Documental


Santa, clarísima canción

Pensar en el Encuentro Nacional de Trovadores Longina Canta a Corona es recordar descargas, confluencias, descubrimientos; es evocar los nombres de quienes han decidido compartir su obra con el p√ļblico de Villa Clara (quiero decir: del mundo entero); es lamentar el manto de silencio que se extiende como un sudario sobre festivales verdaderamente valiosos. Pensar en el Longina es recordar la locura de nadar a contracorriente en tiempos que nos lanzan por el barranco de las candilejas.

Juan Carlos Travieso y su muy diligente equipo de trabajo lo saben mejor que nadie. Por eso, cuando llega el Longina, aprovechan cualquier rincón de la ciudad de Santa Clara para grabar entrevistas y conciertos que luego disfrutaremos en el nunca suficientemente bien ponderado espacio televisivo Entre manos. Y quién mejor que Travieso y su equipo para romper (otra vez) la barrera del silencio, para contarnos la historia completa de un encuentro que ha sido escuela de casi todos los trovadores del país.

‚ÄúEl d√≠a que se cuente con un poquito de m√°s seriedad, el Longina va a tener que ser Patrimonio de la Cultura Cubana‚ÄĚ, dice el trovador Ariel Barreiros en Santa canci√≥n, el documental que intentar√° saldar esa deuda ya hist√≥rica. La obra, adem√°s de repasar los momentos m√°s significativos de esta fiesta, se propone diseccionar el presente a partir de las ideas de quienes viven, sue√Īan, analizan y, sobre todo, defienden la trova, en sentido particular, y la canci√≥n cubana contempor√°nea (el t√©rmino es de Joaqu√≠n Borges-Triana), en sentido general. Cuesti√≥n de tiempo para que se anuncie su estreno.

A propósito de Santa canción, las historias que narra y los temas que aborda, el Portal del Arte Joven Cubano conversa con su director, Juan Carlos Travieso.

¬ŅCu√°ndo empiezas a interesarte por la trova?

‚ÄúDesde la infancia, pero los dos momentos m√°s importantes en mi v√≠nculo con la trova tienen que ver con Argentina: el primero fue cuando vi la pel√≠cula Darse cuenta [Alejandro Doria, 1984], que terminaba con la canci√≥n `La masa¬ī, de Silvio Rodr√≠guez. El segundo fue cuando Silvio dio un concierto multitudinario en Buenos Aires, en los 80. Entonces me digo: ¬Ņqu√© pasa con esta m√ļsica?, ¬Ņqu√© tan importante es? y ¬Ņpor qu√© no la conozco? A partir de ah√≠ empez√≥ una motivaci√≥n por conocer a Silvio y a todos los trovadores de Cuba. Fue tan fuerte que, a√Īos m√°s tarde, cuando a partir del 87 comenc√© a trabajar en una emisora de radio como guionista y director de programas, difund√≠ la trova en mis espacios. Hac√≠a programas de hit parade, donde colocaba temas de trova aunque no estuvieran en la preferencia generalizada.

‚ÄúLuego estudi√© en el Instituto Superior de Arte. Mi tesis fue un documental sobre Frank Delgado, trovador que hab√≠a descubierto en mis andanzas por la radio, en una √©poca en que su obra no se difund√≠a en ning√ļn medio masivo de comunicaci√≥n. Me fascinaron sus canciones underground, conect√© con su discurso, y por eso me propuse hacer ese trabajo. De ah√≠ en lo adelante, mi amor por la trova ha sido totalmente declarado.¬†

‚ÄúUn poco despu√©s de que se funda Canal Habana, comienzo a dirigir Entre manos. El programa naci√≥ ‚ÄĒpor cierto‚ÄĒ en El Mejunje de Santa Clara. Visit√© la ciudad, invitado por Yamil D√≠az, para hacer un documental sobre El Mejunje. Pas√© como una semana conociendo el lugar, fascinado con todo ese mundo‚Ķ Por muchas razones, el proyecto no se realiz√≥. Sin embargo, estando en la descarga del jueves de La Trovuntivitis, le digo a Yamil: `no voy a parar hasta hacer en la televisi√≥n eso que estoy viendo aqu√≠. Me encantar√≠a llevar ese esp√≠ritu de descarga a la televisi√≥n¬ī. Y as√≠ surge Entre manos, que va a cumplir 15 a√Īos al aire y ahora finalmente est√° realizando el objetivo de llegar a la pantalla de Cubavisi√≥n. En eso estamos.

‚ÄúBueno, con 15 a√Īos haciendo un programa de trova, es muy dif√≠cil que no conozca a un trovador en la Isla, su obra, su nombre y muchas de sus canciones. Lo mejor es que la trova es una fuente inagotable: cada d√≠a aparecen nuevos, cada d√≠a aparecen mejores. Una fuente inagotable de la que siempre estoy bebiendo‚ÄĚ.

foto del proceso de grabación./ cortesía del entrevistado.

¬ŅCu√°ndo empezaste a asistir al Encuentro Nacional de Trovadores Longina canta a Corona?

‚ÄúCreo que en 2016 o 2017 nos invitan por primera vez al evento. Incluso, Ra√ļl Marchena y el resto del piquete proponen que hagamos un programa con p√ļblico. Descubrir el Longina, vivir tantos d√≠as de actividades y, a la vez, tener la posibilidad de hacer ese programa, fue una novedad para nosotros. Espectacular, la verdad.

‚ÄúDesde ese momento aprovech√© para grabar muchos de los conciertos con la colaboraci√≥n de sonidistas y realizadores de la provincia. Todo lo que nos ha hecho falta, siempre lo hemos encontrado en esos amigos y colaboradores‚ÄĚ.

¬ŅQu√© importancia tiene la ciudad de Santa Clara para la trova cubana?

‚ÄúBueno, creo que hoy la ciudad es, sin dudas, la cuna de la trova joven. La trova transgresora, que intenta romper esquemas, que busca est√©ticas nuevas y v√≠nculos con referentes de la cultura cubana y universal. En Santa Clara hay un diapas√≥n muy amplio: se pasean por el jazz, el blues, el rap, incluso hasta por el reggaet√≥n. Es un lugar donde todo el tiempo est√°n creando, compartiendo y consultando sus canciones. No viven en una burbuja: siempre se est√°n inyectando vitaminas nuevas al invitar al Longina a creadores de todo el pa√≠s. Hay eventos en otras provincias que son m√°s parcializados, pero el Longina ha intentado romper esa barrera, con la ventaja de estar en el medio de la Isla, donde el viaje a nadie le resulta demasiado largo‚ÄĚ.

foto del proceso de grabación./ cortesía del entrevistado.

¬ŅC√≥mo surge la idea de hacer un documental sobre el Longina?

‚ÄúNace de los propios realizadores del festival. En alg√ļn momento Yordan Romero y Marchena se sientan conmigo y me hacen la propuesta. Ciertamente, yo ten√≠a una buena colecci√≥n de archivos que me permit√≠an ya hacer un balance del evento y no quedarme en las vivencias de un solo a√Īo. Cada vez que voy, grabo muchos conciertos y hago muchos programas. Eso me ha permitido hacer un documental lo m√°s equilibrado posible. Despu√©s he tenido que acudir a los mismos trovadores, a periodistas de Villa Clara como Hilda C√°rdenas Conyedo, quienes me han facilitado materiales de archivo para el trabajo‚ÄĚ.

En Santa canci√≥n prescindes del narrador tradicional y la voz en off para que los protagonistas cuenten su propia historia. ¬ŅC√≥mo viviste el proceso de montaje?

‚ÄúMe gusta recurrir a esa est√©tica. Pocas veces, cuando me ha sido estrictamente necesario, he utilizado el narrador. Fundamentalmente trato de que los personajes cuenten su historia. En este caso ten√≠a muchas entrevistas: cuando las un√≠, sumaban siete horas. Hab√≠a para escoger, y eso me permiti√≥ darme cuenta de todo lo que me faltaba. Tambi√©n influyeron otros factores en su realizaci√≥n: el hecho de no hacer el trabajo con apuro, el que viniera la pandemia de Covid 19, la posibilidad de entrevistar a algunas de las grandes figuras que hab√≠an participado en el festival para que me hablaran espec√≠ficamente del Longina‚Ķ Todo eso llev√≥ a que el documental tuviera testimoniantes de peso como Silvio Rodr√≠guez, Silvia P√©rez Cruz, Pedro Pastor. Pude filmar a muchos trovadores, tanto cubanos como extranjeros‚ÄĚ.

foto del proceso de grabación./ cortesía del entrevistado.

El documental, adem√°s de hablar del Longina, aborda la canci√≥n cubana contempor√°nea y la propia sociedad en la que se desarrolla. ¬ŅDesear√≠as que Santa canci√≥n propiciara un debate sobre las maneras de optimizar los procesos de promoci√≥n y comercializaci√≥n que giran en torno a la trova cubana?

‚ÄúMi prop√≥sito no fue nunca hacer un documental que recogiera solamente la historia del evento. Me interesa mucho el porvenir, el futuro, y todo lo que pasa hoy con la trova, que es Patrimonio, pero todav√≠a no est√° lo suficientemente cuidada. Falta mucho para que haya un trabajo consecuente a favor de su promoci√≥n y la preservaci√≥n. Hoy en d√≠a los problemas tecnol√≥gicos y materiales nos ocupan y complican demasiado el tema de patrimoniar algo. Llevo 15 a√Īos realizando Entre manos, y todos los programas que se conservan del espacio es porque los tengo guardados en mi casa o los sub√≠ a YouTube. Algunos que se guardaron en el Canal Habana, por ejemplo, se borraron porque dio problemas un servidor. De esos no me qued√© con ninguna copia.

“Creo que no ha sido coherente el sistema de conservación de los materiales fílmicos. Si hoy uno hace un levantamiento de los documentales que se han hecho sobre la trova, puede que te encuentres cinco o seis, siete, ocho. Y yo estoy seguro de que hay muchísimos más. Pero no existe una preocupación por saber dónde están esos materiales, a quién se les dedicó, cuál es el archivo. Todo eso tiene un valor inigualable, y se pierde porque no se le brinda la atención que debería tener. Es lamentable.

‚ÄúHoy declaramos a la trova Patrimonio Cultural de la Naci√≥n, y puede que existan algunas acciones en las disqueras, en el Icaic [Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematogr√°ficos]; pero a nivel de telecentros y trabajadores independientes faltan muchas puertas por tocar. Falta un trabajo sistem√°tico. No puede ser que hoy s√≠, y ma√Īana no. Tiene que ser todos los d√≠as y a toda hora‚ÄĚ.

Una pregunta casi obligatoria: ¬ŅTe sientes satisfecho con el documental?

‚ÄúSiempre uno se queda con la idea de que ser√≠a bueno que la gente conectara con la obra. Ahora que estoy terminando el documental ‚ÄĒviene un proceso de posproducci√≥n; de sonido, sobre todo‚ÄĒ, mi sue√Īo es estrenarlo en Santa Clara, por supuesto. No hay sitio mejor para exhibirlo. Lo m√°s importante es que quede como registro, como testimonio, como provocaci√≥n, incluso, para entender lo que ha venido pasando con la trova y lo que puede significar a nivel internacional.

‚ÄúCuando pienso en trova, pienso en la canci√≥n de autor: un movimiento que trasciende nuestras fronteras. En esa internacionalizaci√≥n tiene que proyectarse el festival Longina, y cualquier otra cosa que intente mostrar la trova como un fen√≥meno cultural. Hacia ah√≠ me gustar√≠a que apuntara el documental: hacia la idea de que la trova es, como dice uno de mis entrevistados, un suceso que atrae a muchos p√ļblicos; y culturalmente deber√≠a potenciarse tambi√©n para el turismo, para lo que de Cuba se ense√Īa al mundo. Generalmente no es as√≠: desde las altas esferas en ocasiones se piensa a los trovadores solo para eventos pol√≠ticos. Sin embargo, existe un trasfondo cultural muy fuerte y muy desaprovechado. Nos hace falta traer gente a la Isla, y la cultura tiene que ser un puente para establecer esos v√≠nculos¬Ľ.


Cosme, autorretrato para un enorme juego con el tiempo

Cosme, un enorme juego con el tiempo es un autorretrato de Cosme Proenza Almaguer. La afirmaci√≥n anterior podr√≠a ser parad√≥jica, si partimos de que un autorretrato es una imagen de la misma persona que lo realiza: el artista se dibuja a s√≠ mismo y sabe captar ‚Äď√©l, mejor que nadie‚Äď los rasgos de su personalidad. Jandri ‚Äďcomo llamamos los amigos a Alejandra Rodr√≠guez Segura‚Äď logr√≥ lo que no todos concretan cuando se acercan a un creador como Cosme, tan holguinero, cubano y universal: atrapar, con sensibilidad y maestr√≠a, la esencia de una obra enorme, que investig√≥ desde Holgu√≠n ‚Äďel √ļnico lugar donde le era posible hacerlo, dec√≠a‚Äď las capas y profundidades de la historia del arte occidental de m√°s de cinco siglos.

Fotos Bernardo Cabrera

Cosme sab√≠a que adem√°s de su creaci√≥n, que ha influido a varias generaciones de artistas, este documental ser√≠a como esa carta al mundo que lanz√≥ la poeta Emily Dickinson. Una carta-testimonio; un documental que permite acercarnos, curiosos y motivados tambi√©n por la admiraci√≥n, a momentos vitales de su obra: a la g√©nesis y los caminos de un maestro. Por eso este es, sobre todo, un audiovisual sincero, como sincera es la mirada de Cosme Proenza. √Čl mismo asegur√≥ que ‚Äúse es personal en la medida que se es sincero consigo mismo‚ÄĚ, como aquel Mart√≠ de Arche que, con la mano en el pecho, le cautiv√≥ en su natal Tacaj√≥.

Fotos Bernardo Cabrera

Jandri nos entrega un autorretrato de Cosme pintado por Cosme, y por ella. Lo hace sin estridencias, luego de cuatro a√Īos de profusa investigaci√≥n y trabajo, con la humildad del orfebre, o del copista e iluminador que en el claustro medieval dejaba que la pluma creara maravillas insospechadas, misterios por imaginar, como aquellos que inquietaron la imaginaci√≥n de El Bosco y Brueghel El Viejo. La c√°mara no es intrusa, se detiene o acompa√Īa la mirada de Cosme, en determinados espacios, objetos y sitios, pero no traspasa la intimidad del creador de series como Manipulaciones, Boscoman√≠as y Los dioses escuchan, etapas de un trabajo que estableci√≥ di√°logos, desde sus inicios, con los grandes maestros, con las bases de la tradici√≥n europea: desde el Pol√≠ptico de Gante de los hermanos Van Eyck ‚Äďincluso antes, con la estatuaria griega y el canon de Prax√≠teles‚Äď hasta sus b√ļsquedas en El Bosco, las variaciones sobre temas de Matisse o la escuela abstracta norteamericana, pasando por m√°s de cinco siglos de arte occidental. Es una tradici√≥n que Cosme estudi√≥ e investig√≥ a profundidad, hasta crear una especie de s√≥lida columna vertebral que soport√≥ su discurso, y en la que incorpor√≥ dis√≠miles intertextualidades, signos y citas. ‚ÄúYo no puedo citar a un grande si no puedo ni siquiera asomarme a un di√°logo con √©l‚ÄĚ, nos dice aqu√≠ Cosme.

Fotos Bernardo Cabrera

A todo ello ‚Äďcomo puertas que se nos abren a mundos que apenas vislumbr√°bamos, incluso quienes nos hab√≠amos detenido en su amplio quehacer‚Äď nos acerca un documental que destila una profunda admiraci√≥n y un cari√Īo tan √≠ntimo como palpable, que Jandri supo trasmitir al resto del equipo. Cosme, un enorme juego con el tiempo ‚Äďadem√°s de una muestra de agradecimiento a quien tanto nos entreg√≥‚Äď es una producci√≥n de un apreciable valor testimonial, que resguarda la memoria de uno de los grandes art√≠fices de Holgu√≠n, Cuba y el mundo; y que nos hace agradecer la dicha de vivir similar tiempo bajo el sol en esta ciudad; incluso que podamos afirmar con orgullo que somos contempor√°neos de Cosme.

Fotos Bernardo Cabrera

Una vez Cosme me dijo que ‚Äúla ventaja de ser viejo es que eres como San Juan en el Apocalipsis, que ves desde m√°s alto cada d√≠a‚ÄĚ. Posibilidad que nos permite volver, jugando con el tiempo, sobre lo pasado. Desde la altura de hoy, al lado de sus √°ngeles tutelares y de los maestros a los que tanto admir√≥, y bajo el manto de la Virgen de la Caridad del Cobre, Cosme Proenza Almaguer nos acompa√Īa ‚Äďmientras se escucha la Sinfon√≠a no. 4 de Johannes Brahms‚Äď en la b√ļsqueda infatigable de la belleza, porque no existe manera de escapar de ella.

Palabras de presentaci√≥n del documental Cosme, un enorme juego con el tiempo, de Alejandra Rodr√≠guez Segura, el lunes 26 de diciembre de 2022, en la sala Ra√ļl Camayd del Teatro Eddy Su√Īol de Holgu√≠n.

Fotos Bernardo Cabrera

Manuel Ojeda, el peso de la quietud y la persistencia de la memoria

‚ÄúEl peso de la quietud¬†surge en parte como una necesidad por retomar el camino de la pl√°stica‚ÄĚ, comenta el joven realizador Manuel Ojeda Hern√°ndez¬†sobre su proyecto de documental beneficiado por el Fondo de Fomento del Cine Cubano (FFCC), un camino que comenz√≥ en su natal Camag√ľey cuando se gradu√≥ de la Academia de Artes Vicentina de la Torre.

‚ÄúSoy fot√≥grafo de formaci√≥n y el proyecto surge, en sus inicios, por la necesidad de abordar un fen√≥meno desde mi especialidad; para ese entonces todo era puramente formal. Una vez visibilizado el fen√≥meno descubr√≠ que se hac√≠a cada vez mayor la necesidad de contar una historia. Fue de esta manera que me acerqu√© poco a poco al g√©nero documental y me distanci√© un tanto de la fotograf√≠a para adentrarme en un proceso completamente narrativo‚ÄĚ.

‚ÄúHoy en d√≠a todo se mezcla y en este caso siento que la narraci√≥n del documental se construy√≥ a partir de s√≠mbolos, elementos conceptuales y referentes pl√°sticos. Uno de los principales objetivos que me trac√© fue desprenderme de mi formaci√≥n como fot√≥grafo, pensar solamente en el c√≥mo contar la historia y no dejar que la visualidad la contaminara. Siempre hab√≠a pensado en c√≥mo contar desde la puesta en c√°mara y desde sus recursos expresivos, pero en este caso dirigir ha sido una experiencia completamente diferente‚ÄĚ, cuenta Manuel¬†sobre su proyecto seleccionado ‚Äďpor un comit√© integrado por los experimentados Am√≠lcar Salatti, Mario Masvidal, Carlos de la Huerta, Magda Gonz√°lez Grau y Narciso Jorge Fuentes‚Äď para el otorgamiento de todo el financiamiento solicitado en la modalidad de Producci√≥n de proyectos de cortometrajes de ficci√≥n, documental y animaci√≥n.

Estudiante de Dirección de Fotografía en la Facultad Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA) de la Universidad de las Artes (ISA), miembro del Registro del Creador de Artes Plásticas y del Registro del Creador Audiovisual y Cinematográfico (RECAC), Manuel Ojeda ha trabajado, en diferentes roles, en varios largometrajes de ficción y documentales cubanos y extranjeros, entre ellos Omega 3 (Eduardo del Llano, 2014), Skin (Guy Nattiv, 2018), la premiada Yuli (Icíar Bollaín, 2019), The Cuban (Sergio Navarrete, 2019) y La Red Avispa (Olivier Assayas, 2020). Como director de fotografía labora en la realización del documental El Patio, ganador también del FFCC, y en el cortometraje de ficción Temporada, ambos dirigidos por Josué García, y en futuros proyectos como el corto de animación No Binario y los cortometrajes de ficción La Noche de los Visitantes y Parece Sangre.

Es suya, junto a Ana Mar√≠a Gonz√°lez, la direcci√≥n de fotograf√≠a del documental Romer√≠a, la Utop√≠a (2020) de Manuel Alejandro Rodr√≠guez y Carlos G√≥mez, dedicado al principal evento de la AHS que llena parques y plazas ‚Äďy escenarios virtuales en las recientes ediciones‚Äď de la ciudad de Holgu√≠n. Adem√°s, su nombre aparece en los cr√©ditos de cortometrajes y documentales de David Beltr√°n, Yoe P√©rez, Emmanuel Martin, Sergio Castillo, Diana Moreno, Inti Herrera y Orlando Mora.

Esta entrevista naci√≥ como parte de un reportaje ‚Äďdonde dialogaron realizadores y directivos‚Äď sobre el trabajo de la Oficina de Ayuda a la Producci√≥n y del Fondo de Fomento. Ante una fecha de entrega, las respuestas de Manuel¬†no pudieron ser incorporadas al texto, pero sus opiniones y su experiencia con el trabajo del FFCC, sus expectativas como joven realizador, la importancia del mismo para el cine cubano y el proceso creativo de El peso de la quietud, resultan interesantes para compartirlas con los lectores del Portal del Arte Joven¬†Cubano.

Cortesía del entrevistado

 

¬ŅC√≥mo crees ha influido tu formaci√≥n como artista pl√°stico en la creaci√≥n audiovisual?

Cuando me gradu√© ten√≠a dieciocho a√Īos y mis aspiraciones se resum√≠an en entrar al ISA. En el 2012 me mud√© para la casa de mi padre en La Habana y enseguida comenc√© a cursar un taller de foto still¬†que se imparti√≥ en el ICAIC; fue de esta manera que vi en la fotograf√≠a una herramienta para contar una historia. Con anterioridad, en mi formaci√≥n pl√°stica solo hab√≠a empleado la fotograf√≠a para documentar los procesos creativos (una instalaci√≥n, un performance o un videoarte). En aquel entonces no ten√≠a en cuenta los recursos expresivos que se pod√≠an aprovechar, solo cuanto tuve ese acercamiento fue que descubr√≠ este universo.

De este taller surgi√≥ la idea de una serie fotogr√°fica titulada ‚ÄúSumergidos en la Orilla‚ÄĚ. Las piezas que la compon√≠an eran un fotograma en s√≠ y cada una de ellas contaba su propia historia. Luego de cursar varios talleres, me fui acercando cada vez m√°s al audiovisual y al mismo tiempo comenc√© a estudiar en el ISA en la especialidad de Direcci√≥n de fotograf√≠a; desde ese momento dej√© de pintar para dedicarme completamente al estudio de este nuevo lenguaje.

Tener una formación plástica ha influido mucho en mi creación cinematográfica, me reencontré con principios que ya conocía (el comportamiento de la luz, el color, la composición, entre otro) y simplemente tuve que reinterpretar estos conceptos y explorar otros, pero el fin es el mismo: comunicar, ya sea una idea, un sentimiento o transmitir una emoción.

Creo que todav√≠a me falta mucho por aprender, pues va a ser complicado desprenderme por completo de la fotograf√≠a, no creo que eso suceda. Pero con cada obra descubrimos algo, y precisamente con ‚ÄúEl peso de la quietud‚ÄĚ he tenido la posibilidad de reencontrarme con procesos creativos similares a los que sent√≠a cuando pensaba o realizaba una obra pl√°stica.

Hablemos del El peso de la quietud y de la necesidad de atrapar las historias de las cosas…

El peso de la quietud¬†es un documental sobre la persistencia de la memoria, la eterna espera en un desvelo y el silencio del olvido. Es una historia que se cuenta a trav√©s de un objeto (la silla), un fen√≥meno que se hace com√ļn e invisible ante la rutina de una ciudad que aparenta estar detenida en el tiempo. Sus t√≠midos rostros se ocultan entre el agitado paisaje habanero. Abandonadas a su suerte, a la intemperie de una de las esquinas de cualquier basurero, a la orilla del muro del Cementerio Col√≥n o simplemente bajo la sombra de un √°rbol en las afueras del Teatro Nacional descansan algunas de estas sillas, fr√°giles e inservibles.

Es por ello que surge la necesidad de encontrar en la memoria de estos objetos los testimonios que atesoran. Sus historias pueden ser simples o poco atractivas, pero el fenómeno surge cuando se establece un diálogo entre la silla y su nuevo contexto, cuando se transforma su apariencia formal por la sustitución y el reciclaje de un material por otro, o con la relación que existió con su antiguo protector y ahora con su nuevo custodio. Claro está, se adquiere un nuevo significado, pero en la mayoría de los casos no se modifica su función objetual.

Cortesía del entrevistado

 

¬ŅC√≥mo llegas al Fondo de Fomento? ¬ŅY c√≥mo, luego de ser seleccionado, ha sido tu experiencia?

La convocatoria del Fondo fue un impulso para terminar el proceso de desarrollo e investigación de mi proyecto. Supe de esto, ya que en su primera convocatoria se presentó en la modalidad de Post producción el largometraje documental Hacia la luz de Aracelys Avilés, que fue beneficiado con el cien por ciento del presupuesto solicitado. En este proyecto tuve la suerte de ser parte del equipo creativo y de filmación, donde asumí la responsabilidad desde la fotografía. Cuando se lanzó la segunda convocatoria para el Desarrollo de cortometrajes de ficción y documental, me presenté con la carpeta de producción del proyecto. Meses después tuve la grata notica, por partida doble: mi proyecto El peso de la quietud y El patio, de Josué García Gómez, en el cual soy el fotógrafo, fueron seleccionados y apoyados con el ciento por ciento del financiamiento para su producción.

En lo personal esta oportunidad signific√≥ un gran compromiso, sobre todo porque tuve que asumir la responsabilidad de producir y dirigir el documental. Esto marc√≥ una experiencia completamente diferente ante todo lo que hab√≠a hecho desde mi perfil como fot√≥grafo. Producir ha sido todo un reto para m√≠, pero ante la situaci√≥n actual que atraviesa el pa√≠s debido a la Covid-19 y al reordenamiento monetario, tuvimos que ajustarnos a un dise√Īo de producci√≥n que fuera lo m√°s pr√°ctico posible y de esta manera sacar el proyecto adelante.

Las relaciones con el Fondo siempre han sido muy favorables, desde el comienzo me recibieron con mucha amabilidad y respeto. El trabajo ha sido sobre la base de la comunicación y se mantiene de cerca un interés por el desarrollo y el estatus del proyecto; no solo se le da seguimiento a los recursos productivos y financieros, también se visibilizan los proyectos en forma de promociones por diversos canales de comunicación. En lo particular tengo mucho que agradecer a todas las personas que trabajan allí, en especial a Helda, por su paciencia y los consejos que me ofrece cada vez que me acerco con alguna inquietud.

Cortesía del entrevistado

 

¬ŅExpectativas?

Estas se resumen a los deseos de que se mantenga esta iniciativa. El Fondo de Fomento es una plataforma necesaria para el desarrollo de nuestro cine cubano. Por muchos a√Īos se luch√≥ por algo como esto y hoy, m√°s que disfrutarlo, debemos cuidarlo para seguir avanzando.

Espero que a partir de ahora se lance su convocatoria con mayor frecuencia, y que se desarrolle seg√ļn las inquietudes del propio lenguaje. Que a su vez se visibilicen m√°s proyectos y que surjan otras plataformas similares para oxigenar nuestra cultura. Que sirva para establecer un precedente y crear una conciencia colectiva entre la industria y el cine independiente.

¬ŅCu√°nto crees que apoya el FFCC al desarrollo del cine cubano y al independiente en particular?

Para nadie es un secreto que en los √ļltimos a√Īos en nuestro pa√≠s las producciones cinematogr√°ficas han sido insuficientes. Realmente no creo que el problema radique en la falta de exponentes o en la ausencia discursiva de estos; durante muchos a√Īos la voluntad de crear ha mantenido viva una voz y muchas han sido las estrategias que han surgido para hacer cine de manera independiente.

Hasta hace muy poco tiempo existía cierto divorcio entre el cine independiente y la institución, ya sea por falta de reconocimiento, apoyo o negación, o tal vez, un poco de todo. Lo cierto es que había un desbalance; por un lado, el ICAIC realizaba muy pocas producciones y prácticamente eran los mismos directores; mientras que a los más jóvenes les costaba mucho trabajo poder completar todo el ciclo, para esto tenían que acudir a otros fondos, que por suerte existían pero que, a su vez, no cubrían la mayor parte de la producción.

Pienso que el FFCC llegó como una respuesta que era necesaria para rescatar el cine nacional; por suerte para todos, hoy es un hecho. Es la posibilidad de poder contar con recursos para materializar los proyectos, también se ofrece como un puente entre las producciones independientes y las instituciones; para que los cineastas jóvenes realicen sus proyectos y de esta manera afirmar que se amplían las opciones de hacer cine desde cualquier parte de Cuba y del mundo, visibilizando y sumando todas las voces en un mismo lenguaje (nuestro cine cubano).

Cortesía del entrevistado

¬ŅEn qu√© crees que puede mejorar el trabajo del Fondo y su relaci√≥n con los cineastas cubanos?

En estos momentos creo que hay que esperar un poco para ver c√≥mo se comportan los primeros resultados; todo esto es muy reciente, pero hay que seguir con el impulso y llevarlo a√ļn m√°s lejos. Siempre hay cosas que modificar, es parte del desarrollo y no podemos negarnos a eso. Ahora tenemos el Registro del Creador Audiovisual y Cinematogr√°fico, es algo que nos respalda, sobre todo a los independientes, pero todav√≠a falta mucho por hacer. Pienso que podemos avanzar m√°s en t√©rminos de informaci√≥n y educaci√≥n sobre los procesos de la ONAT, el banco y todos los tr√°mites legales que conllevan esta nueva etapa. Tambi√©n creo que, en un futuro no muy lejano, el Fondo deber√≠a proponerse cubrir los otros procesos de la producci√≥n cinematogr√°fica, que tambi√©n son importantes para completar el ciclo, hablo de la distribuci√≥n y la exhibici√≥n. Muchas veces no tenemos en cuenta estas etapas y resulta que es algo que debemos considerar desde el principio. El Fondo deber√≠a crear su propia plataforma y de esta manera las pel√≠culas desarrolladas con su apoyo tendr√≠an un recorrido mucho m√°s largo y garantizado.

Creo que es necesario destinar recursos a la restauraci√≥n patrimonial, es responsabilidad nuestra preservar nuestra memoria cultural. Si hoy no tenemos en cuenta esto, es muy probable que ma√Īana las mismas pel√≠culas que son apoyadas por el Fondo padezcan este mal.


Bernardo Cabrera: La televisi√≥n tambi√©n es iluminaci√≥n, fotograf√≠a, montaje…

Graduado de periodismo en el 2014 en la Universidad Oscar Lucero de Holgu√≠n, mi colega y coterr√°neo, era un desconocido para mi hasta que fui jurado este a√Īo del Concurso Rub√©n Martinez Villena de la Asociacion Hermanos Sainz.

Su Danza la vida me impact√≥ y encontr√© muy bien Sembrando sue√Īos, que le valieron el premio del certamen, pero le pedi m√°s y me envi√≥ otros como la presentaci√≥n de un gaitero de nuestra ciudad;¬† una nota, muy bien elaborada, sobre coreograf√≠as a partir de una canci√≥n; ¬†el acercamiento a una pareja de instructores de arte y la tan impresionante como conmovedora historia de la Emperatriz, un travesti. Todas las piezas bien contadas y que se dirigen a los sentimientos.¬†

Luego de ver¬† esas obras decid√≠ ¬†entrevistarlo v√≠a WhatsApp, al final como siempre le dije ‚ÄúLo que no te haya preguntado‚ÄĚ. Y aqu√≠, Usted lector, ¬†ver√° esas preguntas y respuestas, pero me reservo decir cu√°les:

– ¬ŅPor qu√© Bernardo (Rodr√≠guez) Cabrera?

РMi nombre es Bernardo Rodríguez Cabrera, pero desde el primer día que entré a hacer el servicio social en Telecristal omití el Rodríguez. Es la mejor manera de enorgullecer a mi madre, que ha sido también padre para mí.

– ¬ŅEl periodismo fue tu sue√Īo infantil?

– So√Īaba con ser muchas cosas. M√ļsico, bombero, bailar√≠n, actor, periodista, comentarista deportivo, incluso dice mi madre que yo quer√≠a hacer un nuevo ritmo.

– ¬ŅNunca pensaste en ser otra cosa?

– Normalmente a los que estudian carreras de Letras no les gusta las Ciencias Exactas, en mi caso no era as√≠. Siempre me inclin√© por las Matem√°ticas, la F√≠sica y la Qu√≠mica en el Instituto Preuniversitario Vocacional ‚ÄúJos√© Mart√≠‚ÄĚ, de Holgu√≠n, y ten√≠a buenas notas en las dem√°s asignaturas. Pensaba en Telecomunicaciones, Ingenier√≠a Industrial o Licenciatura en Turismo, pero me obsesion√© con ser periodista, hice las pruebas de aptitud y aprob√©. Agradezco que haya sido as√≠ y aunque parezca un clich√©, no me imagino haciendo otra cosa.

– ¬ŅTe gusta la locuci√≥n?

– Mis dos grandes pasiones profesionales ahora mismo son la edici√≥n y la locuci√≥n. Me falta much√≠simo por aprender, pero pasarme horas perfeccionando el montaje de los planos y o√≠r en el estudio la frase ‚ÄúAl aire‚ÄĚ me da una satisfacci√≥n que no tengo c√≥mo explicar. Desde el 2020 soy el presentador del prestigioso programa cultural de mi provincia, Confluencia, y ha sido un desaf√≠o y una oportunidad de crear en vivo.

– ¬ŅY el periodismo escrito?

– Es la escuela de la redacci√≥n y de la gram√°tica. Los recursos audiovisuales son imprescindibles para el periodismo televisivo y ello te conduce inevitablemente a economizar las palabras en funci√≥n del tiempo y de las im√°genes. No obstante, desde hace un a√Īo formo parte del Centro de Comunicaci√≥n Cultural ‚ÄúLa Luz‚ÄĚ, que tiene varias publicaciones impresas, y eso me ha obligado a desdoblarme y escribir de forma m√°s asidua.

– ¬ŅCu√°ndo llegaste a Telecristal?

– Egres√© de la Universidad de Holgu√≠n en el a√Īo 2014 y me ubicaron en Telecristal. Contradictoriamente estuve casi los 5 a√Īos de la carrera haciendo secciones y colaboraciones con las emisoras de radio, pero siempre quise trabajar en la televisi√≥n. Una vez que me ubican tuve la oportunidad de coincidir con excelentes realizadores como Abdiel Berm√ļdez, Marel Gonz√°lez, Beatriz Galb√°n y Salvador Hechavarr√≠a, as√≠ como j√≥venes muy creativas como Esther D√≠az y Ary Guerrero. Estar rodeado de tantos profesionales talentosos me hizo enamorarme aun m√°s de este medio y, sobre todo, respetarlo.

– ¬ŅQu√© trabajos realizas habitualmente?

– Las rutinas productivas de un telecentro provincial te obligan a hacer muchas informaciones, pero lo que m√°s disfruto son los trabajos de realizaci√≥n: testimonios, entrevistas, documentales. Siempre he tenido muchas inquietudes creativas y seis meses despu√©s de entrar a Telecristal me propuse aprender a editar en el Adobe Premiere. Al principio me saltaba el eje o comet√≠a errores y de vez en cuando se me iba alg√ļn nivel de sonido, pero creo que el montaje es un arte que te atrapa. Saber editar me ha posibilitado romper con el diarismo y hacer con frecuencia trabajos de realizaci√≥n, que requieren de m√°s tiempo y preciosismo.

– ¬ŅPor qu√© el arte, especialmente danza y artes esc√©nicas?

– Confieso que me hubiera gustado ser bailar√≠n o actor. El periodismo me permite serlo desde la edici√≥n y la realizaci√≥n. Cuando ellos bailan o act√ļan, en mi mente yo tambi√©n estoy sobre el escenario.

– ¬ŅCu√°l o cu√°les son los programas de tus sue√Īos?

РUno en el que se valore más la calidad que la duración de un trabajo, donde converjan la belleza con el testimonio, la creatividad con la entrevista, la crítica con la preparación, la osadía con la experiencia. Uno donde los trabajos territoriales tengan más representatividad.

-¬ŅPor qu√© los trabajos de realizaci√≥n no siempre son reconocidos en estos cert√°menes?

– Cada jurado tiene su ‚Äúlibrito‚ÄĚ, sus gustos, particularidades y eso es respetable. La televisi√≥n tiene muchos recursos audiovisuales para enriquecer cada trabajo y hacer un testimonio o un documental de realizaci√≥n donde no aparezca el periodista implica horas de investigaci√≥n y de trabajo de mesa, de tener una buena direcci√≥n de arte, de buscar la m√ļsica exacta, corregir cada plano, verificar constantemente el reccord y lograr una sinergia. Me ha pasado antes que he presentado un trabajo y me han dicho estaba muy bueno, pero hab√≠a otros temas m√°s medulares, cuando la televisi√≥n no solo es el tema, tambi√©n es la iluminaci√≥n, la fotograf√≠a, el montaje‚Ķ

-¬ŅObtuviste alg√ļn premio antes con trabajos como este?

– He obtenido dos primeros lugares y un segundo en el Concurso Provincial de Periodismo ‚ÄúEloy Concepci√≥n P√©rez‚ÄĚ, de Holgu√≠n, una menci√≥n junto a la periodista Marel Gonz√°lez en el Concurso Nacional de Periodismo 26 de Julio y ahora el premio en el Villena. Todos han sido con trabajos de realizaci√≥n y aunque uno no trabaja para concursos, es gratificante que te reconozcan el esfuerzo y la consagraci√≥n, principalmente en tu territorio, porque eso te impulsa a seguir creando y so√Īando en im√°genes.

-Con tantos editores experimentados en tu telecentro, ¬Ņpor qu√© decidiste montarlo t√ļ?

РEn el telecentro hay excelentes profesionales y habría quedado mejor si lo editaba uno de ellos. No obstante, estaría circunscrito al tiempo que tuvieran disponible. Editarlo me permitió no tener un reloj presionándome, poder perfeccionarlo de madrugada, tarde o noche, dejarlo refrescar y volver sobre él y, sobre todo, crear sin límites.

 

*Entrevista publicada en https://www.tvcubana.icrt.cu/ 


Festival Santiago √Ālvarez in Memoriam: virtual pero sin perder importancia

El Festival Internacional de Documentales Santiago √Ālvarez in Memoriam regres√≥ desde este 3 de marzo en su XIX edici√≥n. La cita ‚Äďque concluir√° el pr√≥ximo d√≠a 8‚Äď es el m√°s importante encuentro del cine documental que se realiza en Cuba desde la d√©cada del noventa del pasado siglo XX, por iniciativa de un grupo de j√≥venes que formaban parte de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z.

El evento estará dedicado a la especial relación del cineasta con la tierra de los anamitas, país que visitó en quince oportunidades durante sus viajes diplomáticos, y donde, en la década del 70, rodó Abril de Viet Nam. Muchos de estos documentales del gran cineasta muestran la grandeza de este país de Asia, sobre todo en el periodo de enfrentamiento contra la intervención estadunidense.

A diferencia de otras ediciones, esta se enfocar√° solamente en el disfrute y apreciaci√≥n de la calidad cinematogr√°fica cubana e internacional. Las obras presentadas este a√Īo competir√°n en el pr√≥ximo Festival, lo que permitir√° un mayor acercamiento a lo mejor del cine documental que se ha realizado dentro de esfera nacional e Internacional.

Como ser√° imposible asistir a las salas de cine, debido a la Covid-19, el espacio se traslada a las plataformas virtuales del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematogr√°ficos (ICAIC), el Ministerio de Cultura, las redes sociales de la Oficina Santiago √Ālvarez y el canal Multivisi√≥n.

L√°zara Herrera, presidenta del evento, expres√≥ en nota de prensa la importancia de llevarle al p√ļblico un h√°lito de fuerza en medio del aislamiento social y la lucha contra la pandemia: ‚ÄúA pesar de la situaci√≥n epidemiol√≥gica, nuestra cultura se mantiene viva, activa.‚ÄĚ

Por su parte, Rodulfo Vaillant García, presidente del Comité Provincial de la UNEAC en Santiago de Cuba, reitera la importancia de este evento, que no solo prestigia la ciudad, sino que se extiende a las comunidades de la provincia.

Este XIX Festival qued√≥ hoy inaugurado con las palabras de su presidenta L√°zara Herrera, y luego se exhibieron los documentales El drama de Nixon, de Santiago √Ālvarez, sobre la invasi√≥n a Laos; Dicen que soy su maestra, producido en 2019 por los realizadores norteamericanos Catherine Murphy y Lucy Massie-Phenix, el cual aborda la historia de una estetista afroamericana de Carolina del sur (Bernice Robinson), quien fue la primera maestra en las llamadas ‚Äúescuelas de ciudadan√≠a‚ÄĚ, que alfabetizaron alumnos afroamericanos para poder registrarse en el sur entre los a√Īos 1950 y 1960.

El evento te√≥rico reserv√≥ para horas de la tarde las palabras del cr√≠tico cubano Frank Padr√≥n, sobre los aportes de √Ālvarez al cine documental, seguido de la transmisi√≥n del Noticiero ICAIC Latinoamericano 376 del 4 de septiembre de 1967, dedicado a la solidaridad con el hermano pueblo de Vietnam y al Campeonato Mundial de Caza Submarina.

El jueves 4 de marzo, los cin√©filos podr√°n apreciar Ir√© a Santiago, de Sara G√≥mez; Nacido en Gambia, de Natxo Leuza Fern√°ndez, de Espa√Īa, Gran Premio del XVII Festival; as√≠ como el evento te√≥rico que en esta ocasi√≥n cuenta con Belkis Vega, documentalista; adem√°s del Noticiero ICAIC 395, y entrevistas con Racial Feria y Arnulfo Rodr√≠guez, de las artes visuales.

Y para el viernes 5: Hanoi martes 13, de Santiago √Ālvarez; Boca de Fuego, de Luciano P√©rez Fern√°ndez, de Brasil; la entrevista realizada por √Ālvarez a Ho Chi Minh, entre otras proyecciones y an√°lisis.

El XIX Festival de Documentales prev√© para el √ļltimo d√≠a con un gran homenaje por el aniversario 102 del natalicio del maestro Santiago √Ālvarez, y es que lo m√°s importante de un evento cultural como este se encuentra en la preponderancia del cine documental, un g√©nero que est√° ligado, a nivel simb√≥lico y social, a las lucha de los pueblos.

Santiago √Ālvarez, el padre del cine documental en nuestro pa√≠s, es a√ļn hoy un cineasta de referencia para las nuevas generaciones, de ah√≠ que esta cita contin√ļe siendo uno de los asideros culturales de la naci√≥n cubana.

*Con información de la Agencia Cubana de Noticias (ACN).


Teatro documental, invocaciones del cuerpo como archivo palpitante

Afuera comienza a salir el manto titilante que es la noche, afuera esperamos que las puertas se abran, algunos confiamos en que la oscuridad despierte a los fantasmas de Frexes #132.

Ellas han tomado la casa. Somos más de una veintena y nos invitan a pasar, a acomodarnos como podamos entre los viejos muebles y libros desparramados por el piso. La sala se llena de su voz. Hoy somos los invitados a la casa de las conspiraciones, y sobre sus paredes se proyecta el ayer. Otra vez la casa que la sobrevive y resucita, nos hace cómplice de su existencia.

Fotos: Carlos Rafael

La luz llega apenas para dejarnos ver el rostro de la muchacha-tiempo que habla de su padre, de la ciudad, de la Historia y de una mujer, poeta del amor diario, Lalita Curvelo. 

Mar√≠a Victoria Guerra transida de las memorias de Holgu√≠n y el tiempo de Lalita nos lleva entre sus amigos; el lucero inolvidable que bajo otro nombre fue su c√≥mplice, Oscar; los ni√Īos rescatados de la orfandad; las sentencias de muerte que sus manos sostuvieron contra asesinos y torturadores. Mar√≠a Victoria nos gu√≠a al pasado y tras ella avanzamos o retrocedemos en la penumbra hacia una habitaci√≥n que debi√≥ ser oficina.

Teclea, los pies en el suelo como Hemingway, una muchacha p√°lida, Nathaly Polo, su voz sale desde un sitio invisible, reparte viejas fotos, mezcla sus vivencias con los versos de la due√Īa de la vieja casa. Regala poemas sueltos, rosas, nos lleva a la peque√Īa capilla, donde un Jes√ļs adolorido sube la mirada e invita encender en el piso velas por las almas que han de habitar estos espacios, por Lalita, por nosotros y nuestra fe en la belleza, que supongo es el m√≥vil que nos mantiene absortos mientras, a lo lejos se escucha el mar ausente.

Atravesamos el patio interior, algo bulle en la oscuridad, y cuando la luz nos toca vemos una mesa dispuesta para el convite visual, caracolas, piedras, dibujos de Lalita y una cafetera modernísima en la que está lista la bebida que compartimos, otros prefieren té y por primera vez alcanzo a ver los rostros de quienes han venido esta noche.

Fotos: Carlos Rafael

Los espejos colocados al fondo del comedor reflejan a una esbelta joven, Darlin Morales, ella tambi√©n ha encontrado una Lalita propia, junto a las otras muchachas ha indagado por dos meses en documentos, objetos, los muros, las leyendas. Darlin ha tra√≠do su tiempo hasta este espacio un antiqu√≠simo reloj cuc√ļ con que marca su existencia desde el inicio, por eso el aparente anacronismo entre √©l, la casa, y la modernidad de la cafetera el√©ctrica no son sino expresi√≥n del di√°logo entre el legado y el descubrimiento, el pret√©rito y su interpretaci√≥n bajo el prisma del hoy, son la danza arm√≥nica del pasado y el presente concaten√°ndose.

Seguimos invadiendo el aposento. Sobre las viejas lozas de barro del patio ha reposado toda la memoria de sus d√≠as. Hemos sido convocados a caminar hacia la atalaya que fue la biblioteca de la escritora. Entre vol√ļmenes vetustos, suvenires, un tel√©fono obsoleto, parece que va a llegar Lalita. Ya est√°, su voz la trae entre el olor de la noche y la mirada taciturna de un gato que sobre una tapia nos observa.

Todo es raro y vibrante. Sumergida en la atmósfera de la década de 1950 es esta una pieza raigal, de la casa para la casa y realizable solo en su interior. Las jóvenes autoras se asumen como peformers que convierten sus cuerpos en archivos palpitantes, documentos vivos.

Fotos: Carlos Rafael

La obra es un claro ejemplo de apropiación de la expresión estética de la realidad. Un texto en el que la subjetividad de las autoras se entronca con la de su objeto de investigación y se expresa luego en este resultado en el que recrean las vivencias de Lalita, su tiempo y espacio, permeados de la circunstancia propia de las dramaturgas.

Sustentada en los paradigmas del teatro documental, Otra vez la casa emplea los resortes emotivos de la poesía mezclados con el realismo propio de este género y aprovecha el espacio, la semipenumbra, la intimidad de las puertas y ventanas cerradas, la casa como un vientre fecundo que gesta la memoria.

Volvemos a la sala, a despedirnos de Eulalia y aplaudimos. Algunos de sus contemporáneos, personas de sus afectos, agradecen el acto casi místico de la resurrección.

Salimos otra vez a la calle Frexes, al 2021, con olor a libro antiguo y una flor en las manos. A√ļn podemos sentir el incienso en nuestras ropas y ver a Lalita en la ventana, reclinada, diciendo adi√≥s.


Cine Andante tomar√° las calles nuevamente

Entre muestras de audiovisuales e intercambios de realizadores con los p√ļblicos transcurrir√° en Guant√°namo, la VIII jornada Cine Andante, que organiza la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z para promover la apreciaci√≥n de este tipo de productos art√≠sticos que de manera itinerante se exhibir√°n en comunidades, centros educacionales y laborales a mediados de noviembre.

[+]


Dayron Chang: ¬ęEl primer jurado deber√≠a ser uno mismo¬Ľ (+Fotos y videos)

En √©l habita un duende, quiz√°s el m√°s travieso. Anda por ah√≠ provisto de valent√≠as y pasiones, algunas cohibidas, otras desbordadas. A Dayron Chang Arranz, el comunicador y la persona, solo le importa amar, estremecer, descubrir, trascender; se niega a lo f√ļtil.

Periodista, realizador, locutor y declamador, Dayron busca asir el alma de las cosas. No sabe hacerlo de otro modo. Lleva el peso de actuar y pensar de esa forma desde muy joven, por eso lee mucho, investiga, cuestiona y crea. Busca así traspasar el peligroso manto de la superficialidad y el acomodamiento. Se aleja de los lugares sin espíritu pero no se niega a las experiencias que le acerquen lo más posible al encuentro total con la vida.    

El arte y la historia lo acunan en sus atrevimientos y son su pase de entrada al mundo intelectual cubano. En su corta carrera ya le conocen en festivales, concursos y premios de diversa √≠ndole, sin embargo, es en las historias de los otros, en el abrazo de sus paradigmas y en el gui√Īo sensible de los amigos donde atesora sus logros. Aunque no les huye a los desaf√≠os sabe poner cautela ante lo inmenso, por eso lleg√≥ algo asustadizo y esc√©ptico al concurso Caracol para cosechar luego el reconocimiento de noveles y consagrados. Sobre los derroteros del evento y la participaci√≥n de los j√≥venes realizadores accedi√≥ a conversar con nuestro sitio.

Dayron Chang entrevistado en los estudios de Radio Siboney por el periodista y escritor Reinaldo Cede√Īo Pineda/ cortes√≠a del entrevistado.

‚ÄĒQuiz√°s seas uno de los pocos afiliados de la AHS o de los j√≥venes realizadores del oriente del pa√≠s que ha sido premiado en el Caracol en dos de las √°reas en concurso: Radio y Televisi√≥n. Cu√©ntame cu√°les fueron las obras con las que resultaste ganador, su origen, caracter√≠sticas y otros detalles de tu participaci√≥n.

‚ÄĒLlegar a obtener ese resultado en dos medios como la radio y la televisi√≥n, cada una con sus riquezas particulares, no fue para nada una meta. M√°s bien tiene que ver con mis inquietudes y prop√≥sitos, como persona y profesional, de socializar con los dem√°s aquellos saberes que por azar o por intenci√≥n llegan a mis manos. Al final, eso es lo mejor: el descubrimiento.

Un primer paso lo di con los sonidos, en medio del desaf√≠o que implic√≥ reconstruir completamente la historia de la √ļnica gran cadena de radio que tuvo su epicentro fuera de la capital antes del Triunfo de la Revoluci√≥n. Como parte del ejercicio de mi tesis de pregrado en la Licenciatura de Periodismo surgi√≥ la serie radiodocumental Sonidos de Ciudad en el a√Īo 2013.

Durante una de las transmisiones vía streaming del Festival del Caribe/ cortesía del entrevistado.

Conoc√≠ entonces lo que para un joven del este del pa√≠s pudiera y a√ļn puede parecer distante, tanto geogr√°fica como generacionalmente, el Premio Caracol. En aquel momento obtuve el lauro en direcci√≥n de radio con esa investigaci√≥n que rescataba de la desmemoria el v√≠nculo de la CMKW Cadena Oriental de Radio con acontecimientos de impacto de la cultura nacional y con personalidades como Luis Carbonell, Celina Gonz√°lez, Ibrahim Apud, Yolanda Pujols, Salvador Wood, entre otros.

Resultaba casi impensable la posibilidad de ganar, aunque conocía de algunos casos ya premiados con similares edades, en entornos más cercanos a la capital. No obstante, hay que reconocer que no es lo cotidiano. Y decidí aventurarme porque creía en todo aquello que defendía y poseía el material. Cuando vine a ver era un recién graduado con un Caracol en sus manos y comencé a cambiar mi percepción sobre el premio.

En el caso de la televisi√≥n compet√≠ con la obra Historias entre monta√Īas desde la cual se hace un an√°lisis sobre la rebeld√≠a del cubano. Esta mereci√≥ el premio del jurado en las categor√≠as de direcci√≥n y guion de programas educativos e hist√≥ricos. Hab√≠a pasado ya un tiempo desde la sorpresa de Sonidos de Ciudad, pero para un joven el Caracol siempre es un impulso pues representa la posibilidad de medirte con realizadores a nivel nacional, unos menos conocidos, otros de renombrada trayectoria, pero todos al final creadores que entregan algo de s√≠ en cada obra y que por diversos motivos apuestan por el Caracol. Siento que la intenci√≥n, m√°s que el acto de ganar, es ver c√≥mo algunos ven y sue√Īan a Cuba desde el audiovisual. A eso deber√≠a aferrarse el concurso.

‚ÄĒDesde hace unos a√Īos se ha ido ampliando el n√ļmero de categor√≠as a premiar en el Festival Caracol. ¬ŅConsideras que esto es beneficioso o no para la calidad y prestigio del evento?

Dayron Chang junto a la cineasta Lourdes de los Santos, presidenta de la secci√≥n de Asociaci√≥n de Cine, Radio y Televisi√≥n de la Uneac, tras la premiaci√≥n del concurso Caracol en el a√Īo 2019/ cortes√≠a del entrevistado.

‚ÄĒLa calidad del evento se sustenta en demasiados pilares como para pensar que ampliar el n√ļmero de categor√≠as pudiera mellar en alg√ļn sentido su prestigio. Si bien es necesario respetar esencias y tradiciones dentro de cualquier concurso, tambi√©n es menester repensarlo en cada tiempo porque la radio, el cine y la televisi√≥n evolucionan a la par de la tecnolog√≠a, los creadores, las est√©ticas, los soportes… Por tanto, resultar√° beneficioso en la medida en que el comit√© organizador y todos aquellos que est√©n detr√°s del certamen estudien, antes de elaborar cada convocatoria, esas tendencias para saber qu√© debe permanecer, qu√© debe modificarse o qu√© a√Īadir. Si no se piensa con esa profundidad y entrega podr√≠a ser funesto.

El Caracol no se puede permitir lo superfluo o lo improvisado. Estamos hablando de un concurso que por a√Īos ha formado parte de la vida cultural y creativa de los realizadores cubanos, que ha sido medidor de la creaci√≥n a lo largo y ancho del pa√≠s, que ha legitimado anualmente con sus premios tanto a obras como artistas, y eso es una gran responsabilidad.

Mantener esa exigencia; abrirse cada vez más a nuevas formas; pensarlo sin la etiqueta de las edades como es mi experiencia; expandirlo para que siga siendo plataforma de diálogo entre realizadores; premiar con rigurosidad y respeto… Ahí están los pilares que no deberían faltarle para ser un concurso siempre actualizado.

‚ÄĒVarios realizadores y miembros de la Uneac han planteado en distintos espacios gremiales la necesidad de crear un jurado de admisi√≥n como un primer filtro para que resulten nominadas las obras de mayor calidad. ¬ŅQu√© opinas al respecto?¬† ¬†

‚ÄĒPodr√≠a decirte que soy de los que est√° de acuerdo con una idea como la que plantean algunos de mis colegas realizadores, pero lo valoro como una decisi√≥n circunstancial. No todos los d√≠as se concursa en un evento como el Caracol, no haces cotidianamente una obra que crees merecedora de competir. Al concurso no se env√≠a lo com√ļn, sino lo que cada cual considera que sobresale entre todo aquello que ha producido. Por eso digo que el jurado de admisi√≥n es algo circunstancial.

El primer jurado debería ser uno mismo. No se trata de autolimitarse, pero sí de saber con claridad y autocrítica cuando se ha elaborado un producto que sobresale. Si no se nos va un pedazo de nuestra alma en el arte que hacemos entonces algo le falta. Cada quien sabe cuánto le ponen a su obra; lo que si no puede pasar es que por participar enviemos aquello que no cumpla con las expectativas del evento. Aun así, tener un jurado de admisión permitiría que llegara lo más depurado a manos del jurado que cada edición prestigia el Caracol. Es una decisión que exige respeto y cuidado.  

Dayron Chang junto al Presidente de Honor de la Uneac, el intelectual Miguel Barnet/ cortesía del entrevistado.

