La Caja Negra


Psicosis (+ VIDEO)

Escenografía que se mueve al compás de la locura, una enfermedad que cobra vida y una interpretación magistral de la actriz Maibel del Río Salazar (actual premio Adolfo Llauradó en teatro para adultos). Estos fueron algunos de los regalos de la presentación de Psicosis, obra estrenada a finales de diciembre del recién concluido calendario en la Casa del Joven Creador de Santiago de Cuba.

foto: rubén aja garí

Se trata de la obra por la que Juan Edilberto Sosa Torres ganara la Beca Milanés 2020. Texto que reescribió a partir del original de Sarah Kane Psicosis 4.48, y llega a las tablas junto al Grupo de Experimentación Escénica La Caja Negra.

foto: rubén aja garí

Con lema ‚Äúno soy Sarah Kane, pero vengo a interpretarla‚ÄĚ, se crea el trance perfecto a los observadores prepar√°ndolos para lo que est√° por venir. La puesta en escena recorre los caminos de una suicida entre las voces permanentes de su padecer. Muestra la autodestrucci√≥n del cuerpo y la mente. Juega con la locura y la depresi√≥n. As√≠ nos recuerda que, a pesar de la juventud, todos somos propensos a los problemas generados por una cr√≠tica salud mental.

foto: rubén aja garí

 

VEER TAMBI√ČN:

La obra suma al espectador a un universo de cambios dr√°sticos y charlas de autocompasi√≥n. A m√°s de una persona le ser√≠a identificativo, utiliza como referencia personajes del √°mbito art√≠stico con desenlaces fatales como: Janis Joplin, Whitney Houston o la misma Sarah Kane, la cual se suicid√≥ a√Īos antes de estrenar su obra el 23 de junio del a√Īo 2000.

Se utiliza un coro como representaci√≥n de una mente enferma, y que al mismo tiempo aboga por ayudar a su cuerpo. El personaje intenta la autopreservaci√≥n. El coro ayuda a la protagonista en esa tarea, la ayuda a recordar letras de canciones y frases. As√≠ le brinda en su psic√≥tica soledad, la √ļnica compa√Ī√≠a que tiene.

Uno de los momentos m√°s dram√°ticos de la obra fue la aceptaci√≥n de que Dios es el culpable de su sufrimiento. Dios le da vida a qui√©n no desea vivir. Sarah tiene la necesidad de traspasar la culpa de sus males a alguien m√°s. Profundiza ante la mira del espectador, en la situaci√≥n de muchos enfermos mentales. Pone al p√ļblico en un autoan√°lisis: ¬Ņpersonas con problemas o personas enfermas?

foto: rubén aja garí

Un escenario, un ser y varias manchas. Allí se incide en la mente de un suicida. El texto es un álbum de fotos donde se muestra temas como: la depresión, el aislamiento, la dependencia, las relaciones interpersonales, los problemas parentales y la pérdida del amor propio.

Un torbellino de palabras aparentemente sin sentido en cierto punto, daba paso a dos momentos: un trauma vivido basado en la muerte de una mujer; y los monólogos poéticos y desenfrenos que recuerdan la esquizofrenia. Todo esto mientras se proyectan imágenes de mujeres varadas a la suerte de la depresión.

foto: rubén aja garí

La palabra cansancio, verg√ľenza, vivir y evoluci√≥n se repiten en distintos momentos. Son s√≠mbolos acompa√Īantes de su estado. La variabilidad de sentir del personaje y las voces del coro con ideas propias, aluden a un posible trastorno de personalidad. Se puede decir que recorrieron toda la gama psiqui√°trica en un escenario e hicieron al p√ļblico parte de ella, como se hace costumbre en los trabajos de este grupo teatral.

El juego con los silencios y su ruptura sorpresiva atac√≥ la atenci√≥n quieta de los espectadores. En platea no se sabe qu√© esperar en medio de los cambios de ambiente seg√ļn los delirios y los cambios de humor del personaje.

foto: rubén aja garí

La escenografía a cargo de Carlos Javier Alvares y Esteban Miguel Deulofeu es excelente. Aun cuando el espacio escénico utilizado no permitió un despliegue total de la puesta, tampoco significó resistencia por el convivio logrado.

‚ÄúPsicod√©lica‚ÄĚ es palabra de este comunicador para referirse a esta creaci√≥n. El trabajo musical del coro a cargo de la actriz Lisandra Hecheverr√≠a Hurtado, lo demuestra. Suaves sonidos que cambiaban a toscos y accidentados ruidos. Sonidos reproducidos, de los planetas de nuestra galaxia creaban la situaci√≥n perfecta para colocar al espectador en un estado de atenci√≥n permanente.

foto: rubén aja garí

Clara Betsy √Āvila y su proyecto AfroMelenas, desparram√≥ su talento como nunca antes. Ella, quien tambi√©n es la productora ejecutiva del grupo, visti√≥ el cuerpo de la protagonista con prendas que justificaba todo su ser. Sarah muestra su actitud primero de inconformidad con su propio existir y se siente inc√≥moda con su ropa y, segundo, disfruta lo que le queda. Sarah termina aceptando su final con un vestir provocativo y liberal.

La obra ser√° el centro de las actividades de la Jornada Villanueva por el d√≠a del Teatro Cubano en Santiago de Cuba. Este fin de semana se inici√≥ la primera temporada del a√Īo del Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica La Caja Negra en el Cabildo Teatral Santiago, la cual se extender√° hasta el mes de febrero.


Ofelia de Cuba

El teatro en Santiago de Cuba es una realidad que se presenta llena de excusas. Bien lo saben los actores del Grupo de Experimentación Escénica La Caja Negra cuando se visten de su personaje en Ofelia, una puesta en escena que viene de la mano y dirección de Juan Edilberto Sosa.

Ofelia es un texto imperfecto, simbólico, que busca una excusa para la crítica para la inconformidad. El teatro de Ofelia es una necesidad creativa que invita al diálogo entre el espectador y el actor.

Una obra que se presenta a s√≠ misma como una cr√≠tica a los actos de la sociedad patriarcal. Su lenguaje po√©tico y anacr√≥nico heredado del texto de M√ľller invitan a la reflexi√≥n del papel de la mujer que es sometido y opacado en el contexto socio-hist√≥ricos en el que se cuentan las historias.

dise√Īo de Cartel: Alejandro Ca√Īer

El di√°logo se construye con palabras connotativas; cada frase guarda una significaci√≥n propia pero no aislada del resto. Son frases que narran la historia de cada personaje o presentan la forma de pensar y la frustraci√≥n de cada uno de ellos; es una escritura que se complementa y le da una perfecta armon√≠a y coherencia a la obra. El tema del drama se podr√≠a resumir en dos frases: ‚Äė‚ÄôSon mis senos m√°s hermosos que mis ideas‚Äô‚Äô, ‚Äė‚ÄôCada pa√≠s es un poco como Dinamarca, donde hay frustraci√≥n hay una Dinamarca‚Äô‚Äô.

Es simple, se pone en duda el valor que se le ha dado a la mujer en la sociedad; la crítica escapa a los espacios familiares para darle relevancia a la problemática social que acaba desencadenando la rebeldía de sus personajes.

En Ofelia no hay margen para la distracci√≥n. Cada elemento cobra relevancia en un acto que desorienta al p√ļblico con elementos anacr√≥nicos. La misma Ofelia nos remite a Dinamarca, pero el espacio temporal se presenta impreciso con cada historia que se cuenta. El dramatismo de sus personajes transita en el tiempo. Las voces de los actores se mezclan en una polifon√≠a con la m√ļsica que se escucha: no es una mera distracci√≥n o un espacio vac√≠o, es un factor determinante que encuadra su propia significaci√≥n.

El texto es un mon√≥logo donde el actor y el espectador son los √ļnicos que participan en una charla ca√≥tica. Los actores son elementos que se a√≠slan entre s√≠. Las faltas de comunicaci√≥n entre ellos se combinan en un todo arm√≥nico que construye la obra.

Las historias se escapan al mito de Ofelia. No es una historia contemporánea la que se narra, es un reclamo, una excusa para la crítica social, no hay espacios. Dinamarca no se presenta como un país en sí mismo, es un sentimiento, es agonía, es frustración. Los espacios temporales desaparecen para darle paso a los actos atemporales que narran la obra.

Ofelia no es una mujer en su mejor expresión; el personaje rompe con su atadura carnal para convertirse en el concepto mismo de mujer, la mujer que sufre, la que despierta inconforme, la mujer que no tiene palabra.

No es cualquier mujer, es la mujer que no se ve, es la mujer que vive en un espacio marcado por lo incurable.

Dinamarca se presenta como la sociedad que marca la frustraci√≥n de sus personajes. El texto deja abierto a la interpretaci√≥n del p√ļblico el escenario f√≠sico donde se presentan las historias: ¬Ņes Dinamarca un pa√≠s donde el poder es una excusa, es cualquier pa√≠s o es el pa√≠s que avanza y que duele? Puede ser esta tierra o cualquiera, donde exista la inconformidad se ver√° una Dinamarca con una Ofelia due√Īa de su propia obra.

La puesta en escena termina con un lenguaje lleno de reclamos, lo que empieza como una excusa termina en rebeld√≠a; es una necesidad creativa, una necesidad de di√°logo con ese p√ļblico pasivo que absorbe lo que se le presenta, es una necesidad para la cr√≠tica, para expresar la inconformidad, es una necesidad pol√≠tica, es una exigencia al cambio a la construcci√≥n de una nueva Dinamarca para todas las Ofelia.

La obra est√° recomendada para la revisi√≥n de la realidad. Es un texto interesante que puede servir de reflexi√≥n de la vida social donde act√ļa una Ofelia, en cada casa, en cada esquina, en cada espacio.

 


Pórtico para un diálogo entre un personaje esquíleo y el oráculo

Pórtico

I

Ed√≠picamente, ciego ante una realidad que se me escapaba por oculta en un paralelismo cronot√≥pico, apedreando mi rostro en hybris causal prematura: as√≠ yac√≠a. Tiresias, ciego por mandamiento, arrimose a mi lado y supo darme ojos nacidos de lo gn√≥stico. Esta evocaci√≥n se me ocurre ahora, cuando los avatares de las pr√°cticas preprofesionales reorganizan y reinstalan disposiciones. Lanzado a quince d√≠as de realidades ‚Äďlas √ļnicas cosas necesarias‚Äď en las lejan√≠as costasure√Īas, donde el divino malec√≥n s√≠ rebosa en mar, llegu√© al Centro de Promoci√≥n Literaria Florentino Morales. Ser√≠a all√≠ la simulaci√≥n del teatro de la post graduaci√≥n, la prueba calderoniana de Basilio, en lontananza del Segismundo cautivo de la cil√≠ndrica torre.

II

‚ÄďPues bien, lo que yo quiero son rese√Īas. No les ense√Īen a estos muchachos y muchachas otra cosa que rese√Īas. ¬°At√©ngase a las rese√Īas, caballero!

La escena transcurr√≠a en el rectangular espacio que ocupa el Centro, conglomerado de monta√Īa de cajas colmadas de nuevas publicaciones, gavetas, archivos, bur√≥s, estantes, un ventilador y una reja alta y ancha por puerta. Espacio temporal del dominio promotor del quehacer literario de la mar√≠tima ciudad. Y el √≠ndice, enhiesto, del que me hablaba, pon√≠a los √©nfasis en sus advertencias, remarcando cada frase, sellando mi destino con la coma vocativa.

III

El primer libro a mis manos llegado, vino de las de una compatriota de mundos posibles (graduada de Letras). Se titulaba este La biomecánica, poemario de un santiaguero, José Edilberto Sosa Torres. Inter nos, admito que intitulada obra se anunciaba ya libro non grato de mi recepción, premonición de largas, largas tardes de lectura, venciendo el hastío, fiel a un principio inclaudicable de avanzar, de leer más allá de todo prejuicio. Y pues, debía de cumplir la tarea liberadoramente asignada.

IV

‚ÄאּAtengase a las rese√Īas, caballero! ‚Äďvolvi√≥ la voz, templada.

Pero quiso el fatum tr√°gico que referido poemario llegara a ser m√°s que t√≠tulo, m√°s que ¬ęno juzgues a un libro por su portada¬Ľ. E h√≠zose la empresa, la √ļnica cosa necesaria. Recuerdo haber escrito:

En el poemario, resulta evidente el sostenido nexo entre poes√≠a y engranaje, forma y contenido. Los numerados ¬ęprincipios¬Ľ indican una ordenaci√≥n tal manual te√≥rico, por suerte salvado de la densidad acad√©mica. Su autor logra hacer imagen y pulso todo enunciado t√©cnico. Los cuales, construidos en el lenguaje del nacimiento, construyen en una escritura tajante y sobria que esconde m√°s de lo que dice, que hace sentir m√°s de lo que presenta. La biomec√°nica simula el texto del g√©nesis de la creaci√≥n po√©tica contempor√°nea ‚Äď¬Ņpor qu√© no?‚Äď y de un sujeto creador recolocado en el espacio. ¬ŅPo√©tica del cuerpo-poeta? ¬ŅCorporeidad de la composici√≥n?¬†

V

De pensares may√©uticos para resolver los qu√© escribir, me di una vuelta por los lares digitales de Facebook, tecle√© el nombre del santiaguero y localizado, le escrib√≠. Tal impulso, con afanes interrogatorios, como los personajes de las tragedias griegas, sobre La biomec√°nica. El tiempo hac√≠a su senda y el momento del contacto desdibuj√°base por lejano y poco prometedor. Cuando, por no s√© qu√© interferencia estelar, un mensaje notific√≥ un s√≠ y un n√ļmero privado.

Parco, contestome que recientemente había llegado de una gira con su grupo teatral, y que le enviara, previamente mencionadas, las interrogaciones. Tres días después, desde la madrugada del lunes, reposan las respuestas oraculares en mi gaveta. Tan lacónicas como pocas las preguntas, pero cuasi desambiguaciones, helas aquí, al dorso del recetario.

EL DI√ĀLOGO

 

PERSONAJE DE UNA TRAGEDIA ESQU√ćLEA. Leo La biomec√°nica y lo primero que me resulta llamativo es la desambiguaci√≥n que puede hacerse de su t√≠tulo: vida y forma, artilugio. Esto me hace pensar tambi√©n en la conjunci√≥n de lo vital encerrado y funcionando por mecanismo que lo rigen y ordenan. ¬ŅPor qu√© La biomec√°nica, como t√≠tulo y obra?

OR√ĀCULO. Cuando escribo poes√≠a no pienso en las estructuras externas de los poemas ni del posible libro. Tampoco soy un obrero literario, no me siento a escribir poemas todos los d√≠as. Cuando escribo poemas, solo escribo. Me dejo llevar por mi estado emotivo, las malditas circunstancias y como est√© el bio-ritmo en ese instante. No escribo para ser escritor. Escribo y ya, es una necesidad.

Lo otro es que soy un animal teatral, todo el arte lo veo a través de la teatralidad y del performance, eso lo hago de manera orgánica, no lo prefabrico, sencillamente soy así. Luego, como si fuera poco, están los referentes, otro aspecto del que uno no se escapa.

PERSONAJE DE UNA TRAGEDIA ESQU√ćLEA. El poemario est√° construido desde una visi√≥n germinativa, ordenadora y secuencial, refiriendo el hecho creativo y al poeta como elementos de esa vida, y se va hilando a la vez una po√©tica de la creaci√≥n, una metapoes√≠a ¬ŅQu√© nos puede decir al respecto?

OR√ĀCULO. S√≠, creo que al final el libro termin√≥ siendo un manifiesto creador. En el texto se exponen distintos discursos que buscan explicar-se desde la palabra, pero tambi√©n desde las vivencias del poeta. Aprend√≠ mucho escribiendo el libro. He terminado otros y me he sentido vac√≠o, como si no fuera a escribir nada m√°s; pero al terminar La biomec√°nica sent√≠ alivio y deseos de crear. Entend√≠ con este texto que todo nace de una voluntad creadora, incluso lo casual. Incluso la inmovilidad.

La metapoes√≠a en el texto es el ‚Äú¬ŅQu√© hago?‚ÄĚ y ‚Äú¬ŅPor qu√© lo hago?‚ÄĚ No el ‚Äú¬ŅC√≥mo lo hago?‚ÄĚ; no pienso nunca en el resultado. Creo que La biomec√°nica es un poema muy extenso divido en principios; cuando vuelvo al libro, me gusta leerlo as√≠: como un solo aliento ordenado que fluye como ‚Äúlas aguas‚ÄĚ.

PERSONAJE DE UNA TRAGEDIA ESQU√ćLEA. La estructuraci√≥n externa en principios que simulan un texto cient√≠fico, la recurrencia a una escritura adem√°s constructiva en el estilo, cambiante, que recuerda la experimentaci√≥n de la vanguardia literaria del siglo XX, la variedad gr√°fica, uso de im√°genes, entre otros aspectos ¬ŅPor qu√© apostar por esto?

OR√ĀCULO. Intento primero expresarme, y luego construir estructuras simb√≥licas como elementos que llegan al texto por otras necesidades. En ocasiones nace todo solo, como estilo, en otras el texto me lo exige de alguna manera. Yo construyo ideas para ser descodificadas como si buscara satisfacerme como lector. Busco auto-comunicarme con esas ideas, con esas voluntades. Hay que escuchar el texto, qu√© necesita y qu√© no. Yo apuesto por la voluntad creadora de la idea que se va construyendo.

Con el tiempo he aprendido a escucharme y a subvertir el texto con elementos aparentemente anacrónicos. Sencillamente no me gustan las películas que, sin verlas, sé todo lo que va a suceder. Quiero que el poema rete al lector tanto como me reta a mí escribirlo. Quiero que ese diálogo construya otras realidades, emociones y experiencias. Un poema no es una caja de compota, pero podría serlo.

PERSONAJE DE UNA TRAGEDIA ESQU√ćLEA. ¬ŅEsta experimentaci√≥n le llega por su faceta teatral? ¬ŅDetr√°s del poemario queda el Edilberto que dirige el Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica La Caja Negra?

OR√ĀCULO. No quiero ser muchos personajes, me gusta la coherencia. Soy la misma persona que hace teatro y escribe poemas. La manera en que dirijo mis obras, es tan similar a c√≥mo encaro los procesos literarios, que m√°s de uno se asombrar√≠a. Aunque en ocasiones el ser poeta invade al teatral, siento que hay un t√©rmino medio donde se complementan. Creo que el arte es siempre experimental si es real y honesto. Lo dem√°s es celulitis.

PERSONAJE DE UNA TRAGEDIA ESQU√ćLEA. He visto en redes los performances que hace a partir de los versos de La biomec√°nica. ¬ŅSe ide√≥ el poemario pensando en una posterior representaci√≥n vali√©ndose de determinadas cualidades experimentales pre-hechas? ¬ŅEs solo el performance un complemento o responde intencionadamente a otro grado de significaci√≥n o lectura de la obra?

OR√ĀCULO. Esos performances nacen posterior al poema, no lo escrib√≠ para eso. Solo intento darle otras lecturas y otras formas de conexi√≥n al texto con el lector/espectador. Para m√≠ el texto debe trascender al papel. Debe ir adonde es necesario, por eso hablo de escuchar lo que necesita el poema. Esto lo hago incluso con otros autores como Virgilio o Lezama. Me gusta escuchar las m√ļltiples historias debajo de una palabra. Si buscan informaci√≥n sobre el trabajo del GEE LA CAJA NEGRA, ver√°n todos los video-artes y video-poemas que hemos realizado. Me gusta ir tras la poes√≠a, y el performance es eso, otra lectura po√©tica sobre la realidad.

LEER TAMBI√ČN:

Itinerario del Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA

Escena # 1: La Caja Negra, una biografía generacional

Esperando a Juan Edilberto Sosa mientras leemos El crematorio

 

 


Nuevamente en México La Caja Negra

Luego de una primera gira en el mes de junio, el Grupo de Experimentación Escénica La Caja Negra del catálogo del Consejo Provincial de las Artes Escénicas y la AHS en Santiago de Cuba, se encuentra  desde el pasado 30 de septiembre en México, logrando así materializar la segunda gira internacional en menos de tres meses.

En este periplo por la hermana naci√≥n azteca repiten con la obra ¬ęCartograf√≠a para elefantes sin manada¬Ľ, un texto de la escritora Laura Liz Gil y cuyo montaje fue merecedor de la Beca ¬ęEl Reino de este mundo¬Ľ.

A esta incorporan ¬ęBons√°i¬Ľ y ¬ęLeviat√°n¬Ľ, ambas con guion y puesta en escena de Juan Edilberto Sosa Torres, director de La Caja Negra, quien coment√≥ que hasta el momento se han extendido por los estados de Yucat√°n, Ciudad M√©xico y Jalisco, en este √ļltimo han llegado a las ciudades de Zapopan, Guadalajara, Tonal√° y Autl√°n de Navarro, con presentaciones en los Centros Culturales ¬ęMoreno americano¬Ľ y ¬ęLibertad¬Ľ, en la Casa de Cultura ¬ęAutl√°n de Navarro¬Ľ y en el Teatro ¬ęConstituci√≥n¬Ľ.

Al decir de Sosa Torres, los espect√°culos han sido bien acogidos por el p√ļblico, la cr√≠tica y los programadores, y a pesar de la posibilidad de otras presentaciones, el poco tiempo les impide efectuarlas. ¬ęEste es el comienzo de la proyecci√≥n internacional de La Caja Negra, que tendr√° pr√≥ximamente nuevas giras por otros pa√≠ses con la perspectiva de seguir promoviendo un arte de vanguardia y representativo de nuestra generaci√≥n¬Ľ, manifest√≥.

En otro momento de la entrevista el tambi√©n presidente de la filial provincial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Santiago de Cuba, dijo que adem√°s de la programaci√≥n de las presentaciones, regresaron a la tierra mexicana con una cargada agenda que incluye talleres de creaci√≥n y apreciaci√≥n teatral, de m√ļsica y danza; una muestra del alto nivel de los integrantes del Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica santiaguero, reconocido por los profesionales del gremio mexicano. Entre los talleres impartidos destaca ¬ęTeatro y memoria. El actor en tiempo presente¬Ľ, recibido por artistas profesionales y aficionados, psic√≥logos, estudiantes de la Universidad de las Artes de Jalisco y artistas de circo.

Como parte del intercambio entre las culturas cubana y mexicana, coment√≥ Juan Edilberto que por estos d√≠as participa en el Festival La Muerte 2022, en Guadalajara, como coordinador del evento, junto a la mexicana Adriana Abundis, en el cual estren√≥ ¬ęLas Catrinas¬Ľ por la Compa√Ī√≠a Fariano Producciones, bajo su direcci√≥n art√≠stica y puesta en escena con texto de Abundis.

¬ęLa obra recrea los siete pecados capitales y se rinde especial homenaje a la cultura mexicana, con la que tambi√©n me siento identificado¬Ľ, asegur√≥ al Portal del Arte Joven Cubano.

Sin lugar a dudas, en esta segunda gira por M√©xico del Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica La Caja Negra que se extender√° hasta el 14 de noviembre pr√≥ximo, nos acercamos al quehacer de un grupo de j√≥venes vers√°tiles que mediante una transdisciplinariedad logran llevar a la tablas las artes visuales, la m√ļsica y el performance como pr√°ctica de lo real; reflejo de un teatro muy honesto, de ah√≠ su gran aceptaci√≥n m√°s all√° de la geograf√≠a cubana.

 

LEER TAMBI√ČN:

Escena # 1: La Caja Negra, una biografía generacional


Itinerario del Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA

El Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA, luego de concluir su primera gira internacional en México, llegó a su Santiago de Cuba para seguir impulsando los proyectos que en gran medida le dan sentido a su existencia. Todos ellos vinculados al trabajo con los jóvenes desde distintos espacios.

cortesía de la CAJA negra

En el mes de julio el escenario fue el Centro Cultural ALEGRO y la Casa del Joven Creador en la provincia. Sumados al programa Almas nuevas de la AHS durante los días del Festival del Caribe, la obra Leviatán en versión para tres actores confluyó con espectadores de distintas nacionalidades. Como cada puesta, el intercambio demostró lo importante que es basar un espectáculo en una investigación seria, una que profundice en la universalización de los temas y los conflictos expuestos.

cortesía de la CAJA negra

En agosto el trabajo se desplaz√≥ a las comunidades de dif√≠cil acceso, aquellas que pertenecen en espec√≠fico al Plan Turquino en el municipio de Guam√°. Hasta Ocujal del Turquino, Uvero, Chivirico, la Calabaza, el Mara√Ī√≥n, Bah√≠a Larga, Calet√≥n Blanco y Ca√Īizo llegaron espect√°culos como Bons√°i, Cartograf√≠a para elefantes sin manada y los procesos de trabajo Luces de Ne√≥n y Psicosis. Adem√°s de un espect√°culo variado con poemas, canciones y juegos esc√©nicos pensados para los m√°s peque√Īos.

cortesía de la CAJA negra

Con el auspicio de la Asociación Hermanos Saíz en la provincia y el Consejo Provincial de las Artes Escénicas, otro grupo de artistas se sumaron a esta iniciativa, donde vale resaltar al proyecto audiovisual Buena Luz producciones, y al metodólogo provincial de teatro Ricardo Martínez Benavides. 

cortesía de la CAJA negra

La Casa del Joven Creador en la provincia ha servido como espacio natural del grupo, de ah√≠ que espect√°culos como Leviat√°n en versi√≥n para un actor, Cartograf√≠a para elefantes sin manada y Psicosis dieran varias presentaciones para el p√ļblico que radica alrededor durante este periodo.

cortesía de la CAJA negra

El mes de septiembre trae para el grupo una movilidad bastante atrayente. El primer fin de semana se estará presentando el espectáculo Bonsái a las 6.00 p.m. en el Cabildo Teatral Santiago, y en este mismo espacio, pero a las 8.00 p.m. Leviatán, el segundo fin de semana. Sin que esto tenga alguna afectación, de martes a viernes desde el Centro Cultural El Ingenio, la obra Cartografía para elefantes sin manada se pondrá a las 4.00 p.m. Estos son espectáculos que empiezan acumular una cantidad importante de representaciones, algunos ya casi están cercanos al centenar de funciones.

cortesía de la CAJA negra

Como si fuera poco a√ļn, del 5 al 11 de septiembre continua la gira por las comunidades, en esta ocasi√≥n ser√° en el Cobre, Boniato, El Cristo, Siboney, Verraco, Baconao, el Caney, el Escandel, y el Ram√≥n de las Yaguas.

cortesía de la CAJA negra

En la segunda quincena del mes, el GEE LA CAJA cumplir√° con algunos compromisos en la capital. Durante las celebraciones del evento Pensamos Cuba, de la AHS, estar√° compartiendo con el p√ļblico capitalino la obra Ofelia, el m√°s reciente estreno de la compa√Ī√≠a. Luego ese mismo espect√°culo ser√° presentado en distintas salas y localidades de La Habana.

cortesía de la CAJA negra

Todo esto no es más que la antesala a la segunda gira internacional del grupo. Otra vez a México, en esta ocasión por cinco estados y con una duración de dos meses. Todo está arreglado para que el repertorio total del grupo llegue hasta tierras aztecas en busca de mantener el éxito alcanzado hace unos meses en Jalisco.

cortesía de la CAJA negra

Finalizando noviembre, dos estrenos llegar√°n a Santiago de Cuba. Se trata de los espect√°culos Luces de Ne√≥n y Psicosis, este √ļltimo, beca Milan√©s 2020. Ambas obras ya han dado algunas funciones como proceso de trabajos pero ya entran en su fase final.

cortesía de la CAJA negra

Hoy el grupo se encuentra en una din√°mica saludable. A√ļn no termina este a√Īo, y ya se piensa en las proyecciones del 2023. Se trabaja en un cortometraje y en una nueva aserie de videos-poemas. Dos aristas del grupo que muestran su diversidad creativa. Y es que ante la rudeza de la realidad, el ant√≠doto perfecto pudiera ser, no dejar de so√Īar. ¬†¬†¬†

cortesía de la CAJA negra


Una voz necesaria

El actor es
un metaf√≠sico en la sombra, punteando un instrumento, punteando una cuerda de alambre que da sonidos que atraviesan s√ļbitas rectitudes, por entero
conteniendo la mente, bajo la cual no puede descender,
m√°s all√° de la cual no tiene voluntad para alzarse.
Wallace Stevens

I

Es importante pensar el teatro desde los diferentes contextos en que se localiza, de ello depende la importancia de cada proyecto y cada espacio que se geste. Encontrar los puntos de fuerza y debilidad en cada región (entiéndase poblado, provincia o país) resulta una labor necesaria y vital. De eso depende que no nos repitamos y seamos capaces de darle al lugar donde vivimos una propuesta diferente y un aire renovador.

La b√ļsqueda banal de la novedad es peligrosa y no se ha de andar buscando lo nuevo porque s√≠, sino que se ha de ir a la esencia primaria de nuestros impulsos para extraer de ah√≠ lo que nos define y darle forma y contenido art√≠sticos. En esa b√ļsqueda, y solo entonces, lo nuevo que aparezca vendr√° dotado con la fuerza de lo peculiar. En esa peque√Īa germinaci√≥n hay vida y la vida se respeta y alimenta.

Leviat√°n. Foto Belice Blanco

II

Creo que el Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica La Caja Negra de Santiago de Cuba, aparece en la escena dotado de estas advertencias anteriormente se√Īaladas. Es un peque√Īo grupo que, enmarcado en la vor√°gine cultural de una ciudad como nuestro Santiago, ha sabido denotarse con letras precisas y con una propuesta tangencial a lo habitual. En esa parte oriental de nuestro pa√≠s, si bien hemos tenido colectivos, actores y actrices que han apostado por la b√ļsqueda de alternativas esc√©nicas complejas y diferentes, la generalidad ha sido un apego a las formas tradicionales y folcl√≥ricas de entender el teatro. Entonces; el teatro ritualizado o el ritual teatralizado, la oralidad, el teatro de relaciones con su cercan√≠a a lo africano y a la gente del pueblo que baila la conga y entona un himno de batalla o religioso, la ceremonialidad de los santos patrones y la heroicidad devenida realismo esc√©nico, son peculiaridades de la teatralidad santiaguera. De ah√≠ que la propuesta de Juan Edilberto Sosa como l√≠der de La Caja Negra sea tan certera y necesaria.
Este proyecto viene a significar para Santiago una fuerza nueva llena de directrices para entender la pluralidad y la mixtura en una regi√≥n donde est√° todo mezclado. La novedad de La Caja Negra viene inspirada por maestros que han sabido dejar para las generaciones un legado art√≠stico decisivo. En la po√©tica de este grupo coexisten la sabidur√≠a y la intensidad de maestros como Grotowski y Meyerhold junto a la escisi√≥n que proponen Fischer Lichte, Rodrigo Garc√≠a y Ang√©lica Lidell por citar algunos referentes. De ah√≠ que logremos apreciar en las obras de este grupo un trayecto marcado que va desde lo intrincadamente personal como en El deseo (otro panfleto esc√©nico), hasta Leviat√°n que cierra la trilog√≠a ‚ÄúC√≥mo se llega a ser lo que se es.‚ÄĚ

III

La Caja Negra pretende para Santiago de Cuba un est√≠mulo capaz de remover las formas de entender la escena y una sacudida que saque al teatro de su espacio oscuro y limitado. En sus propuestas, los chicos de La Caja Negra trascienden los espacios para llegar a m√°s personas, es por ello que en una obra como Bons√°i, salieron a la calle como parte de una propuesta performativa y audiovisual para que el teatro no quedara dentro de la c√°mara negra. Adem√°s, presentan una b√ļsqueda constante dentro del propio lenguaje esc√©nico para fusionar esa identidad con otras como el audiovisual y la performance.
En Bonsái Juan Edilberto propone una mezcla entre estos lenguajes para mostrar un discurso que va de la sociedad moderna, la incomunicación, el deterioro de los valores generados por el trabajo y la angustia de la superficialidad. Este espectáculo-performance-audiovisual propone al espectador la posibilidad de cuestionarse su entorno y sus actitudes.

Bons√°i. Foto Frank Lahera

IV

Desde su fundación, el grupo aboga por la irreverencia contra el estatismo y la pereza creativa. Sus fuerzas están centradas en generar espacios de intercambio con los espectadores y a menudo realizan lecturas dramatizadas, espacios de comunicación teórica y práctica y presentaciones de espectáculos. Desde su accionar en la AHS santiaguera han consolidado lo que, a mi modo de ver, es uno de los aportes decisivos al panorama cultural de la ciudad: el Evento de Teatro Experimental DESCONECTADOS A 969.
Este evento defendido por La Caja Negra trabaja para dar voz y relevancia a un movimiento que a√ļna a creadores de todo el pa√≠s que trabajan en una direcci√≥n alternativa de creaci√≥n. El encuentro convida al an√°lisis de procesos y a la desarticulaci√≥n de mecanismos que den luz a diferentes maneras de hacer en estos momentos. Desconectados no es m√°s que un acto de compa√Ī√≠a en la que, una minor√≠a defensora del teatro de experimentaci√≥n, se busca y se encuentra para comulgar juntos la vocaci√≥n hacia lo diferente, lo po√©tico y lo profundo (cuestionado la mayor√≠a de las veces). Este evento es una marca de resistencia a los patrones hegem√≥nicos que se validan en otros festivales nacionales e internacionales.

V

Santiago y Cuba necesitan un grupo como La Caja Negra que sepa hablar con argumentos y timbres propios en funci√≥n de una cultura de lo diverso. Se necesitan voces j√≥venes que dialoguen contra lo muerto y contra las f√≥rmulas enquistadas en procedimientos probados por d√©cadas y d√©cadas. Juan Edilberto esgrime una manera peculiar de usar el idioma y los conocimientos aprendidos; en Leviat√°n propone una estructura teatral marcada por los espacios. Son los espacios los que determinan las escenas. Tambi√©n se apoya en las luces y personajes como n√ļcleos determinantes de esa estructura.
Esta obra habla de la ciudad, de Cuba, del mundo y la humanidad toda englobada en la figura de ese deambulante (loco) que vive en la basura. Leviat√°n propone no quitar la vista de la poes√≠a aunque est√© formada por trastos viejos y comportamientos espantosos. En el espect√°culo los ‚Äúlocos‚ÄĚ van conformando con sus diferentes comportamientos, acciones y elementos, el imaginario de un pueblo que convive con Dios y se cree Dios al mismo tiempo, un pueblo que revende la historia y las mercanc√≠as como pacotilla de quinta, de un pueblo que ama a los animales y ama decir palabras groseras, de un pueblo que construye y luego destruye, de un pueblo que crece y alumbra otros pueblos. Leviat√°n es la paradoja y el dilema de nuestras manos y nuestro cerebro.
La obra nos lleva hacia el interior de las esencias humanas y, como en Charenton de Peter Brook, realizamos una estancia dentro del manicomio que es el mundo, que son las calles, que es la mente humana. Los actores en Leviat√°n realizan un complejo viaje de subsistencia contra los personajes y a su vez se dejan penetrar por ellos sin ser consumidos. En esta obra se aprecia una lucha a muerte entre el actor y este personaje que lo empodera a la vez que le quita la voz. Juan supo crear estas batallas porque el montaje propone un transcurrir asombroso de los personajes por su cotidianidad. Todo el tiempo los actores act√ļan y aun cuando no son vistos, cuando no hay luz sobre ellos, cuando est√°n en quinto plano esc√©nico, a√ļn as√≠ contin√ļan actuando y viviendo la intensidad de la locura.

Y los peces salieron a combatir contra los hombres. Foto Marvin Rodríguez

VI

En la agudeza y fortaleza de sus miembros para permanecer radicar√° la val√≠a de este colectivo que ha demostrado ya la intensidad de sus propuestas. Me alegra que Santiago tenga un grupo de j√≥venes capaces de entender que por v√≠as alternas se puede crear para ser √ļtiles. Es importante saber mirar para cuidar lo nuevo, proteger la diferencia, empoderar lo necesario.

En portada: Deseo (otro panfleto escénico). Foto Frank Lahera.


¬ęSoy una amante fiel de mis imperfecciones¬Ľ

(Una conversación con la actriz Maibel del Rio Salazar)

El teatro es un espacio para construir(se). Un lugar donde todo es real, incluso la espera o la magia. Los que practicamos este arte sabemos que en el escenario nada es casual, que todo lo utilizado genera consecuencias para el cuerpo. Elegir la actuaci√≥n como modo de vida es como elegir alg√ļn deporte de riesgo, donde la vida est√° en juego; la diferencia es que en el teatro la vida es una noci√≥n distinta. La vida en el teatro es la uni√≥n de varios ojos que observan: p√ļblico, actor y personaje. La vida en el teatro es una noci√≥n cuyo significado var√≠a seg√ļn el contexto.

Maibel del Rio Salazar (Santiago de Cuba, 1990) es una equilibrista de la vida que yace en el terreno de lo teatral. Con su talento ha podido interpretar otras biograf√≠as, transformarse en historias e ideas, todo para hacernos ver distintas alternativas de un mismo fen√≥meno. Todo para hacernos creer. Su lenguaje se ha perfeccionado hasta alcanzar cierta madurez que la hace diferente. Graduada de la Escuela Profesional de Arte Jos√© Joaqu√≠n Tejada en su nivel medio, y luego en la Universidad de las Artes de la filial santiaguera, en el perfil de actuaci√≥n, ya deja personajes memorables para el teatro de la ciudad. Tal es el caso del mon√≥logo Estrella Negra o Ani√Īa, de la obra Leviat√°n.

Hoy, la hija del ya desaparecido grupo La Guerrilla del Golem acepta este di√°logo. Ella se encuentra expectante, como si hubiera olvidado alg√ļn bocadillo, pero firme, segura de que lo solucionar√° desde su verdad. Yo la observo. Ambos sabemos que la funci√≥n acaba de empezar.¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

¬ŅPor qu√© el teatro?

Yo bien quer√≠a ser m√ļsico, cantante, bailarina, artista de la pl√°stica o actriz. Mi vocaci√≥n estuvo siempre muy clara desde ni√Īa, y claro est√°, incursion√© en cada una de ellas como aficionada. Gracias a mi madre que siempre me apoy√≥ en todo, ella cre√≠a que si ten√≠a el talento deb√≠a ayudarme a desarrollarlo.

Aunque me dediqu√© a ser aplicada para tener oportunidades de otras carreras no afines al arte, d√≠gase periodismo y derecho, estudi√© teatro porque seg√ļn me dec√≠an en aquellos momentos, era la manifestaci√≥n del arte m√°s completa. Estando en la secundaria, en noveno grado, llega la convocatoria de captaci√≥n para la Escuela Profesional de Arte Jos√© Joaqu√≠n Tejada, una filial de la ENA, exactamente lo que yo quer√≠a y aprob√©.

Durante esta etapa el teatro era un deseo, una ilusi√≥n de ni√Īa con aptitud y vocaci√≥n. En la academia el teatro se transform√≥ en descubrimiento, pasi√≥n, esnobismo y certeza. Recuerdo a mi madre decirme en su regreso a casa despu√©s de la primera reuni√≥n de padres: ‚Äúoye, t√ļ no est√°s en una escuela cualquiera, en la reuni√≥n estaban Lescay y Joel James; parece que tienen familiares ah√≠, porque fueron en calidad de padres‚ÄĚ. Y muy cierto, el hijo de Lescay estudiaba en la escuela y el nieto de James era uno de mis compa√Īeros de aula, este al final no se gradu√≥, pero a ella le impact√≥ much√≠simo que en la escuela en que estudiaban familiares de estas personalidades de la cultura cubana, estudiara su hija, fue muy c√≥mico.

Luego de graduada en pleno enfrentamiento con la vida laboral, el teatro se vuelve mi vida, mi presente, mi canalización, mi exaltación del yo, mi exploración interior-exterior… Es tan indescriptible el poder que uno experimenta cuando habita otras pieles, y como se habitan, es decir, los disímiles procesos por los que se transita para habitar, la cosmovisión es otra.

La profesi√≥n siempre necesita de gu√≠as, algunas espirituales/simb√≥licas, otras m√°s terrenales. La b√ļsqueda del referente y del consejo preciso son tan vitales como el talento. ¬ŅQui√©nes fueron esos maestros?

De la existencia muchos, empezando por mi madre que ha sido mi principal maestra. En carrera los que mencionar√© a continuaci√≥n, que no solo fueron los formadores en la especialidad que estudiaba, sino tambi√©n en amistad, en inclusi√≥n, en multiplicidad, en perspicacia. Quiz√°s no fueron los mejores, pero aprecio mucho la autenticidad, y ellos eran verdaderamente aut√©nticos. Ellos fueron Ruperto P√©rez, Odalis Ferrer y Harold Fern√°ndez. El tiempo ha pasado y los caminos se han bifurcado, pero recordarlos me hace respetarlos y quererlos igual o m√°s que el primer d√≠a que los conoc√≠. Ellos me guiaron a la b√ļsqueda de los maestros que yo necesitaba en la posteridad. En la actualidad, el Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA est√° ejerciendo como un maestro excepcional.

Me dices que ellos te impulsaron en la b√ļsqueda de esos maestros que necesitabas. En gran medida eso hace grande a quien porte la palabra MAESTRO. ¬ŅCu√°les fueron esos referentes que encontraste?

La vida, la naturaleza, la sociedad son mis referentes principales, porque me alimento de ellos. Soy aprehensiva, por eso disfruto y me duelen las sensaciones, las emociones, los detalles, lo visceral.

En cuanto al teatro supe que la l√≠nea que me hac√≠a vibrar ten√≠a que venir muy de adentro, y me pas√≥ con Charenton del Buend√≠a, en un festival de Camag√ľey, aun siendo estudiante, ese es el camino, me dije. La academia te crea referentes de cabecera que te quedan para siempre, escuela al fin, te dota de herramientas conexas con tu futura actividad profesional y la experiencia laboral te conduce hacia otros.

En Santiago de Cuba las estéticas de trabajo existentes no me provocaban o me movían el piso popularmente hablando, excepto La Guerrilla del Golem de Marcial Lorenzo Escudero, que me ofrecía una vibración bastante parecida a la que sentí cuando vi al Buendía. Es que manejaban códigos que tenían que ver entre sí o que tenían que ver con lo que yo buscaba. Luego aparecen Nelda y el Ciervo Encantado, y de los foráneos, el teatro de Rodrigo García. Cada uno tiene una verdad especial, que me hace recurrir a ellos de alguna u otra manera. Y la aterrizada Uta Hagen, que vuelvo a ella una y otra vez.

Cuando hac√≠a la introducci√≥n para esta entrevista, anunci√© que eras hija de la Guerrilla del Golem. ¬ŅQu√© representa para ti dicho grupo?

