Yasel Toledo Garnache


Cuba debiera ser siempre una sola familia

Son tiempos complejos, difíciles. Los embates de Ian agudizaron una realidad repleta de retos para un pueblo, que parece de ciencia ficción, por su capacidad de salir adelante, incluso cuando otros han pronosticado la debacle total.

La resistencia de Cuba, el alma hermosa de esta nación y su gente nos llena de un orgullo noble, como el que sentimos al ser aprobado recientemente el Código de las familias por inmensa mayoría, en un contexto complicadísimo.

Tuvimos la suficiente inteligencia y sensibilidad para votar por la esperanza, aunque eso significara superar prejuicios y apartar diferencias hasta políticas, porque no se trataba de castigar a nadie ni protestar por escaseces, sino de amor y reconocer los derechos de todos.

Ya desde hac√≠a meses se sufr√≠a d√©ficit de electricidad, de alimentos, transporte, medicamentos… Y verdad que es complicado mantener as√≠ la sonrisa, el √≠mpetu y los sue√Īos, que es una de las formas m√°s puras de la belleza.

Vino Ian, con su fuerza descomunal y la suficiente maldad de arrasar sobre todo en Pinar, causar da√Īos tambi√©n en Artemisa, Mayabeque, La Isla, La Habana, y dejar sin fluido el√©ctrico a todo el pa√≠s. No solamente La Habana, toda Cuba…

Miles de personas, incluidos muchos j√≥venes hemos tratado de ayudar de cualquier v√≠a, lo mismo organizando donaciones, recogiendo escombros, ayudando a restablecer el fluido el√©ctrico…, aunque tambi√©n hemos sufrido da√Īos, aunque tambi√©n se nos ha hechado a perder la comida, s√© de algunos en Pinar que han perdido hasta sus casas y est√°n ayudando…

Otros, en ejercicio de todo su derecho, han salido a protestar. Ojalá todos saliéramos con la misma fuerza y bondad para ayudar. Cuba debiera ser siempre una familia enorme a favor del bien.

Ya casi La Habana completa tiene electricidad. Muchas personas en Pinar tardar√°n semanas en tenerla, algunas con el sufrimiento de haber perdido todo, menos la solidaridad y el apoyo de otros.

Nuestros hermanos de Guant√°namo, Santiago, Granma, Holgu√≠n…, La Isla y el propio Pinar llevaban varios meses apenas con unos alumbrones. Y en los d√≠as recientes, al igual que la capital, sufrieron el apag√≥n.

Hay necesidades muchas, que debemos resolver lo antes posible, y, sobre todo las vitales. La falta de electricidad es la que m√°s lacera la gente, la que m√°s duele por las din√°micas que impone en los hogares y la sociedad en general.

Esta Revolución se hizo para la resistencia, pero sobre todo para el bien de su pueblo, para también disfrutar y cultivar la alegría. Los fenómenos externos seguirán, y verdad que suelen provocar sensaciones fuertes.

¬ŅPor qu√© tanta maldad, por qu√© seguir impidiendo que este pa√≠s intente lograr el desarrollo en mejores condiciones? Ni siquiera en situaciones como estas quitan o disminuyen las medidas contra Cuba, que es hacerlo contra nosotros, contra la gente.

Ojalá todos los cubanos, los de aquí y los de todas partes, nos unamos más que nunca, a pesar de las diferencias, para hacer el bien, para ayudarnos.

Es preciso seguir so√Īando con unicornios azules, y necesitamos tambi√©n un barredor de tristezas -como en la canci√≥n de Silvio-, la construcci√≥n constante de la esperanza a favor de la vida, de Cuba y la Patria, que debe ser siempre de todos.




Los hermanos Saíz, jóvenes que son esencias (+Video)

Tal vez Esther, cuando ve√≠a a sus ni√Īos jugar en la casa, leer o escribir los primeros versos, nunca imagin√≥ la dimensi√≥n que alcanzar√≠an esos dos peque√Īos. Seguramente durante la adolescencia ya se sent√≠a orgullosa de ellos, y quiz√° hasta preocupada por la fuerza de sus ideas y el valor con que las defend√≠an en un contexto tan peligroso.¬†Aquel 13 de agosto de 1957 fregaba en la cocina de su casa, cuando sinti√≥ algunos disparos a lo lejos, y su alma, su mente, su coraz√≥n‚Ķ lo supieron:¬†‚ÄúMe mataron a los muchachos‚ÄĚ.¬†

L√°grimas, dolor, impotencia‚Ķ debe haber sentido aquella maestra de instrucci√≥n p√ļblica, que perdi√≥ en cuesti√≥n de segundos a sus dos √ļnicos hijos. Ah√≠, frente al cine, fueron baleados, dos hermanos mor√≠an defendiendo uno al otro. Ese debe ser siempre el esp√≠ritu que acompa√Īe a los miembros de la¬†Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS)¬†en toda Cuba, una familia grande que se ayude siempre, con fidelidad a sus esencias, que nos vienen de aquellos dos j√≥venes y de la tradici√≥n art√≠stica y heroica de este pueblo. ¬ŅCu√°nto debe haber sufrido tambi√©n el padre, el juez Luis Rodolfo Sa√≠z?

Casi nunca se dice, pero hac√≠an apenas seis d√≠as del cumplea√Īos de la madre. Aquel 7 de agosto, cuando la felicitaban, ella no pod√≠a imaginar lo que suceder√≠a poco despu√©s.

Me sumerjo en el documental¬†¬ŅPor qu√© luchamos?, que indaga en las vidas de Luis y Sergio, con direcci√≥n de Danny Gonz√°lez Lucena e idea original de Bladimir Zamora. Escucho y veo a Esther, a la entonces novia de Luis, a vecinos‚Ķ, a personas que los conocieron. Los imagino siempre activos, leen a Mart√≠, a Marx, escriben, polemizan, caminan por su San Juan, sue√Īan con una Cuba mejor y conf√≠an en la inteligencia y el coraje de Fidel y otros barbudos, que desde la Sierra Maestra eran motivaci√≥n importante.

A mí lado están también los libros Los antepasados, selección de 10 cuentos de Luis Saíz Montes de Oca, con selección y prólogo de Eldys Baratute; y Juventudes, artículos y ensayos de los dos hermanos, recopilados por el investigador y profesor Luis Figueroa. 

Impresionan la profundidad y proyecci√≥n de sus pensamientos, a pesar de las edades, en textos, como¬†Las razas, el problema racial en Cuba; Juventud, fuerza salvadora; Juventudes, La Generaci√≥n del Centenario; M√°rtir de Dos R√≠os; ¬ŅPor qu√© luchamos‚Ķ?, ¬ŅPor qu√© no vamos a clases?, con una preocupaci√≥n social constante que los llev√≥ a escribir tambi√©n notas sobre Pol√≠tica agraria y Econom√≠a Pol√≠tica.

