periodista


N√°tahaly Hern√°ndez y el disfrute de la escritura

N√°thaly Hern√°ndez Ch√°vez, periodista y escritora matancera de 28 a√Īos, acaba de ganar la XXIV edici√≥n del Premio Celestino de Cuento que se convoca desde Ediciones La Luz, sello editorial de la AHS en Holgu√≠n. Lo ha hecho con el libro ‚ÄúLa figura en el puente‚ÄĚ, un conjunto de siete relatos que el jurado seleccion√≥ por unanimidad de entre los 23 cuadernos en concurso.

La joven autora estuvo en la Ciudad de los Parques para la premiación, y desde allí revela algunos detalles del libro ganador y de sus impresiones sobre el premio y el proceso de escritura.

El jurado deja claro desde el acta del premio que este es un libro que aborda la condici√≥n humana ¬ŅQu√© pueden esperar los lectores de este cuaderno de cuentos?

Lo que pueden esperar, sobre todo, son textos sinceros o que buscan ahondar en la psiquis. Es un intento, no s√© si lo logr√©, pero por lo menos me gusta reflejar lo que veo en mi entorno y tambi√©n darle una interpretaci√≥n propia. Algunos de los cuentos no son realistas al ciento por ciento, sino que juegan un poco con el surrealismo, con la subjetividad de quien est√© contando la historia, del personaje, de la voz del narrador. Pero son cuentos que, sobre todo, intentan ahondar en esas vivencias, en las cosas con las que tenemos que como seres humanos tenemos que lidiar en alg√ļn momento de nuestra vida. Con decisiones, con tragedias, con momentos l√≠mites o con momentos que no parecen l√≠mites pero que luego van a desencadenar situaciones l√≠mites. Es un libro que trata sobre eso, sobre cuestiones que he visto de mi ambiente, otras que he imaginado, pero sobre todo que intenta llegar, desde el punto de vista emotivo, a c√≥mo los personajes viven esas experiencias, qu√© significan para ellos, c√≥mo los marca como seres humanos, como personas, en qu√© los convierte o los lleva a ser, a pensar, a comportarse. Es eso, una b√ļsqueda.

Muchos te conocen como autora de ciencia ficci√≥n porque tienes premios relacionados con el g√©nero. ¬ŅNecesitas de estados de √°nimo distintos escribir ciencia ficci√≥n o realismo?

M√°s que estados de √°nimo lo que me empuja es la historia, o sea, hay historias que desde que a uno le viene la idea a la cabeza dice ‚Äúesto tiene que ser contado por ciencia ficci√≥n o fantas√≠a‚ÄĚ. Porque cada g√©nero y cada subg√©nero tiene sus c√≥digos y hay otras que si no son contadas desde el realismo a lo mejor pierden. Eso depende de d√≥nde la historia me lleve y tambi√©n de las herramientas que utilizo. Uso mucho la m√ļsica, entonces, dependiendo tambi√©n de la que est√© escuchando en ese momento me empuja a un g√©nero o a otro. Tambi√©n la busco para que se adecue a la historia, creo mis propias bandas sonoras con m√ļsica que tiene que ver con un g√©nero u otro.

Recientemente entraste al Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso ¬ŅC√≥mo llega esta narradora que ya ha ganado el Premio David, que acaba de ganar el Celestino, a esa fiesta innombrable que es el Taller de T√©cnicas Narrativas fundado por Eduardo Heras Le√≥n? ¬†

Con muchas expectativas y sobre todo con muchos deseos. El ‚ÄúOnelio‚ÄĚ es un curso que llevaba muchos a√Īos queriendo pasar, pero siempre me lo imped√≠a una cuesti√≥n distinta. Antes estaba m√°s abocada a la poes√≠a, despu√©s vino la pandemia. Pienso que se me fue atrasando la posibilidad de presentar hasta que finalmente ahora lo logr√© y es, como t√ļ dices, una fiesta. Estoy feliz de finalmente poder ir porque es algo que me deb√≠a a m√≠ misma y que quer√≠a hacer desde hac√≠a mucho tiempo.

Desde Holgu√≠n vemos a Alfredo Zald√≠var y a su editorial Ediciones Matanzas donde trabajas, como paradigmas. ¬ŅC√≥mo ve una escritora matancera al Premio Celestino?

Desde mi visi√≥n es de los premios m√°s deseados, no solo por lo que representa sino, y lo he dicho anteriormente, precisamente por ser publicado por La Luz, que es una gran editorial que apuesta por los j√≥venes, por las narrativas en general, la poes√≠a y todos los g√©neros, de autores de todas las edades, pero siempre con mucha calidad, con mucho profesionalismo, entonces adem√°s de las editoriales de Matanzas, el otro lugar donde uno sue√Īa, al menos yo como autora matancera, donde so√Īaba publicar, era este y el sue√Īo se cumpli√≥, as√≠ que estoy felic√≠sima. Me siento realizada y contenta.

Sé que los libros de La Luz son hermosos y que mi libro va a ser bien promocionado, bien editado, va a terminar como un producto de calidad y va a llegar a los lectores con esa calidad. Eso me llena de tremenda satisfacción.

¬ŅEn qu√© est√°s trabajando? ¬ŅQu√© est√°s escribiendo?

Ahora mismo estoy escribiendo un poco de todo. Sigo escribiendo poesía, narrativa tanto de ciencia ficción, fantasía como realismo. Me estoy divirtiendo, la estoy pasando bien. Disfruto escribir. Disfruté escribir este libro de Celestino, aunque algunos cuentos tengan una temática un poco más macabra que otros. El proceso fue algo que disfruté mucho. Estoy intentando mantener esa alegría y ese goce de escribir en todos estos géneros. No sé si van a ser buenos, malos, regulares, si serán mejores o peores, pero eso no me va a limitar a la hora de escribirlos y de crear. Estar en constante creación es lo que estoy haciendo.


De Media Luna a La Habana, por los caminos del periodismo y de la AHS (+Fotos y videos)

Por Yaicelín Palma Tejas

Cuando ni√Īo so√Īaba con ser pelotero, incluso practic√≥ b√©isbol y estuvo en competencias provinciales. En esos juegos, medio que en broma, se pon√≠a a narrar. As√≠ fue naciendo la pasi√≥n por el periodismo de Yasel Toledo Garnache. Cogi√≥ la carrera con la aspiraci√≥n de dedicarse al periodismo deportivo.

 

“La etapa en la Universidad de Holguín me cambió muchísimo como persona. Era bastante tímido. Fue en Holguín donde por primera vez fui al teatro, donde disfruté por primera vez del ballet. Tuve allí muy buenos profesores, incluidos algunos escritores como Rubén Rodríguez, Premio Nacional de la Crítica. Ahí fue naciendo el amor por la literatura.

“Comencé en algunos eventos del movimiento de artistas aficionados, premios a nivel provincial, a nivel nacional. En el 2013 entro a la Asociación Hermanos Saíz (AHS.

‚ÄúAl graduarme comienzo entonces en el semanario provincial La Demajagua, en Bayamo. Ah√≠ estuve casi un a√Īo. Luego pas√© a la corresponsal√≠a de la Agencia Cubana de Noticias en mi provincia. Ah√≠ tambi√©n obtuve varios reconocimientos, incluido el Premio Nacional de Agencia en el a√Īo 2017, y me desempe√Ī√© como director o corresponsal-jefe. Luego, pas√© a ser subdirector nacional de la ACN.

