Periodismo


Adriel, el incansable

De Adriel Bosch Cascaret admiro su tenacidad. Ese esp√≠ritu incansable de hacer las cosas mejor, de innovar, de halar a los otros aprovechando el talento individual. A veces me resulta s√ļper humano (su tama√Īo influye), pero, sobre todo, la grandeza de esp√≠ritu, el conocimiento, la sensibilidad y la bondad.

Al jefe (como a veces le digo, aunque no le guste) las palabras para describirlo se quedan cortas, imagínese el reto y la presión que implica entrevistarlo, a sabiendas, además, de las mil y una historias que ha vivido y contado entre las paredes de Venceremos, y más allá.

Pero a m√≠ no se me da bien incumplir los encargos, y la secci√≥n Venceremistas ten√≠a que, por justicia y compromiso, hablar de √©l, de su impronta como periodista, l√≠der, colega, amigo…

La primera piedra

Quien conoce a Adriel sabe que por naturaleza es un ser inquieto, por eso no me sorprende cuando al preguntarle sobre su vocaci√≥n period√≠stica revela que la descubri√≥ desde ni√Īo, mientras simulaba con juguetes de madera y retazos (en pleno per√≠odo especial), peque√Īos set de TV o de radio para entrevistar a amigos y familiares (la abuela, los primos…).

‚ÄúEn aquel tiempo exist√≠an grabadoras de casetes, y yo las usaba creyendo que estaba en la radio. A las entrevistas tambi√©n quise incluirles m√ļsica. Luego me interes√© m√°s por la escritura.

‚ÄúCon la claridad de mi vocaci√≥n por el periodismo, entro en el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Jos√© Maceo, donde tendr√≠a m√°s posibilidad de acceder a la carrera. En ese per√≠odo el Venceremos lanza la convocatoria para nombrar una secci√≥n (hoy llamada Contigo) dedicada a los lectores m√°s j√≥venes, y envi√© mi propuesta. En la tercera edici√≥n de la secci√≥n (a√ļn sin nombre), Elena Bar√≥, redactora del espacio, publica mi carta, y a ella le agradezco el v√≠nculo con Venceremos. Cuando vi mi nombre en el impreso, fue gratificante.

Con la carta, el primer escrito de Adriel en Venceremos, cuyo ejemplar yace en el archivo que guarda la memoria hist√≥rica del medio, inici√≥ el camino el joven periodista como colaborador del peri√≥dico en la secci√≥n Contigo… (sobre todo, de sucesos relacionados con la historia de la provincia y curiosidades). Tambi√©n escribi√≥ notas informativas del quehacer estudiantil… en fin, que era un profesional m√°s de la prensa, aunque sin el t√≠tulo.

‚ÄúAl momento de optar por Periodismo, llegaron pocas plazas y me toc√≥ Historia, pero al concluir 12 grado, fui para el ‚Äėej√©rcito‚Äô con la idea de pujar por mi principal vocaci√≥n, y la obtuve por concurso en 2006.

‚ÄúConmigo pasaba algo curioso, porque estando en la Vocacional me vincul√© mucho a la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, a la promoci√≥n de eventos, como la Jornada de la Canci√≥n Pol√≠tica, donde llevaba artistas a la radio… y ah√≠ cre√© otro nexo que fortalec√≠ en las pr√°cticas al pasar por todos los medios. En el caso de la TV, colabor√© igualmente en programas como Veraneando, As√≠ Somos y Algo Diferente…

adriel bosch 2012

‚ÄúOtra experiencia que me marc√≥ fue la oportunidad que me dio Elena Bar√≥, quien antes de jubilarse me entreg√≥ la secci√≥n Contigo, siendo yo un estudiante, y por tres a√Īos la escrib√≠ junto a Diversidad, que sale en el Lomer√≠o.

“Recuerdo que venía a Guantánamo desde Santiago de Cuba, y me pasaba el sábado entero en el periódico para redactar las secciones. La gente escribía mucho entonces, de 10 a 15 cartas semanales con poemas o solicitando temas, y las llamadas eran constantes, pidiendo saber de artistas. Contigo era muy popular, y me ayudó a valorar la importancia de contar con la opinión de los lectores.

‚ÄúEn quinto a√Īo, cuando se otorga la ubicaci√≥n, yo ten√≠a la seguridad de que en el Peri√≥dico estaba mi plaza, y as√≠ fue.

‚ÄúEn casa siempre hubo h√°bito de leer la prensa, o√≠r la radio y ver los noticieros, por eso me siento cercano a los tres medios, pero prefiero el peri√≥dico, y ahora el entorno digital tambi√©n me gusta, me permite visibilizar mis inquietudes audiovisuales y creativas gracias a la multimedialidad‚ÄĚ, apunta.

Mi casa

Durante la universidad, Adriel fue alumno ayudante de Periodismo Radiof√≥nico, dirigente estudiantil los cinco a√Īos, e incluso, hizo crecer la membres√≠a de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z como realizador radial en 2008; y en su graduaci√≥n en 2011 result√≥ el alumno m√°s integral de su Facultad y uno de los tres de la Universidad de Oriente. Con su expediente de m√©rito, cualquier medio le habr√≠a abierto las puertas, inclusive, m√°s all√° de la provincia, pero un compromiso con Venceremos lo hizo quedarse.

adriel bosch cascaret 1

‚ÄúCon este colectivo me siento en casa. Cuando llegu√© reci√©n graduado ya conoc√≠a a todos, llevaba a√Īos escribiendo; en este 2022 cumpl√≠ 11 a√Īos de egresado, pero sumando tiempo atr√°s, tengo casi dos d√©cadas aqu√≠.

“Es el medio donde me siento bien. Nos conocemos y estamos en función de un mismo objetivo, no como otros que tienen más áreas y especialidades. Pensé en irme, pero me quedé, y hoy mis planes no están en otro lugar.

‚ÄúSoy vicepresidente de la Uni√≥n de Periodistas de Cuba en Guant√°namo y miembro del Registro del Creador Audiovisual y Cinematogr√°fico Independiente, estuve siete a√Īos en la TV, participo en proyectos, organizo eventos…, y eso ha sido posible porque el medio me lo ha facilitado.

‚ÄúYo vengo a Venceremos de lunes a lunes, estoy m√°s tiempo aqu√≠ que en casa. S√© cuando debo entrar, pero no cuando salir. He estado hasta tres d√≠as seguidos en la redacci√≥n, por alg√ļn hecho noticioso o una cobertura especial, como el paso del hurac√°n Matthew.

adriel bosch cascaret 5

‚ÄúMe desempe√Ī√© siete a√Īos como subdirector del peri√≥dico, antes fui redactor reportero, gestor de redes sociales y jefe de Informaci√≥n. Como subdirector me toc√≥ impulsar y protagonizar las transformaciones hacia un medio multiplataforma, con perfiles en casi todas las redes, y asumir nuevas pr√°cticas como los seguimientos minuto a minuto, forodebates, entrevistas online…, para llegar a m√°s p√ļblico.

‚ÄúIncluso, tenemos un estudio de producci√≥n multimedia por esfuerzo propio, fruto de la innovaci√≥n en medio de la escasez de tecnolog√≠as, y tambi√©n del trabajo en equipo. Hoy somos el medio l√≠der del territorio en transmisiones en vivo, pero adem√°s nos enfocamos en formar bien a los estudiantes en sus pr√°cticas, y en compensaci√≥n cada a√Īo hay m√°s muchachos interesados en estar con nosotros‚ÄĚ.

Como director recién estrenado los desafíos son mayores, pero tiene madera para vencerlos. El equipo lo secunda.

Periodista todoterreno

Adriel vive para el periodismo. En el tiempo que lleva de oficio ha escrito de todo (o casi todo) ‚Äúse es periodista o no‚ÄĚ, afirma cuando le pregunto de su predilecci√≥n por el deporte o la cultura, en ambos con premios nacionales. La pr√°ctica es la que define todo.

Con Driulis Gonzalez

‚ÄúYo soy periodista, y como tal defiendo esa profesi√≥n, que cuenta con un reconocimiento social relevante, por la responsabilidad de informar y estar informado, y por la preparaci√≥n constante que implica. Es cierto que tenemos limitaciones, el modelo de prensa por muchos a√Īos fue excesivamente triunfalista, y aunque viene cambiando, no todos los medios lo han hecho a la par.

‚ÄúTenemos deudas con el periodismo de investigaci√≥n y la cr√≠tica sistem√°tica, porque como prensa debemos denunciar todo lo mal hecho, por el compromiso que tenemos con la Revoluci√≥n, el proceso social que nos ha hecho libres‚ÄĚ.


Ojos para mirar los paraísos azules de Martha

¬ŅSabes de ese momento en el que te quedas pensando, c√≥mo es posible que no lo hubiese le√≠do antes? Bueno, algo as√≠ pas√≥ aquella ma√Īana de jueves (no s√© por qu√© siempre es jueves cuando descubro cosas). M√°s a√ļn cuando sabes de ese autor, cuando no resulta del todo un ‚Äúno escuchado antes‚ÄĚ, cuando incluso han interactuado en alg√ļn que otro espacio. Pero, me agrada que jam√°s hubi√©semos cruzado ni medio saludo, nada. Tengo la firme convicci√≥n de que prefiero no conocerlos. Agradezco llegar a sus obras despojada de todo juicio previo, sin saber c√≥mo luce su rostro, ni c√≥mo sonr√≠e, ni el sonido de su voz, sin nada que matice. En asuntos de este tipo detesto los matices, pero no es un privilegio del que goce mucho √ļltimamente, sobre todo con los autores m√°s j√≥venes. Y para mi fortuna, as√≠ llegu√© a los dos primeros libros que le√≠ de Martha Acosta √Ālvarez: Ojos para no ver las cosas simples, Premio Celestino de Cuento, 2018, Ediciones La Luz, Holgu√≠n; y P√°jaros azules, Premio Pinos Nuevos, 2016, publicado por Letras Cubanas. Ambos los consegu√≠ en la reci√©n Feria Internacional del Libro de La Habana, 2022. Recuerdo que cuando encontr√© el segundo enseguida me remont√© al primero, hab√≠a fijado el nombre de su autora y lo compr√© sin pensarlo. Obviamente la sab√≠a una narradora cubana contempor√°nea, cercana a mi generaci√≥n. Ten√≠a referencias suyas, pocas, una vez m√°s, repito, toda una suerte seg√ļn mis gustos como lectora; pero algo siempre s√≠ he tenido claro, y es que: a nuestros colegas hay que leerlos, saber c√≥mo se mueve el quehacer literario que nos circunda, que nos est√° marcando como grupo, y en este caso, como en no pocos otros de los revisados los √ļltimos meses, sent√≠ orgullo de la joven narrativa de esta Isla po√©tica.

Una tarde de apag√≥n, quiz√°s un mes y pico despu√©s, comenc√© a leer Ojos para no ver‚Ķ y empezaron a clav√°rseme los dardos en la diana sensitiva de mis gustos literarios. A la ma√Īana siguiente me fui al dentista, ya saben, colas, siempre las benditas colas que aprovecho para leer as√≠ sea recostada a una esquina y comenc√© a llenar el libro de apuntes. Me preocupo cuando no tengo nada que marcar en los libros.

Leo para rese√Īar, porque amo hacerlo, para conocer las nuevas voces, (tambi√©n para de alguna forma estar clara de la competencia). Esta chica es una muy buena competidora. Me ha dado tremendo placer leerme este libro. Tiene un pulso firme, una limpieza estil√≠stica envidiable y un total dominio del lenguaje y sus bondades.

Escribí un viernes 3 de junio, sentada en el salón de espera de la Clínica Estomatológica, aguardando para sacarme una muela. Incluso, una vez dentro, boca abierta en lo que el dentista cargaba la jeringa con la anestesia y traían el instrumental, seguía yo pegada al libro, entre otras cosas para enajenarme de la situación. Así avancé luego ese mismo día por las ciento cinco páginas como analgésico alternativo ante el posoperatorio.

P√°jaros azules lo comenc√© poco despu√©s de haber devorado el primero y, sin temor a dudas, puede uno encontrarse el libro sin portada ni nada que haga alusi√≥n al autor y leer directamente desde el primer cuento: Ojos caleidosc√≥picos y reconocer a Martha enseguida tras aquellas p√°ginas. Existe una coherencia estil√≠stica en toda su obra, una homogeneidad admirable en sus textos, aunque pertenezcan a libros diferentes, que hace que funcionen como una especie de unidad indisoluble. Encontramos en su escritura toda, lo supe luego al leer el plaquet de poes√≠as Distintas formas de habitar un cuerpo (publicado tambi√©n por Ediciones la Luz, Premio de Poes√≠a El √°rbol que silva y canta, 2017), una serie de marcas de agua, presentes en sus creaciones, que basta saber apreciar para reconocerla as√≠ sea en versos sueltos o alg√ļn p√°rrafo de cualquiera de sus cuentos. Tiene todo un stock de recursos literarios que ubica en el momento justo, como si moldeara a mano los vaivenes de las narraciones, y digo esto e imagino unas manos finas pero firmes, de mujer deshabitada por la duda ante lo que hace, modelando un barro literario a su antojo una y otra vez, creando figuras sueltas que luego hilvana con paciencia de tejedora anta√Īa. No encontramos textos densos vanaglori√°ndose de ese stock de t√©cnicas, no, y eso el buen lector lo agradece; encontramos met√°foras llevadas sutilmente hasta lograr im√°genes claras, pero con la tremenda capacidad de golpearte el rostro de a tajo.

Sergio llegó a la casa. Abrazos, palmadas en la espalda, la voz retorcida por verse luego de tanto tiempo. 

El mar era un rect√°ngulo oscuro que adornaba la pared. Quieto. Manso. Dormido. Me sorprend√≠ tambi√©n vigilando al mar. Daba miedo que se despertara en alg√ļn momento, que rompiera su horizontalidad, que se irguiera y caminara hacia nosotros.

Habitación estrecha con vista al mar

(del libro Ojos para no ver las cosas simples)

 

Hoy vimos un p√°jaro azul y nos acordamos de la infancia, de la casa de tablones carcomidos por donde entraba la luz en los amaneceres. Los rayos col√°ndose por los agujeros de la madera hasta la pared. El polvo danzando en la luz, part√≠culas brillantes y locas que no se estaban quietas. Movimientos vivos. Peque√Īos seres m√°gicos que habitaban la luz, y por eso la luz era brillante. Entonces cre√≠amos que los rayos de sol eran cil√≠ndricos, que los cilindros eran las casas de las criaturas. Toc√°bamos la luz con la punta de los dedos, despacio, para no espantar a las criaturas, que se revolv√≠an al tacto de los dedos, como si sintieran cosquillas.

 

Escuchábamos a la tía Jimena haciendo sonidos de amanecer…

 

A veces creía que te estabas muriendo, y que la muerte te hacía bien. Daban ganas de morirse contigo.

 

Ojos para no ver las cosas simples

 

Es esta una se√Īora hecha de todas las tonalidades de la frustraci√≥n.

 Cámara lenta

Dif√≠cil pasar por Falsos genitales sin hacer una pausa antes de proseguir. Resulta una tarea ardua establecer una escala sensitiva, sobre todo eso, sensitiva, entre los seis cuentos que conforman su libro Premio Celestino. Por suerte, la literatura tiene esas clemencias al permitirnos concluir a cada quien seg√ļn queramos, seg√ļn nos convenga, seg√ļn sintamos, y yo decido hacer mi pausa en este texto. No aprecio una literatura con marcaje feminista en la obra de Martha, cosa que acoto no me parece ni bien ni mal, solo se√Īalo, sin embargo, es este un cuento que recrea un plano ficcional con una prostituta inflable que no por eso deja se sufrir en su sint√©tica piel los mismos males que una mujer cualquiera, m√°s all√° de a lo que se dedique.

Abro la puerta del apartamento.

Veo a la prostituta tirada en el suelo.

Irreconocible la prostituta. (Aquí una de las marcas de agua de la autora, ese rejuego con las palabras repetidas).

¬ŅQui√©n te hizo esto?, pregunto.

No contesta.

No quiere o no puede contestar.

El aire se le escapa a través de su piel de vinilo soldado.

La prostituta est√° rota.

Reventada.

Su cuerpo no se parece a su cuerpo.

Su rostro no se parece a su rostro.

No pide ayuda.

No quiere o no puede pedirla.

Los ojos de la prostituta lloran.

(…)

La prostituta se está desinflando en la sala del apartamento. (…)

Estalló por la costura.

Por alg√ļn lugar ten√≠a que estallar.

(…)

Va hasta el ba√Īo. (‚Ķ)

Se saca la vagina portable.

La mete debajo del chorro. (…)

La vagina portable se llena de agua.

Se desborda.

Desde la estructura en la que manej√≥ el texto hasta la originalidad de la idea, el enfoque en el que plante√≥ la situaci√≥n resultan interesantes puntos de vista. Dota a todo el compendio como de una especie de n√ļcleo ya que notamos en otros cuentos una construcci√≥n similar en las narraciones y al mismo tiempo se mantiene el ambiente literario, que si bien no se repite s√≠ persiste la uniformidad, siendo historias que, aunque marcadas por lo cotidiano, coquetean con el surrealismo y el absurdo.

En P√°jaros azules, el segundo libro de Martha Acosta al que me acerqu√©, aunque escrito primero que Ojos para no ver las cosas simples, supongo, dado el orden cronol√≥gico en el que ganaron los premios (aunque eso bien pudiera no significar darlo por hecho), el cuento que lo nombra tiene una relaci√≥n cercana con ese otro. Y aqu√≠ debo hacer un stop y repensar la sintaxis de la idea que quiero transmitir, ver√°n: el cuento Ojos para no ver las cosas simples hace referencia de alguna forma intr√≠nseca a P√°jaros azules. Invaden en ambos una sensaci√≥n poderosa de tristeza, de agobio tras tiempo de intentar encontrar soluciones. El mismo mal aqueja, y va enmascar√°ndose: El p√°jaro se va de la casa, se va, pero no se lleva la tristeza. La tristeza se ha metido dentro de la casa, rueda y florece en las paredes, se derrama desde el techo, mancha el tapiz del √ļnico sill√≥n que tenemos‚Ķ Y, casualmente, ambos textos dan t√≠tulo a los libros. ¬ŅQu√© complicidad traer√°n impl√≠cita? Cabe preguntarnos. Algo similar sucede con los poemas: Ese d√≠a que no tiene para cu√°ndo acabar y Distintas formas de habitar un cuerpo y el cuento Palomitas Company, tambi√©n contenido en P√°jaros azules. Un cuento profundamente visceral, con todo el poder para trastocarnos: mi madre aprendi√≥ a aparecer y desaparecer desde mi rostro en el espejo, a decirme hija de mierda con la voz quebrada que simula un ‚ÄúAy, mija, me estoy muriendo‚ÄĚ. Tal vez mam√° piensa habitar mi cuerpo y mi espejo cuando su cuerpo pese demasiado para seguir articulando lamentos. Tal vez ya ha comenzado a hacerlo, y lleva a√Īos en eso, siglos, no s√©.

Fragmento del poema Ese día que no tiene para cuándo acabar:

Mam√° est√° muriendo.

Hace días que está muriendo,

a√Īos, siglos, no lo s√©.

Lleva mucho tiempo en eso,

y no acaba de morir

ni de salvarse.

Tose como si los pulmones se le salieran por la boca,

dice, Ay, mija,

con la voz quebrada

y se me llenan los ojos de lágrimas…

Paraísos perdidos, Premio Calendario de Cuentos, 2017, hace alusión irónica a nuestros hábitos; como bien definiera su propia autora desde la dedicatoria: … este quimérico museo de formas inconstantes, este montón de espejos rotos. Una vez más recorremos pasillos familiares entre nuestras tristezas y sinsabores de vida. El realismo invade sin piedad en cada uno de los textos paseándonos por una galería de paraísos: El paraíso del cuerpo, el del tiempo, el paraíso vacío, el sumergido y el impronunciable. Y aquí haré mi pausa en Un arrecife en la espalda, que considero bien encierra, como cualquier otro del compendio, la esencia de este libro. No escapo nunca al llamado del mar, donde quiera que esté, y aquí hace su presencia, arrasador, como de costumbre, dejando con cada batida de brisa más dolor que paz.

Esta autora camag√ľeyana (Sibanic√ļ, 1991) adoptada por la capital, m√°s que por la capital ya por toda la Isla, donde se lee y admira la buena escritura, ha sido ganadora de una larga lista de cert√°menes literarios entre los que figuran los siguientes premios de narrativa: el C√©sar Galeano de cuentos, 2015, a√Īo en el que egres√≥ del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso; el Pinos Nuevos, 2016, Calendario, 2017, el premio Dador, 2017 y en ese mismo a√Īo el Paco Mir Mulet, Fundaci√≥n de la Ciudad de Nueva Gerona, el Mabuya; y en poes√≠a El √°rbol que silva y canta, 2017. Luego en 2018 fue galardonada con el Premio Iberoamericano de Cuentos Julio Cort√°zar, con la obra El olor de los cerezos, el Celestino de cuentos y el Novela de Gaveta Franz Kafka. Ha alcanzado menci√≥n en el premio David de poes√≠a, 2015, primera menci√≥n en el premio Emilio Ballagas de narativa, 2016, primera menci√≥n en el premio Mangle Rojo, de poes√≠a, 2017 y en el Portus Patris, tambi√©n de poes√≠a ese mismo a√Īo. Adem√°s de los libros ya mencionados tiene otros dos fuera de Cuba: Doce a√Īos es demasiado tiempo, Editorial Guantanamera, Espa√Īa, 2016 y una novela titulada La periferia por la Editorial FRA, 2018. Varias de sus obras aparecen en revistas tanto dentro como fuera del pa√≠s y en antolog√≠as.¬†

Su literatura está armada hasta los dientes con un ejército de personajes elaborados hasta el hastío. Pensados a nuestra imagen y semejanza, listos para defenderse de cualquier situación que a su autora se le antoje destinarlos. Cuenta también su escuadra con el ya mencionado stock de recursos literarios cuya función es alivianarte el golpe seco de su prosa. Solo te queda una opción: disponer de ojos para ver los paraísos azules de Martha.


Periodismo, cultura y un coloquio para repensar (nos)

Periodismo y cultura confluir√°n desde el 8 al 10 de junio pr√≥ximos, cuando se inaugure la quinta edici√≥n del¬†Coloquio Nacional de Periodismo Cultural¬†en la provincia de Camag√ľey, en el cual participar√° una representaci√≥n de j√≥venes artistas y periodistas de todo el pa√≠s.

Despu√©s de dos a√Īos interrumpidos por la pandemia de la COVID-19, el evento retomar√° su car√°cter presencial con la voluntad de encontrar-seg√ļn explic√≥ en conferencia de prensa, la periodista Yanetsy Le√≥n Gonz√°lez, miembro del comit√© organizador-un espacio donde compartir experiencias en funci√≥n del periodismo cultural cubano, ‚Äúque contribuya a transformar las realidades sociales a trav√©s de las interpretaci√≥n y profundidad de sus contenidos‚ÄĚ.

Tras ese propósito se presenta un nutrido programa de actividades que incluye conferencias, conversatorios, presentaciones de libros y conciertos.

El encuentro ser√° un tributo a la memoria de dos de sus fundadores, Jos√© Aurelio Paz Jim√©nez y Jos√© Luis Estrada Betancourt,¬† fallecidos en 2021 como consecuencia de la COVID-19 y contar√° con la presencia- de acuerdo con Gonz√°lez L√©on- del camag√ľeyano Jorge Rivas Rodr√≠guez, periodista de Trabajadores Cuba y Premio Nacional de Periodismo Cultural¬†Jos√© Antonio Fern√°ndez de Castro¬†2022, y de figuras relevantes del panorama cultural cubano como Yuris N√≥rido Ruiz, Reinaldo Cede√Īo Pineda y Yunier Riquenes Garc√≠a.

Durante el Coloquio se dar√°n a conocer los resultados del¬†concurso¬†Criticar es querer, enfocado este a√Īo hacia una visi√≥n cr√≠tica de la m√ļsica.

Adem√°s de los perfiles en redes de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Camag√ľey, el evento ser√° transmitido a trav√©s de los perfiles en Facebook y en YouTube de Cubaperiodistas.


Cuba despide al periodista José Luis Estrada Betancourt

La noticia circul√≥ por las redes con una ¬†inmediatez sorprendente. A trav√©s de llamadas y mensajes telef√≥nicos, se confirmaba lo que la red de redes anunciaba: ‚Äú Ha muerto el periodista Jos√© Luis Estrada Betancourt‚ÄĚ.¬†

Su muerte lleg√≥ en la ma√Īana de este 21 de agosto, ¬†a los 53 a√Īos de edad, ¬†tras severas complicaciones a causa de la Covid-19, luego de permanecer hospitalizado por varios d√≠as.¬†

El luchaba a viento y marea contra ese mortal ¬†virus y a la vez, tal ¬†pareciera que se desped√≠a de la vida cuando en su perfil de la red social Facebook daba un parte de su situaci√≥n de salud. Hablaba ah√≠ de su combate a pu√Īos y bates contra el Covid-19, del riesgo de su viaje reciente a Santo Domingo, en Granma, para escalar¬† el Pico Turquino, y de la alegr√≠a y a√Īoranza que le produc√≠a ese regreso a esa geograf√≠a de la Sierra Maestra, ¬†de su compromiso social, y su incondicional apego a la Asociaci√≥n Hermanos Saiz, ¬† a la que le hubiera gustado pertenecer ‚Äúcuando era un muchacho como estos de hoy, con la cabeza llena de canciones, poes√≠as, representaciones, libros‚ÄĚ.

Curs√≥ estudios de F√≠sica Nuclear en la antigua Uni√≥n Sovi√©tica y a su ¬†regreso a Cuba culmin√≥ la carrera de F√≠sica en la Universidad de La Habana, dedic√°ndose posteriormente a la docencia y su ejercicio magisterial, pero el periodismo lo sedujo y por esos senderos ¬†emprendi√≥ un largo camino en el ejercicio de la prensa cultural ¬†que abarc√≥ 19 a√Īos de experiencia en el peri√≥dico Juventud Rebelde y otros medios de prensa.¬†

El periodismo fue para √©l una gran pasi√≥n que disfrut√≥ desde el momento en que se enfrent√≥ a esa profesi√≥n, as√≠ lo expres√≥ en entrevista a la colega Liset Prego, casi a un a√Īo de su partida.

*Leer también: José Luis Estrada: Un tipo eminentemente feliz

‚ÄúVivo para el periodismo desde que se instal√≥ con firmeza en todos mis poros. Le dedico 48 horas al d√≠a. Me desvela pensando en la entrevista que tendr√© ma√Īana, en la palabra con la cual intentar√© atrapar al lector como si se tratara del n√©ctar irresistible con el cual las plantas carn√≠voras hipnotizan a los insectos. Yo no quiero ‚Äútrag√°rmelos‚ÄĚ, pero s√≠ que busquen mi nombre en las p√°ginas del peri√≥dico cada d√≠a, que me lean y hasta que decidan escribirme, ser mis nuevos amigos‚ÄĚ.

Jos√© Luis Estrada se convirti√≥ con el paso de los a√Īos en uno de los periodistas culturales m√°s sagaces de la prensa cubana. Su verbo locuaz y su escritura refinada fueron testigos de numerosos eventos como las Romerias de Mayo o el Festival Internacional de Ballet de La Habana.¬†

Trabajador incansable, supo adentrarse en la madeja del arte y desafiar obst√°culos por la defensa y salvaguarda de la cultura cubana. A trav√©s del periodismo cultural propici√≥ espacios de encuentro y debate por el fomento de este, como el Coloquio de Periodismo Cultural en Camag√ľey, ideado por √©l, con el apoyo de la filial camag√ľeyana ¬†de la AHS, y tambi√©n el Concurso de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez ¬†Villena, del cual fue su jurado en varias ocasiones.¬†

Su condición de Maestro de Juventudes de la AHS o el Premio Nacional de Periodismo Juan Gualberto Gómez, son solo algunos de los reconocimientos y méritos de este hombre de estirpe guerrera que se sirvió del periodismo como arma de combate por la defensa del arte y la cultura cubana.


La cultura cubana por el streaming

El streaming supone un gran cambio en la forma en la que accedemos a los contenidos multimedia. No hace mucho, todos dependíamos de la radio, la televisión y el periódico para acceder a las noticias y al entretenimiento. Con la aparición de Internet y el augue de las redes sociales y de plataformas como Netflix, Spootify, Dezeer, Hulu, iTunes, entre otras, el término streaming hizo su entrada triunfal para marcar una diferencia fundamental en la forma de distribuir la información. Este término identifica un tipo de tecnología multimedia que envía contenidos de video y audio a un dispositivo conectado a la web.

En Cuba, con la llegada de la Covid-19 se aceleró el trabajo de las instituciones de cultura y sus artistas desde las redes y el cuánto podía aportar a los procesos culturales asumiendo el nuevo dinamismo de las maneras de contar.

No es menos cierto que la Isla cuenta hoy con numerosos valores culturales y deportivos lo suficientemente atractivos para el consumo de un p√ļblico fuera de nuestras fronteras. Y aunque el pa√≠s ha diversificado y ampliado las opciones de acceso a Internet. Estas todav√≠a son insuficientes para lograr una conectividad de calidad que permita que los ciudadanos disfruten de un servicio como el streaming, una forma de comunicaci√≥n que alcanza m√°s seguidores y aunque vulnerable, es segura.

Como parte de las actividades del IV Coloquio Nacional de Periodismo Cultural se realiz√≥ el forodebate ‚ÄúContar desde las redes. La cultura cubana por streaming‚ÄĚ, a cargo de Alberto Santos Casas, realizador audiovisual de SC Producciones de Camag√ľey, Alexis Triana, director de Comunicaci√≥n del Ministerio de Cultura, Reilys Gri√Ī√°n Garc√≠a, periodista de L√≠a Videos de Santiago de Cuba, Yunier Riquenes y Naskicet Dom√≠nguez, creadores del proyecto Claustrofobias Promociones Literarias de Santiago de Cuba.

Este fue el espacio para debatir sobre los retos del Streaming en Cuba y sus realizadores, quienes coincidieron en el compromiso de crear un sello propio desde la red que garantice una calidad a la hora de visibilizar y dinamizar el posicionamiento de los temas culturales. Dado que es la forma de mostrar la imagen positiva y el trabajo de nuestros artistas, así como el sentido crítico de nuestro periodismo, siempre acorde con la realidad.
Al decir de Reilys Gri√Ī√°n Garc√≠a, periodista de L√≠a Videos de Santiago de Cuba, es necesario mejorar las transmisiones, establecer un flujo de trabajo, buscar un estilo, un sentido de la interacci√≥n en vivo para este contexto digital, como que alguien llame por WhatsApp y est√© en la pantalla al igual que sus mensajes. Debe ser la opci√≥n donde los internautas puedan disfrutar y acceder a la informaci√≥n sobre Cuba a trav√©s de los videos realizados en directo sin necesidad de estar presentes f√≠sicamente, un sitio para interactuar.

Para Albertos Santos, realizador audiovisual de SCProducciones de Camag√ľey, el streaming lleg√≥ para quedarse porque es una v√≠a usada cada d√≠a m√°s por la juventud para conectarse.

‚ÄúDesde Camag√ľey lo que nos permiti√≥ llegar con claridad a lo que estamos haciendo fueron las transmisiones en octubre de 2020 para El Almac√©n de la Imagen. A partir de all√≠ decidimos unirnos al StreamingCuba coordinado por Alexis Triana, director de Comunicaci√≥n del Ministerio de Cultura. Este espacio se encarga de difundir videos realizados en directo sobre eventos en Cuba desde Facebook , con la interactividad a tiempo real y gracias al apoyo de la productora L√≠a Videos, dirigida por Aram√≠s Fonseca en Santiago de Cuba, pionera en su tipo en el pa√≠s.


¬ęHoy contamos con Mi Camag√ľey Streaming, que es netamente un programa televisivo a trav√©s de las redes sociales en tiempo real y que construye un nuevo lenguaje diferente al televisivo y con otras din√°micas m√°s interactivas.
¬ęMi Camag√ľey Streaming y su equipo pueden realizar en vivo por Internet m√°s que un producto comunicativo con c√≥digos de la televisi√≥n tradicional. Alentado por la Direcci√≥n Provincial de Cultura, logra emisiones cada semana mientras descubre todas las posibilidades de ese tipo de transmisi√≥n.‚ÄĚ

Sin dudas, los retos son la forma y la profundidad, adem√°s del estudio constante de los lenguajes de transmedia. Los cambios de algoritmos son casi a diario y nos deben impulsar en el empe√Īo de crecernos ante las insatisfacciones contantes del creador y su p√ļblico. La innovaci√≥n digital impulsa hoy la habilitaci√≥n y transformaci√≥n en el ecosistema cultural del pa√≠s. A√ļn nos queda mucho camino y dudas con la presencia de los medios tradicionales en las redes sociales. Pero es necesario propiciar el estudio desde las Escuelas de Arte y las Facultades de Comunicaci√≥n e ubicar el Streaming para que los estudiantes profundicen en estos temas no solo desde el lenguaje -algo que debe despojarse de los est√°ndares tradicionales- sino tambi√©n desde la tecnolog√≠a.

Las instituciones culturales deben mejorar la difusi√≥n de sus contenidos, porque la competencia est√° hoy en qui√©n brinda la mejor calidad de imagen e informaci√≥n para un p√ļblico que piensa y participa activamente en las redes sociales.


Lilian Sarmiento: periodismo transmedia en Ediciones La Luz

No es un secreto para nadie que desde que comenz√≥ esta tragedia del coronavirus, Ediciones La Luz dise√Ī√≥ una estrategia para mantener el arte vivo. Las presentaciones de las novedades editoriales y todo el aparataje que conlleva cada realizaci√≥n, se transformaron para seguir visibles en Cuba y el mundo. La carga de trabajo aument√≥ para editores, dise√Īadores, correctores, para todo el equipo editorial, y en medio de todo ese ajetreo aparece Lilian de la Caridad Sarmiento, una mujer que a simple vista para el tr√°fico y hasta puede provocar accidentes de tr√°nsito, se trata de una criollita en todo su esplendor, con carisma, adem√°s, incluido, que culmina en este a√Īo su carrera de Periodismo.

Llego a Ediciones La Luz en mayo de 2020 a trabajar como comunicadora, como gestora de redes por voluntad propia. Ya conocía el trabajo de la editorial, era asociada de la sección de literatura de la AHS y en varias ocasiones la visité. Fui a los talleres de narrativa que se hacían allí y estaba al tanto de las propuestas que tenían, pero me parecía que el trabajo de la editorial podría intensificarse, mejorar mucho más si tenía un apoyo comunicativo en las redes sociales, que ya existía, pero debía, a mi juicio, dedicarse a generar contenido para esas redes, más en el período de pandemia que es, cuando comienzo a involucrarme con el trabajo de La Luz más de cerca, en el que no se podían realizar los pasos habituales de la editorial de manera presencial y ese trabajo editorial, ese proceso con los libros, con su publicación, con sus presentaciones debía estar reflejado en las redes sociales. Eso fue lo que le propuse hacer a Luis Yuseff y hasta hoy estoy trabajando en esta área de la comunicación allí.

Fotografía: Sucel Legón

Lilian o Lily que ha sabido ganarse el cari√Īo y admiraci√≥n de todos en poco tiempo, se pasea entre los intelectuales de marcado renombre realizando entrevistas o streaming para los diferentes eventos que se realizan como las Romer√≠as de Mayo, el Premio Celestino, jornadas por el D√≠a Internacional de la Poes√≠a o el Idioma Espa√Īol, entre otros tantos, adem√°s de ser es la presentadora y moderadora de las habituales pe√Īas literarias como Entrada de emergencia y Oda a la joven luz, forma parte del equipo de programaci√≥n de actividades y como si fuera poco su trabajo est√° encaminado tambi√©n con su proyecto de tesis.

Mi proyecto de tesis es un manual de periodismo transmedia para la casa editora ¬°ahora!, el semanario provincial, pero poco a poco ha devenido en una redacci√≥n peque√Īa en la que convergen distintos medios y plataformas de producci√≥n period√≠stica y de comunicaci√≥n. Entonces, dentro de la transmedialidad, de las narrativas transmedia, las redes sociales, el uso de redes sociales y la creaci√≥n de contenidos para este tipo de plataformas tiene un papel fundamental porque de alguna manera garantiza la interacci√≥n con el p√ļblico, con las audiencias y sobre todo que esas audiencias puedan aportar nuevos contenidos, puedan producir contenidos diferentes a partir del medio que los realizadores le est√°n proponiendo. Por esa parte, creo que es la relaci√≥n m√°s directa que tiene mi trabajo en Ediciones La Luz con mi proyecto de tesis, por supuesto, todo lo que he estado investigando sobre las narrativas transmedia y el periodismo transmedia como tendencia contempor√°nea de la comunicaci√≥n, he tratado de involucrarlo de cierta manera en lo que hago en las redes sociales de La Luz: dirigir por ejemplo la creaci√≥n de contenidos espec√≠ficos para cada red social, que esos contenidos logren comprometer a los usuarios que nos siguen, que esos usuarios no solo reaccionen a las publicaciones que hacemos, sino que se sientan con la necesidad de hacer un comentario, de compartir esa publicaci√≥n, de darnos su punto de vista del libro que estamos proponiendo o de las rese√Īas del material audiovisual que tambi√©n hacemos. Trato de involucrar esos conocimientos te√≥ricos de la transmedialidad porque adem√°s no es una tendencia que en Cuba sea muy explotada a√ļn, pero estamos en camino a lograr otras narrativas que tambi√©n comprometan a nuestros p√ļblicos y que los productos que se generen sean much√≠simo m√°s abarcadores m√°s completos y en la visi√≥n tanto del realizador como del p√ļblico al que est√° dirigido.

Fotografía: Sucel Legón

La personalidad que despliega esta joven estudiante, la entrega con la que ejerce su oficio, la hacen resaltar a√ļn m√°s y su trabajo va teniendo resultados notorios como el Premio Nacional de Cr√≥nica (categor√≠a estudiante) Miguel √Āngel de la Torre con el art√≠culo ‚ÄúBestia de cargar nostalgias‚ÄĚ. Colabora con las revistas Somos J√≥venes y El Caim√°n Barbudo. A prop√≥sito del periodismo y sus g√©neros comenta:

En temas de medios, prefiero siempre la prensa escrita para desarrollarme como periodista, aunque también disfruto hacer locución para televisión y radio, que no es lo mismo que hacer periodismo, pero van de la mano. Creo que siempre disfruto más la prensa escrita como medio no y como género periodístico. Me gustan mucho las entrevistas y los reportajes, son los géneros que prefiero y los que he explotado más.

Al ser egresada del Curso XXI de Técnicas Narrativas del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, Lilian forma parte de la antología Decamerónicos, una suerte de Analekta que compilara Liset Prego con otras voces de la narrativa joven holguinera. 

Llegada las cinco de la tarde, con la misma sonrisa que subi√≥ las escaleras de Ediciones La Luz, Lilian desciende y se despide de cada uno de sus colegas, por lo general deja botada la sombrilla y al regresar a buscarla siente el olor a caf√©, espera por la sexta taza del d√≠a, y es as√≠ como partimos, rumbo a la casa, so√Īando los d√≠as.


Feminista, comunicadora y sin frenos

Si a algo no puede renunciar la espirituana Lisandra G√≥mez Guerra, Doctora en Ciencias de la Comunicaci√≥n,¬†es a la madrugada sustanciosa en ideas y a la palabra lista para ser expresada sin tapujos ni dobleces. Son dos h√°bitos que forman parte de su personalidad, como su modo desinhibido de vestir y de hablar.¬†Por eso, si alguien le pide una opini√≥n, no puede esperar menos que la verdad pura y dura (si lo es); y si le solicitan ayuda con la revisi√≥n de un art√≠culo, un proyecto de tesis o, incluso, que responda un cuestionario, ella ‚ÄĒque nadie se explica c√≥mo logra cumplir con tantas responsabilidades‚ÄĒ dir√° que s√≠, que claro, pero que tienes que esperar hasta ma√Īana.

¬ęA las 6:00 a.m. lo tendr√°s en tu buz√≥n¬Ľ ‚ÄĒescribir√° la noche anterior antes de irse a dormir, poco m√°s de seis horas, para que le alcance el tiempo. Un tiempo que parece estar cronometrado, pues est√° dedicado a cumplir con sus m√ļltiples obligaciones como corresponsal de¬†Juventud Rebelde, periodista de la p√°gina cultural del semanario¬†Escambray, profesora de la carrera de Comunicaci√≥n Social en la universidad de la central provincia; reportera y directora del noticiero Al d√≠a, de Radio Sancti Sp√≠ritus; y tambi√©n investigadora y vicepresidenta de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) en ese territorio.

Ella dice que s√≠, que llevarlo todo a la vez ¬ęes muy complicado. Intento acomodar las tareas por prioridades en el tiempo.¬†Me levanto todos los d√≠as a las 5:00 a.m. y eso me permite adelantar, sobre todo, en los procesos de escritura.¬†Aunque si pudiera ponerle m√°s horas al d√≠a, lo hiciera con sumo placer¬Ľ.

De cada uno de sus empe√Īos diarios enumera lo que le enamora o le reta, y aunque ha recibido numerosos reconocimientos en cada √°rea en la que labora, Lisandra asegura que no est√° satisfecha: ¬ęy creo que jam√°s lo estar√©. Soy extremadamente autocr√≠tica, tanto que a veces voy al extremo de la inconformidad¬Ľ.

Quiz√°s de ah√≠ haya nacido una obra period√≠stica tan prol√≠fica que ni ella misma ser√≠a capaz ‚ÄĒsi se lo propusiera‚ÄĒ de recordar cada uno de los textos publicados tanto en radio, peri√≥dicos, revistas, sitios web o televisi√≥n, en los 12 a√Īos de experiencia laboral acumulados, luego de graduarse de la Facultad de Humanidades de la Universidad Central ¬ęMarta Abreu¬Ľ, de Las Villas. No obstante, confiesa que es el mundo de las ondas sonoras el que la tiene totalmente atrapada.

¬ęDesde el segundo a√Īo de la carrera, la prensa radial me enamor√≥. Contar mediante los sonidos y las palabras es tan intenso que cuando intento hacer una obra compleja me deja sin aliento. Adem√°s, la adrenalina de la inmediatez es una de las mejores sensaciones experimentadas como profesional ‚ÄĒdice, totalmente segura de su elecci√≥n‚ÄĒ. Radio Sancti Sp√≠ritus me ha posibilitado hacer casi todo lo que me he propuesto.

¬ĽLa direcci√≥n de programas es otro placer y mucho m√°s el noticiero Al D√≠a, porque me permite crear un gran producto con la obra de otras muchas personas. Por eso siempre digo, ante cualquier reconocimiento, que no es solo m√≠o, sino de todo un colectivo. Adem√°s, he logrado crear una empat√≠a y complicidad con el equipo m√°s peque√Īo (grabador, redactora, realizador de sonidos y locutores), porque hablamos un mismo idioma. Basta una sola mirada para saber lo que queremos. Y eso, cuando se dirige, es fundamental¬Ľ.

Entre los primeros retos que la profesión le puso delante estuvo el periodismo cultural, una tarea inesperada que se convertiría en pasión, al punto de que hoy lo toma como trabajo, pero también como placer.

¬ęCuando me gradu√©, en Radio Sancti Sp√≠ritus no hab√≠a qui√©n asumiera los temas cul-turales; as√≠ que fue una imposici√≥n, m√°s que una elecci√≥n. Pero estuve s√ļper agradecida porque desde adolescente intentaba estar presente en cuanto suceso cultural ocurr√≠a en la ciudad. Desde ese instante, aprendo de la mano de artistas e intelectuales. Creo fiel-mente en la idea de que lo primero que hay que salvar es la cultura, porque es el sost√©n del resto de los procesos. Por eso, interpretarla y analizarla me desvela¬Ľ. En esa suerte de vigilia alerta, su posici√≥n como vicepresidenta de la AHS le sirve de puntal, porque le ha permitido ¬ęestar del otro lado del escenario cultural, mucho m√°s cerca de los creadores ‚ÄĒexplica‚ÄĒ. Eso ha contribuido a que comprenda mejor los procesos culturales espirituanos, lo que incide directamente en c√≥mo hacer un periodismo m√°s cercano a las luces y sombras de la vida sociocultural de la provincia y de Cuba¬Ľ.

Cinco a√Īos despu√©s de salir de las aulas universitarias, otra sorpresa le esperaba a la apasionada periodista de temas culturales: la comunicaci√≥n desde la perspectiva de g√©nero.

¬ęEn 2013, mi jefe me envi√≥ a un taller sobre g√©nero, pensando que era sobre g√©neros period√≠sticos. Le agradecer√© eternamente aquella equivocaci√≥n. Bast√≥ el primer encuentro con el tema para impulsarme a buscar informaci√≥n, en el af√°n de aprender m√°s de lo que desconoc√≠a. Eso me ha servido para crecer como ser humano, al dejar a un lado prejuicios, estereotipos e intentar entender a quienes me rodean desde la multiplicidad.

¬ĽAl llegar la posibilidad del doctorado, muchas personas me dijeron que para la aprobaci√≥n del tema deb√≠a ser algo poco estudiado y que me motivara, pues exigir√≠a de m√≠ horas de entrega. Pens√© enseguida que solo exist√≠a una tesis doctoral sobre G√©nero y Comunicaci√≥n, referente para cualquier investigaci√≥n: la de Isabel Moya. Se unieron as√≠ dos cosas: pasi√≥n y objetividad, ingredientes que me acompa√Īan siempre¬Ľ.

-¬ŅCu√°nto se transform√≥ tu vida profesional y personal luego de obtener el grado cient√≠fico de Doctora en Ciencias de la Comunicaci√≥n?

-He sentido que las personas intentan probarme, a veces con intención y otras no, como si tener el grado de Doctora me hiciera experta en todo o incapaz de equivocarme. Para mí es solo el inicio de un gran proceso en mi vida: superarme como profesional y persona. Cuando la Doctora en Ciencias Literarias Yanetsy Pino Reina aceptó ser mi tutora, me dijo que lo asumía si le aseguraba que ayudaría a otros, luego de obtener mi grado. Y con mucho placer lo hago. Alumnos, amigos, desconocidos… siempre intento guiar desde mis saberes, eternamente abiertos a nuevos horizontes.

Hago periodismo de a pie, ese que intenta auscultar la vida de una provincia. Claro que, m√°s all√° del t√≠tulo que guardo con cari√Īo y orgullo, hoy soy una mejor persona y profesional por la experiencia adquirida en la investigaci√≥n del G√©nero y la Comunicaci√≥n en Cuba.

-¬ŅCarece el periodismo cubano de un enfoque ajustado a las corrientes, paradigmas y estudios de g√©nero en Latinoam√©rica y el mundo?

-S√≠, predomina la ausencia de la perspectiva de g√©nero en nuestro periodismo. Se debe, en buena medida, a que en nuestras redacciones est√°n hombres y mujeres herederos de una milenaria ideolog√≠a y cultura patriarcales. Que no reproduzcan en sus materiales period√≠sticos sus roles y estereotipos es muy dif√≠cil. Transformar esas representaciones sociales implica sensibilizar y recibir educaci√≥n desde la perspectiva de g√©nero, y eso debe comprenderse y hacerse cumplir como pol√≠tica nacional. Hay muchas intenciones, hemos ganado conocimientos en cursos y talleres, pero a√ļn son mayor√≠a quienes reproducen las diferencias entre hombres y mujeres, ancladas en el patriarcado, y se niegan a comprender la multiplicidad de las feminidades y masculinidades.

-¬ŅTe ha tra√≠do sinsabores esa postura inclusiva, democratizadoramente feminista, con la que defiendes tus ideas?

-Muchos. Recuerdo que varios colegas espirituanos me cuestionaron el por qu√© dedicarme a realizar un doctorado sobre el tema y otros (no pocos) a√ļn me dicen que son ¬ęexquisiteces¬Ľ m√≠as, cuando les explico c√≥mo logramos mejores productos comunicativos si asumimos la perspectiva de g√©nero. De forma general, no se concibe como importante y vital para el ejercicio de un periodismo m√°s comprometido con su contexto.

-Y a ti, como mujer, ¬Ņcu√°nto te ha aportado y transformado ese conocimiento?

-Soy una mujer mucho m√°s fuerte, confiada, resiliente, segura y capaz de comprender conductas, pensamientos, actitudes desde la multiplicidad misma de los seres humanos.

-¬ŅA qui√©nes tienes como paradigmas de mujeres periodistas?

-Es difícil, porque son varias. Todas las que de forma ética y valiente defienden en sus creaciones sus puntos de vista con la responsabilidad social que exige esta profesión, no siempre bien comprendida.

-Defiendes con vehemencia tus criterios y gustas de imponerte desaf√≠os constantemente‚Ķ ¬ŅTe consideras una periodista libre de tab√ļes?

-Intento. A veces choco con alguno y me obligo a sacarlo del camino, pero es difícil. Por eso cuando estudias sobre género, lo primero que aprendes es que estás en un constante aprendizaje.

-¬ŅQu√© te retiene en tu terru√Īo, aun cuando te han invitado a cruzar fronteras interprovinciales?

-Nunca he pensado en irme de Sancti Sp√≠ritus. Aqu√≠ crezco como profesional. Los medios solo tienen la condici√≥n de municipal, provincial y nacional para el sistema de pago. Desde que conquistaron Internet, ya el mundo rompi√≥ esas fronteras. Aqu√≠ he escrito sobre lo que he querido; mientras que, por ejemplo, en¬†Juventud Rebelde¬†m√°s de un tema me ha sido censurado porque nacionalmente no es considerado acertado. Aqu√≠ tambi√©n est√° mi familia y tengo mi comodidad. Quiz√°s en eso √ļltimo deba trabajar para que no se convierta en un freno en mi vida.

Dice ¬ęfreno¬Ľ y la palabra suena fuerte, como si no estuviese hecha para ella, una mujer de 35 a√Īos a la que ni los m√°s duros rigores de la profesi√≥n le han podido imponer l√≠mites.¬†

Esa seguridad que se proyecta hasta en su forma de mirar est√° asentada en la b√ļsqueda constante de un modo de hacer que es unas veces impetuoso y otras, m√°s reflexivo, pero nunca un freno.

*Tomado del libro El compromiso de los inconformes. Entrevistas a jóvenes periodistas cubanos (Ocean Sur, 2021)


Ultrasonido, ¬°un festival con mucho swing y futuro! (+Fotos, audio y tuits)

¬†¬† Unas horas nos separan del cierre de la cuarta edici√≥n del Radio Festival Online Ultrasonido y a√ļn circulan por las redes las huellas de un evento que desde la virtualidad, demostr√≥ que tiene tremendo ‚Äúswing‚ÄĚ.

¬†¬† Si no lo cree entre al perfil en Facebook de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Las Tunas y descargue usted mismo los dise√Īos de bolsos, gorras, nasobuco o pul√≥ver aleg√≥ricos a la cita, todos listos para materializar un recuerdo del encuentro que durante tres d√≠as (del 6 al 9 de abril) expuso la realidad de un medio de comunicaci√≥n capaz de reinventarse conjuntamente con los tiempos y los p√ļblicos.

   En perfecta sincronía entre el Sistema Provincial de la Radio en Las Tunas y la filial de la AHS tunera, el Festival puso su mira en la actuación en la radio, el género testimonio y los programas humorísticos, además de convocar a nueve emisoras del país que participaron con más de 120 obras en concurso.

¬†¬† As√≠ los ejes tem√°ticos condujeron las ma√Īanas de intercambio con la realizaci√≥n de los paneles ‚ÄúEl actuar en la radio y el buen humor: experiencias en el arte sonoro cubano‚ÄĚ, y ‚ÄúEl Testimonio en la radio: anatom√≠a de un g√©nero‚ÄĚ, cuyas exposiciones ensalzaron el debate con los conocimientos y experiencias de periodistas, realizadores, actrices y actores y los creadores de otras provincias a trav√©s de videoconferencia.

Lea también aquí: 

¡Ya echó a andar la maquinaria del Radio Festival Online Ultrasonido! (+Videos)

Debaten en Festival Ultrasonido sobre el periodismo en tiempos de COVID-19

Otorgados en Las Tunas premios del Radio Festival Nacional Online Ultrasonido (+posts)

   Además, un debate sobre el importante y difícil arte de la radio dramatizada expuso las emociones de la reconocida y versátil actriz del territorio Elizabeth Borrero, quien integra el Grupo Dramatizado de Radio Victoria y fue declarada en 2020 como Miembro de Honor de la AHS en Las Tunas.

¬†¬† Conferenciar sobre ‚ÄúLa radio: informaci√≥n constante y compa√Ī√≠a cercana, esenciales en tiempos de coronavirus‚ÄĚ, acerc√≥ las declaraciones del director de la Radio Cubana, Onelio Castillo Corder√≠.

¬†¬† Identificado entre las novedades del programa estuvo el Primer Coloquio Virtual ‚ÄúUn viaje por las ondas hertzianas‚ÄĚ, desde donde se presentaron las ponencias que pronto se reconocieron por su capacidad para enriquecer el panorama radial cubano al reflejar, la historia y evoluci√≥n de este medio en la localidad, Cuba y el mundo.

foto tomada de la p√°gina oficial de twitter de la ahs

¬†¬† Mientras los perfiles en redes sociales de Radio Victoria, Tiempo 21 y la AHS mantuvieron al alcance de un clic las credenciales virtuales, el programa de cada jornada, spots promocionales y res√ļmenes de cuanto aconteci√≥, la transmisi√≥n en vivo, cada tarde, de la revista Ultrasonido, propuso la escucha de las obras en competencia y el debate con sus autores.

   El ejercicio periodístico en tiempos de crisis, específicamente en el contexto epidemiológico provocado por la COVID-19, resultó importante tema de debate entre los más experimentados y jóvenes profesionales del medio en lo que es considerado el evento más importante del sistema radial en Las Tunas.

   De ahí que la novel periodista, Leydiana Leyva Romero, expresara al Portal del Arte Joven Cubano lo intenso y retador que ha sido trabajar en esta contingencia, a pesar de que en Radio Victoria las herramientas ya están creadas toda vez que es una emisora que potencia lo tradicional pero también ofrece diferentes tipos de productos para las más diversas audiencias.

autor: yacie pe√Īa/ tomada de agencia cubana de noticias

¬†¬† Lo cierto es que el homenaje a los 35 a√Īos de la AHS y el aniversario 60 de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba que se propuso hacer Ultrasonido, lo cumpli√≥ ‚Äאּy de qu√© manera!‚Äď, pues quienes pudieron disfrutar de las sinton√≠as a trav√©s del √©ter y del universo online rese√Īaron que el certamen signific√≥ un √©xito.

¬†¬† ¬°Por fin las premiaciones! √öltima edici√≥n de la revista Ultrasonido y su director, Juli√°n Vel√°zquez, destac√≥ que el apartado te√≥rico recogi√≥ un selecto n√ļmero de investigaciones que aportar√°n a una mejor edificaci√≥n de las rutinas de los medios, as√≠ como su val√≠a como punto de partida para futuros estudios por la novedad y actualidad que reflejaron.

   En tal sentido, el principal galardón lo obtuvo la ponencia Comunicando en tiempos de crisis, una radio diferente, de la emisora Radio Libertad, del municipio tunero de Puerto Padre.

   Los mayores vítores los mereció también Radio Libertad, de la Villa Azul de los Molinos, al alcanzar el Gran Premio en programación informativa con la entrevista Sofía Valentina, en aras de vivir, de la autoría de Rosa María Ramírez Reyes y Ramón Guzmán Leyva.

¬†¬† Adem√°s, por el alto valor humano y noticioso que entra√Īa la cobertura period√≠stica a la pandemia, el jurado decidi√≥ entregar el Primer Premio en esta modalidad al testimonio Dunia, una tunera recuperada de la COVID-19, de la realizaci√≥n de Ada Cristina Higuera Tur y Yusdel Rojas, de Radio Victoria.

   En las especialidades de realización radiofónica el programa Campanitas de Colores, de la emisora provincial Radio Victoria, de Las Tunas, alcanzó el premio en efectos sonoros y musicalización; y Un Tesoro Vivo, de CMHW, de Villa Clara, obtuvo el primer puesto en grabación y edición, asesoría, dirección y guion.

 

Para más alegría del territorio anfitrión y la AHS tunera, Elizabeth Borrero Batista y Luis Andrés Till, ocuparon los premios en actuación femenina y masculina, respectivamente.

 

   Cerró el telón digital de la cuarta edición del Radio Festival Online Ultrasonido 2021; la lectura de la convocatoria al próximo encuentro marcó ya la ruta de una nueva cita en la que la realización radial y artística del país encuentren muchos más puntos de contacto y oportunidades para seguir creciendo.


Otorgados en Las Tunas premios del Radio Festival Nacional Online Ultrasonido (+posts)

Con el Gran Premio y el mayor n√ļmeros de lauros en las categor√≠as individuales, se alz√≥ el radiodocumental¬†Un tesoro vivo, del realizador Iv√°n Nu√Īez P√©rez y un colectivo de la emisora¬†CMHW¬†de Villa Clara, en el Radio Festival Online Ultrasonido, organizado en Las Tunas por la Direcci√≥n Provincial del medio y la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS).

La obra que retrata la perdurabilidad, desde el siglo XIX, de la tradici√≥n de celebrar la festividad de la Cruz de Mayo en la familia apellidada Fust√©, mereci√≥ tambi√©n lauros en los apartados de direcci√≥n, guion, grabaci√≥n y edici√≥n, todos estos alcanzados, en solitario, por Nu√Īez P√©rez.

Además, Un tesoro vivo sobresalió en las especialidades de locución masculina y asesoría, representadas por Samuel Urquía y María Carmen García, respectivamente.

Lea aquí: 

¡Ya echó a andar la maquinaria del Radio Festival Online Ultrasonido! (+Videos)

Debaten en Festival Ultrasonido sobre el periodismo en tiempos de COVID-19

El art√≠fice de la pieza, quien se confiesa un apasionado por la Radio desde la ni√Īez, declar√≥ que procura situar en cada obra un prisma de originalidad y novedad capaz de atraer la atenci√≥n de la audiencia y romper con la rutina diaria.

¬ęQue un oyente te diga: ‘Me gust√≥’ o ‘Aprend√≠’ es la mayor gratificaci√≥n al realizar un trabajo¬Ľ, declar√≥ el multipremiado artista del mundo de la creaci√≥n sonora.

De¬†Radio Mayabeque¬†y tambi√©n en el clasificado de programaci√≥n variada, obtuvo el primer galard√≥n¬†La ni√Īa que conoci√≥ a Fidel, del realizador Maikel Sim√≥n Ramos y un equipo de ese medio de prensa; mientras¬†El √ďrgano de la alegr√≠a¬†de Misael Lageyre Mesa de¬†Radio Siboney, Santiago de Cuba, alcanz√≥ el segundo esca√Īo y el lauro en locuci√≥n femenina para Kenia Campuzano Delgado.

foto tomada de tiempo 21

En esta categoría, el tercer premio recayó en Abel Molina Montes de Oca, de Radio Victoria, con el programa Y dale otra vez; en tanto las dos menciones otorgadas fueron a las manos de Lizbeth Navarro Pérez por Fiesta de colores: La importancia del lavado de las manos de Radio Libertad, Puerto Padre; y Ana María Nápoles Velázquez, de Radio Chaparra, por el programa En confianza: el abuso infantil.

Asimismo, en el apartado de mensaje, se otorgaron dos menciones: una a Isabel Natalia Cede√Īo de¬†Radio Maboas, ¬ęAmancio¬Ľ, y la otra a Yulia M√°rquez P√©rez, de¬†Radio Victoria, Las Tunas.

Respecto a las individualidades, sobresalieron en actuación Luis Andrés Till Sanfiel por El guateque y Elizabeth Borrero Batista por Campanita de colores; espacio infantil cuyo musicalizador y el efectista, Carlos Alberto Montero y Agustín Sosa Labrada, respectivamente, resultaron también premiados, en sus especialidades.

En la categoría de informativos la periodista Rosa María Ramírez Reyes, de Radio Libertad, en Puerto Padre, tocó la cima con la entrevista Sofía Valentina, en aras de vivir; al tiempo que Ada Cristina Higuera Tur, de Radio Victoria, logró el primer premio con el testimonio Dunia, una tunera recuperada de la Covid-19.

Los misterios de una casa en San Cristóbal del reportero Alejandro Lóriga Santos, en Artemisa, logró el segundo puesto, secundado por Miguel Díaz Nápoles de Radio Victoria, en Las Tunas, por el reportaje hipermedia El carnero de la discordia.

De las cuatro ponencias en competición, Comunicar en tiempo de crisis, una radio diferente, de un colectivo de autoras de la emisora de la Villa Azul, se llevó la recompensa.

En su cuarta edición, un intenso y fructífero programa caracterizó el festival y concurso Ultrasonido, que contó con 129 obras en la lid y que se dedicó al género testimonio y a los programas humorísticos.