Erian Pe√Īa Pupo


L√°zaro Reynaldo: ¬ęNada es para siempre; todo se transforma¬Ľ

Desde los primeros griegos, e incluso desde mucho antes, lo dual ha sido piedra de toque de la mitolog√≠a, la cultura y la sociedad. Dioniso, dios del goce y el vino en la Grecia antigua, es un ser dual por excelencia, al encarnar la alteridad y la transfiguraci√≥n. Representa, por un lado, lo femenino, pues crece, se educa y se viste como mujer, son las m√©nades quienes integran su corte y sus sacerdotisas tambi√©n son f√©minas. Por otro lado, se le considera un ser viril y se asocia al toro, que es un animal fecundador por antonomasia. Esta aparente paradoja deja entrever un aspecto fundamental: la rica y plural visi√≥n de Dioniso, que est√° presente tambi√©n en la filosof√≠a y la sociedad griega y que abre las puertas, mediante el teatro y particularmente la tragedia, a la autorreflexi√≥n sobre la ambig√ľedad que posee la condici√≥n humana.

Nietzsche, quien se sumergi√≥ en las honduras del mito y sus ecos, escribi√≥ que ¬ęel desarrollo del arte est√° ligado a la duplicidad de lo apol√≠neo y lo dionisiaco¬Ľ, en continua lucha y reconciliaci√≥n. Lo dual es la coexistencia de dos elementos diferentes: esp√≠ritu y materia, obra de arte y artista, vida y representaci√≥n‚Ķ Dichas lateralidades pueden dar como resultado producciones distintas, maneras contrapuestas de enfrentarse a todo un proceso cognitivo que deriva en reacci√≥n abierta dependiendo del estado y el sentir en ese momento. Ser y arte entrelazados por una dualidad que no solo influye en el resultado, sino que, en cierto modo, dirige el sendero por el que cada obra se encamina. El artista, ser dual por naturaleza, es quien crea al ¬ęotro¬Ľ, uniendo raz√≥n y pasi√≥n en sus obras. ¬ęYo es otro¬Ľ, escribi√≥ Rimbaud. Blanco/negro. Positivo/negativo. Masculino/femenino. D√≠a/noche. Yo/t√ļ. Nosotros. O sea, la armon√≠a.

Lázaro Reynaldo, consciente de que toda obra es, en su esencia, autobiográfica, encuentra esa armonía, donde espíritu y materia, obra de arte y creador, vida y representación son una sola. No los puedes separar, aunque estés seguro (o precisamente por ello) de que nada es para siempre.

A esa sensaci√≥n de ¬ędesorden¬Ľ experimentada en la infancia, que, con el paso de los a√Īos, entendi√≥ como falta de armon√≠a, regresa desde una posici√≥n m√°s consciente para realizar un viaje por el yo (por su yo esencial) y reordenar algunos de los elementos que caracterizaron su discurso en los a√Īos 80: las plumas, los caracoles, el coco, las maderas, los objetos de hierro oxidados‚Ķ se conectan con una esencia ancestral que, en el presente, posee un enfoque menos est√°tico, pero con id√©ntico sustrato. Esa dualidad ‚ÄĒnos dice‚ÄĒ est√° en casi todo. La base de una plancha de hierro que fue calentada hace mucho con carb√≥n, mantiene la esencia femenina, pero tambi√©n en forma vertical puede convertirse en un elemento masculino. Aunque nada es para siempre y todo se transforma, afloran las posibilidades de la armon√≠a.

Su obra ‚ÄĒen la que incorpora objetos personales que abren las puertas a su intimidad‚ÄĒ se precipita en el ocre, los tonos terrosos, sensitivos, dorados, que dan paso a la creaci√≥n espont√°nea, al trazo intuitivo. L√°zaro realiza la b√ļsqueda de la manera m√°s sensible y espiritual que cree; indaga en la armon√≠a interior que lo equilibra todo, la explora y evoca; y en ello afloran sus hermosos rostros (tambi√©n equinos). El artista va armando artilugios de su memoria, fragmentos a salvaguarda de los d√≠as, maderos a los que aferrarse; y con ellos ofrece se√Īales de su espiritualidad y su identidad. Sus trazos sencillos, minimalistas, nos remiten a los contextos de una paz interior deseada y encontrada que quiere compartir con nosotros.

L√°zaro presenta en soportes diversos su filosof√≠a de vida, sus paradigmas est√©ticos. Estamos frente a un libro que, libro al fin, posee numerosas p√°ginas, pero que, en su esencia, es el libro. Su belleza, sensual y espiritual, est√° dispuesta para que el espectador complete un discurso que se abre al universo, que va de lo personal a lo colectivo, de lo particular a lo general, de lo espec√≠fico a lo global y que, en su atemporalidad, es el resultado de un riguroso y rico sincretismo. Lo que podr√≠a ser ignoto cobra fuerza y se nos abre a los m√ļltiples senderos.

Luego de sumergirnos en las profundidades de sus tonos, en sus l√≠neas y contornos, L√°zaro nos abre otras puertas que dialogan consigo y con nosotros. Detr√°s de cada trazo y cada objeto, √©l ha escrito/descrito su v√≠a crucis, que ha sido un viaje de aprendizaje constante y que promete, como la propia vida, seguir si√©ndolo. El periplo, el reencuentro que posibilita la creaci√≥n en Holgu√≠n, parecer√≠a algo l√≥gico, una boutade, si L√°zaro Reynaldo no fuera un artista sincero consigo y con su obra. Las piezas expuestas aqu√≠ no son solo, o no √ļnicamente, un giro en el que la imagen se inscribe en el marco de la representaci√≥n y de lo representado, sino que marca latitudes y sitios del ser en los que el artista edifica su idea del arte y de la vida.

Miramos al universo y buscamos encontrarnos también en esa dualidad, conscientes de que nada es para siempre, pues todo cambia y se transforma, como la propia vida bajo el sol y la luna.

 

Palabras inaugurales de la exposición Nada es para siempre, del artista holguinero radicado en México, Lázaro Reynaldo, en la Casa de Iberoamérica, de Holguín, el 24 de octubre de 2023, como homenaje a la institución en su aniversario 30 y como parte de la XXIX Fiesta de la Cultura Iberoamericana.



Zarza en la caverna de los sue√Īos recobrados

El alem√°n Werner Herzog y su reducido equipo fueron verdaderos privilegiados cuando, en 2010, pudieron adentrarse en la cueva de Chauvet, descubierta en 1994 en el sudeste franc√©s. Estaba cerrada al p√ļblico para evitar su deterioro y proteger el endeble ecosistema cavernario, pero Herzog, uno de los grandes maestros del cine mundial, logr√≥ acceder c√°mara en mano, y ante sus ojos se abrieron, mostrando el esplendor con que fueron dibujadas por el hombre hace m√°s de 30 mil a√Īos, muchas de las obras de arte m√°s antiguas de la humanidad, creadas en el Paleol√≠tico Superior. Aquella era una c√°psula temporal perfecta: renac√≠an, a punto de saltar, como si a√ļn corrieran por el valle cercano: venados, osos, bisontes, mamuts, rinocerontes, jabal√≠es, ant√≠lopes, caballos y toros; s√≠, toros. El documental La cueva de los sue√Īos olvidados es el resumen de esa inmersi√≥n de Herzog en Chauvet y en los inicios de arte.

Cartel

Desde el comienzo de los tiempos el hombre imagina y sue√Īa. Y en duermevela le asedian los enormes animales que intent√≥ cazar o que ve, libres e imponentes, en selvas y llanuras. Animales feroces que hoy no existen y manadas que huyen en desbandada y que acabar√≠an, como los b√≥vidos, domesticados. En las paredes y techos de las cuevas, o en abrigos rocosos, a la luz de la antorcha, el hombre del Paleol√≠tico, nuestro antepasado, deline√≥ con colores ese sue√Īo y le dio vida al ser sensible. Tom√≥, as√≠, trazos concretos la espiritualidad. Estas im√°genes de artistas an√≥nimos, en las que bueyes y caballos representan aproximadamente el sesenta por ciento de lo que se conoce, son recuerdos de sue√Īos olvidados hace milenios, cuando el hombre, en el umbral de la noche, mientras observaba aquellas l√≠neas perfectas que portan, incluso, el movimiento, pudo so√Īar a trav√©s de ellas con el embiste de los aut√©nticos toros.

Con semejante embiste, el del toro libre y rebelde, Rafael Zarza irrumpi√≥ en el arte cubano con el tema taurino como estandarte. Su trabajo, con el empuje sincero de un animal brioso que no ha perdido la lozan√≠a de los a√Īos mozos, sino al contrario, ganado en agilidad y perspicacia, en vigor, lo coloca entre los artistas m√°s sagaces e irreverentes del arte contempor√°neo insular, y adem√°s, uno los principales exponentes del grabado en Cuba, desde que en la d√©cada del 60 realiz√≥ Tauroman√≠a, serie asociada al pop y a la impronta de Umberto Pe√Īa.

Brav√≠os y a punto de embestir; mansos o viriles; musculosos o esquel√©ticos; vivos o desollados; solitarios o en yuntas, libres o domesticados; l√≠deres o en crucifixi√≥n; con cuernos agudos o mutilados; erotizados, provocadores y posmodernos; cargados de signos hist√≥ricos, sociales y art√≠sticos, los toros de Rafael Zarza han realizado un viaje al primer trazo, a la g√©nesis; o sea, a las pinturas rupestres, al encuentro con los esp√≠ritus de Lascaux, Altamira y Chauvet, aquellos que portan aun el riesgo de la acometida inicial de estos ¬ęanimales peligrosos¬Ľ que le han permitido, mediante la apropiaci√≥n y la cita, y tambi√©n la iron√≠a, reinterpretar creaciones y temas recurrentes en la historia del arte, que es la historia del hombre. ¬†

foto: Robert Rodríguez

Estas piezas de Zarza ‚ÄĒque no deja de ser un creador provocativo y l√ļcido, atrevido y l√ļdico, que revisita y se sumerge cr√≠ticamente en nuestra realidad social y cultural‚ÄĒ, nos reafirman su apuesta, a pesar de los riesgos, por el brioso empuje del animal de raza, que es tambi√©n animal primitivo, estampa primaria reescrita y convertida en s√≠mbolo que rearma, ir√≥nicamente, como en un juego, con una l√≠nea de colores c√°lidos, primarios, que nos pone frente a un toro rebelde, √°gil, un semental inhiesto y potente, listo para la embestida desde la pared de la caverna; y tambi√©n al animal asechado por las flechas y los gritos de los seres humanos. Incluso, como en la cueva de Chauvet, el hombre incorpora elementos zoomorfos; es un ¬ęhombre animalizado¬Ľ que cree en el poder que el toro representa y anhela lograr poseerlo.

Hoy estamos atrapados en la historia, pero aquellos primeros artistas, no. Zarza entró a la caverna y se sumergió con su luz en las profundidades de las galerías, entre las formaciones rocosas. Allí escuchó los primeros bramidos y vio surgir de las grietas a estos portentosos animales.

foto: Vanessa Pernía

Werner Herzog salió de Chauvet alucinado y nos entregó uno de sus mejores documentales. Rafael Zarza salió de la caverna también asombrado y dejó allí, con las huellas de sus trazos en la piedra y para el diálogo con sus contemporáneos, a sus toros prístinos, sugerentes y bravos.

 

Palabras inaugurales de la exposición Pinturas rupestres, de Rafael Zarza, Premio Nacional de Artes Plásticas 2020, en la Sala Principal del Centro Provincial de Arte de Holguín, el 26 de octubre de 2023, como parte de la XXIX edición de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana.



Entre la cuna, la cura y el sepulcro, un aquelarre

La exposici√≥n colectiva Cuna, cura y sepulcro, de la comunidad de ilustradores cubanas El Aquelarre, abierta al p√ļblico en la Sala Peque√Īa del Centro Provincial de Arte de Holgu√≠n, como parte de la XXIX edici√≥n de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, re√ļne piezas de 30 artistas que se han propuesto ofrecer su mirada sobre la dupla mujer-naturaleza.

Sus creaciones exponen la visi√≥n de lo natural como potencia femenina creadora. ‚ÄúLas ilustradoras muestran en sus obras el trabajo con la dualidad: c√≥mo la vida y la muerte son un ente indisoluble; c√≥mo el peligro puede ser parte de la belleza y c√≥mo la naturaleza, concebida como fuerza creadora, contiene a ambos para convertirse en un todo regente del universo‚ÄĚ, comenta Lorena Susel Vel√°zquez Fraga en las palabras del cat√°logo de la muestra.

Fotos Robert Rodríguez

El t√≠tulo de la novena exposici√≥n del proyecto, propuesto por la artista El√≠s Mili√°n, se basa en lo siguiente: ‚ÄúLa tierra da la vida y a la vez la reclama a la hora de la muerte, tiene todo lo que se necesita para sobrevivir y sanar, pero a la vez puede ser oscura y llena de peligros‚ÄĚ.

En Cuna‚Ķ confluyen estilos y se aprecia la diversidad de texturas y paletas de colores, as√≠ como de maneras de aproximarse a la dupla mujer-naturaleza (desde lo fantasioso a lo m√°gico-m√≠tico, con la figura femenina como centro del relato). ‚ÄúEsto posibilita al espectador no solo acercarse al mensaje de cada obra, sino tambi√©n al mundo interior de cada una de las ilustradoras; donde cada una asume el rol de la madre Naturaleza y se da rienda suelta a s√≠ misma para dar a luz a una creaci√≥n evocadora que alcanzar√° su mayor esplendor cuando se posen en ellas los ojos de quien se acerque a observarla‚ÄĚ, subraya Lorena.

Nombremos a las artistas integrantes de El Aquelarre, cuyas obras pueden ser apreciadas en la exposición, con curaduría de Roxana La O Sánchez y dirección de Yuricel Moreno: Aleida Pentón, Alessandra Nápoles, Amanda Prieto, Ana Isabel García, Ana Roxana Díaz, Angélica María Slovasevich, Annaliét Escalona, Bertha Andrianis Pérez, Chabeli Farro, Chelsy Escalona, Claudia Moya, Elena Estévez, Elizabeth Fajardo, Elís Milián, Gabriela Chang, Graciela Romero, Irina Gil, Kenia Herrera, Keyla Y. Casas, Lauren Olivera, Leonor García, Linette Cuza, Lorena Velázquez, Marian Domínguez, Mei Lai Contreras, Melissa Benítez, Patricia Rigali, Melissa López, Yanet Prieto y Yulia Rodríguez.

Fotos Robert Rodríguez

Este proyecto tuvo su g√©nesis en septiembre del 2020, cuando Karla Ruiz se uni√≥ a doce ilustradoras para llevar a cabo un reto de dibujo conocido como telephone challenge. Tardaron cinco meses en completarlo y una vez logrado, decidieron mantener el contacto creando un grupo de WhatsApp, para propiciar que, adem√°s, se unieran m√°s artistas. Su nombre est√° vinculado a la est√©tica asociada a un aquelarre: el mito, la brujer√≠a, la existencia de una hermandad exclusiva entre mujeres motiva sus b√ļsquedas. Estas ilustradoras comenzaron a ‚Äúintercambiar por chat sobre nuestro trabajo, nuestra vida diaria y de lo que significa ser una mujer de este √°mbito en Cuba. Con la llegada de m√°s integrantes al grupo, surgi√≥ esta iniciativa, que siento que es un paso total hacia un futuro donde la mujer cubana hace suyos los canales de expresi√≥n‚ÄĚ, asegura Ana Roxana D√≠az Olano.

El Aquelarre tiene cerca de cien miembros en todo el pa√≠s. ‚ÄúCada muchacha posee su sello particular tanto en tem√°tica como en estilo. Algunas de las que iniciaron el proyecto ya no est√°n dentro, pero el esp√≠ritu de intercambio y camarader√≠a permanece, envolviendo a cada reci√©n llegada con un aroma caracter√≠stico de poci√≥n en caldero‚ÄĚ, a√Īade Lorena Susel.



Los 80 de Lauro

Lauro Hechavarr√≠a es uno de los artistas visuales m√°s reconocidos en Holgu√≠n. Pintor, escultor y pedagogo de larga trayectoria, pertenece a una generaci√≥n ‚Äďla misma de creadores como Cosme Proenza, Jorge Hidalgo y Armando G√≥mez en el plano holguinero; y de compa√Īeros de estudios como Tom√°s S√°nchez, Roberto Fabelo, Zaida del R√≠o y Alberto Lescay‚Äď que llev√≥ la carrera art√≠stica a la par de los procesos de transformaci√≥n social del pa√≠s.

‚ÄúSinceramente yo nunca sent√≠ la tensi√≥n entre tres polos, porque al Lauro creador y profesor siempre lo acompa√Ī√≥ el activista pol√≠tico. Sucedi√≥ con naturalidad. Mientras estudiaba en La Habana nos dijeron que ten√≠amos un compromiso con la ense√Īanza art√≠stica por dos a√Īos y ya voy por 51‚ÄĚ, asegur√≥ en una entrevista a Claudia Patricia Hern√°ndez en el peri√≥dico ¬°ahora!

Esas m√°s de cinco d√©cadas dedicadas a la docencia ‚Äďen las que imparti√≥ Escultura, Dibujo Anat√≥mico y T√©cnicas de representaci√≥n, entre otras disciplinas, en la Academia Profesional de Artes Pl√°sticas El Alba, de Holgu√≠n‚Äď fueron homenajeadas en la exposici√≥n colectiva 80 lauros, abierta al p√ļblico en la sala Electa Arenal del Centro Provincial de Arte, a prop√≥sito de la celebraci√≥n de las ocho d√©cadas de vida, el pasado 8 de julio, del multifac√©tico artista y profesor.

Confluye en el mismo espacio gal√©rico la obra de artistas de diferentes generaciones y b√ļsquedas expresivas, desde contempor√°neos suyos como Hidalgo y Rolando Salvador Pav√≥n, hasta alumnos y creadores en cuyo trabajo, de una forma u otra, ha influido Lauro, como Eduardo Leyva Cabrera, Luis Ram√≥n Silva, Argelio J. Cobiella Rodr√≠guez, Roger Garc√≠a, Onelio Escalona, Dagoberto Driggs Dumois, Ronald Guill√©n Campos, C√©sar S√°nchez, Daikel Hechavarr√≠a Reynaldo (su hijo) y Yeniset Hern√°ndez. No hay una intensi√≥n ex profeso de que las piezas semejen o remeden al maestro, pues las influencias, m√°s all√° de t√©cnicas, expresiones y corrientes, en la mayor√≠a de los mejores casos suelen ser como ese rasgu√Īo, a veces imperceptibles, en la piedra, que permanece aunque no se note en la superficie.

Escultor por excelencia, Lauro cree que esta debe enfocarse en la forma, el volumen y el espacio. ‚ÄúMe gusta que cada pieza guarde un significado y para ello nada mejor que la Historia. Debo confesar que se trata de una relaci√≥n espont√°nea que parte de mi convicci√≥n patri√≥tica‚ÄĚ.

El pasado a√Īo realiz√≥ una placa, que se coloc√≥ en la Casa del Joven Creador de la AHS en Holgu√≠n, a prop√≥sito del aniversario 35 de la organizaci√≥n en la provincia. Esta es una pieza escult√≥rica muy significativa, cont√≥, pues en ‚Äúella part√≠ de un hecho b√°sico: Sergio y Luis Sa√≠z Montes de Oca eran hermanos de sangre y de pensamiento y dieron su vida a la patria; que mejor fondo para sus rostros que las listas de la bandera y en la base de las estrellas un fragmento de su testamento pol√≠tico. Cinco piezas que se ensamblan con tornillos cuya t√©cnica predominante es el cemento directo‚ÄĚ. Aunque cada material tiene un lenguaje propio, trabaj√≥ con el cemento, pues es ‚Äúen estos tiempos la t√©cnica m√°s sencilla y r√°pida a la que apelamos‚ÄĚ.

Piezas suyas tambi√©n est√°n presentes en 80 lauros, desde caricaturas donde explora la s√°tira pol√≠tica y diferentes problem√°ticas sociales, hasta, en similar l√≠nea, una selecci√≥n de carteles creados para conmemorar diferentes fechas, sobre todo las celebraciones del 1ro de mayo. ‚ÄúCitadinas‚ÄĚ (acr√≠lico/playwood) y ‚ÄúEl ba√Īo‚ÄĚ (esmalte sint√©tico/lienzo) se incluyen en la muestra con curadur√≠a de Bertha Beltr√°n Ord√≥√Īez y direcci√≥n general de Yuricel Moreno Zald√≠var.

Miembro de la Uneac, obras suyas est√°n emplazadas en espacios p√ļblicos, como los monumentos a Sim√≥n Bol√≠var, Bernardo O¬īHiggins y Augusto C√©sar Sandino, en la Avenida de los Libertadores, y a Jes√ļs Men√©ndez, en el Bosque de los H√©roes, en Holgu√≠n. Sobre su trabajo escult√≥rico y la necesidad de potenciar la expresi√≥n en la provincia, coment√≥: ‚ÄúIniciamos con fuerza, hicimos el Bosque de los H√©roes, la Plaza Calixto Garc√≠a, los monumentos a Luc√≠a y a Jes√ļs Men√©ndez, pero ah√≠ nos quedamos. El pr√≥ximo proyecto era el homenaje a los 14 generales holguineros que nunca se hizo y corremos el riesgo de perder tambi√©n el de la Reconcentraci√≥n de Weyler conformado por siete esculturas monumentales y ya preocupa que de los siete creadores involucrados quedamos cinco. Un proyecto en tercera dimensi√≥n y de gran elegancia que debe realizarse, sobre todo, por la historia de la ciudad‚ÄĚ. Este inter√©s por la historia nacional, con sus grandes figuras y tambi√©n con sus h√©roes cotidianos, recorre la obra de un artista que celebra, entre colegas y alumnos, sus 80 lauros.



Como un universo en expansión

Los primeros 25 a√Īos de Ediciones La Luz tambi√©n han sido caminos recorridos desde el dise√Īo gr√°fico. La literatura es el prop√≥sito, la gu√≠a, pero el dise√Īo y la creatividad han acompa√Īado (e impulsado) el viaje. Desde el arlequ√≠n en la cubierta de Buf√≥n de Dios de Jos√© Luis Serrano, pr√≠stina y sencilla edici√≥n que marca las andanzas editoriales del sello, hasta el t√≠tulo m√°s reciente, ese que todav√≠a est√° en la mesa de dise√Īo convertido en pixeles, hemos asistido, expectantes y maravillados, a todo un universo en expansi√≥n. A un escenario de posibilidades en el que el dise√Īo gr√°fico resulta primordial ‚Äďy no solo el del libro como objeto-arte; las ramificaciones en los √ļltimos a√Īos han sido m√ļltiples‚Äď para cartografiar La Luz.

Los libros de humildes portadas ‚Äďque custodiaban la obra de autores importantes de nuestra literatura, m√°s all√° de los l√≠mites holguineros‚Äď fueron ganando, a la par del desarrollo poligr√°fico del nuevo milenio, en posibilidades reales para materializar dis√≠miles soluciones visuales. En 2006 se publica el libro que trajo los ‚Äúcolores‚ÄĚ a La Luz: Striptease y eclipse de las almas de Delf√≠n Prats, con una hermos√≠sima obra de Armando G√≥mez en portada (algo que nos subraya la cercan√≠a del trabajo con pintores y fot√≥grafos, artistas visuales en su amplio sentido). Desde entonces el dise√Īo gr√°fico ha ido en constante crecimiento, pues para La Luz el libro es un objeto bello que respira en la conjugaci√≥n de arte y literatura; y adem√°s, cada nuevo t√≠tulo resulta constataci√≥n de lo posible, confirmaci√≥n de la virtuosa utilidad de lo creado.

Si bien es cierto que varios dise√Īadores han dejado su impronta en este tiempo, Frank Alejandro Cuesta aport√≥ una mirada inquieta y vibrante, en constante aprendizaje y b√ļsqueda. El libro gan√≥ una visualidad contempor√°nea y las campa√Īas, que se iniciaron con Todos buscan la luz desde la confluencia con los medios de comunicaci√≥n e Internet, posicionaron a la editorial a la vanguardia de la promoci√≥n del libro, no solo en los formatos tradicionales, sino en las redes sociales, expandi√©ndose en el ciberespacio y llegando a nuevos lectores y sitios.

La Luz se extiende y posibilita la experimentaci√≥n y el hervidero de ideas. Todo el colectivo acaba convirti√©ndose, con Luis Yuseff al frente, en un equipo de creaci√≥n. Por su parte, Robert R√°ez, actual l√≠der creativo, ha mantenido la coherencia de un quehacer org√°nico y supo aprovechar el trabajo con las formas y la tipograf√≠a, con la experimentaci√≥n. √ćconos, colores, tipolog√≠as, composiciones y dis√≠miles soluciones gr√°ficas ‚Äďcon influencia del dise√Īo de peri√≥dicos y revistas‚Äď vienen a acompa√Īar el viaje y la aventura por la letra, ya no solo impresa.

Fotos Olaph Johe Quiala

Varias exposiciones de estos productos comunicativos han ocupado las paredes de Ediciones La Luz, incluso en el Centro Provincial de Artes Pl√°sticas de Holgu√≠n se inaugur√≥ Pensar a La Luz, una gran exhibici√≥n que recorri√≥, a trav√©s de gigantograf√≠as de portadas de varios de los t√≠tulos, el quehacer de los primeros veinte a√Īos. El Premio Celestino de Cuento es otra apuesta por el dise√Īo y la creatividad, que ha sido reconocida con el Premio de la Ciudad en Comunicaci√≥n Promocional (por las campa√Īas Leer seduce y A la luz se lee mejor). La promoci√≥n literaria ha alcanzado nuevas cimas; la fotograf√≠a y las letras se conjugan en una jugada sensorial para promover y celebrar la lectura; y los rostros de autores j√≥venes y reconocidos aparecen en carteles en redes sociales, junto a la apuesta por los audiolibros y e-book.

Fotos Olaph Johe Quiala

La reciente campa√Īa de promoci√≥n de la lectura enarbola un √ćcaro virtual, cibern√©tico y posmoderno, que bebe del pastiche y el arte digital, autor√≠a de Alejandro Zald√≠var, creador tambi√©n de las im√°genes del 24 Premio Celestino de Cuento. Es un √ćcaro en di√°logo con la poes√≠a de Delf√≠n Prats, maestro en las cercan√≠as de La Luz desde los primeros tiempos, y en concordancia, desde las posibilidades del arte digital, con autores cuyas resonancias son universales.

Fotos Olaph Johe Quiala

De esta manera Ediciones La Luz ha logrado una identidad visual que enarbola como logro preciado. Esta muestra deja entrever el ingenio y la avidez de su equipo creativo, con una atractiva elaboraci√≥n en el plano art√≠stico y conceptual, promoviendo la lectura a trav√©s del arte. Y tambi√©n resulta constataci√≥n de c√≥mo lograr concebir utilidad y belleza para los dem√°s. A este recorrido de regreso al yo primordial a trav√©s del dise√Īo, nos invita La Luz. Agradezcamos la posibilidad del viaje visual y literario, pues la luz nos pertenece y hacia ella vamos.

Fotos Olaph Johe Quiala

 

Palabras del catálogo de la exposición La Luz nos pertenece, inaugurada el 4 de agosto de 2023, en la galería del Palacio Salcines, en Guantánamo, con curaduría de Geny Jarrosay y Dayamis Rodríguez La Cruz, como parte de la 47 edición de la Jornada de la Canción Política.



De la luz y el observador

La luz y el observador, exposici√≥n del proyecto Cipr√©s, integrado por j√≥venes artistas formados en la Academia Profesional de Artes Pl√°sticas El Alba, de Holgu√≠n, con piezas relacionadas al s√©ptimo arte, a manera de homenaje, apropiaci√≥n y cita, se exhibe en el Hotel Ordo√Īo de Gibara, como parte del programa del 17 Festival Internacional de Cine de la Villa Blanca.

Foto: Roberto rodríguez.

¬ŅQu√© es el proyecto Cipr√©s y qui√©nes lo integran? Su directora, Yudit Gonz√°lez, explica que es ‚Äúuna exploraci√≥n art√≠stica que busca rescatar y revitalizar las tradiciones acad√©micas en el campo del arte contempor√°neo. En un mundo donde la experimentaci√≥n y la innovaci√≥n son valoradas, se ha vuelto cada vez m√°s importante reflexionar sobre nuestras ra√≠ces art√≠sticas y encontrar formas de mantener vivas las t√©cnicas y los enfoques cl√°sicos‚ÄĚ. Pertenecen al proyecto, adem√°s: Alain Vel√°zquez, Cristhian Escalona, Harold Pe√Īa, Ignacio Rod√©s, Leduart Gonz√°lez, Osvaldo Santiesteban, Raudel Sentmanat, Roger David Rem√≥n y Sarisbel Probance.

Tienen en com√ļn ‚Äďadem√°s de este inter√©s por el rescate de las tradiciones acad√©micas‚Äď una misma escuela, donde se forman j√≥venes de varias partes del Oriente del pa√≠s, y que ha potenciado esta b√ļsqueda, pues cada escuela, sabemos, influye decisivamente sobre en la l√≠nea de trabajo de un creador, al aportar las herramientas, tanto t√©cnicas como te√≥ricas. Los autores de estas obras trabajan, mayormente, el √≥leo sobre lienzo, pero tambi√©n la xilograf√≠a, el √≥leo sobre tabla y el grafito sobre cartulina. Las obras dialogan, de manera m√°s o menos expl√≠cita, con determinados filmes; algunas reproducen fotogramas, otras reinterpretan escenas, se apropian de personajes, los citan. Ahondan en el celuloide para crear una nueva pieza.

Foto: Roberto rodríguez.

Apreciable creatividad ‚Äďpero no desde otras artes al cine sino desde el cine a la pintura y el grabado‚Äď es la que aflora en esta exposici√≥n, comenta el investigador y ensayista Jos√© Rojas Bez en las palabras del cat√°logo. ‚ÄúEl universo de im√°genes filmadas ya existentes ha inspirado im√°genes pict√≥ricas y del grabado que adjuran del ¬ętraslado¬Ľ o la ¬ętraducci√≥n¬Ľ; logrando aut√©ntica creaci√≥n pl√°stica bajo motivaciones de filmes muy espec√≠ficos. El ciudadano Kane, Alicia en el Pa√≠s de las Maravillas, Gran Hotel Budapest, Los sobrevivientes, Juan de los Muertos y otros filmes han fecundado el imaginario de estos j√≥venes artistas para la creaci√≥n de obras visuales que, sin negar patentes v√≠nculos con las im√°genes motivadoras, no dejan de ser creaciones muy propias, con autenticidad e innegable val√≠a‚ÄĚ.

El objetivo del proyecto ‚Äďa√Īade Yudit y es algo que palpamos al recorrer la muestra‚Äď es ‚Äúgenerar un discurso entre lo cl√°sico y lo contempor√°neo, fomentando la apreciaci√≥n de las t√©cnicas y los valores tradicionales en el arte actual‚ÄĚ. A trav√©s de exposiciones, talleres y charlas, ‚Äúlos artistas involucrados en Cipr√©s buscan educar y sensibilizar al p√ļblico sobre la importancia de mantener vivas las tradiciones acad√©micas en un contexto art√≠stico en constante evoluci√≥n‚ÄĚ. Adem√°s, se ‚Äúespera que Cipr√©s inspire a otros artistas a explorar las pr√°cticas y perspectivas cl√°sicas en sus propias experiencias art√≠sticas, creando as√≠ una comunidad comprometida con el rescate y la preservaci√≥n de los mismos‚ÄĚ, subraya en sus palabras.

Foto: Roberto rodríguez.


Rodolfo Marrero entre mundos paralelos

Rodolfo A. Marrero Tamayo nació en Holguín en 1990 y se formó como instructor de arte, en la especialidad de Artes Plásticas. A la par que trabajaba como especialista en artes visuales en la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera, mantuvo un creciente trabajo creativo, como lo evidencia la exposición personal Mundos paralelos, exhibida en el espacio galérico El Zaguán, perteneciente al Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en Holguín.

A Rodolfo le interesa la anatom√≠a humana, cuesti√≥n dif√≠cil de dominar, mucho m√°s cuando su abordaje mueve los hilos y la estructura del relato sobre el que gravita la pieza. Aqu√≠ no encontramos un cuerpo apacible, sosegado, en pose, presto para la contemplaci√≥n (salvo la serenidad que emanan los retratos de Mart√≠ titulados ‚ÄúUtop√≠a‚ÄĚ, ‚ÄúViv√≠ en el monstruo y le conozco las entra√Īas‚ÄĚ y ‚ÄúRomance‚ÄĚ; y la pieza ‚ÄúEntre dos mundos‚ÄĚ). Los rostros, en cambio, est√°n en rebeld√≠a. Son cuerpos contorsionados, amordazados y en lucha con sus miedos (como sacados de los c√≠rculos del infierno dantesco o de la parte inferior de El juicio final de Miguel √Āngel, donde habitan las almas atormentados, condenados, en penitencia). Son seres en catarsis, que reflejan el dolor y la soledad, el vac√≠o existencial y lo arduo que resulta salir del c√≠rculo donde el yo se debate consigo mismo, pero irradia sus dudas a los dem√°s.

Basta con detenerse en piezas, mayormente en t√©cnica mixta, en las que predominan los tonos ocres, terrosos, sepias, muchas veces sobre el papel envejecido; apenas las figuras humanas, algunos objetos que refuerzan los aspectos psicol√≥gicos, y un contorno difuminado, rojizo, que hace a los cuerpos gravitar en la nada, perderse, como en ‚ÄúEl silencio de la verdad‚ÄĚ II y II, ‚ÄúEl n√°ufrago‚ÄĚ (de la serie Desmanes de la tierra), ‚ÄúEl grito del silencio‚ÄĚ, ‚ÄúPara ti que no me entiendes‚ÄĚ, ‚ÄúComo marioneta dirigida por manos inexpertas prosigue su camino silencioso‚ÄĚ e ‚ÄúIlusi√≥n de un n√°ufrago del tiempo (Sue√Īos de papel)‚ÄĚ I y II.

Rodolfo ‚Äďque trabaja actualmente como atrecista de la Compa√Ī√≠a de Narraci√≥n Oral Palabras al Viento‚Äď tuvo una formaci√≥n autodidacta, aunque de ni√Īo particip√≥ en talleres en la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera, en la que luego se desempe√Ī√≥ como especialista en artes visuales. Al no ingresar en la Academia Regional de Artes Pl√°sticas El Alba, cuenta, ‚Äúme toc√≥ seguir el camino m√°s largo, visitando galer√≠as, buscando libros e informaci√≥n por la mayor cantidad de v√≠as, hasta que tuve la suerte de conocer a Carlos G√°mez de Francisco unos pocos meses antes de partir a Estados Unidos. Me dio pautas y gu√≠as, y de ah√≠ en adelante comenc√© a buscar y experimentar. Luego la universidad de dio otras pautas en cuanto a concepto para seguir esa experimentaci√≥n y tratar de encontrar mi camino en las artes‚ÄĚ.

Cuando le pregunto por su inter√©s en la figura humana, el dibujo anat√≥mico y el retrato, que muchas veces se convierte en autorretrato, Rodolfo asegura: ‚ÄúDesde ni√Īo visitaba las galer√≠as y tuve la suerte de crecer viendo las obras de artistas como Cosme Proenza, Miguel √Āngel Salv√≥, Julio C√©sar Rodr√≠guez, V√≠ctor Manuel Vel√°zquez, Carlos G√°mez de Francisco, entre muchos otros, pero fundamentalmente la obra de ellos en Holgu√≠n. Me llam√≥ mucho la atenci√≥n los escorzos y distorsiones en la figura humana que lograban. En su mayor√≠a eran figuras que tomaban de la historia del arte que inclu√≠an en su discurso. Eso me gust√≥ bastante‚ÄĚ.

‚ÄúTrato de reflejar en mi trabajo alg√ļn sentimiento, estado de √°nimo o pensamiento que en muchas ocasiones me cuesta exteriorizar de otra manera. Cuando fui encontrando el por d√≥nde quiero llevar mi trabajo utilic√© referentes de la historia del arte universal, tanto contempor√°neos como del barroco principalmente. Pero sent√≠a que no llegaba a lo que deseaba y ah√≠ es cuando comienzo a trabajar con autorretratos y con retratos de familiares y amigos, que les he pedido posen para hacer alguna foto. Y las poses van entre lo que deseo trasmitir y ese reto personal por superarme en cuanto al dibujo anat√≥mico que es bien dif√≠cil‚ÄĚ.

Las obras que integran Mundos paralelos ‚Äďuna exposici√≥n atractiva en su sencillez, con curadur√≠a de Danilo L√≥pez Garc√©s y direcci√≥n general de Manuel F. Hern√°ndez; y con unas 16 piezas que nos muestran el trabajo de un artista joven en crecimiento y aprendizaje a la par del trabajo‚Äď dialogan con las dos obras de Oscar Garc√≠a Gonz√°lez como artista invitado: ‚ÄúA trav√©s de la ventana‚ÄĚ y ‚ÄúA trav√©s del alma‚ÄĚ (bol√≠grafo/papel) que se muestran en El Zagu√°n.

‚ÄúRodolfo explora en las diferentes t√©cnicas de la pintura y el grabado, aprendiendo sobre la marcha, tomando un poco de aqu√≠ y de all√° (‚Ķ) para as√≠ ir armando como decimos en buen cubano su mu√Īeco, contextualizando al aqu√≠, al ahora como tantos otros, en la incesante b√ļsqueda de mundos paralelos‚ÄĚ, comenta la artista Rosa Leticia Leyva Azze en las palabras del cat√°logo de una muestra que nos abre la puerta a esos mundos paralelos ‚Äďque son los territorios poblados de voces y silencios, de cuerpos en trance y sobrecogimiento‚Äď en los que tambi√©n habita Rodolfo Marrero Tamayo. Mundos para creer o descreer, pero mundos posibles.



Danzar en Romerías

Danza en Paisajes P√ļblicos es, en Romer√≠as de Mayo, uno de los espacios que m√°s atrae a las personas, al hacer part√≠cipes del lenguaje universal de la danza a quienes se acercan al c√©ntrico parque Calixto Garc√≠a: invitados, romeros de varios generaciones y sobre todo, a los transe√ļntes que se toman, casi al caer la tarde, unos minutos para, en el trasiego diario, asombrarse de la maravilla. Porque precisamente eso es la danza: un encuentro en di√°logo personal, aunque la manifestaci√≥n ocupe los espacios p√ļblicos; un viaje a las expresiones (y emociones) del cuerpo en movimiento, como afirma la maestra Maricel Godoy, directora de la Compa√Ī√≠a de Danza Contempor√°nea Codanza, anfitriona desde su surgimiento de este espacio en la fiesta del arte joven.

Desde la g√©nesis de Romer√≠as la expresi√≥n danzaria es parte esencial del programa del Festival Mundial de Juventudes Art√≠sticas, con la presencia en escenarios, parques y plazas de Codanza y otras compa√Ī√≠as invitadas, pero el espacio Danza en Paisajes P√ļblicos celebra en este 2023 sus 20 a√Īos. Y aunque no participan reconocidas compa√Ī√≠as de otras provincias, como en ediciones anteriores, Maricel ‚Äďprincipal gestora del anhelo de convertir a Holgu√≠n en la capital cubana de la danza‚Äď articul√≥ un excelente programa, din√°mico y variado, que lleva al p√ļblico la fuerza, la vitalidad y la destreza de Codanza, que reci√©n celebr√≥ sus tres d√©cadas en escena, con coreograf√≠as creadas o adaptadas para la interacci√≥n y el espacio p√ļblico.

Participar√°n, adem√°s, la holguinera Compa√Ī√≠a Folcl√≥rica La Campana; estudiantes de la Escuela Elemental de Arte Ra√ļl G√≥mez Garc√≠a y de la Escuela Profesional de Danza Alfredo Vel√°squez Carcass√©s, de Guant√°namo, y proyectos de Danzas Urbanas del Sistema Provincial de Casas de Cultura, como Equidna, Alfa Crew y Utop√≠a, con el parque y sus alrededores como principal escenario para la convergencia de la danza y los espacios urbanos. La gente lo agradece y al terminar la funci√≥n el parque queda un poco m√°s solo, a la espera de nuevos espacios que, en Romer√≠as de Mayo, nos reafirmen la utilidad del arte para todos y con todos, fiesta constante de la expresi√≥n en su amplio sentido.

 



Post-it 10 convoca en Romerías

Post-it Arte Cubano Contempor√°neo arriba a su edici√≥n n√ļmero 10 este 2023 convertido en una plataforma importante de visibilizaci√≥n, promoci√≥n y legitimaci√≥n del arte joven en la isla.

Este espacio de confluencias de varias promociones y generaciones de artistas, luego de aprendizajes, tanteos y desafíos desde su concepción en 2013, y con la dosis de polémica inherente y necesaria a todo proyecto con objetivos ambiciosos, se reafirma como un sitio para la convivencia de lenguajes, medios e intereses plurales en el arte contemporáneo insular.

Por eso Romer√≠as de Mayo y el evento Babel resulta ‚Äďy as√≠ lo pensaron sus organizadores‚Äď un √°mbito id√≥neo para presentar la convocatoria de Post-it 10, una edici√≥n que cuenta con ‚Äúun programa especial cuyo objetivo ser√° celebrar la primera d√©cada del concurso, pero tambi√©n repensarlo, reimpulsarlo, apelando a los protagonistas de la cita, los j√≥venes artistas, conscientes de la importancia y urgencia de participar, decir y actuar desde el arte‚ÄĚ, comentaron Patricia Santos y Marialis Mart√≠nez, especialistas de Collage Habana, del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en el intercambio realizado en el Centro Provincial de Arte.

Entre los requisititos de Post-it 10 se encuentran ser residentes en el pa√≠s, tener entre 18 y 35 a√Īos y no haber sido premiados en ediciones anteriores, excepto quienes hayan obtenido menciones.

En cuanto a las obras, la temática es libre y deben ser inéditas, lo que significa no haber sido expuestas ni premiadas con anterioridad a la convocatoria. Se podrá concursar en todas las manifestaciones de las artes visuales: dibujo, pintura, escultura, instalación, fotografía, grabado, arte digital, videoarte, performance, etcétera, con un máximo de tres obras (los dípticos, trípticos y polípticos contarán como una sola pieza, cuestión que se deberá especificar).

Un comit√© de selecci√≥n integrado por galeristas del FCBC y especialistas de instituciones vinculadas a las artes visuales, elegir√° las obras que conformar√°n la muestra concurso, a inaugurarse en septiembre de este a√Īo. A partir de ella, el jurado de premiaci√≥n, conformado por reconocidos artistas, cr√≠ticos y curadores, seleccionar√° los premios, que ser√°n definitivos e inapelables, y se har√°n p√ļblicos en noviembre. Estos ser√°n tres y consistir√°n en un monto en efectivo por concepto de producci√≥n de obras, mayor en dependencia del lugar alcanzado; as√≠ como la programaci√≥n de una muestra personal en una de las galer√≠as de la Direcci√≥n de Artes Pl√°sticas Collage Habana (desde la instituci√≥n se propiciar√° el apoyo y colaboraci√≥n log√≠stica que precise el autor para su exposici√≥n personal). Adem√°s, algunas de las obras premiadas o no podr√°n ser adquiridas y pasar a formar parte de la colecci√≥n de Collage Habana.

Se establecer√° tambi√©n un convenio de trabajo entre el artista premiado y Collage Habana por un periodo m√≠nimo de tres a√Īos, tiempo en el que se producir√° un acercamiento con el artista emergente, en aras de propiciar el desarrollo de su carrera, a√Īadieron las especialistas. El jurado podr√° entregar cuantas menciones estime necesarias y entregarse premios colaterales.

Los artistas deber√°n enviar la documentaci√≥n necesaria ‚Äďque se detalla en las promociones y redes de Post-it 10, como Telegram o Instagram‚Äď a aclarar dudas antes del pr√≥ximo 15 de julio.



Con los hijos de Khrónos

En la mitolog√≠a griega Khr√≥nos es la personificaci√≥n del tiempo. En varias obras filos√≥ficas presocr√°ticas su figura est√° relacionada con el tiempo abstracto, con la imposibilidad de detener su paso, de volver atr√°s. Precisamente el tiempo y la relaci√≥n entre pasado y presente ‚Äďel di√°logo de la tradici√≥n y modernidad que defiende las Romer√≠as de Mayo desde su concepci√≥n fundacional, ese ‚Äúno hay hoy sin ayer‚ÄĚ‚Äď articula las b√ļsquedas de un grupo de j√≥venes alumnos de la Universidad de las Artes-ISA en La Habana, quienes reunidos en el proyecto La Refriega han decidido afrontar el tema, inmersos en el contexto acad√©mico, desde sus b√ļsquedas y perspectivas, en la exposici√≥n colectiva Los hijos de Khr√≥nos, inaugurada en la sala Electa Arenal del Centro Provincial de Arte como parte del evento Babel.

Fotos del autor

‚ÄúEstas obras son reflejos de lo que afrontamos diariamente en nuestro contexto actual y de nuestro constante esfuerzo de insertarnos en √©l. Intentando encontrar un lugar en el mundo del arte sin perder de vista nuestra herencia cultural‚ÄĚ, comenta Aldo Soler al presentar a sus compa√Īeros de La Refriega y la propuesta conceptual que articula la propuesta: Daniela √Āguila, Daniel Ant√≥n, Jany Batista, Roxana Bello, Rosa Cabrera, Mar√≠a Fernanda Chac√≥n, Liz Maily Gonz√°lez, Mar√≠a de Lourdes Santana, Duniesky Mart√≠n, Jhonatan Moreno y Juan J. Ricardo.

Fotos del autor

El tit√°n Crono ‚Äďno confundir con Khr√≥nos o Saturno en la mitolog√≠a romana‚Äď devorando a sus hijos, como lo pint√≥ Goya, es tambi√©n un emblema aleg√≥rico del paso del tiempo, al engullir a sus hijos reci√©n nacidos de Rea, su mujer, por temor a ser destronado por uno de ellos. Esta met√°fora es tambi√©n notable en el contexto de las Romer√≠as: ‚ÄúEsta idea representa la lucha constante de los j√≥venes artistas para no ser consumidos por el pasado y mantenerse relevante en el presente. En este sentido, los j√≥venes artistas que forman parte de Los hijos de Khr√≥nos buscan crear un di√°logo con la tradici√≥n y la historia sin ser devorados por ellos, y esto se relaciona con el desaf√≠o que enfrenta la sociedad cubana para mantener su identidad cultural y evolucionar al mismo tiempo. Donde, se presenta una lucha constante entre la influencia del pasado y la necesidad de crear algo nuevo y original‚ÄĚ, a√Īade Aldo Soler.

Fotos del autor

La osad√≠a con que estos j√≥venes intentan ir dejando una huella, sumar sus voces al coro nacional y zanjar deudas y pactos con un pasado reciente o no tan reciente (en la medida en que es personal, pero integra tambi√©n una construcci√≥n colectiva) es visible en Los hijos de Khr√≥nos. La memoria, el poder, la sexualidad y la identidad (y la subversi√≥n, contaminaci√≥n y revalorizaci√≥n de estos) son temas que interesan a estos hijos d√≠scolos que aprovechan en sus b√ļsquedas las posibilidades de la foto-documentaci√≥n, la instalaci√≥n, el collage y el video.

‚ÄúEl peso de la historia, del propio tiempo y de un contexto que constantemente exige resultados. Pero el poder ejercido sobre nosotros, las presiones, han servido como una motivaci√≥n perenne para enfrentarla leyenda. Hemos corrido un pa√≠s de extremo pr√°cticamente, estamos en un lugar nuevo para muchos, un espacio libre y lleno de actividad. La refriega prepara la emboscada, planta los talones y se enfrenta a su pasado, a sus miedos, a sus padres art√≠sticos, a sus referentes. Se asume la historia, y se piensa en todo lo que predar de ella‚ÄĚ, a√Īade Aldo. Los miembros del proyecto La Refriega han tra√≠do a la 30 edici√≥n de las Romer√≠as de Mayo, adem√°s de la exposici√≥n colectiva, con curadur√≠a de Annia Leyva Ram√≠rez, varias intervenciones p√ļblicas, como Oasis en realidad aumentada; intervenciones en video como La mirada de la Piel; Papaya Split, en colaboraci√≥n con DjArte; la realizaci√≥n de cinco performances y el proyecto instalativo en el espacio La tribu Ojibwa.

Fotos del autor

Fotos del autor

Fotos del autor

Fotos del autor