Los versos descienden sobre el cuerpo, sobre la ciudad…

El cuerpo tiene sus propias fluctuaciones, todo ocurre allí. Las contorsiones han sido captadas por la sensibilidad del artista. El artista también se contornea para lograr esa imagen que lo atrapa y le provoca un estado de ánimo determinado. Ahora, el cuerpo y el artista son un dueto.

  • Palabra del hombre por el hombre. Un lugar donde el tiempo y la aniquilaci√≥n ya es viejo. Y cede espacio a otra canci√≥n posible despu√©s de d√≠as. Despu√©s de meses. Despu√©s de a√Īos en que solo un poema era capaz de sostener en pie a un ni√Īo. A un hombre. A un pa√≠s entero.

Otro sitio et√©reo es la oscuridad, tal vez se inclina el artista en acto difamador y al tacto se produce la enso√Īaci√≥n.

  • La noche de lo absoluto se alimenta de s√≠ misma, se babeliza, se abisma en el cuerpo irresoluto del poema: pleura y fruto de una materia fugaz.

Pero no es la palabra, sino la postura.

  • La belleza es un acontecimiento del esp√≠ritu.

La confabulación surge cuando se aproximan los cuerpos, el lente lo describe, el poeta lo percibe nítido.

  • Fiesta de torsos y piernas, destellos en giros y saltos; canci√≥n de los cuerpos.

Cuando el cuerpo teme y el artista asume la posición exacta, ese giro de inspiración te regresa, te devasta, te asusta.

  • Tal es el miedo a los disparos a las piedras preciosas a las narices ajenas pero hay cosas que se mueven entre la gente y destrozan m√°s que el miedo.

Hay un salto al vacío, a lo inesperado, ahí se produce la mezcla, la verdadera dramaturgia a estas alturas resulta insalvable.

  • Soledad que termina, placer que funda un pa√≠s como escudo.

A esa materia que sufre, el artista le proporciona luz.

  • Un manto contenido de recuerdos impuesto a confundirse con el agua. D√≠gase tambi√©n, se hace polvo.

  • Hay un lugar llamado Humanidad.

Cada vez que caemos, los giros de los cuerpos, de la vida, te resurgen, en la mirada del artista, en los versos del poeta, se puede morir o nacer. Pero todo es responsabilidad de la carne.

  • Bajo la noche del tiempo germina la semilla humana.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