Erian Pe√Īa Pupo


Diálogos en Romerías con Caridad Martínez

El 10 de octubre de 1922 ‚Äďaseguran los investigadores‚Äď la Cuban Telephone Company establece la primera emisora de radio que opera oficialmente en la isla: la PWX. Esa fecha marca el inicio oficial de la radiodifusi√≥n en Cuba. Poco despu√©s, Luis Casas Romero comenz√≥ la programaci√≥n radial ya de una forma estable y sistem√°tica en el pa√≠s.

Al centenario de la radio cubana dedica sus sesiones C√°mara Azul, evento dedicado al audiovisual en las Romer√≠as de Mayo, adem√°s de los treinta a√Īos de la Televisi√≥n Serrana.

Para hablar del siglo de una la radio que insiste en renovarse y parecerse, cada vez más, a sus protagonistas, al mismo tiempo que es reflejo de la cotidianidad del pueblo cubano, y hacerlo desde la experiencia de varias décadas de trabajo, es inevitable conversar con Caridad Martínez González, uno de los nombres imprescindibles del medio.

La Premio Nacional de Radio 2008 intercambi√≥ en el conversatorio ‚ÄúLa centenaria Radio Cubana‚ÄĚ, en el lobby del Cine Mart√≠, junto a las j√≥venes periodistas y realizadoras Alicia Dura√Īona y Gretel Cuenca, con conducci√≥n de Rosana Rivero, sobre su quehacer como directora de programas desde que en 1961, comenz√≥ como copista de libretos en Radio Progreso, y luego como productora en enero de 1964, tambi√©n en Progreso, emisora en cuyos pasillos y estudios, desde entonces, se puede rastrear su impronta.

Varios programas campesinos, como Por nuestros campos y ciudades y Fiesta Guajira, y sobre todo los dramatizados, en los cuales comenz√≥ a trabajar en 1973, como Novela cubana y Agente Especial, tienen el sello de la Caridad realizadora y tambi√©n la maestra. Justamente la AHS le entreg√≥ la Distinci√≥n Maestro de Juventudes el pasado a√Īo.

El trabajo del director de programas, desde sus inicios en el medio y desde su experiencia en el dramatizado, la dirección de actores, los retos de la realización y el periodismo radial, fueron temas del diálogo que, entre anécdotas, se sostuvo en el evento.

Como parte de C√°mara Azul se realiz√≥ el lanzamiento de la convocatoria de la edici√≥n XXXII del evento El almac√©n de la imagen, en Camag√ľey, por Alberto Santos, presidente de su Comit√© Organizador, y se proyectaron materiales a prop√≥sito de los sus 30 a√Īos; adem√°s se present√≥ el proyecto audiovisual En el aire, por Altinay Mart√≠nez.

 

 



Romerías escénicas

La magia del teatro y la danza se apropia de calles y parques. El p√ļblico ‚Äďtodo aquel que pase en ese momento por las cercan√≠as‚Äď se acerca, al principio sigilosamente; luego el espect√°culo los va atrapando. El teatro callejero invade, como es costumbre en Romer√≠as de Mayo, varias plazas de la ciudad, principalmente el parque Calixto Garc√≠a. Igual sucede con el evento Danza en paisajes p√ļblicos.

Desde diferentes provincias llegaron a Romer√≠as colectivos esc√©nicos para celebrar los 50 a√Īos del Teatro Gui√Īol de Holgu√≠n y los 30 a√Īos de la Compa√Ī√≠a de Danza Contempor√°nea Codanza: Teatro Gui√Īol Polichinela, de Ciego de √Āvila con las obras La familia de los Papotes y Narices rojas; NC Dance, de Artemisa, con Ella, t√ļ, √©l y yo; Teatro Andante, de Granma, con La modelo; las compa√Ī√≠as Mejunje, de Villa Clara, con No importa, y Tiempo, de Granma, con Persistencia; y el Ballet Folcl√≥rico de Oriente, de Santiago de Cuba.

Adem√°s comparti√≥ su trabajo en el Festival el proyecto Juntarte, de la AHS nacional, con los proyectos Sweet Candy (Pinar del R√≠o) con I am bird now; The Concept (La Habana) con Working Progress; Danza Libre (Guant√°namo) con Los hijos de Bernarda, y Transferencia, de Santiago de Cuba, con ‚ÄúTransferencia‚ÄĚ. De Holgu√≠n, Palabras al Viento con F√°bulas de Cuba, D¬īOkokan y La Campana con un espect√°culo folcl√≥rico; Fantas√≠a e Ilusiones con El Circo; el Teatro Gui√Īol de Holgu√≠n con La cucarachita; AlasBuenas, con espect√°culo de variedades, y alumnos de la Escuela Elemental de Arte. Su propuesta se integra a las calles, principal escenario. La gente lo agradece. Eso es Romer√≠as de Mayo: arte para todos y con todos, fiesta constante de la expresi√≥n en todo su sentido.

 

 



Ramón Legón en la multiplicidad dialógica de Babel

Fundador de Babel, investigador y cr√≠tico de arte, Ram√≥n Leg√≥n ha dejado huellas en varias generaciones de artistas holguineros. No solo de creadores visuales: escritores, investigadores y realizadores audiovisuales, entre muchos otros, han bebido de las ense√Īanzas de El Perro, como le apodan, cari√Īosamente, los amigos, desde que, a inicios de los 90, o quiz√° un poco antes, empezaron sus andanzas en el mundo curatorial y en la promoci√≥n y cr√≠tica de arte, a la par de una generaci√≥n que irrumpi√≥ con fuerza en el mapa pl√°stico local, con creadores como Magaly S√°nchez y N√©stor Arenas.

Desde las aulas de la Academia Regional de Artes Pl√°sticas El Alba y despu√©s de la Facultad de los Medios Audiovisuales (Famca) del ISA en Holgu√≠n, Leg√≥n revitaliz√≥ la ense√Īanza de asignaturas te√≥ricas importantes. Lo mismo desde la curadur√≠a en el Centro Provincial de Artes Pl√°sticas y otras instituciones, como desde el periodismo y la cr√≠tica, en las p√°ginas de publicaciones como El Periquero y La Luz, o desde el impulso inicial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, y el torbellino creador y arduo de los 90.

De alguna manera, el pensamiento cr√≠tico contempor√°neo, la posmodernidad, entr√≥ al ejercicio pl√°stico local y a su an√°lisis gracias al empuje de personas como Leg√≥n. El arte de inicios de los 80 no ser√≠a el mismo, ni por asomo, en la siguiente d√©cada. El cine, sabemos, es otra de sus grandes pasiones, al igual que la literatura. All√≠, confiesa, le acompa√Īa particularmente la poes√≠a del cubano √Āngel Escobar y el mexicano Jos√© Emilio Pacheco. A su lado, Mariela Varona, La Perra, ha dado cuerpo a una obra narrativa que la distingue entre las principales autoras de su generaci√≥n en nuestro pa√≠s.

Justamente el evento Babel, en su 27 edici√≥n, reconoci√≥ a Ram√≥n Leg√≥n con la Distinci√≥n Electa Arenal Huerta que entrega el Centro Provincial de Arte y la Direcci√≥n Provincial de Cultura a personalidades sobresalientes en la creaci√≥n, promoci√≥n y preservaci√≥n del arte holguinero y cubano, como homenaje a la artista mexicana que trabaj√≥ en la provincia en la d√©cada del 60, dejando valiosos murales y esculturas en instituciones y espacios p√ļblicos. En las palabras de elogio, Manuel Arias, director del sello editorial Papiro, rememor√≥ el quehacer de El Perro durante varias d√©cadas y c√≥mo su impronta ‚Äďaunque a √©l le parezca que no ha sido nada meritoria‚Äď ha acompa√Īado la creaci√≥n no solo art√≠stica, sino de varias instituciones y proyectos creativos.

Con anterioridad, Leg√≥n comparti√≥ con el p√ļblico sus experiencias en el ejercicio de la cr√≠tica, el periodismo y la docencia en el panel ‚ÄúLa cr√≠tica de arte en Cuba‚ÄĚ, junto al artista Rafael Zarza, Premio Nacional de Artes Pl√°sticas 2020, y de quien el Centro de Arte exhibe la muestra de grabados Piel de toro, y el escritor y periodista Erian Pe√Īa Pupo.

Como parte del evento Babel, dedicado a la crítica de arte, quedaron inauguradas las exposiciones A dos caras, fotografías de Selena Ferrer y Alcides Portal Alfonso, de Cienfuegos, en la Galería Holguín; y El hombre, el tiempo y el destino, de jóvenes exponentes de las artes visuales en el territorio, en la galería de la Casa del Joven Creador.



Rafael Zarza, fuerza de piel de toro

Rafael Zarza expone por primera vez en Romer√≠as de Mayo. Como parte de Babel, evento de las artes visuales del Festival Mundial de las Juventudes Art√≠sticas, el Premio Nacional de Artes Pl√°sticas 2020 inaugur√≥, en la sala principal del Centro Provincial de Arte, la exposici√≥n personal Piel de toro, compuesta mayormente por litograf√≠as ‚Äďen muchas utiliza el acr√≠lico y el collage‚Äď, adem√°s de algunas serigraf√≠as, donde el tema taurino, recurrente en la mayor gran de su obra, transita como hilo conductor la muestra.

Su trabajo, con el empuje de un toro brioso que no ha perdido la lozan√≠a de los a√Īos mozos, sino al contrario, ganado en agilidad, en perspicacia, lo coloca entre los principales exponentes del grabado contempor√°neo en Cuba, desde que en la d√©cada del 60 cre√≥ la serie Tauroman√≠a, asociada al pop y la obra de Humberto Pe√Īa (‚ÄúCon el rayo, buuf‚ÄĚ, homenaje a Humberto, maestro de su generaci√≥n, se incluye en esta muestra).

‚ÄúYa entonces aparec√≠a ‚Äďdesde luego‚Äď el animal que ha identificado por excelencia su producci√≥n art√≠stica. Brav√≠o o amansado, viril o castrado, musculoso o esquel√©tico, vivo o desollado, libre o sojuzgado, l√≠der o crucificado, solitario o enyuntado, de cuernos agudos o mutilados, se prodig√≥ de forma serial o unitaria en Animales‚Ķ Demostr√≥ ser peligroso por su embestida potencial y por su carga de significados hist√≥ricos, sociales, art√≠sticos‚Ķ‚ÄĚ, escribi√≥ Israel Castellanos en Juventud Rebelde a prop√≥sito de Animales peligrosos, la antol√≥gica muestra con la que el Museo Nacional de Bellas Artes celebr√≥ su Premio Nacional de Artes Pl√°sticas, entregado por sus aportes no solo como fiel defensor de la litograf√≠a en el contexto nacional y del grabado en general, sino tambi√©n por su trabajo en la pintura, ilustraciones, dibujos, instalaciones, carteles y portadas de discos.

Zarza, fundador de ese crisol de renovación del grabado insular que es el Taller Experimental de Gráfica de La Habana, reinterpreta creaciones y temas clásicos de la historia del arte. La apropiación y la cita son frecuentes en su obra, como lo es la ironía. A través de ella revisita y se sumerge críticamente en la cotidianidad nacional. Sus aportaciones formales y conceptuales en materia de representación, cuestionamiento y recreación personal de la realidad social y cultural cubana, como maestro de generaciones, fueron subrayadas en el acta del jurado que le concedió el galardón.

Piel de toro ‚Äďexposici√≥n con direcci√≥n general de Yuricel Moreno Zald√≠var y curadur√≠a de Yosvel V√°zquez Prats y Bertha Beltr√°n Ordo√Īez‚Äď nos muestra a un Zarza provocativo, l√ļcido, atrevido, l√ļdico ‚Äďsu obra, producto de una serie de incomprensiones de otras d√©cadas, fue tildada de falocentrista y por tanto, machista‚Äď; al artista que construye s√≠mbolos, artefactos, conceptos y los rearma a su manera, ir√≥nicamente, como en un juego, con una l√≠nea de colores c√°lidos, agresivos, que nos pone frente a un toro rebelde, √°gil, un semental inhiesto y potente, listo para la embestida.

‚ÄúZarza oye bramidos donde nadie los oye, los traduce, los pone en largos textos al pie de sus grabados que luego lanza a correr por los San Fermines del mundo a precios razonables. Rafael Zarza, viejo singular, refunfu√Īa, patalea, dibuja, pinta, padece de modestia, vive, pero brilla siempre‚ÄĚ, escribe √Āngel Ram√≠rez en las palabras de la muestra que nos trae a este necesario artista a Romer√≠as de Mayo. ‚ÄúZarza es mucho maestro‚ÄĚ, concluye Ram√≠rez. Cada pieza de Piel de toro nos reafirma su perenne maestr√≠a, su apuesta, a pesar de los riesgos, por el brioso empuje de este animal de raza.

 

 

 



Diálogos de Aníbal De la Torre

Palabras del cat√°logo de la exposici√≥n ‚ÄúDi√°logos‚ÄĚ, del joven artista visual holguinero An√≠bal De la Torre, inaugurada en la Sala peque√Īa del Centro Provincial de Arte de Holgu√≠n como parte del evento Babel en la edici√≥n XXIX de las Romer√≠as de Mayo.

En la religi√≥n yoruba el Or√°culo del Diloggun es la ‚Äúboca‚ÄĚ de los orishas. A trav√©s de los caracoles y los igbos, estos hablan y nos ense√Īan de humildad, caridad y amor al pr√≥jimo. Nos ayudan a vencer los obst√°culos en la vida. Hablan y explican, expresan, describen‚Ķ estados de desarrollo de cualquier proceso, fen√≥meno o circunstancia de la vida. Integran el Or√°culo del Diloggun veinti√ļn caracoles cauris; de ellos se utilizan solo diecis√©is con una de sus partes abiertas ‚Äďcada uno con diecis√©is signos m√°s‚Äď para pronosticar el futuro. Cuando en la estera la parte abierta cae bocarriba, habla uno o varios orishas. Las combinaciones pueden poseer dis√≠miles significados. Estos signos se recogen en el libro de los Odu, manual utilizado por el santero en el proceso de consulta; y cada uno de ellos est√° encabezado por un refr√°n que resume una sabidur√≠a ancestral. ¬†

An√≠bal De la Torre Cruz, en sus di√°logos entre la religi√≥n yoruba y el arte ‚Äďintercambios que dan cuerpo a una po√©tica que, como creador particular√≠simo, lo ha hecho due√Īo de una cosmovisi√≥n reconocible no solo en el contexto holguinero‚Äď, parte de estos refranes del Or√°culo del Diloggun para establecer un conversaci√≥n entre lo terrenal y lo espiritual y al mismo tiempo, consigo mismo; y que se expande al espectador y la pieza. Notamos ‚Äďcomo si estuvi√©ramos escudri√Īando, buscando algo m√°s all√° en su obra‚Äď como cada refr√°n se abre a las multiplicidades de la interpretaci√≥n, de la polisemia. Cada persona encuentra en ellos y tambi√©n en estas piezas, m√ļltiples sentidos.

An√≠bal explora nuevas b√ļsquedas, es cierto, pero sus rostros ‚Äďaqu√≠ autorretratos y recordemos que literalmente las deidades yorubas, los Orishas, son ‚Äúdue√Īos de la cabeza‚ÄĚ‚Äď son reflejos del ser, una especie de puente entre quien nos observa desde el lienzo y quienes, desde este lado del umbral, intentamos comprendernos. √Čl ha ido consolidando su mirada ‚Äďfragu√°ndola, mir√°ndose a s√≠ y encontr√°ndose en las posibilidades de esta mixtura‚Äď luego de las indagaciones que han reforzado su estilo: esta simbiosis fe/arte, los colores y tonalidades (sienas, sepia, negro y blanco), las posibilidades de la abstracci√≥n, la utilizaci√≥n de diferentes elementos yorubas incorporados a las piezas (clavos de l√≠nea, garabatos, herraduras, caracoles y girasoles) que cobran fuerza en una muestra que aprovecha m√°s lo manual, lo instalativo, el collage y sus posibilidades, para darle cuerpo a la investigaci√≥n sobre la que sostiene su mirada.

El culto sincr√©tico no es excusa en su trabajo, es asunci√≥n de fe, marca po√©tica, reuni√≥n de elementos de la cultura yoruba. Es identidad, y m√°s que crisol, ajiaco ortiziano. Esta muestra busca miradas abiertas, p√ļblicos activos que se arriesguen a explorar m√°s all√°, a interactuar con las posibles sincron√≠as de mundos paralelos. ‚ÄúNo tengas pena de mirarte a ti mismo‚ÄĚ, dicen los orishas. Y lo reafirma este joven artista. Di√°logos a trav√©s del Diloggun, del arte y de nosotros, intercambios con contextos y realidades, con Cuba; y todo como posibilidad y realidad en la obra de An√≠bal De la Torre.



Cámara Azul, miradas al audiovisual en Romerías

A los 30 a√Īos de la Televisi√≥n Serrana y al centenario de la Radio Cubana dedica sus espacios C√°mara Azul, evento que explora el audiovisual en las XXIX Romer√≠as de Mayo.

Con sedes, principalmente, en el cine Martí, el Café Tres Lucías y el Teatro Ismaelillo, el espacio tiene de invitados a Caridad Martínez González, Premio Nacional de Radio 2008; Amílcar Salatti, guionista de cine y televisión; y Carlos Rodríguez, realizador de TV Serrana.

Esta XX edici√≥n de C√°mara Azul inici√≥ con un conversatorio sobre la Televisi√≥n Serrana, con Carlos Rodr√≠guez, Kenia Rodr√≠guez Jim√©nez y Alejandra Rodr√≠guez Segura, en el lobby del Cine Mart√≠, sitio donde Am√≠lcar Salatti, guionista de la reciente serie de televisi√≥n Calendario, impartir√° un taller de guion cinematogr√°fico, en coordinaci√≥n con el Centro Provincial del Cine. Salatti realizar√° tambi√©n un intercambio con el p√ļblico interesado en las particularidades de la escritura para cine y televisi√≥n; y junto con Caridad Mart√≠nez, se reunir√° con los estudiantes de la Facultad de Arte de los Medios de Comunicaci√≥n Audiovisual (Famca) de la Universidad de las Artes-ISA en Holgu√≠n.

Cámara Azul, miradas al audiovisual en Romerías
Fotos Kevin Manuel Noya y Eli√©cer Pe√Īa

‚ÄúLa TV Serrana dej√≥ de ser un canal comunitario para convertirse en una comunidad audiovisual‚ÄĚ, coment√≥ Carlos, quien por veinte a√Īos se ha desempe√Īado all√≠ como realizador. Enfocada al rescate de la cultura local y al reflejo de los intereses de la comunidad, este proyecto de producci√≥n y difusi√≥n de video en las monta√Īas de la Sierra Maestra, fundado en 1993 a partir de una idea de Daniel Diez, retomando el trabajo de Santiago √Ālvarez, ha puesto la realizaci√≥n en funci√≥n de la comunidad. No es solo mostrarla, sino convivir con todos, a√Īadi√≥ Kenia. Mientras que para Alejandra, ‚Äúsi no hubiera pasado por la TV Serrana no ser√≠a ni la persona ni la realizadora que soy hoy‚ÄĚ.

El almac√©n de la imagen, evento de la AHS realizado en Camag√ľey, se suma a C√°mara Azul con la proyecci√≥n de materiales audiovisuales y el lanzamiento de la convocatoria de su edici√≥n XXXII, por el presidente de su Comit√© organizador, Alberto Santos Casas. Asimismo se realizar√°n los conversatorios: ‚ÄúLa centenaria Radio Cubana‚ÄĚ, con Caridad Mart√≠nez y j√≥venes realizadores de la radio holguinera; y ‚ÄúTreinta a√Īos de la Televisi√≥n Serrana‚ÄĚ, con Kenia Rodr√≠guez, Raisel Pompa, Carlos Rodr√≠guez y Alejandra Rodr√≠guez Segura.

Se presentar√°n los documentales √ďrgano, de Rosa Mar√≠a Rodr√≠guez, y Romer√≠as, la utop√≠a, de Carlos G√≥mez y Manuel Alejandro Rodr√≠guez Yong, adem√°s de una muestra por los 15 a√Īos de la Agencia Cubana del Rock, con los documentales El camino y Switch XV a√Īos: Una carrera de fuego, de Erick Garc√≠a, y Los √ļltimos frikis, de Nicholas Bremman.

El programa incluye la proyecci√≥n de los documentales Mujeres en dos tiempos (I y II) de Yasmany Castro; Piel de burd√©gano, de Juan Carlos Dom√≠nguez Diez; A Camag√ľey, mi globo rojo, de Marianne Portuondo y V√≠ctor Pando, y Con Silverio hasta el Turquino, de Arletty White Morales; as√≠ como una muestra especial por los 30 a√Īos de Televisi√≥n Serrana. Las proyecciones se realizar√°n en el cine Mart√≠, el Ismaelillo y el Caf√© Tres Luc√≠as.

Cámara Azul, miradas al audiovisual en Romerías
Fotos Kevin Manuel Noya y Eli√©cer Pe√Īa

Un momento especial ser√° el homenaje al Dj y productor Ernesto Hidalgo Mari√Īo (Tiko SK8), recientemente fallecido, con la presentaci√≥n del St√©reo G. La pel√≠cula, de Jimmy Ochoa.

El evento C√°mara Azul tambi√©n realizar√° diariamente la transmisi√≥n del programa ‚ÄúDe Romer√≠as‚ÄĚ, por Radio Angulo, con streaming a trav√©s de la p√°gina de Facebook AHS Holgu√≠n.

Veinte a√Īos han transcurrido desde que Jorge Riba√≠l, entonces jefe de la Secci√≥n de Audiovisuales de la AHS en Holgu√≠n, organiz√≥ por primera vez el evento audiovisual en las Romer√≠as de Mayo: C√°mara Azul, por el nombre de un proceso cinematogr√°fico (Blue Screen) utilizado para que varios elementos fotografiados por separados sean reunidos en una sola imagen. ‚ÄúLa met√°fora era hermosa: el evento ten√≠a que ser capaz de reunir en una sola imagen a j√≥venes realizadores y cin√©filos de muchas latitudes‚ÄĚ, recuerda.

 

 



Centenaria y joven, la radio cubana

El 10 de octubre de 1922 ‚Äďaseguran los investigadores‚Äď la Cuban Telephone Company establece la primera emisora de radio que opera oficialmente en la isla: la PWX. Esa fecha marca el inicio oficial de la radiodifusi√≥n en Cuba. Poco despu√©s, Luis Casas Romero comenz√≥ la programaci√≥n radial ya de una forma estable y sistem√°tica en el pa√≠s.

Al centenario de la radio cubana dedica sus sesiones C√°mara Azul, evento dedicado al audiovisual en las Romer√≠as de Mayo, adem√°s de los treinta a√Īos de la Televisi√≥n Serrana.

Para hablar del siglo de una la radio que insiste en renovarse y parecerse, cada vez más, a sus protagonistas, al mismo tiempo que es reflejo de la cotidianidad del pueblo cubano, y hacerlo desde la experiencia de varias décadas de trabajo, es inevitable conversar con Caridad Martínez González, uno de los nombres imprescindibles del medio.

La Premio Nacional de Radio 2008 intercambi√≥ en el conversatorio ‚ÄúLa centenaria Radio Cubana‚ÄĚ, en el lobby del Cine Mart√≠, junto a las j√≥venes periodistas y realizadoras Alicia Dura√Īona y Gretel Cuenca, con conducci√≥n de Rosana Rivero, sobre su quehacer como directora de programas desde que en 1961, comenz√≥ como copista de libretos en Radio Progreso, y luego como productora en enero de 1964, tambi√©n en Progreso, emisora en cuyos pasillos y estudios, desde entonces, se puede rastrear su impronta.

Varios programas campesinos, como Por nuestros campos y ciudades y Fiesta Guajira, y sobre todo los dramatizados, en los cuales comenz√≥ a trabajar en 1973, como Novela cubana y Agente Especial, tienen el sello de la Caridad realizadora y tambi√©n la maestra. Justamente la AHS le entreg√≥ la Distinci√≥n Maestro de Juventudes el pasado a√Īo.

El trabajo del director de programas, desde sus inicios en el medio y desde su experiencia en el dramatizado, la dirección de actores, los retos de la realización y el periodismo radial, fueron temas del diálogo que, entre anécdotas, se sostuvo en el evento.

Como parte de C√°mara Azul se realiz√≥ el lanzamiento de la convocatoria de la edici√≥n XXXII del evento El almac√©n de la imagen, en Camag√ľey, por Alberto Santos, presidente de su Comit√© Organizador, y se proyectaron materiales a prop√≥sito de los sus 30 a√Īos; adem√°s se present√≥ el proyecto audiovisual En el aire, por Altinay Mart√≠nez.

 

 



C√≥mo dibujar un p√°jaro seg√ļn Jacques Pr√©vert

Surrealista en sus inicios, irreverente e iconoclasta siempre, due√Īo de una libertad creativa que enarbol√≥ en cada uno de sus libros, Jacques Pr√©vert (Neuilly-sur-Seine, 1900/Par√≠s, 1977) es uno de los poetas fundamentales no solo de la lengua francesa; y aunque no intervino en las expresiones m√°s formales del surrealismo, se le atribuye la paternidad de pr√°cticas art√≠sticas caracter√≠sticas del movimiento, como el cad√°ver exquisito (en su casa, una vivienda colectiva con el n√ļmero 54 en la Rue du Ch√Ęteau, se reun√≠an entre 1925 y 1928, miembros del surrealismo como Raymond Queneau, Marcel Duhamel y Benjamin P√©ret).

La publicaci√≥n por La Luz de Instrucciones para dibujar un p√°jaro salda una deuda con el lector cubano, al ofrecerle una selecci√≥n, traducida por Irina Chaveco Pupo y Elizabeth Soto, de los poemas que Pr√©vert escribi√≥ entre 1930 y 1944 y que, publicados con el t√≠tulo Paroles en 1946, lo reafirmaron como uno de los autores m√°s importantes de su generaci√≥n, una obra que figur√≥ entre la ‚Äúm√°s le√≠da de su tiempo‚ÄĚ y que ‚Äúnos sigue seduciendo hoy‚ÄĚ, como asegura Lourdes Arencibia en el texto, especie de pr√≥logo, que acompa√Īa como br√ļjula la lectura.

Paroles le dio a Pr√©vert el reconocimiento que le fue huidizo al principio, cuando sus contertulios de las tabernas y caf√©s parisinos consideraban su poes√≠a ‚Äúdemasiado populista y bohemia‚ÄĚ. Sin embargo, escribe Arencibia, ‚Äúla dif√≠cil facilidad de la poes√≠a iconoclasta de Pr√©vert, su sentido de la imagen ins√≥lita y de humor cr√≠tico, su naturalidad, su estilo en apariencia sencillo y accesible al lector, con una visibilidad que explota al m√°ximo la representatividad del habla siempre cercano al lenguaje de la calle y a los sucesos de la vida cotidiana francesa, es a la vez diverso tanto en el fondo como en la forma‚ÄĚ. La traducci√≥n cubana realizada por Irina y Elizabeth supo vencer la mezcla de referencias literarias y religiosas, lugares, personajes y circunstancias hist√≥ricas, y los elementos del surrealismo, el absurdo, la ant√≠tesis, la iron√≠a, la convivencia de textos sin puntuaci√≥n ni estilo definido, la mezcla de poemas largos y cortos, los juegos de palabras, las aliteraciones, los aforismos y neologismos, la combinaci√≥n de recursos de la oralidad y la escritura‚Ķ que caracterizan Paroles y que lo convirtieron en uno de los ‚Äúautores franceses m√°s admirados, cantados, recitados y conocidos no solo en Francia, sino en el mundo entero, porque Pr√©vert dej√≥ su impronta creativa para p√ļblicos de cualquier edad e incursion√≥ en casi todas las esferas de las artes‚ÄĚ (el cine, la musicalizaci√≥n de textos, la representaci√≥n escrita del lenguaje pict√≥rico).

Pr√©vert fue ‚Äďalgo dif√≠cil en otros tantos ‚Äúpoetas malditos‚ÄĚ, muchos de ellos franceses‚Äď un irreverente que, quiz√° por ello mismo y por las posibilidades de su verso, se convirti√≥ en popular, al punto de ser le√≠do y recitado en los diferentes niveles de ense√Īanza en lengua francesa.

Organizados como en el cuaderno original, mostrando que el poeta ‚Äúsabe desplazarse con absoluta facilidad y elegancia dentro del √°mbito literario‚ÄĚ, en los textos de Instrucciones para dibujar un p√°jaro, que avistan el esp√≠ritu europeo desde el fin de la Primera Guerra Mundial al inicio de la Segunda, Pr√©vert ‚Äúadopta una voluntad de conformaci√≥n f√≥nica de modo consciente o inconsciente que hacen del poema una estructura libre, donde se respira un tempo que es otorgado por las sensaciones que trasmite el autor, en su burla o halago, aboliendo los signos de puntuaci√≥n, incluyendo una ortograf√≠a a su antojo‚ÄĚ, aseguran Soto y Chaveco.

¬ŅQu√© caracteriza, adem√°s de lo expuesto, su poes√≠a? ¬ŅY qu√© peculiaridades en la obra de Pr√©vert marcaron el arduo trabajo de traducci√≥n? ‚ÄúUna lectura en voz alta de sus poemas en franc√©s denota su prop√≥sito de crear hemistiquios mel√≥dicos, especie de anagramas para decir lo dicho, de una manera m√°s amena, m√°s tonal. Un juego de palabras que burle la situaci√≥n, el entorno, un sentimiento en espec√≠fico, dislocaciones de estructuras sint√°cticas que organizan o desorganizan el cerebro de los personajes, conmutaciones en los sintagmas, frases con deformaci√≥n cuyo referente ling√ľ√≠stico, es evocado por el lector u oyente. La repetici√≥n, el inventario verbal o sustantivado, encadenamientos, paralelismos, notaciones como pinceladas que conforman por yuxtaposici√≥n un relato narrativo o dram√°tico‚ÄĚ.

Los noventa y cinco poemas que componen Paroles hab√≠an sido recitados una y otra vez por Pr√©vert a sus amigos antes de consentir en su publicaci√≥n (Henri Michaux lo incitaba a escribir, y Pr√©vert, concluido cada texto, lo enviaba al poeta y pintor belga). ‚ÄúLos regalaba a sus amigos, a veces los entregaba para alguna revista, los dedicaba al grupo de teatro Octubre‚ÄĚ, pero cuando salieron, publicados por Bertel√© y Gallimard, Paroles ‚Äúresult√≥ un acontecimiento literario: cinco mil ejemplares se vendieron a la primera semana‚ÄĚ. La fuerza, la reinvenci√≥n, el anticonformismo virulento y la rebeld√≠a, junto a una diversidad tem√°tica que marca su rechazo a utilizar un lenguaje manido y alambicado, y su derecho a generar un texto conforme a su imaginario, m√°s el amor, la camarader√≠a, el esp√≠ritu de insurrecci√≥n, la guerra, donde une ternura y violencia‚Ķ marcan su obra po√©tica. Adem√°s palpamos el humor, la burla, la mordacidad, la descripci√≥n cruda de los acontecimientos, sus opiniones cr√≠ticas a las instituciones, como al sistema educativo, la iglesia y la familia tradicional y patriarcal.

Este libro ‚Äďse√Īal de que el p√°jaro de Pr√©vert ha cantado y seguir√° haci√©ndolo‚Äď ‚Äúbusca en cada verso desasirse de las rejas de la poes√≠a anteriormente escrita‚ÄĚ, al llenar ‚Äúestas p√°ginas con una verdad dicha sin apegos a convencionalismos‚ÄĚ. Suerte no solo para el lector cubano, sino para el hispanoamericano, esta traducci√≥n de Irina Chaveco y Elizabeth Soto publicada por La Luz, que con edici√≥n de Liset Prego y dise√Īo de Robert R√°ez a partir de una fotograf√≠a de cubierta de Norlys Guerrero, nos entrega a una de las voces fundamentales de la poes√≠a escrita en lengua francesa y de la l√≠rica universal: la inconfundible voz de Jacques Pr√©vert.

 



Trazar los límites del relato como quien modela una pieza de arcilla

Horacio Quiroga, uno de los grandes narradores latinoamericanos, escribi√≥ un ‚ÄúDec√°logo del perfecto cuentista‚ÄĚ, como otros escritores han dejado los suyos. Nueve de los preceptos del dec√°logo de Quiroga son prescindibles seg√ļn Julio Cort√°zar, pero el √ļltimo, el d√©cimo, posee una lucidez impecable: ‚ÄúCuenta como si tu relato no tuviera inter√©s m√°s que para el peque√Īo ambiente de tus personajes. De los que pudiste haber sido uno. No de otro modo se obtiene la vida en el cuento‚ÄĚ. La noci√≥n de peque√Īo ambiente da su sentido m√°s hondo al consejo, al definir la forma cerrada del cuento, su esfericidad. A eso sumamos otro punto significativo: el narrador pudo haber sido uno de los personajes, es decir que la situaci√≥n narrativa en s√≠ debe nacer y darse dentro de la esfera, trabajando del interior hacia el exterior, sin que los l√≠mites del relato se vean trazados como quien modela una pieza de arcilla; o sea que el ritmo de las formas de la vida en la esfera deben pre-existir, de alguna manera, al acto de escribir el cuento; como si el narrador, sometido por la forma que asume, se moviera impl√≠citamente en ella y la llevara a la extrema tensi√≥n, a la perfecci√≥n de la forma esf√©rica.

Estos tres libros de narrativa del cat√°logo de Ediciones La Luz ‚Äďuna novela y dos selecciones de relatos: El planeta rojo, de Eli√©cer Almaguer, la novela; y Animal de otra raza, de Maribel Feli√ļ, e Indicaciones para divorciar a un hombre, de Juan Siam, los cuentos‚Äď me hacen recordar ese consejo dado por Quiroga y subrayado d√©cadas despu√©s por Cort√°zar. Modelar la arcilla, presionarla de tal manera que desde la tensi√≥n de los dedos, todo el flujo de pensamientos y emociones del cuerpo, emanen y den forma a la escritura, pero no una forma cualquiera, sino una ‚Äúescritura corporizada‚ÄĚ, mediante la cual estas historias destilan la vida. En estos libros el ‚Äúpeque√Īo ambiente‚ÄĚ en el que est√°n sumergidos sus personajes importan en la medida en que han sido construidos a partir de soplos de existencia y a trav√©s de un hondo excavar en el ser, en los vericuetos de la personalidad. Nada importa m√°s que estos seres que se corporizan a la par que la p√°gina cobra vida y nos hablan desde esta. Encontrarnos en ellos es uno de los maravillosos milagros que nos puede ofrecer la literatura.

La historia se compone de fragmentos de memoria, piezas de un puzle a medio armar, partes escindidas de un cuerpo mayor. Los grandes relatos ‚Äďlos hombres preferimos, obstinados, los grandes relatos‚Äď sustituyen las peque√Īas historias, que sobreviven como susurros, como voces en la oscuridad de la memoria personal o colectiva. Estas voces est√°n dispuestas a saldar esa y otras deudas con la verdad. La verdadera historia se arma del sustrato de todos los d√≠as, en la cotidianidad, incluso en la calma. Se alimenta de la ausencia, del miedo, del llanto, del viaje, de los errores, de la locura, de la familia, de las relaciones amorosas, y tambi√©n de la esperanza. Estos libros tambi√©n le dan forma, a partir de la historia personal, de lo que cada cual atesora en su memoria, a la conformaci√≥n de un cuerpo mayor, escriturable desde las p√°ginas diarias.

El primero de ellos, El planeta rojo, es el salto a la narrativa de Eli√©cer Almaguer, autor de poemarios como Canci√≥n para despertar al forastero, Si Dios volviese el rostro y La flauta del solitario. Un libro que comenz√≥ a escribir en Cuba, antes de residir en Long Beach, California, y que funciona como un anclaje doloroso, inevitable y al mismo tiempo feliz, a los a√Īos de la infancia y la primera juventud. Ambos, Eli√©cer y yo, compartimos la ruralidad, o sea, nacimos y crecimos a pocos kil√≥metros de la ciudad de Holgu√≠n, y de alguna manera, bastante cerca uno del otro (pocos kil√≥metros que marcaban ciertos estados de ‚Äúno contaminaci√≥n‚ÄĚ citadina). Por eso su novela ‚Äďsu exorcismo, aunque se desee no abandonar jam√°s esos recovecos de la memoria y la felicidad‚Äď cobra vida en personajes que creo tan semejantes a los de mi infancia que se me confunden, como si su cotidianidad, la de sus personajes, y la m√≠a, fuera muy parecida.

El planeta rojo es un libro extra√Īo, √ļnico‚Ķ que como literatura infantil o juvenil es demasiado corrosivo, dir√≠a Jos√© Luis Serrano. Traspasa esas clasificaciones desde el mismo momento en que, a trav√©s de Chech√©, su alter ego ‚Äďy aqu√≠ lo del personaje como uno mismo que nos dec√≠a Quiroga‚Äď, Eli√©cer ‚Äúdisecciona su ni√Īez y, entre realidad y ficci√≥n construye un retrato escalofriante de s√≠ mismo, revel√°ndonos con honestidad y coraje inusitados ese monstruo que todos llevamos dentro‚ÄĚ. Su personaje, a veces con el mismo cinismo de un Holden Caulfield cotidiano, nos dice que somos una acumulaci√≥n de nuestra infancia, un residuo, a veces no el mejor, de tiempos a√Īorados como mejores. Esta novela, asegura Serrano, ‚Äúofrece una cartograf√≠a del para√≠so infernal o infierno paradisiaco que constituyen los primeros a√Īos de cualquier ser humano. Al cerrar el libro sentiremos nostalgia por personajes tan retorcidos y hermosos como Cornelio, Faiffer, el abuelo Manuel, Ana Beatriz, Melchor, y sobre todo, Primitiva Salazar, esa protagonista ausente alrededor de la cual orbita toda la historia‚ÄĚ. Cada paso del hombre en busca de la felicidad es un retorno a la infancia. Como el ni√Īo de la cubierta, Chech√© nos mira, y lo hace Eli√©cer Almaguer; ambas miradas son un mundo abierto a interrogantes, cada una m√°s abarcadora que la anterior.

Por su parte, la narrativa de Maribel Feli√ļ (Holgu√≠n, 1963) es corporal, gustativa, olfativa‚Ķ Es, en resumidas cuentas, literatura de los sentidos, escritura carnal que va cobrando vida a la par de que la autora experimenta sensaciones, instintos, hallazgos, maniobras‚Ķ y nos hace ser part√≠cipes de ellas ‚Äďcon todos los riesgos que para el lector eso conlleva‚Äď con el mismo desparpajo con que nos puede invitar a la m√°s elemental de las cosas, por ejemplo, a sabernos animal de otra raza en las anchas puertas del deseo. Sus cuentos exudan cuerpos, traspiran estados som√°ticos, se dejan llevar por s√≠ mismos, o sea, por una naturaleza que, la mayor√≠a de las veces, no cree en posibles normas o impedimentos que coarten la sensaci√≥n de abrir las alas y dejarse caer en el vac√≠o.

Maribel re√ļne en este libro, Animal de otra raza, once relatos; algunos ya publicados en otros textos, y otros por primera vez en letra impresa. En ellos Maribel se nos ofrece como una narradora singular, capaz de construir atm√≥sferas ‚Äúusando a la vez el tono √≠ntimo y el omnisciente‚ÄĚ. El ‚Äúdesdoblamiento en m√ļltiples sujetos l√≠ricos ha signado la obra de la Feli√ļ con un inapresable aliento po√©tico que va permeando la prosa, llenas de sensualidad y extremo‚ÄĚ. Los cuentos incluidos en este volumen dan fe de ello. ‚ÄúSus personajes ‚Äďmuchas veces en primera persona, que nos refuerzan lo del personaje como uno mismo que nos hablaba Quiroga, el personaje Maribel Feli√ļ‚Äď coquetean y oscilan todo el tiempo entre el placer y el dolor, la rabia y la alegr√≠a, la inocencia y el delirio, la soledad y el deseo‚ÄĚ. Como escribi√≥ Mariela Varona: ‚ÄúEl mundo de estos cuentos se muestra cargado de erotismo, pero elevado a un nivel casi fantasmag√≥rico, rayando en el absurdo o desdibujado por una intenci√≥n capaz de desencadenar a todos los demonios. En el laberinto de luces y sombras de los cuentos de Maribel Feli√ļ, son muchas las pistas que nos conducen al centro mismo de lo que somos. Y las claves est√°n aqu√≠, para quien quiera y sepa encontrarlas‚ÄĚ. Basta con leer a fondo y dejarse llevar por las aguas torrenciales del deseo que dar cuerpo a su escritura.

Finalmente en Indicaciones para divorciar a un hombre, Juan Siam (Banes, 1960) re√ļne relatos narrados en primera persona, fragmentos de vida como si fueran testimonios de √©pocas y momentos: la existencia de seres comunes con historias tambi√©n comunes que dan de beber a un pa√≠s com√ļn. As√≠ se construye el imaginario social (con todas las virtudes, pero tambi√©n con todos los errores, como seres humanos). Lo peculiar de las historias de Siam es que todas o casi todos los relatos son de amor. Podr√≠a resultar parad√≥jico, pues el amor, lo sabemos, lo permea todo. O m√°s que el amor, lo que prevalece en estos relatos son relaciones de pareja vistas a trav√©s del fracaso y de la permanencia, de la locura y la frustraci√≥n, de la subsistencia y el desencanto, del anhelo y la fragilidad, de la posesi√≥n y los matices del deseo. Y todas ellas parten de una perspectiva femenina; o sea, son mujeres quienes narran las historias (relatos que, adem√°s, no pretenden hacer derroche de t√©cnicas, sino lo contrario). Siam se arriesga en el dominio de una voz que es varias al mismo tiempo: personajes diferentes, muchos relacionados entre s√≠, pero con matices, edades y psicolog√≠as desiguales, con miedos, con deseos (tambi√©n sexuales) y dudas, con vidas hechas o deshechas por la realidad.

Es como si Juan Siam nos dijera que conoce bastante a las mujeres y por ello se permite hablar por ellas, poner en papel, que es dejarlo en la memoria, los d√≠as de sus vidas, esa que ha puesto a sus personajes a decidir, para luego absorberlos, devolverlos y olvidarlos‚Ķ en un libro de una estructura coral, polif√≥nica, abierta a las m√ļltiples confluencias de la lectura. En este coro ‚Äďcustodiado por una foto de Junior Fern√°ndez a partir de un original de Henri Cartier-Bresson‚Äď terminamos identific√°ndonos; nos encontramos‚Ķ Es como si el pa√≠s cupiera en una calle, en una familia, en nosotros, aunque sepamos que somos tambi√©n las consecuencias del pa√≠s y sus designios. Con todo eso se construye el andamiaje de estos cuentos: Cuba, historia, relaciones de pareja, familia, amor, identidad, virajes sociopol√≠ticos de las √ļltimas seis d√©cadas, Patria‚Ķ dej√°ndonos frente a las historias sencillas y conmovedoras de Juan Siam, a sabiendas, como √©l mismo nos cuenta, que ‚Äúel √©xito consiste en no tener √©xito. En tener una peque√Īa satisfacci√≥n todos los d√≠as. Una peque√Īa felicidad todos los d√≠as‚ÄĚ.



Todo por encontrar mi propia voz en el audiovisual

Fotos cortesía de la entrevistada

Cualquier cosa puede surgir en una pe√Īa de la AHS. Cualquiera. Incluso moldearse una pel√≠cula. Desde hace m√°s de tres a√Īos, la joven realizadora Yanet Pav√≥n dirige la pe√Īa audiovisual ‚ÄúTo Be, Ser o Estar‚ÄĚ en la Casa del Joven Creador de Las Tunas. El espacio, entre debates y proyecciones, propicia la reflexi√≥n y el di√°logo, el intercambio entre j√≥venes creadores y cin√©filos.

Zamjat ‚Äďproyecto que ‚Äúaspira a convertirse en un Colectivo de Creaci√≥n Audiovisual y Cinematogr√°ficas para pr√≥ximos trabajos‚ÄĚ, y diminutivo de su nombre art√≠stico, cuenta Yanet‚Äď tuvo su g√©nesis en este espacio de la AHS tunera. De la misma manera que La machetera, producci√≥n realizada entre Italia y Cuba, y su debut en el largometraje de ficci√≥n, resume el trabajo creativo de un grupo de realizadores encabezados por esta joven estudiante de la Facultad de las Artes de los Medios de Comunicaci√≥n Audiovisual (Famca) de la Universidad de las Artes (ISA) en su filial de Holgu√≠n, y adem√°s, editora del canal TunasVisi√≥n de esa oriental provincia.

Un corte de ca√Īa en la granja del Central Manat√≠, en Las Tunas, a finales de la d√©cada del 70, un auto lada ‚Äďmodelo que aun surca, como s√≠mbolo de esos a√Īos, las calles de la isla‚Äď, y el √≠mpetu de Marisol, su protagonista, por salir adelante e imponer su val√≠a, resumen la sinopsis de este filme que ha obtenido dis√≠miles premios en eventos internacionales de cine, como Mejor pel√≠cula extranjera en LA Femme International Film Festival 2021, en Los √Āngeles, Estados Unidos. Adem√°s de presentarse con √©xito en Cuzco Underground Cinema Festival 2021 (CUCIF) y Angel Film Awards 2021 Monaco International Film Festival, entre otras muestras del s√©ptimo arte.

