Holguín


Todas las cabezas se unen para pensar a Virgilio Pi√Īera

A la obra del importante escritor cubano Virgilio Pi√Īera, a 110 a√Īos de su natalicio, dedica sus espacios la 23 edici√≥n del Premio Celestino de Cuento, que hasta el d√≠a 18 realiza Ediciones La Luz, sello de la AHS en Holgu√≠n, y la secci√≥n de Literatura de la AHS local.

Momentos de su vida y obra, y sus aportes a la literatura hispanoamericana como una de sus figuras claves, centraron los abordajes del panel ‚ÄúTodas las cabezas se unen‚ÄĚ, dedicado a reconocer la impronta del reconocido dramaturgo, poeta, narrador y cr√≠tico nacido en la ciudad de C√°rdenas, Matanzas; destacando su cuban√≠a aut√©ntica, su ruptura creativa, su filosof√≠a, sus modos de asumir la realidad, el teatro, la literatura y sus facetas creativas.

A cargo de los escritores Rub√©n Rodr√≠guez, Mariela Varona y Erian Pe√Īa, este espacio, realizado en el sal√≥n Abrirse las constelaciones, reconoci√≥ la obra de Virgilio, lo que lo sit√ļa como figura imprescindible de la literatura cubana, al ser un autor que abord√≥ con maestr√≠a todos los g√©neros, resaltando la cuban√≠a de Aire fr√≠o (teatro) y La isla en peso (poes√≠a).

Mariela Varona y Rub√©n Rodr√≠guez se refirieron de manera particular a la vigencia de la obra de Pi√Īera en varias generaciones de escritores cubanos, quienes asumen recursos como el humor, la iron√≠a y la burla desde la misma cuerda virgiliana. Por su parte, Erian Pe√Īa destac√≥ el trabajo que realiz√≥ el autor de Electra Garrig√≥ y La carne de Ren√© como traductor durante su estancia en Buenos Aires, etapa en la que integr√≥ el comit√© de traducci√≥n de la novela Ferdydurke, del polaco Witold Gombrowicz, obra de alta complejidad, incluso en su lengua de origen.

Pe√Īa Pupo coment√≥, adem√°s, de su amistad con intelectuales de esa naci√≥n suramericana como Adolfo Bioy Casares, Victoria y Silvina Ocampo y Jorge Luis Borges, quien lo incluy√≥ en las reconocidas antolog√≠as Cuentos breves y extraordinarios y El libro del cielo y del infierno.

Hasta el s√°bado este evento se desarrollar√° con un amplio programa de actividades que incluye paneles, presentaciones de libros, lecturas, pe√Īas infantiles y la premiaci√≥n del certamen.

El Premio Celestino de Cuento surgi√≥ en 1999, como homenaje a la obra del holguinero Reinaldo Arenas y a la publicaci√≥n de su novela Celestino antes del alba. En su primera edici√≥n lo recibi√≥ el narrador y periodista Rub√©n Rodr√≠guez con el cuento ‚ÄúFlora y el √°ngel‚ÄĚ.


Poemas, poetas y poéticas en Holguín

Alpidio Alonso Grau, Ministro de Cultura de Cuba, present√≥ este viernes, en el espacio La Hora Tercia Especial de la Feria del Libro de Holgu√≠n, el n√ļmero 21 de la revista Amnios.

Junto al poeta villaclare√Īo Yamil D√≠az, jefe de redacci√≥n de la revista, Alpidio repas√≥ parte del contenido que aborda esta edici√≥n de Amnios, donde devela zonas poco conocidas de bardos cubanos, mostrando adem√°s textos contempor√°neos en materia po√©tica.

La publicaci√≥n presenta al lector autores importantes de la poes√≠a universal, entrevistas, rese√Īas de libros, ensayos y textos cr√≠ticos sobre autores del g√©nero l√≠rico, coment√≥.

Fotos Eliecer Pe√Īa

Desde 2009, cuando surge la revista, la intenci√≥n fue exhibir al p√ļblico cubano la l√≠rica de la isla y de otras naciones; y presentar fuera de Cuba la poes√≠a insular de manera general; por eso Amnios no pretendi√≥, ni pretende ser una revista de textos in√©ditos, a√Īadi√≥.

Este se trata de un n√ļmero exclusivo dedicado de manera especial a la traducci√≥n po√©tica, por lo que re√ļne traducciones de poetas cubanos a importantes autores mundiales.

En este sentido se encuentran reconocidas figuras de las letras cubanas: José Martí, Julián del Casal, José Lezama Lima, Eliseo Diego, Nicolás Guillén y Cintio Vitier, entre otros.

Fotos Eliecer Pe√Īa

Como parte de este espacio fue presentado el texto Apuntes en torno a la guerra cultural, de Abel Prieto, publicado por Ediciones La Luz, sello de la AHS en Holguín. Presentado por el historiador Ernesto Limia junto a Abel y Luis Yuseff, editor jefe de La Luz, Apuntes… se conforma de entrevistas, artículos, presentaciones de libros e intervenciones de su autor; formando una especie de compendio de ideas en torno a símbolos, sucesos y frases que patentizan, en muchas ocasiones, la guerra mediática e ideológica.

El escritor y presidente de la Casa de las Am√©ricas reiter√≥ la necesidad de una mejor formaci√≥n de los p√ļblicos que permita identificar estos fen√≥menos y adoptar posiciones cr√≠ticas ante las tergiversaciones o bombardeos de contenidos, en un entramado de m√≥viles, pantallas, tabletas electr√≥nicas, redes sociales, televisores, libros, medios de prensa y las complicaciones de la cotidianidad.

Fotos Eliecer Pe√Īa

Publicado por la editorial Ocean Sur en 2017 y por La Luz en 2018, este texto ofrece conocimientos, argumentos y visiones que motivan el pensamiento crítico, en medio de una realidad con retos constantes que se redimensionan, destacó Limia en sus palabras.

Como parte de su visita a la Feria del Libro holguinera, el Ministro de Cultura, junto a Abel Prieto, Juan Rodríguez, presidente del Instituto Cubano del Libro, y otros autores de la literatura cubana, recorrieron espacios de expoventa de libros, presentaciones y paneles, así como una visita a la filial de la Universidad de las Artes en esta provincia.


En la hora tercia de La Luz

La antolog√≠a po√©tica En el √ļltimo d√≠a del mundo, que re√ļne cerca de 135 textos del escritor mexicano Jos√© Emilio Pacheco, uno de los m√°s importantes autores de ese pa√≠s y Premio Cervantes de Literatura, distingue las propuestas de Ediciones La Luz en la Feria del Libro holguinera.

Presentado La Hora Tercia, este texto, con selecci√≥n y compilaci√≥n del escritor Erian Pe√Īa Pupo, constituye una especie de homenaje al autor azteca justo cuando el importante evento sociocultural cubano se dedica a esta naci√≥n. Editado por el sello de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Holgu√≠n, el libro re√ļne poemas escritos por Pacheco a lo largo de su vida que muestran diferentes etapas del multipremiado autor de la Generaci√≥n mexicana del del 50.

‚ÄúEs un placer que hoy la poes√≠a del tambi√©n Premio Reina Sof√≠a, regrese al encuentro con el lector cubano, principalmente el m√°s joven, gracias a La Luz, y a Luis Yuseff, su editor, coment√≥ Erian. Tambi√©n se trabaj√≥ con la colaboraci√≥n de personas que desde distintas partes del mundo hicieron llegar los libros para esta edici√≥n holguinera; as√≠ como con la prestigiosa Agencia Literaria Carmen Barcell S.A., en Barcelona, Espa√Īa, que cedi√≥ los derechos del autor para esta publicaci√≥n, explic√≥ el tambi√©n periodista. Otra de las primicias de En el √ļltimo d√≠a del mundo es que cuenta con pr√≥logo de la periodista y escritora mexicana Elena Poniatowska, gran amiga del autor de Las batallas en el desierto y El principio del placer, y tambi√©n Premio Cervantes, quien gustosa cedi√≥ su ensayo para este libro. ‚ÄúEs, por tanto, como le gustar√≠a al autor, un libro de complicidades y afectos‚ÄĚ, a√Īadi√≥.

‚ÄúCon un lenguaje sencillo, preciso y cercano al lector, el escritor mexicano proyecta una aparente simplicidad que hace que sus versos sean cercanos a todos, de este modo su poes√≠a es una mirada al mundo, a la condici√≥n humana y al tiempo, que transpira amor y devoci√≥n por la literatura, la creaci√≥n y la historia, a la que tanto debe y nos ha hecho ser como somos‚ÄĚ. Considerado una de las figuras trascendentales de la literatura hispanoamericana del siglo XX, Pacheco es contempor√°neo de los autores mexicanos Carlos Monsiv√°is, Sergio Pitol y Vicente Le√Īero. Su obra se destac√≥, adem√°s de la l√≠rica, en la novela, los cuentos cortos, las traducciones, los ensayos, los art√≠culos period√≠sticos, los guiones para teatro y cine, la investigaci√≥n, la docencia, la divulgaci√≥n cultural y en la edici√≥n. Pero fue en la l√≠rica donde su obra alcanz√≥ mayores cimas y lo reafirman como un autor mayor, recibiendo los reconocimientos m√°s importantes del idioma, como los premios Jos√© Asunci√≥n Silva, Iberoamericano de Letras Jos√© Donoso, Octavio Paz de Poes√≠a y Ensayo, Alfonso Reyes, Iberoamericano de Poes√≠a Pablo Neruda, y el Federico Garc√≠a Lorca.

Fotos Eliecer Pe√Īa

Como parte de este espacio dedicado a La Luz en su 25 aniversario se presentaron, adem√°s, los libros Yo es otro, de Fran Alejandro Cuesta, por Luis Yuseff; Est√°tica milagrosa. Listas para vencer y no para ser vencidas, de Isabel Cristina L√≥pez Hamze, por Liset Prego; Las piedras clamar√°n. Poes√≠a cubana contempor√°nea de tema LGBT+, de Virgilio L√≥pez Lemus y Jes√ļs Barquet, por Eugenio Marr√≥n; Monstruos. Peque√Īo inventario, de Maikel Jos√© Rodr√≠guez, por Adalberto Santos, y varios de los recientes audiolibros del sello, por Elizabeth Soto.

Fotos Eliecer Pe√Īa

Paquidermos y otros textos poéticos abren las constelaciones

El 7 de mayo de 1997, en el Sal√≥n de √ļltima espera del aeropuerto Frank Pa√≠s de Holgu√≠n, un joven autor, Jos√© Luis Serrano, con su libro Buf√≥n de Dios, inici√≥ el trayecto de Ediciones La Luz por el mapa editorial cubano, un camino lleno de obst√°culos, alegr√≠as y de libros que hoy conforman el corpus literario nacional y de apuestas, como aquel d√≠a pr√≠stino, por los noveles autores.

Veinticinco a√Īos despu√©s, cerrando de alguna manera un ciclo y como una especie de homenaje bien ganado a un autor referencial dentro de la d√©cima y la estructura cl√°sica, merecedor entre otros del Premio Nicol√°s Guill√©n de Poes√≠a, y cercano amigo de este sello de la AHS en Holgu√≠n, La Luz publica Paquidermos, de Serrano, en formato Epub. La primera presentaci√≥n fue en Romer√≠as de Mayo, y ahora regresa en las andanzas de la 30 Feria del Libro.

Jos√© Luis Serrano presenta otro libro que, aunque lleno de sentencias, se abre en m√ļltiples preguntas‚Ķ En las p√°ginas de Paquidermos contin√ļa construyendo su universo en forma de sonetos. Esa es la urdimbre de un tapiz al que a√Īadir√° las dis√≠miles tramas, mezcla de preocupaciones conocidas de sus obras anteriores con obsesiones m√°s desarrolladas y nuevos matices. La forma estr√≥fica sigue siendo la columna vertebral del cuerpo fragmentado que es su poes√≠a; espejo de la contemporaneidad refractada y expuesta en peque√Īos sintagmas, concisos y mortales como pu√Īales bien dispuestos, escribe Cecilia Garc√©s en el pr√≥logo.

