Cine


La actuación es un juego: Sergi López va ganando

El viento arrasa con las hojas de los √°rboles. Hay verdes de varios tonos en la escena, tambi√©n algunos amarillos, y el contraste resulta encantador. El Gringo se encuentra en sus tareas cotidianas, en el trabajo de atender y salvar autom√≥viles junto a su hijo Tapioca. Entonces, como tra√≠do por la ventolera, llega a ese rinc√≥n de Argentina el reverendo Pearson, junto a su hija Leni. Son dos padres que chocan uno frente al otro en sus enormes diferencias. Mientras el reverendo se siente investido en una verdad √ļnica y superior, el obrero duda de sus propias habilidades, se emociona y aprende que no debe enjaular a su hijo; mientras el religioso ejerce una sutil violencia espiritual contra su hija (a quien manipula, controla y enjuicia por las impurezas de su alma), el otro padre es m√°s tosco y evidente en sus errores en una crianza en solitario tambi√©n. Ninguno de los dos es perfecto y eso lo sabe el actor Sergi L√≥pez mientras juega a ser el Gringo, al ponerse ese disfraz en el cuerpo, al salir a defender una historia que no es suya y conseguirlo: nos devuelve a un hombre que aprende de sus errores y los enmienda, o al menos intenta repararlos con la misma tosquedad que le caracteriza. No sabe hacerlo de otro modo.

Sergi L√≥pez luce aqu√≠ una barba espesa, ojos cansados, pero con una expresi√≥n que va de lo vac√≠o a lo salvaje con facilidad, tiene el pelo alborotado y viste camisetas sucias. Es el Gringo a quien observaremos mientras estemos en el cine Acapulco, la noche del martes 12 de diciembre, frente a la pel√≠cula El viento que arrasa (Argentina, 2023). Todav√≠a no conocemos al actor y le vemos ser parte de este juego de poder. Su fuerza es d√©bil contra la capacidad oratoria del reverendo. Sentimos compasi√≥n mientras el hombre m√°s fuerte no consigue vencer a aquel se√Īor con √≠nfulas de superioridad.

Perder√°, sabemos desde el inicio.

Sergi López debajo de esa piel de hombre cansado y derrotado, se divierte.

Este es un juego, dir√° al d√≠a siguiente. Y √©l sabe moverse bajo las reglas de la actuaci√≥n: darle voz y movimiento a personajes que estaban en papel apenas. Y no es nuevo en estas partidas. Su trayectoria incluye filmes memorables como El laberinto del fauno (2006) y recibi√≥ el premio al mejor actor europeo por Harry, un amigo que os quiere (2000) y el premio Pasinetti-mejor actor por su performance en Una relaci√≥n privada (1999). La pel√≠cula S√≥lo m√≠a (2001) en la que act√ļa es considerada la primera sobre violencia de g√©nero en Espa√Īa.

Es mi√©rcoles, 13 de diciembre, y Sergi L√≥pez se encuentra sentado en un sof√° color marr√≥n en los jardines del Hotel Nacional, al fondo hay pavos reales, m√ļsicos, trabajadores sacando agua y fango que se acumul√≥ la noche anterior. Se percibe, tambi√©n, una vista hermosa del mar embravecido y el viento de una ma√Īana gris y ligeramente fr√≠a. El actor que me saluda trae ropas veraniegas.

‚ÄĒS√≠, hay una tendencia a la derechizaci√≥n. No soy tan consciente sobre la situaci√≥n en Cuba, es la segunda vez que vengo y no la conozco profundamente. Pero tengo la impresi√≥n que es una tendencia bastante global‚ÄĒ responde cuando conversamos sobre el filme El viento que arrasa (2023) y su reflexi√≥n evade los binarismos de buenos, demasiado buenos, y malos-mal√≠simos‚ÄĒ Es la conciencia del poder y el c√≥mo la gente poderosa lo controla al dominar el discurso, la informaci√≥n sobre el pueblo. La pel√≠cula, adem√°s de la fe, habla de poder: ¬Ņc√≥mo se utiliza? De c√≥mo cuando se tiene el don de la palabra y los medios de comunicaci√≥n, el poder se da cuenta que puede manipular. Ellos dir√°n, diremos todos, cuando lo hacen otros es manipular, cuando somos nosotros es educar e informar. ¬ŅNo? Pero que la ideolog√≠a es una hostia, es muy peligrosa, se contagia y es verdad que hay un resurgimiento de una religi√≥n m√°s agresiva, que va a las redes sociales a conquistar seguidores. La espiritualidad necesaria, ayuda a sobrevivir a la soledad. Y me encanta mucho que la pel√≠cula no cae en los t√≥picos de de la muerte del cine estadounidense de matar, de matar, matar, matar. Sino que mi personaje reflexiona: ¬ŅQu√© vas a hacer ¬ŅRealmente vas a matar al reverendo? ¬ŅVas a atar a tu hijo aqu√≠ con una cadena?

El Gringo, entre tanto, ve c√≥mo su hijo se marcha en el auto del reverendo. Siente que le perdi√≥ para siempre. El viento contin√ļa su viaje y los tonos verdi-amarillos tienen algo del azul de la ma√Īana. El hombre se queda solo. La religi√≥n gana otra alma pur√≠sima.

…

‚ÄĒ¬ŅTe sirvo mucha o poca leche en el caf√©?‚ÄĒ se√Īala las tasas blanqu√≠simas con el brebaje negro.

‚ÄĒUn poco, mejor mucho‚ÄĒdigo mientras deja caer la blancura que hace cambiar a tonos carmelitas y claros la oscuridad anterior‚ÄĒ pero nada de az√ļcar.

‚ÄĒ¬ŅPero qu√© tipo de cubana eres? El otro d√≠a, con mi mujer, dijimos que no tomamos az√ļcar y, entre extra√Īados, nos dijeron que ac√° todos tomaban‚ÄĒ se r√≠e‚ÄĒ.

Antes Sergie L√≥pez s√≠ acompa√Īaba con dos cucharadas dulces los dieciocho caf√©s diarios. Un amigo, cuyo nombre no menciona, le dijo que as√≠ no sentir√≠a jam√°s el verdadero sabor. Y un d√≠a no marcado en el calendario, sino en las nostalgias, prob√≥ tomarlo sin endulzante alguno. A la ma√Īana siguiente, olvidado de la jornada anterior, casi de forma mec√°nica ech√≥ sus dos cucharadas habituales. No pudo tomarlo. Sinti√≥ un sabor raro y nunca m√°s.

…

El capit√°n Vidal toma al beb√© en brazos y dispara a Ofelia, la ni√Īa, quien entra as√≠ a un mundo de fantas√≠a que habitaba bajo sus pies. La oscuridad reina, tambi√©n metaf√≥ricamente, en el instante en que escapa sangre de la peque√Īa, y aquel hombre, un franquista que lucha contra las republicanos esparcidos en el monte, parece ganar. Tiene a su hijo, la continuidad de su linaje. Por √©l se esmer√≥ desde el inicio, cuando ofreci√≥ una silla de ruedas a la esposa, por √©l dijo al doctor que, dado el caso, escogiera salvar al beb√© por encima de ella, por √©l afirm√≥ estar en esa pelea contra el republicanismo para limpiar a Espa√Īa.

El problema de ellos es que sienten que todos somos iguales, har√° saber a su gente. Se√Īalar√° a los otros como equivocados, es su verdad la importante, la suprema. La Espa√Īa fascista de Franco es merecedora de toda la sangre, pensar√°. Y no tendr√° reparos en utilizar su pistola, una, dos, tres veces. Dispara. Mata. Dispara. Mata. Dispara otra vez. Bajo su piel de capit√°n, Sergi L√≥pez se divierte. Es todav√≠a m√°s entretenido interpretar a un personaje malvado.

‚ÄĒPap√°, t√ļ me hab√≠as dicho que en esta pel√≠cula eras malo, pero no es cierto, eras muuuuuuy malo‚ÄĒ le dice el hijo cuando siendo un ni√Īo de diez a√Īos apenas observ√≥ El laberinto del fauno (2006).

De peque√Īo, unas de las primeras actuaciones de Sergi L√≥pez era la representaci√≥n del diablo en obras sobre la Navidad. Visti√≥ de rojo con cuernos y anduvo cabreado todo el tiempo. Eran comedias, donde tambi√©n hizo de uno de los siete pecados capitales, la ira.

‚ÄĒEs divertido hacer de malo. Un malo te puede permitir cosas que t√ļ en tu vida no te permitir√≠as, o sea, no tiene esas fronteras‚ÄĒ reconoce.

‚ÄĒ¬ŅQu√© represent√≥ interpretar al capit√°n Videla?

‚ÄĒFue genial. Es un monstruo, Guillermo del Toro. Es un genio, un t√≠o con una capacidad, cuando dirige las pel√≠culas tiene muy claro cada plano. He trabajado con otros directores m√°s naturalistas, que los di√°logos se pueden romper, donde haya m√°s improvisaci√≥n, para tener una cosa m√°s m√°s viva. ¬ŅNo? √Čl es lo contrario, el extremo opuesto, √©l hace un ensayo y me dice: ¬ęMira, t√ļ aqu√≠ est√°s, sentado, la sombra que proyecta la nariz coincide con el cuadro, t√ļ levantas esto hasta aqu√≠ (se forma un √°ngulo de 90 grados perfecto), no hasta aqu√≠ (Sergi imita un movimiento m√°s bajo). Cuentas, hasta tres, giras, respiras una vez, dices: ‚ÄúBuenas noches. Voy a tomar un caf√©‚ÄĚ. Cuentas hasta dos, vuelves aqu√≠. Respiras una vez¬Ľ. T√ļ hac√≠as lo que √©l te dec√≠a y funcionaba. La pel√≠cula est√° toda hecha as√≠. Es decir, la ni√Īa se agacha con las gotas del somn√≠fero y la c√°mara se agachaba con ella y ten√≠a que hacer una, dos, tres contar a tres. Es de una precisi√≥n casi enfermiza, pero tiene raz√≥n. Adem√°s que despu√©s tambi√©n esta cosa curiosa ¬ŅNo? Que un mexicano en Espa√Īa narra el fascismo, la guerra civil, todav√≠a contin√ļan los fascistas y los republicanos, conviven ambas fuerzas en esta Espa√Īa tan curiosa que vivimos. Pero es un cineasta que viene desde M√©xico, un pa√≠s que acogi√≥ a muchos republicanos del exilio, que nos cuenta una historia sobre la guerra civil, en donde los monstruos m√°s terribles son los seres humanos, es el capit√°n Vidal, que yo tengo el gusto y el honor de encarnar; y es quien m√°s miedo da. Es la capacidad del ser humano de hacer da√Īo. Es mucho m√°s terror√≠fico que los monstruos fant√°sticos. ¬ŅQu√© represent√≥ interpretar a esa persona? Me encant√≥. Tengo la suerte y hago un trabajo de vocaci√≥n. Siento el placer de actuar, ¬ŅNo?

El capit√°n Vidal sale con la criatura en brazos. Se encuentra rodeado por los republicanos. Entrega el hijo a Mercedes. Da pasos hacia atr√°s. Mira el reloj y pide que le digan al ni√Īo a qu√© hora ha muerto su padre (como hiciera tiempo atr√°s su propio progenitor). ¬ęNi siquiera sabr√° tu nombre¬Ľ, le responde ella. El hermano saca la pistola, dispara. El franquista, el fascista, consciente de que ha sufrido la mayor de las derrotas, la p√©rdida de la estirpe, toca su mejilla atravesada y sangrante, cae al suelo.

…

Sergi L√≥pez se encuentra en el √ļltimo curso, antes de ir la universidad. Lo suspende. Repite una vez. Otra vez m√°s. El padre se encuentra nervioso cuando L√≥pez suspende por tercera vez. Fue mal estudiante, en el sentido acad√©mico que eval√ļa solo un tipo de inteligencia y prioriza el aprendizaje mec√°nico, no cuestionador. El adolescente no pod√≠a concentrarse y ve c√≥mo transcurren los diecis√©is, diecisiete y los dieciocho en un ciclo en repetici√≥n constante.

‚ÄĒTen√≠a que tomar una decisi√≥n. ¬ŅNo?

Continuar√≠a la pasi√≥n que hab√≠a nacido entre pastores, pecados y el ni√Īo Jes√ļs de cada Navidad, probar√≠a el teatro. Junto a un amigo, compraron una furgoneta e ir√≠an por los pueblos de Catalu√Īa, acompa√Īados de un t√©cnico, actuando como payasos. Empez√≥ en el 86 y fue a estudiar a Par√≠s en el 90 o 92. El cine fue una sorpresa feliz.

…

‚ÄĒEn Catalu√Īa hay escuelas, institutos y universidades de teatro, pero cuando era peque√Īo, no. La escuela de teatro catalana era esta obra que se hace en muchos pueblos en muchos pueblos de manera amateur y donde se representa una f√°bula, un poco c√≥mica, sobre el nacimiento de Jes√ļs. Es un tipo de teatro que permite que participe todo el pueblo: ni√Īos, ni√Īas, adolescentes, gente mayor. Es una forma de entrar en el teatro. Primero hice de pastor, luego de pecado capital, la ira, luego del chico guay, el protagonista, el h√©roe y por √ļltimo del demonio. Luego, me apunt√© a una escuela en Barcelona, de acrobacia, y ah√≠ conoc√≠ a un chico. Hicimos una obra de teatro juntos, de payasos. Empezamos a actuar por los pueblos. Nos compramos una furgoneta vieja, muy vieja. Pude ahorrar suficiente dinero y al final decid√≠ tom√°rmelo en serio y me fui a Par√≠s a estudiar en una escuela de teatro digamos ya profesional. El teatro me abri√≥ puertas y ah√≠ es donde empec√© a hacer mis primeras pel√≠culas. Ah√≠ empec√©, cien por ciento, sin saber muy bien cu√°nto durar√≠a o hasta d√≥nde llegar√≠a y mira ahora.

‚ÄĒ¬ŅTiene alg√ļn recuerdo de esa etapa en el teatro?

‚ÄĒConservo esa imagen de la vieja furgoneta, de los pueblos de Catalu√Īa: actuamos en teatros peque√Īos, actuamos en plazas, en medio del sol, sin recursos, sin focos, sin proyectores, sin luz. Lo hicimos en pleno d√≠a, debajo de una palmera, en salas peque√Ī√≠simas. Compramos la furgoneta de segunda mano y compramos tambi√©n un equipo de luz, unos focos. Nos √≠bamos en la furgoneta a montar los focos, el decorado y hacer re√≠r a la gente.¬† Fuimos a las prisiones, tambi√©n. Pero yo me fui a estudiar del noventa al noventa y dos y cuando termin√© volv√≠ a la furgoneta, a los focos durante muchos a√Īos. Contin√ļo haciendo giras de teatro, es la primera vocaci√≥n. El cine fue un accidente feliz, pero fue una cosa imprevista. Pero mi primera vocaci√≥n fue el teatro y lo continu√© haciendo. El teatro y la escritura porque en el fondo en teatro todo lo que he hecho ha sido escritura propia. ¬ŅSabes? Una escritura a partir de improvisar en un escenario para desarrollar ideas, cosas, situaciones e ir construyendo algo ¬ŅNo? Y casi todos los a√Īos, al menos una vez, alquilo una furgoneta para hacer una obra de teatro.

‚ÄĒ¬ŅQu√© significa para usted la actuaci√≥n?

‚ÄĒActuar es un juego. Es un trabajo basado en jugar y tiene una trascendencia enorme. Los actores, las actrices, hacen de intermediarios entre las ideas y el p√ļblico que est√° sentado en el teatro o en el cine, que es un poco para m√≠ el pueblo ¬ŅNo? El p√ļblico o sea la gente, el colectivo. Actuar es un privilegio y es una responsabilidad tambi√©n ¬ŅSabes? Entonces t√ļ subes hacer una obra de teatro, ¬ŅQu√© haces? ¬ŅDe qu√© sirve y cu√°l es el discurso que vehiculas y qu√© est√°s diciendo t√ļ a la gente? Es un juego, pero no superficial o banal. Existe una responsabilidad que se puede plantear: ¬Ņde qu√© hablas? Es un privilegio y es una oportunidad.

*En colaboración con El Caimán Barbudo.


Justo Planas y el cine latinoamericano del desencanto

Cuando intentamos mapear cr√≠ticamente la producci√≥n cinematogr√°fica de Am√©rica Latina en estas dos d√©cadas del siglo XXI, incluso un poco antes, en di√°logo o no con el Nuevo Cine Latinoamericano (NCL) ‚ÄĒque como movimiento fue mucho m√°s que la sencilla sumatoria de cinematograf√≠as nacionales integradas por el idioma, las historias similares y la semejanza de caracteres nacionales, pues sirvi√≥ como ‚Äúestandarte audiovisual‚ÄĚ de una √©poca voluble y marcada por la utop√≠a‚ÄĒ, notamos que el ideal que preconizaban sus principales directores se torna, muchas veces, en desencanto y que este ha dado cuerpo a un n√ļmero importante de filmes que caracterizan la mirada latinoamericana, la forma en que nos vemos, en el tercer milenio.

Si nos adentramos en esta producci√≥n ‚ÄĒcomo bien lo hizo el investigador y ensayista Justo Planas en El cine latinoamericano del desencanto, publicado por Ediciones Icaic en 2018‚ÄĒ, notaremos que prevalecen varias tendencias ideotem√°ticas, discursivas y gen√©ricas que caracterizan el per√≠odo. Predomina la hibridaci√≥n, el pastiche y la intertextualidad, as√≠ como la coralidad, la violencia y la marginalidad. La otredad, enfocada hacia la racialidad, la diversidad sexual, el discurso femenino y el exilio y su correspondiente desarraigo, est√° presente en varios de estos filmes, mientras la desdramatizaci√≥n, la contemplaci√≥n y slow cinema singularizan al nuevo autor. Tambi√©n el tratamiento de la intimidad y las familias en crisis, el criticismo y la inconformidad, se articulan con la desintegraci√≥n, la distop√≠a y el desencanto como temas afines.

Planas (La Habana, 1985) se pregunta en este libro hasta qu√© punto el s√©ptimo arte latinoamericano m√°s reciente conserva preocupaciones de orden social similares a las de sus predecesores del NLC, y lo hace a partir de un director importante, como el mexicano Carlos Reygadas, quien ‚ÄĒjunto a los argentinos Lucrecia Martel y Lisandro Alonso, entre los ejemplos m√°s visibles‚ÄĒ fue una de las revelaciones del cine latinoamericano de autor en la primera d√©cada de este siglo. Con esta premisa, arma sus presupuestos te√≥ricos, formula su tesis, disecciona las diferentes categor√≠as y llega a atractivas conclusiones‚Ķ A √©l le interesa Reygadas, pero sobre todo, m√°s le importa Jap√≥n, su pel√≠cula de 2002, que es la columna vertebral, su objeto de an√°lisis. Y lo hace porque Jap√≥n ‚Äúdestaca dentro de un grupo de cintas de la primera d√©cada de los 2000 que la cr√≠tica suele asociar con una enf√°tica recurrencia hacia valores est√©ticos y escaso inter√©s por factores sociopol√≠ticos‚ÄĚ. Su prop√≥sito, dice, es demostrar lo contrario y reivindicar varios t√≠tulos como continuadores (y cuestionadores) del NCL y sus postulados.

Aqu√≠ Planas combate, como escribe Juan Antonio (Juani) Garc√≠a Borrero en las palabras que sirven de pr√≥logo a este volumen, ‚Äúun conjunto de lugares comunes donde pareciera que, instalado el neoliberalismo como ideolog√≠a dominante, el proyecto audiovisual de la regi√≥n ha renunciado al compromiso pol√≠tico de los padres fundadores. Esto, por supuesto, tendr√≠a que ver con el lugar que ocupa en el corpus de filmes latinoamericanos realizados en las dos √ļltimas d√©cadas, el pensamiento ut√≥pico que otrora fuera la raz√≥n de ser de muchos cineastas del √°rea‚ÄĚ.

De los cl√°sicos de la d√©cada del 60, a cuajar como movimiento en 1967 durante el I Encuentro de Cineastas Latinoamericanos, a la persecuci√≥n y el exilio de sus m√°s notables realizadores y el desinter√©s de muchos gobiernos por financiar proyectos cinematogr√°ficos nacionalistas, rechazados a√ļn m√°s por el marcado izquierdismo y el aura de denuncia social de estas pel√≠culas, a la exploraci√≥n del cine de g√©nero en la d√©cada del 80 y del melodrama y la comedia, herencia de la √Čpoca de Oro de varias cinematograf√≠as nacionales, como la mexicana y la argentina‚Ķ las obras del NCL fueron d√°ndole tirones a la utop√≠a, al punto de disolverse en la sospecha su antigua novedad. ¬ŅQu√© hered√≥ el cine de los noventa y sobre todo, el actual cine de la regi√≥n, de una propuesta que se caracteriz√≥ m√°s por lo que no quer√≠a ser que por lo que era, ahora en un contexto donde irrumpieron las nuevas tecnolog√≠as audiovisuales, la distribuci√≥n directamente en Internet, el crecimiento del consumo hogare√Īo, la ca√≠da en la asistencia a la salas‚Ķ?

Justo Planas asegura que inscribir Jap√≥n ‚ÄĒuna historia de redenci√≥n, ambientada en el universo rural mexicano, fotografiado bajo una luz que lo despoja de cualquier rasgo folclorista, y al que viaja el protagonista, un hombre decidido a alejarse del mundo para buscar la muerte, y donde conoce, adem√°s, a una anciana ermita√Īa con la que descubrir√° el amor‚ÄĒ dentro de cierta tendencia continental, y hermanarlo con t√≠tulos argentinos, brasile√Īos, bolivianos‚Ķ hace que su discurso (el de este filme) se vuelva mucho m√°s di√°fano e inteligible. La pel√≠cula comparte b√ļsquedas con filmes como La ci√©naga, de Lucrecia Martel, de 2001; Suite Habana, de Fernando P√©rez, de 2003; La teta asustada, de la peruana Claudia Llosa, de 2007‚Ķ en evidente relaci√≥n con la realidad continental. Planas busca situar sus perspectivas sobre la regi√≥n y sus respectivos pa√≠ses, en un di√°logo con disciplinas sociales y human√≠sticas. Adem√°s realiza un an√°lisis de las metodolog√≠as que han seguido las cintas seleccionadas para acercarse al universo social; y rompe fronteras por nacionalidad, g√©nero cinematogr√°fico o est√©tica autoral, para desandar la hip√≥tesis de una o varias tendencias o po√©ticas colectivas latinoamericanas y contempor√°neas evidentes cuando cartograf√≠a nuestro continente desde el cine.

Luego de profundizar en las caracter√≠sticas de una tendencia continental hacia los 2000, el ensayista se centra en Jap√≥n e investiga la impronta que puede tener el espacio urbano en este filme de Reygadas: la ciudad como s√≠mbolo polis√©mico de lo moderno y europeo, con consecuencias directas sobre el cuerpo, el sentido del placer y la identidad cultural en el cruce de siglos. De la misma manera que profundiza en lo rural, la naturaleza, y en √ļltima instancia lo teol√≥gico, en di√°logo con otras obras, no solo cinematogr√°ficas, para subrayar que en Jap√≥n Reygadas destaca ‚Äúla crisis de los paradigmas modernos y la necesidad de un nuevo mapa que redunde en la plenitud del individuo y su entorno‚ÄĚ, sin ser intercambiables (lo rural y lo urbano).

Finalmente, Justo Planas, en el cap√≠tulo ‚ÄúDesencanto y posmodernismo de oposici√≥n‚ÄĚ, identifica en la cinematograf√≠a posterior al 2000 dos formas de reacci√≥n ante lo que asumimos como una crisis de la Modernidad: el posmodernismo celebratorio y el posmodernismo de oposici√≥n, seg√ļn la divisi√≥n realizada por el fil√≥sofo Boaventura de Sousa. En el primero aparecen pel√≠culas de Reygadas, Martel, Eimbcke, Fernando P√©rez, Miguel Coyula, Lisandro Alonso, Pablo Larra√≠n y Alonso Ruizpalacios; mientras que en el segundo encontramos filmes de Cuar√≥n, Gonz√°lez I√Ī√°rritu, Guillermo del Toro, Mariano Llin√°s, Dami√°n Szifron y Jos√© Padilha.

Con esto y partiendo siempre de Jap√≥n, y tambi√©n de otros filmes de Reygadas, Justo Planas se adentra en el tratamiento a la utop√≠a, la ciudad, lo rural y otras categor√≠as para sugerir, incluso, una nueva cartograf√≠a que permita comprender el Nuevo Cine Latinoamericano de hoy; un cine en el que, en los rejuegos de la posmodernidad y su propia diversidad, ‚Äúla antigua noci√≥n de la utop√≠a colectiva‚ÄĚ ha desaparecido, asegura Garc√≠a Borrero, pero ‚Äúno la utop√≠a en s√≠‚ÄĚ.


Ecos de un Festival para ‚Äúcin√©filos de provincia‚ÄĚ

El recién Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, una de las proezas culturales de la región, expandió, en su edición 44, sus ecos hacia otras provincias, entre ellas Holguín, con la proyección de filmes presentados en ediciones anteriores del evento surgido en 1979 en La Habana, con las premisas del Nuevo Cine Latinoamericano (NCLA) como guía.

¬ŅQu√© es el NCLA y que nos lleg√≥, en las pel√≠culas que vimos en esa muestra, de su apogeo hace m√°s de 50 a√Īos y sus continuas permutaciones y b√ļsquedas? El NCLA fue m√°s que la sumatoria de cinematograf√≠as nacionales aunadas por el idioma, las historias comunes y la similitud de caracteres nacionales, pues se convirti√≥ en el respaldo audiovisual, en uno de los modos de representaci√≥n, de una √©poca cambiante y signada por las utop√≠as de izquierda y los constantes cambios pol√≠ticos, con sus turbulencias. Si bien los primeros avances del movimiento surgen a fines de los a√Īos 50, con obras en Argentina y Cuba, no se fortaleci√≥ y cobr√≥ conciencia de conjunto hasta el cierre de la d√©cada siguiente, en Vi√Īa del Mar, Chile, para volver a despuntar en La Habana, enfocando sus miras al subdesarrollo, la dependencia y la opresi√≥n como caracter√≠sticas que documentales como los inici√°ticos El m√©gano (Julio Garc√≠a Espinosa y Tom√°s Guti√©rrez Alea, 1955) y Tire di√© (Fernando Birri, 1960) ya hab√≠an abordado.

Las pel√≠culas que llegaron a Holgu√≠n no fueron parte de la competencia por el Coral en esta 44 edici√≥n del Festival, pero s√≠ son filmes importantes a la hora de cartografiar la producci√≥n latinoamericana m√°s reciente. Algunas en mayor medida, como ese cl√°sico que es La historia oficial (1985) del argentino Luis Puenzo, o las premiadas y promocionadas Amores perros (2000), del mexicano Alejandro Gonz√°lez I√Ī√°rritu y las tambi√©n argentinas La ci√©naga (2001) de Lucrecia Martel, y El secreto de sus ojos (2009) de Juan Jos√© Campanella. Todos son, de alguna manera, filmes destacables, en los que est√°n presentes muchas de las singularidades del cine de la regi√≥n: desde la desdramatizaci√≥n y la contemplaci√≥n (la obra de la Martel) hasta el reciclaje gen√©rico, con el cine hist√≥rico, como en La llorona (2019) del guatemalteco Jairo Bustamante, el melodrama, el cine criminal (El √°ngel, 2018, de Luis Ortega), la comedia (la argentina La odisea de los Giles, de 2019, de Sebasti√°n Borensztein, con la que inici√≥ la muestra, cuyas proyecciones se han realizado en una pantalla al aire libre, frente al cine Mart√≠). Desde la presencia de la hibridaci√≥n, el pastiche y la intertextualidad, hasta el predominio de la violencia y la marginalidad, como en la propia Amores perros. Desde el llamado culto a la otredad, enfocado desde el discurso femenino (nuevamente Lucrecia Martel y su atractiva √≥pera prima, La ci√©naga), la racialidad, los exilios y desarraigos y la diversidad sexual, como en Una mujer fant√°stica, 2017, del chileno Sebasti√°n Lelio, hasta la presencia, como rasgos tambi√©n del cine regional del presente siglo, del criticismo y la inconformidad, del desencanto, la distop√≠a y la desintegraci√≥n, junto a miradas a la intimidad y a las familias en crisis, como en Roma (2018) del mexicano Alfonso Cuar√≥n.

Fotos Robert Rodríguez

Volviendo a la pregunta inicial: el NCLA creci√≥ y se fortaleci√≥ desde las especificidades sociales, econ√≥micas y culturales de cada pa√≠s. Como han subrayado Joel del R√≠o y Mar√≠a Caridad Cuman√° en Latitudes del marguen. El cine latinoamericano ante el tercer milenio, este cine tuvo que hacerse a veces m√°s simbolista y metaf√≥rico, condicionado por circunstancias pol√≠ticas; otras veces se dej√≥ permear por las influencias documentales. Si algunos realizadores optaron por la linealidad narrativa y cl√°sica, otros se afianzaron en la met√°fora y la ruptura ling√ľ√≠stica. Visto en perspectiva, el NCLA se apoyaba m√°s en el nacionalismo cultural y en programas sociales y pol√≠ticos de las izquierdas latinoamericanas, que en la coherencia est√©tica o en un estilo representacional predeterminado. Siempre se destac√≥ m√°s por lo que no quer√≠a ser, que por imponer lineamientos con car√°cter normativo o program√°tico, aunque hoy s√≠ son subrayables tres grandes principios del NCLA: la contribuci√≥n al desarrollo de culturales nacionales lo suficientemente fuertes como para retar la penetraci√≥n y el colonialismo cultural; la determinaci√≥n de perspectivas continentales a los problemas del subdesarrollo com√ļn, o sea, la lucha por la integraci√≥n; y el incremento de la conciencia popular, a partir de mostrar cr√≠ticamente los conflictos sociales. Todo ello se resum√≠a en potenciar una agenda ideol√≥gica y pol√≠tica, y un compromiso con los ideales de la izquierda, con caracter√≠sticas diversas en cada pa√≠s, en Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Cuba, M√©xico, Uruguay y Venezuela, sobre todo; pero, en general, por ser fiel a las pr√°cticas marginales, alternativas, vanguardistas, oposicionales y anti-mainstream en el cine.

Las est√©ticas y la √©tica de los fundadores del NCLA ‚ÄĒese cine imperfecto y revolucionario en el sentido m√°s amplio de la palabra, al decir de Julio Garc√≠a Espinosa; el cine de una c√°mara en la mano y una idea en la cabeza, seg√ļn el brasile√Īo Glauber Rocha‚ÄĒ continuaron reverdeciendo (y lo sigue haciendo, pues es parte de su esencia y de la propia realidad del pa√≠s y el continente) en cualquier lugar del √°rea donde existe avidez por im√°genes cercanas a la verdad, ansias por confirmar la identidad nacional, como en las b√ļsquedas iniciales, y valent√≠a y moral para denunciar, desde el audiovisual, las penurias materiales y espirituales de una regi√≥n multicultural, diversa y martiana, que se extiende desde el r√≠o Bravo hasta la Patagonia, como lo confirm√≥ esta selecci√≥n de filmes del Festival que reci√©n se exhibi√≥ en Holgu√≠n.


Una convocatoria para el audiovisual Por Primera Vez

El Centro Provincial del Cine de Holguín convoca a la XVI edición del Festival Nacional del Audiovisual Por Primera Vez, que se realizará del 21 al 24 de febrero de 2024 en esa ciudad, con el objetivo de fomentar la realización cinematográfica, sobre todo de óperas primas.

El evento estará dedicado a la dirección cinematográfica en Cuba y se convoca a participar con cortometrajes (hasta 24 minutos) en los siguientes géneros: Ficción, Documental, Animación; Video Arte y Videoclips. Las obras presentadas no podrán haber participado en ediciones anteriores del Festival y deben tener una fecha de producción límite entre 2020 y 2024.

Estas ser√°n enviadas o entregadas en formato digital (FullHD 1920×1080 o MP4 H-264), identificadas, junto a la planilla de inscripci√≥n y un cartel vertical en formato digital para utilizarlo en la promoci√≥n. Las obras deben ser habladas o subtituladas al espa√Īol, y luego de ser seleccionadas por el comit√© organizador para que participen en el Festival, ser√°n exhibidas en cines y salas de video de la provincia de Holgu√≠n durante esta fecha y pasar√°n a formar parte del archivo audiovisual del CPC de Holgu√≠n. Se podr√° participar con una sola obra en cada una de las categor√≠as y la participaci√≥n implicar√° la total aceptaci√≥n de las bases.

Se convoca, además, a un Pitch para apoyar la creación audiovisual. Todos los realizadores inscriptos en el Registro del Creador Audiovisual y Cinematográfico interesados en obtener financiamiento para iniciar o culminar una obra cinematográfica, pueden presentar el proyecto de la misma durante esos días. Los mismos serán valorados por un jurado compuesto por realizadores y miembros del CPC en Holguín, que seleccionará un proyecto ganador.

La inscripción de las obras es gratuita y el plazo de admisión vence el 31 de diciembre de 2023.

Durante el Festival ‚Äďaseguran sus organizadores en la convocatoria‚Äď se desarrollar√°n los siguientes espacios: Concurso Por Primera Vez, donde podr√°n competir obras que se ajusten a las bases del Festival y que sean √≥pera prima de sus directores; el jurado, integrado por realizadores y especialistas del √°mbito audiovisual, otorgar√° un Gran Premio y su decisi√≥n ser√° inapelable. Pitch: Al CPC Holgu√≠n le interesa apoyar a proyectos cinematogr√°ficos que se encuentren en desarrollo, preproducci√≥n o postproducci√≥n. Se har√° una selecci√≥n de los proyectos que opten a participar para que se presenten a un pitch valorado por un jurado. Muestra paralela: Se exhibir√° en cines y salas de video una muestra paralela de obras que no entrar√°n en competencia. Las mismas no tienen necesariamente que ser √≥peras primas. El equipo de organizaci√≥n del Festival har√° una selecci√≥n de las obras presentadas para que participen y su decisi√≥n ser√° inapelable. Adem√°s se realizar√°n conversatorios y talleres sobre la direcci√≥n de cine, entre otros temas, con la presencia de realizadores e investigadores del cine.

Las obras, los carteles y las planillas deber√°n ser remitidos por correo postal, o entregados en la calle Frexes # 156, e/ Morales Lemus y Narciso L√≥pez, ciudad de Holgu√≠n, c√≥digo postal 80100, Holgu√≠n. Tambi√©n se podr√°n enviar por Vimeo mandando el link y la contrase√Īa al correo electr√≥nico cineholqu0@gmail.com. Cualquier duda o informaci√≥n, pueden contactar a trav√©s de los siguientes canales: Al tel√©fono 24 423085, con el Departamento de Promoci√≥n del CPC Holgu√≠n, y al 52173808 o, incluso a trav√©s de WhatsApp o de Telegram. Adem√°s, en la p√°gina web www.cineholguin.xutil.net y en las plataformas digitales ‚ÄúCine Holgu√≠n‚ÄĚ en Facebook y Telegram, donde estar√°n disponibles la convocatoria, la planilla de inscripci√≥n y se estar√° brindando informaci√≥n del Por Primera Vez.


De la luz y el observador

La luz y el observador, exposici√≥n del proyecto Cipr√©s, integrado por j√≥venes artistas formados en la Academia Profesional de Artes Pl√°sticas El Alba, de Holgu√≠n, con piezas relacionadas al s√©ptimo arte, a manera de homenaje, apropiaci√≥n y cita, se exhibe en el Hotel Ordo√Īo de Gibara, como parte del programa del 17 Festival Internacional de Cine de la Villa Blanca.

Foto: Roberto rodríguez.

¬ŅQu√© es el proyecto Cipr√©s y qui√©nes lo integran? Su directora, Yudit Gonz√°lez, explica que es ‚Äúuna exploraci√≥n art√≠stica que busca rescatar y revitalizar las tradiciones acad√©micas en el campo del arte contempor√°neo. En un mundo donde la experimentaci√≥n y la innovaci√≥n son valoradas, se ha vuelto cada vez m√°s importante reflexionar sobre nuestras ra√≠ces art√≠sticas y encontrar formas de mantener vivas las t√©cnicas y los enfoques cl√°sicos‚ÄĚ. Pertenecen al proyecto, adem√°s: Alain Vel√°zquez, Cristhian Escalona, Harold Pe√Īa, Ignacio Rod√©s, Leduart Gonz√°lez, Osvaldo Santiesteban, Raudel Sentmanat, Roger David Rem√≥n y Sarisbel Probance.

Tienen en com√ļn ‚Äďadem√°s de este inter√©s por el rescate de las tradiciones acad√©micas‚Äď una misma escuela, donde se forman j√≥venes de varias partes del Oriente del pa√≠s, y que ha potenciado esta b√ļsqueda, pues cada escuela, sabemos, influye decisivamente sobre en la l√≠nea de trabajo de un creador, al aportar las herramientas, tanto t√©cnicas como te√≥ricas. Los autores de estas obras trabajan, mayormente, el √≥leo sobre lienzo, pero tambi√©n la xilograf√≠a, el √≥leo sobre tabla y el grafito sobre cartulina. Las obras dialogan, de manera m√°s o menos expl√≠cita, con determinados filmes; algunas reproducen fotogramas, otras reinterpretan escenas, se apropian de personajes, los citan. Ahondan en el celuloide para crear una nueva pieza.

Foto: Roberto rodríguez.

Apreciable creatividad ‚Äďpero no desde otras artes al cine sino desde el cine a la pintura y el grabado‚Äď es la que aflora en esta exposici√≥n, comenta el investigador y ensayista Jos√© Rojas Bez en las palabras del cat√°logo. ‚ÄúEl universo de im√°genes filmadas ya existentes ha inspirado im√°genes pict√≥ricas y del grabado que adjuran del ¬ętraslado¬Ľ o la ¬ętraducci√≥n¬Ľ; logrando aut√©ntica creaci√≥n pl√°stica bajo motivaciones de filmes muy espec√≠ficos. El ciudadano Kane, Alicia en el Pa√≠s de las Maravillas, Gran Hotel Budapest, Los sobrevivientes, Juan de los Muertos y otros filmes han fecundado el imaginario de estos j√≥venes artistas para la creaci√≥n de obras visuales que, sin negar patentes v√≠nculos con las im√°genes motivadoras, no dejan de ser creaciones muy propias, con autenticidad e innegable val√≠a‚ÄĚ.

El objetivo del proyecto ‚Äďa√Īade Yudit y es algo que palpamos al recorrer la muestra‚Äď es ‚Äúgenerar un discurso entre lo cl√°sico y lo contempor√°neo, fomentando la apreciaci√≥n de las t√©cnicas y los valores tradicionales en el arte actual‚ÄĚ. A trav√©s de exposiciones, talleres y charlas, ‚Äúlos artistas involucrados en Cipr√©s buscan educar y sensibilizar al p√ļblico sobre la importancia de mantener vivas las tradiciones acad√©micas en un contexto art√≠stico en constante evoluci√≥n‚ÄĚ. Adem√°s, se ‚Äúespera que Cipr√©s inspire a otros artistas a explorar las pr√°cticas y perspectivas cl√°sicas en sus propias experiencias art√≠sticas, creando as√≠ una comunidad comprometida con el rescate y la preservaci√≥n de los mismos‚ÄĚ, subraya en sus palabras.

Foto: Roberto rodríguez.

FICGibara arriba a su XVII edición

El Festival Internacional de Cine de Gibara regresa a esta ciudad de Holgu√≠n del 1 al 5 de agosto, con un programa que refuerza su car√°cter de encuentro de las diferentes manifestaciones art√≠sticas con el cine como eje central y celebrando los 20 a√Īos de su creaci√≥n.

cartel del evento.

En conferencia de prensa realizada en la Villa Blanca se conoció que se entregará en esta XVII edición el Premio Lucía de Honor al actor, productor y realizador cubano Jorge Perugorría. Perugorría, quien a partir de esta 17 edición se convierte en su Presidente de Honor, estuvo al frente del evento de 2016 a 2022 y fue clave en su relanzamiento y reanimación, de manera significativa desde 2019, durante la crisis sanitaria por la Covid-19.

Los temas de g√©nero tendr√°n este a√Īo una presencia especial que trasciende la filmograf√≠a, pues se abordar√°n en el evento te√≥rico, exposiciones, obras teatrales y otras actividades. La inauguraci√≥n ‚Äďcomento Josu√© Garc√≠a, su productor‚Äď contar√° con la presencia de Toques de R√≠o, y entre los m√ļsicos invitados estar√° Luis Barber√≠a y F√≠garo Jazz Club. La compa√Ī√≠a infantil La Colmenita se presentar√° por primera vez en este municipio costero y realizar√° presentaciones en los barrios; y el Festival mantiene la costumbre de llegar con las diferentes personalidades invitadas a la comunidad, para compartir con los gibare√Īos.

Además regresarán las proyecciones al aire libre y en dos tandas nocturnas se proyectarán películas que forman parte de la selección oficial, gracias a una pantalla gigante facilitada por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación, y el Festival de Cine de La Habana.

Asimismo, tras el cierre del resto de las actividades, se celebrar√°n cada noche espect√°culos musicales, una cita habitual que mantendr√° la interacci√≥n con los habitantes de Gibara y el p√ļblico asistente, en el que se realizar√° un homenaje especial a la Nueva Trova.

En la conferencia, el director del Festival, Sergio Benvenuto, dialogó sobre las posibilidades de un evento que estimula la creación con bajos presupuestos, iniciativa de su fundador, el cineasta, productor y guionista cubano Humberto Solás, quien falleció en 2009.


Abandono de √ćtaca, la migraci√≥n entre la pantalla y la hoja impresa

El movimiento perpetuo pudiera ser el sino de la humanidad. Venimos de muchas partes. La trashumancia como una clave para la subsistencia nos habita.

La emigraci√≥n es una Odisea. En la Cuba de hoy se vive como un asunto cotidiano y no por ello menos punzante.¬† Aqu√≠ no se regresa a √ćtaca. O se intenta regresar siempre entre el partir y el magnetismo que genera la casa propia. En Cuba, como en tantas naciones del mundo, se busca una vieja promesa de bienestar que no parece encontrarse en el punto de origen, se brega en busca de vida nueva. No importa lo que se arriesgue, no importa lo que se deje atr√°s, o importa demasiado, por eso cuesta m√°s el viaje. Para muchos se paga con dolor. Con demasiado.

Un libro puede ser también un viaje, una investigación puede ser tortuosa travesía en pro del saber, de exponerlo, de darle alguna forma y representarlo. Ya se conoce que lo que no se nombra no existe, y este dolor, estas verdades, estas experiencias de las que hablan, cine y literatura en un discurso dual dentro de Por la tierra prometida. Migración latinoamericana en el cine, de Amanda Sánchez, es un texto para estos días, que dice claro, oportuno, este discurso de realidad hecha ficción para las salas de cine.

Observando desde el lente que ofrece la complejidad, un paradigma imposible de obviar en estos días, Amanda Sánchez visita preceptos de la sociología, la comunicación, lo demográfico, supuestos teóricos del cine, para analizar, a través de largometrajes de distintos orígenes y con anécdotas diversas, el fenómeno de la migración en Latinoamérica, esencialmente aquella que tiene como destino a los Estados Unido.

Y lo hace entregando en este bello volumen con imagen de cubierta de Norli Guerrero Pi y dise√Īo de Robert R√°ez, su capacidad anal√≠tica, su dedicaci√≥n a ahondar frente a la pantalla en las perspectivas de realizadores de cinco filmes: Frontera, La jaula de oro, A better life, √öltimos d√≠as en La Habana y Desierto.

En cubierta un rail, líneas, un destino incierto, bifurcaciones. Caminos probables, hacia el interior, la indagación acuciosa, sustentada en diversos referentes teóricos que apuntalan las aseveraciones y guían el estudio.

La vida es un divino guion. Pero a veces uno terrible, desgarrador, hecho para conmocionar. Las ciencias sociales pueden conducir también a la emoción, sin obviar la mirada reflexiva. Y este libro puede permitir al lector atravesar el continente montado en argumentos cinematográficos, vivir la migración desde latitudes, perspectivas, estéticas, discursos, edades distintas. Este es un atisbo. La lectura es el camino, no hay en él retenes, coyotes, océanos, disfraces, solo una vía anchurosa que espera por ser recorrida.

 


Premiados Por primera vez

Con la premiación de su concurso finalizó en la noche de este sábado, frente al cine Martí de Holguín, la XV edición del Festival Nacional del Audiovisual Por Primera Vez, certamen que desde esta provincia promueve la obra de los jóvenes realizadores cubanos.

El jurado, integrado por la directora y productora Rosa Mar√≠a Rodr√≠guez, el montador, post-productor y profesor Enmanuel Pe√Īa, y el escritor, cr√≠tico de arte y profesor Erian Pe√Īa, luego de visionar un promedio de treinta obras en concurso entreg√≥ tres menciones y el Gran Premio al corto de ficci√≥n Artificial, de la camag√ľeyana Brenda Ram√≠rez D√≠az, por ‚Äúcondensar en apenas un minuto una historia con varias capas y riesgos, que ofrece m√°s de una interrogante, logrando atractivamente un contexto enrarecido, cercano a la distop√≠a y a lo post-apocal√≠ptico, y mostrando una visi√≥n contempor√°nea y peculiar, donde las b√ļsquedas suelen ser punto de partida de futuras producciones‚ÄĚ.

En la categor√≠a de Animaci√≥n, asegura el acta, se reconoci√≥ con una Menci√≥n Especial a ‚ÄúSolos‚ÄĚ, de Heidi Calder√≥n, de Holgu√≠n, por ‚Äúreflexionar, a trav√©s de un lenguaje sencillo y minimalista, con ingenio y perspicacia, desde las posibilidades del stop motion ‚Äďno siempre f√°ciles de lograr‚Äď sobre temas como el encierro y la libertad, vinculados al contexto de la pandemia de Covid-19‚ÄĚ. Y en el apartado documental lo obtuvo Opibabo. Testimonio de un r√≠o, del holguinero Gerardo Perdomo, por ‚Äúser una obra que, m√°s all√° de reflejar una compleja situaci√≥n de nuestra cotidianidad como la contaminaci√≥n medioambiental, realiza b√ļsquedas art√≠sticas que exploran, con originalidad y desde las posibilidades del mito y lo ficcional, a trav√©s de la hibridad con elemento de la ficci√≥n‚ÄĚ, a√Īade.

‚ÄúEl encierro y el exterior, el rompimiento de la cuarentena y la Covid-19 ‚Äďtemas que, de una u otra manera, nos han marcado a todos en los √ļltimos a√Īos‚Äď son puntos de partida para tomar riesgos y utilizar diferentes estrategias art√≠sticas y ficcionales, y t√©cnicas, incluido el material de archivo, en un interesante material‚ÄĚ como Pran√° j√°, de Argel Ernesto Gonz√°lez √Ālvarez, de Camag√ľey, merecedora de la Menci√≥n del concurso en Ficci√≥n.

A su vez el jurado del Pitch (proyecto audiovisual), integrado por los productores Yamila Marrero y Reymel Delgado, y Yakel√≠n Tapia, directora del Centro Provincial del Cine, decidieron otorgar el Gran Premio a Dani Elliot, de la holguinera Lisa Mar√≠a Vel√°zquez Serrano; adem√°s de una Menci√≥n Especial a Cachorros, de Keiter Castillo, de Camag√ľey.

Tambi√©n varias productoras, como i4films, GatoRosafilms, Cocuyo Media Lab y Cris√°lidas Producciones, entregaron premios colaterales a varios pitchs en concurso para coproducci√≥n, apoyo y asesoramiento de los materiales audiovisuales presentados este a√Īo.

Desde el día 22 sesionó en Holguín el Festival Nacional del Audiovisual Por Primera vez con proyecciones, un concurso de óperas primas, talleres, conversatorios y muestras colaterales. Este evento, que promueve la realización y el cine joven, se dedicó en esta XV edición a los desafíos de la producción audiovisual contemporánea en Cuba, con la finalidad de visualizar la obra de los noveles realizadores, especialmente del oriente cubano.

En el programa destacaron los talleres ‚ÄúProyectos en desarrollo y aplicaci√≥n de fondos de financiamientos para la producci√≥n audiovisual‚ÄĚ, ‚ÄúDirecci√≥n de producci√≥n y producci√≥n de campo‚ÄĚ y ‚ÄúPresentaci√≥n de Pitch‚ÄĚ, a cargo de Yamila Marrero, Reymel Delgado y Rosa Mar√≠a Rodr√≠guez, respectivamente. Adem√°s se desarrollaron conversatorios, intercambios con el actor Luis Alberto Garc√≠a y los paneles ‚ÄúLos desaf√≠os de la producci√≥n audiovisual contempor√°nea en Cuba‚ÄĚ y ‚ÄúApreciaci√≥n cr√≠tica de cinematogr√°fica‚ÄĚ. Otro de los momentos importantes fue la premiere de la pel√≠cula cubana Amores oscuros, del reconocido director Gerardo Chijona, en el cine-teatro Ismaelillo.

Con sede en el cine Mart√≠, el Festival cont√≥ con reconocidos realizadores, actores y productores como Inti Herrera y Armando Cap√≥, y miembros del Comit√© Organizador del Festival El Almac√©n de la Imagen, de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Camag√ľey. Fue fundado en el a√Īo 2000 y es auspiciado por el Centro Provincial del Cine con apoyo de la Direcci√≥n Provincial de Cultura, y las filiales de la AHS y la Uneac en Holgu√≠n.


Apostar siempre por el cine joven

Realizar cine es una osad√≠a y m√°s cuando se hace por primera vez. Al √≠mpetu inicial ‚Äďluego de ver presentada la obra‚Äď le siguen m√°s preguntas que las posibles inquietudes que se intentaron dilucidar, porque en el cine pueden ser m√°s necesarias las interrogantes que las certezas.

El XV Festival Nacional del Audiovisual Por Primera Vez, realizado en Holgu√≠n del 22 al 25 de febrero, se reafirm√≥ en esta edici√≥n como una cita necesaria cada a√Īo, incluso imprescindible en el sistema de eventos de la provincia. Entre otras cuestiones por la necesidad de interacci√≥n entre los j√≥venes participantes de diversas provincias del pa√≠s, por los talleres y paneles que demostraron ser herramientas no solo te√≥ricas sino abiertas hacia lo pr√°ctico, por la vinculaci√≥n docente con la Facultad de los Medios de la Comunicaci√≥n Audiovisual (Famca) de Universidad de las Artes (Isa) en Holgu√≠n; y por permitirnos de alguna manera cartografiar, a trav√©s de las obras en concurso y la muestra paralela, la realizaci√≥n joven en el pa√≠s.

El Por Primera Vez convoca a √≥peras primas y este a√Īo participaron alrededor de 30 materiales (ficci√≥n, documentales y animaci√≥n) optando por un Gran Premio y tres menciones; lo que nos habla de 30 noveles directores en crecimiento, muchos de ellos, la mayor√≠a, estudiantes; voces que empiezan, con mayor o menor desenvolvimiento, a decir, sin prejuicios, lo que desean, lo que los inquieta, y hacia d√≥nde quieren dirigir sus pasos. Adem√°s de las √≥peras primas, que son las que concursan, la curadur√≠a del certamen permiti√≥ al p√ļblico apreciar otras producciones, las segundas o terceras creaciones de estos noveles autores, que marcan l√≠neas de inter√©s, de b√ļsquedas, y nos posibilitan apreciar los caminos que se intentan recorrer.

Visionar las obras en concurso, esta vez como jurado, junto a la directora y productora Rosa Mar√≠a Rodr√≠guez, el montador, post-productor y profesor Enmanuel Pe√Īa, no en la sala de proyecciones, sino volviendo pausadamente a un material y otro, valorando detalles, regresando sobre particularidades y haci√©ndonos varias preguntas, nos permiti√≥ realizar ese ejercicio cr√≠tico que es la selecci√≥n de finalistas y la entrega del Gran Premio y las menciones. As√≠ resalt√≥ el corto Artificial, de la camag√ľeyana Brenda Ram√≠rez D√≠az, por condensar en apenas un minuto una historia con varias capas y riesgos, que nos ofrece m√°s de una interrogante, logrando atractivamente un contexto enrarecido, cercano a la distop√≠a y a lo post-apocal√≠ptico, y mostrando una visi√≥n contempor√°nea y peculiar, donde las b√ļsquedas suelen ser punto de partida de futuras producciones, y para apoyar precisamente una pr√≥xima obra. Brenda es autora, adem√°s, de Just Delicious, que tambi√©n llam√≥ nuestra atenci√≥n.

Muchos de los materiales tienen los tanteos y b√ļsquedas del estudiante de primer a√Īo de Famca y fueron realizados como parte del plan de estudios y el sistema de evaluaciones. Encontramos obras con guiones que apenas rozan lo anecd√≥tico, lo epid√©rmico, con ausencia de referentes y desniveles en la direcci√≥n, la fotograf√≠a o la actuaci√≥n ‚Äďsubrayando que la mayor√≠a de los actores no se dedican a ello‚Äď, lo cual, de alguna manera es algo habitual en materiales que corren el riesgo de la primera vez; y tambi√©n trabajos interesantes en varios aspectos como el corto Solos, de Heidi Calder√≥n, ganador de la Menci√≥n en Animaci√≥n, por reflexionar, a trav√©s de un lenguaje sencillo y minimalista, con ingenio y perspicacia, desde las posibilidades del stop motion ‚Äďno siempre f√°ciles de lograr‚Äď sobre temas como el encierro y la libertad, vinculados al contexto de la pandemia de Covid-19; Opibabo, testimonio de un r√≠o, dirigido por Gerardo Perdomo, Menci√≥n en Documental, que demostr√≥ ser una obra que, m√°s all√° de reflejar una compleja situaci√≥n de nuestra cotidianidad como la contaminaci√≥n medioambiental, realiza b√ļsquedas art√≠sticas que exploran, con originalidad y desde las posibilidades del mito y lo ficcional, a trav√©s de la hibridad con elemento de la ficci√≥n; y el corto Pran√° J√°, de Argel Ernesto Gonz√°lez √Ālvarez, que recibi√≥ Menci√≥n en Ficci√≥n y en el que el encierro y el exterior, el rompimiento de la cuarentena y la Covid-19 ‚Äďtemas que, de una u otra manera, nos han marcado a todos en los √ļltimos a√Īos‚Äď son puntos de partida para tomar riesgos y utilizar diferentes estrategias art√≠sticas y ficcionales, y t√©cnicas en el logro de esta obra.

Las relaciones familiares engloban, de una manera u otra, las obras: el padre ausente, los trastornos psicol√≥gicos que marcan el resto de la vida, la culpa por accidentes ocurridos, incluso la Covid-19 y su repercusi√≥n est√° vista desde lo social, pero tambi√©n desde lo familiar y lo personal. Entre las obras podemos destacar, adem√°s: Esquema, corto de Neftal√≠ Pupo, en la muestra paralela; Metaversus, de Heidi Calder√≥n; A Camag√ľey, mi globo rojo, de Marianne Portuondo; Reminiscencia, de Rosse Su√°rez Fagales, y Escenas silvestres, de Reynaldo Aguilera; materiales estos, como los premiados, que nos hacen apostar siempre por el cine joven y porque en Holgu√≠n se siga realizando el Festival Nacional del Audiovisual Por Primera Vez.


Producir cine, un desafío en la contemporaneidad

Sobre los retos que impone la contemporaneidad a la producción audiovisual en Cuba se dialogó en el Festival Audiovisual Por Primera Vez que se realizó en Holguín del 22 al 25 de febrero.

Este panel, realizado en el café Tres Lucías y moderado por el realizador Manuel A. Rodríguez Yong, contó con los productores y cineastas cubanos Rosa María Rodríguez, Yamila Marrero, Inti Herrera y Reymel Delgado; y la argentino-belga Griselda González Gentile.

Yamila Marrero abord√≥ cu√°nto ha cambiado el panorama de la producci√≥n en el pa√≠s luego de la pandemia de Covid-19, en un escenario donde se han logrado varios avances como el respaldo institucional al cine independiente, aunque a√ļn se deben dar pasos para la conformaci√≥n de una ley que garantice un corpus legal. Insisti√≥ en las posibilidades que ofrecen la virtualidad, potenciada en los meses de la pandemia, y los nuevos mercados de producci√≥n como otras v√≠as de socializaci√≥n para los j√≥venes realizadores, aunque desaparecieron espacios importantes como la Muestra Joven Icaic y el proyecto Haciendo Cine.

Mientras que Inti Herrera y Reymel Delgado dialogaron sobre las maneras de organizar presupuestos para la creación cinematográfica, y cómo es necesario adaptarse a los nuevos tiempos y mantener una actitud versátil en esta actividad tan compleja y llena de riesgos como esta. Por su parte Rosa María Rodríguez comentó sobre el proceso de producción de la película El regresado, de Armando Capó, que actualmente se filma en el municipio de Gibara.

 

Explicó lo complejo de hacer un filme fuera de La Habana, pues en provincia no se tienen asimilados determinados mecanismos de producción, así como de la importancia de realizar estos materiales en territorios con desarrollo cinematográfico, donde se pueden vincular estudiantes de la Facultad de los Medios Audiovisuales, como es el caso de Holguín. También Rosa María insistió en los nuevos espacios que aportan financiamientos para la creación audiovisual joven y que favorecen nuevos puentes de creación en varios países.

Griselda González, a su vez, compartió sus experiencias relacionadas a la coproducción en Cuba y otros países, lo que genera creatividad, confraternización y nuevas miradas hacia el cine.