‚ÄúLa etapa en la Agencia me aport√≥ much√≠simo en el crecimiento profesional y fue una experiencia que valoro. Estando en la Agencia, a propuesta de la direcci√≥n nacional de la AHS y con la aprobaci√≥n del Consejo Nacional, comienzo a desempe√Īarme como Vicepresidente de la Asociaci√≥n desde mayo de 2019. En Granma hab√≠a sido vicepresidente de la Asociaci√≥n y antes fui jefe de la secci√≥n de literatura, o sea, que ya hab√≠a estado vinculado al trabajo de la organizaci√≥n‚ÄĚ.

En la Agencia Cubana de Noticias.

¬ŅC√≥mo tomaron t√ļ y tu familia el cambio de rutina, tu traslado hacia La Habana?

A m√≠ me suelen decir que soy demasiado so√Īador, y un poco raro tambi√©n para algunas cuestiones. En verdad soy muy apegado a la familia y a las ra√≠ces, o sea, a ese ambiente de Granma y de Media Luna, municipio bastante alejado de la capital provincial, pero para m√≠ tiene algo muy especial, quiz√°s esa mezcla de mar, de monta√Īas, playa y conocer la historia de ese lugar donde naci√≥ Celia S√°nchez, all√≠ fue el reencuentro de Fidel y Ra√ļl en Cinco Palmas‚Ķ

No quer√≠a venir para La Habana. Cuando me insistieron, dije que ven√≠a solo por dos a√Īos.

S√© que a mi familia tambi√©n le doli√≥ que viniera para ac√° ,como les ha dolido que estemos distantes durante varios a√Īos. Mi mam√° tambi√©n es muy apegada, con decirte que en toda su vida ella solo ha salido de Granma dos veces, cuando era una adolescente que estudi√≥ en Isla de la Juventud y cuando fue a mi graduaci√≥n en la Universidad de Holgu√≠n. No obstante, siempre me ha dado mucha libertad, y no cuestiona mis decisiones.

Cuando hablamos de la posibilidad de venir para La Habana, me dijo que hiciera lo que yo deseaba, aunque vi la tristeza en sus ojos. En esta etapa de Covid hemos sufrido varios golpes duros en la familia, algo que no vamos a olvidar jam√°s, y cuando perdemos seres muy queridos nos duele m√°s no poder despedirnos de ellos, ni siquiera verlos en los √ļltimos d√≠as‚Ķ

Me siento afortunado por la familia que tengo y siempre trato de ser lo mejor posible por ellos, como persona y como profesional, porque adem√°s nunca olvido los esfuerzos que ha hecho mi mam√° para nosotros.

¬ŅEn qu√© te ayud√≥ y te ayuda la AHS?

La etapa en la Asociaci√≥n ha sido especial, y me ha ampliado la visi√≥n sobre temas y aspectos diversos. Creo que si en alg√ļn momento vuelvo otra vez a los medios de comunicaci√≥n m√°s directamente lo har√© siendo mucho mejor como profesional y tambi√©n como ser humano, con una visi√≥n m√°s creativa.

La AHS me ha ense√Īado a debatir casi con fiereza, con mucha profundidad. Nosotros en la direcci√≥n nacional somos 13 personas y all√≠ debatimos de manera muy fuerte; muchas veces votamos entre nosotros, eso nos obliga a tener en cuenta muchos aspectos, m√°s all√° de las decisiones personales.

La AHS tiene algo que encanta. Cuando uno la conoce por dentro, a profundidad, uno se enamora completamente de ella. Eso hace que algunas personas con 50 o 60 a√Īos se sigan sintiendo parte de la Asociaci√≥n.

Primero me ayud√≥ como joven creador, como miembro, con sus m√°s de 150 eventos y jornadas de programaci√≥n en los cuales uno puede participar y compartir con otros creadores de su generaci√≥n, de todo el pa√≠s, incluidos algunos relacionados directamente con el periodismo como es el caso de los eventos de radio, el taller y concurso Rub√©n Mart√≠nez Villena, el Almac√©n de la Imagen en Camag√ľey, el Antonio Lloga in Memorian en Santiago de Cuba‚Ķ

La organizaci√≥n tambi√©n tiene un sistema de becas que te permite so√Īar con hacer un documental, exposiciones, videoclips, discos, publicar libros, concretar obras de teatro‚Ķ

Ya en la vicepresidencia nacional tengo la posibilidad de sentirme √ļtil y ayudar a que todo lo anterior crezca lo m√°s posible. Aqu√≠ tengo muy claro que mi funci√≥n fundamental es ayudar a los dem√°s, por eso es que uno quisiera tener a veces la capacidad de no dormir. En muchas ocasiones me critican eso, que mi n√ļmero de tel√©fono se lo doy a todo el mundo, que me puedan llamar a cualquier hora del d√≠a‚Ķ

Con mucha humildad, creo que mi aporte a la Asociación es voluntad, muchísimos deseos de que la organización siga creciendo, de que todos sus miembros sientan que la organización está viva y es consecuente con el espíritu creador.

En todo ese proceso uno constantemente está creciendo, en los eventos, en los espacios de intercambio. Aquí he aprendido a tener más paciencia, más calma, a pensar mejor las decisiones, a tener en cuenta visiones más plurales de todo, y eso es algo que agradezco.

Nosotros siempre decimos que la Asociación es una especie de ser vivo, que le aporta mucho a sus más de tres mil 500 miembros en todo el país, pero a la vez nosotros mismos con nuestra obra ayudamos a la organización a crecer.

En la célula de la AHS en el municipio de Jatibonico

¬ŅTe limita tu cargo como vicepresidente de la AHS para desarrollar tu carrera como periodista y escritor?

Para mí estar en esta responsabilidad significa también abandonar un poco la obra personal. A veces me siento mal cuando pienso que antes escribía muchísimo, pero es una etapa que uno mira desde otro punto de vista, desde la satisfacción personal de ayudar a otros.

Ahora estoy realizando una doble funci√≥n, como vicepresidente de la AHS y director de la revista El Caim√°n Barbudo, que constituye un reto muy grande por ser sin dudas una de las publicaciones culturales con m√°s historia en nuestro pa√≠s, la cual adem√°s est√° cumpliendo 55 a√Īos.

Eso me ha obligado a volver con m√°s fuerza al periodismo, y me permite relacionarme con un equipo de personas que admiro y respeto.

La revista y la Asociaci√≥n est√°n muy relacionadas desde sus or√≠genes, pues el discurso de fundaci√≥n de la AHS se public√≥ por primera vez en El Caim√°n Barbudo. En esa revista se public√≥ tambi√©n la convocatoria a hacer un logo oficial para la AHS, y alguien muy querido por nosotros, Bladimir Zamora, fue miembro de la direcci√≥n nacional de la Asociaci√≥n y era periodista dedicado a la cr√≠tica y a temas culturales. Todav√≠a le llamamos ‚ÄúEl Caimanero Mayor‚ÄĚ. Esta dualidad es un desaf√≠o, pero a la vez me despierta mucha pasi√≥n.

En el programa televisivo Paréntesis.

Desde tu experiencia, ¬Ņqu√© ha logrado y qu√© le falta a la AHS?

La Asociaci√≥n ha logrado much√≠simo en sus 35 a√Īos. Tiene una plataforma fuerte de becas y premios y tambi√©n de promoci√≥n. Se dice f√°cil, pero somos j√≥venes creadores quienes organizamos m√°s de 150 eventos en Cuba, con todo lo que ello implica, no solamente el dise√Īo art√≠stico sino los aseguramientos log√≠sticos, siempre con el apoyo del sistema institucional de la Cultura.

En cuanto a promoci√≥n tenemos programas que coordinamos y realizamos completamente desde la organizaci√≥n, como Par√©ntesis que tiene ya 15 a√Īos, y otros como Una vez al a√Īo, Del agua que bebemos, Entre nos, Activos desde casa, De vuelta a La Madriguera‚Ķ Hace poco nacio En clave, por Radio Rebelde. Varias provincias tienen programas de la AHS, de radio y televisi√≥n.

A pesar de todo lo logrado, los desafíos son enormes y siempre será así. Nunca nos vamos a sentir satisfechos, y a la vez los propios asociados siempre nos exigen más. El reto permanente es que la AHS crezca cada vez más, que sea consecuente con sus esencias y que no pierda la capacidad de ser eternamente joven. El alma de la organización depende de nosotros y nuestra obra.

En el Almac√©n de la imagen, en Camag√ľey.

¬ŅC√≥mo se tramitan los intereses de los asociados?

La AHS es una especie de puente, está también para exigir un mejor funcionamiento del sistema institucional de la Cultura. En sus espacios de debate tratamos de construir desde el consenso, pero también desde la diversidad, sobre todo en los meses más recientes cuando han existido situaciones muy complejas dentro del tejido cultural y social de la nación, la AHS ha sido fundamental en ese proceso de intercambio.

Tratamos de nutrirnos de las opiniones y las visiones de todos los miembros, para proyectar el trabajo.

¬ŅQu√© se debe hacer para pertenecer a la AHS?

Las puertas de la Asociaci√≥n est√°n abiertas para todos los j√≥venes creadores del pa√≠s. Es de manera voluntaria y a la vez selectiva, seg√ļn la calidad de las obras.

Nos autodefinimos como la vanguardia artística joven del país, eso implica una responsabilidad enorme. Aspiramos a que dentro de la AHS estén los mejores escritores, artistas, investigadores jóvenes… de Cuba, con la capacidad de irradiar a todos.

Presentación de los libros ganadores del Premio Calendario, junto a Senel Paz.

Ya por √ļltimo, despu√©s de todas estas experiencias, ¬Ņcrees que has superado la timidez?

Creo que todavía soy un poco tímido, lo que uno aprende a superar eso. La etapa de la Universidad fue fundamental. Recuerdo las primeras clases, en las cuales me costaba participar, hablar, porque me daba un poco de pena, pero a la vez en la propia Universidad asumí responsabilidades como presidente de la Federación Estudiantil Universitaria en el grupo, como director de la radio base de la Universidad, coordinando también una publicación impresa, dirigiendo una especie de sitio digital o foro que servía para debatir…

Obtuve diversos premios, y participé en varios espacios que me obligaron a ir venciendo la timidez como concursos, eventos, congresos. Dentro de la AHS es casi imposible demostrar timidez. El propio acto creativo y la necesidad de compartir con numerosas personas te obliga a despojarte de cualquier pena.

En las Romerías de Mayo.

(PUBLICADO ORIGINALMENTE EN RADIO REBELDE)

 


Erian Pe√Īa y el precio justo de la palabra

A veces lo encuentro en la calle, suele traerme buenas noticias, me paro en puntas de pie para saludarlo, all√° arriba, por donde anda este muchacho tan alto, en sus enso√Īaciones.

Hablamos siempre apurados y terminamos gastando media hora en cualquier esquina de la ciudad cont√°ndonos los sue√Īos, las carencias, los olvidos, urgencias dom√©sticas, asuntos triviales.

Pocas veces nos ponemos circunspectos y profundos, ni en el chat, cuando le pido datos, o le anuncio presentaciones, alg√ļn canje provechoso.

Otras ocasiones, como esta, toca ponernos centrados, colocar la mira en la poes√≠a. Le propongo un trueque: mis preguntas por sus respuestas, y aqu√≠ las deja Erian Pe√Īa, ganador del premio Am√©rica Bobia, que otorga Ediciones Vig√≠a, por su cuaderno de poes√≠a, Palabras de canje. Creo que en este intercambio ganan los lectores, y debe ganar el verso.

¬ŅPalabras de canje es un poemario intimista?

Los poemas que lo integran nacieron en diferentes momentos, movidos por circunstancias de alguna manera unificadoras, que hicieron que tiempo despu√©s pudiera darle una especie de ‚Äúcuerpo‚ÄĚ al libro

Creo que todo libro, y más la poesía, es una puerta abierta al yo, a las interioridades, al hecho de quitarse la máscara Si vemos al intimismo como la tendencia literaria centrada fundamentalmente en la expresión de los sentimientos y de las emociones más íntimos o la predilección por asuntos de la vida familiar o íntima, podría decirte que hasta ahora no había pensado en eso, ni cuando los escribí.

No est√° de m√°s decir que esos poemas son yo y mis circunstancias (sociales, econ√≥micas, pol√≠ticas, art√≠sticas). Si nos ponemos a pensar, y a leer, muchos de los poetas de mi generaci√≥n, la mayor√≠a, incluso los de una o dos antes, han tenido el tema familiar la casa, la madre, la familia gravitando sobre su obra Palabras de canje aborda mi relaci√≥n con la escritura y c√≥mo esta moldea mi vida. Y como la escritura es un hecho √≠ntimo, al igual que la lectura, aunque el libro ya impreso, no lo sea, s√≠ podr√≠amos decir que estos poemas poseen cierto car√°cter intimista Aunque ahora la virtualidad y sus plataformas han hecho de lo √≠ntimo, algo p√ļblico

¬ŅNo temes a la exposici√≥n del poeta, cuando se incluye en el sujeto l√≠rico al propio autor?

La poes√≠a siempre es un riesgo de mostrarse m√°s all√° de lo visible Todos, de alguna manera u otra, temen a la exposici√≥n, al hurgado en la intimidad, a la b√ļsqueda del otro En la cotidianidad estamos sometidos a este mismo escarceo. Pero ese riesgo hay que afrontarlo y m√°s cuando decides exponerte Aunque claro, de alguna forma el poeta decide qu√© mostrar, sin que ello signifique m√°s o menos sinceridad en su palabra. O le hacemos caso a Pessoa cuando escribi√≥ que el poeta es un fingidor. / Finge tan completamente/ que hasta finge que es dolor/ el dolor que en verdad siente.

¬ŅQu√© deuda tiene el ensayista y el cr√≠tico con el poeta?

Las dos primeras ocupan la mayor parte de mi tiempo (y el periodismo, del que muchas veces quisiera exorcizarme, o al menos de buena parte de él, porque no solo de la palabra vive el hombre; justamente de eso va, en buena medida, Palabras de canje).

Ahora mismo creo que no tengo poes√≠a in√©dita o que no est√© en planes de publicaci√≥n. ¬ŅDeudas? Seguramente en la escritura, en ciertas construcciones, en la utilizaci√≥n de algunas met√°foras e im√°genes (muchos ensayos, como los de mi admirado Octavio Paz, son pura escritura po√©tica), en la b√ļsqueda de posibilidades, de luces.

En tiempos tan complejos, ¬Ņsiguen las palabras teniendo el mismo valor en el canje?

El valor de las palabras, como el tiempo, como la vida misma, es tan cambiable, inestable y circunstancial aunque su sustrato sea perecedero, que muchas veces nos sorprende su capacidad para ponernos en una encrucijada vital, frente al camino que insiste en bifurcarse. Ma√Īana no podemos predecir cu√°nto valdr√° una palabra por la que hoy pagamos un precio que nos pareci√≥ justo o, al contrario, totalmente exorbitante. Ma√Īana hoy mismo, no sabr√≠a decirte cu√°l es el valor de canje de una palabra. La cuesti√≥n aunque golpeen en tu puerta, como dardos los vientos agoreros es no perder la fe en esa capacidad de las palabras para hacernos mejores cada d√≠a.

¬ŅQu√© nuevos proyectos te atrapan hoy?

En el tintero electr√≥nico est√° un libro de cuentos que obtuvo menci√≥n en el Premio Celestino y del que he publicado algunos relatos en revistas y antolog√≠as. Ha cobrado algo de consistencia y volumen, pero a√ļn no s√© qu√© hacer con √©l (quiz√° sea el momento de desprendernos). Un libro de entrevistas y otro de ensayos, con temas relacionados al cine, las artes visuales y la literatura, podr√≠an incluirse entre esos proyectos. Otras m√ļltiples motivaciones, de trabajo, personales, familiares, surcan los d√≠as. Espero, Liset, que podamos canjear, quiz√° por otras mejores, estas pocas palabras.¬†


Capítulo #15: Las herrumbres dormidas (II)

(notas sobre la poética de Dianet Espinosa Barbán)

 

III

La segunda parte del libro, ‚ÄúControlarlo todo‚ÄĚ, es una consecutividad de los conceptos y temas de la primera parte, pero esta vez vistos desde la experiencia como noci√≥n colectiva. Una mirada donde Espinosa reinterpreta su contexto desde lo tr√°gico y lo inevitable como condena/cadena. Algo que los humanos asumimos y que siempre superar√° nuestra capacidad de asombro.

Hay en estas páginas muchos vasos comunicantes con pasajes bíblicos, los cuales nos hacen pensar a la autora como una mujer cuya fe descansa en Dios. Un Dios que se muestra de manera abstracta y omnipresente en todo el cuaderno pero que se mantiene observador, como si la autora jugara a ser un puente entre nosotros (los lectores) y él.

Dianet nos conduce por cada círculo de su Divina Comedia, zigzagueando entre la experiencia personal y el canto colectivo de la existencia. En el poema Meditación de Paul Auster expone su frustración, una generada por el sacrificio personal. Una que le permite entender los significados de existir sin poder renunciar a lo que viene luego.

En la otra margen descubro un aneurisma

ciza√Īas del buen trigo

cordones en mis pies de m√°rmol.

(P. 29) 

Su presencia es un castigo. Su imaginación es un castigo. Su sacrificio es asumir el castigo sin lamentar el golpe. Hay que aprender a aguantar los golpes, aunque eso sea un castigo humano. Todo lo humano golpea sobre el alma como si esta resistiera desde su concepción divina.

La constante referencia a los muertos y a la muerte eleva la cadena de sentidos a una b√ļsqueda definitoria de la existencia terrenal. Los poemas I, II, III y IV establecen un paralelismo entre el mundo de los muertos y lo humano como paisaje que asciende y se convierte en colina de tr√°nsito. All√≠, el destino se muestra conocido y canta su √ļnico desenlace: la herrumbre/la muerte.

Este descenso

sólido

hacia

el im√°n.

(P. 31) 

fotos del perfil de facebook de dianet espinosa

 

En medio de la exposición poética de la muerte, la autora nos habla de la reencarnación como una posibilidad vana. Una metáfora que traerá dolor, como si todo en vida fuera el sufrimiento, como si todo en vida fuera un viaje hacia el imán.

El libro contin√ļa con el texto Impotencia, donde remarca la idea de condena. El suplicio de no poder transformar ni cambiar el destino. Para ella, lo que se es, posee una condici√≥n incambiable. No seremos superiores, nos vamos degradando, corrompiendo. Tenemos defectos y eso hace sangrar al cuerpo.

He guardado mis ojos

para no verme

para no

descender

a

la

virtud

y

olvidar

que a√ļn tengo

un cuerpo

que

se

desangra.

(P. 34)

Luego siguen poemas que reafirman la tesis de la imperfección como enfermedad divina. En ese viaje colectivo hacia la muerte, todos los cuerpos se desgastan/sangran y no tienen forma de negarlo. Así la realidad se convierte en un acertijo donde toda imagen constituye una pieza de un concepto mayor.

Los miedos son recurrentes desde lo tem√°tico pero tambi√©n desde lo sensible. Aun cuando cuestiona ‚Äúal trabajar‚ÄĚ como un mero entretenimiento de la realidad que percibimos, los miedos suelen modificar/movilizar esa necesidad social que es el trabajo. Para la autora, todo ejercicio social es una huida/enajenaci√≥n del viaje del cuerpo.

Las velas desaparecieron.

También el mar.

(P. 39)

Esta parte del cuaderno es una reflexi√≥n sobre el destino c√≠clico de la existencia, el poder de lo humano, las posesiones, las influencias, el destino y la verg√ľenza. Todo esto visto desde las acciones colectivas cuyo fin es la contradicci√≥n. En ese juego tr√°gico con la existencia, nuestra capacidad de asombro es puesta a prueba como escarmiento celestial.

El día de la destrucción está cerca

basta con encender la rama

Y se quemar√° todo el bosque.

(P. 44)

 

IV

‚ÄúRoca de escape‚ÄĚ es la tercera parte del libro,un segmento que funciona como adici√≥n del espacio simb√≥lico donde pueda estar encallado el lector. Dianet no propone otros caminos para su reflexi√≥n sino que enfatiza en la existencia tr√°gica como inevitable. Nacer ya es un fracaso, de ah√≠ que el nacimiento y la muerte sean la misma imagen.

Creo que nací muerta.

Siempre estuve

al final

Del abismo.

(P. 47) 

Paisaje es uno de los poemas que reafirma la cosmovisi√≥n filos√≥fica de la autora: el paso del tiempo es el verdadero poder y la memoria una respuesta inservible. Para ella todo cambia, recordamos para enga√Īarnos, para no aceptar que el olvido siempre llega.

El tiempo como noci√≥n filos√≥fica es la gran b√ļsqueda de esta parte. El tiempo subvierte nuestra identidad y es testigo de la trasformaci√≥n f√≠sica de las cosas. El tiempo todo lo organiza, todo lo cubre con su manto indetenible.Es el tiempo quien nos regala la muerte como escape a una existencia de imperfecci√≥n. La muerte empieza a tomar forma a partir del olvido tras los efectos del tiempo sobre nuestros cuerpos. En esas interrogantes se expone el dolor de vivir y ser consecuente con ello.

Me duele la cabeza.

No sé si estoy en el principio

o si hay principio.

¬ŅD√≥nde comienza las √ļlceras

el c√°ncer los dolores

los deseos de morir?

(P. 51)

fotos del perfil de facebook de dianet espinosa

La enfermedad es un concepto que rige su obsesión por encontrar nuestros límites. Un dominio desde el cual intenta definir la mirada del otro sobre su ser y su mirada interior. Para ella aguantar el golpe es igual a darlo. Su sentir es un ejercicio de autoflagelación, un manotazo de la muerte como castigo.El futuro es aterrador. Vamos muriendo durante el viaje. Nuestro cuerpo (bendito) es un sacrificio en vano. 

L√°tigo/ serpiente/ √ļlceras. Todo se acumula y no encuentro respiraci√≥n.

(P. 54)

Un aparte merece la utilizaci√≥n de la palabra patria y su implicaci√≥n en este tratado existencialista que termina siendo Las herrumbres dormidas. La patria de Dianet es su cuerpo transform√°ndose en pez, agua, tierra y olvido. Un paisaje tambi√©n da√Īado por la memoria.

La patria contin√ļa estando lejos. Nosotros seguimos por el camino contrario.

(P. 58)

Ese transitar hacia un paraje desconocido y equívoco es la memoria, es su sacrificio mayor por no olvidar su identidad, su imagen imperfecta, su muerte en vida. Si la memoria es la gran mentira del viaje, también es la gran motivación.