‚ÄĒMuchos realizadores j√≥venes hoy buscan fuente de financiamiento o auspicio para sus proyectos fuera de los circuitos institucionales ¬ŅCrees que esta situaci√≥n podr√≠a afectar su relaci√≥n con el concurso Caracol o no?¬†¬†

‚ÄĒLa creaci√≥n audiovisual est√° buscando actualmente nuevos mecanismos para organizar procesos que durante largo tiempo han permanecido dispersos y sin direcci√≥n en este universo, todav√≠a con grietas y dudas. El Registro del Creador, liderado por la Uneac, el Icaic, el Icrt y otras expresiones de nuestra institucionalidad es una muestra de ese intento del cual hay que seguir aprendiendo porque a√ļn no conocemos todo aquello que ofrece o facilita en cuanto a organizaci√≥n, legitimidad, representaci√≥n, financiamiento, etc.

Siempre he pensado que por encima de todo importa la creaci√≥n y eso no tiene por qu√© entrar en conflicto o afectar el sentido de convocatoria del concurso Caracol. El certamen tiene esencias que ha defendido por a√Īos y no creo que la forma en la que se logre financiar o auspiciar la obra, mientras se respete la legalidad, deba entrar en disputa con esas esencias.

Vi√©ndolo como un joven realizador, creo que mientras sea una obra de calidad, con estimables valores est√©ticos, no hay nada que pueda entrar en conflicto. Son tiempos de abrirse a los discursos que cobran fuerza en diversas partes de la Isla porque juntos contribuimos a esa obra coral que es la cultura. Con el acto de rechazar lo ‚Äúno institucional‚ÄĚ podr√≠amos omitir una parte importante de lo que somos y decimos. El concurso y evento te√≥rico del Caracol deber ser ese espacio de creaci√≥n y discusi√≥n libre donde se exhiba aquello que con calidad se hace en materia de realizaci√≥n audiovisual.

‚ÄĒPodr√≠a pensarse que siendo un certamen convocado por la secci√≥n de Cine, Radio y TV de la Uneac este sea un espacio solo al alcance de consagrados artistas. ¬ŅPor qu√© piensas que los j√≥venes realizadores deb√≠an participar en el concurso y sesiones te√≥ricas del premio Caracol?

‚ÄĒCreo ser un ejemplo, entre muchos otros que conozco en varias provincias del pa√≠s, de que el Caracol no es un espacio elitista solo para consagrados. Pudiera plantearse sumar a m√°s j√≥venes, o ‚Äúsalirse‚ÄĚ de La Habana en todo el sentido de la palabra, aunque tambi√©n podr√≠an ser los j√≥venes quienes se atrevan, arriesguen, experimenten o propicien el di√°logo.

Por otra parte, los tres d√≠as del espacio te√≥rico han demostrado ser insuficientes; en la presente edici√≥n la crisis generada por la pandemia de la COVID-19 ha encauzado como nueva v√≠a de socializaci√≥n las plataformas digitales, experiencia que deber√≠a replicarse en los pr√≥ximos a√Īos para que quienes consumen nuestras obras tambi√©n formen parte de lo que antes se analizaba entre paredes. Pensar un caracol en los m√≥viles, en tablets o un PC, debatir o polemizar con el p√ļblico desde Instagram, Facebook, iVoox, entre otros soportes, en torno a lo que un jurado decidi√≥ que era lo mejor. Hacia ah√≠ debe andar el Caracol, en la b√ļsqueda de un camino que le acerque a los nuevos tiempos.

Siempre he cre√≠do en la continuidad. El di√°logo generacional que se genera, en ocasiones, entre los pocos realizadores j√≥venes y los m√°s experimentados podr√≠a ser la piedra filosofal de esa continuidad y esa ruptura que le son inherentes al arte. Pero no lo podemos saber si no vemos al otro, si no escuchamos como lo ven los dem√°s, si no somos capaces de ver m√°s all√° de lo que tenemos conceptualizado. ¬ŅC√≥mo crecer sin interactuar? Por tanto, el Caracol debe buscar v√≠as para crecer. No es malo que a√ļpe a los consagrados, ‚ÄĒson imprescindibles‚ÄĒ, lo que importa es que siempre encuentre una manera de ser abierto a todo lo que con calidad se haga en Cuba, porque es la √ļnica manera de perpetuarse y sobrevivir. Mi consejo a los j√≥venes como yo: atr√©vanse, qui√©n sabe si ma√Īana ustedes sean los consagrados.

Varias series televisivas y coberturas periodísticas han probado el talento del joven realizador Dayron Chang./ cortesía del entrevistado.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo podr√≠a contribuir la AHS a que los noveles realizadores se enfrenten a cert√°menes como el Caracol mejor cualificados o con m√°s posibilidades de √©xito?

‚ÄĒLa AHS no deber√° carecer jam√°s de agudeza en sus proyecciones. En esa habilidad se sustentar√° su vocaci√≥n para integrar, escoger, consolidar y perpetuar aquello que se quiere definir como lo mejor del arte joven. Ser√≠a iluso no pensar que lo mejor puede que tambi√©n siga all√° fuera. Eso le impone a la organizaci√≥n un esp√≠ritu de b√ļsqueda, renovaci√≥n, de contacto y apertura, que se equipare al ritmo de la creaci√≥n misma; que jam√°s niegue la esencia de libertad que hay en el arte y el artista; y que sepa andar con los tiempos.

No le debe faltar instinto para esto ‚ÄĒal fin y al cabo el arte tiene un poco de ese impulso natural‚ÄĒ, pero mejor que se sustente en un pensamiento y una estrategia. Hablamos de una organizaci√≥n de conceptos y filosof√≠as de vida que concomitan para dialogar, que se juntan para hacer crecer al ser humano.

Varias series televisivas y coberturas periodísticas han probado el talento del joven realizador Dayron Chang./ cortesía del entrevistado.

No es solo el artista lo que se elige. También se elige una historia, una leyenda individual, con principios y visiones del mundo que deberán encontrar en la organización vías para crecer, polemizar, revolucionar, aportar a una construcción coral más determinante que es la cultura cubana.

La AHS tiene que ser ese espacio para aprender a escuchar al de al lado, para analizar a Cuba no solo desde mi rinc√≥n vital y cercano, sino para entenderla en su profundidad a trav√©s del otro. Y qu√© suerte es tener un lugar de reuni√≥n, para ver nuestro arte en contexto, para saber que lo que nace en la individualidad, en el encierro de un taller; en un estudio de grabaci√≥n, en el tabloncillo de un teatro, en un parque cualquiera de la isla, adquiere mayor sentido cuando interact√ļa con la realidad que le da vida. Y no es solo el cuadro, la coreograf√≠a danzaria, el nuevo libro, la pel√≠cula, es cada una de esas chispas dispersas hallando su verdadera raz√≥n cuando moviliza, contradice, embellece, cambia y enriquece lo espiritual y lo f√≠sico del entorno local, nacional y universal.

Hay una responsabilidad sobre los hombros de la AHS. Y en ello est√° en juego la herencia de una creaci√≥n art√≠stica y una obra intelectual que nos trasciende y de la que sabremos o no si queremos o somos merecedores de formar parte. Siempre he cre√≠do que todo artista debe ser conocedor de sus ra√≠ces, y a partir de ellas trazarse prop√≥sitos nuevos. La organizaci√≥n debe prepararnos para momentos as√≠, para circunstancias donde hay que tomar decisiones, para opinar en funci√≥n de crecer y no de degradar, para madurar en ideas que nos lleven a concursos como el Caracol con obras y discursos que nutran a la naci√≥n. Y eso no es el logro de un d√≠a. Ese es el camino que deber√° estar sembrando siempre la AHS; para ser esa coordenada en la que quieran encontrarse los j√≥venes que sue√Īan y piensan a Cuba desde su arte, ya sea para continuidad y/o cambio.


Un Almac√©n 30 a√Īos m√°s joven (+Fotos)

Un Almac√©n diferente, pero que no pierde su esencia y creatividad, gracias a la luz joven del audiovisual cubano y al amor incondicional de quienes trabajan durante todo el a√Īo para lograr que cada edici√≥n del Almac√©n de la Imagen sea el espacio id√≥neo que d√© riendas sueltas a la originalidad de las nuevas generaciones de cineastas de la isla y del mundo.

[+]