Sed de belleza


PREMIO SED DE BELLEZA

La Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y Sed de Belleza Ediciones de su filial villaclare√Īa, en coauspicio con la Direcci√≥n Provincial de Cultura y el Centro Provincial del Libro y la Literatura de dicha provincia, convocan al Premio Sed de Belleza 2023.

Podr√°n participar los escritores cubanos residentes en el pa√≠s, que tengan hasta 35 a√Īos, miembros o no de la organizaci√≥n, que no hayan recibido el premio con anterioridad en el g√©nero convocado.

BASES

1- Podrán concursar obras literarias en la modalidad de poesía.

2- La extensión de las obras será: un mínimo de 50 y un máximo de 100 cuartillas.

3- Las obras se presentar√°n a doble espacio, en letra Times New Roman de cuerpo 12, formato carta.

4- Las obras que se presenten deberán ser inéditas, no estar sujetas al fallo de otro concurso y su publicación no podrá estar comprometida con ninguna editorial.

5- Se aceptar√° una sola obra por autor.

6- Las obras deberán enviarse a la dirección de correo electrónico: seddebelleza@gmail.com. Se adjuntarán dos archivos en formato Word o PDF con el asunto Premio Sed de Belleza, uno con la obra bajo seudónimo y otro con los datos personales del autor (nombre y apellidos, carné de identidad, dirección, teléfono, correo electrónico y síntesis curricular, así como una declaración jurada acerca del carácter inédito del texto presentado y sobre su no inclusión en otro certamen similar).

7- El plazo de admisión vence el 30 de mayo de 2023.

8- Se conceder√° un premio √ļnico e indivisible consistente en diploma acreditativo, 10 000 pesos y la inclusi√≥n del libro en el plan editorial de Sed de Belleza, con el consiguiente pago del derecho de autor.

El jurado estar√° compuesto por destacados escritores y estudiosos del g√©nero, elegidos por los organizadores del certamen. Su fallo ser√° inapelable. Si el jurado considera que ninguna obra re√ļne los requisitos valorados para obtener el premio, este quedar√° desierto.

El acto de entrega del premio tendrá lugar durante el Encuentro Hispanoamericano de Escritores, a celebrarse en Santa Clara en septiembre de 2023. El ganador será informado con anterioridad a esta fecha vía telefónica o mediante correo electrónico. No se mantendrá comunicación con los autores y una vez fallado el certamen, los originales no premiados serán eliminados.

La participación en este concurso supone la total aceptación de sus bases.


Libros del talento joven

Como cada a√Īo, son diversas las propuestas que llegan a la Feria Internacional del Libro de la mano de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS). En su sede del Pabell√≥n Cuba, la organizaci√≥n, junto al Centro Provincial del Libro de La Habana, ha preparado, adem√°s de la venta de importantes obras de la literatura, actividades recreativas y culturales para ni√Īos, adolescentes y j√≥venes.

Momentos claves de la jornada ser√°n las presentaciones de las editoriales de la Asociaci√≥n: La Luz (Holgu√≠n), Sed de Belleza (Villa Clara), Reina del Mar (Cienfuegos), Aldab√≥n (Matanzas) y √Āncora (Isla de la Juventud), que adornar√°n la feria con libros in√©ditos dedicados a figuras de la literatura cubana como Delf√≠n Prats y Miguel Barnet.

Y un encuentro especial ser√° la entrega de los Premios Calendario 2023, en alianza siempre con la Casa Editora Abril, a obras de los m√°s j√≥venes literatos cubanos. Ello ocurrir√° el d√≠a 15, a las 4:00 p.m., en la Sala Nicol√°s Guill√©n de la Fortaleza San Carlos de la Caba√Īa, seg√ļn declar√≥ Ana Irma P√©rez Perey√≥, vicepresidenta de la AHS. Adem√°s, precis√≥ que durante estas jornadas se presentar√°n los seis libros galardonados en el certamen el pasado a√Īo.

Para los m√°s peque√Īos de casa, Armando L√≥pez Carralero viene con su propuesta Duende del Agua, un libro compuesto por romances y d√©cimas, cuyo tema recurrente a lo largo del texto es el agua como s√≠mbolo de lo cotidiano, y¬† a partir de ah√≠ se abordan con sencillez situaciones y problem√°ticas de la vida diaria.

Bestia Contextual, del dramaturgo trinitario Dari√©n Pe√Īa Prada, es uno de los t√≠tulos que, mediante un soneto con magistral manejo del endecas√≠labo, logra inmiscuir al lector en un viaje por los avatares de la vida contempor√°nea. Esta poes√≠a de inminente car√°cter humano incita a obviar el camino de la apat√≠a y a ponerse en el lugar de los otros para llegar a producir cambios en esta bestia contextual que es el ser humano.

Otro de los premios Calendario 2022 es El Padrino (seg√ļn Doubrovsky). Esta propuesta, del egresado de la Universidad de las Artes Manuel Hurtado, hace un contraste entre la ficci√≥n y la realidad, actualizando el tratamiento de la familia en la dramaturgia cubana contempor√°nea. El texto, que adem√°s constituy√≥ la tesis de grado del autor, es una propuesta atrayente para las nuevas generaciones.

Los amantes de las novelas de ciencia ficción, con El tapiz del tirano, del joven tunero José Alejandro Cantallops, podrán adentrarse en un viaje fantasioso por la ciudad de Laedas, donde una hechicera tejedora de tapices tiene el encargo de asesinar al nuevo tirano de la urbe, sin embargo, se ve influenciada por sentimientos y emociones que cambiarán el curso de los acontecimientos.

Mucho, se√Īora, dar√≠a‚Ķ Las fibras er√≥ticas de Jos√© Mart√≠ es uno de los t√≠tulos m√°s sugerentes a presentarse en la feria. Este ensayo, de L√°zaro Abrahan P√©rez, hace part√≠cipe al lector de una cronolog√≠a de los m√°s √≠ntimos sentimientos del Ap√≥stol y sus historias de amor y desamor, una arista poco abordada e interesante de la vida del Maestro.

El premio David, en la modalidad de cuento en 2017, trae una narrativa atrayente, principalmente para el p√ļblico joven con Triple C. La historia que David Mart√≠nez Balsa recrea no solo alude a las vueltas que da la vida, sino que adem√°s logra empalmar la ficci√≥n con la realidad, al narrar vicisitudes que j√≥venes de una unidad militar pasan durante la pandemia de la COVID-19 en Cuba.


Sed de Belleza 2022 para escritor avile√Īo

El joven escritor avile√Īo Leonel Daimel Garc√≠a Aguilar result√≥ ganador del Premio Sed de Belleza 2022, en el apartado de literatura infantil y juvenil, con su obra¬†Retrato familiar, otorgado por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en la provincia de Villa Clara.

Retrato familiar¬†es una novela compuesta por cap√≠tulos breves que narra la historia de una familia con dos pap√°s. Est√° contada desde la perspectiva de un ni√Īo que se descubre con una familia diferente e intenta encontrar, entre lo que se dice y desde la legalidad, si su familia es normal o no.

Seg√ļn el acta del jurado, integrado por¬†Elaine Vilar Madruga,¬†Yunier Riquenes Garc√≠a¬†y Maykel Casabuena, el libro ‚Äúdestac√≥ por su calidad escritural, buena psicolog√≠a de los personajes, el mantener un ritmo y equilibrio adecuado en su estructura y por la ternura con la que acerca al lector a un tema medular como es la familia‚ÄĚ.

Muchos piensan que esta obra fue escrita a propósito del Código de las Familias, pero el texto estaba terminado desde 2019, aseguró a Invasor Leonel Daimel.

‚ÄúFue curioso que el premio se hiciera p√ļblico y se entregara, precisamente, el d√≠a del referendo, en la noche, pero para nada tiene que ver con eso, fue solo una casualidad‚ÄĚ. Una hermosa casualidad, cabr√≠a decir.

 

En tan solo cuatro a√Īos, Garc√≠a Aguilar ha cosechado varios premios de reconocido prestigio en el pa√≠s, entre ellos el galard√≥n en la XLIV edici√≥n del concurso de literatura y artes pl√°sticas Regino E. Boti, en Guant√°namo, con el libro¬†La importancia de los mapas, del cual Invasor dio cuenta en¬†junio √ļltimo. Seg√ļn adelant√≥, a sus cinco libros publicados hasta ahora, se le sumar√°n, pr√≥ximamente, tres m√°s.

Uno de esos nuevos vol√ļmenes contar√° la historia de Manu. ‚ÄúEste libro narra todo lo que hace un ni√Īo desde que comienza su d√≠a, un s√°bado en horas tempranas de la ma√Īana, hasta el momento de irse a dormir. En √©l se profundizar√°n en la diversidad sexual, identidad de g√©nero y la equidad‚ÄĚ, precis√≥ el autor.

Agradecido siempre con la AHS por la oportunidad y respetando sus trabajos en la Televisi√≥n Avile√Īa y la Universidad de Ciego de √Āvila, Leonel Daimel intenta repartir el tiempo para cumplir con todo, poniendo como prioridad, y asumiendo una rigurosa disciplina personal, tener, al menos, un libro terminado al a√Īo.


Alcanza otra eternidad la trova santaclare√Īa

Tararee. Cante. Afina su guitarra. Est√° por comenzar el concierto.

Disfr√ļtelo. Emoci√≥nese. Conviva.

¬ŅQui√©n puede decirnos que no sea la vida una canci√≥n…?

                                                                                Geovanny Manso 2011.

Vivir en Santa Clara, a tiempo de ser joven y con el alma abierta a la belleza, te hace susceptible a la trovadicci√≥n. Una afecci√≥n que se adquiere en universidades, escuelas becadas, portales ba√Īados de luz de luna o en los bancos del parque Vidal; pero que se adhiere a tu sistema inmunol√≥gico cualquier jueves pasadas las 11 de la noche en El Mejunje de Silverio.

Ese es el ‚Äújueves de la trova‚ÄĚ, oficialmente bautizado en el ‚ÄúCentro Cultural‚ÄĚ como ‚ÄúLa Trovuntivitis‚ÄĚ. Pero ya no es el √ļnico espacio institucionalizado para disfrutar y compartir ‚Äútragos y trova‚ÄĚ; sino que la propia casa de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z ofrece en tiempos de normalidad (ahora online) ‚ÄúLa Hora de la Mameyes‚ÄĚ, con el talento del grupo de trovadores j√≥venes ‚ÄúLa Ca√Īa Santa.‚ÄĚ

As√≠, la Trovuntivitis y La Ca√Īa Santa son los dos proyectos representativos de la canci√≥n de autor en la ciudad (no los √ļnicos, la ciudad cuenta con otros j√≥venes cantautores que no integran estos proyectos). Hasta el momento la producci√≥n musical de sus integrantes ha devenido especial arsenal de letras y acordes inteligentes que j√≥venes y amantes del g√©nero tarareaban y se trasmit√≠an de memoria, vivos en la preferencia de su p√ļblico y en el ambiente cultural de la ciudad.

Sin embargo, la editorial Sed de Belleza nos regala este a√Īo un nuevo acercamiento a esa po√©tica colectiva. Acompasada en acordes de guitarra, pero ahora tambi√©n rubricada en papel, para que podamos manosear cada letra; y regodearnos en el lirismo de cada verso. Y es porque en estos tiempos de confinamiento el sello de la AHS en Villa Clara saca a la luz ‚ÄúLa Otra Eternidad‚ÄĚ, un cancionero que resguarda para la posteridad temas inolvidables, representativos ya de la nov√≠sima trova gestada en el centro de Cuba.

La edici√≥n y diagramaci√≥n de este Cancionero de la Trova Santaclare√Īa corri√≥ a cargo del narrador Alejandro Hern√°ndez, Licenciado en Pedagog√≠a por la ‚ÄúUCLV‚ÄĚ y actual director de Sed de Belleza; quien nos propone un viaje por la obra de unos 23 cantautores ordenados seg√ļn su fecha de nacimiento, desde los consagrados de La Trovuntivitis hasta la joven vanguardia art√≠stica que integra actualmente el proyecto La Ca√Īa Santa. Para concluir con el d√ļo C√≠rculo de Tiza, porque, aunque son fundadores de La Ca√Īa Santa, ellos defienden una l√≠nea de interpretaci√≥n sui g√©neris que ‚Äúsupone la ejecuci√≥n de g√©neros propios del panorama musical de Estados Unidos y Canad√° (…) aunque con reminiscencias de la influencia que aport√≥ el movimiento de la Nueva Trova en Cuba.‚ÄĚ

Dicho orden cronol√≥gico no es ingenuo ni gratuito en ning√ļn sentido, sino que permite al lector avanzar en el gran relato que puede ser la comuni√≥n de dos generaciones de cantautores, los momentos de continuidad y de fractura que ha experimentado la forma de hacer canciones que tuvo su primer momento cumbre con el Tr√≠o Enserie (Levis Aleaga, Rolando Berr√≠o y Ra√ļl Cabrera); y que ha venido enriqueci√©ndose con nombres ya inscritos en el pentagrama nacional como Leonardo Garc√≠a, Diego Guti√©rrez, Alain Garrido, Ya√≠ma Orozco, entre otros. Hasta adentrarnos en las apasionantes propuestas de Yeny Turi√Īo, la m√°s joven de los cantautores reunidos en este libro.

foto tomada de cubadebate

Cada uno de ellos aparecen identificados por una breve rese√Īa que antecede a las letras de sus canciones, as√≠ como por la caricatura hecha a l√°piz de Stephanie Rivero Toledo, reci√©n egresada de la Academia Provincial de las Artes de Villa Clara.¬†

Para la selecci√≥n de las piezas el compilador confiesa que tuvo en cuenta ‚Äúciertos temas imprescindibles por la popularidad y reconocimiento que han alcanzado en quienes escuchan esta m√ļsica inteligente, y tambi√©n otros que portan una belleza po√©tica y una factura art√≠stica asombrosa.‚ÄĚ As√≠ encontramos temas ya cl√°sicos (incluso entre adolescentes) junto a otros que no por ser poco difundidos son menores, todo lo contrario, ensanchan nuestros sentidos hacia el verdadero gozo est√©tico.

‚Äú… porque ya eres tarde de agua

eres estruendo, aire, l√°grimas y recordarte

parece un aguacero.‚ÄĚ

All√≠, en La Otra Eternidad, nos aguardan Parece un Aguacero, de Levis; Olor de Roly; La Casa, esa canci√≥n de Ra√ļl Marchena que describe a El Mejunje; Los Giros, compuesta por Y√ļnior Navarrete; la belleza exquisita que nos regala Leonardo en su ‚ÄúMi primer bolero‚ÄĚ; ‚ÄúEl Son de Eliodoro‚ÄĚ con que nos despabila Yordan Romero, y m√°s.

La moringa es seg√ļn Bartolo…

Como la sangre del toro.

La moringa es seg√ļn la ciencia…

Es salud pa¬īla consciencia.

La moringa es aqu√≠ en Cuba…

Para la enfermedad la cura…

Releemos ‚ÄúLa Moringa‚ÄĚ que tanto nos hace re√≠r una vez que Yatsel Rodr√≠guez sostiene el micr√≥fono; el vigoroso ‚ÄúTocadiscos‚ÄĚ de Yeni; entre tantas melod√≠as populares. Pero tambi√©n redescubrimos la savia negra (afro) de Yuri Giralt; la ternura con que Amaury Muro aborda g√©neros tradicionales; la fuerza autoral de Leodanys Castell√≥n desborda im√°genes como ‚Äúle faltan velas al alma‚ÄĚ; y las letras cargadas de contenido social que defiende C√≠rculo de Tiza.

Todo esto lo describe el prologuista, Yordan Romero, al afirmar que:

‚ÄúEstas canciones recorren dis√≠miles g√©neros musicales, incluso for√°neos, y muestran diversidad en cuanto a forma po√©tica, estilo e influencias. Constituyen un ejemplo genuino de la mejor canci√≥n cubana contempor√°nea, que, por supuesto, no se agota en estos textos ni en estos compositores.‚Ä̬†

Ante lo cual vale regodearse en los versos de Alain que dan t√≠tulo a la presente compilaci√≥n: ¬ŅY qu√© m√°s se necesita para escuchar/ leve el zumbido de un cicl√≥n/ avecinando otra eternidad/?

Antecede a La Otra Eternidad: Cancionero de la Trova Santaclare√Īa, el libro de ensayo La Vena del Centro: Trova Santaclare√Īa, escrito por Alexis Casta√Īeda P√©rez de Alejo, tambi√©n publicado por Sed de Belleza en 2010. Este √ļltimo parte de las primeras descargas que se realizaron en Santa Clara en los a√Īos 40, pasando por la trova tradicional, la nueva trova y aterriza finalmente en La Trovuntivitis. Si bien Casta√Īeda nos devela en su estudio la Santa Clara bohemia destinada a una guitarra y un acorde po√©tico en sus madrugadas, Yordan Romero dota a este cancionero de un pr√≥logo que parece continuar la historia hasta el presente.

Nos preguntamos entonces: ¬Ņqu√© novedades nos traer√° la Editorial en los pr√≥ximos diez a√Īos, si en esta √ļltima d√©cada tanto ha crecido el movimiento trovadoresco en Villa Clara? Queda la puerta abierta para los ensayistas. Por lo pronto, este cancionero de la trova santaclare√Īa probablemente exigir√° nuevas reediciones a Sed de Belleza, una vez que la vida retome su curso, aqu√≠ en el centro de la Isla; y los trovadictos oriundos y adoptivos le tomen el pulso a la ciudad.


Capítulo #15: Las herrumbres dormidas I

(notas sobre la poética de Dianet Espinosa Barbán)

I

Hay poetas cuyo presunto objetivo es activar nuestras contradicciones y dejarnos en el desasosiego. Hay poetas que la existencia le parece una trampa y juegan a contradecirla, a sufrirla. Hay poetas que interpretan al mundo desde una visión celular de la vida. Las cosas más simples son las más tenebrosas y caen sobre nuestros hombros con esas letras pesadas.

La demarcación del ideal del poeta, por medio de una abstracción en la que subsiste la imposibilidad de llegar a la fuente del deseo, pudiera ser la tarea más importante para el lector que se aproxime a la poética de Dianet Espinosa Barbán (Contramaestre, 1993). Hay algo dantesco en su viaje escritural, tal vez la melodía de fondo, la obviedad del trayecto, lo simple que es para ella sentir y expresarlo, o tal vez sea el concepto de nosotrocidad con el cual nos marca la enfermedad colectiva mediante su libro Las herrumbres dormidas.

Para Dianet, la enfermedad se traduce en existir. Aun cuando todo es luz, cuando todo es materia, estamos sentenciados a caer sobre nuestra imagen enferma. Así nos ahoga en nuestra imagen de felicidad y nos asegura que todo cuanto conocemos está llegando a su fin, y que ni siquiera la memoria podrá salvarlo. Para ella la memoria es una trampa y nos deja ciego.  

El libro que sali√≥ bajo el sello Sed de Belleza, editado por Idiel Garc√≠a y con dise√Īo de cubierta de H√©ctor Artiles en el a√Īo 2018, es una respuesta al r√©gimen material del mundo tal y como lo conocemos. La vida es un entrenamiento para aprender a des-poseer. Toda imagen es el fracaso de lo sensible en este mundo. Toda imagen enga√Īa al ojo porque el ojo nunca aprendi√≥ a sentir.

El cuaderno posee una estructura externa visible, la cual está compuesta de tres momentos: Otros golpes, Controlarlo todo y Roca de escape. 

La primera parte del libro (Otros golpes), posee catorce poemas: Fantasmas (1), El fantasma del pa√≠s‚Ķ, El fantasma ya no vela, Fantasmas (2), (T)errores, Otros golpes, Principio quir√ļrgico, Filimor forrado de‚Ķ , Metamorfosis, Sweet dreams, Segundo piso, Insomnio, Otras sombras y Las sillas.

La segunda parte (Controlarlo todo), es integrada por quince poemas: Meditación de Paul Auster, I, II, III, IV, Impotencia, Sábado, Psicología, Ley fundamental, El Cántico del arco, Controlarlo todo, Campo de espadas, Alcantarillas, Fusilamientos y El roble de los adivinos.

La tercera parte del libro (Roca de escape), tiene quince poemas: 11 de julio, Paisaje, DNI, Amanecer, Ontogenia, Rosarios I, II, III, IV, La hora nona, Kibrot-hataava, Mercado, Roca de escape, Despedida y Regresos.

II

En la primera parte, la autora hace referencia a quien fuera su maestro. La declaraci√≥n de ponerle a ese segmento del libro ‚ÄúOtros golpes‚ÄĚ nos remite al libro ‚ÄúGolpes bajos‚ÄĚ de Eduard Encina, poeta y amigo de su Contramaestre a quien le dedica el cuaderno. ¬†

Esta primera parte inicia con el texto Fantasmas (1), el cual nos prepara para una lectura existencialista. La mujer es fuerte, es su propio contrincante. Es capaz de soportar el peso de la poesía y salir entre las zarzas y golpear. Golpea para no perder la fe en Dios, aun sabiendo del enojo que esto pueda causarle al divino, pero golpea. Así como el contexto/la memoria/el sentir la rodea de fantasmas, ella responde con un gesto cuya belleza radica en la violencia de la idea. 

En vez de hablar golpeo.

Golpeo y Dios se enoja.

¬ŅQu√© har√° tanta gente si m√≠?

Llego al final del viaje

a√ļn tengo mi vara.

(P .11)

Los golpes del poeta son parte del viaje. Dios vigila ese viaje donde un poeta puede hacerle cambiar de humor. Su otro yo, es una mujer que codicia. Una mujer que sobrevive adherida a un concepto emocional de la existencia. Un concepto que suele hacer vulnerable a los hombres y mujeres, pero que en ella es fortaleza y fe.   

Tener es un privilegio que produce fantasmas.

Producirlos es f√°cil,

Vivir como ellos para sobrevivir.

(P. 13)

¬ŅQu√© puede poseer un fantasma? ¬ŅPara qu√© ser su igual? ¬ŅSer√° lo mismo poseer en el mundo espiritual que en la dimensi√≥n real de las cosas tal y como la entendemos los humanos? Dianet asume que las posesiones te hacen sobrevivir como fantasma. Aunque para ella las im√°genes propias son la proyecci√≥n de ese conflicto, donde la mujer que ha sido y la que es terminar√°n por contradecir a qui√©n ser√°.

La mujer de la foto no soy yo:

es mi fantasma.

(P. 13)

Esa mujer es la misma que padece de insomnio, que intenta salvarnos junto a Gastón cada noche. Que ha descubierto que la paz de su país es la supervivencia, sin importar si eres un fantasma o las piedras que constituyen la salvación.

El segundo poema Fantasmas (2), es una consecuencia del anterior. En este las posesiones son los miedos, los recuerdos y los deseos. Algo que si podemos trasportar al mundo espiritual, y tal vez la raz√≥n por la que los fantasmas contin√ļan viniendo para asustarnos, amenazarnos y recordarnos que ellos ya no est√°n.

Anoche vinieron. No los sentí llegar ni supe si eran reales.

(P. 14)

Dianet Espinosa parece asumir que los fantasmas la acompa√Īan en silencio como si todo estuviera dicho. Pero aun as√≠, los convierte en figuras y espera respuestas, acci√≥n, y movimiento. Espera no dudar cuando se convierta en uno de ellos.

(T)errores es el tercer poema. Es tal vez uno de sus textos m√°s oscuros, donde se anuncia una vida ente sombras. Rodeada de muerte y vida en una b√ļsqueda donde ambos elementos son complementarios a sus deseos.

A veces

siento

el dolor

de ir

 

m√°s all√°

de mis orillas.

(P. 15)     

En este poema tambi√©n hay vasos comunicantes con otros del cuaderno. El tema de las sombras, monstruos o fantasmas dentro de su ideario, denota un desasosiego por construir im√°genes ausentes, perdidas en el mundo terrenal y que a√ļn no encuentran formas de cicatrizar. Ese es el tema de Otros golpes, donde las sombras que la rodean son imposibles de evitar.

Personas vivas

me ense√Īan a no hablar

con los fantasmas.

(P. 16) 

Consecutivos a estos textos llegan otros que introducen nuevos elementos a converger con los anteriores. La autora empieza a utilizar un lenguaje af√≠n con los t√©rminos empleados en la medicina y que forman parte de su vocabulario como estomat√≥loga. En Principio quir√ļrgico el pa√≠s adquiere la connotaci√≥n de Patria, lugar donde habitan h√©roes falsos. H√©roes de viajes terrenales que no liderar√°n ninguna cabalgata por la fe colectiva.

He visto la patria dar a luz

héroes podridos.

(P. 17) 

Entre sus perturbaciones también está la supervivencia colectiva de la nación. Donde algunos discursos no son de su apetencia. Donde despertar a diario duele y desgasta. Donde el viaje es más lento y sombrío.

¬ŅEs la Patria tambi√©n un lugar espiritual?

¬ŅPueden los hombres renunciar a ella?

¬ŅLa enfermedad de nuestro viaje es tambi√©n la de la Patria?

¬ŅD√≥nde y cu√°ndo amanece para los fantasmas de la Patria?

He despertado.    

Soy fémur/ occipital/ metatarso

la dermis se agotó tratando

de salvar hijos muertos.

(P. 17)

Luego llegan los poemas: Filimor forrado de‚Ķ, Metamorfosis, y Sweet Dreams. En ellos el silencio es utilizado como s√≠mbolo y recipiente para la poes√≠a. La rareza asume un rol com√ļn en las distintas im√°genes y se anuncia un nuevo peregrinaje. Una b√ļsqueda distinta de las im√°genes, una que permita a la poes√≠a y al deseo ensancharse.

Segundo piso, Insomnio, y Otras sombras, son los textos que introducen al sexo como vivencia necesaria. Dianet Espinosa Barb√°n es de carne y hueso. Es un cuerpo dentro del dise√Īo social hist√≥rico del mundo y no puede renunciar a ello. No puede evadir los deseos instintivos, ni a la educaci√≥n civil que les hemos dado a ellos.¬†

me llama puta,

pero él está debajo

y esa posición

no es ventajosa.

(P. 22)

La autora empieza a explorar al acto sexual desde el cuerpo femenino. Mujer que persiste en tomar riesgos, buscar sombras y en restaurar la confianza. Después todo es funcional para el cuerpo y los objetos del mundo real. Es entonces cuando llega Las sillas, el poema que cierra este segmento del libro y donde Espinosa hace una comparación entre los objetos y sus funciones aplicadas a su mundo/cabeza.

Treinta sillas

Como treinta monedas

No caben

En mi cabeza.

(P. 25)

Dianet Espinosa busca interpretar la realidad desde elementos no-reales. La comprensión de estos, está dada por sus recuerdos, que introducen desde lo sensorial la necesidad de abolir un falso presente. Buscaba construir su identidad o al menos la imagen más honesta de ella. Se trata de una mujer que respira aunque los muros se le vengan encima.

¬ŅC√≥mo tolerar la construcci√≥n hechas por otros sobre mi imagen?

¬ŅC√≥mo rehacer la realidad de los objetos que me circundan?

¬ŅEste es un viaje para la locura o la poes√≠a?

¬ŅQui√©nes son los fantasmas?


Capítulo #10: El viejo, la casa y ellas

I

La poesía es un Tobogán. Desliza nuestro cuerpo por la aventura del deseo/la presencia/los miedos/la historia del otro/el amor y los abismos del ser. Un juego de acceso a una geografía ilimitada. Un viaje circular a través de varios elementos que componen la identidad del individuo. Un parque astral y perdurable gracias a la escritura.    

Al leer El viejo, la casa y ellas de Yadi√°n Carbonell (Isla de la Juventud, 1989) se puede constatar un proceso escritural poderoso. El libro fue publicado en 2017 por la editorial Sed de belleza. El dise√Īo de cubierta pertenece a H√©ctor Guti√©rrez Bola√Īos y la edici√≥n a Edelmis Anoceto Vega, quienes desde las sombras y anonimato de su oficio contribuyeron a la entrega de un material sencillo y valioso. ¬†

La muestra es un recorrido por zonas sensoriales accesibles del autor. En el libro se utilizan el verso libre y la prosa poética como sistema. No hay metáforas grandilocuentes ni un lenguaje rebuscado. Es una poesía vivencial. La experiencia como puerta ante el viaje. Un recorrido que el poeta siente necesario pero no lo sufre. La angustia es una resonancia implícita e impone una voz agradecida y bella.   

Se trata de un cuaderno personal donde la relación hogar-individuo-familia se proyecta con su rostro más sincero. La familia representa el eje fundamental de sus estímulos y se muestra dispar/dolida/ausente. Un hogar lleno de relieves afectivos, sin énfasis en normas sociales. 

La tribu, como la declara el autor, tiene en la figura del abuelo, un sentido fundacional. Un origen que conecta al sujeto con los espíritus de la tierra e instala la convivencia como ley.

  • El tiempo, como una ley que surge de improviso, me hace ir tras las arrugas del m√°s viejo de la tribu. Imploro su astucia. Intento hacerla m√≠a para resguardarme de la intenci√≥n del l√°tigo. (P. 9)

II

Aunque el autor declara una composición externa (de tres partes integradas por varios poemas), prefiero asumir el texto como un todo. Pues se trata del mismo paisaje poético, sus distintas líneas temáticas ganan en naturalidad a partir de su conexión. La infancia, el hogar, la experiencia religiosa, el amor y la insularidad, son conceptos que se sostienen gracias a esa unidad.  

El libro posee la capacidad de compartir/comunicar/y relacionarse sin la necesidad de verse desde un concepto vanguardista. Es creíble. Su pretexto suena a himno de liberación (personal) sin aberraciones ni simulacros.               

Lo que resulta la primera parte, está marcada por su relación con el abuelo. En esa área todos los significados se articulan para cartografiar la memoria.

El poeta revive la infancia desde la figura del viejo. Un sujeto que emerge como muestra de poder/santidad/espejo/e incluso figura paterna. Los recuerdos (en blanco y negro), poseen una connotación documental.

Los estímulos sensoriales del cuerpo: látigo/tabaco/café/gajazos de hierbas sagradas, recomponen las imágenes. Una aprehensión corpórea que dinamita las relaciones interpersonales declaradas en el texto.

  • Hoy el m√°s viejo de la tribu me dio a masticar una extra√Īa hierba y supe el sabor de la vida que me espera. (P. 9)

Como un sabio, el viejo influye y revela el destino del autor. Impone su presencia y se erige como fuente de conocimiento.

¬ŅSon recuerdos de la infancia? S√≠. Se trata de un tiempo pasado. Un arrastre existencial (incluso).

Otros temas se desarrollan ante la vista del lector. Vivir en una isla y sentirse n√°ufrago. Una tierra firme incierta.

  • Nac√≠ del musgo. Soy hijo de la tierra y amo los pinos, aunque a ratos llore y me deje guiar por el viento que mueve esta Isla de papel. (P. 11)

En ese peque√Īo terreno hay una casa que sirve de hogar. Una casa donde habitan los fantasmas. All√≠ el viejo se evoca desde una presencia m√ļltiple: la memoria/el esp√≠ritu y el mundo material/los afectos.

  • El viejo lleva en su bast√≥n un trozo de cuerpo.(P. 14)

La muerte como un nuevo estatus es expuesta y resignificada. Es un mensaje optimista. Decir que algo existe después de la muerte es esperanzador. No importa la nueva tarea del individuo, si puede adquirir una nueva presencia, es glorioso. 

  • Se ha convertido en una piedra,
  • en una l√≠nea irrespetada que perdi√≥ el poder. (P. 14)

Tras la condici√≥n declarada del abuelo, la madre entra en escena como figura de compasi√≥n. Tambi√©n el padre aparece, pero se trata de un actor de reparto, una imagen complementaria. Luego el discurso contin√ļa su cometido. El autor no evade la infancia como etapa trascendente. Desde ah√≠ hace su testimonio po√©tico.¬†

III

La segunda parte del libro es una consecución ideotemática de la primera. La figura materna cobra una significación especial. No puede relevar al abuelo pero el autor la necesita. Hay mucha dudas y movimientos dentro de una casa que vive la religiosidad de otra manera. Ahora es superstición lo que antes fue estilo de vida.

  • Mi madre contin√ļa ah√≠,
  • aunque ya no le importa tapar los espejos,
  • caminar por las paredes
  • ni ser la cobarde que un d√≠a habit√≥ la casa. (P. 25)

Pudi√©ramos decir que es un momento cercano a la adolescencia. Hay un reconocimiento del cuerpo propio como enigma y salvoconducto. Los elementos de su mundo ahora atraviesan el ojo de un ni√Īo que crece.

El mundo deja de girar en torno al viejo, ahora fantasma/espíritu, para exponer al poeta. En este punto, la interpretación del cuerpo, define todo.   

  • Que muera mi cuerpo, es m√°s que la huida,
  • m√°s que el poema,
  • m√°s que mi salvaci√≥n de esta catarsis
  • que desmorona la habitaci√≥n
  • cuando no est√° el susurro del viejo fantasma,
  • o cuando, por alguna extra√Īa raz√≥n, llueve sobre mi cama. (P. 28)

Tras la desaparici√≥n f√≠sica del viejo todo obtiene un nuevo significado. El autor refleja lo extra√Īo que puede resultar eso para un ni√Īo o un adolecente. La muerte se convierte en un concepto cotidiano. Algo a lo que nunca le hab√≠a prestado atenci√≥n como ahora.

Carbonell encuentra (también) complicidad como poeta con el signo de la muerte. La mirada del pasado adyacente a la del hombre-poeta invade su maniobra. Hay un tono reflexivo sobre sí mismo, sus miedos y deseos definen su existencia.

  • Tengo intemperies distantes de existir,
  • campanarios mudos,
  • fotos vac√≠as sobre la cama
  • y un pedazo de Escobar rondando mi cr√°neo. (P. 32)

El Tiza, alias Yadian Carbonell Hechavarr√≠a, nos regala su poema "Canto 2", con la complicidad del trovador Marcos Daniel Escalona Gonz√°lez.(Una propuesta de Producciones Cachumbamb√© y Rep√ļblica Po√©tica)

Publicada por Rafael Jorge Carballosa Batista en Jueves, 14 de mayo de 2020

IV

La √ļltima parte del libro responde a su relaci√≥n con nuevas figuras. Su experiencia con el amor, sin clich√© ni acontecimientos populares. Y es que este es un libro sobre el amor. Amor al viejo, a la madre, la casa, la isla donde yacen las biograf√≠as y el amor a ellas.

Desde el mismo título Yadián Carbonell declara la importancia de la experiencia con ellas. Mujeres (casi ninfas) que dejaron marcas en su vida. Una ilusión ingenua y placentera. Un capítulo de cruces y desencuentros.

  • Fui a buscarla entre las flores, guiado por el silencio. (P. 37)

Y en ese mismo poema UNO, que abre la sección tres del libro, termina mostrándonos amén del fracaso, su fe en coincidir con el amor.

  • Las magnolias intentan guardar el secreto, pero s√© que estuve a punto de verla. (P. 37)

Son significativos la cantidad de elementos de la naturaleza que son nombrados en esta parte del libro. El encuentro casi divino con estas figuras dadoras de amor representa armonía con la naturaleza. De ahí que adquieran la personalidad de figuras ilusorias/ninfas, y tal vez él en su sentir viril, un poco sátiro.

  • Pens√°ndola, un trueno rompe el silencio de mis o√≠dos.
  • Est√° por llover y no me importa. (P. 41)

El poeta busca a ellas como si fueran musas. Femineidad hecha imagen en su mente. El encuentro es espiritual, esquivo y distante. Siempre bajo la dualidad del deseo y el fracaso del encuentro.

Cada suceso no cumplido denota la certeza de que nunca se encontrar√°n f√≠sicamente. Ellas existen, otros como Roque Dalton han podido verlas, afirma Yadi√°n. La ausencia es una condena en su b√ļsqueda. Una constante po√©tica definitoria en el texto.

  • Entonces decid√≠ aceptar que existe, pero no para m√≠. (P. 51)

V

El viejo, la casa y ellas es un libro genuino. Un catalizador sobre la infancia. Yadián Carbonell no se oculta tras el poeta, no figura, no caricaturiza. Es capaz de utilizar los elementos sensibles que rigen su memoria en una poesía vivencial.

El lector podría encontrar el convivio desde el primer verso. La sencillez del lenguaje y la incursión del espacio/tiempo crean un registro sensitivo en un paisaje insular. No olvida. Se niega a la desmemoria. Habita una isla infinita, una tierra firme representada en imágenes propias. Su condición de náufrago responde a su exploración, a su praxis de vida. Ha heredado la santidad del viejo y ahora la convierte en palabras.