Sueños y audacia para realizarlos

El trabajo de Crítica e Investigación 2019-2020 en la Asociación Hermanos Saíz

El Pensamos Cuba del año 2019, realizado en La Habana, fue un evento muy bien logrado en su organización y realización. Constituyó una oportunidad excepcional para el encuentro de asociados de Crítica e Investigación de varias provincias del país.

La primera dirección de trabajo asumida a partir de este momento – y quizás la que más frutos ha generado—fue conectar la sede nacional con los asociados de Crítica e Investigación del país y sus secciones provinciales. De inmediato comenzamos los contactos hasta lograr un nivel de información adecuado – aunque aún insuficiente—acerca de los asociados, cómo contactarles, y qué temas trabajaban. De esta manera pudimos comenzar a canalizar las informaciones y distribuir las oportunidades, cosa que hasta ese momento sucedía de manera más espontánea u ocasional. Una mayor cantidad de asociados conoció de la Beca Che Guevara y el Premio Calendario de Ensayo, de los eventos propios de la Sección, de las posibilidades de publicación en revistas de la AHS, de la posibilidad de presentar proyectos para financiamientos internacionales, de cursos de formación, etc.

Esto permitió que se presentaran más concursantes a la Beca Che Guevara, al Premio Calendario y al Premio Memoria Nuestra, y que, incluso, quienes ganaron el Calendario y el Memoria Nuestra, fuesen personas que no hubieran participado de no existir un proceso de comunicación intencionado. Logramos presencia de 4 provincias en Comunidad Científica de Investigadores, un evento de carácter formativo, realizado por primera vez en Sancti Spiritus a finales de 2019. Nos encontrábamos empeñados en lograr también una buena representación nacional en otros tres eventos, el Pensar a la Zurda, el Pensamos Cuba (a realizarse en Villa Clara), y el Memoria Nuestra, cuando sobrevino el período de aislamiento social ocasionado por el coronavirus, en marzo de este año 2020. La mayor parte de estas iniciativas tendrán que esperar a que la situación se normalice. Lo mismo sucede con varios cursos de formación que recién comenzábamos a impulsar: uno destinado a la Crítica artístico-literaria, de conjunto con el Centro Dulce María Loynaz, otro especializado en Crítica cinematográfica, y uno último sobre Investigación Cultural de conjunto con el Instituto Juan Marinello.

Afortunadamente, el evento de más tradición, el Memoria Nuestra, lo mantuvimos tozudamente, gracias a la decisión de la Dirección Nacional de la AHS de realizar las Romerías de Mayo mediante la televisión y las plataformas virtuales. El Memoria Nuestra comprendía habitualmente conferencias magistrales y espacios de presentación de los ensayos y proyectos socioculturales en concurso. Había que buscar una manera de llevar esa dinámica al escenario virtual. Fue así como las conferencias temáticas se convirtieron en forodebates en el Portal de la AHS, y los talleres de presentación se volcaron en un grupo de Whatsapp, con un enlace de invitación para que pudiera sumarse un público más amplio. En esos primeros días de mayo de 2020 se hizo posible lo imposible. Las obras en concurso las agrupamos por temáticas afines y se organizó un cronograma de discusión. El día antes de la sesión de trabajo vía Whatsapp, se enviaban los trabajos que tocaba discutir al día siguiente, para que los miembros del grupo pudieran leerlos con antelación. En el horario en cuestión, sucedía el intercambio con los autores y autoras a partir de las preguntas y comentarios de los participantes. Es destacable la seriedad con que se tomó la lectura previa de los documentos, la riqueza de las reflexiones compartidas, y el caos ordenado que logramos en cada jornada.

El grupo quedó hasta hoy. Por ahí se han realizado otros debates y ha sido una plataforma útil para continuar el intercambio. En este momento existen tres canales de comunicación: el grupo de Whatsapp del Memoria Nuestra, un canal en Telegram para las informaciones y convocatorias, y una lista de correos.

La Sección de Crítica e Investigación de Camaguey también logró realizar el Coloquio de Periodismo Cultural en forma virtual. Quizás pudiéramos decir que los forodebates “llegaron para quedarse.” Mencionaré otros tres que se han realizado en el Portal de la AHS luego de las Romerías, con participación directa de asociados nuestros: uno sobre Martí, otro sobre la Mística de la Revolución –a propósito del 26 de julio– y uno último dedicado a las relaciones entre Juventud y Política –por sendos aniversarios de los Hermanos Saíz y Fidel, el 13 de agosto. En todos los casos procuramos la presencia de jóvenes asociados de Crítica e Investigación entre los invitados o conferencistas, y así han podido participar Fabio Fernández Batista, Sahay Fajardo Videoux (Santiago de Cuba), Yuleidys González (Granma), Alejandro Gumá e Iramís Rosique. En el último foro participó como invitada una asociada de Literatura, Claudia Alejandra Damiani, pues quién dice que a los escritores no les interesa el debate político y social.

También logramos presencia de jóvenes asociados en los paneles del Dialogar Dialogar, espacio de debate que se realiza en la sede de la AHS en el Pabellón Cuba, La Habana, y que retomara su frecuencia mensual en 2019 luego de un tiempo inactivo.

Unos meses antes de la crisis sanitaria, veníamos enriqueciendo el Dialogar Dialogar con una pequeña innovación. La propuesta es la siguiente: nos trasladamos hasta alguna facultad universitaria y realizamos un taller con los estudiantes, sobre el mismo tema elegido para el mes en cuestión. Luego se presentan los resultados de este taller, en forma audiovisual y oral, en el tradicional panel en el Salón de Mayo, de modo que funcionen como insumos para la discusión. De paso, logramos incentivar a los estudiantes –algunos de ellos quizás futuros asociados—para que participen a lo largo de todo el proceso.

Esta dinámica ya pudimos realizarla una vez, con excelentes resultados, en un Dialogar Dialogar dedicado a los desafíos y potencialidades de las Nuevas Tecnologías a finales de 2019, de conjunto con la FEU de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana. En la medida que involucremos a más asociados de La Habana en el diseño, coordinación y realización de estos talleres, podremos hacerlos simultáneamente en más facultades de universidades habaneras, y quien sabe si, también, en otras provincias.

Sueños y audacia para realizarlos deben ser el combustible de ese compromiso social que le otorga sentido a la AHS. Uno de los acuerdos del Pensamos Cuba del 2019 fue realizar un programa de televisión de debate, protagonizado por asociados de Crítica e Investigación, así que estamos aprovechando este tiempo de aparente inactividad para elaborar e impulsar una propuesta. Por otro lado, la riqueza humana que evidenció el Memoria Nuestra hace pensar que esta Sección necesita un órgano de expresión para canalizar sus investigaciones e inquietudes, por lo que se hace más necesaria que nunca la conexión con la Revista Zona Crítica. Por último, en la medida en que se intensifiquen los intercambios, deberían surgir investigaciones conjuntas y/o investigaciones que tributen a los desafíos de la AHS y a su rol en la sociedad. Nuestra Sección debería jugar un papel de asesoría a las instancias de dirección, de potenciación de las instancias de participación, y de interconexión temática de todas las secciones, debido a la naturaleza misma de la labor que realizamos.

Para llevar adelante estos sueños, necesitamos superar las muchas insuficiencias. Son pocas las secciones en el país, y no todas funcionan adecuadamente. Hay que estimular el crecimiento para crear secciones en las provincias donde no existen, y dotar de una mayor vida asociativa a las existentes. Una necesidad perentoria es actualizar los expedientes o catálogos de todos los miembros, pues esto permite conocernos más y proceder con mayor justicia. En la medida en que la sede nacional se ha reconectado con los asociados de Crítica e Investigación, hemos logrado su mayor presencia en programas de televisión, espacios de debate, trabajos voluntarios, artículos en el Portal web, etc. Un conocimiento más profundo del potencial existente, a partir de los catálogos, permitiría distribuir con más precisión las acciones y oportunidades. Sin embargo, el crecimiento, los catálogos, la comunicación, la participación, son procesos que no dependen solamente de la sede nacional, de ahí que el fortalecimiento orgánico de la Sección –y de las filiales en su responsabilidad hacia las secciones– constituye una dirección de trabajo fundamental.

Casi todo lo relatado hasta aquí es el fruto del involucramiento de los asociados más activos del país. Eso demuestra que el trabajo colectivo y organizado es la única forma de realizar nuestros sueños.

AHS viva, por lo que salva (Forodebate)

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico