crítica


Ideas aleatorias que no muestran cómo salvar a un muerto

Cada lugar evoluciona dependiendo de muchos factores contextuales, pero esto, es un axioma.

Lo contempor√°neo designa una gran heterogeneidad de conceptos que siempre son caducos con respecto a lo actual. En el arte, la heterogeneidad de manifestaciones y tendencias est√°n relacionadas ‚Äďla mayor√≠a‚Äď con las creaciones art√≠sticas de la segunda mitad del siglo XX (performance, happening, body art, arte conceptual, video arte, instalaci√≥n, etc.). Y cabe la pregunta, ¬Ņde qu√© hablamos hoy en d√≠a cuando afirmamos que en Cuba hay arte contempor√°neo?

Para que la sociedad evolucione hacia alg√ļn patr√≥n que ya se encuentra instaurado en otra sociedad, tiene que haber valores compartidos entre los sujetos elitistas que determinen un canon a seguir por los dem√°s, o tiene que existir un cambio de paradigma. La sociedad evoluciona dando peque√Īos pasos secuenciales hacia la complejidad, pero, hasta que el paradigma no se legitime como canon, no se establece una base s√≥lida a seguir, por lo que solo hay golondrinas aisladas, y no aflora el verano.

Santiago de Cuba se ha quedado varado en el tiempo; es un barco encallado que solo ense√Īa la proa flotante de pinturas y esculturas que rozan lo acad√©mico y tradicional en el arte. La pintura de este nav√≠o corro√≠da por el tiempo y el salitre solo muestra que lo contempor√°neo es lo pintoresco realizado por los artistas consagrados y los que se suponen que deber√≠an ser ‚Äúlos conservadores‚ÄĚ son el tim√≥n de lo m√°s novedoso del acontecer art√≠stico. Esta afirmaci√≥n no quiere decir ‚Äďpor m√°s que se adorne‚Äď que sus trabajos en mayor√≠a est√©n a tono con las tendencias del arte a nivel mundial. Pero claro, cada pa√≠s es una isla, cada persona es una isla y cada isla evoluciona seg√ļn sus condiciones objetivas y subjetivas.

La disyuntiva del arte contempor√°neo en Santiago, e intentar insertar el circuito art√≠stico de la ciudad en lo m√°s actual del arte requiere de m√ļltiples factores.

No solo el artista es la figura que determina el cambio hacia la contemporaneidad. Los espacios legitimadores son de gran importancia, en este caso si Duchamp decidiera presentar un urinario, y la galer√≠a no se lo permitiera, nadie conociera a uno de los padres del arte contempor√°neo. El cambio de paradigma debe incluir a las instituciones legitimadoras del arte y a sus representantes, que son ¬ęlos protagonistas del mercado del arte¬Ľ y deber√≠an apostar por un equilibrio entre lo contempor√°neo y lo tradicional.

Si de incentivo se trata, no podemos culpar a la pobre academia de artes visuales Joaqu√≠n Tejada[1], que nadie sabe por qu√© apuestan sus planes de clase, cuando de sus egresados no se oye hablar en el contexto santiaguero. Donde la cuna de las artes pl√°sticas carga el feto del silencio, es una escuela que no suena dentro del marco cultural. Ya la justificaci√≥n que se da a todo es que lo mejor se est√° yendo del pa√≠s porque saben que su futuro est√° en otra isla y que ya no son due√Īos de la suya. Pero, y los que quedan, que se supone que no se fueron a fregar platos y que hacen arte, ¬Ņd√≥nde est√°n? Dejo esta pregunta abierta para cuestionar solo eso: d√≥nde est√° la motivaci√≥n a ser parte de la burbuja del arte.

Cabe la pregunta por los artistas que ya tienen un legado, ¬Ņqui√©nes ser√°n nuestro relevo? Y la respuesta muy obvia sale a la luz como el grito ag√≥nico del silbato de tren antes de partir; parece no existir un relevo.

Afirmamos que hay un √≠nfimo relevo que intenta no ahogarse al saltar al mar del arte y encontrar que las instituciones entorpecen con pol√≠ticas que deber√≠an ser una realidad. Y cabe ver que no somos artistas, somos ajedrecistas que tenemos muchos amigos y aliados que nos ayudan a posicionar nuestra obra. Porque en este mundo de posverdad, no solo ser bueno te sirve para posicionarte, a veces ‚Äďo por generalidad‚Äď te hace falta ‚Äúsacrificar‚ÄĚ m√°s de ocho peones para lograr posicionar el objeto art√≠stico.

Esto no significa que no existan personas que no desgarren su piel por intentar salvar el arte de los j√≥venes y que para ello no ‚Äúembarran de su sangre‚ÄĚ a quien los rodea. Porque su punto no es solo complacer su idea fil√°ntropa de que la juventud puede hacer mejor arte, sino tambi√©n ‚Äúembarrar‚ÄĚ a otros esp√≠ritus errantes de esa ‚Äúsangre‚ÄĚ cargada de la otredad para poder rescatar lo que est√° casi muerto.

En cuanto a los salones, contamos por suerte con dos[2] que intentan incluir las pocas golondrinas que se encuentran a grito desde el invierno pidiendo el verano de la contemporaneidad. Pero…¬† es cuestionable cuando del incentivo econ√≥mico se trata, donde cabe la pregunta: ¬ŅCu√°l es la suma que te incentiva a ser parte en correspondencia con lo que te cuesta la inversi√≥n de una obra de arte o de una exposici√≥n? Pero no solo es una cuesti√≥n de econom√≠a. ¬ŅCu√°l es el incentivo de un artista a ser parte de lo que llaman ‚Äďlas pol√≠ticas culturales de las instituciones en Santiago‚Äď ‚Äúcontempor√°neo‚ÄĚ cuando se mira desde el ojo de una aguja por el conservadurismo?

Solo somos una ciudad que en el marco artístico navega a lo que quisiera ser, pero se ahoga en el intento, al luchar constantemente contra burocracias.

Apostemos por estos salones que dentro sus concepciones tratan de ‚Äúromper‚ÄĚ los paradigmas tradicionales del arte santiaguero, y a trav√©s de la palabra ‚Äúcontempor√°neo‚ÄĚ nuclear a los artistas m√°s inquietos del acontecer art√≠stico. Pero debemos saber que los muertos no reviven, que hace falta no solo un cambio de paradigma para crear una vida nueva llamada ‚Äúarte contempor√°neo‚ÄĚ. Porque de paradigmas no solo se hacen en el arte, tambi√©n se hace de la cotidianidad que experimenta el sujeto como parte de sus experiencias. Y hasta que no se permita hablar de la cotidianidad tanto interior como exterior con una visi√≥n cr√≠tica y haya que pintar todo con el color de lo ‚Äúcorrecto‚ÄĚ, el arte seguir√° siendo eso, un barco hundido con esmalte ca√≠do que intenta salir a flote.

Este texto no constituye una visi√≥n de c√≥mo salvar el arte en Santiago de Cuba. Ni intenta aunar todos los males que este tiene, porque mil palabras no alcanzan parta pintar una casa, y porque las palabras, no pintan. Solo es la salpicadura de ideas que hablan sobre un muerto, ‚Äúlo contempor√°neo‚ÄĚ, o peor, sobre un no nacido, porque para morir, primero hay que ser. Este texto es solo eso: un texto que cada sujeto es libre de interpretar y decidir si se queda con el cielo con la nube. El fin siempre es y ser√° apostar por una renovaci√≥n art√≠stica.

 

Notas:

[1] Academia de las Artes Pl√°sticas de la provincia de Santiago de Cuba

[2] La provincia de Santiago de Cuba cuenta con dos salones de arte contempor√°neo el Sal√≥n de Artes Visuales Experimentaci√≥n (SAVE) desarrollado por el Centro Provincial de Artes Pl√°sticas y Dise√Īo y el Sal√≥n de Arte Contempor√°neo Ren√© Vald√©s Cede√Īo realizado por la Fundaci√≥n Caguayo.


Después de la guerra, el ogro y las mismas tierras

Por: Ariel Baltodano*

La curiosidad por la actual novel√≠stica de la tierra donde nac√≠ me ha llevado a hurgar en las p√°ginas de la novela El me√Īique del ogro (Uruk Editores, San Jos√©, Costa Rica, 2017), finalista del 32 ¬ļ Premio de Novela Herralde que en principio particip√≥ bajo el t√≠tulo Cuando est√°bamos vivos, del narrador, poeta, y ensayista Erick Aguirre. La inquietud provoc√≥ este viaje que, a trav√©s de la ficci√≥n, deshila un pasado que apunta a miles de hombres v√≠ctimas de la desesperanza en tiempos de posguerra. Hombres que apostaron vidas y tiempo por un sue√Īo que qued√≥ desnutrido en su veracidad y ancho y espacioso en su frustraci√≥n.

Bien podr√≠a haber consultado en Internet sobre esa √©poca, sobre Nicaragua y sus conflictos, pero no. Tales consultas obvian la cotidianeidad del hombre que, en este caso, responde a un grupo de intelectuales, hijos de la ficci√≥n y la vida misma de Aguirre, que indagan con ah√≠nco, iron√≠a y pasi√≥n en la historia de Nicaragua, juntos todos en una de las mesas del bar, El Panal, sitio donde la m√ļsica y las cervezas secundan las charlas de estos hombres que miran hacia el pasado de la naci√≥n para cuestionar el presente sin que aflore una respuesta que calme la sed de tantas interrogaciones.

¬ŅExiste alguna respuesta? Aguirre, como todo curtido escritor, sabe que las respuestas no existen; sin embargo, la literatura, la ficci√≥n es objeto que taladra en la tierra de las dudas, sobre qu√© hicimos mal, qui√©n nos enga√Ī√≥, por qu√© no abrimos los ojos. As√≠ habr√°n de pensar algunos de sus personajes, como el Flaco Pastr√°n, profesor universitario que desde√Īaba la idea de una identidad latinoamericana, que miraba al continente desde el bostezo, desmitificando esa poes√≠a que m√°s preocupa a los mandatarios en tiempos de campa√Īas electorales y disputas pol√≠ticas. Es este personaje con el que el escritor da sus primeros inicios a trav√©s de la voz de Medina, amigo del Flaco Pastr√°n, periodista interesado en los sucesos de un crimen que involucra a veteranos de guerra. Dicho crimen dirige a Medina hacia el pa√≠s del norte, hacia los Estados Unidos de Norteam√©rica, donde la novela misma abre mayores puertas (las posibles puertas de la literatura que Cort√°zar citaba cuando ensayaba sobre su quehacer literario) y afloran as√≠ nuevos personajes, que al igual que los amigos de Medina, degustadores de la helada cebada, miran hacia el pasado, hacia los inicios de una modernidad que sign√≥ una intervenci√≥n norteamericana y que dej√≥ a dos hombres, a dos contrarios, a dos sujetos que marcaron para bien y para mal, la historia de la Rep√ļblica de Nicaragua: Augusto C√©sar Sandino y Anastasio Somoza. De ello surge otra inquietud que lastra las mentes de los asistentes al Panal: ¬Ņpor qu√© Sandino no fue reticente a la hora de entrevistarse con su enemigo? ¬ŅAcaso ya Sandino estaba consciente de haber acabado su obra? ¬ŅAcaso anhelaba la muerte que lo catapultara a la posteridad? Es ac√° donde la ficci√≥n y la realidad hist√≥rica se entrelazan, incluso desde el recurso on√≠rico. Y, al menos yo, reconozco mis temores cuando ficci√≥n e historia se estrechan las manos: temo por la muerte del delirio y al acodamiento de quien reproduce lo conocido en af√°n de mostrar, valga la reiteraci√≥n, lo que ya se conoce. Aguirre huye de estos pantanos, de esos muebles acolchonados, se aprovecha de la historia, s√≠, pero es la ficci√≥n quien le sirve de tierra para ahondar en los t√ļneles de la duda, esa duda que hoy d√≠a nos provoca, porque me pregunto qu√© diferencia entre el ayer y el hoy, si el hombre es el mismo y sus demonios igual; yo me respondo, el enga√Īo y el autoenga√Īo y la resiliencia que adoptamos porque se supone que hay un mal mayor.

En lo personal, conozco sobre el asesinato de Sandino, pero nunca hab√≠a podido degustar de un Sandino ficticio, donde pudiera sentir el olor de la selva, la p√≥lvora y la vida en la campa√Īa, sobre todo la voz y presencia del hombre. Cierto que el discurso del novelista de repente padece del registro ensay√≠stico, que bien pudiera manchar a documento dicha novela; sin embargo, es la fuerza de la imaginaci√≥n la que sobrelleva, rescata y justifica tal registro aprovech√°ndose de un siglo recorrido por la historia centroamericana, para desvelarnos tambi√©n, desde el ensue√Īo, desde el diario,¬† personajes que murieron en las Torres Gemelas, v√≠ctimas no solo del impacto terrorista, sino de esta cosa que no sirve para nada (al menos para los pragm√°ticos) y que llamamos literatura; personajes que huyen, personajes que apuestan por un anonimato y caen por gravedad desde una de las Torres Gemelas con un manojo de cuartillas en mano, y√©ndose a la nada, como dizque dese√≥ Kafka o el Bartleby de Herman Melville.

El me√Īique del ogro es una apuesta literaria que mira hacia El Aleph de Borges, desde la novela, claro, para resumir el universo de Centroam√©rica como el voyeur que padece de bruma, de ansias por espulgar en ante tantas muertes ocurridas y la visi√≥n de un camino nebuloso, sin esperanza. Es tambi√©n una genuflexi√≥n a la tradici√≥n literaria (no dir√© identidad porque como el Flaco Pastr√°n este concepto solo me ha demostrado disputas y muertes en nuestra historia latinoamericana), homenaje a la obra de Juan Rulfo, Mario Vargas Llosa y Franz Galich, estos dos √ļltimos afloran como personajes de la novela; el primero, novelista emblem√°tico de la generaci√≥n del Boom, el segundo, nuestro Bukowski centroamericano ya fallecido (dir√≠a Roberto Bola√Īo), porque al fin y al cabo en cualquier momento, en cualquier instante, podemos ser entes que platican o escriben o esperan el bus en alguna calle de Managua, o de Ciudad de Guatemala, o de Tegucigalpa o Nueva York, sin saber que ya las hojas de nuestros almanaques cayeron al piso por capricho de nuestras diferencias pol√≠ticas. Pareciera que Carpentier, escritor cubano, no estaba muy equivocado cuando dijo al periodista espa√Īol Joaqu√≠n Soler Serrano, que la literatura latinoamericana est√° condenada a la √©pica.

*Poeta y narrador (Managua-Nicaragua). Premio Nacional de Cuento Fernando Silva, 2018, Nicaragua. Premio Mesoamericano de Poesía Luis Cardoza y Aragón, 2019, Guatemala.


Artes visuales: Entre ciertas manzanas de discordia

En ese complejo laberinto de significados, cosmovisiones, estilos y técnicas que distinguen a las artes visuales y que, a su vez, reflejan en gran medida elementos de la realidad, opinar puede volverse terreno escabroso si los receptores no entienden que la crítica, siempre que sea bien intencionada y se realice desde la ética y los argumentos, puede aportar cambios transformadores para una persona, gremio, institución o sociedad en general.

Como manifestaciones que se expresan a través de imágenes que percibimos, siempre entrará en juego la subjetividad. Pero, partiendo del respeto que debe sentirse por los artistas, capaces de hacer algo que nosotros no, hablemos de algunos derroteros por tener en cuenta para que el resultado sea mejor.

Desde hace meses he apreciado un renacer de la opini√≥n especializada en torno a las artes pl√°sticas en esta ciudad. Eso ha tra√≠do consigo una inyecci√≥n en la creaci√≥n y, como expres√≥ la cr√≠tica de arte Iris Cruz en la pe√Īa La √öltima Palabra (de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, AHS), ‚Äúlos artistas se preocupan m√°s por presentar una obra mejor elaborada. Eso lo hemos visto en las √ļltimas exposiciones‚ÄĚ.

Sin embargo, no basta con que una pieza sea digna cualitativamente hablando, tambi√©n son importantes los par√°metros para su presentaci√≥n y socializaci√≥n. ¬ŅCu√°ntas veces hemos observado propuestas meritorias en √°reas poco favorecidas desde su ubicaci√≥n e iluminaci√≥n? Eso atenta contra los productos art√≠sticos, pues pudieran pasar inadvertidos (y lo hacen), y -como es sabido- es el espectador quien -a trav√©s de su interpretaci√≥n- culmina el proceso.

Es cierto que Las Tunas no posee suficientes galer√≠as con condiciones t√©cnicas necesarias, d√≠gase espacio apropiado, buena iluminaci√≥n, elementos de marqueter√≠a‚Ķ La m√°s completa es la ‚ÄúFayad Jam√≠s‚ÄĚ, en la calle Francisco Varona, n√ļmero 194, esquina √Āngel Guardia, reabierta en octubre pasado, luego de dos a√Īos cerrada por restauraci√≥n. Pero otras, como la galer√≠a taller de escultura Rita Longa, √ļnica de su tipo en Cuba, que atesora una colecci√≥n en peque√Īo formato de prestigiosos artistas cubanos, no dispone de luces, el local destinado a las exposiciones es reducido y ya amerita de mejoras constructivas que permitan al p√ļblico disfrutar de m√°s de un centenar de piezas de alto valor.

Exposiciones exhibidas actualmente en instituciones como el Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), la AHS, la Casa de la Décima, el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales y la Fundación Nicolás Guillén demuestran que la creación aquí sigue viva, solo hay que motivarla más y mejor desde el apoyo, la promoción, la sumatoria de talentos y otras cuestiones, que competen en gran medida a instituciones y autoridades culturales.

Debería repensarse lo provechoso que sería rescatar ciertos concursos que estimulaban a la creación artística y devenían garantes de calidad y sana competencia. Además, porque estaban respaldados por un premio en metálico. Esto caracterizaba, por ejemplo, al Salón Uneac, pero -luego- se perdió.

Hablamos de una provincia con tradición en el cultivo de las artes visuales, cuna de grandes maestros de la manifestación, donde existió un movimiento que nos permitió ostentar el epíteto de Capital de la Escultura Cubana; donde tristemente perdimos una Academia Profesional de Artes Plásticas, más una larga lista de razones dignas de valorarse.

Por eso, y por respeto al p√ļblico, debemos cuidar cada parte del proceso entre el nacimiento de una obra y su visualizaci√≥n. Salvo que haya una intencionalidad o se trate de una cita itinerante, no deber√≠a exhibirse en una instituci√≥n alg√ļn cuadro o escultura recientemente compartida en otra entidad. Es imprescindible la limpieza en las curadur√≠as, para que la presentaci√≥n final de los productos art√≠sticos se realice sobre la base del equilibrio y la calidad.

Me refiero a cuidar que las creaciones no se apilen unas con otras, que haya variedad sin perder el leitmotiv del conjunto, que sean ubicadas en sitios id√≥neos para su visualizaci√≥n…, o sea, pensar el montaje.

Un modelo bien logrado, desde su concepci√≥n hasta su presentaci√≥n, es¬†Aqu√≠ estamos, que acoge la galer√≠a Fayad Jam√≠s. All√≠ se tuvo en cuenta el necesario intercambio previo con los creadores, el impecable dise√Īo del cartel, la correcta ubicaci√≥n de las piezas, la variedad en nombres y estilos, la simbiosis entre experiencia y juventud, adem√°s de todos los par√°metros que garantizaron una agradable velada durante la inauguraci√≥n.

Los autores, buscando alternativas ante la escasez de materiales, insuficientes mecanismos de comercializaci√≥n y otros escollos, muestran una efervescencia que debemos alentar, pero no mec√°nicamente, sino desde el sentimiento real y las alianzas. Ese es el camino. As√≠ lo demuestran las √ļltimas exposiciones, pero tambi√©n la calidad de varias obras y la reaparici√≥n de expresiones como la instalaci√≥n, un tanto desaparecida aqu√≠ en los √ļltimos tiempos. Como dijo el cineasta franc√©s Robert Bresson: ‚ÄúNo hay arte sin transformaci√≥n‚ÄĚ.


BECA DE PENSAMIENTO ERNESTO GUEVARA

La Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, con el prop√≥sito de acompa√Īar y reconocer a j√≥venes investigadores, convoca a la Beca de Pensamiento Ernesto Guevara.

Podr√°n participar los investigadores cubanos residentes en el pa√≠s de hasta 35 a√Īos de edad, sean miembros o no de la AHS, y que no hayan ganado esta beca en las tres √ļltimas ediciones.

Se concursará con un proyecto de investigación que aborde temas de las ciencias sociales y humanísticas, este debe incluir título, introducción, resumen del capítulo teórico y una justificación metodológica.

El trabajo, con una extensi√≥n entre 7 y 10 cuartillas, debe enviarse antes del 31 de octubre de 2022 a la direcci√≥n de correo electr√≥nico becasypremiosahs@gmail.com, especificando en el asunto ‚ÄúBeca Ernesto Guevara‚ÄĚ. Los participantes adjuntar√°n el proyecto de investigaci√≥n en formato Word con seud√≥nimo (no se aceptar√°n archivos en PDF) y la SOLICITUD DE PARTICIPANTE que deber√° descargar del sitio de la asociaci√≥n www.ahs.cu, debidamente rellenada con los datos que se solicitan.

Se otorgar√° una beca consistente en diploma acreditativo y el pago de 2 000 pesos durante seis meses al autor del proyecto.

Los resultados se informar√°n en diciembre de 2022, en un acto p√ļblico en el Pabell√≥n Cuba, sede nacional de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z.

El fallo del jurado ser√° inapelable.

Los resultados de la investigación deberán entregarse a la Dirección Nacional de la AHS en un plazo no mayor de 12 meses de otorgado el primer pago.

La participación en este concurso supone la total aceptación de sus bases.

Para más información DESCARGAR:

ūüí° SOLICITUD DE PARTICIPANTE EN BECAS Y PREMIOS AHS

 


El arte de resistir desde Iberoamérica

El escritor y ensayista Abel Prieto Jim√©nez, presidente de la Casa de las Am√©ricas, inaugur√≥ con la conferencia ‚ÄúGuerra cultural y resistencia‚ÄĚ, las sesiones del XVI Congreso Iberoamericano de Pensamiento, columna te√≥rica de la 27 Fiesta de la Cultura Iberoamericana que se realiz√≥ en Holgu√≠n, desde las plataformas digitales.

Abel abord√≥ la importancia y vigencia de ‚Äúuno de los ensayos m√°s brillantes‚ÄĚ escritos por Roberto Fern√°ndez Retamar, publicado hace 50 a√Īos, en 1971: Calib√°n, que ‚Äúparece escrito para hoy‚ÄĚ. ‚ÄúCuba sufr√≠a una ofensiva medi√°tica en ese entonces y Retamar hace un ensayo sobre la descolonizaci√≥n cultural, espiritual, de nuestro pueblo, con los instrumentos que nos dio Mart√≠ y Fidel, ahora facilitada por las herramientas de las tecnolog√≠as de las comunicaciones y particularmente, las redes sociales‚ÄĚ, subray√≥ Prieto Jim√©nez.

Se√Īal√≥ adem√°s que ‚Äúel ensayo de Roberto golpea todo el tiempo los estereotipos; las redes replican los de la industria hegem√≥nica y hacia Cuba, el m√°s utilizado es el del triunfador-vencedor, protagonizados por los emigrados y los que viven en la isla. Todos nosotros sabemos que la felicidad no tiene que ver con el dinero, pero ellos est√°n convencidos de que s√≠ y el gran mensaje de esta pareja es que el triunfador tiene √©xito porque tiene dinero‚ÄĚ.

Para el autor de Apuntes en torno a la guerra cultural, el capitalismo ha convertido el arte en una mercancía y banalizado su mensaje. En un mundo de incertidumbre se busca lo que es rentable, pues para ellos esa es la cultura, destacó desde el canal de Telegram del evento.

 

El programa del XVI Congreso Iberoamericano de Pensamiento, que sum√≥ sus espacios a la tem√°tica general de la Fiesta ‚ÄúLos pueblos y el arte de resistir‚ÄĚ, cont√≥ con las intervenciones de Milagros Rivera y Juan Camacho, miembros de la Brigada de Solidaridad Juan Rius Ribera Puerto Rico-Cuba, a trav√©s del canal de YouTube de la Casa; y la conferencia magistral ‚ÄúDesaf√≠os del desarrollo territorial en tiempos de incertidumbre‚ÄĚ, por el Dr. C. Pablo Costamagna, de la Universidad del Pa√≠s Vasco, en Argentina, por Telegram.

Y con los foros ‚ÄúResistir desde la cultura: obst√°culos y retos‚ÄĚ, ‚ÄúEstudios demogr√°ficos‚ÄĚ y ‚ÄúExperiencias vitales y propuestas para enfrentar la pandemia de la Covid-19‚ÄĚ, las conferencias ‚ÄúLa gran familia Rojas-Ram√≠rez y el cacique Panchito. Ejemplo de resistencia cultural‚ÄĚ, por el Dr. C. Jos√© Barreiros, antrop√≥logo del Instituto Smithsonian, de Nueva York, y ‚ÄúLa gran familia indocubana‚ÄĚ, de Alejandro Hartman, investigador e historiador de Baracoa.

Esta 27 edici√≥n de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana estuvo dedicada a los centenarios del intelectual cubano Cintio Vitier y del Instituto Latino de la M√ļsica; al 60 aniversario de Palabras a los intelectuales; el 30 de la brigada puertorrique√Īa de solidaridad con Cuba Juan Rius Ribera, y los 40 a√Īos de la creaci√≥n de la Asociaci√≥n Cubana de Artesanos Artistas.

 

 


Almas Nuevas: ¬ęCrear ya es resistir¬Ľ (+Galer√≠a)

I

La resistencia cultural es sin dudas una acci√≥n en favor de la vida. Nuestros c√≥digos sociales se traducen a partir de nuestra idiosincrasia, h√°bitos populares y pr√°cticas art√≠sticas. En ese terreno se definen elementos indispensables para la supervivencia de nuestra especie. Algunos de ellos son m√°s sensibles que otros, pero en ning√ļn caso, contradicen esa construcci√≥n a la que nombramos: memoria. Los pueblos son su memoria. Los pueblos son la construcci√≥n emotiva de la historia vista desde la experiencia como rutina simb√≥lica.¬†¬†

foto: rubén aja

Santiago de Cuba posee zonas donde el concepto de memoria se convierte en una noción perdida en la costumbres de nuestros abuelos. Sin embargo, en otras áreas, la fertilidad es tal, que no permite que la celulitis neoliberal invada nuestra carne. Esta es una provincia donde la historia juega un papel simbólico a una escala, como tal vez no se vista, en ninguna otra parte del país. Un simbolismo que no puede eludir al Caribe como no puede evitar el clima y la musicalidad que habita en cada fragmento de tierra. Para Santiago de Cuba, el Caribe es un solo cuerpo que se viste de mar. Una tierra que se une a partir de sus diferencias y sus lazos comunes.

foto: rubén aja

II

La cuadrag√©sima edici√≥n del Festival del Caribe ha sido muestra de lo importante que son esos v√≠nculos para nuestros pueblos en el √°rea. ¬ŅPor qu√© sostener un espacio como el festival para resaltar nuestras afinidades? ¬ŅPor qu√© desde la fiesta como noci√≥n desprejuiciada de panfletos y normas? La vitalidad de este espacio est√° dada a parir de la necesidad de encuentro y di√°logo. La fiesta, el macro-areito y la musicalidad que a√Īos tras a√Īos acompa√Īan las calles de Santiago del 3 al 9 de julio, son ‚Äďen principio‚Äď la punta del iceberg. La Fiesta del Fuego tambi√©n es un espacio de pensamiento, debate cr√≠tico y entrop√≠a art√≠stica.

Esta edición estuvo dedicada a exaltar la resistencia cultural de los pueblos de la región que enfrentan la arremetida neocolonizadora en medio de la crisis económica derivada de la pandemia de la COVID-19. Las plataformas digitales funcionaron como escenario para que Santiago fuese capital del Caribe por unos días.

Desde los distintos programas y talleres, la conexión espiritual de nuestros pueblos emergió y dotó cada acción realizada con la misma mítica de siempre. En tiempos de crisis la unión es un camino ineludible.

foto: rubén aja

III

Para la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, el Festival sigue siendo un espacio leg√≠timo al que debemos pertenecer por necesidad creativa y compromiso cultural. Para los j√≥venes creadores santiagueros, pensar y hacer el Caribe desde sus obras, es una m√°xima. Una voluntad que se traduce en lo que se conoce como Almas Nuevas. Se trata del taller donde se invita al encuentro necesario con los contempor√°neos y los maestros de la regi√≥n. De ah√≠ que Almas Nuevas sirva para: el di√°logo intergeneracional/interdisciplinario/intercultural/interracial, y el intercambio con lo m√°s aut√©ntico de la producci√≥n art√≠stica del √°rea. Este programa que cada a√Īo desarrolla la AHS, aproxima a los creadores j√≥venes a las expresiones tradiciones desde una creaci√≥n en ocasiones virgen/puras, lo cual posee un discurso muy rico visto desde lo sociocultural/lo antropol√≥gico.

foto: rubén aja

Es importante para la organización sentar el debate sobre conceptos como las tradiciones y lo popular. Hay que entender que ambos conceptos son el resultado de la memoria, que su valor radica en una práctica viva, respirable. Que los moldes destruyen, y que nuestro sistema de tradiciones necesita de un elemento esencial que es la espontaneidad. 

foto: rubén aja

foto: rubén aja

En ese punto, la AHS viene desarrollando una labor importante en la salvaguarda de nuestros valores culturales. Para ello, las relaciones institucionales con la Casa del Caribe enriquecen la agenda de trabajo de la filial. Almas nuevas es más que un programa colateral con el fin de que todas nuestras interrogantes y dudas puedan ser compartidas, también es el signo de la juventud artística dentro de la celebración. 

foto: rubén aja

IV

Muchas fueron las motivaciones para enfrentarse a la adversidad y desarrollar un taller tan inclusivo y tan profundo en todas sus dimensiones. Los 35 a√Īos de la organizaci√≥n y los 60 del discurso de Palabras a los Intelectuales fueron temas recurrente en los espacios te√≥ricos y de intercambio. Aunque vale resaltar que el Caribe fue la principal motivaci√≥n de los j√≥venes que integraron el programa. Algunos de los artistas que participaron fueron los santiagueros: Oscar P√©rez Portales, Alejandro Lescay, Enrique P√©rez Fumero, Frank Lahera, Rub√©n Aja Gar√≠¬† Lisbeth Lima, Yasmani Herrera, Giselle Lage (Santiago de Cuba), Onel P√©rez , Mar√≠a de Jes√ļs, Aracelis Avil√©s, Carlos Gil, Darlenis Blanco, Renier Fern√°ndez Fong, Carmen Montalvo, Tania Lescaille, Roberto Carlos Founier, Ligia Lavielle, Nelo Gonzales y Yorisel Andino. As√≠ como los grupos D¬īNova (Santiago de Cuba), Proyecto VT ( La Habana), Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA (Santiago de Cuba), Consortes Jazz (Qatar), El Proyecto Diversas (Santiago de Cuba), AKM SQUAD (Santiago de Cuba), La Reina y la Real (La Habana), DjazzVi (Santiago de Cuba) y Jazz D Bess (Santiago de Cuba).¬†

foto: rubén aja

Tambi√©n invitados estuvieron MC Xiomis (Cienfuegos), Luis Emilio Aybar Toledo (La Habana), DJ Kelly Sugarface (Canad√°), Carmen Barruecos (La Habana), Lady Step (Puerto Rico), Inmaray Tillet Fonseca ‚ÄďThe black Queeny (Cienfuegos), Jos√© Ernesto Novaez¬† (Villa Clara), DJ Hits Wonders (M√©xico), de La Fina (La Habana), Yeni Turi√Īo y Yatser Rodriguez (Villa Clara). ¬†

foto: rubén aja

Todos ellos participaron desde distintas modalidades, algunos desde el debate en los espacios dise√Īados para eso, otros desde su obra, y muchos desde la producci√≥n de materiales art√≠sticos con y para la AHS. Tambi√©n se hizo una selecci√≥n de creadores que han estado en distintas jornadas virtuales de la filial y se programaron por su calidad y coherencia con el Festival. Todo el programa del evento est√° p√ļblico en el canal de YouTube de la AHS Santiago de Cuba, as√≠ el festival sigue vivo y cercano.

 

foto: rubén aja

foto: rubén aja

V

Crear ya es resistir. El arte (el verdadero) es tal vez nuestra expresión más fuerte. El arte es la integración de todas nuestras emociones, percepciones y la memoria. Es naturaleza pura. Es capaz de sembrar en nosotros las sensaciones más primarias, sublimes y aterradoras. El arte existe para recordarnos lo que no podemos ser. Resistir a través del arte es el ejercicio más difícil y hermoso jamás conocido. Ver el Caribe como resultado de esa resistencia hace de nuestra región un lugar fuerte y esperanzador.

foto: rubén aja

La organizaci√≥n de la joven vanguardia del arte cubano a sus 35 a√Īos de fundada, tiene un compromiso con el Caribe: no dejarlo morir en el arte. Hay que adentrarse sin miedos en su simbolog√≠a y en su cosmovisi√≥n del mundo. Cuba es una extremidad del Caribe, as√≠ lo dice el mar, as√≠ lo dice la memoria.

foto: rubén aja

Programa del Evento Almas Nuevas 2021.

Festival del Caribe del 3 al 8 de Julio

Santiago de Cuba

Día 3

10:00 am/ Conferencia A propósito de seis décadas de Palabras a los intelectuales/ Por el investigador Oscar Pérez Portales (Santiago de Cuba).

11:00 am/Cápsulas El Creador/ Al artista visual Alejandro Lescay/ Dirige Enrique Pérez Fumero (Santiago de Cuba)/

12:00 am/ C√°psulas Al Dorso/ Con la narradora Lisbeth Lima (Santiago de Cuba)

2:00 pm/C√°psulas Antena Este ‚Äď Cap√≠tulo # 1 /Desde la secci√≥n de Cr√≠tica e investigaci√≥n de la AHS en Santiago de Cuba/Dirige Yasmani Herrera y Rub√©n Aja Gar√≠ (Santiago de Cuba)/

4:00 pm/ Exposición Personal / COSASMALAS /  Por Carmen Barruecos (La Habana)/

5:00 pm/ Concierto Giselle Lage (Santiago de Cuba).

6:00 pm/Presentación de la obra Ofelia/ Por el Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA (Santiago de Cuba)

8:00 pm/ Concierto de DJ Kelly Sugarface (Canad√°)

 

Día 4

10:00 am/ Conferencia A propósito de seis décadas de Palabras a los intelectuales/ Por el investigador Luis Emilio Aybar Toledo (La Habana).

11:00 am/Cápsulas El Creador/ Al Poeta Onel Perez/ Dirige Enrique Pérez Fumero (Santiago de Cuba)/

12:00 am/ Cápsulas Al Dorso/ Con la narradora María de Jesus (Santiago de Cuba).

 

2:00 pm/C√°psulas Antena Este ‚Äď Cap√≠tulo # 2 /Desde la secci√≥n de Cr√≠tica e investigaci√≥n de la AHS en Santiago de Cuba/Dirige Yasmani Herrera y Rub√©n Aja Gar√≠ (Santiago de Cuba)/

4:00 pm/Conversación sobre el Caribe que investigan los jóvenes/ Por MS.c Aracelis Avilés.

5:00 pm/ Concierto de Consortes Jazz (Qatar)/

6:00 pm/ Exposici√≥n personal/ African woman sketch / Por Inmaray Tillet Fonseca ‚Äď The black Queeny (Cienfuegos)/

8:00 pm/ Concierto de MC Xiomis (Cienfuegos)/

 

Día 5

10:00 am/ Conferencia A propósito de seis décadas de Palabras a los intelectuales/ Por el escritor y coordinador de las Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad José Ernesto Novaez  (Villa Clara).

11:00 am/Cápsulas El Creador/ A la promotora Darlenis Blanco/ Dirige Enrique Pérez Fumero (Santiago de Cuba)/

12:00 am/ C√°psulas Al Dorso/ Con el artista visual y poeta Carlos Gil (Santiago de Cuba)/

 

2:00 pm/C√°psulas Antena Este ‚Äď Cap√≠tulo # 3 /Desde la secci√≥n de Cr√≠tica e investigaci√≥n de la AHS en Santiago de Cuba/Dirige Yasmani Herrera y Rub√©n Aja Gar√≠ (Santiago de Cuba)/

4:00 pm/Intervención del Proyecto Diversas/Conferencia: Dramaturgia escrita por mujeres en Cuba entre 1959-2020 y su contribución al discurso de genero/ Por Sandra de la Caridad Gómez Cisneros (Santiago de Cuba).

5:00 pm/Concierto Proyecto VT ( La Habana) /

6:00 pm/Presentación de la obra Cartografía para elefantes sin manada/ Por el Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA (Santiago de Cuba).

8:00 pm/ Concierto de DJ Hits Wonders (México).

 

Día 6

10:00 am/ Conferencia A propósito de seis décadas de Palabras a los intelectuales/ Por el investigador y periodista Yasmani Herrera Borrero (Santiago de Cuba).

11:00 am/Cápsulas El Creador/ A la actriz Maibel del Rio Salazar/ Dirige Enrique Pérez Fumero/

12:00 am/ Cápsulas Al Dorso/ Con el narrador y poeta Darío Cisneros (Santiago de Cuba)/

 

2:00 pm/C√°psulas Antena Este ‚Äď Cap√≠tulo # 4 /Desde la secci√≥n de Cr√≠tica e investigaci√≥n de la AHS en Santiago de Cuba/Dirige Yasmani Herrera y Rub√©n Aja Gar√≠ (Santiago de Cuba)/

4:00 pm/Concierto AKM SQUAD (Santiago de Cuba)/

5:00 pm/Concierto DjazzVi (Santiago de Cuba)/

6:00 pm/ Concierto del trovador Renier Fern√°ndez Fong (Santiago de Cuba)/

8:00 pm/ Concierto de La Fina (La Habana)/

 

Día 7

10:00 am/Conferencia: Lo latinoamericano como provocación para los intelectuales cubanos/ Por la Dr.C Tania Lescaille (Santiago de Cuba)/

11:00 am/Cápsulas El Creador/a la historiadora Carmen Montalvo/ Dirige Enrique Pérez Fumero (Santiago de Cuba)/

12:00 am/ C√°psulas Al Dorso/ Con el poeta Roberto Carlos Founier (Santiago de Cuba)/

 

2:00 pm/C√°psulas Antena Este ‚Äď Cap√≠tulo # 5 /Desde la secci√≥n de Cr√≠tica e investigaci√≥n de la AHS en Santiago de Cuba/ Dirige Yasmani Herrera y Rub√©n Aja Gar√≠ (Santiago de Cuba)/

4:00 pm/Conversatorio: La presencia de la mujer en el Hip Hop cubano y del Caribe/ Por la investigadora Ligia Lavielle (Santiago de Cuba)/

5:00 pm/Concierto Grupo Jazz D Bess (Santiago de Cuba)

6:00 pm/Exposici√≥n personal / Rostros del Hip Hop / Por Sahily Borrero ‚Äď SahiCuban (Cuba)/

7:00 pm/ Concierto del trovador Nelo Gonzales (Santiago de Cuba)/

8:00 pm/ Concierto de La Reyna y la Real (La Habana)/

 

Día 8

10:00 am/Conferencia: Participación y discurso femenino en el Hip Hop cubano (Aproximaciones a la escena santiaguera)/ Por la investigadora Yorisel Andino (Santiago de Cuba).

11:00 am/C√°psulas El Creador/ Al m√ļsico Camilo D¬īBess/ Dirige Enrique P√©rez Fumero (Santiago de Cuba)/

12:00 am/ C√°psulas Al Dorso/ Con el escrito y director teatral Juan Edilberto Sosa (Santiago de Cuba)/

 

2:00 pm/C√°psulas Antena Este ‚Äď Cap√≠tulo # 6 /Desde la secci√≥n de Cr√≠tica e investigaci√≥n de la AHS en Santiago de Cuba/Dirige Yasmani Herrera y Rub√©n Aja Gar√≠ (Santiago de Cuba)/

4:00 pm/Intervenci√≥n del Proyecto Diversas/ Mujeres Piensan a Mart√≠/ Por las investigadoras Sahay Fajardo, Ada Lescay y Ta√Įna Barthel Gonzales (Santiago de Cuba).

5:00 pm/ Concierto Lady Step (Puerto Rico)/

6:00 pm/Concierto de trova por Yeni Turi√Īo y Yatser Rodriguez (Villa Clara)/

8:00 pm/ Concierto Clausura/Descarga final entre distintas agrupaciones de Jazz/


Pensar la ciencia. Riesgos para un joven investigador y cómo manejarlos (8/10)

¬ŅC√≥mo lidiar con las (malas) revisiones?

El proceso de redacci√≥n es un asunto serio que exige un esfuerzo cicl√≥peo. A veces uno encuentra una inspiraci√≥n y las palabras caen solas como preseleccionadas por la providencia. En otras ocasiones ‚Äďla mayor√≠a‚Äď, las ideas no hallan su apropiada envoltura y el texto se convierte entonces en una jerigonza sin gracia que avanza a tropezones, como si de repente nos hubiesen cambiado de lugar los muebles de la casa justo a esa hora de la madrugada en que te levantas por un vaso de agua.

Al poner punto y final a tu primer borrador, y a veces hasta varios d√≠as despu√©s, seguimos encasillados en la realidad de tus propias palabras y las de otros que convocaste en tus referencias. Pero ya est√°. Despu√©s de muchas vueltas, te has decidido a compartir tu texto y exponer tus criterios al mundo. Ah√≠ mismo te asalta la duda, ¬Ņmi art√≠culo tiene suficiente teor√≠a o ejemplos? ¬Ņla metodolog√≠a es apropiada? ¬Ņqu√© pensar√°n mis compa√Īeros acerca de esto? Y caes en un bucle de inseguridades que te lleva a preguntarte hasta si es Times New Roman la fuente ideal para inscribir tu trabajo.

Precisamente porque hacer el informe conlleva tanto tiempoy energ√≠a, es que otorgamos un valor tan alto a las evaluaciones que otros hacen del mismo. Esperamos que nuestro sudor sea visible en cada letra. Pero, lamentablemente, no es as√≠. El tes√≥n no se lee ypor eso nos duele tanto cuando los criterios que recibimos no son satisfactorios. Es en ese momento cuando cada se√Īalamiento parece una daga hundida en carne propia. ¬ŅC√≥mo reaccionar entonces? ¬ŅQu√© hacer?

No importa si es un art√≠culo, un cap√≠tulo o tu tesis entera,es inevitable atravesar el calvario de la evaluaci√≥n. Pero tambi√©n te adelanto que s√≠ es posible gestionarlo, de modo que puedas convertir cada revisi√≥n en una herramienta que act√ļe en tu beneficio. El objetivo de este post es compartir algunas ideas que te ayudar√°n a lidiar con las revisiones, especialmente las negativas.

Esta entrada quiz√°s resulte un poco m√°s larga de lo habitual. Es que, para ser verdaderamente √ļtil, el tema involucra irremediablemente el debate de los recursos t√©cnicos, as√≠ como de cuestiones emocionales. Discutir√© contigo las tres estrategias que, en mi opini√≥n, te ayudar√°n asacudirte deex√°menes innecesarios y convertir las cr√≠ticas en elementos positivos. De esa manera, podr√°s justipreciar las nociones que s√≠ valen la pena tomar en consideraci√≥n para luego proceder a la transformaci√≥n del texto.

Las estrategias son:

  1. Gestionar las expectativas.
  2. Escoger bien a tu revisor.
  3. Identificar la naturaleza del se√Īalamientoy asegurarse de ofrecer respuesta a todos.
  4.  

It’s all about the work: gestionatusexpectativas

Al recibir una revisión severa nos sentimos ofendidos, abandonados, e incluso, traicionados. La causa es simple: no queremos ser criticados. Sí queremos, en cambio, ser reconocidos. Tanto en la una como en la otra, colocamos en la otra persona la responsabilidad de nuestros sentimientos. Le atribuimos poder sobre nuestro mal/bienestar. Mala idea.

Una vez que el trabajo sale de tus manos y es puesto en funci√≥n de una audiencia debes marcar conscientemente una distancia, esto es, es reajustar tus expectativas. Ponte en los pies del revisor. Es el primer paso para reconocer que sus indicaciones no son sobre ti: son sobre el texto. En la capacidad para reconocer los puntos de vista de otros radica el principio capital para no tomar los asuntos como agresiones personales y te permitir√° preguntarte ¬Ņqu√© ha visto y por qu√©? Identifica sus intenciones y conf√≠a. Qui√©n sabe, quiz√°s tenga raz√≥n.

Desembar√°zate del lazo enfermizo que hace del trabajo hecho una extensi√≥n de tu anatom√≠a. No lo es. As√≠ podr√°s desarrollar pensamiento cr√≠tico y ser t√ļ mismo, el censor m√°s exigente, o mejor, m√°s justo. Te permitir√° aumentar el sentido de comunidad y construir empat√≠a con el evaluador. La autocr√≠tica es sin√≥nimo de madurez y seguridad.

La t√°ctica fundamental: escoge bien a tu revisor

Esta es la regla de oro.Por un lado, porque no todo el mundo es un buen evaluador de tu trabajo.Por otro, porque debes asumir de inmediato que el primer borrador que escribas no ser√° suficiente para completar la tarea y requerir√° muchas revisiones antes de que el texto sea evaluable ante un tribunal. Todos tenemos opiniones, por tanto, una vez que tu escrito salga de tus manos, estar√° sometido a los dict√°menes de otros. De eso no hay escape.

Elegir un mal lector puede desvirtuarte por completo de las metas que has trazado y generar un caos total en tus proyectos. Lo peor es que afecta tu autoestima e incide negativamente en tus análisis, por lo que no solo destroza el fruto de tusdesvelos, sino que cercena la capacidad para sobreponerte a las críticas.  

Pero no tiene por qué ser así. Si lo piensas bien, el revisor es una persona que dedica su tiempo en atenderte y corregirte. Es decir, es una oportunidad para que otros trabajen en favor de tu gracia. Además, en cierto sentido, cuando escribiste el texto ya estableciste tu recepción ideal y conun poco de cálculo, advertirás quiénes son los lectores correctos para ti.

Solo hay tres tipos de evaluadores verdaderamente √ļtiles para un investigador: el tutor, los colegas del mismo campo y los revisores de publicaciones.

No menciono aqu√≠ a los editores.No porque no sean valiosos, nada de eso;sino todo lo contrario, los se√Īalamientos de √©stos van encaminados en un 95 % a cuestiones formales de uso del lenguaje, por lo que con ellos no se discute, se les obedece y punto. Si un editor te dice que tu oraci√≥n es oscura y que empleaste incorrectamente un tiempo verbal, no hay nada que hacer: se transforma.

Ahora bien, en primer lugar,tu tutor es el evaluador m√°s importante tu trabajo. Esto es claro. √Čl es la persona devota a tu formaci√≥n y el especialista fundamental con quien tu tema se relaciona. Adem√°s, se trata de un v√≠nculo que se construye durante a√Īos, por lo que eval√ļa adem√°s tu progreso. Ten en cuenta que, la mayor√≠a de las veces, tu trabajo con √©l se hace de formapresencial, o sea, que recibir√°s feedback y podr√°s t√ļ mismo valorar el nivel de satisfacci√≥n que profesa.

Una revisi√≥n totalmente positiva no es una buena se√Īal. Normalmente indica dos cosas: una, tu tutor no se lo ley√≥ y por tanto solo quiere que lo dejes en paz; dos, no tiene la menor idea de lo que est√°s hablando, lo cual significa que no comparten √°reas de experticia y, por tanto, no tiene la capacidad para ayudarte. Fatal.

Por otro lado, una revisi√≥n totalmente negativa tampoco es algo bueno. Quiere decir que tu tutor difiere de los axiomas que sostienen tu pensamiento, por lo que encuentra inapropiadas todas operaciones que de all√≠ se desprenden. Com√ļnmente, tal animadversi√≥n involucra discrepancias de corte pol√≠tico o √©tico. El problema aqu√≠ no tiene que ver, por tanto, con la valoraci√≥n per se, sino con la relaci√≥n entre ustedes. Es resultado de una mala elecci√≥n de tu director de tesis, y eso ya lo hablamos en trabajos anteriores.Frente a esta situaci√≥n, aunque ser√° un paso bien complicado, mi recomendaci√≥n es quecortes por lo sano y cambies de tutor o de programa. En ese contexto te ser√° muy arduo progresar.

¬ŅC√≥mo responder? Antela revisi√≥n de tu supervisor, lo m√°s importante es que sepas traducirlas a pr√°cticas cotidianas. Me refiero a que sus criterios no solo est√°n orientados hacia el resultado que reci√©n analizan, sino a tu programa de desarrollo en sentido general. Consecuentemente, la soluci√≥n a los apuntes recibidos toma tiempo y debe tener expresi√≥n en tu plan de habilidades. Por ejemplo, si una de las acotaciones indica un error en la metodolog√≠a, no saltes de inmediato a reescribir la falta. En cambio, primeramente, haz algunas lecturas sobre el tema, luego discute con √©l interrogantes y dudas, a continuaci√≥n, haz ciertas pr√°cticas donde las apliques, y solo entonces, vuelve con el manuscrito corregido. Ver√°s que encontrar√°s una respuesta diferente.

Segundo, las revisiones de colegas del mismo campo te aportan otros elementos. Date cuenta que un colega de un doctorando significaexclusivamente otro doctorando.Aquí no hay una relación de jerarquía, sino de camaradería. No hay superiores ni subordinados y, por eso, las más de las veces, estas valoraciones se hacen con mucho respeto y tienen un carácter positivo. Se cuida más la cordialidad de la relación, que juzgar con objetividad el trabajo. Encima, al compartir logros y penas similares hay un aura de empatía que siempre incide sobre el juicio.  

¬ŅPara sirve entonces? El principal beneficio de la revisi√≥n de un colega es la identificaci√≥n de nuevas fuentes de conocimiento de las que no est√°s al tanto o que no has explorado a√ļn. O sea, referencias actualizadas que ignoras, facetas de tu objeto que no tomaste en cuenta, autores interesantes que omitiste, espacios de socializaci√≥n donde presentar tus resultados como eventos y simposios que no sab√≠as que exist√≠an o, incluso, publicaciones novedosas. La clave es aprovechar las experiencias de otra persona que realiza una exploraci√≥n similar a la tuya. No se trata tanto de corregir como de expandir los horizontes de tu texto.

Tercero, la revisi√≥n m√°s desafiante: las revistas acad√©micas. Aqu√≠ ya est√°s en la √ļltima vuelta de tuerca, volcado por completo en la fase de publicaci√≥n de tus hallazgos. Los textos enviados son revisados inicialmente por el editor, quien garantiza que la propuesta se ajusta al perfil de la revista. De ah√≠ pasan a manos de los revisores, quienes son (doctores) especialistas del tema suscritos a la misma revista. Como todo este proceso se realiza de manera an√≥nima, lleva el nombre de blind peer review. Hay mucho debate hoy sobre los mecanismos de las publicaciones y su naturaleza √©tica, debes ser consciente de ellos (ver, por ejemplo, Alex√°nder S√°nchez. 2011. Manual de redacci√≥n acad√©mica e investigativa: c√≥mo escribir, evaluar y publicar art√≠culos, Medell√≠n, Fundaci√≥n Universitaria Cat√≥lica del Norte, p. 118).

Los evaluadores tienen tres dict√°menes para un texto: publicable sin modificaciones, publicable con modificaciones y no publicable. De ellos, el primero es pr√°cticamente inexistente. Al menos, no he conocido a nadie al que le hayan publicado algo en un journal serio sin haberle hecho varias trasformaciones previas.

Una vez devuelto el manuscrito con las acotaciones, debes dar respuesta a todos los comentarios.Eso no entra√Īa que debes acceder a todos los criterios de los evaluadores. Si un se√Īalamiento supone un cambio radical en tu perspectiva o su soluci√≥n conlleva m√°s tiempo de los plazos con que cuentas, no discutas, no repliques, este no es un espacio para ello. Si no est√°s dispuesto a reconstruir el trabajo, te recomiendo es que cambies de inmediato de revista y vuelvas a comenzar el proceso.No obstante, en mi experiencia, una vez resueltas las anotaciones, el escrito crece mucho y se muestra much√≠simo m√°s acabado.

¬ŅQu√© hago con mi manuscrito destrozado? Identifica la naturaleza del se√Īalamiento y aseg√ļrate de ofrecer respuesta a todos

Ahora bien, el día que recibes la revisión, ya sea el encuentro con tu tutor o colegas o el correo electrónico con la respuesta de la revista, no esperes felicitaciones o palmaditas en la espalda. El tutor te devuelve tu manuscrito lleno de marcas rojas y dos millones de comentarios a pie de página. Eso te hará sentir mal, así que prepárate. Estarás rabioso porque crees que nadie te comprende; despotricarás contra el mundo preguntándote cómo pueden ser tan ciegos y maldecirás tu suerte de encontrarte en un terreno yermo para la frescura de tu imaginación. Esto es normal. 

Mi recomendaci√≥n primera es la siguiente:recoge los restos de tu confianza destrozada y t√≥mate un d√≠a sab√°tico. Bajo ning√ļn concepto te enfrentes col√©rico a la realizar las correcciones. Cambia de actividad, haz algo f√≠sico, en exteriores y, preferentemente, de tipo social. No hagas nada de corte acad√©mico y al√©jate de tu trabajo habitual. Haz algo que te guste mucho: cocina, baila, haz yoga. Te servir√° para calmar las emociones y no darle demasiadas vueltas. Como reza el dicho, la noche da consejo.

Al d√≠a siguiente, retoma el trabajo. Lo primero que debes hacer al volver sobre tu manuscrito es colocar, en un documento diferente, todos los se√Īalamientos recibidos. Intenta recordar si son nuevos o si ya los has escuchado antes. Si este es el caso, recuerda la respuesta que les diste. ¬ŅLos ignoraste o ya los hab√≠as cambiado y la respuesta no fue satisfactoria? Haz memoria.

Lo segundo es aprender a reconocer la naturaleza de las indicaciones. ¬ŅSon cuestiones de ret√≥rica? Es decir, ¬Ņno es un problema del argumento que defiendes, sino que la forma en que lo expresaste fue incapaz de convencer a tu lector? ¬ŅSon asuntos de redacci√≥n, de estilo o de vocabulario? O, en otro sentido, ¬Ņson cr√≠ticas a tus m√©todos? ¬ŅSe cuestiona tu proceder en la obtenci√≥n de datos? O, en otra ruta, ¬Ņes el an√°lisis de la evidencia la que es puesta en duda? ¬ŅPor qu√©?

Normalmente, una revisión vendrá con todos estos aspectos mezclados y es imperativo para ti aprender de inmediato a discriminar su causa.

Tercero, te recomiendo comenzar por todos aquellos que corresponden a ortograf√≠a, omisiones y formato. Eso te ayudar√° en varios sentidos. Por un lado, ver√°s que el texto mejora inmediatamente, adquirir√° una mayor calidad y dejar√° de parecer un borrador. Por otro lado, m√°s importante a√ļn, solventar estos asuntos que toman, cuando m√°s, solo un d√≠a o dos de trabajo, te dar√° el primer soplo de autoestima que se necesita luego del mazazo de la cr√≠tica.

Y cuarto, s√© realista. Si ya tienes claro las dificultades, ahora traza un plan para enfrentarte a ellas. Desint√©gralo en acciones peque√Īas y ponle fechas que puedas verdaderamente cumplir. Quiz√°s debes incrementar las fuentes revisadas, quiz√°s necesites m√°s experimentos o conducir otras entrevistas. No te apures. Aspira hacia lo verdaderamente necesario para superar el reproche recibido. Ver√°s cu√°n superior estar√° tu texto luego de este repaso.

…

En conclusión, aprovecha las revisiones al máximo. Ponte en el lugar de los evaluadores y sé crítico con respecto a tu propio escrito. Aplicando una estrategia apropiada de selección de revisores y asumiendo una correcta actitud ante las mismas podrás convertir lo que es un miedo natural (a nadie le gusta sentirse inspeccionado) en una herramienta poderosa de perfeccionamiento.

Espero que estas estrategias te funcionen,no sólo para traducirlas en razones operativas a aplicar en el trabajo específico, sino también como coraza emocional que te proteja de heridas innecesarias y te permitan avanzar. Úsalas como mecanismos de motivación. No te dejes marcar por la viruela del resentimiento, no se cura con facilidad.


Libro Periodista de provincia o el desafío de narrar desde el humor (+Video)

Hace poco lleg√≥ a mis manos el libro Periodista de provincia, del villaclare√Īo Jos√© Antonio Fulgueiras, quien ha tenido experiencia como reportero en diversos medios, incluidos los peri√≥dicos Granma y Vanguardia, y actualmente como corresponsal de la agencia Prensa Latina.

Varias veces hab√≠a escuchado sobre esa obra, publicada en el 2012 por la editorial Capiro e integrada por 55 cr√≥nicas breves, por lo cual me sumerg√≠ r√°pidamente en sus p√°ginas. Desde la primera, Lam en Sagua,hasta la √ļltima, con igual t√≠tulo que todo el volumen, su autor nos propone un viaje por parajes y situaciones, en las que siempre est√° presente el humor.

Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y autor de otros títulos como El hombre por dentro (1994), Con el santo claro (1995), Gambia: el perfume de las raíces (2000), Víctor Mesa: el béisbol en vida (2002), Cerca del Che (2004) y Tal vez pura coincidencia (2007), Fulgueiras, nacido en Sagua la Grande en 1952, narra hechos desde el realismo y un humor, que suele provocar sonrisas y hasta carcajadas; sin embargo en el centro están siempre sus experiencias reporteriles y visiones a través de la lupa periodística y sus cualidades como cubano sato.

Algunos textos reflejan an√©cdotas de cuando se desempe√Īaba como operario C del Centro Telef√≥nico de Sagua, pero ya sent√≠a esa vocaci√≥n inevitable de periodista y entrevist√≥, por ejemplo, al pintor Wilfredo Lam.

Entre las cr√≥nicas se incluye ¬ęEl Migue¬Ľ, referida a la etapa en que el actual Presidente de la Rep√ļblica se desempe√Īaba como Primer Secretario del Partido en Villa Clara, y jugaba softbol los s√°bados junto a periodistas y otras personas.

José Antonio Fulgueiras

Ah√≠ est√° el humor y tambi√©n el cari√Īo hacia quien sol√≠a ser pitcher titular y segundo, tercero o cuarto en la alineaci√≥n ofensiva, hacia quien conect√≥ un jonr√≥n decisivo en un torneo nacional de la prensa, propinaba ponches, pero tambi√©n se molestaba un poco cuando alguien le conectaba un jit, hacia quien despu√©s fue Primer Secretario del Partido en Holgu√≠n, Ministro de Educaci√≥n Superior, Vicepresidente de los Consejos de Estado y hoy lidera la naci√≥n.

A trav√©s de sus letras uno descubre al hombre bromista y amante de los deportes, que se ha ganado la admiraci√≥n de muchos. En ¬ęCien minutos con Fidel¬Ľ nos acerca tambi√©n al L√≠der Hist√≥rico de la Revoluci√≥n, cuando en un recorrido estuvo en una situaci√≥n inc√≥moda al hacerle una pregunta que no ten√≠a ninguna relaci√≥n con el contexto o temas del momento.

 

Otras cr√≥nicas son ¬ęUn santo del periodismo¬Ľ, ¬ęAsesinato¬Ľ, ¬ęPeque√Īa agenda¬Ľ, ¬ęEl vicio de fumar¬Ľ, ¬ęBlandito y Pedrito¬Ľ, ¬ęLa prueba de conocimientos¬Ľ, ¬ęConfieso que pequ√©¬Ľ, ¬ęEl show de travestis¬Ľ, ¬ęMu√Īec√≥n¬Ľ, ¬ęEl masajista¬Ľ, ¬ęDiles que no me maten¬Ľ, ¬ęLa ruta de las serpientes¬Ľ y ¬ęLa tesis y Tartufo¬Ľ, estas dos √ļltimas referidas a escenas de la etapa de estudiante. Resultan muy favorables la riqueza narrativa y el costumbrismo presentes a lo largo de las 200 p√°ginas.

En una ocasi√≥n el Premio Nacional de Periodismo por la Obra de la Vida Jos√© Alejandro Rodr√≠guez defini√≥ este libro como una ‚Äúcebolla picante‚ÄĚ, por esa capacidad de motivar carcajadas hasta el punto de hacer salir l√°grimas a veces.

Durante su lectura uno piensa tambi√©n en lo bueno que ser√≠a cultivar m√°s en la actualidad el periodismo humor√≠stico, una especie de im√°n para lectores de todas las generaciones. Aqu√≠ se presentan de forma graciosa situaciones inc√≥modas como amenazas de algunos por cr√≠ticas recibidas o rutinas productivas y maneras ‚Äúcuadradas‚ÄĚ de pensar de directivos, incluso dentro de los medios de prensa.

Uno de los riesgos de este volumen es la inclusi√≥n de an√©cdotas demasiado personales o ‚Äúprovincianas‚ÄĚ, pero las situaciones y la manera de contarlas rebasan lo circunstancial y las peculiaridades de contextos espec√≠ficos.

Entre bromas, esta obra es testimonio de las realidades y dinámicas de un periodista, fuente de conocimientos para quienes hoy ejercen la profesión con particularidades diferentes y similares.


Internet, entre espejismos y realidades: Desafíos para Cuba (+ Videos y tuit)

El ser humano, jinete y no corcel del destino, impulsa el desarrollo industrial y tecnol√≥gico hasta los l√≠mites de lo impensable. El dominio absoluto de los medios tradicionales es polvo en el camino del olvido. Internet y las nuevas tecnolog√≠as imponen una nueva realidad. ¬ŅTe incluyes o pereces? Esa es la m√°xima en la contemporaneidad de internautas y amantes de lo digital.

La huella de la tecnología asoma por todos lados, como símbolo ubicuo de universalidad con diversos rostros, receptores convertidos en disparadores de información, redes sociales, naciones en hemisferios diferentes a la distancia de un clic, abruman o motivan sonrisas, dividen al planeta en tecnófilos o tecnófobos. Otros, los menos, intentan mantenerse al margen, lo cual resulta casi imposible.

La red de redes es un pa√≠s gigantesco, con miles de millones de usuarios, sitios web y perfiles. El idioma ingl√©s campea, con la mayor cantidad de contenidos, seguido del chino y el espa√Īol. Nadie se queda como estatua frente a los dispositivos. Cada quien recibe y emite informaci√≥n, incluso sin pretenderlo. El simple hobby de compartir fotos, videos, poemas, libros‚Ķ forma una especie de biblioteca borgeana dentro de la pantalla, pero poco depurada. Posicionar los contenidos es cada vez m√°s dif√≠cil, porque la competencia crece, lo mismo desde una oficina en las alturas que desde una PC en la sala de cualquier casa, a lo cual se suman otras particularidades.

Internet estremece los cimientos de los medios tradicionales. Rompe paradigmas de comunicaci√≥n y hace a√Īos termin√≥ con el ‚Äúnosotros hablamos, ustedes escuchan‚ÄĚ. Esos cambios requieren el desarrollo de habilidades. No basta con impulsos, p√°ginas oficiales de medios ni instituciones.

Todo esto forma también una especie de selva digital en lo ideológico, campo de batalla o cancha deportiva moderna, en que los internautas más inteligentes, preparados, intencionales, rápidos y con los recursos materiales indispensables tienen ventaja. Muchas de las estrategias políticas tienen como escenarios principales esas plataformas, con gran influencia en la conciencia de la gente; por eso toda la ética y formación moral y profesional de los ciudadanos será siempre base importante de cualquier comportamiento en las plataformas hipermediales.

Más allá de lo novedoso tecnológicamente, esos espacios virtuales se sustentan en particularidades de las relaciones entre los seres humanos, por lo que varios investigadores, incluidos Samuel Martínez, José Luis Orihuela e Ignacio Ramonet, coinciden en definirlos como comunidades digitales.

Verdaderamente los cibernautas se agrupan seg√ļn gustos, conversan mediante chats y foros e intercambian fotograf√≠as y videos. Con frecuencia, planifican encuentros en espacios f√≠sicos y hasta acciones en beneficio o no de la sociedad.

El carácter empírico o no de internautas y la atracción por el intercambio y la información caracterizan al nuevo entorno. Lo cultural y los recursos tecnológicos influyen en la fuerza que pudiera alcanzarse. Internet constituye un sistema complejo, que no alcanza total autorregulación porque es sensible a la información de medios tradicionales y de la sociedad en general.

Debemos estar conscientes de que suministrar constantemente informaci√≥n personal, incluida la psicol√≥gica, implica muchos riesgos, pues facilitamos nuestra propia manipulaci√≥n con fines econ√≥micos, pol√≠ticos o de otro tipo.¬†Internet es tambi√©n una megaempresa y una plataforma sin precedentes para recopilar datos y lograr grandes impactos en la pol√≠tica y la cultura. Es preocupante que sus hilos sean dirigidos mayormente desde EE. UU. (donde fue creada y permanecen la mayor cantidad de servidores y otros soportes), cuyos gobernantes reconocen el prop√≥sito de terminar con la Revoluci√≥n cubana y destinan cada a√Īo millones de d√≥lares a la subversi√≥n con ese fin, especialmente mediante las redes.

¬ŅCu√°les son las peculiaridades en nuestro pa√≠s? ¬ŅCu√°nto se potencia la participaci√≥n ciudadana en esos espacios? ¬ŅCu√°les son las din√°micas de debate? ¬ŅCu√°nto m√°s podemos aprovechar las particularidades de los blogs y las redes sociales para tomar decisiones y trazar estrategias gubernamentales, para construir entre todos y enriquecer las agendas medi√°ticas y pol√≠ticas? ¬ŅC√≥mo contrarrestar la campa√Īa de descr√©dito e intimidaci√≥n que se impulsa contra Cuba especialmente desde Estados Unidos?

La navegación en el ciberespacio ya forma parte de la cotidianidad de las mayorías aquí. Los niveles de acceso rebasan el 80 % de la población. Las personas se conectan mediante redes wifi, datos móviles, navegación en escuelas, hogares y centros laborales…

Verdaderamente, Internet pudiera contribuir a la construcci√≥n de sociedades m√°s democr√°ticas, como socializadora de experiencias, expresi√≥n de ideas cotidianas y de sentimientos de los pueblos, reveladora de la opini√≥n p√ļblica, especie de imprenta y papel en √©poca digital, en manos de muchos.

Varios internautas exponen sus criterios y refieren su desacuerdo con políticas gubernamentales mediante análisis profundos y pleno conocimiento de las problemáticas o desde el ímpetu, la inconformidad y el propósito de crear caos. Economistas, juristas, cineastas, historiadores del arte, ingenieros, campesinos, amas de casa, literatos… están en esa amalgama emitiendo y recibiendo ideas, informaciones, historias…

Pero cuidado, esa aparente democracia suele ser espejismo, pues esas plataformas y redes tienen sus propios algoritmos de funcionamiento, los cuales suelen privilegiar la hegemonía capitalista, con mayor alcance de sus contenidos. Quienes tengan más dinero poseen también una ventaja indudable con la posibilidad de pagar para que sus publicaciones sean vistas por millones de internautas con las edades preferidas, países y hasta ciudades determinadas. Sin embargo, otros contenidos pueden ser encerrados en burbujas digitales específicas.

Con buscadores como Google pasa similar, al poderse pagar por el posicionamiento web. Así, por ejemplo, un post cualquiera desde otra nación podría ser configurado para que sea visto por millones de personas en diferentes provincias de Cuba, mientras que otro con una visión diferente del suceso podría ser limitado hasta el punto de ser prácticamente invisible.

En la situación de nuestro archipiélago influyen muchos aspectos desfavorables, incluida la deficiente infraestructura. Otra de las desventajas es que el posicionamiento de nuestros sitios web, páginas y perfiles es solamente natural, o sea, fruto del trabajo, por eso resulta fundamental comprender mejor las dinámicas de las diferentes plataformas, conocer su funcionamiento y las maneras de llegar a sectores de internautas más diversos, a partir de lo atractivo de las publicaciones y alternativas sin pagos para rebasar nuestras burbujas, en lo cual las formas creativas y sugerentes son primordiales.

El pa√≠s enfrenta obst√°culos adicionales. Rema desde hace m√°s de medio siglo contra problemas de diversas √≠ndoles y recibe altas dosis de castigo por su herej√≠a revolucionaria. Como parte del bloqueo econ√≥mico, desde 1962 se le prohibi√≥ el acceso a las telecomunicaciones y a equipos de computaci√≥n de cualquier compa√Ī√≠a o subsidiaria estadounidense. Solo a partir de 1996 se permiti√≥ el uso de Internet con fines de penetraci√≥n ideol√≥gica y subversiva, como resultado de la Ley Torricelli. A eso se unen dificultades econ√≥micas para invertir en grandes dimensiones en la tecnolog√≠a y el acceso a la red, m√°s all√° de todos los avances.

Tenemos mucho por hacer. Aqu√≠ ninguna p√°gina o perfil institucional en redes llega, por ejemplo, al mill√≥n de seguidores. A eso sumamos que muchos de esos contenidos suelen lograr d√©bil alcance en otras regiones, y son consumidos casi totalmente por el p√ļblico cubano, aunque resulta justo reconocer las buenas experiencias impulsadas en el sector de la cultura, especialmente durante los meses m√°s recientes, con conciertos¬†online¬†y una presencia m√°s intencional en el mundo hipermedia.

Debemos continuar dise√Īando m√°s y mejores campa√Īas comunicacionales tambi√©n para el exterior, realizar m√°s alianzas con artistas y organizaciones de otras partes del mundo que nos permitan llegar m√°s lejos. Es preciso compartir m√°s contenidos en otros idiomas, adem√°s del espa√Īol, analizar estad√≠sticas y readaptar el trabajo en funci√≥n de lo que queremos, tener en cuenta los horarios m√°s pertinentes para publicar seg√ļn la hora a la que acceden nuestros p√ļblicos‚Ķ En correspondencia con nuestros objetivos, se pueden tener en cuenta otros elementos como sus edades, sexo, ciudad donde residen‚Ķ, informaci√≥n que brindan con facilidad las administraciones de p√°ginas en las redes.

En todo ese contexto la fuerza de los argumentos y las formas atractivas de presentar los contenidos son indispensables. Desafortunadamente, en el caso cubano suelen apreciarse dos bandos opuestos, en el que algunos responden, sobre todo, con ofensas y visiones catastróficas y otros con criterios triunfalistas. Algunos hasta reciben dinero de fondos federales de EE. UU. para lanzar su veneno.

Proyectos gestionados y sustentados econ√≥micamente desde el exterior, incluidos diferentes sitios web con sus correspondientes extensiones en redes sociales, mantienen una activa labor alejados de la √©tica que debe acompa√Īar siempre el ejercicio period√≠stico y comunicacional en general. Empe√Īados en mostrar una Cuba negra, tergiversan la realidad y presentan partes hiperbolizadas en su af√°n de cumplir una agenda impuesta sobre todo desde aquella naci√≥n norte√Īa.

Son muchos los ejemplos de mentiras, ofensas y hasta amenazas en las redes contra l√≠deres, artistas u otros profesionales. Nadie tiene el derecho de asumir ese tipo de actitudes en plataformas digitales, como tampoco en espacios f√≠sicos. La cr√≠tica, el debate o el criterio diferente nunca debieran ser confundidos con la bajeza ni el prop√≥sito de da√Īar.

Poco a poco, deber√°n ser m√°s crecientes las estrategias de participaci√≥n, gobierno y control popular en l√≠nea aqu√≠, lo cual tendr√° que ser acompa√Īado por mayor infraestructura y un pensamiento m√°s distante de lo tradicional.

Las ideas y los modos de hacer deben seguir renov√°ndose, seg√ļn los nuevos retos. El continuar atados, de forma excesiva, a ciertos convencionalismos es negar las nuevas potencialidades. La web y todo lo que implica se unen a viejos desaf√≠os, que exigen pasos seguros, pero valientes. Tampoco se trata de intentar correr, sin tener la base necesaria.

Resulta esencial formar una mayor conciencia cr√≠tica sobre las din√°micas y formas de funcionamiento de las redes sociales, lo cual debe comenzar desde edades tempranas. Nuestros planes de estudios y todo el sistema de ense√Īanza en la naci√≥n debieran tener en cuenta esos elementos.

Conscientes de las campa√Īas realizadas desde esas plataformas en contra del pa√≠s, se necesita un protagonismo siempre creciente de los intelectuales, artistas, maestros, profesores universitarios, m√°steres y doctores en ciencias, periodistas, historiadores‚Ķ, que aporten con sus criterios. Los medios tradicionales, con gran impacto en la sociedad, deben mostrar an√°lisis cada vez m√°s coherentes y desenmascarar con inmediatez los¬†shows¬†que suelen montarse de manera intencionada en esos espacios contra Cuba y algunos de sus hijos.

Tambi√©n puede leer¬†‚ÄúLas nuevas generaciones en Am√©rica Latina deben conquistar la soberan√≠a tambi√©n en el ciberespacio‚ÄĚ (Dialogar, dialogar + Fotos, video y¬†tuit)

Aqu√≠, como en todo el mundo, resulta necesaria la implementaci√≥n de leyes para sancionar conductas en el entorno digital, teniendo en cuenta que las restricciones de las propias redes suelen ser indefinibles en muchos casos o demasiado generales. El hecho de que los comportamientos ocurran en esos espacios no exime a nadie de cumplir la ley en su Naci√≥n‚ÄďEstado. Si bien al principio muchos defendieron el criterio de que el ciberespacio ser√≠a capaz de conformar su propia estructura regulatoria con eficacia, no ha sido as√≠, en cierta medida por las din√°micas de funcionamiento que lo caracterizan.

Desde 1998, el investigador Jack Goldsmith indic√≥ que los problemas legales planteados en Internet son, en esencia, iguales a los presentes en el espacio f√≠sico, los que adem√°s han sido solucionados por el campo jur√≠dico, por lo tanto, el tratamiento no debe ser diferente. En ese sentido, varias naciones tienen sus marcos regulatorios definidos. ¬ŅAcaso se permitir√≠a un crimen, solo porque sea mediante Internet? ¬ŅPor qu√© permitir entonces ofensas, amenazas y ataques a las personas o lo que representan, lo cual podr√≠a provocar da√Īos de diversas √≠ndoles? Cualquier paso en ese sentido debe ser con mucha inteligencia, flexibilidad y fruto de la construcci√≥n de las amplias mayor√≠as.

En las redes pululan los j√≥venes y adolescentes. A los c√≥digos hipermediales se suman tambi√©n los predominantes en esas etapas, elementos importantes a la hora de concebir y compartir contenidos. Algunos internautas reflejan lo personal casi sin l√≠mites, de manera consciente o no, al compartir o consumir im√°genes, m√ļsica, videos‚Ķ, sus momentos o motivos de m√°s alegr√≠a y tristeza, y a la vez suelen segmentarse a partir de esos gustos, amigos en com√ļn y actitudes como en comunidades, a veces con muchas de las mismas personas que comparten en espacios f√≠sicos. Las explicaciones de por qu√© ocurre eso est√°n en las propias din√°micas sociales y en los aspectos generales y particulares de los individuos. Facebook, por ejemplo, para muchos suele convertirse en una especie de barrio digital, con todo lo que eso implica en cuanto a comportamientos, reacciones, opiniones‚Ķ

Resaltamos que los criterios de los ciudadanos en el mundo hipermedial, incluidos no solo los comentarios, deben ser tenidos en cuenta para el desarrollo de políticas en el país o su perfeccionamiento. Es posible continuar incrementando los canales de comunicación entre los diferentes niveles de dirección y los ciudadanos.

Para Cuba, Internet es también la posibilidad de aplastar mentiras y mostrar a internautas de todo el mundo su realidad. Eso no se logra con solo estar. Es importante situarse en la parte superior del iceberg.

Necesitamos articular estrategias a nivel de país con ese objetivo, incluyendo el aporte de la mayor cantidad de personas posible. La izquierda internacional tiene también en las redes una oportunidad tremenda para fortalecer vínculos y trazar caminos de conjunto. Líderes de movimientos sociales y otras personas progresistas de todo el planeta pudieran mantenerse comunicados por esa vía e impulsar más acciones colectivas. Sin dudas, Internet es fuente o reflejo de realidades, pero también de espejismos construidos en correspondencia con objetivos específicos, de lo cual debemos estar conscientes siempre.

 

*Publicado en Cubaperiodistas