Martí


Instructores de artes intercambian experiencias

Este s√°bado comenz√≥ el 11no. Taller Nacional de Intercambio de Experiencias de la Brigada de Instructores de Arte Jos√© Mart√≠, un espacio que ¬ęune y enaltece nuestra profesi√≥n¬Ľ, como asegur√≥ Emilio Toledo Mirabal, presidente de este movimiento juvenil, quien invit√≥ a que ¬ęestas jornadas consoliden nuestros conocimientos y garantice la unidad de todos los que desde cada barrio a Cuba, le ponen coraz√≥n¬Ľ.

Precisamente, esta edici√≥n de encuentro ‚ÄĒque sesiona en el Pabell√≥n Cuba‚ÄĒ se dedica a la dimensi√≥n sociocultural del trabajo cultural comunitario integrado. Sobre ello y la labor de la Brigada en la comunidad, se refiri√≥ en la inauguraci√≥n la Doctora en Ciencias Pedag√≥gicas Lesbia Gertrudis C√°novas Fabelo, presidenta del comit√© acad√©mico.

En esta primera jornada, los participantes intercambiaron con el intelectual Abel Prieto Jim√©nez, presidente de Casas de las Am√©ricas, quien present√≥ el programa Sembrar ideas, sembrar conciencia, que busca enfrentar la colonizaci√≥n cultural en la naci√≥n. En este espacio, estuvieron acompa√Īados por Ayl√≠n √Ālvarez Garc√≠a, primera secretaria del Comit√© Nacional de la UJC.

Durante el trabajo en comisiones se abordaron temas como la investigación sociocultural, trabajo creativo y comunitario, labor social, educativa y las nuevas tecnologías. Para este domingo, el encuentro reserva varios paneles, talleres demostrativos, foros debates, exposiciones de proyectos, presentaciones de unidades artísticas, entre otras, sorpresas.

Además de instructores de arte, asisten a esta edición del Taller, actores comunitarios, promotores culturales, miembros de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba y de la Asociación Hermanos Saíz, así como representantes del Gobierno, de Educación, del Inder y de Cultura.


Jilma Madera: Un Cristo y un Martí en vigilia eterna de la Patria

En el punto más alto de Cuba, a 1974 metros sobre el nivel del mar, se erige un Martí en bronce, de frente altiva y mirada lejana, como quien vela por su Patria desde la cima, allí donde comienza el cielo y se siente la gloria.

La escultura fue fruto de la creaci√≥n de Jilma Madera Valiente, una de las artistas de la pl√°stica cubana m√°s valiosas por sus obras de notable trascendencia. A la luz de un nuevo a√Īo, se conmemora otro aniversario del fallecimiento de la c√©lebre escultora, el 21 de febrero de 2000. M√°s de dos d√©cadas han transcurrido desde la fecha, pero un legado art√≠stico imperecedero y tangible queda como vestigio de sus creaciones.

Jilma Madera es considerada ‚Äďa benepl√°cito de los cubanos‚Äď la primera mujer en cincelar en m√°rmol blanco de Carrara una obra de tama√Īas dimensiones: el Cristo de La Habana. Si bien el monumento de 20 metros de alto es colosal y admirable a la vista de quien lo contemple in situ, a√ļn m√°s gigantesca fue la destreza art√≠stica de la escultora, que precis√≥ de un intenso trabajo que incluy√≥ el traslado desde Italia, de 600 toneladas de m√°rmol blanco de Carrara, y la direcci√≥n a los obreros que ejecutaron el proceso de montaje.

Inspirada en un ideal de belleza masculina, Jilma concibi√≥ al Cristo en imagen de perfecci√≥n f√≠sica, no en tanto simetr√≠a rostral como en percepci√≥n de paz visual, a lo que dej√≥ ojos vac√≠os como para sugerir una mirada omnipresente, como ella misma expresara: ‚Äú‚Ķle imprim√≠ serenidad y entereza como alguien que tiene la certidumbre de sus ideas‚ÄĚ.

La artista es también autora de emblemáticas piezas entre las que destacan los monumentos al General Francisco Peraza, en El Cacahual; a Martí en el parque de San Nicolás, Mayabeque; a Adolfo del Castillo, en Managua, La Habana; y el frontispicio de la Fragua Martiana.

De todas sus creaciones, las m√°s conocidas y de mayor relevancia forman parte de nuestros tesoros patrimoniales por su excepcional valor art√≠stico. El Cristo ha sido declarado Monumento Nacional, y el busto martiano ubicado en el Pico Turquino forma parte del Patrimonio Cultural de la Naci√≥n. Uno es s√≠mbolo en el paisaje citadino de La Habana, otro es c√ļspide en el paisaje monta√Īoso de la Sierra Maestra. Uno abre los brazos y bendice la ciudad a la entrada de la Bah√≠a, el otro permanece incansable en tutela sempiterna.

Quien ha tenido la dicha de regodearse en ambas presencias percibe el mármol y bronce en sinonimia metafórica de ébano y marfil, y la antonimia alegórica de historia y religión; nos descubre un binomio de ensamble en el magnificente virtuosismo estético. Jilma Madera nos dejó un legado conceptual traducido en arte, nos dejó el lenguaje de sus manos cincelados en monumentos, nos dejó a un Cristo y a un Martí, en vigilia eterna de la Patria.


‚ÄúEn todas partes soy‚ÄĚ martiano

Desde el dise√Īo gr√°fico, tambi√©n se honra a Mart√≠. Trazos, siluetas y sombras les dan formas visuales a versos, valores e ideales del H√©roe Nacional de Cuba en la expo colectiva ‚ÄúMartianos de hoy‚ÄĚ, abierta en la galer√≠a Fayad Jam√≠s de la comunidad capitalina de Alamar.

En la muestra se incluyen carteles del Proyecto Martiano del Instituto Superior de Dise√Īo (ISDi) ¬ęEn todas partes soy¬Ľ, que durante una d√©cada han corporeizado la obra y el esp√≠ritu del Ap√≥stol.¬†¬†¬†

Arte soy entre las artes

¬†Este proyecto se fund√≥ el 28 de enero de 2011 con la primera exposici√≥n en el museo Casa Natal Jos√© Mart√≠, que present√≥ 16 carteles dise√Īados por estudiantes y profesores del ISDi.

‚ÄúSu objetivo esencial es contribuir al conocimiento de la vida y obra de Mart√≠ desde los preceptos de la profesi√≥n del dise√Īo. Su impacto social es amplio, al llegar desde la Universidad a otras instituciones y territorios, desde un parque, a prisiones, hasta la Ci√©naga de Zapata. Constituye un ejemplo de la idea rectora de la educaci√≥n superior de educar desde la instrucci√≥n. Se han construido piezas de comunicaci√≥n y dise√Īo para reflejar la obra del Ap√≥stol. De esta fecundidad colectiva han nacido 250 carteles que acompa√Īan 15 series y m√°s de 60 exposiciones expuestas en diferentes espacios‚ÄĚ, explica Yoamna Peguero Escandell, vicedecana de trabajo educativo de la universidad de dise√Īo cubana.

El proyecto sociocultural ha desarrollado una intensa labor comunitaria, cuenta con variadas publicaciones en diferentes soportes y tiene a su cargo la preparaci√≥n del libro ‚ÄúHistoria del cartel martiano en Cuba‚ÄĚ. Ha obtenido premios en eventos cient√≠ficos a nivel nacional e internacional, entre otros, como la ‚ÄúUtilidad de la Virtud‚ÄĚ, ‚ÄúEl Tabaco Libertador‚ÄĚ, ‚ÄúHonrar, honra‚ÄĚ, ‚ÄúMedalla Jos√© Mart√≠ in Tampa 1891-1894‚ÄĚ, ‚ÄúEl Torre√≥n de San L√°zaro‚ÄĚ y ‚ÄúHabana del Centro‚ÄĚ. Recientemente, en noviembre de 2021, recibi√≥ el premio Abdala, otorgado por el Movimiento Juvenil Martiano.

Este proyecto expuso sus resultados en la edici√≥n 46 del Seminario Juvenil de Estudios Martianos, que sesion√≥ a finales de enero de este a√Īo, en el Centro de Convenciones de la Universidad de La Habana.

En ese contexto, Ernesto Fern√°ndez, vicedecano docente del ISDi, enfatiz√≥ en el amplio impacto social de esta iniciativa, ‚Äúcuyo objetivo es ampliar la formaci√≥n cultural de los estudiantes con una mirada martiana a trav√©s del cartel como instrumento de comunicaci√≥n visual‚ÄĚ.

 

 


La ensayística martiana: asir la luz desde su pensamiento

…y sólo quedan de la magnífica batalla sobre los lienzos esos regueros de color ardiente que parecen la sangre viva que echa por sus heridas la luz rota: ¡ya es digno del cielo quien intenta escalarlo!

‚ÄúNueva exhibici√≥n de los pintores impresionistas‚ÄĚ (1886). Jos√© Mart√≠.

El acercamiento a la vasta obra de Jos√© Mart√≠ supone explorar aristas tan diversas como sorprendentemente enriquecedoras. Justo cuando el primer mes del a√Īo trae a la memoria la evocaci√≥n de tan magnificente figura en el aniversario 169 de su nacimiento, resulta meritorio honrar la fecha desde la trascendental y siempre necesaria referencia a su obra.

Dentro su profunda arquitectura de pensamiento, existe un amplio corpus de literatura ensayística sobre artes plásticas. Su crítica en este campo es justamente una de las zonas más fascinantes de su prosa, y va más allá de la intertextualidad en el diálogo artístico.

Conocedor del ambiente plástico-literario de su tiempo Martí alcanzó un alto grado de erudición desde muy joven, lo que le permitió armarse de una aguda destreza crítica. La base de su temprana inclinación y sensibilidad hacia el mundo del arte parte de su inscripción en la Academia de San Alejandro y la literatura ilustrada de la época fue biblia de estudio en la solidez de su intelecto.

Durante su primera estancia en Espa√Īa experiment√≥ una conexi√≥n directa con las artes, lo que le vali√≥ el enriquecimiento de su apreciaci√≥n pict√≥rica y nutri√≥ su posterior labor en la prensa period√≠stica. Al respecto, Adelaida de Juan se√Īala en sus investigaciones, la asiduidad de Mart√≠ a museos y talleres de artistas espa√Īoles. Desarroll√≥ tambi√©n la cr√≠tica de arte en M√©xico entre 1875 y 1876 en la Revista Universal, y hacia 1880 fue analista de pintura espa√Īola para el peri√≥dico neoyorkino The Hour.

Es solo ello un esbozo de la inicial actividad ensay√≠stica del Ap√≥stol, antecedentes de una de sus m√°s conocidas cr√≠ticas de arte y de particular significaci√≥n en los predios del arte moderno. Se trata de Nueva exhibici√≥n de los pintores impresionistas, escrito en Nueva York el 2 de julio de 1886 y publicado en La Naci√≥n de Buenos Aires, el 17 de agosto del mismo a√Īo. Es la pintura impresionista el alimento de sus juicios est√©ticos durante varios meses de corresponsal√≠a.

¡Cuánto acierto y habilidad existió siempre en la observadora y perspicaz mirada martiana! Reconoció la destreza en el arte y vislumbró la huella que dejarían los ingeniosos del pincel.

Jos√© Mart√≠ apostaba por la concepci√≥n est√©tica de equilibrar la Academia con las nuevas formas de arte moderno, lo opuesto a caducidades can√≥nicas, el desaf√≠o a los preceptos tradicionalistas, a las ataduras hist√≥ricas que hacen los pintores fuertes, cansados ya de un fr√≠o ideal. Mucho de vigencia tiene a√ļn en nuestros d√≠as lo que por entonces eran lecturas de aquellos tiempos: ‚ÄúSon culpables las vidas empleadas en la repetici√≥n c√≥moda de las verdades descubiertas‚ÄĚ. Cada movimiento art√≠stico, cada generaci√≥n, debe alejarse de los caminos trillados y el facilismo desechando ep√≠gonos, y en conocimiento de las exigencias y el imperativo del siempre necesario nuevo arte.

Solo una visión aguda y certera como la del Apóstol fue capaz de crear un sabio juicio estético del buen arte, desde una analogía poética en la que mezclaba un marcado acento de lirismo y un audaz lenguaje visual creando una percepción sensorial ilustrada en el verbo. Su crítica armonizaba en un perfecto equilibrio de juicio y una exacta apreciación pictórica. Su prosa nunca se detuvo en facilismos ni sirvió a complacencias, pero hacía ostensible la apoteosis del crítico, rendido ante la belleza.

