Delfín Prats


Viaje a islas Gilbert con Delfín Prats

Aunque Delf√≠n Prats nos diga que est√° ‚Äúdesasido de todo proyecto‚ÄĚ y como el barco ebrio de Rimbaud pretende ‚Äúir descendiendo por r√≠os impasibles‚ÄĚ, los lectores y amigos del autor de Para festejar el ascenso de √ćcaro sabemos que los r√≠os de la memoria ‚Äďque siguen cauces caprichosos‚Äď suelen variar su ruta y encontrar asideros para el desborde y el eros‚Ķ Y que la poes√≠a ‚Äďtrasmutada en dis√≠miles formas‚Äď no abandona jam√°s al poeta. No hay manera de escapar de ella despu√©s de rasgado el fino velo de la b√ļsqueda de la belleza‚Ķ Podr√° resistirse un poco ‚Äďporque sabemos que la poes√≠a es una flor de hierro candente sobre el pecho abierto‚Äď y decirnos que m√°s que un nuevo libro ser√°n versos, como Whitman con sus Hojas de hierba, quienes engrosen las p√°ginas de El brillo de la superficie, su poes√≠a completa publicada por Ediciones La Luz; pero las constelaciones hace mucho est√°n abiertas y hace un buen tiempo, m√°s de cincuenta a√Īos, que Delf√≠n Prats inici√≥ un di√°logo sostenido con eso que los griegos antiguos llamaban la poiesis y que Plat√≥n, en El Banquete, defini√≥ como ‚Äúla causa que convierte cualquier cosa que consideremos de no ser a ser‚ÄĚ. Ese viaje ‚Äďa veces errante y otras confirmatorio y m√≠stico‚Äď del no ser al ser po√©tico, de lo com√ļn a la fascinaci√≥n, recorre en buena medida la obra de Delf√≠n Prats y est√° presente en Islas Gilbert, pues aunque en lo externo lo real est√© ‚Äúesplendiendo o degrad√°ndose‚ÄĚ, dentro la poes√≠a arde.

Y aunque Delf√≠n nos diga que es ‚Äúun poeta a saltos‚ÄĚ, sin una continuidad o un oficio en las letras, sabemos que ‚Äúestupefacto ante la maravilla del bosque rotundo que ya se adentra en la noche anclada‚ÄĚ nacieron los versos espl√©ndidos que han colocado su nombre en el corpus literario nacional, como los de Lenguaje de mudos, ‚ÄúAguas‚ÄĚ y ahora los de Islas Gilbert, que publica en su colecci√≥n Analecta Ediciones La Luz, para festejar con √©l los m√ļltiples ascensos de √ćcaro, porque √ćcaro sigue levantando vuelo hacia el infinito, el universo y la sustancia exterior. Sab√≠amos que el poeta trabajaba en nuevos versos y le hab√≠amos escuchado leer fragmentos en alg√ļn espacio literario; y sab√≠amos, adem√°s, que estos versos partieron ‚Äďaunque Delf√≠n nos diga que es dif√≠cil rastrear c√≥mo se hilvana un poema, c√≥mo un prototexto va imantando esquirlas‚Äď de los incendios en la Amazon√≠a en 2019 y de un documental que nos muestra c√≥mo Kiribati, antes Islas Gilbert, podr√≠a ser el primer pa√≠s engullido por las aguas como consecuencia del cambio clim√°tico. Las enormes selvas sudamericanas ardiendo, devorando la vida en su interior‚Ķ y un peque√Īo archipi√©lago habitado por personas que viven de lo que les ofrece el mar, protagonista absoluta de la vida en Islas Gilbert, aunque las olas del oc√©ano Pac√≠fico pueden acabar sumergiendo un pa√≠s levantado, precisamente, de coral y aguas. Pero ‚Äďcuidadoso con cada palabra que se desprende en su viaje hacia las confabulaciones de lo po√©tico‚Äď, Delf√≠n Prats insist√≠a en decirnos que a√ļn no estaba terminado, que la partida hacia las Islas Gilbert en la Polinesia francesa ‚Äďla misma que cautiv√≥ a Paul Gauguin‚Äď deb√≠a esperar un poco m√°s. Y esperamos, s√≠, expectantes, por la concreci√≥n de ese alegato sobre el amor y los anclajes de la posesi√≥n, un alegato donde el poeta se decide por esa belleza transitoria y ef√≠mera que lo trastoca todo. Poco despu√©s, ‚ÄúIslas Gilbert‚ÄĚ lleg√≥ a las plataformas digitales y el poema abr√≠a nuevas constelaciones. Incluso se public√≥ en formato libro-arte, como homenaje al cumplea√Īos 76 de Delf√≠n, gracias a la iniciativa del Centro Provincial del Libro y la Literatura de Holgu√≠n. ¬ŅPuede la belleza dejarnos imp√°vidos, Delf√≠n Prats? ¬ŅSe puede ser inmune ante el esplendor y el caos, y ‚Äúver desde aqu√≠ incendiarse una y otra vez la selva‚ÄĚ? ¬ŅPodremos dejar de a√Īorar los abedules de la juventud o la campi√Īa pr√≠stina, atravesada por el riachuelo que aumentaba su cauce con las lluvias? ¬ŅC√≥mo resistir la contemplaci√≥n del cuerpo tendido sobre la cama, desnudo como mancha en tela blanca, alterando en su gozo los estados del sue√Īo?

