De compromiso y otros retos: asamblea de la AHS avileña

Qué firme tu esperanza.

José María Vitier

 

Una vez más, estoy en una Asamblea pre Congreso de la AHS en Ciego de Ávila. En esta ocasion no puedo dejar de sentirme un tanto insatisfecho con la misma, pues creo que el contenido fue repetitivo en alguna medida, respecto a su antecesora, y con solo algunas luces que brillaron en aquel cielo rejuvenecido y vital

Nos acompañan Liván Izquierdo Alonso, miembro del Comité Central del PCC, y primer secretario del partido en la provincia; Alfre Menéndez Pérez, Gobernador del territorio; Lizette Martínez Luzardo, directora de.politicas culturales del MINCULT; Juan Germán Jones Pedroso, director provincial de Cultura; la Uneac, la CTC, y otros.

Uno se queda mirando esta nueva ola de miembros de la AHS avileña, sin dejar de pensar en los que ya no están y que también hicieron lo suyo en el empeño de fundar y cambiar; de fundar y cambiar. Como parte de un proceso revolucionario que no descansa.

En este ambiente discursivo he pasado una buena parte de mi vida. Ahora, como Miembro de Honor, lo seguiré haciendo. Me preocupan demasiadas cosas dentro de esta organización y tiene que ver con:

 ➡ El concepto de Sentido de pertenencia.

 ➡ Amor a la Patria.

 ➡ Respeto a la cultura que somos.

Y me preocupación va por todos los miembros de la organización que andan desde afuera, y algunos desde adentro, también, queriendo confundir y destruir el honor de un país que ha querido hacer una revolución a toda costa, para el bien de todos.

La suerte, ahora mismo, nos coloca frente a un micrófono, para decir lo que pensamos de nuestra sociedad; soltar ese cúmulo de inquietudes propias, sobre los procesos culturales y de lo que creemos podríamos mejorar golpe a golpe, paso a paso.

Verdadero ejercicio de democracia donde la mayoría dice lo que la minoría debe anotar y corregir de un proceso que, a la larga y a la corta, es de todos.

Pero no todos entienden que se trata de expresarse, de ser coherentes con la historicidad en los debates que se iniciaron con la anterior asamblea hace ya cuatro años y que analizó a camisa quitada, una labor cultural deficiente en la Ciudad de los Portales.

En aquella ocasión el panorama era bien complejo. Y las críticas llovieron desde la vanguardia juvenil artística.

Ahora, al cabo de cuatro años, algo cambió y para bien, aunque esa transformación no haya podido ser todo lo profunda y constante que se necesitaba. Pero hay un cambio innegable. Me resulta penoso ver algunos miembros discursando sobre casi las mismas palabras de sus otroras intervenciones. Como si no tuvieran los pies bien puestos sobre la tierra.

Lo cierto es que sí se ha avanzado, pero no con toda precisión necesaria. Es cierto que hay chapucerías que corregir en la reparación de los teatros. Pero nadie está de brazos cruzados. Santa Massiel Rueda, la actual presidenta, señaló que «la preocupación mayor será cómo llenar una programación teatral una vez terminadas todas las obras». Y no le sobra razón.

Los ejemplos del avance están, sobre todo, en el orden creativo, como bien mencionara Rafael González, presidente nacional de la AHS. Pongo testigos: Arletty White Morales, la jefa de sección de Audiovisuales y Plástica, pidió espacios para la divulgación de cine y su apreciación. Hoy ya cuenta con varios sitios en el municipio de Morón y Ciego de Ávila para ello. José Guevara Tamarit también reclamaba espacios para divulgar su obra audiovisual, y ya está elaborando tertulias, creando documentales y haciendo, de Morón, una plaza del audiovisual diferente.

Otro tanto debo decir de Rainer Nodal y Yeinier Delgado, con el proyecto Décima cuerda, de repentismo infanto-juvenil, que tanto placer y orgullo le ha traído al territorio a nivel nacional.

Pero no dejo de reconocer que todos los discursos son importantes por muy desentonados que pudieran estar.

Una asamblea es el lugar ideal para que la comunicación cumpla sus objetivos esenciales que son informar, expresar emociones y, sobre todo, regular actitudes.

Por eso nos convocan aquí, a “puerta cerrada”, para decir lo que pensamos, como sabe hacer un artista, desde su ejemplo creador y sus inquietudes.

En ese tono respetuoso y franco, fue la crítica certera del escritor y artista visual Yasmany Rodríguez Alfaro sobre un «monstruoso» mural que dejaron a medio hacer en una pared lateral del cine Carmen, en el centro de la ciudad. Pero la respuesta a su planteamiento no llegó a tiempo, al menos, allí. Veremos qué nos depara el futuro

Propicia fue la jornada para despedir a los integrantes de la agrupación de hip hop, DCero, que ya cumplen la edad límite de la membresía de la AHS. Así como para pasar al proceso eleccionario donde fue ratificado el ejecutivo en pleno de esta Asociación que ha sabido hacer familia con su membresía y darlo todo, hasta los sueños, por una mejor expresión artística avileña.

Los escritores Yasmany Rodríguez Alfaro y Lioneski Buquet, fueron reconocidos en quorum por su entrega a la labor creadora, sumar eventos y contribuir al desarrollo cultural de esta urbe rica en poetas y portales.

De compromiso con el arte y la cultura, y otros retos, se trató en esta asamblea previa al IV Congreso de la organización, a celebrar en La Habana en el mes de octubre.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico