Ofelia: el cuerpo sobre la tierra partida (Parte IV)

(un espectáculo del Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA)

Rompo las cadenas

que un día sujetaron mi voluntad/

rompo el papel

donde me escriben/

foto: michel guerra martín

El teatro como rompe olas frente a las crisis sociales, es capaz de recuperar y preservar lo humano como necesidad. Esas crisis son material recurrente para el arte y la creaci√≥n teatral en espec√≠fico. ¬ŅC√≥mo filtrar la crisis a trav√©s del cuerpo del actor? La violencia es un tema recurrente en las b√ļsquedas creativas del Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA. Nuestros espect√°culos nacen en su gran mayor√≠a, desde la crisis provocada por el poder y su ejercicio de la violencia. Nuestro teatro se caracteriza por la proyecci√≥n teatral de esa violencia social. Los cuerpos sobre la escena son un espejismo que habla del dolor y la compasi√≥n. ¬ŅCu√°nto hay de esa violencia en Ofelia? ¬ŅC√≥mo se ver√°n los cuerpos violentados desde lo teatral?

foto: michel guerra martín

Mi cabeza en el horno

es un ejercicio de sobrevivencia

lo asumo como respuesta a los hechos

no quiero empeque√Īecer

no quiero rodar como una pelota sobre la arena

no quiero huir.

foto: michel guerra martín

Ofelia también es el ejercicio de cómo construir desde la ficción, la documentación y la biografía de los actores, un tratado sobre la lucha contra la desmemoria. Cada actor o actriz que se ha involucrado con la obra ha tenido que acudir a la revisitación de circunstancias e historias particulares de sus vidas donde la memoria colectiva y particular, regulan los procedimientos de la escena. Así la escena termina siendo un pretexto para dialogar sobre la procedencia del mito de Ofelia visto desde la familia contemporánea.

foto: michel guerra martín

¬ŅCu√°ntas hojas han de caer sobre el hielo?

¬Ņcu√°ntas normas me persiguen?

¬Ņcu√°ntas voces narran este ciclo?

¬Ņcu√°ntas Ofelias se necesitan sobre la mesa

para cortar el rumor?

foto: michel guerra martín

Los actores deben ponerse en el lugar donde luego se pondr√°n los espectadores. Debe encontrar la veracidad del proceso en los elementos que ellos expondr√°n en la puesta. Fotograf√≠as, ropa, elementos escenogr√°ficos, m√ļsica, un sinf√≠n de materiales que aparecen despu√©s del texto y que terminan a la larga, poniendo al espectador frente a problem√°ticas que pueden subvertir sus criterios.

foto: michel guerra martín

Ofelia es un mito, una invención existencialista donde todo se acerca a su fin. Ofelia tropieza ante la resistencia que ella misma origina. Su lenguaje, su forma de vida, es una mentira con la que se desplazan los actores creando y desconstruyendo el mito familiar. Ofelia se reinterpreta a sí misma, los actores se reinterpretan a sí mismo. Ellos modifican el sentido de los hechos y su permanencia en el tiempo. Esa idealización de su personalidad es una razón para su autocastigo. Ofelia es un símbolo de identificación, un ritual donde el colectivo realiza su coronación floral. Es una mujer convertida en objeto simbólico que asume la imagen de dependencia, dada por la autoridad social.

foto: michel guerra martín

Una ni√Īa ve en los girasoles

y margaritas secas

un acto de belleza/ ella

no sabe

que las flores

han sido víctima

del poder/ ella

asume que la familia

debe parecer ese campo marchito/ella

asume

que a pesar del poder

que posee el padre

las flores deben

dominar el jardín/

foto: michel guerra martín

Ofelia, el personaje, representa a toda la Modernidad. Ofelia, la historia particular de cada actuante, representa la memoria familiar, la memoria colectiva. Se trata de una suicida con la que la modernidad y luego nosotros, encontramos una suerte de heroína. Una especie de Juana de Arco dando lugar a la exaltación del pensamiento conciliador. Si Juana de Arco encarna históricamente el rigor y el compromiso de lucha ante la historia; Ofelia desarrolla un ejercicio de no crueldad, un rito sobre la pérdida y la paz.  

foto: michel guerra martín

En nuestra historia, Ofelia es la muerte de la palabra como pacto social. Ofelia no determina su linealidad, su contradicción es la mirada que hacen los actores desde el presente, desde el futuro de cada Ofelia. Desde ahí, nuestra falsa suicida, es una negación que desmantela a la autoridad.

