trova


¬ęLongina¬Ľ: Hasta pronto diosa de lira e inspiraci√≥n

Durante cinco d√≠as Santa Clara celebr√≥ la reciente edici√≥n del Encuentro Nacional de Trovadores Longina canta a Corona, en esta ocasi√≥n dedicada a L√°zaro Garc√≠a, a los 50 a√Īos del Movimiento de la Nueva Trova y los 25 de La Trovuntivitis. De todas las regiones del pa√≠s llegaron cantautores a celebrar un estilo de vida √ļnico, una idea del mundo fundamentada en la canci√≥n como elemento esencial de todo lo que nos rodea, una corriente ideo est√©tica, un sentimiento.

El d√≠a 5 se abr√≠an las puertas a los invitados del ‚ÄúLongina‚ÄĚ en la Casa del Joven Creador de Villa Clara. De las paredes del patio colgaban los cuadros de la exposici√≥n del cantautor Leodanys Castell√≥n, quien realiz√≥ y agrup√≥ un conjunto de retratos digitales a exponentes de la trova cubana de todos los tiempos. Yasmany Gonz√°lez, escritor y actor ‚Äúpinaclare√Īo‚ÄĚ, dijo las palabras de presentaci√≥n e invit√≥ luego al propio Castell√≥n para que compartiera su obra musical con los presentes. Cantaron, adem√°s, Jes√ļs P√©rez y Pedro Zapata, como estaba previsto en el programa; sin embargo, las ganas de trovar subieron al escenario a Nelson Vald√©s, Amaury del R√≠o, Ariel Barreiros, Freddy Laffita, Alain Garrido, as√≠ como al poeta y repentista Marcos David Fern√°ndez, el Qu√≠quiri de Cisneros.

LEER TAMBI√ČN:

¬ŅLa luz, br√≥der, la luz?

Desde el inicio, el Centro Cultural El Mejunje estuvo a la altura de sus mejores tiempos. En los √ļltimos meses la pe√Īa La Trovuntivitis hab√≠a vivido alg√ļn que otro momento de declive. La ausencia temporal de trovadores importantes, los problemas con el audio y la energ√≠a el√©ctrica, por solo mencionar las razones que conozco, amenazaban con pasarle la cuenta a un espacio ic√≥nico de la ciudad. Pero La Trovuntivitis, ya lo sabemos, retrocede √ļnicamente para coger impulso. En esta ocasi√≥n la presencia de Ya√≠ma Orozco, Yordan Romero, Leonardo Garc√≠a, Roly Berr√≠o, Yatsel Rodr√≠guez, Alain Garrido, Michel Portela y Migue de la Rosa, regal√≥ a los presentes una pe√Īa para el recuerdo. Y entre canciones, risas, bailes, invitados, m√°s canciones, improvisaciones, controversias, nos dieron las diez y las once, las doce y la una y las dos y las tres, y juntos al amanecer nos encontr√≥ la Luna.

Uno de los periodistas culturales m√°s importantes de Villa Clara, Alexis Casta√Īeda P√©rez de Alejo, fue el responsable ‚ÄĒen la tarde del viernes 6 de enero‚ÄĒ de presentar la ponencia ‚ÄúLa Trovuntivitis: algo m√°s que 25 a√Īos de historia de canciones‚ÄĚ, en la sala Margarita Casallas del propio Mejunje. Como asegur√≥ Casta√Īeda, actualmente existe una necesidad ineludible de estudiar en profundidad un fen√≥meno tan peculiar como La Trovuntivitis, extra√Īa cofrad√≠a de cantautores que durante un cuarto de siglo no han dejado morir el fuego de la canci√≥n de autor cubana. El responsable de libros como La vena del centro. Trova santaclare√Īa (Sed de Belleza, 2010) e Introspecci√≥n detr√°s del olvido (Editorial Capiro, 2019) se refiri√≥ tambi√©n a la importancia de la relaci√≥n estrecha que existe entre poetas y trovadores en la ciudad de Santa Clara, un fen√≥meno que funciona, al decir de Yamil D√≠az, como dos caras de una misma moneda o dos monedas de una misma cara.

Ese d√≠a se desarrollaron, respectivamente, los conciertos del D√ļo F√°bula y Maikel Mora, en la Sala Margarita Casallas, y el de la pe√Īa La Ca√Īa Santa junto al grupo D¬īCuba, en la Casa del Joven Creador. Me gustar√≠a que en pr√≥ximas ediciones La Ca√Īa Santa pudiera disponer ‚ÄĒporque desde hace a√Īos lo merece‚ÄĒ de un concierto programado para alguno de los horarios estelares del Longina.

El Parque de Las Arcadas se hizo eco, a las 9:00 pm, de las voces de Eduardo Sosa y Jos√© Aquiles. El primero, con sus excelentes cualidades interpretativas, record√≥ muchas de las grandes canciones de la Trova Cubana, recientemente declarada Patrimonio Cultural de la Naci√≥n. El segundo, con una obra no muy conocida por el m√°s joven p√ļblico santaclare√Īo, aunque muy admirada por los creadores de la ciudad, dej√≥ en los asistentes las ganas de buscar y disfrutar un repertorio que espera, escondido pero vibrante, un m√°s que necesario redescubrimiento futuro.

Junto al aprovechamiento de la todav√≠a inconclusa Luna Naranja, uno de los mayores aciertos de la presente edici√≥n del Encuentro Nacional de Trovadores Longina canta a Corona fue, sin duda, el haber tra√≠do a escenarios santaclare√Īos a varias generaciones de creadores de las provincias orientales del pa√≠s. La noche del viernes, por ejemplo, se ilumin√≥ con un concierto de artistas mayoritariamente tuneros: Amaury del R√≠o, que adem√°s de su proyecci√≥n esc√©nica, su aprovechamiento de c√≥digos y estilos de la m√ļsica rock y una voz que lo distingue de entre todos los int√©rpretes de su generaci√≥n, cuenta ya con un repertorio s√≥lido, maduro y atrevido; Jes√ļs P√©rez, una de las voces m√°s dulces de la reciente hornada de cantautores cubanos; Richard G√≥mez, trovador de una amplia carrera, pero no tan conocido por estos lares; el manzanillero Jos√© Alberto S√°nchez, con una obra que ya despierta respeto entre los grandes exponentes de la canci√≥n cubana contempor√°nea y, para finalizar, el inefable Freddy Laffita, creador que desde hace a√Īos se ha convertido en im√°n para trovadictos de todo el pa√≠s a fuerza de parir canciones que no se parecen en nada a nadie, pero que tienen mucho de Vallejo y mucho del rock que tanto influy√≥ a lo mejor de la trova cubana desde los a√Īos 60 hasta la actualidad.

El s√°bado 7 de enero, la sala Margarita Casallas de El Mejunje acogi√≥ la conferencia sobre el trovador cienfueguero L√°zaro Garc√≠a a cargo del cr√≠tico e investigador musical Joaqu√≠n Borges-Triana, quien se vali√≥ de su amplio y profundo conocimiento de la canci√≥n de autor en la Isla para situar a L√°zaro en el lugar que merece: junto a los grandes de nuestra riqu√≠sima historia musical. En poco m√°s de una hora, Borges-Triana demostr√≥ cu√°n justificado es el respeto que sintieron y sienten por este trovador sus compa√Īeros de generaci√≥n, integrada nada menos que por Silvio Rodr√≠guez, Pablo Milan√©s, Vicente Feli√ļ, Sara Gonz√°lez y Augusto Blanca, entre otros.

La celebraci√≥n por la declaraci√≥n de la Trova Cubana como Patrimonio Cultural de la Naci√≥n ocurri√≥ en el patio de la sede provincial de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba. El acto cont√≥ con la participaci√≥n‚ÄĒy perdonen mi estilo notarial‚ÄĒ del Tr√≠o Palabras, Juan Campos, Yudi Herrera, La Trovuntivitis, Augusto Blanca, entre otros. La Trovuntivitis recibi√≥, casi al finalizar la actividad, la importante distinci√≥n El Zarapico.

A las once de la noche vivimos, como en la edici√≥n pasada, el concierto de los cienfuegueros Ariel Barreiros, Nelson Vald√©s y el Qu√≠quiri de Cisneros. La presentaci√≥n compens√≥ la falta de novedad con un espect√°culo bien estructurado. Esas joyas de la canci√≥n cubana que son los temas de Ariel Barreiros, la fuerza interpretativa y calidad compositiva de Nelson Vald√©s, as√≠ como las d√©cimas del prodigio de veinte a√Īos que todos conocemos como ‚ÄúEl Qu√≠quiri de Cisneros‚ÄĚ, sin duda uno de los grandes repentistas de Cuba, brillaron en un concierto que reuni√≥ a un p√ļblico numeroso en La Luna Naranja.

Asimismo, el evento lleg√≥ hasta el Museo de Artes Decorativas, y all√≠ se pudo disfrutar de la explosi√≥n art√≠stica incontenible que identifica la pe√Īa del trovador Rolando Berr√≠o. La argentina Adriana Mart√≠nez y el holguinero y fundador del Movimiento de la Nueva Trova Augusto Blanca, artistas invitados al espacio, regalaron una muestra de sus repertorios. ‚ÄúAmenazo con volver‚ÄĚ, brome√≥ Augusto Blanca al despedirse.

Roly Berr√≠o comparti√≥, mientras lo permiti√≥ la lluvia, algunas de sus excelentes creaciones. Su espect√°culo es uno de los m√°s atrayentes, como se reafirm√≥ en esta edici√≥n XXVII del festival. En uno de los momentos finales de la actividad, varios trovadores cantaron ‚ÄúGracias a la vida‚ÄĚ, de Violeta Parra, como una manera de decir tambi√©n: ‚Äú¬°Gracias a la trova!‚ÄĚ.

La Luna Naranja, frente al Parque de Las Arcadas, fue el lugar de cierre del Longina canta a Corona. En esta ocasi√≥n, como en la edici√≥n pasada, fue Polito Ib√°√Īez el encargado de abrir las primeras horas de la clausura. Los temas de Polito forman parte de lo mejor de la canci√≥n cubana contempor√°nea. Sin hacer concesiones de ning√ļn tipo, el cienfueguero de nacimiento logr√≥ que muchas de sus creaciones se volvieran hits todav√≠a coreados y venerados por cubanos de todas las edades, como se pudo ratificar esa noche.

Tanto él como Hansel Arrocha, la guitarra prima, se encontraban mal de salud desde antes de empezar el concierto. En esas condiciones iniciaron y terminaron su sencilla pero genial presentación.

El cierre estuvo a cargo del trovador Yatsel Rodr√≠guez, presidente de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Villa Clara, junto a Yeni Turi√Īo, una de la figuras m√°s prometedoras de la actual generaci√≥n de trovadores cubanos. Luego comenzaron a sumarse int√©rpretes como Leodanys Castell√≥n, Ernesto Gonz√°lez Choy, Juan Pablo Palmero, el C√≠rculo de Tiza, entre otros, para as√≠ articular una descarga final que supo estar a la altura de un evento decoroso, aunque discreto, si tenemos en cuenta factores como: la situaci√≥n econ√≥mica del pa√≠s, el poco o nulo apoyo de organizaciones que anta√Īo hab√≠an acompa√Īado m√°s al ‚ÄúLongina‚ÄĚ, el pobre trabajo de difusi√≥n en plataformas digitales y la no realizaci√≥n de un concierto homenaje a L√°zaro Garc√≠a en el que todos los trovadores participaran, como acertadamente se hizo el a√Īo pasado con Mar√≠a Elena Walsh.

También se aprovechó la ocasión para homenajear a destacados cantautores con la entrega de la Moneda conmemorativa Aniversario 50 del Movimiento de la Nueva Trova cubana.

En la √ļltima jornada un grupo de artistas viaj√≥ hasta el municipio Caibari√©n, para rendirles merecido tributo a Manuel Corona y Longina O¬īFarrill. La peregrinaci√≥n es uno de los momentos m√°s significativos, adem√°s de una tradici√≥n que, en la medida de lo posible, siempre se ha tratado de respetar.

Parafraseando a Yordan Romero: ‚ÄúLos trovadores son mortales, pero la trova cubana es eterna‚ÄĚ. El mejor ejemplo de ello sigue siendo este legendario Encuentro de los artistas de la pluma y la guitarra, porque si algo pudo demostrar la actual edici√≥n es que sigue estando en la cima de los festivales de trova del pa√≠s, ¬Ņo no?


Participan cantautores de Las Tunas en Festival Longina Canta a Corona

Los cantautores de Las Tunas Freddy Laffita, Richard G√≥mez, Amaury del R√≠o y Jes√ļs P√©rez Cecilia participan del 5 al 9 de enero en la edici√≥n 27 del Festival Longina Canta a Corona.

Desde Santa Clara dedican el evento, en esta oportunidad, al creador cienfueguero L√°zaro Garc√≠a, al aniversario 50 del Movimiento de la Nueva Trova y a los 25 a√Īos de La Trovuntivitis, baluarte de la canci√≥n en el pa√≠s.

Los tuneros repiten la visita como habituales del certamen que siempre ha acogido su arte, bajo el auspicio de la Filial de la Asociación Hermanos Saíz en Villa Clara.

El viernes 6, en el patio de la biblioteca provincial José Martí en el occidental territorio se presentan en concierto Freddy Laffita, Richard Gómez y Amaury del Río, mientras Pérez Cecilia lo hizo el día inaugural en la Casa del Joven Creador.

El programa tiene previstas, asimismo, presentaciones de los artistas Eduardo Sosa, José Aquiles, Roly Berrío, Augusto Blanca, así como de Ariel Barreiros, Nelson Valdés y Marcos David Fernández.

P√©rez Cecilia comparti√≥ en redes sociales: ¬ęCasi un a√Īo despu√©s de mi primera visita, me encuentro con m√°s ganas de echar a volar la guitarra en esa tierra m√°gica que es Santa Clara, el ‘Longina’ es una fuente de aguas claras, un b√°lsamo para el o√≠do del alma, algo inefable para quien ha probado sus luces¬Ľ.

El Festival llega a diferentes municipios y cuenta, adem√°s, con eventos te√≥ricos como la conferencia sobre L√°zaro Garc√≠a, que ser√° impartida por el cr√≠tico e investigador Joaqu√≠n Borges-Triana, quien durante a√Īos acompa√Īa el encuentro de trovadores.

La cita concluir√° el 9 de enero con la tradicional peregrinaci√≥n a la tumba del reconocido compositor y m√ļsico Manuel Corona, en el municipio villaclare√Īo de Caibari√©n.

 


¬ŅLa luz, br√≥der, la luz?

La noche empieza como siempre: las pruebas de audio, la m√ļsica col√°ndose entre los cigarros y el murmullo, las gradas llen√°ndose de habitu√©s, la felicidad que va contaminando. Pero en esta ocasi√≥n algo cambia, algo suena mal: las anta√Īo botellas de matap√°jaro anuncian un licor rojo con olor a pl√°tano y sabor a ponche aguado. La luna marca un paso lento con su recorrido, pero las gargantas toman vino caliente, o vinagre. Qui√©n sabe. As√≠: igual, estuvo ayer pasando por detr√°s de tu conversaci√≥n. Porque estamos aqu√≠, con la sensaci√≥n de no ver la luz (sobre todo eso) y de sentir c√≥mo atravesamos, c√≥mo somos atravesados por el recuerdo de los a√Īos noventa. A fin de cuentas, luces nunca tuvo nuestra casa.

Es jueves, 22 de septiembre de 2022. La pe√Īa de La Trovuntivitis espera por nosotros en El Mejunje de Santa Clara. No est√°n Yaima Orozco, Yordan Romero, Ra√ļl Marchena, Karel Fleites; pero tenemos a Roly Berr√≠o, Leonardo Garc√≠a y Alain Garrido, veteranos de las m√≠ticas primeras pe√Īas. Y tambi√©n a Michel Portela, Migue de la Rosa y Yatsel Rodr√≠guez, quienes sumaron su arte a un proyecto que mezcla, con mucho acierto, diferentes estilos, edades, voces, mentalidades y proyecciones.

Empiezan a sonar las cuerdas, pero el audio, como ya nos tiene acostumbrados, demuestra no estar a la altura de su ubicaci√≥n. Para que la Luna siga encerrada en el agua, entre todos intentamos convencer al mar. El p√ļblico no abunda, pero el patio parece lleno, aunque extra√Īamente tranquilo para quienes han vivido en este lugar la cotidianidad de las m√°s impensables extravagancias.

foto: Melissa Maura

M√°s o menos todo marcha seg√ļn lo previsto, hasta que el sonido definitivamente se nos pierde. Sin demasiado nerviosismo, los trovadores agarran unas sillas y las colocan frente al p√ļblico. Leonardo Garc√≠a pide silencio. Las conversaciones de quienes van a o√≠r la trova, m√°s que a escucharla o cantarla, amenazan con ahogar un concierto literalmente ac√ļstico. ‚ÄúSanta, clar√≠sima Santa‚ÄĚ, corean los trovadores minutos antes de que tambi√©n se vaya la corriente. Entonces los tel√©fonos iluminan como pueden el escenario improvisado. Alguien saca, no s√© de d√≥nde, una linterna. En ese momento descubro que mi tel√©fono tambi√©n puede aportar y me digo: por qu√© no, quiz√°s otra golondrina s√≠ anuncie la primavera. Por qu√© no, me digo.

Aunque no estoy seguro del orden de las canciones, recuerdo que Alain Garrido cant√≥ a petici√≥n de Roly ese cl√°sico de Pepe del Valle que se llama ‚ÄúCon tanta presi√≥n‚ÄĚ. Cant√≥ ‚ÄúMar√≠a de mi dolor‚ÄĚ, su magn√≠fica musicalizaci√≥n de un romance de Yamil D√≠az; ‚ÄúVeleidades de la Gloria‚ÄĚ, que es un himno absoluto de la trova santaclare√Īa; y cant√≥ ‚ÄúDiario‚ÄĚ, que no es, pero se parece mucho a la esperanza que tanto necesitamos.

Michel Portela cant√≥ ‚ÄúLa raspadura‚ÄĚ e hizo una genial versi√≥n de ‚ÄúQuise‚ÄĚ, aunque debo confesar que en la memoria me quedar√°, como un tesoro, su imperfecta pero sublime interpretaci√≥n de ‚ÄúSer√° ayer¬Ľ, porque a fin de cuentas siempre hay un sitio al que tengo que volver. Y ese sitio ‚ÄĒestoy completamente convencido‚ÄĒ es una canci√≥n.

Creo que Migue de la Rosa no lleg√≥ hasta el final, como tampoco lo hicieron algunos del p√ļblico. Yatsel Rodr√≠guez cant√≥ varias de sus populares canciones y apoy√≥ haciendo coro en el turno de sus compa√Īeros. De todos me llevo un recuerdo limpio, cargado de agradecimiento y admiraci√≥n; pero qu√© decir de Leonardo Garc√≠a. Fue emocionante verlo forzar sus cuerdas vocales con temas que, en sentido general, no acostumbra a cantar los jueves. Sobre todo ‚ÄúD√≠as corriendo‚ÄĚ, esa peque√Īa pieza de orfebrer√≠a que dice: hay que morir un poco cada d√≠a, para escribir el cuento, para intentar la vida.

Y porque est√°bamos como atravesando los a√Īos noventa, cant√≥ su oda a la alquimia et√≠lica de finales del siglo pasado. Porque est√°bamos en la inopia, pero en el √©xtasis de la fe trovera, cant√≥ ‚ÄúOraci√≥n del remanso‚ÄĚ, de Jorge Fandermole. Porque est√°bamos desesperanzados a m√°s no poder, cant√≥ su ‚ÄúRock and Rap de la esperanza‚ÄĚ, porque se nos va la vida, se nos va, s√≠, se nos va‚Ķ Porque hay luces‚Ķ en la distancia, y sin embargo, te quiero, mi SantaPorque puedo verla all√≠ en tu pecho, y puedes verla t√ļ en el m√≠o. Ni vencedores ni vencidos. Y porque si no sue√Īo el pa√≠s, siento fr√≠o. Siento fr√≠o‚Ķ

Despu√©s Roly Berr√≠o improvis√≥. Punto y seguido. Quien ha ido a La Trovuntivitis (seg√ļn cuenta la leyenda, ese nombre surgi√≥ por una improvisaci√≥n suya), sabe lo que significa que Roly improvise. En estado de trance, habl√≥ de los poderes curativos del ron, lleg√≥ a las termoel√©ctricas, volvi√≥ al ron, pas√≥ por no s√© cu√°ntos lugares, hizo de todo por sacarnos una sonrisa, hasta que por fin lo consigui√≥. Al menos yo sonre√≠, aunque tambi√©n pudo ser la mueca que me produjo el vinagre con az√ļcar que me estaba tragando.¬†

Creo que as√≠ termin√≥ la noche. Recogimos los b√°rtulos y nos fuimos, pero no sin antes acercarnos a Leo, ‚Äúese farol gigante en medio de la oscuridad m√°s plena‚ÄĚ, como una vez lo definieran. Recuerdo que le dije: linda pe√Īa. Recuerdo que me dijo: gracias. Recuerdo que le dije: lo √ļnico que falta es que venga la luz ahora mismo. Pero la broma no pudo ser perfecta: la luz lleg√≥ cinco minutos despu√©s, cuando ya hab√≠amos salido de El Mejunje y apenas pas√°bamos frente a la ‚ÄĒSanta, clar√≠sima Santa‚ÄĒ Catedral de la ciudad.


Vuelve ¬ęLongina¬Ľ: en el lenguaje misterioso de la trova (+spot)

Este 5 de enero llega para los trovadictos la tan esperada edici√≥n XXVII del Longina canta a Corona, cita que en esta ocasi√≥n estar√° dedicada al trovador cienfueguero L√°zaro Garc√≠a, al aniversario 50 de la Nueva Trova y a los 25 a√Īos de la pe√Īa La Trovuntivitis.

En reciente conferencia de prensa, Yatsel Rodríguez y Fredy Hernández Martínez, en representación del comité organizador, comentaron que el evento culminará el lunes 9 con la tradicional peregrinación a la tumba de Manuel Corona, en el municipio Caibarién.

‚ÄúQuisimos regresar al concepto inicial del encuentro, cuando ven√≠an trovadores con su guitarra a defender su canci√≥n. Por eso pr√°cticamente no hay ning√ļn espect√°culo con agrupaciones de gran formato, excepto el concierto de Polito Ib√°√Īez‚ÄĚ, explic√≥ Hern√°ndez Mart√≠nez, artista visual y vicepresidente de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en la provincia.

‚ÄúLos espacios que acoger√°n las actividades ser√°n, principalmente, la Sala Margarita Casallas, el Museo de Artes Decorativas, La Luna Naranja, el Parque de las Arcadas y la Biblioteca Provincial Jos√© Mart√≠‚ÄĚ, afirm√≥ Rodr√≠guez, que adem√°s de presidente de la AHS es integrante de la pe√Īa La Trovuntivitis, basti√≥n del movimiento trovadoresco en el centro del pa√≠s.

El Longina, como en otras ediciones, se extender√° a los municipios y contar√° adem√°s con eventos te√≥ricos como la conferencia sobre L√°zaro Garc√≠a, del cr√≠tico e investigador Joaqu√≠n Borges-Triana, quien durante a√Īos ha acompa√Īado el encuentro de trovadores en Santa Clara.

Hasta el momento, entre las actividades del programa se prev√© el concierto de Eduardo Sosa y Jos√© Aquiles, el de Roly Berr√≠o con Augusto Blanca, el de Polito Ib√°√Īez, el de Freddy Laffita y Amaury del R√≠o, as√≠ como el de los cienfuegueros Ariel Barreiros, Nelson Vald√©s y el joven repentista Marcos David Fern√°ndez, el ‚ÄúQu√≠quiri de Cisneros‚ÄĚ.

Yatsel Rodr√≠guez coment√≥ al Portal del Arte Joven Cubano que ‚Äúes tan importante el que viene por primera vez a hacer su concierto como el que ha venido varias veces. El Longina tambi√©n es una oportunidad para que los nuevos trovadores compartan con los consagrados. Todo el que tenga una guitarra en la mano y haga una canci√≥n merece el respeto del p√ļblico y de sus compa√Īeros‚ÄĚ.

 

El Encuentro Nacional de Trovadores Longina canta a Corona surgi√≥ en enero de 1997, cuando Alpidio Alonso, en aquel entonces presidente de la AHS en Villa Clara, y Eliot Porta, m√ļsico y promotor cultural, decidieron organizar un evento que reuniera ‚Äúa la emergente generaci√≥n de cantautores‚ÄĚ, y al propio tiempo estimulara ‚Äúel intercambio con anteriores hornadas de hacedores de canciones‚ÄĚ, como escribi√≥ Borges-Triana en su texto ‚ÄúEntre la obra de arte y el producto mercantil: ¬°Fresco y sin cortar!‚ÄĚ.

Como aclara el trovador Yordan Romero en ‚ÄúLongina canta a Corona. Pensando enero‚ÄĚ, en aquel evento fundacional los ‚Äútrovadores santaclare√Īos fungieron como anfitriones (‚Ķ), pues algunos gozaban de una obra creciente, como Diego Guti√©rrez y Alain Garrido, y otros eran ya reconocidos, como los integrantes de Enserie: Roly Berr√≠o, Levis Aliaga y Ra√ļl Cabrera‚ÄĚ.

Esta semana Villa Clara se vestir√° de trova, donde seguramente no faltar√° momentos emotivos, reencuentros y, sobre todo, buenas canciones.


Entre arte y literatura… Casaus

Conversar con Víctor es un deleite, no solo por su elocuencia y facilidad para comunicar, sino por la sensación de cercanía que produce en quienes tienen el privilegio de escucharlo por primera vez.

Un hombre que desborda humildad y sencillez a pesar de que sus logros no caben en su ser; son esas cualidades las que hacen a√ļn m√°s f√°cil admirarlo y amar su obra.

Durante el encuentro ‚ÄúEstrechando espacios‚ÄĚ que organiza la Casa del Joven Creador de nuestra urbe agramontina, el p√ļblico tuvo la oportunidad de conocerlo y ser part√≠cipes de un encuentro entre amigos, como lo denomin√≥ el propio Casaus.

El actualmente director del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau comentó que encontró en el periodismo las bases para formar su inclinación por la escritura y su desarrollo profesional en general.

¬ęMis primeras letras fueron a trav√©s del periodismo y la poes√≠a… era insoportablemente joven y esas ansias de b√ļsqueda vibraban en mi constantemente¬Ľ, confes√≥.

Es fundador de El Caim√°n Barbudo, una generaci√≥n que marc√≥ pautas y a√ļn mantiene su esencia. ¬ŅQu√© signific√≥ para usted ser parte de su concepci√≥n?

Significó muchísimo por la importancia histórica literaria que posee la revista, es realmente entregador de cosas hermosas continuar la vida de El Caimán Barbudo.

¬ŅC√≥mo surge su vinculaci√≥n con la trova a pesar de no tener formaci√≥n musical?

A pesar de no tener una mol√©cula musical en mi ser, he tenido la suerte de estar cerca de la m√ļsica, de vivir la m√ļsica en el sentido de quien trata de apropiarse de ella e insertar parte de lo que uno hace con los trovadores; por eso he promovido siempre esa uni√≥n de la poes√≠a con la m√ļsica. Precisamente es a trav√©s concursos, eventos y lanzamientos de discos que se le da continuidad a esa premisa.

En cuanto al Centro Pablo de la Torriente Brau y su vinculación con el arte digital, coméntenos hasta qué punto influyó el Centro en el desarrollo de esa manifestación.

Hubo un tiempo en el que había muy poco conocimiento sobre el arte digital, en un encuentro de varios artistas cubanos y extranjeros nos llamó la atención la muestra de unos artistas boricuas que resultó ser arte digital, los invitamos a exponer en el Centro y así fue como se trazó el camino en el que comenzamos a adentrarnos en esa forma artística de utilizar las tecnologías.

Programas art√≠sticos como ¬ęA guitarra limpia¬Ľ y ¬ęSala Majadahonda¬Ľ han caracterizado el Centro, que durante los a√Īos de su funcionamiento se ha convertido en el espacio donde confluyen juventud y experiencia a favor del arte y la identidad cubana. ¬ŅQue motiva a V√≠ctor y al centro por continuar apostando por el arte joven?

Creo que es un mandato del propio Pablo de la Torriente Brau que hizo tanto por los j√≥venes en su tiempo siendo √©l mismo joven, y que es hoy un ejemplo para los de nuestro tiempo, con esa inspiraci√≥n considero que le debemos mucho a esos que se acercaron a nuestra instituci√≥n en el sentido de confiar en aquellos viejos que ten√≠amos la idea de hacer un concurso de dise√Īo de carteles, y a partir de ah√≠ recibimos una energ√≠a de esos artistas j√≥venes que se conserva hasta hoy.

¬ŅQu√© consejo les dar√≠a a esos j√≥venes artistas, afiliados de la AHS, cualquier muchacho o muchacha que est√©n buscando un espacio para dar rienda suelta a su creaci√≥n?

M√°s que un consejo quisiera compartir algo que por supuesto tratar√© de hacer cumplir en estos a√Īos, y es un texto que redact√≥ Pablo en su exilio neoyorquino, donde defini√≥ el valor que ve√≠a en la sinceridad, la honestidad y la autenticidad, de la siguiente manera:

¬ęLas cartas son para m√≠ como el acta de nacimiento de mis pensamientos y no tengo miedo a equivocarme en pol√≠tica, porque solo no se equivoca el que no labora, el que no lucha¬Ľ.

Como un bálsamo para el alma llegan las palabras de Víctor Casaus, incansable predicador de la figura de Pablo, amante de las artes y las distintas visiones de los nuevos creadores, alguien que sabe hacer coincidir la sabiduría del pasado con la osadía del presente, y continuará siempre apostando por las maravillas que salen de esa unión.


Jornada Trova de Invierno en Matanzas: un espacio necesario

La¬†segunda edici√≥n de la Jornada Trova de Invierno, comenz√≥¬† con un concierto del artista Ra√ļl Torres en ¬†la Escuela Profesional de Arte de Matanzas donde ¬†estudiantes y profesores disfrutaron de temas antol√≥gicos y otras novedades dentro del repertorio del m√ļsico matancero.

Dedicado al 50 aniversario de la Nueva Trova y a la declaración de este género musical como Patrimonio de la nación, se dieron cita en Matanzas ente el 15 y el 18 de diciembre exponente de esta corriente artística tanto en la ciudad como en el país.

Dentro del programa de la jornada , resaltó como novedad el evento teórico impartido por el periodista y crítico de arte Joaquín Borges Triana. Como iniciativa  también hubo presentaciones de  libro y de agrupaciones teatrales , en este caso el espectáculo Todo está cantando en la vida , un recital de afecto para Teresita Fernández de Teatro Las Estaciones.

Con excelente  aceptación los matanceros acogieron también  el concierto de Frank Delgado y Vicente Alejandro Trigo en el Patio Pelusín del Monte de Matanzas como parte de esta edición de la Trova de Invierno ,organizada por la Asociación Hermanos Saíz en Matanzas.

El homenaje al recientemente fallecido Pablo Milan√©s , figura cimera dentro del movimiento de la Nueva Trova, vino en la interpretaci√≥n del D√ļo Cal√≠ope. El Patio Colonial, sede habitual del evento acogi√≥ conciertos de otros artistas como William Vivanco, Lien Rodr√≠guez, Rey Pantoja y, la reconocida agrupaci√≥n La Trovuntivitis , entre otros exponentes de este movimiento en Cuba.

El evento que cierra las actividades de la AHS en la ciudad en este a√Īo 2022 logr√≥¬† llenar los espacios donde conflu√≠an artistas j√≥venes y ¬†peque√Īos grupos de la sociedad matancera, amantes de la trova y la m√ļsica alternativa en general.


Trova para vivir

Parece que la tierra va a temblar, anuncia con voz fuerte Annalie L√≥pez, ‚ÄúAzucena¬Ľ, en una de sus canciones. La cantautora guantanamera, invitada a la X edici√≥n del Festival Nacional ‚ÄúCanto Adentro‚ÄĚ de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en la provincia de Camag√ľey, lo sabe muy bien y lo grita para que lo escuchen los corazones: sin clave no hay rumba.

Una verdad. Mil ramificaciones.

Un río, cientos de cauces.

Sus palabras retumban cual ecos internos y dejan ver (u oír) cómo crecen y florecen las ramas de un arte que, sin poder verlo, guarda en sí toda la pureza de la naturaleza y las contradicciones de la sociedad. Cuba va en una canción y la humanidad se esconde entre seis cuerdas. Sin uno, no hay otro, y en Canto Adentro, como reza su nombre, esas verdades brotan desde el interior de una isla y se muestran, con todos sus matices, a flor del rasgado de la guitarra. 

foto: Ricardo de la paz

Sin m√ļsica la vida ser√≠a un error

A una d√©cada de fundado el evento de m√ļsica de la filial agramontina de la AHS, resonaron del 24 al 26 de noviembre, entre coros y acordes, las letras de cantautores de diversas provincias (Guant√°namo, Las Tunas, Camag√ľey y Villa Clara), quienes se dieron cita en la urbe principe√Īa para, como desde hace diez a√Īos, compartir canciones entre amigos trovadores que defienden la canci√≥n de autor.¬†

‚ÄúAzucena‚ÄĚ, Pedro S√°nchez Zapata, Amaury del R√≠o, Yordan Romero, Rolando Berr√≠o, Reinaldo Rodr√≠guez, Adri√°n Cancino, Dawlyn Aldana, y los d√ļos Dulce Kpricho y Mantra, acompa√Īados de artistas del patio como Eduardo Campos, Rachel P√©rez, Wendy Hern√°ndez, Roly Su√°rez, Breismer Hern√°ndez, Joaqu√≠n P√©rez, Juan Pablo Palmero, Linnet Molina y Yury del R√≠o, participaron de conciertos, descargas y recitales, en los cuales interpretaron temas que forman parte de su repertorio; que, aunque diferentes como sus autores, guardan m√°s de una conexi√≥n en contenido, forma y ra√≠z, entre m√ļsicos que mantienen estrechos v√≠nculos afectivos entre ellos.

Son estos lazos imperceptibles (junto a la dedicaci√≥n y amor por la trova) los que han mantenido el latido de este festival de la organizaci√≥n durante dos lustros y los que enlazan el entramado de la joven canci√≥n de autor en Cuba, cual cilindro que a√ļna un caleidoscopio de voces y miradas que se atraen. Parafraseando a Nietzsche: la m√ļsica, sin amigos, ser√≠a un error.

foto: Ricardo de la paz

Sin pasado no hay presente 

Dedicado a los 50 a√Īos de la Nueva Trova y a la figura de Miguel Escalona, la presente edici√≥n de Canto Adentro tambi√©n tuvo un ac√°pite, tan necesario, enfocado a la salvaguarda del patrimonio musical e hist√≥rico de la naci√≥n. Cerebro y coraz√≥n se conjugaron en este sentido, principalmente, en dos actividades que realiz√≥ la filial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en la regi√≥n.

Por un lado, el Centro de Convenciones Santa Cecilia de Camag√ľey acogi√≥ el panel te√≥rico por el 50 aniversario del Movimiento de la Nueva Trova, con la participaci√≥n de la profesora del Centro de Estudios de la Fundaci√≥n ‚ÄúNicol√°s Guill√©n‚ÄĚ √Āngela Ben√≠tez, y la music√≥loga del territorio Heidy Cepero, en el que se abordaron tem√°ticas relacionadas con las principales caracter√≠sticas y representantes del movimiento cubano y su trascendencia para la cancion√≠stica nacional. Adem√°s, se debatieron aspectos vinculados con la necesidad de la realizaci√≥n de estudios e investigaciones culturales por los music√≥logos de la localidad para reconstruir la memoria hist√≥rica de los cantautores camag√ľeyanos.

Por otra parte, como es tradici√≥n cada a√Īo, los participantes realizaron la peregrinaci√≥n al cementerio de la ciudad, en tributo a Miguel Escalona, fundador de la Nueva Trova e impulsor del g√©nero en la comarca principe√Īa. Igualmente, espacios de reflexi√≥n y conciertos fueron dedicados a la figura e impronta del reci√©n fallecido Pablo Milan√©s; encuentros en los que un hilo invisible uni√≥, en el silencio del camposanto y en la mitad del concierto, el pasado y el presente, en la voz de Harold Diaz, fundador del festival, quien confes√≥ de ni√Īo haber conocido a Escalona sin que el m√ļsico nunca lo supiera, y en el aletear de una mariposa que revoloteaba mientras Dawlyn Aldana cantaba ‚ÄúPara vivir‚ÄĚ de Pablo, como un recordatorio perenne, casi m√≠stico, del epitafio del trovador camag√ľeyano: ‚ÄúNo es muerte la del hombre que se queda‚ÄĚ.¬†

foto: Ricardo de la paz

Sin trago se traba

Hasta diferentes espacios de la localidad agramontina arrib√≥ la X edici√≥n del evento de la AHS Camag√ľey, con el objetivo de contribuir a visibilizar la obra y los artistas que defienden la canci√≥n de autor. El Alberto‚Äôs Caf√©, el Bar Katarsis, la Casa Madiba, el Seven Bar, el Melange Club, la Galer√≠a ‚ÄúAlejo Carpentier‚ÄĚ y, por supuesto, la Terraza Arte Joven de la Casa del Joven Creador, fueron los sitios escogidos para la presentaci√≥n de los cantautores, en una estrategia que involucr√≥ la colaboraci√≥n con emprendedores locales.

¬ęDale Cucucun¬Ľ, nueva modalidad de descarga realizada en el evento, aun√≥ en las tardes agramontinas al p√ļblico, m√ļsicos del territorio e invitados, en citas en las cuales la canci√≥n y la amistad llenaron el espacio de bares y caf√©s de la ciudad principe√Īa, con acordes y melod√≠as trovadorescas.

Una práctica que, de sistematizarse, puede, por una parte, revitalizar locales culturales y de esparcimiento y, por otro lado, contribuir a la promoción, desarrollo y sustentabilidad de la obra y los artistas que trabajan la canción de autor, género que encuentra normalmente su talón de Aquiles en la comercialización. Un hecho a tener en cuenta, pues como diría Frank: la trova sin trago se traba.

foto: Ricardo de la paz

¬ęSin clave no hay rumba¬Ľ

A√ļn queda mucho. Demasiado.

A diez a√Īos de fundado el Festival Nacional ‚ÄúCanto Adentro‚ÄĚ, todav√≠a existen barreras que los trovadores deben derribar a golpes de guitarra, como lo hicieron hace medio siglo aquellos muchachos de la Nueva Trova y como lo realizaron, antes que ellos, √Ďico, Sindo y otros tantos que han dejado su vida entre las seis cuerdas. Falta de promoci√≥n y comercializaci√≥n, dificultades para la profesionalizaci√≥n, carencias de instrumentos, desatenci√≥n por instituciones de la cultura, son algunas de constantes negativas que comparten, tristemente, gran parte de los cantautores del pa√≠s. Y como ‚ÄúAzucena‚ÄĚ tiene claro: el domin√≥ de la esquina queda tablas cada vez que acontece esto.

Sin arte no hay sociedad, y sin trova no hay Cuba. Forma parte del pasado que se une con el presente. Es el pensamiento hecho canción y la canción, en sí, lleva adentro almas enteras de pueblo y nación. Promover esta creación, más que la crítica (y apoyo) a procesos y manifestaciones culturales divergentes, será la mejor manera de contribuir al desarrollo de los cantautores y del arte cubano.   

Mientras tanto, estos j√≥venes contin√ļan alzando su voz, en cualquier espacio, con diez o cincuenta personas, al a√Īo o una vez al mes, para evitar que la trova no sea invisible a los o√≠dos y al coraz√≥n. Sin clave no hay rumba, dice la letra, tan cierta como que la tierra tiembla por un sentimiento, que no se ve, pero que est√°.

foto: Ricardo de la paz

Realizar√°n Festival de Teatro en Santiago de Cuba (+Fotos)

Paneles teóricos, puestas en escena y otras actividades colaterales conformarán el Festival de Teatro Experimental Desconectado a 969, a realizarse del 8 al 11 de diciembre próximo, en esta ciudad. 

Seg√ļn refiri√≥ en conferencia de prensa Juan Edilberto Sosa, titular de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) en la provincia, el encuentro homenajear√° al dramaturgo Rogelio Meneses, referente de la manifestaci√≥n art√≠stica en Santiago de Cuba.¬†

Confirm√≥ la participaci√≥n de nueve conjuntos actorales de todo el pa√≠s, las presentaciones para p√ļblicos de todas las edades y el protagonismo del grupo de experimentaci√≥n esc√©nica La Caja Negra, anfitri√≥n del evento.¬†

El tambi√©n presidente del comit√© organizador se√Īal√≥ como sedes de la festividad al Cabildo Teatral, el Gui√Īol, el Centro Cultural El Ingenio y la filial de la AHS en el territorio, y asegur√≥ la inauguraci√≥n del encuentro en el Teatro Heredia.¬†

De acuerdo con Sosa, la próxima edición del Festival tendrá un carácter internacional, pues cinco agrupaciones latinoamericanas confirmaron su participación en 2023. 

Por su parte, Erick P√©rez, vicepresidente de la organizaci√≥n art√≠stica, destac√≥ las descargas de jazz y trova entre las acciones colaterales, en tanto agradeci√≥ el acompa√Īamiento del Consejo de Artes Esc√©nicas en la provincia para materializar el evento.¬†

Santiago de Cuba acoge desde hace un lustro esta fiesta de la experimentación escénica, con el propósito de reunir a los actores noveles, motivar el interés popular por el arte de las tablas y descubrir a jóvenes creadores. 


Confesionales motivos

Tambi√©n las canciones de autor mienten, porque es de humanos, y de trovadores. A veces para bien, otras para mal. Pero mienten. Pongo el ejemplo de esta pe√Īa de Santa Massiel Rueda y Motivos Personales en el primer d√≠a de septiembre del a√Īo en curso.

No era de madrugada, si no, las cinco de una de las tardes m√°s calurosas del mundo. No hab√≠a fluido el√©ctrico, mas las voces y liras tuvieron el protagonismo necesario. Y gracias al respeto del p√ļblico, que pareciera reaparecer luego de dos a√Īos y algo de pandemia, no se necesit√≥ alcohol para que la trova fuera como las aguas del r√≠o que corren hacia el mar o hacia a puerta de tu casa.

Nadie se trabó a la entrada ni a la salida.

Hubo tragos después, cuando ya la alegría era el nido para nuestros corazones que empollaban el amor y la melancolía. Como debe ser. Los tragos más caros del mundo, verbigracia, un vaso con vino costaba lo mismo que una botella con el preciado líquido, pero en otro sitio.

¡Más increíble que tener los ojos color esperanza o de miel! Como no debe ser.

Pero se hizo la canci√≥n, y la candidez de Massiel, a viva voz, era el ‚Äúamigo‚ÄĚ necesario para la mejor de las confesiones. La trova tiene el don de acompa√Īar a los que tienen sed de confesiones o desahogos. Y en esta pe√Īa, sobran los motivos para confesarse.

foto: michel guerra martin

Y es que su anfitriona sabe comunicar. Aparece ante el micrófono, segundos antes de decir algo, y ya sus ojos comunican, crean el puente, sostienen la mano de quien necesite el sostén seguro.

También su pareja de banda, Cleilys Aurora Benítez Castro, quien desde la percusión te ofrece una sonrisa halagadora, es responsable del confort y de la puesta en escena.

As√≠ es f√°cil asistir a ese encuentro semanal, en la recientemente reinaugurada Casa de la trova Miguel √Āngel Luna, de Ciego de √Āvila, una ciudad famosa por sus portales y por los poetas que la habitan.

De la mano de Roberto Carlos de Armas D√≠az, joven escritor y miembro de la secci√≥n de Literatura de la AHS, qued√≥ presentado y vendido, el libro Pancho C√©spedes: sue√Īos que cuestan vidas, como parte de la secci√≥n Los motivos del poeta. Un cancionero necesario que Ediciones La Luz nos pone al alcance de todos, con fragmentos de entrevistas a Pancho, partituras de sus canciones y, por supuesto, su poemas mel√≥dicos.

Como en otros encuentros, Massiel concibe su espacio desde un tema central que pareciera hilvanar la sucesión de los momentos y canciones. Así se le ha dedicado el espacio a varias figuras de la cultura cubana, aunque no se trata de biografiarlo. Se le alude, se le rinde tributo en la sección Pa tu consumo, y la cosa fluye de manera casi mágica.

En esta oportunidad, Roberto Carlos De Armas le dedic√≥ atenci√≥n a una figura distintiva de la m√ļsica de concierto cubana, el paganini negro, como se le conoc√≠a al gran Brindis de Salas (1852-1911), violinista impetuoso. Y se hizo de manera din√°mica, con pregunta y una rifa que surtieron efecto entre el p√ļblico.

Tambi√©n se pens√≥ en Francisco C√©spedes, ese cantautor cubano que tanto nos ha puesto a so√Īar y amar, con sus poemas y canciones de amor, desde la cuerda de un jazz amanecido y febril.

El p√ļblico asistente no era tan numeroso como en otras oportunidades, pero era juvenil. Aqu√≠ es cuando uno que ya peina canas empieza a echarle de menos a los ‚Äúviejitos‚ÄĚ habituales en este recinto, con sus sonrisas y deseos de vivir.

foto: michel guerra martin

Pero tiempo al tiempo. La casa comienza un camino de reanimación que será lento y largo.

Un invitado especial tuvo la pe√Īa desde la provincia de Camag√ľey, Juan Pablo Palmero, con su voz fuerte, profunda, su cuerpo casi fantasmal de lo tan flaco, y la lucida timidez que lo llevaba a entrecortar sus frases en proscenio, y hacer chistes de manera casi silenciosa.

Canciones suyas inundaron el recinto de manera natural, espont√°nea con reminiscencias a Nino Bravo. Melod√≠as que ten√≠an de Serrat, y de Al√≠ Primera, ba√Īaban el rostro de todos. Y gust√≥. Ya para este 2 de septiembre tendremos la oportunidad de o√≠rlo, a plenitud, en un concierto en la Casa del Joven Creador, a las nueve de la noche.

Uno de los momentos de m√°s impacto en esta edici√≥n de la pe√Īa fue cuando Massiel anunci√≥ la canci√≥n siguiente y cont√≥ su g√©nesis. Era un poema de lsu madre Deisy Moreno G√≥mez, ahora convertido en bolero. ‚ÄúEl bolero de mami‚ÄĚ (t√≠tulo en construcci√≥n), nos dijo, y lo cant√≥ de manera hermosa.

Creo, entonces, que el bolero se le da a Santa Massiel. Podría ser de cosecha fácil en su repertorio. Si se le antoja.

No hizo falta la corriente eléctrica para que la melodía se pegara a nuestros oídos y nos llevara a volar por el recuerdo de esos amores perdidos, como todo buen bolero. La guitarra no se oía todo lo alto que merecía, pero se sintió y estaba siendo bien ejecutada. Ambas manos. Todas sus cuerdas. Cualquier alma vibra con semejante interpretación.

Siguió la tarde.

El boletín promocional Artefacto, de manera impresa, fue presentado por el periodista y Miembro de Honor de la AHS, Damián Betanzos Hernández. Y se le brindó el honor correspondiente porque era dedicado a la figura de nuestro  desaparecido físicamente, poeta y librero Arlen Regueiro Mas (1972-2022).

Este es un suelto que recoge las actividades que propone la Casa del Joven Creador desde cada una de sus secciones, y con el empe√Īo de llegar a todos y tributar al desarrollo cultural del territorio.

Una publicaci√≥n dual, que tambi√©n cohabita de manera digital y tiene el poder de ser estable y necesario. As√≠ lo dej√≥ en claro el periodista. Y as√≠ pareciera asumirse entre las instituciones de la cultura avile√Īa. Porque la AHS, desde hace bastante tiempo, est√° dando el ejemplo claro de c√≥mo hacer mejor las cosas en materia cultural.

Las canciones que acompa√Īaron el suceso fueron amplias en la cancion√≠stica, desde Nicol√°s hasta Benny Mor√©, y Motivos Personales estuvo a la altura de la estancia, del momento, de sus invitados. Como magn√≠fico anfitri√≥n, la banda logra fusionarse en un abrazo de cofrad√≠a y respeto, a pesar de que le falta una de sus voces.

Con todo y los tragos, con todo y la hora y media de vida, la pe√Īa lleg√≥ a su fin cuando todav√≠a no hab√≠a regresado la corriente el√©ctrica.

Todos est√°bamos m√°s embellecidos. Y yo me confes√©, ante Santa Massiel, entre sonrisas y miradas c√≥mplices. Como buenos amigos. Como debe ser. Motivos hay para sentirse bien desde la trova en Ciego de √Āvila. Lo confieso.