Cuentos de la abuela, una APK con alma (+ Fotos y video)

Casi todos alguna vez escuchamos cuentos de nuestras abuelas o deseamos sentarnos en sus piernas mientras oímos la melodía de su voz. Es casi imposible que todas tengan la posibilidad de escribir relatos o poesía con la magia, por ejemplo, de Nersys Felipe, ganadora del emblemático Premio Casa de las Américas en 1975 por el libro Cuentos de Guane y en 1976 por Román Elé. Como si fuera poco, obtuvo en 2011 el Premio Nacional de Literatura.

Seguramente, todos coincidimos en que hablamos de una de las autoras m√°s importantes de la literatura para ni√Īos y j√≥venes y de todo el panorama de las letras en Cuba. No es casualidad que obras suyas hayan pasado a la vida de papel en varios pa√≠ses, o que aparezcan en libros de textos de la Ense√Īanza Primaria.

Con frecuencia, gracias a la memoria, vuelvo una y otra vez a las noches en el portal de la casa cuando mi abuela Ofelia me contaba historias, que hablaban de duendes y tambi√©n de g√ľijes, de leyendas y de su etapa cuando viv√≠a en las monta√Īas. Mi abuela no era buena escribiendo, y ahora que lo pienso tal vez nunca ley√≥ a Nersys Felipe. Mi abuela solo ten√≠a cuarto grado, y casi no le√≠a, ella sembraba y andaba en el campo, como quiz√°s un personaje.

A¬†Nersys¬†la conoc√≠ primero por sus libros, por lo peculiar de sus historias y esa capacidad para lograr cercan√≠a. Imaginaba sus personajes, los ve√≠a en alg√ļn amigo o compa√Īero de la escuela. A ella quise conocerla siempre, tal vez hasta deseaba que me cargara y narrara algunos de sus relatos, aunque a veces pasara por la l√≠nea del ferrocarril una locomotora con vagones y ese ruido, que casi no dejaba escuchar, pero no, a ella solo pod√≠a leerla.

 

En ese entonces no sab√≠a que tambi√©n trabajaba en la radio. Cuando aquello no recuerdo haber escuchado ning√ļn dramatizado radial para infantes. Solo encend√≠a el aparato para oir la narraci√≥n de juegos de pelota. En ocasiones, por casualidad, llegaba hasta m√≠ alg√ļn cap√≠tulo de novela, que mi abuela pon√≠a.

Luego lo supe: Nersys también trabajó en la radio, y sus melodías hechizaban a miles de personas. Lo hizo tan bien, le dedicó tanto esfuerzo y talento a ese medio de comunicación, que en 2023 recibió además el Premio Nacional de la Radio. Indudablemente, desde sus libros y el alma radial, se convirtió en abuela cuenta cuentos de muchos.

Uno de los encantos de¬†esta aplicaci√≥n, que presentamos hoy, es brindarnos cinco de sus historias en voz de esa mujer, nacida el 31 de agosto de 1935, que con casi 90 a√Īos de edad mantiene la dulzura, capaz de cautivar, no solamente a los ni√Īos.

Presentación de la APK Cuentos de la abuela en el Salón de Mayo, del Pabellón Cuba

Aplaudimos este proyecto, dirigido por el radialista y promotor Yusley Izquierdo Sierra, actual presidente de la AHS en Pinar del Río y miembro de la Dirección Nacional de la organización, por el cual obtuvo la beca El reino de este mundo. Se unen aquí la literatura de una autora imprescindible y su pasión por la radio, específicamente por el dramatizado. Las habilidades y la maestría narrativa de Nersys con la voz enriquecen esta propuesta, que ojalá se extienda a otros escritores, experimentados y jóvenes.

El título, Cuentos de la abuela, nos parece el más atinado posible, porque así uno siente a Nersys en esta aplicación para móviles, y casi sin darnos cuenta podemos descubrir también a las madres de nuestros padres. Tal vez se podía nombrar Cuentos de Nersys, pero no: Cuentos de la abuela es lo mejor.