Tuvo la certeza de avizorar triunfos en el arte como avizoró los peligros que suponía el fenómeno antiimperialista, y esto hizo de él un hombre universal más que académico, escritor, político, pensador, filósofo, periodista o poeta.

Lezama Lima hablaba de la trascendencia martiana como esa magnitud intelectual que le adjudica la grandeza en su posteridad. Se presenta bajo el aspecto de la tradici√≥n, que se compone a su vez de un antes ‚Äďque es la herencia recogida por Mart√≠‚Äď un durante y un despu√©s, y es en ello donde reside esa trascendencia.

Las recepciones de la obra martiana sobre arte y literatura, nos acercan a los modos universales de cultura desde una mirada pluridimensional y como es característica de su obra intertextual. Se construye su legado a partir del néctar de sus ideas expuestas en sus obras, de la sabiduría de su verbo que alcanzan un significado vital en la historia.

Sus preferencias por un arte épico y vital, capaz de comprometerse, convocar y denunciar las miserias humanas y lo negativo del mundo, corresponde con los ideales que defendió y con la obra a la que dedicó su vida. Tenía un compromiso con la libertad de su patria y de América Latina, de modo que no podía exigirle menos al arte.


Valora la AHS de Santiago de Cuba su trabajo en los √ļltimos a√Īos

Para valorar lo realizado en los √ļltimos dos a√Īos y medio, y renovar o ratificar la actual direcci√≥n provincial, miembros de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z de municipios de Santiago de Cuba se re√ļnen desde este s√°bado en esta ciudad, hasta el venidero 25 de enero.

Los representantes de municipios llegarán este domingo a la urbe santiaguera y luego de los trámites de acreditación y alojamiento, asistirán a las 19:00 horas al Cabildo Teatral Santiago, en la calle Enramadas, para disfrutar de la obra Cartografía de elefantes sin manada, a cargo del grupo La Caja Negra, dirigida por Edilberto Sosa, quien es además, presidente de la AHS en el territorio.

A las 21:00 horas, los delegados de la reunión se trasladarán al Iris Jazz Club, frente a la Plaza de Marte, para asistir a un concierto de artistas de la propia asociación.

El lunes 24 de enero, a las 10:00 horas, en la Fundaci√≥n Caguayo, en el reparto Vista Alegre, la AHS entregar√° la Medalla 35. Aniversario al escultor Alberto Lescay Merencio, H√©roe del Trabajo de la Rep√ļblica de Cuba y Premio Nacional de Artes Pl√°sticas 2021.

Tambi√©n, la ‚Äú35. Aniversario‚ÄĚ la recibir√°n otras personalidades e instituciones de la Cultura en Santiago de Cuba, en un encuentro que tendr√° lugar a las 14:00 horas en el Sal√≥n del Son, en la calle Aguilera, actividad a la que seguir√° un nuevo concierto en el Iris Jazz Club.

El 25 de enero, √ļltimo d√≠a del programa, la primera acci√≥n a las 08:30 horas ser√° el homenaje de la AHS a la memoria del H√©roe Nacional de Cuba, Jos√© Mart√≠ P√©rez; del ¬†Padre de la Patria, Carlos Manuel de C√©spedes; de la Madre de la Patria, Mariana Grajales, y del L√≠der Hist√≥rico de la Revoluci√≥n, Fidel Castro Ruz.

Una hora despu√©s ser√° la reuni√≥n prevista en la agenda, en el Sal√≥n de los Vitrales de la Plaza de la Revoluci√≥n Mayor General Antonio Maceo y seg√ļn fuentes de la asociaci√≥n, se espera que en todo el programa participe Rafael Gonz√°lez, presidente nacional de la AHS.

La filial santiaguera tiene 108 miembros, jóvenes creadores de diferentes manifestaciones del arte y la cultura, agrupados en el seno de la AHS, asociación fundada el 18 de octubre de 1986 en la sesión final del Encuentro Nacional de Jóvenes Escritores, Artistas y Técnicos de la Cultura, que tuvo lugar en el Palacio de las Convenciones, en la Capital cubana.  

Seg√ļn aparece en sus estatutos, la AHS es resultado de la uni√≥n de tres organizaciones surgidas en las primeras d√©cadas de la Revoluci√≥n: la Brigada Ra√ļl G√≥mez Garc√≠a, que reun√≠a a los instructores y t√©cnicos de la cultura, con un s√≥lido trabajo en la comunidad; el Movimiento de la Nueva Trova, que agrup√≥ a talentosos cantautores del pa√≠s y result√≥ influyente en otros lugares del continente, y la Brigada Hermanos Sa√≠z, integrada por escritores y artistas de varias manifestaciones.

La actual agrupaci√≥n adopta su nombre, a partir del que llevaba la Brigada Hermanos Sa√≠z, un homenaje permanente a la memoria de Luis y Sergio Sa√≠z Montes de Oca, j√≥venes intelectuales de 17 y 18 a√Īos, asesinados en San Juan y Mart√≠nez , Pinar del R√≠o, por la tiran√≠a de Fulgencio Batista, el 13 de agosto de 1957.

A pesar de su juventud, Luis y Sergio ‚Äúdejaron una obra literaria incipiente pero de mucha calidad‚ÄĚ. ¬†

Se afirma, que la AHS nunca envejece y se debe a que peri√≥dicamente sus filas son nutridas con nuevos integrantes quienes pueden militar en la asociaci√≥n hasta los 35 a√Īos pues al cumplir 36 a√Īos, autom√°ticamente se deja el grupo, excepto los directivos que permanecer√°n en este hasta cumplir su per√≠odo como dirigente.

Tambi√©n afirman los estatutos, que desde ‚Äúsu fundaci√≥n la AHS ha ido creciendo y reclamando nuevos espacios. Hoy est√° presente en todas las provincias de Cuba, mediante las Casas del Joven Creador, y articula un sistema de becas, premios y eventos que posibilitan a j√≥venes artistas (sean miembros o no) promover y posicionar su obra, muchas veces emergente y alternativa‚ÄĚ. ¬†

A√Īaden, que la asociaci√≥n es ‚Äúde car√°cter nacional, no lucrativa, con fines culturales y art√≠sticos que agrupa en su seno de forma voluntaria y selectiva a los j√≥venes escritores, artistas, investigadores y promotores culturales cubanos residentes en el territorio nacional de reconocido prestigio y se define como continuadora de las tradiciones culturales m√°s genuinas de la naci√≥n cubana.

‚ÄúLa AHS reconoce la orientaci√≥n pol√≠tica del Partido Comunista de Cuba y de la Uni√≥n de J√≥venes Comunistas, organizaci√≥n dirigente del movimiento juvenil cubano. Por lo que se establece como principio, la m√°s firme voluntad de todos sus integrantes en defensa de los ideales de la Revoluci√≥n Cubana‚ÄĚ y que ‚Äú‚Ķfundamenta su trabajo en la pol√≠tica cultural de la Revoluci√≥n para impulsar el arte, la literatura, la cr√≠tica y la investigaci√≥n cultural, y contribuye con sus medios espec√≠ficos al desarrollo de la sociedad cubana‚ÄĚ.


La AHS por la ruta del Café en Songo La Maya

Cuando surgió el proyecto itinerante Caminar con los Héroes en Songo La Maya, los jóvenes asociados que lo componían no tenían una dimensión tan amplia de la historia de ese territorio rico en acciones militares, culturales, políticas y económicas.

Con la aproximaci√≥n a las comunidades rurales del territorio se fueron ampliando ante sus ojos otras dimensiones de la cultura hist√≥rica y econ√≥mica que compone la identidad del territorio, otrora T√©rmino Municipal Alto Songo. M√°s del 50% del territorio es zona de producci√≥n de caf√© de primera calidad, con una antig√ľedad de sus cafetales de m√°s de doscientos a√Īos. No es posible desandar su geograf√≠a sin atravesar vastas zonas de producci√≥n de caf√©, entre las monta√Īas bien tupidas, frescas y arom√°ticas durante d√≠a y noche.

RUTA DEL CAF√©/ MONUMENTO A MART√ć DONDE ESCRIBI√≥ Al NUEVO HERALD

Desandar sus caminos centenarios permite llegar de una comunidad a otra, escuchando las historias a√Īejas relacionadas con los colonos franceses que la poblaron con sus esclavos, de sus descendientes mulatos, bien instruidos y diestros en el uso del machete que no solo poblaron a fuerza de trabajo agrimensor todas las laderas de las monta√Īas con el a√Īorado grano, la canela, la pimienta y los c√≠tricos, sino que fueron los √©mulos de los hermanos Maceo en las cargas al machete en medio de esos mismos caminos y plantaciones.

ellos cargaron sus mercanc√≠as reci√©n obtenidas, en el tiempo de la guerra a sus heridos y muertos; por ellos sufrieron y disfrutaron sus reveses y victorias. Aqu√≠ se cant√≥ y se am√≥ a la mujer. Aqu√≠ se le brind√≥ una taza de caf√© al combatiente y al extranjero, a su paso. A√ļn hoy se disfruta esa costumbre como acto de vida en las monta√Īas. ¬†

Al paso de los j√≥venes por la monta√Īa se van desempolvando los nombres de los cafetales famosos de la zona: San Regis, propiedad de Do√Īa Mariana Soria, fue atacado por los mambises, pero a√ļn se conservan varios elementos de su construcci√≥n de cierta belleza natural; Santa Rosa, que nadie sabe c√≥mo puede lucir en buen estado luego de la guerra, y m√°s cuando el resto de los que le circundan perecieron; La Campana, donde acamp√≥ G√≥mez; La Lucerna, en la cual estuvieron Mart√≠ y G√≥mez; Santa Mar√≠a, por donde pas√≥ Maceo y G√≥mez, y anteriormente estuvo C√©spedes; La Luz, el favorito de Jos√© Maceo, quien siempre pasaba a descansar y reponerse y se convirti√≥ en el lugar donde reposaron sus restos f√ļnebres la noche fat√≠dica del 5 de julio.

RUTA DEL CAFé SANTA MARíA DEL LORETO/ VEHíCULO TIPICO PARA ACARREAR CAFé

Seg√ļn cuentan, en determinadas noches desciende una luz desde los farallones de la monta√Īa hasta donde est√° ubicada la casa, aunque hay otros que comentan que es el esp√≠ritu de la mujer que la habitaba buscando las pertenencias que dej√≥ enterradas cuando tuvieron que irse por la guerra.

Varias historias se han entretejido al paso de las generaciones, como aquellas que afirman que es el espíritu del gran guerrero que fue José Maceo, aunque lo cierto es que desde sus laderas se obtiene una preciosa vista hacia la Gran Piedra y el valle de TI Arriba.

San Ceferino de El Socorro fue una de las m√°s viejas. Dicen que los franceses fueron los que ense√Īaron a sus due√Īos a sembrar el caf√© a los cuatro vientos, y sus l√≠mites llegaban hasta El Caney, Santa Ana, Santa Mar√≠a del Loreto, Lepuart.

En medio del cafetal el barracón de Ma Lucila, la esclava más imponente que había por toda la comunidad, hasta el amo le pedía consejos. Fue la que mandó a hacer el trillo que llegaba hasta un pozo de aguas naturales. Hoy se mantiene el mismo trillo y el pozo. En las noches muy tranquilas se oye su voz en susurro como dando consejos.

Mientras se marcha por muchos de los caminos de colina se pueden palpar en los restos de antiguas construcciones el empleo de la piedra en los secaderos, el horno de cal. Asombra que en muchos tramos pod√≠an transitar dos carruajes en sentido contrario, con una solvencia incre√≠ble. Ante los desniveles del terreno se constru√≠an puentes de piedra y madera que a√ļn hoy son utilizados por muchos campesinos de la zona.

RUTA DEL CAFé

Durante las diez jornadas de nuestro camino por entre monta√Īas, es frecuente escuchar estas an√©cdotas, donde la historia se confunde con la ficci√≥n, donde cada recodo tiene su propia leyenda, parte de una cultura cafetalera que contagia y hace crecer. De alguna manera, estas historias se van metiendo en los poros y luego no es posible hacer arte o promover la cultura sin recurrir a esos elementos de la cultura local. Al final de cada jornada, en cada comunidad, entre los agasajos que brindan estos hombres y mujeres, est√° el caf√© reci√©n colado, arom√°tico, de un tinte asombroso que ti√Īe la taza y repone las fuerzas perdidas por el esfuerzo del camino. Esa noche se duerme menos y mejor por el intercambio cultural y por el caf√©.


Jóvenes artistas hacia el Turquino: El homenaje sincero a nuestros héroes (+tuits)

Emprender viaje al Oriente cubano fue el principio de una travesía que para los integrantes de la Asociación Hermanos Saíz comenzó este 10 de agosto en un encuentro con la historia que se extiende hasta el próximo día 14.

Como cada a√Īo, la AHS sube monta√Īas para llegar al Pico Turquino, ese punto a m√°s de nueve mil metros de altura por encima de lo conocido que atesora a nuestro Mart√≠, un homenaje de la vanguardia art√≠stica cubana a Fidel, a Sergio y a Luis y, sin dudas, al Ap√≥stol.

En Bayamo se detuvo este peque√Īo grupo para recordar a Fidel. All√≠, el recibimiento es afectuoso con el primer secretario de la Uni√≥n de J√≥venes Comunistas en el territorio, Reinaldo Fern√°ndez Rivero. Desde el intercambio, el coraz√≥n de Bayamo, en el parque C√©spedes, nos dio la bienvenida a esta tropa de guerrilleros del arte que no se descuidan tampoco ante la covid-19.

En este lugar, coloreado de patriotismo y due√Īo de libertad y a una Casa del Joven Creador que sabe ponerle coraz√≥n a Cuba desde el arte, transcurri√≥ la primera jornada de honra de la Asociaci√≥n en un trayecto que incluy√≥, tambi√©n, la visita al sitio hist√≥rico La Demajagua, donde se escuch√≥ el grito de libertad del Padre de la Patria.

Mientras, estos ‚Äúmochileros‚ÄĚ ya se preparan para desde bien temprano comenzar el ascenso hasta el sitio que resguarda el busto del Ap√≥stol, que subi√≥ a estas serran√≠as Celia S√°nchez Manduley junto a su padre. Al llegar a la cima, estos j√≥venes se abrazar√°n desde el alma, porque subir monta√Īas hermana hombres y m√°s cuando los une el amor sincero a la Patria.


Cap√≠tulo #16: Fosa Com√ļn II (+Video)

(notas sobre la poética de Onel Pérez Izaguirre)

 

III

Hay en este libro una b√ļsqueda por elaborar una realidad nueva y paralela para volver inmediato el pasado. Una realidad donde la frustraci√≥n, los deseos y la enfermedad colectiva tengan un sentido m√°s concreto. Una realidad que reitera su c√≥mica o tr√°gica irrelevancia, que confiere importancia a elementos espec√≠ficos del pasado a trav√©s de una iron√≠a desmedida. Una b√ļsqueda que suele transformar el presente en pasado y por momentos el pasado en posteridad.

Hay un rejuego con la voz del poeta, en ocasiones te habla al o√≠do y en otras quiere ser impersonal. Su intenci√≥n, tal vez, es mostrarnos la enfermedad a partir de sus s√≠ntomas y definirla como un mal de la memoria. Un mal com√ļn y asumido con normalidad por el cotidiano.

La segunda parte Sistema de fosas, est√° integrada por 12 textos. Estos son: Sistema de fosas, Reciclaje, El arca, La pared, Inercia, Origen, √öltima vigilia, Medicina interna, Acrobacia, Anatom√≠a del reflejo, El eterno retorno y Lectura introductoria. Se trata de una serie de poemas cuyo n√ļcleo es af√≠n con el concepto general del libro: ¬Ņd√≥nde entierro los cad√°veres que me agobian?

Crecer dentro de una fosa

es tierno y difícil

decían mis viejos;

pero abajo

las ratas eran mi paisaje,

un espejo con quien pensar

el silencio.

(P. 27)

Sistema de fosas abre este cuadro y nos desgarra el paladar. El poeta emerge desde su fosa m√°s profunda: la memoria/la experiencia. El saber de la vida transita por ese sendero: ‚Äútodo lo que ha sacrificado‚ÄĚ, ‚Äútodo lo que le han quitado‚ÄĚ, ‚Äútodo lo que abandon√≥‚ÄĚ y ‚Äútoda su fe‚ÄĚ. Este es un texto sobre la resignaci√≥n del individuo ante sus circunstancias, un pasaje a zonas oscura donde yacen sus sentimientos y dolores.

Desde ahí nos comparte su condición de animal/asesino, con un trozo de fe para esperar el supuesto cambio. Hay que saber empujar los límites, hay que saber contemplar la foto del abuelo.

es difícil distinguir,

derrumbar el muro

cuando se lleva adentro.

(P. 32) 

cortesía del entrevistado

Onel Pérez no solo construye fosas, también pretende derrumbar los muros que lleva adentro. Cada fosa es su propia Caja de Pandora, cada muro es una respuesta a los fantasmas que emergen tras el aire delgado de la mirada.

Origen es un poema donde el autor busca desprenderse de la responsabilidad de construir fosas y ser memoria, pero no puede. Sabe que donde está parado ya anduvieron otros y tampoco pudieron cambiar su destino. Sabe que la poesía es una enfermedad sin cura.

Ser parte de la memoria o ser memoria solamente.

(P. 33)

‚ÄúContramaestre y Mart√≠‚ÄĚ, ‚Äúlos h√©roes y la fe‚ÄĚ. Ambas l√≠neas de pensamiento est√°n en cada p√°gina de este libro. Tal vez el poema √öltima vigilia sea uno de los m√°s expl√≠citos, de los m√°s concluyentes en cuanto a las im√°genes que estas ideas proyectan en su poes√≠a.

                        Nadie entiende

sobre qué piedra se construye

la profundidad,

la desidia en que creíamos.

                          Martí y Moisés

entre la zarza

purificando la perla.

(P. 34)

El cuerpo como carne, como símbolo de la existencia terrenal, empieza a cobrar importancia a partir de los poemas: Medicina interna, Acrobaciay Anatomía del reflejo. Los hechos humanos tienen consecuencias sobre la carne. Los hechos humanos necesitan más que fosas comunes para construir la memoria.

Hay

que

pasar

la

trampa

del

cuerpo.

Volver

a

la

fruta.