Estas y otras preguntas rondan Islas Gilbert, que se reconfigura como un sitio m√ļltiple ‚Äďla isla como cuerpo y viceversa‚Äď y espacio ofrecido al eros, que tensa sus m√ļsculos hacia ‚Äúla naturaleza como cuerpo habitado‚ÄĚ. El poeta que ama las islas puede descreer. Niega en principio el deseo que mira hacia ‚Äúlo er√≥tico como fuerza c√≥smica y creadora‚ÄĚ. No obstante persiste la pesadumbre, asume las contradicciones y las adversidades, y es consciente de alejarse del cuerpo de estas islas fabuladas en un continuo forcejeo entre la violencia circundante y la violencia fecunda del eros; pero ello no le impide imaginar al cuerpo del deseo como un espacio real y so√Īado, en pulsi√≥n entre las aguas de un archipi√©lago casi virgen. Este grupo de islas es posible m√°s all√° de lo geogr√°fico: desde el eros y el lenguaje pueden conjugarse los signos de la naturaleza, la libertad, el pensamiento y el deseo. Ese ‚Äúanimal extra√Īo‚ÄĚ le visita en las noches y el poeta pide un rompeolas para proteger la fragilidad de las islas Gilbert; algo que atempere el mar y sus avances, y le salve de esa ‚Äúlegitimaci√≥n de la cat√°strofe [que es] intentar la poes√≠a‚ÄĚ cuando desde los confines l√≠quidos del sue√Īo y ante el cuerpo desnudo y su solventada esfinge, el poema empieza a escribirse por s√≠ solo.


Delf√≠n Prats, del otro lado de la pared del sue√Īo

Delfín Prats ha transitado en sus versos los caminos de la luz y la belleza. El poeta sabe que se asomaron mucho más allá/ellos vieron/del otro lado del horizonte/abrirse las constelaciones.

Su poesía ha marcado a más de una generación de escritores, especialmente jóvenes, que sienten cercana la obra de este autor que ha penetrado en las interioridades de la isla, la fe y la belleza de lo efímero para entregarla en su magnitud. Delfín antes del Premio Nacional de Literatura, que desde hace mucho tiempo merecía, ya era un autor necesario por la obsesión dialógica de la palabra y su calado en el corpus lírico nacional.

fotos Robert Raez

Han dicho que Delf√≠n es un lugar llamado poes√≠a, poeta mayor de Holgu√≠n al que han dedicado la 40 Semana de la Cultura Holguinera. Para orgullo de los holguineros los versos del poeta han resonado en estas jornadas en m√°s de un espacio, como tambi√©n amigos escritores han hablado acerca de su vida y su poes√≠a. Desde la sala de presentaciones Adelaida del M√°rmol, en el Centro Provincial de Libro y la Literatura, los poetas y amigos Luis Yuseff, Lourdes Gonz√°lez y Eugenio Marr√≥n abordaron diversos momentos de la vida y obra este bardo so√Īador, y su viaje por los dominios del verso.

‚ÄúEl compromiso es que los lectores, especialmente j√≥venes, contin√ļen leyendo a Delf√≠n, que no se agote su obra, ni sus versos‚ÄĚ, dijo Yuseff sobre el autor de ‚ÄúHumanidad‚ÄĚ. Tambi√©n record√≥ los momentos en los que la obra de Delf√≠n ha sido homenajeada por los autores j√≥venes: antes que se fundara Ediciones La Luz, sello de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Holgu√≠n, se public√≥ el plaquette Del otro lado del sue√Īo, antolog√≠a de miembros de AHS la dedicada al poeta mayor de la provincia; as√≠ como la creaci√≥n de la pe√Īa ‚ÄúAbrirse las constelaciones‚ÄĚ, por el escritor Gabriel P√©rez, un espacio que se mantiene y da nombre al sal√≥n de presentaciones de esta casa editora, adem√°s de titular una de las colecciones que publica en este sello a escritores in√©ditos.

fotos Robert Raez

Asimismo rememoró la entrega del Premio Maestro de Juventudes, que otorga la AHS a Delfín; y la publicación en 2011 de una Analekta con textos suyos, también por La Luz.

‚ÄúLos destinos de La Luz y Delf√≠n est√°n estrechamente ligados‚ÄĚ, a√Īadi√≥ Yuseff, quien coment√≥ sobre el proceso de creaci√≥n de la poes√≠a completa El brillo de la superficie, en el a√Īo que se celebr√≥ el 50 aniversario de hab√©rsele entregado el Premio David, as√≠ como la publicaci√≥n actual de Islas Gilbert, su √ļltimo poema; y la actual campa√Īa de promoci√≥n del libro y la literatura, inspirada en el √ćcaro inquieto de los versos del poeta.

Por su parte Lourdes Gonz√°lez y Eugenio Marr√≥n hablaron de la amistad y cercan√≠a con Delf√≠n. Marr√≥n destac√≥ cuanto aprendi√≥ de √©l y de la capacidad esc√©nica de sus versos: ‚ÄúDelf√≠n es un gran actor de la poes√≠a, convierte sus poemas en puestas en escena. Adem√°s es el amigo que ha estado en momentos cruciales, con su generosidad y afecto humano. Ese es tambi√©n el Delf√≠n que celebramos hoy con Premio Nacional de Literatura‚ÄĚ.

Como dijo el poeta e investigador Ronel Gonz√°lez, en el pr√≥logo del libro Temida polisemia. Estudio de la obra literaria de Delf√≠n Prats, publicado por Ediciones √Āncoras, de Isla de la Juventud, en 2016, la obra de Delf√≠n ‚Äúes la suma de las aspiraciones de un siglo que se extingue para que nazca otro, un tr√°nsito iluminado cuya mayor gloria es haber estado cara a cara y establecido un di√°logo intemporal con las esencias de la poes√≠a‚ÄĚ.


En 2023 ‚ÄúLa Luz te pertenece‚ÄĚ

La figuraci√≥n del m√≠tico personaje de √ćcaro a partir de los versos del querido poeta holguinero Delf√≠n Prats, Premio Nacional de Literatura 2022, identifica la gr√°fica de la nueva campa√Īa de promoci√≥n de la lectura que para los pr√≥ximos 12 meses propone Ediciones La Luz, sello editorial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en la provincia de Holgu√≠n.

Con el eslogan ‚ÄúLa Luz te pertenece‚ÄĚ la campa√Īa que durante todo el 2023 acompa√Īar√° la creatividad del joven colectivo cont√≥ con el talento de Alejandro Zaldivar, como dise√Īador, y Robert R√°ez en la edici√≥n editorial.

la luz campa√Īa 2023 5

Seg√ļn trascendi√≥ en sus redes sociales y plataformas digitales, Zaldivar explic√≥ que la esencia siempre estuvo en la poes√≠a, lirismo que hoy corona la campa√Īa con el anuncio en dias recientes de la entrega del Premio Nacional de Literatura al poeta mayor¬†Delf√≠n Prats.

‚ÄúEn mi trabajo suelo mezclar lo humano a lo fantaseoso, de ah√≠ que a partir de una f√≠gura de √ćcaro que ya exist√≠a se fue creando toda la imagen que revela la existencia en su cuerpo de un par de alas extras, esas que regala la osad√≠a de perseguir sus sue√Īos y alcanzarlos con el poder de la literatura, el sol personal que cada uno tenemos‚ÄĚ, apunt√≥ el joven.

la luz campa√Īa 2023 2

‚ÄúEste √ćcaro posmoderno que bebe del pastiche y el arte digital, vuela de noche y lleva el coraz√≥n expuesto‚ÄĚ, coment√≥ el escritor y cr√≠tico Erian Pe√Īa Pupo en sus palabras de presentaci√≥n y a√Īadi√≥ que este √°ngel l√≠rico no tiene rostro y en su cabeza porta el sol finalmente alcanzado.

Los rayos que hicieron caer a √ćcaro la primera vez, subray√≥, ‚Äúfueron testigos de como tras la ca√≠da, con el paso del implacable tiempo, una legi√≥n de √ćcaros so√Īadores se levanta; porque eso tiene el viaje, el esfuerzo y el sue√Īo: hacen crecer alas en los brazos a quienes persiguen id√©nticos senderos; alas l√≠ricas, resonancias en forma de versos‚Ķ‚ÄĚ

la luz campa√Īa 2023 1

La campa√Īa que asegura que ‚ÄúLa Luz te pertenece‚ÄĚ prev√© su presentaci√≥n por varias partes de Cuba durante todo el a√Īo, destacando entre estos espacios la Feria Internacional del Libro que tendr√° lugar en el mes de febrero pr√≥ximo.

Desde el 2014 cada inicio de a√Īo el sello editorial La Luz lanza su campa√Īa de promoci√≥n de la lectura con la aspiraci√≥n de llegar a los lectores desde diversas perspectivas y maneras de entender. Dise√Īos que se promueven desde dis√≠miles formatos como: gigantografias, marcadores y calendarios y posee la colaboraci√≥n del Centro Provincial del Libro y la Literatura.


La luz te pertenece y el viaje en ascenso de √ćcaro

Es 1968 y en Cuba un √°ngel asciende al firmamento literario nacional. La fuerza de su vuelo se sostiene en la poes√≠a. Es un √°ngel hermoso de solo 22 a√Īos y va en pleno ascenso. Podr√≠amos decir que lleva una t√ļnica griega y que en su l√≠rica hay reminiscencias cl√°sicas, ecos del mundo grecorromano; podr√≠amos decir, adem√°s, que la t√ļnica le sirve para sostener las flores recogidas seguramente en la ma√Īana, en del campo h√ļmedo del paisaje natal; y que esas flores le dan a su poes√≠a un olor a campi√Īa, a juventud, a vida, a celebraci√≥n del goce y los sentidos, al desborde de ellos‚Ķ Este √°ngel vuela alto y tras s√≠ destellan unos pocos rayos de sol que realzan su figura‚Ķ Y en ese vuelo en vertical, el √°ngel se trastoca en √ćcaro. Es un √ćcaro de enormes alas que entonces no sabe ‚Äď¬Ņc√≥mo saberlo, si √©l solo quiere gozar la felicidad?‚Äď que el ascenso, llegado a un punto, contempla la ca√≠da, y que la osad√≠a conlleva al castigo, pero que solo los osados, los que corren el riesgo de perseguir un sue√Īo, cualquiera, hasta el final, pueden llegar a tocar con un dedo, al menos con un dedo, el sol y su poderosa imantaci√≥n l√≠rica. Este √°ngel-√ćcaro no tiene cabeza, es una figura descabezada la que sobrevuela, y a falta de ella habla, en cambio, un lenguaje de mudos. Es un √°ngel-√ćcaro descabezado en cuyo cuello, como en susurro, se advierte que a sus palabras ‚Äďcasi en tono prof√©tico‚Äď le acompa√Īar√°n un bregar por la mudez, pero no una carencia de lenguaje. Despu√©s de la tormenta, el bosque reverdecido ‚Äďdonde, como un animalillo, se resguardaba la poes√≠a‚Äď se abr√≠a a la ma√Īana, a los ecos de la gratitud al √°ngel-√ćcaro.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Dar√≠o Mora, al ilustrar y dise√Īar el libro ganador del Premio David de Poes√≠a de 1968, parti√≥ de esta imagen hermos√≠sima y enigm√°tica, para dialogar con los versos nuevos (y no por ser in√©ditos) de un muchacho llamado Delf√≠n Prats Pupo que, en La Cuaba, donde naci√≥ y estaba en ese momento, demorar√≠a en conocer la noticia de los ecos y respuestas de su lenguaje de mudos.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Tal vez quiso el azar lezamiano, que sabemos todos custodia ciertos trances po√©ticos y cotidianos ‚Äďo porque todos los diciembre, mes de su nacimiento, desde hace varios a√Īos, so√Ī√°bamos, ped√≠amos y reclam√°bamos el justo reconocimiento humano e institucional que merece‚Äď, que Ediciones La Luz escogiera otro √ćcaro, m√°s de cincuenta a√Īos despu√©s de aquel, para sobrevolar el cielo y enrumbar el viaje a otras galaxias. Esas galaxias ‚Äďque me hacen recordar la galaxia Gutenberg y la aldea global que anunciaba en los a√Īos 60 el te√≥rico Marshall McLuhan‚Äď tienen matiz digital y recorren las redes sociales a trav√©s de likes‚Ķ De alguna manera es un √ćcaro virtual, cibern√©tico, pero igual de tozudo y so√Īador‚Ķ La Luz ‚Äďque desde sus inicios hizo suyos los riesgos y las osad√≠as de poeta, y reclam√≥ su vuelo y esparci√≥ sus ecos en los j√≥venes; y public√≥ sus versos en modestos cuadernillos y m√°s cerca en el tiempo, en una hermosa edici√≥n que recogi√≥ su poes√≠a completa hasta entonces; y que resguard√≥ su voz, s√≠, las formas de la voz del bardo, que como ninguna otra lee sus poemas; y que nombr√≥ una colecci√≥n y hasta este sal√≥n con el t√≠tulo de uno de sus textos‚Äď ahora hace suyos estos versos para encabezar la campa√Īa de promoci√≥n literaria que este 2023, con el llamado La luz te pertenece, conducir√° el viaje a otras dimensiones del mito: Del infinito, del universo/ de la sustancia exterior:/ patria, bosque, ciudad, jard√≠n,/ regresar a uno mismo, al yo primordial. Este √ćcaro posmoderno, que bebe del pastiche y el arte digital, vuela de noche y lleva el coraz√≥n expuesto. Todo el pecho est√° abierto, ofrecido al otro, al pr√≥jimo, con la sencillez de lo cotidiano. Despu√©s del largo viaje, de andanzas y recorridos, el coraz√≥n late fuera, a la vista de todos, ofrecido al dolor y al amor‚Ķ Ha resistido las batallas, y aun las cicatrices laceran el cuerpo. Este √°ngel-√ćcaro ‚Äďtambi√©n con flores, como aquellas enigm√°ticas en los versos de Juli√°n del Casal, y con alas duplicadas, enormes y hermosas, nocturnas como las aguas y como el caracol‚Äď no tiene rostro y en su cabeza porta el sol finalmente alcanzado‚Ķ Los rayos que hicieron caer a √ćcaro la primera vez, como lo pintara Brueghel El Viejo en la Holanda medieval, fueron testigos de c√≥mo tras la ca√≠da, con el paso del implacable tiempo, una legi√≥n de √ćcaros so√Īadores se levanta; porque eso tiene el viaje, el esfuerzo y el sue√Īo: hace crecer alas en los brazos a quienes persiguen id√©nticos senderos; alas l√≠ricas, resonancias en forma de versos‚Ķ Este √°ngel-√ćcaro no se detiene, y como porta la luz y vio abrirse las constelaciones, indica con su mano que el viaje y la vida siguen. Otro √°ngel-√ćcaro, uno que mira de frente con los ojos desorbitados desde un dibujo a tinta china, tiza y acuarela sobre papel de Paul Klee, el Angelus Novus, y en el que se bas√≥ Walter Benjamin, el fil√≥sofo jud√≠o exiliado Walter Benjamin, para conformar su teor√≠a del √Āngel de la Historia, nos asegura que una legi√≥n de √°ngeles nuevos es creada a cada instante para, tras entonar su himno ante Dios, ir disolvi√©ndose en la nada. A este viaje de regreso al yo primordial y a las esencias de la poes√≠a, nos invita Ediciones La Luz. Aceptemos, todos, esta invitaci√≥n y el riesgo del vuelo, por favor, que la luz nos pertenece y hacia ella vamos.

Logo Campa√Īa 2023 Ediciones La Luz

Palabras de presentaci√≥n (y de elogio) a la campa√Īa de promoci√≥n ‚ÄúLa luz te pertenece‚ÄĚ de Ediciones La Luz, presentada el pasado 30 de diciembre en el sal√≥n Abrirse las constelaciones del sello de la AHS en Holgu√≠n.


En Islas Gilbert con Delfín Prats

Delf√≠n Prats casi no escribe. Lee, o m√°s bien relee; ve alg√ļn que otro filme, algunas series‚Ķ anclajes que le permiten sobrevivir a la fuerza de la rutina en la intimidad en las pocas paredes de su casa. Pero Delf√≠n Prats ‚ÄďMaestro de Juventudes de la AHS, poeta mayor de Holgu√≠n‚Äď casi no escribe. Ha dejado sobre el papel los versos suficientes para asegurar la permanencia. En alg√ļn momento pensamos que su poes√≠a completa, El brillo de la superficie, publicada en 2018 por Ediciones La Luz, ser√≠a definitivamente completa, aunque con Delf√≠n ‚Äďnominado en varias ocasiones a un Premio Nacional de Literatura que merece desde hace tiempo, por las m√ļltiples resonancias de su obra, sobre todo en los j√≥venes, que le admiran como ese poeta joven que tambi√©n es‚Äď alberg√°bamos la esperanza, la posibilidad, el deseo, de un texto nuevo.

Fotos cortesía del CPLL Holguín

‚ÄúEn mi juventud tuve un momento creador que me permiti√≥ escribir diez, doce textos, pero despu√©s me he caracterizado por volver al silencio, no salen los poemas. A la hora de mirarme como creador no hay una continuidad, ni un oficio de poeta, como puede observarse en muchos otros notables, o muy buenos; soy un poeta a saltos‚ÄĚ, dice el autor de Para festejar el ascenso de √ćcaro y Aguas.

Por eso nos alegramos cuando supimos que el poeta escrib√≠a y reescrib√≠a un nuevo texto; que el poema, aunque prolijamente, ‚Äúsal√≠a‚ÄĚ del horno de la creaci√≥n. Y que varios fragmentos eran le√≠dos por Delf√≠n en alguna que otra pe√Īa o espacio literario. Poco despu√©s, ‚ÄúIslas Gilbert‚ÄĚ ‚Äďcomo se titula el texto‚Äď lleg√≥ a las plataformas digitales, circul√≥ en los vericuetos de Internet. El poema se abr√≠a a las constelaciones una vez m√°s.

Islas Gilbert: el descreer

O mejor: el no surgir el deseo de amamantar

√ćdolo adem√°s del pueril silencio

Y el labio está yendo por los dos frutos maduros en sazón

Estupefacto ante la maravilla del bosque rotundo que ya se adentra en la

noche anclada

Y eros acecha desde las trampas suyas y busca pieles que sean

Tambores en el √©xtasis ‚ÄĒtahitianas o maor√≠es‚ÄĒ

eros jazz eros c√≥pula ‚ÄĒgarito‚ÄĒ

Ah que escapes círculo de fuego a tu condición de gruta

Ah que reh√ļyas el delicado tacto de un d√≠gito hambriento

Ah el discurrir de las horas que reconocemos como días…

Esta vez Islas Gilbert se public√≥ en formato libro-arte, como homenaje al cumplea√Īos 76 de Delf√≠n, el pasado 14 de diciembre, gracias a la iniciativa de la Promotora Literaria Pedro Ortiz Dom√≠nguez, del Centro Provincial del Libro y la Literatura de Holgu√≠n, en suya sala Adelaida del M√°rmol fue presentado el texto, con el apoyo tambi√©n del Taller de Papel Manufacturado y Ediciones Papiro (sello que le public√≥ su m√≠tico Lenguaje de mudos).

Fotos cortesía del CPLL Holguín

‚ÄúIslas Gilbert parte de los incendios de la Amazon√≠a, hecho que destaca en el momento en que el poema se concibi√≥. Un poema es algo que no se puede rastrear mucho c√≥mo se hilvana: a partir de un prototexto se enriquece con otros elementos exteriores hasta que se compone la obra en s√≠. El acercamiento a esta geograf√≠a distante fue a trav√©s del documental Kiribati, donde se ilustra la vida en esos parajes, unas islas del Pac√≠fico que constituyen un pa√≠s‚ÄĚ, comenta Delf√≠n.

Sus presentadores ‚ÄďLuis Yuseff, director-jefe de Ediciones La Luz, y Mois√©s May√°n, uno de los m√°s reconocidos autores j√≥venes cubanos‚Äď aprovecharon el espacio para dialogar sobre la obra del Premio David de Poes√≠a en 1968 y su impronta en nuestras letras.

Luis Yuseff: Estaríamos más tristes sin el duende de Delfín Prats en nuestras calles

‚ÄúLa Luz siempre ha estado muy cerca de la obra de Delf√≠n, uno de los autores m√°s presentes en nuestro quehacer. El primer libro suyo publicado en nuestra editorial es el tr√≠ptico Eclipse de las almas (2006), que cuenta con un valor excepcional, al ser el primer texto verdaderamente de peso que se publica en la editorial, de un autor consagrado, pues hasta ese momento se hab√≠a dado a conocer la obra de escritores muy j√≥venes, casi siempre sus primeros libros. A partir de unos manuscritos pr√°cticamente apartados por Delf√≠n, Adalberto Santos se encarg√≥ de realizar esta compilaci√≥n, que tiene como valor a√Īadido dentro del trabajo de la editorial, ser primer libro con cubierta en cuatro colores de La Luz. Delf√≠n Prats nos trajo color a todo ese trabajo monocrom√°tico horrible que qued√≥ detr√°s, y nos abri√≥ de esa forma las puertas a la poligraf√≠a holguinera.

En 2010 se decide crear una colecci√≥n bastante austera, con el prop√≥sito de divulgar la obra de aquellos autores miembros de la AHS que estaban por salir, al alcanzar los 35 a√Īos de edad, y no hab√≠an logrado publicar ning√ļn libro. Recordemos que la editorial se funda en 1997, pero estuvo muchos a√Īos sin publicar. Por ese motivo se le ofrece prioridad al movimiento bastante interesante con que contaba la Asociaci√≥n y creamos la colecci√≥n Analekta, muy f√°cil de dise√Īar… El primer n√ļmero de esta colecci√≥n fue exactamente unos poemas de Delf√≠n Prats, que no hab√≠an sido publicados: Los mundos y las sombras.

Fotos cortesía del CPLL Holguín

Un poco antes, en 2002 o 2003, cuando Gabriel P√©rez era Jefe de secci√≥n de Literatura y estaba frente a La Luz, decidi√≥ fundar una pe√Īa literaria para la promoci√≥n de los j√≥venes creadores locales: ‚ÄúAbrirse a las constelaciones‚ÄĚ, espacio que ha ido evolucionando en un sal√≥n de presentaciones y en una colecci√≥n dentro de las tantas con las que contamos en la Editorial, pero esta es dirigida fundamentalmente a quienes publican por primera vez, devenida adem√°s en homenaje permanente de los j√≥venes a nuestro Maestro de Juventudes.

Con todo este camino andado no nos quedaba otra opci√≥n que reunir lo que en ese momento se consideraba su poes√≠a completa, El brillo de la superficie. Por suerte a veces Delf√≠n miente, porque al cabo de los dos a√Īos apareci√≥ con la sorpresa de un nuevo poema bell√≠simo. A pesar de que nuestro texto no sea una recopilaci√≥n completa, nos encanta el hecho de que la obra del poeta est√° con vida y que nos seguir√° sorprendiendo con uno que otro texto. Por suerte en 2018 la Feria del Libro en Holgu√≠n se le dedic√≥ a Delf√≠n y fue el momento oportuno para hacer una reedici√≥n del texto y convertirlo en audio-libro.

Nos queda como proyecto que a√ļn no se concreta, el de reunir la prosa de este prominente escritor, trabajo que lleva mucha dedicaci√≥n editorial para que sea un producto respetable el que se conciba. Es una suerte que est√© con nosotros, Holgu√≠n fuera m√°s triste si no estuviera el duende de Delf√≠n Prats apareciendo a cada momento por estas calles tan grises y hostiles‚ÄĚ.

Sustracción del círculo de fuego

A la embestida oral

Endurecimiento del tronco de ébano

‚ÄĒalzado sobre frutos maduros en saz√≥n

Al roce de labios en desembocaduras de ríos

Si se quiere‚ÄĒ

O de ecos suaves de voz por la eclosión de géiseres

Que dan paso en las cavidades al canto órfico

Y al esplendor del Tao

Nada como un cuerpo que resguarda sus olores

Para una madrugada donde se adormecería el asaltante

De llegada calma hasta la puerta que guarda hiena o viejo buitre hembra

Prohibición de tocar el círculo de fuego

Perro de llamas y maldito el ejecutante del rito

De enviar la carta en porcelana que ya debe ser desterrada

Pero la miseria, caballo, cabildo de la noche cuando apetece

El águila por poseer archipiélagos en los mares del sur…

Fotos cortesía del CPLL Holguín

Moisés Mayán: Delfín es una de las piedras fundacionales de la literatura holguinera