Foto cortesía de Ediciones La Luz

En este libro ‚Äďpresentado por Ronel Gonz√°lez en el espacio Abrirse las constelaciones, de La Luz‚Äď ‚Äúla objetividad seca y corrosiva que lo caracteriza se ha contaminado de una subjetividad cargada del ¬ęsentimentalismo que desparrama /un l√≠quido viscoso¬Ľ. Se siente en el lirismo que aflora, instantes que se desmarcan del resto por la propia belleza que los caracteriza, por la melancol√≠a que llega a ellos como gotas de lluvia o por el dolor subyacente, a√Īade y subraya que Paquidermos tiene, otra vez, el af√°n de J.L. Serrano por capturar en sonetos el mundo cual fotograf√≠a, y la intenci√≥n de comprender en el proceso algo que funcione como sedante ante todo lo visto. Busca la belleza, la vive, la reconstruye; se redefine, √©l y su po√©tica, con ella‚ÄĚ.

En la jornada fueron tambi√©n presentados otros t√≠tulos de la colecci√≥n de poes√≠a: Est√°tica milagrosa. Listas para vencer y no para ser vencidas, de Isabel Cristina L√≥pez Hansen, por Liset Prego; En el √ļltimo d√≠a del mundo, antolog√≠a del Premio Cervantes mexicano Jos√© Emilio Pacheco, por Erian Pe√Īa; Instrucciones para dibujar un p√°jaro, de Jacques Pr√©vert, por sus traductoras Irina Chaveco y Elizabeth Soto; las analektas 40 y 41, Contumaces, de Susel Leg√≥n, y Notas al margen de la lluvia, de Jos√© Miguel Santiesteban, respectivamente, por Reinaldo Zald√≠var, Yo es otro, de Frank Alejandro Cuesta, y Carne roja, de Reinaldo Zald√≠var, por Luis Yuseff.


Poetas sorprendidos en la noche de los siglos por un cono de luz

A los escritores Manuel Garc√≠a Verdecia y Eugenio Marr√≥n dedica sus jornadas la 30 edici√≥n de la Feria Internacional del Libro en Holgu√≠n. Los dos nacieron en 1953: Verdecia en Marcan√©, y Marr√≥n en Baracoa, y ambos prestigian con su obra ‚Äďcomo narradores, poetas, editores, ensayistas, profesores, y traductor, en el caso de Verdecia‚Äď esta ‚Äúprovincia del universo‚ÄĚ para anclarse en el mapa cultural de la Naci√≥n como claros referentes para los m√°s j√≥venes autores.

Fotos Rocío Carballosa (cortesía de Ediciones La Luz)

Precisamente los noveles escritores, representados por Ediciones La Luz, sello de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Holgu√≠n, rindieron homenaje a ambos autores, fieles amigos de la editorial, con la publicaci√≥n de los n√ļmeros 42 y 43 de la colecci√≥n Analekta: los poemarios Romeo & Julieta en Manhattan, de Marr√≥n, y Ramas de √°lamo y otros poemas, de Garc√≠a Verdecia, tambi√©n presentados en formato audiolibro, con el valor a√Īadido de recoger la voz de los autores leyendo, en los estudios de Radio Angulo, los textos incluidos en sus libros.

‚ÄúAunque ambos autores han incursionado con acierto en el amplio espectro de los g√©neros literarios, traslad√°ndose del art√≠culo al ensayo, del cuento a la novela, optaron en este caso, por encomendarse una vez m√°s al ejercicio inefable de la poes√≠a. Cavaron en su obra en busca de poemas cardinales, objetos imantados, piedras volc√°nicas, espejos de azogue, donde acaso se muestran en su totalidad y fulgor los dif√≠ciles v√©rtigos de la palabra‚ÄĚ, coment√≥ Mois√©s May√°n en las palabras de presentaci√≥n, en el espacio La hora tercia especial, en la sede de la AHS.

Fotos Rocío Carballosa (cortesía de Ediciones La Luz)

‚ÄúMarr√≥n dialoga con motivos cl√°sicos, desde ¬ęlas voces que traen el sitio de Troya¬Ľ hasta ¬ęlos campamentos en la noche de Cartago¬Ľ. Manuel explora la primitiva forma de la palabra y tensa el arco en el poema inicial: ¬ęvida es la flecha en su curso¬Ľ, asegura. Se advierte en los versos de Marr√≥n el misterio c√≥mplice que conecta a los amantes; Manhattan o Damasco son solo pretextos para ese amor que llega en ¬ęa√Īo terrible¬Ľ. Manuel sopla los rescoldos de los Cantares de Salom√≥n, y jura amar en el minuto preciso y desear un minuto despu√©s‚ÄĚ, a√Īadi√≥ May√°n. ¬†¬†¬†¬†¬†

Ambos textos, realizados en una de las colecciones m√°s modestas, y al mismo tiempo hermosas de La Luz, fueron creadas con el objetivo de agasajar a estos autores, y poseen el dise√Īo de Robert R√°ez, y edici√≥n y correcci√≥n de Elizabeth Soto, quien en la presentaci√≥n coment√≥ sobre el trabajo editorial con los poemarios, y en especial con la grabaci√≥n del audiolibro.

Fotos Rocío Carballosa (cortesía de Ediciones La Luz)

Con anterioridad, Garc√≠a Verdecia realiz√≥ las palabras de inauguraci√≥n de la exposici√≥n colectiva L√ļmenes, 25 a√Īos de luz, dedicada al 25 aniversario de Ediciones La Luz, donde resalt√≥ que ‚Äúel libro es, adem√°s, un producto cultural que va reflejando las √©pocas. La Luz ofrece un libro hermoso que, desde la cubierta y el dise√Īo interior, se gana al lector‚Ķ Esta exposici√≥n nos habla de un colectivo que sabe que leer no es solamente descifrar palabras, sino inscribirse en un contexto cultural. Confieso que hemos trabajado, esa puede ser la frase que resuma una muestra‚ÄĚ que expone gigantograf√≠as, portadas y carteles de campa√Īas de promoci√≥n literaria, que visualizan parte del recorrido de esta casa por todo un cuarto de siglo.

Fotos Rocío Carballosa (cortesía de Ediciones La Luz)

¬ŅQu√© son Marr√≥n y Manuel sino dos autores sorprendidos en la noche de los siglos por un cono de luz‚Ķ?‚ÄĚ, se pregunta Mois√©s May√°n. ‚ÄúHoy Marr√≥n y Manuel ‚Äďasegura el joven poeta holguinero‚Äď vuelven a ser por obra y gracia de la palabra, los autores de Los pedidos de la lluvia y de La consagraci√≥n de los contextos. En esta hora coagulada dejan de ser dos de los intelectuales cubanos m√°s activos y prestigiosos de su generaci√≥n; el tiempo es enga√Īoso, f√≠jense bien, son los mismos muchachos de anta√Īo, los protagonistas del boom literario de los ochenta, el joven director de la revista Cayajabo, el presidente de la Brigada Hermanos Sa√≠z en los umbrales de los arduos setenta. Est√°n con nosotros, ocultando su timidez tras las cubiertas de Romeo & Julieta en Manhattan y Ramas de √°lamo y otros poemas‚ÄĚ. Gracias a ambos.

Fotos Rocío Carballosa (cortesía de Ediciones La Luz)

Una mentira de la luna en el centenario de Carilda Oliver Labra

Con un panel en Ediciones La Luz, sello de la AHS en Holguín, que abordó la vida y obra de Carilda Oliver Labra (1922-2018) y la presentación del audiolibro Territorios de conflicto. Una mentira de la luna, se recordó como parte del evento literario Palabras compartidas, en la XXIX edición de las Romerías de Mayo, el centenario de esta reconocida escritora cubana.

Fotos Facebook de Ediciones La Luz

Con la participación de las jóvenes escritoras Nathaly Hernández, Lisbeth Lima y Yanetsy Ariste, se dialogó sobre la obra lírica de Carilda, especialmente sobre su libro Al sur de mi garganta, de sus obsesiones y temas recurrentes, y de las interpretaciones realizadas sobre su poesía.

Adem√°s, se present√≥ el audiolibro Territorios de conflicto. Una mentira de la luna, de la colecci√≥n 10×10, homenaje de las poetisas holguineras en el centenario de ‚ÄúLa novia de Matanzas‚ÄĚ, como tambi√©n era conocida la autora de Desaparece el polvo y Calzada de Tirry 81.

Fotos Facebook de Ediciones La Luz

Este material surgi√≥ como iniciativa de la secci√≥n de Literatura de la AHS e incluye las voces de Idania Salazar, Ana Yanet Garc√≠a Ramos, Liset Prego y Elizabeth Soto, quien se encarg√≥ de la selecci√≥n de los textos y coordinaci√≥n del audiolibro, y tambi√©n de autoras con una obra reconocida, como Lourdes Gonz√°lez Herrero, Belkis M√©ndez, Maribel Feli√ļ y Kenia Leyva.

Los versos de Territorios en conflicto, con dise√Īo de Robert R√°ez, fueron grabados en los estudios de la CMKO Radio Angulo y cuenta con la m√ļsica electr√≥nica del DJ Tony‚Äôs Screams.

Nacida en la ciudad de Matanzas en 1922 y fallecida en la misma ciudad en 2018, Carilda Oliver Labra sobresale como referente con su amplia obra poética en la literatura cubana, lo que le mereció el Premio Nacional de Literatura 1997, y el José Vasconcelos 2002, en México.  

Fotos Facebook de Ediciones La Luz

Romerías reconoce a instituciones y personalidades de la cultura cubana

Personalidades e instituciones de la cultura cubana que han contribuido al desarrollo sociocultural del país fueron reconocidas en la XXIX edición de las Romerías de Mayo, que, del 2 al 8, convirtió nuevamente a la ciudad de Holguín en la capital del arte joven.

Ediciones La Luz, sello de la AHS en la provincia, fue distinguida, por su amplia labor editorial, reconocida entre los mejores sello del país, y vinculada a numerosos procesos culturales, con el Hacha de Holguín, máxima distinción que otorga el Gobierno.

Mientras que el Escudo de Holgu√≠n, reconocimiento que entrega el Gobierno Provincial, distingui√≥ la obra del m√ļsico Joaqu√≠n Betancourt, Premio Nacional de M√ļsica y Maestro de Juventudes de la AHS; as√≠ como la del fot√≥grafo Gabriel D√°valos, quien muestra desde su lente el arte danzario incorporado al paisaje p√ļblico, especialmente por su reciente trabajo con la Compa√Ī√≠a de Danza Contempor√°nea Codanza.

Por otra parte, a solicitud de la AHS en Holgu√≠n, la Direcci√≥n Provincial de Cultura y el Consejo Provincial de las Artes Esc√©nicas, se entreg√≥ el Aldab√≥n de La Periquera, m√°xima distinci√≥n que otorga la Asamblea Municipal del Poder Popular en el territorio, al actor Yasser Vel√°zquez, fundador del Festival Nacional de Teatro Joven y el de Humor para J√≥venes Satiric√≥n, ambos eventos realizados cada a√Īo en la ciudad de Holgu√≠n.

Adem√°s, recibi√≥ id√©ntico galard√≥n Karell Maldonado, artista visual y dise√Īador del Teatro Gui√Īol de Holgu√≠n, instituci√≥n que celebra este 2022 sus 50 a√Īos, por su contribuci√≥n al desarrollo de la escena no solo holguinera, lo que le propici√≥, entre otros reconocimientos, un Premio de Dise√Īo en el Festival Nacional de Teatro de Camag√ľey.

