dramaturgia


Frontera Cero: Ecos de un evento que mira al futuro (dosier)

Una jornada teatral desde la humildad y a favor del crecimiento profesional

Por: Claudia Amanda

Desde que supe de la gestaci√≥n de este evento comenc√© a indagar sobre sus objetivos o pretensiones. El pasado mes de junio visit√© Camag√ľey por otros motivos de trabajo y coincid√≠ con Heidy Almarales, actriz, directora del proyecto teatral La Chimenea y jefa de la secci√≥n de Artes Esc√©nicas de la filial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Aprovech√© para hablar con ella de diferentes asuntos y entre estos del evento, su concepci√≥n y organizaci√≥n. Desde aquella conversaci√≥n compart√≠ mi inter√©s por participar y apoyar espacios de esa naturaleza casi borrados del panorama esc√©nico y teatral en Cuba, tan necesarios y aclamados, para potenciar la labor e inquietudes art√≠sticas de los m√°s j√≥venes teatristas cubanos en un ambiente interactivo y fraternal.

Sabemos que la AHS organiza el Festival de Teatro Joven como el principal espacio de encuentro de la m√°s joven creaci√≥n teatral cubana, que el Consejo Nacional de las Artes Esc√©nicas (CNAE) contiene el circuito de los m√°s grandes y reconocidos eventos de teatro a nivel nacional e internacional. ¬ŅPor qu√© organizar otro m√°s? Hay zonas de la creaci√≥n teatral, no incluidas en muchas en ocasiones, en estos espacios ya legitimados, que necesitan de oportunidades para visibilizar su trabajo. Grupos y creadores con propuestas sumamente interesantes, hasta novedosas, que existen y son invisibilizadas dentro del panorama teatral cubano actual.

Heidy, desde su provincia natal Las Tunas ha venido trabajando con su proyecto La Chimenea, lleg√≥ a Camag√ľey vi√©ndose en la necesidad de integrar colectivos provinciales establecidos como Gui√Īol Camag√ľey y conviviendo durante un tiempo en la sede de Teatro del Viento, para poder estar amparada profesionalmente y realizar sus producciones. Como n√≥mada estuvo Heidy, intentando estabilizarse para hacer posible sus anhelos y siempre manteniendo La Chimenea por sobre cualquier contratiempo, hoy su casa es su taller y la AHS, su otra casa, su principal escenario.

La Chimenea, fundada en el 2014 con la intenci√≥n de hacer teatro de t√≠teres o figuras para j√≥venes y adultos, surge como necesidad creativa para reinventar sucesos y personajes, hacer de esos elementos historias: contar todas o ninguna. Acudir a elementos no menos confusos que los t√≠teres, ir a lo simb√≥lico, a lo metaf√≥rico a trav√©s de la materia, el discurso de lo oscuro, de lo que no se dice del todo. El texto dram√°tico nacido de la naturaleza presencial de la figura animada y su peculiar contexto, ayudan a revelar esos espacios indeterminados dentro de La Chimenea con solo, dos integrantes, emprendi√≥ su camino por dos estudiantes de la Universidad de las Artes ISA. La participaci√≥n en el evento Magdalena sin fronteras, ha sido piedra angular para potenciar el camino del grupo, recibiendo los talleres magistrales por Julia Varley (2011) y por Cristina Castrillo (2017), como experiencias formativas y referenciales de este proyecto cubano. Desde el 2015 La Chimenea forma parte de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, primero en Las Tunas, provincia que fue sede del proyecto y luego en 2019, en Camag√ľey, donde reside actualmente.[1]

Fotos: Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey, julio 2022

La historia de vida de una artista como Heidy, sin encasillamientos, que es mucho m√°s extensa y heterog√©nea, desde su pasi√≥n por el dise√Īo, por el dibujo y por la arquitectura, hasta por la construcci√≥n de t√≠teres, as√≠ como su af√°n porque cobren vida, con una manipulaci√≥n meticulosa y obsesiva, tambi√©n han influido en que ella se haya planteado y defendido la propuesta de organizar este evento como espacio diferente para la confluencia y convivencia de j√≥venes teatristas cubanos o for√°neos.

‚ÄúFrontera Cero‚ÄĚ no es solo desdibujar procesos convencionales de la creaci√≥n teatral que enfrentan cada uno de los colectivos de teatro en el pa√≠s, es romper las fronteras entre la investigaci√≥n, la creaci√≥n, la cr√≠tica, la promoci√≥n, las est√©ticas y po√©ticas particulares‚Ķ y de todos los procesos por los que se transita para producir una puesta en escena, me comentaba Heidy en una ocasi√≥n. As√≠ como tambi√©n la oportunidad para creadores y colectivos que han devenido de otros grupos o compa√Ī√≠as con una vasta trayectoria, m√°s reconocidas, que carecen de espacios propicios para la confrontaci√≥n art√≠stica a favor del crecimiento profesional, que no logran circular su trabajo a nivel territorial o fuera de este, que no participan con frecuencia en espacios formativos como talleres o cursos para su superaci√≥n, aquellos que les interesa y desean dialogar con otres, compartir experiencias y construir en colectivo. ‚ÄúFrontera Cero‚ÄĚ es tambi√©n una estrategia de gesti√≥n art√≠stica para favorecer estas zonas alternativas, inmediatas, desprovistas e invisibilizadas de la creaci√≥n teatral cubana.

Fotos: Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey, julio 2022

La jornada del 1ro al 3 de julio abri√≥ con la presentaci√≥n de una muestra de la obra Secretos bajo la Luna por La Chimenea, en la Glorieta del Casino Campestre. Una especial presentaci√≥n de teatro de figuras para un solo espectador que atrap√≥ y desconcert√≥ a parte del p√ļblico. En la noche de ese 1ro de julio nos reunimos en la sede de la AHS para celebrar oficialmente la apertura del evento con m√ļsica en vivo, poes√≠a y las palabras inaugurales a cargo de Almarales, organizadora de la jornada.

El programa de esta primera edici√≥n fue totalmente intencionado, peque√Īo en cantidad, diverso y exquisito en g√©neros teatrales, formatos, est√©ticas y en momentos para la superaci√≥n, el pensamiento y an√°lisis de cada una de las propuestas. Desde Villa Clara lleg√≥ el vers√°til grupo Teatro sobre el camino, con la direcci√≥n de Rafael Mart√≠nez y dos puestas en escena diferentes, el mon√≥logo Frontera S.A. que trata desde una visi√≥n universal el tema de ‚Äúlas fronteras‚ÄĚ en la humanidad; y la historia de Amanda, una ni√Īa cubana de diez a√Īos, negra, gorda, humilde, que quer√≠a parecerse a la cantante colombiana Shakira, en la obra Paradigma o ¬°Ay, Shakira! Una representaci√≥n del trabajo de este grupo con una trayectoria de trece a√Īos que ha ido marcando como sello del mismo el teatro de figuras para todo p√ļblico.

Fotos: Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey, julio 2022

Teatro sobre el camino no ha tenido un camino directo, valga la redundancia, para desarrollar y posicionar su trabajo. Cuenta con un variado repertorio, cuyas obras abordan temas emergentes y altamente pol√©micos sobre la naturaleza del ser humano y sus relaciones en materia de g√©nero, sexualidad, discriminaciones, violencias, as√≠ como tratar temas tradicionalmente considerados como ‚Äútab√ļ‚ÄĚ dentro del teatro para los infantes. En el 2009 cuando se cre√≥ el grupo, la mayor√≠a de sus integrantes no eran profesionales, eran personas que ven√≠an de diversas formaciones con deseos de hacer teatro, fue un camino de formaci√≥n, como un grupo escuela, que ha ido buscando su propia identidad a trav√©s del estudio y de la investigaci√≥n constantes.[2] En la actualidad el grupo forma parte del cat√°logo de artistas esc√©nicos de la AHS y del Consejo Provincial de las Artes Esc√©nicas de Villa Clara, luego de diez a√Īos de trabajo ininterrumpido a√ļn sin haber estado amparados por estas instituciones, no ces√≥ de crear, de presentarse y crecer desde su sede en el barrio de Santa Clara.

El work in progress La raz√≥n de mi Drag por el actor y performer italiano-argentino Ryan Dellas Sala, art√≠sticamente Grasa Guevara, fue la √ļnica presentaci√≥n extranjera dentro de la programaci√≥n. Proceso donde se integran t√©cnicas, tendencias, corrientes, est√©ticas y recursos audiovisuales como el youtuber, el video mapping, utilizados para colocar en escena causas defendidas por Ryan que desde el 2010 decidi√≥ a trav√©s del teatro tomar partido como activista pol√≠tico y social argentino, de la comunidad LGBTIQ+.

Para cerrar el programa de presentaciones llegaron desde Guantánamo los chicos de Teatro de la Totalidad, liderados por Geordany Carcasés, con Pan para la Fe escrita por Fermin Francel Figueredo, actor que protagoniza este unipersonal. Una obra que surge a partir de la realización musical, luego el texto, la danza y la representación para contar la sensible historia del personaje central, Ramón Góngora Socarrás, sobre el tema de la migración. Pan para la Fe, para que nunca falte la fe y siempre haya ese pan que la alimente…, como dice el propio Fermin[3].

Teatro de La Totalidad se funda en 2019, naciendo del entonces Teatro Dram√°tico de Guant√°namo, se separa abogando por la multiformidad sincr√©tica, por la interrelaci√≥n o fusi√≥n de disciplinas art√≠sticas y esc√©nicas como la m√ļsica, la danza, partiendo de la base teatral y de una fuerte tradici√≥n del teatro musical en la provincia y en el pa√≠s, que pretende defender. Totalidad como t√©rmino tambi√©n connota la necesidad de confrontar tem√°ticas con diferentes p√ļblicos, incluso para p√ļblico infantil en edad no escolar. Integrado en su mayor√≠a j√≥venes actores y actrices, Teatro de La Totalidad ha ido ganando en participaci√≥n y reconocimiento, ocupando diferentes espacios de presentaci√≥n y de socializaci√≥n de su trabajo en festivales, eventos y encuentros con la cr√≠tica teatral.[4]

Fotos: Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey, julio 2022

Otra zona de esta ‚ÄúFontera Cero‚ÄĚ fueron los espacios del Taller sobre la Dramaturgia Pro-Activa, brindado por el camag√ľeyano Freddys N√ļ√Īez, l√≠der del grupo Teatro del Viento, quien expuso las caracter√≠sticas de este sistema o metodolog√≠a de trabajo que ha implementado en su grupo, con sus actores. El espacio de pensamiento Frontera Cero: Urgencias, estrategias para el desarrollo, procesos creativos, rico en debate, criterios, experiencias y an√°lisis m√°s all√° de las puestas en escena presentadas, de los procesos creativos de estas obras por actores, teatr√≥logos, periodistas y otres participantes.

Esta Frontera ha sido un punto de partida urgente que promete trascender y mantenerse, crecer como una comunidad creativa por la evoluci√≥n de la joven creaci√≥n teatral cubana actual y por la existencia de un espacio alternativo m√°s que expositivo, de di√°logo, confrontaci√≥n y de creaci√≥n de procesos art√≠sticos emergentes, donde deber√≠an aunarse m√°s fuerzas a√ļn que apoyen intenciones como estas, territoriales y del sistema de las Artes Esc√©nicas cubanas, u otras relacionadas a la actividad teatral en Cuba.

 

*La autora es socióloga e investigadora. Directora del Centro de Investigaciones del Consejo Nacional de las Artes Escénicas y miembro de la sección de Crítica e Investigación de la Asociación Hermanos Saíz.

 

Notas:

[1] Tomado del currículo de La Chimenea.

[2] Tomado de una rese√Īa sobre la trayectoria de Teatro sobre el camino.

[3] Entrevista a Fermin Francel Figueredo Su√°rez, actor de Teatro de la Totalidad, 3 de julio de 2022.

[4] Tomado del currículo de Teatro de La Totalidad.

 

 

***

 

Teatro de secretos a la luz de la Luna

Por: José Antonio García

Camag√ľey es una ciudad que atrapa por su misticismo, quiz√°s por esa raz√≥n guarda una relaci√≥n especial con el teatro. No sorprende entonces que una cita teatral diferente como Frontera Cero haya nacido en tierras agramontinas y que su carta de presentaci√≥n sea Secretos bajo la luna, una creaci√≥n sui generis dentro de la escena cubana contempor√°nea. La obra, si podemos aplicarle este t√©rmino convencional, es el m√°s reciente estreno del grupo La Chimenea, dirigido por Heidy Almarales Sierra.

Fotos: Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey, julio 2022

No se puede esperar que la cr√≠tica encierre una lectura hermen√©utica de esta experiencia, pues resulta ineficiente para aquello que encuentra su sentido pr√°ctico en detonar desde la acci√≥n performativa una situaci√≥n teatral plagada de interpretaciones subjetivas. Intentemos contra a trav√©s de la vivencia. Un sitio conocido, el Casino Campestre, ve transformado su movimiento cotidiano y una acogedora mesa invita a reunir a los participantes. El sonido de una campanilla avisa por turnos de uno en uno a los espectadores a participar del ensue√Īo. Conducidos hacia otro espacio, se nos invita a tomar asiento, fumar un cigarro y beber una copa de vino mientras contempla una realidad protagonizada por objetos y figuras animados mediante los c√≥digos del lambe lambe.

La imagen dram√°tica presenciada es total y llena de interrogantes: ¬Ņa qu√© remite ese erotismo en el baile ejecutado sobre la base de lo que alguna vez fue una mu√Īeca de juguete? ¬Ņqui√©n la observa? ¬Ņpor qu√© un llanto interrumpe el deleite que produce escuchar Claro de Luna de Ludwig Van Beethoven? Poco a poco caemos en certezas: el espacio que nos hicieron creer que domin√°bamos ya no nos pertenece, somos un objeto m√°s al que deciden qu√© mostrar. La obra ha alcanzado su tercer escenario de conflicto: nuestra mente y el juicio de la conciencia.

Foto Cortesía de Heidy Almarales

Conseguir que esta fantasía cobre vida desde la teatralidad solo se explica por la consolidación en la práctica estética y técnica de Teatro la Chimenea. El reparo en cada detalle de una visualidad que remite a referentes de peso como el surrealismo, no puede limitarse a ser valorada como un mero recurso preciosista, sino que es indispensable para complementar la inmersión performática. De igual modo, el rejuego preciso con los objetos y su fantasía, además de apoyar en la transformación del espectador/personaje, ejercen funciones necesarias como la delimitación del tiempo dramático.

Todo pareciera estar calculado en este universo, quiz√°s solo es contradictorio la aparente libertad de elegir dada al p√ļblico y que pareciera un aspecto que a√ļn no se encausa en el flujo po√©tico de toda la creaci√≥n. Lo cierto es que un teatro distinto arde hoy en Cuba, y parece que ha de llegar lejos con su humo.

 

***

 

Habr√° fe

Por: José Antonio García

El encuentro de quienes creen en el teatro como acto de fraternidad creativa debe cerrar siempre con un espect√°culo que deje fe en nuevos caminos sin fronteras. Pero, ¬Ņc√≥mo encontrar el homenaje teatral aut√©ntico que resuma en su esencia el esp√≠ritu de j√ļbilo, sacrificio, herej√≠a, obstinaci√≥n y catarsis personal propio de la creaci√≥n esc√©nica? Frontera Cero acaba hace unos minutos de dar por cerrada su primera utop√≠a con la obra Pan para la fe, puesta en escena de la agrupaci√≥n guantanamera Teatro de la totalidad, y que ya quedar√° como una ofrenda para esta congregaci√≥n.

Fotos: obra Pan Para la Fe. Teatro de la Totalidad
Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey julio 2022

La b√ļsqueda del hombre, como confiesa el texto, es la acci√≥n total y aut√©ntica que resume esta experiencia. ¬ŅQu√© ha sido la historia del teatro sino la b√ļsqueda de s√≠ mismo hecha por el int√©rprete a trav√©s de su cuerpo cargado de recurso t√©cnicos para contar historias que de forma parad√≥jica resuman su verdadero yo? Es este el impulso armonizado desde la escena por el director Geordanis Carcac√©s a trav√©s de este unipersonal que juega con las esencias del teatro musical, la narraci√≥n oral, el arte declamatorio e incluso, sospecho, el lenguaje documental. Por La terraza de la AHS han desfilado esta noche las herencias, no siempre perceptibles, de Stanilavski, Brecht, Vicente Revuelta. El legado teatral cubano inmerso en el cuerpo del actor, de manera concreta en la presencia f√≠sica de Ferm√≠n Francel que hoy encerraba las voces de muchos. Un teatro pobre pero total, capaz de reafirmar que basta el escenario desnudo habitado por un ente expuesto ante el p√ļblico. Pero por vez primera tal axioma teatral nos convence como propio, porque se ha cargado de una verdad que agrupa la crudeza de nuestro presente y pasado en convivencia con la tradici√≥n real y maravillosa.

Fotos: obra Pan Para la Fe. Teatro de la Totalidad
Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey julio 2022

Confirmar lo antes expuesto podr√≠a hacerse a√ļn m√°s evidente en la m√ļsica que acompa√Īa el espect√°culo. Si Francel hace gala de su dominio del canto, la interpretaci√≥n, la recitaci√≥n, la expresi√≥n corporal y la danza, esta amalgama hace mitosis en el contrapunteo de sonoridades ejecutadas por el propio Carcac√©s y la realizaci√≥n musical de Marcos Antonio P√©rez Bou. Un sonido ca√≥tico y a la vez trabajado en sus detalles, certifica que aqu√≠ la m√ļsica no es simple gu√≠a de la acci√≥n dram√°tica. M√°s bien emerge como la prueba de que la verdad solo aflora en la multiplicidad de lenguajes puestos en funci√≥n de hermanar la idiosincrasia y lo comercial, la cultura popular y la llamada ‚Äúmarginalidad‚ÄĚ. Eso es la vida, eso trata de evocar el teatro como fin mayor en todos sus rumbos est√©ticos.

Fotos: obra Pan Para la Fe. Teatro de la Totalidad
Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey julio 2022

Escribo estas l√≠neas y siento que hablo del √ļltimo alegato de una agrupaci√≥n teatral, sin embargo, se trata de la iniciaci√≥n de un grupo. El esp√≠ritu de f√©nix no ha muerto en las tablas y la incertidumbre de sus nuevos puertos es el aut√©ntico y √ļnico pan multiplicable de los que a√ļn sentimos hambre ante la falta de fe.

Fotos: obra Pan Para la Fe. Teatro de la Totalidad
Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey julio 2022

 

 

***

 

Heidy Almarales: La luna en su mirada

Por: Isabel Cristina

La joven Heidy funda La Chimenea en septiembre de 2014 junto al actor Dennys P√©rez. Dos a√Īos antes ya hab√≠a recibido talleres con la titiritera Yaqui Saez y gracias a esos impulsos hab√≠a construido los primeros mu√Īecos. Graduada del ISA en actuaci√≥n y criada en un ambiente de libros e im√°genes, se convertir√≠a en titiritera. Eventos como el Taller Internacional de T√≠teres de Matanzas y el Taller Internacional de Clown organizado por Ernesto Parra, le permitieron ver otras formas de hacer, otros lenguajes quiz√°s poco vistos en las pr√°cticas cubanas. Entre sus deslumbramientos con otras est√©ticas est√° el espect√°culo Lupa, mundos para mirar de cerca, del argentino Eugenio Deosefe.

Primero desde Las Tunas, ahora desde Camag√ľey, ella sue√Īa con sensaciones y figuras. Invade la casa, almacena materiales, va conquistando el espacio como la naturaleza salvaje, se va metiendo en todos lados. Su mam√°, Mar√≠a Cristina, de quien hered√≥ los dos apellidos, es su mayor aliada en ese capricho hermoso de hacer teatro. Aunque a veces le pelea un poco por los regueros que, normalmente, deja una artista de los t√≠teres; ella le respeta sus tiempos de lectura y hasta le sugiere temas, canciones, nombres. Heidy cuenta con el cari√Īo de su madre en cada proceso, como el material m√°s d√ļctil y resistente.

Le gusta construir sus t√≠teres mientras escucha los sonidos del viento. Sus motivaciones las encuentra en pel√≠culas, libros, en obras de otros artistas y hasta en la luz que se filtra en la ma√Īana. Ella dialoga con todo lo f√≠sico y lo no f√≠sico. Los regalos de su novio enamorado no son flores, ni peluches, ni perfumes, ni zapatos rojos, sino cortavidrios, serruchos y hojas de caladora. Es una joven con talento y persistencia que cree que el amor se parece a la canci√≥n de Los Zafiros La luna en tu mirada.

Fotos: Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey, julio 2022

F√©lix Viamontes, dise√Īador del grupo Teatro Callejero Andante, de Granma, es un gran artista. Tambi√©n es un gran profesor e inspirador. Cu√©ntame cu√°n importante fue tu v√≠nculo con √©l mientras estudiabas en el ISA.

Cuando era chiquita siempre me preguntaba c√≥mo se hac√≠a una mu√Īeca, y si era posible hacerlo con las manos, porque lo ve√≠a como un proceso muy industrial. Lograr las texturas, las profundidades y los colores en un mu√Īeco, me parec√≠a algo inalcanzable. Me preguntaba si yo pod√≠a hacer algo as√≠ tan perfecto. F√©lix me abri√≥ esa puerta con sus clases.

En sus clases, desde las habilidades que ten√≠a, pude generar algo f√≠sicamente, y ese ‚Äúalgo‚ÄĚ fue un t√≠tere, un personaje que se llamaba Concha. Aquello me fascin√≥, todo el proceso fue maravilloso. F√©lix nos dio toda la informaci√≥n, y todos salimos muy bien en esa clase, era la clase favorita de tercer a√Īo en aquel tiempo.

Me parecía que todo era posible. Algo que yo pensaba que solo se podía hacer de manera industrial, estaba al alcance de la mano. Me apasionó ver cómo podía crear algo y materializar una idea.

Las clases con F√©lix me marcaron profundamente. Despu√©s de tener el ABC, empec√© en un estado de b√ļsqueda y a coquetear con otras maneras, a tener otros sue√Īos. Y ese ha sido mi reto: explorar, desdoblarme. El dise√Īo para m√≠ es muy importante, y m√°s en el teatro de figuras, donde todo comunica. Me seduce descubrir c√≥mo generar una sensaci√≥n m√°s all√° de lo que puedas ver. C√≥mo un mu√Īeco te puede estimular los otros sentidos. Eso forma parte de todo el rollo de pasiones que me sacan los t√≠teres.

¬ŅPor qu√© decides hacer un teatro de t√≠teres para j√≥venes?

El teatro para jóvenes me permite estar en el justo medio. Es un laboratorio porque no se pierde la curiosidad de la infancia y la capacidad de asombro, pero al mismo tiempo también está presente la responsabilidad de saber qué se quiere. Con el desenfado y las ópticas de las influencias de nuestro tiempo, eso me parece fundamental. Y el títere es una zona de exploración, como lo puede ser la juventud. En ese punto es donde yo logro realizarme como creadora.

He visto que tus exploraciones y tus b√ļsquedas est√©ticas son con mu√Īecos y figuras a peque√Īa escala. ¬ŅTe has propuesto alguna vez hacer una puesta con t√≠teres de gran formato?

S√≠, me interesar√≠a hacer algo de gran formato. Pero La Chimenea es un proyecto que yo me tengo que gestionar. Yo me pago todo. A la vista de algunos es un gran hobby, para m√≠ es una gran pasi√≥n. Los materiales son muy costosos, y evidentemente so√Īar con algo grande, para mis exigencias, podr√≠a ser muy caro.

De todas formas, hacer teatro de figuras de peque√Īo formato me encanta, porque hacer los elementos y los mu√Īecos a escala me parece genial. Poder hacer los detalles es algo que me entretiene y descubro en ellos c√≥mo generar soluciones antes de hacer un trabajo m√°s un poco m√°s grande.

Fotos cortesía Heidy Almarales obra El Círculo

 

¬ŅC√≥mo es tu proceso creativo? ¬ŅQu√© llega primero? ¬†

Siempre hay algo que me inspira que tiene que ver con un anhelo, tiene que ver con una b√ļsqueda literaria, y despu√©s pienso c√≥mo puedo desarrollar esa idea de manera f√≠sica. Lo primero que tengo en la cabeza es la idea de c√≥mo quiero que se vea. Aparecen las sensaciones que quiero que trasmita: si es calidez, si es frialdad, si es un ser superior, m√≠stico, con capacidad de modificaciones, si es un poco m√°s humano. Entonces empiezo a hacer una b√ļsqueda de materiales y trato de realizar esa idea.

Yo tengo un proceso que es contrario a lo que se orienta en la escuela: que t√ļ tienes que hacer el dibujo y despu√©s hacer el mu√Īeco. Yo empiezo a hacer un estudio de todo lo que tengo en la cabeza a nivel de historia, a hacer investigaciones sobre el tema. A partir de ah√≠ empiezo a tener claro qu√© tipo de personaje es el que quiero. Las l√≠neas tienen su psicolog√≠a y las texturas tambi√©n, entonces empiezo a adecuar los materiales y a intencionar. ¬†

A veces comienzo a tallar en la poliespuma sin tener un boceto, porque me gusta sorprenderme con el material. En ocasiones uno est√° muy esquem√°tico y tiene una idea preconcebida de lo que quiere, pero tal vez por carencias, o porque no tienes todas las condiciones el resultado no queda tal cual lo imaginaste. Entonces empiezas a desechar, a desechar, a desechar, y en este mundo no se puede desechar tanto. Yo creo que hay que dejarse sorprender un poco.

Tambi√©n tengo t√≠teres que no se incluyen dentro de puestas en escena. Son estudios que voy haciendo, donde elijo cualquier material que tenga a mano y a partir de ah√≠ genero un personaje. Los resultados de este proceso son bastante sorprendentes porque me genera un estado de b√ļsqueda que despu√©s es √ļtil para futuros espect√°culos. En esas b√ļsquedas he descubierto materiales que me aportan mucho como el nylon y el papel de las gu√≠as telef√≥nicas. Para m√≠ son maravillosos y siento que tienen la capacidad de generarme sensaciones muy buenas, am√©n de lo que tradicionalmente aprend√≠.

Fotos cortesía Heidy Almarales obra El Círculo

 

La Chimenea es un proyecto de la AHS. T√ļ te autogestionas los materiales, los tiempos y los ritmos de trabajo. ¬ŅC√≥mo es tu espacio de creaci√≥n? ¬ŅQui√©nes te apoyan?

Mi mesa de trabajo es una herencia. Era la mesa de mis abuelos, y ella tiene las cicatrices, las marcas de todo lo que yo he hecho con mis manos. Me hace muy feliz porque es como tenerlos cerca a ellos, eso es algo que me agrada mucho.

Mi casa ten√≠a sala, cocina y comedor en un solo espacio, y era el lugar por donde se entraba a la casa. Cuando estaba en el proceso de El c√≠rculo mi mam√° me daba todo el espacio del mundo. Ella sal√≠a a trabajar todos los d√≠as a las siete y veinte de la ma√Īana, y a partir de ese momento hasta las cinco y cuarto de la tarde la casa era totalmente m√≠a. Si ella llegaba y yo estaba trabajando ella se quedaba en la orilla, caminando por los rinconcitos para no molestarme.

Mi madre es muy feliz cuando yo estoy haciendo teatro, y me ha aprendido a querer de esa manera. Cuando uno est√° creando puede llegar a ser un poco irritable, sensible y mi primer apoyo ha sido ella. Econ√≥micamente tambi√©n me ha apoyado. Fue la primera persona que me puso un peso en la mano y me dijo: ‚ÄúG√°state el dinero‚ÄĚ.

Hace poco est√°bamos en el proceso de recoger cajas y bultos y m√°s cajas y nos pusimos a revisar cosas que hac√≠a mucho rato no ve√≠amos y ella me dice: ‚Äú¬°Dios m√≠o, c√≥mo me hiciste gastar dinero en lamparitas, en bombillitos‚Ķ! ¬ŅPero cu√°nto de esos t√ļ tienes?‚ÄĚ. Y despu√©s dice: ‚Äú¬°Es verdad que t√ļ con los t√≠teres nunca has tenido miseria!‚ÄĚ

En la actualidad tengo un novio a quien quiero mucho y tambi√©n ha sabido entenderme de una manera fascinante. Me da todo el espacio, y yo nada m√°s tengo que abrir la boca y √©l se vuelve como loco, porque es un super productor. En Las Tunas hab√≠a cosas con las que no pod√≠a so√Īar, pero aqu√≠ en Camag√ľey s√≠ puedo. Aqu√≠ existen impresoras 3-D, otros materiales que all√° no ten√≠a, e instrumentos para poder construir.

Mi novio compra un serrucho o una caladora y me dice: ‚ÄúMira, para los t√≠teres‚ÄĚ. √Čl sabe que lo que m√°s me gusta es tener una cierta soltura con los materiales y los instrumentos para poder trabajar. ¬†

Tambi√©n en este momento tengo a Mar√≠a Carla Su√°rez como productora, comunicadora, vecina y tambi√©n violinista, y como actor a Yunior Vergara. Yo nada m√°s tengo que esbozar una idea y ya ellos est√°n so√Īando conmigo y buscando, porque para poder so√Īar con el t√≠tere hay que concretar much√≠simo. Con las ayudas que me dan esas personas me siento muy afortunada.

Foto Cortesía de Heidy Almarales

Cuando se analiza la visualidad de tus espect√°culos se descubre una est√©tica muy particular en cuanto a construcci√≥n, movimiento del int√©rprete y animaci√≥n de las figuras. El trabajo que has desarrollado con La Chimenea es bastante distintivo dentro del panorama titiritero cubano, aun cuando se puedan encontrar puntos comunes con otras est√©ticas. ¬ŅCu√°les son tus referentes?

Cuando era ni√Īa no tuve referentes de teatro de t√≠teres. Mis referentes ten√≠an que ver con la pl√°stica. Mi madre es ingeniera civil y mi padre tambi√©n. En la casa hab√≠a muchos libros sobre arquitectura donde aparec√≠an planos. Libros sobre artes pl√°sticas que miraba desde muy peque√Īa para entretenerme. As√≠ conoc√≠ a Vel√°zquez, a Van Gogh, a Goya y a muchos pintores que aparec√≠an en los libros de arte cubano.

Recuerdo que hab√≠a un libro que te explicaba c√≥mo mezclar los colores y qu√© texturas recibir seg√ļn si era √≥leo o era acuarela. Aquello me fascinaba porque quer√≠a ser pintora. Ese anhelo mut√≥ con el tiempo, evidentemente, pero las artes pl√°sticas est√°n ah√≠ como referente. Mis influencias tienen que ver, en gran medida, con un universo cinematogr√°fico, con el tipo de dibujo animado que vi siendo ni√Īa, con el tipo de pel√≠culas que veo.

Tambi√©n tengo un primo que estudi√≥ en el ISDI y era fan√°tico al universo manga. Entonces me fascin√© con ese otro tipo de dibujos animados donde la l√≠nea era otra. Despu√©s crec√≠ y comenc√© a leer. Encuentro en la literatura im√°genes con las que sue√Īo, proyectadas de otra manera. Tambi√©n hay m√ļsicas que me transmiten muchas sensaciones.

Un poema de Rimbaud me fascina, como me puede fascinar Claro de luna, de Beethoven, como me pude encantar una serie de anime o la m√ļsica de los videojuegos.

Con el tema de los referentes me doy cuenta de que no existe un l√≠mite entre una cosa y la otra. Creo que el arte est√° muy mezclado. Me fascina la danza y el lirismo del movimiento. C√≥mo el cuerpo solo puede comunicar prescindiendo de la palabra o c√≥mo un sonido puede ser la voz, son algo que me seduce mucho. Todo se vuelve un elemento fundamental para poder crear un lenguaje m√°s plural, y a veces prescindiendo de la a√Īorada palabra.

Fotos cortesía de Heidy Almarales
obra My Valentine

En tu trabajo est√°n presentes la intimidad y el juego con los sentidos como recursos expresivos que, de alguna manera, sustituyen a la palabra. ¬ŅPor qu√© eliges esta forma de comunicaci√≥n con el p√ļblico?

Primero es un gusto personal. Existen muchas formas de comunicar. Muchas veces nos quedamos con el pensamiento, de que el t√≠tere tiene que comunicar necesariamente a trav√©s de la palabra del actor, que se vuelve la voz del mu√Īeco. Para m√≠ es fundamental explorar otra zona y encontrar el refugio en la comunicaci√≥n desde otros planos.

El personaje no es solo el que cuenta su historia sino la situación en la que se encuentra. Como prescindo de la palabra, en la mayoría de las veces, es importante que todo el entorno conspire y comunique. Por eso me gusta esta manera más sensorial. Por eso me gusta hacerlo un poco más íntimo, desde la cercanía.

Eres actriz, directora, dramaturga, dise√Īadora y tambi√©n gestora de eventos. ¬ŅC√≥mo lidias con esos roles tan complejos a la vez?

Creo que forma parte tambi√©n de mi entrenamiento como actriz. Estoy en un espacio de b√ļsqueda y lidiar con eso no es tan complicado. El no saber, en primera instancia, no es problema. Nadie nace sabiendo. Lo importante es buscar personas que sean capaces de asesorarte y poder dialogar con ellos de manera limpia y emp√°tica.

Organizar un evento es intenso y lidiar con factores externos puede llegar a ser complicado, pero creo que crecerse ante la adversidad es fundamental.

Yo solo necesito un espacio para poder crear, pensar bien las cosas, y tratar de ser lo m√°s consecuente posible. Hasta ahora he tenido ese espacio.

Lo √ļnico que siento mucho es que a veces las personas no est√°n tan dispuestas. Uno no crea solo, uno necesita de otras personas. A veces me pone triste que la gente de mi generaci√≥n, en alg√ļn punto de la historia, no les interesa salirse de ciertas zonas de confort. Y a veces uno tiene que trabajar con ese tipo de personas para poder hacer lo que quiere, tanto un evento como una obra. Pero siempre trato de ver las cosas desde un punto de vista positivo. Entonces trato de ser flexible y no tan intransigente, para estar m√°s abierta a nuevas posibilidades, y eso creo que ha sido la carta que me hace realizar mejor las cosas.

De los eventos teatrales en los que has participado, ¬Ņcu√°l de ellos te ha aportado m√°s?

Todos han sido importantes para m√≠ porque me han mostrado la variedad de recursos y de est√©ticas. Pero el evento que m√°s me ha marcado es el Magdalena sin Frontera, en Santa Clara, organizado por Roxana Pineda. Aunque no he participado en talleres que tengan que ver directamente con el universo del t√≠tere, me han sido de mucha utilidad las herramientas que dan las maestras. Pas√© un taller con Julia Varley y otro con Cristina Castrillo y ambos han sido fundamentales en mi forma de hacer teatro. Me ense√Īaron a trabajar la dramaturgia espectacular, a pensar a trav√©s de partituras esc√©nicas. El evento tambi√©n me posibilit√≥ ver a maestras como D√©vora Hunt que est√°n especializadas en zonas titiriteras y a otros grupos del patio como La Salamandra. Mi vida en el teatro tuvo un antes y un despu√©s luego del Magdalena. Ha sido un referente rotundo para m√≠.

Fotos cortesía de Heidy Almarales
obra My Valentine

¬ŅCu√°nto aport√≥ al desarrollo de La Chimenea un espacio como Zona en Progreso liderado por Rub√©n Dar√≠o Salazar?

Ese espacio que Rub√©n Dar√≠o logr√≥ generar ha sido fundamental. Una herramienta que ha alentado a muchos. Cuando presentamos siete escenas de El C√≠rculo, como parte del proyecto, est√°bamos muy contentos, porque en aquel entonces no exist√≠a una academia de t√≠teres, ni un espacio de formaci√≥n de titiriteros. Aunque el teatro es uno solo, esa fue la primera vez que tuvimos a tantas personas dispuestas a ayudar desde el universo del t√≠tere. Confrontar nuestras b√ļsquedas con especialistas de toda Cuba y de otros lugares fue una gu√≠a para saber si lo que est√°bamos haciendo ten√≠a un valor.

Zona en Progreso fue justo esa mira que necesit√°bamos para poder estar mucho m√°s seguros del camino que quer√≠amos tomar. Este proyecto no solo se quedaba en el proceso de trabajo, sino que permiti√≥ presentarnos en el Festival de Teatro de Camag√ľey. Y ese fue un motor. Yo siempre le estar√© agradecida a Rub√©n porque no son muy comunes los espacios donde se escuche a voces j√≥venes de una forma respetuosa y poniendo la formaci√≥n y el crecimiento en primer plano. Creo que todos los que pasamos por esa experiencia nos sentimos muy felices. Nos puso el bander√≠n en alto porque nos daba un voto de confianza y una exigencia al presentarnos en Camag√ľey o en el Taller Internacional de T√≠teres. Zona en Progreso nos legitim√≥, nos apreci√≥ nos visibiliz√≥. Rub√©n ha sido siempre un entusiasta del mundo de los t√≠teres, pero tambi√©n un entusiasta de la juventud. Y le voy a estar agradecida eternamente por eso.

Fotos cortesía de Heidy Almarales
obra My Valentine

¬ŅQu√© es para ti el teatro?

El teatro es, ha sido, el proceso en el que m√°s me he visto crecer. En el teatro he logrado rebasar las distancias y ciertos temores. Es mi mayor catarsis. Es el lugar donde puedo asumirme de otras maneras. Es un camino para m√≠ un tanto incierto porque no s√© qu√© voy a hacer en un futuro. En un futuro lejano no s√© en qu√© punto podr√≠a estar, pero ese es el camino que quiero seguir. Hacer teatro es la sensaci√≥n m√°s gratificante que he tenido en mi vida, me reta, me provoca, me hace estar todo el tiempo inquieta. El teatro me da un margen de b√ļsqueda tan rico que siento que es como una escuela abierta. Todav√≠a tengo la capacidad de poderme asombrar con los procesos y eso me trae mucha felicidad.

 


Teatro de secretos a la luz de la Luna

Camag√ľey es una ciudad que atrapa por su misticismo, quiz√°s por esa raz√≥n guarda una relaci√≥n especial con el teatro. No sorprende entonces que una cita teatral diferente como Frontera Cero haya nacido en tierras agramontinas y que su carta de presentaci√≥n sea Secretos bajo la luna, una creaci√≥n sui generis dentro de la escena cubana contempor√°nea. La obra, si podemos aplicarle este t√©rmino convencional, es el m√°s reciente estreno del grupo La Chimenea, dirigido por Heidy Almarales Sierra.

Fotos: Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey, julio 2022

No se puede esperar que la cr√≠tica encierre una lectura hermen√©utica de esta experiencia, pues resulta ineficiente para aquello que encuentra su sentido pr√°ctico en detonar desde la acci√≥n performativa una situaci√≥n teatral plagada de interpretaciones subjetivas. Intentemos contra a trav√©s de la vivencia. Un sitio conocido, el Casino Campestre, ve transformado su movimiento cotidiano y una acogedora mesa invita a reunir a los participantes. El sonido de una campanilla avisa por turnos de uno en uno a los espectadores a participar del ensue√Īo. Conducidos hacia otro espacio, se nos invita a tomar asiento, fumar un cigarro y beber una copa de vino mientras contempla una realidad protagonizada por objetos y figuras animados mediante los c√≥digos del lambe lambe.

La imagen dram√°tica presenciada es total y llena de interrogantes: ¬Ņa qu√© remite ese erotismo en el baile ejecutado sobre la base de lo que alguna vez fue una mu√Īeca de juguete? ¬Ņqui√©n la observa? ¬Ņpor qu√© un llanto interrumpe el deleite que produce escuchar Claro de Luna de Ludwig Van Beethoven? Poco a poco caemos en certezas: el espacio que nos hicieron creer que domin√°bamos ya no nos pertenece, somos un objeto m√°s al que deciden qu√© mostrar. La obra ha alcanzado su tercer escenario de conflicto: nuestra mente y el juicio de la conciencia.

Foto Cortesía de Heidy Almarales

Conseguir que esta fantasía cobre vida desde la teatralidad solo se explica por la consolidación en la práctica estética y técnica de Teatro la Chimenea. El reparo en cada detalle de una visualidad que remite a referentes de peso como el surrealismo, no puede limitarse a ser valorada como un mero recurso preciosista, sino que es indispensable para complementar la inmersión performática. De igual modo, el rejuego preciso con los objetos y su fantasía, además de apoyar en la transformación del espectador/personaje, ejercen funciones necesarias como la delimitación del tiempo dramático.

Todo pareciera estar calculado en este universo, quiz√°s solo es contradictorio la aparente libertad de elegir dada al p√ļblico y que pareciera un aspecto que a√ļn no se encausa en el flujo po√©tico de toda la creaci√≥n. Lo cierto es que un teatro distinto arde hoy en Cuba, y parece que ha de llegar lejos con su humo.


Habr√° fe

El encuentro de quienes creen en el teatro como acto de fraternidad creativa debe cerrar siempre con un espect√°culo que deje fe en nuevos caminos sin fronteras. Pero, ¬Ņc√≥mo encontrar el homenaje teatral aut√©ntico que resuma en su esencia el esp√≠ritu de j√ļbilo, sacrificio, herej√≠a, obstinaci√≥n y catarsis personal propio de la creaci√≥n esc√©nica? Frontera Cero acaba hace unos minutos de dar por cerrada su primera utop√≠a con la obra Pan para la fe, puesta en escena de la agrupaci√≥n guantanamera Teatro de la totalidad, y que ya quedar√° como una ofrenda para esta congregaci√≥n.

Fotos: obra Pan Para la Fe. Teatro de la Totalidad
Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey julio 2022

La b√ļsqueda del hombre, como confiesa el texto, es la acci√≥n total y aut√©ntica que resume esta experiencia. ¬ŅQu√© ha sido la historia del teatro sino la b√ļsqueda de s√≠ mismo hecha por el int√©rprete a trav√©s de su cuerpo cargado de recurso t√©cnicos para contar historias que de forma parad√≥jica resuman su verdadero yo? Es este el impulso armonizado desde la escena por el director Geordanis Carcac√©s a trav√©s de este unipersonal que juega con las esencias del teatro musical, la narraci√≥n oral, el arte declamatorio e incluso, sospecho, el lenguaje documental. Por La terraza de la AHS han desfilado esta noche las herencias, no siempre perceptibles, de Stanilavski, Brecht, Vicente Revuelta. El legado teatral cubano inmerso en el cuerpo del actor, de manera concreta en la presencia f√≠sica de Ferm√≠n Francel que hoy encerraba las voces de muchos. Un teatro pobre pero total, capaz de reafirmar que basta el escenario desnudo habitado por un ente expuesto ante el p√ļblico. Pero por vez primera tal axioma teatral nos convence como propio, porque se ha cargado de una verdad que agrupa la crudeza de nuestro presente y pasado en convivencia con la tradici√≥n real y maravillosa.

Fotos: obra Pan Para la Fe. Teatro de la Totalidad
Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey julio 2022

Confirmar lo antes expuesto podr√≠a hacerse a√ļn m√°s evidente en la m√ļsica que acompa√Īa el espect√°culo. Si Francel hace gala de su dominio del canto, la interpretaci√≥n, la recitaci√≥n, la expresi√≥n corporal y la danza, esta amalgama hace mitosis en el contrapunteo de sonoridades ejecutadas por el propio Carcac√©s y la realizaci√≥n musical de Marcos Antonio P√©rez Bou. Un sonido ca√≥tico y a la vez trabajado en sus detalles, certifica que aqu√≠ la m√ļsica no es simple gu√≠a de la acci√≥n dram√°tica. M√°s bien emerge como la prueba de que la verdad solo aflora en la multiplicidad de lenguajes puestos en funci√≥n de hermanar la idiosincrasia y lo comercial, la cultura popular y la llamada ‚Äúmarginalidad‚ÄĚ. Eso es la vida, eso trata de evocar el teatro como fin mayor en todos sus rumbos est√©ticos.

Fotos: obra Pan Para la Fe. Teatro de la Totalidad
Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey julio 2022

Escribo estas l√≠neas y siento que hablo del √ļltimo alegato de una agrupaci√≥n teatral, sin embargo, se trata de la iniciaci√≥n de un grupo. El esp√≠ritu de f√©nix no ha muerto en las tablas y la incertidumbre de sus nuevos puertos es el aut√©ntico y √ļnico pan multiplicable de los que a√ļn sentimos hambre ante la falta de fe.

Fotos: obra Pan Para la Fe. Teatro de la Totalidad
Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey julio 2022

Una jornada teatral desde la humildad y a favor del crecimiento profesional

Desde que supe de la gestaci√≥n de este evento comenc√© a indagar sobre sus objetivos o pretensiones. El pasado mes de junio visit√© Camag√ľey por otros motivos de trabajo y coincid√≠ con Heidy Almarales, actriz, directora del proyecto teatral La Chimenea y jefa de la secci√≥n de Artes Esc√©nicas de la filial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Aprovech√© para hablar con ella de diferentes asuntos y entre estos del evento, su concepci√≥n y organizaci√≥n. Desde aquella conversaci√≥n compart√≠ mi inter√©s por participar y apoyar espacios de esa naturaleza casi borrados del panorama esc√©nico y teatral en Cuba, tan necesarios y aclamados, para potenciar la labor e inquietudes art√≠sticas de los m√°s j√≥venes teatristas cubanos en un ambiente interactivo y fraternal.

Sabemos que la AHS organiza el Festival de Teatro Joven como el principal espacio de encuentro de la m√°s joven creaci√≥n teatral cubana, que el Consejo Nacional de las Artes Esc√©nicas (CNAE) contiene el circuito de los m√°s grandes y reconocidos eventos de teatro a nivel nacional e internacional. ¬ŅPor qu√© organizar otro m√°s? Hay zonas de la creaci√≥n teatral, no incluidas en muchas en ocasiones, en estos espacios ya legitimados, que necesitan de oportunidades para visibilizar su trabajo. Grupos y creadores con propuestas sumamente interesantes, hasta novedosas, que existen y son invisibilizadas dentro del panorama teatral cubano actual.

Heidy, desde su provincia natal Las Tunas ha venido trabajando con su proyecto La Chimenea, lleg√≥ a Camag√ľey vi√©ndose en la necesidad de integrar colectivos provinciales establecidos como Gui√Īol Camag√ľey y conviviendo durante un tiempo en la sede de Teatro del Viento, para poder estar amparada profesionalmente y realizar sus producciones. Como n√≥mada estuvo Heidy, intentando estabilizarse para hacer posible sus anhelos y siempre manteniendo La Chimenea por sobre cualquier contratiempo, hoy su casa es su taller y la AHS, su otra casa, su principal escenario.

La Chimenea, fundada en el 2014 con la intenci√≥n de hacer teatro de t√≠teres o figuras para j√≥venes y adultos, surge como necesidad creativa para reinventar sucesos y personajes, hacer de esos elementos historias: contar todas o ninguna. Acudir a elementos no menos confusos que los t√≠teres, ir a lo simb√≥lico, a lo metaf√≥rico a trav√©s de la materia, el discurso de lo oscuro, de lo que no se dice del todo. El texto dram√°tico nacido de la naturaleza presencial de la figura animada y su peculiar contexto, ayudan a revelar esos espacios indeterminados dentro de La Chimenea con solo, dos integrantes, emprendi√≥ su camino por dos estudiantes de la Universidad de las Artes ISA. La participaci√≥n en el evento Magdalena sin fronteras, ha sido piedra angular para potenciar el camino del grupo, recibiendo los talleres magistrales por Julia Varley (2011) y por Cristina Castrillo (2017), como experiencias formativas y referenciales de este proyecto cubano. Desde el 2015 La Chimenea forma parte de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, primero en Las Tunas, provincia que fue sede del proyecto y luego en 2019, en Camag√ľey, donde reside actualmente.[1]

Fotos: Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey, julio 2022

La historia de vida de una artista como Heidy, sin encasillamientos, que es mucho m√°s extensa y heterog√©nea, desde su pasi√≥n por el dise√Īo, por el dibujo y por la arquitectura, hasta por la construcci√≥n de t√≠teres, as√≠ como su af√°n porque cobren vida, con una manipulaci√≥n meticulosa y obsesiva, tambi√©n han influido en que ella se haya planteado y defendido la propuesta de organizar este evento como espacio diferente para la confluencia y convivencia de j√≥venes teatristas cubanos o for√°neos.

‚ÄúFrontera Cero‚ÄĚ no es solo desdibujar procesos convencionales de la creaci√≥n teatral que enfrentan cada uno de los colectivos de teatro en el pa√≠s, es romper las fronteras entre la investigaci√≥n, la creaci√≥n, la cr√≠tica, la promoci√≥n, las est√©ticas y po√©ticas particulares‚Ķ y de todos los procesos por los que se transita para producir una puesta en escena, me comentaba Heidy en una ocasi√≥n. As√≠ como tambi√©n la oportunidad para creadores y colectivos que han devenido de otros grupos o compa√Ī√≠as con una vasta trayectoria, m√°s reconocidas, que carecen de espacios propicios para la confrontaci√≥n art√≠stica a favor del crecimiento profesional, que no logran circular su trabajo a nivel territorial o fuera de este, que no participan con frecuencia en espacios formativos como talleres o cursos para su superaci√≥n, aquellos que les interesa y desean dialogar con otres, compartir experiencias y construir en colectivo. ‚ÄúFrontera Cero‚ÄĚ es tambi√©n una estrategia de gesti√≥n art√≠stica para favorecer estas zonas alternativas, inmediatas, desprovistas e invisibilizadas de la creaci√≥n teatral cubana.

Fotos: Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey, julio 2022

La jornada del 1ro al 3 de julio abri√≥ con la presentaci√≥n de una muestra de la obra Secretos bajo la Luna por La Chimenea, en la Glorieta del Casino Campestre. Una especial presentaci√≥n de teatro de figuras para un solo espectador que atrap√≥ y desconcert√≥ a parte del p√ļblico. En la noche de ese 1ro de julio nos reunimos en la sede de la AHS para celebrar oficialmente la apertura del evento con m√ļsica en vivo, poes√≠a y las palabras inaugurales a cargo de Almarales, organizadora de la jornada.

El programa de esta primera edici√≥n fue totalmente intencionado, peque√Īo en cantidad, diverso y exquisito en g√©neros teatrales, formatos, est√©ticas y en momentos para la superaci√≥n, el pensamiento y an√°lisis de cada una de las propuestas. Desde Villa Clara lleg√≥ el vers√°til grupo Teatro sobre el camino, con la direcci√≥n de Rafael Mart√≠nez y dos puestas en escena diferentes, el mon√≥logo Frontera S.A. que trata desde una visi√≥n universal el tema de ‚Äúlas fronteras‚ÄĚ en la humanidad; y la historia de Amanda, una ni√Īa cubana de diez a√Īos, negra, gorda, humilde, que quer√≠a parecerse a la cantante colombiana Shakira, en la obra Paradigma o ¬°Ay, Shakira! Una representaci√≥n del trabajo de este grupo con una trayectoria de trece a√Īos que ha ido marcando como sello del mismo el teatro de figuras para todo p√ļblico.

Fotos: Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey, julio 2022

Teatro sobre el camino no ha tenido un camino directo, valga la redundancia, para desarrollar y posicionar su trabajo. Cuenta con un variado repertorio, cuyas obras abordan temas emergentes y altamente pol√©micos sobre la naturaleza del ser humano y sus relaciones en materia de g√©nero, sexualidad, discriminaciones, violencias, as√≠ como tratar temas tradicionalmente considerados como ‚Äútab√ļ‚ÄĚ dentro del teatro para los infantes. En el 2009 cuando se cre√≥ el grupo, la mayor√≠a de sus integrantes no eran profesionales, eran personas que ven√≠an de diversas formaciones con deseos de hacer teatro, fue un camino de formaci√≥n, como un grupo escuela, que ha ido buscando su propia identidad a trav√©s del estudio y de la investigaci√≥n constantes.[2] En la actualidad el grupo forma parte del cat√°logo de artistas esc√©nicos de la AHS y del Consejo Provincial de las Artes Esc√©nicas de Villa Clara, luego de diez a√Īos de trabajo ininterrumpido a√ļn sin haber estado amparados por estas instituciones, no ces√≥ de crear, de presentarse y crecer desde su sede en el barrio de Santa Clara.

El work in progress La raz√≥n de mi Drag por el actor y performer italiano-argentino Ryan Dellas Sala, art√≠sticamente Grasa Guevara, fue la √ļnica presentaci√≥n extranjera dentro de la programaci√≥n. Proceso donde se integran t√©cnicas, tendencias, corrientes, est√©ticas y recursos audiovisuales como el youtuber, el video mapping, utilizados para colocar en escena causas defendidas por Ryan que desde el 2010 decidi√≥ a trav√©s del teatro tomar partido como activista pol√≠tico y social argentino, de la comunidad LGBTIQ+.

Para cerrar el programa de presentaciones llegaron desde Guantánamo los chicos de Teatro de la Totalidad, liderados por Geordany Carcasés, con Pan para la Fe escrita por Fermin Francel Figueredo, actor que protagoniza este unipersonal. Una obra que surge a partir de la realización musical, luego el texto, la danza y la representación para contar la sensible historia del personaje central, Ramón Góngora Socarrás, sobre el tema de la migración. Pan para la Fe, para que nunca falte la fe y siempre haya ese pan que la alimente…, como dice el propio Fermin[3].

Teatro de La Totalidad se funda en 2019, naciendo del entonces Teatro Dram√°tico de Guant√°namo, se separa abogando por la multiformidad sincr√©tica, por la interrelaci√≥n o fusi√≥n de disciplinas art√≠sticas y esc√©nicas como la m√ļsica, la danza, partiendo de la base teatral y de una fuerte tradici√≥n del teatro musical en la provincia y en el pa√≠s, que pretende defender. Totalidad como t√©rmino tambi√©n connota la necesidad de confrontar tem√°ticas con diferentes p√ļblicos, incluso para p√ļblico infantil en edad no escolar. Integrado en su mayor√≠a j√≥venes actores y actrices, Teatro de La Totalidad ha ido ganando en participaci√≥n y reconocimiento, ocupando diferentes espacios de presentaci√≥n y de socializaci√≥n de su trabajo en festivales, eventos y encuentros con la cr√≠tica teatral.[4]

Fotos: Cortes√≠a del evento Frontera Cero, Camag√ľey, julio 2022

Otra zona de esta ‚ÄúFontera Cero‚ÄĚ fueron los espacios del Taller sobre la Dramaturgia Pro-Activa, brindado por el camag√ľeyano Freddys N√ļ√Īez, l√≠der del grupo Teatro del Viento, quien expuso las caracter√≠sticas de este sistema o metodolog√≠a de trabajo que ha implementado en su grupo, con sus actores. El espacio de pensamiento Frontera Cero: Urgencias, estrategias para el desarrollo, procesos creativos, rico en debate, criterios, experiencias y an√°lisis m√°s all√° de las puestas en escena presentadas, de los procesos creativos de estas obras por actores, teatr√≥logos, periodistas y otres participantes.

Esta Frontera ha sido un punto de partida urgente que promete trascender y mantenerse, crecer como una comunidad creativa por la evoluci√≥n de la joven creaci√≥n teatral cubana actual y por la existencia de un espacio alternativo m√°s que expositivo, de di√°logo, confrontaci√≥n y de creaci√≥n de procesos art√≠sticos emergentes, donde deber√≠an aunarse m√°s fuerzas a√ļn que apoyen intenciones como estas, territoriales y del sistema de las Artes Esc√©nicas cubanas, u otras relacionadas a la actividad teatral en Cuba.

 

*La autora es socióloga e investigadora. Directora del Centro de Investigaciones del Consejo Nacional de las Artes Escénicas y miembro de la sección de Crítica e Investigación de la Asociación Hermanos Saíz.

 

Notas:

[1] Tomado del currículo de La Chimenea.

[2] Tomado de una rese√Īa sobre la trayectoria de Teatro sobre el camino.

[3] Entrevista a Fermin Francel Figueredo Su√°rez, actor de Teatro de la Totalidad, 3 de julio de 2022.

[4] Tomado del currículo de Teatro de La Totalidad.


Ocho historias para un domingo con Maikel Ch√°vez

Aun con olor a tinta, a impresi√≥n reciente, Maikel Ch√°vez (Villa Clara, 1983) tiene en sus manos Ocho historias para un domingo, compilaci√≥n de sus obras de teatro para ni√Īos.

Lo ha visto crecer como un hijo, aunque parezca com√ļn la frase. Los textos han cobrado vida en la p√°gina en blanco, luego la mayor√≠a ha subido a escena en diferentes grupos‚Ķ Y personajes como Federico Valdemar, de la obra Un mar para Tatillo, con el que obtuvo en 2008 el Premio Dora Alonso, de Tablas Alarcos, en su primera edici√≥n, han llegado al p√ļblico desde las ondas de Radio Progreso, las redes sociales, la televisi√≥n y el cine, en un proyecto dirigido por Alexander Rodr√≠guez para Animados Icaic.

M√°s que antolog√≠a, este texto publicado por Ediciones Alarcos en su colecci√≥n Aire Fr√≠o, es ‚Äúuna suerte de memorias teatrales de una √©poca fervorosa en el teatro para ni√Īos en Cuba; de mi intercambio con Teatro P√°lpito, de mis aciertos y lunares, de premios y desaires, de herramientas de construcci√≥n textual en ascenso y descenso por momentos. Pero m√°s que todo, es una invitaci√≥n a conocer esos sue√Īos de un mundo pasado por mis ojos con el matiz de quererlo ver casi perfecto. Es la recreaci√≥n o construcci√≥n de una nueva realidad desde la escena‚ÄĚ que le es vital, nos cuenta Maikel.

‚ÄúMuchos escritores dir√°n que el universo de la conformaci√≥n del libro es extraordinario, que lo disfrutan a mares porque van viendo surgir a sus hijos paso a paso. La verdad es que he tenido muchas experiencias que distan de esa afirmaci√≥n, pues una vez entregas tu texto y te re√ļnes con el editor o editora, pocas veces ocurre que est√°s inmerso en un verdadero proceso creativo donde todo funciona (como ut√≥picamente debe ser) tal cual mecanismo de relojer√≠a, de toma y daca, de prueba y error, de convite creciente en el que se va edificando el nuevo ser: el libro. Por suerte, Ocho historias para un domingo llega para corroborar que ese tipo de procesos s√≠ pueden ser posibles, pues m√°s que un libro, es el reencuentro de un grupo de amigos que so√Īamos a trav√©s de sus planas y fuimos creando durante a√Īos esa personita, que ya se nos ha convertido en un adolescente y por el cual celosamente velamos cada paso‚ÄĚ.

Con concepto, selecci√≥n y comentarios del Premio Nacional de Teatro Rub√©n Dar√≠o Salazar, edici√≥n de Josefa (Fefi) Quintana Montiel, cubierta de Marietta Fern√°ndez y composici√≥n de Lisandra Fern√°ndez, estas obras teatrales funcionan ‚Äúcomo una suerte de cartograf√≠a o mapa de vida donde podemos volver a momentos en los que estuvimos implicados un grupo de creadores en el pujante acto de la creaci√≥n esc√©nica. Obras que han subido a escena en su gran mayor√≠a, por no decir todas, y en la que como dramaturgo tuve la suerte del encuentro con equipos de realizaci√≥n extraordinarios que en m√°s de una ocasi√≥n me hicieron replantear escenas y conceptos‚ÄĚ.

El cuaderno inicia con Con ropa de domingo y cierra sus p√°ginas con Vida y milagro de Federico Maldemar, texto que ‚Äúdeja abierto el libro a nuevos caminos para mi escritura‚ÄĚ, y que aparece publicado, adem√°s, en el n√ļmero 1-2 de la revista Tablas de 2021.

Sobre este √ļltimo, la ensayista Marilyn Garbey escribi√≥: ‚ÄúEsta pieza es como un juego de ni√Īas y ni√Īos, donde ellas son las que se rebelan ante el uso desmedido del poder. Por aqu√≠ desfilan personajes de cuentos, leyendas, dibujos animados. Y los t√≠teres expresan los deseos infantiles: aquella quiere ser la princesa encantada a quien despierta el pr√≠ncipe con un beso, √©l quiere ser una marioneta como Pinocho, hacer un collar de estrellas para su mam√°, ser rescatado por su pap√° del vientre de una ballena. La publicaci√≥n de este texto propiciar√° futuros montajes en los que actores y t√≠teres renueven el deseo de jugar a trasformar el entorno en que vivimos. No m√°s guerras, no a la destrucci√≥n del planeta, no a la intolerancia‚Ķ Si el Conejo Blanco nos recuerda que no hay l√≠mites en los sue√Īos, Federico nos alerta: ¬ęDe qu√© sirven los sue√Īos si no luchamos por lograrlos¬Ľ, Vida y milagro‚Ķ debiera volver a escena en estos tiempos de pandemia. Sus personajes insisten en que es posible preservar el planeta y vivir en paz‚ÄĚ.

Mucho de esto encontraremos en las p√°ginas de Ocho historias para un domingo.

En el libro ‚Äďasegura el tambi√©n actor y locutor‚Äď ‚Äúno hay m√°s que un recorrido por mis a√Īos en la escena teatral desde que entr√© a Teatro P√°lpito en el a√Īo 2001 y de otras agradables experiencias con compa√Ī√≠as tan prestigiosas como Los Cuenteros. Abro el libro, y siento su olor a p√°gina reci√©n impresa, pero tambi√©n vienen a mi mente una galer√≠a de personas que estuvieron implicadas en cada una de esas obras y que fueron perfilando al Maikel Ch√°vez dramaturgo y actor, pues he tenido la dicha de tambi√©n haber actuado en todas. Esta suerte funciona tambi√©n como boomerang, ya que en muchas de esas obras, lo que escrib√≠a no funcionaba y en el montaje, en los ensayos el Maikel actor criticaba y se burlaba del Maikel escritor. Por esta raz√≥n Rub√©n aqu√≠ funciona m√°s que como prologuista, como una suerte de amigo que ha estado presente en festivales y funciones, que ha visto y seguido de manera cercana mi carrera, viendo aciertos y lunares. √Čl mismo fue mi oponente en la tesis de teatrolog√≠a, que casualmente realic√© enfoc√°ndome en el trabajo de los actores de Teatro P√°lpito y c√≥mo Ariel Bouza, desde sus experiencias heredadas por Vicente Revuelta, Filander Funes y Bertha Mart√≠nez, fue creando una manera nueva de dirigir a sus actores. De cierta manera detr√°s de estas ocho obras teatrales hay gran parte de esas experiencias‚ÄĚ.

En el pr√≥logo Rub√©n Dar√≠o Salazar ‚Äúse toma las licencias de colarse entre hojas, despu√©s de pasada la lectura de varias obras y hacer comentarios, narrar an√©cdotas, r√≠e, se emociona, evoca recuerdos y personajes que marcaron mi vida y de cierta manera la vida teatral de aquel entonces‚ÄĚ, y que hoy respiran en las p√°ginas de este libro.

Los textos de El mundo de Federico Maldemar ‚Äďtrilog√≠a incluida en Ocho historias para un domingo, protagonizada por el personaje que ha marcado la obra dramat√ļrgica de Maikel y ganado terrenos tambi√©n como creaci√≥n transmedial‚Äď est√°n ‚Äúunidos por la presencia constante del malvado Federico Maldemar, un antirrat√≥n que no come queso ni chocolate. Leeremos a Federico en el circo. Federico interactuando nada m√°s y nada menos que con Don Quijote de La Mancha. Federico en el origen de su propio mundo: una oscura alcantarilla lleva de cientos de ratones [‚Ķ] Maikel redime al malvado Federico Maldemar en el cierre de la trilog√≠a. Nos lleva hasta su infancia convulsa y concluye cambi√°ndolo y haci√©ndolo apostar por un mundo mejor. El mundo al que aspira el mismo Maikel, al que aspiramos todos‚ÄĚ, escribe Rub√©n Dar√≠o en el pr√≥logo.

Mientras que la editora Fefi Quintana escribe en la nota de contraportada de que as√≠ como es Maikel ‚Äďexcelente actor y titiritero, buen dramaturgo, esa persona que ‚Äúte contamina, te contagia, te transmite todo lo positivo que hay en √©l‚ÄĚ‚Äď as√≠ ‚Äúson sus piezas teatrales. Llenas de juegos y canciones, de colores y ense√Īanzas, de preocupaci√≥n por la realidad circundante y voluntad para mejorarla, de magia e inocencia, de gracia inigualable y profundo sentido de la amistad, de mucho humor y amor desbordante‚ÄĚ. Ocho historias para un domingo nos abre las puertas a su universo teatral, de la mano de los personajes que lo pueblan ‚Äďguiados por Federico Maldemar, el peculiar rat√≥n que ha acompa√Īado a ni√Īos y adultos no solo en las ondas de Radio Progreso‚Äď y de las fantas√≠as posibles, por hermosas y necesarias, en la vida y en la escena.

 


¬ęLa escritura puede ser un largo viaje hacia la noche¬Ľ

Leonardo Estrada Vel√°zquez es un joven dramaturgo que persigue a la escritura en su largo viaje hacia la noche. Con motivo de la publicaci√≥n de su obra teatral Ludoteca, bajo el amparo del sello de Ediciones La Luz, me acerqu√© a √©l. En este di√°logo, muy semejante a otros que hemos tenido en la Asociaci√≥n Canaria de Cuba o en el Instituto Superior de Arte (ISA), Leonardo revela sus sue√Īos, sus influencias, sus obsesiones como escritor, la senda que lo conduce en busca de un nuevo texto y una historia por contar.

¬ŅSientes que al elegir la dramaturgia como tu campo de creaci√≥n fundamental sucedi√≥ un cambio en tu concepci√≥n po√©tica del mundo?¬†

S√≠. La dramaturgia es un concepto sem√°nticamente complejo y abarcador. Complejo porque hay muchas dicotom√≠as sobre qu√© significa la dramaturgia y cu√°l es su marco conceptual y formal. Muchas personas sit√ļan la dramaturgia en el mundo netamente de la escritura; sin embargo, ella nos ofrece un amplio abanico de posibilidades que se adentran en planetas visuales, sonoros, cinematogr√°ficos, danzarios‚Ķ como v√≠a l√°ctea de la creaci√≥n.¬†

El concepto de dramaturgia comienza a concebirse durante el Teatro de la Ilustración. Existe, entre los ilustrados, un investigador y crítico alemán llamado Gotthold Lessing quien, en su libro La Dramaturgia de Hamburgo, recopila una serie de ensayos en el cual analiza el teatro alemán de su época. Dentro de sus notas aparece el término dramaturgie, o sea, dramaturgia. Pero, obviamente, es una noción compleja pues ya en Grecia, Esquilo, Sófocles y Eurípides eran conocidos como poetas, y si hoy se les presentara quizás se haría utilizando el denominativo dramaturgo.

Asimismo, resulta abarcador porque la dramaturgia no solo nos ayuda a componer, estructurar, delinear las capas, niveles y categor√≠as de un texto escrito, sino tambi√©n act√ļa en los otros rubros que te mencionaba. Cada uno posee textualidad espec√≠fica y aut√≥noma, un lenguaje, signos que articulan su trazado. Hay much√≠sima dramaturgia en los gestos, movimientos y miradas de una persona, como mismo en la simetr√≠a, en el uso de la l√≠nea, el color o la luz concernientes a un cuadro; hay much√≠sima dramaturgia en la ag√≥gica, el ritmo, el comp√°s, la instrumentaci√≥n de una pieza musical; hay, por as√≠ decirlo, much√≠sima dramaturgia en la vida y sus situaciones.

Todo lo anterior representa mi noci√≥n del mundo. Admitir ese mundo sin procesos dramat√ļrgicos equivaldr√≠a a la inexistencia de mi yo. Quiz√°s te puedo decir que antes de conocer la dramaturgia, mi cosmos intelectual se notaba difuso. Solo al conocer la dramaturgia cobr√≥ personalidad, forma y sentido.

¬ŅC√≥mo se transmuta la poes√≠a en dramaturgia, y viceversa?

Es un proceso org√°nico y fluido, pero tambi√©n de convivio, es dial√©ctico, ef√≠mero, denso y contradictorio. Desde hace much√≠simos siglos atr√°s la poes√≠a y la dramaturgia eran asumidas como ese acto creativo, imitativo y comunicativo de una persona que conten√≠a una determinada sensibilidad gracias a ser pose√≠do por alguna deidad o fuente c√≥smica. Los poetas o dramaturgos (si se quiere) eran sencillamente creadores, y no exist√≠a esa diferenciaci√≥n de oficios o t√©rminos. Los m√ļsicos (coreutas) que cantaban ditirambos en honor a Dionisos fueron nombrados poetas (los textos de Plat√≥n y Arist√≥teles as√≠ lo constatan), incluso eran poetas los aedos y rapsodas que iban de pueblo en pueblo tocando la lira o aquellos que escrib√≠an para las procesiones en la H√©lade.

Hab√≠a tanta poes√≠a y dramaturgia en los poemas er√≥ticos de Safo a Lesbia, en La Epopeya de Gilgamesh o la Il√≠ada, de Homero como en Las Bacantes, de Eur√≠pides, en la construcci√≥n del Or√°culo de Delfos o el ag√≥n entre el coro y el corifeo ‚ÄĒseguido del hypokrit√©s‚ÄĒ, que marc√≥ un salto cualitativo en el origen del teatro. Todo este primer panorama es crucial para entender c√≥mo puede transmutarse la poes√≠a en dramaturgia y viceversa.¬†¬†

En mi caso, como escritor, puedo aseverar que el poeta no solo escribe desde esa condición espiritual de interpretar la vida misma y sus interioridades (mucho menos hoy, en donde el mercado juega un rol fundamental). El poeta, como el dramaturgo, requiere de una especialización, un oficio; luego, la maestría o dominio del saber hacer nos habla de la técnica. Es esa técnica la que facilita nuestro alumbramiento sobre las leyes de cualquier universo poético o dramático, y que nos induce a crear con un sentido pragmático, empleando formulas casi matemáticas una y otra vez. Significa una trasmutación de corte más científico, en la cual la poesía deviene signo y la dramaturgia resulta la poetización de ese signo.

El problema se agudiza cuando llegamos al espectador: cómo se trasmuta la poesía en dramaturgia y viceversa. Por situar dos tipos de receptores, está el consciente (como yo le digo) que tiene todo el feedback para decodificar ese lenguaje y experimentarlo, pero habrá quien no tenga toda esa consciencia y de todas maneras sienta, llegue a una realidad, su realidad, mediante ese acto comunicativo.

En resumen, poesía y dramaturgia se contienen, necesitan, desean y, por ende, trasmutan. La poesía y la dramaturgia como concepciones modernas quedan reducidas al género literario y escritural;  sin embargo, pueden estar en todo, solo hay que aprender a observarlas, interpretarlas y sentirlas con la técnica y el corazón.

¬ŅCu√°les son las diferencias esenciales entre Leonardo poeta y Leonardo dramaturgo?

El Leonardo poeta saca a la luz mi yo espiritual, ese que me remonta a mis or√≠genes como escritor en la Asociaci√≥n Canaria de Cuba, de la mano de mi otrora profesor y padre de la escritura, Rafael Orta Amaro. En aquella centuria, escrib√≠a m√°s bien con el af√°n de expresar algo, sin reparar en p√ļblicos y publicaciones o la definici√≥n de qu√© era aquello que hab√≠a plasmado en una hoja de papel. ¬°Eran tiempos v√≠rgenes y hermosos!, como un ni√Īo que da sus primeras pisadas y mira con asombro todo a su alrededor.

Mi parte dramat√ļrgica caracteriza otra etapa de mi vida que tiene que ver mucho m√°s con el despertar de una madurez como escritor (cuando digo escritor no me refiero a mi escritura netamente teatral, sino a cualquier tipo de texto que he redactado). Estudi√© Dramaturgia casi de casualidad (porque me comentaste con pasi√≥n la similitud de tales aprendizajes con el perfil del escritor) en la Universidad de las Artes (ISA): son teor√≠as y t√©cnicas que he ido puliendo a merced de trabajos concretos y que van en continuo aprendizaje.

Tras horas y horas de desvelo, desgaste, asperezas e incomprenciones debido a quienes no entienden o valoran tu trabajo, el Leonardo dramaturgo ya no solo escribe por amor o espiritualidad, sino pensando en hacer visible y también en comercializar la obra mediante un libro, una publicación digital o física, o a través conferencias, charlas, clases, talleres… Hay técnica y oficio en esta etapa, manipulas mucho más las palabras, las frases, los sonidos, los silencios y las acciones.

¬ŅAl estudiar Dramaturgia, tu oficio de poeta qued√≥ relegado a un segundo orden de importancia?

Quisiera pensar que no. Para m√≠ la poes√≠a representa ese aleph borgiano que nunca te abandona, espaciotemporalidad infinita donde todo confluye y que te transporta a lo m√°s rec√≥ndito del universo. La poes√≠a es luz, alma y vida, expresi√≥n c√≥smica y tangible del ser y el estar; aunque realmente ha pasado un torre√≥n de a√Īos desde la √ļltima vez que escrib√≠ un texto po√©tico puro.

Yo empec√© muy enamorado de la poes√≠a: redactaba sonetos, d√©cimas, cuartetas, tambi√©n verso libre. Gracias a la poes√≠a gan√© mis primeros premios (como el √Āngel Ganivet Internacional o los nacionales Ala D√©cima, Farraluque y Oscar Hurtado) y me insert√© en un mundo intelectual donde hab√≠a mucho de romanticismo tras cada palabra, lectura o tertulia.

Luego, una vez en el ISA, mis tiempos se redujeron y con ellos mis encuentros furibundos con la se√Īorita poes√≠a. Recuerdo que me seleccionaron para pasar el curso de la Escuela de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso. Vinieron a√Īos en que practiqu√© como narrador, m√°s tarde la escritura teatral y, paralelamente, el ensayo. En realidad, para graduarme como dramaturgo deb√≠a escribir teatro y, para vencer asignaturas te√≥ricas, deb√≠a redactar ensayos, investigar. As√≠, una vez concluida la universidad, qued√≥ esa savia en mis venas y la canalic√© en los trabajos realizados como ensayista, periodista y cr√≠tico, hasta que se envaneci√≥ mi parte poeta, y la poes√≠a y yo quedamos aislados, en galaxias dispares.¬†¬†

No obstante, quisiera creer que cuando nuestras supernovas se alineen, nos reencontraremos. Es imposible no amar a la poes√≠a. Es imposible no desearla. Es imposible no volver a ella. La poes√≠a se expresa en todo mi ser: cada parte de lo que pienso, siento, escribo o analizo. Mis ilusiones, enigmas, transiciones y necesidades corresponden irremediablemente a ella. La poes√≠a vive en m√≠: me gui√Īa un ojo, coqueta y desenfadada, record√°ndome que me pertenece y yo le pertenezco, como en una relaci√≥n matrimonial.

¬ŅQu√© temas te interesa abordar en un campo y otro de la producci√≥n est√©tica?

De manera global, me interesa todo tema que eval√ļe el ser desde lo social y lo existencial. Intento tomarle el pulso a los conflictos entre un individuo o un grupo de individuos con su contexto, a partir de sus intereses, objetivos, motivaciones, necesidades y urgencias.

Me apasionan temas en donde haya una suerte de destino prefijo que ahoga a los personajes y que ellos tratan de cambiar a toda costa; claro, muchas veces este destino los supera. Pacto con la violencia y el erotismo, también con la religión y la filosofía, en un corpus dramático que fusiona todo y se expresa desde una misma voz.

Por cierto, nunca faltan en mis textos seres con problemas patológicos: los psicóticos, psicópatas, delirantes, ladrones, asesinos… Me fascinan todos los matices que los componen. Incluso tiendo a colocar adolescentes en mis obras, y a sus reacciones dentro de toda esa gama de engendros.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?¬†¬†

Hay cuestiones gen√©ricas que delinean todos mis procesos creativos: una metodolog√≠a seg√ļn el tipo de texto que voy a redactar, su g√©nero y para qu√© espacio o p√ļblico lo estoy concibiendo. Mucha pasi√≥n: si no me interesa el tema que estoy abordando no lo termino ni aunque me ofrezcan la Piedra Filosofal. Investigaci√≥n: para poder crear cualquier obra debo tener referentes, y no solo me refiero a los intelectuales, sino tambi√©n a la investigaci√≥n del tema mediante el viaje de la vida y, por √ļltimo, espiritualidad, que para m√≠ no es otra cosa que inyectar mis ideas m√°s humanas al discurso de mi obra de arte, y que estas ideas puedan generar cambios ‚ÄĒcon el favor de Dios‚ÄĒ en nuestra especie.

De modo espec√≠fico, te puedo comentar sobre dos textos teatrales. Utop√≠a es una obra teatral (en proceso, aunque ya pas√≥ la primera etapa) que trata sobre una adolescente quien, tras un intento de violaci√≥n y el asesinato de sus padres frente a ella, queda inerme a un proceso de coma. La termin√© en 24 horas. Toda una noche, ma√Īana y tarde del d√≠a siguiente sin dormir absolutamente nada. Escrib√≠ y escrib√≠ y escrib√≠ como si me estuvieran dictando la obra o, m√°s bien, como si la estuviera mirando dentro de mi cabeza.

A decir verdad, Utop√≠a le debe la vida a otro texto que trataba sobre una ni√Īa que llevaban a un santuario de reclutamiento y all√≠ la entrenaban para ser una asesina. Me di a la tarea de intervenir y contextualizar ese texto. Para ello potenci√© una idea dram√°tica (A es violada por B. Llegan C y D y B los asesina. A cae en coma.), cuyo n√ļcleo le diera ox√≠geno al nuevo manuscrito.

Luego aparecieron los tiempos y espacios de la acción. Yo quería contar todo lo que podía padecer esa muchacha mediante un lenguaje simbólico, poético, onírico e introspectivo, y el medio para hacerlo era su psiquis. Utilicé su psiquis para recrear toda una gama de personajes imaginarios que prueban, fragmentan, hieren su inconsciente en pos de que tome una decisión final: salir o no salir del coma.

A m√≠ me interesaba c√≥mo evolucionaba ese personaje a partir de un proceso complejo y desgarrador, qu√© tipo de personalidad adoptar√≠a, su visi√≥n del mundo tras esa tragedia… y expresar todo eso mediante im√°genes.

Fueron mis 24 horas más duras como creador. Me apegué muchísimo al personaje protagónico y sentí miedo, dolor, alegría, angustia, tristeza… Fue terrible aquello, pero al mismo tiempo hermoso por la obra que quedó. Y te confieso, no sentí abrupto el proceso creativo gracias a tenerlo claro en mi cabeza (también ya había investigado anteriormente), y gracias también a una estructura flexible y un texto base dispuesto a mi carnicería literaria.

13 d√≠as es una pieza que se inici√≥ tras los talleres del Royal Court de Inglaterra, de la mano de la coordinadora Elyse Dogson. Versa sobre un veterano de la guerra de Angola que vive en un contenedor con su hija de doce a√Īos y que, cuando recibe la noticia de que van a construir una cadena hotelera all√≠, busca un nuevo hogar.

El proceso creativo est√° conectado a dos a√Īos en los que tom√© las clases de los profesores ingleses y sus notas. En cada sesi√≥n surgieron pautas, preguntas, creamos ideas dram√°ticas, espacios y tiempos imaginarios, posibles historias y sucesos‚Ķ Tambi√©n, desde un punto de vista personal, me ayudaron los libros y documentos consultados, las entrevistas y testimonios recibidos, incluso el derrumbe de una casa del vecindario que presenci√© como en una suerte de efecto de realidad.

Con 13 d√≠as experiment√© toda la desesperaci√≥n que padece un hombre cuando ve c√≥mo su ideal se demuele sin respuesta. Lo m√°s duro para m√≠ fue traducir todo ese quebranto en la relaci√≥n del veterano de guerra y su hija. Para √©l, ella es su √ļnica raz√≥n de existencia y, cuando la muchacha le pierde la fe debido a su incapacidad para darle un hogar, sencillamente su mundo colapsa, deja de existir.

¬ŅDe qu√© manera el conocimiento del ajedrez como juego ciencia influy√≥ en tu concepci√≥n art√≠stica del mundo?

Para m√≠, el ajedrez es teatral y espectacular, es una puesta en escena donde convergen personajes en contradicci√≥n representados por piezas. Cada partida vislumbra un planeta lleno de arte, poes√≠a y vida. El ajedrez me recuerda al Principito y los planetas que descubre poco a poco. Tambi√©n me recuerda a Horacio, el protagonista de Rayuela, cuando le explica la causalidad de las cosas a un Roland que no ve m√°s all√° de lo tangible. O a Cien A√Īos de Soledad y todo ese universo m√°gico que se construye desde los sucesos m√°s cotidianos.

Yo fui primero jugador (aficionado) de ajedrez antes de estudiar literatura. Aprend√≠ primero todo el mundo art√≠stico que existe en las combinaciones, sacrificios y ataques que se gestan para capturar una pieza o decirle euf√≥rico a un rival: ‚Äú¬°jaque mate!‚ÄĚ. Lo aprend√≠ incluso antes que conocer la caja china, el dato escondido, o qu√© cosa es un narrador omnisciente. El ajedrez fue ese primer espacio m√°gico que me acogi√≥ sin discriminaci√≥n y me dot√≥ de una sensibilidad otra que luego verter√≠a en mis escritos.

Al juego ciencia le debo debo además la posibilidad de desarrollar un pensamiento crítico y analítico, la posibilidad de mejorar la concentración, ser alguien mucho más serio en situaciones que lo ameritan. Cada posición en el tablero te obliga forzosamente a formularte hipótesis y estudiarlas y analizarlas en la mente antes de efectuar una jugada.

Todo ello me ayudó muchísimo a darle una dimensión de arte y profundidad a cada cosa que realizo y funge como parte intrínseca de mi mundo. El ajedrez, más que un tablero y unas piezas cualquieras, es un mundo.

Ediciones La Luz lanzará, en fechas próximas, tu obra teatral Ludoteca…

Ludoteca fue la obra que escrib√≠ para graduarme del ISA, as√≠ que imag√≠nate la carga espiritual, existencial, emocional, sem√°ntica y de todo tipo que contiene. Es un texto sobre la fatalidad y el valor, asumido a trav√©s de un muchacho de 12 a√Īos que quiere devenir ajedrecista profesional, aunque su sino cambia tras jugar una partida por dinero para salvar a su profesor de una deuda que arrastra de su pasado penitenciario.

Me interes√≥ toda la violencia o peripecias negativas que pueden acontecer ante un acto noble. La vida es un gran tablero de ajedrez y nuestros actos van acompa√Īados de procesos complejos y no siempre felices. A veces la infelicidad es provocada por fuerzas mortales, seres humanos que nos enredan porque esas acciones parecen contrapuestas a ellos; a veces, es provocada por fuerzas trascendentes, esp√≠ritus, energ√≠as, presencias que tejen el equilibrio del mundo y cuando actuamos con demasiada autonom√≠a nos recuerdan que no tenemos todo el control, como si fu√©ramos piezas de ajedrez que mueven a su antojo.¬†¬†

Ludoteca fue un proceso de m√ļltiples versiones y sensaciones. Escrib√≠ mucho, much√≠simo. Primero naci√≥ como un texto sobre espionaje trabajado una y otra vez porque no se armaba bien su desarrollo argumental, luego fue mutando hasta que dej√≥ de tratar ese tema. As√≠ arrib√© a la sinopsis que te comentaba anteriormente.

Con Ludoteca, el proceso fue bastante metodol√≥gico, necesario y guiado por mi tutor, el dramaturgo Yerandy Fleites. Se gestaron ideas a partir de sucesos concretos, se conform√≥ una f√°bula, seleccionamos un cronotopo espec√≠fico y lo que me interesaba decir a m√≠ como dramaturgo de la Cuba de ese momento. Fleites gui√≥ ese proceso en torno a sus charlas, notas y pautas espec√≠ficas de trabajo. Me ense√Ī√≥ a urdir en mi biograf√≠a como ajedrecista mis inquietudes y relaciones con el juego para darle una dimensi√≥n humana a la historia.

¬ŅTe preocupan la perfecci√≥n y la maduraci√≥n de las obras? ¬ŅQu√© ventajas te confiere el hecho de regresar a textos ya culminados y mirarlos con nuevos ojos? ¬ŅNo temes acaso viciar o comprometer tu mirada como dramaturgo?

Opino que resulta ventajoso examinar algo a trav√©s de los ojos de la experiencia, y un dramaturgo sin experiencia de todo tipo dista de entender la magnitud de su trabajo. El proceso en Ludoteca fue condicionado por el acto formal que representaba, es decir, mi graduaci√≥n. Adem√°s, el tiempo que ten√≠amos para acabarla marcaba una suerte de tensi√≥n. Pasaron los a√Īos y sent√≠ la necesidad de retomarla porque ese texto, desde su calvario, me segu√≠a susurrando nuevas ideas en t√©rminos de estructura, lenguaje, niveles de teatralidad‚Ķ Entonces respond√≠ a sus llamados para ver si sacaba una versi√≥n distinta.

Los riesgos son muchos, tambi√©n los vicios: zonas err√°ticas, repeticiones, lugares comunes que te ciegan de tanto verlos; pero es el mismo riesgo que uno corre cuando escribe un libro cualquiera y le pasa por arriba una y otra vez. En tal sentido, muchas veces no se termina. La escritura puede ser un largo viaje hacia la noche. Publicas el trabajo y le encuentras elementos que pueden seguir mejorando. Con el teatro sucede peor porque, cuando lo ves en escena, te ruborizas de todo lo que podr√≠a mutar si lo reescribes. La suerte con Ludoteca es que la dej√© reposar bastante sobre las arenas del tiempo: transcurrieron a√Īos sin volver a dialogar con¬† ella y ese estado de reposo, de incomunicaci√≥n, me ayud√≥.¬†¬†¬†

Tu cercan√≠a, tanto temporal como f√≠sica, con otros dramaturgos de tu misma generaci√≥n, ¬Ņte ha influido, te ha marcado? ¬ŅC√≥mo intentar ser aut√©ntico cuando otras tantas voces tienen b√ļsquedas est√©ticas semejantes a las tuyas?

No me preocupa mucho la autenticidad en los t√©rminos de si mis creaciones son semejantes a otras, o al comparar estilo, tem√°tica, lenguaje, ficci√≥n‚Ķ Me interesa lo que tengo qu√© decir y c√≥mo lo voy a decir. Mis b√ļsquedas, mis giros, mis soluciones… Obviamente, s√≠ entiendo todo lo contaminado que estoy por signos, s√≠mbolos, referentes, estrategias y discursos ecos de mi generaci√≥n. Entiendo, inclusive, todo lo contaminado que resulto ante una posmodernidad trasdisciplinaria, pastiche, collage y sus vol√ļmenes grandilocuentes de informaci√≥n.

De todas maneras, deseo filtrar mis ideas en consonancia con una realidad determinada, lo que yo pienso de tal tema, y canalizarlo en una praxis creativa concreta. Busco la autenticidad a partir de la sinceridad conmigo mismo y el worldbuilding que dise√Īe. Ans√≠o transitar ‚ÄĒsin mirar atr√°s como Orfeo‚ÄĒ esa coordenada luminosa que me saqu√© del Inframundo del miedo al plagio. Persigo mis espasmos m√°s fieles y los traduzco en im√°genes, palabras y arte.

¬ŅCon cu√°les po√©ticas esc√©nicas, o nombres puntuales del mundo teatral cubano, te interesar√≠a dialogar desde la dramaturgia? ¬ŅHas pensado acaso en la direcci√≥n teatral como un posible camino para ti o prefieres concentrarte solo en b√ļsquedas espec√≠ficas desde el mundo de lo textual?

Una vez pens√©, frente al espejo de mi alma, en la direcci√≥n teatral y me deslumbr√©. Eso fue hace a√Īos, cuando a√ļn era estudiante y con todo un banco de enigmas sobre mi verdadera vocaci√≥n. Me inquietaba tambi√©n la idea de que mis obras de teatro fueran devoradas por el tiempo y su boca milenaria debido a no hacerse cuerpo y vida en escena. Luego desestim√© esa opci√≥n porque la existencia misma me arrastr√≥ hacia otros rumbos.

Sobre los nombres puntuales que debo agradecer se encuentra Abel González Melo, quien fungió como uno de los primeros dramaturgos que leí. Me acerqué a Chamaco, verbigracia, y me cautivó su estructura, la poetización de sus didascalias, la verdad tan grande y profunda de sus personajes. También hojeé a Yerandy Fleites y de él aprendí que se podía crear un teatro que hablara de nuestra realidad tomando como eje otra realidad contenida en tiempos mitológicos.

Luego pact√© con la generaci√≥n teatral llamada ¬ęlos nov√≠simos¬Ľ: descubr√≠ en ellos una pr√°ctica escritural que dialogaba con una letra performativa, risom√°tica, que resonaba en m√≠ mediante met√°foras, s√≠mbolos, acciones cuyo epicentro difuminaba mi noci√≥n de lo real‚Ķ Esa dramaturgia me ayud√≥ a entender los personajes como personas, las acciones como actos y, m√°s que representar una ficci√≥n, supe que pod√≠a crear un teatro que se presentara al espectador sin m√°scaras, como un pacto l√ļdico.

A decir verdad, no puedo asegurarte con exactitud que sigo un modelo específico, que esos dramaturgos me impulsaron a crear una obra puramente realista o performática. Mi dramaturgia navega sobre uno y otro mar. Bebí de ellos porque son los dramaturgos cubanos cercanos a mi generación. También bebí de otros textos que me encantaron, como La noche de los asesinos, Electra Garrigó, Réquiem por Yarini o La casa vieja.

Respecto a las puestas en escenas, te puedo decir que he hecho de igual forma. Beber y beber y beber aunque me atragante. Siempre hay catas m√°s deseadas que otras, claro. Recuerdo con benepl√°cito Jerry viene del zoo, de la tropa de Antonia Fern√°ndez, Vida y obra de Pier Paolo Passolini, de Carlos Celdr√°n, Cal√≠gula, de Carlos D√≠az, Delirio Habanero, de Ra√ļl Mart√≠n‚Ķ las cuales han marcado mi personalidad art√≠stica y, por ende, mi escritura.

¬ŅQui√©n es, m√°s all√° de la p√°gina en blanco, Leonardo Estrada?

Alguien a quien le fascina el conocimiento. Me encanta encontrar/experimentar nuevos universos y las musas arcanas que all√≠ habitan, solo para hacernos creer que a√ļn existen los efectos po√©ticos de la vida.¬† Ahora mismo encontr√© una. Me hallo avocado a un proceso de estudio de todo lo que tiene que ver con el Marketing Digital. El Marketing tiene mucho de arte, poes√≠a y dramaturgia, por eso me llena de afanes y sue√Īos. Adem√°s he aprendido que para nosotros, los escritores, existe un l√ļcido camino de trabajo dentro de esta ciencia que se llama copywriting y que es una suerte de escritura persuasiva o publicitaria.

Soy alguien que adora el ajedrez, aunque no sea jugador profesional. Durante la cuarentena llegué de casualidad al mundo del ajedrez online. Trabajé para una revista de ajedrez como editor y traductor de francés durante un tiempo. Asimismo, lideré un equipo con 50 ajedrecistas y, a base de corazón y triunfos en competencias internacionales, he logrado que contemos hoy con más de 800 miembros.

Soy adem√°s un rom√°ntico y humanista en tiempos demasiado r√°pidos. Ese que sigue con las cuerdas de su coraz√≥n los paradigmas de V√≠ctor Hugo y Jos√© Mart√≠, ese que vislumbra una met√°fora herida y a√ļn as√≠ se aferra a cuidarla, ese que cree de s√ļbito en las vidas pasadas y futuras porque a veces se aburre de su presente pero, sobre todo, ese que sabe que el Universo tatu√≥ en las estrellas una misi√≥n para √©l: escribir, escribir y escribir.


¬ęSoy muy libre cuando escribo¬Ľ

Conozco su rostro solo por las fotos que andan por ah√≠, al alcance de las redes y, aunque ya hemos hablado de tomarnos alg√ļn d√≠a un caf√©, y de paso conversar sobre la vida y la escritura, en realidad Katherine Perzant y yo somos lo que podr√≠a llamarse as√≠, llanamente, desconocidas. Sin embargo, Katherine me es desconocida solo hasta un punto: la curiosidad de la dramaturgia me ha llevado a seguirla en los √ļltimos meses, luego de que un par de premios nos pusieran en contacto. Perzant es libre cuando escribe, y desde esta misma libertad responde esta entrevista.

Te has asomado al mundo de la dramaturgia nacional con una fuerza que es innegable, ¬Ņpor qu√© elegiste el teatro ‚ÄĒy la escritura dram√°tica espec√≠ficamente‚ÄĒ como una de tus maneras de dialogar con la realidad?

Si vas en autom√≥vil desde Holgu√≠n y doblas la curva de Aguas Claras que busca el poblado de U√Īas, si sigues sin detenerte, ver√°s praderas quietas, monta√Īas de rocas bajo el sol, gente que saluda y vende mandarinas y trenzas de ajo a los costados de la v√≠a. De pronto, parecer√° que alucinas, ver√°s un castillo medieval con aspilleras y torres y balcones de ensue√Īo, como en los cuentos franceses para ni√Īos, una construcci√≥n √ļnica en Cuba, el teatro m√°s bello de este pa√≠s. Levantado por las ansias de F√©lix Varona Sicilia y muchas manos de ese pueblo. Un castillo para hacer arte. Ese es el lugar donde crec√≠: Velasco. Y sobre esas tablas hice teatro en mi ni√Īez. Una vez, en ese teatro, fui un p√°jaro‚Ķ No quiero decir que esto sea definitorio, de serlo, todos los habitantes de Velasco ser√≠an artistas; quiero decir que para m√≠, que escribo, crecer en un pueblo donde se levant√≥ una estructura para crear, ha sido imprescindible.

¬ŅOcurren cruzamientos de sentido entre el periodismo y dramaturgia?

Por supuesto. Una entrevista de Oriana Fallaci es una clase de dramaturgia. Truman Capote es una escuela de construcción de personajes. Y otra decena de ejemplos. El periodismo puede ser muy dramático.

¬ŅQu√© materiales extra√≠dos de lo real te sirven, luego, para (re)simbolizar en la dramaturgia?

La forma en que cierta gente mira a trav√©s de los cristales, carraspea, habla por tel√©fono, llora, habla de los otros. Soy una observer. Me encanta ver a la gente en bares, fiestas, en el transporte p√ļblico y en las madrugadas, la gente en la madrugada es muy vulnerable…

¬ŅSientes que tu condici√≥n biol√≥gica como mujer determina el sentido de tu obra, la condiciona en alg√ļn sentido?

No puedo decir con certeza que ser mujer determine el sentido de mis textos, aunque ser mujer determina el sentido de mi vida. El sentido de lo que escribo lo determinan mis vivencias, libros que me impactaron, gente que amo y extra√Īo y admiro. Mis preocupaciones como ciudadana. Mis dolores. A ning√ļn hombre se le preguntar√≠a si el sentido de su obra lo determina su g√©nero. Uno prescinde de los sexos cuando se sienta a escribir. S√≠ puedo decir que mis textos son feministas, y que todos mis personajes protag√≥nicos son mujeres. Se necesitan nuevas hero√≠nas. La historia est√° abarrotada de h√©roes.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?

Mi proceso creativo no necesita un impulso especial. Yo obedezco a mis pasiones y escribo. Cuando escrib√≠ Cempas√ļchil,¬† mi primera obra, enfebrecida y cargada de nostalgia, obedec√≠ a un sentimiento de p√©rdida. Cemp√°suchil es un fin de duelo. Un good bay. Esa obra se desprende de Peque√Īo vals vien√©s, un poema de Lorca. Yo solo ten√≠a el inicio de ese poema en mi cabeza: ‚ÄúEn Viena hay diez muchachas/ y un hombro donde solloza la muerte‚ÄĚ. Y luego supe que esos versos alguien los ten√≠a que recordar, y los record√≥ Chavela Vargas en un bar de M√©xico, en espera del d√≠a de los fieles difuntos. Me sent√≠ muy satisfecha cuando vi la puesta en escena, el trabajo que hicieron la directora mexicana Rossana Rodr√≠guez Cervantes, y las actrices Paolina Orta y Natalia Trapero. La forma en que se apropiaron del texto es excitante.

La formaci√≥n acad√©mica teatral, ¬Ņla consideras importante para el resultado de una obra o crees que existen otras muchas formas de llegar al mismo sitio?

Yo considero importante la lectura y la escritura constantes, la b√ļsqueda y la investigaci√≥n. Estudi√© periodismo cinco a√Īos en una academia y tengo mis reservas al respecto. Las academias tienen planes m√°s organizados, es lo que puedo decir, aunque esto no es determinante. En mi caso, no hubiera podido, jam√°s, escribir una obra como una tarea de clases. Yo no trabajo as√≠. No funciono as√≠. Lo mejor es que cada quien beba del pozo que sacie su sed. As√≠ de simple. Lo importante es que el arte exista, venga de la academia, del instinto, o de los dos, ¬Ņpor qu√© no?

¬ŅQui√©nes son tus principales referentes literarios y dram√°ticos?

Aprend√≠ a poner puntos leyendo a Marguerite Duras, no sab√≠a la importancia que ten√≠a un punto antes de descubrir a Marguerite. Truman Capote me ense√Ī√≥ a ‚Äúdarle vida‚ÄĚ a la realidad, era as√≠ como llamaba su magia; es el escritor que m√°s amo y conozco, hay cuentos suyos que he le√≠do treinta veces, Ni√Īos en sus cumplea√Īos, por ejemplo, que comienza as√≠: ‚ÄúAyer por la tarde,¬† el autob√ļs de las seis atropell√≥ a Miss Bobbit‚ÄĚ. Estudiar a David Mamet, su forma de comprender el teatro me ense√Ī√≥ que no hay personajes, hay solo textos sobre hojas. De Ang√©lica Liddell se aprende a dar pi√Īazos, no es cosa f√°cil desviar un tabique con palabras. J. D. Salinger te ense√Īa a conmover. Hay un cuento suyo, El t√≠o Wiggily en Connecticut, que es una conferencia espl√©ndida sobre el di√°logo y el dolor y el paso del tiempo. Marguerite Yourcenar es una c√°tedra sobre qu√© cosas son una suerte de indecencias en el arte y en la vida. Y con Virginia Woolf, genio donde los haya, disciernes el verde que se escribe y el verde de los v√°stagos, que un par de ojos pueden ser dos violetas empapadas, y lo fundamental que es mirar la vida de frente. Le√≠ Orlando con 14 a√Īos, en esa traducci√≥n exquisita de Jorge Luis Borges, y una d√©cada despu√©s, cuando pienso qu√© entiendo por composici√≥n perfecta de la escritura, en mi mente, surge su ritmo. Susang Sontag (esto lo digo en mi obra El p√°jaro motosierra), te hace entender que la vida de otros artistas no tiene por qu√© ser tu vida (en un ensayo sobre Antonin Artaud perteneciente a Bajo el signo de Saturno). Uno solo de sus ensayos puede ahorrarte meses de lecturas innecesarias.

cortesía de la entrevistada

Hace apenas unas semanas obtuviste el Premio Abelardo Estorino por tu obra El pájaro motosierra. Cuéntame un poco de tu obra y de sus personajes.

En Australia vive un ave que es el s√≠mbolo de esta obra: el ave lira. Un ave capaz de reproducir el trino de otras aves, e incluso, el sonido exacto de una motosierra. Sobre √©l digo en la obra: ‚ÄúEl ave lira busca ser novedosa. Descontextualiza. Abruma. Inquieta. El ave lira es un manifiesto que lleva a los sitios sonidos ah√≠ carentes. Enti√©ndase sitios como pa√≠ses, mentes, terminaciones nerviosas… El ave lira es un animalito radical, posdram√°tico y onomatop√©yico. Un ejemplo incuestionable para el campo del arte‚ÄĚ. ¬† Esta obra se desarrolla con varias voces: Virginia Woolf, Leonard Woolf, Ted Hughes y Sylvia Plath y las voces de mi madre, de mi padre, de un grupo selecto de amigos y la m√≠a propia. Con esta obra me cuestiono qu√© es el teatro, los feminismos, las formas del dolor, a d√≥nde te conducen las influencias, entre otras cosas.

¬ŅC√≥mo construyes un personaje? ¬ŅDe d√≥nde extraes el material dram√°tico?

He conocido en mi vida gente muy atrayente. Tengo amigos que hablan como si estuvieran dentro de una obra, sin proponérselo, gente que es así. Supongo que todo esto me sirve para la creación de mis voces.

De la dramaturgia nacional joven, ¬Ņqu√© te parece lo m√°s interesante en materia tem√°tica o est√©tica?

No puedo decir que conozca suficiente el teatro que hacen los j√≥venes dramaturgos cubanos para responder esta pregunta. Pero de lo que he le√≠do o visto: Grupo empresarial gaviota, de Fabi√°n Su√°rez, Ayer dej√© de matarme gracias a ti Heiner M√ľler, de Rogelio Orizondo y Jacuzzi, de Yunior Garc√≠a. He disfrutado mucho el teatro espectacular que hacen Pedro Franco y Mar√≠a Laura Germ√°n en El Portazo. Tambi√©n me interesan otras obras, pero ya sus autores no son tan j√≥venes.

¬ŅCu√°les crees son los desaf√≠os de esa dramaturgia, a las puertas del mundo que vivimos y de las relacionas art√≠sticas que se est√°n gestando a trav√©s de canales alternativos, en este universo habitado por la pandemia?

Hace poco vi en las redes que un grupo de artistas chilenos, así lo recuerdo, estarían dentro de un cubo de vidrio en la calle haciendo teatro, performance, la gente pasaría y los vería sin posibilidad de contagio. Es una propuesta muy rica. Hay que buscar más intenciones de este tipo.

¬ŅExiste la autocensura? ¬ŅTe has autocensurado?

Yo soy muy libre cuando escribo.

Cuando te encuentras inmersa en la adrenalina de un proceso creativo, ¬Ņc√≥mo canalizas esa adrenalina hasta convertirla en un resultado donde prime el oficio?

Me gusta pensar dónde quiero llegar, puedo ser impulsiva a la hora de escribir, pero luego espero y reviso. En esa espera la adrenalina baja y luego, al volver sobre el texto hago muchos cambios, cambio la estructura, la  vuelvo a cambiar, la vuelvo a cambiar. Hasta que sienta que está reposado. Listo. Ya luego envío el texto a un par de amigos. Y atiendo sus devoluciones. Respeto mucho el criterio de mis amigos sobre mi trabajo.

Ser joven en el mundo de la dramaturgia cubana actual, ¬Ņventaja o desventaja?

Considero que ser joven es casi siempre una ventaja, pero no hablo de una ventaja respecto a alguien o algo, eso no es importante. Significa que si algo no sale como esperas, puedes hacerlo de otras formas, hasta que resulte.

cartel: Crédito Rossana Rodríguez Cervantes

Cuando sue√Īas con una potencial puesta en escena de tus textos, ¬Ņqu√© tipo de directores te interesar√≠a se fijaran en tu propuesta?

Me encantar√≠a trabajar alguna vez con Pedro Franco. Yo he visto muchas veces sus puestas. Y cada vez que las vuelvo a ver, pienso, quisiera escribir alguna vez un texto para esa compa√Ī√≠a. Son irreverentes. Naturales. Mar√≠a Laura Germ√°n e Iv√°n Garc√≠a en escena me dan ganas de escribir. Son actores tremendos. Y con Carlos D√≠az, uno entra al Trian√≥n y el d√≠a, la noche, te cambian. Una conversaci√≥n con Carlos es ya una clase. Hace m√°s de un a√Īo lo entrevist√©, una charla magistral, desquiciada e irrepresentable que titul√©: La flor venenosa de Shakespeare. Cuando uno escucha a un director as√≠, hablar sobre el Teatro, uno solo puede pensar, ¬°ay, yo quiero, yo quiero!

¬ŅTe cuesta desligarte de una obra o, una vez que la creas, ya sientes ansiedad por encontrar la ruta de un nuevo proyecto?

No siento necesidad de desligarme de ning√ļn texto para comenzar otro, incluso algunos se conectan, El p√°jaro motosierra y Cabo de Hornos tienen a Virginia Woolf como faro com√ļn.

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es Katherine Perzant?

En su juventud, mis padres fueron actores de una compa√Ī√≠a ¬†que dirig√≠a un moro y pon√≠an sus obras en el teatro del pueblo donde crec√≠. En una de esas obras mi madre hac√≠a de sirvienta, y mi padre, de gallego. Mi madre me cuenta que una noche, mi padre se emocion√≥ tanto haciendo su personaje, disfrutando el acento, la reacci√≥n del p√ļblico, los aplausos, que no cont√≥ bien sus pasos y cay√≥ al foso del teatro. Y desde el foso, a pesar del dolor de la ca√≠da, sigui√≥ diciendo su papel hasta que el tel√≥n cay√≥. Soy alguien que viene de ese clan, gente que aun estando en la oscuridad de un foso, podr√≠a aguantar el dolor, para seguir haciendo lo que ama.


Mar√≠a Laura Germ√°n: ¬ęCuando escribo en versos soy feliz¬Ľ

Cuando pienso en Mar√≠a Laura Germ√°n no me llega de repente la imagen de la muchacha con la que compart√≠ el espacio acad√©mico del ISA, sino la imagen de la actriz que me ha hecho re√≠r y comulgar con las din√°micas de la escena en las muchas puestas de las que ha sido part√≠cipe. Pienso tambi√©n en sus textos, en las partituras teatrales que sus obras tejen en mi mente. Mar√≠a Laura Germ√°n tiene muchos rostros, y todos ellos conforman a esta artista ‚ÄĒdamatriz‚ÄĒ con la que hoy converso.

‚ÄĒ¬ŅCu√°les piensas son los principales desaf√≠os del teatro y la dramaturgia j√≥venes en nuestro pa√≠s? ¬ŅQu√© horizontes les falta por conquistar?

‚ÄĒEl principal desaf√≠o es acabar de vernos como un movimiento de teatro joven cubano, sin tanta ‚Äúmiradera‚ÄĚ por encima del hombro, sin tanta sectorizaci√≥n por g√©neros teatrales. F√≠jate que me haces la pregunta y, cuando lo pienso, somos bastantes, pero como nos vemos aislados no hacemos bulto. M√°s all√° de la diferencia de lenguajes, medios de producci√≥n o geograf√≠a ‚ÄĒque es en realidad lo que m√°s me atrae de la amalgama somos/podr√≠amos ser‚ÄĒ, creo que hemos dedicado demasiado tiempo a competir secretamente con el otro. Aun as√≠, el gremio apunta hacia un cambio en tiempos recientes, como estamos viendo en los esfuerzos de los actores en crear una Asociaci√≥n que los ampare. Y eso ya empieza a verse diferente.

‚ÄĒ¬ŅCu√°nto influye Mar√≠a Laura actriz, en Mar√≠a Laura dramaturga? ¬ŅSe aprenden desde la escena elementos vivos con los que la escritura no puede emular?

‚ÄĒMuch√≠simo. Empezando porque somos la misma persona, ¬Ņsabes? (Risas.) En serio. Yo actuaba para la televisi√≥n desde los 11 a√Īos, pero cuando comenc√© en Teatro de Las Estaciones ‚ÄĒque es donde realmente marco mi inicio profesional‚ÄĒ ya estudiaba en segundo a√Īo de Dramaturgia; as√≠ que nunca he visto una cosa desvinculada de la otra. Incluso he recomendado a algunos colegas acercarse al trabajo de los actores, porque creo que el conocimiento pr√°ctico de la escena te moviliza la escritura. Es una toma y daca perenne: la actriz influye en la escritora, y la dramaturga influye en la actriz‚Ķ y yo, en medio ‚ÄĒde dramatriz‚ÄĒ las dejo confluir y ser.

fotos cortesía del entrevistada

‚ÄĒHas estado en contacto directo con diversos modos de hacer y entender el teatro desde la pr√°ctica esc√©nica, ¬Ņqu√© de ello te ha servido para (re)formular tu pensamiento como creadora?

‚ÄĒTodo. Todo me sirve. El trabajo de Rub√©n y Zen√©n, y de cada uno de los actores de Las Estaciones me alumbra el camino hacia un acercamiento cada vez m√°s seguro a la dramaturgia y la direcci√≥n del teatro para ni√Īos y de t√≠teres; y la experiencia de El Portazo me agudiza la vista hacia un g√©nero cabaretero, popular, bufo, pol√≠tico, que es siempre necesario mantener fresco y actualizado. Son dos aristas diferentes de lo que significa estar siempre alerta, joven, atento; y esa vivencia diaria reformula tu pensamiento constantemente.

‚ÄĒEn tu creaci√≥n para ni√Īos, ¬Ņqu√© defiendes por encima de todo? ¬ŅQu√© temas te parecen perdurables y cu√°les condenados al olvido?

‚ÄĒDefiendo al ni√Īo sobre todas las cosas. La inteligencia del ni√Īo, su capacidad de aceptaci√≥n, de comprensi√≥n, de asociaci√≥n. Defiendo el derecho del ni√Īo a ser tratado como una persona normal: inocente, nueva, delicada, pero due√Īa de su intelecto y de un universo maravilloso que nosotros ‚ÄĒmuchas veces‚ÄĒ olvidamos c√≥mo entender. Defiendo la verdad a la hora de hablarles de la vida, del amor y del odio. Creo que todos los temas son importantes, todos son perdurables siempre que se traten desde la sinceridad y la delicadeza; una vez que se miente, o se ocultan en laberintos formales, asumiendo la ingenuidad del ni√Īo como defecto, con perjuicio, ese tema deja de interesarme. Y lo peor no es que deje de interesarme a m√≠, es que deja de interesarles a ellos. El ni√Īo sabe y, lo m√°s importante, necesita saber; porque la estrella azul ni tiene todas las respuestas ni le va a durar para siempre.

‚ÄĒ¬ŅQu√© opinas de la generaci√≥n de autores dram√°ticos a la cual perteneces?

‚ÄĒVariada. Aut√©ntica. Vers√°til. Interesante. Peleadora. A veces austera. Me gusta. La admiro en su mayor√≠a. La conozco en su mayor√≠a. Aunque a veces quisiera sentirme m√°s parte, pero creo que es algo que tiene que ver con los nuevos tiempos. ¬†

‚ÄĒEscribir en verso, ¬Ņpor qu√© el desaf√≠o? ¬ŅFue acaso una manera de rescatar tradiciones y formas de lenguaje esc√©nico que parec√≠an perdidas en el tiempo? ¬ŅQu√© entiendes por poes√≠a esc√©nica?

‚ÄĒLo del teatro en verso viene de cuando estudiaba en tercer a√Īo y tuve un apasionado profesor de Dramaturgia que me habl√≥ del g√©nero: Luis Enrique Vald√©s Duarte; incluso en un semestre entregamos una obra de teatro en verso. Me fascin√≥, al punto de decidirme para mi tesis por una versi√≥n de la Sonatina, de Rub√©n Dar√≠o. Eso y leer a Norge, a Lorca, a Mart√≠, a la Loynaz‚Ķ Siendo totalmente sincera nunca pretend√≠ ‚ÄĒni me sent√≠ en el derecho de pretender‚ÄĒ que pod√≠a rescatar alguna tradici√≥n, simplemente encuentro en el verso una forma de expresarme donde me siento c√≥moda (lo cual no quiere decir que me sea del todo f√°cil), libre, feliz. Cuando escribo en versos soy feliz. Ahora que lo pienso alguna vez le√≠ sobre el efecto de la poes√≠a rimada en los ni√Īos, y recuerdo que pens√© en la poes√≠a como el lenguaje ideal para los t√≠teres, por aquello de que ambos son met√°foras en sus universos (seguramente tengo algo por ah√≠ escrito sobre el tema); en eso tambi√©n influye, por supuesto, mi cercan√≠a al mundo de las figuras animadas. Pero sobre todo creo que tiene que ver con la felicidad.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo ocurre tu inicial acercamiento a Teatro de Las Estaciones? ¬ŅDe qu√© manera se relaciona tu cuerpo actoral con la figura del t√≠tere?

‚ÄĒLlego a Teatro de Las Estaciones por Yerandy Basart, que a petici√≥n m√≠a me lleva a un ensayo. Yo quer√≠a saber c√≥mo funcionaba el teatro por dentro, los ensayos, la actuaci√≥n, la direcci√≥n; y quer√≠a acercarme a Rub√©n y Zen√©n, figuras que admiro desde la infancia. Llegu√© en agosto del 2008 y me qued√©, para mi suerte. Me enamor√© de los t√≠teres desde ni√Īa, y ten√≠a con ellos una extra√Īa relaci√≥n que me permit√≠a comunicarme mejor con otros ni√Īos: esas fueron mis primeras titiritadas. Tal vez eso hizo que el trabajo de animaci√≥n no me fuera totalmente ajeno, eso y que crec√≠ en una biblioteca, leyendo de todo, y que a√ļn voy por las librer√≠as comprando cuanto libro para ni√Īos me parezca interesante, y me da igual si me los tengo que leer ah√≠ mismo porque no me alcanza el dinero; puede sonar tonto, pero es real, lo que te acerca al universo del t√≠tere es cre√©rtelo y dejarte arrastrar por √©l.

‚ÄĒEres uno de los rostros m√°s reconocibles en Teatro El Portazo, ¬Ņc√≥mo se vertebra tu mirada dram√°tica cuando entra en contacto con la po√©tica de un director como Pedro Franco?

‚ÄĒPedro y yo tenemos muy buen di√°logo, la verdad. Siempre lo hemos tenido. Es como si algunas veces pudiera casi leerle la mente y eso me facilita poder traducirlo, tanto para m√≠ como para los otros actores. Supongo que tiene que ver con un trabajo de siete a√Īos juntos. Con Teatro El Portazo fue mi primera experiencia de teatro dram√°tico y eso me ense√Ī√≥ much√≠simo, me sac√≥ el demonio, como dicen por ah√≠. Creo que mi dramaturgia le interesa porque puede ser moldeable a sus necesidades; y a m√≠ me interesa su visi√≥n aguda, porque la creo una de las m√°s alumbradas de nuestra generaci√≥n.

‚ÄĒQuiero hacer un aparte para hablar de tu reescritura de Los dos pr√≠ncipes, una obra que, obligatoriamente, nos pone en contacto con Jos√© Mart√≠ y con su vocaci√≥n para dar a conocer a los ni√Īos parte de lo mejor de la literatura universal. H√°blame un poco del proceso de creaci√≥n de este texto.

fotos cortesía del entrevistada

‚ÄĒLos dos pr√≠ncipes fue, primeramente, una provocaci√≥n de Rub√©n; y luego la raz√≥n de mi insomnio durante todo un a√Īo. El proyecto me enamor√≥ desde la propuesta inicial, que parti√≥ de encontrar un peque√Īo guion de los Camejo para una versi√≥n de Los dos pr√≠ncipes, de Jos√© Mart√≠, para teatro de sombras, que nos pareci√≥ demasiado apegado al poema original. Desde ese momento supe que tendr√≠a que releerme a Mart√≠; sent√≠a que para emular de alguna forma su escritura ‚ÄĒy no creo que emular sea la palabra correcta, as√≠ que cambi√©mosla por homenajear‚ÄĒ ten√≠a que beb√©rmelo todo, apropiarme de sus met√°foras‚Ķ mirar, o al menos intentarlo, como miraba √©l. Eso fue lo primero, ya luego vino la etapa de decidir la m√©trica del texto y de los personajes. Por suerte hace a√Īos encontr√© en una librer√≠a, de esas a las que uno no sabe ni por qu√© entr√≥, un ejemplar que se convirti√≥ en mi libro de cabecera: M√©trica, verso libre y poes√≠a experimental de la lengua espa√Īola, de Virgilio L√≥pez Lemus, y buscando y rebuscando encontr√© la idea del octos√≠labo para el pr√≠ncipe y el pentas√≠labo para el pastor, as√≠ como de la rima sonante para seguir la pauta del original martiano. En principio escrib√≠ la obra para cuatro personajes: Rey, Pr√≠ncipe, Pastora y Pastorcillo, pero as√≠ de maravillosos son los montajes de los textos y Rub√©n termin√≥ incluyendo a la Reina y el Pastor, y transformando narraciones en di√°logos. Como proceso de escritura es de los que con m√°s cari√Īo guardo, pero mentir√≠a si te dijese que todo termin√≥ con el punto final, pues estar presente en la puesta en escena, no solo como actriz, sino como una especie de asistente de direcci√≥n, escuchar los textos dichos por otros, descubrir los dise√Īos de Zen√©n, la partitura espectacular que se iba creando con los mismos versos que alguna madrugada escrib√≠, fue realmente iluminador. Y un d√≠a, de pronto, ver c√≥mo delante de m√≠ se levantaba una obra ‚ÄĒque llevaba mi nombre‚ÄĒ como si fuera un libro troquelado de cuando era ni√Īa.

‚ÄĒSobre tus libros, ¬Ņvuelves a ellos com√ļnmente o prefieres entenderlos como una escritura terminada?

‚ÄĒEscritura terminada. ¬ŅEso existe? (Risas.) Creo que uno siempre piensa que no est√° completo, que pudo ser mejor, que quiz√°s esta coma no iba en este lugar, que este personaje debi√≥ llamarse de otra forma o responder de otra manera‚Ķ incluso cuando el libro ya est√° publicado seguimos pensando en √©l como producto perfectible ‚ÄĒcreo que eso es lo que me apasiona del teatro, que siempre se puede mejorar. Pero si hablamos de esos textos-hijos-proyectos que tenemos engavetados o en la carpeta de TEXTOS A REVISAR, te soy completamente sincera, muchas veces prefiero comenzar un proceso nuevo que regresar al anterior ‚ÄĒdepende obviamente del grado de conformidad que haya conseguido a su terminaci√≥n‚ÄĒ, imagino que por aquello de que al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver.

‚ÄĒLos premios y reconocimientos no te han sido escasos, ¬Ņmarcan en ti un antes y un despu√©s?

‚ÄĒSobre todo un despu√©s porque, aunque no los creo definitorios, me parece que los premios son necesarios para estimular la creaci√≥n, pues te condicionan a superarte. Despu√©s de la satisfacci√≥n de obtenerlos, y la celebraci√≥n de esa noche, viene otro d√≠a en el que comienza otro proceso donde tienes que escribir o actuar, y sientes que debes hacerlo mejor: es lo m√°s parecido a vivir con el qu√© dir√°n, pero funciona, te crea una sensaci√≥n de constante vigilia que te exige ser mejor: mejor actor, mejor escritor, mejor profesional y, en los mejores casos, hasta mejor persona. Siempre que sigan causando ese efecto: ¬°bienvenidos sean!

‚ÄĒCuando termina el espect√°culo, cuando cierras la p√°gina del libro que est√°s creando, ¬Ņqui√©n es Mar√≠a Laura Germ√°n?

‚ÄĒLa misma ni√Īa que sentada sobre las rodillas de su madre, en un teatro de la calle Daoiz, se enamor√≥ perdidamente del teatro de t√≠teres, y luego en casa armaba detr√°s del espaldar de la banqueta sus peque√Īos retablos. La misma adolescente que comenz√≥ a escribir para dedicarles a los dem√°s los libros que nunca tuvieron su nombre. La misma joven que se sent√≥ un d√≠a de agosto a la diestra de Rub√©n, y muerta de nervios supo que era ese el lugar al que pertenec√≠a.


El pino (Blanco), el bosque y el teatro nuevo

Hay quienes desean cumplir un sue√Īo con tanta intensidad, sin saber qu√© destino tomar√°n cuando su anhelo se cumpla, si les ser√° provechoso o encontrar√°n en √©l su fin. Hay quienes eligen el desarraigo disfrazado de horizonte esplendoroso; hay pinos en el bosque a√Īorando las luces de la ciudad sin saber que llegar all√≠ implica abandonar el verdor y el abrigo de los otros, de sus iguales, el hogar, la libertad.

[+]


Elaine Vilar gana Premio de la Ciudad de Camag√ľey (+Video)

La escritora Elaine Vilar Madruga (La Habana, 1989) gan√≥ el Premio de la Ciudad Silvestre de Balboa por la pieza teatral Soledad, resultado hecho p√ļblico como parte de la Semana de la Cultura Camag√ľeyana.

Se alz√≥ entre las 18 obras de autores de siete provincias, con el seud√≥nimo de Silas y el texto dedicado a la relaci√≥n de madre e hija ante el conflicto por las p√©rdidas y las b√ļsquedas en la construcci√≥n de identidades.

[+]