(P. 36)

Existe un estado primario a la carne seg√ļn el poeta. La carne confunde con la memoria. Hace trampas al necesitar la experiencia. El cuerpo es un melodrama para el poeta: su mayor fosa, su mayor miedo. El cuerpo es el espejo de la confusi√≥n. Dentro guardamos los horrores de la vida material. Ese espejo se alimenta de nuestras posesiones y norman nuestra conducta. Descubrirlo es da√Īino, ignorarlo tambi√©n.

Lectura introductoria es el texto que cierra esta segunda parte del libro. Es un poema que no introduce nada nuevo, sino que resume que tan fácil es intervenir su entorno. Como los barbaros puede subvertir el lenguaje de su medio (lleno de antiguos héroes y fe) sin importar las distancias. Resistir a lo absurdo es una demanda de los códigos, los cuales presionan hasta dejarnos con la lengua afuera.

Los códigos

amenazan con

destruirnos,

m√©todo com√ļn en

las naciones antiguas.

(P. 39)

Para el poeta los elementos externos a su contexto han cambiado el juego. Su Contramaestre, su casa y su cuerpo, sucumben ante la conspiración de otros lenguajes. Si algo pudiera introducir nuevo este poema es la noción de lo absurdo como definición a las relaciones que se generan con el entorno, teniendo a los individuos y sus historias particulares como centro. 

IV

Este libro sin dudas es el proyecto literario de poeta, con sus b√ļsquedas t√©cnicas y est√©ticas, un libro cuyo lenguaje lo hace notable entre su generaci√≥n. Pero tambi√©n es un libro de la gente. De cuerpos de carne suave que resisten a los barbaros y justifican lo absurdo de existir entre fosas comunes. ¬ŅFosas de la memoria?

La tercera parte Cloaca, tiene nueve poemas. Los cuales son: Cloaca, Troya, Hemorragia, Otra bulla, Carne ajena, Conversaci√≥n con Nerval, De cada cual seg√ļn cada cual, Mercado negro y Basurero. Estos textos son un dibujo de esas fosas que va abriendo la experiencia en el ser. Habla de individuos abandonados a su suerte, en la desesperanza y en la agon√≠a.

Cada a√Īo aparecen en mi barrio borrachitos j√≥venes

vienen a relevar a los de m√°s experiencia.

Son resistentes al sol, al polvo, al aroma de los perros.

Lo han perdido todo,

Hasta el money que no alcanza.

(P. 43)

Cloaca es un poema visceral. Narra la trayectoria de algunos individuos sentenciados a perecer por la miseria que generan los vicios y los deseos. ¬ŅEs el alcohol el problema o una salida desesperada? Estos individuos no poseen nada que los haga perdurar, aunque el alcohol siempre ser√° una salida desespera.

cortesía del entrevistado

En la pantalla

el caballo agoniza

en su √ļltimo relincho

mientras los socios del barrio

chupan la hierba

para no pensar.

Los grandes héroes son piedras

en el camino.

(P. 44)

En Troya estamos en presencia de otro grupo social que coexiste en el barrio. ‚ÄúBuscas vidas‚ÄĚ que cortan cabeza y prefieren no pensar. Es significativo que se llame Troya un poema donde el caballo muere y la mente del individuo en cuesti√≥n se enajena de ese hecho. Sobrevivir ya es suficiente, pensar es una categor√≠a la cual es mejor en ellos si no es explorada. Hemorragia reafirma su obsesi√≥n por el aburrimiento de los m√°s j√≥venes y la bebida como respuesta a la desesperaci√≥n. Pero si algo es v√°lido para tener en cuenta es c√≥mo el personaje del padre empieza a ser protagonista en cada suceso, en cada imagen, en cada idea. El padre que no estuvo ahora es omnipresente. ¬ŅSer√° el padre de todos?

Otra bulla nos trae nuevamente a √Āngel Escobar, pero esta vez acompa√Īado de G√©rard de Nerval y Albert Camus. Nombres que esperan la reuni√≥n con el poeta. Nombres que no pueden evitar el derrumbe de la Torre de Babel situada en medio de Contramaestre. Nombres que saben que el poeta es un silencio construido igual que sus fosas y que debe escribir el poema que nadie puede escribir.

En Conversaci√≥n con Nerval por ejemplo, trae a la mesa al franc√©s Nerval (el poeta), a los b√°rbaros (los invasores) y a Mart√≠ (el h√©roe). A trav√©s de su mirada, la belleza de la noche no le deja dormir y estos personajes nos permiten temer, rabiar y gritar. En De cada cual seg√ļn cada cual, Marx (el fil√≥sofo) aparece pero no evita la reducci√≥n simb√≥lica del sujeto. Las ideas del viejo Marx no funciona en tierras de cuervos y matarife, all√≠ la vida es m√°s simple, all√≠ la vida es igual de injusta.

Ella muge y tiemblo.

Aun después de muerta,

muge

y tiemblo.

(P. 51)

Mercado negro es el texto donde dos ideas cierran su ciclo: ‚Äúel campo y los animales‚ÄĚ y ‚Äúel sacrificio animal‚ÄĚ. Ambas ideas son coherentes con la vida del Onel P√©rez. √Čl vive en un territorio agr√≠cola, posee conocimientos sobre las pr√°cticas rurales porque siempre ha estado all√≠. Siente que puede tener la habilidad de un cuervo y el dolor de una vaca. Se siente poeta y matarife.

He vivido entre ratas mucho tiempo.

Sus costumbres ya no son las de antes:

se nutren del sudor delas m√°s tiernas.

(P. 52)

Basurero es el √ļltimo poema del libro, donde el poeta reafirma vivir en una cloaca. Un contexto que lo ha cambiado, que no le permite dejar de cavar fosas para cad√°ver y vivos. Nadie vendr√° a rescatar al poeta, no se encender√° ninguna luz entre las paredes que se derrumban.¬†

Cuando alguien cuestiona si he cambiado,

huelo la intensidad de su rabia

y le digo lo que aprendí:

todos los días están cazando ángeles.

(P. 52)

Onel Pérez Izaguirre posee una voz distinta, especial, espacial. Su obra es un escáner a su contexto visto desde un presente que es devorado por el pasado. La memoria v.s la presencia. Su permanencia dentro de su casa tambaleante es propositiva con su lenguaje. No busca herir sino cerrar las heridas. No busca silenciar sino permanecer. Habrá que seguir su obra en lo adelante, la cual promete ser un registro sincero de su realidad que también es la nuestra. Mientras tanto, él escarba en la tierra y escribe, hurga en la memoria y escribe. Así resiste, así habita.


Palabras por un mejor país

No hay mejor ant√≠doto para un contexto convulso que la palabra; la que traza, anima, se√Īala, sacude y convoca. Ha sido as√≠ a lo largo de la historia de la humanidad. Por tanto, volver a la que nos antecede es obligaci√≥n certera para no errar e intentar despojar del camino todo obst√°culo.

Sucede as√≠ al profundizar en los di√°logos sostenidos entre los d√≠as 16, 23 y 30 de junio de 1961. La Biblioteca Nacional Jos√© Mart√≠ fue el escenario. De un lado, hombres y mujeres de nuestra cultura: Alfredo Guevara, Roberto Fern√°ndez Retamar, Graziella Pogolotti, Lisandro Otero, Jos√© Lezama Lima, Virgilio Pi√Īera, Miguel Barnet, Pablo Armando Fern√°ndez; del otro, Fidel Castro, entonces primer ministro del Gobierno revolucionario y secretario del Partido Unido de la Revoluci√≥n Socialista de Cuba. Horas intensas de planificaci√≥n, fundici√≥n, pujanza y creaci√≥n del sost√©n de todo un pa√≠s en franco renacimiento.

Por ello, a 60 a√Īos de esas jornadas, se ha hablado mucho y se har√°, porque en Palabras a los intelectuales¬†se transciende el arte. En esas l√≠neas se dibuja el desarrollo de una naci√≥n con una voluntad transformadora.

Tomado de Trabajadores

‚ÄúY ustedes tienen la oportunidad de ser m√°s que espectadores: de ser actores de esa revoluci√≥n‚ÄĚ, expres√≥ el Comandante en Jefe en uno de los momentos de los en√©rgicos di√°logos.

Naci√≥ de esa forma un ejercicio cr√≠tico sin precedentes porque con humildad y franqueza se desnud√≥ p√ļblicamente un contexto con sombras y luces, como toda obra humana. De ah√≠ que cada palabra se ali√≥ a la confrontaci√≥n y contradicci√≥n como procesos vitales en b√ļsqueda constante de acercarse mucho m√°s a los otros y dejar atr√°s el tan da√Īino ‚Äúyo‚ÄĚ.

‚ÄúEn realidad, ¬Ņqu√© sabemos nosotros? En realidad, nosotros todos estamos aprendiendo. En realidad, nosotros todos tenemos mucho que aprender‚ÄĚ, acot√≥.

En esa convocatoria de unidad y pensamiento se habla de la creaci√≥n para las mayor√≠as, de la necesidad de revolucionar cuanto espacio exista como f√≥rmula exacta para desterrar el desconocimiento, la desigualdad en los p√ļblicos y posibles nuevos actores del venidero contexto que posteriormente se gestaron. ‚ÄúCreo que cuando al hombre se le pretende truncar la capacidad de pensar y razonar lo conviertes, de un ser humano, en un animal domesticado‚ÄĚ, tambi√©n dijo Fidel Castro en aquellos acalorados d√≠as en que esta isla a√ļn sent√≠a fresco el dolor de Playa Gir√≥n; se lloraba la partida de cada infante mediante la Operaci√≥n Peter Pan y eran sistem√°ticos los actos terroristas contra objetivos econ√≥micos y sociales.

En medio de tanta turbulencia fue necesario el diálogo con esos hombres y mujeres, en cuyas condiciones de vida y posibilidades de creación también se pensó, para moldear anhelos, limar asperezas, poner sobre la mesa las cartas de presentación mediante el respeto, consensuar los próximos pasos y sumar.

‚ÄúLa Revoluci√≥n no puede renunciar a que todos los hombres y mujeres honestos, sean o no escritores o artistas, marchen junto a ella. (‚Ķ) La Revoluci√≥n solo debe renunciar a aquellos que sean incorregiblemente reaccionarios‚Ķ‚ÄĚ

Se trata de un sugerente llamado a volver siempre a Palabras a los intelectuales, desde la visión crítica y contextualizada, como sucedió en aquellos días de junio de 1961, cuando se fundaron, abrazaron nuevas ideas y conceptos, así como se crearon los sedimentos de un mejor país.


Cap√≠tulo #16: Fosa Com√ļn (Parte I)

(notas sobre la poética de Onel Pérez Izaguirre)

I

¬ŅC√≥mo se construye una fosa com√ļn?

¬ŅPara qu√© construirla desde la poes√≠a?

¬ŅSer√° una soluci√≥n eficaz a la enfermedad del ‚Äúser poeta‚ÄĚ?

Enterrar esos cad√°veres que por alguna raz√≥n no tienen sepultura propia en un foso creado desde la poes√≠a, puede minimizar el contagio masivo de la enfermedad que generan. Esta es una acci√≥n t√≠pica de la guerra. Esta es una acci√≥n t√≠pica de las utop√≠as. ¬ŅAnonimato? Todo poeta construye fosas para amedrentar el insomnio y la migra√Īa. Todo poeta vive en guerra. Todo poeta es ut√≥pico.

Fosa com√ļn, tambi√©n es el libro de Onel P√©rez Izaguirre (Contramaestre, 1988) con el cual obtuvo el premio Poes√≠a de Primavera 2017 en la provincia de Ciego de √Āvila. Un jurado integrado por Carmen Hern√°ndez Pe√Īa, Eduard Encina y Luis Yuseff, estim√≥ ganador del certamen a un libro dise√Īado para dar sepultura a algunos cuerpos del agobio colectivo. Cuerpos engendrados a trav√©s de los ciclos de la historia Cuba y la memoria de un poeta.

El cuaderno fue editado por Carmen Hern√°ndez Pe√Īa, el dise√Īo fue de Lizardo G√≥mez Cede√Īo, y la ilustraci√≥n fue de Andr√©s Batista. Ediciones √Āvila lo public√≥ en 2018 y, desde entonces, las fosas comunes que describe y construye el poeta fueron p√ļblicas para el lector.¬†

El libro posee una estructura externa sencilla, fácil de recorrer y de comunicar(se). El poeta la divide en tres momentos para que la lectura sea también un descubrir. Una manera de acentuar lo rostros que desea mostrar(nos). Una fórmula para invitarnos a la morbosa acción de componer el cadáver colectivo que se esconde entre estas páginas. Entre estas fosas yacen, también, fragmentos de un poema generacional.  