 


C√≥mo dibujar un p√°jaro seg√ļn Jacques Pr√©vert

Surrealista en sus inicios, irreverente e iconoclasta siempre, due√Īo de una libertad creativa que enarbol√≥ en cada uno de sus libros, Jacques Pr√©vert (Neuilly-sur-Seine, 1900/Par√≠s, 1977) es uno de los poetas fundamentales no solo de la lengua francesa; y aunque no intervino en las expresiones m√°s formales del surrealismo, se le atribuye la paternidad de pr√°cticas art√≠sticas caracter√≠sticas del movimiento, como el cad√°ver exquisito (en su casa, una vivienda colectiva con el n√ļmero 54 en la Rue du Ch√Ęteau, se reun√≠an entre 1925 y 1928, miembros del surrealismo como Raymond Queneau, Marcel Duhamel y Benjamin P√©ret).

La publicaci√≥n por La Luz de Instrucciones para dibujar un p√°jaro salda una deuda con el lector cubano, al ofrecerle una selecci√≥n, traducida por Irina Chaveco Pupo y Elizabeth Soto, de los poemas que Pr√©vert escribi√≥ entre 1930 y 1944 y que, publicados con el t√≠tulo Paroles en 1946, lo reafirmaron como uno de los autores m√°s importantes de su generaci√≥n, una obra que figur√≥ entre la ‚Äúm√°s le√≠da de su tiempo‚ÄĚ y que ‚Äúnos sigue seduciendo hoy‚ÄĚ, como asegura Lourdes Arencibia en el texto, especie de pr√≥logo, que acompa√Īa como br√ļjula la lectura.

Paroles le dio a Pr√©vert el reconocimiento que le fue huidizo al principio, cuando sus contertulios de las tabernas y caf√©s parisinos consideraban su poes√≠a ‚Äúdemasiado populista y bohemia‚ÄĚ. Sin embargo, escribe Arencibia, ‚Äúla dif√≠cil facilidad de la poes√≠a iconoclasta de Pr√©vert, su sentido de la imagen ins√≥lita y de humor cr√≠tico, su naturalidad, su estilo en apariencia sencillo y accesible al lector, con una visibilidad que explota al m√°ximo la representatividad del habla siempre cercano al lenguaje de la calle y a los sucesos de la vida cotidiana francesa, es a la vez diverso tanto en el fondo como en la forma‚ÄĚ. La traducci√≥n cubana realizada por Irina y Elizabeth supo vencer la mezcla de referencias literarias y religiosas, lugares, personajes y circunstancias hist√≥ricas, y los elementos del surrealismo, el absurdo, la ant√≠tesis, la iron√≠a, la convivencia de textos sin puntuaci√≥n ni estilo definido, la mezcla de poemas largos y cortos, los juegos de palabras, las aliteraciones, los aforismos y neologismos, la combinaci√≥n de recursos de la oralidad y la escritura‚Ķ que caracterizan Paroles y que lo convirtieron en uno de los ‚Äúautores franceses m√°s admirados, cantados, recitados y conocidos no solo en Francia, sino en el mundo entero, porque Pr√©vert dej√≥ su impronta creativa para p√ļblicos de cualquier edad e incursion√≥ en casi todas las esferas de las artes‚ÄĚ (el cine, la musicalizaci√≥n de textos, la representaci√≥n escrita del lenguaje pict√≥rico).

Pr√©vert fue ‚Äďalgo dif√≠cil en otros tantos ‚Äúpoetas malditos‚ÄĚ, muchos de ellos franceses‚Äď un irreverente que, quiz√° por ello mismo y por las posibilidades de su verso, se convirti√≥ en popular, al punto de ser le√≠do y recitado en los diferentes niveles de ense√Īanza en lengua francesa.

Organizados como en el cuaderno original, mostrando que el poeta ‚Äúsabe desplazarse con absoluta facilidad y elegancia dentro del √°mbito literario‚ÄĚ, en los textos de Instrucciones para dibujar un p√°jaro, que avistan el esp√≠ritu europeo desde el fin de la Primera Guerra Mundial al inicio de la Segunda, Pr√©vert ‚Äúadopta una voluntad de conformaci√≥n f√≥nica de modo consciente o inconsciente que hacen del poema una estructura libre, donde se respira un tempo que es otorgado por las sensaciones que trasmite el autor, en su burla o halago, aboliendo los signos de puntuaci√≥n, incluyendo una ortograf√≠a a su antojo‚ÄĚ, aseguran Soto y Chaveco.

¬ŅQu√© caracteriza, adem√°s de lo expuesto, su poes√≠a? ¬ŅY qu√© peculiaridades en la obra de Pr√©vert marcaron el arduo trabajo de traducci√≥n? ‚ÄúUna lectura en voz alta de sus poemas en franc√©s denota su prop√≥sito de crear hemistiquios mel√≥dicos, especie de anagramas para decir lo dicho, de una manera m√°s amena, m√°s tonal. Un juego de palabras que burle la situaci√≥n, el entorno, un sentimiento en espec√≠fico, dislocaciones de estructuras sint√°cticas que organizan o desorganizan el cerebro de los personajes, conmutaciones en los sintagmas, frases con deformaci√≥n cuyo referente ling√ľ√≠stico, es evocado por el lector u oyente. La repetici√≥n, el inventario verbal o sustantivado, encadenamientos, paralelismos, notaciones como pinceladas que conforman por yuxtaposici√≥n un relato narrativo o dram√°tico‚ÄĚ.

Los noventa y cinco poemas que componen Paroles hab√≠an sido recitados una y otra vez por Pr√©vert a sus amigos antes de consentir en su publicaci√≥n (Henri Michaux lo incitaba a escribir, y Pr√©vert, concluido cada texto, lo enviaba al poeta y pintor belga). ‚ÄúLos regalaba a sus amigos, a veces los entregaba para alguna revista, los dedicaba al grupo de teatro Octubre‚ÄĚ, pero cuando salieron, publicados por Bertel√© y Gallimard, Paroles ‚Äúresult√≥ un acontecimiento literario: cinco mil ejemplares se vendieron a la primera semana‚ÄĚ. La fuerza, la reinvenci√≥n, el anticonformismo virulento y la rebeld√≠a, junto a una diversidad tem√°tica que marca su rechazo a utilizar un lenguaje manido y alambicado, y su derecho a generar un texto conforme a su imaginario, m√°s el amor, la camarader√≠a, el esp√≠ritu de insurrecci√≥n, la guerra, donde une ternura y violencia‚Ķ marcan su obra po√©tica. Adem√°s palpamos el humor, la burla, la mordacidad, la descripci√≥n cruda de los acontecimientos, sus opiniones cr√≠ticas a las instituciones, como al sistema educativo, la iglesia y la familia tradicional y patriarcal.

Este libro ‚Äďse√Īal de que el p√°jaro de Pr√©vert ha cantado y seguir√° haci√©ndolo‚Äď ‚Äúbusca en cada verso desasirse de las rejas de la poes√≠a anteriormente escrita‚ÄĚ, al llenar ‚Äúestas p√°ginas con una verdad dicha sin apegos a convencionalismos‚ÄĚ. Suerte no solo para el lector cubano, sino para el hispanoamericano, esta traducci√≥n de Irina Chaveco y Elizabeth Soto publicada por La Luz, que con edici√≥n de Liset Prego y dise√Īo de Robert R√°ez a partir de una fotograf√≠a de cubierta de Norlys Guerrero, nos entrega a una de las voces fundamentales de la poes√≠a escrita en lengua francesa y de la l√≠rica universal: la inconfundible voz de Jacques Pr√©vert.

 


Trazar los límites del relato como quien modela una pieza de arcilla

Horacio Quiroga, uno de los grandes narradores latinoamericanos, escribi√≥ un ‚ÄúDec√°logo del perfecto cuentista‚ÄĚ, como otros escritores han dejado los suyos. Nueve de los preceptos del dec√°logo de Quiroga son prescindibles seg√ļn Julio Cort√°zar, pero el √ļltimo, el d√©cimo, posee una lucidez impecable: ‚ÄúCuenta como si tu relato no tuviera inter√©s m√°s que para el peque√Īo ambiente de tus personajes. De los que pudiste haber sido uno. No de otro modo se obtiene la vida en el cuento‚ÄĚ. La noci√≥n de peque√Īo ambiente da su sentido m√°s hondo al consejo, al definir la forma cerrada del cuento, su esfericidad. A eso sumamos otro punto significativo: el narrador pudo haber sido uno de los personajes, es decir que la situaci√≥n narrativa en s√≠ debe nacer y darse dentro de la esfera, trabajando del interior hacia el exterior, sin que los l√≠mites del relato se vean trazados como quien modela una pieza de arcilla; o sea que el ritmo de las formas de la vida en la esfera deben pre-existir, de alguna manera, al acto de escribir el cuento; como si el narrador, sometido por la forma que asume, se moviera impl√≠citamente en ella y la llevara a la extrema tensi√≥n, a la perfecci√≥n de la forma esf√©rica.

Estos tres libros de narrativa del cat√°logo de Ediciones La Luz ‚Äďuna novela y dos selecciones de relatos: El planeta rojo, de Eli√©cer Almaguer, la novela; y Animal de otra raza, de Maribel Feli√ļ, e Indicaciones para divorciar a un hombre, de Juan Siam, los cuentos‚Äď me hacen recordar ese consejo dado por Quiroga y subrayado d√©cadas despu√©s por Cort√°zar. Modelar la arcilla, presionarla de tal manera que desde la tensi√≥n de los dedos, todo el flujo de pensamientos y emociones del cuerpo, emanen y den forma a la escritura, pero no una forma cualquiera, sino una ‚Äúescritura corporizada‚ÄĚ, mediante la cual estas historias destilan la vida. En estos libros el ‚Äúpeque√Īo ambiente‚ÄĚ en el que est√°n sumergidos sus personajes importan en la medida en que han sido construidos a partir de soplos de existencia y a trav√©s de un hondo excavar en el ser, en los vericuetos de la personalidad. Nada importa m√°s que estos seres que se corporizan a la par que la p√°gina cobra vida y nos hablan desde esta. Encontrarnos en ellos es uno de los maravillosos milagros que nos puede ofrecer la literatura.

La historia se compone de fragmentos de memoria, piezas de un puzle a medio armar, partes escindidas de un cuerpo mayor. Los grandes relatos ‚Äďlos hombres preferimos, obstinados, los grandes relatos‚Äď sustituyen las peque√Īas historias, que sobreviven como susurros, como voces en la oscuridad de la memoria personal o colectiva. Estas voces est√°n dispuestas a saldar esa y otras deudas con la verdad. La verdadera historia se arma del sustrato de todos los d√≠as, en la cotidianidad, incluso en la calma. Se alimenta de la ausencia, del miedo, del llanto, del viaje, de los errores, de la locura, de la familia, de las relaciones amorosas, y tambi√©n de la esperanza. Estos libros tambi√©n le dan forma, a partir de la historia personal, de lo que cada cual atesora en su memoria, a la conformaci√≥n de un cuerpo mayor, escriturable desde las p√°ginas diarias.

El primero de ellos, El planeta rojo, es el salto a la narrativa de Eli√©cer Almaguer, autor de poemarios como Canci√≥n para despertar al forastero, Si Dios volviese el rostro y La flauta del solitario. Un libro que comenz√≥ a escribir en Cuba, antes de residir en Long Beach, California, y que funciona como un anclaje doloroso, inevitable y al mismo tiempo feliz, a los a√Īos de la infancia y la primera juventud. Ambos, Eli√©cer y yo, compartimos la ruralidad, o sea, nacimos y crecimos a pocos kil√≥metros de la ciudad de Holgu√≠n, y de alguna manera, bastante cerca uno del otro (pocos kil√≥metros que marcaban ciertos estados de ‚Äúno contaminaci√≥n‚ÄĚ citadina). Por eso su novela ‚Äďsu exorcismo, aunque se desee no abandonar jam√°s esos recovecos de la memoria y la felicidad‚Äď cobra vida en personajes que creo tan semejantes a los de mi infancia que se me confunden, como si su cotidianidad, la de sus personajes, y la m√≠a, fuera muy parecida.

El planeta rojo es un libro extra√Īo, √ļnico‚Ķ que como literatura infantil o juvenil es demasiado corrosivo, dir√≠a Jos√© Luis Serrano. Traspasa esas clasificaciones desde el mismo momento en que, a trav√©s de Chech√©, su alter ego ‚Äďy aqu√≠ lo del personaje como uno mismo que nos dec√≠a Quiroga‚Äď, Eli√©cer ‚Äúdisecciona su ni√Īez y, entre realidad y ficci√≥n construye un retrato escalofriante de s√≠ mismo, revel√°ndonos con honestidad y coraje inusitados ese monstruo que todos llevamos dentro‚ÄĚ. Su personaje, a veces con el mismo cinismo de un Holden Caulfield cotidiano, nos dice que somos una acumulaci√≥n de nuestra infancia, un residuo, a veces no el mejor, de tiempos a√Īorados como mejores. Esta novela, asegura Serrano, ‚Äúofrece una cartograf√≠a del para√≠so infernal o infierno paradisiaco que constituyen los primeros a√Īos de cualquier ser humano. Al cerrar el libro sentiremos nostalgia por personajes tan retorcidos y hermosos como Cornelio, Faiffer, el abuelo Manuel, Ana Beatriz, Melchor, y sobre todo, Primitiva Salazar, esa protagonista ausente alrededor de la cual orbita toda la historia‚ÄĚ. Cada paso del hombre en busca de la felicidad es un retorno a la infancia. Como el ni√Īo de la cubierta, Chech√© nos mira, y lo hace Eli√©cer Almaguer; ambas miradas son un mundo abierto a interrogantes, cada una m√°s abarcadora que la anterior.

Por su parte, la narrativa de Maribel Feli√ļ (Holgu√≠n, 1963) es corporal, gustativa, olfativa‚Ķ Es, en resumidas cuentas, literatura de los sentidos, escritura carnal que va cobrando vida a la par de que la autora experimenta sensaciones, instintos, hallazgos, maniobras‚Ķ y nos hace ser part√≠cipes de ellas ‚Äďcon todos los riesgos que para el lector eso conlleva‚Äď con el mismo desparpajo con que nos puede invitar a la m√°s elemental de las cosas, por ejemplo, a sabernos animal de otra raza en las anchas puertas del deseo. Sus cuentos exudan cuerpos, traspiran estados som√°ticos, se dejan llevar por s√≠ mismos, o sea, por una naturaleza que, la mayor√≠a de las veces, no cree en posibles normas o impedimentos que coarten la sensaci√≥n de abrir las alas y dejarse caer en el vac√≠o.

Maribel re√ļne en este libro, Animal de otra raza, once relatos; algunos ya publicados en otros textos, y otros por primera vez en letra impresa. En ellos Maribel se nos ofrece como una narradora singular, capaz de construir atm√≥sferas ‚Äúusando a la vez el tono √≠ntimo y el omnisciente‚ÄĚ. El ‚Äúdesdoblamiento en m√ļltiples sujetos l√≠ricos ha signado la obra de la Feli√ļ con un inapresable aliento po√©tico que va permeando la prosa, llenas de sensualidad y extremo‚ÄĚ. Los cuentos incluidos en este volumen dan fe de ello. ‚ÄúSus personajes ‚Äďmuchas veces en primera persona, que nos refuerzan lo del personaje como uno mismo que nos hablaba Quiroga, el personaje Maribel Feli√ļ‚Äď coquetean y oscilan todo el tiempo entre el placer y el dolor, la rabia y la alegr√≠a, la inocencia y el delirio, la soledad y el deseo‚ÄĚ. Como escribi√≥ Mariela Varona: ‚ÄúEl mundo de estos cuentos se muestra cargado de erotismo, pero elevado a un nivel casi fantasmag√≥rico, rayando en el absurdo o desdibujado por una intenci√≥n capaz de desencadenar a todos los demonios. En el laberinto de luces y sombras de los cuentos de Maribel Feli√ļ, son muchas las pistas que nos conducen al centro mismo de lo que somos. Y las claves est√°n aqu√≠, para quien quiera y sepa encontrarlas‚ÄĚ. Basta con leer a fondo y dejarse llevar por las aguas torrenciales del deseo que dar cuerpo a su escritura.

Finalmente en Indicaciones para divorciar a un hombre, Juan Siam (Banes, 1960) re√ļne relatos narrados en primera persona, fragmentos de vida como si fueran testimonios de √©pocas y momentos: la existencia de seres comunes con historias tambi√©n comunes que dan de beber a un pa√≠s com√ļn. As√≠ se construye el imaginario social (con todas las virtudes, pero tambi√©n con todos los errores, como seres humanos). Lo peculiar de las historias de Siam es que todas o casi todos los relatos son de amor. Podr√≠a resultar parad√≥jico, pues el amor, lo sabemos, lo permea todo. O m√°s que el amor, lo que prevalece en estos relatos son relaciones de pareja vistas a trav√©s del fracaso y de la permanencia, de la locura y la frustraci√≥n, de la subsistencia y el desencanto, del anhelo y la fragilidad, de la posesi√≥n y los matices del deseo. Y todas ellas parten de una perspectiva femenina; o sea, son mujeres quienes narran las historias (relatos que, adem√°s, no pretenden hacer derroche de t√©cnicas, sino lo contrario). Siam se arriesga en el dominio de una voz que es varias al mismo tiempo: personajes diferentes, muchos relacionados entre s√≠, pero con matices, edades y psicolog√≠as desiguales, con miedos, con deseos (tambi√©n sexuales) y dudas, con vidas hechas o deshechas por la realidad.

Es como si Juan Siam nos dijera que conoce bastante a las mujeres y por ello se permite hablar por ellas, poner en papel, que es dejarlo en la memoria, los d√≠as de sus vidas, esa que ha puesto a sus personajes a decidir, para luego absorberlos, devolverlos y olvidarlos‚Ķ en un libro de una estructura coral, polif√≥nica, abierta a las m√ļltiples confluencias de la lectura. En este coro ‚Äďcustodiado por una foto de Junior Fern√°ndez a partir de un original de Henri Cartier-Bresson‚Äď terminamos identific√°ndonos; nos encontramos‚Ķ Es como si el pa√≠s cupiera en una calle, en una familia, en nosotros, aunque sepamos que somos tambi√©n las consecuencias del pa√≠s y sus designios. Con todo eso se construye el andamiaje de estos cuentos: Cuba, historia, relaciones de pareja, familia, amor, identidad, virajes sociopol√≠ticos de las √ļltimas seis d√©cadas, Patria‚Ķ dej√°ndonos frente a las historias sencillas y conmovedoras de Juan Siam, a sabiendas, como √©l mismo nos cuenta, que ‚Äúel √©xito consiste en no tener √©xito. En tener una peque√Īa satisfacci√≥n todos los d√≠as. Una peque√Īa felicidad todos los d√≠as‚ÄĚ.


¡Estamos en Romerías!

Con un concierto pre-inaugural protagonizado por la Orquesta Sinf√≥nica de Holgu√≠n, bajo la direcci√≥n invitada de Joaqu√≠n Betancourt, Premio Nacional de M√ļsica y Maestro de Juventudes de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), iniciar√° este lunes dos en Holgu√≠n la XXIX edici√≥n de las Romer√≠as de Mayo, fiesta grande de la vanguardia art√≠stica en Cuba.

El Festival Mundial de Juventudes Art√≠sticas, que se extiende hasta el ocho con un variado programa de actividades, regresa de manera presencial luego de dos a√Īos, debido a las situaci√≥n epidemiol√≥gica por la Covid-19, y dedicar√° sus jornadas al 65 aniversario del asesinato de los hermanos Sergio y Luis Sa√≠z Monte de Oca, y al arte joven como tem√°tica general, coment√≥ el escritor Norge Luis Labrada, presidente de la AHS local.

 

El Congreso de Pensamiento Memoria Nuestra, considerado la columna vertebral de la cita, contar√° con una conferencia inaugural de Jos√© Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia 2018, explic√≥ Luis Felipe Maldonado, al frente de su comit√© organizador. En esta ocasi√≥n, el certamen de pensamiento e investigaci√≥n asume como tem√°tica principal ‚ÄúLa cultura cubana en medios digitales‚ÄĚ, sumando a delegados de varias provincias en conferencias, mesas paneles y debates; en su √ļltima jornada se otorgar√°n los Premios Memoria Nuestra en Investigaci√≥n y Proyecto Sociocultural, as√≠ como dos Premios de Honor.

Babel, espacio de las artes visuales, estar√° dedicado a la cr√≠tica de arte y homenajear√° la impronta del investigador, profesor y cr√≠tico holguinero Ram√≥n Leg√≥n; adem√°s se realizar√°n varios proyectos curatoriales en diferentes espacios. Destaca una muestra de litograf√≠as de Rafael Zarza, Premio Nacional de Artes Pl√°sticas 2020, destac√≥ Josvel V√°zquez, al frente del evento. Mientras que Liset Prego, quien asume la organizaci√≥n de la parte de Literatura, se√Īal√≥ que Palabras compartidas celebrar√° los 25 a√Īos de Ediciones La Luz, sello de la AHS en Holgu√≠n, y el centenario de la poeta Carilda Oliver Labra, por lo que se presentar√° el audiolibro Territorios en conflictos. Una mentira de la luna, homenaje de poetisas holguineras a Carilda, y el t√≠tulo Paquidermo, de Jos√© Luis Serrano, recordando el primer texto publicado por este sello hace 25 a√Īos, Buf√≥n de Dios, del propio autor. Tambi√©n se desarrollar√°n paneles y lecturas de narrativa y poes√≠a con miembros de la organizaci√≥n joven en Holgu√≠n e invitados de varias provincias del pa√≠s.

 

Por su parte el certamen C√°mara Azul, que re√ļne a j√≥venes realizadores del audiovisual, dedica sus espacios a los 30 a√Īos de la Televisi√≥n Serrana y al centenario de la radio cubana. Tendr√° proyecciones, paneles, conversatorios y debates con Caridad Mart√≠nez, Premio Nacional de Radio, Am√≠lcar Salatti, guionista de la serie Calendario, y Carlos Rodr√≠guez, realizador de TV Serrana, subray√≥ Aniel Santiesteban, organizador de esta cita.

Mientras que desde las artes esc√©nicas se recordar√° el 50 aniversario del Teatro Gui√Īol de Holgu√≠n y la obra del artista santiaguero Alcides Carlos Gonz√°lez (Titi), fundador de las Romer√≠as y director del proyecto Ojos. Las jornadas contar√°n con varias compa√Ī√≠as, entre ellos el Gui√Īol Polichinela, de Ciego de √Āvila; el Ballet Folkl√≥rico de Oriente; la Compa√Ī√≠a de Danza Contempor√°nea Codanza; y el Grupo Humor√≠stico Etc√©tera. Mientras que Ra√≠ces, espacio que promueve el sistema de Casas de Cultura, homenajear√° al promotor cultural mayaricero Clinton Allen Edwors, Premio de Cultura Comunitaria, y al grupo anglo caribe√Īo Rescat, fundado por Allen; este evento se distinguir√° por la presencia de agrupaciones que defienden el legado y la mezcla de culturas.

Musicalmente estas Romer√≠as de Mayo contar√°n con las sonoridades de los int√©rpretes Ivette Cepeda, Polito Ib√°√Īez, David Blanco, Nasiri Lugo y Moneda Dura; a su vez el espacio de trova tiene como invitados a Augusto Blanca, Fernando Cabreja, Ra√ļl Prieto, Manuel Leandro S√°nchez y Rey Montalvo. Mientras las Rockmer√≠as, el evento de Hip Hop y las Electroromer√≠as, se dedicar√°n especialmente a Ernesto Hidalgo Meri√Īo (Tiko SK8), Dj productor recientemente fallecido y fundador de este √ļltimo espacio. Por su parte La esquina del jazz destaca con las presentaciones de Joaqu√≠n Betancourt, Giraldo Piloto, Carlos Millares, Julio Avil√©s, C√©sar Guti√©rrez, el Holgu√≠n Jazz Ensamble, Norberto Leyva, entre otras agrupaciones y solistas que, mayormente, distinguir√°n las noches en Romer√≠as.