En la boca del estómago

me crecen flores silvestres

allí hay libertad/ pienso/

nada que no sea libre

puede nacer en la roca/

Frente al espectador, Ofelia es un rostro de mil voces cantando en la densidad de la noche. Los actores hurgar en su √°rbol geneal√≥gico y encuentran su herencia tr√°gica. Sale entonces una partitura adyacente a la construcci√≥n ficcional que posee el texto dram√°tico. Ellos encuentran en ambas historias las voces que se oponen a la normalizaci√≥n del poder patriarcal. ¬ŅC√≥mo te afecta tu herencia tr√°gica? ¬ŅC√≥mo luchas contra ella? ¬ŅPor qu√© el espectador necesita escuchar tu historia?

El lenguaje esc√©nico hace referencia o conexi√≥n formal con el sentido de la est√©tica del performance (o de b√ļsquedas semejantes) como praxis de lo real. El espect√°culo a trav√©s de los binomios espacio-tempo y el actor-personaje, introduce las siguientes l√≠neas de acci√≥n: el actor y su Ofelia familiar, el actor y la Ofelia del texto, el actor y las Ofelias de los otros actores, el actor y las distintas biograf√≠as y materiales esc√©nicos, el actor y el p√ļblico.

Los actores se desplazan entre el espacio de la memoria, las locaciones de la obra y el escenario como un espacio teatral del que se está consiente. Ofelia es una visión sobre una textualidad atravesada por la oscuridad y la violencia al que han sido sometidos los cuerpos femeninos a través de la historia. Así se busca re-simbolizar los conceptos, métodos y conductas que rigen la resistencia de los cuerpos femeninos frente al patriarcado.

Un aspecto valioso es ‚Äúla mirada‚ÄĚ. Una acci√≥n que busca observar m√°s que simplemente ver. Los actores buscan una conexi√≥n con el espectador a trav√©s de la mirada, en la cual encuentran material emotivo para la puesta. Este es parte del concepto que se experimenta desde el primer momento en que llega el p√ļblico, all√≠ yace el espejo. Quien viene a juzgar y ser observador debe lidiar con que sobre el escenario hay alguien que lo observa y que lo descubre, pero que no lo juzga. La implicaci√≥n pol√≠tica de esta acci√≥n est√° presente durante todo el espect√°culo; el actor no deja de buscar el contacto visual. No deja de implicarse con el otro. ¬†

Nuestra Ofelia, la del GEE LA CAJA NEGRA, es la historia de una mujer que encontr√≥ su prop√≥sito tras renunciar a los s√≠mbolos del patriarcado. Hija de todos y madres de todos, Ofelia representa la toma del poder por las mujeres en distintos contextos a trav√©s del devenir de la historia. Tras crecer en un convento como hu√©rfana, fue adoptada por una familia de burgueses, con los cuales aprendi√≥ el alcance del poder patriarcal. Ofelia renunci√≥ a una vida de lujos para luchar por sus sue√Īos y su libertad. Atraviesa distintos parajes y circunstancias para conquistarlos y hacer de su voz un grito de guerra despu√©s del lamento. Su conexi√≥n con el r√≠o Avon provoca que su cuerpo entre las aguas, simbolicen la rebeli√≥n contra el poder patriarcal en la naci√≥n de Dinamarca.¬†

Yo soy Ofelia

la mujer que nació sin vientre

y recorre los parques de esta ciudad

en busca de su merecido/

cada √°rbol

cada piedra

sirven para colorear

mi historia/ soy la madre

llena de cigarros y alcohol

la madre sobre la mesa

llena de semen y talco

la madre en el altar

donde el poder miente/

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