Poemas para ciudades sin nombre

La ciudad es una madre que ve crecer a sus hijos. Una canción triste en los ojos del que ya casi parte al monte final de las contiendas como un peregrino rumor de viento dulce. Una ciudad que resurge en la palabra parque y se hace tiempo en los pasos del mendigo. Otra vez la llovizna y los repiques de campana en la iglesia del pueblo.

Elizabeth Casanova Castillo hace la ciudad sobre la mesa, le pone fango nacional y se duele en sus calles que gritan la ausencia de sus hombres.

La viste con s√°banas y la humedece con versos que van desde la conversaci√≥n hasta la m√°s met√°lica de las met√°foras. Ah√≠ la poeta nos muestra su car√°cter, con voz de mujer entera, de bagaje l√≠mpido, az√ļcar y ca√Īa brava.

Asistimos a la primera comuni√≥n con batas blancas, impecables ante los brillos y el asfalto…

La personificación de la ciudad-país es la felicidad de las tabernas. Sus paisajes de orfandad y de inopia brotan desde sus esquinas donde abundan las formas.

Una mujer que dice como una mujer.

Que busca constantemente no prevalecer sobre la soberbia que supone la ciudad en su derrumbe.

La cuidad no tiene nombre, puede ser Berlín, Grecia o simplemente el monte.

La ciudad también es un monte.

Una poeta que sabe lo que intenta.

Que asume sus tantas flores de estación.

La poeta no impone su voz como una calle. Es una sinfonía honestísima la que ejecuta. Una poeta que no le teme a la resaca después de beberse todo el rocío de los jardines populares.

Una poeta con un pulso calmo, sin pretender el caos. Una poeta que se arriesga a dar voz a la ciudadela como si en su humanidad estuviese todas las bondades de los que intentan luz.

Una poeta que cuestiona, desde el más claro civismo, la existencia de sus referentes que son estatuas habitando el espacio ciudad como una casa, como un auditorio donde no hay orden y la polifónica impotencia se esparce como un cáncer y ella, desde su palabra, le dice, le pregunta porque sabe que también las revoluciones se ponen viejas.

Se le caen los dientes, se tuerce en la intención del gran aplauso y la limosna.

Elizabeth Casanova Castillo es tambi√©n una madre, una amante, un ser que cuenta y canta el son de los antiguos desde sus a√Īos. Ella, sincera y sensual, nos habla como se habla en las tabernas, en los parques sin columpios, en las calles desiertas, en los bancos rotos, en las despedidas, en el te quiero todav√≠a…

En esa brecha abierta que es su revolución implacable en cada verso, en cada manifiesto que rechaza.

Poemas sin ciudad, es un libro-poema-acierto. Poemas sin ciudad es eso, un trozo de pa√≠s, como una firmeza que se sostiene a pesar de los olvidos, las parrandas, los velorios, los crep√ļsculos y las marchas militares.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