Tomado de Periódico ¡ahora!


Homenajean artistas cubanos la obra de Reinaldo Arenas

La exposición colectiva «Mi nombre es Celestino» fue inaugurada como parte de la XXV edición del Premio Celestino de Cuento, este lunes, en la galería de la Casa del Joven Creador de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín.

Bajo la curaduría de Lorena Velázquez Fraga, la exhibición, compuesta por 27 piezas, tuvo como objetivo celebrar los 25 años de permanencia del certamen y homenajear de forma pictórica a la novela «Celestino antes del alba», de Reinaldo Arenas.

exposición Celestino 02

Juan I. Siam Arias, poeta y narrador, en las palabras de presentación, rememoró la manera en que la novela llegó a sus manos y compartió su experiencia como lector: «Encontré frases terribles, de dolor auténtico y del lenguaje más natural. No contaminado», afirmó.

Los artistas cubanos, de diferentes edades y procedencias, lograron a través de técnicas diversas convertir fragmentos de la novela en imágenes, que «esmeradamente figurativas unas, distantes del academicismo otras», han sido el resultado de una profunda introspección en la obra de Arenas y una reinterpretación creativa de su universo literario.

exposición Celestino 03

Las interpretaciones plasmadas en las obras de arte dan testimonio de la riqueza y la complejidad de la historia de Celestino, así como de la vigencia y la relevancia de su mensaje en la sociedad actual. Cada pieza es única en su estilo y enfoque, reflejando la diversidad de perspectivas y talento presentes en la escena artística cubana de este tiempo.



Cuando La Luz abre las constelaciones

Lograr que una editorial alcance su definición mejor, con un catálogo de obras y autores que reúne tiempos y perfiles diversos, asentado en trabajos que aúnan elegancia y belleza, resulta labor para distinguir su presencia en los horizontes de la isla y, de manera especial, lo alentador de ver cómo, frente a adversidades circunstanciales o deterioros materiales, el hecho del libro en formato de papel mantiene su carácter, como nave proa del acervo cultural que representa los más altos tesones de la humanidad.

Fundada en 1997 en Holguín, Ediciones La Luz, con la guía del poeta Luis Yuseff, y un equipo que se renueva sin cesar, constituye lo ya citado, para refrendar un quehacer que se expresa muy bien en el logotipo, una palmatoria que ilumina desde el lomo de sus libros, claridad, puntual y comprometida con los valores de la literatura, guía para adentrarse en nombres provenientes de cualquier sitio de la geografía cubana, o de otras regiones bien de América Latina o cualquier parte, siempre a favor de la calidad más acendrada.

Es así como esas ediciones holguineras de la Asociación Hermanos Saíz han logrado convertirse en una de las constancias más altas del libro cubano, y no sólo dentro de las fronteras insulares, sino mucho más allá, lo cual bien permite definirla también como una editorial cubana de honda vocación latinoamericana: el hecho de que significativas figuras de la creación verbal en ese ámbito acepten publicar en ellas, como el novelista chileno Hernán Rivera Letelier o el poeta colombiano Juan Manuel Roca, lo corroboran.

En tal sentido, resulta igualmente halagüeño ver cómo la obra poética del mexicano José Emilio Pacheco (1939-2014), uno de los grandes en América Latina, Premio Cervantes de Literatura en 2009, se ha publicado en La Luz en una cuidadosa antología, En el último día del mundo, preparada por Erian Peña, y por cortesía de los familiares del poeta —vale añadir que la mexicana Elena Poniatowska, también Premio Cervantes, ofreció su consentimiento para incluir como introducción un texto suyo—.

Línea muy relevante de la editorial es la colección que recoge los libros del Premio Celestino de Cuento, certamen anual de alcance nacional, que ya brinda un muestrario que valida lo más granado del género entre los jóvenes; Umbralismo: una antología, de Rafael Ramírez; Los macabeos, de Abel Fernández-Larrea; Nube oscura alrededor de la cabeza, de Julián Marcel; La máquina de recuerdos, de Evelin Queipo; y Boustrophilia, de Roberto Ráez: que para el autor de esta columna demuestran un nivel encomiable.

Igualmente, el hecho de poner en manos de los lectores lo más reciente del quehacer de jóvenes poetas, resulta una experiencia que coloca, a la versada y perseverante editorial holguinera, en el horizonte más diferente por sus empeños y realizaciones; son muchos, pero a la hora de recordar, el oficio de lector me trae ahora mismo dos: Carne roja, de Reynaldo Zaldívar, y Laminarios, de Camilo Noa, títulos que proponen los comienzos de maneras que se afirman en apremios sostenidos con singularidad y aptitud.

Otra colección a tener entre los logros más estimables de La Luz es Analekta, que ya suma 52 con la reciente antología Castas arenas de la noche, de Emilio Ballagas: se trata de cuadernos elegantes y moderados en su volumen, en un listado que aúna voces recientes y otras del acervo ya establecido, para conformar un abanico tan sugestivo como obsequioso: muestras a distinguir, aparte del ya citado, son Quiero escribir con el silencio vivo, de Fina García Marruz, y Una cantidad misteriosa, de Cintio Vitier.

Capítulo ineludible en estas ediciones es el de proyectos muy especiales, como es el ejemplo de dos libros: Un enorme juego con el tiempo, entrevista a Cosme Proenza por Alejandra Rodríguez Segura —acompañado del dvd que contiene el documental de la realizadora—, un viaje a la intimidad creativa de ese gran maestro de la pintura cubana; y Monstruos. Pequeño inventario, de Maikel Rodríguez Calviño, minucioso título que se acerca al imaginario de culturas y tradiciones literarias diversas, bellamente ilustrado.

Un acontecimiento a resaltar en la suma de fortuna que brinda a los aires del libro cubano La Luz, es la publicación de la poesía completa de Delfín PratsEl brillo de la superficie, con prólogo de Ronel González —esmerado ofrecimiento que incluye un cd, con el autor leyendo algunos de sus poemas—, constancia de gratificante iniciativa emprendida por la editorial, para distinguir el legado de una de las voces legendarias de la poesía cubana —de inalterable arraigo en la admiración de los jóvenes poetas—, Premio Nacional de Literatura 2022.

Presentación de Ediciones La Luz, Holguín
Luis Yuseff presenta a Delfin Prats publicado por La Luz. Foto: Cortesía de Ediciones La Luz

El ejercicio de la traducción literaria, como vía de acercamiento para acceder a otras zonas de la creación verbal ha sido capital en La Luz —vale recordar lo que apuntaba Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura 1990: “Pasión y casualidad pero también trabajo de carpintería, albañilería, relojería, jardinería, electricidad, plomería; en unas palabras: industria verbal. La traducción poética exige el empleo de recursos análogos a los de la creación, sólo que en dirección distinta”—, y con ella, su camino a los lectores resulta loable.

En tal derrotero, títulos como El mar en un cielo, de Saint-John Perse; Compraremos la ciudad; de Allen Ginsberg; e Instrucciones para dibujar un pájaro, de Jacques Prevert —traducidos, respectivamente, para esta ocasión, por Manuel García Verdecia y Ariel López Home, los dos primeros, y el segundo por Irina Chaveco y Elizabeth Soto—, advierten de la jerarquía que para un empeño de tal índole —faena de primer orden en el diálogo permanente entre lenguas y culturas—, resulta primordial para un ensanche editorial.

Y la reciente colección Abrirse las constelaciones, con atracción muy sagaz en su diseño y exactitud en su propósito —nuevos textos de autores que, como propone el nombre, abren zonas del firmamento a la hora de la lectura—, para entregar primicias que se sitúan en trayectos a tener en cuenta: ejemplos como los poemarios Hojarasca de las formas, de Erian Peña; y Rituales de la culpa, de José Luis Laguarda; la novela Al son de la calavera, de Andrés Cabrera; y la pieza teatral Teoría de las flores salvajes, de Katherine Perzant, lo afirman.

Libros en formato de papel —la heredad que atesora El universo en un junco, para decirlo a la manera de la escritora española Irene Vallejo, al recordar lo entrañable de la civilización lectora—, pero también espléndidos audiolibros, carteles, jornadas literarias, eventos con niños y títulos para ellos, promoción sin tregua en las plataformas mediáticas, recuerdan lo propuesto en los versos de Delfín Prats: “…ellos se asomaron mucho más allá /ellos vieron /del otro lado del horizonte…”. Así se confirma cuando La Luz abre las constelaciones.

Promoción Ediciones La Luz, Holguín

 



Romerías de Mayo: evento Memoria Nuestra llega a su fin

Memoria Nuestra, evento central de las Romerías de Mayo, finalizó, este martes, en el Museo Provincial La Periquera con una conferencia magistral y la entrega de los premios correspondientes.

El jurado compuesto por Omar Valiño, José Rojas y Lino Verdecia le concedieron el premio de investigación a Magela Zamora Simons, por su investigación titulada “Ballet Folklórico Babul, arte para salvaguardar las tradiciones”.

Obtuvieron mención los trabajos investigativos: «La cultura del café. Arte e identidad», “Mirar desde la sospecha. La Muestra Joven ICAIC como representación del cine independiente cubano” y “Conciliación laboral familiar. Una estrategia para la superación profesional femenina en museos de Bayamo», realizados por Tania Dranguet Guerrero, Reydi Zamora Rodríguez y Rosalba Pérez Oliva, respectivamente.

memorianuestra 2

El Dr. C José Rojas Bez, investigador, ensayista y profesor del Instituto Superior de Arte inició el encuentro con la conferencia “Cine cubano, clásicos y memoria histórica para una contemporaneidad”.

En la sesión Rojas Bez afirmó: «en los años sesenta nació un cine muy propio. Se convirtió en cine cubano, y latinoamericano. Comenzó no solo con una vocación política y social, sino con una estética. Citó como ejemplo algunas de las películas producidas en aquel momento y los excelentes cineastas con los que se contaba. Hizo un llamado a seguir consumiendo y estudiando estos audiovisuales, para que el cine siga enriqueciéndose.

El encuentro fue propicio para reconocer el trabajo de la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, al jurado, al comité organizador y a las instituciones que apoyaron la realización de este evento.



«Memoria Nuestra», otra vez en Romerías de Mayo

El Congreso de Pensamiento y Premio para Jóvenes Investigadores, «Memoria Nuestra» tuvo su primer panel este viernes como parte de la XXXI edición de las Romerías de Mayo.

La sala Revolución del museo provincial La Periquera acogió la conferencia «Compartiendo memorias. A 65 años del Icaic y la Casa de las Américas». Los panelistas invitados fueron Manuel Herrera, director, guionista y Premio Nacional de Cine, y el Dr.C. Jorge Fornet Gil, director del Centro de Investigaciones Literarias de la Casa de las Américas.

Jorge Fornet rememoró la fundación del Icaic y de la Casa de las Américas y cómo fue su proceso de desarrollo hasta llegar a lo que es hoy. Acerca de los premios y las actividades que realiza la Casa, comentó: «Lo que aparentemente fueron proyectos improvisados, tenían tanta solidez que hoy siguen en pie».

romerías memoria nuestra 1

Además compartió las experiencias sobre los documentales que el Icaic realizó acerca de la institución. Recordó también la publicación de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, que fue la primera edición de este fuera de Colombia.

Contó sobre el concurso de la Casa de las Américas, llamado originalmente Concurso Literario Hispanoamericano (1960), luego pasó a ser Concurso Literario Latinoamericano en 1964, y finalmente, en 1965, adquirió su actual nombre.

Por su parte, Manuel Herrera expresó: «Entré al Icaic a los 17 años. Había un fervor cultural grande y en ese momento estaba ocurriendo una revolución cultural en Cuba. Existía la intención de cambiar la forma en la que se hacía el cine». Afirmó que el surguimiento del Noticiero Icaic Latinoamericano fue la oportunidad para lanzarse a América Latina.

Sobre la formación académica dijo: «La formación que tuvimos es la que tiene hoy la escuela Internacional de Cine y Televisión».

romerías memoria nuestra 3

Insistió en destacar la actitud del Icaic, la Casa y el ballet nacional respecto a la cultura cubana. La relación entre estas instituciones era muy estrecha, «Estábamos integrados», afirmó Manuel.

En su relatoría, al referirse al Quinquenio Gris dijo: «afectó mucho a la cultura cubana y con ello al Icaic». Contó que algunos documentales y películas no podieron proyectarse por no afectar a los involucrados en los trabajos. «Lo más importante era desaparecer el dogmatismo, pero no funcionó, pasado el tiempo seguía la misma política cultural.»

Este diálogo ilustrador durante la primera sesión de Memoria Nuestra, columna vertebral del Festival Mundial de Juventudes Artísticas, brindó a los participantes un espacio para el aprendizaje y sobre todo para el homenaje al Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) y a la Casa de las Américas, en sus 65 años.



Desarrollan en Holguín primer concierto pre-Romerías

El concierto Clásicos de Europa tuvo lugar , este jueves, en el Complejo Cultural Teatro Comandante Eddy Suñol de Holguín.