Manantial de ideas y aprendizajes

Familia Saiz. Foto: Archivo

Su pensamiento ideol√≥gico merece revisitas constantes, para comprender mejor las particularidades de aquella etapa y de una generaci√≥n que desde centros escolares y tambi√©n el activismo revolucionario so√Īaba con una Cuba sin dominios neocoloniales.¬†

Sergio, por ejemplo, en su texto¬†¬ŅPor qu√© no vamos a clases?, expres√≥:

‚ÄúSer estudiante no es s√≥lo repetir en un examen materias, la mayor parte de las veces aprendidas ligeramente, ni asistir todos los d√≠as a clases y hacer de vez en cuando una trastada. Hay mucho de comercial en el estudiante solo preocupado por la obtenci√≥n de un t√≠tulo: para √©l, el instituto o la universidad, ser√°n graciosamente estanques de juegos. Ser estudiante es algo m√°s que eso, es llevar en su frente joven las preocupaciones del presente y el futuro de su pa√≠s, es sentirse vejado cuando se veja al m√°s humilde de los campesinos o se apalea a un ciudadano.¬†Es sentir muy dentro un latir de patria, es cargar bien pronto con las responsabilidades de un futuro m√°s justo y digno, es guiar al ciego y llevarlo al porvenir‚ÄĚ.¬†

Luis, quien a la edad de 12 a√Īos represent√≥ el papel de Abdala, obra escrita por el Ap√≥stol Jos√© Mart√≠, manifest√≥ en su art√≠culo¬†Juventudes, que ‚Äúla hora es nuestra, porque nuestra es la soluci√≥n y el af√°n de lucha que nos invade. No morir√° en el cuerpo de ning√ļn combatiente, ni podr√°n ahogar el esp√≠ritu de rebeld√≠a de ning√ļn compa√Īero ca√≠do pues las ideas no se matan. Por eso estamos seguros del triunfo y luchamos con la esperanza del d√≠a grande en que podamos, rifle en mano y coraz√≥n limpio, levantar la bandera, que guarda desde el 19 de mayo de 1895, la llama de la Revoluci√≥n Cubana, porque esta qued√≥ trunca en la ca√≠da de Dos R√≠os, con Jos√© muri√≥, pero como ni √©l ha muerto, pues es cosa viva y presente, ella tampoco. Y los dos esperan, y los dos siguen vivos. Jos√© Mart√≠, la idea revolucionaria grande, justa y digna.¬†Ser joven hoy en d√≠a, lo sabemos bien, es algo m√°s que tener de 15 a√Īos en adelante es, ante todo, estar ocupando el puesto en la lucha por la Libertad, es vivir conscientes del deber generacional. Es estar dispuesto a empu√Īar el rifle y raz√≥n en aras de la Revoluci√≥n necesaria‚ÄĚ.

En su texto¬†¬ŅPor qu√© luchamos?, de mayo de 1957, escribir√≠a Luis:¬†‚ÄúNo tenemos m√°s que nuestras vidas avaladas con la honradez de un pensamiento justo y una obra inmensa que realizar, y como ofrenda de devoci√≥n y desprendimiento los hemos depositado en los brazos de la Revoluci√≥n Cubana -justa, grande, renovadora, honrada, socialista-, sin m√°s esperanzas que ver alg√ļn d√≠a cumplidos estos sue√Īos que hoy, en plena juventud y calor de lucha, llevamos a estas cuartillas.

La lucha que nos espera, la obra que tenemos por delante, y el recuerdo imborrable de los hermanos ca√≠dos,¬†abrazados a este mismo ideal que sentimos, no permitir√° que quede trunca o incumplida, y la obra revolucionaria ser√° alg√ļn d√≠a orgullo de todos‚Ķ‚ÄĚ

Apuntes breves sobre la obra literaria

La poes√≠a de aquellos dos muchachos apasionados del arte y la cultura en general, tiene innegables valores literarios. Hay en sus versos amor, romance, incluidos algunos tal vez para muchachas que los hac√≠an suspirar, como¬†Ayer y hoy, Tu recuerdo, Aunque quieras volver y Vendr√°s, en¬†el que se puede leer:¬†¬°Vendr√°s alg√ļn d√≠a/ en busca de mi amor!/¬†¬†Llegar√°s anhelante/ de las caricias mias/ Volver√°s a tratar/ de que te ame otra vez/ ¬°Vendr√°s‚Ķ! lo s√© y te espero/ Te espero ansioso/ porque s√© que vendr√°s / y entonces te saludar√©/ con la misma frialdad/ de una amiga de ayer.

Cuentos como Deshonra, La pecadora con los ojos vírgenes, Los antepasados, Mi amante: la tierra, Mis cinco dedos del pie izquierdo y Sangre en los surcos muestran la capacidad narrativa de Luis y la preocupación constante por los prejuicios y las dificultades de los campesinos y otros pobladores de su etapa, reflejado con sagacidad en sus letras. Leídos de manera cronológica, se percibe también en los relatos la madurez literaria, que iba alcanzando el autor, con mayor voluntad de atrevimiento y experimentación en cuanto a las formas, como expresa el escritor guantanamero Eldys Baratute en el prólogo del libro Los antepasados, publicado en 2021 por Ediciones Aldabón, de Matanzas.

La AHS y el homenaje permanente

Monumento a los hermanos Sergio y Luis Saíz Montes de Oca. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Luis y Sergio deben vivir siempre en las venas y el corazón de la AHS y los jóvenes creadores cubanos. A nosotros nos llena de orgullo que su madre Esther en cierta ocasión expresara que si ellos estuvieran vivos les gustaría pertenecer a la AHS, por lo que es y representa. 

A veces los imagino entre nosotros, simbolizan lo que somos y a lo que aspiramos siempre: esa dimensión de humanismo, sensibilidad, amor a la creación en general y a Cuba, el afán de superarnos, de compartir con la gente y hacer el bien desde el arte y las acciones.

Durante todo agosto realizamos dis√≠miles actividades a lo largo del pa√≠s, con Luis y Sergio en el pecho, y tambi√©n con Fidel, que siempre deber√° acompa√Īarnos. Ah√≠ est√°n la reapertura de la Casa-Museo -el lugar donde vivieron aquellos poetas y donde siempre se sentir√°n sus versos-, el ascenso de j√≥venes creadores al Pico Turquino, cruzadas literarias en Camag√ľey, Cienfuegos, Villa Clara y Sancti Sp√≠ritus, presentaciones art√≠sticas en barrios y las sedes de la AHS en cada provincia. Y¬†ha palpitado tambi√©n la solidaridad con nuestros hermanos de Matanzas, en el enfrentamiento al fuego y a favor de la vida y la esperanza, que son dos formas de poes√≠a.

Tambi√©n por Luis y Sergio, nuestra organizaci√≥n tiene el reto de ser eternamente joven, como una familia grande que se renueva de manera constante, fiel a su esp√≠ritu m√°s all√° del arte, con luces y herej√≠as, sue√Īos y ambiciones en el prop√≥sito que tiene cada generaci√≥n de construir su impronta.

Actualmente¬†somos m√°s de 3 500 miembros en el pa√≠s: escritores, actores, dramaturgos, investigadores, m√ļsicos, artistas visuales, realizadores, periodistas, promotores‚Ķ Contamos con una amplia plataforma de promoci√≥n, becas y premios, eventos y jornadas de programaci√≥n, todo lo cual favorece el protagonismo indiscutible dentro de la sociedad cubana, pero los desaf√≠os tambi√©n se actualizan y hasta crecen. Navegamos en un mar de retos, donde es importante conocer los inicios, la √©pica de una vanguardia que debe ser en todo momento consecuente con sus esencias.

En video, Mesa Redonda dedicada a los hermanos Saíz



Sutilezas tras una Rapsodia bohemia (+ Fotos)

Historias de personas comunes, que caminan por nuestras calles y parques, montan en el √≥mnibus, sue√Īan o renuncian a los anhelos ante necesidades materiales, se frustran, se excitan o solo observan. Ciento y una p√°ginas. Una muchacha descubierta que mira desde la cubierta‚Ķ

Todo eso es parte de¬†‚ÄúRapsodia Bohemia‚ÄĚ, libro de la joven escritora Yeney de Armas Garc√≠a, ganadora del Premio Calendario 2016 por esa obra, que privilegia lo aparentemente simple, sin grandes h√©roes, giros narrativos, ni sorpresas.

Con t√≠tulos como ‚ÄúEncuentre las doce diferencias‚ÄĚ, ‚ÄúDespu√©s del desfile‚ÄĚ, ‚ÄúServicio de habitaciones‚ÄĚ, ‚ÄúSin‚ÄĚ, ‚ÄúLa Pecera‚ÄĚ y ‚ÄúEsto es algo de lo que te has perdido √ļltimamente en Facebook‚ÄĚ, el texto general muestra parte de la cotidianidad cubana, desde la visi√≥n narrativa de una representante de sus nuevas generaciones.

A decir del escritor¬†Yunier Riquenes, miembro del jurado que concedi√≥ el premio junto a Daniel D√≠az Mantilla y Jes√ļs David Curbelo,¬†Rapsodia‚Ķ¬†‚Äúcuenta c√≥mo sienten y piensan, c√≥mo aman y desechan, c√≥mo asumen la vida muchos j√≥venes hoy y aqu√≠‚ÄĚ.

Para el narrador, ensayista y profesor, Francisco L√≥pez Sacha, son ‚Äúrelatos cuyas conclusiones son inconclusas, es decir, no pretenden finales.¬†Yeney de Armas¬†ha suprimido ya, definitivamente, el concepto dram√°tico del cuento, algo que empez√≥ a manifestarse en los a√Īos ¬ī90 en escritores como Atilio Caballero, Alberto Garrand√©s, Jes√ļs David Curbelo y que ahora ya es lo natural, lo que ingres√≥ a la sangre del cuento cubano‚ÄĚ.

Agrega que ‚Äúel punto de partida de cada relato es un suceso cualquiera, las cosas m√°s cotidianas se van convirtiendo en una atm√≥sfera, se van creando en una especie de peque√Īa¬†suite‚ÄĚ, pero los escenarios tampoco suelen tener rebuscamientos, aunque en ocasiones, como en ‚ÄúUna taza de t√©‚ÄĚ, son algo singulares.

Uno de los aspectos positivos del libro es esa capacidad para, desde las formas sencillas, explorar lo existencial, lo real y lo deseado, los conflictos m√°s all√° de lo expresado con palabras.

La autora, ganadora del Premio C√©sar Galeano (2013) por¬†Encuentre las doce diferencias¬†y de la beca Dador (2016) por el proyecto¬†Un mundo all√° afuera, consigue indiscutiblemente textos que motivan el pensamiento, a partir de estructuras lineales. Explora las frustraciones y los sue√Īos, como el de ser escritora, con referencias a los procesos creativos, afectados a veces por las necesidades y complejidades de la realidad.

En el libro hay amores y partes de nuestras vidas, como viajar en un ómnibus, conocer pasajeros agradables o no, llenar el tanque de agua en la casa o no poder hacerlo.

Est√° claro que¬†Rapsodia‚Ķ¬†en ning√ļn momento pretende erigirse como galer√≠a de t√©cnicas para sorprender e impactar, sino como espejo de letras, fuente de reflexiones desde acontecimientos que pueden ser los nuestros, los de casi todos los d√≠as. Una propuesta para leer en cualquier momento.



Libro ¬ęJuventudes¬Ľ, otra valiosa obra sobre los hermanos Sa√≠z (+ Video)

Los jóvenes creadores Luis y Sergio Saíz Montes de Oca merecen ser mucho más conocidos por la sociedad cubana, especialmente por las nuevas generaciones. Es esta una aseveración que solemos repetir con frecuencia.

El libro¬†Juventudes, compilaci√≥n realizada por el profesor e historiador pinare√Īo Luis Figueroa, es una fuente valiosa en ese af√°n de divulgar la obra y el pensamiento de aquellos muchachos asesinados cuando apenas ten√≠an 18 y 17 a√Īos de edad, respectivamente, en el poblado de San Juan y Mart√≠nez. Es inevitable imaginar el momento, los disparos, la sangre‚Ķ, dos seres humanos que mor√≠an uno defendiendo al otro, el dolor de la madre‚Ķ

Publicado por Ediciones Sed de Belleza en 2021, con dise√Īo de cubierta de H√©ctor Guti√©rrez Bola√Īos, correcci√≥n de Miriam Artiles Castro y edici√≥n de Edelmis Anoceto Vega, este es otro de los proyectos editoriales de la AHS con motivo del aniversario 35 de esa organizaci√≥n.

El volumen, con poco más de 110 páginas, pone a disposición de los lectores artículos de esos dos escritores y revolucionarios profundamente humanistas, fotografías y acotaciones realizadas por ellos a otros libros, savia de la cual bebieron en su formación socio-artística y política.

Especialmente entra√Īable resulta el pr√≥logo, ‚ÄúA modo de pre√°mbulo y homenaje‚ÄĚ, del sobresaliente intelectual y presidente de Casa de las Am√©ricas¬†Abel Prieto, quien conoci√≥ en su ni√Īez al adolescente Sergio Sa√≠z, el cual formaba parte de un peque√Īo grupo de estudiantes que recib√≠a clases de su padre.

Abel nos acerca al Sergio que conoci√≥, a las percepciones, remembranzas y sensaciones tras la muerte de los dos hermanos: ‚ÄúHab√≠a ca√≠do un pesado manto de angustia y horror sobre todo Pinar del R√≠o. Mi madre lloraba. Mi padre repet√≠a una y otra vez que andaban desarmados (‚Ķ), fue un golpe feroz, ciego, inconcebible, que luego fui comprendiendo poco a poco‚ÄĚ.

Resalta también la precocidad intelectual de aquellos dos adolescentes, la madurez de su ideario martiano y liberador, y la coherencia ética de quienes en ese momento eran miembros del Movimiento 26 de Julio.

Figueroa, Maestro de Juventudes y principal estudioso de la vida y la obra de Luis y Sergio, nos brinda el art√≠culo ‚ÄúEl pensamiento sociopol√≠tico de los hermanos Sa√≠z‚ÄĚ, que incluye an√°lisis de influencias, su abarcadora formaci√≥n y proyecciones revolucionarias, todo lo cual puede ser enriquecido con el contacto directo con los textos de Luis y Sergio, en las mareas de la compilaci√≥n.

Es importante tener en cuenta que sus obras deben ser analizadas desde el compromiso y el amor a Cuba que latían en sus almas, pero también desde lo más puramente creativo, desde la capacidad de reflexión y el abordaje de los problemas sociales junto al afán de proponer y transformar.

‚ÄúSus obras deben ser analizadas desde el compromiso y el amor a Cuba que lat√≠an en sus almas, (‚Ķ) desde la capacidad de reflexi√≥n y el abordaje de los problemas sociales junto al af√°n de proponer y transformar‚ÄĚ. Foto: Tomada de Peri√≥dico¬†Guerrillero

En¬†Juventudes, aparecen textos como ‚ÄúLa verdad del √≥mnibus estudiantil‚ÄĚ; ‚ÄúAbraham Lincoln: el le√Īador de Kentucky‚ÄĚ; ‚ÄúLas razas, el problema racial en Cuba‚ÄĚ; ‚ÄúJuventud: fuerza salvadora‚ÄĚ; ‚ÄúLa Generaci√≥n del Centenario‚ÄĚ; ‚ÄúM√°rtir de Dos R√≠os‚ÄĚ; ‚Äú¬ŅPor qu√© luchamos‚Ķ?‚ÄĚ; y ‚Äú¬ŅPor qu√© no vamos a clases?‚ÄĚ.

Impresiona la hondura de los criterios, el valor y el esp√≠ritu en las letras, la fuerza con que se expresan las opiniones y la seguridad que bebe de etapas anteriores. Ellos reconocen a Jos√© Mart√≠ como gu√≠a, y a la vez hablan del sue√Īo socialista:

‚ĶNo tenemos m√°s que nuestras vidas, avaladas con la honradez de un pensamiento justo y una obra inmensa que realizar, y como ofrenda de devoci√≥n y desprendimiento hemos depositado en los brazos de la Revoluci√≥n Cubana ‚ÄĒjusta, grande, renovadora, honrada, socialista‚ÄĒ, sin m√°s esperanzas que ver alg√ļn d√≠a cumplidos estos sue√Īos que hoy, en plena juventud y calor de lucha, llevamos a estas cuartillas‚Ķ (‚Äú¬ŅPor qu√© luchamos‚Ķ?‚ÄĚ, p√°gina 69)

Martí suele estar muy presente en sus pensamientos:

‚ĶDec√≠a Mart√≠ que con doce hombres dignos se fundaba un pueblo. Y nosotros solamente queremos hombres dignos. La hora es nuestra, porque nuestra es la soluci√≥n, y el af√°n de lucha que nos invade no morir√° en el cuerpo de ning√ļn combatiente, ni podr√°n ahogar el esp√≠ritu de rebeld√≠a de ning√ļn compa√Īero ca√≠do, pues las ideas no se matan‚Ķ

Es interesante leer sus acotaciones a libros como La Revolución Cubana, de Enrique Lumen (Ed. Botas, México, 1934); La agonía antillana, de Luis Araquistain (ESPASA-CALPE S.A., Madrid, 1928); Los dictadores, de Jacques Bainville (Editorial Cultur, Santiago de Chile, 1936); El materialismo dialéctico en la naturaleza, en la sociedad y en la medicina, de S. Libedinski (Ed. Ercilla, Santiago de Chile, 1938); y El Estado y la Revolución, de Vladimir I. Lenin (Ediciones Sociales, La Habana).

Palpitan ahí dos lectores críticos, que realizan síntesis y, en ocasiones, también complementan o contradicen a los autores, los enfrentan desde la claridad, la visión crítica y el conocimiento de la historia.

Otras anotaciones están relacionadas con los derechos individuales, temas de Economía Política, Política Educacional y Política Agraria, en las cuales se sienten el ímpetu y el compromiso social, que ubicaba a la gente, especialmente a los más humildes, en el centro de las preocupaciones y los esfuerzos.

Luis y Sergio parec√≠an siempre incansables. Los imaginamos escribiendo, debatiendo, so√Īando, caminando por las calles de¬†San Juan y Mart√≠nez. Sol√≠an despertar elogios y amistad. A nuestra mente viene tambi√©n el documental¬†¬ŅPor qu√© luchamos‚Ķ?, con entrevistas a la madre Esther Montes de Oca, a vecinos, compa√Īeros de estudios. Recordamos fragmentos de sus obras po√©ticas y de la narrativa.

Muy cerca est√° el libro¬†Los antepasados, diez cuentos de Luis Sa√≠z, una selecci√≥n realizada por el entra√Īable Eldys Baratute. Nos sumergimos en sus p√°ginas‚Ķ Ojal√° los acercamientos a las labores revolucionarias y creativas de estos dos hermanos sean lo m√°s completas posibles. Ellos lo merecen.

 


Libro Juventudes otra valiosa fuente sobre los hermanos Saíz

Los jóvenes creadores Luis y Sergio Saíz Montes de Oca merecen ser mucho más conocidos por la sociedad cubana, especialmente por las nuevas generaciones. Es esta una aseveración que solemos repetir con frecuencia.

El libro Juventudes, compilaci√≥n realizada por el profesor e historiador pinare√Īo Luis Figueroa, es una fuente valiosa en ese af√°n de divulgar la obra y el pensamiento de aquellos muchachos asesinados cuando apenas ten√≠an 18 y 17 a√Īos de edad, respectivamente, en el poblado de San Juan y Mart√≠nez. Es inevitable imaginar el momento, los disparos, la sangre‚Ķ, dos seres humanos que mor√≠an uno defendiendo al otro, el dolor de la madre‚Ķ

Publicado por Ediciones Sed de Belleza en 2021, con dise√Īo de cubierta de H√©ctor Guti√©rrez Bola√Īos, correcci√≥n de Miriam Artiles Castro y edici√≥n de Edelmis Anoceto Vega, este es otro de los proyectos editoriales de la AHS con motivo del aniversario 35 de esa organizaci√≥n.

El volumen, con poco más de 110 páginas, pone a disposición de los lectores artículos de esos dos escritores y revolucionarios profundamente humanistas, fotografías y acotaciones realizadas por ellos a otros libros, savia de la cual bebieron en su formación socio-artística y política.

Especialmente entra√Īable resulta el pr√≥logo, ‚ÄúA modo de pre√°mbulo y homenaje‚ÄĚ, del sobresaliente intelectual y presidente de Casa de las Am√©ricas Abel Prieto, quien conoci√≥ en su ni√Īez al adolescente Sergio Sa√≠z, el cual formaba parte de un peque√Īo grupo de estudiantes que recib√≠a clases de su padre.

Abel nos acerca al Sergio que conoci√≥, a las percepciones, remembranzas y sensaciones tras la muerte de los dos hermanos: ‚ÄúHab√≠a ca√≠do un pesado manto de angustia y horror sobre todo Pinar del R√≠o. Mi madre lloraba. Mi padre repet√≠a una y otra vez que andaban desarmados (‚Ķ), fue un golpe feroz, ciego, inconcebible, que luego fui comprendiendo poco a poco‚ÄĚ.

‚ÄúEspecialmente entra√Īable resulta el pr√≥logo, (‚Ķ) del sobresaliente intelectual y presidente de Casa de las Am√©ricas Abel Prieto, quien conoci√≥ en su ni√Īez al adolescente Sergio Sa√≠z‚ÄĚ.

Resalta también la precocidad intelectual de aquellos dos adolescentes, la madurez de su ideario martiano y liberador, y la coherencia ética de quienes en ese momento eran miembros del Movimiento 26 de Julio.

Figueroa, Maestro de Juventudes y principal estudioso de la vida y la obra de Luis y Sergio, nos brinda el art√≠culo ‚ÄúEl pensamiento sociopol√≠tico de los hermanos Sa√≠z‚ÄĚ, que incluye an√°lisis de influencias, su abarcadora formaci√≥n y proyecciones revolucionarias, todo lo cual puede ser enriquecido con el contacto directo con los textos de Luis y Sergio, en las mareas de la compilaci√≥n.

Es importante tener en cuenta que sus obras deben ser analizadas desde el compromiso y el amor a Cuba que latían en sus almas, pero también desde lo más puramente creativo, desde la capacidad de reflexión y el abordaje de los problemas sociales junto al afán de proponer y transformar.

En Juventudes, aparecen textos como ‚ÄúLa verdad del √≥mnibus estudiantil‚ÄĚ; ‚ÄúAbraham Lincoln: el le√Īador de Kentucky‚ÄĚ; ‚ÄúLas razas, el problema racial en Cuba‚ÄĚ; ‚ÄúJuventud: fuerza salvadora‚ÄĚ; ‚ÄúLa Generaci√≥n del Centenario‚ÄĚ; ‚ÄúM√°rtir de Dos R√≠os‚ÄĚ; ‚Äú¬ŅPor qu√© luchamos‚Ķ?‚ÄĚ; y ‚Äú¬ŅPor qu√© no vamos a clases?‚ÄĚ.

Impresiona la hondura de los criterios, el valor y el esp√≠ritu en las letras, la fuerza con que se expresan las opiniones y la seguridad que bebe de etapas anteriores. Ellos reconocen a Jos√© Mart√≠ como gu√≠a, y a la vez hablan del sue√Īo socialista:

‚ĶNo tenemos m√°s que nuestras vidas, avaladas con la honradez de un pensamiento justo y una obra inmensa que realizar, y como ofrenda de devoci√≥n y desprendimiento hemos depositado en los brazos de la Revoluci√≥n Cubana ‚ÄĒjusta, grande, renovadora, honrada, socialista‚ÄĒ, sin m√°s esperanzas que ver alg√ļn d√≠a cumplidos estos sue√Īos que hoy, en plena juventud y calor de lucha, llevamos a estas cuartillas‚Ķ (‚Äú¬ŅPor qu√© luchamos‚Ķ?‚ÄĚ, p√°gina 69)

Martí suele estar muy presente en sus pensamientos:

‚ĶDec√≠a Mart√≠ que con doce hombres dignos se fundaba un pueblo. Y nosotros solamente queremos hombres dignos. La hora es nuestra, porque nuestra es la soluci√≥n, y el af√°n de lucha que nos invade no morir√° en el cuerpo de ning√ļn combatiente, ni podr√°n ahogar el esp√≠ritu de rebeld√≠a de ning√ļn compa√Īero ca√≠do, pues las ideas no se matan‚Ķ

Es interesante leer sus acotaciones a libros como La Revolución Cubana, de Enrique Lumen (Ed. Botas, México, 1934); La agonía antillana, de Luis Araquistain (ESPASA-CALPE S.A., Madrid, 1928); Los dictadores, de Jacques Bainville (Editorial Cultur, Santiago de Chile, 1936); El materialismo dialéctico en la naturaleza, en la sociedad y en la medicina, de S. Libedinski (Ed. Ercilla, Santiago de Chile, 1938); y El Estado y la Revolución, de Vladimir I. Lenin (Ediciones Sociales, La Habana).

Palpitan ahí dos lectores críticos, que realizan síntesis y, en ocasiones, también complementan o contradicen a los autores, los enfrentan desde la claridad, la visión crítica y el conocimiento de la historia.

Otras anotaciones están relacionadas con los derechos individuales, temas de Economía Política, Política Educacional y Política Agraria, en las cuales se sienten el ímpetu y el compromiso social, que ubicaba a la gente, especialmente a los más humildes, en el centro de las preocupaciones y los esfuerzos.

Luis y Sergio parec√≠an siempre incansables. Los imaginamos escribiendo, debatiendo, so√Īando, caminando por las calles de San Juan y Mart√≠nez. Sol√≠an despertar elogios y amistad. A nuestra mente viene tambi√©n el documental ¬ŅPor qu√© luchamos‚Ķ?, con entrevistas a la madre Esther Montes de Oca, a vecinos, compa√Īeros de estudios. Recordamos fragmentos de sus obras po√©ticas y de la narrativa.

Muy cerca est√° el libro Los antepasados, diez cuentos de Luis Sa√≠z, una selecci√≥n realizada por el entra√Īable Eldys Baratute. Nos sumergimos en sus p√°ginas‚Ķ Ojal√° los acercamientos a las labores revolucionarias y creativas de estos dos hermanos sean lo m√°s completas posibles. Ellos lo merecen.

(Tomado del Portal Web cubahora.cu)



Vicente Feli√ļ, nuestro Maestro de Juventudes (+ Fotos, tuit y video)

Su partida duele, y mucho. Dicen que se fue cantando, con los acordes de La Bayamesa de fondo. Siempre habrá mucho de mística en Vicente, nuestro Maestro de Juventudes, fiel como pocos a su épica personal, a sus ideas y las pasiones del corazón, íntimamente relacionadas con las de Cuba.

En el momento de la muerte, decenas de amigos est√°bamos en Casa de las Am√©ricas, a punto de comenzar un concierto, que r√°pidamente se convirti√≥ en su homenaje. La noticia lleg√≥, y la tristeza recorr√≠a las mareas de nuestras almas. All√≠ estaban los j√≥venes m√ļsicos Nelson Vald√©s, Leannelis C√°rdenas, Rey Montalvo y Rodrigo Sosa, la music√≥loga Mar√≠a Elena Vinuesa, el teatr√≥logo Jaime G√≥mez Triana, el intelectual Abel Prieto‚Ķ, y muchos otros amigos.¬†

En las √ļltimas horas hemos vuelto a sus canciones. Las o√≠mos en nuestros hogares, en pe√Īas y voces de trovadores que siempre contribuyen a la vida. Las im√°genes de momentos cerca de √©l rebotan en nuestra mente, con la certeza de que √©l siempre seguir√° palpitante, repleto de energ√≠as, en el imaginario de Cuba, en sus venas musicales y de amor a la naci√≥n.

Escuchar hablar a Vicente Feli√ļ, fundador del Movimiento de la Nueva Trova ‚ÄĒdel cual fue presidente‚ÄĒ, era como beber de un manantial de ense√Īanzas, m√°s all√° de la trova.

Con normalidad dejaba perlas como: ‚ÄúEl trovador es un poeta que canta‚Ķ‚ÄĚ, ‚Äú‚Ķest√° dispuesto a defender sus canciones hasta las √ļltimas consecuencias‚ÄĚ y ‚Äú‚Ķla juventud es un estado de rebeld√≠a, de herej√≠a‚ÄĚ.

Varias veces comparti√≥ con nosotros en di√°logos que no olvidamos. Sus ideas sal√≠an acompa√Īadas de recuerdos y an√©cdotas de momentos singulares de la historia trovadoresca del pa√≠s y Am√©rica Latina, junto a otros grandes como Silvio Rodr√≠guez, Pablo Milan√©s, Noel Nicola, L√°zaro Garc√≠a, Augusto Blanca y Jos√© Andr√©s Ord√°s.

Autor de discos como Cr√©eme, No s√© quedarme, Arte po√©tica, Aurora, Guevarianas y Colibr√≠, reafirmaba su confianza en las nuevas generaciones de creadores, a quienes incitaba a ser valientes y arriesgarse, porque ‚Äúno lanzarse es se√Īal de que se est√° envejeciendo‚ÄĚ.

Con voz de hermano grande, aseguraba que ‚Äúla trova es tambi√©n una actitud, no basta con cantar y saber tocar guitarra‚ÄĚ. Sobre aquellos tiempos fundacionales del Movimiento de la Nueva Trova, en un Encuentro con‚Ķ, espacio conducido por la periodista Magda Resik, reconoci√≥ que institucionalizarlo lacer√≥ algo surgido de manera espont√°nea, con un profundo sentimiento de amistad colectiva y amor a la m√ļsica, especialmente a esa que sale del alma.

Vicente Feli√ļ en el espacio Encuentro con, en el Pabell√≥n Cuba

‚ÄúPero era necesario hacerlo, porque viv√≠amos un momento muy complejo, en el cual algunos de nosotros est√°bamos en lugares diferentes‚ÄĚ, expres√≥ quien interpret√≥ sus canciones en m√°s de 20 pa√≠ses.

Acerca de los primeros a√Īos de la Revoluci√≥n, dijo que fueron impactantes. ‚ÄúDe momento, los j√≥venes √©ramos protagonistas de todo. Los triunfos de la lucha en la Sierra Maestra y luego en Gir√≥n nos estremecieron, y a la vez se lograron gracias a las nuevas generaciones de entonces, como tambi√©n la campa√Īa de alfabetizaci√≥n‚ÄĚ.

‚ÄúHubo quien compuso canciones por primera vez despu√©s de la victoria en Gir√≥n, por eso nuestra creaci√≥n tambi√©n estuvo influida por todo eso. A veces, no pensamos que con esa invasi√≥n pudo terminar la Revoluci√≥n‚ÄĚ, agreg√≥ este hombre de hablar pausado y amor tremendo a su pa√≠s.

Agregó que el éxito de la Nueva Trova en América Latina también estuvo favorecido por el proceso revolucionario en Cuba y su impacto internacional. “Nosotros y nuestras canciones eran la imagen de lo que sucedía aquí. En ocasiones, llegábamos a Argentina y otras naciones, y conocían nuestros temas, los copiaban de un casete a otro.

‚ÄúRecuerdo que cierta vez me pidieron que escuchara uno para identificar las voces de quienes cantaban, pero casi ni se entend√≠a. Ese era resultado de muchas grabaciones‚ÄĚ, refiri√≥ sonriente.

Vicente, el ni√Īo que aprendi√≥ a sacar melod√≠as de las guitarras con su padre, el hermano del tambi√©n sobresaliente Santiago Feli√ļ, era un ser humano natural y sincero, igual que sus temas, cuya singularidad m√°s entra√Īable radica en el alma noble y valiente de cada palabra y melod√≠a.

El propio Silvio Rodr√≠guez lo dijo en ocasi√≥n de cumplir Vicente 70 a√Īos: ‚Äú‚Ķ si este amigo tiene fama de algo entre sus compa√Īeros ‚ÄĒadem√°s de trovador irreductible‚ÄĒ es de nobleza humana. Y es que todos sabemos que √©l siempre ha sido el m√°s dispuesto al sacrificio, verdadero cantor de barricadas, tantas veces no bien gratificado‚ÄĚ.

Seg√ļn public√≥ en su blog Segunda cita en noviembre de 2017, Vicente ‚Äúera uno de los estudiantes m√°s aguerridos de la secundaria. De todos nosotros era el que parec√≠a un h√©roe y, a la vez, el m√°s elegante, el √ļnico que casi siempre andaba en saco. Nunca pude explicarme c√≥mo consegu√≠a aquel balance entre muchacho de clase media y feroz combatiente‚ÄĚ, esto √ļltimo seguramente en referencia a la etapa de ambos en la guerra de Angola, donde miles de cubanos pelearon por liberar aquel pueblo.

Nacido en noviembre de 1947 en La Habana, Feli√ļ, Maestro de Juventudes, distinci√≥n m√°s importante que entrega la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z a personalidades de la Cultura, tambi√©n demostr√≥ su dedicaci√≥n y voluntad para ayudar a los dem√°s durante sus 15 a√Īos en la direcci√≥n del Movimiento de la Nueva Trova, lo cual limit√≥ su tiempo para crear.

Vicente fue fiel en todo momento a la m√ļsica y la guitarra, partes inseparables de sus esencias. As√≠ seguir√° siempre donde est√©. Me recuesto al espaldar de la silla, y lo escucho otra vez, con ese estilo inconfundible. Gracias por tanto, Maestro. Siempre te recordaremos cantando.

 
 


Taim√≠ Dieguez: ‚ÄúEl proceso creativo me hace feliz‚ÄĚ (+Fotos y videos)

Anda por ah√≠ con su rostro angelical y pelo rojo, con su andar a veces apresurado o lento. Suele sonre√≠r y hablar con pasi√≥n inusual. Es dif√≠cil imaginarla en el interior de su literatura: teniendo sexo en lugares p√ļblicos, arrancando cabezas de animales o lanzando piedras, como ocurre en algunas de sus historias. Los personajes parecen demasiado diferentes a ella, pero esta jaruque√Īa orgullosa asegura que se nutre de experiencias propias y de otros.

Después de conocerla de manera leve, junto a su libro Piedras a los varones, la joven dramaturga, narradora, poeta y profesora Taimi Dieguez Mallo se me dibujaba como una especie de enigma. La encontraba en las páginas impresas, compartimos alguna obra de teatro y coincidimos en varias actividades artísticas, fuentes de sensaciones y amistad.

Graduada de la especialidad de Dramaturgia en la Universidad de las Artes (ISA) en 2018, ha obtenido diversos reconocimientos, incluidos¬† los premios Fundaci√≥n de la Ciudad de Matanzas (2018), el Hermanos Loynaz de Narrativa (2018), el Fundaci√≥n de la Ciudad de Santa Clara (2019) y el de Teatro Jos√© Jacinto Milan√©s (2019). Ha logrado tambi√©n las becas Caballo de coral (2009),El reino de este mundo (2018) y la de Producci√≥n Luis Orlando Suarez Tajonera (2017).A eso le sumamos una Menci√≥n en el Premio de Dramaturgia Virgilio Pi√Īera (2016). Actualmente se desempe√Īa como editora en la Casa Editorial Tablas-Alarcos y profesora de Historia del Teatro en el ISA.

A trav√©s de sus palabras la vemos peque√Īa en su casa natal de Jaruco, en la actual provincia de Mayabeque. Jugaba a ‚Äúlos escondidos‚ÄĚ o ‚Äúlos agarrados‚ÄĚ, a los yaquis o palitos chinos, y disfrutaba de manera especial comer ajiaco y ma√≠z.

La ni√Īa estuvo en diferentes talleres de la Casa de Cultura municipal, incluidos los de danza, m√ļsica, artes pl√°sticas, y, por supuesto, literatura y teatro, los que m√°s fuerte la atraparon.

Sus primeros poemas y cuentos casi siempre trataban sobre ella, ‚Äúsobre lo que me acontec√≠a, lo que sent√≠a. Eran textos muy po√©ticos, pero tambi√©n inmaduros desde lo t√©cnico‚ÄĚ.

La etapa como alumna en el ISA fue muy especial para quien vuelve con frecuencia a ese lugar de arte y sue√Īos. ‚ÄúAh√≠ no solo me form√© como dramaturga y creadora teatral, sino y, sobre todo, crec√≠ como ser humano. Tuve la suerte de formar parte de un grupo de amigos, que nos quisimos y nos queremos much√≠simo. A ellos les debo su amistad, el apoyo incondicional en situaciones dif√≠ciles y la experimentaci√≥n en el teatro, la formaci√≥n de una pr√°ctica y un criterio teatral, desde la dramaturgia y la escena.

‚ÄúTambi√©n tuve la satisfacci√≥n de tener un colectivo maravilloso de profesores, prestigiosos dramaturgos, teatr√≥logos, investigadores, cr√≠ticos, dise√Īadores, especialistas del arte en general y de las letras y las humanidades. Hoy imparto clases junto a ellos con mucho gusto, porque ense√Īar es la mejor manera de aprender. Estar en el ISA era y es un regalo. Fue mi hogar durante cinco a√Īos.

Esta carismática joven casi siempre anda rápido. Tal vez, mientras conversamos, diversos proyectos circulan en su mente. Su voz puede tener un tono calmado y en ocasiones es como torrente, que no se detiene. Seguramente también sucede así cuando escribe. Para ella lo más importante es tener uno o varios personajes que la apasionen, “y luego me dejo llevar, las historias van creciendo.

‚ÄúEn ese proceso soy feliz, aunque vivo muchos estados en la escritura: ansiedad, nostalgia, tristeza, rabia, alegr√≠a, seg√ļn las situaciones que narre. Pero crear me hace feliz. Y me lo exijo como disciplina desde que entr√© en el Seminario de Dramaturgia del ISA, aunque obviamente las din√°micas de lo cotidiano pueden obligarme a interrumpir la redacci√≥n.

‚ÄúCuando termino un libro, cojo un tiempo para comenzar otro proyecto, que puede ser uno colectivo, como una compilaci√≥n o algo esc√©nico. Mi disciplina es la de crear‚ÄĚ, expresa quien siente un cari√Īo singular hacia su primera obra publicada, Con la ropa de mi madre. Obra para ser dicha por el perro hembra, por la cual obtuvo su primer premio. ‚ÄúEse libro me conecta con mucha gente, amigos, creadores, gestores. Me ha tra√≠do varias alegr√≠as. Se convirti√≥ en mi primera traducci√≥n al franc√©s‚ÄĚ.

Agrega que suele leer sus textos despu√©s de publicados, ‚Äúpara saber c√≥mo qued√≥ la edici√≥n, un oficio que he realizado durante m√°s de tres a√Īos, y porque me gusta recordarlos bien, pero nunca para corregirlos. Cuando termino una obra, la acab√©, y punto. A no ser que comience con ella un montaje u otro proceso creativo‚ÄĚ, dice quien adora la reposter√≠a, el mar y los ambientes del campo.

Respecto a la edici√≥n, manifiesta que se trata, en gran medida, de aunar y dar coherencia a un libro, seg√ļn normas editoriales y un concepto respaldado por el autor o autora. Para m√≠, est√° relacionada con el trabajo del dramaturgo al estructurar una historia, al componerla y velar por su limpieza, precisi√≥n, organicidad‚Ķ En Tablas-Alarcos he aprendido mucho y he descubierto que me enamora el mundo de la gesti√≥n, la formaci√≥n, la organizaci√≥n de eventos, talleres, dosieres de revistas‚Ķ, en fin todo lo que implique pensamiento, investigaci√≥n y creaci√≥n‚ÄĚ.

LOS PREMIOS NO LE QUITAN EL SUE√ĎO

‚ÄúNo los persigo, peroles concedo todo el valor que merecen como reconocimientos al valor literario y art√≠stico de una obra. Es muy importante que los jurados se correspondan con el nivel del reconocimiento‚ÄĚ.

‚ÄúCuando tengo una obra o libro terminado, los presento a concursos, en parte porque ganarlos garantiza la publicaci√≥n. Son favorables tambi√©n porque suelen incluir promoci√≥n, presentaciones, cobro de derecho de autor‚Ķ La literatura y los escritores necesitamos la retroalimentaci√≥n con el p√ļblico, el est√≠mulo y pago por nuestro trabajo. Si pudieran ser da√Īinos para los autores, para su ego, ese es otro asunto‚ÄĚ, refiere quien durante la etapa de pandemia se ha mantenido muy activa entre letras.

‚ÄúTermin√© de escribir una obra teatral y dos poemarios. Prepar√© proyectos para maestr√≠as y colabor√© con amigos en sus proyectos personales. Por ejemplo, formo parte del disco de poes√≠a femenina Discurso de Eva, dirigido por Barbarella D¬īAcevedo, merecedor de la beca El reino de este mundo, de la AHS.

‚ÄúTambi√©n he colaborado con el canal en Telegram Troyanas en Cuarentena, de √Āmbar Carralero, donde surgi√≥ la idea de una antolog√≠a de poes√≠a femenina, de mujeres del teatro, que son poetas.

‚ÄúMis sue√Īos son seguir creando, escribir una novela, hacer cine y convertirme en madre‚ÄĚ expresa al final de la conversaci√≥n. Y uno la imagina tecleando alguna historia, leyendo sobre la cama, caminando por los pasillos del ISA o disfrutando alg√ļn paisaje. Tal vez se desdibuja al doblar de la esquina, pero siempre est√° en sus p√°ginas.

TAMBI√ČN PUEDE LEER PIEDRAS A LOS VARONES Y EL DESEO DE LO INS√ďLITO

 


Plantando Bandera, otro proyecto de la AHS para llevar arte a los barrios (+ Fotos)

La Cruzada Cultural Plantando Bandera es uno de los proyectos de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z para llevar arte y sue√Īos hasta los barrios. Coordinado por la c√©lula de la AHS en el municipio habanero del Cotorro y con el apoyo de la ONG Ayuda Popular Noruega, abarca todas las manifestaciones art√≠sticas.

Los creadores imparten talleres de artes visuales, charlas educativas sobre temas de inter√©s para la comunidad, y se suman a las acciones de higienizaci√≥n del entorno. La m√ļsica, la literatura, el teatro y los audiovisuales tambi√©n est√°n presentes.

Una de las actividades recientes tuvo como escenario la comunidad Patio de Antillana, hasta donde llegaron artistas como los trovadores Nelson Valdés y Nelo González, el cantautor Jorge Serpa, el escritor Yansert Fraga y el payaso Colorete, interpretado por el actor Frank Pérez Aguayo.

Con vida desde el a√Īo 2017, el proyecto cuenta tambi√©n con la colaboraci√≥n de instituciones culturales del territorio, incluida la Casa de Cultura municipal.

Tiene entre sus objetivos contribuir a la formaci√≥n de valores √©ticos y culturales, en lugares de dif√≠cil acceso. Los j√≥venes de la AHS plantan su bandera, enarbolan el arte e interact√ļan con los pobladores.

Otro de los propósitos es contribuir a la capacitación de líderes comunitarios en temas como medio ambiente, tradiciones y conservación del patrimonio.

Plantando bandera posee el reto de seguir creciendo y mantenerse con mucha vitalidad a favor de la cultura y el alma de su gente.

La AHS realiza otros eventos e iniciativas que tienen como prioridad las comunidades, incluidas cruzadas art√≠sticas en zonas del Escambray de las provincias de Cienfuegos y Villa Clara, la cruzada literaria en Camag√ľey, y el proyecto Monte hoy, impulsado por j√≥venes villaclare√Īos. Los m√°s de cien cert√°menes y jornadas de programaci√≥n, impulsados por la organizaci√≥n suelen incluir actividades en los barrios. ¬†¬†



El abrazo a nuestros Maestros

Palabras de Yasel Toledo Garnache, vicepresidente de la Asociación Hermanos Saíz

Es un placer enorme estar junto a ustedes en este lugar repleto de simbolismo, especie de catedral muy cubana del conocimiento, que casi llega a los 120 a√Īos de existencia. Por sus pasillos han caminado y so√Īado grandes de la cultura nacional, como nuestro querido Cintio Vitier, de quien hace muy poco conmemoramos el centenario de su natalicio, ser de luz que siempre deber√° acompa√Īarnos, al igual que su amada Fina Garc√≠a Marruz.

Desde aqu√≠ se ha estudiado y pensado la naci√≥n. En este sitio palpitan de manera especial las ideas de Fidel, L√≠der de nuestro proyecto, eminentemente cultural, y quien en el a√Īo 2001 recibi√≥ la condici√≥n de Miembro de Honor de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, motivo de orgullo para quienes en la actualidad so√Īamos y hacemos entre libros y arte en esta familia grande que en todo momento trata de cultivar la belleza martiana desde la creaci√≥n, el amor sincero, la dignidad y la construcci√≥n constante de la esperanza. Aqu√≠ se siente el esp√≠ritu de aquellas Palabras a los intelectuales, que 60 a√Īos despu√©s siguen siendo esenciales para la pol√≠tica cultural cubana.

Hoy es un d√≠a muy especial para nosotros, porque volvemos al encuentro con nuestros Maestros, al abrazo con quienes son referentes por su obra y cualidades como seres humanos. Lo hacemos con el encanto adicional de saber que este 18 de octubre la AHS, organizaci√≥n a la cual amamos casi con locura, cumple 35 a√Īos de incesante labor en ese mar a veces tempestuoso que es la cultura, siempre desafiante y repleto de pasiones.

El camino hasta aquí no ha sido un paseo por las riveras. Ha estado lleno de retos y conquistas, de obstáculos y alegrías, con el impulso tremendo de las diferentes generaciones de jóvenes creadores, que siempre hemos tenido el afán de fundar, de hacer en el menor tiempo posible.

Han sido muchos los momentos significativos. Imaginamos aquel encuentro fundador de 1986. Nos parece estar ahí, escuchar las intervenciones, sentir la emoción, la sensación de los desafíos gravitando, el brillo, la luz…, el nacimiento.

Gracias a las an√©cdotas, vemos tambi√©n al ejecutivo inicial, a los integrantes de las diversas direcciones nacionales y a otros creadores so√Īando, siempre so√Īando. En la memoria est√°n los encuentros con Fidel en 1988 y el 2001, cuando el intelectual y l√≠der habl√≥ durante horas con los j√≥venes escritores y artistas. Ah√≠ palpitan los tres congresos de la Asociaci√≥n, plataformas de an√°lisis, debates y propuestas a favor de la cultura y la sociedad toda. Tambi√©n participamos en intercambios recientes con la direcci√≥n del pa√≠s, desde la humildad y el af√°n de ser √ļtiles a favor de esa casa grande, que es Cuba, fuente de orgullo y amor, venas de dignidad que fluyen en nosotros.

Dentro de la AHS, incluidos los Miembros de Honor, los Maestros, los so√Īadores, los enamorados de la utop√≠a, deber√° palpitar siempre una suerte de hermandad, donde quede claro que el quehacer creativo es un vendaval de pasiones: l√ļdico, ennoblecedor, un manantial de ideas, experimentaciones, certezas y anhelos, con la pureza de la fidelidad total a la obra creativa y a la naci√≥n.

Es inevitable pensar en la g√©nesis, en los j√≥venes poetas Luis y Sergio Sa√≠z Montes de Oca, dos muchachos que murieron uno defendiendo al otro, dos escritores profundamente martianos y fidelistas. Venimos tambi√©n de las brigadas Hermanos Sa√≠z y Ra√ļl G√≥mez Garc√≠a, del Movimiento de la Nueva Trova, de todo ese talento y arte que late y crece en nuestro pueblo.

En el actual mes, nuestra mente pasa tambi√©n con mucha frecuencia im√°genes de los iniciadores, que el 20 de octubre 1868 entonaron el Himno en la rom√°ntica Bayamo, en un d√≠a que se ha convertido en fecha de celebraci√≥n de la Cultura Cubana. Ah√≠ est√°, por ejemplo, Carlos Manuel de C√©spedes, el Padre, hombre de versos y m√ļsica, quien lleg√≥ al mundo bajo el manto po√©tico de una noche con aguacero, truenos y rel√°mpagos, cual presagio de su vida tormentosa, de grandes decisiones, golpes y tiros, tal vez un adelanto de esa mezcla tremenda de coraje y belleza, que lo caracteriz√≥ siempre, teniendo a Cuba en lo m√°s alto, en el centro de sus esfuerzos.

Para nosotros también la Patria es primero. Jamás traicionaremos la luz. Tenemos que ser cada vez más una vanguardia real, que cultive la esperanza en los escenarios y los barrios, en las ciudades y la serranía, en el alma nacional y más allá.

Incluso en las etapas más complejas, en nuestra manigua se cantaba y se improvisaba, nacían versos casi con el sonido de los tiros como banda sonora. Eso es también parte del encanto de la Patria Cubana, enriquecida por otros, como José Martí, el propio Fidel y el Quinteto Rebelde, que desde el corazón de la Sierra Maestra entonaba canciones con el valor y la sabrosura guajira.

Hoy, en circunstancias de mucha complejidad para el tejido social y cultural de la naci√≥n, la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z sigue siendo manantial de arte y pensamiento, cascada de esencias con profundo compromiso social, tal como nos ense√Ī√≥, por ejemplo, la incansable Marta Rojas. Nunca nos detenemos. El impulso tambi√©n nos define. El √≠mpetu, los deseos de crecer como organizaci√≥n, nos acompa√Īan en todo momento. La voluntad de contribuir a un pa√≠s siempre mejor es tambi√©n br√ļjula. Jam√°s renunciaremos a los sue√Īos ni a la herej√≠a. En ese camino siempre agradecemos el acompa√Īamiento de los Maestros, savia para ser mejores.¬†

Por eso nos alegra muchísimo recibir a siete creadores, que constituyen referentes para las nuevas generaciones, siete personas que admiramos profundamente, siete Quijotes muy cubanos que desde la literatura, la investigación y el arte también salvan.

Nacido en el seno de una familia campesina en el actual municipio espirituano de Fomento, Senel Paz ha conquistado a lectores y amantes del cine en numerosos pa√≠ses. Suele hablar con mucho cari√Īo sobre Cabaigu√°n, lugar donde transcurri√≥ su adolescencia y parte de la juventud.

¬†Aquel muchacho, que lleg√≥ a La Habana hace m√°s de 40 a√Īos, hoy constituye sin dudas uno de los autores cubanos m√°s reconocidos por los cr√≠ticos y el p√ļblico general. Graduado de periodismo en 1973, es creador de obras literarias de gran transcendencia y guionista de cl√°sicos, como Una novia para David, Fresa y chocolate y Lista de espera. Es ganador del Premio Nacional de Cine y del Internacional de Literatura Ernest Hemingway. Siempre nos sorprende su humildad, que parece evitar los primeros planos, pero eso es imposible, porque ah√≠ est√° su obra que lo convierte en uno de los imprescindibles. Su manera de ser es tambi√©n una clase.

 

-Ganador del Premio Nacional de M√ļsica en 2012, algunos aseguran que naci√≥ artista, con la capacidad de hacer milagros. En la adolescencia, interpretaba canciones italianas, arias de √≥pera y zarzuelas. Es padre de numerosos proyectos, incluido el festival internacional Jazz Plaza. Su nombre es Roberto Arturo Carcass√©s Cuza, pero casi todos le llaman Bobby, el arreglista, el compositor que domina varios instrumentos, el showman. Amante tambi√©n de la pintura, el dibujo y el deporte, Bobby es talento y entusiasmo, maestr√≠a y prestigio.

 

-Ha dedicado su vida a la crítica y la investigación teatral, a la edición y al magisterio. Su labor resulta esencial para la promoción y el análisis del teatro cubano y de América Latina. Fue fundadora de la Asociación Hermanos Saíz y Miembro de su Dirección Nacional.

Directora de la revista Conjunto, su voz se suele escuchar con frecuencia en eventos internacionales y en la coordinación de proyectos de nuestro continente. Ha impartido conferencias en Universidades de América y Europa. Vivian Martínez Tabares parece incansable desde su amada Casa de las Américas, institución donde dirige el departamento de Teatro. 

 

-El arte visual es su mundo m√°s √≠ntimo, espacio para hacer y so√Īar. Nacido en la ciudad de Manzanillo, conocida como La Perla del Guacanayabo, Manuel L√≥pez Oliva tambi√©n cultiva la cr√≠tica art√≠stica y el ensayo. Obras suyas aparecen en museos y colecciones de varios pa√≠ses.

Con experiencia como Presidente del Comité Cubano de la Asociación Internacional de Artistas Plásticos y profesor en la Escuela Nacional de Arte y el ISA, nos suele compartir a través de la prensa y sitios digitales sus análisis sobre la Cuba más actual, siempre con esa vocación de hermano grande que brinda experiencias y consejos.

 

-Nuestro pr√≥ximo Maestro es pura danza, bailar√≠n, core√≥grafo y actual director de la compa√Ī√≠a Danza Contempor√°nea de Cuba, con gran prestigio a nivel internacional.¬† Su camino ha estado repleto de aplausos en diferentes conjuntos, como el Ballet de la Televisi√≥n Cubana y el Ballet de Camag√ľey. Danza Contempor√°nea de Cuba tiene su impronta, la pasi√≥n y la t√©cnica que ha formado a varias generaciones de bailarines. Miguel Iglesias ha conquistado dis√≠miles escenarios. En 2018, recibi√≥ el Premio Nacional de Danza por la Obra de la vida.

-El teatro y el quehacer en las comunidades son esencias de su vida. Suele llegar hasta zonas intrincadas de la Sierra Maestra repleto de energ√≠as y anhelos junto a una guerrilla de arte que √©l fund√≥ junto a otros rom√°nticos hace casi tres d√©cadas. Ren√© Reyes Bl√°zquez es su nombre, un hombre de pasiones y una humildad desbordante, que desde su Bayamo, su adorada Granma, jam√°s ha dejado de cultivar la poes√≠a, entendida como bondad y af√°n constante de superaci√≥n. Muchos le llaman Maestro desde hace a√Īos, y es que varias generaciones de artistas esc√©nicos le agradecen sus ense√Īanzas, su ejemplo en los escenarios y la vida cotidiana. Tiene m√ļltiples reconocimientos, incluido el Premio Nacional de Cultura Comunitaria. Ren√© es padre creativo de la Guerrilla de Teatreros y de muchos j√≥venes.

-Es uno de los principales estudiosos de la obra de Luis y Sergio Sa√≠z Montes de Oca, autor de los libros Brisa nueva, Seremos experiencia, Golpear arriba y La vida y otros sue√Īos. Fue miembro de la brigada Hermanos Sa√≠z y ha dedicado gran parte de su talento y esfuerzo a¬† impartir clases en la Universidad de Pinar del R√≠o. Luis Figueroa Pag√©s es otro de esos seres de luz, que siempre es bueno tener cerca.

El abrazo enorme a ustedes, nuestros Maestros. Bienvenidos ahora, con m√°s fuerza a la familia de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, un espacio para so√Īar y hacer. Son muchos los desaf√≠os del presente, pero tambi√©n la voluntad y la inteligencia. Nuestro compromiso es ser siempre lo mejor posible como creadores y seres humanos, como cubanos e hijos de nuestra Am√©rica, fieles al esp√≠ritu de los Cronopios ‚Äďesos seres maravillosos de Julio Cort√°zar- y a Ese sol del mundo moral, del que nos habl√≥ Cintio, al legado de Mart√≠ y Fidel. Muchas gracias.

 

Biblioteca Nacional de Cuba, 18 de octubre de 2021