La machetera ha sido, adem√°s, la oportunidad para buscar su propia voz en el audiovisual. De ir creciendo como realizadora ‚Äďen ‚Äúun entorno que va a toda velocidad y que tiene a√Īos de existencia‚ÄĚ, y que demanda el trabajo en equipo‚Äď mientras surgen los retos y proyectos. Decir qui√©n soy, pero tambi√©n quienes somos. Y como premisa ‚Äúhacer y seguir aprendiendo‚ÄĚ cada d√≠a.

 

ESA CONVICCI√ďN DE SER DIRECTORA HA SIDO UN PROCESO DE ACEPTACI√ďN MUY COMPLICADO

Debutas en la direcci√≥n de largometraje con La machetera, un proyecto sin dudas ambicioso. Antes de esto cu√°l era tu experiencia‚Ķ ¬ŅEn qu√© otros proyectos audiovisuales hab√≠as trabajado?

Antes de La machetera como producci√≥n independiente hice el cortometraje Laguna y Los 4-Sientos como editora (corto-taller en el Festival Internacional de Cine de Gibara). Luego particip√© en Herradura como Asistente de Direcci√≥n y Script, donde conoc√≠ a Esnedy Mil√°n y a un grupo de artistas suizos-italianos. En general mi experiencia viene de la televisi√≥n como editora. Desde que inici√© all√≠ hago peque√Īos videos a modo de ejercicios y ensayos de cuestiones que me inquietan. Tuve la oportunidad en el taller colateral Tecnolog√≠as que Danzan del Grand Prix Vladimir Malakhov, junto al profesor Andr√©s D¬īAbreu, de realizar el video-danza Boudanz.

Cu√©ntanos de la g√©nesis del mismo‚Ķ ¬ŅC√≥mo surgi√≥ la idea de realizar este filme?

La machetera es un proyecto que nació de Esnedy Milán, basado en uno de sus cuentos. En primera instancia fungí como asesora del guion y parte del equipo de producción. Luego ella me propuso hacer la dirección, una idea que me aterrorizaba y que no acepté inmediatamente, porque hacer la dirección de un largometraje es muy serio, muy complicado, cosa para gente de mucha experiencia. Por esa razón se buscaron a otros más experimentados para asumir el rol, pero al parecer el destino apuntaba hacia mí y esa convicción de ser directora ha sido un proceso de aceptación muy complicado; gracias al apoyo de varios amigos, sobre todo de Rolando Boet, joven actor y dramaturgo, y la propia Esnedy Milán, quien confió ciegamente en mí.

La machetera es una producci√≥n italiana. ¬ŅQu√© es la LeonCubaFilm, NewKpler? ¬ŅY la Zamjat, en Las Tunas? ¬ŅY adem√°s, c√≥mo llega un equipo italiano a interesarse por un proyecto tunero? ¬ŅExist√≠an v√≠nculos de trabajo anteriores? ¬ŅAlgo que conectara a este equipo con Cuba?

LeonCubaFilm m√°s que una productora audiovisual en Roma, es una c√©lula en la que convergen muchos artistas amigos de Esnedy de diferentes nacionalidades y formaciones art√≠sticas, que han trabajado por muchos a√Īos en el teatro, la televisi√≥n y el cine, y que adem√°s aman la cultura cubana, y se hermanaron con la Zamjat (diminutivo de mi nombre art√≠stico y que con el tiempo se ha convertido en otra c√©lula desde Las Tunas donde nacen proyectos art√≠sticos y en el cual participan variedad de personas) desde la AHS en la Pe√Īa Audiovisual ‚ÄúTo Be, Ser o Estar‚ÄĚ. Ahora Zamjat, con las nuevas leyes de cine, aspira a convertirse en un Colectivo de Creaci√≥n Audiovisual y Cinematogr√°ficas para pr√≥ximos trabajos. La NewKpler particip√≥ en la producci√≥n financiera del filme. El hecho de que un equipo extranjero italiano se interese en uno tunero es gracias al trabajo que ha realizado Esnedy Mil√°n en la embajada de Cuba en Roma, en los diferentes eventos culturales, llevando all√≠ la cultura de donde ella naci√≥ y de la cual se siente muy orgullosa; no es solo Cuba si no m√°s dentro, Las Tunas, Manat√≠, El Cerro, Meri√Īo‚Ķ

LA √öLTIMA PALABRA ERA MI RESPONSABILIDAD Y AH√ć S√ć QUE SE SIENTE UN PESO ENORME

Trabajas como editora en TunasVisi√≥n, entras al proyecto en la correcci√≥n del guion, pero c√≥mo llegas a la direcci√≥n de La machetera. ¬ŅC√≥mo es que te proponen que lo asumas? ¬ŅC√≥mo llegas a estar dirigiendo un equipo con j√≥venes cubanos y varios profesionales italianos?

Esnedy me dice que ella tenía la certeza de que yo debía dirigir esa película y que me veía muy comprometida con lo más mínimo y que eso ella lo vio desde que hicimos Herradura, donde me observaba trabajar junto a Federico Schlater, fotógrafo y director de cine y televisión suizo.

El proceso de dirigir a tanta gente tan joven como yo, fue un gran reto, porque me encontraba aprendiendo paso a paso y todos en mayor√≠a √©ramos novatos haciendo una pel√≠cula. Aprend√≠amos haciendo, desde el vestuario, maquillaje y peluquer√≠a, script, producci√≥n, sonido, fotograf√≠a, asistente de c√°mara, dise√Īo de luces, en fin, todo‚Ķ A m√≠ me sirvi√≥ mucho lo que aprend√≠ en la asignatura de Producci√≥n, porque era mi gu√≠a para los diferentes procesos que se desarrollan de la manera que menos esperas. Tambi√©n tuve ayuda de la gente de m√°s experiencia, entre ellos los actores, pero al final la √ļltima palabra en el plano si quedaba o no, era mi responsabilidad y ah√≠ s√≠ que se siente un peso enorme.

Por la parte italiana hab√≠amos coordinado la colaboraci√≥n de la dise√Īadora de vestuario y maquillaje Magda Accolti; Giuliano Gastaldi en la Direcci√≥n de Fotograf√≠a, y Esnedy, que ella es tunera-italiana. En realidad, hab√≠a muchas m√°s personas que estaban dispuesta a venir a participar en la pel√≠cula como tutores de las diferentes especialidades, un sue√Īo que no se pudo concretar completamente, porque en un principio las autoridades lo ve√≠an como inusual. Finalmente, la AHS tramit√≥ el visado y el autorizo de entrada para la tecnolog√≠a que ven√≠a por tiempo l√≠mite.

¬ŅCu√°l es la sinopsis de La machetera?

A√Īo 1978, en la granja ca√Īera del Central Manat√≠, ubicado en la provincia de Las Tunas, un grupo de macheteros se esfuerza al m√°ximo en cada jornada por cumplir el plan de corte. Un d√≠a se les incorpora Marisol, joven mujer de tez morena de origen tunero, pero radicada en la capital, cuesti√≥n que provocar√° desagrados entre los trabajadores del pelot√≥n y las mujeres del pueblo. Aunque Marisol es discreta, de pocas palabras, tiene mentalidad moderna y aut√≥noma. Una vez de retorno a Meri√Īo, luego del suicidio de su abuelo Melquiades, hereda las propiedades de su familia, que se resumen a una decadente casa de campo, un caballo y un cerdo.

Ante la enfermedad de su esposo Pedro y la situaci√≥n familiar, deciden quedarse por una temporada en el campo. Tiempo para respirar nuevos aires, propiciar un lugar de reposo para la recuperaci√≥n de Pedro y el inicio para otros proyectos. Ante la emulaci√≥n y los est√≠mulos en el corte de ca√Īa, Marisol toma la plaza bacante de machetera con el fin de ganar el gran premio: un lada.

¬ŅEn qu√© sitios de Las Tunas grabaron?

Las locaciones fueron varias, grabamos algunas escenas que llam√© ‚Äúinsertos‚ÄĚ antes y despu√©s de los 18 m√°s 7 d√≠as programados para la mayor parte. Fuimos a la finca de Robot√°n, el Centro de Acopio de Majibacoa, El Lago Azul, El Cornito, en el pueblo de Manat√≠, la munidad del Cerro de Caisim√ļ y hasta en el mismo campismo.

Has dicho que el proceso de rodaje fue también una especie de taller…

En un principio los que me siguieron en la aventura de estructurar el proceso de la producci√≥n del filme (Ismaray Aguilera, Katia Gonz√°lez, Luis Ricardo Faura, Heidy Almarales, Lisandra Rivero y Luis Ricardo Faura) vivenciaron los pasos del desglose del guion para los diferentes departamentos art√≠sticos. Todo esto fue partiendo desde las clases de Producci√≥n en Famca que hab√≠a recibido con la profesora Kirenia y lo hac√≠amos en talleres y debates, donde concret√°bamos qui√©nes pod√≠an colaborar de nuestra familia o c√≠rculos de amigos, porque hab√≠a que trabajar en funci√≥n de la d√©cada de los a√Īos 70. En la parte de dramat√ļrgica, el desglose de los personajes donde se ven los lazos de uni√≥n y los conflictos entre ellos, lo debat√≠ primero con Alicia, egresada de la Famca de Holgu√≠n; la parte de la direcci√≥n de actores fue con Rolando Boet, el script lo ense√Īaba a las chicas por el curso que recib√≠ en la EICTV en San Antonio de los Ba√Īos, mientras los chicos de la producci√≥n arreglaban equipos de la √©poca, dise√Īamos l√°mparas‚Ķ Fue un tiempo que disfrutamos mucho, am√©n del subir y bajar cajas y llevarlas de un lado a otro.

Aunque se hab√≠a hecho la caracterizaci√≥n del vestuario por personajes y secuencias, con la asesor√≠a de Esnedy y Giuliano se decidieron cambios importantes por los colores adecuados seg√ļn la luz, algo que aprendimos en ese momento. Los asistentes de c√°mara tuvieron que aprender lo b√°sico de una c√°mara que nunca hab√≠an visto, la funci√≥n de los diferentes lentes, filtros y del dise√Īo de luz. Por la parte del sonido fue muy parecido: Ricardo Arruti mostraba a su asistente Viguer Sur√≥, los componentes del micr√≥fono y las diferentes formas para captar el sonido; y su esposa Ver√≥nica ense√Īaba a los interesados desde la pr√°ctica, pues tienen mucha experiencia.

Actores profesionales, aficionados y no-actores… Es complejo desde la dirección de actores concretar esto.

Desde la selección de los personajes junto a Yunior Pérez, tuve clara la idea que no quería que actuasen, sino que se representaran a ellos mismos e incorporaran elementos de los personajes.

Buscaba ‚Äútipos‚ÄĚ que fueran lo m√°s cercano a ellos mismos, y a veces esto se torna complicado, sobre todo en los que tienen mayor carga actoral. El trabajo con actores es siempre delicado, y m√°s cuando en el periodo m√°s cercano a la grabaci√≥n deciden algunos no participar, se enferman, mueren y tienes que reinventarte el trabajo de meses desde la propia selecci√≥n y conocimiento del actor y el personaje que debe asumir, las lecturas de guion, prueba de vestuario, maquillaje y peluquer√≠a. Tuve que mover a actores para que asumieran otros personajes y a su vez buscar nuevos. Apenas ten√≠a tiempo para trabajar con los nuevos, as√≠ que solo les daba elementos b√°sicos y los que conoc√≠an mejor el guion los ayudaban porque en ese lugar tampoco ten√≠amos para imprimir nuevos guiones. Los ‚Äúno-actores‚ÄĚ fueron muy nobles y mostraban mucho inter√©s, y todo el equipo actoral fue bastante disciplinado.

VOCERA Y DEFENSORA DE LA MUJER EN CUBA Y EN TODOS LOS LUGARES DEL MUNDO

Has dicho que La machetera no pretende ser feminista, pero s√≠ realza la autonom√≠a de la mujer y el derecho de estas a desempe√Īarse en cualquier oficio‚Ķ

Hablar de la mujer para mí nunca será un tema más. Cuando leí a profundidad el guion y entendí el tema que, sobre todo, defiende la autonomía de las féminas mis ojos se dilataron (por decir de alguna manera) y comencé a observar las historias de las mujeres más cercanas. Me montaba en los medios de transporte y las analizaba, observaba los temas de conversación y un día en un trencito local escuché cómo una joven le contaba a una amiga acerca de su marido, que la molía a golpes tan solo por querer usar un pantalón ajustado. Además, viví una experiencia personal que me hizo entender lo vulnerable que podemos ser. Busqué mucha literatura de la época de la revista Mujeres y Bohemia, y me llamó la atención cómo se generaban tantas cartas con reclamaciones sobre sus derechos laborales y de situaciones de discriminación, incluso dentro del propio hogar. No me creo feminista ni creo que la película lo sea en sí misma, pero sí es vocera y defensora de la mujer en Cuba y en todos los lugares del mundo.

Casi en el final, dos cuestiones que no quiero pasar por alto: ¬ŅCu√°l es la extensi√≥n, la duraci√≥n, del filme? Y com√©ntame lo que desees de la m√ļsica (que s√© que es bastante tunera).

El filme tiene una duraci√≥n de una hora y treinta minutos, y con respecto a la m√ļsica siempre priorizamos que fuera de nuestro terru√Īo, ya que es la m√ļsica que nos caracteriza y a√Īade mayor valor a la obra, aunque participaron otros colaboradores.

La machetera obtuvo el premio a mejor pel√≠cula extranjera en LA Femme International Film Festival 2021, en Los √Āngeles, Estados Unidos, un reconocimiento importante en tu carrera. ¬ŅTienen previsto presentarla en otros festivales for√°neos?

El filme se encuentra en el circuito internacional de festivales que es bastante amplio, ahora fue recientemente escogida en el 18th Angel Film Awards 2021 Monaco International Film Festival y su primer premio fue en el Cuzco Underground Cinema Festival 2021 (CUCIF). A√ļn no tenemos fecha prevista de estreno en Cuba, pero deseamos hacer una proyecci√≥n especial en la Comunidad del Cerro, donde fue nuestra principal locaci√≥n, y luego extendernos a otras localidades.

A partir de tu experiencia en la direcci√≥n de La machetera, ¬Ņcu√°n complejo puede ser forjar una carrera reconocida como realizador audiovisual lejos de los conocidos circuitos de la capital?

Cuando inici√© a conformar el equipo de La machetera con los primeros que interactu√© fue con los profesionales de la capital previstos, entre ellos Jos√© Manuel Riera, quien iba a hacer inicialmente la direcci√≥n fotogr√°fica, todo un caballero y hombre humilde con el que nunca sent√≠ esa diferencia de ser oriental sino simplemente cubana; y lo mismo con el director de arte Alexis √Ālvarez Armas, quien estaba dispuesto a participar en el filme y me dio muchos consejos para la conformaci√≥n de locaciones. Hice talleres con Rolando Boet, tambi√©n habanero. Y de manera general se mostraban emocionados porque una mujer joven quisiera hacer una pel√≠cula en Las Tunas.

Con respecto a tener una carrera reconocida desde el primer largo, es algo que estoy asimilando. No trabajo por reconocimiento, o dinero, todo esto se trata de encontrar mi propia voz en el audiovisual, entorno que va a toda velocidad y que tiene a√Īos de existencia. Solo quiero hacer y seguir aprendiendo en el lugar que sea. Tengo todav√≠a muchas tareas pendientes.