥n acad√©mica a aquellos que, con dificultad, avanzan desde la empiria.

cortesía de la entrevistada

Eres una autora que juega con dis√≠miles g√©neros (la poes√≠a, el teatro, la narrativa, la literatura infantil, etc.), ¬Ņpor qu√© te interesa cruzar esas fronteras gen√©ricas?, ¬Ņqu√© nuevas visiones otorga ese cruzamiento a tu escritura? ¬ŅExiste alg√ļn g√©nero que no te interesa o que no te atrever√≠as a abordar?

Nadie ama lo que no conoce. Por tanto, un primer paso para saber si algo nos interesa de verdad, es acercarnos. De ah√≠ que las pautas creativas (orientadas en cada clase del Laboratorio de Escrituras al que pertenezco) me ayudaran a encontrarme verdaderamente como autora, a descubrir y tambi√©n a desechar. Por ello confieso que me interesan las fronteras gen√©ricas como mismo me interesan las fronteras espaciales, y que conste: adoro viajar. Toda exploraci√≥n en la escritura creativa es enriquecedora, es una forma de entender los vasos comunicantes entre el verso y la prosa, lo interesante que puede resultar el empleo de una didascalia en poes√≠a o la inserci√≥n de un poema en una obra de teatro. Y para responder a la tercera pregunta: el g√©nero con el que menos me identifico es la ciencia ficci√≥n. Honestamente es el √ļnico en el que me cuesta imaginarme.

cortesía de la entrevistada

¬ŅCu√°les son las principales ventajas que el mundo contempor√°neo le puede ofrecer a un artista, y cu√°les los principales h√°ndicaps?

¬ŅVentajas? Much√≠simas: divulgar obras con celeridad a trav√©s de las redes sociales, publicar en cualquiera de los sitios y revistas disponibles en la web, diversificar formatos de libros digitales (Epub, audiolibros, podscats) y optar por las m√ļltiples convocatorias de cert√°menes nacionales e internacionales.

¬ŅH√°ndicaps? El riesgo de la publicaci√≥n prematura sin la suficiente madurez literaria, la preferencia por los premios antes que por los libros valiosos, las ofertas tentadoras de ‚Äúlos editores can√≠bales‚ÄĚ, el saldo que supone la mercantilizaci√≥n de la literatura: el sello del mercado por encima del sello de la calidad.

cortesía de la entrevistada

El a veces dif√≠cil recorrido de los premios literarios ha comenzado a abrir sus puertas para ti. Acabas de obtener el Premio David de Poes√≠a en su m√°s reciente edici√≥n. ¬ŅCu√°les son los beneficios puntuales que un premio puede otorgarle a un autor novel como t√ļ?

Primeramente he recibido el beneficio de la crítica especializada: pasar esa prueba de fuego que implica ser juzgada por reconocidos escritores como Rafael Acosta de Arriba, Carmen Serrano Coello y María Liliana Celorrio Zaragoza. En segundo orden, advierto la gran oportunidad de publicar mi poemario por Ediciones Unión y socializarlo en lo adelante por toda Cuba. Ahora me falta el beneficio más gratificante y a la vez el más complejo: el de ser leída por mis contemporáneos y someterme al verdadero juicio, el juicio del lector.

¬ŅPuedes adelantarnos un poco de los temas que pueblan el imaginario de tu libro ganador del David?

El poemario La de abajo no constituye una referencia vulgar (como pudiera parecer), sino un t√≠tulo elegido como intertexto con la novela de la revoluci√≥n mexicana Los de abajo, de Mariano Azuela. Fue un amigo fil√≥logo y maestro zamoriano quien me ayud√≥ a descubrir que la po√©tica del espacio atraviesa todo el conjunto: drones que ‚Äúobservan como esp√≠as desde arriba los sue√Īos que se duermen desde abajo‚ÄĚ, un testamento conmovido porque ‚Äúel esp√≠ritu del testador se eleva al cielo mientras la tierra empieza a descomponer la carne‚ÄĚ, o aquel Hiperi√≥n que ‚Äúsue√Īa cada noche con la sola compa√Ī√≠a de lechuzas, aunque las lechuzas no vuelen tan alto‚ÄĚ.

El cuaderno en general ofrece una especie de paralelo entre la literatura y la vida, al exhibir binomios tales como la mujer-palabra o el amante-libro, pretextos escogidos para develar pasiones humanas a trav√©s de la escritura. Pudiera exponer temas abordados en el poemario como la lectura, la poes√≠a, la muerte, la soledad, y a su vez motivos elegidos en su correlato, tales como la luz, una ni√Īa, la clonaci√≥n, los p√°jaros, entre otros. Debo reconocer adem√°s una constante referencia (que abordo, a criterio de algunos, de manera sensual o er√≥tica): la de una mujer de ciencias que es constantemente emplazada por una mujer de letras. Tal es as√≠ que uno de los poemas naci√≥ justo la noche que deb√≠a arbitrar un art√≠culo cient√≠fico, pero un hombre de papel me sedujo y termin√© describiendo un servicio de lavander√≠a a su favor; a tal punto que: ‚ÄúCasi amanece cuando empiezo a doblar los uniformes‚ÄĚ.

cortesía de la entrevistada

En tu vida como artista, ¬Ņexiste alg√ļn momento significativo que haya marcado un antes o un despu√©s?

Definir√≠a dos momentos clave en mi vida como artista. Ambos se asocian a la incursi√≥n en nuevos g√©neros y coincidentemente corresponden al a√Īo 2021. Justo ahora descubro que este es un a√Īo crucial en mi vida como escritora.

El primero de estos momentos data del mes de marzo, cuando llegu√© al ‚ÄúLaboratorio de Escrituras Encrucijada‚ÄĚ. All√≠ te conoc√≠ (v√≠a WhatsApp), Elaine Vilar Madruga, a ti que hoy tienes la dualidad de profesora y entrevistadora. Fue as√≠ que, al cumplir los ejercicios de tarea semanales, empec√© a diversificar mi producci√≥n literaria m√°s all√° de la poes√≠a: me abalanc√© sobre el teatro, la cr√≥nica, e incluso la novela, que para algunos es el gran amor de los escritores. El Laboratorio representa en mi caso una gran escuela y a la vez un fraterno equipo de amigos, una suerte de complicidad l√≠rica.

El otro punto de inflexión en mi vida como escritora lo ubico en octubre de 2021, cuando me acerqué a la obra de Sergio García Zamora. Leer La Canción del Crucificado, Los conspiradores, Los uniformes, Diario del buen recluso y Los maniquíes enfermos, cambió mi forma de sentir y de entender la poesía. Inclusive, confieso que anteriormente yo solo había escrito verso rimado; de hecho, me creía incapaz de hacer verso libre o prosa poética. Sin embargo, al leer y estudiar a Sergio me animé por estas nuevas formas y sobre todo por esa especie de poesía con ingenio que él logra de manera excepcional. Pudiera decir que en este poeta del centro de la Isla encontré mi verdadera serendipia literaria.

¬ŅCu√°l es el libro que te falta por escribir?

A t√≠tulo personal tengo pendiente ‚ÄúLa historia de mi infancia‚ÄĚ, los relatos de la ni√Īa que so√Īaba ser bailarina, daba clases a sus mu√Īecas guiada por un atlas de Geograf√≠a y pasaba noches en un portal junto a su abuelo paterno, esperando ver las lechuzas en el tejado.

A título profesional me falta incursionar en un libro de ensayos. Como investigadora de Ciencias Sociales es una deuda que tengo conmigo misma, algo que en verdad me llama la atención y creo poder asumir sin grandes pesares.

¬ŅCu√°l es el libro que ya has escrito y que sientes que a√ļn no le ha llegado su tiempo?

‚ÄúEl hombre sin ombligo‚ÄĚ es un libro que termin√© desde 2017. Es un poemario autobiogr√°fico y esa es la raz√≥n por la cual a√ļn no me animo a compartirlo. Adem√°s, es un texto muy incipiente, un cuaderno escrito en verso rimado, dividido en dos cap√≠tulos que no rebasan los 60 poemas. Quiz√°s lo publique alg√ļn d√≠a, siempre alegando la ingenuidad de haberlo escrito como una poeta novel.

¬ŅQu√© libro preferir√≠as nunca escribir?

La profecía de mi muerte o un libro por encargo.

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es Lisy?

Una ni√Īa consentida en casa y, parad√≥jicamente, una consagrada Vicedecana en la Universidad. La profesora de Derecho que alterna sesiones con la escritora sentipensante. Ambas viven dentro de m√≠. Y de todas las mujeres que me habitan, la que m√°s me domina es aquella que tiene una gran fe en Dios, esa que suele repetirle con frecuencia a sus amigos: ‚ÄúEl cielo gobierna‚ÄĚ.