artes visuales


Ideas aleatorias que no muestran cómo salvar a un muerto

Cada lugar evoluciona dependiendo de muchos factores contextuales, pero esto, es un axioma.

Lo contempor√°neo designa una gran heterogeneidad de conceptos que siempre son caducos con respecto a lo actual. En el arte, la heterogeneidad de manifestaciones y tendencias est√°n relacionadas ‚Äďla mayor√≠a‚Äď con las creaciones art√≠sticas de la segunda mitad del siglo XX (performance, happening, body art, arte conceptual, video arte, instalaci√≥n, etc.). Y cabe la pregunta, ¬Ņde qu√© hablamos hoy en d√≠a cuando afirmamos que en Cuba hay arte contempor√°neo?

Para que la sociedad evolucione hacia alg√ļn patr√≥n que ya se encuentra instaurado en otra sociedad, tiene que haber valores compartidos entre los sujetos elitistas que determinen un canon a seguir por los dem√°s, o tiene que existir un cambio de paradigma. La sociedad evoluciona dando peque√Īos pasos secuenciales hacia la complejidad, pero, hasta que el paradigma no se legitime como canon, no se establece una base s√≥lida a seguir, por lo que solo hay golondrinas aisladas, y no aflora el verano.

Santiago de Cuba se ha quedado varado en el tiempo; es un barco encallado que solo ense√Īa la proa flotante de pinturas y esculturas que rozan lo acad√©mico y tradicional en el arte. La pintura de este nav√≠o corro√≠da por el tiempo y el salitre solo muestra que lo contempor√°neo es lo pintoresco realizado por los artistas consagrados y los que se suponen que deber√≠an ser ‚Äúlos conservadores‚ÄĚ son el tim√≥n de lo m√°s novedoso del acontecer art√≠stico. Esta afirmaci√≥n no quiere decir ‚Äďpor m√°s que se adorne‚Äď que sus trabajos en mayor√≠a est√©n a tono con las tendencias del arte a nivel mundial. Pero claro, cada pa√≠s es una isla, cada persona es una isla y cada isla evoluciona seg√ļn sus condiciones objetivas y subjetivas.

La disyuntiva del arte contempor√°neo en Santiago, e intentar insertar el circuito art√≠stico de la ciudad en lo m√°s actual del arte requiere de m√ļltiples factores.

No solo el artista es la figura que determina el cambio hacia la contemporaneidad. Los espacios legitimadores son de gran importancia, en este caso si Duchamp decidiera presentar un urinario, y la galer√≠a no se lo permitiera, nadie conociera a uno de los padres del arte contempor√°neo. El cambio de paradigma debe incluir a las instituciones legitimadoras del arte y a sus representantes, que son ¬ęlos protagonistas del mercado del arte¬Ľ y deber√≠an apostar por un equilibrio entre lo contempor√°neo y lo tradicional.

Si de incentivo se trata, no podemos culpar a la pobre academia de artes visuales Joaqu√≠n Tejada[1], que nadie sabe por qu√© apuestan sus planes de clase, cuando de sus egresados no se oye hablar en el contexto santiaguero. Donde la cuna de las artes pl√°sticas carga el feto del silencio, es una escuela que no suena dentro del marco cultural. Ya la justificaci√≥n que se da a todo es que lo mejor se est√° yendo del pa√≠s porque saben que su futuro est√° en otra isla y que ya no son due√Īos de la suya. Pero, y los que quedan, que se supone que no se fueron a fregar platos y que hacen arte, ¬Ņd√≥nde est√°n? Dejo esta pregunta abierta para cuestionar solo eso: d√≥nde est√° la motivaci√≥n a ser parte de la burbuja del arte.

Cabe la pregunta por los artistas que ya tienen un legado, ¬Ņqui√©nes ser√°n nuestro relevo? Y la respuesta muy obvia sale a la luz como el grito ag√≥nico del silbato de tren antes de partir; parece no existir un relevo.

Afirmamos que hay un √≠nfimo relevo que intenta no ahogarse al saltar al mar del arte y encontrar que las instituciones entorpecen con pol√≠ticas que deber√≠an ser una realidad. Y cabe ver que no somos artistas, somos ajedrecistas que tenemos muchos amigos y aliados que nos ayudan a posicionar nuestra obra. Porque en este mundo de posverdad, no solo ser bueno te sirve para posicionarte, a veces ‚Äďo por generalidad‚Äď te hace falta ‚Äúsacrificar‚ÄĚ m√°s de ocho peones para lograr posicionar el objeto art√≠stico.

Esto no significa que no existan personas que no desgarren su piel por intentar salvar el arte de los j√≥venes y que para ello no ‚Äúembarran de su sangre‚ÄĚ a quien los rodea. Porque su punto no es solo complacer su idea fil√°ntropa de que la juventud puede hacer mejor arte, sino tambi√©n ‚Äúembarrar‚ÄĚ a otros esp√≠ritus errantes de esa ‚Äúsangre‚ÄĚ cargada de la otredad para poder rescatar lo que est√° casi muerto.

En cuanto a los salones, contamos por suerte con dos[2] que intentan incluir las pocas golondrinas que se encuentran a grito desde el invierno pidiendo el verano de la contemporaneidad. Pero…¬† es cuestionable cuando del incentivo econ√≥mico se trata, donde cabe la pregunta: ¬ŅCu√°l es la suma que te incentiva a ser parte en correspondencia con lo que te cuesta la inversi√≥n de una obra de arte o de una exposici√≥n? Pero no solo es una cuesti√≥n de econom√≠a. ¬ŅCu√°l es el incentivo de un artista a ser parte de lo que llaman ‚Äďlas pol√≠ticas culturales de las instituciones en Santiago‚Äď ‚Äúcontempor√°neo‚ÄĚ cuando se mira desde el ojo de una aguja por el conservadurismo?

Solo somos una ciudad que en el marco artístico navega a lo que quisiera ser, pero se ahoga en el intento, al luchar constantemente contra burocracias.

Apostemos por estos salones que dentro sus concepciones tratan de ‚Äúromper‚ÄĚ los paradigmas tradicionales del arte santiaguero, y a trav√©s de la palabra ‚Äúcontempor√°neo‚ÄĚ nuclear a los artistas m√°s inquietos del acontecer art√≠stico. Pero debemos saber que los muertos no reviven, que hace falta no solo un cambio de paradigma para crear una vida nueva llamada ‚Äúarte contempor√°neo‚ÄĚ. Porque de paradigmas no solo se hacen en el arte, tambi√©n se hace de la cotidianidad que experimenta el sujeto como parte de sus experiencias. Y hasta que no se permita hablar de la cotidianidad tanto interior como exterior con una visi√≥n cr√≠tica y haya que pintar todo con el color de lo ‚Äúcorrecto‚ÄĚ, el arte seguir√° siendo eso, un barco hundido con esmalte ca√≠do que intenta salir a flote.

Este texto no constituye una visi√≥n de c√≥mo salvar el arte en Santiago de Cuba. Ni intenta aunar todos los males que este tiene, porque mil palabras no alcanzan parta pintar una casa, y porque las palabras, no pintan. Solo es la salpicadura de ideas que hablan sobre un muerto, ‚Äúlo contempor√°neo‚ÄĚ, o peor, sobre un no nacido, porque para morir, primero hay que ser. Este texto es solo eso: un texto que cada sujeto es libre de interpretar y decidir si se queda con el cielo con la nube. El fin siempre es y ser√° apostar por una renovaci√≥n art√≠stica.

 

Notas:

[1] Academia de las Artes Pl√°sticas de la provincia de Santiago de Cuba

[2] La provincia de Santiago de Cuba cuenta con dos salones de arte contempor√°neo el Sal√≥n de Artes Visuales Experimentaci√≥n (SAVE) desarrollado por el Centro Provincial de Artes Pl√°sticas y Dise√Īo y el Sal√≥n de Arte Contempor√°neo Ren√© Vald√©s Cede√Īo realizado por la Fundaci√≥n Caguayo.


¬ęMujer y una ciudad de arena¬Ľ, no a la violencia desde la pl√°stica

La expo Mujer y una ciudad de arena, que exhibe la filial tunera de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), es un grito desde la plástica por la No Violencia hacia la mujer, desde la mirada de varias creadoras del territorio.

Yamila Coma, Gitzy L√≥pez, Liset Guti√©rrez, Saimy K. Torres, Niurka Casanova y otras artistas visuales, a trav√©s de expresiones como la pintura y la fotograf√≠a, comparten con los espectadores obras que hablan, desde sus cosmovisiones, sobre la violencia dom√©stica, f√≠sica, econ√≥mica, psicol√≥gica… En algunos casos, s√≠mbolos como una navaja, una jaula o un billete se utilizan para complementar mensajes. En otros, se habla desde el color y las formas.

Liset Guti√©rrez, con varias piezas relacionadas con el universo femenino, coment√≥ a¬†26:¬†¬ęEn mis series abordo la maternidad, la gestaci√≥n y otros t√≥picos. Por medio de la fotograf√≠a art√≠stica expongo determinados procesos o problem√°ticas. Trato de no usar la totalidad del cuerpo humano para hacer referencia a las f√©minas, sino determinados recursos que den una visi√≥n general de la protagonista y lo que quiero transmitir, partiendo -por ejemplo- de solo una parte de la anatom√≠a. En general, no solo me refiero a la mujer cuando es violentada, sino tambi√©n cuando se empodera y busca nuevos caminos¬Ľ.

Por su parte, Saimy K. Torres expres√≥: ¬ęLas obras que aqu√≠ muestro forman parte de mi expo¬†Binum acies, que en lat√≠n significa ‘filo doble’. Quise reflejar la concepci√≥n err√≥nea de mirar a la mujer como un objeto, como alguien que espera que el hombre decida algo¬Ľ.ahs2

Ella considera que, ¬ęaunque hay mucha gente tratando de comunicar estas problem√°ticas, a√ļn nos falta lograr mucho a nivel institucional y de pensamiento. Qu√© bonito ser√≠a, por ejemplo, que tambi√©n los varones vislumbraran el asunto, que se sumaran a esta batalla por la igualdad, no por la supremac√≠a de alg√ļn sexo o g√©nero¬Ľ.

Niurka Casanova, otra de las autoras, destac√≥: ¬ęMis dibujos, en la t√©cnica de la plumilla, aluden a la libertad de expresi√≥n con relaci√≥n a la figura femenina. Tambi√©n recreo el tema de la flora y rejuego con las l√≠neas para que no queden solo atrapadas en el concepto, sino que comuniquen desde un tratamiento m√°s surrealista. Aunque existen varias personas que se acercan a estas tem√°ticas, a√ļn -a nivel social- debemos superar muchos tab√ļes y estereotipos¬Ľ.

Varios son los desafíos que tenemos para lograr cada día una mayor equidad social. El arte, con la belleza y poder inherentes, es una excelente plataforma para conminar a la reflexión, el autoexamen y la proliferación de buenas prácticas en torno a la perspectiva de género.


Artes visuales tuneras: ¬ŅCerrando ciclos?

En los √ļltimos meses del ya pasado 2023 las artes visuales tuneras estuvieron en el centro de las noticias culturales: exposiciones, salones, reapertura de galer√≠as, proyectos colectivos que empiezan a materializarse y hasta cr√≠ticas en las redes sociales. Muchas miradas apuntaron hacia all√≠, miradas que por tiempo se tornaban esquivas. Un repaso por esas muestras, gran parte de ellas todav√≠a abiertas al p√ļblico, permiten visualizar un camino, que no exento de tropiezos, parece al fin encontrarse.

El mes de octubre tra√≠a la esperada reapertura de la galer√≠a Fayad Jam√≠s del Fondo Cubano de Bienes Culturales, luego de dos a√Īos de cerrada al p√ļblico; para ello se reserv√≥ una expo que suscit√≥ varios an√°lisis y opiniones de artistas y especialistas. Aqu√≠ Estamos fue el nombre elegido, como para reafirmar que los artistas tuneros est√°n haciendo arte en medio de un panorama galer√≠stico que se vislumbraba desalentador. Unos d√≠as antes el Sal√≥n UNEAC, quiz√°s sin saberlo, nos daba una peque√Īa muestra de lo que ser√≠a.

M√°s de una veintena de artistas de diferentes generaciones se reunieron en la citada galer√≠a. Conceptos vanguardistas afianzados en el paisaje art√≠stico tunero, desde Jes√ļs Vega Faura, Yamila Coma, Alexis Rosell√≥ o Rogelio Ricard,o acompa√Īados de una generaci√≥n pujante que revierte c√≥digos y hace de la posmodernidad su bandera. Luis Antonio Gonz√°lez, Liset Guti√©rrez o Jarol Rodr√≠guez demuestran el talento y empuje de los m√°s j√≥venes que apuestan por la experimentaci√≥n sin abandonar las t√©cnicas tradicionales. Diversidad de estilos y lenguajes en grabados, esculturas y fotograf√≠as coexisten en la Fayad Jam√≠s. Sinergia que se siente a ratos forzada y en la que se respira cierto ahogo por la cantidad de obras en un espacio que les qued√≥ peque√Īo. Solo gracias a la curadur√≠a y disposici√≥n oportuna de tantas piezas se logr√≥ atraer y dialogar con los visitantes, que felizmente no han sido pocos. Y ese es otro de los m√©ritos de la exposici√≥n, la capacidad de convocatoria y promoci√≥n que tuvo al incentivar a los cr√≠ticos a emitir an√°lisis en torno a la muestra.

Noviembre nos sorprend√≠a con la grata noticia de que se retomar√≠a el Sal√≥n de Peque√Īo Formato Jos√© Antonio D√≠az Pel√°ez, en el Centro de Desarrollo para las Artes Visuales. Tras varios a√Īos de ausencia lleg√≥ nuevamente para revitalizar esta manifestaci√≥n en una provincia en la que, m√°s all√° de un ep√≠teto, el arte escult√≥rico ech√≥ ra√≠ces.¬†

Mucho se extra√Īa la escultura en la mayor√≠a de las exposiciones y am√©n de conceptos reiterativos e inacabados, el Sal√≥n demostr√≥ que al convocar y motivar a los artistas, unido al aprovechamiento de recursos no convencionales, se pueden lograr trabajos dignos y provocadores. Paralelo se realizaron otras iniciativas como conversatorios y espacios te√≥ricos que, sin tener el alcance de anta√Īo, dio indicios de un inter√©s por reanudar las inolvidables Bienales de Escultura.

Por su parte la expo colectiva A√Īo Cero sorprendi√≥ con su lenguaje provocativo, arrollador. Las instalaciones art√≠sticas, propias del arte contempor√°neo conceptual, proponen la intervenci√≥n de espacios mediante la utilizaci√≥n de diversos materiales, medios f√≠sicos visuales o sonoros. Sin dudas el espectador tunero estaba √°vido de disfrutar este tipo de propuestas.

En la galería del Consejo de las Artes Plásticas encontramos siete artistas, siete voces, a veces gritos que invitan al diálogo más que a la contemplación. Llega como parte del proyecto Zona Creativa, que bajo la guía del artista Leonardo Fuentes Caballín pretende incentivar la creación al apostar por espacios y recursos alternativos.

Por √ļltimo se nos presenta Selfie como ese espejo donde nos autodescubrimos y revelamos nuestra esencia. Veintisiete autorretratos de varios creadores que desde sus particulares estilos dibujaron m√°s que al artista al ser humano que son. Pinturas, fotograf√≠as y dibujos componen la exhibici√≥n tan atrevida como sugerente y que dio espacio a varias voces que llevaban tiempo fuera de las galer√≠as, en la que se recogen nombres como Yamila Coma, Alexander Lecusay, Damayanty Mena, Gustavo Polanco.

Aunque cada obra posee el encanto de atrapar el gesto del artista desde su propia mirada e introspección, vale resaltar el trabajo de dos mujeres cuyos lenguajes van ganando fuerza en el circuito galerístico. Daimí Silva con la belleza y pureza de sus trazos nos revela la mujer-artista desde una visión hedónica en la que se sabe libre y talentosa, gustosa de su condición. Y Liset Gutiérrez, quien prefiere desdibujar el rostro, presentarlo como un todo en el que cada mujer puede pintarse y encontrarse a sí misma. Su obra se alza como denuncia por tantas veces que a las mujeres les ha tocado esconderse, callar. Todavía está a tiempo de visitar esta exposición en la sede de la Fundación Nicolás Guillén y disfrutar de una muestra original y convincente.

Me gustar√≠a pensar que m√°s que cerrar, los √ļltimos meses del a√Īo abrieron ciclos creativos, de dinamizaci√≥n, en los que finalmente los artistas y p√ļblicos se encontraron, se generaron debates profundos y anal√≠ticos sobre los procesos creativos, donde las instituciones cumplieron su objeto social y convocaron a sus artistas, convirti√©ndose las galer√≠as en ese espacio vital que necesita hace mucho el arte tunero.


Artes visuales: Entre ciertas manzanas de discordia

En ese complejo laberinto de significados, cosmovisiones, estilos y técnicas que distinguen a las artes visuales y que, a su vez, reflejan en gran medida elementos de la realidad, opinar puede volverse terreno escabroso si los receptores no entienden que la crítica, siempre que sea bien intencionada y se realice desde la ética y los argumentos, puede aportar cambios transformadores para una persona, gremio, institución o sociedad en general.

Como manifestaciones que se expresan a través de imágenes que percibimos, siempre entrará en juego la subjetividad. Pero, partiendo del respeto que debe sentirse por los artistas, capaces de hacer algo que nosotros no, hablemos de algunos derroteros por tener en cuenta para que el resultado sea mejor.

Desde hace meses he apreciado un renacer de la opini√≥n especializada en torno a las artes pl√°sticas en esta ciudad. Eso ha tra√≠do consigo una inyecci√≥n en la creaci√≥n y, como expres√≥ la cr√≠tica de arte Iris Cruz en la pe√Īa La √öltima Palabra (de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, AHS), ‚Äúlos artistas se preocupan m√°s por presentar una obra mejor elaborada. Eso lo hemos visto en las √ļltimas exposiciones‚ÄĚ.

Sin embargo, no basta con que una pieza sea digna cualitativamente hablando, tambi√©n son importantes los par√°metros para su presentaci√≥n y socializaci√≥n. ¬ŅCu√°ntas veces hemos observado propuestas meritorias en √°reas poco favorecidas desde su ubicaci√≥n e iluminaci√≥n? Eso atenta contra los productos art√≠sticos, pues pudieran pasar inadvertidos (y lo hacen), y -como es sabido- es el espectador quien -a trav√©s de su interpretaci√≥n- culmina el proceso.

