Yanetsy León González


Grabiel Castillo, de cuentacuentos

Todavía se siente el vibrar de la palabra de la octava Bienal de Narración Oral Cuenta Cuentos, y en eso tiene mucho que ver Grabiel Castillo, con su “garganta de lata y el vozarrón”, y también por la capacidad para juntar en Camagüey.

“Contrario a lo que todo el mundo piensa, el narrador oral no debe aprenderse el cuento de memoria. Una verdadera narración oral es viva y genuina en tanto trabaje con lo que proporciona el momento donde se hace. Cuando te la aprendes de memoria comienza poco a poco a ser una cosa recitativa, fría, que no vive el instante”, afirmó recientemente a la prensa.

Desde el Proyecto Sociocultural eJo creó Catalejo de Cuentos, integrado por narradores, muchos de los cuales han sido formados allí mismo, y se mantienen como entusiastas de una expresión milenaria, vital para las relaciones humanas.

“Una de las cosas que ha entendido el narrador camagüeyano es el cultivo de su voz, de su aparato vocal. Trabajamos desde las técnicas vocales, que esa voz se desarrolle y llegue al espectador”, explicó.

Contada en una de las galas nocturnas en la Casa de Cultura Ignacio Agramonte. Foto: Claudia Artiles.Contada en una de las galas nocturnas en la Casa de Cultura Ignacio Agramonte. Foto: Claudia Artiles.

¿Cuál fue tu escuela?

─ Soy alumno de Zaida Montells que fue alumna de Mayra Navarro. Luego la propia Zaida trajo a Mayra y a Jesús Losada a revisar a sus alumnos en Camagüey. Me tocó salir de la vertiente de Mayra Navarro, de voz totalmente limpia, enfatizada, buscando la caracterización vocal, apoyándote en la gestualidad y viviendo el momento.

Mayra Navarro, mariposa cubana, ¿coincidiste en todo con ella?

─Los maestros de la narración oral en el país Mayra Navarro, Francisco Garzón Céspedes, Haydée Arteaga, querían que el narrador ejercitara los cánones de ellos. Eso trajo serias dificultades en el movimiento, trajo rupturas entre ellos mismos. No obstante, ella promocionó toda la vida algo crucial para un narrador oral, no todos lo entienden: el hecho de no aprenderse el cuento de memoria.

 Atento al conversatorio con Fátima Patterson, en la Academia de las Artes Vicentina de la Torre, junto a su colega, el actor y narrador Josvany González. Foto: Alejandro Rodríguez Leiva.Atento al conversatorio con Fátima Patterson, en la Academia de las Artes Vicentina de la Torre, junto a su colega, el actor y narrador Josvany González. Foto: Alejandro Rodríguez Leiva.

Cuéntame la anécdota con ella en su última bienal

─Recuerdo esa bienal, esa grande que hizo ya enferma. Citó prácticamente a Cuba completa. Cuando se vio con todos aquellos narradores y cuatro días de bienal, no pudo. Tuvo que decir: tres minutos, cuatro minutos. A mí me dio ocho y a Ury Rodríguez le dio ocho. Ury ardió y yo, pues, a romperme la cabeza. No tenía ningún cuento de ocho minutos y no podía pasarme pero tampoco podía quedarme en siete. Tenía uno infantil. Bañándome para ir al Bertold Brecht recordé el cuento y lo preparé con la técnica de Mayra Navarro, porque sabía que era lo que quería. Ella me había bateado ya durante los días del evento como seis o siete cuentos. Cuando terminé la narración, dio la vuelta y me dijo: ese sí, ese sí.

¿Es preservado el repertorio de los maestros?

─Todos los narradores orales de una manera muy fraternal copiamos el texto de otros. Los textos de los maestros se respetan muchísimo, ya están en las voces de narradores orales en el país. Esos materiales están circulando. El movimiento de narración oral afortunadamente tiene muy buena comunicación.

“Tenemos material guardado de las visitas de Mayra Navarro, de Jesús Losada, de algunos de los narradores que fallecieron, y los estamos intercambiando toda vez que tenemos un taller que nos permite la regeneración”.

Hasta el Café Literario LA Comarca llegó la Bienal Cuenta Cuentos para reconocer al Proyecto sociocultural Golpe a Golpe. Foto: Yunielkis Naranjo Guerra.Hasta el Café Literario LA Comarca llegó la Bienal Cuenta Cuentos para reconocer al Proyecto sociocultural Golpe a Golpe. Foto: Yunielkis Naranjo Guerra.

¿Y qué me dices de las memorias de Catalejo de Cuentos?

─El proceso de la COVID ayudó muchísimo. Hay que resaltar la ayuda del departamento de Programación de la Dirección Provincial de Cultura, y sobre todo la figura de la subdirectora Tamara Castillo, por la insistencia de que fuéramos a las redes con determinada calidad. Surgió la idea de grabar a los narradores.

“Durante los tres momentos de la pandemia en que estuvimos cerrados, Catalejo de Cuentos se mantuvo trabajando, grabando bajo estrictas normas de higiene, unas veces en el Proyecto eJo, otras en la casa de cada narrador. Ahora hay un amplio diapasón de narraciones guardadas, 48 cápsulas. Muchas veces son cuentos que hacían estos maestros”.

Algo también aplaudido a nuestros cuentacuentos es su defensa de autores camagüeyanos

─Una de las tareas durante la pandemia fue la búsqueda y desarrollo del repertorio, repertorio que por ser camagüeyano siempre acude a la anécdota, a la leyenda y al escritor camagüeyano. Tenemos un excelente intercambio con el Centro Provincial del Libro y la Literatura. Muchos escritores han entendido que una forma de promocionar su obra es el propio narrador.

Pienso rápido en dos escritoras: Evelin Queipo y Niurki Pérez

─Sí, ellas nos traen sus textos, incluso Niurki Pérez ya no es sólo la escritora de literatura infantil seleccionada como la más leída en el sistema de bibliotecas públicas. Yo creo que es la escritora más abordada por los narradores orales en el país. No existe un narrador oral que en algún momento de su vida no agarre una historia de Niurki y la narre porque escribe tan diáfanamente que permite al narrador hacer una selección rápida de sucesos y poder trabajar.

En 2021, la Asociación Hermanos Saíz le obsequió esta postal a quien presidió su filial en Camagüey.En 2021, la Asociación Hermanos Saíz le obsequió esta postal a quien presidió su filial en Camagüey.

¿Cuáles son los cuentos que mueven a Grabiel Castillo?

─Mis caballos de batalla son cuentos Mayra Navarro. Tengo uno que hago a cada rato. La primera vez lo hice motivado, fascinado, y ella lo estaba también, pero le dejó 17 notas, tantas que lo guardé, y dos años y medio después cogí el cuento, lo volví a revisar, coincidió con que ella volvió a Camagüey. Me decía que yo era un exagerado pero guardo la libreta con las 17 notas. En algún momento dejé de anotar y están las notas de todos mis compañeros de esa época, que siguieron escribiéndome en la libreta las notas de Mayra Navaro.

“Tengo muchas cosas ya mías, esos caballos de batalla que se los debo a ella, a esa forma de enseñarte, a esa forma exquisita de hacer, de decir, independientemente de que provengo del teatro y he tratado por todos los medios de abrir un poco más del diapasón, de moverme más en el escenario, de trabajar más con el público, de usar más mi gestualidad, mis atributos. Cada uno tiene algo fundamental, algo que le permite defenderse y eso debe explotarlo durante la narración oral”.

*Tomado del semanario Adelante



Convocan al Salón de la Ciudad de Camagüey 2022

La galería de arte universal Alejo Carpentier y la Dirección Municipal de Cultura (DMC) de Camagüey convocan a la edición XXXII del Salón de la Ciudad, previsto del 3 al 5 de febrero del 2022.

Las bases están abiertas a creadores residentes o no en Cuba, con tema libre, y la posibilidad de participar con obras sin restricción para formatos y técnicas; pero con la condición de no haberse exhibido aquí ni premiado en otros eventos.

El viernes 14 de enero cerrará la admisión en la sede de la Galería, localizada en la calle Luaces número 153, entre Independencia y San Pablo; y para las precisiones por la vía telefónica han dispuesto del 32-293260.

“El salón anterior tuvo muy buena acogida a pesar que fue prácticamente por las redes sociales y por los sitios de instituciones del municipio y del Ministerio de Cultura”, contó a Adelante Digital Eloy Almaguer, director de la galería.

“El evento es competitivo y el premio de adquisición ha venido a oxigenar. Hay artistas de la vanguardia que van a competir este año. Tenemos grandes expectativas además por el jurado y el evento teórico”, añadió.

Eloy Almaguer destacó el desempeño de su colectivo y de la gestión institucional durante el 2021, con más de 12 exposiciones; la reciente y aún disponible es Iwa, del fotógrafo Argel González sobre el Ballet Folklórico de Camagüey.

“Se hizo un trabajo de reparación y mantenimiento a las luces dirigidas y a la ambientación. Hemos estado vinculados al arte y al apoyo para el enfrentamiento a la pandemia en centros de aislamiento, haciendo pesquisa, en los vacunatorios, y en mi caso estuve en el gobierno municipal”, precisó.

El director insistió en las excelentes relaciones con los artistas de la plástica y en las oportunidades de mayor estímulo a su labor que se generan desde la institucionalidad.

“Felizmente se aprobó una resolución por el Ministerio de Cultura y podemos pagar por derecho autor a la exposición de esos artistas plásticos. El primer beneficiado fue Oscar Lasseria con Blanco & Negro, en septiembre”, detalló.

Eloy Almaguer elogió las relaciones con el Consejo Provincial de las Artes Escénicas que asesora metodológicamente, la DMC y el Gobierno en el municipio de Camagüey, así como la colaboración sistemática con la Academia de la Artes Vicentina de la Torre y la Asociación Hermanos Saíz.

“Tenemos tres especialistas y un técnico de montaje; y una comunicación muy buena con los artistas porque el objetivo fundamental de la galería es promover el arte camagüeyano”, concluyó.

 

(Tomado del Periódico Adelante)



Una feria que impulsa proyectos con jóvenes (+Fotos)

La feria Golpe a Golpe culminó este domingo 26 de diciembre, después de cumplir un amplio programa con el protagonismo de los jóvenes creadores desde la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

Siempre ha tomado como pretexto el aniversario del proyecto sociocultural que nombra el evento, y que desde hace 15 años ha ensanchado el puente entre los artistas y escritores jóvenes con el público.

Su fundador pensó en un grupo para abrazar a las personas en el ámbito comunitario, sin prejuicios, sin miedos y, como sugiere la canción, sin perseguir la gloria, y se abrió paso desde lo profundo y sincero de la AHS.

Yunielkis Naranjo Guerra, el artífice de Golpe a Golpe, es un promotor cultural con la virtud de los que no piden a otros un mundo mejor, sino que empiezan a construirlo con manos propias; por eso dona sangre de manera voluntaria y cuenta con el apoyo de un colectivo entusiasta.

Estos días también propician la deferencia con personalidades consideradas Miembros de Honor, por la colaboración permanente y la disposición para compartir experiencias útiles a quienes comienzan.

Un intelectual reincidente es el investigador y profesor Luis Álvarez, único en Camagüey con la condición Maestro de Juventudes, y a quien la dirección nacional de la AHS confirió la Medalla 35 Aniversario, entre otros elegidos.

Cada una de las secciones de la filial tuvo acciones distintivas, se han involucrado por el vínculo efectivo de jefes de las secciones o líderes de proyectos, y eso, sin lugar a dudas, consolida la vida orgánica.

Esta organización aglutina según las inquietudes literarias, de crítica e investigaciones, audiovisuales, artes visuales y escénicas, música y promoción; y pone a disposición becas y premios para jóvenes de hasta 35 años de edad.

El 2021 para la filial camagüeyana fue de mucha colaboración entre asociados de diferentes expresiones, una cuestión favorable a la promoción de la obra, algo que es, en definitiva, uno de los objetivos fundacionales de la AHS.

La feria de jóvenes creadores permite celebrar los resultados de todo un año de trabajo, una suerte de recuento y también de aspiraciones e impulso hacia nuevos proyectos, con metas superiores.

 Foto: Alejandro Rodríguez Leiva/ AdelanteFoto: Alejandro Rodríguez Leiva/ Adelante



Abre convocatorias El Almacén de la Imagen 2021

La Asociación Hermanos Saíz convoca a jóvenes realizadores de hasta 35 años de edad a participar en la XXXI edición de la muestra audiovisual El Almacén de la Imagen, prevista del 25 al 28 de octubre, en esta ciudad.

A través del programa Mi Camagüey Streaming, en Facebook, se confirmó que el jurado otorgará el Gran Premio, denominado Luces de la Ciudad, consistente en diploma acreditativo y el pago de $ 15000.00 CUP, a la mejor realización, sin distinción de género y modalidad.

También se premiará por géneros o categorías audiovisuales de Ficción, Documental, Animado, Corto de hasta 3 minutos, y Promocionales ─ spot, video clip─, y las especialidades de Dirección, Guion, Fotografía, Edición, Dirección de arte, Sonido, Música original y Producción.

“Han sido dos años complejos por la COVID. Esto ha limitado la realización audiovisual, sobre todo al aire libre, con gran presupuesto, pero sabemos que no se ha parado de filmar y de editar, principalmente promocionales”, comentó Alberto Santos, presidente del Comité Organizador.

El Primero de octubre también vencerá el plazo de admisión a los proyectos de animación (de hasta 5 minutos) y de ficción (de hasta 27 minutos) que optarán por un presupuesto de 37500.00 CUP y de 50000.00 CUP, respectivamente.

“Les invitamos a que no dejen de participar para que su proyecto, sus sueños se puedan materializar mediante este premio que otorga El Almacén de la Imagen”, exhortó Isabel Palma, productora general.

Tanto los interesados en el concurso de obras como en el ejercicio del pitching, pueden subir los videos a Google Drive, o alguna plataforma similar y mandar el link al correo: elalmacendelaimagen@gmail.com, al que además enviarán las planillas.

También pueden remitirlos por el correo postal o entregarlos en la Casa del Joven Creador, Carretera Central Este # 50 Altos, entre Alonso Fruto y Chumbo, Camagüey, o la Sede Nacional de la Asociación Hermanos Saíz, en su sede del Pabellón Cuba Calle 23 e/ M y N, El Vedado, La Habana.

Otro tema abordado en Mi Camagüey Streaming fue la vinculación a las redes sociales y a los códigos de publicidad con que ya se promueve esta muestra: “El equipo de desarrollo decidió vincular la identidad gráfica del evento a la salud como homenaje”, enfatizó David González, diseñador gráfico.

Además de insistir en el cometido de dar “Luz joven a la imagen”, según su eslogan, el festival dedicará la edición a los 35 años de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), organización que lo defiende como uno de sus principales eventos.

Ihordan Torres, presidente de la filial de la AHS en Camagüey, se refirió a la intención de conformar una muestra con audiovisuales realizados en todas las provincias, inspirados en el aniversario 35; elogió el quehacer de los artistas del territorio; y anunció la presentación del Proyecto Trovesía, que ha unido a realizadores y trovadores enfocados en el video clip.



Inspirados

Abril sus flores abría… Este poema de Nicolás Guillén también puede contener el estado de gracia y las enervaciones de los jóvenes que a pesar de la pandemia, persisten en las redes sociales con la etiqueta #mantenteinspirado, y alumbran con el bálsamo de su obra la bella idea de la vida. Todo porque #elartesalva.

Hoy se cumple un año del megaconcierto Jóvenes por la vida, uno de los primeros alicientes a la espiritualidad de un pueblo, entonces aterrado por la COVID-19. Camagüey fue de las primeras provincias enlazadas al llamado Streaming Cuba. Así, el Ministerio de Cultura entraba de lleno con emisiones diferentes desde el ecosistema digital.

De aquel tres de abril recuerdo el set improvisado en la galería Mira, de la segunda planta del inmueble donde está la Casa del Joven Creador de Camagüey. Un puñado de entusiastas aseguraba lo básico para la transmisión online. En pantalla solo veíamos a la escritora Evelin Queipo y al trovador Harold Díaz, en representación de la filial de la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

Era una tarde agradable. El día anterior había llovido como consecuencia de un frente frío que preferimos interpretar con las palabras de las abuelas, cuando relacionaban los aguaceros con los buenos presagios.

Hablando en buen cubano, aquel pase en directo fue de palo. La imagen no quedó nítida, ni fluido el video. Mucha culpa tuvo la deficiente conectividad de la 3G, aunque no descartamos la inexperiencia de quienes, como también se dice, dieron el paso al frente. Lo anterior se supo después, por el aprendizaje sobre la marcha. Los inexpertos soñaron metas más altas y desarrollaron en octubre El Almacén de la Imagen como un evento transmedia, que no ha sido superado.

Comenzaron a proliferar alternativas de creación y promoción. La propia Evelin Queipo, en su intento por hacernos “delicioso” el confinamiento, comenzó a publicar décimas con recetas para repostería. En su perfil de Facebook podemos encontrar junto a los versos las imágenes del proceso y del producto final. Desde allí nos deleitó hasta con la ocurrencia de un dulce nombrado Romerías de mango, por los días del festival Romerías de Mayo.

También aparecieron con mayor fuerza grabaciones hechas con celulares, y las instituciones empezaron a confiar en los equipos de jóvenes realizadores para dar el salto de calidad. Gracias a la alianza verdadera, el Centro Provincial del Libro y la Literatura priorizó a autores recientes en videos de promoción cuando más recia estaba la cuarentena. Después puso en primeros planos a miembros de la sección de Artes visuales mientras pintaban cuadros que hoy ambientan librerías. La tercera oleada de cápsulas que apoyó fue para bailarines y actores de la sección de Artes escénicas. Asimismo, la filial enfocó a personas con un vínculo cercano a la organización.

Otro objetivo ha sido el hecho de mantenerse ligado a las buenas prácticas para transformar la problemática de la pandemia. Eso avaló aplausos de talla nacional como el Premio del Barrio para el proyecto sociocultural Golpe a golpe, merecedor de la condición Escudo y Espada de la Nación, conferida por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura también al colectivo laboral de la Casa del Joven Creador. Representantes de la CTC y la UJC en el territorio entregaron el reconocimiento Por las sendas de Agramonte y la distinción Jóvenes por la Vida.

Lecner Zúñiga “Da Zee” y Abel Betancourt “El Sensei” conforman el dúo Killas Club. Ellos redimensionaron el Festival de Rap Trackean2 que del 19 al 22 de marzo promovió una espectacular fiesta de hip hop con participantes de Cuba, México, Chile y Colombia.Lecner Zúñiga “Da Zee” y Abel Betancourt “El Sensei” conforman el dúo Killas Club. Ellos redimensionaron el Festival de Rap Trackean2 que del 19 al 22 de marzo promovió una espectacular fiesta de hip hop con participantes de Cuba, México, Chile y Colombia.

El talento de ser incondicionales explica el sí a cuanto llamado de ayuda ha llegado de parte de las autoridades políticas y gubernamentales. Brigadas de Golpe a Golpe, el principal puente de la AHS a la comunidad, convivieron semanas con los ancianos del hogar Manuel Ramón Silva y Zayas; luego llevaron su espectáculo artístico a otros centros de asistencia social. En medio del intenso rebrote del 2021, integrantes de ese proyecto estrella cumplieron misión en la Zona Roja alistada en la Escuela Vocacional de Arte Luis Casas Romero.

Ante la imposibilidad de las actividades presenciales por la situación de transmisión autóctona de la COVID-19 en la ciudad de Camagüey, la vida de la Casa del Joven Creador ha transmutado a las redes sociales. Desde el perfil de la filial en Facebook podemos seguir las peñas, las noticias de los lauros de los asociados, los eventos, las convocatorias de becas y premios, y el movimiento de una organización activa. Una de las claves del aumento en el número de seguidores es la calidad de los contenidos, porque no basta con tener algo que decir, es preciso hacerlo de la manera más atractiva posible.

La filial ido perfilando su estrategia con realizaciones de alta factura audiovisual, con mayor cuidado en la imagen institucional y de sus asociados, y la conformación de una oferta cultural en el escenario virtual e incluso para tocar la parrilla de la televisión nacional. El éxito del Salón Gesto de artes visuales (enero), la jornada de música electrónica Beat 32 (febrero) y el festival de rap Trackean2 (marzo) reafirmaron la importancia del sentido previsor en la organización de los eventos.

Ser miembro de la AHS es una condición que se demuestra en los escenarios más diversos. En primer plano vemos a Kenny Ortigas, instructor de teatro, recientemente nombrado presidente del Consejo Provincial de las Artes Escénicas. Él participa con sentido crítico y ético en los debates más polémicos. Ser miembro de la AHS es una condición que se demuestra en los escenarios más diversos. En primer plano vemos a Kenny Ortigas, instructor de teatro, recientemente nombrado presidente del Consejo Provincial de las Artes Escénicas. Él participa con sentido crítico y ético en los debates más polémicos.

La AHS en Camagüey está llena de proyectos: tiene casi listo su sitio web rediseñado con mejores servicios para la interactividad; participa de la campaña comunicacional Tienes la palabra; y ya prepara los materiales para el megafestival Romerías de Mayo. De igual manera, celebrará la victoria de Playa Girón con un conversatorio evocador de los versos guillenianos y de la música inspirada en los cubanos invencibles a la maldad de los invasores de 1961.

A un año del primer megaconcierto virtual Jóvenes por la vida, cuando abril retó a florecer la creatividad en circunstancias de pandemia, la AHS crece en proyectos y gratitud. Hoy donará cuadros y libros a una institución científica, y cantará con voz de trovador las hazañas y la resistencia de un pueblo que inspira e involucra a los jóvenes creadores en sus procesos culturales



Elaine Vilar gana Premio de la Ciudad de Camagüey (+Video)

La escritora Elaine Vilar Madruga (La Habana, 1989) ganó el Premio de la Ciudad Silvestre de Balboa por la pieza teatral Soledad, resultado hecho público como parte de la Semana de la Cultura Camagüeyana.

Se alzó entre las 18 obras de autores de siete provincias, con el seudónimo de Silas y el texto dedicado a la relación de madre e hija ante el conflicto por las pérdidas y las búsquedas en la construcción de identidades.

[+]



Un Almacén transmedia

El Almacén de la Imagen puso a prueba grandes empeños y demostró mucho más. Lo primero: que si desde el principio está claro el objetivo, no hay obstáculo invencible para un equipo entusiasmado. Lo segundo, recibir con gratitud el legado de los fundadores sin permitirse omisiones ni olvidos, aunque siempre haya inconformes que piensen lo contrario.

Cuando se definió el tema de las narrativas transmedia y el uso de las plataformas digitales en la realización audiovisual, sonaba a tremenda ilusión con un final demasiado parecido al desengaño. La mayor pesadilla saltaba con los impedimentos de conexión. Sin un buen ancho de banda era imposible la videollamada por Zoom a España donde vive el argentino Daniel Resnich. Etecsa brindó el servicio gracias a la persistencia de la Asociación Hermanos Saíz ayudada por la representante de Cubarte en Camagüey.

Coffea arábiga-Foto Ricardo de la Paz
Coffea arábiga-Foto Ricardo de la Paz

Bastaría la conferencia magistral del profesor de la Escuela Internacional de Cine (EICTV) de San Antonio de los Baños, para calificar de exitoso este Almacén, por sumar a un experto de su altura, y así tender un puente sólido a la comprensión de la actual convergencia creativa de soportes y lenguajes. Las claves de Resnich para “hackear” la mente transmedia son esenciales para quienes pretenden generar contenidos con historias emocionantes.

Hasta el año pasado, perder una de las sesiones teóricas del evento prácticamente no tenía vuelta atrás, sin embargo, el ecosistema digital permite conservar los archivos y acceder a sus compendios de aprendizaje. Por ejemplo, el video de aquel experto puede visualizarse a través de la plataforma de Vimeo, aunque sin permiso de propagación.

Por el contrario, en la página de El Almacén de la Imagen en Facebook está disponible el diálogo con el chileno Vittorio Farfán, quien desde la cordillera andina habló de su experiencia como autor de videojuegos y de web series, así como de sus prácticas de enseñanza a adolescentes. También quedó pública la charla del cubano Luis Abel Oliveros, coordinador de la Cátedra de Televisión y Nuevos Medios de la EICTV. Desde La Habana enunció cada momento del proceso de formación de productores creativos.

Las medidas sanitarias de prevención contra la COVID-19 impidieron el arribo de participantes de otras provincias, pero había que ver cuán al tanto estaban a través del grupo de WhatsApp, donde recibían información de cada opción del programa. Minuto a minuto siguieron la premiación. De hecho, el jurado central saludó a la pantalla de un celular donde estaba el rostro feliz del holguinero Juan Carlos Domínguez Diez, Gran Premio Luces de la Ciudad. Por su obra Piel de burdégano además se alzó en documental, guion, fotografía, edición, sonido y dirección.

Una zona de tensiones era el pitching, ese ejercicio de defensa de proyectos de ficción y de animación para jóvenes que optan por el financiamiento del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (Icaic). La imposibilidad de la defensa cara a cara provocó más de un dolor de cabeza; sin embargo, el envío en tiempo de las carpetas, y la facilidad de la videollamada para despejar dudas y sostener argumentos, facilitó todo el trabajo. Este año ganó la tunera Yanet Pavón, por su propuesta de ficción Ella y el Hotel Miramar.  

Mantener la vitalidad en seis redes sociales: YouTube, WhatsApp, Facebook, Instagram, Twitter y Telegram implicó un trabajo de mesa, entrañó la generación de informaciones previas, y contó con la profesionalidad de jóvenes comunicadores, periodistas y fotógrafos. Por intuición pusieron en práctica lo que se confirmaría los días de máximo apogeo del evento: urge pensar los contenidos de una manera diferente, para diversificar los públicos en la medida que la historia transita por varias plataformas.

Almacén - Conferencia Daniel Resnich- Foto Alejandro Rodríguez
Almacén – Conferencia Daniel Resnich- Foto Alejandro Rodríguez

Hubo la programación habitual de proyecciones en salas, exposiciones de carteles y conversatorios con jóvenes artistas. Todo se transmitió por Facebook Live desde el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo. Igual sigue a la mano el coloquio acerca de fondos, becas y premios para la realización, explicados por Ramón Samada, presidente del Icaic; Claudia González, directora de creación artística de ese instituto; y Rafael González, presidente nacional de la AHS.

El evento se contó a sí mismo con el lenguaje transmedia, y hay varias pruebas de su capacidad para vincular los diferentes medios. Pensó un programa de televisión de cuatro capítulos, estrenado en las emisiones del 27 al 30 de octubre por el Noticiero Cultural de la Televisión Cubana. Compartió los reportes de los medios tradicionales. Hizo circular el boletín Luces tanto impreso como digital. Por si fuera poco, aprovechó la estancia del director de arte José Denis (Pepe) Reyes, quien ambientó como motivos de cine el lobby de la Casa del Joven Creador.

Este Almacén ha generado en los ausentes unas ganas enormes de volver a la ciudad. Esperemos que ayude a los camagüeyanos de aquí a abrir los ojos para afrontar cada reto de las tecnologías digitales, y sobre todo, a ser más colaborativos dentro del ámbito de la cultura.



La juventud de Nazario a sus 80

El artista visual Nazario Salazar cumplirá 80 años el próximo domingo. La víspera recibirá un homenaje oficial, sin embargo, la Asociación Hermanos Saíz (AHS) quiso adelantar el regalo a uno de sus entrañables Miembros de Honor.

Un pequeño grupo, liderado por Ihordan Torres Hernández, presidente de la filial de la organización, llegó a la casa y compartió durante casi dos horas con un experto en el modelado con barro, reconocido entre los fundadores del Movimiento de la Nueva Cerámica Camagüeyana.

Fotos: Alejandro Rodríguez Leiva / Adelante

En el patio, donde tiene su horno artesanal, contó que ese movimiento surgió de una crisis. Oscar Rodríguez Lasseria y él no tenían materiales para hacer las obras y por las búsquedas redescubrieron los valores de la arcilla.

Nazario recordó su etapa como miembro de la Brigada Hermanos Saíz, uno de los antecedentes de la AHS, y enfatizó en el vínculo cercano con la nueva organización, al punto de recibir una beca en el exterior cuando tenía 46 años porque como no aparentaba esa edad, se pensaba que no pasaba de los 35.

Aunque nunca se tatuó, dijo que aprecia los tatuajes como expresión creativa siempre y cuando estén ubicados en la parte adecuada del cuerpo, y convencer a la persona del mejor lugar para esa idea depende del artista.

Fotos: Alejandro Rodríguez Leiva / Adelante

Comentó de la exposición retrospectiva que prepara para el mes de diciembre en la Galería República 289, aunque ha realizado la mayor cantidad de piezas durante los últimos meses.

Durante el diálogo surgió la meta de un taller de miniaturismo con vistas a una muestra para el mes de enero, como parte del Salón Gesto, de la sección de Artes Visuales de la AHS, y como extensión del Proyecto Colibrí, con el que desde el 2009 promueve el ideario martiano en obras de pequeño formato.

Mañana en la Casa de la Memoria, Nazario además recibirá un agasajo por seis décadas de trayectoria artística. No faltará la AHS aunque de antemano beba de la fuente de su juventud: “A los 80 años hago cosas de 80 años y no dejo de hacer. Uno debe hacer porque si no se lo propone se anula a sí mismo”.

*Publicado originalmente en Periódico Adelante



Del golpe al verso (+ fotos)

Jennifer nunca había visto a una viejita desnuda. Degar desconocía el mundo de un asilo. Leinier no imaginaba tanta tragedia encajada en la memoria de las personas. Solo un poeta como César Vallejo creó la palabra que contiene la vivencia más “trilce” de sus vidas.

Todavía sienten esa mezcla de triste con dulce, el sabor fijado al pecho por la estancia en el hogar Manuel Ramón Silva, donde ayudaron a cuidar durante 15 días a 246 ancianos de Camagüey. En la sexta provincia más envejecida de Cuba, uno de cada cinco habitantes sobrepasa los 60 años de edad.

Degar-Foto cortesía Golpe a golpe

Los jóvenes llegaron en plena cuarentena como parte del grupo de 13 artistas en nombre de Golpe a Golpe, el proyecto sociocultural que en diciembre cumplirá 14 años de búsqueda y de abrazo al alma de comunidades vulnerables. Celebrará 20 si se cuentan sus antecedentes como Pista Abierta, también concebido y dirigido por el promotor cultural Yunielkis Naranjo Guerra.

foto cortesía Aymée Amargós

Jennifer Collymore Torres, la cantante de pop con ocho meses en la agrupación, quedó en trance cuando le dijeron “ey, ven a acá, debes ayudar a secarlas y a vestirlas”. La lista fue honda como las urgencias de aquellos rostros con miradas perdidas y encontradas.

Degar Humberto Puentes Hernández se impactó desde el primer pie dentro del amplio edificio de 1878. La beca para él equivalía al recuerdo del servicio militar. Otra vez dejaría de ver a los suyos por un tiempo bien finito, pero aun hoy, ya en su casa, sigue angustiado. Se imaginó en el espejo de ejecutantes del saxofón y de la percusión que conoció: “Nadie quiere estar lejos de la familia”.

Leinier Paredes Rosales sí llevaba en el equipaje de cantante y humorista claves contra la desolación. Por sus ocho años en Golpe a Golpe pudo colaborar durante 15 días en el Esmeralda devastado por el ciclón Irma en 2017. Con sus colegas de entonces limpió el pueblo bajo el sol y ganó aplausos en noches de apagón. Para todo había remedio allá, pero no para las historias topadas aquí de muerte de hijos y de padres abandonados.

foto Cortesía de Aymée Amargós

Otro guion construyeron para la dinámica del grupo: madrugar, cargar el agua para el baño, alimentar, escuchar y comprender. En las tardes, a eso de las tres, una sala rompía la rutina como escenario para el arte de los muchachos. Se sabían con talento para la magia, la danza, el humor y la música. Durante la estancia probaron su capacidad para ser buenas personas.

El doctor Yuri Emilio Copa Ruiz, director del hogar, calificó de maravilloso el trabajo de los jóvenes artistas. Se infiere el alivio por entretener a los aptos, como identifica a los ancianitos que solían pasear por la ciudad y llevan tres meses sin poder salir. El 28 de mayo entró el segundo grupo de jóvenes, del proyecto Abriendo brechas, extensión de Golpe a Golpe en la célula de la Asociación Hermanos Saíz en Florida. Ese relevo de 14 sumó a la oferta la proyección de audiovisuales y una peña danzonera.

Leinier -foto Cortesía de Aymée Amargós

En cuanto a los primeros, Jennifer hasta ganó el nombre de Agustina. Así la llamaba una señora con sed de permanente compañía. La chica nerviosa de 18 años logró un estado de bienestar. Con Degar, tres años mayor, cantaba a dúo para calmar a quien echaba a llorar por contar sus penas. Ella se despidió con estilo de pop y él con su rap titulado El amor es fuerte.

A sus 29 años, Leinier tiene una coraza con zonas sin blindaje. Lo comprobó con el alud de tantos relatos, aunque dio con la cura en los poemas, los chistes y el cantar de los propios ancianos en una instalación de salud donde varios están cerca de cumplir el centenario: “Echo de menos a esas viejitas…”

foto cortesía Golpe a golpe

La imagen de arrugas queribles afianza el sentido de la vida para ese grupo de jóvenes. Mayo significó una inmersión cada vez más profunda a la raíz de un proyecto de creación fundado para andar del golpe al verso.

Leinier-Foto cortesía Aymée Amargós

hogar de ancianos Manuel Ramón Silva/
Foto cortesía de Aymée Amargós



Desiderio Navarro: “He logrado bastante, pero no logro convencerme”

*Tomado de Adelante

Desiderio Navarro no suele conceder entrevistas. “Cada palabra se me convierte en un drama”, me dijo, pero había accedido en seguida a nuestra petición. Alguien se preguntaba el porqué de un homenaje a este camagüeyano en  un evento para mirar el audiovisual. Quizá no se conocía de su entusiasmo de medio siglo atrás, donde está parte de la génesis del Taller Nacional de Crítica Cinematográfica, ni se “sospechaba” que desde Adelante comenzó a estimular el pensamiento crítico en el vórtice de la cultura.

—¿Cómo recuerda al Desiderio que vivía en Camagüey?

—Ese período inicial, sobre todo a partir de los seis años, fue, ante todo, el de la búsqueda ávida de libros y la lectura incesante –primero, de química, biología, psicología, filosofía y lingüística. Fui un autodidacta nato: un día, mis padres descubrieron que había aprendido a leer solo, y desde entonces estimularon en mí el estudio y procuraron mi desarrollo intelectual en la medida de sus limitadas posibilidades económicas. Mi mejor regalo de Reyes Magos fue un escritorio, hecho por mi papá en calidad de Gaspar, Melchor o Baltasar. Gracias a una licencia del entonces Ministro de Educación, Armando Hart, a los quince años pude ingresar en la Universidad de las Villas para estudiar Química, pero pronto me vi obligado a dejar la carrera.

Con el Premio Literario de Cuento de la UNEAC Provincial en 1965, me descubro a mí mismo como escritor y mis lecturas se reorientan hacia la literatura, el teatro, el cine y las artes plásticas –sin abandonar la filosofía. Poco tiempo después, la Dirección Provincial de Teatro me contrata como asesor del Conjunto Dramático de Camagüey me contrata como Asesor del Conjunto Dramático de Camagüey en su período de oro, que transcurrió en un contexto nacional de luchas ideo-estéticas entre ideas de vanguardia, de un lado, y realistas-socialistas, populistas, sovietizantes, cuyo desenlace, como es sabido, fue favorable a estas últimas.

Hay que recordar que el primer ataque público contra Lezama Lima, publicado en Bohemia, provino de Camagüey, y el único ataque contra la extraordinaria puesta en escena de Vade Retro por Pedro Castro, con actores de la talla de Héctor Echemendía, Yolanda Cuéllar, Mercedes Arnaiz y Rogelio Meneses, provino de un escritor del propio Camagüey. En ese tenso contexto también hacían sus obras los artistas plásticos Juan Vázquez, Santos Serpa y Gabriel Gutiérrez, así como los escritores Carlos Victoria, José Rodríguez Lastre y Francisco Garzón. Y por entonces escribí sobre algunos de ellos. En 1968 dejé Camagüey, y, poco tiempo después, también lo hicieron casi todos los creadores mencionados.

—¿Cuáles influencias del ambiente familiar y del contexto de su ciudad natal reconoce en la forja de su personalidad?

—Tuve las mejores influencias culturales que puede tener, en una ciudad muy conservadora, un autodidacta cuyas lecturas se adelantaban a su edad y cuyos intereses se salían de las materias y bibliografías establecidas: las influencias de quienes ante esa voluntad de saber “heterodoxa” no ponían obstáculos, sino ofrecían las mejores sugerencias y préstamos que podían: Eduviges Montalbán, maestra en la Escuela Primaria 6; Adela Rivas, profesora de Química en el Colegio Pinson; Osvaldo Morán Arteaga y Antonio Martínez Caballero, profesores de Química y Psicología, respectivamente, en el Instituto de Segunda Enseñanza, y Josefa Cruz, bibliotecaria de la Biblioteca Provincial. Las sugerencias de Fefa y las de Carlos Victoria Olivera, a quien conozco en ocasión del mencionado premio, abrieron ante mí un extraordinario mundo de obras modernas y de vanguardia –Kafka, Joyce, Eliot, Eluard…—cuyas inquietudes existenciales, sociales y estéticas nada tenían que ver con lo poco de literatura de otros tiempos que me habían hecho leer –un tanto formalmente– como asignatura.

—¿Qué sentimientos le producen los términos Cineforum y Adelante?

—En el periódico Adelante se publicó no sólo mi primera obra literaria premiada, sino también mi primera obra “crítica”, más informativa que propiamente analítico-interpretativa, según las exigencias de la época y el objetivo que me había propuesto de ganar nuevos receptores “no-iniciados” para la literatura y las artes de vanguardia. Así, seguí escribiendo en Adelante lo mismo sobre La muerte de un burócrata que sobre La felicidad de Agnes Varda, labor crítica que, ya en La Habana, continuaría en las páginas de Unión, Granma, La Gaceta de Cuba y Cuba Internacional.

“En ocasión de la primera Semana de Cine Cubano que organicé en 1966 con la participación de las más destacadas figuras y obras del cine nacional del momento, pude informar en Adelante sobre el Cineforum, que no era más que el sueño de un Taller de Apreciación y Crítica Cinematográfica como el que muchos años después realizarían con inimaginables creces Juan Antonio García Borrero, Luciano Castillo y Armando Pérez, nucleando a un equipo de excelentes colaboradores, atrayendo a los mejores representantes del cine y la crítica nacionales, y dando acceso a enormes caudales de selectas obras nacionales y extranjeras.

“Lamentablemente, una repercusión de la polémica sobre Vade Retro me alejó de las páginas de Adelante hasta la presente entrevista. Y, entre muchas otras cosas, agradezco al Taller de Crítica Cinematográfica el motivo de este reencuentro con sus páginas”.

—El dominio de otras lenguas no le invalida hablar en buen cubano. ¿Qué significa para usted ser políglota?

—El traducir múltiples lenguas es la parte menos importante de mi trabajo, pero es lo que yo llamo ”la parte circense”,”malabarística”, la que llama la atención y que, lamentablemente, alguno que otro utiliza para desviar las miradas de lo más importante de esta faceta divulgativa de mi trabajo: el rigor del trabajo de investigación, lectura y selección practicado en el oceánico pensamiento mundial sobre las más diversas disciplinas artísticas y culturales. También esa labor de divulgar traducciones propias y ajenas de textos valiosos comenzó en Adelante, cuando publiqué un artículo sobre el surrealismo del destacado crítico francés, José Pierre, miembro del Grupo Surrealista.

“En mayo próximo arribaré a la cifra de 500 traducciones de textos teóricos de 38 países en traducción de veinte idiomas. A diferencia de tantos que, cuando, en medio de nuestras carencias informativas nacionales, consiguen un libro valioso del extranjero, lo usan, lo citan, pero lo mantienen “enguacado” en su casa, yo no soporto la sensación de estar leyendo un texto importante, interesante, sea en español y, más aún, en otro idioma, mientras a mi alrededor críticos, investigadores, profesores, estudiantes y otros interesados en el tema no tienen acceso al mismo. Y me duele no tener más tiempo para darle a tanta gente todo lo extraordinariamente valioso del pensamiento teórico cultural mundial que desconocen y necesitan, cada vez más”.

—El conocimiento humano está en Internet, donde lo que vale, cuesta. ¿Cómo ha logrado para el Centro Cultural Criterios la gratuidad de lo sobresaliente del pensamiento teórico contemporáneo?

—Durante décadas lo he logrado gracias a mis propios recursos –los de mis becas y premios internacionales–; pero, sobre todo, gracias a la generosidad de editoriales, revistas, bibliotecas, universidades, ministerios de cultura y academias de ciencia de Europa y Norteamérica; y, aún más decisivamente, gracias a la simpatía hacia mi trabajo de cientos de las más importantes figuras teóricas internacionales, algunos de los cuales, como Iuri Lotman, me han cedido todos sus derechos en español por gran parte de su obra, o solidariamente han pagado ellos mismos, por mí, a su casa editora los derechos ya cedidos.

—Si tuviera que definir, en términos de apertura intelectual, ¿qué color le daría al más reciente quinquenio? ¿Dónde estamos en presente después de tanto debate de pasado?

—Creo que no se podría hablar de un único color, sino de algo así como un cuadro neoexpresionista en el que todavía a veces sobre grandes planos verdes y azules se ven bruscos brochazos grises. Un cuadro, por lo demás, en expansión, como una obra de Cesare, pero no en todas direcciones.

No creo que haya habido tanto debate de pasado: ha habido un poco de historiografía, y bastantes memorias –que algunos tratan de devaluar calificándolas de “catarsis”–, pero muy poco análisis, reflexión e intercambio de argumentos y contraargumentos.

“Ya el sólo hecho de que se siga haciendo referencia al propio debate de 2007 con la expresión “guerrita de los emails” revela cuán poco ha habido de reflexión. Pues no hubo ninguna guerra: los que fueron objeto de crítica nunca respondieron”.

—¿De qué se piensa en Cuba ahora, según su opinión? Este país trascendió en otros siglos por la hondura y alcance de grandes pensadores, pero en las últimas décadas pareciera que, más allá de la ejecutoria política directa de varias figuras, no abundan las personalidades que marquen pauta por esa labor invaluable de pensar un pueblo. ¿Coincide con eso?

—Resulta difícil saber lo que se está pensando en el medio intelectual, así en general. Entre otras cosas, porque desde los 70 se desalentó la figura del intelectual público revolucionario, o sea, crítico, y ahora estamos pagando los costos de ello. Habría que ver cuánto pensamiento afloraría en nuestra vida pública cuando se le ponga fin a la invisibilización del intelectual en la esfera pública en general y en los medios masivos en particular, donde su presencia, más allá de dos o tres programas sobre temas rodeados de una previsible unanimidad, se ve reducida a la información sobre aniversarios, premios, eventos internacionales, o al espectáculo de la puesta a prueba de su cultura general. Y hablo de intelectual no en la acepción débil de trabajador no manual, sino en el sentido fuerte original del que interviene en la esfera pública sobre asuntos extra artísticos, sociales.

—¿Cuál siente sea el lugar del intelectual cubano en ese acercamiento Estados Unidos-Cuba que muchos ven solo desde términos políticos o comerciales? ¿No estamos abocados ya al tiroteo principal de esa guerra de pensamiento?

—Hasta ahora, a lo largo de décadas, gran parte de las contradicciones ideológicas se han resuelto no por vías propiamente ideológicas, sino sobre todo por vías administrativas –parametración en los 70, depuración, el «tapabocas revolucionario», invisibilización mediática, exclusiones y obstaculizaciones, etc.–; en este nuevo período de democratización tecnológica y máxima apertura a la presencia personal y cultural extranjera es cuando, si se quiere defender las propias ideas, se tendrá que hacerlo mediante una verdadera lucha ideológica: escuchar, analizar, explicar, argumentar y contra-argumentar. Del imponer habrá que pasar al proponer. Para defender no se podrá ofender. Y para vencer habrá que convencer.

—Ahora regresa a Camagüey para celebrar medio siglo de vida intelectual. ¿Qué ventajas le ha brindado pensar de todo?

—El título de mi libro al que haces referencia — A pe(n)sar de todo–, como puedes imaginar, no es un mero juego de palabras. Esa voluntad o impulso de pensar de todo, pero de manera independiente, al margen de los cambiantes pensamientos «ortodoxos» dominantes en cada momento, más bien me ha dado desventajas en muchos órdenes –hasta un bruxismo arrasador desde los 70. A veces me digo que, para ser el hijo de un hojalatero nacido y criado en calle de tierra, totalmente autodidacta, he logrado bastante, pero no logro convencerme. La gran desventaja de ser realmente intelectual es que se te va la vida y nunca has pensado, estudiado o hecho lo posible, lo suficiente, lo necesario. La única verdadera ventaja es que te realizas en esa lucha de Sísifo.


Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico