Laura María Hevia Genaro


Jóvenes asociados a la AHS de Camagüey y una obra singularmente necesaria

“El 4to jinete de mi apocalipsis”: el mío, el tuyo, el nuestro; ¿cómo veo/ ves/ vemos el fin de los tiempos… o el recomienzo en el presente futuro, tal vez? Es la propuesta teatral de Leonardo Leyva y Teatro D’ Luz para un noviembre camagüeyano que despertó vestido de arte.

Leyva, director artístico y guionista de la puesta, propone “una reflexión como ser humano y repensar el mundo en que vivimos”. La obra resulta un acercamiento a la génesis, consolidación y destrucción de la propia existencia donde las personas protagonizan las certezas y desaciertos de su andar por la tierra.

Foto: Oscar Alejandro Viña

En este propósito de las tablas en Camagüey resalta la interpretación actoral de cuatro miembros de la AHS en la provincia y un amigo cuya juventud también estuvo unida a una de las asociaciones del arte joven cubano: Evelyn Echazábal Antúnez (la Geisha o actriz kabuki); Aidel Pelegrín Rodríguez (Mujer Naufragio); Yuriel Sánchez (El Hombre Pájaro ); Linet Romero Ibáñez (Mujer de la Luz); Raúl Horta Naranjo (Faquir); y Armando Ronquillo Castañeda (Abadón).

Así, al estilo crédito, boletín, plegable, audiovisual… membresía artística, presento a estos artistas de las tablas, la escena en su fulgor real maravilloso. Seis protagonistas de una obra teatral justamente para sentir, “una experiencia en su totalidad sensorial”, como definiera su creador.

Pero vivirlo no es como contarlo, así lo asegura el refrán y se demuestra cuando ocupas un asiento en este pequeño teatro de luz, justo cuando los seis, sin apenas palabras, a golpe de interpretación performática, te hacen sentir cada gemido, un parto, cada graznido, risa, dolor, cada farol, ceguera imposible, cada nobleza de este mundo o toda la oscuridad también, lo peor de las miserias humanas, y un mar andrógeno hecho de fe; todas ellas juntas y a la vez, lo que nos une y salva: el amor.

Foto: Oscar Alejandro Viña

Geisha o actriz kabuki (Evelyn Echazábal Antúnez) es el personaje del inicio del mundo, de la maternidad, de la creación. Evelyn define a su personaje: “representa la paz, el equilibrio, la introspección”.

El Hombre Pájaro (Yuriel Sánchez) representa la búsqueda de los orígenes, la ambivalencia de la psicología terrenal, la paradoja de la vida; “es la representación humana de cómo nos enfrentamos tanto a lo que amamos, lo que necesitamos, lo que odiamos. Esa contradicción que nos define, que nos destruye y salva”, aseguró el joven actor.

Mujer de la Luz (Linet Romero Ibáñez) es el dolor en lo existencial, el amor, lo sensible, los sentimientos, y aunque ciega, lo siente todo; a pesar de los contratiempos, de la incesante oscuridad, no deja de brindar su luz; “da luz a la humanidad, a la esperanza, al amor”, define Linet.

Faquir (Raúl Horta Naranjo) es de aquellas personas que no se rinden, perseverante, irreverente, filantrópico: “es la esperanza del mundo, el personaje que representa lo bueno de la naturaleza humana”, cuenta Raúl.

Foto: Oscar Alejandro Viña

Mujer Naufragio (Aidel Pelegrín Rodríguez) simboliza la fe en su existencia paralela e imbricada desde las diferencias culturales e idiosincráticas. Es andrógeno, personifica la existencia más allá de las razas, los géneros, la imagen, simboliza la aceptación a lo diverso, lo diferente, lo auténtico. Aidel “es la esperanza de la humanidad”.

Abadón (Armando Ronquillo Castañeda) es el personaje que recoge todas las miserias humanas, la manipulación, el cinismo y la hipocresía tartufiana: “representa lo peor de la humanidad, sus tinieblas”, asevera Armando.

Decir que “El 4to jinete de mi apocalipsis” es un fruto teatrólogo, una puesta en escena, una fusión teatral, sería engañarlos/nos; supera los propósitos de su creación, del arte en sí mismo.

Vi pasar la historia de la humanidad en 50 minutos, sentí el dolor, la risa, el quejido, el llanto, el placer, la furia, la maldad, la fe: mi/ tu/nuestro apocalipsis como un final con posible recomienzo si es que queremos, si acaso lo intentamos, si ojalá lo logramos. Gracias a Leonardo Leyva y a los talentosos actores de Teatro D’ Luz por la realidad y la experiencia. Justo como lo proyectaron, las imágenes de Kevin Carter lo revelan todo.



Un Guiñol con alma de mariposa

Heidy Almarales Sierra, actriz, jefa de la sección de Artes Escénicas en la AHS de Camagüey y directora del Teatro Guiñol en la provincia, inició este noviembre la promoción del próximo espectáculo que organiza esta institución teatral para los niños y la familia agramontina, con estreno en el mes de febrero.

fotos Ricardo de La Paz Cervantes

fotos Ricardo de La Paz Cervantes

fotos Ricardo de La Paz Cervantes

Miembro de la Asociación Hermanos Saíz en el territorio, esta actriz junto a su compañía ofrece una puesta en escena donde el público también es artífice del momento.

El doctor Terríbilis se anuncia como una obra novedosa que iniciará al Teatro Guiñol de Camagüey con títeres de pequeño formato y una estética visual al estilo steampunk.

Ciencia, astronomía, teatro de sombras, concurso de dibujos, y un poco más para que la familia agramontina disfrute del arte y la buena compañía.

fotos Ricardo de La Paz Cervantes

fotos Ricardo de La Paz Cervantes

fotos Ricardo de La Paz Cervantes

fotos Ricardo de La Paz Cervantes



Canto Adentro, suerte de viaje al interior de la música y el alma

El mundo acontece ya por dos años como un crepúsculo interminable, que cuando pareciera continuar hasta devenir en noche y proseguir hacia la luz del alba, no lo hace. Sin embargo, los seres humanos en esa lógica de especie que se adapta para la supervivencia seguimos creando soluciones ante la pandemia que acecha; y no solo para curar el cuerpo sino además en ese mimo tan necesario al espíritu.

Foto: Alejandro Rodríguez

Así precisamente llegó este noviembre el Festival de Música Canto Adentro en la urbe camagüeyana, como un mimo imprescindible y oportuno para el alma. Una suerte de viaje donde el destino es llegar allí, donde laten los sentimientos y las ideas, en el espacio exacto donde la especie humana encuentra su motivo y su calma.

Foto: Alejandro Rodríguez

Todo aconteció del 19 al 21 en el mes once de un año que será recordado (reflexionado) en Cuba y el mundo, un período que ha demostrado cuán frágil podemos ser, cuán efímera puede tornarse la vida y cuán necesario es el valor humano para con los otros y con la madre natura.

Entonces llega esta música cubana donde el propósito es precisamente el mismo, salvarnos. Pensar, sentir, contar, liberar, aunar, crecer, son algunos de los significados en verbo que definieron este Canto Adentro. Como expresara el fundador de los y artífice en estos nueve años ya transcurridos del evento:

“El motivo es la música como un camino para encontrarnos, definirnos, y así a lo que nos rodea. Un evento surgido para reivindicar la trova agramontina, llevarla a todas partes, incluso a quienes no conocían o disfrutaban de este género musical pero que pudieran sentir en su lírica un canto a la libertad, a la belleza de la vida, las emociones y, por supuesto, una expresión de pensamiento crítico sobre nuestro contexto”.

Fueron tres días y tres noches de conferencias al estilo de Barbería, con la canción por delante y el buen consejo a la par: “la música es la meta y la gran pasión, lo demás es simplemente la consecuencia. Informarse, estudiar, ser constante, enfocarse en el propósito. Entonces necesariamente seremos buenos músicos, de hecho, solo así logramos el arte y el artista auténtico e inolvidable que trasciende.

Conciertos e intercambios en el Conservatorio de música José White, la Academia de Arte Vicentina de la Torre, la Casa del Joven Creador y el Café La Comarca de la AHS en la provincia, el Alberto’s Café, el Casino Campestre y el emblemático Parque Ignacio Agramonte, fueron las actividades y paradas necesarias durante estas “trovesías para crecer”.

El cantautor Luis Alberto Barbería, integrante de Habana Abierta, arreglista, compositor y percursionista vocal, compartió su rumba, funky y guaguancó, así como conocimientos de arreglo y producción musical.

Foto: Alejandro Rodríguez

Ronaldo Rodríguez y su agrupación Ronkalunga de siete artistas del bajo, la guitarra, el saxofón, la batería y percusión menor, trajeron a la ciudad de los tinajones su música alternativa impregnada de identidad con el género nengón y sus temas nominados a los Lucas y al Cubadisco.

Desde la AHS de Ciego de Ávila, Con Motivos Personales, nos conquistó Santa Massiel y sus tres chicas trovadoras, diestras en disímiles instrumentos de cuerda y percusión, y una poesía cantada para pensar, bailar y amar.

Entonces no podría definirse de otra forma, este Canto Adentro en Camagüey ha sido un mimo necesario para el alma, una trovesía para continuar la vida.



Canto Adentro, un evento para pensar y sentir la trova

Del 19 al 21 de noviembre llegará el Festival de Trova Canto Adentro, auspiciado por la Asociación Hermanos Saíz en Camagüey, y que en esta novena edición está dedicado al aniversario 35 de la organización y a la figura de los músicos Patricio Ballagas, Filo Torres y Miguel Escalona. Como homenaje a estos trovadores agramontinos el evento dedicará un espacio caracterizado para conocer sobre estos artistas distintivos del género musical en la provincia.

De acuerdo con el programa, se prevé para estos tres días talleres, conferencias, conciertos e intercambios entre artistas locales e invitados. Luis Alberto Barbería Días, fundador y miembro de Habana Abierta, dialogará sobre composición y producción musical; mientras el cantautor Ronkalunga, la agrupación femenina Motivos Personales y los protagonistas del reciente proyecto Trovesías serán los concertistas en esta ocasión.

Harol Díaz, fundador de Canto Adentro, resaltó la esencia del festival en sus nueve años, donde «el motivo es la música como un camino para encontrarnos y definirnos”. Dijo además que la cita surgió «para reivindicar la trova agramontina, llevarla a todas partes, incluso a quienes no conocían o disfrutaban de este género musical, pero que pudieran sentir en su lírica un canto a la libertad, a la belleza de la vida, las emociones y, por supuesto, una expresión de pensamiento crítico sobre nuestro contexto».



Sesiona taller sobre dirección de arte audiovisual en Camagüey

Desde la Asociación Hermanos Saíz en Camagüey se abre una propuesta de aprendizaje y práctica cinematográfica del 15 al 19 de noviembre en la librería Ateneo Vietnam de la urbe agramontina.

Aprender sobre la dirección de arte con José (Pepe) Reyes Suárez es el propósito de estos días del taller e intercambio que deviene del marcado interés por la temática impartida durante el recién celebrado Almacén de la Imagen en su edición 31.

Pepe Reyes, artista plástico y escenógrafo, es además director de arte cinematográfico con más de 12 años de experiencia en diferentes proyectos audiovisuales como videos clip, comerciales, largos y cortometrajes, televisión; así como el diseño visual de espectáculos musicales y teatrales.



El videoarte camagüeyano en el FIVAC 9

Recién concluye el Festival Internacional de Videoarte de Camagüey (FIVAC) en su novena edición donde concursaron tres miembros de la Asociación Hermanos Saíz en la provincia.

Celebrado del 8 al 10 de noviembre de 2021, el primer evento de Videoarte instituido en Cuba acogió está ocasión 79 obras entre los más de cuatrocientos artistas presentados.

Los asociados a la AHS agramontina Heidy Almarales, Ihordan Torres y José Fornet Lezcano estuvieron entre los ocho cubanos seleccionados para esta edición del FIVAC donde compitieron artistas de 23 países como España, Francia, Turquía, Chile, Estados Unidos, Venezuela, Israel, Yugoslavia, entre otros.

Está edición estuvo definida por las circunstancias sanitarias aún vigentes que reestructuraron su tradicional manera de hacer. Faltaron los talleres, días de intercambio, muestras del videoarte en instalaciones diversas; sin embargo demostró la esencia y esa comunión del artista con su expresión y necesidad de crear.

Tres miembros de la Asociación Hermanos Saíz en Camagüey clasificaron en la rigurosa selección del FIVAC 9, como refirió el presidente del festival del Videoarte en Cuba, está es una oportunidad para que «artistas, curadores, críticos, galeristas y demás profesionales de la videocreación de Cuba y el mundo encuentren en nuestro evento el mejor espacio para la reflexión inteligente, el diálogo fraterno y la experiencia extraordinaria de vivenciar el arte como la más humana de todas las utopías posibles.»