Imágenes de ruralidad en lente citadino

“En honor a la verdad, no existe poesía sin paisaje”; opina el escritor Ricardo Riverón Rojas, coordinador de la exposición fotográfica “Componer otro paisaje”, una muestra que deleita a quienes visitan la sede de la UNEAC en Villa Clara estos meses de junio y julio.

El artista visual Eridanio Sacramento Ramos, acompañado de 30 poetas villaclareños, sintetizaron la estética del lenguaje y la de nuestros paisajes en una exhibición que estuvo auspiciada por la Galería Arche, el comité provincial de la UNEAC y el Centro Provincial del Libro y la Literatura.

Instantáneas cargadas de cubanía ilustran las inspiraciones tanto de consagrados como de jóvenes talentos de la literatura villaclareña; todo entorno al contexto rural, para regalarnos genial poética de nuestra identidad. Imágenes líricas que se diluyen en la imagen captada por el lente; o tal vez es la mirada fotográfica de Eridiano Sacramento, manantial de metáforas.

Lo cierto es que la literatura y la fotografía convergen para regalarnos una metáfora, otra quizás, de lo rural cubano. Regalo especial que en el 80 cumpleaños hubiese agradecido René Batista Moreno, autor del libro Componiendo un paisaje (premio Uneac) (1971). Dice Riverón: “…él nos alertó sobre la grandeza alusiva de nuestro bello y por momentos cruel espacio bucólico.”

El fotógrafo Eridanio Sacramento, quien aportó sus obras para la muestra colectiva «Componer otro paisaje». (Foto: Francisnet Díaz Rondón)El fotógrafo Eridanio Sacramento, quien aportó sus obras para la muestra colectiva «Componer otro paisaje». (Foto: Francisnet Díaz Rondón/ tomado del periódico vanguardia)

René Batista, quien por tantos años impulsó la Revista Signos y con ella la conservación de lo más tradicional y autóctono de nuestra cultura. No caben dudas entonces de su legado, y así lo describe el coordinador de “Componer otro paisaje: “mirar nuevamente el paisaje que lo inspiró deviene cálido homenaje y aviso para que la poesía cubana recupere, con la fuerza que le corresponde, el diálogo con lo silvestre y la comunión con los verdores que nos ayudan a respirar.”

También puede considerarse un acierto de esta muestra que se enfoque la ruralidad actual, desde un teleobjetivo citadino, porque en algún modo nos devela novedosos puntos de vista, subjetividades y modos de apropiación de ese contexto bucólico.

En momentos como los que vive la ciudad cosmopolita del centro, quienes regresan otra vez a resguardarse en casa de la Covid- 19, después de disfrutar esta expo de Sacramento y los poetas del patio, lo hacen al menos con el alma llena, quizás porque nos convidan a seguir abrazando la belleza natural y apostando por la espiritualidad, en un contexto marcado por la presión psicológica del necesario confinamiento.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico