ISA


FAMCA en Holguín convoca, una oportunidad para el oriente del país

La Facultad de Arte de los Medios de Realización Audiovisual (FAMCA) de la filial de la Universidad de las Artes (ISA) en Holguín convoca a los interesados en el estudio de los medios de comunicación audiovisual, residentes en las provincias del oriente del país, a optar por el Curso por Encuentros en las diferentes categorías que ofrecen esta casa de estudios.

Isabel García Granados, directora de la filial, comentó que se puede optar por los perfiles: Dirección, Sonido, Fotografía, Edición y Producción.

Los ex√°menes evaluar√°n referentes culturales, donde el optante debe demostrar sus conocimientos y referencias sobre las artes de los medios audiovisuales (cine, radio y televisi√≥n) fundamentalmente en el √°mbito nacional; adem√°s de aspectos de las artes esc√©nicas, m√ļsica y literatura, a√Īadi√≥.

Se medirá la apreciación audiovisual en dos momentos: uno sobre radio y otro sobre cine y televisión, donde se realizará la audición, visionaje y análisis apreciativo de elementos integrantes de un programa u obra radial, cinematográfica o de televisión.

En este ejercicio evaluativo se incluirán aspectos relacionados con la Historia de Cuba y Universal a partir de la obra en análisis; dichos exámenes, que son inapelables, están sujetos a revisión y su calificación incluye, además del contenido, una evaluación ortográfica.

Mientras que para el examen integrador, el optante debe obtener 80 puntos en la prueba de apreciación audiovisual, y entonces intercambiará con un tribunal conformado por profesores y especialistas sobre aspectos relacionados con el audiovisual.

Detalló García Granados que pueden optar por estos cursos interesados de las provincias de Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma y Las Tunas, además de los de Holguín.

Estas pruebas se realizarán del 5 al 8 de octubre próximos en las aulas de la filial, ubicadas en el edificio del telecentro Telecristal, en la calle Aricochea, entre Libertad y Maceo, donde podrán conocer información detallada del proceso en esta casa de altos estudios.

La filial de la Universidad de las Artes en este territorio agrupa a m√°s de 120 estudiantes de las cinco provincias orientales y Camag√ľey, en las modalidades de canto l√≠rico, fotograf√≠a, edici√≥n, sonido, producci√≥n y direcci√≥n (Famca), subray√≥ Isabel Garc√≠a Granados.


Todo por encontrar mi propia voz en el audiovisual

Fotos cortesía de la entrevistada

Cualquier cosa puede surgir en una pe√Īa de la AHS. Cualquiera. Incluso moldearse una pel√≠cula. Desde hace m√°s de tres a√Īos, la joven realizadora Yanet Pav√≥n dirige la pe√Īa audiovisual ‚ÄúTo Be, Ser o Estar‚ÄĚ en la Casa del Joven Creador de Las Tunas. El espacio, entre debates y proyecciones, propicia la reflexi√≥n y el di√°logo, el intercambio entre j√≥venes creadores y cin√©filos.

Zamjat ‚Äďproyecto que ‚Äúaspira a convertirse en un Colectivo de Creaci√≥n Audiovisual y Cinematogr√°ficas para pr√≥ximos trabajos‚ÄĚ, y diminutivo de su nombre art√≠stico, cuenta Yanet‚Äď tuvo su g√©nesis en este espacio de la AHS tunera. De la misma manera que La machetera, producci√≥n realizada entre Italia y Cuba, y su debut en el largometraje de ficci√≥n, resume el trabajo creativo de un grupo de realizadores encabezados por esta joven estudiante de la Facultad de las Artes de los Medios de Comunicaci√≥n Audiovisual (Famca) de la Universidad de las Artes (ISA) en su filial de Holgu√≠n, y adem√°s, editora del canal TunasVisi√≥n de esa oriental provincia.

Un corte de ca√Īa en la granja del Central Manat√≠, en Las Tunas, a finales de la d√©cada del 70, un auto lada ‚Äďmodelo que aun surca, como s√≠mbolo de esos a√Īos, las calles de la isla‚Äď, y el √≠mpetu de Marisol, su protagonista, por salir adelante e imponer su val√≠a, resumen la sinopsis de este filme que ha obtenido dis√≠miles premios en eventos internacionales de cine, como Mejor pel√≠cula extranjera en LA Femme International Film Festival 2021, en Los √Āngeles, Estados Unidos. Adem√°s de presentarse con √©xito en Cuzco Underground Cinema Festival 2021 (CUCIF) y Angel Film Awards 2021 Monaco International Film Festival, entre otras muestras del s√©ptimo arte.

La machetera ha sido, adem√°s, la oportunidad para buscar su propia voz en el audiovisual. De ir creciendo como realizadora ‚Äďen ‚Äúun entorno que va a toda velocidad y que tiene a√Īos de existencia‚ÄĚ, y que demanda el trabajo en equipo‚Äď mientras surgen los retos y proyectos. Decir qui√©n soy, pero tambi√©n quienes somos. Y como premisa ‚Äúhacer y seguir aprendiendo‚ÄĚ cada d√≠a.

 

ESA CONVICCI√ďN DE SER DIRECTORA HA SIDO UN PROCESO DE ACEPTACI√ďN MUY COMPLICADO

Debutas en la direcci√≥n de largometraje con La machetera, un proyecto sin dudas ambicioso. Antes de esto cu√°l era tu experiencia‚Ķ ¬ŅEn qu√© otros proyectos audiovisuales hab√≠as trabajado?

Antes de La machetera como producci√≥n independiente hice el cortometraje Laguna y Los 4-Sientos como editora (corto-taller en el Festival Internacional de Cine de Gibara). Luego particip√© en Herradura como Asistente de Direcci√≥n y Script, donde conoc√≠ a Esnedy Mil√°n y a un grupo de artistas suizos-italianos. En general mi experiencia viene de la televisi√≥n como editora. Desde que inici√© all√≠ hago peque√Īos videos a modo de ejercicios y ensayos de cuestiones que me inquietan. Tuve la oportunidad en el taller colateral Tecnolog√≠as que Danzan del Grand Prix Vladimir Malakhov, junto al profesor Andr√©s D¬īAbreu, de realizar el video-danza Boudanz.

Cu√©ntanos de la g√©nesis del mismo‚Ķ ¬ŅC√≥mo surgi√≥ la idea de realizar este filme?

La machetera es un proyecto que nació de Esnedy Milán, basado en uno de sus cuentos. En primera instancia fungí como asesora del guion y parte del equipo de producción. Luego ella me propuso hacer la dirección, una idea que me aterrorizaba y que no acepté inmediatamente, porque hacer la dirección de un largometraje es muy serio, muy complicado, cosa para gente de mucha experiencia. Por esa razón se buscaron a otros más experimentados para asumir el rol, pero al parecer el destino apuntaba hacia mí y esa convicción de ser directora ha sido un proceso de aceptación muy complicado; gracias al apoyo de varios amigos, sobre todo de Rolando Boet, joven actor y dramaturgo, y la propia Esnedy Milán, quien confió ciegamente en mí.

La machetera es una producci√≥n italiana. ¬ŅQu√© es la LeonCubaFilm, NewKpler? ¬ŅY la Zamjat, en Las Tunas? ¬ŅY adem√°s, c√≥mo llega un equipo italiano a interesarse por un proyecto tunero? ¬ŅExist√≠an v√≠nculos de trabajo anteriores? ¬ŅAlgo que conectara a este equipo con Cuba?

LeonCubaFilm m√°s que una productora audiovisual en Roma, es una c√©lula en la que convergen muchos artistas amigos de Esnedy de diferentes nacionalidades y formaciones art√≠sticas, que han trabajado por muchos a√Īos en el teatro, la televisi√≥n y el cine, y que adem√°s aman la cultura cubana, y se hermanaron con la Zamjat (diminutivo de mi nombre art√≠stico y que con el tiempo se ha convertido en otra c√©lula desde Las Tunas donde nacen proyectos art√≠sticos y en el cual participan variedad de personas) desde la AHS en la Pe√Īa Audiovisual ‚ÄúTo Be, Ser o Estar‚ÄĚ. Ahora Zamjat, con las nuevas leyes de cine, aspira a convertirse en un Colectivo de Creaci√≥n Audiovisual y Cinematogr√°ficas para pr√≥ximos trabajos. La NewKpler particip√≥ en la producci√≥n financiera del filme. El hecho de que un equipo extranjero italiano se interese en uno tunero es gracias al trabajo que ha realizado Esnedy Mil√°n en la embajada de Cuba en Roma, en los diferentes eventos culturales, llevando all√≠ la cultura de donde ella naci√≥ y de la cual se siente muy orgullosa; no es solo Cuba si no m√°s dentro, Las Tunas, Manat√≠, El Cerro, Meri√Īo‚Ķ

LA √öLTIMA PALABRA ERA MI RESPONSABILIDAD Y AH√ć S√ć QUE SE SIENTE UN PESO ENORME

Trabajas como editora en TunasVisi√≥n, entras al proyecto en la correcci√≥n del guion, pero c√≥mo llegas a la direcci√≥n de La machetera. ¬ŅC√≥mo es que te proponen que lo asumas? ¬ŅC√≥mo llegas a estar dirigiendo un equipo con j√≥venes cubanos y varios profesionales italianos?

Esnedy me dice que ella tenía la certeza de que yo debía dirigir esa película y que me veía muy comprometida con lo más mínimo y que eso ella lo vio desde que hicimos Herradura, donde me observaba trabajar junto a Federico Schlater, fotógrafo y director de cine y televisión suizo.

El proceso de dirigir a tanta gente tan joven como yo, fue un gran reto, porque me encontraba aprendiendo paso a paso y todos en mayor√≠a √©ramos novatos haciendo una pel√≠cula. Aprend√≠amos haciendo, desde el vestuario, maquillaje y peluquer√≠a, script, producci√≥n, sonido, fotograf√≠a, asistente de c√°mara, dise√Īo de luces, en fin, todo‚Ķ A m√≠ me sirvi√≥ mucho lo que aprend√≠ en la asignatura de Producci√≥n, porque era mi gu√≠a para los diferentes procesos que se desarrollan de la manera que menos esperas. Tambi√©n tuve ayuda de la gente de m√°s experiencia, entre ellos los actores, pero al final la √ļltima palabra en el plano si quedaba o no, era mi responsabilidad y ah√≠ s√≠ que se siente un peso enorme.

Por la parte italiana hab√≠amos coordinado la colaboraci√≥n de la dise√Īadora de vestuario y maquillaje Magda Accolti; Giuliano Gastaldi en la Direcci√≥n de Fotograf√≠a, y Esnedy, que ella es tunera-italiana. En realidad, hab√≠a muchas m√°s personas que estaban dispuesta a venir a participar en la pel√≠cula como tutores de las diferentes especialidades, un sue√Īo que no se pudo concretar completamente, porque en un principio las autoridades lo ve√≠an como inusual. Finalmente, la AHS tramit√≥ el visado y el autorizo de entrada para la tecnolog√≠a que ven√≠a por tiempo l√≠mite.

¬ŅCu√°l es la sinopsis de La machetera?

A√Īo 1978, en la granja ca√Īera del Central Manat√≠, ubicado en la provincia de Las Tunas, un grupo de macheteros se esfuerza al m√°ximo en cada jornada por cumplir el plan de corte. Un d√≠a se les incorpora Marisol, joven mujer de tez morena de origen tunero, pero radicada en la capital, cuesti√≥n que provocar√° desagrados entre los trabajadores del pelot√≥n y las mujeres del pueblo. Aunque Marisol es discreta, de pocas palabras, tiene mentalidad moderna y aut√≥noma. Una vez de retorno a Meri√Īo, luego del suicidio de su abuelo Melquiades, hereda las propiedades de su familia, que se resumen a una decadente casa de campo, un caballo y un cerdo.

Ante la enfermedad de su esposo Pedro y la situaci√≥n familiar, deciden quedarse por una temporada en el campo. Tiempo para respirar nuevos aires, propiciar un lugar de reposo para la recuperaci√≥n de Pedro y el inicio para otros proyectos. Ante la emulaci√≥n y los est√≠mulos en el corte de ca√Īa, Marisol toma la plaza bacante de machetera con el fin de ganar el gran premio: un lada.

¬ŅEn qu√© sitios de Las Tunas grabaron?

Las locaciones fueron varias, grabamos algunas escenas que llam√© ‚Äúinsertos‚ÄĚ antes y despu√©s de los 18 m√°s 7 d√≠as programados para la mayor parte. Fuimos a la finca de Robot√°n, el Centro de Acopio de Majibacoa, El Lago Azul, El Cornito, en el pueblo de Manat√≠, la munidad del Cerro de Caisim√ļ y hasta en el mismo campismo.

Has dicho que el proceso de rodaje fue también una especie de taller…

En un principio los que me siguieron en la aventura de estructurar el proceso de la producci√≥n del filme (Ismaray Aguilera, Katia Gonz√°lez, Luis Ricardo Faura, Heidy Almarales, Lisandra Rivero y Luis Ricardo Faura) vivenciaron los pasos del desglose del guion para los diferentes departamentos art√≠sticos. Todo esto fue partiendo desde las clases de Producci√≥n en Famca que hab√≠a recibido con la profesora Kirenia y lo hac√≠amos en talleres y debates, donde concret√°bamos qui√©nes pod√≠an colaborar de nuestra familia o c√≠rculos de amigos, porque hab√≠a que trabajar en funci√≥n de la d√©cada de los a√Īos 70. En la parte de dramat√ļrgica, el desglose de los personajes donde se ven los lazos de uni√≥n y los conflictos entre ellos, lo debat√≠ primero con Alicia, egresada de la Famca de Holgu√≠n; la parte de la direcci√≥n de actores fue con Rolando Boet, el script lo ense√Īaba a las chicas por el curso que recib√≠ en la EICTV en San Antonio de los Ba√Īos, mientras los chicos de la producci√≥n arreglaban equipos de la √©poca, dise√Īamos l√°mparas‚Ķ Fue un tiempo que disfrutamos mucho, am√©n del subir y bajar cajas y llevarlas de un lado a otro.

Aunque se hab√≠a hecho la caracterizaci√≥n del vestuario por personajes y secuencias, con la asesor√≠a de Esnedy y Giuliano se decidieron cambios importantes por los colores adecuados seg√ļn la luz, algo que aprendimos en ese momento. Los asistentes de c√°mara tuvieron que aprender lo b√°sico de una c√°mara que nunca hab√≠an visto, la funci√≥n de los diferentes lentes, filtros y del dise√Īo de luz. Por la parte del sonido fue muy parecido: Ricardo Arruti mostraba a su asistente Viguer Sur√≥, los componentes del micr√≥fono y las diferentes formas para captar el sonido; y su esposa Ver√≥nica ense√Īaba a los interesados desde la pr√°ctica, pues tienen mucha experiencia.

Actores profesionales, aficionados y no-actores… Es complejo desde la dirección de actores concretar esto.

Desde la selección de los personajes junto a Yunior Pérez, tuve clara la idea que no quería que actuasen, sino que se representaran a ellos mismos e incorporaran elementos de los personajes.

Buscaba ‚Äútipos‚ÄĚ que fueran lo m√°s cercano a ellos mismos, y a veces esto se torna complicado, sobre todo en los que tienen mayor carga actoral. El trabajo con actores es siempre delicado, y m√°s cuando en el periodo m√°s cercano a la grabaci√≥n deciden algunos no participar, se enferman, mueren y tienes que reinventarte el trabajo de meses desde la propia selecci√≥n y conocimiento del actor y el personaje que debe asumir, las lecturas de guion, prueba de vestuario, maquillaje y peluquer√≠a. Tuve que mover a actores para que asumieran otros personajes y a su vez buscar nuevos. Apenas ten√≠a tiempo para trabajar con los nuevos, as√≠ que solo les daba elementos b√°sicos y los que conoc√≠an mejor el guion los ayudaban porque en ese lugar tampoco ten√≠amos para imprimir nuevos guiones. Los ‚Äúno-actores‚ÄĚ fueron muy nobles y mostraban mucho inter√©s, y todo el equipo actoral fue bastante disciplinado.

VOCERA Y DEFENSORA DE LA MUJER EN CUBA Y EN TODOS LOS LUGARES DEL MUNDO

Has dicho que La machetera no pretende ser feminista, pero s√≠ realza la autonom√≠a de la mujer y el derecho de estas a desempe√Īarse en cualquier oficio‚Ķ

Hablar de la mujer para mí nunca será un tema más. Cuando leí a profundidad el guion y entendí el tema que, sobre todo, defiende la autonomía de las féminas mis ojos se dilataron (por decir de alguna manera) y comencé a observar las historias de las mujeres más cercanas. Me montaba en los medios de transporte y las analizaba, observaba los temas de conversación y un día en un trencito local escuché cómo una joven le contaba a una amiga acerca de su marido, que la molía a golpes tan solo por querer usar un pantalón ajustado. Además, viví una experiencia personal que me hizo entender lo vulnerable que podemos ser. Busqué mucha literatura de la época de la revista Mujeres y Bohemia, y me llamó la atención cómo se generaban tantas cartas con reclamaciones sobre sus derechos laborales y de situaciones de discriminación, incluso dentro del propio hogar. No me creo feminista ni creo que la película lo sea en sí misma, pero sí es vocera y defensora de la mujer en Cuba y en todos los lugares del mundo.

Casi en el final, dos cuestiones que no quiero pasar por alto: ¬ŅCu√°l es la extensi√≥n, la duraci√≥n, del filme? Y com√©ntame lo que desees de la m√ļsica (que s√© que es bastante tunera).

El filme tiene una duraci√≥n de una hora y treinta minutos, y con respecto a la m√ļsica siempre priorizamos que fuera de nuestro terru√Īo, ya que es la m√ļsica que nos caracteriza y a√Īade mayor valor a la obra, aunque participaron otros colaboradores.

La machetera obtuvo el premio a mejor pel√≠cula extranjera en LA Femme International Film Festival 2021, en Los √Āngeles, Estados Unidos, un reconocimiento importante en tu carrera. ¬ŅTienen previsto presentarla en otros festivales for√°neos?

El filme se encuentra en el circuito internacional de festivales que es bastante amplio, ahora fue recientemente escogida en el 18th Angel Film Awards 2021 Monaco International Film Festival y su primer premio fue en el Cuzco Underground Cinema Festival 2021 (CUCIF). A√ļn no tenemos fecha prevista de estreno en Cuba, pero deseamos hacer una proyecci√≥n especial en la Comunidad del Cerro, donde fue nuestra principal locaci√≥n, y luego extendernos a otras localidades.

A partir de tu experiencia en la direcci√≥n de La machetera, ¬Ņcu√°n complejo puede ser forjar una carrera reconocida como realizador audiovisual lejos de los conocidos circuitos de la capital?

Cuando inici√© a conformar el equipo de La machetera con los primeros que interactu√© fue con los profesionales de la capital previstos, entre ellos Jos√© Manuel Riera, quien iba a hacer inicialmente la direcci√≥n fotogr√°fica, todo un caballero y hombre humilde con el que nunca sent√≠ esa diferencia de ser oriental sino simplemente cubana; y lo mismo con el director de arte Alexis √Ālvarez Armas, quien estaba dispuesto a participar en el filme y me dio muchos consejos para la conformaci√≥n de locaciones. Hice talleres con Rolando Boet, tambi√©n habanero. Y de manera general se mostraban emocionados porque una mujer joven quisiera hacer una pel√≠cula en Las Tunas.

Con respecto a tener una carrera reconocida desde el primer largo, es algo que estoy asimilando. No trabajo por reconocimiento, o dinero, todo esto se trata de encontrar mi propia voz en el audiovisual, entorno que va a toda velocidad y que tiene a√Īos de existencia. Solo quiero hacer y seguir aprendiendo en el lugar que sea. Tengo todav√≠a muchas tareas pendientes.

 


Taim√≠ Dieguez: ‚ÄúEl proceso creativo me hace feliz‚ÄĚ (+Fotos y videos)

Anda por ah√≠ con su rostro angelical y pelo rojo, con su andar a veces apresurado o lento. Suele sonre√≠r y hablar con pasi√≥n inusual. Es dif√≠cil imaginarla en el interior de su literatura: teniendo sexo en lugares p√ļblicos, arrancando cabezas de animales o lanzando piedras, como ocurre en algunas de sus historias. Los personajes parecen demasiado diferentes a ella, pero esta jaruque√Īa orgullosa asegura que se nutre de experiencias propias y de otros.

Después de conocerla de manera leve, junto a su libro Piedras a los varones, la joven dramaturga, narradora, poeta y profesora Taimi Dieguez Mallo se me dibujaba como una especie de enigma. La encontraba en las páginas impresas, compartimos alguna obra de teatro y coincidimos en varias actividades artísticas, fuentes de sensaciones y amistad.

Graduada de la especialidad de Dramaturgia en la Universidad de las Artes (ISA) en 2018, ha obtenido diversos reconocimientos, incluidos¬† los premios Fundaci√≥n de la Ciudad de Matanzas (2018), el Hermanos Loynaz de Narrativa (2018), el Fundaci√≥n de la Ciudad de Santa Clara (2019) y el de Teatro Jos√© Jacinto Milan√©s (2019). Ha logrado tambi√©n las becas Caballo de coral (2009),El reino de este mundo (2018) y la de Producci√≥n Luis Orlando Suarez Tajonera (2017).A eso le sumamos una Menci√≥n en el Premio de Dramaturgia Virgilio Pi√Īera (2016). Actualmente se desempe√Īa como editora en la Casa Editorial Tablas-Alarcos y profesora de Historia del Teatro en el ISA.

A trav√©s de sus palabras la vemos peque√Īa en su casa natal de Jaruco, en la actual provincia de Mayabeque. Jugaba a ‚Äúlos escondidos‚ÄĚ o ‚Äúlos agarrados‚ÄĚ, a los yaquis o palitos chinos, y disfrutaba de manera especial comer ajiaco y ma√≠z.

La ni√Īa estuvo en diferentes talleres de la Casa de Cultura municipal, incluidos los de danza, m√ļsica, artes pl√°sticas, y, por supuesto, literatura y teatro, los que m√°s fuerte la atraparon.

Sus primeros poemas y cuentos casi siempre trataban sobre ella, ‚Äúsobre lo que me acontec√≠a, lo que sent√≠a. Eran textos muy po√©ticos, pero tambi√©n inmaduros desde lo t√©cnico‚ÄĚ.

La etapa como alumna en el ISA fue muy especial para quien vuelve con frecuencia a ese lugar de arte y sue√Īos. ‚ÄúAh√≠ no solo me form√© como dramaturga y creadora teatral, sino y, sobre todo, crec√≠ como ser humano. Tuve la suerte de formar parte de un grupo de amigos, que nos quisimos y nos queremos much√≠simo. A ellos les debo su amistad, el apoyo incondicional en situaciones dif√≠ciles y la experimentaci√≥n en el teatro, la formaci√≥n de una pr√°ctica y un criterio teatral, desde la dramaturgia y la escena.

‚ÄúTambi√©n tuve la satisfacci√≥n de tener un colectivo maravilloso de profesores, prestigiosos dramaturgos, teatr√≥logos, investigadores, cr√≠ticos, dise√Īadores, especialistas del arte en general y de las letras y las humanidades. Hoy imparto clases junto a ellos con mucho gusto, porque ense√Īar es la mejor manera de aprender. Estar en el ISA era y es un regalo. Fue mi hogar durante cinco a√Īos.

Esta carismática joven casi siempre anda rápido. Tal vez, mientras conversamos, diversos proyectos circulan en su mente. Su voz puede tener un tono calmado y en ocasiones es como torrente, que no se detiene. Seguramente también sucede así cuando escribe. Para ella lo más importante es tener uno o varios personajes que la apasionen, “y luego me dejo llevar, las historias van creciendo.

‚ÄúEn ese proceso soy feliz, aunque vivo muchos estados en la escritura: ansiedad, nostalgia, tristeza, rabia, alegr√≠a, seg√ļn las situaciones que narre. Pero crear me hace feliz. Y me lo exijo como disciplina desde que entr√© en el Seminario de Dramaturgia del ISA, aunque obviamente las din√°micas de lo cotidiano pueden obligarme a interrumpir la redacci√≥n.

‚ÄúCuando termino un libro, cojo un tiempo para comenzar otro proyecto, que puede ser uno colectivo, como una compilaci√≥n o algo esc√©nico. Mi disciplina es la de crear‚ÄĚ, expresa quien siente un cari√Īo singular hacia su primera obra publicada, Con la ropa de mi madre. Obra para ser dicha por el perro hembra, por la cual obtuvo su primer premio. ‚ÄúEse libro me conecta con mucha gente, amigos, creadores, gestores. Me ha tra√≠do varias alegr√≠as. Se convirti√≥ en mi primera traducci√≥n al franc√©s‚ÄĚ.

Agrega que suele leer sus textos despu√©s de publicados, ‚Äúpara saber c√≥mo qued√≥ la edici√≥n, un oficio que he realizado durante m√°s de tres a√Īos, y porque me gusta recordarlos bien, pero nunca para corregirlos. Cuando termino una obra, la acab√©, y punto. A no ser que comience con ella un montaje u otro proceso creativo‚ÄĚ, dice quien adora la reposter√≠a, el mar y los ambientes del campo.

Respecto a la edici√≥n, manifiesta que se trata, en gran medida, de aunar y dar coherencia a un libro, seg√ļn normas editoriales y un concepto respaldado por el autor o autora. Para m√≠, est√° relacionada con el trabajo del dramaturgo al estructurar una historia, al componerla y velar por su limpieza, precisi√≥n, organicidad‚Ķ En Tablas-Alarcos he aprendido mucho y he descubierto que me enamora el mundo de la gesti√≥n, la formaci√≥n, la organizaci√≥n de eventos, talleres, dosieres de revistas‚Ķ, en fin todo lo que implique pensamiento, investigaci√≥n y creaci√≥n‚ÄĚ.

LOS PREMIOS NO LE QUITAN EL SUE√ĎO

‚ÄúNo los persigo, peroles concedo todo el valor que merecen como reconocimientos al valor literario y art√≠stico de una obra. Es muy importante que los jurados se correspondan con el nivel del reconocimiento‚ÄĚ.

‚ÄúCuando tengo una obra o libro terminado, los presento a concursos, en parte porque ganarlos garantiza la publicaci√≥n. Son favorables tambi√©n porque suelen incluir promoci√≥n, presentaciones, cobro de derecho de autor‚Ķ La literatura y los escritores necesitamos la retroalimentaci√≥n con el p√ļblico, el est√≠mulo y pago por nuestro trabajo. Si pudieran ser da√Īinos para los autores, para su ego, ese es otro asunto‚ÄĚ, refiere quien durante la etapa de pandemia se ha mantenido muy activa entre letras.

‚ÄúTermin√© de escribir una obra teatral y dos poemarios. Prepar√© proyectos para maestr√≠as y colabor√© con amigos en sus proyectos personales. Por ejemplo, formo parte del disco de poes√≠a femenina Discurso de Eva, dirigido por Barbarella D¬īAcevedo, merecedor de la beca El reino de este mundo, de la AHS.

‚ÄúTambi√©n he colaborado con el canal en Telegram Troyanas en Cuarentena, de √Āmbar Carralero, donde surgi√≥ la idea de una antolog√≠a de poes√≠a femenina, de mujeres del teatro, que son poetas.

‚ÄúMis sue√Īos son seguir creando, escribir una novela, hacer cine y convertirme en madre‚ÄĚ expresa al final de la conversaci√≥n. Y uno la imagina tecleando alguna historia, leyendo sobre la cama, caminando por los pasillos del ISA o disfrutando alg√ļn paisaje. Tal vez se desdibuja al doblar de la esquina, pero siempre est√° en sus p√°ginas.

TAMBI√ČN PUEDE LEER PIEDRAS A LOS VARONES Y EL DESEO DE LO INS√ďLITO

 

Línea de Kármán

La exposici√≥n colectiva online L√≠nea de K√°rm√°n, inaugurada recientemente en Telegram, re√ļne la obra de catorce j√≥venes artistas visuales estudiantes del Instituto Superior de Arte (ISA), y deviene sugestivo muestrario de lenguajes, g√©neros y miradas de la creaci√≥n joven en Cuba.

La ma√Īana despu√©s (Aisladas) – Daniela √Āguila/ Fotos tomadas de la exposici√≥n

‚ÄúLos senderos del arte se abren paso. Escrutan la sabidur√≠a, declarada en basamento conceptual desde su propia denominaci√≥n. El impulso creador, en pos de la necesidad de expresi√≥n y di√°logo con el espectador, atisbado desde las diferentes plataformas digitales‚ÄĚ, escribe en las palabras del cat√°logo Mar√≠a de Lourdes Santana Arcos, y a√Īade que aqu√≠ ‚Äúse entretejen l√≠neas, blindadas por cierta visi√≥n de historia en la que el artista no puede sobreexistir al margen del entorno‚ÄĚ, por lo que la muestra, ‚Äúresulta, sin dudas, una propuesta fertilizada por la vivencia personal desde una dimensi√≥n colectiva y una complementaci√≥n de lenguajes, donde dibujo, grabado, instalaci√≥n, calado, fotograf√≠a, performance, y videoarte, devienen en traza del l√≠mite entre una atm√≥sfera subjetiva y el espacio p√ļblico-exterior‚ÄĚ, a√Īade.

De esta manera encontramos ‚Äďen esta exposici√≥n que toma el t√≠tulo del l√≠mite entre la atm√≥sfera y el espacio exterior, a efectos de aviaci√≥n y astron√°utica, conocido como la l√≠nea de K√°rm√°n‚Äď el trabajo de Daniela √Āguila, Daniel Ant√≥n, Jany Batista, Roxana Bello, Rosa Cabrera, Mar√≠a Fernanda Chac√≥n, Liz Maily Gonz√°lez, Yasiely Gonz√°lez, Liz Melisa Jim√©nez, Jhonatan Mario Gonz√°lez, Osmany Reyes, Juan Jos√© Ricardo, Mar√≠a de Lourdes Santana y Aldo Soler.

Liz Maily Gonz√°lez, en ‚ÄúCreaci√≥n de un v√≠nculo. Homenaje a Margaret Mead‚ÄĚ (dibujo sobre imagen impresa) aborda ‚Äúun proceso de sanaci√≥n, la creaci√≥n de un ambiente favorable y un pacto ante el dolor‚ÄĚ, que ‚Äúpermiti√≥ el mejoramiento para el hombre y nuestro paso para convertirnos en seres verdaderamente humanos‚ÄĚ (la sanaci√≥n de un hueso fracturado resulta evidencia del cuidado y la evoluci√≥n humana, como mostraron los estudios de esta antrop√≥loga estadounidense). Mientras que Juan Jos√© Ricardo Pe√Īa, en ‚ÄúSer libre para ser culto‚ÄĚ (grafito y acuarela sobre la pared, intervenci√≥n a manera de cenefas sobre la pared de una casa), ‚Äúrefleja varios cuestionamientos sobre el valor que le damos al arte y como este valor es caracter√≠stica en determinado espacio social. Hago uso del kitsch, el cual es un fen√≥meno con el que vivo a diario para establecer con el espectador un di√°logo desde lo auto-referencial‚ÄĚ.

Bisar РActo 1 (Detalle) РAldo Soler/Fotos tomadas de la exposición

En ‚ÄúLa l√≠nea de la vida o composici√≥n # 1 en honor al silencio‚ÄĚ, performance de tres minutos de duraci√≥n (pieza de hierro fundido perteneciente a un piano familiar Jhon L. Stowers de 1952 de 11 libras), Mar√≠a de Lourdes Santana ‚Äúrepresenta el medio id√≥neo para llevar a cabo una propuesta donde el dolor deviene en traza, y la traza en representaci√≥n de un gesto ef√≠mero‚ÄĚ.

En otra de las obras que integra L√≠nea de K√°rm√°n, la videoinstalaci√≥n ‚ÄúBisar (acto 1)‚ÄĚ, Aldo Soler representa ‚Äúdos videos que inician a la vez, perfectamente sincronizados. Con el paso del tiempo, ambos videos en bucle van perdiendo sincronizaci√≥n, hasta tal punto de que sea muy marcada y los audios se escuchen desincronizados, haciendo inentendibles su contenido. La pieza termina cuando estos videos pasan por todo el ciclo y se vuelven a sincronizar‚ÄĚ, explica.

Mientras que Mar√≠a Fernanda Chac√≥n, en ‚ÄúCabos sueltos‚ÄĚ (instalaci√≥n papel y calado con l√°ser) ‚Äúprofundiza en la idea del paso del tiempo y el deterioro, aludiendo a la representaci√≥n de patrones de alicatado, como emblema de la arquitectura cubana. Son fragmentos de un pasado pr√≥ximo, trozos de la memoria colectiva cubana, s√≠mbolo del pasado republicano del pa√≠s‚ÄĚ.

Interesantes ‚Äďcomo el resto de las piezas y la muestra en s√≠‚Äď resulta la instalaci√≥n ‚ÄúPaisaje emocional‚ÄĚ, a partir de fragmentos de losas, tierra fertilizada y plantas medicinales, de Yasiely Gonz√°lez, y ‚ÄúLa ma√Īana despu√©s‚ÄĚ, serigraf√≠a sobre cartulina de la serie ‚ÄúAisladas‚ÄĚ de Daniela √Āguila. Sin dudas una oportunidad que no debemos desaprovechar para interactuar desde las plataformas digitales con una atractiva muestra del presente (y futuro) de las artes visuales cubanas.


Luis Abel Oliveros: m√°s de 12 minutos de una vida

En Moa, a principios de este siglo, un muchacho aprend√≠a de memoria nombres de actores, actrices y directores, t√≠tulos de pel√≠culas, a√Īos de su estreno, persegu√≠a las ceremonias de los Oscar y era cliente ilustre de la videoteca local, cuando a√ļn se ve√≠an cl√°sicos cubanos y extranjeros en VHS, novedades para coleccionar, √©xitos rotundos.

[+]


¬ęLa escritura puede ser un largo viaje hacia la noche¬Ľ

Leonardo Estrada Vel√°zquez es un joven dramaturgo que persigue a la escritura en su largo viaje hacia la noche. Con motivo de la publicaci√≥n de su obra teatral Ludoteca, bajo el amparo del sello de Ediciones La Luz, me acerqu√© a √©l. En este di√°logo, muy semejante a otros que hemos tenido en la Asociaci√≥n Canaria de Cuba o en el Instituto Superior de Arte (ISA), Leonardo revela sus sue√Īos, sus influencias, sus obsesiones como escritor, la senda que lo conduce en busca de un nuevo texto y una historia por contar.

¬ŅSientes que al elegir la dramaturgia como tu campo de creaci√≥n fundamental sucedi√≥ un cambio en tu concepci√≥n po√©tica del mundo?¬†

S√≠. La dramaturgia es un concepto sem√°nticamente complejo y abarcador. Complejo porque hay muchas dicotom√≠as sobre qu√© significa la dramaturgia y cu√°l es su marco conceptual y formal. Muchas personas sit√ļan la dramaturgia en el mundo netamente de la escritura; sin embargo, ella nos ofrece un amplio abanico de posibilidades que se adentran en planetas visuales, sonoros, cinematogr√°ficos, danzarios‚Ķ como v√≠a l√°ctea de la creaci√≥n.¬†

El concepto de dramaturgia comienza a concebirse durante el Teatro de la Ilustración. Existe, entre los ilustrados, un investigador y crítico alemán llamado Gotthold Lessing quien, en su libro La Dramaturgia de Hamburgo, recopila una serie de ensayos en el cual analiza el teatro alemán de su época. Dentro de sus notas aparece el término dramaturgie, o sea, dramaturgia. Pero, obviamente, es una noción compleja pues ya en Grecia, Esquilo, Sófocles y Eurípides eran conocidos como poetas, y si hoy se les presentara quizás se haría utilizando el denominativo dramaturgo.

Asimismo, resulta abarcador porque la dramaturgia no solo nos ayuda a componer, estructurar, delinear las capas, niveles y categor√≠as de un texto escrito, sino tambi√©n act√ļa en los otros rubros que te mencionaba. Cada uno posee textualidad espec√≠fica y aut√≥noma, un lenguaje, signos que articulan su trazado. Hay much√≠sima dramaturgia en los gestos, movimientos y miradas de una persona, como mismo en la simetr√≠a, en el uso de la l√≠nea, el color o la luz concernientes a un cuadro; hay much√≠sima dramaturgia en la ag√≥gica, el ritmo, el comp√°s, la instrumentaci√≥n de una pieza musical; hay, por as√≠ decirlo, much√≠sima dramaturgia en la vida y sus situaciones.

Todo lo anterior representa mi noci√≥n del mundo. Admitir ese mundo sin procesos dramat√ļrgicos equivaldr√≠a a la inexistencia de mi yo. Quiz√°s te puedo decir que antes de conocer la dramaturgia, mi cosmos intelectual se notaba difuso. Solo al conocer la dramaturgia cobr√≥ personalidad, forma y sentido.

¬ŅC√≥mo se transmuta la poes√≠a en dramaturgia, y viceversa?

Es un proceso org√°nico y fluido, pero tambi√©n de convivio, es dial√©ctico, ef√≠mero, denso y contradictorio. Desde hace much√≠simos siglos atr√°s la poes√≠a y la dramaturgia eran asumidas como ese acto creativo, imitativo y comunicativo de una persona que conten√≠a una determinada sensibilidad gracias a ser pose√≠do por alguna deidad o fuente c√≥smica. Los poetas o dramaturgos (si se quiere) eran sencillamente creadores, y no exist√≠a esa diferenciaci√≥n de oficios o t√©rminos. Los m√ļsicos (coreutas) que cantaban ditirambos en honor a Dionisos fueron nombrados poetas (los textos de Plat√≥n y Arist√≥teles as√≠ lo constatan), incluso eran poetas los aedos y rapsodas que iban de pueblo en pueblo tocando la lira o aquellos que escrib√≠an para las procesiones en la H√©lade.

Hab√≠a tanta poes√≠a y dramaturgia en los poemas er√≥ticos de Safo a Lesbia, en La Epopeya de Gilgamesh o la Il√≠ada, de Homero como en Las Bacantes, de Eur√≠pides, en la construcci√≥n del Or√°culo de Delfos o el ag√≥n entre el coro y el corifeo ‚ÄĒseguido del hypokrit√©s‚ÄĒ, que marc√≥ un salto cualitativo en el origen del teatro. Todo este primer panorama es crucial para entender c√≥mo puede transmutarse la poes√≠a en dramaturgia y viceversa.¬†¬†

En mi caso, como escritor, puedo aseverar que el poeta no solo escribe desde esa condición espiritual de interpretar la vida misma y sus interioridades (mucho menos hoy, en donde el mercado juega un rol fundamental). El poeta, como el dramaturgo, requiere de una especialización, un oficio; luego, la maestría o dominio del saber hacer nos habla de la técnica. Es esa técnica la que facilita nuestro alumbramiento sobre las leyes de cualquier universo poético o dramático, y que nos induce a crear con un sentido pragmático, empleando formulas casi matemáticas una y otra vez. Significa una trasmutación de corte más científico, en la cual la poesía deviene signo y la dramaturgia resulta la poetización de ese signo.

El problema se agudiza cuando llegamos al espectador: cómo se trasmuta la poesía en dramaturgia y viceversa. Por situar dos tipos de receptores, está el consciente (como yo le digo) que tiene todo el feedback para decodificar ese lenguaje y experimentarlo, pero habrá quien no tenga toda esa consciencia y de todas maneras sienta, llegue a una realidad, su realidad, mediante ese acto comunicativo.

En resumen, poesía y dramaturgia se contienen, necesitan, desean y, por ende, trasmutan. La poesía y la dramaturgia como concepciones modernas quedan reducidas al género literario y escritural;  sin embargo, pueden estar en todo, solo hay que aprender a observarlas, interpretarlas y sentirlas con la técnica y el corazón.

¬ŅCu√°les son las diferencias esenciales entre Leonardo poeta y Leonardo dramaturgo?

El Leonardo poeta saca a la luz mi yo espiritual, ese que me remonta a mis or√≠genes como escritor en la Asociaci√≥n Canaria de Cuba, de la mano de mi otrora profesor y padre de la escritura, Rafael Orta Amaro. En aquella centuria, escrib√≠a m√°s bien con el af√°n de expresar algo, sin reparar en p√ļblicos y publicaciones o la definici√≥n de qu√© era aquello que hab√≠a plasmado en una hoja de papel. ¬°Eran tiempos v√≠rgenes y hermosos!, como un ni√Īo que da sus primeras pisadas y mira con asombro todo a su alrededor.

Mi parte dramat√ļrgica caracteriza otra etapa de mi vida que tiene que ver mucho m√°s con el despertar de una madurez como escritor (cuando digo escritor no me refiero a mi escritura netamente teatral, sino a cualquier tipo de texto que he redactado). Estudi√© Dramaturgia casi de casualidad (porque me comentaste con pasi√≥n la similitud de tales aprendizajes con el perfil del escritor) en la Universidad de las Artes (ISA): son teor√≠as y t√©cnicas que he ido puliendo a merced de trabajos concretos y que van en continuo aprendizaje.

Tras horas y horas de desvelo, desgaste, asperezas e incomprenciones debido a quienes no entienden o valoran tu trabajo, el Leonardo dramaturgo ya no solo escribe por amor o espiritualidad, sino pensando en hacer visible y también en comercializar la obra mediante un libro, una publicación digital o física, o a través conferencias, charlas, clases, talleres… Hay técnica y oficio en esta etapa, manipulas mucho más las palabras, las frases, los sonidos, los silencios y las acciones.

¬ŅAl estudiar Dramaturgia, tu oficio de poeta qued√≥ relegado a un segundo orden de importancia?

Quisiera pensar que no. Para m√≠ la poes√≠a representa ese aleph borgiano que nunca te abandona, espaciotemporalidad infinita donde todo confluye y que te transporta a lo m√°s rec√≥ndito del universo. La poes√≠a es luz, alma y vida, expresi√≥n c√≥smica y tangible del ser y el estar; aunque realmente ha pasado un torre√≥n de a√Īos desde la √ļltima vez que escrib√≠ un texto po√©tico puro.

Yo empec√© muy enamorado de la poes√≠a: redactaba sonetos, d√©cimas, cuartetas, tambi√©n verso libre. Gracias a la poes√≠a gan√© mis primeros premios (como el √Āngel Ganivet Internacional o los nacionales Ala D√©cima, Farraluque y Oscar Hurtado) y me insert√© en un mundo intelectual donde hab√≠a mucho de romanticismo tras cada palabra, lectura o tertulia.

Luego, una vez en el ISA, mis tiempos se redujeron y con ellos mis encuentros furibundos con la se√Īorita poes√≠a. Recuerdo que me seleccionaron para pasar el curso de la Escuela de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso. Vinieron a√Īos en que practiqu√© como narrador, m√°s tarde la escritura teatral y, paralelamente, el ensayo. En realidad, para graduarme como dramaturgo deb√≠a escribir teatro y, para vencer asignaturas te√≥ricas, deb√≠a redactar ensayos, investigar. As√≠, una vez concluida la universidad, qued√≥ esa savia en mis venas y la canalic√© en los trabajos realizados como ensayista, periodista y cr√≠tico, hasta que se envaneci√≥ mi parte poeta, y la poes√≠a y yo quedamos aislados, en galaxias dispares.¬†¬†

No obstante, quisiera creer que cuando nuestras supernovas se alineen, nos reencontraremos. Es imposible no amar a la poes√≠a. Es imposible no desearla. Es imposible no volver a ella. La poes√≠a se expresa en todo mi ser: cada parte de lo que pienso, siento, escribo o analizo. Mis ilusiones, enigmas, transiciones y necesidades corresponden irremediablemente a ella. La poes√≠a vive en m√≠: me gui√Īa un ojo, coqueta y desenfadada, record√°ndome que me pertenece y yo le pertenezco, como en una relaci√≥n matrimonial.

¬ŅQu√© temas te interesa abordar en un campo y otro de la producci√≥n est√©tica?

De manera global, me interesa todo tema que eval√ļe el ser desde lo social y lo existencial. Intento tomarle el pulso a los conflictos entre un individuo o un grupo de individuos con su contexto, a partir de sus intereses, objetivos, motivaciones, necesidades y urgencias.

Me apasionan temas en donde haya una suerte de destino prefijo que ahoga a los personajes y que ellos tratan de cambiar a toda costa; claro, muchas veces este destino los supera. Pacto con la violencia y el erotismo, también con la religión y la filosofía, en un corpus dramático que fusiona todo y se expresa desde una misma voz.

Por cierto, nunca faltan en mis textos seres con problemas patológicos: los psicóticos, psicópatas, delirantes, ladrones, asesinos… Me fascinan todos los matices que los componen. Incluso tiendo a colocar adolescentes en mis obras, y a sus reacciones dentro de toda esa gama de engendros.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?¬†¬†

Hay cuestiones gen√©ricas que delinean todos mis procesos creativos: una metodolog√≠a seg√ļn el tipo de texto que voy a redactar, su g√©nero y para qu√© espacio o p√ļblico lo estoy concibiendo. Mucha pasi√≥n: si no me interesa el tema que estoy abordando no lo termino ni aunque me ofrezcan la Piedra Filosofal. Investigaci√≥n: para poder crear cualquier obra debo tener referentes, y no solo me refiero a los intelectuales, sino tambi√©n a la investigaci√≥n del tema mediante el viaje de la vida y, por √ļltimo, espiritualidad, que para m√≠ no es otra cosa que inyectar mis ideas m√°s humanas al discurso de mi obra de arte, y que estas ideas puedan generar cambios ‚ÄĒcon el favor de Dios‚ÄĒ en nuestra especie.

De modo espec√≠fico, te puedo comentar sobre dos textos teatrales. Utop√≠a es una obra teatral (en proceso, aunque ya pas√≥ la primera etapa) que trata sobre una adolescente quien, tras un intento de violaci√≥n y el asesinato de sus padres frente a ella, queda inerme a un proceso de coma. La termin√© en 24 horas. Toda una noche, ma√Īana y tarde del d√≠a siguiente sin dormir absolutamente nada. Escrib√≠ y escrib√≠ y escrib√≠ como si me estuvieran dictando la obra o, m√°s bien, como si la estuviera mirando dentro de mi cabeza.

A decir verdad, Utop√≠a le debe la vida a otro texto que trataba sobre una ni√Īa que llevaban a un santuario de reclutamiento y all√≠ la entrenaban para ser una asesina. Me di a la tarea de intervenir y contextualizar ese texto. Para ello potenci√© una idea dram√°tica (A es violada por B. Llegan C y D y B los asesina. A cae en coma.), cuyo n√ļcleo le diera ox√≠geno al nuevo manuscrito.

Luego aparecieron los tiempos y espacios de la acción. Yo quería contar todo lo que podía padecer esa muchacha mediante un lenguaje simbólico, poético, onírico e introspectivo, y el medio para hacerlo era su psiquis. Utilicé su psiquis para recrear toda una gama de personajes imaginarios que prueban, fragmentan, hieren su inconsciente en pos de que tome una decisión final: salir o no salir del coma.

A m√≠ me interesaba c√≥mo evolucionaba ese personaje a partir de un proceso complejo y desgarrador, qu√© tipo de personalidad adoptar√≠a, su visi√≥n del mundo tras esa tragedia… y expresar todo eso mediante im√°genes.

Fueron mis 24 horas más duras como creador. Me apegué muchísimo al personaje protagónico y sentí miedo, dolor, alegría, angustia, tristeza… Fue terrible aquello, pero al mismo tiempo hermoso por la obra que quedó. Y te confieso, no sentí abrupto el proceso creativo gracias a tenerlo claro en mi cabeza (también ya había investigado anteriormente), y gracias también a una estructura flexible y un texto base dispuesto a mi carnicería literaria.

13 d√≠as es una pieza que se inici√≥ tras los talleres del Royal Court de Inglaterra, de la mano de la coordinadora Elyse Dogson. Versa sobre un veterano de la guerra de Angola que vive en un contenedor con su hija de doce a√Īos y que, cuando recibe la noticia de que van a construir una cadena hotelera all√≠, busca un nuevo hogar.

El proceso creativo est√° conectado a dos a√Īos en los que tom√© las clases de los profesores ingleses y sus notas. En cada sesi√≥n surgieron pautas, preguntas, creamos ideas dram√°ticas, espacios y tiempos imaginarios, posibles historias y sucesos‚Ķ Tambi√©n, desde un punto de vista personal, me ayudaron los libros y documentos consultados, las entrevistas y testimonios recibidos, incluso el derrumbe de una casa del vecindario que presenci√© como en una suerte de efecto de realidad.

Con 13 d√≠as experiment√© toda la desesperaci√≥n que padece un hombre cuando ve c√≥mo su ideal se demuele sin respuesta. Lo m√°s duro para m√≠ fue traducir todo ese quebranto en la relaci√≥n del veterano de guerra y su hija. Para √©l, ella es su √ļnica raz√≥n de existencia y, cuando la muchacha le pierde la fe debido a su incapacidad para darle un hogar, sencillamente su mundo colapsa, deja de existir.

¬ŅDe qu√© manera el conocimiento del ajedrez como juego ciencia influy√≥ en tu concepci√≥n art√≠stica del mundo?

Para m√≠, el ajedrez es teatral y espectacular, es una puesta en escena donde convergen personajes en contradicci√≥n representados por piezas. Cada partida vislumbra un planeta lleno de arte, poes√≠a y vida. El ajedrez me recuerda al Principito y los planetas que descubre poco a poco. Tambi√©n me recuerda a Horacio, el protagonista de Rayuela, cuando le explica la causalidad de las cosas a un Roland que no ve m√°s all√° de lo tangible. O a Cien A√Īos de Soledad y todo ese universo m√°gico que se construye desde los sucesos m√°s cotidianos.

Yo fui primero jugador (aficionado) de ajedrez antes de estudiar literatura. Aprend√≠ primero todo el mundo art√≠stico que existe en las combinaciones, sacrificios y ataques que se gestan para capturar una pieza o decirle euf√≥rico a un rival: ‚Äú¬°jaque mate!‚ÄĚ. Lo aprend√≠ incluso antes que conocer la caja china, el dato escondido, o qu√© cosa es un narrador omnisciente. El ajedrez fue ese primer espacio m√°gico que me acogi√≥ sin discriminaci√≥n y me dot√≥ de una sensibilidad otra que luego verter√≠a en mis escritos.

Al juego ciencia le debo debo además la posibilidad de desarrollar un pensamiento crítico y analítico, la posibilidad de mejorar la concentración, ser alguien mucho más serio en situaciones que lo ameritan. Cada posición en el tablero te obliga forzosamente a formularte hipótesis y estudiarlas y analizarlas en la mente antes de efectuar una jugada.

Todo ello me ayudó muchísimo a darle una dimensión de arte y profundidad a cada cosa que realizo y funge como parte intrínseca de mi mundo. El ajedrez, más que un tablero y unas piezas cualquieras, es un mundo.

Ediciones La Luz lanzará, en fechas próximas, tu obra teatral Ludoteca…

Ludoteca fue la obra que escrib√≠ para graduarme del ISA, as√≠ que imag√≠nate la carga espiritual, existencial, emocional, sem√°ntica y de todo tipo que contiene. Es un texto sobre la fatalidad y el valor, asumido a trav√©s de un muchacho de 12 a√Īos que quiere devenir ajedrecista profesional, aunque su sino cambia tras jugar una partida por dinero para salvar a su profesor de una deuda que arrastra de su pasado penitenciario.

Me interes√≥ toda la violencia o peripecias negativas que pueden acontecer ante un acto noble. La vida es un gran tablero de ajedrez y nuestros actos van acompa√Īados de procesos complejos y no siempre felices. A veces la infelicidad es provocada por fuerzas mortales, seres humanos que nos enredan porque esas acciones parecen contrapuestas a ellos; a veces, es provocada por fuerzas trascendentes, esp√≠ritus, energ√≠as, presencias que tejen el equilibrio del mundo y cuando actuamos con demasiada autonom√≠a nos recuerdan que no tenemos todo el control, como si fu√©ramos piezas de ajedrez que mueven a su antojo.¬†¬†

Ludoteca fue un proceso de m√ļltiples versiones y sensaciones. Escrib√≠ mucho, much√≠simo. Primero naci√≥ como un texto sobre espionaje trabajado una y otra vez porque no se armaba bien su desarrollo argumental, luego fue mutando hasta que dej√≥ de tratar ese tema. As√≠ arrib√© a la sinopsis que te comentaba anteriormente.

Con Ludoteca, el proceso fue bastante metodol√≥gico, necesario y guiado por mi tutor, el dramaturgo Yerandy Fleites. Se gestaron ideas a partir de sucesos concretos, se conform√≥ una f√°bula, seleccionamos un cronotopo espec√≠fico y lo que me interesaba decir a m√≠ como dramaturgo de la Cuba de ese momento. Fleites gui√≥ ese proceso en torno a sus charlas, notas y pautas espec√≠ficas de trabajo. Me ense√Ī√≥ a urdir en mi biograf√≠a como ajedrecista mis inquietudes y relaciones con el juego para darle una dimensi√≥n humana a la historia.

¬ŅTe preocupan la perfecci√≥n y la maduraci√≥n de las obras? ¬ŅQu√© ventajas te confiere el hecho de regresar a textos ya culminados y mirarlos con nuevos ojos? ¬ŅNo temes acaso viciar o comprometer tu mirada como dramaturgo?

Opino que resulta ventajoso examinar algo a trav√©s de los ojos de la experiencia, y un dramaturgo sin experiencia de todo tipo dista de entender la magnitud de su trabajo. El proceso en Ludoteca fue condicionado por el acto formal que representaba, es decir, mi graduaci√≥n. Adem√°s, el tiempo que ten√≠amos para acabarla marcaba una suerte de tensi√≥n. Pasaron los a√Īos y sent√≠ la necesidad de retomarla porque ese texto, desde su calvario, me segu√≠a susurrando nuevas ideas en t√©rminos de estructura, lenguaje, niveles de teatralidad‚Ķ Entonces respond√≠ a sus llamados para ver si sacaba una versi√≥n distinta.

Los riesgos son muchos, tambi√©n los vicios: zonas err√°ticas, repeticiones, lugares comunes que te ciegan de tanto verlos; pero es el mismo riesgo que uno corre cuando escribe un libro cualquiera y le pasa por arriba una y otra vez. En tal sentido, muchas veces no se termina. La escritura puede ser un largo viaje hacia la noche. Publicas el trabajo y le encuentras elementos que pueden seguir mejorando. Con el teatro sucede peor porque, cuando lo ves en escena, te ruborizas de todo lo que podr√≠a mutar si lo reescribes. La suerte con Ludoteca es que la dej√© reposar bastante sobre las arenas del tiempo: transcurrieron a√Īos sin volver a dialogar con¬† ella y ese estado de reposo, de incomunicaci√≥n, me ayud√≥.¬†¬†¬†

Tu cercan√≠a, tanto temporal como f√≠sica, con otros dramaturgos de tu misma generaci√≥n, ¬Ņte ha influido, te ha marcado? ¬ŅC√≥mo intentar ser aut√©ntico cuando otras tantas voces tienen b√ļsquedas est√©ticas semejantes a las tuyas?

No me preocupa mucho la autenticidad en los t√©rminos de si mis creaciones son semejantes a otras, o al comparar estilo, tem√°tica, lenguaje, ficci√≥n‚Ķ Me interesa lo que tengo qu√© decir y c√≥mo lo voy a decir. Mis b√ļsquedas, mis giros, mis soluciones… Obviamente, s√≠ entiendo todo lo contaminado que estoy por signos, s√≠mbolos, referentes, estrategias y discursos ecos de mi generaci√≥n. Entiendo, inclusive, todo lo contaminado que resulto ante una posmodernidad trasdisciplinaria, pastiche, collage y sus vol√ļmenes grandilocuentes de informaci√≥n.

De todas maneras, deseo filtrar mis ideas en consonancia con una realidad determinada, lo que yo pienso de tal tema, y canalizarlo en una praxis creativa concreta. Busco la autenticidad a partir de la sinceridad conmigo mismo y el worldbuilding que dise√Īe. Ans√≠o transitar ‚ÄĒsin mirar atr√°s como Orfeo‚ÄĒ esa coordenada luminosa que me saqu√© del Inframundo del miedo al plagio. Persigo mis espasmos m√°s fieles y los traduzco en im√°genes, palabras y arte.

¬ŅCon cu√°les po√©ticas esc√©nicas, o nombres puntuales del mundo teatral cubano, te interesar√≠a dialogar desde la dramaturgia? ¬ŅHas pensado acaso en la direcci√≥n teatral como un posible camino para ti o prefieres concentrarte solo en b√ļsquedas espec√≠ficas desde el mundo de lo textual?

Una vez pens√©, frente al espejo de mi alma, en la direcci√≥n teatral y me deslumbr√©. Eso fue hace a√Īos, cuando a√ļn era estudiante y con todo un banco de enigmas sobre mi verdadera vocaci√≥n. Me inquietaba tambi√©n la idea de que mis obras de teatro fueran devoradas por el tiempo y su boca milenaria debido a no hacerse cuerpo y vida en escena. Luego desestim√© esa opci√≥n porque la existencia misma me arrastr√≥ hacia otros rumbos.

Sobre los nombres puntuales que debo agradecer se encuentra Abel González Melo, quien fungió como uno de los primeros dramaturgos que leí. Me acerqué a Chamaco, verbigracia, y me cautivó su estructura, la poetización de sus didascalias, la verdad tan grande y profunda de sus personajes. También hojeé a Yerandy Fleites y de él aprendí que se podía crear un teatro que hablara de nuestra realidad tomando como eje otra realidad contenida en tiempos mitológicos.

Luego pact√© con la generaci√≥n teatral llamada ¬ęlos nov√≠simos¬Ľ: descubr√≠ en ellos una pr√°ctica escritural que dialogaba con una letra performativa, risom√°tica, que resonaba en m√≠ mediante met√°foras, s√≠mbolos, acciones cuyo epicentro difuminaba mi noci√≥n de lo real‚Ķ Esa dramaturgia me ayud√≥ a entender los personajes como personas, las acciones como actos y, m√°s que representar una ficci√≥n, supe que pod√≠a crear un teatro que se presentara al espectador sin m√°scaras, como un pacto l√ļdico.

A decir verdad, no puedo asegurarte con exactitud que sigo un modelo específico, que esos dramaturgos me impulsaron a crear una obra puramente realista o performática. Mi dramaturgia navega sobre uno y otro mar. Bebí de ellos porque son los dramaturgos cubanos cercanos a mi generación. También bebí de otros textos que me encantaron, como La noche de los asesinos, Electra Garrigó, Réquiem por Yarini o La casa vieja.

Respecto a las puestas en escenas, te puedo decir que he hecho de igual forma. Beber y beber y beber aunque me atragante. Siempre hay catas m√°s deseadas que otras, claro. Recuerdo con benepl√°cito Jerry viene del zoo, de la tropa de Antonia Fern√°ndez, Vida y obra de Pier Paolo Passolini, de Carlos Celdr√°n, Cal√≠gula, de Carlos D√≠az, Delirio Habanero, de Ra√ļl Mart√≠n‚Ķ las cuales han marcado mi personalidad art√≠stica y, por ende, mi escritura.

¬ŅQui√©n es, m√°s all√° de la p√°gina en blanco, Leonardo Estrada?

Alguien a quien le fascina el conocimiento. Me encanta encontrar/experimentar nuevos universos y las musas arcanas que all√≠ habitan, solo para hacernos creer que a√ļn existen los efectos po√©ticos de la vida.¬† Ahora mismo encontr√© una. Me hallo avocado a un proceso de estudio de todo lo que tiene que ver con el Marketing Digital. El Marketing tiene mucho de arte, poes√≠a y dramaturgia, por eso me llena de afanes y sue√Īos. Adem√°s he aprendido que para nosotros, los escritores, existe un l√ļcido camino de trabajo dentro de esta ciencia que se llama copywriting y que es una suerte de escritura persuasiva o publicitaria.

Soy alguien que adora el ajedrez, aunque no sea jugador profesional. Durante la cuarentena llegué de casualidad al mundo del ajedrez online. Trabajé para una revista de ajedrez como editor y traductor de francés durante un tiempo. Asimismo, lideré un equipo con 50 ajedrecistas y, a base de corazón y triunfos en competencias internacionales, he logrado que contemos hoy con más de 800 miembros.

Soy adem√°s un rom√°ntico y humanista en tiempos demasiado r√°pidos. Ese que sigue con las cuerdas de su coraz√≥n los paradigmas de V√≠ctor Hugo y Jos√© Mart√≠, ese que vislumbra una met√°fora herida y a√ļn as√≠ se aferra a cuidarla, ese que cree de s√ļbito en las vidas pasadas y futuras porque a veces se aburre de su presente pero, sobre todo, ese que sabe que el Universo tatu√≥ en las estrellas una misi√≥n para √©l: escribir, escribir y escribir.


El pino (Blanco), el bosque y el teatro nuevo

Hay quienes desean cumplir un sue√Īo con tanta intensidad, sin saber qu√© destino tomar√°n cuando su anhelo se cumpla, si les ser√° provechoso o encontrar√°n en √©l su fin. Hay quienes eligen el desarraigo disfrazado de horizonte esplendoroso; hay pinos en el bosque a√Īorando las luces de la ciudad sin saber que llegar all√≠ implica abandonar el verdor y el abrigo de los otros, de sus iguales, el hogar, la libertad.

[+]


Roly Berrío y sus moscas de fuego

Roly es un empedernido rom√°ntico. Ni √©l mismo debe saber con qu√© acordes toca lo ue toca. Las manos, como desentendidas del cuerpo, se tragan la guitarra en los cuatro o cinco minutos que hace durar una canci√≥n. Como √©l dice, y anda ¬ęrompiendo todos los c√≥digos¬Ľ. Su guitarrofilia es lo m√°s er√≥tico que la m√ļsica santaclare√Īa ha visto.

No por gusto es uno de los favoritos de los trovuntienfermos. Su novia Caridad, cual canci√≥n a temporal, ha acompa√Īado las historias uniformadas de cuanto adolescente ha sido ¬ęmitad de amor voraz¬Ľ. Su risa descarada es el punto final de las mejunjadas de jueves y su energ√≠a ratifica aquella leyenda cubana de que ¬ę20 a√Īos no es nada¬Ľ.

¬ęEs un tipo sexy¬Ľ se comenta en las gradas mientras Roly pone a gozar la guitarra. Y es que √©l no necesita mucho, su boca musicaliza los ruidos y sus habituales coros camuflados en canciones ajenas se extra√Īan sobremanera cuando no est√°n.

Las √ļltimas veces que lo he visto tocar no ha faltado el grito p√ļblico de ¬ęMoscas de fuegooooo¬Ľ. √Čl sonr√≠e, se pasa la mano por la frente para disimular el sudor y empieza:

A tus ojos me quiero lanzar,
un río profundo hay en tu mirar.
Se me quitan los miedos de amar,
tu pelo parece flotar.
Llévame a la deriva,
quiero hacer lo que me pidas.
T√ļ me enciendes la vida, t√ļ me enciendes el alma,
me tienes vir√° toda la balanza.
Estoy echando chispas, por tu amor me quemo,
mira como vuelan mis moscas de fuego…

Este 14 de febrero Roly nos regala su más reciente videoclip. Moscas de fuego, que es, además, el nombre de su próximo DVD, bajo el sello discográfico Colibrí y con producción musical de Alain Pérez.

Seg√ļn la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Villa Clara: ¬ęEl DVD tiene 14 canciones, todas compuestas por Roly Berr√≠o, qui√©n interpreta dos solo a guitarra y voz, y en las 12 restantes est√° acompa√Īado por la banda formada por Dayron Oney a la trompeta, Andy Garc√≠a a los teclados, Rainer P√©rez al bajo el√©ctrico y Roberto Vizca√≠no a la percusi√≥n. Este domingo vamos a estrenar como avance del DVD el v√≠deo de este tema en el canal de YouTube https://www.youtube.com/c/RolyBerr√≠ocanaloficial. La realizaci√≥n audiovisual estuvo a cargo de Igor Studio (Barcelona). La mezcla la hizo Sebasti√°n Perkal (Buenos Aires) y el mastering, Nick Litwick en Mastering Manson Madrid¬Ľ.

El trovador de los rizos sigue haciendo de la suyas, en cualquier momento ¬ęva a coger candela la estaci√≥n de bomberos¬Ľ. Roly, guitarra en mano, se reinventa segundo a segundo para que nunca una canci√≥n vuelva a ser igual que otra, para enredarnos en la trilog√≠a de su amor. A d√≠a de hoy, solo salen de √©l… Canciones.


Iv√°n Fern√°ndez Real: ¬ęTodo gira en torno a la creaci√≥n¬Ľ

Si algo maravilloso tiene la entrega anual de Becas y Premios de la AHS es la posibilidad de escuchar nuevos nombres y fijar los rostros de aquellos jóvenes que comienzan a marcar una pauta en nuestro mundo cultural. Fue precisamente en la ceremonia de diciembre de 2020 cuando conocí a Iván Fernández Real y su obra, merecedora de la más reciente Beca Conmutaciones. Así, una vez más, las redes sociales me sirvieron para rastrear al joven artista y proponerle este diálogo y estas preguntas.

‚ÄĒ¬ŅCrees que el arte tiene un poder transformador de la conciencia y la espiritualidad humanas?

‚ÄĒMe gustar√≠a creer eso. Al menos, el arte puede intentarlo. El hecho de lograr una transformaci√≥n implica una apropiaci√≥n, aceptaci√≥n o al menos una reacci√≥n, un dejarse llevar del receptor, aparte de la fuerza que pueda tener la obra. Tal vez si para el autor supuso una transformaci√≥n personal en primera instancia, para parte del p√ļblico tambi√©n sea posible.

‚ÄĒ¬ŅPor qu√© elegiste la composici√≥n como lenguaje?

‚ÄĒNo creo que la composici√≥n llegara a m√≠ por una decisi√≥n racional sino a trav√©s de mis estudios de viol√≠n; simplemente tocando, tal vez variando alg√ļn repertorio o haci√©ndolo m√°s personal. Casi pudo haber sido un acto de inconformidad, de querer tocar o buscar una m√ļsica diferente. Despu√©s vino el deseo y la necesidad de ampliar estudios, de dedicarme con mayor esmero: ah√≠ s√≠ est√° la decisi√≥n de seguir componiendo.

‚ÄĒLos m√ļsicos descubren muy j√≥venes el llamado a la vocaci√≥n, ¬Ņcu√°n importante es para un artista saber desde temprano ad√≥nde lo dirigen sus pasos?

‚ÄĒEn la medida en que cada cual descubre m√°s temprano qu√© hacer con su vida, mayor experiencia y desarrollo en este sentido tendr√°. Los m√ļsicos comienzan a estudiar siendo ni√Īos, lo que no necesariamente significa que sean m√ļsicos cuando crezcan, esa es una decisi√≥n personal y conlleva mayor madurez. En la m√ļsica, as√≠ como en la danza y dem√°s manifestaciones que implican el uso del cuerpo, es vital desarrollar y¬† potenciar capacidades f√≠sicas, y esto solo se logra entrenando, es como un deporte, implica dedicaci√≥n, trabajo duro.

Si no crees en lo que haces, si no te gusta de verdad, si no te apasiona, será muy difícil alcanzar un resultado favorable. El arte conlleva gran esfuerzo, resistencia, se convierte en una obsesión, en una forma de vida.

En cualquier caso, no est√° de m√°s acercarse al arte desde edades tempranas, favorece el desarrollo intelectual, la responsabilidad, la madurez, la creatividad.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo? ¬ŅQu√© importancia le confieres a la investigaci√≥n?

‚ÄĒNo tengo una forma ni proceso creativo est√°tico o predeterminado, intento estar lo m√°s conectado posible con lo que estoy haciendo y tener resueltas cuestiones t√©cnicas antes del momento de componer. La investigaci√≥n antes, durante y despu√©s me resulta fundamental, es una manera de llegar al fondo, de poder mirar desde varios √°ngulos lo que va saliendo, de buscar otros posibles caminos, preguntas e interrelaciones con zonas de creaci√≥n art√≠stica y de pensamiento diferentes.

‚ÄĒ¬ŅQu√© es lo m√°s dif√≠cil de tu trabajo creativo y qu√© es lo m√°s simple?

‚ÄĒEn la obra confluyen interrogantes, experiencias cotidianas, pensamientos, lo vivido o imaginado, lo que eres, has sido, tu idea de lo que debes ser y de los que te rodean‚Ķ Todo va quedando y se filtra, de manera consciente o inconsciente, en el resultado.¬† Dif√≠cil o simple, es un camino, se va haciendo y todo es parte del proceso, todo gira en torno a la creaci√≥n, o tal vez sea que en el acto de la creaci√≥n se aprehende de todo.¬†

‚ÄĒ¬ŅCu√°les son las principales herramientas de un creador y los principales errores en los que un artista podr√≠a incurrir?

‚ÄĒLa imaginaci√≥n, la creatividad, la capacidad para escuchar, ver y pensar: son herramientas que hay que afilar, conservar, desarrollar y salvar.

Los artistas son personas también, pudiera parecer obvio; el principal error: dejar de ser persona.

‚ÄĒPara un creador, un premio es un reconocimiento a una trayectoria de vida pero, ¬Ņc√≥mo lo interpretas t√ļ?, ¬Ņqu√© importancia le confieres? ¬ŅSon los premios trascendentes m√°s all√° de la oportunidad o de la luz parcial que brindan en un momento determinado? ¬ŅQu√© es, para ti, lo realmente trascendente en la vida de un m√ļsico?

‚ÄĒUn premio, para m√≠, tal vez diga m√°s sobre el jurado que lo decide que sobre las obras o los artistas que lo obtienen. Son opiniones, y las opiniones son recibidas como tal. Si un premio es dado, est√° en relaci√≥n con los integrantes de un jurado, que ser√° mejor mientras m√°s amplio, heterog√©neo y conocedor sea, y aun as√≠, el resultado no ir√≠a en detrimento de las dem√°s propuestas presentadas. La importancia que pudiera tener la premiaci√≥n es darle movilidad al arte, lo realmente significativo ser√≠a que la m√ļsica suene, que el arte pueda llegar a un p√ļblico mayor, estimular el debate¬† entre estudiosos y p√ļblico en general, y para esto no es necesario un reconocimiento (aunque s√≠ supone una ayuda). O sea, creo necesaria la escucha y respectiva cr√≠tica de la m√ļsica y el arte, no porque tenga alg√ļn premio la obra o el autor (esto no lo hace mejor ni peor), sino por la difusi√≥n y el estudio, que en definitiva va emparejado al desarrollo de la interpretaci√≥n general, y a la creaci√≥n o perfeccionamiento de un juicio cr√≠tico e individual sobre el arte contempor√°neo.

‚ÄĒA√ļn eres estudiante de Composici√≥n del Instituto Superior de Arte y ya has obtenido la Beca Conmutaciones, que confiere la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, ¬Ņqu√© posibilidades espec√≠ficas te brinda esta beca?

‚ÄĒPrecisamente eso: es una beca que incluye un apoyo importante para hacer la m√ļsica y grabarla. Facilita un per√≠odo de trabajo y ayuda a desarrollar un proceso de creaci√≥n.

‚ÄĒ¬ŅQui√©nes son tus principales referentes art√≠sticos?

‚ÄĒHablar de referentes art√≠sticos ser√≠a muy complicado, pueden ser muchos y variables dependiendo de etapas, descubrimientos, proyectos.¬† Intento escuchar, leer y ver de la forma m√°s abarcadora posible. Si pensara en alg√ļn referente fijo ser√≠a Johann Sebastian Bach, Lezama, Nietzsche, Mart√≠, Webern, Tarkovski, son una especie de acompa√Īamiento. De la creaci√≥n musical cubana me interesa particularmente la obra de Juli√°n Orb√≥n y Carlos Fari√Īas, aunque intento conocer, o al menos estar enterado, de la m√ļsica escrita por compositores cubanos, sobre todo despu√©s de Rold√°n y Caturla. Esto pudiera resultar otra obviedad pero no lo es.

‚ÄĒDesde el lenguaje de la composici√≥n, desde la comunicaci√≥n humana que se establece al escuchar una obra musical, ¬Ņqu√© intentas transmitir con tu creaci√≥n a los otros?

‚ÄĒSimplemente intento que la m√ļsica sea en s√≠ misma suficiente. La pretensi√≥n de querer decir algo espec√≠fico no me parece leg√≠tima, en definitiva cada cual entiende hasta donde puede y quiere: esos l√≠mites var√≠an. Creo que cuando alguna obra demanda mucha explicaci√≥n por parte de su autor es que algo no fue bien. Tampoco la opini√≥n del autor debe ser tomada como modelo; si el resultado es bueno, con la obra basta. Muchas veces, el propio autor es el que limita las posibles interpretaciones y, al final, esto es lo maravilloso del arte, la¬† multiplicidad de lecturas.

Intento ver la m√ļsica desde el sonido en s√≠ y c√≥mo es percibido en su totalidad. A partir de esto, todo lo que puede pasar y ser desarrollado, desde la aparente construcci√≥n de c√≥digos con una insinuaci√≥n de significaci√≥n, a un est√≠mulo sensorial, a lograr al menos una reacci√≥n, incitar, sugestionar, que quede algo en la memoria que permita hacer pensar y repensar al oyente.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo definir√≠as el talento? ¬ŅCu√°nta importancia le concedes a la disciplina de trabajo? ¬ŅPuede existir un buen m√ļsico que no combine, en su propia naturaleza, el talento con la disciplina?

‚ÄĒAun con el mayor talento es imprescindible la entrega, la disciplina, el oficio, en algunos casos hasta asc√©tico. No creo que se haya conocido m√ļsico ni artista alguno donde no confluyan talento y trabajo. Es como si el talento fuese la mezcla perfecta entre aptitud y actitud, vitales las dos, pero visto m√°s como la capacidad de mantener una disciplina de trabajo, de estar preparados y siempre en disposici√≥n de evolucionar, de aprender, de estar instruidos e inspirados.

‚ÄĒ¬ŅHasta qu√© punto la competencia o la emulaci√≥n es saludable para la vida creativa de un m√ļsico?

‚ÄĒNo me ocupo de esto, no me gusta la competencia en el sentido de mostrar habilidades que pueden adquirirse mediante repetici√≥n y copia, a modo deportivo, sin que haya un trasfondo.¬† Me parece da√Īino. Cada cual debe buscar su forma propia de hacer y decir. Intentar entrar o adaptarse a ciertos moldes por el hecho de competir o alcanzar alg√ļn reconocimiento puede limitar el verdadero desarrollo personal, enti√©ndase individualidad, la capacidad que cada cual tiene de ser de una forma √ļnica.

‚ÄĒEn el universo particular de la experiencia humana, ¬Ņqu√© lugar ocupa la m√ļsica?

‚ÄĒSiempre ha estado y est√° pr√°cticamente en todo momento de la vida. Si se quiere entender c√≥mo es el hombre hoy, hay que estudiar sus relaciones con la m√ļsica en la historia, la consumida hoy y la forma en que es consumida. Hasta ahora, la m√ļsica ha sido imprescindible, y debe seguir si√©ndolo.


¬ęEs imposible crear sin exponerte¬Ľ

Marlon Duménigo sabe que la literatura se asume como un ejercicio de riesgo. La literatura es un salto al vacío de la (in)certidumbre. Con sus historias, este joven escritor refleja uno de los ángulos de lo real. Ha escogido el vehículo de la palabra escrita para llegar a los otros. Contar es, bien lo sabe, un acto de valor y de supervivencia.

Hay quienes refieren que la literatura les lleg√≥ de repente, que el acto creativo los sorprendi√≥ en la vida cuando no pensaban, ni siquiera, ser artistas. Otros hablan de un llamado temprano de la vocaci√≥n. ¬ŅCu√°l es tu historia: c√≥mo descubres que este era el camino, o uno de los caminos, que te interesaba transitar?

Mi primer intento de hacer literatura fueron unas cuantas poes√≠as rimadas que escrib√≠ a los 12 o 13 a√Īos, y que mi madre a√ļn conserva y se empe√Īa en mostrar como un trofeo infantil a los conocidos m√°s cercanos. Digo intento a riesgo de que le palabra le quede grande, pues fueron apenas pinceladas de creaci√≥n, su principal valor radica en la necesidad de expresar ciertas ideas y que el canal escogido sea precisamente la palabra escrita. M√°s tarde, en el servicio militar, llevaba siempre en el bolsillo derecho del pantal√≥n una libreta doblada y un lapicero que usaba en los ratos libres para conformar una especie de bit√°cora que, adem√°s, conten√≠a vi√Īetas y reflexiones cortas; concebidas bajo la premisa de ‚Äúser escritas solo para m√≠‚ÄĚ. De hecho, llen√© m√°s de una libreta (al final no se cumpli√≥ eso de que eran para m√≠, pues todas se perdieron), aunque por ese entonces tampoco podr√≠a definirlo como una vocaci√≥n. Lo m√°s parecido a eso llegar√≠a m√°s tarde, en 5to a√Īo de la carrera de Ingenier√≠a en Ciencias Inform√°ticas y, esta vez, para bien o para mal, se cumpli√≥ el axioma de que a la tercera va la vencida. Entonces tuve la gu√≠a de Anisley Miraz Lladosa, una poeta que me anim√≥ a la escritura y a presentar mis textos al concurso de talleres literarios de Trinidad, mi Macondo, la ciudad donde viv√≠ hasta los 23 a√Īos.

La velocidad de los res√ļmenes hace que no mencione otros nombres y t√≠tulos de libros que influyeron de manera consciente o inconsciente en el deseo de convertirme en escritor. Un deseo que cobr√≥ otra dimensi√≥n mientras cumpl√≠a el servicio social en La Habana, cuando entr√© al Centro de Formaci√≥n Literaria ‚ÄúOnelio Jorge Cardoso‚ÄĚ y al Taller de Ciencia Ficci√≥n y Fantas√≠a Espacio Abierto. Creo que este fue el punto de no retorno. Era la primera vez en mi vida que estaba rodeado de escritores, de personas con aspiraciones creativas similares a las m√≠as y fue la primera vez que sent√≠ una retroalimentaci√≥n. Ese saber que hay otros como t√ļ, con los mismos bloqueos literarios, ansias de publicaci√≥n, cuentos inacabados y deseos de abandonarlo todo en alg√ļn punto, pero que siguen en el camino de la literatura a pesar de todo. En mi caso, porque la literatura, tras casi diez a√Īos, consigue emocionarme de la misma forma. Hace que me levante a las 5:45 de la ma√Īana a intentar mejorar un texto y lo hago con toda la energ√≠a disponible. Eso tiene que significar algo. Solo si dejo de emocionarme con la literatura dejar√© de escribir.

¬ŅSientes que existe una pauta, una constante, en tu proceso creativo, u optas por ser libre de cadenas vinculadas al ejercicio del oficio o a la costumbre escritural?

Al principio bastaba con la soledad y el caf√©. Me sentaba a escribir cuando me sent√≠a inspirado y rechazaba hacerlo esos d√≠as en los que procrastinar se vuelve tendencia. Luego asum√≠ cierta disciplina. Actualmente escribo cinco d√≠as a la semana. Con el tiempo fui incorporando, adem√°s, rutinas que hacen m√°s predecible o menos extra√Īo el proceso creativo. Escribo por lo general en las ma√Īanas, entre las 6:00 y las 9:00, con el ruido del ventilador de fondo. Solo tomo caf√© mientras escribo y nunca comienzo a escribir la historia hasta tener la primera oraci√≥n exacta. A veces tengo el resto del cuento o del cap√≠tulo en la cabeza y no lo comienzo hasta encontrar esa primera l√≠nea que dicta el tono de la historia. Cuando tengo bloqueos literarios recurro al manuscrito, lleno decenas de p√°ginas de tinta azul o negra y caligraf√≠a apurada que, muchas veces, no representa otra cosa que desechar caminos, decantar posibles finales o di√°logos que reescribo hasta reencontrarme con el tono o la idea que me permita volver a enfrentarme al teclado y la pantalla definitiva en la laptop.

¬ŅCu√°les sientes son los ‚Äúsiete pecados capitales‚ÄĚ de un autor?, ¬Ņqu√© entorpece la creaci√≥n?

El acto creativo es tan personal que se vuelve casi imposible elaborar listas sobre lo que debe o no hacerse. As√≠ que quiz√°s esta sea la respuesta m√°s arriesgada de todas. Para hacerlo menos dif√≠cil me tomo la libertad de no mencionar factores subjetivos como los estados de √°nimo. En mi lista, el orden no obedece a jerarqu√≠as, √ļnicamente a un sentido num√©rico indispensable para no pasarnos horas mencionando posibles ‚Äúpecados capitales‚ÄĚ de un escritor.

  1. No leer.
  2. No reconocer cu√°ndo abandonar un texto.
  3. Editar mientras se escribe.
  4. No dejar ‚Äúenfriar‚ÄĚ los textos una vez terminados.
  5. Procrastinar en exceso.
  6. No ser receptivo a las críticas.
  7. Subestimar los títulos.

¬ŅLos premios te han sido esquivos o conf√≠as que existe una arquitectura en tu vida creativa que te llevar√° a alg√ļn punto en espec√≠fico? ¬ŅConf√≠as en la din√°mica de los premios?

Honestamente, hubiera preferido ganar m√°s premios de los que tengo hasta ahora. Sobre todo porque los premios son en este momento la v√≠a m√°s expedita para un autor de publicar su obra en Cuba y, probablemente, la √ļnica que le asegure cierta promoci√≥n. Como autor me queda intentar ser mejor en cada texto. Si los premios llegan, por supuesto que ser√°n bienvenidos. No renuncio a los concursos como tampoco a otras v√≠as para hacer llegar mi obra a los lectores. Al fin y al cabo no basta un premio para legitimar la calidad de una obra.

Dentro del gremio suele pasar que asociamos los nombres de los autores a sus premios, as√≠ podemos citar de memoria los premios de X autor, pero rara vez podemos mencionar los t√≠tulos de sus libros. Se debe crear expectativa alrededor de la obra galardonada. Garantizar que cuando se publique, un a√Īo despu√©s, esta no pase desapercibida entre las noticias generadas sobre los nuevos ganadores.

cortesía del entrevistado

¬ŅCu√°les te parecen son los principales problemas de la literatura joven actual? ¬ŅSon problemas vinculados al mundo exterior (sistema de premios, consolidaci√≥n editorial, industria del libro, etc.) o m√°s bien relacionados con el mundo interior del creador y sus relaciones con su propia obra?

Pienso que entre los problemas de la literatura hay algunos recurrentes: el tema de los premios, la promoci√≥n, la cr√≠tica literaria y la inserci√≥n en el mercado editorial. Si hablamos sobre autores j√≥venes, estos tema cobran a√ļn m√°s vitalidad porque son escritores que no est√°n consolidados y requieren estas oportunidades, aprovechar los focos de atenci√≥n generados por un galard√≥n m√°s o menos importante, alguna cr√≠tica sobre su trabajo, una s√≥lida campa√Īa de promoci√≥n, para comenzar a formar parte del imaginario de un posible lector.

Incluso la propia etiqueta de ‚Äúliteratura joven‚ÄĚ puede generar predisposici√≥n, pues se puede interpretar como la referencia a una promesa, a un escritor que a√ļn necesita madurar. Y, aunque es cierto que el oficio de escritor requiere de experiencia, considero un error asociar la edad a la falta de madurez creativa. Se puede hacer buena y mala literatura a cualquier edad. Conozco varios escritores j√≥venes, publicados e in√©ditos, que muestran una calidad extraordinaria en sus textos, que sencillamente hacen buena literatura, a secas.

¬ŅEs la literatura un proceso de fricci√≥n entre la realidad del autor y la de sus personajes, o ambas esferas coinciden en alg√ļn punto? ¬ŅC√≥mo te sucede a ti?

Tiene un poco de las dos cosas. Desde el punto de vista de la historia, los personajes tienen vida propia y se desenvuelven de acuerdo a un argumento narrativo que la mayor√≠a de las veces no tiene puntos de contacto con la realidad del autor. Pero la literatura, adem√°s de argumento y estilo, necesita emoci√≥n. Es muy dif√≠cil transmitir emoci√≥n si no se ha sentido antes, creo que en este punto es donde el autor apela a su propia experiencia, ya sea apoy√°ndose en situaciones vivenciales o porque ha recreado tanto la escena que termina vivi√©ndola de alg√ļn modo. Al menos ese es el recurso que utilizo. Ponerme en el papel del personaje, intentar sentir y reaccionar como lo hubiera hecho √©l ante una determinada situaci√≥n, pero desde mis emociones, que son el √ļnico recurso a mi alcance para hacerlo lucir veros√≠mil.

Los actores siempre ponen algo de sí mismos a los personajes, creo que sucede parecido con los escritores. Es imposible crear sin exponerte un poco.

¬ŅCu√°les son las historias que te interesa contar y los personajes que quieres representar?

Me interesan las historias en las que pueda sorprender, historias que dejen sensaciones encontradas. En las que pueda llevar al límite situaciones cotidianas, encaminarlas hacia niveles de realidad que, por lo general, mudan hacia el absurdo o el surrealismo, sin perder ese toque de verosimilitud que las haga palpables al lector, casi posibles. Me interesa trabajar con ese nivel de realidad en el que, si das un paso en una dirección, caes en la fantasía y, si vas hacia el otro, te das de bruces con tu propia existencia.

En cuanto a los personajes, me atrapan los matices. El de la historia de vida triste y que aun así te provoca una sonrisa amarga, el que se esfuerza por hacer lo correcto y termina jodiéndolo todo. Personas comunes que de pronto se encuentran en medio de conflictos inesperados que las obligan a tomar decisiones en apariencia irónicas; personajes que dialoguen sin parecernos ajenos, con nuestra percepción de lo conveniente, de lo negativo, de los estereotipos.

Existe el mito del escritor ‚Äútodoterreno‚ÄĚ, el escritor que muchos g√©neros abarca, ¬Ņasumes de alguna manera este calificativo o prefieres apostar tus cartas en un solo sentido?

Hace algunos a√Īos incursion√© en la poes√≠a, pero me considero narrador. Es el g√©nero donde me siento m√°s c√≥modo y el que se acerca m√°s a mis intereses creativos. Aunque admiro a los escritores que son capaces de moverse dentro de varios g√©neros y saltan del teatro a la poes√≠a o al ensayo, prefiero apostar por el cuento y la novela. Eso no descarta que en alg√ļn punto decida recorrer otros derroteros literarios.

¬ŅHas renunciado a escribir alguna historia? ¬ŅPor qu√©?

Prefiero utilizar el t√©rmino aplazar, acaso un eufemismo con el cual sentirme menos culpable o tornar menos flagrante ese temor a involucrarme en una novela hist√≥rica que lleva a√Īos orbitando entre mis proyectos, y que siempre se aplaza un a√Īo m√°s. Adem√°s de algunos cuentos cortos que he dejado a medias o ni siquiera he comenzado porque s√© que no dan para m√°s y que ni siquiera vale la pena mencionar. Esta novela biogr√°fica sobre uno de los deportistas cubanos m√°s destacados del pasado siglo ser√≠a la respuesta a la primera parte de tu pregunta. ¬ŅPor qu√© no me decido a escribirla? Porque siento que a√ļn no estoy listo para enfrentarme a una investigaci√≥n que podr√≠a durar a√Īos antes de escribir la primera l√≠nea de la novela. Porque necesito terminar antes con otros libros que est√°n a medio camino y aprovechar esa certitud, esa alegre confirmaci√≥n de haber concluido otras novelas, para superar las crisis y los bloqueos que estoy seguro me asaltar√°n en ese otro proyecto, que irremediablemente tampoco empezar√© en el 2021.

¬ŅExiste la autocensura? ¬ŅLa has sentido?

Un doble s√≠ a tus preguntas. Existe la autocensura y, de hecho, afecta de forma notable la calidad literaria. La he sentido, a veces de forma m√°s evidente en cuanto a un argumento, un personaje; otras en formas tan sutiles como esa necesidad de edulcorar ciertas frases que pueden resultar r√≠spidas, inc√≥modas… Vale aclarar que aunque resulte obvio, la autocensura no es un acto inherente al escritor, es una reacci√≥n a la censura y, como toda reacci√≥n, a veces genera un efecto m√°s destructivo porque es el propio autor quien desarrolla mecanismos para limitar y socavar sus engranajes.

Lo peor es que se ha vuelto casi natural, una parte del proceso creativo y da al traste con muchas obras que terminan convirti√©ndose en historias fr√≠as, carentes de esp√≠ritu, por el simple hecho de estar pendientes al ‚Äúqu√© dir√°n‚ÄĚ. Y no solo el ‚Äúqu√© dir√°n‚ÄĚ los decisores o las personas encargadas de evaluar o censurar tu texto, muchas veces se trata de c√≥mo puedan reaccionar ante determinada historia tu familia, colegas, amigos… Pero es muy dif√≠cil hacer arte con tantas concesiones. Si el arte se empe√Īa en ser complaciente se convierte en un simulacro.

cortesía del entrevistado

El papel del autor como autopromotor, ¬Ņlo defiendes?

Definitivamente. Sobre todo en el contexto cubano en el que los espacios de promoci√≥n son tan limitados. Las alternativas de los autores de crearse p√°ginas de Facebook, perfiles en Instagram, gestionarse espacios de presentaci√≥n y otras estrategias con las que llegar al lector me parecen no solo una opci√≥n v√°lida, sino necesaria. Lo que me parece absurdo es que toda la responsabilidad de promoci√≥n recaiga en el autor. Que las editoriales asuman que el trabajo est√° concluido una vez que se imprime el libro, cuando en realidad es ah√≠ donde empieza lo dif√≠cil: llamar la atenci√≥n dentro de un mercado literario plagado de propuestas, muchas de ellas interesantes. Adem√°s, el libro no solo compite contra obras literarias: se enfrenta a Internet, a sus redes sociales y sus algoritmos especializados para captar y mantener la atenci√≥n de un ser humano durante horas. Si pretendemos que el libro llegue al lector, no basta con una presentaci√≥n en la Feria. Son necesarias muchas, much√≠simas otras acciones de promoci√≥n y, de alg√ļn modo, los escritores aprovechamos los canales digitales para hacerlo. Con impericia, cierto, improvisando sobre la marcha, con las limitaciones propias de los que intentan, qu√© remedio, reemplazar el rol promocional que deber√≠an cumplir las editoriales.

Si pudieras elegir a un autor, vivo o muerto, con el que escribir a dos manos un cuento o una novela, ¬Ņqui√©n ser√≠a?, ¬Ņpor qu√©?

William Faulkner. Cuando pienso en autores es el primer nombre que arriba siempre. Despu√©s de leerlo nada qued√≥ en su sitio. Todas las lecturas posteriores estuvieron signadas por una comparaci√≥n ¬ŅMejor que Faulkner? No, ni de lejos. Faulkner al derecho, Faulkner al rev√©s. Definitivo. Jodidamente Faulkner.