Erian Pe√Īa Pupo


Danzar en Romerías

Danza en Paisajes P√ļblicos es, en Romer√≠as de Mayo, uno de los espacios que m√°s atrae a las personas, al hacer part√≠cipes del lenguaje universal de la danza a quienes se acercan al c√©ntrico parque Calixto Garc√≠a: invitados, romeros de varios generaciones y sobre todo, a los transe√ļntes que se toman, casi al caer la tarde, unos minutos para, en el trasiego diario, asombrarse de la maravilla. Porque precisamente eso es la danza: un encuentro en di√°logo personal, aunque la manifestaci√≥n ocupe los espacios p√ļblicos; un viaje a las expresiones (y emociones) del cuerpo en movimiento, como afirma la maestra Maricel Godoy, directora de la Compa√Ī√≠a de Danza Contempor√°nea Codanza, anfitriona desde su surgimiento de este espacio en la fiesta del arte joven.

Desde la g√©nesis de Romer√≠as la expresi√≥n danzaria es parte esencial del programa del Festival Mundial de Juventudes Art√≠sticas, con la presencia en escenarios, parques y plazas de Codanza y otras compa√Ī√≠as invitadas, pero el espacio Danza en Paisajes P√ļblicos celebra en este 2023 sus 20 a√Īos. Y aunque no participan reconocidas compa√Ī√≠as de otras provincias, como en ediciones anteriores, Maricel ‚Äďprincipal gestora del anhelo de convertir a Holgu√≠n en la capital cubana de la danza‚Äď articul√≥ un excelente programa, din√°mico y variado, que lleva al p√ļblico la fuerza, la vitalidad y la destreza de Codanza, que reci√©n celebr√≥ sus tres d√©cadas en escena, con coreograf√≠as creadas o adaptadas para la interacci√≥n y el espacio p√ļblico.

Participar√°n, adem√°s, la holguinera Compa√Ī√≠a Folcl√≥rica La Campana; estudiantes de la Escuela Elemental de Arte Ra√ļl G√≥mez Garc√≠a y de la Escuela Profesional de Danza Alfredo Vel√°squez Carcass√©s, de Guant√°namo, y proyectos de Danzas Urbanas del Sistema Provincial de Casas de Cultura, como Equidna, Alfa Crew y Utop√≠a, con el parque y sus alrededores como principal escenario para la convergencia de la danza y los espacios urbanos. La gente lo agradece y al terminar la funci√≥n el parque queda un poco m√°s solo, a la espera de nuevos espacios que, en Romer√≠as de Mayo, nos reafirmen la utilidad del arte para todos y con todos, fiesta constante de la expresi√≥n en su amplio sentido.

 



Post-it 10 convoca en Romerías

Post-it Arte Cubano Contempor√°neo arriba a su edici√≥n n√ļmero 10 este 2023 convertido en una plataforma importante de visibilizaci√≥n, promoci√≥n y legitimaci√≥n del arte joven en la isla.

Este espacio de confluencias de varias promociones y generaciones de artistas, luego de aprendizajes, tanteos y desafíos desde su concepción en 2013, y con la dosis de polémica inherente y necesaria a todo proyecto con objetivos ambiciosos, se reafirma como un sitio para la convivencia de lenguajes, medios e intereses plurales en el arte contemporáneo insular.

Por eso Romer√≠as de Mayo y el evento Babel resulta ‚Äďy as√≠ lo pensaron sus organizadores‚Äď un √°mbito id√≥neo para presentar la convocatoria de Post-it 10, una edici√≥n que cuenta con ‚Äúun programa especial cuyo objetivo ser√° celebrar la primera d√©cada del concurso, pero tambi√©n repensarlo, reimpulsarlo, apelando a los protagonistas de la cita, los j√≥venes artistas, conscientes de la importancia y urgencia de participar, decir y actuar desde el arte‚ÄĚ, comentaron Patricia Santos y Marialis Mart√≠nez, especialistas de Collage Habana, del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en el intercambio realizado en el Centro Provincial de Arte.

Entre los requisititos de Post-it 10 se encuentran ser residentes en el pa√≠s, tener entre 18 y 35 a√Īos y no haber sido premiados en ediciones anteriores, excepto quienes hayan obtenido menciones.

En cuanto a las obras, la temática es libre y deben ser inéditas, lo que significa no haber sido expuestas ni premiadas con anterioridad a la convocatoria. Se podrá concursar en todas las manifestaciones de las artes visuales: dibujo, pintura, escultura, instalación, fotografía, grabado, arte digital, videoarte, performance, etcétera, con un máximo de tres obras (los dípticos, trípticos y polípticos contarán como una sola pieza, cuestión que se deberá especificar).

Un comit√© de selecci√≥n integrado por galeristas del FCBC y especialistas de instituciones vinculadas a las artes visuales, elegir√° las obras que conformar√°n la muestra concurso, a inaugurarse en septiembre de este a√Īo. A partir de ella, el jurado de premiaci√≥n, conformado por reconocidos artistas, cr√≠ticos y curadores, seleccionar√° los premios, que ser√°n definitivos e inapelables, y se har√°n p√ļblicos en noviembre. Estos ser√°n tres y consistir√°n en un monto en efectivo por concepto de producci√≥n de obras, mayor en dependencia del lugar alcanzado; as√≠ como la programaci√≥n de una muestra personal en una de las galer√≠as de la Direcci√≥n de Artes Pl√°sticas Collage Habana (desde la instituci√≥n se propiciar√° el apoyo y colaboraci√≥n log√≠stica que precise el autor para su exposici√≥n personal). Adem√°s, algunas de las obras premiadas o no podr√°n ser adquiridas y pasar a formar parte de la colecci√≥n de Collage Habana.

Se establecer√° tambi√©n un convenio de trabajo entre el artista premiado y Collage Habana por un periodo m√≠nimo de tres a√Īos, tiempo en el que se producir√° un acercamiento con el artista emergente, en aras de propiciar el desarrollo de su carrera, a√Īadieron las especialistas. El jurado podr√° entregar cuantas menciones estime necesarias y entregarse premios colaterales.

Los artistas deber√°n enviar la documentaci√≥n necesaria ‚Äďque se detalla en las promociones y redes de Post-it 10, como Telegram o Instagram‚Äď a aclarar dudas antes del pr√≥ximo 15 de julio.



Con los hijos de Khrónos

En la mitolog√≠a griega Khr√≥nos es la personificaci√≥n del tiempo. En varias obras filos√≥ficas presocr√°ticas su figura est√° relacionada con el tiempo abstracto, con la imposibilidad de detener su paso, de volver atr√°s. Precisamente el tiempo y la relaci√≥n entre pasado y presente ‚Äďel di√°logo de la tradici√≥n y modernidad que defiende las Romer√≠as de Mayo desde su concepci√≥n fundacional, ese ‚Äúno hay hoy sin ayer‚ÄĚ‚Äď articula las b√ļsquedas de un grupo de j√≥venes alumnos de la Universidad de las Artes-ISA en La Habana, quienes reunidos en el proyecto La Refriega han decidido afrontar el tema, inmersos en el contexto acad√©mico, desde sus b√ļsquedas y perspectivas, en la exposici√≥n colectiva Los hijos de Khr√≥nos, inaugurada en la sala Electa Arenal del Centro Provincial de Arte como parte del evento Babel.

Fotos del autor

‚ÄúEstas obras son reflejos de lo que afrontamos diariamente en nuestro contexto actual y de nuestro constante esfuerzo de insertarnos en √©l. Intentando encontrar un lugar en el mundo del arte sin perder de vista nuestra herencia cultural‚ÄĚ, comenta Aldo Soler al presentar a sus compa√Īeros de La Refriega y la propuesta conceptual que articula la propuesta: Daniela √Āguila, Daniel Ant√≥n, Jany Batista, Roxana Bello, Rosa Cabrera, Mar√≠a Fernanda Chac√≥n, Liz Maily Gonz√°lez, Mar√≠a de Lourdes Santana, Duniesky Mart√≠n, Jhonatan Moreno y Juan J. Ricardo.

Fotos del autor

El tit√°n Crono ‚Äďno confundir con Khr√≥nos o Saturno en la mitolog√≠a romana‚Äď devorando a sus hijos, como lo pint√≥ Goya, es tambi√©n un emblema aleg√≥rico del paso del tiempo, al engullir a sus hijos reci√©n nacidos de Rea, su mujer, por temor a ser destronado por uno de ellos. Esta met√°fora es tambi√©n notable en el contexto de las Romer√≠as: ‚ÄúEsta idea representa la lucha constante de los j√≥venes artistas para no ser consumidos por el pasado y mantenerse relevante en el presente. En este sentido, los j√≥venes artistas que forman parte de Los hijos de Khr√≥nos buscan crear un di√°logo con la tradici√≥n y la historia sin ser devorados por ellos, y esto se relaciona con el desaf√≠o que enfrenta la sociedad cubana para mantener su identidad cultural y evolucionar al mismo tiempo. Donde, se presenta una lucha constante entre la influencia del pasado y la necesidad de crear algo nuevo y original‚ÄĚ, a√Īade Aldo Soler.

Fotos del autor

La osad√≠a con que estos j√≥venes intentan ir dejando una huella, sumar sus voces al coro nacional y zanjar deudas y pactos con un pasado reciente o no tan reciente (en la medida en que es personal, pero integra tambi√©n una construcci√≥n colectiva) es visible en Los hijos de Khr√≥nos. La memoria, el poder, la sexualidad y la identidad (y la subversi√≥n, contaminaci√≥n y revalorizaci√≥n de estos) son temas que interesan a estos hijos d√≠scolos que aprovechan en sus b√ļsquedas las posibilidades de la foto-documentaci√≥n, la instalaci√≥n, el collage y el video.

‚ÄúEl peso de la historia, del propio tiempo y de un contexto que constantemente exige resultados. Pero el poder ejercido sobre nosotros, las presiones, han servido como una motivaci√≥n perenne para enfrentarla leyenda. Hemos corrido un pa√≠s de extremo pr√°cticamente, estamos en un lugar nuevo para muchos, un espacio libre y lleno de actividad. La refriega prepara la emboscada, planta los talones y se enfrenta a su pasado, a sus miedos, a sus padres art√≠sticos, a sus referentes. Se asume la historia, y se piensa en todo lo que predar de ella‚ÄĚ, a√Īade Aldo. Los miembros del proyecto La Refriega han tra√≠do a la 30 edici√≥n de las Romer√≠as de Mayo, adem√°s de la exposici√≥n colectiva, con curadur√≠a de Annia Leyva Ram√≠rez, varias intervenciones p√ļblicas, como Oasis en realidad aumentada; intervenciones en video como La mirada de la Piel; Papaya Split, en colaboraci√≥n con DjArte; la realizaci√≥n de cinco performances y el proyecto instalativo en el espacio La tribu Ojibwa.

Fotos del autor

Fotos del autor

Fotos del autor

Fotos del autor



Visitaciones, cien a√Īos de Fina en La Luz

En varios pa√≠ses hispanohablantes este 28 de abril se celebr√≥ el centenario de Fina Garc√≠a Marruz. La poeta de las peque√Īas e intensas cosas y de los ritos, muchas veces cotidianos, del vivir; el √ļltimo mito del tambi√©n m√≠tico Grupo Or√≠genes, nucleado en el valioso culto a la amistad, el arte y el poderoso influjo de Jos√© Lezama Lima; la ensayista de penetrante y aguda mirada cr√≠tica, falleci√≥ el 27 de junio del 2022, a poco m√°s de dos meses de celebrar sus 99 a√Īos.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz .

Fina es una de las autoras m√°s significativas de las letras en idioma espa√Īol y su magisterio literario hace eco en dis√≠miles escritores de varias generaciones (incluidos los m√°s j√≥venes) que han encontrado en poemarios como Las miradas perdidas (1944-1950), Visitaciones (1970), Cr√©ditos de Charlot (1990), Los Rembrandt del Hermitage (1992), Viejas melod√≠as (1993) y Habana del Centro (1997), entre otros, motivos, cercan√≠as y afinidades con su obra literaria.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz .

 

Como homenaje al centenario de Fina, Ediciones La Luz, sello de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Holgu√≠n, en la pe√Īa ‚ÄúOda a la Joven Luz‚ÄĚ y en uni√≥n a la secci√≥n de Literatura de la AHS holguinera, quiso celebrar la vida y obra de la Premio Nacional de Literatura en 1990.

Eugenio Marr√≥n, poeta y editor, abord√≥ el contexto hist√≥rico y literario en que la autora de Visitaciones conform√≥ una de las obras puntales dentro de Or√≠genes. Su primer encuentro en los a√Īos setenta con Fina y Cintio Vitier, su esposo y uno de los grandes intelectuales cubanos, fue el pretexto para evocar a una de las m√°s l√ļcidas investigadoras de la obra de Jos√© Mart√≠. Marr√≥n record√≥ la amistad y las visitas a ambos escritores a trav√©s de momentos de la obra de la ganadora de Premio Pablo Neruda (2007), el Premio Reina Sof√≠a de Poes√≠a Iberoamericana (2011) y el Premio Federico Garc√≠a Lorca (2011), adem√°s de la Orden F√©lix Varela (1995) y en 2013, la Orden Jos√© Mart√≠, que son reconocimientos a su ampl√≠sima impronta en la cultura cubana.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz .

En un segundo momento, Liset Prego, poeta, editora y coordinadora del evento ‚ÄúPalabras Compartidas‚ÄĚ, de las XXX Romer√≠as de Mayo, que se celebrar√° del 2 al 8 de ese mes, adelant√≥ detalles del homenaje que se le rendir√° a la autora de Cr√©ditos de Charlot con la publicaci√≥n del cuaderno biling√ľe en franc√©s y espa√Īol Quiero escribir con el silencio vivo, que integra la colecci√≥n Analekta y cuenta con una versi√≥n enriquecida en formato de audiolibro, con el t√≠tulo Quiero escribir con el silencio vivo. Poemas de Fina Garc√≠a Marruz en la voz de Jos√© Adri√°n Vitier.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz .

El audiolibro, en la colecci√≥n Quemapalabras, tiene el valor a√Īadido de que la mayor√≠a de los poemas fueron grabados por el nieto de Fina, y que el arte de dise√Īo de Robert R√°ez parte de una pieza de la artista de la pl√°stica Silvia Rodr√≠guez Rivero, nuera de la escritora habanera. Para Prego la poes√≠a de Fina ‚Äúse ofrece desde la voz de su nieto Jos√© Adri√°n Vitier Rodr√≠guez, quien como patrimonio ontog√©nico ha heredado la cadencia, el ritmo y el tono de Fina al leer sus textos‚ÄĚ.

El joven Jos√© Hern√°ndez (DJ Acid Seduction) particip√≥ con la musicalizaci√≥n de cuatro de los textos escogidos, le√≠dos por j√≥venes autoras de la secci√≥n de Literatura de la AHS en Holgu√≠n: Ana G. Ramos, Lely Carrasco, Idania De La Caridad Salazar y la propia Prego. De esta manera se suman ‚Äúnotas de actualidad desde la lectura de j√≥venes autoras y la m√ļsica electr√≥nica‚ÄĚ, mientras las escritoras aportan la recontextualizaci√≥n de una po√©tica que pretende ‚Äúcontar la maravilla‚ÄĚ.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz .

Liset, además, agradeció la colaboración de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, de Habana Radio, la Casa Vitier García-Marruz y la periodista Magda Resik. Asimismo, destacó la participación de Radio Angulo y del realizador Amalio Carralero en su realización.

El evento ‚ÄúPalabras Compartidas‚ÄĚ de este a√Īo llevar√° como eslogan el verso de Fina Garc√≠a Marruz: ‚Äú…Queremos contar la maravilla‚ÄĚ. Esta ‚ÄúOda a la Joven Luz‚ÄĚ cerr√≥ con las lecturas de Idania de la Caridad Salazar Cruz, Robert R√°ez, Reynaldo Zald√≠var, Elizabeth Soto, Erian Pe√Īa y Norge Luis Labrada, quienes prestaron sus voces para que la poes√≠a de Fina Garc√≠a Marruz se escuche hoy, como si los cien a√Īos cumplidos solo fueran el inicio de ‚Äúuna dulce nevada‚ÄĚ.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz .


Apostar siempre por el cine joven

Realizar cine es una osad√≠a y m√°s cuando se hace por primera vez. Al √≠mpetu inicial ‚Äďluego de ver presentada la obra‚Äď le siguen m√°s preguntas que las posibles inquietudes que se intentaron dilucidar, porque en el cine pueden ser m√°s necesarias las interrogantes que las certezas.

El XV Festival Nacional del Audiovisual Por Primera Vez, realizado en Holgu√≠n del 22 al 25 de febrero, se reafirm√≥ en esta edici√≥n como una cita necesaria cada a√Īo, incluso imprescindible en el sistema de eventos de la provincia. Entre otras cuestiones por la necesidad de interacci√≥n entre los j√≥venes participantes de diversas provincias del pa√≠s, por los talleres y paneles que demostraron ser herramientas no solo te√≥ricas sino abiertas hacia lo pr√°ctico, por la vinculaci√≥n docente con la Facultad de los Medios de la Comunicaci√≥n Audiovisual (Famca) de Universidad de las Artes (Isa) en Holgu√≠n; y por permitirnos de alguna manera cartografiar, a trav√©s de las obras en concurso y la muestra paralela, la realizaci√≥n joven en el pa√≠s.

El Por Primera Vez convoca a √≥peras primas y este a√Īo participaron alrededor de 30 materiales (ficci√≥n, documentales y animaci√≥n) optando por un Gran Premio y tres menciones; lo que nos habla de 30 noveles directores en crecimiento, muchos de ellos, la mayor√≠a, estudiantes; voces que empiezan, con mayor o menor desenvolvimiento, a decir, sin prejuicios, lo que desean, lo que los inquieta, y hacia d√≥nde quieren dirigir sus pasos. Adem√°s de las √≥peras primas, que son las que concursan, la curadur√≠a del certamen permiti√≥ al p√ļblico apreciar otras producciones, las segundas o terceras creaciones de estos noveles autores, que marcan l√≠neas de inter√©s, de b√ļsquedas, y nos posibilitan apreciar los caminos que se intentan recorrer.

Visionar las obras en concurso, esta vez como jurado, junto a la directora y productora Rosa Mar√≠a Rodr√≠guez, el montador, post-productor y profesor Enmanuel Pe√Īa, no en la sala de proyecciones, sino volviendo pausadamente a un material y otro, valorando detalles, regresando sobre particularidades y haci√©ndonos varias preguntas, nos permiti√≥ realizar ese ejercicio cr√≠tico que es la selecci√≥n de finalistas y la entrega del Gran Premio y las menciones. As√≠ resalt√≥ el corto Artificial, de la camag√ľeyana Brenda Ram√≠rez D√≠az, por condensar en apenas un minuto una historia con varias capas y riesgos, que nos ofrece m√°s de una interrogante, logrando atractivamente un contexto enrarecido, cercano a la distop√≠a y a lo post-apocal√≠ptico, y mostrando una visi√≥n contempor√°nea y peculiar, donde las b√ļsquedas suelen ser punto de partida de futuras producciones, y para apoyar precisamente una pr√≥xima obra. Brenda es autora, adem√°s, de Just Delicious, que tambi√©n llam√≥ nuestra atenci√≥n.

Muchos de los materiales tienen los tanteos y b√ļsquedas del estudiante de primer a√Īo de Famca y fueron realizados como parte del plan de estudios y el sistema de evaluaciones. Encontramos obras con guiones que apenas rozan lo anecd√≥tico, lo epid√©rmico, con ausencia de referentes y desniveles en la direcci√≥n, la fotograf√≠a o la actuaci√≥n ‚Äďsubrayando que la mayor√≠a de los actores no se dedican a ello‚Äď, lo cual, de alguna manera es algo habitual en materiales que corren el riesgo de la primera vez; y tambi√©n trabajos interesantes en varios aspectos como el corto Solos, de Heidi Calder√≥n, ganador de la Menci√≥n en Animaci√≥n, por reflexionar, a trav√©s de un lenguaje sencillo y minimalista, con ingenio y perspicacia, desde las posibilidades del stop motion ‚Äďno siempre f√°ciles de lograr‚Äď sobre temas como el encierro y la libertad, vinculados al contexto de la pandemia de Covid-19; Opibabo, testimonio de un r√≠o, dirigido por Gerardo Perdomo, Menci√≥n en Documental, que demostr√≥ ser una obra que, m√°s all√° de reflejar una compleja situaci√≥n de nuestra cotidianidad como la contaminaci√≥n medioambiental, realiza b√ļsquedas art√≠sticas que exploran, con originalidad y desde las posibilidades del mito y lo ficcional, a trav√©s de la hibridad con elemento de la ficci√≥n; y el corto Pran√° J√°, de Argel Ernesto Gonz√°lez √Ālvarez, que recibi√≥ Menci√≥n en Ficci√≥n y en el que el encierro y el exterior, el rompimiento de la cuarentena y la Covid-19 ‚Äďtemas que, de una u otra manera, nos han marcado a todos en los √ļltimos a√Īos‚Äď son puntos de partida para tomar riesgos y utilizar diferentes estrategias art√≠sticas y ficcionales, y t√©cnicas en el logro de esta obra.

Las relaciones familiares engloban, de una manera u otra, las obras: el padre ausente, los trastornos psicol√≥gicos que marcan el resto de la vida, la culpa por accidentes ocurridos, incluso la Covid-19 y su repercusi√≥n est√° vista desde lo social, pero tambi√©n desde lo familiar y lo personal. Entre las obras podemos destacar, adem√°s: Esquema, corto de Neftal√≠ Pupo, en la muestra paralela; Metaversus, de Heidi Calder√≥n; A Camag√ľey, mi globo rojo, de Marianne Portuondo; Reminiscencia, de Rosse Su√°rez Fagales, y Escenas silvestres, de Reynaldo Aguilera; materiales estos, como los premiados, que nos hacen apostar siempre por el cine joven y porque en Holgu√≠n se siga realizando el Festival Nacional del Audiovisual Por Primera Vez.



La Luz es reconocida como la mejor editorial del a√Īo en Cuba

Ediciones La Luz, sello de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Holgu√≠n, recibi√≥ en la XXXI Feria Internacional del Libro de La Habana el Reconocimiento Especial que entrega por primera vez el Instituto Cubano del Libro (ICL) a partir de los resultados integrales del a√Īo, a la mejor editorial en este periodo, entre las 188 casas que integran el sistema editorial del pa√≠s.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

En la ceremonia, realizada en la Sala Nicol√°s Guill√©n de San Carlos de la Caba√Īa, epicentro de la Feria, se subray√≥ ‚Äúla atenci√≥n esmerada a los escritores que conforman su cat√°logo, el cuidadoso trabajo de dise√Īo y edici√≥n de sus publicaciones, las excelentes campa√Īas promocionales que iluminan antes, durante y despu√©s del suceso de un nuevo libro; as√≠ como por una inteligente y ardua gesti√≥n editorial que logra incorporar bajo una misma luz consagradas plumas nacionales y extranjeras y los m√°s prometedores escritores j√≥venes del pa√≠s‚ÄĚ.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

El reconocimiento, recibido por el poeta Luis Yuseff, editor-jefe del sello, valida el desempe√Īo de Ediciones La Luz y su compromiso consciente y total hacia la literatura y al libro, no solo en su soporte f√≠sico ‚Äďcon la cuidadosa edici√≥n y los atractivos dise√Īos de Frank Alejandro Cuesta y Robert Raez‚Äď, sino con un atractivo trabajo en los caminos del libro digital (e-book) y los audiolibros, como lo evidenci√≥ el cat√°logo que, en retrospectiva, present√≥ en la Feria del Libro capitalina (entre las novedades encontramos Territorios en conflicto. Una mentira de la luna, homenaje de poetas holguineras a Carilda Oliver; y Si caigo al pozo no me pongan flores, cuentos de Virgilio Pi√Īera en la voz de escritores de la secci√≥n de Literatura de la AHS; adem√°s la serie audiovisual Reto√Īos de almendros, realizada junto a los Estudios Anima, del Icaic en Holgu√≠n).

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Campa√Īas promocionales realizadas en diferentes soportes, desde impresos hasta audiovisuales, como Buscando el libro justo, del 2022, y la reciente La luz te pertenece, acompa√Īan el trabajo durante m√°s de un a√Īo del sello. En su amplio cat√°logo encontramos t√≠tulos recientes que reafirman el reconocimiento entregado por el ICL, como En el √ļltimo d√≠a del mundo, del Premio Cervantes mexicano Jos√© Emilio Pacheco; No es prudente recibir caballos de madera de parte de un griego, del colombiano Juan Manuel Roca; Fatamorgana de amor con banda de m√ļsica, de Hern√°n Rivera Letelier; Instrucciones para dibujar un p√°jaro, de Jacques Pr√©vert; Consejos para no acatar, de Miguel Barnet, e Islas Gilbert, del reciente Premio Nacional de Literatura Delf√≠n Prats, de quien La Luz public√≥ su poes√≠a completa con el t√≠tulo El brillo de la superficie; adem√°s de libros de j√≥venes autores como El palacio de las Ursulinas, de Martha Luisa Hern√°ndez Cadenas; C√≥mo se escriben los cl√°sicos, de Idiel Garc√≠a; Las fauces, de Lourdes Mar√≠a Mazorra; Boustrophilia, de Robert Raez, ganadores del Premio Celestino de Cuento 2019 y 2020, respectivamente; Zapping, de Ragnar Wilfredo Robas; y Por la tierra prometida. Migraci√≥n latinoamericana en el cine, de Amanda S√°nchez, entre otros t√≠tulos.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Ediciones La Luz recibi√≥, adem√°s, el Premio La Puerta de Papel, reconocimiento que reconoce el trabajo del Sistema de Ediciones Editoriales y estimula el trabajo de autores y el quehacer de todas las personas que intervienen en el proceso creativo del libro, por el poemario Yo es otro, de Frank Alejandro Cuesta, con edici√≥n de Luis Yuseff y dise√Īo del autor. El jurado estuvo integrado por Olga Martha P√©rez, como presidenta, David L√≥pez Ximeno y Osmany Echevarr√≠a.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Bajo la m√°xima martiana ‚ÄúLeer es crecer‚ÄĚ, la Feria Internacional del Libro se realiz√≥ del 9 al 19 de febrero en La Habana y se trasladar√° en los siguientes meses a las dem√°s provincias del pa√≠s. Con Colombia como Pa√≠s Invitado, est√° dedicada a la bibli√≥grafa e investigadora Aracely Garc√≠a Carranza y al Premio Nacional de Literatura Julio Travieso, y recuerda los centenarios de la poeta y ensayista Fina Garc√≠a Marruz, y del cient√≠fico y naturalista Antonio N√ļ√Īez Jim√©nez.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Fotos cortesía de Ediciones La Luz



Viaje a islas Gilbert con Delfín Prats

Aunque Delf√≠n Prats nos diga que est√° ‚Äúdesasido de todo proyecto‚ÄĚ y como el barco ebrio de Rimbaud pretende ‚Äúir descendiendo por r√≠os impasibles‚ÄĚ, los lectores y amigos del autor de Para festejar el ascenso de √ćcaro sabemos que los r√≠os de la memoria ‚Äďque siguen cauces caprichosos‚Äď suelen variar su ruta y encontrar asideros para el desborde y el eros‚Ķ Y que la poes√≠a ‚Äďtrasmutada en dis√≠miles formas‚Äď no abandona jam√°s al poeta. No hay manera de escapar de ella despu√©s de rasgado el fino velo de la b√ļsqueda de la belleza‚Ķ Podr√° resistirse un poco ‚Äďporque sabemos que la poes√≠a es una flor de hierro candente sobre el pecho abierto‚Äď y decirnos que m√°s que un nuevo libro ser√°n versos, como Whitman con sus Hojas de hierba, quienes engrosen las p√°ginas de El brillo de la superficie, su poes√≠a completa publicada por Ediciones La Luz; pero las constelaciones hace mucho est√°n abiertas y hace un buen tiempo, m√°s de cincuenta a√Īos, que Delf√≠n Prats inici√≥ un di√°logo sostenido con eso que los griegos antiguos llamaban la poiesis y que Plat√≥n, en El Banquete, defini√≥ como ‚Äúla causa que convierte cualquier cosa que consideremos de no ser a ser‚ÄĚ. Ese viaje ‚Äďa veces errante y otras confirmatorio y m√≠stico‚Äď del no ser al ser po√©tico, de lo com√ļn a la fascinaci√≥n, recorre en buena medida la obra de Delf√≠n Prats y est√° presente en Islas Gilbert, pues aunque en lo externo lo real est√© ‚Äúesplendiendo o degrad√°ndose‚ÄĚ, dentro la poes√≠a arde.

Y aunque Delf√≠n nos diga que es ‚Äúun poeta a saltos‚ÄĚ, sin una continuidad o un oficio en las letras, sabemos que ‚Äúestupefacto ante la maravilla del bosque rotundo que ya se adentra en la noche anclada‚ÄĚ nacieron los versos espl√©ndidos que han colocado su nombre en el corpus literario nacional, como los de Lenguaje de mudos, ‚ÄúAguas‚ÄĚ y ahora los de Islas Gilbert, que publica en su colecci√≥n Analecta Ediciones La Luz, para festejar con √©l los m√ļltiples ascensos de √ćcaro, porque √ćcaro sigue levantando vuelo hacia el infinito, el universo y la sustancia exterior. Sab√≠amos que el poeta trabajaba en nuevos versos y le hab√≠amos escuchado leer fragmentos en alg√ļn espacio literario; y sab√≠amos, adem√°s, que estos versos partieron ‚Äďaunque Delf√≠n nos diga que es dif√≠cil rastrear c√≥mo se hilvana un poema, c√≥mo un prototexto va imantando esquirlas‚Äď de los incendios en la Amazon√≠a en 2019 y de un documental que nos muestra c√≥mo Kiribati, antes Islas Gilbert, podr√≠a ser el primer pa√≠s engullido por las aguas como consecuencia del cambio clim√°tico. Las enormes selvas sudamericanas ardiendo, devorando la vida en su interior‚Ķ y un peque√Īo archipi√©lago habitado por personas que viven de lo que les ofrece el mar, protagonista absoluta de la vida en Islas Gilbert, aunque las olas del oc√©ano Pac√≠fico pueden acabar sumergiendo un pa√≠s levantado, precisamente, de coral y aguas. Pero ‚Äďcuidadoso con cada palabra que se desprende en su viaje hacia las confabulaciones de lo po√©tico‚Äď, Delf√≠n Prats insist√≠a en decirnos que a√ļn no estaba terminado, que la partida hacia las Islas Gilbert en la Polinesia francesa ‚Äďla misma que cautiv√≥ a Paul Gauguin‚Äď deb√≠a esperar un poco m√°s. Y esperamos, s√≠, expectantes, por la concreci√≥n de ese alegato sobre el amor y los anclajes de la posesi√≥n, un alegato donde el poeta se decide por esa belleza transitoria y ef√≠mera que lo trastoca todo. Poco despu√©s, ‚ÄúIslas Gilbert‚ÄĚ lleg√≥ a las plataformas digitales y el poema abr√≠a nuevas constelaciones. Incluso se public√≥ en formato libro-arte, como homenaje al cumplea√Īos 76 de Delf√≠n, gracias a la iniciativa del Centro Provincial del Libro y la Literatura de Holgu√≠n. ¬ŅPuede la belleza dejarnos imp√°vidos, Delf√≠n Prats? ¬ŅSe puede ser inmune ante el esplendor y el caos, y ‚Äúver desde aqu√≠ incendiarse una y otra vez la selva‚ÄĚ? ¬ŅPodremos dejar de a√Īorar los abedules de la juventud o la campi√Īa pr√≠stina, atravesada por el riachuelo que aumentaba su cauce con las lluvias? ¬ŅC√≥mo resistir la contemplaci√≥n del cuerpo tendido sobre la cama, desnudo como mancha en tela blanca, alterando en su gozo los estados del sue√Īo?

Estas y otras preguntas rondan Islas Gilbert, que se reconfigura como un sitio m√ļltiple ‚Äďla isla como cuerpo y viceversa‚Äď y espacio ofrecido al eros, que tensa sus m√ļsculos hacia ‚Äúla naturaleza como cuerpo habitado‚ÄĚ. El poeta que ama las islas puede descreer. Niega en principio el deseo que mira hacia ‚Äúlo er√≥tico como fuerza c√≥smica y creadora‚ÄĚ. No obstante persiste la pesadumbre, asume las contradicciones y las adversidades, y es consciente de alejarse del cuerpo de estas islas fabuladas en un continuo forcejeo entre la violencia circundante y la violencia fecunda del eros; pero ello no le impide imaginar al cuerpo del deseo como un espacio real y so√Īado, en pulsi√≥n entre las aguas de un archipi√©lago casi virgen. Este grupo de islas es posible m√°s all√° de lo geogr√°fico: desde el eros y el lenguaje pueden conjugarse los signos de la naturaleza, la libertad, el pensamiento y el deseo. Ese ‚Äúanimal extra√Īo‚ÄĚ le visita en las noches y el poeta pide un rompeolas para proteger la fragilidad de las islas Gilbert; algo que atempere el mar y sus avances, y le salve de esa ‚Äúlegitimaci√≥n de la cat√°strofe [que es] intentar la poes√≠a‚ÄĚ cuando desde los confines l√≠quidos del sue√Īo y ante el cuerpo desnudo y su solventada esfinge, el poema empieza a escribirse por s√≠ solo.



Analektas poéticas con Manuel García Verdecia y Eugenio Marrón

Manuel Garc√≠a Verdecia y Eugenio Marr√≥n nacieron en 1953. En el a√Īo del centenario del Ap√≥stol. Verdecia en Marcan√© y Marr√≥n en Baracoa, aunque sus √ļltimos libros enrumben la geograf√≠a natal hacia La Habana. Ambos pertenecen a una generaci√≥n que coloc√≥ con fuerza a Holgu√≠n, en la d√©cada del 80, en el plano literario cubano; la primera que como grupo persigui√≥ intenciones y b√ļsquedas comunes con avidez humanista. Sus libros iniciales nac√≠an estampados con la tinta h√ļmeda de Ediciones Holgu√≠n y en sus portadas luc√≠an obras de pintores y grabadores necesarios tambi√©n en esa cartograf√≠a que, desde lo cultural, traza cada sitio. La Semana de la Cultura y el Premio de la Ciudad acompa√Īaron muchas de esas andanzas. Luego de libros y galardones, y pasadas casi cuatro d√©cadas, Manuel Garc√≠a Verdecia y Eugenio Marr√≥n, que hoy blasonan una trayectoria reconocida en el pa√≠s y m√°s all√° de sus aguas, nos acompa√Īan desde la permanencia y la fidelidad con la escritura como fe de vida.

Con la publicaci√≥n de los n√ļmeros 42 y 43 de la colecci√≥n Analekta: los poemarios Romeo & Julieta en Manhattan, de Marr√≥n, y Ramas de √°lamo y otros poemas, de Garc√≠a Verdecia, Ediciones La Luz agradece a dos autores que han acompa√Īado, desde la g√©nesis en 1997, las b√ļsquedas en las profundidades de la letra (ya no solo impresa). Ser√≠a dif√≠cil escribir la historia del sello ‚Äďpues para La Luz la memoria es sedimento‚Äď sin subrayar el aporte que, de diferentes maneras, amigos y maestros como Manuel y Marr√≥n han realizado a la editorial. Presentaciones de libros, paneles, conferencias, pr√≥logos, jurados en el Premio Celestino de Cuento, palabras para cat√°logos e inauguraci√≥n de exposiciones, traducciones en el caso de Manuel‚Ķ o la conversaci√≥n profunda y edificante, taza de caf√© por medio, al caer la tarde‚Ķ son momentos en los que ambos han compartido su sabidur√≠a. Porque b√°sicamente Manuel Garc√≠a Verdecia y Eugenio Marr√≥n, m√°s all√° de que hayan incursionado con acierto en la narrativa, la poes√≠a, el ensayo, la edici√≥n, la pedagog√≠a o la traducci√≥n literaria, son dos amigos sabios ‚Äďen la acepci√≥n de sabio m√°s cercana a la palabra maestro‚Äď que conocen que para que nuevos frutos crezcan en el √°rbol de la vida ‚Äďun √°rbol donde la √©tica entronca con el humanismo y donde literatura, civismo y Patria alimentan las ra√≠ces‚Äď es necesario compartir la esencia, como un padre que abraza a un hijo a veces d√≠scolo pero siempre agradecido y so√Īador.

En estos poemarios ‚ÄúMarr√≥n dialoga con motivos cl√°sicos, desde ¬ęlas voces que traen el sitio de Troya¬Ľ hasta ¬ęlos campamentos en la noche de Cartago¬Ľ. Manuel explora la primitiva forma de la palabra y tensa el arco en el poema inicial: ¬ęvida es la flecha en su curso¬Ľ, asegura. Se advierte en los versos de Marr√≥n el misterio c√≥mplice que conecta a los amantes; Manhattan o Damasco son solo pretextos para ese amor que llega en ¬ęa√Īo terrible¬Ľ. Manuel sopla los rescoldos de los Cantares de Salom√≥n, y jura amar en el minuto preciso y desear un minuto despu√©s‚ÄĚ, digo como el poeta Mois√©s May√°n al presentar los cuadernos en la pasada edici√≥n de la Feria del Libro en Holgu√≠n, que homenaje√≥ la impronta de ambos en las letras holguineras y cubanas. Estos textos, realizados en una de las colecciones m√°s modestas y al mismo tiempo m√°s hermosas de La Luz, fueron creadas para agasajar a los autores y se distinguen por el dise√Īo de Robert R√°ez, y la edici√≥n y correcci√≥n de Elizabeth Soto, quien tuvo a su cuidado los audiolibros (otro homenaje) que resguardan las voces de Eugenio y Manuel.

Hoy Eugenio Marr√≥n y Manuel Garc√≠a Verdecia ‚Äúvuelven a ser por obra y gracia de la palabra, los autores de Los pedidos de la lluvia y de La consagraci√≥n de los contextos‚ÄĚ, sus primeros libros‚Ķ En este momento ‚Äúdejan de ser dos de los intelectuales cubanos m√°s activos y prestigiosos de su generaci√≥n; el tiempo es enga√Īoso (‚Ķ) pues son los mismos muchachos de anta√Īo, los protagonistas del boom literario de los ochenta‚ÄĚ en Holgu√≠n. ‚ÄúEst√°n con nosotros, ocultando su timidez tras las cubiertas de Romeo & Julieta en Manhattan y Ramas de √°lamo y otros poemas‚ÄĚ, cuadernos donde crecen las formas de la luz ganando los espacios, con el mismo misterio e id√©ntica expectativa a aquella primera vez en que el plomo recibi√≥ la tinta bajo el ojo absorto, y los nervios se agitaban y el coraz√≥n palpit√≥ con fuerza y las palabras, nacidas en las noches bajo el √°ngel protector, empezaron a crecer entre las formas de lo impreso.



La luz te pertenece y el viaje en ascenso de √ćcaro

Es 1968 y en Cuba un √°ngel asciende al firmamento literario nacional. La fuerza de su vuelo se sostiene en la poes√≠a. Es un √°ngel hermoso de solo 22 a√Īos y va en pleno ascenso. Podr√≠amos decir que lleva una t√ļnica griega y que en su l√≠rica hay reminiscencias cl√°sicas, ecos del mundo grecorromano; podr√≠amos decir, adem√°s, que la t√ļnica le sirve para sostener las flores recogidas seguramente en la ma√Īana, en del campo h√ļmedo del paisaje natal; y que esas flores le dan a su poes√≠a un olor a campi√Īa, a juventud, a vida, a celebraci√≥n del goce y los sentidos, al desborde de ellos‚Ķ Este √°ngel vuela alto y tras s√≠ destellan unos pocos rayos de sol que realzan su figura‚Ķ Y en ese vuelo en vertical, el √°ngel se trastoca en √ćcaro. Es un √ćcaro de enormes alas que entonces no sabe ‚Äď¬Ņc√≥mo saberlo, si √©l solo quiere gozar la felicidad?‚Äď que el ascenso, llegado a un punto, contempla la ca√≠da, y que la osad√≠a conlleva al castigo, pero que solo los osados, los que corren el riesgo de perseguir un sue√Īo, cualquiera, hasta el final, pueden llegar a tocar con un dedo, al menos con un dedo, el sol y su poderosa imantaci√≥n l√≠rica. Este √°ngel-√ćcaro no tiene cabeza, es una figura descabezada la que sobrevuela, y a falta de ella habla, en cambio, un lenguaje de mudos. Es un √°ngel-√ćcaro descabezado en cuyo cuello, como en susurro, se advierte que a sus palabras ‚Äďcasi en tono prof√©tico‚Äď le acompa√Īar√°n un bregar por la mudez, pero no una carencia de lenguaje. Despu√©s de la tormenta, el bosque reverdecido ‚Äďdonde, como un animalillo, se resguardaba la poes√≠a‚Äď se abr√≠a a la ma√Īana, a los ecos de la gratitud al √°ngel-√ćcaro.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Dar√≠o Mora, al ilustrar y dise√Īar el libro ganador del Premio David de Poes√≠a de 1968, parti√≥ de esta imagen hermos√≠sima y enigm√°tica, para dialogar con los versos nuevos (y no por ser in√©ditos) de un muchacho llamado Delf√≠n Prats Pupo que, en La Cuaba, donde naci√≥ y estaba en ese momento, demorar√≠a en conocer la noticia de los ecos y respuestas de su lenguaje de mudos.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Tal vez quiso el azar lezamiano, que sabemos todos custodia ciertos trances po√©ticos y cotidianos ‚Äďo porque todos los diciembre, mes de su nacimiento, desde hace varios a√Īos, so√Ī√°bamos, ped√≠amos y reclam√°bamos el justo reconocimiento humano e institucional que merece‚Äď, que Ediciones La Luz escogiera otro √ćcaro, m√°s de cincuenta a√Īos despu√©s de aquel, para sobrevolar el cielo y enrumbar el viaje a otras galaxias. Esas galaxias ‚Äďque me hacen recordar la galaxia Gutenberg y la aldea global que anunciaba en los a√Īos 60 el te√≥rico Marshall McLuhan‚Äď tienen matiz digital y recorren las redes sociales a trav√©s de likes‚Ķ De alguna manera es un √ćcaro virtual, cibern√©tico, pero igual de tozudo y so√Īador‚Ķ La Luz ‚Äďque desde sus inicios hizo suyos los riesgos y las osad√≠as de poeta, y reclam√≥ su vuelo y esparci√≥ sus ecos en los j√≥venes; y public√≥ sus versos en modestos cuadernillos y m√°s cerca en el tiempo, en una hermosa edici√≥n que recogi√≥ su poes√≠a completa hasta entonces; y que resguard√≥ su voz, s√≠, las formas de la voz del bardo, que como ninguna otra lee sus poemas; y que nombr√≥ una colecci√≥n y hasta este sal√≥n con el t√≠tulo de uno de sus textos‚Äď ahora hace suyos estos versos para encabezar la campa√Īa de promoci√≥n literaria que este 2023, con el llamado La luz te pertenece, conducir√° el viaje a otras dimensiones del mito: Del infinito, del universo/ de la sustancia exterior:/ patria, bosque, ciudad, jard√≠n,/ regresar a uno mismo, al yo primordial. Este √ćcaro posmoderno, que bebe del pastiche y el arte digital, vuela de noche y lleva el coraz√≥n expuesto. Todo el pecho est√° abierto, ofrecido al otro, al pr√≥jimo, con la sencillez de lo cotidiano. Despu√©s del largo viaje, de andanzas y recorridos, el coraz√≥n late fuera, a la vista de todos, ofrecido al dolor y al amor‚Ķ Ha resistido las batallas, y aun las cicatrices laceran el cuerpo. Este √°ngel-√ćcaro ‚Äďtambi√©n con flores, como aquellas enigm√°ticas en los versos de Juli√°n del Casal, y con alas duplicadas, enormes y hermosas, nocturnas como las aguas y como el caracol‚Äď no tiene rostro y en su cabeza porta el sol finalmente alcanzado‚Ķ Los rayos que hicieron caer a √ćcaro la primera vez, como lo pintara Brueghel El Viejo en la Holanda medieval, fueron testigos de c√≥mo tras la ca√≠da, con el paso del implacable tiempo, una legi√≥n de √ćcaros so√Īadores se levanta; porque eso tiene el viaje, el esfuerzo y el sue√Īo: hace crecer alas en los brazos a quienes persiguen id√©nticos senderos; alas l√≠ricas, resonancias en forma de versos‚Ķ Este √°ngel-√ćcaro no se detiene, y como porta la luz y vio abrirse las constelaciones, indica con su mano que el viaje y la vida siguen. Otro √°ngel-√ćcaro, uno que mira de frente con los ojos desorbitados desde un dibujo a tinta china, tiza y acuarela sobre papel de Paul Klee, el Angelus Novus, y en el que se bas√≥ Walter Benjamin, el fil√≥sofo jud√≠o exiliado Walter Benjamin, para conformar su teor√≠a del √Āngel de la Historia, nos asegura que una legi√≥n de √°ngeles nuevos es creada a cada instante para, tras entonar su himno ante Dios, ir disolvi√©ndose en la nada. A este viaje de regreso al yo primordial y a las esencias de la poes√≠a, nos invita Ediciones La Luz. Aceptemos, todos, esta invitaci√≥n y el riesgo del vuelo, por favor, que la luz nos pertenece y hacia ella vamos.

Logo Campa√Īa 2023 Ediciones La Luz

Palabras de presentaci√≥n (y de elogio) a la campa√Īa de promoci√≥n ‚ÄúLa luz te pertenece‚ÄĚ de Ediciones La Luz, presentada el pasado 30 de diciembre en el sal√≥n Abrirse las constelaciones del sello de la AHS en Holgu√≠n.



Cosme, autorretrato para un enorme juego con el tiempo

Cosme, un enorme juego con el tiempo es un autorretrato de Cosme Proenza Almaguer. La afirmaci√≥n anterior podr√≠a ser parad√≥jica, si partimos de que un autorretrato es una imagen de la misma persona que lo realiza: el artista se dibuja a s√≠ mismo y sabe captar ‚Äď√©l, mejor que nadie‚Äď los rasgos de su personalidad. Jandri ‚Äďcomo llamamos los amigos a Alejandra Rodr√≠guez Segura‚Äď logr√≥ lo que no todos concretan cuando se acercan a un creador como Cosme, tan holguinero, cubano y universal: atrapar, con sensibilidad y maestr√≠a, la esencia de una obra enorme, que investig√≥ desde Holgu√≠n ‚Äďel √ļnico lugar donde le era posible hacerlo, dec√≠a‚Äď las capas y profundidades de la historia del arte occidental de m√°s de cinco siglos.

Fotos Bernardo Cabrera

Cosme sab√≠a que adem√°s de su creaci√≥n, que ha influido a varias generaciones de artistas, este documental ser√≠a como esa carta al mundo que lanz√≥ la poeta Emily Dickinson. Una carta-testimonio; un documental que permite acercarnos, curiosos y motivados tambi√©n por la admiraci√≥n, a momentos vitales de su obra: a la g√©nesis y los caminos de un maestro. Por eso este es, sobre todo, un audiovisual sincero, como sincera es la mirada de Cosme Proenza. √Čl mismo asegur√≥ que ‚Äúse es personal en la medida que se es sincero consigo mismo‚ÄĚ, como aquel Mart√≠ de Arche que, con la mano en el pecho, le cautiv√≥ en su natal Tacaj√≥.

Fotos Bernardo Cabrera

Jandri nos entrega un autorretrato de Cosme pintado por Cosme, y por ella. Lo hace sin estridencias, luego de cuatro a√Īos de profusa investigaci√≥n y trabajo, con la humildad del orfebre, o del copista e iluminador que en el claustro medieval dejaba que la pluma creara maravillas insospechadas, misterios por imaginar, como aquellos que inquietaron la imaginaci√≥n de El Bosco y Brueghel El Viejo. La c√°mara no es intrusa, se detiene o acompa√Īa la mirada de Cosme, en determinados espacios, objetos y sitios, pero no traspasa la intimidad del creador de series como Manipulaciones, Boscoman√≠as y Los dioses escuchan, etapas de un trabajo que estableci√≥ di√°logos, desde sus inicios, con los grandes maestros, con las bases de la tradici√≥n europea: desde el Pol√≠ptico de Gante de los hermanos Van Eyck ‚Äďincluso antes, con la estatuaria griega y el canon de Prax√≠teles‚Äď hasta sus b√ļsquedas en El Bosco, las variaciones sobre temas de Matisse o la escuela abstracta norteamericana, pasando por m√°s de cinco siglos de arte occidental. Es una tradici√≥n que Cosme estudi√≥ e investig√≥ a profundidad, hasta crear una especie de s√≥lida columna vertebral que soport√≥ su discurso, y en la que incorpor√≥ dis√≠miles intertextualidades, signos y citas. ‚ÄúYo no puedo citar a un grande si no puedo ni siquiera asomarme a un di√°logo con √©l‚ÄĚ, nos dice aqu√≠ Cosme.

Fotos Bernardo Cabrera

A todo ello ‚Äďcomo puertas que se nos abren a mundos que apenas vislumbr√°bamos, incluso quienes nos hab√≠amos detenido en su amplio quehacer‚Äď nos acerca un documental que destila una profunda admiraci√≥n y un cari√Īo tan √≠ntimo como palpable, que Jandri supo trasmitir al resto del equipo. Cosme, un enorme juego con el tiempo ‚Äďadem√°s de una muestra de agradecimiento a quien tanto nos entreg√≥‚Äď es una producci√≥n de un apreciable valor testimonial, que resguarda la memoria de uno de los grandes art√≠fices de Holgu√≠n, Cuba y el mundo; y que nos hace agradecer la dicha de vivir similar tiempo bajo el sol en esta ciudad; incluso que podamos afirmar con orgullo que somos contempor√°neos de Cosme.

Fotos Bernardo Cabrera

Una vez Cosme me dijo que ‚Äúla ventaja de ser viejo es que eres como San Juan en el Apocalipsis, que ves desde m√°s alto cada d√≠a‚ÄĚ. Posibilidad que nos permite volver, jugando con el tiempo, sobre lo pasado. Desde la altura de hoy, al lado de sus √°ngeles tutelares y de los maestros a los que tanto admir√≥, y bajo el manto de la Virgen de la Caridad del Cobre, Cosme Proenza Almaguer nos acompa√Īa ‚Äďmientras se escucha la Sinfon√≠a no. 4 de Johannes Brahms‚Äď en la b√ļsqueda infatigable de la belleza, porque no existe manera de escapar de ella.

Palabras de presentaci√≥n del documental Cosme, un enorme juego con el tiempo, de Alejandra Rodr√≠guez Segura, el lunes 26 de diciembre de 2022, en la sala Ra√ļl Camayd del Teatro Eddy Su√Īol de Holgu√≠n.

Fotos Bernardo Cabrera