Onelio Jorge Cardoso


Aquello descubierto en el camino: Entrevista a Dazra Novak

Cuando se habla de alguna de las principales escritoras jóvenes cubanas en la actualidad es sin duda obligatorio mencionar a Dazra Novak. Olvidémonos de sus premios y centremos nuestra atención en su obra artística y literaria para validar esta afirmación. A fin de cuentas, eso es lo que importa y el verdadero legado en la vida de un escritor.

Dazra Novak es una mujer muy interesante y no solo por sus libros; sino porque al tiempo en que hace malabares entre casa, literatura, fotografía y el periodismo, tiene tiempo para dirigir en una de las instituciones más importantes para la literatura cubana actual: el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Y, vale aclarar, que todo lo hace con la mayor calidad.

Estas razones y entre otras m√°s, como la relaci√≥n simbi√≥tica ‚Äúescritora/persona‚ÄĚ, fueron el motivo para esta entrevista.

Seg√ļn he le√≠do, comenzaste a escribir por la poes√≠a, sin embargo, se te conoce por tus libros de narrativa. ¬ŅSigues o seguir√°s escribiendo poes√≠a? ¬ŅPor qu√© el cambio o la preferencia hacia la narrativa?

S√≠, es una triste historia. Triste y feliz a la vez. En un taller que pas√© en el antiguamente llamado Centro Cultural de Espa√Īa (hoy Centro Hispanoamericano de Cultura) me forzaron a escribir un cuento, aunque yo lo que hab√≠a presentado eran poemas. Los comentarios recibidos, con respecto a la poes√≠a, fueron tan duros y poco cuidadosos que dej√© de escribir poemas por un mont√≥n de a√Īos. El texto narrativo, por el contrario, asombr√≥ a todos. Nadie me cre√≠a que aquel fuera el primero puesto que lo escrib√≠, o digamos que sali√≥ porque yo no sab√≠a lo que hac√≠a, en segunda persona. Para colmo lo resolv√≠ en una cuartilla.

Esa fue la parte buena, me inici√© en la narrativa. Aupada por el asombro quise probarme en unos pocos intentos m√°s ‚Äďy cuando digo pocos, es literal, realmente fueron pocos‚Äď que me llevaron al Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso por primera vez. Unos casi veinte a√Īos m√°s tarde, se me conoce como narradora, pero mis libros de poes√≠a solo los han le√≠do un par de amigos que insisten en que deben ser publicados, pero yo no me lo creo tanto. Creo que aquello me marc√≥ negativamente para siempre. Por eso no pienso en publicarlos. Por eso soy tan cuidadosa al dar opiniones sobre los textos de los escritores en ciernes.

Has recurrido en m√ļltiples ocasiones al g√©nero er√≥tico en tus textos. Sin embargo, Cuerpo p√ļblico me pareci√≥ un libro donde le brindabas gran importancia a lo rom√°ntico, lo social e incluso lo pol√≠tico como elementos insoslayables de lo er√≥tico. ¬ŅC√≥mo diferencia Dazra Novak, la mujer y la escritora, a la literatura er√≥tica de la pornograf√≠a?

En efecto, el veh√≠culo en Cuerpo P√ļblico es el cuerpo. Eso, el veh√≠culo. En √©l, como bien dices, viajan lo rom√°ntico, lo social y lo pol√≠tico. Al principio casi llego a pensar que no hab√≠a logrado lo que quer√≠a, pero luego tuve la suerte de que muchos lectores me dieran de primera mano sus impresiones.

Lo erótico, a diferencia de lo pornográfico, tiene muchas más aristas. Allí donde lo pornográfico comienza a repetirse por falta de otros recursos, lo erótico se multiplica. Lo pornográfico es el acto por el acto, lo erótico tiene una multiplicidad de voces. Creo que en ese libro en particular llegué a una suerte de frontera entre ambos.

Dicen que para que toda ficci√≥n parezca real, debe haber algo de verdad en ella. ¬ŅEres de las autoras que se inspiran en experiencias personales o cercanas para sus textos? Si es as√≠, ¬ŅCu√°nto de ti hay en ellos?

Soy muy observadora, una persona que prefiere escuchar. Me gusta conocer las razones que lleva a la gente a hacer ciertas cosas. Voy por el mundo tomando todo tipo de notas. Digamos que tomo piezas del mundo real, les sumo piezas inventadas y/o modificadas por m√≠ y armo otro mundo. Ni mejor ni peor, sencillamente otro donde expreso mis ideas. Algunas personas a mi alrededor se reconocen en esos personajes y escenas. Otras se confunden, creen reconocerse, pero en realidad no est√°n. Otras me piden los convierta en personajes. En fin, las reacciones han sido muy diversas. Y es que creo que en el fondo la mayor√≠a disfruta ser reinventado (esto lo he comprendido con el paso del tiempo), vivir algo que quiz√°s no se permitir√≠an nunca. Eso s√≠, debo confesarte que la mayor√≠a de las piezas que utilizo son m√≠as, o me atraviesan de alg√ļn modo.

¬ŅQu√© es lo m√°s dif√≠cil para ti a la hora de escribir un texto er√≥tico?

El lenguaje a utilizar. Basta una palabra o frase mal empleada para romper la magia del texto erótico, o una muy bien ubicada para salvarla.

Tem√°ticas (en general): ¬ŅCu√°l o cu√°les prefieres abordar? ¬ŅCu√°l te falta? ¬ŅCu√°l crees que es m√°s necesaria en los momentos actuales para el escritor cubano? ¬ŅCu√°l es la que nunca escribir√≠as y por qu√©?

No pienso en temáticas a la hora de escribir. Eso sí, creo que uno aborda la escritura desde la persona que es. A mí me interesa el ser humano, qué lo mueve, cuáles son las pasiones y razones para actuar de un modo determinado, cuánto le condiciona la sociedad y el tiempo histórico en que vive. 

¬ŅA qu√© se le debe dar m√°s valor en el cuento? ¬ŅAl argumento, al estilo o a la experimentaci√≥n con las t√©cnicas narrativas?

Depende de si se tiene una buena historia a desarrollar o es un cuento que ganaría más en lo formal. Ambas son válidas. Creo que la experimentación no. Cuando colocas el experimento por encima de los otros dos, por lo general, no pasa de un ejercicio interesante o fallido. Esto, corriendo con suerte.

En el pr√≥logo a Making of, Premio UNEAC de Novela 2011, explicas que ese texto no es realmente una novela, sino un pu√Īado de escenas que ocurren tras las bambalinas de una historia real. El car√°cter fragmentario del discurso as√≠ como sus l√≠neas de fuga, hacen pensar en cierta forma de abordar la narrativa muy caracter√≠stica de los escritores de la Generaci√≥n A√Īo Cero. ¬ŅTe consideras parte de esa generaci√≥n? ¬ŅPor qu√©?

Hace un par de a√Īos una amiga me coment√≥, muy alarmada, que una investigadora estadounidense lleg√≥ a preguntarle si era verdad que Ena Luc√≠a Portela pertenec√≠a a la ‚ÄúGeneraci√≥n Cero‚ÄĚ, con eso basta para hacerse una idea de hasta d√≥nde ha llegado el manoseo de lo que fue la autodenominaci√≥n de unos tres o cuatro autores a comienzos de este milenio. A partir de ah√≠ muchos le suman y le restan autores, los critican y los alaban a conveniencia, por lo general con bien pocos argumentos literarios. Por si esto no fuera suficiente, ha llegado a saltar del espacio narrativo para llegar a la poes√≠a y m√°s, del campo literario a la pl√°stica, por solo citar un ejemplo.

‚ÄúMaking of‚ÄĚ es eso, un making of. Un pu√Īado de escenas que te cuentan c√≥mo se film√≥ la pel√≠cula, pero no te cuentan la pel√≠cula. Leyendo ese, mi comienzo, que incluye ‚ÄúCuerpo p√ļblico‚ÄĚ y ‚ÄúCuerpo reservado‚ÄĚ, y mir√°ndolo desde fuera, pudiera decirse que s√≠, hay mucho de fragmentario, muchas l√≠neas de fuga, pero eso no es ni la mitad de lo que escrib√≠ hasta aquel 2011 en que gan√© el Uneac con ese experimento √ļnico que es ‚ÄúMaking of‚ÄĚ. En ese periodo antes de escribir lo que s√≠ es mi primera novela ‚ÄúNi√Īas en la casa vieja‚ÄĚ, que debe salir de imprenta de un momento a otro (eso prefiero pensar)[i], yo dej√© a medias cerca de una decena de libros de cuentos. Textos que, cuando los sacas de las compilaciones para las que fueron concebidos, no logran convivir con el resto, tomando en cuenta su diversidad. Algunos saldr√°n publicados por Sed de Belleza en una antolog√≠a personal titulada ‚ÄúMinandre‚ÄĚ, que debe entrar en imprenta de un momento a otro (eso prefiero pensar). Prometo darte uno y ya me dir√°s si formo parte o no. Yo, por mi parte, prefiero seguir escribiendo a solas.