La invitada principal fue la flautista suiza Antipe Da Stella junto a la Orquesta Sinfónica de Holguín, bajo dirección artística y general del Maestro Orestes Saavedra. Edelis Cabreja Loyola acompañó a Da Stella en el escenario.

La sala Raúl Camayd acogió un concierto de lujo donde el público holguinero puedo disfrutar de interpretaciones de canciones como La creación, Inocencia, Libertad, La mañana, La muerte de de Ase y otras tantas.

romeriasconciertoH2

Este concierto es parte del programa de Herencias Sonoras, que estará sesionando durante el evento. Dentro de este ocurrirá el día 5 otra presentación musical que contará con la participación de Rafael Guedes, compositor; Ariadna Cuellas, guitarrista y Javier Millet director de orquesta.



Ciego que lee

Ciego de Ávila es la próxima parada del periplo, luego de participar junto a Ediciones La Luz en la Feria del Libro de Matanzas. Algunos de la editorial de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) bajarán en Camagüey, otros seguirán hasta Holguín.

Breve odisea el descenso con maletas y cajas de libros, aunque la inefable avileña Lourdes ha seguido el trayecto de nuestro tren desde Matanzas y nos aguarda. Realismo mágico: el bicitaxista que nos transporta rumbo al amanecer es un banense aplatanado. La representante del Instituto Cubano del Libro a la feria, Mildred Patterson es también holguinera, lo cual nos hace casi ronronear.

En corto tiempo han tenido que organizar los avileños su feria, donde se esperan ansiosamente las novedades de La Luz, con sus poemarios laureados en la reciente FILH: El árbol del mundo. Selección de autores holguineros, y Consejos para no acatar, escrito por Miguel Barnet especialmente para el sello de la AHS aquí; los nuevos títulos de la colección Abrirse las constelaciones y otras propuestas, como la bellísima edición de Cuentos nuevos que parecen antiguos, de Luis Caissés con hermosas ilustraciones de Alberto Díaz de León. La escritora Dania Sorí, natural de Jicotea, me permitirá que lo presente en su peña Mi sol, del pabellón infantil.

feria ruben1Mariela Varona presenta libro de cuentos Las eternidades, de Felix Sánchez.

De vuelta a mis orígenes, participo en panel sobre ciencia ficción y fantasía cubanas, junto al avileño Yasmany Rodríguez Alfaro, la holguinera Mariela Varona y el habanero Erick Motta, voz principal de esos géneros en la Isla y bromista consumado. Su taller sobre fantaciencia se colma con los jóvenes «cronopios», admiradores que le siguen a todas partes en «modo grupie», fascinados. Motta, de sombrero de ala ancha y bastón tallado, se deja querer.

Subdirector del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, trae el libro de cuentos La casa de la discreta despedida, de la Varona, publicado hace una década por la editorial Cajachina, de esa institución fundada por el legendario Eduardo Heras León.

La feria se dedica a una mujer fascinante e irreverente, la escritora y editora Carmen Hernández Peña, suerte de hechicera celta, que ha declinado recibir el Premio provincial por la obra de la vida, porque le parece muy «definitivo», como un cierre a su creación literaria. En su caserón asaltado a deshora, cuyo patio huele a madreselvas, bebemos café de medianoche merodeados por gatos inquietantes.

feriaruben3La escritora Carmen Hernández presenta poemario de Eduardo Pino.

También Ciego tiene sus arcanos, sus misterios insondables, tras su apariencia de ciudad llana y apacible, cuyo ecléctico bulevar invita a andar en medio del trasiego de transeúntes y el vértigo de los patinadores adolescentes.

La feria incluye, además de paneles, presentaciones literarias y homenajes, sesiones sobre escritura de haikus y décimas y la premiación de varios concursos en el espléndido café literario Estaciones, de la librería «Juan Antonio Márquez», una coherente simbiosis entre comercio de libros y servicio gastronómico.

feriaruben7El libro de cuentos fantásticos Girasoles en el fin del mundo, de Elaine Vilar y publicado por Ediciones La Luz, presentado por Mariela Varona.

La noche de apagón frente a la librería nos depara sorpresas, más allá de la típica canchánchara. Una competencia de danzantes callejeros se sucede en el portal, vertiginosa, dinámica, esquizofrénica, exquisita. La gente les hace coro y, para sorpresa nuestra, también los transeúntes devienen bailarines en una coreografía inesperada.

Son jóvenes que se juntan en la librería para bailar, algunos provienen del mundo de la danza, otros la llevan en la sangre y es bastante. El espíritu de la noche contagia y nos vamos al hospedaje, gozosamente sorprendidos de que, en medio del áspero contexto, la juventud baile sabrosamente amnésica, optimista, transpirando alegría.

feriaruben5Presentación de la colección Abrirse las constelaciones, de Ediciones La Luz, en Plaza Ciego del Ánima.

Los holguineros hemos llevado los audiolibros y libros electrónicos de Ediciones La Luz, que no se presentarán pues fallará la corriente en el área digital, mas se agradece el esfuerzo de los organizadores, encabezados por dos guerreras: Natacha Cabrera, la poetisa y profesora de música que dirige Ediciones Ávila, y Yanelis Santos, al frente del Centro Provincial del Libro.

Habrá momentos emotivos como el encuentro con el narrador Félix Sánchez en perenne batalla con la memoria, o la presentación del best seller de Ediciones Ávila, Guardianes de Cassinga, cuyos autores, Yeniska Martínez y Dagoberto Massip, recopilaron durante tres lustros la información necesaria acerca de esa epopeya, donde perecieron ocho internacionalistas avileños.

El libro, cuya cubierta huele a tinta del poligráfico de Villa Clara, se terminó de encuadernar y cortar a mano esa madrugada, en una interminable jornada de esfuerzo altruista, encabezada por un hombre orquesta, Daniel Cruzata.

feriaruben4Premiación del concurso de cuentos de ciencia ficción.

El presentador Rafael de Águila luce su emotiva oratoria épica, los ancianos sobrevivientes no disimulan las lágrimas, agradece el embajador de Namibia: a la sazón, un niño sobreviviente de la matanza sudafricana.

Momento jocoso sobreviene previo al lanzamiento de la novela de Mariela Varona, Las puertas de la perversión, cuyo espacio, la plaza Ciego del Ánima, se colma de niños ante el azoro de la narradora holguinera, que corre a prevenir a las maestras acerca de su obra plena de inquietante erotismo. Pronto se aclara que allí se iba a presentar una danza escolar, momento aplazado por el apagón, y que los niños solamente desean ver cómo sus compañeritas bailan un estilizado mambo.

La fraterna emulación entre el evento provincial y la anunciada Feria de Morón pondrá una nota de color, cuando Miguel Ángel Lanz, bailarín y librero, fantasee sobre futuras ediciones de la cita del libro.

Partimos con el amanecer de un día raro para la Isla, pero algo se nos queda en Ciego de Ávila, reteniéndonos, como el afecto de nuestro anfitrión, el descendiente de sefardíes Manolo Castro, y su familia, y la amabilidad de tanta gente buena y sencilla, de donde emana la mística fascinante de esta tierra.



Premios para Ediciones La Luz en Feria del Libro de La Habana

Dos galardones recibió Ediciones La Luz, editorial de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín, durante la jornada de viernes en la XXXII Feria Internacional del Libro de La Habana.

Uno de ellos es el premio La puerta de papel, máximo reconocimiento que otorga el Instituto Cubano del Libro (ICL) al trabajo de diseño, ilustración y acabado del libro, así como al autor, concedido a la antología «El árbol del mundo. Selección de poetas holguineros».

habana 7

El poemario, compilado por el escritor Norge Luis Labrada, reúne la obra de 23 jóvenes autores, en su mayoría pertenecientes a la AHS y varios miembros también de la Uneac, quienes nacieron entre 1985 y 1997.

«El árbol del mundo» cuenta con edición de los poetas Luis Yuseff y Elizabeth Soto, y diseño de cubierta e interiores del escritor y artista gráfico Robert Ráez.

feria libro habana 6

Por su parte, el poemario «Consejos para no acatar», del destacado intelectual Miguel Barnet, logró categoría de Gran Premio entre los Premios del Lector, que entrega el ICL a los títulos más vendidos durante el año anterior a nivel nacional, aunque se tienen en cuenta su calidad y trascendencia.

feria libro habana 4

El libro del Premio Nacional de Literatura cuenta con edición de Luis Yuseff, diseño de Frank Alejandro Cuesta e imagen de cubierta de Ernesto Rancaño.

Ediciones La Luz ha tenido una destacada participación en varios espacios de la FILH 2024.

feria libro habana 5

 



Romerías de Mayo: Babel lanza convocatoria

La Asociación Hermanos Saíz (AHS) y el Centro Provincial de Artes Plásticas de Holguín han lanzado la convocatoria a la edición 29 de Babel, el evento dedicado a las artes visuales en el Festival Mundial de Juventudes Artísticas,  que regresará en mayo a la ciudad cubana de los parques.

