exposición


La ¬ęIniciaci√≥n¬Ľ de Yanetsy

Con un doble sentido, por tratarse del nombre de uno de los cap√≠tulos de ¬ęJard√≠n¬Ľ y de su primera presentaci√≥n como artista visual en La Habana, este viernes la pinare√Īa Yanetsy Ariste presentar√° la exposici√≥n personal ¬ęIniciaci√≥n¬Ľ en el Centro Cultural Dulce Mar√≠a Loynaz, de la capital.

La muestra rinde homenaje a la novela l√≠rica ¬ęJard√≠n¬Ľ y a Dulce Mar√≠a Loynaz, su autora, Premio Miguel de Cervantes 1992 y con una profunda huella en la vida y obra de Ariste, tambi√©n escritora, cr√≠tico de arte y periodista.

¬ęJard√≠n¬Ľ es pura poes√≠a, uno de los primeros textos que le√≠ en mi adolescencia y me marcaron; el personaje de B√°rbara se me qued√≥ muy dentro y esa constituye una de las maravillas de la literatura y las obras de arte: trascienden a los autores y conquistan a los lectores.

Yo tambi√©n me siento B√°rbara dentro del ¬ęJard√≠n¬Ľ; es un personaje guiado por muchas sensaciones y emociones. Y el jard√≠n llega a ratos a ser refugio, una naturaleza que se convierte en amparo, guardiana; pero tambi√©n prisi√≥n. Es esa comuni√≥n de elementos diversos, de los cuales uno no est√° al margen en la vida.

¬ęIniciaci√≥n¬Ľ est√° compuesta por 10 experimentaciones gr√°ficas y monotipias, con dimensiones de 70×50 cent√≠metros, todas verticales, ¬ępues siempre imagino lo que pinto como p√°ginas de un libro; no puedo alejarme de la idea de la poes√≠a visual¬Ľ, apunt√≥.

Dulce María Loynaz ha sido significativa para muchas generaciones de escritores cubanos; y que sea precisamente en el Centro que lleva su nombre, en la casa donde vivió una de las mujeres que más admiro en la literatura cubana, tiene para mí un simbolismo enorme; y este es mi homenaje a ella y a lo que ha representado en mi vida

Los colores que representa ¬ęIniciaci√≥n¬Ľ son puros estados de √°nimo y una mirada muy subjetiva de lo que yo creo que puede estar sintiendo ese personaje, con sus ojos de asombro ante el mundo que se le revela.

Por eso tambi√©n opta por la abstracci√≥n, ¬ęque viene siendo ya mi lenguaje para decir las cosas¬Ľ.

Yanetsy Ariste se distingue por su versatilidad en el mundo del arte, de ah√≠ que sea habitual ¬ęsentirla¬Ľ en el entorno cultural de Pinar del R√≠o, y fuera de √©l; sobre todo por la constante b√ļsqueda de lo diverso, lo que la distingue y nutre como artista.

Estudi√© Historia del Arte porque quer√≠a ser artista de la pl√°stica, nunca pens√© ser escritora, cr√≠tico de arte o periodista; y era un sue√Īo que tuve escondido y de alguna manera se desvirtu√≥ con la carrera universitaria y por eso empec√© el camino literario.

Pero este a√Īo sent√≠a que deb√≠a pasar a la fr√°gil posici√≥n de exponerme, pues no sabes c√≥mo te recibir√° el p√ļblico; y eso te obliga a conquistar.

Sin embargo, el ejercicio literario está en mí y de ahí parte mi trabajo visual; no me creo artista de la plástica porque soy una escritora que expresa las emociones captadas de una obra literaria.

¬ęIniciaci√≥n¬Ľ constituye la segunda muestra personal de Ariste, ya que en este calendario hab√≠a realizado la exposici√≥n ¬ęEnso√Īaciones¬Ľ en la galer√≠a Sala Real, de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en la provincia m√°s occidental; y particip√≥ en la muestra concurso Post- It, en La Habana, con el libro de artista Las Otras.


Entre la cuna, la cura y el sepulcro, un aquelarre

La exposici√≥n colectiva Cuna, cura y sepulcro, de la comunidad de ilustradores cubanas El Aquelarre, abierta al p√ļblico en la Sala Peque√Īa del Centro Provincial de Arte de Holgu√≠n, como parte de la XXIX edici√≥n de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, re√ļne piezas de 30 artistas que se han propuesto ofrecer su mirada sobre la dupla mujer-naturaleza.

Sus creaciones exponen la visi√≥n de lo natural como potencia femenina creadora. ‚ÄúLas ilustradoras muestran en sus obras el trabajo con la dualidad: c√≥mo la vida y la muerte son un ente indisoluble; c√≥mo el peligro puede ser parte de la belleza y c√≥mo la naturaleza, concebida como fuerza creadora, contiene a ambos para convertirse en un todo regente del universo‚ÄĚ, comenta Lorena Susel Vel√°zquez Fraga en las palabras del cat√°logo de la muestra.

Fotos Robert Rodríguez

El t√≠tulo de la novena exposici√≥n del proyecto, propuesto por la artista El√≠s Mili√°n, se basa en lo siguiente: ‚ÄúLa tierra da la vida y a la vez la reclama a la hora de la muerte, tiene todo lo que se necesita para sobrevivir y sanar, pero a la vez puede ser oscura y llena de peligros‚ÄĚ.

En Cuna‚Ķ confluyen estilos y se aprecia la diversidad de texturas y paletas de colores, as√≠ como de maneras de aproximarse a la dupla mujer-naturaleza (desde lo fantasioso a lo m√°gico-m√≠tico, con la figura femenina como centro del relato). ‚ÄúEsto posibilita al espectador no solo acercarse al mensaje de cada obra, sino tambi√©n al mundo interior de cada una de las ilustradoras; donde cada una asume el rol de la madre Naturaleza y se da rienda suelta a s√≠ misma para dar a luz a una creaci√≥n evocadora que alcanzar√° su mayor esplendor cuando se posen en ellas los ojos de quien se acerque a observarla‚ÄĚ, subraya Lorena.

Nombremos a las artistas integrantes de El Aquelarre, cuyas obras pueden ser apreciadas en la exposición, con curaduría de Roxana La O Sánchez y dirección de Yuricel Moreno: Aleida Pentón, Alessandra Nápoles, Amanda Prieto, Ana Isabel García, Ana Roxana Díaz, Angélica María Slovasevich, Annaliét Escalona, Bertha Andrianis Pérez, Chabeli Farro, Chelsy Escalona, Claudia Moya, Elena Estévez, Elizabeth Fajardo, Elís Milián, Gabriela Chang, Graciela Romero, Irina Gil, Kenia Herrera, Keyla Y. Casas, Lauren Olivera, Leonor García, Linette Cuza, Lorena Velázquez, Marian Domínguez, Mei Lai Contreras, Melissa Benítez, Patricia Rigali, Melissa López, Yanet Prieto y Yulia Rodríguez.

Fotos Robert Rodríguez

Este proyecto tuvo su g√©nesis en septiembre del 2020, cuando Karla Ruiz se uni√≥ a doce ilustradoras para llevar a cabo un reto de dibujo conocido como telephone challenge. Tardaron cinco meses en completarlo y una vez logrado, decidieron mantener el contacto creando un grupo de WhatsApp, para propiciar que, adem√°s, se unieran m√°s artistas. Su nombre est√° vinculado a la est√©tica asociada a un aquelarre: el mito, la brujer√≠a, la existencia de una hermandad exclusiva entre mujeres motiva sus b√ļsquedas. Estas ilustradoras comenzaron a ‚Äúintercambiar por chat sobre nuestro trabajo, nuestra vida diaria y de lo que significa ser una mujer de este √°mbito en Cuba. Con la llegada de m√°s integrantes al grupo, surgi√≥ esta iniciativa, que siento que es un paso total hacia un futuro donde la mujer cubana hace suyos los canales de expresi√≥n‚ÄĚ, asegura Ana Roxana D√≠az Olano.

El Aquelarre tiene cerca de cien miembros en todo el pa√≠s. ‚ÄúCada muchacha posee su sello particular tanto en tem√°tica como en estilo. Algunas de las que iniciaron el proyecto ya no est√°n dentro, pero el esp√≠ritu de intercambio y camarader√≠a permanece, envolviendo a cada reci√©n llegada con un aroma caracter√≠stico de poci√≥n en caldero‚ÄĚ, a√Īade Lorena Susel.


Los 80 de Lauro

Lauro Hechavarr√≠a es uno de los artistas visuales m√°s reconocidos en Holgu√≠n. Pintor, escultor y pedagogo de larga trayectoria, pertenece a una generaci√≥n ‚Äďla misma de creadores como Cosme Proenza, Jorge Hidalgo y Armando G√≥mez en el plano holguinero; y de compa√Īeros de estudios como Tom√°s S√°nchez, Roberto Fabelo, Zaida del R√≠o y Alberto Lescay‚Äď que llev√≥ la carrera art√≠stica a la par de los procesos de transformaci√≥n social del pa√≠s.

‚ÄúSinceramente yo nunca sent√≠ la tensi√≥n entre tres polos, porque al Lauro creador y profesor siempre lo acompa√Ī√≥ el activista pol√≠tico. Sucedi√≥ con naturalidad. Mientras estudiaba en La Habana nos dijeron que ten√≠amos un compromiso con la ense√Īanza art√≠stica por dos a√Īos y ya voy por 51‚ÄĚ, asegur√≥ en una entrevista a Claudia Patricia Hern√°ndez en el peri√≥dico ¬°ahora!

Esas m√°s de cinco d√©cadas dedicadas a la docencia ‚Äďen las que imparti√≥ Escultura, Dibujo Anat√≥mico y T√©cnicas de representaci√≥n, entre otras disciplinas, en la Academia Profesional de Artes Pl√°sticas El Alba, de Holgu√≠n‚Äď fueron homenajeadas en la exposici√≥n colectiva 80 lauros, abierta al p√ļblico en la sala Electa Arenal del Centro Provincial de Arte, a prop√≥sito de la celebraci√≥n de las ocho d√©cadas de vida, el pasado 8 de julio, del multifac√©tico artista y profesor.

Confluye en el mismo espacio gal√©rico la obra de artistas de diferentes generaciones y b√ļsquedas expresivas, desde contempor√°neos suyos como Hidalgo y Rolando Salvador Pav√≥n, hasta alumnos y creadores en cuyo trabajo, de una forma u otra, ha influido Lauro, como Eduardo Leyva Cabrera, Luis Ram√≥n Silva, Argelio J. Cobiella Rodr√≠guez, Roger Garc√≠a, Onelio Escalona, Dagoberto Driggs Dumois, Ronald Guill√©n Campos, C√©sar S√°nchez, Daikel Hechavarr√≠a Reynaldo (su hijo) y Yeniset Hern√°ndez. No hay una intensi√≥n ex profeso de que las piezas semejen o remeden al maestro, pues las influencias, m√°s all√° de t√©cnicas, expresiones y corrientes, en la mayor√≠a de los mejores casos suelen ser como ese rasgu√Īo, a veces imperceptibles, en la piedra, que permanece aunque no se note en la superficie.

Escultor por excelencia, Lauro cree que esta debe enfocarse en la forma, el volumen y el espacio. ‚ÄúMe gusta que cada pieza guarde un significado y para ello nada mejor que la Historia. Debo confesar que se trata de una relaci√≥n espont√°nea que parte de mi convicci√≥n patri√≥tica‚ÄĚ.

El pasado a√Īo realiz√≥ una placa, que se coloc√≥ en la Casa del Joven Creador de la AHS en Holgu√≠n, a prop√≥sito del aniversario 35 de la organizaci√≥n en la provincia. Esta es una pieza escult√≥rica muy significativa, cont√≥, pues en ‚Äúella part√≠ de un hecho b√°sico: Sergio y Luis Sa√≠z Montes de Oca eran hermanos de sangre y de pensamiento y dieron su vida a la patria; que mejor fondo para sus rostros que las listas de la bandera y en la base de las estrellas un fragmento de su testamento pol√≠tico. Cinco piezas que se ensamblan con tornillos cuya t√©cnica predominante es el cemento directo‚ÄĚ. Aunque cada material tiene un lenguaje propio, trabaj√≥ con el cemento, pues es ‚Äúen estos tiempos la t√©cnica m√°s sencilla y r√°pida a la que apelamos‚ÄĚ.

Piezas suyas tambi√©n est√°n presentes en 80 lauros, desde caricaturas donde explora la s√°tira pol√≠tica y diferentes problem√°ticas sociales, hasta, en similar l√≠nea, una selecci√≥n de carteles creados para conmemorar diferentes fechas, sobre todo las celebraciones del 1ro de mayo. ‚ÄúCitadinas‚ÄĚ (acr√≠lico/playwood) y ‚ÄúEl ba√Īo‚ÄĚ (esmalte sint√©tico/lienzo) se incluyen en la muestra con curadur√≠a de Bertha Beltr√°n Ord√≥√Īez y direcci√≥n general de Yuricel Moreno Zald√≠var.

Miembro de la Uneac, obras suyas est√°n emplazadas en espacios p√ļblicos, como los monumentos a Sim√≥n Bol√≠var, Bernardo O¬īHiggins y Augusto C√©sar Sandino, en la Avenida de los Libertadores, y a Jes√ļs Men√©ndez, en el Bosque de los H√©roes, en Holgu√≠n. Sobre su trabajo escult√≥rico y la necesidad de potenciar la expresi√≥n en la provincia, coment√≥: ‚ÄúIniciamos con fuerza, hicimos el Bosque de los H√©roes, la Plaza Calixto Garc√≠a, los monumentos a Luc√≠a y a Jes√ļs Men√©ndez, pero ah√≠ nos quedamos. El pr√≥ximo proyecto era el homenaje a los 14 generales holguineros que nunca se hizo y corremos el riesgo de perder tambi√©n el de la Reconcentraci√≥n de Weyler conformado por siete esculturas monumentales y ya preocupa que de los siete creadores involucrados quedamos cinco. Un proyecto en tercera dimensi√≥n y de gran elegancia que debe realizarse, sobre todo, por la historia de la ciudad‚ÄĚ. Este inter√©s por la historia nacional, con sus grandes figuras y tambi√©n con sus h√©roes cotidianos, recorre la obra de un artista que celebra, entre colegas y alumnos, sus 80 lauros.


Rodolfo Marrero entre mundos paralelos

Rodolfo A. Marrero Tamayo nació en Holguín en 1990 y se formó como instructor de arte, en la especialidad de Artes Plásticas. A la par que trabajaba como especialista en artes visuales en la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera, mantuvo un creciente trabajo creativo, como lo evidencia la exposición personal Mundos paralelos, exhibida en el espacio galérico El Zaguán, perteneciente al Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en Holguín.

A Rodolfo le interesa la anatom√≠a humana, cuesti√≥n dif√≠cil de dominar, mucho m√°s cuando su abordaje mueve los hilos y la estructura del relato sobre el que gravita la pieza. Aqu√≠ no encontramos un cuerpo apacible, sosegado, en pose, presto para la contemplaci√≥n (salvo la serenidad que emanan los retratos de Mart√≠ titulados ‚ÄúUtop√≠a‚ÄĚ, ‚ÄúViv√≠ en el monstruo y le conozco las entra√Īas‚ÄĚ y ‚ÄúRomance‚ÄĚ; y la pieza ‚ÄúEntre dos mundos‚ÄĚ). Los rostros, en cambio, est√°n en rebeld√≠a. Son cuerpos contorsionados, amordazados y en lucha con sus miedos (como sacados de los c√≠rculos del infierno dantesco o de la parte inferior de El juicio final de Miguel √Āngel, donde habitan las almas atormentados, condenados, en penitencia). Son seres en catarsis, que reflejan el dolor y la soledad, el vac√≠o existencial y lo arduo que resulta salir del c√≠rculo donde el yo se debate consigo mismo, pero irradia sus dudas a los dem√°s.

Basta con detenerse en piezas, mayormente en t√©cnica mixta, en las que predominan los tonos ocres, terrosos, sepias, muchas veces sobre el papel envejecido; apenas las figuras humanas, algunos objetos que refuerzan los aspectos psicol√≥gicos, y un contorno difuminado, rojizo, que hace a los cuerpos gravitar en la nada, perderse, como en ‚ÄúEl silencio de la verdad‚ÄĚ II y II, ‚ÄúEl n√°ufrago‚ÄĚ (de la serie Desmanes de la tierra), ‚ÄúEl grito del silencio‚ÄĚ, ‚ÄúPara ti que no me entiendes‚ÄĚ, ‚ÄúComo marioneta dirigida por manos inexpertas prosigue su camino silencioso‚ÄĚ e ‚ÄúIlusi√≥n de un n√°ufrago del tiempo (Sue√Īos de papel)‚ÄĚ I y II.

Rodolfo ‚Äďque trabaja actualmente como atrecista de la Compa√Ī√≠a de Narraci√≥n Oral Palabras al Viento‚Äď tuvo una formaci√≥n autodidacta, aunque de ni√Īo particip√≥ en talleres en la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera, en la que luego se desempe√Ī√≥ como especialista en artes visuales. Al no ingresar en la Academia Regional de Artes Pl√°sticas El Alba, cuenta, ‚Äúme toc√≥ seguir el camino m√°s largo, visitando galer√≠as, buscando libros e informaci√≥n por la mayor cantidad de v√≠as, hasta que tuve la suerte de conocer a Carlos G√°mez de Francisco unos pocos meses antes de partir a Estados Unidos. Me dio pautas y gu√≠as, y de ah√≠ en adelante comenc√© a buscar y experimentar. Luego la universidad de dio otras pautas en cuanto a concepto para seguir esa experimentaci√≥n y tratar de encontrar mi camino en las artes‚ÄĚ.

Cuando le pregunto por su inter√©s en la figura humana, el dibujo anat√≥mico y el retrato, que muchas veces se convierte en autorretrato, Rodolfo asegura: ‚ÄúDesde ni√Īo visitaba las galer√≠as y tuve la suerte de crecer viendo las obras de artistas como Cosme Proenza, Miguel √Āngel Salv√≥, Julio C√©sar Rodr√≠guez, V√≠ctor Manuel Vel√°zquez, Carlos G√°mez de Francisco, entre muchos otros, pero fundamentalmente la obra de ellos en Holgu√≠n. Me llam√≥ mucho la atenci√≥n los escorzos y distorsiones en la figura humana que lograban. En su mayor√≠a eran figuras que tomaban de la historia del arte que inclu√≠an en su discurso. Eso me gust√≥ bastante‚ÄĚ.

‚ÄúTrato de reflejar en mi trabajo alg√ļn sentimiento, estado de √°nimo o pensamiento que en muchas ocasiones me cuesta exteriorizar de otra manera. Cuando fui encontrando el por d√≥nde quiero llevar mi trabajo utilic√© referentes de la historia del arte universal, tanto contempor√°neos como del barroco principalmente. Pero sent√≠a que no llegaba a lo que deseaba y ah√≠ es cuando comienzo a trabajar con autorretratos y con retratos de familiares y amigos, que les he pedido posen para hacer alguna foto. Y las poses van entre lo que deseo trasmitir y ese reto personal por superarme en cuanto al dibujo anat√≥mico que es bien dif√≠cil‚ÄĚ.

Las obras que integran Mundos paralelos ‚Äďuna exposici√≥n atractiva en su sencillez, con curadur√≠a de Danilo L√≥pez Garc√©s y direcci√≥n general de Manuel F. Hern√°ndez; y con unas 16 piezas que nos muestran el trabajo de un artista joven en crecimiento y aprendizaje a la par del trabajo‚Äď dialogan con las dos obras de Oscar Garc√≠a Gonz√°lez como artista invitado: ‚ÄúA trav√©s de la ventana‚ÄĚ y ‚ÄúA trav√©s del alma‚ÄĚ (bol√≠grafo/papel) que se muestran en El Zagu√°n.

‚ÄúRodolfo explora en las diferentes t√©cnicas de la pintura y el grabado, aprendiendo sobre la marcha, tomando un poco de aqu√≠ y de all√° (‚Ķ) para as√≠ ir armando como decimos en buen cubano su mu√Īeco, contextualizando al aqu√≠, al ahora como tantos otros, en la incesante b√ļsqueda de mundos paralelos‚ÄĚ, comenta la artista Rosa Leticia Leyva Azze en las palabras del cat√°logo de una muestra que nos abre la puerta a esos mundos paralelos ‚Äďque son los territorios poblados de voces y silencios, de cuerpos en trance y sobrecogimiento‚Äď en los que tambi√©n habita Rodolfo Marrero Tamayo. Mundos para creer o descreer, pero mundos posibles.


La luz de los faroles en el arte de Iosvani García

El farol como s√≠mbolo atraviesa la exposici√≥n personal 1961, del joven artista Iosvani Garc√≠a P√©rez, inaugurada en el Espacio gal√©rico El Zagu√°n, del Fondo Cubano de Bienes Culturales en Holgu√≠n, y dedicada el 60 aniversario de la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n y Palabras a los intelectuales.

En la muestra, titulada con el a√Īo en que Cuba se decret√≥ Territorio Libre de Analfabetismo, esta l√°mpara ‚Äďuno de los s√≠mbolos, quiz√° el m√°s conocido, junto al l√°piz y la cuartilla, de la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n protagonizada por el naciente gobierno revolucionario cubano que permiti√≥, en 1961, erradicar el analfabetismo y facilitar el acceso universal a los distintos niveles de educaci√≥n de manera gratuita, funciona como ‚Äúcondensador semi√≥tico‚ÄĚ y mediador entre la sincron√≠a del texto (las obras de arte que la integran) y la memoria de la cultura.

Veinte obras, realizadas en t√©cnica mixta, nos reafirman que ‚ÄúIosvani Garc√≠a P√©rez escoge un objeto trivial por personal c√≥digo, tal cual Duchamp o el arte pop como alegor√≠a del contexto nacional que invita a preservar la historia y memoria del pa√≠s‚ÄĚ, asegura en las palabras del cat√°logo Danilo L√≥pez Garc√©s, responsable de la curadur√≠a y la museograf√≠a de la muestra. Estos son, en la memoria popular, ‚Äúfaroles ic√≥nicos para encender la chispa del pensamiento de laboriosos labriegos exhaustos de la ruda faena diurna. Senderos de luz en campos y ciudades para mitificar la √©pica de la Revoluci√≥n cultural gestada desde los albores de 1959‚ÄĚ, a√Īade.

El farol, alegor√≠a relacionada al campo y a la luz de la ense√Īanza, es el eje de piezas que poseen desde un claro matiz impresionista, con su fuerte carga expresiva ‚Äďmis preferidas en la exposici√≥n‚Äď, hasta la recontextualizaci√≥n del s√≠mbolo al apropiarse de elementos del pop y la posmodernidad, en rejuego con la historia del arte (por ejemplo, la reinterpretaci√≥n de obras cl√°sicas como La dama del armi√Īo, de Leonardo Da Vinci, y Las meninas, de Diego Vel√°zquez). En las piezas de Garc√≠a P√©rez, el farol, como hemos visto, no es solo elemento utilitario; su simbolog√≠a trasciende este plano, incluso el decorativo, y ancla el referente a la modernidad.

 

Durante un mes quedar√° expuesta 1961 en el Espacio gal√©rico El Zagu√°n, del Fondo Cubano de Bienes Culturales, con el √°nimo de mostrar al p√ļblico una parte de la historia nacional, tan importante como otros procesos vividos en los preludios de la triunfante Revoluci√≥n, donde saber leer y escribir fue una ofrenda nacional popular a inicios de los 60, coment√≥ el artista.


Línea de Kármán

La exposici√≥n colectiva online L√≠nea de K√°rm√°n, inaugurada recientemente en Telegram, re√ļne la obra de catorce j√≥venes artistas visuales estudiantes del Instituto Superior de Arte (ISA), y deviene sugestivo muestrario de lenguajes, g√©neros y miradas de la creaci√≥n joven en Cuba.

La ma√Īana despu√©s (Aisladas) – Daniela √Āguila/ Fotos tomadas de la exposici√≥n

‚ÄúLos senderos del arte se abren paso. Escrutan la sabidur√≠a, declarada en basamento conceptual desde su propia denominaci√≥n. El impulso creador, en pos de la necesidad de expresi√≥n y di√°logo con el espectador, atisbado desde las diferentes plataformas digitales‚ÄĚ, escribe en las palabras del cat√°logo Mar√≠a de Lourdes Santana Arcos, y a√Īade que aqu√≠ ‚Äúse entretejen l√≠neas, blindadas por cierta visi√≥n de historia en la que el artista no puede sobreexistir al margen del entorno‚ÄĚ, por lo que la muestra, ‚Äúresulta, sin dudas, una propuesta fertilizada por la vivencia personal desde una dimensi√≥n colectiva y una complementaci√≥n de lenguajes, donde dibujo, grabado, instalaci√≥n, calado, fotograf√≠a, performance, y videoarte, devienen en traza del l√≠mite entre una atm√≥sfera subjetiva y el espacio p√ļblico-exterior‚ÄĚ, a√Īade.

De esta manera encontramos ‚Äďen esta exposici√≥n que toma el t√≠tulo del l√≠mite entre la atm√≥sfera y el espacio exterior, a efectos de aviaci√≥n y astron√°utica, conocido como la l√≠nea de K√°rm√°n‚Äď el trabajo de Daniela √Āguila, Daniel Ant√≥n, Jany Batista, Roxana Bello, Rosa Cabrera, Mar√≠a Fernanda Chac√≥n, Liz Maily Gonz√°lez, Yasiely Gonz√°lez, Liz Melisa Jim√©nez, Jhonatan Mario Gonz√°lez, Osmany Reyes, Juan Jos√© Ricardo, Mar√≠a de Lourdes Santana y Aldo Soler.

Liz Maily Gonz√°lez, en ‚ÄúCreaci√≥n de un v√≠nculo. Homenaje a Margaret Mead‚ÄĚ (dibujo sobre imagen impresa) aborda ‚Äúun proceso de sanaci√≥n, la creaci√≥n de un ambiente favorable y un pacto ante el dolor‚ÄĚ, que ‚Äúpermiti√≥ el mejoramiento para el hombre y nuestro paso para convertirnos en seres verdaderamente humanos‚ÄĚ (la sanaci√≥n de un hueso fracturado resulta evidencia del cuidado y la evoluci√≥n humana, como mostraron los estudios de esta antrop√≥loga estadounidense). Mientras que Juan Jos√© Ricardo Pe√Īa, en ‚ÄúSer libre para ser culto‚ÄĚ (grafito y acuarela sobre la pared, intervenci√≥n a manera de cenefas sobre la pared de una casa), ‚Äúrefleja varios cuestionamientos sobre el valor que le damos al arte y como este valor es caracter√≠stica en determinado espacio social. Hago uso del kitsch, el cual es un fen√≥meno con el que vivo a diario para establecer con el espectador un di√°logo desde lo auto-referencial‚ÄĚ.

Bisar РActo 1 (Detalle) РAldo Soler/Fotos tomadas de la exposición

En ‚ÄúLa l√≠nea de la vida o composici√≥n # 1 en honor al silencio‚ÄĚ, performance de tres minutos de duraci√≥n (pieza de hierro fundido perteneciente a un piano familiar Jhon L. Stowers de 1952 de 11 libras), Mar√≠a de Lourdes Santana ‚Äúrepresenta el medio id√≥neo para llevar a cabo una propuesta donde el dolor deviene en traza, y la traza en representaci√≥n de un gesto ef√≠mero‚ÄĚ.

En otra de las obras que integra L√≠nea de K√°rm√°n, la videoinstalaci√≥n ‚ÄúBisar (acto 1)‚ÄĚ, Aldo Soler representa ‚Äúdos videos que inician a la vez, perfectamente sincronizados. Con el paso del tiempo, ambos videos en bucle van perdiendo sincronizaci√≥n, hasta tal punto de que sea muy marcada y los audios se escuchen desincronizados, haciendo inentendibles su contenido. La pieza termina cuando estos videos pasan por todo el ciclo y se vuelven a sincronizar‚ÄĚ, explica.

Mientras que Mar√≠a Fernanda Chac√≥n, en ‚ÄúCabos sueltos‚ÄĚ (instalaci√≥n papel y calado con l√°ser) ‚Äúprofundiza en la idea del paso del tiempo y el deterioro, aludiendo a la representaci√≥n de patrones de alicatado, como emblema de la arquitectura cubana. Son fragmentos de un pasado pr√≥ximo, trozos de la memoria colectiva cubana, s√≠mbolo del pasado republicano del pa√≠s‚ÄĚ.

Interesantes ‚Äďcomo el resto de las piezas y la muestra en s√≠‚Äď resulta la instalaci√≥n ‚ÄúPaisaje emocional‚ÄĚ, a partir de fragmentos de losas, tierra fertilizada y plantas medicinales, de Yasiely Gonz√°lez, y ‚ÄúLa ma√Īana despu√©s‚ÄĚ, serigraf√≠a sobre cartulina de la serie ‚ÄúAisladas‚ÄĚ de Daniela √Āguila. Sin dudas una oportunidad que no debemos desaprovechar para interactuar desde las plataformas digitales con una atractiva muestra del presente (y futuro) de las artes visuales cubanas.


Viaje por los dise√Īos esc√©nicos de Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez

Entre candilejas. Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez y las artes esc√©nicas se titula la exposici√≥n que, en sus redes sociales, comparte el Centro Provincial de Artes Pl√°sticas de Holgu√≠n a partir de una selecci√≥n de dise√Īos que visualiza el trabajo de este artista como creador para la escena cubana.

Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

‚ÄúPor lo regular, cuando se hace referencia a Andr√©s, siempre se recuerda su labor como portadista de Carteles. Es comprensible que as√≠ sea, pues las portadas dise√Īadas por √©l para una de las revistas m√°s populares de la etapa republicana en Cuba son, indudablemente, un patrimonio del arte nacional‚ÄĚ, asegura el investigador Mart√≠n Garrido, curador de la misma y quien ha dedicado parte importante de su trabajo al rescate y estudio de la obra de este necesario art√≠fice pl√°stico holguinero, y a√Īade Mart√≠n que iniciada en los a√Īos 40, su labor para esta esfera de la creaci√≥n, el dise√Īo esc√©nico, se ampl√≠a y enriquece en las d√©cadas del 50 y 60.

La muestra, expuesta en el perfil de Facebook ‚ÄúArtistas holguineros‚ÄĚ ante la imposibilidad de su apertura f√≠sica por la propagaci√≥n de la Covid-19 en la provincia, hace p√ļblica ‚Äúuna parcela de la obra profesional de Andr√©s relativamente poco estudiada y algo menos conocida‚ÄĚ, a√Īade.

Adem√°s del teatro, Andr√©s (1916-1981) realiz√≥ incursiones, ‚Äúsiempre brillantes‚ÄĚ, en el dise√Īo de vestuario y escenograf√≠a para presentaciones de ballet, √≥pera, zarzuela, danza moderna y cabaret, cada uno con las caracter√≠sticas propias de la manifestaci√≥n y que le permitieron mostrar su ‚Äútalento multifac√©tico‚ÄĚ, ‚Äúsu maestr√≠a como dibujante, su versatilidad como creador, su conocimiento profuso de la historia del traje y de la historia del arte en general‚ÄĚ, dice.

Entre candilejas – Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

Destaca, adem√°s, que ‚Äúsu profesionalidad en la esfera del dise√Īo destinado a las artes esc√©nicas se advierte en todas y en cada una de las piezas que ahora mostramos, demostrando por qu√© cr√≠ticos tan exigentes como Rine Leal o Luis Amado Blanco solo tuvieran para √©l los m√°s encendidos elogios‚ÄĚ al rese√Īar obras donde el creador dej√≥ la impronta de su firma.

Entre candilejas – Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

Las obras expuestas en esta muestra ‚Äďque celebra el aniversario 105 de su natalicio y los 40 a√Īos de su muerte; adem√°s, el vig√©simo aniversario de la realizaci√≥n en Holgu√≠n de la primera exposici√≥n que, tanto en Cuba como en otras partes, se dedic√≥ a vindicar el trabajo del notable artista‚Äď pertenecieron a las colecciones particulares de dos destacados artistas cubanos: el maestro Ramiro Guerra, pionero de la danza moderna en Cuba; y el dise√Īador esc√©nico Eduardo Arrocha, ‚Äú√ļnico disc√≠pulo de Andr√©s, a quien debe su consagraci√≥n a estas disciplinas‚ÄĚ.

Entre candilejas – Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

‚ÄúFundidas en un todo, ambas colecciones se conservan hoy en Holgu√≠n por voluntad expresa de Arrocha. Las piezas que las integran son como peque√Īas obras maestras de esta disciplina, que por su calidad no desmerecen dentro del conjunto total de la obra de Andr√©s‚ÄĚ, a√Īade, y que nos reafirman a Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez como uno de los grandes dise√Īadores esc√©nicos de todos los tiempos en nuestro pa√≠s, y una de las figuras que engrandece nuestro patrimonio visual.

Entre candilejas – Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

Los artistas abstractos se re√ļnen

El Centro Provincial de Arte de Holguín inauguró la muestra virtual Todos abstractos, compuesta por obras de 60 creadores exponentes de la abstracción en Cuba, y dedicada al Premio Nacional de Artes Plásticas Pedro de Oraá y al holguinero Armando Gómez.

Obras de la muestra Todos abstractos ‚Äď cortes√≠a del CPA Holgu√≠n

En esta exposici√≥n nacional ‚Äďque puede ser visitada en el perfil de la instituci√≥n ‚ÄúArtistas holguineros‚ÄĚ‚Äď participan artistas de varias generaciones, incluidos j√≥venes miembros de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, y destaca por la variedad de la expresi√≥n y la multiplicidad de enfoques, miradas, t√©cnicas y denominaciones estil√≠sticas; funcionando, adem√°s, como una espiral de confluencias de las diferentes formas de acercarse a lo abstracto: desde la abstracci√≥n geom√©trica hasta la crom√°tica y distintas denominaciones estil√≠sticas como la abstracci√≥n l√≠rica, sint√©tica, anal√≠tica, el surrealismo abstracto, el informalismo (expresionismo abstracto, abstracci√≥n constructiva, la pintura mat√©rica, la action painting), la abstracci√≥n postpict√≥rica, entre otros.

Obras de la muestra Todos abstractos ‚Äď Foto cortes√≠a del CPA Holgu√≠n

Si bien est√°n consiente que faltan nombres, esta ‚Äúsolo pretende ofrecer un flashazo en el cap√≠tulo del arte abstracto cubano contempor√°neo, haciendo novedoso el hecho de brindar una mirada amplia a la condici√≥n abstracta‚ÄĚ, comenta en las palabras de cat√°logo, su organizador, el artista y profesor Ronald Guill√©n, y destaca ‚Äúla alegr√≠a de poder compartir con el p√ļblico internauta, no solamente las obras mismas, sino tambi√©n el entusiasmo de los momentos vividos mientras recib√≠amos y seleccion√°bamos cada pieza, cada dato, cada curr√≠culo; el descubrimiento de los sitios, grupos y nombres que intentan aupar y promover la abstracci√≥n cubana toda, ocultos algunos y compartidos otros, la conexi√≥n m√°gica y creativa que enlaza a tantos artistas de diferentes creados, generaciones y experiencias de vida‚ÄĚ bajo la se√Īal del arte abstracto.

Obras de la muestra Todos abstractos ‚Äď Foto cortes√≠a del CPA Holgu√≠n

La obra de Pedro de Ora√° es bastante conocida, ha marcado impronta en el arte cubano, y es cercana con los pintores holguineros. Por su parte, Armando G√≥mez, que este 2021 celebra sus 80 a√Īos, posee una obra importante en la abstracci√≥n mat√©rica. Residente en M√©xico, graduado de pintura y escultura de la Escuela Profesional de Arte de Holgu√≠n, desarroll√≥ sus primeras piezas basadas en los principios del expresionismo abstracto.

Obras de la muestra Todos abstractos ‚Äď Foto cortes√≠a del CPA Holgu√≠n

Integran, adem√°s, la muestra ‚Äďcon piezas que van desde la fotograf√≠a, la cer√°mica y la instalaci√≥n a diferentes t√©cnicas pict√≥ricas, y donde encontramos a miembros de diferentes generaciones‚Äď artistas como Abenamar Bauta Delgado, Adela Gonz√°lez, An√≠bal de la Torre Cruz, Carlos (Koky) Trillo, Carlos Garc√≠a de la Nuez, Claudio Sotolongo, Emilsy P√©rez, Francisco N√ļ√Īez, Freddy Garc√≠a Azze, Grettel Arrate, Jorge Luis Hern√°ndez, Jos√© √Āngel Vincench, Jos√© Manuel Mayo, Jos√© Vega Batista, Juan L. Brouwer, Julia Vald√©s, Julio Ram√≥n Serrano, Katia Leyva, Leandro P√©rez, Lidisbelis Carmenate, Luis Miguel Garc√≠a, Luis Santiago Pe√Īa, Mariannis Mirabal Ripoll, Martha Beatriz Castro, Rafael Gonz√°lez Morales, Ramiro Ricardo Feria, Ricardo Salgado Arias, Yimer Gonz√°lez, Teonila Maltas, Yuliet Aguilar V√°zquez y Yuliet Fern√°ndez Lluch, entre otros.

Obras de la muestra Todos abstractos ‚Äď Foto cortes√≠a del CPA Holgu√≠n

Todos abstractos, compendio de un interesante momento de arte abstracto insular, posee curadur√≠a de Ronald Guill√©n y Bertha Beltr√°n, y direcci√≥n general de Yuricel Moreno, al frente del Centro de Arte, instituci√≥n que celebra su aniversario 30 este a√Īo.


Homenaje, 60 a√Īos de El Alba

Cada academia potencia sus pautas, sus concepciones docentes, sus formas de ver, crear y pensar el hecho art√≠stico; que, aunque se asemejen a otras, le permite irradiar cierto fulgor propio. Distintas miradas, rasgos y criterios, unifican la obra de sus egresados. Y al mismo tiempo ‚Äďen esa especie de sello, de paradigmas asumidos y trasmitidos, de fragua a fuego lento‚Äď, cada escuela es un v√≥rtice a la multiplicidad, un espacio abierto no solo a la experimentaci√≥n sino a la divergencia, a la dial√©ctica, a la creaci√≥n.

Esto lo comprobamos al recorrer la amplia muestra virtual Homenaje, a prop√≥sito del aniversario 60 de la holguinera Academia Regional de Artes Pl√°sticas El Alba, dedicada a los artistas y profesores Lauro Hechavarr√≠a y Jos√© Aguilar, y que, expuesta en el perfil de Facebook de esta instituci√≥n, re√ļne piezas de los docentes y de egresados de la misma.

Fotos cortesía de El Alba

¬ŅPodemos hablar, entonces, de un cuerpo visible o, al menos, caracterizable en la obra de los egresados de El Alba en las seis d√©cadas transcurridas desde su fundaci√≥n en 1961? Muchos de ellos reconocidas firmas de las artes visuales cubanas, radicados en la isla y fuera de ella. Ellos ‚Äďasegura el profesor e investigador Fernando Almaguer Rodr√≠guez en las palabras del cat√°logo de esta muestra‚Äď ‚Äúse distinguen por un aspecto en su esencia, heredan part√≠culas espirituales de sus consagrados profesores‚ÄĚ, docentes entre los que se encuentran Fausto Cristo, Ramiro Ricardo, Miguel Mayan, Argelio Cobiellas, Fernando Bacallao, Lauro Hechavarr√≠a, Fernando G√≥mez y Jos√© Aguilar.

Fotos cortesía de El Alba

Estas pr√°cticas ‚Äďsubraya‚Äď se caracterizan ‚Äúpor la b√ļsqueda inquisitiva de est√©ticas que sondean la realidad social. Se advierte en sus obras ‚Äďaun en la de aquellos que optaron por la abstracci√≥n‚Äď, un mordaz an√°lisis comprometido con una entrega consensuada de criterios, no simplemente est√©ticos o art√≠sticos, sino que se perciben posturas √©ticas disfrazadas de est√©ticas visuales; iluminados vest√≠bulos para comprender fen√≥menos cotidianos o culturalmente trascendentes. Esto indica algo muy importante, las generaciones de artistas pl√°sticos que se formaron en El Alba entre las d√©cadas de los 80-90 estuvo marcada por la necesidad de ese discurso, un arma est√©tica para designar posturas, un ethos del decir desde la imagen pl√°stica, una imagen pl√°stica deontol√≥gica‚ÄĚ.

Fotos cortesía de El Alba

Esta generaci√≥n, m√°s entrada a los 90, se form√≥ en una academia que ‚Äúre-semantiz√≥ su doxolog√≠a, asumi√≥ t√©cnicas y procedimientos de hacer el arte que enriquec√≠an el discurso est√©tico y pon√≠a a tono nuestra visualidad con la del resto del mundo creacional‚ÄĚ, y que ‚Äúsustituy√≥ materiales tradicionales por artesanales, mientras que, se inclu√≠a la fotograf√≠a, la documental√≠stica y el video-arte, como argumentos procedimentales urgentes y necesarios para administrar los nuevos c√≥digos de la visualidad‚ÄĚ.

Fotos cortesía de El Alba

Ronald Guill√©n, Miguel √Āngel Salv√≥, Alejandro Aguilera, Alexander Lobaina, Freddy Garc√≠a Azze, Rub√©n Hechevarr√≠a, Elsa Mora, Jos√© √Āngel Vincench, Magalis Reyes, N√©stor Arenas, entre otros, cuyas piezas integran Homenaje, forman parte de esta oleada de creadores que demuestra ‚Äďcomo subraya Fernando Almaguer‚Äď que el enfoque social y antropol√≥gico fue ganando espacio y que los artistas de El Alba inician, o vienen a consolidar, un proceso de b√ļsqueda y reflejo de lo otro, a trav√©s de prismas que van desde lo religioso y lo popular, hasta lo √©tnico y la identidad de g√©nero. ‚ÄúSin embargo, semejantes transformaciones no hubiesen todo posibles sin la ductilidad de un proyecto pedag√≥gico que reorientara la din√°mica de los debates est√©ticos, todo sin abandonar los componentes neur√°lgicos de una academia‚ÄĚ, destaca.

Fotos cortesía de El Alba

De esta manera, Homenaje agrupa, en esa especie de crisol abierto a concomitancias y m√ļltiples ‚Äúsenderos bifurcables‚ÄĚ, pero que parten de una misma g√©nesis, un punto en com√ļn, obras, adem√°s de los ya mencionados, de artistas reconocidos como Cosme Proenza Almaguer, Alexis Pantoja, Eduardo Leyva Cabrera, Ernesto Blanco Sancipri√°n, Jos√© Emilio Leyva Azze, Mar√≠a del Pilar Reyes y Rosa Leticia Leyva Azze; y de otros, en perfecto di√°logo y al mismo tiempo confrontaci√≥n fruct√≠fera, m√°s j√≥venes, graduados recientemente, como Liz Mailys Gonz√°lez, Alejandro Ortiz, Emilsy P√©rez y Hennier Delgado.

Fotos cortesía de El Alba

Con coordinaci√≥n de Guillermo Batista del Toro y curadur√≠a de Ronald Guill√©n y Freddy Garc√≠a Azze, esta muestra refleja las potencialidades del ‚Äúespacio cultural y pedag√≥gico‚ÄĚ que es El Alba, uno de los principales centros de la ense√Īanza art√≠stica en la regi√≥n. Tanto as√≠ que ‚Äúencontrar estrategias did√°cticas para encausar la diversidad creativa ante la inercia del discurso posmoderno, es uno de los mayores retos de nuestro colectivo pedag√≥gico. Sin embargo, en medio de tanta confusi√≥n, se declara potencialmente √ļtil y f√©rtil, el ejercicio cultural que germina desde El Alba. Si alg√ļn prop√≥sito enaltecedor junta el alma humana, si alguna sensibilidad art√≠stica es capaz de redimir el dolor, encuentra en nuestras paredes hoy d√≠a, espacio para abrigar la esperanza‚ÄĚ. La exposici√≥n Homenaje, a prop√≥sito del aniversario 60 de la fundaci√≥n de la Academia Regional de Artes Pl√°sticas El Alba, es una pieza m√°s para continuar d√°ndole cuerpo a esa esperanza, que es contribuir a darle cuerpo al arte holguinero y cubano.