En esta propuesta todo se entrelaza como rayos de luces: el texto y voz de quien ha escrito otras obras, como Maísa y El duende pintor; la grabación y edición de Alfredo Rojas Fernández, la coordinación de Yusley y las ilustraciones de Yancarlos Perugorría, imágenes que con estilo limpio y belleza en lo aparentemente simple transmiten cierta suavidad, un espíritu apacible, que todo junto hace disfrutar cada detalle. 

Resaltamos tambi√©n la colaboraci√≥n de la editorial Cauce, donde se public√≥ el libro¬†Solo un humito¬†(Del cual se extrajeron los relatos), y de Radio Guam√°, casa creativa de Nersys durante varios a√Īos y aliada de la AHS para m√°s anhelos.

Otro de los elementos positivos es que no solamente nos propone los cuentos en voz de su autora, sino que Nersys todo el tiempo establece un estilo coloquial, como si quisiera una conversaci√≥n, m√°s all√° de narrar, por eso nos dice, por ejemplo: ‚ÄúHola, ¬°que bueno que est√°s ah√≠!. ¬°Cuanto me alegro! ¬ŅY sabes por qu√©?, porque sent√≠ deseos de contar algunos de mis cuentos, y t√ļ vez: ya tengo quien me escuche, t√ļ.

Tambi√©n nos dice: ‚Äúy voy a empezar a contarte. ¬°Qu√© contenta estoy!. Bueno, son cinco los cuentos y el primero se titula¬†Sus√ļ. Tambi√©n puede preguntar: ¬ŅQuieres que te diga algo que nadie sabe?

Los otros relatos son Fefa y fifo; Pocholo y el Nana; Solo un humito; y El gallo que se mudó para la luna. En la despedida Nersys agradece por escucharla y desea otros encuentros en ese maravilloso espacio digital, sin que importe la distancia.

De Nersys, su literatura y aportes a la radio, podr√≠amos escribir muchas m√°s p√°ginas. Su profunda cuban√≠a, la bondad y humildad sin l√≠mites deben ser un ejemplo permanente para nosotros. En su literatura y en su manera de ser, en su preferencia por los mamoncillos maduros y el agua de coco dulce, o en el deseo de ba√Īarse en el Cuyaguateje, en esa mujer que nos recibe en su casa con total naturalidad, palpita una persona admirable, un ser de luz, fuente de ense√Īanzas y buenas sensaciones.

 

Para esta aplicaci√≥n Nersys volvi√≥ a los estudios de Radio Guam√°. En una entrevista publicada hace varios a√Īos, ella asegur√≥ que ‚Äútodo sali√≥ de la radio, de aquellos libretos infantiles. Despu√©s, con el tiempo, muchos me dijeron que mis libretos eran literatura. Yo fui una mujer de la radio, y a este medio le debo mucho‚ÄĚ. Esa es otra raz√≥n para agradecer este proyecto, nacido desde la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z: el favorecer el reencuentro creativo con micr√≥fonos y el ambiente radial.

En 1975, cuando Nersys obtuvo por primera vez el Premio Casa, Yusley todavía estaba lejos de nacer, tal vez sus padres ni siquiera se habían conocido. Ninguno de los miembros actuales de la AHS habíamos comenzado nuestras vidas. Ella tiene a su hija y a su nieta lejos, lo cual tal vez no le permita sonreír con toda la frecuencia que merece, pero somos muchos los que la queremos y admiramos, los que escuchamos sus cuentos con la misma atención que a nuestras abuelas de sangre.

Ella define a la ni√Īez como esperanza; a la familia como cubierta y protecci√≥n; y a Pinar del R√≠o como inabandonable.

Ojalá nos encontremos muchas veces, en plataformas digitales, mediante libros, la radio y también en su casa, donde siempre habla de recuerdos. Gracias a Nersys y a todos los que hacen la belleza.

DESCARGAR LA APK CUENTOS DE LA ABUELA

Luego de la presentación de la aplicación Cuentos de la abuela, en el Salón de Mayo, del Pabellón Cuba.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