Como es habitual durante Romerías de Mayo, los artistas podrán ocupar espacios galéricos, realizar performances, proyectos expositivos e intervenciones públicas para propiciar el intercambio con las diversas expresiones visuales en la contemporaneidad.

En 2024, Babel se enfocará en la fotografía como una forma de expresión artística legítima, la cual utilizando técnica, creatividad y sensibilidad captura la realidad circundante de manera espontánea o premeditada.

Por ello, los organizadores han invitado a los jóvenes artistas que trabajan esta técnica a unirse a las muestras expositivas para celebrar, en Holguín, del 2 al 8 de mayo, los 30 años de la mayor fiesta del arte joven en Cuba.

Las propuestas se recepcionarán hasta el 20 de marzo en el Centro de Arte de Holguín, institución ubicada en la céntrica esquina de las calles Maceo y Martí, o en la filial holguinera de la AHS, cuya sede, la Casa del Joven Creador, está situada en uno de los corredores de la Plaza de la Marqueta.

Para obtener más información, el comité organizador de Babel pone a disposición de los interesados los correos electrónicos ahsholguin@gmail.com y artistasholguineros@gmail.com.

Babel, uno de los eventos más antiguos de Romerías de Mayo, ha devenido en un importante espacio de diálogo y exhibición de las artes visuales en el país, a partir de la confluencia de consagrados y jóvenes exponentes, tanto cubanos como foráneos.



Holguín acogerá la edición 30 de las Romerías de Mayo

Del 2 al 8 de mayo, la ciudad de Holguín acogerá la 30ma. edición de las Romerías de Mayo, un evento que desde 1993 reúne a jóvenes creadores de diversas expresiones artísticas y culturales de Cuba y el mundo.

Los organizadores del festival anunciaron que esta vez estará dedicado al 65 aniversario de dos instituciones emblemáticas de la cultura cubana: la Casa de las Américas y el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic).

Las Romerías de Mayo se han convertido en un espacio de diálogo y convivencia entre tradición y modernidad, donde se defienden los valores identitarios de los pueblos y se promueve la paz a través del intercambio cultural.

La Asociación Hermanos Saíz, que desde 1986 agrupa a los más importantes escritores, artistas, intelectuales y promotores jóvenes en Cuba, es la organización anfitriona de las Romerías, que cada año convocan a miles de participantes y espectadores.



Romerías de Mayo: Cámara Azul lanza convocatoria

La Asociación Hermanos Saíz y el Centro Provincial de Cine en la provincia de Holguín han hecho pública la convocatoria de Cámara Azul, el evento dedicado al universo audiovisual en Romerías de Mayo.

De acuerdo con una nota de prensa, en 2024, Cámara Azul tendrá como temática principal “Comunicar el patrimonio a través del audiovisual”, en consecuencia, acogerá paneles conformados por realizadores y especialistas que visibilicen o proyecten iniciativas de revitalización de la memoria histórica y los valores patrimoniales de la nación a través del audiovisual.

Especial significación tendrá en esta ocasión el aniversario 65 del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic), por ello, se anuncian proyecciones especiales de piezas que constituyen joyas de la cinematografía nacional.

De igual manera, el evento resaltará los 25 años de la emisora del Patrimonio Cubano, Habana Radio, de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, cuya misión es promover la vida y los tesoros patrimoniales de las villas fundacionales y otras importantes ciudades cubanas, con la impronta de las nuevas tecnologías asociadas a la comunicación.

A propósito, la Dirección Provincial de Radio se insertará en el programa de Cámara Azul para el desarrollo de un taller de realización radiofónica dedicado al radio documental, formato óptimo para la difusión del patrimonio.

Como de costumbre, durante el Festival Mundial de Juventudes Artísticas se proyectará una amplia muestra de jóvenes realizadores y el lanzamiento de las convocatorias de los eventos audiovisuales Cine Andante (Guantánamo) y El Almacén de la Imagen (Camagüey), ambos de la Asociación Hermanos Saíz, con sus respectivas muestras especiales.

El espacio Cámara Azul surgió en el 2004 por iniciativa de la sección de audiovisuales de la AHS, liderado en ese momento por el realizador Jorge Ribaíl Reyes, ante la escasa presencia del género en las Romerías de Mayo y debe su nombre al proceso por el que varios elementos, fotografiados por separado, se funden en una sola imagen, conocido como “blue screen” o “cámara azul”.