‚ÄúUna de las cosas que se le ha achacado siempre a Delf√≠n es que se ha pasado mucho tiempo sin escribir, que se ha negado a producir nuevos libros de poes√≠a, aunque ha publicado mucho, incluso recientemente libros como Aguas, El brillo de la superficie, poes√≠a completa realizada por La Luz, o la antolog√≠a de Ediciones Holgu√≠n, recoge textos de hace mucho tiempo. Sin embargo, en 2019, tuvo otro pulso creativo y sorprende con este largo poema denominado ‚ÄúIslas Gilbert‚ÄĚ, desencadenado por los incendios en la Amazon√≠a, las ideas metaf√≠sicas que han estado con √©l desde sus primeros libros, y el regreso a su vida del Eros; o sea, desde sus primeros poemas, su creaci√≥n est√° signada por esa presencia del Eros. Ese a√Īo nos ley√≥ por primera vez el poema en la sede de Ediciones Holgu√≠n, donde nos cuestion√°bamos si √©ramos part√≠cipes de un momento de ebullici√≥n creativa para la construcci√≥n de un largo poema, como es este, o si hab√≠a regresado para sorprendernos con un libro.

Como su cumplea√Īos coincide con el D√≠a del Trabajador de la Cultura y aqu√≠ en el Centro del Libro hemos estado haciendo este Taller de Papel Manufacturado, en coordinaci√≥n con la Editorial Cuadernos Papiro, quisimos de una forma muy artesanal obsequiarle un ejemplar de este poema que, aunque ha sido publicado en Internet, no tiene una edici√≥n de papel. Es el m√≠nimo reconocimiento a una de las piedras fundacionales de la literatura holguinera, con una obra que nos alienta, nos ayuda a continuar en medio de esta compleja situaci√≥n en la que vivimos‚ÄĚ.

‚ÄúGilbert ‚Äďescribi√≥ Yoandy Cabrera, quien reuni√≥ la poes√≠a de Delf√≠n en 2013‚Äď no es solo un conjunto de islas, sino tambi√©n el cuerpo posible y pol√≠tropo en que el metaforismo, la naturaleza, el pensamiento, el exilio, la memoria, el deseo, la libertad y el silencio se conjugan. Islas Gilbert pasa de lo insular y geogr√°fico a una somatizaci√≥n del Eros y el lenguaje‚ÄĚ.

Fotos cortesía del CPLL Holguín

‚ÄúOtra vez, surge ¬ędel mismo cuerpo el esplendor y el caos¬Ľ‚ÄĚ, a√Īade.

Bueno es el jazz para estos menesteres

De contemplarte embutido en ma√Īanas y en esta ma√Īana

actual que de alguna manera

se reconforta en las persianas de madera de baja calidad

Si pudiera aventajarte: pero ¡qué va!

solo puedo desde aquí ver incendiarse una y otra vez

la selva y acallo el recelo mudo porque un pez precipita

Un pez esculpe

Un pez dormita

Un pez nutre…

Fotos cortesía del CPLL Holguín

‚ÄúMi lenguaje es el mismo de los primeros a√Īos, pero con cosas nuevas que se suman, que redondean, engrandecen, que dan cuerpo al poeta‚ÄĚ, comenta Delf√≠n sin percatarse apenas de la importancia de este nuevo texto. Y aunque a√Īade que despu√©s de ‚ÄúIslas Gilbert‚ÄĚ no ha ‚Äúlogrado redondear ning√ļn otro poema‚ÄĚ, todos sabemos que en cualquier momento, el que menos esperemos, quiz√° el que √©l menos espere tambi√©n, la poes√≠a ‚Äďfiel pero traviesa compa√Īera‚Äď nos hablar√° nuevamente a trav√©s de la voz de Delf√≠n Prats. Y nosotros le escucharemos agradecidos, como en el primer d√≠a del mundo, confiando en que el poema se escribir√° por s√≠ solo, mientras te exilias en el sue√Īo.

Fotos cortesía del CPLL Holguín

Ediciones La Luz sigue de fiesta de las letras en diciembre (programación)

Prep√°rense para lo que trae Ediciones La Luz esta semana. Se contin√ļa homenajeando a poetas y presentando novedades editoriales.

Martes, 8

Oda a la joven luz
Dedicada a las escritoras Dulce María Loynaz y Emily Dickinson
Invitados: Belkis Méndez y Aylene Rodríguez
10:00 am

Miércoles, 9

Abrirse las constelaciones (especial)
Celebra el 75 cumplea√Īos del escritor Delf√≠n Prats.
Se presentará el libro, El brillo de la superficie. Poesía reunida, Delfín Prats
Presenta: Adalberto Santos
5:00 pm

Jueves, 10

Abrirse las constelaciones
Desequilibrio, de Reynaldo Zaldívar (Ganador del Premio El árbol que silba y canta)
Colección Analekta
Presenta: Luis Yuseff
5:00 pm

Viernes, 11

Entrada de Emergencia
Lectura de poemas de Dulce María Loynaz
Presentación de Los poemas de Tor House, de John Robinson Jeffers.
Presenta: Javier L. Mola
Lectura de asociados: José Alberto Pérez e Idania Salazar


Delfín Prats en la intensa luz de su poesía

cubiertas cortesía de Ediciones La Luz

Delfín Prats se inclina sobre la mesa, abre el libro y busca la página precisa aunque no la necesite; podría asegurar que Delfín se sabe casi de memoria la mayoría de sus poemas.

Oscurece sobre Holgu√≠n, es verano, justo ese momento indescriptible en que la tarde agoniza y deja escapar sus √ļltimos estertores en la calidez del tr√≥pico. En la terraza de Ediciones La Luz, a pocos metros del sal√≥n Abrirse las constelaciones, nombrado as√≠ precisamente por uno de sus poemas m√°s conocidos, Delf√≠n Prats ‚ÄĒese poeta inmenso al que los j√≥venes disfrutamos y sentimos cercano, generacional‚ÄĒ lee irresoluto y tempestuoso, varios de sus textos. Lo hace con una soltura poco com√ļn, un desenfado particular, una especie de gracia aurea que lo invade todo sin remedio.

 

La voz casi perform√°tica de Delf√≠n se esparci√≥ aquella tarde en La Luz, una editorial que lo ha tenido como √°ngel tutelar, entre escurridizo y vital, casi desde los d√≠as fundacionales en 1997, para reafirmarnos esas palabras harto conocidas: Delf√≠n Prats Pupo, autor de apenas unos pocos libros, que ha escrito y reescrito desde su germinal Lenguaje de mudos en 1968 hasta su Poes√≠a completa, que justamente le publicara Ediciones La Luz, y con varias nominaciones a un Premio Nacional de Literatura que cada a√Īo los seguidores de su obra esperamos reciba, por una cuesti√≥n de justicia literaria, de verdadero calado en el corpus l√≠rico nacional, es uno de los escritores m√°s necesarios de Cuba.

 

Por un buen tiempo guard√© en mi celular un video ‚ÄĒhoy perdido lamentablemente en alg√ļn desliz tecnol√≥gico‚ÄĒ en el que Delf√≠n le√≠a ‚ÄĒo buscaba en los entresijos de su memoria‚ÄĒ en aquella pe√Īa estival donde un joven acompa√Īaba a un autor reconocido, aquello de No vuelvas a los lugares donde fuiste feliz/ a la isla que con √©l recorriste/ como Adriano los dominios de su imperio/ con el muchacho de Bitinia/ (ese mar de arenas negras/ donde sus ojos se abrieron al asombro/ fue solo una invenci√≥n de tu nostalgia).

La Luz, despu√©s de su nacimiento con Buf√≥n de Dios, del entonces joven decimista Jos√© Luis Serrano, sigui√≥ ‚Äúun camino azaroso, con discontinuidades y parpadeos que amenazaban la permanencia de un sello que en sus inicios sum√≥ los primeros libros de algunos autores o dio continuidad a la carrera literaria de otros‚ÄĚ, escribi√≥ el poeta Luis Yuseff en ‚ÄúRecorrido de la luz: onda o part√≠cula‚ÄĚ, pr√≥logo al Cat√°logo de la editorial 1997-2015.

Muchos de estos t√≠tulos aparecieron en la colecci√≥n Libros de Bolsillo, a la que seguir√≠a una √©poca de coedici√≥n con Ediciones Holgu√≠n. A partir de 2000, el sello de la AHS en Holgu√≠n no volvi√≥ a publicar en solitario hasta 2006, cuando ‚ÄĒgracias a diferentes empe√Īos, tenacidades y gestiones, subraya Yuseff‚ÄĒ salieron a la luz tres t√≠tulos que pudieron presentarse en la Feria Internacional del Libro de La Habana, entre ellos una selecci√≥n de poemas de Delf√≠n Prats aparecida en la colecci√≥n Capella, con ilustraci√≥n de cubierta de Armando G√≥mez: Striptease y eclipse de las almas. Desde ese momento ‚ÄĒy sospechamos que desde los propios or√≠genes‚ÄĒ la obra de Delf√≠n estar√≠a ligada a La Luz.

Al a√Īo siguiente, en 2006, la editorial estrena la colecci√≥n Abrirse las constelaciones, homenaje expl√≠cito a Delf√≠n. El primer libro aparecido en esta colecci√≥n ‚ÄĒy tambi√©n primero del autor‚ÄĒ ser√≠a F√°bula del cazador tard√≠o, poemario del holguinero Mois√©s May√°n.

La mayor√≠a de los t√≠tulos publicados en La Luz pertenecen al g√©nero l√≠rico: Muchacha de Eliot, de Alina Alarc√≥n; Toda la sombra, de Kiuder Yero; Herederos de la culpa, de Lisandra Navas; M√ļsica de fondo, de Yanier H. Palao; Tratado sobre la emoci√≥n, de Fabi√°n Su√°rez, entre otros libros. Pero incluir√≠a, adem√°s, otros g√©neros: Morir con las botas puestas, cuentos de Alex Jorge, Cierra la boca, teatro de Yunior Garc√≠a…

Poco despu√©s, en 2009, la AHS le entregar√≠a el premio Maestro de Juventudes, a propuesta de la filial holguinera, en un acto presidido por el entonces ministro de Cultura, Abel Prieto. Era un acto de justicia reivindicativa a uno de los autores m√°s influyentes en los j√≥venes poetas cubanos. M√°s de una generaci√≥n, desde la cristalizada a fines de los a√Īos 80 hasta ac√°, hab√≠a sentido cercana la obra del poeta holguinero nacido en La Cuaba, en 1945.

cubiertas cortesía de Ediciones La Luz

En 2010 en la colecci√≥n Quemapalabras ‚ÄĒestrenada poco antes con El sol eterno. Antolog√≠a de j√≥venes poetas holguineros‚ÄĒ, La Luz public√≥ un audiolibro con la poes√≠a de Delf√≠n. El brillo de la superficie, gestado por el poeta y realizador audiovisual Pablo Guerra, quien dirigiera, adem√°s, un documental hom√≥nimo en el que registra las sesiones de trabajo, fue grabado por Delf√≠n en mayo de 2010 en los estudios de Radio Holgu√≠n La Nueva. Por primera vez su voz quedaba ‚Äúatrapada‚ÄĚ en un audiolibro ‚ÄĒque se reeditar√≠a en 2017‚ÄĒ, mientras le√≠a y comentaba los poemas. Ya no podr√≠a deshacerse de ella, pasar√≠a de USB en USB entre los j√≥venes lectores, ser√≠a escuchado en la intimidad del hogar, en los reproductores cerca del mar‚Ķ √Āmala pero √°mala/ como si todo hubiese concluido y pasado/ como si desde el futuro m√°s remoto/ recordaras el vino de tus mejores a√Īos/ el verano de mil novecientos ochenta/ el catorce de abril/ cuando fue tuya/ en un hotel cercano del mar/ cuyas ventanas no daban al mar/ pero en el viento su rumor llegaba/ y ella ven√≠a a ti como una ola/ muriendo a las orillas de tu cuerpo.

La Luz estrenar√≠a en 2011 la colecci√≥n Analekta. Al sencillo formato horizontal y su corta tirada, se a√Īade la ventaja de su f√°cil elaboraci√≥n, en comparaci√≥n con otros libros de mayor producci√≥n, y el hecho tangible de haber publicado el primer texto de muchos autores locales y de otros lares. El libro que inici√≥ esta colecci√≥n, la Analekta 1, fue justamente Los mundos y las sombras, de Delf√≠n Prats. Con ilustraci√≥n de cubierta de Miguel √Āngel Salv√≥, el libro contiene los poemas ‚ÄúAlguien est√° tocando una trompeta‚ÄĚ, ‚ÄúLento y difuso‚ÄĚ, ‚ÄúLa sombra de una mujer que am√≥‚ÄĚ, ‚ÄúVelas‚ÄĚ, ‚ÄúEvadida‚ÄĚ y ‚ÄúCavas‚ÄĚ.

Con la inauguraci√≥n de la hermosa sede actual de La Luz ‚ÄĒdonde una vez estuvo ubicada la AHS holguinera y en un local de esta, la editorial‚ÄĒ en la calle Maceo 121 altos, el sal√≥n de presentaciones recibi√≥ el nombre Abrirse las constelaciones, homenaje al autor de Para festejar el ascenso de √ćcaro, Cinco env√≠os a arboleda y L√≠rica amatoria.

Otro momento particularmente especial ‚ÄĒtanto para la editorial como para el autor‚ÄĒ fue la publicaci√≥n en 2017 de El brillo de la superficie, la poes√≠a completa de Delf√≠n Prats.

Con motivo del aniversario 50 del Premio David de Poes√≠a a Lenguaje de mudos, libro pr√≠stino de Delf√≠n, La Luz propuso esta suerte de Poes√≠a Completa organizada por el propio autor. ‚ÄúEl brillo de la superficie no es una simple sumatoria de poemas en la vida de un hombre, sino una reivindicaci√≥n necesaria ‚ÄĒmuy a su pesar‚ÄĒ a una de las voces m√°s singulares y exquisitas de la l√≠rica hispanoamericana. Desde el mismo centro, donde se fraguan los secretos privilegios de la existencia, el autor de estos poemas ha sabido dotar de una brillantez inusual la indiscreta superficie, donde casi nada es lo que parece‚ÄĚ, leemos en la nota de contracubierta del libro, con pr√≥logo del poeta, narrador y ensayista Ronel Gonz√°lez, uno de los mayores estudiosos de la obra de Delf√≠n.

‚ÄúPoeta intenso y meticuloso, due√Īo de la palabra y su connotada polisemia, Delf√≠n Prats penetra en las interioridades de su isla que es la sumatoria de tosas las islas, replantea la cubanidad como un nexo indeleble con sus modos particulares de aprehender el entorno y nos dice que, de alg√ļn modo, √©l tambi√©n es la suma de las aspiraciones de un siglo que se extingue para que nazca otro, un tr√°nsito iluminado cuya mayor gloria es haber estado cara a cara y establecido un di√°logo intemporal con las esencias de la Poes√≠a‚ÄĚ, escribe en el pr√≥logo Ronel, autor de Temida polisemia. Estudio de la obra literaria de Delf√≠n Prats, publicado por Ediciones √Āncoras, de Isla de la Juventud.

cubiertas cortesía de Ediciones La Luz

Recientemente Delf√≠n public√≥, por Ediciones Holgu√≠n, El hurac√°n y la palma, una peculiar antolog√≠a de la poes√≠a cubana que constituye ‚Äúun acto de reverencia‚ÄĚ y ‚Äúno tiene otro prop√≥sito que el de comunicar a sus lectores mi experiencia en esa materia resbaladiza que es la poes√≠a, en este caso la escrita en nuestra patria‚ÄĚ, escribe. Y a√Īade: ‚ÄúNuestra selecci√≥n tiene como destinatario a la gente que necesita la poes√≠a, que busca en ella respuestas a sus interrogantes vitales. Estos poemas son una fiesta de humanismo y belleza que dedico a los j√≥venes cubanos y de otras latitudes dentro del √°mbito de la lengua‚ÄĚ. Desde Jos√© Mar√≠a Heredia hasta Juan Carlos Flores, pasando por Milan√©s, Mart√≠, Casal, Poveda, Guill√©n, Lezama, Pi√Īera, Baquero, Eliseo Diego, Vitier, Padilla, Nogueras, Hern√°ndez Nov√°s, entre otros, Delf√≠n nos entrega una selecci√≥n de textos de escritores ya fallecidos que integran parte del select√≠simo cuerpo po√©tico del pa√≠s.

Aunque asegure que est√° ‚Äúdesasido de todo proyecto‚ÄĚ y como el barco ebrio de Rimbaud, pretende ‚Äúir descendiendo por r√≠os impasibles‚ÄĚ, por suerte esta no parece ser su poes√≠a completa, ni mucho menos definitiva. ‚ÄúEscrib√≠ un poema‚ÄĚ, me dijo Delf√≠n hace poco. ‚ÄúLo le√≠ en la pe√Īa en Ediciones Holgu√≠n, pero a√ļn no est√° terminado‚ÄĚ, remat√≥.

Un nuevo poema escrito por Delf√≠n ‚ÄĒque escribe tan poco, que insiste en reescribir versos y hasta eliminar dedicatorias de anta√Īo de sus poemas‚ÄĒ es una buena noticia para quienes seguimos su obra. Esperemos que su af√°n detallista nos deje conocerlo pronto.

Delf√≠n carga el peso de su condena sin embestir contra los filisteos. Sabe muy bien, porque los tanques de la guerra vuelven en sue√Īos a conmover la noche, que vivir en un recobrado y dulce lugar llamado humanidad no es suficiente. Por eso el bardo prefiere un largo alegato de amor y se decide √ļnicamente por esa belleza transitoria y ef√≠mera.

Delf√≠n Prats ha acompa√Īado los viajes de la luz y la poiesis. Ambos le protegen como fieles guardianes de otros tiempos. El poeta, en cambio, sabe que sus versos se asomaron mucho m√°s all√°/ ellos vieron/ del otro lado del horizonte/ abrirse las constelaciones.