En mis tiempos de estudiante, La Guerrilla del Golem era el grupo problematizador, indómito, de estética opuesta al teatro popular tradicional santiaguero. Se movía entre lo absurdo, la comedia negra y un teatro contemporáneo-reflexivo desde situaciones límites. Un teatro parecido a mis intereses profesionales; es que me gusta aun el teatro que dialogue con mi tiempo, con mi presente, y así era la Guerrilla. Además, era el grupo del boom y del swing en Santiago de Cuba, marcaban la diferencia, en todos los aspectos. Mis aspiraciones eran estudiar Teatrología luego de terminar el nivel medio y quedarme en La Habana, pero no pudo ser, entonces fui por la Guerrilla que no era el grupo que me tocó en boleta, pero luché y luché hasta ir directamente para allá. Estoy hablando de 2009.

La Guerrilla del Golem y Marcial me mostraron de qu√© iba verdaderamente el mundo del teatro y me lo mostraron sin pa√Īos tibios. Recuerdo mi primer d√≠a, como si fuera hoy, en lo que era la sede en aquel momento, las ruinas del cine Am√©rica; me dan a leer una escena de lo que iba a ser m√°s tarde un montaje, lo primero que me dijeron con mucho sarcasmo fue: t√ļ vas a dar guerra en este grupo, y as√≠ mismo fue, pero confieso que la guerra me encant√≥.

Agrego a la lista de maestros que han dejado su huella y sabiduría a Marcial Lorenzo Escudero y a la Guerrilla del Golem. Ello representa el inicio sin fin, mi morir o no morir. La Guerrilla del Golem fue el verdadero proceso de gestación y alumbramiento. Le debo lo que soy y se lo agradezco de todo corazón.

Voy hacer un salto enorme. Recuerdo que un d√≠a te invit√© a ver un ensayo de mi grupo, mi intenci√≥n era que te quedaras trabajando con nosotros y lo logr√©. Desde entonces han pasado casi cinco a√Īos, ahora das guerra en y desde el grupo. ¬ŅQu√© ha significado El Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA para ti?

LA CAJA NEGRA si bien es mi perturbaci√≥n emocional, an√≠mica, sentimental, es tambi√©n un diario examen de conciencia, una exploraci√≥n de mi vida en presente, pasado y futuro. En ella he podido certificar que soy una amante fiel de mis imperfecciones, de mis obsesiones, y que son ellas precisamente las que me llevan a crear, porque me vuelven fr√°gil, me desnudan, me hacen √ļnica como ser, y esa propiedad justamente fue lo que me hizo apreciar de un modo revelador al grupo.

¬ŅQu√© hace diferente al Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA de tus otras experiencias?

Los procesos de trabajo destacan al grupo. Los procesos de trabajo para mí son las verdaderas obras de LA CAJA NEGRA. Son extraordinarios y punzantes a la vez. Te conducen por zonas inesperadas y eso te obliga a vivir expectante. Son muy ricos. Es una experiencia que solo la he saboreado aquí.

Desde tu condici√≥n de actriz vinculada a una praxis diaria y extensa en Santiago de Cuba, puede ser tal vez muy dif√≠cil definir el estado de la creaci√≥n teatral en la ciudad. Esa edad dorada de nuestro teatro, para muchos, parece un mito o un camino que no se termin√≥ de hacer. ¬ŅQu√© le falta al teatro santiaguero de hoy?

Vida, diversidad, energía, proyección, solidaridad, diálogo. El teatro santiaguero está inmóvil e inseguro. Disfruta con beneplácito el progreso fuera de sus posesiones, más se resiste al progreso interno.

¬ŅC√≥mo se pudiera desarrollar en Santiago de Cuba un teatro m√°s inclusivo?

Para desarrollar un teatro más inclusivo en Santiago de Cuba debe existir respeto sobre todas las formas de pensar y hacer el teatro. Coherencia entre los creadores y las instituciones que los respaldan, comunicación real, armonía.

Aun en medio de tantas disonancias, ¬Ņpor qu√© tener fe en el teatro?

Porque el teatro es la representación de la naturaleza humana, tiene muchos caminos y todos son un ser en sustancia. Si tienes la capacidad de sentir afecto, sensibilizarte con las fragilidades, deslices, resistencias, y eliges como yo, el teatro para enmendar, entregar, comprender y fraternizar, entonces estamos ante un acto de correspondencia con nuestra esencia, un acto de fe, esperanza y caridad.


Entrevista #5: La verdad como un estado mental

(una conversación con la actriz Lisandra Hechavarría Hurtado)

Santiago de Cuba posee un sinf√≠n de nombres que participan con honor en la historia del teatro cubano. Nombres que trascienden la geograf√≠a y las desventajas sociales que pudieran prevalecer ante el desarrollo del arte teatral. Los actores, dramaturgos, directores y dem√°s hombres y mujeres de la escena, hacen de esta urbe su principal motivaci√≥n. Una ciudad llena de conflictos, colores, sonidos y energ√≠a caribe√Īa, que dota a la creaci√≥n art√≠stica de cierta singularidad. ¬†¬†¬†

Las artes escénicas en la ciudad forman parte del pentagrama cultural de los individuos que permanecemos en ella. Santiago de Cuba es una ciudad teatral. De ahí que muchos jóvenes se encuentren con el escenario y el hecho escénico desde distintas circunstancias. Al conversar con la actriz Lisandra Hechavarría Hurtado, quien es miembro del Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA, pude percibir misticismo en su encuentro con el teatro. Lisandra posee, a pesar de su juventud, una amplia experiencia de trabajo. Se graduó de la academia de actuación José Joaquín Tejada y de la Universidad de las Artes ISA, en su filial santiaguera. Para ella el teatro es una hermosa muestra de filantropía.       

¬ŅPor qu√© el teatro?

No tuve alternativa, el teatro me eligió y no a la inversa.

A los 14 a√Īos lo ten√≠a s√ļper claro que iba a ser m√ļsico, estudiaba en la escuela de arte Jos√© Mar√≠a Heredia y Heredia, en la especialidad de direcci√≥n coral. Una ma√Īana llego un claustro de profesores actores y directores de teatro captando talentos, y yo que entonces era el doble de entusiasta que ahora, me presente.

Una vez en la academia de actuación me percaté que había llegado a un lugar perfecto. Era una sensación liberadora, al estar allí siendo juzgada y observada sobre la escen, se resolvían de un tajo todos los problemas existenciales de mi adolescencia. En fin, el teatro me puso la trampa y me convirtió en una buscadora incansable por conquistar la belleza. Así comprendí que el teatro es una de las más hermosas muestras de filantropía.

En el arte, los viajes por lo regular son o muy cortos o infinitos. En ninguno de los casos, el trayecto se hace solo ni sin referentes. ¬ŅQui√©nes han sido los maestros en tus viajes?

Bueno, tuve los mejores maestros que un estudiante de teatro en Santiago de Cuba pod√≠a tener en esos a√Īos. Nora Hamze Guilart, Rogelio Meneses, Elena Yanes, Jorge Socarras Linares, Odalis Ferrer, y en estos √ļltimos a√Īos a Alina Narciso, directora de teatro italiana quien me ha ayudado a descubrir cu√°les son mis capacidades como actriz y a fortalecerlas. Debo decir algo con respecto a mis maestros y es que agradezco la formaci√≥n que me han dado desde su experiencia, pero sobre todo, agradezco cuanto han aportado a mi crecimiento personal.

Los referentes que llegan a partir de nuestros maestros son motivaci√≥n para encontrar otros. As√≠ el viaje va obteniendo nuevos significados y resoluciones. En tu caso, ¬Ņcu√°les son esos referentes art√≠sticos?

Lo primero es la escuela de actuaci√≥n inglesa. Pero tambi√©n Led Zeppelin, la m√ļsica de los 70 y los 80, la filosof√≠a cl√°sica alemana, mujeres como Frida Kahlo, Marina Abramovińá, Pina Bausch, Merlyn Street, Marie Curie, Nina Simone , Areta Franklin, Janis Joplin, el cine italiano de los a√Īos cincuenta, Vivaldi, Rembrandt, Vincent van Gogh, Leonardo da Vinci, Miguel √Āngel, Salvador Dal√≠, entre muchos otros.

Haz recorrido distintos grupos o proyectos teatrales. ¬ŅQu√© te has llevado de cada grupo?

Le debo mi formaci√≥n actoral al grupo ‚ÄúGestus‚ÄĚ, en ese colectivo conoc√≠ los elementos t√©cnicos b√°sicos que un actor profesional necesita. All√≠ aprend√≠ a dominar la importancia de observar y lo necesario que es para un artista observarse a s√≠ mismo, as√≠ como dialogar con diversas t√©cnicas a fin de conformar una t√©cnica propia. Esto √ļltimo fue lo que me conllev√≥ a abandonar en un momento dado a la compa√Ī√≠a, la necesidad de otras t√©cnicas y conceptos sobre el teatro. Adem√°s de que despu√©s de un tiempo la creaci√≥n all√≠ se hab√≠a paralazado.

Luego llegu√© a la compa√Ī√≠a ‚ÄúA dos manos‚ÄĚ, donde tendr√≠a una estad√≠a bastante corta, fue como una parada en el camino. ‚ÄúA dos Manos‚ÄĚ tiene en su poder uno de los grandes tesoros del teatro santiaguero: el maestro Dagoberto Gainza. Con √©l es muy simple hablar de teatro y guarda un caudal de conocimiento riqu√≠simo. Dagoberto fue el mayor regalo que me llev√© en mi corta traves√≠a por este grupo. Debo admitir que mi viaje por all√≠ tambi√©n me sirvi√≥ para constatar una problem√°tica del teatro santiaguero y es la permanente contradicci√≥n generacional. Hay una generaci√≥n que concibe el teatro como un espacio inmutable y no est√° dispuesta a salirse de su zona de confort. A ellos les interesa el di√°logo con las antiguas concepciones del teatro y no les importa correr riesgos, ni experimentar. Por otro lado, hay una generaci√≥n que grita por un teatro nuevo, contempor√°neo y con el cual pueden identificarse y comunicarse.

Tambi√©n est√° la experiencia con Alina Narciso y su compa√Ī√≠a Metec Allegre, para quien el tiempo alcanza solo para trabajar. Mi historia con Alina y su compa√Ī√≠a italiana que desde hace a√Īos viene teniendo encuentros culturales con Cuba y de la cual formo parte desde hace m√°s de 10 a√Īos, es realmente fundamental para m√≠. Con ella es que comienzo a sentar las bases de lo que hoy entiendo como teatro. Con el tiempo y en mi transcurrir por Metec Alegre, mi realidad comenz√≥ a adulterarse. Una realidad inexacta y cada vez m√°s compleja de representar. Adquir√≠ un discurso propio y consciente, lo cual me conllev√≥ a una gran responsabilidad.

Una de las compa√Ī√≠as que ha sido una sorpresa para m√≠ es el Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA Caja Negra. Lo primero que me sucede al entrar a esta compa√Ī√≠, es que me encuentro con un grupo de inadaptados como yo. Gente inconforme e inquieta. La primera vez que me sub√≠ al escenario del GEE LA CAJA NEGRA me percat√© que estaba frente a un espacio de interacci√≥n con todo tipo de propuestas culturales: sin tab√ļes ni etiquetas, libre creaci√≥n, permisi√≥n de c√≥digos foraneos, procesos √≠ntimos, y en los √ļltimos tiempos se ha vuelto una interrogante para nosotros la b√ļsqueda de la identidad.

Otro asunto de inter√©s en el ejercicio del GEE LA CAJA NEGRA es el trabajo del actor. El actor del GEE LA CAJA NEGRA no es el actor que se deshumaniza haciendo uso de la m√°scara para actuar, por el contrario, es el actor que se desprende de todo artificio mostrando su humanidad hasta volverse vulnerable. Es un teatro que explota no solo las fortalezas del actor sino tambi√©n sus debilidades. De este grupo me llevar√© la verdad como √ļnico precepto a la hora de hacer arte. La verdad como precepto √©tico y art√≠stico, la verdad como un estado mental.

¬ŅC√≥mo ha cambiado tu noci√≥n de lo que entend√≠as como teatro y lo que hoy pr√°cticas y asumes?

Imagínate que antes veía el teatro como una pasarela donde me subía a pavonearme sin analizar las cosas ni medir las consecuencias. Era muy chica cuando comencé y no tenía ni la madurez ni la información para comprender las cosas. Para asumir la existencia de un teatro comprometido, culto, revolucionario, educativo, crítico y necesario. Tuve que pasar incluso por dos procesos de metamorfosis, el primero con Metec Alegre, y el segundo con GEE LA CAJA NEGRA. El teatro me cambió para que yo pudiera luego comprender la responsabilidad del oficio. Así descubrí su poder y el mío, así me comprometí.


La Bota Rota #3: En conflicto con la realidad

Toda crisis es material valioso para el teatro. La realidad nos dota de posibilidad infinita para r-interpretar sus fisuras y sus composiciones. Para muchos el arte es la representaci√≥n conflictiva del hombre con la realidad. Todas las √©pocas han encontrado a trav√©s de los artistas, los prismas esenciales para confluir con las tramas de ‚Äúlo real‚ÄĚ, ‚Äúlo probable‚ÄĚ y ‚Äúlo posible‚ÄĚ. ¬†

El Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA es un colectivo teatral donde el arte es asumido como imagen conflictiva de la existencia. Los proyectos desarrollados durante los √ļltimos meses respaldan la anterior afirmaci√≥n. B√ļnker es el nuevo espect√°culo en construcci√≥n, interpretado por el actor Ricell Rivero Rivera; la obra se integrar√° de distintos materiales simb√≥licos y disciplinas art√≠sticas.

La presentaci√≥n del video performance B√ļnker #1 Zonas de conflicto, da inicio a una saga de video-artes que encabezan la exploraci√≥n de nuestro contexto actual. El hombre alienado/aislado, en la soledad del fracaso colectivo. ¬ŅExiste? ¬ŅSer√° el final del juego? ¬ŅEncierro?

B√ļnker ser√° una investigaci√≥n compleja; empez√≥ por la fotograf√≠a, se sumerge en el video-arte y el performance, y llegar√° al cine para luego convertirse en un espect√°culo teatral. Un actor/performer que no cabe dentro del traje aislador. Un individuo subjetivo, a medio hacer o a medio acabar con su existencia. ¬ŅC√≥mo ensamblar la contradicci√≥n? El hombre est√° aparentemente solo, pero es la realidad quien lo oculta de s√≠ mismo.

Siguiendo la ruta del GEE LA CAJA NEGRA, aparece el material Ofelia. Texto inspirado en segmentos de M√°quina Hamlet, del dramaturgo Heiner M√ľller, y que cuenta con la actuaci√≥n de Yanisleidys Labor√≠ Cuevas. Este es un inicio de montaje, donde la poes√≠a se mezcla con el dolor hist√≥rico encarnado en un cuerpo de mujer para denunciar la violencia que han ejercido sobre su naturaleza a trav√©s de los siglos. Este es un trabajo limpio, de una belleza que nace en ‚Äúlo teatral‚ÄĚ pero que muta al leguaje del audiovisual. Es precisamente esta mezcla la que hace contundente el discurso de la representaci√≥n. Todas las im√°genes son precisas y no admiten banalidades ni entretenimientos.

Ofelia es una b√ļsqueda arriesgada pero que de seguro el p√ļblico acoger√° sin miramientos. Defiende grandes causas, defiende el sentido de la igualdad y la diversidad de ideas. No ser√° un montaje para pedir permisos ni libertades contempor√°neas, ser√° una obra para tomar el almanaque de todos y darle forma.¬†¬†¬†¬†¬†

Otros de los procesos que se compartieron y cuyo valor excede ‚Äúlo com√ļn‚ÄĚ, es #TroyanasenYouTube. Proyecto transmedia de la autor√≠a de √Āmbar Carralero D√≠az (teatr√≥loga y escritora), de La Habana. Cada documentaci√≥n presentada en voz de sus protagonistas fue un registro de sus experiencias durante el trayecto. Las intervenciones estuvieron protagonizadas por Anabel Pla (actriz que interpreta el personaje de Elektra), Yoanna P√©rez Acanda (actriz que interpreta el personaje de Casandra), Laura Hern√°ndez Perdomo (productora y asistente de direcci√≥n del proyecto), Ileana Sarduy Prohenza (actriz que interpreta a H√©cuba), y los actores Inima Fuentes y Yasmany Guerrero. #TroyanasenYouTube es un proyecto intransigente, vistoso y renovador en la relaci√≥n entre artista-p√ļblico-obra.

 

Desde San Antonio de los Ba√Īos, en la provincia de Artemisa, nos acompa√Ī√≥ el grupo Teatro del Retorno, proyecto dirigido por Alexander Diego Gil Valle. Entre los materiales presentados es Comorbilidad; el trabajo m√°s certero y necesario. Su propuesta cinematogr√°fica nos recuerda a Artaud y, su crueldad, a Samuel Beckett, y su absurdo a nuestro Virgilio y su po√©tica del destierro. Gil Valla reta a la realidad como si esta no pudiera evitar la eterna enfermedad de la presencia/la ausencia. Su lenguaje es una construcci√≥n de distintos referentes visuales y esc√©nicos pero que se entrelazan para crear una narrativa en conflicto con la realidad. Casa gesto es un im√°n sensoperceptivo. Cada movimiento una salida a un mundo corporal y enfermo.¬† ¬†

El cierre nos trajo al cortometraje Cambio de Planes, dirigido por Arnaldo Sariol Vald√©s. Un obra cuya b√ļsqueda simplifica al arte como experiencia ‚Äúrespiracional‚ÄĚ en conflicto con la realidad. Sariol, en su deseo de construir lenguajes alternos/interdisciplinares, nos regala ‚Äúun susto‚ÄĚ. Nos dice que la vida es determinaci√≥n dentro del azar. Nos dice que todo d√≠a es bueno para cambiar de suerte.

La II Edici√≥n de la Jornada Teatral La Bota Rota nos deja varias ense√Īanzas tras el cierre del tel√≥n. La primera es que el teatro seguir√° necesario sin importar d√≥nde se piense y se haga. La segunda, que en Cuba hay muchos creadores interviniendo la realidad y convirti√©ndola en material simb√≥lico. Y para no hacer m√°s larga la lista, una tercera ense√Īanza: la voluntad creativa del hombre. Nada les es m√°s natural a los hombres que la necesidad de crear y expresarse a trav√©s de la creaci√≥n.

 

Esta fue una jornada para el encuentro, para el ciber-abrazo, para el recuerdo. Pero tambi√©n para activar distintas zonas de la creaci√≥n teatral cubana. Santiago de Cuba contin√ļa en la construcci√≥n de caminos para fortalecer los v√≠nculos esc√©nicos en el pa√≠s. La Bota Rota es un ejemplo de c√≥mo medir el contexto y transformarlo en acci√≥n.


Escena #8: El √ļnico enemigo es el lenguaje

Cortesía de La Caja Negra

(El Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica La Caja Negra cumple cinco a√Īos)

 I

Han pasado cinco a√Īos desde que un grupo de j√≥venes teatristas santiagueros, decidieran fundar un nuevo camino. Una nueva imagen para entender y entenderse dentro del mundo. Un concepto para ofrecer otra alternativa. ¬ŅHerej√≠a? La lucha contra el espasmo siempre es una contradicci√≥n. Todo lo que simule (al menos) una salida a la obediencia a la que nos somete el lenguaje, es una entrop√≠a reprochable y f√°cil de ver como enemigo. El lenguaje suele subyugar a los artistas a consonancias muy r√≠gidas y t√≥xicas. El lenguaje busca someternos cuando la f√≥rmula funciona para algunos.¬†

Cortesía de La Caja Negra

Han pasado cinco a√Īos y nuestra disputa por vencer al lenguaje continua. El ego perdi√≥ su pulso tras obras como ‚ÄúEl plan B es seguir el plan A‚ÄĚ y ‚ÄúBons√°i‚ÄĚ. Nuestra escena sigue ca√≥tica/imperfecta/en√©rgica/simb√≥lica/pol√≠tica/familiar. Despu√©s de estos cinco a√Īos, todo empieza a encajar en el puzzle. Todo es una visi√≥n sobre lo exacto. El camino nunca fue casual, elegimos esta imagen porque nos representa. Elegimos esta conducta esc√©nica porque nos permite dialogar. Elegimos LA CAJA NEGRA porque era una necesidad creativa.

Fundar siempre es complicado. El arte es una mezcla de todas las cosas bellas del mundo pero también de todas las miserias. Ser un concepto para el ojo que observa puede significar cambio, y el cambio es un susurro demoledor que siempre amenaza con ensordecer al pasivo. 

Cortesía de La Caja Negra

II

Si algo ha sucedido durante este tiempo es que nuestra identidad como grupo se ha fortalecido. Cada trabajo es una consecuencia del anterior. Cada trabajo es divergente pero mantienen la unidad estética de LA CAJA NEGRA.

Cortesía de La Caja Negra

Desde que la pandemia se instaur√≥ en la isla, los planos simb√≥licos del arte cubano (y del teatro espec√≠ficamente) han mutado o se han paralizado en algunas zonas. Nuestro grupo ha encontrado en el espacio virtual y la producci√≥n audiovisual, un ejercicio de resistencia para producir y compartir todo el material simb√≥lico que generamos a diario. Durante este periodo hemos creados distintos materiales: videoarte, cortometrajes, video-poes√≠a, micro teatro, c√°psulas promocionales, y exposiciones fotogr√°ficas. El n√ļmero de colaboradores ha crecido, √ļltimamente hablamos m√°s de usuarios y suscriptores que de p√ļblico. Nuestra voluntad nos ha introducido en un mar sin fondo. All√≠, frente a una platea infinita construimos memoria. ¬ŅSer√° que se puede existir sin ese ejercicio?

Cortesía de La Caja Negra

Filtrar la realidad con nuestro hacer y transformarla en arte, siempre fue nuestra premisa m√°s determinativa. Somos un grupo que experimenta con las emociones de los otros, somos un grupo que construye nuevas narrativas a partir de las historias de los otros. Nuestra imagen del mundo es posible gracias a la multiplicidad de voces que nos inspiran. ¬ŅPodr√≠a ser de otra manera? ¬ŅExperimentar/construir/hacer? Nada le es ajeno al arte. Todo lo que yace a la vista puede ser naturalizado por las emociones y los sentimientos.¬†

Cortesía de La Caja Negra

III

Nuestro teatro busca ser transparente. No asumimos la escena como un espacio para entablar una disputa con el espectador. La escena es un lugar sagrado donde cabemos todos sin distinciones. Sin importar nuestras fragilidades y nuestras diferencias. Nuestro teatro busca ser trasparente porque se rige por el amor y la verdad, aunque esos parezcan conceptos muy cursis y gastados en pleno siglo XXI. Asumir esas palabras o el sentido que ellas generan es una necesidad que no podríamos evadir. Para nosotros no hay nada más transgresor que lo que se genera desde el amor y la verdad.

Cortesía de La Caja Negra

Trabajos como Bons√°i (la pel√≠cula) nos han conducido a explorar nuestra cotidianeidad desde su sentido m√°s absurdo y simb√≥lico. Seres insignificantes habitan una sociedad de colmo donde los minutos trascurren como condena. Seres que desaf√≠an la credulidad del ojo que observa y nos ponen frente al espejo. ¬ŅPuede este √°rbol dejar de ser nuestra sombra? ¬ŅPor qu√© no generar otra luz menos uniforme y r√≠gida? ¬ŅPodemos evitar la pr√°ctica del Bons√°i? ¬ŅC√≥mo entender la acci√≥n distintiva en un individuo condenado al fracaso?

Cortesía de La Caja Negra

La serie Juego de Agua nos introdujo al mundo de la poes√≠a como literatura. All√≠ nos acercamos a Dulce Mar√≠a Loynaz y al universo que gener√≥ su b√ļsqueda. Diez cap√≠tulos entre performance, video y literatura nos fueron suficientes para continuar por esos senderos. Fue entonces cuando decidimos llegar a Jos√© Lezama Lima. De todos los textos abordados del gran poeta, Muerte de Narciso ha significado nuestro mayor reto. Una representaci√≥n sobre el discurso del texto, nos llev√≥ a ver la po√©tica de Lezama como un canto a la experiencia acumulada en vida. Una experiencia que desaparece con la muerte, y eso significa libertad.

Cortesía de La Caja Negra

Muerte de Narciso pudo ser otro tipo de material, pero para nosotros hablaba del amor y eso nos generaba otras conclusiones: amor al cuerpo, amor a la memoria, amor a la vida, amor a la muerte, amor a transitar libre despojado de todo credo y convicción. Así Narciso se convirtió en otro de nuestros personajes, como si Lezama le hubiese dado esa orden.

Cortesía de La Caja Negra

Desde el teatro, Ofelia como espect√°culo puede ser un buen ejemplo de nuestra investigaci√≥n en aislamiento. El texto fue extra√≠do de la obra M√°quina Hamlet de Heiner M√ľller y trabajado como un material cercano al micro teatro. Un abordaje de un texto teatral, con una visualidad teatral, pero que funciona como un dispositivo audiovisual/cinematogr√°fico. Ofelia es una experiencia que se nutre de nuestra participaci√≥n en los espacios virtuales. Es un dispositivo con el que podemos dialogar en el cibermundo y aun parecer que estamos aferrados al escenario. A ese lenguaje que busca el convivio y la participaci√≥n activa desde platea.

Cortesía de La Caja Negra

IV

Han pasado cinco a√Īos desde que el lenguaje se convirtiera en nuestro √ļnico enemigo. Ha sido el inicio de un viaje contra el ego y todo lo que agreda espiritualmente a las cosas esenciales de la creaci√≥n art√≠stica. En ese viaje muchos han quedado atr√°s pero no sin antes aportar y dejar su huella en nuestro colectivo. Otros han llegado para incorporarse a un sue√Īo que le es com√ļn y por el que vale la pena sacrificar el orgullo y otros aranceles.

Cortesía de La Caja Negra

El teatro para el Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA es un acto de fe. Una respuesta al fracaso y a las contradicciones de nuestra generaci√≥n. Es nuestra manera de enfrentar y superar al lenguaje. Es nuestra voluntad y nuestra propuesta para crear un mundo regido por el amor y la verdad. ¬ŅSer√° esto la construcci√≥n de una utop√≠a?

Cortesía de La Caja Negra