Artes visuales tuneras: ¬ŅCerrando ciclos?

En los √ļltimos meses del ya pasado 2023 las artes visuales tuneras estuvieron en el centro de las noticias culturales: exposiciones, salones, reapertura de galer√≠as, proyectos colectivos que empiezan a materializarse y hasta cr√≠ticas en las redes sociales. Muchas miradas apuntaron hacia all√≠, miradas que por tiempo se tornaban esquivas. Un repaso por esas muestras, gran parte de ellas todav√≠a abiertas al p√ļblico, permiten visualizar un camino, que no exento de tropiezos, parece al fin encontrarse.

El mes de octubre tra√≠a la esperada reapertura de la galer√≠a Fayad Jam√≠s del Fondo Cubano de Bienes Culturales, luego de dos a√Īos de cerrada al p√ļblico; para ello se reserv√≥ una expo que suscit√≥ varios an√°lisis y opiniones de artistas y especialistas. Aqu√≠ Estamos fue el nombre elegido, como para reafirmar que los artistas tuneros est√°n haciendo arte en medio de un panorama galer√≠stico que se vislumbraba desalentador. Unos d√≠as antes el Sal√≥n UNEAC, quiz√°s sin saberlo, nos daba una peque√Īa muestra de lo que ser√≠a.

M√°s de una veintena de artistas de diferentes generaciones se reunieron en la citada galer√≠a. Conceptos vanguardistas afianzados en el paisaje art√≠stico tunero, desde Jes√ļs Vega Faura, Yamila Coma, Alexis Rosell√≥ o Rogelio Ricard,o acompa√Īados de una generaci√≥n pujante que revierte c√≥digos y hace de la posmodernidad su bandera. Luis Antonio Gonz√°lez, Liset Guti√©rrez o Jarol Rodr√≠guez demuestran el talento y empuje de los m√°s j√≥venes que apuestan por la experimentaci√≥n sin abandonar las t√©cnicas tradicionales. Diversidad de estilos y lenguajes en grabados, esculturas y fotograf√≠as coexisten en la Fayad Jam√≠s. Sinergia que se siente a ratos forzada y en la que se respira cierto ahogo por la cantidad de obras en un espacio que les qued√≥ peque√Īo. Solo gracias a la curadur√≠a y disposici√≥n oportuna de tantas piezas se logr√≥ atraer y dialogar con los visitantes, que felizmente no han sido pocos. Y ese es otro de los m√©ritos de la exposici√≥n, la capacidad de convocatoria y promoci√≥n que tuvo al incentivar a los cr√≠ticos a emitir an√°lisis en torno a la muestra.

Noviembre nos sorprend√≠a con la grata noticia de que se retomar√≠a el Sal√≥n de Peque√Īo Formato Jos√© Antonio D√≠az Pel√°ez, en el Centro de Desarrollo para las Artes Visuales. Tras varios a√Īos de ausencia lleg√≥ nuevamente para revitalizar esta manifestaci√≥n en una provincia en la que, m√°s all√° de un ep√≠teto, el arte escult√≥rico ech√≥ ra√≠ces.¬†

Mucho se extra√Īa la escultura en la mayor√≠a de las exposiciones y am√©n de conceptos reiterativos e inacabados, el Sal√≥n demostr√≥ que al convocar y motivar a los artistas, unido al aprovechamiento de recursos no convencionales, se pueden lograr trabajos dignos y provocadores. Paralelo se realizaron otras iniciativas como conversatorios y espacios te√≥ricos que, sin tener el alcance de anta√Īo, dio indicios de un inter√©s por reanudar las inolvidables Bienales de Escultura.

Por su parte la expo colectiva A√Īo Cero sorprendi√≥ con su lenguaje provocativo, arrollador. Las instalaciones art√≠sticas, propias del arte contempor√°neo conceptual, proponen la intervenci√≥n de espacios mediante la utilizaci√≥n de diversos materiales, medios f√≠sicos visuales o sonoros. Sin dudas el espectador tunero estaba √°vido de disfrutar este tipo de propuestas.

En la galería del Consejo de las Artes Plásticas encontramos siete artistas, siete voces, a veces gritos que invitan al diálogo más que a la contemplación. Llega como parte del proyecto Zona Creativa, que bajo la guía del artista Leonardo Fuentes Caballín pretende incentivar la creación al apostar por espacios y recursos alternativos.

Por √ļltimo se nos presenta Selfie como ese espejo donde nos autodescubrimos y revelamos nuestra esencia. Veintisiete autorretratos de varios creadores que desde sus particulares estilos dibujaron m√°s que al artista al ser humano que son. Pinturas, fotograf√≠as y dibujos componen la exhibici√≥n tan atrevida como sugerente y que dio espacio a varias voces que llevaban tiempo fuera de las galer√≠as, en la que se recogen nombres como Yamila Coma, Alexander Lecusay, Damayanty Mena, Gustavo Polanco.

Aunque cada obra posee el encanto de atrapar el gesto del artista desde su propia mirada e introspección, vale resaltar el trabajo de dos mujeres cuyos lenguajes van ganando fuerza en el circuito galerístico. Daimí Silva con la belleza y pureza de sus trazos nos revela la mujer-artista desde una visión hedónica en la que se sabe libre y talentosa, gustosa de su condición. Y Liset Gutiérrez, quien prefiere desdibujar el rostro, presentarlo como un todo en el que cada mujer puede pintarse y encontrarse a sí misma. Su obra se alza como denuncia por tantas veces que a las mujeres les ha tocado esconderse, callar. Todavía está a tiempo de visitar esta exposición en la sede de la Fundación Nicolás Guillén y disfrutar de una muestra original y convincente.

Me gustar√≠a pensar que m√°s que cerrar, los √ļltimos meses del a√Īo abrieron ciclos creativos, de dinamizaci√≥n, en los que finalmente los artistas y p√ļblicos se encontraron, se generaron debates profundos y anal√≠ticos sobre los procesos creativos, donde las instituciones cumplieron su objeto social y convocaron a sus artistas, convirti√©ndose las galer√≠as en ese espacio vital que necesita hace mucho el arte tunero.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