jóvenes


Cronopios cubanos, espacio para acercarnos a la creación joven

Escribir es una de mis mayores pasiones, al mismo nivel de leer, escuchar m√ļsica, disfrutar el teatro, la danza y el cine‚Ķ, caminar por las calles y senderos de nuestra Cuba, adentrarnos en su belleza cultural. Hoy comenzamos esta secci√≥n, precisamente para compartir ideas y sensaciones sobre el quehacer art√≠stico en nuestro pa√≠s, en especial el relacionado con los j√≥venes.

Cronopios cubanos¬†toma el nombre de esos personajes inquietos, idealistas y sensibles de¬†Julio Cort√°zar, diferentes a los famas (pretenciosos y formales) y ¬†a las esperanzas (que parecen estar en un punto intermedio). El propio autor explic√≥ que al encontrarse solo en un teatro en Par√≠s en 1952 tuvo la sensaci√≥n de que hab√≠a en el aire personajes indefinibles, una especie de globos que ve√≠a como de color verde, muy c√≥micos y divertidos, muy amigos, que andaban por ah√≠, y se llamaban cronopios. En el libro¬†Historias de Coronopios y de Famas¬†toman m√°s un aspecto relativamente humano, con sus conductas singulares, un poco como las de los poetas, seg√ļn palabras del propio Cort√°zar.

Los cronopios cubanos a la vez debemos tener características muy particulares, en correspondencia con el alma de nuestra nación y el ritmo de nuestra cultura, desafiante y hermosa como pocas. Nos caracteriza el conocimiento de la realidad y también la ilusión.

El sobresaliente escritor argentino, padre de obras como Rayuela, Bestiario, Final del juego,  y 62/Modelo para armar, tiene también mucho de cubano, gracias a su relación con la Casa de las Américas y la Revolución, que tuvo gran impacto en la literatura, en la cultura latinoamericana y en la manera en que muchos comenzaron a ver la vida y los procesos sociales desde lo colectivo.

En una entrevista, publicada en varios medios de prensa, expres√≥: ‚ÄúEn 1961 se produce en mi vida un hecho muy importante: es que yo hago mi primer viaje a Cuba y tomo contacto aqu√≠ con el mundo cubano, con la Revoluci√≥n cubana, y eso fue coagulante, el catalizador que me mostr√≥ a m√≠ hasta qu√© punto yo era latinoamericano, hasta qu√© punto yo era argentino, cosa que hab√≠a ignorado durante muchos a√Īos. Puedo decir que a m√≠ la Revoluci√≥n cubana me meti√≥ en la historia, me hizo entrar en la historia. Yo antes solo pensaba en lo est√©tico‚ÄĚ.

La influencia de este autor en la literatura latinoamericana y universal es innegable, con un estilo que rompi√≥ moldes y experimentaba de manera constante. Era amante de las artes de manera general, con profundo compromiso social, otra de las ense√Īanzas.

En esta sección encontraremos acercamientos a libros, obras audiovisuales y de teatro, exposiciones, eventos y a cualquier otro fenómeno de la creación desde las visiones de un joven, que constantemente ve cronopios por toda nuestra geografía, personas humildes y enamoradas, que se inspiran o que desde lo cotidiano pueden motivar versos y canciones.

Queremos hacer más visible el entramado cultural de la nación, con gran protagonismo de los jóvenes. En ocasiones también brindaremos nuestros análisis sobre problemáticas y circunstancias relacionadas con la creación, incluidas polémicas en el ámbito intelectual más contemporáneo. Reflejaremos  parte del quehacer de la Asociación Hermanos Saíz, la cual agrupa a la vanguardia de los jóvenes escritores y artistas en Cuba, organización desafiante y hermosa, que pretende actualizarse de manera constante.

Uno de los desafíos es lograr que los creadores más talentosos de nuestra generación sean más conocidos en el panorama de nuestro país y también a nivel internacional, que poco a poco se conviertan en referentes desde su arte y pensamiento. Ellos deben ser los Maestros del futuro.

Cronopios cubanos ser√° un espacio para pensar y so√Īar, para opinar y compartir criterios muy personales, para conocer m√°s la obra de quienes sue√Īan con dar pasos fuertes en nuestro √°mbito cultural ¬†y en otras partes del mundo.¬†


Ser un revolucionador de la realidad

¬ęMe voy a pegar a ti, pero no te equivoques¬Ľ, fue lo primero que me solt√≥ al llegar. Protest√≥ por el nivel de las luces ¬ęno se pareciera el ambiente al de una sauna¬Ľ. As√≠, de ese modo jocoso, se inici√≥ un nuevo Encuentro con‚Ķ Alfredo Guevara en el a√Īo 2011. Lleg√≥ por otra vez al Sal√≥n de Mayo en el Pabell√≥n Cuba, donde se presentaba como un asiduo visitante en su pertinaz cercan√≠a a los j√≥venes intelectuales y artistas liderados por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z.

A ellos dedic√≥ buena parte de sus √ļltimos a√Īos, convencido de la necesidad de transmitirles el conocimiento desde su experiencia. Los muchachos, como tambi√©n les llamaba, se hechizaban al escucharlo decir cosas como: ¬ęMe encanta el desnudo. No hay nada m√°s perfecto en la naturaleza que el cuerpo humano¬Ľ. ¬ęF√≠jense qu√© cosa m√°s divertida, les traje un texto que escrib√≠ hace 48 a√Īos y para mi pesar es de una actualidad absoluta¬Ľ. O ¬ęprefiero hablar de las expresiones art√≠sticas de la cultura porque siempre llamamos cultura a las expresiones art√≠sticas, y la cultura es mucho m√°s complicada, amplia y diversa¬Ľ.

Ese d√≠a acept√≥ el reto de evocar sus a√Īos juveniles, aunque confes√≥: ¬ęMi juventud est√° muy lejos¬Ľ. Pero accedi√≥ al riesgo de revisar el pasado entre las revelaciones m√°s personales y la emoci√≥n del recuerdo:

¬ęNo me gusta hablar de lo privado ‚ÄĒexplic√≥; Fidel nos ha dado un ejemplo, y a nuestros dirigentes en general, de lo que es la privacidad. He seguido tambi√©n ese camino porque, entre otras cosas, siempre me ha gustado m√°s y he sido devoto, y creo m√°s en la aventura que en la rutina.

¬ęParece que por naturaleza soy antirrutina. Creo que la rutina en todos los aspectos de la vida es la muerte adelantada y por eso dec√≠a que no val√≠a ni siquiera la pena hablar de la vida privada porque he tenido vocaci√≥n y convicci√≥n de que es m√°s interesante la aventura que todo lo que queda. Lo que queda siempre termina por ser rutina y ser aceptado porque est√°. Esto pasa en pol√≠tica tambi√©n.

¬ęCuando era muy jovencito me cre√≠ que era poeta y cuando comprend√≠ que no lo era y romp√≠ todos aquellos disparates, de todas maneras, me qued√© con un verso que es como un lema para m√≠: ‚ÄúNo hay nada m√°s eterno que un amor de aventura‚ÄĚ.

¬ęPienso as√≠ de la vida m√°s personal y de todo. Por eso en mi caso dir√≠a que no hay nada m√°s eterno para m√≠ que la aventura que fue mi vida de joven. La sigo viviendo haciendo trasposiciones: no hago lo que hac√≠a, hago lo que debo de hacer y eso es ser joven.

¬ęMi juventud no tiene nada de extraordinaria si no fuera por la generaci√≥n de la que soy parte. Ya desde el Instituto de La Habana donde estudi√©, empec√© a tener vida pol√≠tica, a inquietarme. Toda aquella generaci√≥n ‚ÄĒme refiero en este caso a una parte de ella, la generaci√≥n habanera‚ÄĒ ten√≠a una vanguardia. Y esa vanguardia de la que fui parte viv√≠a en una inquietud permanente de insatisfacci√≥n por la situaci√≥n del pa√≠s y de expresi√≥n antimperialista.

¬ęEsa fue una caracter√≠stica muy importante de nuestra generaci√≥n habanera en el Instituto. Eran los a√Īos que siguieron a la Guerra Civil Espa√Īola. En la √©poca una gran parte de la poblaci√≥n cubana eran nietos o hijos de espa√Īoles, y esto, como he dicho otras veces, inclu√≠a a los mestizos, aunque fueran una mezcla afrocubano-hisp√°nica. De tal suerte lo que pasaba en Espa√Īa se reflej√≥ en todos nosotros.

¬ęEstudiamos toda la filosof√≠a desde la Revoluci√≥n francesa; fue una generaci√≥n muy estudiosa y recuerdo a muchos de mis compa√Īeros del Instituto de La Habana tan inquietos como estudiosos. Creo que la √©poca se prestaba para ello porque estaba toda esa resonancia de la Rep√ļblica espa√Īola, del exilio espa√Īol en Cuba, pero tambi√©n vinieron algunos de los intelectuales m√°s destacados de la Rep√ļblica, no solo poetas y profesores, sino pensadores muy especiales.

¬ęAlgunos de ellos llegaron a integrarse de tal modo que la gente no se da cuenta cuando lee las publicaciones de la √©poca, entre ellos Gustavo Pitaluga, que escribi√≥ un libro sobre Cuba que se llam√≥¬†Di√°logo con el destino, y que todos le√≠mos.

¬ęClaro, no eran solo los exilados republicanos, porque inmediatamente despu√©s de la derrota de la Rep√ļblica y de este exilio masivo a Am√©rica comenz√≥ la Segunda Guerra Mundial y eso produjo una efervescencia enorme. Y tambi√©n, no dir√≠a que terror ante el triunfo del nazismo, sino la esperanza en la derrota del nazismo y la admiraci√≥n por los combatientes antifascistas; en este caso principalmente antinazistas, porque los m√°s crueles fueron sin duda los italianos.

¬ęAl mismo tiempo, eso provoc√≥ una pasi√≥n de amor, confianza y esperanza en la Uni√≥n Sovi√©tica, el primer pa√≠s socialista que hab√≠a surgido y hab√≠a tenido
muchos enemigos, pero en ese momento se convierte en una esperanza de la humanidad.

¬ęTambi√©n nos toc√≥ al final de esa guerra mundial un per√≠odo corto de esperanza, antes de que se desencadenara por completo la Guerra Fr√≠a. Es decir, toda esta generaci√≥n crey√≥ que hab√≠a llegado el momento del mundo en que primar√≠an la fraternidad, la confianza; se produjo el proceso de descolonizaci√≥n, a veces forzada por el combate y otras por cambios en la forma de colonizaci√≥n.

¬ęAl final de mis estudios en el Instituto de La Habana y la cercan√≠a de entrada a la universidad, bajo la influencia de algunos de esos profesores espa√Īoles, devine, y me fue f√°cil porque era parte de mi naturaleza, anarquista. Me afili√©, milit√© en una organizaci√≥n que se llamaba Alianza Revolucionaria, en la cual solo Lionel Soto y yo √©ramos los √ļnicos blancos. Todos eran negros estibadores del puerto y eso me hizo salir de mi medio y empezar a comprender otras capas de la poblaci√≥n m√°s sufridas, conoc√≠ a los trabajadores de verdad; trabajando y queriendo la transformaci√≥n del mundo con una determinada idea.

¬ęEsa idea, la del anarquista, da la impresi√≥n de un loco con cuatro bombas en la cintura. Algo puede haber de eso, pero lo fundamental en el pensamiento anarquista es la libertad. Prefiero, aunque no rechazo nada, hablar de pensamiento libertario, pero claro, aquella organizaci√≥n era anarquista.

¬ęEstudiando el pensamiento anarquista libertario encontr√© los libros marxistas contra el anarquismo y lentamente, por esa v√≠a, me fui transformando hacia el marxismo, primero a modo de inquietud y despu√©s de un modo radical.

¬ęCuriosamente, y esto es algo m√°s personal, pero lo tengo grabado en la mente, he vivido dos momentos que estar√°n en mis memorias. Cuando ten√≠a ocho a√Īos viv√≠a en el Malec√≥n y mi familia entonces ten√≠a una fuerte tendencia guiterista (Antonio Guiteras) y me toc√≥ ver desde el balc√≥n de casa a la Escuadra norteamericana bloqueando a Cuba. Era una curiosidad enorme de aquel ni√Īo estar mirando para verlos, de o√≠r a su familia y de aprender antes que comprender, que Cuba ten√≠a al imperialismo norteamericano como una bota encima.

¬ęCuando pasaron los a√Īos y estaba en el Instituto me cost√≥ mucho trabajo. Yo era muy t√≠mido y lo sigo siendo; toda mi agresividad pol√≠tica parte de una superaci√≥n de la timidez: tener amigos, no porque no se me acercaban los compa√Īeros, sino porque yo no deseaba la amistad de nadie.

¬ęPero, finalmente tuve un amigo, un jovencito norteamericano. Nuestra amistad surgi√≥ a base de discusiones. Por paradojas de la vida √©l era comunista; hijo de una familia burguesa que hab√≠a tra√≠do los hijos a Cuba para que no los pudieran reclutar. Eran dos hermanos. El mayor estaba en la Armada norteamericana en una base a√©rea que ten√≠an en San Antonio de los Ba√Īos. El menor fue el que coincidi√≥ conmigo.

¬ęResulta que era un comunista que me quer√≠a convertir al comunismo y yo lo quer√≠a convertir al anarquismo. Por tanto, mi enfrentamiento ideol√≥gico inicial fue con un norteamericano mejor que yo.

¬ęPasaron los a√Īos, y el d√≠a en que entr√© a la universidad, yo con 19 a√Īos, nos conocimos Fidel y yo, del modo m√°s extra√Īo. Aunque no soy religioso dec√≠a y sigo diciendo que tengo protecci√≥n de ‚Äúlos dioses‚ÄĚ. A veces creo en el Dios que proclama el catolicismo, pero a veces tambi√©n en Chang√≥. Y esto lo digo porque en la calle se me acerca una santera del barrio que me dice: Chang√≥. Y yo mismo, que no entiendo del todo, de todas maneras, he llegado a la conclusi√≥n de que, o un arc√°ngel o un orisha, andan por ah√≠.

Alfredo Guevara (a la izquierda) junto a Fidel, Nicolás Guillén y Alejo Carpentier. Foto: Archivo de JR.

¬ęPorque siempre me salen las cosas bien, al final, y aunque haya pasado por mucho que no voy a narrar aqu√≠, estoy vivo. Conversando con Silvio Rodr√≠guez un d√≠a y hablando de estas cosas (que conste que yo siempre no estoy hablando del pasado; siempre estoy hablando del futuro), √©l puso una cierta cara de asombro y le dije: Mira, Silvio, hay que creer en los milagros. Hay un milagro: que estoy vivo. Pero hay un milagro mucho mayor: Fidel est√° vivo.

¬ęLas cosas que vivimos juntos, sin llegar a la Sierra, donde nunca estuve porque soy un hombre del asfalto y prefer√≠ combatir en La Habana, hubieran
sido suficientes para que ni él ni yo estuviéramos.

¬ęPero empec√© hablando de arc√°ngeles y orishas y pas√≥ algo estrafalario, extra√Ī√≠simo, digno de una pel√≠cula: vino un joven cuyo rostro se me ha desdibujado, y me dijo, ese d√≠a primero: ‚ÄúT√ļ no me conoces, pero yo a ti s√≠. Tienes que ir a la Facultad de Derecho a conocer a un muchacho que tiene una agitaci√≥n tremenda all√≠ y que debe ser tu amigo‚ÄĚ.

¬ęComprendan que yo no era quien soy ni fui m√°s tarde. Simplemente era un muchacho que quer√≠a ganar las elecciones estudiantiles en la Facultad de Filosof√≠a para llegar a la FEU (Federaci√≥n Estudiantil Universitaria). Despu√©s de un tiempo me dije: no pierdo nada, d√©jame ir a ver al chiquito ese. Y me encontr√© a un agitador estrella que mir√© con preocupaci√≥n porque averig√ľ√© un poco de √©l; sab√≠a que ven√≠a de una escuela privada cat√≥lica y pens√©: este debe ser un reaccionario, cualquiera sabe lo que va a pasar.

¬ęPasaron los d√≠as, las semanas, nos fuimos conociendo y tuve una suerte tremenda porque yo quer√≠a conquistarlo. Miren qu√© pretencioso, no sab√≠a qui√©n iba a ser. Y resulta que tuvo la buena idea de enamorarse de una muchacha preciosa que formaba parte de mi candidatura en Filosof√≠a, Mirta D√≠az Balart. Ya no ten√≠a que ir a Derecho porque √©l ven√≠a a Filosof√≠a a conquistar a Mirta y, en mi fuero interno, a dejarse conquistar por m√≠.

¬ęEntonces mi vida cambi√≥, no en ese instante porque era turbulenta la √©poca. Pero lentamente pasaron cosas muy importantes en nuestras vidas. En el a√Īo 1947 Fidel me hizo la primera proposici√≥n de algo que nos llevar√≠a al poder. Un a√Īo despu√©s nos vimos envueltos en El Bogotazo y poco despu√©s yo sal√≠ para Europa, donde permanec√≠ hasta 1951, y entonces se separaron nuestras vidas.

¬ęTuve otras experiencias y, entre ellas, una excepcional: era vicepresidente de la Uni√≥n Internacional de Estudiantes y era el √ļnico que ten√≠a visa abierta para Occidente; por lo tanto, tuve que atender la Uni√≥n de estudiantes de Italia y de Francia. Resulta que fui seleccionado para ir en una delegaci√≥n de estudiantes universitarios de todo el mundo. Y cuando regres√© a Cuba dieron el golpe de Estado. En esos meses previos al golpe ya ten√≠a una relaci√≥n muy estrecha con Eduardo Chib√°s y unos supuestos amigos me invitaron a comer pollo frito en las afueras de la ciudad, y de buenas a primeras entramos en Cuquines, la finca y mansi√≥n de Fulgencio Batista, y yo pregunt√©: ‚Äúpero qu√© es esto‚ÄĚ. De buenas a primeras me qued√© solo en la terraza, desapareci√≥ todo el mundo y sali√≥ Batista. Se sent√≥ en un sill√≥n al lado m√≠o, me salud√≥. Yo me qued√© paralizado. Nunca lo hab√≠a visto tan de cerca, era un mayoral bananero bien vestido. Cruz√≥ las piernas, me empez√≥ a hablar y al ratico lleg√≥ al punto. Me ofrec√≠a la direcci√≥n de la juventud de su Partido. Quer√≠a una figura juvenil y yo no sab√≠a qu√© hacer, ten√≠a mis principios firmes, pero √©l era un hombre temible.

¬ęEntonces no me qued√≥ m√°s remedio que hacer lo que hice. Le dije: ‚Äúmire, s√© que la vida es muy compleja y que a veces los dirigentes pol√≠ticos son calumniados, pero mientras yo no tenga la seguridad de que usted no ha participado en la muerte de Antonio Guiteras, me parece imposible‚Äú. Sigui√≥ conversando tranquilamente, no se molest√≥ y unos minutos despu√©s se levant√≥, desapareci√≥; reaparecieron mis amigos enemigos, traidores a m√≠. Se acab√≥ aquella amistad y me qued√© yo traumatizado por aquello. Unos meses despu√©s dio el golpe de Estado.

¬ęCreo que yo fui detenido nada m√°s que para darme una lecci√≥n, porque entre las primeras personas que estuvieron presas tras el golpe de Estado estuve yo. No me pas√≥ nada en esa ocasi√≥n, estuve unos d√≠as y luego me soltaron. Pero, a partir de ah√≠, la represi√≥n que primero era relativamente leve se recrudeci√≥.

¬ęLe propuse a Fidel volver a la universidad de donde ya hab√≠amos salido, matricularnos y tomarla, por ser plaza aut√≥noma. √Čl se me desapareci√≥ unos d√≠as y cuando reapareci√≥ ya estaba conspirando; porque fue un conspirador nato. Prepar√≥ pr√°cticamente un ej√©rcito que nadie se daba cuenta de que exist√≠a. Desde el 47 ya hab√≠amos acumulado armas. Cuando sali√≥ la manifestaci√≥n en la universidad qued√≥ un peque√Īo grupo armado y los que marchaban quedaron custodiados por compa√Īeros que despu√©s resultaron ser los asaltantes del cuartel Moncada en Santiago de Cuba.

¬ęA partir del Moncada sent√≠ que se hab√≠a acabado la lucha de masas, el Frente √önico‚Ķ la sangre derramada all√≠ marcaba otro camino¬Ľ.

‚ÄĒAlfredo, ¬Ņcu√°ndo se acab√≥ su juventud?

‚ÄĒNo se ha acabado. He dicho p√ļblicamente que soy un joven en una burbuja que me ha forzado a tener un cuerpo viejo.

‚ÄĒ¬ŅY qu√© es la juventud?

‚ÄĒSer joven es ser revolucionario. Pero ser revolucionario no es lo que dicen por ah√≠, ni tampoco ser miembro activo de una organizaci√≥n, nada de eso, y menos darse golpes de pecho en las asambleas. Ser joven es ser revolucionador de la realidad. Por eso he dicho muchas veces que cuando los escritores, los artistas, los intelectuales que llamaba Gramsci org√°nicos y los semiorg√°nicos tambi√©n, son sinceros y no simuladores, son revolucionarios por definici√≥n, porque se la pasan transformando la realidad. Tambi√©n los cient√≠ficos, enriqueciendo la realidad con sus investigaciones, arranc√°ndole pedazos al misterio de la vida y de la muerte.

¬ęEl ideal es que cada ser humano pudiera desplegar todas sus cualidades de modo tal que en ese despliegue encontrara, porque todo ser humano tiene algo de artista, la belleza. Si la descubre la ama; y si la descubre y la ama la enriquece. Eso es lo que es ser joven: revolucionar, revolucionar, revolucionarnos nosotros mismos¬Ľ.

‚ÄĒA veces se escuchan expresiones sobre los j√≥venes de¬†hoy que son hasta despectivas,¬†al estilo de ¬ęesta juventud est√° perdida¬Ľ. ¬ŅCu√°l es su visi√≥n sobre esta juventud¬†de nuestros d√≠as y qu√© le pedir√≠a?

‚ÄĒYo no desprecio a nadie. Creo que todos nuestros contempor√°neos son potencialidades. En lo que creo de mi pueblo, y por eso lo amo, es en su potencialidad. Esas potencialidades entre la colonia, el imperialismo, el bloqueo y la estupidez no se han desplegado suficientemente. No s√© si estoy describiendo m√°s bien la esperanza. Pero la esperanza que no es ayudada no sirve para nada.

¬ęLa tarea de la generaci√≥n mayor y de la vanguardia de la juventud es construir las condiciones para que ese despliegue de las potencialidades se produzca. Hay una parte de la juventud cubana que estamos perdi√©ndola los revolucionarios, porque el lenguaje no puede ser el que tenemos, el que sigue teniendo nuestra generaci√≥n. Todo lenguaje es un sistema de signos que expresa a su vez un sistema de conceptos. Creo que hay que cambiar conceptos y cambiar el lenguaje. Hemos cambiado algunas concepciones, pero no hemos cambiado el lenguaje. Los j√≥venes tienen que ser ellos a toda costa y hay que aprender a, cuando sea necesario, nadar contra la corriente¬Ľ.

‚ÄĒ¬ŅQu√© les recomienda a los j√≥venes para ser mejores cubanos?

‚ÄĒLuchar por que Cuba sea mejor y los problemas que tenemos sean superados. Hay problemas que no dependen de nosotros: el bloqueo, la presi√≥n sobre Cuba; pero hay cosas que s√≠ dependen de nosotros, y de algunas de nuestras estructuras estatales y nuestros dirigentes. Como soy un optimista profesional, creo que s√≠ se van a superar, y m√°s o menos pronto, algunos de los fundamentales. Algunos no tan fundamentales que pueden establecer un cierto nivel de consenso en la poblaci√≥n, imprescindibles para poder trabajar despu√©s sobre ellos las vanguardias y tratar de rescatarlos. Pero a los j√≥venes no se les puede rescatar con consignas, sino con realidades.

¬ęPara ser mejores cubanos lo m√°s importante es participar, no callar, denunciar lo mal hecho con conciencia, con seguridad de lo que se hace y dice, y no ser pasota. No dejar pasar pensando que ya no vale la pena. Para ser mejor cubano hay que ser mejor persona siempre, en cualquier circunstancia. Y ser mejor persona es ante todo ver reflejado en el otro a uno mismo. Es decir: ser solidario¬Ľ.


Lo m√°s importante es lo que hagamos

Todav√≠a me parece escuchar las intervenciones, ver a cientos de j√≥venes compartir, analizar y so√Īar. √Čramos muchachos y muchachas de todas las provincias y los diferentes sectores de la sociedad, con el af√°n de ser √ļtiles y hacer en el menor tiempo posible.

Al escuchar las anécdotas, las historias de vida de algunos, la profundidad de los debates y las propuestas, uno siente orgullo de esta generación. Allí estábamos campesinos, ingenieros, científicos, médicos, maestros, militares, artistas, intelectuales…, todos seducidos por el afán de ayudar, de contribuir al bienestar del pueblo.

El XII Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas, realizado del 2 al 4 de abril, fue inspirador, fuente de amistades y tal vez hasta de nuevos amores, pero sobre todo constituyó una plataforma vital de pensamiento y proyecciones de trabajo, para lograr la Cuba mejor que todos deseamos. Junto a nosotros también estaban el Presidente Miguel Díaz-Canel, otros integrantes de la dirección del país, los Comandantes de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez y Guillermo García Frías y el Comandante del Ejército Rebelde José Ramón Machado Ventura.

Hablamos con sinceridad sobre los problemas, la necesidad de eliminar deficiencias y aprovechar la inteligencia colectiva de todas las generaciones para vencer los obst√°culos de cualquier tipo, en un contexto nacional e internacional muy complejo.

Lo más importante será lo que hagamos en el futuro inmediato, como convirtamos las palabras en hechos a favor de toda la sociedad. Resulta esencial elevar la producción y la economía, y también alimentar la espiritualidad de la gente, conscientes de que en esto no existen botones mágicos ni basta con la voluntad.

Necesitamos proyectos mucho más abarcadores, que también inspiren, fortalezcan el orgullo nacional y nuestra identidad como cubanos, como parte de una plataforma descolonizadora, que debe incluir también avances en la solución de dificultades materiales.

Nuestras organizaciones, instituciones y otras entidades deben funcionar como el mejor reloj y proyectar de manera integradora propuestas, que sean cada vez m√°s √ļtiles al pa√≠s. Los dirigentes, en los diferentes niveles, deben mantener siempre una conducta ejemplar, conscientes de la alta responsabilidad de ser servidores p√ļblicos, con todo lo que eso significa en cuanto a valores, superaci√≥n, creatividad y voluntad de aprovechar las diferencias para tener propuestas cada vez m√°s inclusivas desde el amor al pa√≠s y su gente.¬†Es preciso eliminar totalmente la corrupci√≥n, la indecencia, la burocracia y la lentitud en la atenci√≥n a las personas.

La UJC y los jóvenes que la integramos tenemos el desafío de ser siempre vanguardia, lo cual implica superarnos en todo momento y tener la capacidad de motivar a otros, en cualquier lugar donde estemos. La UJC debe ser una especie de ser vivo, que impulse, salte, enamore, critique, contribuya a la unidad y haga para bien de todos.

En ese sentido otras organizaciones y movimientos juveniles, como la Federaci√≥n Estudiantil Universitaria, la Federaci√≥n de Estudiantes de la Ense√Īanza Media, la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, la Brigada de Instructores de Arte Jos√© Mart√≠, el Movimiento Juvenil Martiano y las Brigadas T√©cnicas Juveniles tenemos mucho por hacer, readaptarnos a cada contexto y representar verdaderamente a los j√≥venes que agrupamos, con fidelidad a las esencias, como parte de un entramado en el que tambi√©n son vitales el peri√≥dico Juventud Rebelde y la Casa Editora Abril, con sus seis revistas y los libros.

El conocimiento profundo de la historia siempre ser√° fuente indispensable de inspiraci√≥n y fortaleza para todos los hijos de esta naci√≥n.¬†Entre nuestros referentes tambi√©n debemos incluir a los j√≥venes poetas Luis y Sergio Sa√≠z Montes de Oca, profundamente martianos y fidelistas, quienes fueron asesinados el 13 de agosto de 1957 en el poblado pinare√Īo de San Juan y Mart√≠nez. Sus versos, los cuentos y art√≠culos pol√≠ticos revelan el compromiso de dos creadores que se mantienen palpitantes dentro de la actual Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z.

Nos ha tocado vivir una √©poca de transformaciones, de grandes preguntas. Habitamos un planeta cada vez m√°s complejo, en el que a las dificultades del mundo f√≠sico se suman las del virtual.¬†La pasividad, el caminar con los ojos cerrados, el preferir el silencio antes que se√Īalar un problema no son alternativas. Tenemos que ser protagonistas, Quijotes de este tiempo si fuese necesario, sin pesimismo jam√°s.

Creo en el poder de la poesía, y en la fuerza tremenda del arte, no solamente en galerías y escenarios, también en la vida cotidiana. Hay muchos versos en el esfuerzo diario, en la sonrisa de cada uno y en el afán de no rendirnos jamás. Eso también forma parte de ser cubano.

Las palabras del Primer Secretario del Comit√© Central del Partido y Presidente de la Rep√ļblica Miguel D√≠az-Canel merecen ser analizadas y debatidas por la claridad con que expuso elementos de los tiempos actuales, la confianza en los j√≥venes y los retos que mencion√≥.

Como √©l expres√≥:¬†‚Äú¬°Ser vanguardia es ser los primeros en todo: los primeros en hacer y los primeros en exigir que se haga!¬†Una organizaci√≥n juvenil de vanguardia, en Cuba, tiene que llevar consigo los s√≠mbolos y la historia que los trajo hasta aqu√≠; pero tambi√©n tiene el deber ineludible de sumar nuevos cap√≠tulos a esa historia y nuevos s√≠mbolos a la comunicaci√≥n con sus bases‚Ķ‚ÄĚ

Son muchos los motivos para sentir orgullo de nuestro pa√≠s y de nosotros mismos.¬†Estamos escribiendo tambi√©n p√°ginas de historia y resistencia. Alg√ļn d√≠a los libros tendr√°n que hablar de este pueblo de hoy, de lo que estamos haciendo, pero sobre todo de c√≥mo vamos a salir adelante. Ese ser√° quiz√°s el mejor poema de nuestras vidas.

*Publicado originalmente en Cubadebate.


Premian en Camag√ľey a j√≥venes creadores en concurso Un Kpricho Creativo (+ Fotos)

J√≥venes artistas agramontinos resultaron premiados como parte del concurso Un Kpricho Creativo, organizado por el D√ļo Dulce Kpricho, integrado por los trovadores Ada Naranjo Gonz√°lez y Harold D√≠az Pedraza, con el auspicio del Centro Provincial del Libro y la Literatura y la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z de Camag√ľey.

Un Kpricho Creativo premia las mejores obras en las categorías de Poesía, Composición Musical y Narrativa, para ello se convocó a un jurado de expertos dividido por comisiones en correspondencia con cada categoría.

En el apartado de Poes√≠a el jurado integrado por Olivia de la Caridad Casanova Blanco, Yadira Troche Nerey y Leoneski Buquet Rodr√≠guez decidi√≥ otorgar el Gran Premio a la obra ¬ŅQu√© m√°s que la verg√ľenza?, de Alejandro Mu√Īoz Aguilera; la primera menci√≥n a Soy fragmentos de la brisa de Rosabel Pi Gonz√°lez; una segunda menci√≥n a la obra Cantos Silvestres, a cargo de Christian Mu√Īiz Anido, la cual destaca por el rescate de lo tradicional en la d√©cima; y una tercera menci√≥n a la obra Alas, de Lixiel Mar√≠a River√≥n Cardona.

En el caso de Composici√≥n Musical fueron galardonadas con tercera menci√≥n la obra Tonada libre habanera del joven Christian Mu√Īiz Anido; segunda menci√≥n la pieza Espejuelos oscuros a cargo de Lixiel Mar√≠a River√≥n Cardona; tercera menci√≥n a Penas de bohemio, de Carlos Rafael Gonz√°les Caballero y el Gran Premio para Champions como Izzy, por Ir√°n D√≠az G√≥mez.

En tanto en la categor√≠a de Narrativa premiaron las obras √öltimo abrazo a la realidad, de Aracelis Fonseca Batista, con tercera menci√≥n; Laura, a cargo de Rosabel Pi Gonz√°lez, con segunda menci√≥n; ¬ŅCu√°ntos Jaimes no habr√°?, de Edi√°n Dom√≠nguez, con primera menci√≥n, y el Gran Premio en este apartado qued√≥ desierto.

A decir de la artista Ada Naranjo, el certamen busca incentivar la creación y propiciar que noveles artistas canalicen sus creaciones hacia un perfil profesional consolidado.

En ese contexto Jos√© Xavier Guerra Carmenates, presidente de la filial camag√ľeyana de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, invit√≥ a los j√≥venes creadores a participar de la entrega de 2024, que se desarrollar√° durante la Feria de J√≥venes Creadores Golpe a Golpe.¬†(Idaylen Rodr√≠guez Rodr√≠guez/Radio Cadena Agramonte) (Fotos: perfil en Facebook de la AHS Camag√ľey)


El ingeniero autom√°tico que arma canciones (+ Video)

Entre proyectos de desarrollo y soluciones tecnol√≥gicas transcurren los d√≠as laborales de Mario. Tiene 28 a√Īos y trabaja en la empresa¬†Copextel, en La Habana. A ese sitio lleg√≥ hace cuatro primaveras y desde entonces no ha parado de crecer. Carga consigo conocimientos, oportunidades y experiencias diversas. Sin embargo, no est√° ‚Äúcompleto‚ÄĚ del todo.¬†

Mientras gestiona el dise√Īo, la¬† programaci√≥n, montaje y mantenimiento de sistemas autom√°ticos para instalaciones de peque√Īa y gran magnitud, piensa en tener ese peque√Īo espacio de tiempo en el que pueda sacar acordes a su guitarra.¬†

Mario Sergio Mora Rodríguez es ingeniero automático, pero también trovador. 

***

Mario aprendió a tocar la guitarra de manera autodidacta. Foto: Areté.

‚ÄúCuando era ni√Īo, mis padres no pod√≠an comprarme un instrumento musical. Mi mam√° me confes√≥ que ellos notaban mis aptitudes, pero no pod√≠an permitirse un gasto as√≠. Tampoco me llevaron a una escuela de m√ļsica.

‚ÄúEn el preuniversitario hice una gran amistad con un muchacho que tocaba la guitarra y ten√≠a buen o√≠do. Era capaz de acompa√Īarme en la canci√≥n que yo quisiera. Con √©l aprend√≠ acordes y otras cosas muy elementales.

“Empezando en la carrera de Automática, para sorpresa mía, también había un guitarrista en el aula. Hicimos dupla y participamos en festivales. En una semana de vacaciones me prestó la guitarra. Estuve tocando sin parar todo el tiempo, sentí que podía, logré tocar acordes básicos y cambiarlos fluidamente.

‚ÄúDurante la universidad, vinieron otros amigos que me prestaban la guitarra para practicar, hasta que en cuarto a√Īo de la carrera, la novia de uno de ellos me vendi√≥ una vieja que ten√≠a guardada en su casa. Le faltaban varias cuerdas. Ah√≠ empez√≥ la verdadera etapa de aprendizaje, de manera autodidacta por YouTube, libros y manuales. Al d√≠a de hoy sigo estudiando todo lo que puedo, porque se ha vuelto una necesidad‚ÄĚ.

Mario Serio Mora es miembro de la Asociación Hermanos Saíz y se ha presentado en varios espacios. Foto: Areté.

Mario Sergio naci√≥ en la provincia de Villa Clara, pero fue en Ciego de √Āvila donde creci√≥ y comenz√≥ a jugar a ser m√ļsico desde temprano. Su madre le recuerda que, con apenas tres a√Īos, andaba con un palo de escoba cargado, a modo de guitarra, entonando una canci√≥n muy popular por aquellos d√≠as:¬†Sentimientos ajenos, de¬†David Torrens.

A Villa Clara regresó cuando decidió estudiar Ingeniería Automática en la Universidad Central Marta Abreu. Intercaló los aprendizajes con sesiones en el coro de la institución, con visitas a El Mejunje y el adictivo consumo de la Trovuntivitis. Para entonces, ya creaba sus propias composiciones, pero no se atrevía a mostrarlas. 

Hasta que perdió el temor. Comenzó a tocarlas dondequiera que iba.

Luego le puso ‚Äúseriedad‚ÄĚ a la cuesti√≥n cuando decidi√≥ ingresar a la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z tras mudarse a la capital del pa√≠s. Aqu√≠ ‚Äúse fueron abriendo puertas y encontr√© a personas que me han hecho parte de su espacio‚ÄĚ, dice.

¬ŅC√≥mo es el proceso para la creaci√≥n de tus canciones?

‚ąíPor lo general, las canciones salen de un juego con la guitarra. Intento explorar con el ritmo y la armon√≠a. Mi mente va creando melod√≠as, a veces con letra y a veces con sonidos raros a los que despu√©s debo poner texto. Cuando aparecen ideas que pueden ‚Äúllegar a algo‚ÄĚ, las grabo en el celular, previendo que no pueda desarrollarlas en el momento.¬†

‚ÄúAlgunas canciones han venido directamente con la melod√≠a, sin usar el instrumento. Despu√©s se hace un acompa√Īamiento y el resultado es distinto. Es bueno imponerse un cambio de m√©todo de vez en cuando. Unas salen de un tir√≥n, otras me toman mucho tiempo y debates con mi esposa, que tiene puntos de vista que son muy importantes para m√≠, aunque la composici√≥n es algo que me gusta hacer en soledad.

‚ÄúTengo unas 20 canciones. No desarrollo ideas que s√© que no van a ir a ning√ļn lado. A veces guardo cosas que empezaron muy¬† bien, pero no he sabido c√≥mo darles continuidad. Intento buscar tem√°ticas poco usuales o un enfoque distinto de las cosas. Lo que m√°s disfruto¬†‚ąíy siempre me sucede‚ąí¬†es el momento en que termino la canci√≥n. Me entra una alegr√≠a enorme y la canto una y otra vez. La grabo y escucho muchas veces seguidas. Me da mucho placer‚ÄĚ.

¬ŅC√≥mo compaginas las dos facetas? Autom√°tica y m√ļsica‚Ķ

‚ąíSiento que la carrera y mi formaci√≥n del preuniversitario me dieron muchas herramientas para buscar soluciones y enfrentar problemas de todo tipo. Mis m√©todos de estudio me han ayudado a aprender r√°pido elementos de m√ļsica. He ido creando herramientas y mecanismos que me ayudan a componer, tener mi propia visi√≥n de los elementos art√≠sticos que investigo y desarrollo.

“La carrera que estudié me gusta. Mi empleo me mantiene creativo y me da una formación integral. Trabajamos en equipo y hacemos una cadena de valor completa: desde el proyecto hasta la programación y la puesta en marcha de soluciones de automatización. Cuando me gradué, yo tenía claro que quería dedicarme a algo que demandara de mi creatividad. 

“En Copextel, además, siempre tengo momentos para hacer algo con la guitarra. Ya no hay evento o espacio cultural, dentro de la empresa, para el que no me llamen. En estos tiempos en los que hay tanta emigración en Cuba, creo que es importante que las personas encuentren en el centro de trabajo otras actividades que aporten a su calidad de vida. 

‚ÄúAdem√°s, en la sala de casa est√° colgada una guitarra que toco todos los d√≠as a cualquier hora, por mero h√°bito. Es la manera de mantenerme siempre estudiando. Los fines de semana son para la m√ļsica, siempre aparece alg√ļn espacio para tocar, interactuar con p√ļblico, compartir con amigos y trovadores.

‚ÄúCreo que el reto est√° en buscar los espacios para la creaci√≥n musical, hacer de la casa un lugar para aislarme un poco y desarrollar ideas, dejar d√≠as para la lectura‚ÄĚ.

Mario tiene la aspiración de continuar preparándose para desarrollar su carrera musical. Foto: Areté.

¬ŅQu√© es la m√ļsica para ti?

‚ąíAunque soy ateo, siento que la m√ļsica es una especie de destino y que las cosas van a ir sucediendo. No s√© si es optimismo o demasiada fe. No s√© si llegue el momento de decidir entre una carrera o la otra cuando las cosas se pongan un poco m√°s serias. Para m√≠, ser√≠a muy satisfactorio poder vivir de la m√ļsica, para vivir para ella.¬†

‚ÄúEl amor por la m√ļsica es algo m√°s fuerte que yo. Me ha terminado persiguiendo en todas las facetas de mi vida. Cuando he intentado apartarme de ella, siempre aparece algo o alguien que me anima a retomarla.

‚ÄúCreo que te permite acercarte a las personas sin que se sientan invadidas. Te conecta fraternalmente con la gente sin barreras de idioma o cultura. Te permite ser escuchado, incluso, antes de comenzar a cantar‚ÄĚ.

En video, La m√ļsica de Mario


Conmemoran jóvenes creadores fusilamiento de los ocho estudiantes de Medicina

Con un cine debate del filme Inocencia en la Casa del Joven Creador, la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Ciego de √Āvila conmemor√≥ este domingo el aniversario 151 del Fusilamiento de los Ocho Estudiantes de Medicina.

La actividad forma parte del programa de acciones de la cruzada cultural Siguiendo La Trocha, la cual incluyó la presentación del libro La Trocha por dentro, de José Gabriel Quintas.

Durante el s√°bado la guerrilla cultural de los j√≥venes creadores protagoniz√≥ funciones en la Flota Marina Pesca de J√ļcaro y en el Complejo Cultural El Arauca.

La cruzada cultural Siguiendo La Trocha de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Ciego de √Āvila prev√© presentaciones para este lunes en las comunidades venezolanas El Quince, El Macizo Ca√Īero y en La Caoba.

Foto Dami√°n Betanzos Hern√°ndez
/ tomada de radio surco

Foto Dami√°n Betanzos Hern√°ndez
/ tomada de radio surco

Foto Dami√°n Betanzos Hern√°ndez
/ tomada de radio surco

 


Organiza la AHS recogida de donativos para Matanzas

Con la solidaridad como bandera, la filial de la Asociación Hermanos Saíz organiza la recogida de donativos para las víctimas del incendio en la Base de Supertanqueros de la zona industrial de Matanzas.

Por ejemplo, en Cienfuegos, por ejemplo, Danaysi Brito Hern√°ndez, vicepresidenta de la organizaci√≥n en el territorio, declar√≥ a la Agencia Cubana de Noticias que durante todo este martes, en el Centro Cultural de las Artes Benny Mor√©, sede de la AHS, estar√°n recepcionando aquellos productos √ļtiles que deseen traer las personas.

Convocamos a todas las instituciones, culturales o no, artistas, empresas y al pueblo cienfueguero en general para aportar lo que puedan y de esta forma apoyar a los accidentados, a sus familiares y al personal que enfrenta las llamas día a día en la zona del siniestro, comentó.

Desde esta ma√Īana hemos recibido agua, refrescos, jugos, caf√©, adem√°s de insumos m√©dicos como mascarillas, caretas, jeringuillas, entre otros art√≠culos, afirm√≥.

Destac√≥ que tuvieron una r√°pida respuesta por parte de la Biblioteca Provincial Roberto Garc√≠a Valdez, Artex, la Casa de la M√ļsica de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales de Cienfuegos, la Uni√≥n Nacional de Escritores y Artistas de Cuba y cuentapropistas.

Informó que estarán hasta las siete de la noche de este propio martes acopiando los productos y saldrán el miércoles temprano con destino a la Atenas de Cuba para entregar dichos bienes, indispensables en momentos tan difíciles para el pueblo matancero y para toda Cuba en general.

El trovador Nelson Vald√©s, miembro de la vanguardia art√≠stica joven cienfueguera, expres√≥ en su perfil en la red social Facebook: ‚ÄúEstamos aqu√≠, gracias a todos los que van llegando. Podemos ayudar en estos momentos dif√≠ciles, Matanzas nos necesita y nosotros no le vamos a dar la espalda‚ÄĚ.

El pasado viernes, 5 de agosto, una descarga eléctrica provocó un incendio de grandes proporciones en la zona industrial del occidental territorio y desde esa fecha, como en ocasiones anteriores, la solidaridad no se hizo esperar.

Desde la Perla del Sur, ubicada al centro del país, acudió de inmediato el Cuerpo de Bomberos de la Refinería de Petróleo Cienfuegos S.A.

Mientras que en el hospital provincial Dr. Gustavo Aderegu√≠a Lima activaron una brigada quir√ļrgica, al tiempo que dispusieron camas para atender a pacientes en las salas de Quemado y de Terapia Intensiva en caso de ser necesario.


Organiza la AHS de Cienfuegos recogida de donativos para Matanzas

Con la solidaridad como bandera, la filial de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) de la provincia de Cienfuegos organiza la recogida de donativos para las víctimas del incendio en la Base de Supertanqueros de la zona industrial de Matanzas.

Por ejemplo, Danaysi Brito Hern√°ndez, vicepresidenta de la organizaci√≥n en el territorio, declar√≥ a la Agencia Cubana de Noticias que durante todo este martes, en el Centro Cultural de las Artes Benny Mor√©, sede de la AHS, estar√°n recepcionando aquellos productos √ļtiles que deseen traer las personas.

Convocamos a todas las instituciones, culturales o no, artistas, empresas y al pueblo cienfueguero en general para aportar lo que puedan y de esta forma apoyar a los accidentados, a sus familiares y al personal que enfrenta las llamas día a día en la zona del siniestro, comentó.

Desde esta ma√Īana hemos recibido agua, refrescos, jugos, caf√©, adem√°s de insumos m√©dicos como mascarillas, caretas, jeringuillas, entre otros art√≠culos, afirm√≥.

Destac√≥ que tuvieron una r√°pida respuesta por parte de la Biblioteca Provincial Roberto Garc√≠a Valdez, Artex, la Casa de la M√ļsica de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales de Cienfuegos, la Uni√≥n Nacional de Escritores y Artistas de Cuba y cuentapropistas.

Informó que estarán hasta las siete de la noche de este propio martes acopiando los productos y saldrán el miércoles temprano con destino a la Atenas de Cuba para entregar dichos bienes, indispensables en momentos tan difíciles para el pueblo matancero y para toda Cuba en general.

El trovador Nelson Vald√©s, miembro de la vanguardia art√≠stica joven cienfueguera, expres√≥ en su perfil en la red social Facebook: ‚ÄúEstamos aqu√≠, gracias a todos los que van llegando. Podemos ayudar en estos momentos dif√≠ciles, Matanzas nos necesita y nosotros no le vamos a dar la espalda‚ÄĚ.

El pasado viernes, 5 de agosto, una descarga eléctrica provocó un incendio de grandes proporciones en la zona industrial del occidental territorio y desde esa fecha, como en ocasiones anteriores, la solidaridad no se hizo esperar.

Desde la Perla del Sur, ubicada al centro del país, acudió de inmediato el Cuerpo de Bomberos de la Refinería de Petróleo Cienfuegos S.A.

Mientras que en el hospital provincial Dr. Gustavo Aderegu√≠a Lima activaron una brigada quir√ļrgica, al tiempo que dispusieron camas para atender a pacientes en las salas de Quemado y de Terapia Intensiva en caso de ser necesario.

 

Por:Yohandra Gómez Amaró | Foto: Cortesía de la fuente

(Tomado de la Agencia Cubana de Noticias)


Fisura de luz

Para crecer fuerte, primero se debe

hundir las raíces en la nada, aprender a

enfrentar la soledad más solitaria (…)

Debes estar dispuesto a quemarte en

tu propia llama‚Ķ ¬ŅC√≥mo puedes volverte

un ser nuevo y fuerte si primero no

te transformas en cenizas?

 

Nietzsche

 

De una grieta nacen estos cuentos, dice su autor y autom√°ticamente imagino personaje tras personaje saliendo de la estrecha abertura en medio de una zona √°rida. Seg√ļn emergen va llen√°ndose de colores el mustio paisaje. Pasamos de cazador a presa, y viceversa, en el primer cuento que regala Deambulantes: segundo libro publicado por el sello editorial Primigenios, del escritor habanero David Mart√≠nez Balsa. Una vez m√°s, la entrega del autor de Katabasis y Minutos de silencio afianza un estilo escritural estribado en la limpieza de una prosa firme, certera, que deja reconocer la pluma de su autor l√≠nea a l√≠nea conforme avanza.

Naturaleza marca bien la pauta de todo el cuaderno, haci√©ndonos saber que el entrem√©s deja un gusto a ‚Äúescudri√Īo psicol√≥gico‚ÄĚ muy bien llevado con el uso de la segunda persona narrativa, otra de las marcas de agua de Mart√≠nez Balsa, quien gusta adem√°s de enumerar las escenas en las historias, haciendo de tal ma√Īa un artilugio que dota al cuento de tensi√≥n, especie de recurso nemot√©cnico que logra surtir el efecto impacto de forma eficaz. Horacio es el primero que nace de esa hendidura, presto a volvernos caza f√°cil ante la gracia literaria de su autor.¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬†

 

¬ęOculto detr√°s del espeso matorral, aguardas el arribo de tu presa. Apenas cambias la postura; tu respiraci√≥n, lenta y muy sutil, se funde con el viento, desaparece entre sus murmullos. Te has vuelto un experto en pasar desapercibido. Al principio, eras un manojo de nervios, tan inquieto que hasta un ciego reparar√≠a en ti. Meses despu√©s, hallas dif√≠cil de aceptar la extensi√≥n de tus progresos. Ya mereces el t√≠tulo honorario de cazador, sometido a las disciplinas del sigilo, inmune al apuro o a las necesidades b√°sicas del cuerpo¬Ľ.

 

Si alguna duda arribó a tu mente en la primera parada, Andar entre los vivos será el impulso que catapulte tus ganas hasta el final. En este texto asomarán las primeras conclusiones sobre el libro, sin duda alguna, la profundidad de sus personajes, el rebusque constante entre sus más intrínsecas manías y tormentos, será plato fuerte en la obra, alimentando nuestro morbo.

¬ęDe pie en el borde del hoyo, Heriberto empuja el cuerpo del oficial, que rueda y se precipita al interior, junto al resto de los cad√°veres. Se acomoda bien el anillo en su dedo anular. Luego, empieza a internarse en la jungla, mientras intenta revivir cada paso que dieron los miembros de su pelot√≥n antes de la emboscada, antes de que aquel primer balazo destrozara el pecho del Navaja. Esos pasos lo devolver√°n a casa, le permitir√°n convertir esta noche en una historia que rememorar en el futuro; otra haza√Īa a engordar su arsenal de an√©cdotas de combatiente¬Ľ.

 

Los cimientos, hace un stop necesario en el libro, una especie de sombra que devuelve el aire al cuerpo cuando se camina agitado.

 

¬ęDespu√©s de la placa de la sala, el dinero se fue a pique y el mismo hueco por donde escap√≥, se tranc√≥ y no devolvi√≥ nada m√°s. La casa qued√≥ a medio hacer durante casi seis meses. Te part√≠a el alma ver aquel h√≠brido, mitad concreto y mitad madera, igual a un cuerpo en un largo proceso de descomposici√≥n. Los huecos abiertos en el patio para los dados, los arquitrabes de las columnas ya listos, bueno, la mayor parte, porque las cabillas se perdieron del mercado negro; algunos sacos de arena tendidos en el cuarto designado almac√©n temporal de materiales, el olor a cemento que no se iba sin importar cuantos cubos de agua la vieja echara y le diera harag√°n¬Ľ.

 

La casa adopta un poco el protagónico en este texto, donde pareciera estar uno batiendo mezcla entre aquellos hombres para fundir la placa, es lo que provoca la cercanía que abraza la primera persona escogida con oficio por su autor. No obstante, pese a la tregua que muestran sus primeras páginas, a medida que progresa el cuento, reaparece el mismo hilo conductor de todo el compendio. La naturalidad de sus personajes hace que sientas cómo te susurran al oído, vas volviéndote cómplice de aquel dato que bien jugaba a esconderse desde el principio y tantas veces se desdibujó para luego unir de a golpe todas las hebras.

 

Miriam llena a uno de una mezcla de sensaciones a las que se hace imposible voltear el rostro. No hay forma de escapar ante el dolor, pitan los oídos mientras la almohada se afinca en la cara de su madre. El hedor que emana del cuento se nos cuela y se aloja en el encéfalo revolviéndonos el alma. El sentimiento de complicidad toca a la puerta, deambulante, y asusta. 

¬ęEn m√°s de una ocasi√≥n aliment√≥ la idea de detenerse, de apartar la almohada, pero las im√°genes del pasado y de su futuro se estampaban una y otra vez contra sus ojos y Miriam solo consegu√≠a apretar m√°s y m√°s. Al notar la ausencia de movimientos y los sonidos extintos, retir√≥ la almohada. Un rostro macilento, ro√≠do por los a√Īos y las fauces del c√°ncer, le prodigaba una mirada de horror reforzada por una boca abierta, sin dientes. Miriam le cerr√≥ los ojos y coloc√≥ la almohada detr√°s de su cabeza. Se incorpor√≥ de s√ļbito, presa de temblores, incapaz de controlar su respiraci√≥n. Una s√ļbita urgencia de vomitar la dirigi√≥ al ba√Īo, pero nada aconteci√≥, salvo varias arcadas. Lav√≥ los ara√Īazos en su antebrazo y mientras el agua arrastraba la sangre hacia el tragante, Miriam not√≥ la tensi√≥n desprenderse de ella cual una nube t√≥xica. Pronto, el alivio devor√≥ la culpa y ya los d√≠as venideros perdieron la incertidumbre¬Ľ.

 

Uno a uno, sin chance a pesta√Īear, siguen apret√°ndonos fuerte los cuentos de este libro, con esa necesidad tan grande que se siente desde el inicio; es menester que escuchemos con atenci√≥n, necesita decirnos algo, y lo hace. Hablar de Deambulantes, el texto que da t√≠tulo a la obra, me llena de pena. Un dolor me invade y llegado a este punto no seguir√© rese√Īando en plural, no cabe, y apuesto, sin temor a equivocarme, que una vez avances hasta aqu√≠, tampoco sentir√°s ganas de alejarte. Expectar desde la otredad, distante, no ser√° una opci√≥n.

 

¬ę‚ÄĒS√≠, mientras haya alguien all√° afuera, en el mundo de los vivos, que se acuerde de ti, que te mantenga en su memoria, pues entonces tus ropas nunca parecer√°n llenas de polvo, medio podridas, ni t√ļ lucir√°s descompuesto.

‚ÄĒ¬ŅY si no se acordaran de m√≠?

‚ÄĒPues te ver√°s m√°s o menos parecido a la vieja esa. Aunque ella anda bien. No quieras ver los espec√≠menes que me he encontrado yo. Pero no te preocupes, no tienes cara de ser mal tipo, estoy seguro que se acordar√°n de ti.

‚ÄĒ¬ŅY cu√°ndo no quede nadie?

‚ÄĒSi los tuyos mantienen fuerte tu recuerdo, siempre habr√° alguien. Y suponiendo que la cosa se ponga bien mala, no te sofoques, ese proceso es lento¬Ľ.

 

Este, el quinto cuento del libro, hace que el folleto se reajuste el cintur√≥n, acomode la camisa por dentro y apriete la corbata. La confabulaci√≥n entre el personaje principal y su autor conduce las l√≠neas de la historia, salta a la vista. El dolor se apropia de quien lee, nos vamos sabiendo v√≠ctimas de ese mismo derrotero alg√ļn d√≠a, quiz√° no muy lejano y una nostalgia tremenda anida en medio del pecho.

 

Bajo el sugerente t√≠tulo de Demonios en t√ļnicas de hombre llega el sexto cuento, remarcando lo que ya en una entrevista comentaba sobre la atinada selecci√≥n nominal de Mart√≠nez Balsa para sus obras. Con nitidez cinematogr√°fica disfrutamos escena tras escena de esta especie de thriller literario que, aunque queda clara su naturaleza fr√≠a, no resulta en una crudeza visceral, y eso est√° bien, el lector siempre agradece las coherencias estil√≠sticas y es que su autor se mantiene comedido ante ciertas tendencias donde lo gr√°fico tiende a sobrar cuando se ha logrado la atm√≥sfera adecuada para que el mensaje llegue alto y claro.

 

Con ganas de un próximo cuento, debo admitir, arribé a DIRTY BUSINESS regodeándome en la camaradería que sentí por conocimientos afines a la temática, más, una vez en el fin de la primera escena, mis ojos se entornaron y frené de sumar inverosimilitudes en ese alter ego que se impone cuando conocemos a fondo de algo; ya no era posible reparar en tales simplezas, el texto obliga a prestar atención, toda la atención que requiere leer con esmero el ultimo cuento de un libro que tanto nos ha musitado al oído.

 

Con el mismo tono ecuánime de los anteriores, la limpieza estilística que ya va haciéndose notar claramente en la pluma de David Martínez Balsa, el lenguaje coloquial que caracteriza su narrativa sin rozar jamás el filo de los comodines que las jergas pueden ofrecer, ni verbo sensiblero alguno pese a los análisis que asoman en sus textos, con una pincelada de parábola quizá, llega triunfal este tercer libro del joven escritor cubano, cuyas grietas prometen seguir pariendo historias llenas de mundo.


Sue√Īos cumplidos

La canci√≥n de Jes√ļs Ricardo P√©rez Cecilia no necesita de progresiones arm√≥nicas complejas ni que est√© cargada de una poes√≠a a lo Gast√≥n Baquero o Lezama Lima. Ni su voz necesita tener otro color, matiz o t√©cnica. Ricardo tiene las condiciones para ser, en un futuro no muy lejano, ese trovador imprescindible que seguir√° cumpliendo sue√Īos.

No recuerdo c√≥mo llegu√© a su canal de Telegram llamado Inmensidad. Lo cierto es que apenas escuch√© su canci√≥n Pedazo de lluvia, me dije, ‚Äúaqu√≠ hay un trovador en potencia que dar√° mucho de qu√© hablar‚ÄĚ. Autom√°ticamente me convert√≠ en uno de sus 171 suscriptores.

La avidez musical siempre me desvela. Cuando algo me llama la atenci√≥n no descanso hasta tenerlo de este lado, en mi mundo. Y hacer, m√≠o, su arte. Telegram te permite escuchar y descargar. Y como soy un comil√≥n de la buena m√ļsica, fui descargando cada una de sus piezas musicales.

As√≠ llen√© mis alforjas con los temas, Inmensidad, Alma de lobo, Eva luna, En pleno oto√Īo, La canci√≥n que falta, y otras. Cuando termin√©, ya era un fan agradecido y feliz de la obra de Cecilia, uno de esos trovadores cubanos que tiene tres nombres y es tan joven como el alba.

Le escrib√≠ a la amiga Santa Massiel Rueda, presidenta de la AHS avile√Īa y trovadora. Estaba ansioso porque lo escuchara si es que ya no lo hab√≠a hecho. Qued√≥ maravillada. Intercambiamos algunas consideraciones que ahora no vienen al caso, y todo qued√≥ zanjado. ‚ÄúA este muchacho hay que traerlo a Ciego, a mi pe√Īa o a otro espacio‚ÄĚ, me dijo. Santas palabras.

Me regresé a la canción de Ricardo como quien vuelve a casa luego de una batalla campal contra los enemigos de Rusia.

Primero me llam√≥ la atenci√≥n su voz. Era hermosa. Con un timbre m√°s bien agudo, que nos da esa sensaci√≥n de algo et√©reo, por encima de todo. Y es que en la m√ļsica, la tesitura m√°s bien alta tiende a dar una referencia espacial. Y los tonos bajos, m√°s terrenal, como de base. Por eso se crea ese equilibrio arm√≥nico tan perfecto.

Otro de los elementos de este trovador que me impresionaron fue su dicción. Parecía un profesional de la locución, un artista del ejercicio corporal, de la construcción escénica. Eso es esencial para el ejercicio del comunicador. Y el que hace arte está comunicando algo personal. Por eso tiene que hacerlo de la manera más diáfana posible, ya sea en la forma o a través del contenido.

Cuando ya se estaba anunciando el Encuentro Nacional de Jóvenes Trovadores, Trovándote 2022, y vi el nombre de este tunero en el programa, supe que tendría la oportunidad de conocerlo cara a cara e ir tramitando esta entrevista.

Así llegamos al día del abrazo amistoso y de las palabras afables que solo habíamos intercambiado vía Facebook y Telegram.

Surge entonces este di√°logo y, creo, una amistad hermosa.

En el transcurso del evento fui captando las opiniones de los otros trovadores sobre Cecilia. Así podía comparar mi valoración y regresar los pies sobre la tierra en caso de haberlo sobrevalorado. Pero nadie dijo algo distinto de lo que ya pensaba. Veían en este joven una promesa para la trova tunera.

Solo el tiempo dir√° el desenlace de esta historia. Son muchas las preguntas que ahora mismo me hago. ¬ŅLlegar√° a ser el trovador que ya todos esperamos? ¬ŅTorcer√° el camino y con ello, el rumbo? ¬ŅLa historia de la m√ļsica cubana ser√° ben√©vola con √©l?

‚ÄĒEres miembro de la AHS en Las Tunas, ¬Ņdesde cu√°ndo?

‚ÄĒCuando me licenci√© del servicio militar empec√© a tomar m√°s en serio el hecho de componer canciones. Entonces iba a ir a las pe√Īas de trova que se hac√≠an en la AHS de Las Tunas. Frecuent√© estos espacios y comenc√© a tener relaci√≥n con el trabajo que hac√≠a la gente de esa organizaci√≥n y es, entonces, que empiezo a hacer el proceso para el crecimiento, pero por teatro. Eso fue en abril de 2019. Me hago miembro por artes esc√©nicas ya que formo parte del grupo Teatro tuyo, en el que hago la m√ļsica grabada y en vivo. Ha sido mi mejor escuela. Actualmente, soy parte de ese grupo, profesionalmente. Pero ten√≠a la necesidad de cambiarme de secci√≥n. No sent√≠a que estaba dando lo mejor de m√≠ en ella porque en realidad, lo m√≠o es la m√ļsica. Hasta que un tiempo despu√©s, logr√© pasarme para la secci√≥n de M√ļsica. Y comenc√© mi propia pe√Īa de trova, Luna creciente, que se mantiene de todas las maneras posibles. Cuando no es presencial, por este tema tan complicado como la Covid-19, la hago por Telegram.

‚ÄĒ¬ŅQu√© significa ser parte de esta organizaci√≥n?

‚ÄĒDesarrollo mediante el crecimiento profesional y el intercambio tambi√©n con otros artistas, que eso tambi√©n es fundamental. Ha hecho que nuestra obra y que nuestro trabajo y que nuestro sentir se conozca, crezca, se desarrolle. Y eso para m√≠ es important√≠simo.

  • ¬ŅAdem√°s de hacer m√ļsica?

‚ÄĒTrabajo tambi√©n en el telecentro de Las Tunas. Soy presentador y en la radio. Ese es mi trabajo. No paro. B√°sicamente no puedo estar sin hacer algo, sin sentirme √ļtil y dar lo mejor de m√≠.

‚ÄĒ¬ŅLa familia?

‚ÄĒLo m√°s grande. Y mi ni√Īa de ocho a√Īos, Eva Luna. A qui√©n le hice una canci√≥n, bueno, que ya conoces. Un bolero. Mi mam√° siempre me mostr√≥ el beneficio de la lectura. La familia es algo que se tiene que cuidar. A toda costa.

‚ÄĒ¬ŅInfluencias?

‚ÄĒMira, a m√≠ me gusta mucho la poes√≠a. ¬ŅNo s√© si te fijaste que te deber√≠a hablar de m√ļsica? Pero realmente a m√≠ lo que me gusta m√°s de una canci√≥n es que diga algo. Cuando te sientas a escucharla, no sea algo vac√≠o, sino que de verdad que tenga un alma. Leo mucha poes√≠a. Jos√© Mart√≠, Jorge Luis Borges, Cesar Vallejo, los poetas de ahora, de mi generaci√≥n, y un poquito m√°s atr√°s. Ahora mismo acabo de comprar un libro de Gast√≥n Baquero que me encanta. Entonces, musicalmente la trova cubana me toca de cerca, sobre todo la Nueva Trova y la Vieja tambi√©n, por supuesto, pero tengo mayor influencia por la que hacen las generaciones que tengo m√°s cerca, porque son lo que tienen m√°s que ver con lo que yo veo, lo que estoy viviendo. No te puedo dejar de mencionar a Santiago Feli√ļ, Nelson Vald√©s, Jorge Dr√©xler, la m√ļsica suramericana, brasile√Īa. Aunque ya te lo mencion√©, Borges es reiterativo en mis influencias art√≠sticas. Siempre vuelvo a √©l. De hecho, en Pedazo de lluvia yo parafraseo su Poema del remordimiento, cuando dice, ‚Äúhe cometido el peor de los pecados que un hombre puede cometer, no he sido feliz‚ÄĚ, y yo escrib√≠: ‚ÄúBorraste de m√≠ el pecado mayor con tus besos‚ÄĚ. O sea, me hizo feliz. A m√≠ siempre me gust√≥ leer, desde chiquito. Mi madre me dio el h√°bito por la lectura, y por ah√≠ andamos.

‚ÄĒ¬ŅSientes que este Trov√°ndote ya te aporta algo?

‚ÄĒPor supuesto. Yo quisiera que no me dejaran de invitar. Sinceramente. Lo que he visto aqu√≠ en Ciego de √Āvila ha sido una energ√≠a maravillosa, me va dejando una huella hermosa. Eso es genial. La gente te trata bien, y el evento est√° bien organizado. Se nota que lo hacen con deseos, con sobrada profesionalidad. Me llevo el recuerdo de las personas entra√Īables que hay en Ciego de √Āvila y del cuidado y su cultura, sobre todo con la que hacen las cosas. Una experiencia genial, una tremenda oportunidad de compartir con otros trovadores que conoc√≠a y que no. Y el encuentro con el p√ļblico avile√Īo. Conmigo pueden contar siempre.¬†

‚ÄĒ¬ŅLa AHS para ti?

‚ÄĒLo m√°ximo. Es la plataforma para cumplir sue√Īos. Y te puedo asegurar que ya algunos se cumplieron aqu√≠.

 

Puede que el mundo no brille

en tu color

pero intentaré pintarte

la felicidad del sol.

Eva Luna

Jes√ļs Ricardo P√©rez Cecilia