expo


Inauguran la exposici√≥n colectiva ¬ęZona de libertad¬Ľ en Santiago de Cuba

La exposici√≥n colectiva ¬ęZona de Libertad¬Ľ, compuesta por 13 artistas vinculados a la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, fue inaugurada en el Centro Provincial de Artes Pl√°sticas y Dise√Īo de Santiago de Cuba.

Laura Mustelier, especialista de arte, se√Īal√≥ que cada obra es un eco de la historia, una reflexi√≥n sobre los desaf√≠os que se enfrentan diariamente, donde los autores exponen su percepci√≥n de la realidad, experiencias y preocupaciones hilvanando el discurso con sus habilidades t√©cnicas, aspecto que dota de cohesi√≥n expresiva a las piezas de manera individual y a la muestra como espacio de disertaci√≥n m√°s amplio.

Integrada por obras del Premio Nacional de Artes Plásticas y Maestro de Juventudes Alberto Lescay; de los miembros de honor Rubén Ajá, Grettel Arrate y Julio César Carmenate; y de Alejandro Lescay, Yuri Elías Seoane, Reydi Zamora, Marlon Aguilera, entre otros artistas de la sección de Artes Visuales de la AHS santiaguera, la exhibición deviene recorrido por géneros presentes en la historiografía del arte, como la pintura, fotografía, instalación, performance y videoarte.

Mustelier afirma que los creadores invitan a explorar los lugares y tiempos que definen la identidad y, adem√°s, que la expo representa sue√Īos vividos de personas que propician la creaci√≥n, experimentaci√≥n y promoci√≥n como una forma de emancipaci√≥n.

¬ęZonas de Libertad¬Ľ tiene el prop√≥sito de presentar una valiosa composici√≥n de trabajos realizados por autores vinculados a la Asociaci√≥n, desde su surgimiento hasta la actualidad, y realzar el devenir de la organizaci√≥n como base para el crecimiento y perfeccionamiento del perfil creativo de sus miembros.

La exposición también constituye un tributo a quienes han contribuido con su arte al desarrollo de la plástica nacional y a los logros de la vanguardia de la juventud creadora.


De nuestra arquitectura, ¬ęLo que resta¬Ľ

Lo que resta, muestra fotogr√°fica del escritor y fot√≥grafo L√°zaro Delgado Valencia, inicia el a√Īo visual de la galer√≠a Nexos, de la Casa del Joven Creador. Y se estrena, al menos en lo individual, como artista de las artes visuales ante las paredes y el p√ļblico.

Ocho fotograf√≠as en tonos grises que describen lo destruido de algunas construcciones arquitect√≥nicas del territorio avile√Īo y del resto del pa√≠s, conforman la muestra.

Las palabras de inauguración corrieron a cargo del escritor y librero Heriberto Machado Galiana.

 

artistaL√°zaro Delgado es un novel artista comprometido con su entorno.

Con estas fotos, realizadas entre el 2016 hasta bien entrado el √ļltimo tercio de 2023, L√°zaro encara su preocupaci√≥n por el entorno citadino. Hace su denuncia del abandono en el que han sido sumidos algunos sitios patrimoniales que, en el pasado, fueran referencia obligada de todo habitante y hasta orgullo del terru√Īo.

Así encontramos inmuebles del municipio de Venezuela, de una casa en Primero de Enero, y otras de Santa Clara y la Habana Vieja.

Lo hace con cierta destreza y dominio de la fotograf√≠a digital. Escrudi√Īa la destrucci√≥n, pero d√°ndole un toque m√°gico para hacerla m√°s atractiva y captar, de un golpe, la atenci√≥n del espectador.

De una vez, la mirada cae en la trampa y se pasa del conjunto al detalle; de la pared a la grieta; del techo de tejas al derrumbe.

Y el dramatismo se acent√ļa desde los tonos grises, las oquedades, el simbolismo de una textura en descomposici√≥n; los contrastes no tan altos para dar la sensaci√≥n de neblina.

Los protagonistas son los destrozos y el polvo. Apenas hay caras, gestualidades y expresiones humanas. No son tan necesarias. Y todo est√° dicho.

Los planos generales hacen la descripción precisa de la situación de las edificaciones. Angulaciones en contra picado le dan profundidad a la composición y transmiten, además, la sensación de soledad. Las de a nivel, es decir, de frente al objeto retratado, hacen la denuncia y exponen el motivo.

El punto de fuga pareciera estar ausente, y es que todo cae en el vacío, en el propio abandono. A uno, como espectador, le queda la sensación de que no hay esperanza, de que la ciudad se derrumba y el tiempo pasa, inexorablemente, sobre todas las cosas.

Por mucho que esta muestra tenga su conceptualización muy bien planteada, no logra convertirse en una exposición, pues no termina de denotar toda su narrativa ni se expande en las distintas variantes teóricas que esboza.

Ni est√°n todas las obras que la conforman, seg√ļn el propio artista, porque no cabr√≠an en este espacio. Aunque aqu√≠, a mi juicio, le falta raz√≥n. El espacio expositivo tambi√©n se conforma y se adecua desde las necesidades art√≠sticas. No creo necesario supeditar la obra a la espacialidad.

 fotografiaEsta es una de las primeras fotografías captadas por su lente y data de 2016

Este novel artista, jefe de la secci√≥n de Literatura de la AHS avile√Īa, que tiene como segunda piel la fotograf√≠a, todav√≠a no ha publicado su obra literaria, ‚Äúporque soy exigente y espero llegar a perfeccionar lo que escribo‚ÄĚ, ya se estrena como artista visual. Y lo hace con decoro y compromiso con el arte bueno, ese que pone sal en las heridas con tal de sanarlas.


Zarza en la caverna de los sue√Īos recobrados

El alem√°n Werner Herzog y su reducido equipo fueron verdaderos privilegiados cuando, en 2010, pudieron adentrarse en la cueva de Chauvet, descubierta en 1994 en el sudeste franc√©s. Estaba cerrada al p√ļblico para evitar su deterioro y proteger el endeble ecosistema cavernario, pero Herzog, uno de los grandes maestros del cine mundial, logr√≥ acceder c√°mara en mano, y ante sus ojos se abrieron, mostrando el esplendor con que fueron dibujadas por el hombre hace m√°s de 30 mil a√Īos, muchas de las obras de arte m√°s antiguas de la humanidad, creadas en el Paleol√≠tico Superior. Aquella era una c√°psula temporal perfecta: renac√≠an, a punto de saltar, como si a√ļn corrieran por el valle cercano: venados, osos, bisontes, mamuts, rinocerontes, jabal√≠es, ant√≠lopes, caballos y toros; s√≠, toros. El documental La cueva de los sue√Īos olvidados es el resumen de esa inmersi√≥n de Herzog en Chauvet y en los inicios de arte.

Cartel

Desde el comienzo de los tiempos el hombre imagina y sue√Īa. Y en duermevela le asedian los enormes animales que intent√≥ cazar o que ve, libres e imponentes, en selvas y llanuras. Animales feroces que hoy no existen y manadas que huyen en desbandada y que acabar√≠an, como los b√≥vidos, domesticados. En las paredes y techos de las cuevas, o en abrigos rocosos, a la luz de la antorcha, el hombre del Paleol√≠tico, nuestro antepasado, deline√≥ con colores ese sue√Īo y le dio vida al ser sensible. Tom√≥, as√≠, trazos concretos la espiritualidad. Estas im√°genes de artistas an√≥nimos, en las que bueyes y caballos representan aproximadamente el sesenta por ciento de lo que se conoce, son recuerdos de sue√Īos olvidados hace milenios, cuando el hombre, en el umbral de la noche, mientras observaba aquellas l√≠neas perfectas que portan, incluso, el movimiento, pudo so√Īar a trav√©s de ellas con el embiste de los aut√©nticos toros.

Con semejante embiste, el del toro libre y rebelde, Rafael Zarza irrumpi√≥ en el arte cubano con el tema taurino como estandarte. Su trabajo, con el empuje sincero de un animal brioso que no ha perdido la lozan√≠a de los a√Īos mozos, sino al contrario, ganado en agilidad y perspicacia, en vigor, lo coloca entre los artistas m√°s sagaces e irreverentes del arte contempor√°neo insular, y adem√°s, uno los principales exponentes del grabado en Cuba, desde que en la d√©cada del 60 realiz√≥ Tauroman√≠a, serie asociada al pop y a la impronta de Umberto Pe√Īa.

Brav√≠os y a punto de embestir; mansos o viriles; musculosos o esquel√©ticos; vivos o desollados; solitarios o en yuntas, libres o domesticados; l√≠deres o en crucifixi√≥n; con cuernos agudos o mutilados; erotizados, provocadores y posmodernos; cargados de signos hist√≥ricos, sociales y art√≠sticos, los toros de Rafael Zarza han realizado un viaje al primer trazo, a la g√©nesis; o sea, a las pinturas rupestres, al encuentro con los esp√≠ritus de Lascaux, Altamira y Chauvet, aquellos que portan aun el riesgo de la acometida inicial de estos ¬ęanimales peligrosos¬Ľ que le han permitido, mediante la apropiaci√≥n y la cita, y tambi√©n la iron√≠a, reinterpretar creaciones y temas recurrentes en la historia del arte, que es la historia del hombre. ¬†

foto: Robert Rodríguez

Estas piezas de Zarza ‚ÄĒque no deja de ser un creador provocativo y l√ļcido, atrevido y l√ļdico, que revisita y se sumerge cr√≠ticamente en nuestra realidad social y cultural‚ÄĒ, nos reafirman su apuesta, a pesar de los riesgos, por el brioso empuje del animal de raza, que es tambi√©n animal primitivo, estampa primaria reescrita y convertida en s√≠mbolo que rearma, ir√≥nicamente, como en un juego, con una l√≠nea de colores c√°lidos, primarios, que nos pone frente a un toro rebelde, √°gil, un semental inhiesto y potente, listo para la embestida desde la pared de la caverna; y tambi√©n al animal asechado por las flechas y los gritos de los seres humanos. Incluso, como en la cueva de Chauvet, el hombre incorpora elementos zoomorfos; es un ¬ęhombre animalizado¬Ľ que cree en el poder que el toro representa y anhela lograr poseerlo.

Hoy estamos atrapados en la historia, pero aquellos primeros artistas, no. Zarza entró a la caverna y se sumergió con su luz en las profundidades de las galerías, entre las formaciones rocosas. Allí escuchó los primeros bramidos y vio surgir de las grietas a estos portentosos animales.

foto: Vanessa Pernía

Werner Herzog salió de Chauvet alucinado y nos entregó uno de sus mejores documentales. Rafael Zarza salió de la caverna también asombrado y dejó allí, con las huellas de sus trazos en la piedra y para el diálogo con sus contemporáneos, a sus toros prístinos, sugerentes y bravos.

 

Palabras inaugurales de la exposición Pinturas rupestres, de Rafael Zarza, Premio Nacional de Artes Plásticas 2020, en la Sala Principal del Centro Provincial de Arte de Holguín, el 26 de octubre de 2023, como parte de la XXIX edición de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana.


Exposici√≥n ¬ęTerritorial: Tierra¬Ľ, Colectiva

Ernesto Ben√≠tez nos recuerda con su pieza ¬ęHistorias m√≠nimas: desilusi√≥n¬Ľ, se√Īal lum√≠nica de atenci√≥n con cron√≥metro incorporado-¬† que nuestro paso por la vida es limitado, como limitados son los recursos naturales como la tierra para la sobre vida humana. Tal vez, esta hubiera sido mi elecci√≥n para abrir la muestra de la segunda entrega del proyecto Territorial. Si hablamos de conceptos como descolonizaci√≥n, la primera acci√≥n debe ser llamar la atenci√≥n al p√ļblico del arte sobre los peligros a la especie humana. Esa especie que, en un pesta√Īazo, ha agotado una fuente de vida de millones de a√Īos. As√≠, con una pieza tan sencilla, pero incre√≠blemente ilustrativa, empiezo a recorrer Tierra.

Con respecto a lo antes referido, imagino que escoger a esta n√≥mina de artistas y conducirlos a la creaci√≥n de obras que dibujen desde la contemporaneidad, esa inquietud sobre la ¬ętierra¬Ľ haya sido un reto. En mi opini√≥n,¬† superado. Piezas como la instalaci√≥n ¬ęInfinite story¬Ľ de Agust√≠n Hern√°ndez, con el uso de elementos naturales y artificiales (barro, madera, tierra, cemento y bronce) me se√Īala ese necesario estudio por parte del artista sobre la necesaria conexi√≥n y b√ļsqueda del equilibrio con la naturaleza, su protecci√≥n, justa valoraci√≥n y conservaci√≥n. La riqueza, simulada en un lingote/marca Coca Cola, de los elementos antes se√Īalados, son una met√°fora ir√≥nica, la riqueza que atesora la civilizaci√≥n va¬† la deforestaci√≥n y el cambio clim√°tico, el consumo desaforado de combustibles f√≥siles y emisiones de CO‚āā entre otros fen√≥menos/ agresiones del hombre a la tierra. Comparten conceptos con esta pieza, las im√°genes de ambas piezas de Ricardo Miguel, tituladas ¬ęCarriles¬Ľ¬† Son ese testimonio desde lo fotogr√°fico de la huella humana sobre la naturaleza. Fotograf√≠as muy conceptuales, que se deben observar detenidamente para llevarse el efecto que imagino se propuso el artista.

Ese poder del arte, de a partir de juegos est√©ticos nos lleva a concientizar sobre los problemas sociales o ambientales, es bien empleado por los curadores del proyecto Enlace. Obligar al espectador a volver una y otra vez para encontrar los detalles en la obra ¬ęCosmos¬Ľ del artista Mario Enrique Bri√Īos, es uno de esos detalles que hacen sugerente la muestra. A medida que pasan las horas del d√≠a, puede verse ese ocaso proyectado sobre el papel alba, que ha sido combinado con la naturaleza propia del sitio especial que es Bah√≠a Loft. ¬ŅAcaso Mario vaticina el ocaso del hombre a manos de la naturaleza? Esa llamada de atenci√≥n desde el arte, es lo que gusta, m√°s all√° de la representaci√≥n de lo on√≠rico y bello.

Artistas como Enrique Cabrera, Ira Kononenko y Liesther Amador tiene una conexión especial con la naturaleza, y así se nota en sus trabajos. En estas tres propuestas, la Naturaleza y el Arte van de la mano. En el caso de Liesther, su recorrido por tierras mexicanas lo conectó con la cultura maya, y sus creencias ancestrales del poder de la tierra, emanado de los dioses. Ese conocimiento lo usa ahora para concientizar el impacto de la colonización en lo cultural, simulado en el choque de la tierra de dos continentes. Otra de las piezas que hubiera privilegiado en la museografía del espacio.

Cierto es que hay muchos otros artistas en el panorama del arte cubano contemporáneo, cuyo trabajo ha tenido como componente principal la naturaleza, a la mente viene varios. No obstante, esta selección ha sido interesante,  pues para ellos es, tal vez,  un encuentro importante con una estética nueva. Tal vez a partir de aquí la naturaleza y la tierra, se convierten en parte de su obra, complementando lo que hasta ahora han hecho.

Volviendo al objetivo de Territorial: Tierra, han abordado inquietudes que de seguro han surgido a partir del pensamiento descolonizador que se intenta fomentar en los artistas. De igual manera, los procesos de creación de estos emergentes se consolida, sobre la base de las preguntas y respuestas artísticas que proponen a cuestiones de esta realidad. En este conjunto, todos aportan desde sus disciplinas. Enlace entonces, mantiene ese ritmo difícil de seguir en tan complejos procesos de producción del arte.


Díaz-Canel visita exposición colectiva Estado de Espíritu en el Pabellón Cuba

El presidente de Cuba, Miguel D√≠az-Canel, apreci√≥ hoy en esta capital la exposici√≥n colectiva Estado de Esp√≠ritu, en la cual convergen m√°s de 60 creadores de la naci√≥n caribe√Īa.
 

Durante una visita al Pabell√≥n Cuba, el mandatario constat√≥ detalles de la iniciativa dedicada a los 35 a√Īos de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, organizaci√≥n que agrupa a la joven vanguardia art√≠stica.

Seg√ļn la cuenta en Twitter de la Presidencia, la propuesta forma parte de la 14 edici√≥n de la Bienal de La Habana, mayor certamen de las artes contempor√°neas en la isla mayor de las Antillas.

Al decir de los organizadores, Estado de Esp√≠ritu retoma ‚Äúlos viejos escenarios -sin obviar las plataformas online- para mostrar en el espacio presencial muchas de las obras creadas desde la virtualidad‚ÄĚ.

Diaz Canel pabellon cuba La exhibici√≥n, abierta al p√ļblico hasta el 10 de enero de 2022, pretende generar una microcartograf√≠a que permita comprender las transformaciones en el panorama art√≠stico contempor√°neo, develar derroteros y dialogar en paralelo, se√Īalaron los gestores.

El proyecto se inserta en el ciclo Pre√°mbulo de la Bienal, la cual sesiona desde el pasado 12 de noviembre pese a los intentos de boicot que intentaron negar su respeto y prestigio.

Bajo el lema Futuro y Contemporaneidad, el evento completar√° su ciclo con las experiencias La Habana de la Bienal y Regreso al porvenir, previstas del 6 de diciembre al 24 de marzo y del 25 de marzo al 30 de abril del pr√≥ximo a√Īo, respectivamente.

El certamen propone la muestra colectiva de creadores procedentes de Espa√Īa, M√©xico, Francia, Per√ļ, Rep√ļblica Dominicana, Jordania, Argentina, Sud√°frica, Brasil, Bolivia, Reino Unido y el pa√≠s anfitri√≥n.


Cada vez m√°s cerca, la danza

Cada vez m√°s cerca es una exposici√≥n con una visualidad poderosamente arborescente y barroca. No me refiero al per√≠odo de la historia del arte, claro, sino a ‚Äúlo barroco‚ÄĚ como espacio portador de un sentido est√©tico ‚Äútranshist√≥rico‚ÄĚ, en alternancia con lo cl√°sico. Nueve poetas ‚Äďnueve po√©ticas engarzadas en una especie de organicidad visual y sensitiva‚Äď acompa√Īan igual cantidad de im√°genes ‚Äúatrapadas‚ÄĚ por el ojo sensible y entrenado de Wilker L√≥pez.

Wilker, adiestrado en las lides del fotoperiodismo y la realizaci√≥n audiovisual, atrapa la fuerza de Imaginem et Similitudinem, coreograf√≠a que Yoel Gonz√°lez Rodr√≠guez realiz√≥ para la holguinera Compa√Ī√≠a de Danza Contempor√°nea Codanza, dirigida por la maestra Maricel Godoy. Si Yoel parte de varios conceptos plat√≥nicos ‚Äď‚Äúlo bello en s√≠‚ÄĚ, ‚Äúlo bueno en s√≠‚ÄĚ, ‚Äúlo m√ļltiple‚ÄĚ, ‚Äúla unidad‚ÄĚ, ‚Äúla idea √ļnica‚ÄĚ, reciclando, de alguna manera, el cl√°sico mito de la caverna, para acercarnos a la ‚Äúnaturaleza que somos‚ÄĚ (tambi√©n la naturaleza del cuerpo) y al ‚Äúparentesco de lo que el hombre declara como perfecci√≥n y exactitud‚ÄĚ‚Äď, Wilker se apodera tambi√©n de ellos, para transmitirnos, ‚Äúatrapando los misterios‚ÄĚ de la obra, los cuerpos animalizados, metamorfose√°ndose como si transitaran por el ciclo hist√≥rico de la vida, la obsesi√≥n por la exploraci√≥n, la precisi√≥n y la exactitud (incluso geom√©trica, equidistante, l√≠rica).

Esta misma exploraci√≥n hace que el ‚Äútr√≠ptico barroco‚ÄĚ de Cada vez m√°s cerca se expanda en sus posibilidades: la coreograf√≠a en el cuerpo ‚Äďy la mente‚Äď de los bailarines, la mirada fotogr√°fica de Wilker, y los versos de Delf√≠n Prats, Lourdes Gonz√°lez, Luis Yuseff, Gilberto Gonz√°lez Seik, Jos√© Luis Serrano, Ronel Gonz√°lez, Zulema Guti√©rrez, Elizabeth Soto y Mois√©s May√°n, cargan el sentido referencial de una muestra que crece al ocupar espacios p√ļblicos destinados a la polis√©mica mirada colectiva (una iluminaci√≥n tenebrista, como escapada de un cuadro de Caravaggio, hasta ciertas reminiscencias ‚Äďinconscientes, pueden ser, todo depende del receptor, por eso la multiplicidad y singularidad de la experiencia art√≠stica‚Äď como salidas de filmes del director Terrence Malick; por ejemplo, los atardeceres de Days of Heaven).

‚ÄúTodo texto se construye como un mosaico de citas, todo texto es absorci√≥n y transformaci√≥n de otro texto‚ÄĚ, escribi√≥ Julia Kristeva refiri√©ndose a Mija√≠l Bajt√≠n. Y la danza, sabemos, es un texto cargado de posibilidades, de sentidos encontrados, sugiriendo. Como lo es la fotograf√≠a. Si hago √©nfasis en lo del barroco ‚Äútranshist√≥rico‚ÄĚ, en su contraposici√≥n natural y complementaria con el clasicismo, dos formas de ‚Äúsensibilidad eternas‚ÄĚ, es porque este es ‚Äďnos recuerda Eugenio d’Ors‚Äď irracional, femenino y dionis√≠aco; musical y abundante; atra√≠do por las formas redondeadas y ascendentes. En ambas, en las formas de Yoel Gonz√°lez en Imaginem et Similitudinem, y en las fotograf√≠as de Wilker L√≥pez, que dependen de estas pero viven como creaci√≥n en s√≠, como signos independientes de la poiesis, existe esta mirada barroca, que nos reafirma que, desbordando los espacios, el hecho art√≠stico est√° ‚Äúcada vez m√°s cerca‚ÄĚ. ¬†

En Holguín, julio 3 y 2020

*Palabras del catálogo de la exposición Cada vez más cerca, del joven artista y realizador Wilker López, inaugurada el 15 de julio de 2020 en los corredores del Centro Provincial de Arte de Holguín.


Inaugura AHS exposición alegórica a siglos pasados

Una remembranza al quehacer pictórico de siglos pasados, especialmente a los estilos barroco y manierismo, realiza la exposición Cacofonía, del artista de la plástica Ignacio Alejandro Rodés Mederos, que fue inaugurada la víspera en la sede tunera de la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

A trav√©s de 12 piezas, el autor nos acerca a representaciones de artistas con una labor notoria en las artes visuales, como son el nerland√©s Rembrandt Harmenszoon van Rijn, el espa√Īol Jos√© de Ribera y el italiano Michelangelo Merisi de Caravaggio, tres exponentes del barroco, movimiento cultural y art√≠stico que se desarroll√≥ en Europa y sus colonias americanas entre el siglo XVI y XVIII.

Por su parte, el manierismo surgió en Italia a comienzos del siglo XVI y se caracterizó por la abundancia de formas difíciles y poco naturales.

Ignacio trabaja mayormente en esos cuadros las t√©cnicas del √≥leo sobre lienzo y el √≥leo sobre tabla, aunque tambi√©n hay dos ‚Äúfrutos‚ÄĚ de arte digital, abordados desde la manipulaci√≥n. √Čl reinterpreta las obras del per√≠odo cl√°sico y les aporta elementos de la modernidad, aunque en algunos casos los cambios son m√°s visibles que en otros, tal fue su intenci√≥n.

‚ÄúEstas piezas nacieron poco a poco durante un a√Īo. Mi formaci√≥n no es de academia y esta es una forma de aprender, pues estudio con los maestros del pasado. A las intervenciones que hago las llamo ‘cacofon√≠as’. Me gusta tratar de modificar obras que ya est√°n aprobadas y son cumbres del arte occidental‚ÄĚ, dijo el hacedor de la muestra.

‚ÄúAhora lo que me interesa es crear un objeto de representaci√≥n, pero m√°s adelante pienso experimentar con otros t√≥picos y t√©cnicas. El que pretenda ser artista debe estar en un constante crecimiento. Quiero ampliar los formatos; usar modelos reales para la representaci√≥n, sin abandonar por ello este m√©todo de estudio y trabajar mucho para perfeccionar mi quehacer‚ÄĚ, a√Īadi√≥ el creador.

Cacofonía es un viaje al pasado, un boleto cultural en el que ganamos en conocimiento y apreciación estética, una excelente opción para este verano.


Tras los signos de Babel

La muestra Camino de signos, expuesta en la Sala Peque√Īa del Centro Provincial de Arte de la ciudad holguinera, se suma con √©xito a las propuestas de Babel ‚Äďuno de los eventos m√°s atractivos dentro del amplio diapas√≥n de las Romer√≠as de Mayo‚Äď al ‚Äúaunar la obra de seis artistas que se interesan en explorar los s√≠mbolos, signos y los niveles de conciencia‚ÄĚ, seg√ļn comenta en el cat√°logo de la exhibici√≥n la artista pl√°stica Estela Ferrer. [+]