Edwar no imaginó

Cu√°nta mentira

Nos rodearía hoy.

(P. 59)

 

‚ÄúSomos seres diminutos en el infinito‚ÄĚ, es el subtexto del poema Roca de escape. Reconoce que el juego delazar o lo divino, es una imagen superior dominada por el im√°n que atrae todo a su gravedad. Somos espec√≠ficos y a la vez: colectivo de voces, de cuerpos. Es el infinito lo √ļnico que domina al tiempo, lo √ļnico superior al olvido/la muerte. Es entonces cuando en el libro llega el po

fotos del perfil de facebook de dianet espinosa

ema Despedida, un √ļltimo aliento para sobre-morir a la densidad de la imagen po√©tica. Desde lo desconocido el cuerpo saluda y cae, como si re√≠r no fuera una opci√≥n posible.

son mis ojos

que desconocen

el paisaje.

(P. 61)

Parece que al final todo es estático, que el tiempo también es una excusa. Que todo seguirá en su lugar aunque diferente. La muerte es para todos pero es un proceso individual. La existencia es una condena inexplicable, un viaje donde algunos van de salida y otros vienen de regreso.

Volverán los días de apuntes

de no hacer nada.

Puede que no sean los mismos

pero caeremos siempre

en el mismo error.

(P. 62)

fotos del perfil de facebook de dianet espinosa

 

A Dianet Espinosa Barbán le sangran los ojos. No se esconde para sentir y aguantar los golpes. Su escritura funciona como un movimiento regulador de su propia existencia. No quiere mentirnos con ella, no quiere obedecer la imagen humana que nos conforma con el régimen de lo cotidiano. Todo es cíclico, todo vuelve y debemos reconocer que el error es el mismo.

¬ŅSer√° esto existir?

¬ŅPuede el tiempo hacer sangrar la poes√≠a?

Desde la colina se observa el color rojizo en la superficie de nuestros cuerpos. Dicen que es la herrumbre a causa de la humedad y el tiempo. Que estamos corroídos en la superficie, que la enfermedad terminará perforándonos. Dicen que la herrumbre aun dormida es letal: no descansa, no pide permiso, no perdona. Dicen que la existencia, es un cuerpo a merced de su dominio.  

fotos del perfil de facebook de dianet espinosa

Internet, entre espejismos y realidades: Desafíos para Cuba (+ Videos y tuit)

El ser humano, jinete y no corcel del destino, impulsa el desarrollo industrial y tecnol√≥gico hasta los l√≠mites de lo impensable. El dominio absoluto de los medios tradicionales es polvo en el camino del olvido. Internet y las nuevas tecnolog√≠as imponen una nueva realidad. ¬ŅTe incluyes o pereces? Esa es la m√°xima en la contemporaneidad de internautas y amantes de lo digital.

La huella de la tecnología asoma por todos lados, como símbolo ubicuo de universalidad con diversos rostros, receptores convertidos en disparadores de información, redes sociales, naciones en hemisferios diferentes a la distancia de un clic, abruman o motivan sonrisas, dividen al planeta en tecnófilos o tecnófobos. Otros, los menos, intentan mantenerse al margen, lo cual resulta casi imposible.

La red de redes es un pa√≠s gigantesco, con miles de millones de usuarios, sitios web y perfiles. El idioma ingl√©s campea, con la mayor cantidad de contenidos, seguido del chino y el espa√Īol. Nadie se queda como estatua frente a los dispositivos. Cada quien recibe y emite informaci√≥n, incluso sin pretenderlo. El simple hobby de compartir fotos, videos, poemas, libros‚Ķ forma una especie de biblioteca borgeana dentro de la pantalla, pero poco depurada. Posicionar los contenidos es cada vez m√°s dif√≠cil, porque la competencia crece, lo mismo desde una oficina en las alturas que desde una PC en la sala de cualquier casa, a lo cual se suman otras particularidades.

Internet estremece los cimientos de los medios tradicionales. Rompe paradigmas de comunicaci√≥n y hace a√Īos termin√≥ con el ‚Äúnosotros hablamos, ustedes escuchan‚ÄĚ. Esos cambios requieren el desarrollo de habilidades. No basta con impulsos, p√°ginas oficiales de medios ni instituciones.

Todo esto forma también una especie de selva digital en lo ideológico, campo de batalla o cancha deportiva moderna, en que los internautas más inteligentes, preparados, intencionales, rápidos y con los recursos materiales indispensables tienen ventaja. Muchas de las estrategias políticas tienen como escenarios principales esas plataformas, con gran influencia en la conciencia de la gente; por eso toda la ética y formación moral y profesional de los ciudadanos será siempre base importante de cualquier comportamiento en las plataformas hipermediales.

Más allá de lo novedoso tecnológicamente, esos espacios virtuales se sustentan en particularidades de las relaciones entre los seres humanos, por lo que varios investigadores, incluidos Samuel Martínez, José Luis Orihuela e Ignacio Ramonet, coinciden en definirlos como comunidades digitales.

Verdaderamente los cibernautas se agrupan seg√ļn gustos, conversan mediante chats y foros e intercambian fotograf√≠as y videos. Con frecuencia, planifican encuentros en espacios f√≠sicos y hasta acciones en beneficio o no de la sociedad.

El carácter empírico o no de internautas y la atracción por el intercambio y la información caracterizan al nuevo entorno. Lo cultural y los recursos tecnológicos influyen en la fuerza que pudiera alcanzarse. Internet constituye un sistema complejo, que no alcanza total autorregulación porque es sensible a la información de medios tradicionales y de la sociedad en general.

Debemos estar conscientes de que suministrar constantemente informaci√≥n personal, incluida la psicol√≥gica, implica muchos riesgos, pues facilitamos nuestra propia manipulaci√≥n con fines econ√≥micos, pol√≠ticos o de otro tipo.¬†Internet es tambi√©n una megaempresa y una plataforma sin precedentes para recopilar datos y lograr grandes impactos en la pol√≠tica y la cultura. Es preocupante que sus hilos sean dirigidos mayormente desde EE. UU. (donde fue creada y permanecen la mayor cantidad de servidores y otros soportes), cuyos gobernantes reconocen el prop√≥sito de terminar con la Revoluci√≥n cubana y destinan cada a√Īo millones de d√≥lares a la subversi√≥n con ese fin, especialmente mediante las redes.

¬ŅCu√°les son las peculiaridades en nuestro pa√≠s? ¬ŅCu√°nto se potencia la participaci√≥n ciudadana en esos espacios? ¬ŅCu√°les son las din√°micas de debate? ¬ŅCu√°nto m√°s podemos aprovechar las particularidades de los blogs y las redes sociales para tomar decisiones y trazar estrategias gubernamentales, para construir entre todos y enriquecer las agendas medi√°ticas y pol√≠ticas? ¬ŅC√≥mo contrarrestar la campa√Īa de descr√©dito e intimidaci√≥n que se impulsa contra Cuba especialmente desde Estados Unidos?

La navegación en el ciberespacio ya forma parte de la cotidianidad de las mayorías aquí. Los niveles de acceso rebasan el 80 % de la población. Las personas se conectan mediante redes wifi, datos móviles, navegación en escuelas, hogares y centros laborales…

Verdaderamente, Internet pudiera contribuir a la construcci√≥n de sociedades m√°s democr√°ticas, como socializadora de experiencias, expresi√≥n de ideas cotidianas y de sentimientos de los pueblos, reveladora de la opini√≥n p√ļblica, especie de imprenta y papel en √©poca digital, en manos de muchos.

Varios internautas exponen sus criterios y refieren su desacuerdo con políticas gubernamentales mediante análisis profundos y pleno conocimiento de las problemáticas o desde el ímpetu, la inconformidad y el propósito de crear caos. Economistas, juristas, cineastas, historiadores del arte, ingenieros, campesinos, amas de casa, literatos… están en esa amalgama emitiendo y recibiendo ideas, informaciones, historias…

Pero cuidado, esa aparente democracia suele ser espejismo, pues esas plataformas y redes tienen sus propios algoritmos de funcionamiento, los cuales suelen privilegiar la hegemonía capitalista, con mayor alcance de sus contenidos. Quienes tengan más dinero poseen también una ventaja indudable con la posibilidad de pagar para que sus publicaciones sean vistas por millones de internautas con las edades preferidas, países y hasta ciudades determinadas. Sin embargo, otros contenidos pueden ser encerrados en burbujas digitales específicas.

Con buscadores como Google pasa similar, al poderse pagar por el posicionamiento web. Así, por ejemplo, un post cualquiera desde otra nación podría ser configurado para que sea visto por millones de personas en diferentes provincias de Cuba, mientras que otro con una visión diferente del suceso podría ser limitado hasta el punto de ser prácticamente invisible.

En la situación de nuestro archipiélago influyen muchos aspectos desfavorables, incluida la deficiente infraestructura. Otra de las desventajas es que el posicionamiento de nuestros sitios web, páginas y perfiles es solamente natural, o sea, fruto del trabajo, por eso resulta fundamental comprender mejor las dinámicas de las diferentes plataformas, conocer su funcionamiento y las maneras de llegar a sectores de internautas más diversos, a partir de lo atractivo de las publicaciones y alternativas sin pagos para rebasar nuestras burbujas, en lo cual las formas creativas y sugerentes son primordiales.

El pa√≠s enfrenta obst√°culos adicionales. Rema desde hace m√°s de medio siglo contra problemas de diversas √≠ndoles y recibe altas dosis de castigo por su herej√≠a revolucionaria. Como parte del bloqueo econ√≥mico, desde 1962 se le prohibi√≥ el acceso a las telecomunicaciones y a equipos de computaci√≥n de cualquier compa√Ī√≠a o subsidiaria estadounidense. Solo a partir de 1996 se permiti√≥ el uso de Internet con fines de penetraci√≥n ideol√≥gica y subversiva, como resultado de la Ley Torricelli. A eso se unen dificultades econ√≥micas para invertir en grandes dimensiones en la tecnolog√≠a y el acceso a la red, m√°s all√° de todos los avances.

Tenemos mucho por hacer. Aqu√≠ ninguna p√°gina o perfil institucional en redes llega, por ejemplo, al mill√≥n de seguidores. A eso sumamos que muchos de esos contenidos suelen lograr d√©bil alcance en otras regiones, y son consumidos casi totalmente por el p√ļblico cubano, aunque resulta justo reconocer las buenas experiencias impulsadas en el sector de la cultura, especialmente durante los meses m√°s recientes, con conciertos¬†online¬†y una presencia m√°s intencional en el mundo hipermedia.

Debemos continuar dise√Īando m√°s y mejores campa√Īas comunicacionales tambi√©n para el exterior, realizar m√°s alianzas con artistas y organizaciones de otras partes del mundo que nos permitan llegar m√°s lejos. Es preciso compartir m√°s contenidos en otros idiomas, adem√°s del espa√Īol, analizar estad√≠sticas y readaptar el trabajo en funci√≥n de lo que queremos, tener en cuenta los horarios m√°s pertinentes para publicar seg√ļn la hora a la que acceden nuestros p√ļblicos‚Ķ En correspondencia con nuestros objetivos, se pueden tener en cuenta otros elementos como sus edades, sexo, ciudad donde residen‚Ķ, informaci√≥n que brindan con facilidad las administraciones de p√°ginas en las redes.

En todo ese contexto la fuerza de los argumentos y las formas atractivas de presentar los contenidos son indispensables. Desafortunadamente, en el caso cubano suelen apreciarse dos bandos opuestos, en el que algunos responden, sobre todo, con ofensas y visiones catastróficas y otros con criterios triunfalistas. Algunos hasta reciben dinero de fondos federales de EE. UU. para lanzar su veneno.

Proyectos gestionados y sustentados econ√≥micamente desde el exterior, incluidos diferentes sitios web con sus correspondientes extensiones en redes sociales, mantienen una activa labor alejados de la √©tica que debe acompa√Īar siempre el ejercicio period√≠stico y comunicacional en general. Empe√Īados en mostrar una Cuba negra, tergiversan la realidad y presentan partes hiperbolizadas en su af√°n de cumplir una agenda impuesta sobre todo desde aquella naci√≥n norte√Īa.

Son muchos los ejemplos de mentiras, ofensas y hasta amenazas en las redes contra l√≠deres, artistas u otros profesionales. Nadie tiene el derecho de asumir ese tipo de actitudes en plataformas digitales, como tampoco en espacios f√≠sicos. La cr√≠tica, el debate o el criterio diferente nunca debieran ser confundidos con la bajeza ni el prop√≥sito de da√Īar.

Poco a poco, deber√°n ser m√°s crecientes las estrategias de participaci√≥n, gobierno y control popular en l√≠nea aqu√≠, lo cual tendr√° que ser acompa√Īado por mayor infraestructura y un pensamiento m√°s distante de lo tradicional.

Las ideas y los modos de hacer deben seguir renov√°ndose, seg√ļn los nuevos retos. El continuar atados, de forma excesiva, a ciertos convencionalismos es negar las nuevas potencialidades. La web y todo lo que implica se unen a viejos desaf√≠os, que exigen pasos seguros, pero valientes. Tampoco se trata de intentar correr, sin tener la base necesaria.

Resulta esencial formar una mayor conciencia cr√≠tica sobre las din√°micas y formas de funcionamiento de las redes sociales, lo cual debe comenzar desde edades tempranas. Nuestros planes de estudios y todo el sistema de ense√Īanza en la naci√≥n debieran tener en cuenta esos elementos.

Conscientes de las campa√Īas realizadas desde esas plataformas en contra del pa√≠s, se necesita un protagonismo siempre creciente de los intelectuales, artistas, maestros, profesores universitarios, m√°steres y doctores en ciencias, periodistas, historiadores‚Ķ, que aporten con sus criterios. Los medios tradicionales, con gran impacto en la sociedad, deben mostrar an√°lisis cada vez m√°s coherentes y desenmascarar con inmediatez los¬†shows¬†que suelen montarse de manera intencionada en esos espacios contra Cuba y algunos de sus hijos.

Tambi√©n puede leer¬†‚ÄúLas nuevas generaciones en Am√©rica Latina deben conquistar la soberan√≠a tambi√©n en el ciberespacio‚ÄĚ (Dialogar, dialogar + Fotos, video y¬†tuit)

Aqu√≠, como en todo el mundo, resulta necesaria la implementaci√≥n de leyes para sancionar conductas en el entorno digital, teniendo en cuenta que las restricciones de las propias redes suelen ser indefinibles en muchos casos o demasiado generales. El hecho de que los comportamientos ocurran en esos espacios no exime a nadie de cumplir la ley en su Naci√≥n‚ÄďEstado. Si bien al principio muchos defendieron el criterio de que el ciberespacio ser√≠a capaz de conformar su propia estructura regulatoria con eficacia, no ha sido as√≠, en cierta medida por las din√°micas de funcionamiento que lo caracterizan.

Desde 1998, el investigador Jack Goldsmith indic√≥ que los problemas legales planteados en Internet son, en esencia, iguales a los presentes en el espacio f√≠sico, los que adem√°s han sido solucionados por el campo jur√≠dico, por lo tanto, el tratamiento no debe ser diferente. En ese sentido, varias naciones tienen sus marcos regulatorios definidos. ¬ŅAcaso se permitir√≠a un crimen, solo porque sea mediante Internet? ¬ŅPor qu√© permitir entonces ofensas, amenazas y ataques a las personas o lo que representan, lo cual podr√≠a provocar da√Īos de diversas √≠ndoles? Cualquier paso en ese sentido debe ser con mucha inteligencia, flexibilidad y fruto de la construcci√≥n de las amplias mayor√≠as.

En las redes pululan los j√≥venes y adolescentes. A los c√≥digos hipermediales se suman tambi√©n los predominantes en esas etapas, elementos importantes a la hora de concebir y compartir contenidos. Algunos internautas reflejan lo personal casi sin l√≠mites, de manera consciente o no, al compartir o consumir im√°genes, m√ļsica, videos‚Ķ, sus momentos o motivos de m√°s alegr√≠a y tristeza, y a la vez suelen segmentarse a partir de esos gustos, amigos en com√ļn y actitudes como en comunidades, a veces con muchas de las mismas personas que comparten en espacios f√≠sicos. Las explicaciones de por qu√© ocurre eso est√°n en las propias din√°micas sociales y en los aspectos generales y particulares de los individuos. Facebook, por ejemplo, para muchos suele convertirse en una especie de barrio digital, con todo lo que eso implica en cuanto a comportamientos, reacciones, opiniones‚Ķ

Resaltamos que los criterios de los ciudadanos en el mundo hipermedial, incluidos no solo los comentarios, deben ser tenidos en cuenta para el desarrollo de políticas en el país o su perfeccionamiento. Es posible continuar incrementando los canales de comunicación entre los diferentes niveles de dirección y los ciudadanos.

Para Cuba, Internet es también la posibilidad de aplastar mentiras y mostrar a internautas de todo el mundo su realidad. Eso no se logra con solo estar. Es importante situarse en la parte superior del iceberg.

Necesitamos articular estrategias a nivel de país con ese objetivo, incluyendo el aporte de la mayor cantidad de personas posible. La izquierda internacional tiene también en las redes una oportunidad tremenda para fortalecer vínculos y trazar caminos de conjunto. Líderes de movimientos sociales y otras personas progresistas de todo el planeta pudieran mantenerse comunicados por esa vía e impulsar más acciones colectivas. Sin dudas, Internet es fuente o reflejo de realidades, pero también de espejismos construidos en correspondencia con objetivos específicos, de lo cual debemos estar conscientes siempre.

 

*Publicado en Cubaperiodistas


Primer Festival Clip COVID por la Vida nomina 30 obras (+Audio)

El primer Festival Clip COVID por la Vida ya se vislumbra como una experiencia sin precedentes en el panorama cultural cubano post COVID-19.

Con la cercan√≠a de las galas de nominaci√≥n y premiaciones, los d√≠as 25, 26, 27 y 28 de septiembre, el jurado ha desempe√Īado una exhaustiva labor para seleccionar las creaciones m√°s sobresalientes en las diferentes categor√≠as.

La periodista y promotora cultural Hilda C√°rdenas Conyedo, la directora de la orquesta sinf√≥nica provincial Irina Toledo, el radialista Eloy Montenegro, el doctor en ciencias de la comunicaci√≥n Kirk D√≠az-Guzm√°n, la escritora Lidia Meri√Īo, el documentalista Rolando Rodr√≠guez Esperanza y la destacada locutora de radio y televisi√≥n Misladys Zamora son los encargados de decidir entre m√°s de 300 obras.

Escuche en este reporte en audio las declaraciones de César Irigoyen Milián, vicepresidente de la Asociación Hermanos Saíz en la provincia y coordinador del evento.


Roberto R√°ez: Periodista escritor… y tambi√©n viceversa

La edición 21 del Premio Celestino de Cuentos, uno de los principales eventos literarios del país convocado por la AHS holguinera, dejó esta vez una alegría para festejar en casa. De manera extraordinaria, el jurado decidió conceder un lauro compartido entre dos autores con trayectorias diferentes.

Junto a Elaine Vilar, reconocida escritora habanera, result√≥ premiado Roberto Ra√©z, estudiante de cuarto a√Īo de Periodismo en la Universidad de Holgu√≠n, quien se desempe√Īa, adem√°s, como dise√Īador en Ediciones La Luz, sello editorial de la AHS en nuestra provincia.

El cuaderno presentado por Raéz, bajo el título de Boustrophilia, fue uno de los dos escogidos por un jurado integrado por Rubén Rodríguez, Mariela Varona y Adalberto Santos. En esta edición los concursantes participaron de modo virtual utilizando diversas herramientas digitales de acuerdo con las exigencias actuales por la pandemia que atraviesa nuestro país y el resto del mundo.

Aunque he coincidido con él en varios espacios, no lo conocía personalmente y quise indagar en su relación con la Asociación Hermanos Saíz. 

‚ÄďS√≠, soy miembro de la AHS desde el a√Īo pasado a partir de que comenc√© a trabajar en la editorial. Ese a√Īo hab√≠a sido escogido para pasar el curso en el Centro Onelio.

Roberto Raéz, ganador del XXI premio Celestino de Cuentos. Foto: Yusmel Perez

Para conocer sobre la obra narrativa de este joven creador que a√ļn transita por las aulas universitarias, decid√≠ comenzar por el curioso t√≠tulo de Boustrophilia.

‚ÄďEl nombre procede del personaje de una novela que me atrajo: Tres tristes tigres. Este era un hombre al que le gustaba fabular e inventar palabras y era escritor. Por ah√≠ va el tema del texto, tres muchachos que quieren ser escritores.

Al preguntarle sobre su acercamiento inicial a la creación literaria y cómo le había ayudado esta afición por la literatura en su vida universitaria comentó:

‚ÄďEn la universidad he participado en algunos festivales de artistas aficionados en literatura. En el del a√Īo pasado obtuve Medalla de Oro. All√≠ no he estado en ning√ļn taller, de hecho, al principio no sab√≠a que exist√≠an talleres literarios. Despu√©s con Luis Delf√≠n ‚Äďinstructor de arte en la modalidad de literatura‚Äď me entero que existen y participo en algunas actividades, sobre todo en presentaciones de libros. Antes de entrar a la universidad s√≠ asist√≠a al taller que impart√≠a Mois√©s May√°n.

A partir de esta respuesta, la conversación derivó hacia la relación entre el arte y la técnica del periodismo.

‚ÄďLas dos aficiones van juntas. Entr√© a la carrera porque me gustaba escribir, haciendo periodismo quer√≠a llegar a la literatura. Y la literatura complementa, a su vez, al periodismo. Todo est√° muy relacionado. Desde que recib√≠ Periodismo Impreso me gustaba mezclar las dos cosas, o sea, hacer un reportaje que parezca un cuento, y en el cuento mis personajes son periodistas o tienen que ver con el mundo editorial.

Sobre su actividad en el dise√Īo y su relaci√≥n con su especialidad se mostr√≥ complacido de responder.

‚ÄďPrimero quer√≠a ser pintor, cuando era m√°s muchacho, pero nunca entr√© a la academia de artes pl√°sticas. En la universidad cuando daba Dise√Īo con el profesor Adri√°n Fern√°ndez me gust√≥ la asignatura. √Čl mismo fue quien me coment√≥ sobre esta oportunidad en la editorial.

Más adelante continuó conversando sobre sus aspiraciones en su especialidad:

‚ÄďLo que deseo hacer es periodismo, el escrito es lo que me gusta hasta ahora, pero ambos se complementan. En la universidad a veces no encuentro toda la motivaci√≥n. Todo se queda en lo que tenemos que hacer en las diferentes asignaturas y ya. Uno como estudiante se acomoda a hacerlo porque debe, no porque quiere hacerlo. Una vez graduado me gustar√≠a dedicarle m√°s tiempo a escribir que a otras vertientes del periodismo. Por ahora, dise√Īar y escribir van complement√°ndose.

Sobre su relación con la lectura y sus preferencias en la escritura fue enfático:

¬†‚ÄďPara poder escribir hay que leer primero y bastante. No solo eso, sino leer con ganas, ver lo que est√°s leyendo para poder sacar lo que te aporte. Si no lees as√≠, no te pongas a escribir‚Ķ

Luego de una breve reflexión prosiguió: 

‚ÄďAdmiro a los autores recientes, de los 90 hacia ac√°, sobre todo en Am√©rica y Espa√Īa. Me atrae la novela: Bola√Īos y Junot D√≠az son algunos de los autores que m√°s admiro. Este libro lo llevo trabajando cerca de dos a√Īos y en √©l trato de jugar con lo que he percibido de esas lecturas.

Para poder disfrutar de la lectura de Boustrophilia tendremos que esperar alg√ļn tiempo. Por ahora, Roberto Ra√©z va haciendo su tarea.¬†

 


Los que nos quedamos a so√Īar por la oreja

  • – En esta casa no se oye a Willy Chirino, dijo √©l.

Esta tambi√©n es mi casa. Y qu√© puedo hacer yo si en mi memoria emotiva est√°n los sones transculturados del susodicho; si mi cuerpo, incapaz de moverse a ning√ļn ritmo con cierta organicidad, insiste en dejarse llevar por su versi√≥n de Medias negras, m√°s que por el original de mi amad√≠simo Joaqu√≠n Sabina.

  • – En esta casa no se oye a Willy Chirino.

T√°pese entonces los o√≠dos. Porque los que so√Īamos por la oreja no escogemos lo que nos mueve o conmueve. No desti√Īe mi ideolog√≠a lo que piense Willy, ni cualquiera que se haya ido con su m√ļsica a otra parte, algunos suenan m√°s cubanos desde fuera que ciertos int√©rpretes del patio, y digo esto desde el reconocimiento de que sonar cubano no es ser una estampa inm√≥vil de mogotes, malec√≥n, playa, mulatas, tabaco y ron. Que esta isla est√° hecha de influencias y mixturas.

Yo digo como cierto amigo, que la di√°spora no la inventamos nosotros, para m√°s informaci√≥n remitirse al Antiguo Testamento y ver al pueblo jud√≠o atravesando el Mar Rojo, o al menos el sendero abierto entre sus aguas por la gracia de su Dios. Sin embargo, quiere la criatura de isla adue√Īarse del sentimiento confuso de la emigraci√≥n como exclusivo padecer de sus orillas, pero no, el mundo est√° hecho de y por los que vienen y se van, y as√≠ sus muros, calles, versos, melod√≠as.

Hoy pienso en Jos√© Mar√≠a Heredia, parado frente al Ni√°gara, obnubilado ante la cortina interminable de agua, el torrente maravilloso que lo sedujo, grandeza inesperada que impresion√≥ el alma del poeta; o en Jos√© Mart√≠, adolescente expulsado de su patria como quien arranca a un hijo del abrazo materno. Pienso en esos hombres que invirtieron fuera de Cuba la mayor parte de sus vidas y nadie duda de la cubanidad de sus creaciones (tampoco se ha inventado dispositivo alguno capaz de medir este indicador que abale cu√°n cubana es o no la creaci√≥n de alg√ļn artista en dependencia de la distancia a la que se encuentre respecto a la patria en el momento de la creaci√≥n).

‚ÄúYo no he dejado de ser amigo ni de comunicarme con quienes han decidido radicarse en muchos sitios de la infinita geograf√≠a con que se dibuja nuestro planeta.‚ÄĚ Aclara desde el principio Joaqu√≠n Borges Triana en las p√°ginas de Nadie se va del todo. M√ļsicos de Cuba y el mundo. Viene con una advertencia, una declaraci√≥n de principios, para algunas mentes de sinapsis defectuosa, un desaf√≠o.

El libro de Joaqu√≠n Borges Triana, publicado por Ediciones La Luz, es de una transparencia avasalladora, el autor dice lo que piensa, o mejor, lo escribe a veces con un tono c√°ustico, y resulta que su opini√≥n es muy cercana a la de tantos que est√°n convencidos de que un pa√≠s no termina en el borde exterior de las 12 millas de aguas territoriales: ¬Ņacaso pueden sal y espuma limitar la pertenencia?

El periodista aborda la emigraci√≥n de los m√ļsicos cubanos como principio y no fin, investiga, seg√ļn √©l mismo afirma, la dimensi√≥n social de los cambios musicales, cuestiona fen√≥menos y construcciones sociales como el nacionalismo cultural y la exclusi√≥n del panorama art√≠stico cubano de aquellos que decidieron un d√≠a partir, no importa con qu√© motivo, pues ¬Ņacaso importan los de los millones restantes que se van de sus pa√≠ses de origen alrededor del mundo? Pol√≠tica, econom√≠a, amor, b√ļsqueda, sue√Īos, vocaci√≥n trashumante, todos valen lo mismo.

Quiero confesar que antes de leer el resto del libro fui al final. No es hacer trampas, porque en este caso el final es el principio, en las √ļltimas nueve p√°ginas previas al √≠ndice y bajo el subt√≠tulo: √≠ndice de agrupaciones y m√ļsicos diasp√≥ricos citados en el libro, Borges Triana compila una realidad cambiante. Me divierte un poco que el primero en la lista sea Alito Abad, trovador holguinero, no fue culpa de un supuesto chovinismo de los editores, que son sus coterr√°neos, la lista est√° en orden alfab√©tico, pero ese muchachito a quien escuch√© sentada en los neum√°ticos que hac√≠an de palco las tardes de la primera d√©cada de este siglo en el Caligary en los altos del Centro Provincial de Artes, y que dec√≠a: ‚Äúcon tanto de sed, tanto de sed y tanta sal, dentro de ti, un manantial‚ÄĚ, ese muchachito, tambi√©n se fue.

Sin embargo, algo como irse no es inamovible o una condición definitiva, porque ha vuelto y ha cantado en Holguín, a unas cuadras del mencionado Caligary, como tantos nombres en este índice, Descemer Bueno, Isaac Delgado, Telmary, Virulo, Alain Pérez, Habana Abierta, y así hasta sumar, entre los que conozco, más de una decena de artistas y agrupaciones.  

Las p√°ginas citadas trajeron a m√≠ una nueva certeza, entre im√°genes borrosas de una Celia Cruz dibujada en Delirio Habanero o las manos largu√≠simas, infinitas de Bebo Vald√©s sobre el marfil: La m√ļsica es un c√≥digo similar al ADN, un nexo inquebrantable, un ancla, una atadura perpetua. Nadie se va del todo. Nadie, todo. Voces de un valor absoluto. Puede ser que uno se vaya de Cuba, pero Cuba no se va de uno. Tan simple como eso, o tan profundo como el decir de Cintio Vitier:

‚ÄúDel estado podemos disentir; de la naci√≥n, en cuanto es un pueblo asentado en un territorio, podemos alejarnos, pero la nacionalidad, que en definitiva es cultura en su m√°s amplio sentido, nos une a todos.‚Ä̬†