Es cierto que Las Tunas no posee suficientes galer√≠as con condiciones t√©cnicas necesarias, d√≠gase espacio apropiado, buena iluminaci√≥n, elementos de marqueter√≠a‚Ķ La m√°s completa es la ‚ÄúFayad Jam√≠s‚ÄĚ, en la calle Francisco Varona, n√ļmero 194, esquina √Āngel Guardia, reabierta en octubre pasado, luego de dos a√Īos cerrada por restauraci√≥n. Pero otras, como la galer√≠a taller de escultura Rita Longa, √ļnica de su tipo en Cuba, que atesora una colecci√≥n en peque√Īo formato de prestigiosos artistas cubanos, no dispone de luces, el local destinado a las exposiciones es reducido y ya amerita de mejoras constructivas que permitan al p√ļblico disfrutar de m√°s de un centenar de piezas de alto valor.

Exposiciones exhibidas actualmente en instituciones como el Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), la AHS, la Casa de la Décima, el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales y la Fundación Nicolás Guillén demuestran que la creación aquí sigue viva, solo hay que motivarla más y mejor desde el apoyo, la promoción, la sumatoria de talentos y otras cuestiones, que competen en gran medida a instituciones y autoridades culturales.

Debería repensarse lo provechoso que sería rescatar ciertos concursos que estimulaban a la creación artística y devenían garantes de calidad y sana competencia. Además, porque estaban respaldados por un premio en metálico. Esto caracterizaba, por ejemplo, al Salón Uneac, pero -luego- se perdió.

Hablamos de una provincia con tradición en el cultivo de las artes visuales, cuna de grandes maestros de la manifestación, donde existió un movimiento que nos permitió ostentar el epíteto de Capital de la Escultura Cubana; donde tristemente perdimos una Academia Profesional de Artes Plásticas, más una larga lista de razones dignas de valorarse.

Por eso, y por respeto al p√ļblico, debemos cuidar cada parte del proceso entre el nacimiento de una obra y su visualizaci√≥n. Salvo que haya una intencionalidad o se trate de una cita itinerante, no deber√≠a exhibirse en una instituci√≥n alg√ļn cuadro o escultura recientemente compartida en otra entidad. Es imprescindible la limpieza en las curadur√≠as, para que la presentaci√≥n final de los productos art√≠sticos se realice sobre la base del equilibrio y la calidad.

Me refiero a cuidar que las creaciones no se apilen unas con otras, que haya variedad sin perder el leitmotiv del conjunto, que sean ubicadas en sitios id√≥neos para su visualizaci√≥n…, o sea, pensar el montaje.

Un modelo bien logrado, desde su concepci√≥n hasta su presentaci√≥n, es¬†Aqu√≠ estamos, que acoge la galer√≠a Fayad Jam√≠s. All√≠ se tuvo en cuenta el necesario intercambio previo con los creadores, el impecable dise√Īo del cartel, la correcta ubicaci√≥n de las piezas, la variedad en nombres y estilos, la simbiosis entre experiencia y juventud, adem√°s de todos los par√°metros que garantizaron una agradable velada durante la inauguraci√≥n.

Los autores, buscando alternativas ante la escasez de materiales, insuficientes mecanismos de comercializaci√≥n y otros escollos, muestran una efervescencia que debemos alentar, pero no mec√°nicamente, sino desde el sentimiento real y las alianzas. Ese es el camino. As√≠ lo demuestran las √ļltimas exposiciones, pero tambi√©n la calidad de varias obras y la reaparici√≥n de expresiones como la instalaci√≥n, un tanto desaparecida aqu√≠ en los √ļltimos tiempos. Como dijo el cineasta franc√©s Robert Bresson: ‚ÄúNo hay arte sin transformaci√≥n‚ÄĚ.


Entre la cuna, la cura y el sepulcro, un aquelarre

La exposici√≥n colectiva Cuna, cura y sepulcro, de la comunidad de ilustradores cubanas El Aquelarre, abierta al p√ļblico en la Sala Peque√Īa del Centro Provincial de Arte de Holgu√≠n, como parte de la XXIX edici√≥n de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, re√ļne piezas de 30 artistas que se han propuesto ofrecer su mirada sobre la dupla mujer-naturaleza.

Sus creaciones exponen la visi√≥n de lo natural como potencia femenina creadora. ‚ÄúLas ilustradoras muestran en sus obras el trabajo con la dualidad: c√≥mo la vida y la muerte son un ente indisoluble; c√≥mo el peligro puede ser parte de la belleza y c√≥mo la naturaleza, concebida como fuerza creadora, contiene a ambos para convertirse en un todo regente del universo‚ÄĚ, comenta Lorena Susel Vel√°zquez Fraga en las palabras del cat√°logo de la muestra.

Fotos Robert Rodríguez

El t√≠tulo de la novena exposici√≥n del proyecto, propuesto por la artista El√≠s Mili√°n, se basa en lo siguiente: ‚ÄúLa tierra da la vida y a la vez la reclama a la hora de la muerte, tiene todo lo que se necesita para sobrevivir y sanar, pero a la vez puede ser oscura y llena de peligros‚ÄĚ.

En Cuna‚Ķ confluyen estilos y se aprecia la diversidad de texturas y paletas de colores, as√≠ como de maneras de aproximarse a la dupla mujer-naturaleza (desde lo fantasioso a lo m√°gico-m√≠tico, con la figura femenina como centro del relato). ‚ÄúEsto posibilita al espectador no solo acercarse al mensaje de cada obra, sino tambi√©n al mundo interior de cada una de las ilustradoras; donde cada una asume el rol de la madre Naturaleza y se da rienda suelta a s√≠ misma para dar a luz a una creaci√≥n evocadora que alcanzar√° su mayor esplendor cuando se posen en ellas los ojos de quien se acerque a observarla‚ÄĚ, subraya Lorena.

Nombremos a las artistas integrantes de El Aquelarre, cuyas obras pueden ser apreciadas en la exposición, con curaduría de Roxana La O Sánchez y dirección de Yuricel Moreno: Aleida Pentón, Alessandra Nápoles, Amanda Prieto, Ana Isabel García, Ana Roxana Díaz, Angélica María Slovasevich, Annaliét Escalona, Bertha Andrianis Pérez, Chabeli Farro, Chelsy Escalona, Claudia Moya, Elena Estévez, Elizabeth Fajardo, Elís Milián, Gabriela Chang, Graciela Romero, Irina Gil, Kenia Herrera, Keyla Y. Casas, Lauren Olivera, Leonor García, Linette Cuza, Lorena Velázquez, Marian Domínguez, Mei Lai Contreras, Melissa Benítez, Patricia Rigali, Melissa López, Yanet Prieto y Yulia Rodríguez.

Fotos Robert Rodríguez

Este proyecto tuvo su g√©nesis en septiembre del 2020, cuando Karla Ruiz se uni√≥ a doce ilustradoras para llevar a cabo un reto de dibujo conocido como telephone challenge. Tardaron cinco meses en completarlo y una vez logrado, decidieron mantener el contacto creando un grupo de WhatsApp, para propiciar que, adem√°s, se unieran m√°s artistas. Su nombre est√° vinculado a la est√©tica asociada a un aquelarre: el mito, la brujer√≠a, la existencia de una hermandad exclusiva entre mujeres motiva sus b√ļsquedas. Estas ilustradoras comenzaron a ‚Äúintercambiar por chat sobre nuestro trabajo, nuestra vida diaria y de lo que significa ser una mujer de este √°mbito en Cuba. Con la llegada de m√°s integrantes al grupo, surgi√≥ esta iniciativa, que siento que es un paso total hacia un futuro donde la mujer cubana hace suyos los canales de expresi√≥n‚ÄĚ, asegura Ana Roxana D√≠az Olano.

El Aquelarre tiene cerca de cien miembros en todo el pa√≠s. ‚ÄúCada muchacha posee su sello particular tanto en tem√°tica como en estilo. Algunas de las que iniciaron el proyecto ya no est√°n dentro, pero el esp√≠ritu de intercambio y camarader√≠a permanece, envolviendo a cada reci√©n llegada con un aroma caracter√≠stico de poci√≥n en caldero‚ÄĚ, a√Īade Lorena Susel.


Los 80 de Lauro

Lauro Hechavarr√≠a es uno de los artistas visuales m√°s reconocidos en Holgu√≠n. Pintor, escultor y pedagogo de larga trayectoria, pertenece a una generaci√≥n ‚Äďla misma de creadores como Cosme Proenza, Jorge Hidalgo y Armando G√≥mez en el plano holguinero; y de compa√Īeros de estudios como Tom√°s S√°nchez, Roberto Fabelo, Zaida del R√≠o y Alberto Lescay‚Äď que llev√≥ la carrera art√≠stica a la par de los procesos de transformaci√≥n social del pa√≠s.

‚ÄúSinceramente yo nunca sent√≠ la tensi√≥n entre tres polos, porque al Lauro creador y profesor siempre lo acompa√Ī√≥ el activista pol√≠tico. Sucedi√≥ con naturalidad. Mientras estudiaba en La Habana nos dijeron que ten√≠amos un compromiso con la ense√Īanza art√≠stica por dos a√Īos y ya voy por 51‚ÄĚ, asegur√≥ en una entrevista a Claudia Patricia Hern√°ndez en el peri√≥dico ¬°ahora!

Esas m√°s de cinco d√©cadas dedicadas a la docencia ‚Äďen las que imparti√≥ Escultura, Dibujo Anat√≥mico y T√©cnicas de representaci√≥n, entre otras disciplinas, en la Academia Profesional de Artes Pl√°sticas El Alba, de Holgu√≠n‚Äď fueron homenajeadas en la exposici√≥n colectiva 80 lauros, abierta al p√ļblico en la sala Electa Arenal del Centro Provincial de Arte, a prop√≥sito de la celebraci√≥n de las ocho d√©cadas de vida, el pasado 8 de julio, del multifac√©tico artista y profesor.

Confluye en el mismo espacio gal√©rico la obra de artistas de diferentes generaciones y b√ļsquedas expresivas, desde contempor√°neos suyos como Hidalgo y Rolando Salvador Pav√≥n, hasta alumnos y creadores en cuyo trabajo, de una forma u otra, ha influido Lauro, como Eduardo Leyva Cabrera, Luis Ram√≥n Silva, Argelio J. Cobiella Rodr√≠guez, Roger Garc√≠a, Onelio Escalona, Dagoberto Driggs Dumois, Ronald Guill√©n Campos, C√©sar S√°nchez, Daikel Hechavarr√≠a Reynaldo (su hijo) y Yeniset Hern√°ndez. No hay una intensi√≥n ex profeso de que las piezas semejen o remeden al maestro, pues las influencias, m√°s all√° de t√©cnicas, expresiones y corrientes, en la mayor√≠a de los mejores casos suelen ser como ese rasgu√Īo, a veces imperceptibles, en la piedra, que permanece aunque no se note en la superficie.

Escultor por excelencia, Lauro cree que esta debe enfocarse en la forma, el volumen y el espacio. ‚ÄúMe gusta que cada pieza guarde un significado y para ello nada mejor que la Historia. Debo confesar que se trata de una relaci√≥n espont√°nea que parte de mi convicci√≥n patri√≥tica‚ÄĚ.

El pasado a√Īo realiz√≥ una placa, que se coloc√≥ en la Casa del Joven Creador de la AHS en Holgu√≠n, a prop√≥sito del aniversario 35 de la organizaci√≥n en la provincia. Esta es una pieza escult√≥rica muy significativa, cont√≥, pues en ‚Äúella part√≠ de un hecho b√°sico: Sergio y Luis Sa√≠z Montes de Oca eran hermanos de sangre y de pensamiento y dieron su vida a la patria; que mejor fondo para sus rostros que las listas de la bandera y en la base de las estrellas un fragmento de su testamento pol√≠tico. Cinco piezas que se ensamblan con tornillos cuya t√©cnica predominante es el cemento directo‚ÄĚ. Aunque cada material tiene un lenguaje propio, trabaj√≥ con el cemento, pues es ‚Äúen estos tiempos la t√©cnica m√°s sencilla y r√°pida a la que apelamos‚ÄĚ.

Piezas suyas tambi√©n est√°n presentes en 80 lauros, desde caricaturas donde explora la s√°tira pol√≠tica y diferentes problem√°ticas sociales, hasta, en similar l√≠nea, una selecci√≥n de carteles creados para conmemorar diferentes fechas, sobre todo las celebraciones del 1ro de mayo. ‚ÄúCitadinas‚ÄĚ (acr√≠lico/playwood) y ‚ÄúEl ba√Īo‚ÄĚ (esmalte sint√©tico/lienzo) se incluyen en la muestra con curadur√≠a de Bertha Beltr√°n Ord√≥√Īez y direcci√≥n general de Yuricel Moreno Zald√≠var.

Miembro de la Uneac, obras suyas est√°n emplazadas en espacios p√ļblicos, como los monumentos a Sim√≥n Bol√≠var, Bernardo O¬īHiggins y Augusto C√©sar Sandino, en la Avenida de los Libertadores, y a Jes√ļs Men√©ndez, en el Bosque de los H√©roes, en Holgu√≠n. Sobre su trabajo escult√≥rico y la necesidad de potenciar la expresi√≥n en la provincia, coment√≥: ‚ÄúIniciamos con fuerza, hicimos el Bosque de los H√©roes, la Plaza Calixto Garc√≠a, los monumentos a Luc√≠a y a Jes√ļs Men√©ndez, pero ah√≠ nos quedamos. El pr√≥ximo proyecto era el homenaje a los 14 generales holguineros que nunca se hizo y corremos el riesgo de perder tambi√©n el de la Reconcentraci√≥n de Weyler conformado por siete esculturas monumentales y ya preocupa que de los siete creadores involucrados quedamos cinco. Un proyecto en tercera dimensi√≥n y de gran elegancia que debe realizarse, sobre todo, por la historia de la ciudad‚ÄĚ. Este inter√©s por la historia nacional, con sus grandes figuras y tambi√©n con sus h√©roes cotidianos, recorre la obra de un artista que celebra, entre colegas y alumnos, sus 80 lauros.


Premian a jóvenes artistas en el 30 Salón Provincial de Holguín

La entrega del Premio del XXX Salón Provincial al joven artista visual Cristhian Escalona Herrera y el colateral de la AHS a Roger David Remón Fuentes marcó las jornadas de este certamen que se realizó del 13 al 17 de septiembre con un amplio programa y la finalidad de visibilizar propuestas estéticas e intereses artísticos diversos, propiciando, asimismo, espacios para la promoción, difusión y estímulo a la creación artística.

El grabado ‚ÄúCondici√≥n‚ÄĚ, de la serie ‚ÄúParalelismos‚ÄĚ, fue la pieza que le hizo merecedor de tan importante reconocimiento. Al respecto coment√≥ Cristhian: ‚ÄúMi obra es fruto de elementos conceptuales, m√°s contempor√°neos. Esta pieza, xilograf√≠a sobre lienzo, fue creada a partir de la escena de una pel√≠cula, para exponer en el Festival Internacional de Cine de Gibara. Para un artista joven es fundamental la promoci√≥n y llegar a las personas‚ÄĚ.

Auspiciado por el Centro Provincial de Artes Pl√°sticas (CPAP) de Holgu√≠n, el Sal√≥n Provincial rememor√≥ los 30 a√Īos de permanencia en el contexto cultural holguinero, mostrando, a su vez, los retos y perspectivas del evento en el √°mbito art√≠stico-visual contempor√°neo no solo local. Para el desarrollo de este evento se despleg√≥ una campa√Īa de promoci√≥n sustentado en un dise√Īo visual atractivo, con imagen del artista y dise√Īador Javier Erid D√≠az Zald√≠var y spot audiovisual del joven realizador Gerardo Perdomo.

Entre las propuestas de estas jornadas sobresale la muestra en concurso con el t√≠tulo ‚ÄúCalendario 30. ¬ŅTe acuerdas de‚Ķ?‚ÄĚ que incluy√≥, tambi√©n, un hecho instalativo a partir de la utilizaci√≥n de art√≠culos de uso cotidiano enmarcados en la d√©cada de los 80, como leitmotiv para la contextualizaci√≥n en la etapa fundacional del certamen y apelando a la memoria nost√°lgica y afectiva que subsiste en el imaginario popular de muchos cubanos.

Bajo estas premisas, se incluyeron en el programa, adem√°s de esta gran muestra en concurso, tres exposiciones colaterales: Del espanto a la ternura, de Welis Pe√Īa, Muda desesperaci√≥n, de Anibal de la Torre, y Piensa fuera del marco, de Julio C√©sar Cisneros. Y se realizaron espacios te√≥ricos en la sede del CPAP y en la Academia El Alba, con presentaciones de libros, paneles, conversatorios y conferencias, a cargo de especialistas y artistas del panorama art√≠stico-visual contempor√°neo cubano; adem√°s actividades de extensi√≥n en municipios, centros de ense√Īanza, comunidades y espacios p√ļblicos.

Como parte de estos encuentros te√≥ricos sesion√≥ el panel ‚ÄúContexto cultural holguinero en la d√©cada de los 80‚ÄĚ, con Isabel Garc√≠a Granados, Jorge Hidalgo y Jos√© Rojas Bez; los conversatorios ‚ÄúGesti√≥n comercial de las artes visuales cubanas en la contemporaneidad‚ÄĚ, con Abram Bravo Guerra, artista visual y vicepresidente de la Fundaci√≥n Caguayo, en Santiago de Cuba; y ‚ÄúRelevancia de los Salones Provinciales como medio de visibilidad e inserci√≥n art√≠stica regional para artistas emergentes‚ÄĚ, con Ronald Guill√©n, Magalys Reyes, Leticia Leyva, Dayam√≠ Pupo, Gretell Arrete y Alejandro Lescay. Se present√≥, adem√°s, Memoria de los 80. Una d√©cada cultural, libro publicado por Ediciones Holgu√≠n que recopila testimonios sobre ese fruct√≠fero per√≠odo cultural. Asimismo la entrega de la Distinci√≥n Electa Arenal al artista naif mayaricero Julio Breff y al holguinero Roy Gonz√°lez, fue otro de los momentos importantes del Sal√≥n.