Al comenzar la lectura de Making of se descubre como la fragmentaci√≥n de lo narrado se hace muy eficaz con el uso del mon√≥logo interior indirecto, desde la tercera persona. ¬ŅJoyce, Faulkner o Cort√°zar? ¬ŅTienes preferencia por alguno? ¬ŅCu√°l es tu modelo de escritor?

Cort√°zar, siempre Cort√°zar.

En algunos encuentros con otros escritores, ha salido a relucir el tema de las etiquetas. Generalmente se suele adicionar al escritor como: Escritor de realismo, escritor de ciencia ficci√≥n, etc. ¬ŅQu√© piensa Dazra Novak de las etiquetas? ¬ŅC√≥mo se ‚Äúetiquetar√≠a‚ÄĚ la escritora Dazra Novak?

Evito las etiquetas en general. Aunque reconozco que sirven para trazar un mapa de la persona en una primera aproximaci√≥n. Lo que pasa es que eso condiciona luego el acercamiento, y m√°s, exige de esa persona una l√≠nea de trabajo que puede no ser m√°s en alg√ļn punto, porque el individuo crece todo el tiempo. Cambian sus intereses, sus inquietudes, la manera de abordar ciertos temas. No, no me pondr√≠a ninguna.

En tu blog Habana por dentro he notado c√≥mo has unido el texto con la imagen. ¬ŅEs la fotograf√≠a o el periodismo otras de tus preferencias? ¬ŅCu√°les otras pasiones tiene Dazra Novak?

El gusto ‚Äďy el ojo‚Äď hacia la fotograf√≠a se me fueron entrenando con el blog, que parti√≥ de un deseo de mostrar la ciudad desde lo personal, desde la nostalgia, y de rescatar ese sentimiento entre los habaneros que ya no viven m√°s ac√°. Devolverles el cari√Īo por el barrio, por nuestras costumbres, por esas breves escenas infantiles y/o adolescentes que nunca se borrar√°n de nuestras mentes vivamos donde vivamos. Fotos y cr√≥nicas que apuntan a lo que en verdad se lleva el emigrante en la maleta: lo que se ha sido como persona hasta ese momento. Mi otra gran pasi√≥n es la m√ļsica, o mejor dicho, la gran pasi√≥n. Si alguien pone m√ļsica, ya no puedo escribir. ¬†

Pregunta obligada: has pasado de pensar en no poder entrar al Onelio, a trabajar de secretaria, luego a edici√≥n y correcci√≥n de la revista El Cuentero, y ahora en la direcci√≥n del prestigioso Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso. ¬ŅCu√°l es la importancia de este centro y sus creadores para Dazra Novak?

La experiencia del Centro Onelio fue un cambio radical en mi vida. A diferencia de otros, que llegan siendo escritores ‚Äďnarradores y/o poetas hechos y derechos‚Äď, yo llegu√© con muchos poemas ‚Äďque por haber sido tan duramente criticados desaparecieron por completo‚Äď y unos pocos textos narrativos. Pensaba que todos eran escritores y yo, apenas una infiltrada. Me sentaba en la silla junto a la puerta ‚Äďpara salir corriendo de hacer falta‚Äď.

Jam√°s critiqu√© ning√ļn cuento. Jam√°s opin√©. Yo me limitaba a escuchar, a tomar notas, a incorporar todo aquello que iban diciendo. Casi todo, porque all√≠ tambi√©n vi lo que no quer√≠a para m√≠. Tras la lectura de mi cuento en el aula, quedaron todos en silencio. Luego me aplaudieron y empezaron a se√Īalarle defectos. Mi texto sufr√≠a de que√≠smo, entre otras cosas, pero no me fue tan mal, tomando en cuenta todo lo que pasa en esos an√°lisis ‚Äאּt√ļ sabes que a algunos no les queda vivo ni el t√≠tulo!‚Äď.

Ese fue y contin√ļa siendo un lugar m√°gico. Recuerdo claramente haber pensado, yo quiero estar siempre aqu√≠. Y el sentimiento fue tan fuerte como para graduarme de la carrera de Historia, con tres idiomas aprendidos sin contar el espa√Īol, y comenzar a trabajar como secretaria ante el rostro estupefacto de la familia. Luego comenc√© a entrenarme como correctora y editora con Heras y Ernesto P√©rez Castillo, subdirector en aquel entonces, a quienes les debo much√≠simo en ese sentido. Y fue haciendo ese trabajo de revisi√≥n que volv√≠ a escribir, porque cuando se termina el curso viene un periodo en el que no se escribe nada. Unos a√Īos despu√©s me fui, para resolver problemas econ√≥micos, a trabajar en una productora independiente. El mundo del cine me regal√≥, entre otras cosas, ese libro raro que es Making of, pero no me dejaba casi tiempo para escribir y por eso termin√© abandon√°ndolo ‚Äďaqu√≠ hubo rostros estupefactos otra vez‚Äď.

Volv√≠ a estar cerca del Centro de alg√ļn modo. Ivonne y Heras me invitaban a conversar con los alumnos, a los cierres de curso, como jurado del C√©sar Galeano, al panel en defensa del Premio Nacional de Literatura para Heras. Muchos egresados o estudiantes me ped√≠an que leyera sus textos y les dijera mi opini√≥n, algo que hice con sumo cuidado, para que no les pasara lo mismo que a m√≠ con la poes√≠a.

Despu√©s Heras comienza a buscar relevo, y ante la dimisi√≥n de la persona que hab√≠a convocado, me pide que asuma. Yo tuve que pensarlo, porque siempre me hab√≠a imaginado formando parte, estando cerca, pero nunca al frente de lo que es la gran obra de su vida. Me cost√≥ tambi√©n porque yo, a diferencia de Heras, no me veo primero como formadora. En ese sentido me siento m√°s escritora, si bien tengo cierta facilidad para encauzar los proyectos de los dem√°s sin necesidad de cr√©ditos. Pero ya ves que en todo esto que te he contado hay, por encima de todo, un sentimiento de cari√Īo, un sentido de pertenencia muy grande. ¬ŅQu√© yo puedo hacer crecer al Centro todav√≠a m√°s? Eso se ver√° en lo adelante. Lo que s√≠ te puedo asegurar es que, mientras tenga fuerzas para estar ah√≠, lo pienso cuidar mucho. ¬†¬†¬†¬†

Hay quienes a√ļn, luego de los √©xitos de los cursos del centro Onelio contin√ļan diciendo que este no es ‚Äúnecesario‚ÄĚ, argumentando que ni Cervantes ni Shakespeare pasaron cursos de t√©cnicas narrativas. ¬ŅQu√© les dir√≠as, no a ellos, sino a los j√≥venes escritores que a√ļn no han pasado el curso del Centro Onelio?

Si seguimos por esa l√≠nea tambi√©n deber√≠amos decir que no pasaron talleres literarios como tampoco se ganaron ning√ļn concurso, ni ten√≠an perfiles en redes sociales para promocionar sus obras, ni convivieron con una cantidad tal de autores y de obras en formato digital (y grandes editoriales cuyos sistemas de purga y selecci√≥n dejan mucho que desear) como para hacer dif√≠cil ‚Äďsi no imposible‚Äď la cata de obras realmente valiosas, revolucionarias y transgresoras. Y digo esto porque sencillamente no exist√≠an ni los talleres, ni lo concursos ni Internet (el alcance comercial data de los 90¬ī). Claro que yo puedo imaginar que Cort√°zar de seguro habr√≠a escrito una blogonovela, Joyce habr√≠a engrandecido la narrativa transmedia, y probablemente Shakespeare y Cervantes se habr√≠an abierto sendos perfiles en YouTube. Pero de seguir en esta alocada especulaci√≥n donde quiz√° Borges escribir√≠a decenas de tweets diarios ‚Äďmuy serios y contundentes‚Äď y el realismo m√°gico natural de Facebook sedujera a Garc√≠a M√°rquez, tambi√©n deber√≠amos decir que quiz√° no habr√≠an sido tan exitosos, puede que hasta ellos pasaran desapercibidos en este enorme pasacalles chatarra en el que ‚Äúavanzamos‚ÄĚ.

Pero dejemos de lado estas tonter√≠as y vayamos a lo que de verdad importa. Yo no dir√≠a del Centro Onelio, ni de ning√ļn otro taller de los que abundan por montones en Cuba y en el mundo (presenciales y online), que sea ‚Äúnecesario‚ÄĚ cursarlos para convertirse en escritor. Yo dir√≠a m√°s bien que es ‚Äú√ļtil‚ÄĚ, de hecho, ‚Äúmuy √ļtil‚ÄĚ, para alguien que pretende convertirse en escritor. Cualquier taller orienta, te entrena para el di√°logo con el lector, te muestra los posibles caminos. Y f√≠jate que digo orienta, entrena, muestra, porque no son una varita m√°gica que te convierta en escritor. El trabajo lo tiene que hacer el aspirante, que tambi√©n podr√≠a incorporar esas herramientas de manera natural desde algo tan sencillo como la lectura constante, si bien le llevar√° m√°s tiempo. F√≠jate el da√Īo que hace esta idea err√≥nea que incluso muchos de los que pasan por estas experiencias no las aprovechan al m√°ximo porque est√°n buscando afuera lo que en realidad est√° dentro: la constancia en el desarrollo propio. No hay secreto alguno en los cursos y talleres literarios, lo que hay es trabajo.

¬ŅQu√© se vislumbra en el futuro del Centro Onelio?

Más talleres y cursos de géneros y subgéneros, más encuentros para discutir la literatura actual y sus problemáticas, más relación con los egresados, más promoción de sus obras, más oportunidades para desarrollarse profesionalmente, más presencia en Internet. Se espera más. 

Pregunta m√°s o menos en broma, pero que casi todos los egresados se la hacen, ¬Ņhay posibilidades de nuevos cursos para los egresados?

Reci√©n aplicamos una encuesta para evaluar, entre otras cosas, la disposici√≥n de los egresados a cursar un segundo bloque, digamos de ‚Äúactualizaci√≥n‚ÄĚ, y la aceptaci√≥n supera el noventa por ciento. Ya comenzamos a trabajar en esto.

¬ŅC√≥mo se relaciona el futuro de Dazra Novak y el Centro Onelio? ¬ŅDazra directora o escritora?

Si algo tengo claro a estas alturas es que no puedo vivir sin escribir. Lo dem√°s lo voy descubriendo por el camino.

[i] La novela fue publicada por la Editorial Letras Cubanas, en abril de 2021, luego de haberse realizado esta entrevista.


Convocan al Concurso Literario Provincial Onelio Jorge Cardoso

La cátedra de literatura de la casa de cultura municipal Carlos Loveira, en coordinación con la Sectorial de Cultura de Encrucijada y el grupo de trabajo de la casa de la cultura Onelio Jorge Cardoso, de Calabazar de Sagua, provincia de Villa Clara, convoca al Concurso Provincial de Cuento Onelio Jorge Cardoso 2021.

La premiaci√≥n se realizar√° el 11 de mayo en la biblioteca p√ļblica del poblado de Calabazar de Sagua, cuna del Cuentero Mayor, como parte del programa cultural y literario concebido en saludo al aniversario 107 de su natalicio.

El concurso se desarrollará de forma semipresencial para ser consecuentes con las orientaciones de la máxima dirección del país y el Ministerio de Cultura, en aras de cuidar y proteger la salud del pueblo cubano ante la COVID-19.

Bases del concurso
Podrán participar todos los autores de la provincia de Villa Clara, sean o no miembros de la Uneac. Se concursará en cuento para adultos, con una extensión no mayor de 10 cuartillas.

Las obras deben ser in√©ditas y se enviar√°n por correo electr√≥nico. Se adjuntar√°n dos documentos en formato pdf, uno con la palabra obra, firmado con seud√≥nimo, en letra Time New Roman, en 12 puntos y a dos espacios, con margen de 2,5 cm; el otro, con la palabra plica, contendr√° una brev√≠sima ficha bibliogr√°fica del autor y sus datos generales: direcci√≥n que aparece en el carn√© de identidad, n√ļmero de tel√©fono y direcci√≥n de correo electr√≥nico. Debe especificar, en caso de que lo sea, si es miembro de la Uneac o de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. En el asunto del correo debe escribir ¬ęPara Concurso Onelio Jorge Cardoso¬Ľ.

Se admitir√° una sola obra por autor y no se aceptar√°n cuentos escritos en forma colectiva. Se otorgar√° un premio y cuantas menciones el jurado considere.

Las obras ser√°n enviadas a una de las siguientes direcciones de e-mail: amadorhernandez@cenit.cult.cu; ahhernandez@uclv.cu; alvarojesus.9720@gmail.com o yernelisrg@uclv.cu

El plazo de admisión vence el 1.o de mayo de 2021 y la premiación se realizará el propio 11 de mayo en la casa de cultura Onelio Jorge Cardoso, de Calabazar de Sagua, con la presencia del autor galardonado y los que obtengan menciones.

La obra ganadora recibir√° un obsequio por un valor mayor a los 2000 pesos en moneda nacional (no se entregar√° dinero en efectivo) y ser√° publicada en la revista cultural villaclare√Īa Umbral, con su respectiva remuneraci√≥n por derecho de autor.

El jurado estar√° conformado por prestigiosos intelectuales de la provincia.

Cualquier obra que no cumpla con las bases del concurso ser√° excluida; el fallo del jurado ser√° inapelable y las obras en concurso no ser√°n devueltas.


Do not disturb y su mundo de siluetas

Un viaje de sensaciones, silencios e im√°genes; un universo de sombras f√≠sicas y espirituales en el interior de un motel y sus alrededores, pero especialmente dentro de sus personajes, es la propuesta del libro Do not disturb, del joven escritor espirituano Ariel Fonseca Rivero, ganador del Premio Calendario de Narrativa (2020) que otorga la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. La riqueza narrativa y la solidez de la obra definen, entre otros rasgos, esta entrega de la Casa Editora Abril, que cont√≥ con la edici√≥n y correcci√≥n de Laura √Ālvarez Cruz, y con la fotograf√≠a de interior y cubierta de Lino Valc√°rcel.

Desde el primer relato (‚ÄúRoom 12‚ÄĚ) hasta el √ļltimo (‚ÄúRoom 45. No se admiten mascotas‚ÄĚ, el lector se sumerge en historias interconectadas por circunstancias, personajes y un espacio com√ļn, con un trasfondo psicol√≥gico que enriquece lo narrado y a sus protagonistas. Las historias transmiten m√°s all√° de las palabras, dejan una sensaci√≥n agradable y la posibilidad de imaginar situaciones y recrear m√ļltiples finales en la mente de los lectores.

foto: archivo

Los diferentes relatos tienen vida individual, pero igualmente se complementan en la construcci√≥n de una atm√≥sfera general: un motel con sus propios p√°lpitos. Todo transcurre cerca de alg√ļn desierto, se menciona el equipo de los Red Sox y hay un ni√Īo con una casaca roja, pero el lugar pudiera ser cualquiera, porque el punto central de esta obra son las sensaciones, los traumas y temores, los dolores y singularidades de su gente.

El libro incluye otros elementos universales como globos, payasos, un carro de helados, m√ļsica, desamor, columpio, nubes, ladridos‚Ķ que en su conjunto confluyen de manera natural en diferentes ambientes. En cuanto a lo formal, nos brinda tres secciones, diez relatos y 79 p√°ginas, con una narraci√≥n limpia, diferentes puntos de vista y cambios temporales frecuentes que ayudan a entender la forma de pensar y actuar de sus seres.

El jurado de Calendario, integrado por los escritores Nelton P√©rez, Yunier Riquenes y Ernesto P√©rez Castillo, resalt√≥ que ‚Äúarma bien una historia con un buen uso del lenguaje y la creaci√≥n de personajes bien dise√Īados‚ÄĚ. Como expres√≥ la escritora Beatriz Garc√≠a Huidobro, ‚Äúen este libro desaparecen las fronteras entre cuento, novela, elementos de eventuales memorias y pinceladas de cr√≥nicas literarias, lo que demuestra que toda apuesta es v√°lida cuando posee una po√©tica propia‚ÄĚ.

Cuando nos sumergimos en sus p√°ginas, caminamos por senderos conocidos, por influencias de algunos audiovisuales u otras lecturas, pero sin duda, Do not disturb tiene un alma muy propia que atrapa y nos lleva a pensar en ese sitio que seguramente tiene vida m√°s all√° del papel.

Graduado del Centro Nacional de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso, autor de varios t√≠tulos y miembro de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, Fonseca Rivero logra una obra sugerente, con despliegue de sensibilidad y capacidad para agrandar peque√Īos detalles como siluetas y rasgos subjetivos.

 

  • * Publicado orginalmente en el blog del autor Mira Joven. Tomado del Portal Cubarte.

¬ęEn Rostros est√° la magia¬Ľ

El escritor es un artista que expresa en sus obras literarias lo que el pintor hace en su lienzo, lo que el fotógrafo capta con sus ojos mecánicos, lo que el actor expresa con su cuerpo.

Tal vez nuestra cercan√≠a disfraza lo trascendental de su obra ante mis ojos. La reciente publicaci√≥n de su primer libro ‚ÄúRostros‚ÄĚ desat√≥ en m√≠ esa sed period√≠stica de indagar, descubrir y compartir. Una genuina joven santiaguera, mujer de avanzada, y no s√≥lo en la literatura, es Lisbeth Lima Hechavarr√≠a.¬†

De bióloga a escritora en Santiago de Cuba

cortesía de la entrevistada

En mi vida siempre primero fue el arte. Ni siquiera la literatura, sino el arte en toda su expresi√≥n. De ni√Īa quer√≠a ser bailarina, bailar me apasiona, me relaja, incluso me ayuda a encontrar la inspiraci√≥n. Luego la m√ļsica me cautiv√≥ por completo y comenc√© a tomar clases de canto. Form√© parte durante un tiempo del prestigioso coro Orfeon Santiago bajo la direcci√≥n del maestro Electo Silva.

Ya en la secundaria la literatura fue ganando terreno, pero no me apart√© nunca de la m√ļsica ni las dem√°s manifestaciones del arte, incluso en noveno grado intent√© entrar en la Academia de Teatro Joaqu√≠n Tejada. Recuerdo que convenc√≠ a mi madre despu√©s de mucho di√°logo, que casi siempre terminaban en un cl√°sico ‚Äúte dije que no‚ÄĚ, y me llev√≥ a hacer las pruebas, pero no fui seleccionada.

Aquello no amilanó mis ganas de ser artista, sino todo lo contrario, aunque nunca me aparté de los estudios, por ello seguí cursando el pre universitario, comencé entonces las clases de guitarra en la Lauro Fuentes y junto a mi amigo Yohan Bulgar Munder, hoy arreglista musical, compositor y bajista del grupo D’Nova, pasé a formar parte de un grupo musical de aficionados con el que nos presentábamos los fines de semana en las actividades de la ciudad y algunos jueves o viernes en la Casa de la trova. Fue una etapa linda que disfruté muchísimo.

A los 17 a√Īos escrib√≠ quince p√°ginas de una historia (hoy proyecto de novela) para entrar al Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso, convocatoria que conoc√≠ gracias al maestro Reynaldo Garc√≠a Blanco en su taller de los s√°bados: Aula de poes√≠a. Nunca antes hab√≠a ni siquiera tecleado en una computadora mis creaciones, y en una de las salas del Palacio de Computaci√≥n prepar√© aquellas cuartillas de Reencontr√°ndome para la Onelio. Ya por aquel entonces hab√≠a terminado de escribir Alexa, a los catorce a√Īos, mi primera obra. La emoci√≥n que sent√≠ cuando supe que hab√≠a quedado seleccionada, fue inmensa. Comenzaba a sentirme parte de algo dentro del mundo literario.

cortesía de la entrevistada

La Biolog√≠a fue algo con poco tiempo de an√°lisis. Digamos tal vez un a√Īo antes de las pruebas de ingreso a la universidad. Quiz√° unos meses m√°s, pero poco en comparaci√≥n a mi vocaci√≥n por el arte. No obstante, sent√≠a que de todas las opciones que ofrec√≠an los estudios en el nivel superior, las ciencias me apasionaban, a pesar de las matem√°ticas. Las letras tambi√©n, pero no les auguraba un futuro pr√≥spero en Cuba a las ramas sociales y human√≠sticas, proyectaba menos l√ļcida esa opci√≥n a pesar de mi amor por la literatura, adem√°s de que siempre me ha gustado ponerme retos y superarme constantemente as√≠ que hacer bifurcar mis vocaciones ser√≠a s√≥lo el comienzo de ello.¬†

Hoy felizmente soy Licenciada en Biolog√≠a por la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas de la Universidad de Oriente en Santiago de Cuba. Trabaj√© biodiversidad los primeros tres a√Īos de la carrera, luego comenc√© a especializar en Antropolog√≠a F√≠sica y es la l√≠nea investigativa que trabajo y en la que realizo la maestr√≠a y proyecto el doctorado.

Lo que sí puedo asegurar es que ambas profesiones me apasionan inmensamente y me creo capaz de poder llevarlas a la par. Tal vez un día me toque decidir, pero por el momento espero seguir siendo can de varios trillos.

La Asociación Hermanos Saíz y sus oportunidades

A la AHS entr√© en abril de 2016. Una vez terminada la Onelio (2014) y avanzado un poco la creaci√≥n literaria, quien por aquella √©poca fuera el Jefe de Secci√≥n de Literatura: el amigo y colega Rodolfo Tamayo Castellanos, me habl√≥ del crecimiento y me crey√≥ con potencialidades para integrar las filas de la organizaci√≥n. Desde entonces puedo admitir que he sido estimulada como creadora en numerosas ocasiones con la invitaci√≥n a eventos dentro y fuera de la provincia, a pe√Īas literarias, he formado parte del programa de la Feria Internacional del libro y de programas colaterales de otras importantes actividades en la ciudad.

cortesía de la entrevistada

Como parte de los objetivos implementados para la promoci√≥n de los asociados he contado con capsulas promocionales y siempre con la bienvenida para la realizaci√≥n e integraci√≥n a novedosos y entusiastas proyectos. Tal es as√≠ que hoy cuento, entre otros, con el proyecto de espacio literario El Escriba, pe√Īa y p√°gina web que ayuda a la promoci√≥n y comprensi√≥n de los g√©neros literarios en Cuba, as√≠ como de sus principales exponentes, a trav√©s de entrevistas y debates tem√°ticos.

Ser miembro de Asociaci√≥n que integra a la joven vanguardia art√≠stica en el pa√≠s es y siempre ser√° un honor para m√≠ pese a cualquier contratiempo. Sentirnos parte de algo que mueve los sentimientos de una naci√≥n, como lo es el arte, siempre valdr√° la pena, y por ello hoy, en mis funciones desempe√Īadas como Jefa de la Secci√≥n de Literatura y actual Vicepresidenta de la filial santiaguera, siento que puedo retribuir un poco de todo ese apoyo que he recibido e impulsar la carrera art√≠stica de muchos otros desde el apeo al funcionamiento org√°nico de la instituci√≥n.

Madre, esposa, hermana, hija, escritora, editora, antrop√≥loga, vicepresidenta‚Ķ ¬ŅC√≥mo te la ingenias para llevar todo a la par?

cortesía de la entrevistada

Me las apa√Īo. No s√© c√≥mo, la verdad, pero lo consigo. Sobre todo, con mucha disposici√≥n, mucha fuerza de voluntad, mucho amor por lo que hago. Decirte que lo llevo f√°cil ser√≠a a todas luces una gran falacia, me cuesta, me cuesta mucho, pero siempre pienso en que nada se logra sino con sistematicidad y entrega. ¬ęConstancia es resultado¬Ľ, me dice siempre un buen amigo.

Ser madre desde hace un a√Īo y medio me ha impuesto retos adicionales con los que he tenido, como toda mam√° trabajadora, que aprender a lidiar. Todos sabemos lo que impone la responsabilidad de una casa, la familia, quien tambi√©n demanda atenci√≥n, sobre todo en los tiempos que corren, tan convulsos, tan sufribles‚Ķ pero siento que el trabajo es mi v√≠a de escape; que yo no lo llamar√≠a trabajo, un poco por los significados de impostura que se le han asignado a ese t√©rmino, pues lo que hago me genera un inmenso placer, me siento dichosa al poder desempe√Īarme en lo que me gusta, poder vivir de las profesiones para las cuales estudi√©. Puedo decir sin miedo a equivocarme que ese privilegio no todos lo conocen.

En esto de ingeni√°rmelas para repartirme las funciones, pues tambi√©n creo que juega un papel importante el que me he acostumbrado a trabajar bajo presi√≥n. Ya no s√© hacerlo de otro modo. Dicen que todos tenemos ma√Īas, una especie de rutina, a veces hasta morbo a la hora de escribir, de crear, en mi caso ya es ese: el trabajar bajo presi√≥n. Escribo en las notas del m√≥vil mientras balanceo al ni√Īo a las doce de la noche, mientras remuevo el sofrito de los frijoles, me ejercito mientras le invento historias al ni√Īo y aun cuando no estoy frente al papel en blanco igual estoy creando. Busco en cada cosa que hago retazos de historias.¬† ¬† ¬† ¬† ¬†

Rostros y las publicaciones anteriores…

cortesía de la entrevistada

Siempre me ser√° infinitamente grato volver a las p√°ginas de mi primer libro publicado y redescubrirme en ellas. Los cuentos compilados en ese volumen llevan mucho de m√≠, la mayor√≠a tienen m√°s de seis a√Īos. Significan inicio, crecimiento y por qu√© no, tambi√©n escuela. Rostros tiene la magia, dir√≠a yo, de hacer que nos miremos desde adentro. A fin de cuentas, sus personajes no son m√°s que el reflejo de nosotros mismos en situaciones cercanas, situaciones que escuchamos en boca de uno, de otro, que nos llegan y nos conciernen a veces m√°s de lo que creemos o queremos admitir. Erotismo, sexo, amor, desamor, es el convite entre esas p√°ginas, donde pongo fin a una etapa creativa inicial de mi carrera como escritora y doy paso, feliz ante lo concebido, a una nueva fase escritural.

Respecto a mis otras publicaciones: desde mediados del pasado a√Īo 2020 hasta la fecha no han sido pocas todas las publicaciones que he logrado obtener. Ya sobrepasan las veinte y cinco, entre cuentos, poes√≠a, art√≠culos, rese√Īas y entrevistas en dis√≠miles revistas de M√©xico, Espa√Īa, Colombia, Ecuador, EE.UU etc. Ha sido una etapa muy fruct√≠fera. Tambi√©n he logrado publicar en revistas cubanas como Claustrofobias, Isliada, El Caim√°n Barbudo y La Jiribilla, y eso me ha hecho muy feliz.¬†

Hablemos de tu pe√Īa literaria El Escriba

Una ma√Īana de julio del pasado a√Īo el presidente de la filial santiaguera de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, Juan Edilberto Sosa, me contact√≥ para ayudar a idear algunos proyectos con el fin de retomar en la etapa postcovid la vida org√°nica de la organizaci√≥n y levantar de nuevo la programaci√≥n en la secci√≥n de literatura. As√≠ surgi√≥ la Pe√Īa Literaria ‚ÄúEl Escriba‚ÄĚ, espacio concebido para la apreciaci√≥n y promoci√≥n de escritores y sus obras, siempre debatiendo sobre un g√©nero o subg√©nero literario distinto a trav√©s del intercambio con los principales exponentes j√≥venes del pa√≠s, la cual tuvo su primera edici√≥n en agosto y se mantiene mensualmente siempre los primeros viernes de cada mes a las cinco de la tarde.

cortesía de la entrevistada

Desde el mes de enero del presente a√Īo, ante la agravante situaci√≥n epidemiol√≥gica en la provincia y luego en todo el pa√≠s, nos ha tocado reinventarnos la programaci√≥n de la Asociaci√≥n desde las redes, y como siempre digo: debemos aprender a sacar de todo, incluso de lo malo lo mejor, por ello siento que esta etapa nos ha hecho crecernos.

El Escriba no se ha quedado atr√°s, ya este mes de marzo ser√° la octava edici√≥n del espacio y la tercera realizada de forma online, lo cual ha sido una experiencia enriquecedora que me ha permitido llegar a un p√ļblico m√°s amplio y diverso con el cual la interacci√≥n a trav√©s de las redes ha sido fortuita y retroalimenta la pe√Īa de un modo muy din√°mico a trav√©s de entrevistas por video llamadas y streaming subidos directamente a la p√°gina de Facebook de la pe√Īa, y luego compartido y rese√Īado en todos los dem√°s espacios de la AHS de Santiago de Cuba.

Hasta el momento escritores de la talla de Rodolfo Tamayo castellanos, Juan Edilberto Sosa Torres, Yunier Riquenes Garc√≠a, Yansy S√°nchez, Reynier Rodr√≠guez, Mar√≠a de Jes√ļs Ch√°vez Vilorio, Abel Guelmes Roblejo y ahora en marzo, dedicado al D√≠a internacional de la mujer, la joven y multilaureada escritora habanera Barbarella D‚Äô Acevedo ser√° la pr√≥xima invitada. Realmente me siento muy feliz con los resultados del proyecto y agradezco a la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z por la oportunidad de llevarlo a cabo bajo su producci√≥n y asesor√≠a en materia de comunicaci√≥n.

Proyecciones futuras

Trabajo en dos proyectos de libros, que como ya mencionaba al inicio de la entrevista, no tienen mucho que ver con este libro inicial Rostros, es el caso de un compendio de cuentos que posiblemente lleve el título de su primera obra: Cifras, sobre historias de vida y muerte en varias partes del mundo durante tantos meses de pandemia. El otro en proceso creativo es un proyecto de cuentos que hacen alusión a enfermedades mentales raras el cual tentativamente puede llamarse Nece(si)dades, nombre del segundo relato.

cortesía de la entrevistada

Matices de Vida, mi tercer libro, está bajo evaluación editorial en México, ojalá y sea positivo el dictamen. También estoy a la espera impaciente de que salga ya al mercado De amor y otras aberraciones bajo el sello editorial Letra Latina. Estoy terminando de editar ahora el que sería mi cuarto libro: Bestias Interiores, para el cual acaban de mandarme una propuesta editorial en Ecuador, con contrato anexado para posibles reediciones traducido al italiano, el inglés y el rumano.

Las plumas que entre sus dedos desliza, su inseparable compa√Īera, la tinta, y entre hojas, entreteje historias fascinantes que asombran a un lector sediento, como yo. Cada d√≠a nos impresiona m√°s, nos transporta a un mundo m√°gico lleno de fantas√≠as y de tantas historias que nos enriquecen la vida.

Gracias Lisbeth, en tus obras has expresado los sue√Īos, vivencias, ilusiones e inspiraciones de tu vida y la de otros, expresiones que perdurar√°n a trav√©s del tiempo y que se quedar√°n en los libros que pasar√°n de una generaci√≥n a otra, aunque siempre afirmemos que En Rostro est√° la magia.

cortesía de la entrevistada

cortesía de la entrevistada


¬ęEs imposible crear sin exponerte¬Ľ

Marlon Duménigo sabe que la literatura se asume como un ejercicio de riesgo. La literatura es un salto al vacío de la (in)certidumbre. Con sus historias, este joven escritor refleja uno de los ángulos de lo real. Ha escogido el vehículo de la palabra escrita para llegar a los otros. Contar es, bien lo sabe, un acto de valor y de supervivencia.

Hay quienes refieren que la literatura les lleg√≥ de repente, que el acto creativo los sorprendi√≥ en la vida cuando no pensaban, ni siquiera, ser artistas. Otros hablan de un llamado temprano de la vocaci√≥n. ¬ŅCu√°l es tu historia: c√≥mo descubres que este era el camino, o uno de los caminos, que te interesaba transitar?

Mi primer intento de hacer literatura fueron unas cuantas poes√≠as rimadas que escrib√≠ a los 12 o 13 a√Īos, y que mi madre a√ļn conserva y se empe√Īa en mostrar como un trofeo infantil a los conocidos m√°s cercanos. Digo intento a riesgo de que le palabra le quede grande, pues fueron apenas pinceladas de creaci√≥n, su principal valor radica en la necesidad de expresar ciertas ideas y que el canal escogido sea precisamente la palabra escrita. M√°s tarde, en el servicio militar, llevaba siempre en el bolsillo derecho del pantal√≥n una libreta doblada y un lapicero que usaba en los ratos libres para conformar una especie de bit√°cora que, adem√°s, conten√≠a vi√Īetas y reflexiones cortas; concebidas bajo la premisa de ‚Äúser escritas solo para m√≠‚ÄĚ. De hecho, llen√© m√°s de una libreta (al final no se cumpli√≥ eso de que eran para m√≠, pues todas se perdieron), aunque por ese entonces tampoco podr√≠a definirlo como una vocaci√≥n. Lo m√°s parecido a eso llegar√≠a m√°s tarde, en 5to a√Īo de la carrera de Ingenier√≠a en Ciencias Inform√°ticas y, esta vez, para bien o para mal, se cumpli√≥ el axioma de que a la tercera va la vencida. Entonces tuve la gu√≠a de Anisley Miraz Lladosa, una poeta que me anim√≥ a la escritura y a presentar mis textos al concurso de talleres literarios de Trinidad, mi Macondo, la ciudad donde viv√≠ hasta los 23 a√Īos.

La velocidad de los res√ļmenes hace que no mencione otros nombres y t√≠tulos de libros que influyeron de manera consciente o inconsciente en el deseo de convertirme en escritor. Un deseo que cobr√≥ otra dimensi√≥n mientras cumpl√≠a el servicio social en La Habana, cuando entr√© al Centro de Formaci√≥n Literaria ‚ÄúOnelio Jorge Cardoso‚ÄĚ y al Taller de Ciencia Ficci√≥n y Fantas√≠a Espacio Abierto. Creo que este fue el punto de no retorno. Era la primera vez en mi vida que estaba rodeado de escritores, de personas con aspiraciones creativas similares a las m√≠as y fue la primera vez que sent√≠ una retroalimentaci√≥n. Ese saber que hay otros como t√ļ, con los mismos bloqueos literarios, ansias de publicaci√≥n, cuentos inacabados y deseos de abandonarlo todo en alg√ļn punto, pero que siguen en el camino de la literatura a pesar de todo. En mi caso, porque la literatura, tras casi diez a√Īos, consigue emocionarme de la misma forma. Hace que me levante a las 5:45 de la ma√Īana a intentar mejorar un texto y lo hago con toda la energ√≠a disponible. Eso tiene que significar algo. Solo si dejo de emocionarme con la literatura dejar√© de escribir.

¬ŅSientes que existe una pauta, una constante, en tu proceso creativo, u optas por ser libre de cadenas vinculadas al ejercicio del oficio o a la costumbre escritural?

Al principio bastaba con la soledad y el caf√©. Me sentaba a escribir cuando me sent√≠a inspirado y rechazaba hacerlo esos d√≠as en los que procrastinar se vuelve tendencia. Luego asum√≠ cierta disciplina. Actualmente escribo cinco d√≠as a la semana. Con el tiempo fui incorporando, adem√°s, rutinas que hacen m√°s predecible o menos extra√Īo el proceso creativo. Escribo por lo general en las ma√Īanas, entre las 6:00 y las 9:00, con el ruido del ventilador de fondo. Solo tomo caf√© mientras escribo y nunca comienzo a escribir la historia hasta tener la primera oraci√≥n exacta. A veces tengo el resto del cuento o del cap√≠tulo en la cabeza y no lo comienzo hasta encontrar esa primera l√≠nea que dicta el tono de la historia. Cuando tengo bloqueos literarios recurro al manuscrito, lleno decenas de p√°ginas de tinta azul o negra y caligraf√≠a apurada que, muchas veces, no representa otra cosa que desechar caminos, decantar posibles finales o di√°logos que reescribo hasta reencontrarme con el tono o la idea que me permita volver a enfrentarme al teclado y la pantalla definitiva en la laptop.

¬ŅCu√°les sientes son los ‚Äúsiete pecados capitales‚ÄĚ de un autor?, ¬Ņqu√© entorpece la creaci√≥n?

El acto creativo es tan personal que se vuelve casi imposible elaborar listas sobre lo que debe o no hacerse. As√≠ que quiz√°s esta sea la respuesta m√°s arriesgada de todas. Para hacerlo menos dif√≠cil me tomo la libertad de no mencionar factores subjetivos como los estados de √°nimo. En mi lista, el orden no obedece a jerarqu√≠as, √ļnicamente a un sentido num√©rico indispensable para no pasarnos horas mencionando posibles ‚Äúpecados capitales‚ÄĚ de un escritor.

  1. No leer.
  2. No reconocer cu√°ndo abandonar un texto.
  3. Editar mientras se escribe.
  4. No dejar ‚Äúenfriar‚ÄĚ los textos una vez terminados.
  5. Procrastinar en exceso.
  6. No ser receptivo a las críticas.
  7. Subestimar los títulos.

¬ŅLos premios te han sido esquivos o conf√≠as que existe una arquitectura en tu vida creativa que te llevar√° a alg√ļn punto en espec√≠fico? ¬ŅConf√≠as en la din√°mica de los premios?

Honestamente, hubiera preferido ganar m√°s premios de los que tengo hasta ahora. Sobre todo porque los premios son en este momento la v√≠a m√°s expedita para un autor de publicar su obra en Cuba y, probablemente, la √ļnica que le asegure cierta promoci√≥n. Como autor me queda intentar ser mejor en cada texto. Si los premios llegan, por supuesto que ser√°n bienvenidos. No renuncio a los concursos como tampoco a otras v√≠as para hacer llegar mi obra a los lectores. Al fin y al cabo no basta un premio para legitimar la calidad de una obra.

Dentro del gremio suele pasar que asociamos los nombres de los autores a sus premios, as√≠ podemos citar de memoria los premios de X autor, pero rara vez podemos mencionar los t√≠tulos de sus libros. Se debe crear expectativa alrededor de la obra galardonada. Garantizar que cuando se publique, un a√Īo despu√©s, esta no pase desapercibida entre las noticias generadas sobre los nuevos ganadores.

cortesía del entrevistado

¬ŅCu√°les te parecen son los principales problemas de la literatura joven actual? ¬ŅSon problemas vinculados al mundo exterior (sistema de premios, consolidaci√≥n editorial, industria del libro, etc.) o m√°s bien relacionados con el mundo interior del creador y sus relaciones con su propia obra?

Pienso que entre los problemas de la literatura hay algunos recurrentes: el tema de los premios, la promoci√≥n, la cr√≠tica literaria y la inserci√≥n en el mercado editorial. Si hablamos sobre autores j√≥venes, estos tema cobran a√ļn m√°s vitalidad porque son escritores que no est√°n consolidados y requieren estas oportunidades, aprovechar los focos de atenci√≥n generados por un galard√≥n m√°s o menos importante, alguna cr√≠tica sobre su trabajo, una s√≥lida campa√Īa de promoci√≥n, para comenzar a formar parte del imaginario de un posible lector.

Incluso la propia etiqueta de ‚Äúliteratura joven‚ÄĚ puede generar predisposici√≥n, pues se puede interpretar como la referencia a una promesa, a un escritor que a√ļn necesita madurar. Y, aunque es cierto que el oficio de escritor requiere de experiencia, considero un error asociar la edad a la falta de madurez creativa. Se puede hacer buena y mala literatura a cualquier edad. Conozco varios escritores j√≥venes, publicados e in√©ditos, que muestran una calidad extraordinaria en sus textos, que sencillamente hacen buena literatura, a secas.

¬ŅEs la literatura un proceso de fricci√≥n entre la realidad del autor y la de sus personajes, o ambas esferas coinciden en alg√ļn punto? ¬ŅC√≥mo te sucede a ti?

Tiene un poco de las dos cosas. Desde el punto de vista de la historia, los personajes tienen vida propia y se desenvuelven de acuerdo a un argumento narrativo que la mayor√≠a de las veces no tiene puntos de contacto con la realidad del autor. Pero la literatura, adem√°s de argumento y estilo, necesita emoci√≥n. Es muy dif√≠cil transmitir emoci√≥n si no se ha sentido antes, creo que en este punto es donde el autor apela a su propia experiencia, ya sea apoy√°ndose en situaciones vivenciales o porque ha recreado tanto la escena que termina vivi√©ndola de alg√ļn modo. Al menos ese es el recurso que utilizo. Ponerme en el papel del personaje, intentar sentir y reaccionar como lo hubiera hecho √©l ante una determinada situaci√≥n, pero desde mis emociones, que son el √ļnico recurso a mi alcance para hacerlo lucir veros√≠mil.

Los actores siempre ponen algo de sí mismos a los personajes, creo que sucede parecido con los escritores. Es imposible crear sin exponerte un poco.

¬ŅCu√°les son las historias que te interesa contar y los personajes que quieres representar?

Me interesan las historias en las que pueda sorprender, historias que dejen sensaciones encontradas. En las que pueda llevar al límite situaciones cotidianas, encaminarlas hacia niveles de realidad que, por lo general, mudan hacia el absurdo o el surrealismo, sin perder ese toque de verosimilitud que las haga palpables al lector, casi posibles. Me interesa trabajar con ese nivel de realidad en el que, si das un paso en una dirección, caes en la fantasía y, si vas hacia el otro, te das de bruces con tu propia existencia.

En cuanto a los personajes, me atrapan los matices. El de la historia de vida triste y que aun así te provoca una sonrisa amarga, el que se esfuerza por hacer lo correcto y termina jodiéndolo todo. Personas comunes que de pronto se encuentran en medio de conflictos inesperados que las obligan a tomar decisiones en apariencia irónicas; personajes que dialoguen sin parecernos ajenos, con nuestra percepción de lo conveniente, de lo negativo, de los estereotipos.

Existe el mito del escritor ‚Äútodoterreno‚ÄĚ, el escritor que muchos g√©neros abarca, ¬Ņasumes de alguna manera este calificativo o prefieres apostar tus cartas en un solo sentido?

Hace algunos a√Īos incursion√© en la poes√≠a, pero me considero narrador. Es el g√©nero donde me siento m√°s c√≥modo y el que se acerca m√°s a mis intereses creativos. Aunque admiro a los escritores que son capaces de moverse dentro de varios g√©neros y saltan del teatro a la poes√≠a o al ensayo, prefiero apostar por el cuento y la novela. Eso no descarta que en alg√ļn punto decida recorrer otros derroteros literarios.

¬ŅHas renunciado a escribir alguna historia? ¬ŅPor qu√©?

Prefiero utilizar el t√©rmino aplazar, acaso un eufemismo con el cual sentirme menos culpable o tornar menos flagrante ese temor a involucrarme en una novela hist√≥rica que lleva a√Īos orbitando entre mis proyectos, y que siempre se aplaza un a√Īo m√°s. Adem√°s de algunos cuentos cortos que he dejado a medias o ni siquiera he comenzado porque s√© que no dan para m√°s y que ni siquiera vale la pena mencionar. Esta novela biogr√°fica sobre uno de los deportistas cubanos m√°s destacados del pasado siglo ser√≠a la respuesta a la primera parte de tu pregunta. ¬ŅPor qu√© no me decido a escribirla? Porque siento que a√ļn no estoy listo para enfrentarme a una investigaci√≥n que podr√≠a durar a√Īos antes de escribir la primera l√≠nea de la novela. Porque necesito terminar antes con otros libros que est√°n a medio camino y aprovechar esa certitud, esa alegre confirmaci√≥n de haber concluido otras novelas, para superar las crisis y los bloqueos que estoy seguro me asaltar√°n en ese otro proyecto, que irremediablemente tampoco empezar√© en el 2021.

¬ŅExiste la autocensura? ¬ŅLa has sentido?

Un doble s√≠ a tus preguntas. Existe la autocensura y, de hecho, afecta de forma notable la calidad literaria. La he sentido, a veces de forma m√°s evidente en cuanto a un argumento, un personaje; otras en formas tan sutiles como esa necesidad de edulcorar ciertas frases que pueden resultar r√≠spidas, inc√≥modas… Vale aclarar que aunque resulte obvio, la autocensura no es un acto inherente al escritor, es una reacci√≥n a la censura y, como toda reacci√≥n, a veces genera un efecto m√°s destructivo porque es el propio autor quien desarrolla mecanismos para limitar y socavar sus engranajes.

Lo peor es que se ha vuelto casi natural, una parte del proceso creativo y da al traste con muchas obras que terminan convirti√©ndose en historias fr√≠as, carentes de esp√≠ritu, por el simple hecho de estar pendientes al ‚Äúqu√© dir√°n‚ÄĚ. Y no solo el ‚Äúqu√© dir√°n‚ÄĚ los decisores o las personas encargadas de evaluar o censurar tu texto, muchas veces se trata de c√≥mo puedan reaccionar ante determinada historia tu familia, colegas, amigos… Pero es muy dif√≠cil hacer arte con tantas concesiones. Si el arte se empe√Īa en ser complaciente se convierte en un simulacro.

cortesía del entrevistado

El papel del autor como autopromotor, ¬Ņlo defiendes?

Definitivamente. Sobre todo en el contexto cubano en el que los espacios de promoci√≥n son tan limitados. Las alternativas de los autores de crearse p√°ginas de Facebook, perfiles en Instagram, gestionarse espacios de presentaci√≥n y otras estrategias con las que llegar al lector me parecen no solo una opci√≥n v√°lida, sino necesaria. Lo que me parece absurdo es que toda la responsabilidad de promoci√≥n recaiga en el autor. Que las editoriales asuman que el trabajo est√° concluido una vez que se imprime el libro, cuando en realidad es ah√≠ donde empieza lo dif√≠cil: llamar la atenci√≥n dentro de un mercado literario plagado de propuestas, muchas de ellas interesantes. Adem√°s, el libro no solo compite contra obras literarias: se enfrenta a Internet, a sus redes sociales y sus algoritmos especializados para captar y mantener la atenci√≥n de un ser humano durante horas. Si pretendemos que el libro llegue al lector, no basta con una presentaci√≥n en la Feria. Son necesarias muchas, much√≠simas otras acciones de promoci√≥n y, de alg√ļn modo, los escritores aprovechamos los canales digitales para hacerlo. Con impericia, cierto, improvisando sobre la marcha, con las limitaciones propias de los que intentan, qu√© remedio, reemplazar el rol promocional que deber√≠an cumplir las editoriales.

Si pudieras elegir a un autor, vivo o muerto, con el que escribir a dos manos un cuento o una novela, ¬Ņqui√©n ser√≠a?, ¬Ņpor qu√©?

William Faulkner. Cuando pienso en autores es el primer nombre que arriba siempre. Despu√©s de leerlo nada qued√≥ en su sitio. Todas las lecturas posteriores estuvieron signadas por una comparaci√≥n ¬ŅMejor que Faulkner? No, ni de lejos. Faulkner al derecho, Faulkner al rev√©s. Definitivo. Jodidamente Faulkner.


Premio colateral de la AHS en Concurso de Minicuentos 2020

Emigración

Por: Robin

El pulóver gris, el pantalón, la camiseta blanca…

-¬ŅY a Mar√≠a Eugenia?

РAhora no cabe, me la llevo después.

El cinto carmelita, el abrigo rojo, la revista de…

-Oye, ¬Ņy a tu mam√°?

-Ahora no cabe, me la llevo después.

El pasaporte, el seguro, los documentos de…

-¬ŅY tus sue√Īos?

-Ahora no caben; all√° yo compro m√°s.

————————————————————————————

  • Datos del autor

Nombre: Legna María Caballero Pérez

Seudónimo: Robin

  • Breve curr√≠culum literario

Estudiante de Periodismo de la Universidad de Camag√ľey Ignacio Agramonte Loynaz

Premios y Reconocimientos:

  • 2015: Premio en Concurso Leer a Mart√≠ a nivel nacional
  • 2019: Gran Premio en Festival Tem√°tico 60 segundos en la categor√≠a Relato escrito por los cuentos ‚ÄúRegresar‚ÄĚ y ‚ÄúCambiar el mundo nunca fue f√°cil‚ÄĚ.
  • 2020: Gran Premio en Festival Tem√°tico 60 segundos en la categor√≠a Relato escrito por el cuento ‚ÄúEl sonido del miedo‚ÄĚ.

Pe√Īas y tertulias literarias regresan a la ciudad de Holgu√≠n

Las pe√Īas y tertulias son actividades que tradicionalmente ocupan un lugar muy importante en la animaci√≥n sociocultural de la ciudad de Holgu√≠n. Desde hace pocas semanas la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, luego de varios meses de confinamiento social provocado por la presencia de la COVID-19 en el pa√≠s, reanud√≥ su programaci√≥n habitual.

En esta propuesta de actividades sobresalen, junto a los espacios de la trova, la m√ļsica electr√≥nica y el rock, las actividades literarias, las que cuentan con una amplia tradici√≥n y con su p√ļblico espec√≠fico.

Las pe√Īas de literatura organizadas por la AHS ocupaban espacios reconocidos en la vida cultural holguinera. Locaciones que se manten√≠an ofreciendo programaci√≥n y otras que fueron emblem√°ticas para los amantes de las letras, vuelven a recibir a los amantes de las letras.

Tomada del perfil de Ediciones La luz

Con respecto a estos √ļltimos, Liset Prego, editora de Ediciones La Luz, se refiri√≥ a que ‚Äúlas pe√Īas siempre han sido importantes centros de socializaci√≥n de la cultura en el territorio. Luego de una larga espera motivada por la epidemia de la COVID-19, estos espacios vuelven a ganar protagonismo. Una buena noticia es que la AHS logr√≥ recuperar el Gabinete Caligari, que siempre ha sido un importante espacio informal para compartir diferentes expresiones art√≠sticas. Dentro de esas expresiones del arte que all√≠ ocupar√°n espacios otra vez, se encuentra la literatura, debido a que sus pe√Īas fueron unas de las tradicionales animadoras del sitio. De igual manera se realizan pe√Īas en otros lugares como las destinadas al p√ļblico infantil en las escuelas de la localidad.‚ÄĚ

Foto Yusmel Pérez

Para conocer m√°s acerca de los espacios literarios promovidos en esta fase por la AHS, Norge Labrada, presidente de la Secci√≥n de Literatura en Holgu√≠n, explic√≥ que ‚Äúse mantienen las pe√Īas que ya son tradicionales organizadas por Ediciones La Luz y por la secci√≥n. Entre ellas Abrirse las constelaciones, es el espacio donde se presentan las novedades editoriales. Muchas de ellas son los libros que ya se hab√≠an preparado para la feria del libro y como no se realiz√≥, por la situaci√≥n que conocemos, se estaban acumulando, aunque desde finales de agosto ya los ven√≠amos presentando. Esta pe√Īa se realiza los mi√©rcoles a las 6:00 P.M., aqu√≠ en la sede de Ediciones La Luz, y su anfitri√≥n es Luis Yuseff.‚ÄĚ

‚ÄúTambi√©n alterna en nuestra sede con Abrirse las constelaciones, la pe√Īa Oda a la joven luz, que es un espacio que est√° dedicado al intercambio y a la lectura de los textos de los j√≥venes que se vienen sumando a la secci√≥n de literatura, fundamentalmente los de nuevo ingreso. Este espacio no tiene un conductor habitual, en cada ocasi√≥n la conduce alguno de los miembros.‚ÄĚ

Sobre el retorno del Caligari a la vida cultural de la AHS, Norge expres√≥ que ‚Äúa la programaci√≥n se suma en el Gabinete Caligari, los viernes a las 5:00 P.M., un espacio nuevo que se llama Entrada de emergencia. Su nombre corresponde a una antolog√≠a publicada por la editorial dedicada a la poes√≠a con textos de 15 poetas de la Asociaci√≥n, que cont√≥ adem√°s, con un audiolibro y estuvo acompa√Īado de una amplia campa√Īa A la Luz se lee mejor. Las primeras ediciones se realizaron en septiembre y tuvo muy buena acogida‚ÄĚ.

Foto Yusmel Pérez

Tampoco dej√≥ de lado referirse a los momentos que, durante el a√Īo se suman al programa de eventos y celebraciones: ‚ÄúPalabras compartidas es otro de los espacios tradicionales. Se ha reservado para los eventos como Romer√≠as de Mayo, Feria del libro, Premio Celestino y Fiesta Iberoamericana. Este es un espacio m√°s √≠ntimo que tiene un car√°cter conversacional, de acercamiento m√°s personal hacia los autores‚ÄĚ.

Sobre la programaci√≥n concebida para los ni√Īos coment√≥ que ‚Äúcon el reinicio del curso escolar se retom√≥ el espacio Pi√Īata de letras, dedicado al p√ļblico infantil, este se hace en la escuela especial La Edad de Oro y est√° conducido por Lizue Mart√≠nez.‚ÄĚ

Foto Yusmel Pérez

Los protagonistas de estos espacios son los escritores de la Secci√≥n de Literatura en Holgu√≠n. Sobre su composici√≥n actual su presidente dijo que ‚Äúla Secci√≥n de Literatura de la AHS holguinera actualmente cuenta con 28 miembros. La mayor parte de ellos son poetas, eso lo confirmamos cuando se realiz√≥ la antolog√≠a ‚ÄďEntrada de emergencia‚Äď, los que quedaron fuera de ella es porque eran narradores. En la provincia hay muchos m√°s poetas que narradores‚ÄĚ. Las √ļltimas incorporaciones fueron Miguel Montero, joven holguinero que se dedica a la narrativa, acaba de ser seleccionado para la beca Onelio Jorge Cardoso, y Erick Hern√°ndez, un decimista de Velasco que hasta ese momento era desconocido. A √©l lo present√≥ Joaqu√≠n Osorio, y se le hizo el crecimiento a la Asociaci√≥n. En estos momentos se entregaron dos expedientes para el proceso de incorporaci√≥n, son dos muchachas que esperamos tenerlas pronto en la secci√≥n, a finales de octubre o noviembre‚ÄĚ.

Antes de concluir Norge se refiri√≥ a c√≥mo aprovechan los medios digitales para dar a conocer las producciones literarias de los j√≥venes y de la editorial. En este aspecto dijo explic√≥ que realizan ‚Äúun grupo de acciones de promoci√≥n que en las redes sociales, estas actividades recibieron un impulso mayor durante los meses de confinamiento por la COVID-19, aunque la Ediciones La Luz y la secci√≥n ya realizaban actividades en diversas plataformas‚ÄĚ.

Foto Yusmel Pérez

Continu√≥ ofreciendo datos de las acciones que llevan a cabo: ‚ÄúTodas estas actividades que realizamos de manera presencial las promocionamos en las redes sociales y tienen un respaldo con los materiales audiovisuales de los videopoemas que se hicieron para la antolog√≠a y los videocuentos del Premio Celestino. Tenemos en las redes sociales una programaci√≥n intencionada para promocionar estos materiales. Tambi√©n aprovechamos los aniversarios de escritores cubanos y universales, sobre los que hacemos spots y postales que se insertan en nuestras pe√Īas y otros espacios.

A los presentadores que participan en las pe√Īas les pedimos las presentaciones en formato digital para poder utilizarlas en estos medios. Para esto contamos con Lilian Sarmiento, que es estudiante de Periodismo y miembro de la secci√≥n, quien es la responsable del equipo que trabaja en el dise√Īo y actualizaci√≥n de los sitio digitales‚ÄĚ.

Oros espacios literarios que ofrece la AHS holguinera son Sal√≥n de √ļltima espera, pe√Īa conducida por Zulema Guti√©rrez, que tiene lugar en el Caf√© del arte joven, en la sede de la Asociaci√≥n; y la pe√Īa Atrapasue√Īos, orientada hacia el p√ļblico infantil y se desarrolla con una frecuencia mensual en la escuela Manuel Ascunce, en horas de la ma√Īana. ¬†

De esta manera, la Asociación Hermanos Saíz contribuye a reanimar la ciudad holguinera en la etapa post pandemia.         


Juegos Florales, sin perder su esencia en Ciego de √Āvila

Pensar en una edici√≥n digital de los Juegos Florales hace unos a√Īos parecer√≠a una locura en Ciego de √Āvila, sin embargo, a estas alturas la edici√≥n XXVI se repiensa en la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z del territorio y la nueva propuesta asume el espacio virtual para que la literatura hecha por j√≥venes discurra.

Los otros detalles los aporta Roberto Carlos Armas D√≠az, jefe de la secci√≥n de Literatura y coordinador, al explicar que bajo el nombre La Llave P√ļblica ha echado a andar una p√°gina en Facebook con contenido actualizado sobre el certamen y numerosas iniciativas patentizadas por los artistas.

Desde fragmentos de poemas y libros hasta contar la historia que comenz√≥ hace m√°s de 20 a√Īo con la primera edici√≥n del certamen son los retos que asumen, precisamente, cuando el avance de la Covid-19 ha obligado nuevas formas de hacer y pensar el arte.

Como plato fuerte y paralelamente a estas acciones sesionar√° el jurado encargado de otorgar el Premio de Narrativa La Llave P√ļblica, galard√≥n que desde hace a√Īos alterna con el Premio Poes√≠a de Primavera y debe su nombre a un libro del escritor avile√Īo F√©lix S√°nchez, que por estos d√≠as se conmemoran 20 a√Īos de la salida al mercado de su segunda edici√≥n.

Geonel Alejandro Rama fue el tercer premiado de la Llave p√ļblica , con el cuaderno de cuentos Mec√°nica de las naranjas,…

Publicada por La Llave P√ļblica en Lunes, 18 de mayo de 2020

Para que la participaci√≥n no se quedara por debajo de las expectativas, los plazos para la recepci√≥n de la obras debieron variar y se acept√≥ la entrega en formato digital, de ah√≠ que se contabilizan siete autores en concurso, donde el ganador ver√° publicada su obra bajo el sello de Ediciones √Āvila.

Para los d√≠as 28 y 29 de mayo llegar√° el veredicto y el cierre por todo lo alto del contenido online difundido, fecha que tambi√©n coincidir√° con el aniversario 34 de la muerte de Onelio Jorge Cardoso, el cuentero mayor, y a quien se le dedica el evento y el sentido homenaje de los escritores del terru√Īo.

De cómo los Juegos Florales han sabido mantener y ensanchar horizontes en las carteleras culturales de la provincia pudiera decirse mucho, pero quizás lo más exigente ha sido reinventarse hoy cuando el mundo ha parado y ha mirado en rededor, y cuando a la cultura le ha tocado sanar.