Foto: Cortesía del entrevistado

 

II

La primera parte, Alcantarillas, posee 13 poemas, los cuales son: Lenguaje directo, Nota oficial, Paso de ceremonia, Trance, Fosa com√ļn, A√Īo de gracia, Econom√≠a pol√≠tica, La situaci√≥n, Arte del suicida, Peque√Īa carta a CH.B., Lobo del hombre, Variaciones en torno a los b√°rbaros y √öltimo apunte del Diario de campa√Īa.

Estos son poemas sobre la identidad del poeta. Escribe desde la contradicción de la existencia y los significados humanos. Escribe sobre la Patria y la abraza con todos sus defectos.

Mi patria es la contradicción,

lo que est√° fuera de ella

no sirve y sirva.

(P. 9)

Leguaje directo es un texto que marca la contundencia estilística y conceptual de un poeta que construye fosas, entierra cuerpos y luego los exhuma frente a todos. Aparece una referencia al poeta José Kozer, quien subraya a la Patria como centro de gravedad. Para Onel Pérez, la Patria es el sentido de lo que yace dentro de ella. Su casa, su contradicción y su acción de destruir todo a su alcance. Estas ideas se conectan con el segundo texto, Nota oficial, donde introduce a nuevos personajes: la madre, Lezama, Gorbachov y al gordo (quien medita del otro lado de la pantalla). En este poema se observa la contradicción en el cuerpo del otro. El poeta habita desde la contemplación del suceso.

Mi madre mira el noticiero

y los muros de la casa

se tambalean.

(P. 10) 

La casa es un signo imprescindible en su lenguaje. All√≠ llegan las angustias y los pesares. El gordo es un extra√Īo tras la pantalla que medita, llega junto a las noticias y hace tambalear la casa con la misma fuerza que tiembla el poeta. Para √©l, ‚ÄúMorir por la Patria es callar‚ÄĚ.

Pasos de ceremonia continua el discurso sobre la resistencia del poeta y sus circunstancias. Admite los sacrificios que están por venir y alerta sobre la pausa necesaria. 

Imiten.

La espiga sigue cosechando frutos,

engorda hacia la multitud,

traspasas dudas.

(P. 13)

Hay que apretar el paso y cerrar los labios, nada cambia. Los pasos de ceremonia son la exactitud a la que se somete un individuo poético/político/normal. Así Onel empieza a mostrar su postura sobre el poder.

El poder desfigura,

hace rodar

cabezas

con eficacia:

una, dos, tres cabezas

cayendo

hacia el poder.

(P. 14) 

Trance es un texto demoledor contra la imagen del poder. El poeta es un espejo frente al golpe, frente a las cabezas que ruedan en direcci√≥n al mismo sujeto que las cortan. Fosa com√ļn llega entonces como respuesta a esos cortes. Una respuesta que se hace desde la experiencia familiar. Desde un registro a la memoria como motor impulsor de nuestras emociones. El poder est√° cerca y tiene otras guerras que ganar, debe sobrevivir a la ausencia.¬†

Crecí sin padre,

como un perro que sangra

por la boca.

 

Nadie siente ese dolor,

sino el poeta cuando preguntan

si existe.

(P. 15)     

Foto: Cortesía del entrevistado

 

Para el poeta la poes√≠a es lo √ļnico que no le abandona. La imagen del poder est√° al acecho, igual que la figura del padre ausente. No se debe embarrar las manos seleccionando un bando, esa acci√≥n no sirve de nada. Las fosas comunes del poeta son un espacio para inocular la ausencia con el olvido. Luego llega A√Īo de gracia, un poema que nos reafirma que la primera fosa construida por el poeta es familiar. Un hueco para ocultar el miedo y el dolor de la madre. Un espacio para poder asomar la cabeza sobre el techo y respirar.

Con el pan al cuello

las estrellas caían a ráfagas

sobre el zinc.

(P. 16)

En el devenir de los textos de esta primera parte, leemos el testimonio de un individuo que se siente solo y desmembrado. Alguien que asume que la pérdida es segura y que ha creado su propio miedo. Alguien que asume que escribir puede ser traumático.

Hay referencias importantes a otros poetas a parte de los ya nombrados. Hombres que tambi√©n cavaron fosas para enterrar cuerpos enfermos y malditos: √Āngel Escobar y Charles Baudelaire. Un aspecto que justifica la aparici√≥n de estos nombres es la reflexi√≥n creada a partir del oficio del ‚Äúser poeta‚ÄĚ. El rejuego con la maldici√≥n del que observa y escribe, para filtrar la realidad a tal punto que sea convertida en poes√≠a. Para Izaguirre, la poes√≠a es el arte del suicida. Es el calvario de una m√°quina, que a la vez, es un hombre lobo o una carne que grita. Esa poes√≠a se encuentra en su aldea donde los b√°rbaros han impuesto variaciones en torno a su presencia.

Foto: Cortesía del entrevistado

 

El poema que finaliza este segmento del libro: √öltimo apunte del Diario de Campa√Īa, es una puerta que cierra algunos t√≥picos y al mismo tiempo abre otros caminos. El poeta ha dotado su escritura de simbolismos que le son naturales a √©l por su cotidianeidad y su cercan√≠a con la historia local. En muchos cuerpos ha aparecido el h√©roe en esta primera parte: la madre, los poetas y el hombre que resiste. Pero en este texto evoca al mayor h√©roe de nuestra historia y eso hace que la heroicidad en sus personajes adquiera otra connotaci√≥n.

En el fondo Remanganaguas,

las vísceras del Apóstol.

Un caballo jadea

mientras escribo y canto:

¬ęla luz no es para sordos¬Ľ,

y la penetrante sabana se cierra

para que no entren moscas.

(P. 24)

Mart√≠ tuvo su primer entierro en Remanganaguas, all√≠, seg√ļn los pobladores, descansa el coraz√≥n de la Patria. Muy cerca el poeta vive en su aldea y ve crecer una torre donde ahoga el canto. Donde los b√°rbaros beben su vino en un silencio que no agoniza.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Foto: Cortesía del entrevistado