Surgido en 1984, el Salón Provincial de Artes Visuales de Holguín se reafirma, con frecuencia bienal desde 2009, como uno de los principales espacios de las artes visuales en este territorio, por la tradición que enarbolan sus 30 ediciones y ser escenario legitimador donde confluyen reconocidos artistas con noveles creadores. Junto al Salón de la Ciudad, cada enero, constituye un enclave necesario para pensar cómo se desarrollan los caminos que recorre y hacia qué sitios enfoca su mirada el arte en la provincia.


Abierto al p√ļblico Sal√≥n de Peque√Īo Formato de las Artes Visuales

El Consejo Provincial de las Artes Visuales en Villa Clara, de conjunto con la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), promueve el Sal√≥n de Peque√Īo Formato de las Artes Pl√°sticas en la galer√≠a P√≥rtico, ubicada en el boulevard santaclare√Īo.

Andr√©s Castellanos, al frente de la secci√≥n de Artes Visuales de la AHS, explic√≥ las caracter√≠sticas de esta muestra expositiva: ¬ęse trata de un sal√≥n competitivo con variedad de piezas, temas y t√©cnicas, en el que confluyeron 11 creadores¬Ľ

La anunciación, obra del joven artista Irolando Gattorno 

Del total de obras presentadas, resultó premiada “La anunciación, del artista Irolando Gattorno, una propuesta que destaca por la economía de recursos para la construcción de un discurso genuino y sincero, a decir de Alejandro Albelay, presidente del jurado.

El p√ļblico podr√° disfrutar de esta muestra durante el periodo estival y el mes de septiembre

De la luz y el observador

La luz y el observador, exposici√≥n del proyecto Cipr√©s, integrado por j√≥venes artistas formados en la Academia Profesional de Artes Pl√°sticas El Alba, de Holgu√≠n, con piezas relacionadas al s√©ptimo arte, a manera de homenaje, apropiaci√≥n y cita, se exhibe en el Hotel Ordo√Īo de Gibara, como parte del programa del 17 Festival Internacional de Cine de la Villa Blanca.

Foto: Roberto rodríguez.

¬ŅQu√© es el proyecto Cipr√©s y qui√©nes lo integran? Su directora, Yudit Gonz√°lez, explica que es ‚Äúuna exploraci√≥n art√≠stica que busca rescatar y revitalizar las tradiciones acad√©micas en el campo del arte contempor√°neo. En un mundo donde la experimentaci√≥n y la innovaci√≥n son valoradas, se ha vuelto cada vez m√°s importante reflexionar sobre nuestras ra√≠ces art√≠sticas y encontrar formas de mantener vivas las t√©cnicas y los enfoques cl√°sicos‚ÄĚ. Pertenecen al proyecto, adem√°s: Alain Vel√°zquez, Cristhian Escalona, Harold Pe√Īa, Ignacio Rod√©s, Leduart Gonz√°lez, Osvaldo Santiesteban, Raudel Sentmanat, Roger David Rem√≥n y Sarisbel Probance.

Tienen en com√ļn ‚Äďadem√°s de este inter√©s por el rescate de las tradiciones acad√©micas‚Äď una misma escuela, donde se forman j√≥venes de varias partes del Oriente del pa√≠s, y que ha potenciado esta b√ļsqueda, pues cada escuela, sabemos, influye decisivamente sobre en la l√≠nea de trabajo de un creador, al aportar las herramientas, tanto t√©cnicas como te√≥ricas. Los autores de estas obras trabajan, mayormente, el √≥leo sobre lienzo, pero tambi√©n la xilograf√≠a, el √≥leo sobre tabla y el grafito sobre cartulina. Las obras dialogan, de manera m√°s o menos expl√≠cita, con determinados filmes; algunas reproducen fotogramas, otras reinterpretan escenas, se apropian de personajes, los citan. Ahondan en el celuloide para crear una nueva pieza.

Foto: Roberto rodríguez.

Apreciable creatividad ‚Äďpero no desde otras artes al cine sino desde el cine a la pintura y el grabado‚Äď es la que aflora en esta exposici√≥n, comenta el investigador y ensayista Jos√© Rojas Bez en las palabras del cat√°logo. ‚ÄúEl universo de im√°genes filmadas ya existentes ha inspirado im√°genes pict√≥ricas y del grabado que adjuran del ¬ętraslado¬Ľ o la ¬ętraducci√≥n¬Ľ; logrando aut√©ntica creaci√≥n pl√°stica bajo motivaciones de filmes muy espec√≠ficos. El ciudadano Kane, Alicia en el Pa√≠s de las Maravillas, Gran Hotel Budapest, Los sobrevivientes, Juan de los Muertos y otros filmes han fecundado el imaginario de estos j√≥venes artistas para la creaci√≥n de obras visuales que, sin negar patentes v√≠nculos con las im√°genes motivadoras, no dejan de ser creaciones muy propias, con autenticidad e innegable val√≠a‚ÄĚ.

El objetivo del proyecto ‚Äďa√Īade Yudit y es algo que palpamos al recorrer la muestra‚Äď es ‚Äúgenerar un discurso entre lo cl√°sico y lo contempor√°neo, fomentando la apreciaci√≥n de las t√©cnicas y los valores tradicionales en el arte actual‚ÄĚ. A trav√©s de exposiciones, talleres y charlas, ‚Äúlos artistas involucrados en Cipr√©s buscan educar y sensibilizar al p√ļblico sobre la importancia de mantener vivas las tradiciones acad√©micas en un contexto art√≠stico en constante evoluci√≥n‚ÄĚ. Adem√°s, se ‚Äúespera que Cipr√©s inspire a otros artistas a explorar las pr√°cticas y perspectivas cl√°sicas en sus propias experiencias art√≠sticas, creando as√≠ una comunidad comprometida con el rescate y la preservaci√≥n de los mismos‚ÄĚ, subraya en sus palabras.

Foto: Roberto rodríguez.

Rodolfo Marrero entre mundos paralelos

Rodolfo A. Marrero Tamayo nació en Holguín en 1990 y se formó como instructor de arte, en la especialidad de Artes Plásticas. A la par que trabajaba como especialista en artes visuales en la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera, mantuvo un creciente trabajo creativo, como lo evidencia la exposición personal Mundos paralelos, exhibida en el espacio galérico El Zaguán, perteneciente al Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en Holguín.

A Rodolfo le interesa la anatom√≠a humana, cuesti√≥n dif√≠cil de dominar, mucho m√°s cuando su abordaje mueve los hilos y la estructura del relato sobre el que gravita la pieza. Aqu√≠ no encontramos un cuerpo apacible, sosegado, en pose, presto para la contemplaci√≥n (salvo la serenidad que emanan los retratos de Mart√≠ titulados ‚ÄúUtop√≠a‚ÄĚ, ‚ÄúViv√≠ en el monstruo y le conozco las entra√Īas‚ÄĚ y ‚ÄúRomance‚ÄĚ; y la pieza ‚ÄúEntre dos mundos‚ÄĚ). Los rostros, en cambio, est√°n en rebeld√≠a. Son cuerpos contorsionados, amordazados y en lucha con sus miedos (como sacados de los c√≠rculos del infierno dantesco o de la parte inferior de El juicio final de Miguel √Āngel, donde habitan las almas atormentados, condenados, en penitencia). Son seres en catarsis, que reflejan el dolor y la soledad, el vac√≠o existencial y lo arduo que resulta salir del c√≠rculo donde el yo se debate consigo mismo, pero irradia sus dudas a los dem√°s.

Basta con detenerse en piezas, mayormente en t√©cnica mixta, en las que predominan los tonos ocres, terrosos, sepias, muchas veces sobre el papel envejecido; apenas las figuras humanas, algunos objetos que refuerzan los aspectos psicol√≥gicos, y un contorno difuminado, rojizo, que hace a los cuerpos gravitar en la nada, perderse, como en ‚ÄúEl silencio de la verdad‚ÄĚ II y II, ‚ÄúEl n√°ufrago‚ÄĚ (de la serie Desmanes de la tierra), ‚ÄúEl grito del silencio‚ÄĚ, ‚ÄúPara ti que no me entiendes‚ÄĚ, ‚ÄúComo marioneta dirigida por manos inexpertas prosigue su camino silencioso‚ÄĚ e ‚ÄúIlusi√≥n de un n√°ufrago del tiempo (Sue√Īos de papel)‚ÄĚ I y II.

Rodolfo ‚Äďque trabaja actualmente como atrecista de la Compa√Ī√≠a de Narraci√≥n Oral Palabras al Viento‚Äď tuvo una formaci√≥n autodidacta, aunque de ni√Īo particip√≥ en talleres en la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera, en la que luego se desempe√Ī√≥ como especialista en artes visuales. Al no ingresar en la Academia Regional de Artes Pl√°sticas El Alba, cuenta, ‚Äúme toc√≥ seguir el camino m√°s largo, visitando galer√≠as, buscando libros e informaci√≥n por la mayor cantidad de v√≠as, hasta que tuve la suerte de conocer a Carlos G√°mez de Francisco unos pocos meses antes de partir a Estados Unidos. Me dio pautas y gu√≠as, y de ah√≠ en adelante comenc√© a buscar y experimentar. Luego la universidad de dio otras pautas en cuanto a concepto para seguir esa experimentaci√≥n y tratar de encontrar mi camino en las artes‚ÄĚ.

Cuando le pregunto por su inter√©s en la figura humana, el dibujo anat√≥mico y el retrato, que muchas veces se convierte en autorretrato, Rodolfo asegura: ‚ÄúDesde ni√Īo visitaba las galer√≠as y tuve la suerte de crecer viendo las obras de artistas como Cosme Proenza, Miguel √Āngel Salv√≥, Julio C√©sar Rodr√≠guez, V√≠ctor Manuel Vel√°zquez, Carlos G√°mez de Francisco, entre muchos otros, pero fundamentalmente la obra de ellos en Holgu√≠n. Me llam√≥ mucho la atenci√≥n los escorzos y distorsiones en la figura humana que lograban. En su mayor√≠a eran figuras que tomaban de la historia del arte que inclu√≠an en su discurso. Eso me gust√≥ bastante‚ÄĚ.

‚ÄúTrato de reflejar en mi trabajo alg√ļn sentimiento, estado de √°nimo o pensamiento que en muchas ocasiones me cuesta exteriorizar de otra manera. Cuando fui encontrando el por d√≥nde quiero llevar mi trabajo utilic√© referentes de la historia del arte universal, tanto contempor√°neos como del barroco principalmente. Pero sent√≠a que no llegaba a lo que deseaba y ah√≠ es cuando comienzo a trabajar con autorretratos y con retratos de familiares y amigos, que les he pedido posen para hacer alguna foto. Y las poses van entre lo que deseo trasmitir y ese reto personal por superarme en cuanto al dibujo anat√≥mico que es bien dif√≠cil‚ÄĚ.

Las obras que integran Mundos paralelos ‚Äďuna exposici√≥n atractiva en su sencillez, con curadur√≠a de Danilo L√≥pez Garc√©s y direcci√≥n general de Manuel F. Hern√°ndez; y con unas 16 piezas que nos muestran el trabajo de un artista joven en crecimiento y aprendizaje a la par del trabajo‚Äď dialogan con las dos obras de Oscar Garc√≠a Gonz√°lez como artista invitado: ‚ÄúA trav√©s de la ventana‚ÄĚ y ‚ÄúA trav√©s del alma‚ÄĚ (bol√≠grafo/papel) que se muestran en El Zagu√°n.

‚ÄúRodolfo explora en las diferentes t√©cnicas de la pintura y el grabado, aprendiendo sobre la marcha, tomando un poco de aqu√≠ y de all√° (‚Ķ) para as√≠ ir armando como decimos en buen cubano su mu√Īeco, contextualizando al aqu√≠, al ahora como tantos otros, en la incesante b√ļsqueda de mundos paralelos‚ÄĚ, comenta la artista Rosa Leticia Leyva Azze en las palabras del cat√°logo de una muestra que nos abre la puerta a esos mundos paralelos ‚Äďque son los territorios poblados de voces y silencios, de cuerpos en trance y sobrecogimiento‚Äď en los que tambi√©n habita Rodolfo Marrero Tamayo. Mundos para creer o descreer, pero mundos posibles.