El descanso de los vivos, arte y reflexión

Termin√≥ el Entre M√ļsica. Nos dej√≥ con las ganas, el compromiso y el deseo de seguir disfrutando de buena m√ļsica. Atr√°s quedaron intensas jornadas de conciertos, debates, pe√Īas y conferencias. La nostalgia por el festival no cesar√° hasta el pr√≥ximo a√Īo cuando se cree un certamen superior, fortalecido en las experiencias vividas.

Pero los ecos del festival se sienten todav√≠a, esta vez desde las artes pl√°sticas que en el territorio tunero siguen apostando por la renovaci√≥n de la escena art√≠stica. As√≠ lo demostr√≥ la exposici√≥n fotogr√°fica El descanso de los vivos inaugurada en la galer√≠a UNEAC el 4 de noviembre como parte del programa del Entre M√ļsica¬† y que estar√° abierta al p√ļblico hasta el pr√≥ximo 6 de diciembre.

El autor de las instant√°neas, Yahiron Villalobos, miembro de la AHS y promotor cultural nos propone una exposici√≥n desgarradora desde la misma concepci√≥n del discurso art√≠stico. Trescientas im√°genes de peque√Īo formato se juntan en una instalaci√≥n gigante que invita a reflexionar acerca de la atenci√≥n a la ancianidad en un pa√≠s donde la poblaci√≥n envejece progresivamente.

El descanso de los vivos denuncia al abandono, maltrato y olvido que padecen los ancianos en la actualidad. Aqu√≠ la fotograf√≠a es el medio expresivo para sensibilizar al espectador y mostrar la realidad sin regodeos. El lente capta personajes e historias cotidianas, que tristemente son parte de nuestro paisaje citadino. Los personajes son ‚Äúnuestros viejos‚ÄĚ; los escenarios las calles, los parques, las esquinas .Los recursos son m√ļltlipes, adem√°s de dolorosas im√°genes donde lo grotesco y lo feo resaltan¬† como categor√≠as est√©ticas, encontramos objetos desechos y caducos, tan olvidados como los protagonistas de la historia. Entonces es f√°cil tropezar con la m√°quina de escribir, los discos de acetato o la vela que amenaza con apagarse, aqu√≠ cada recurso es la impresi√≥n acertada de un mundo decadente.

Historia de indolencia y desidia, pero de esperanza y humanidad en tanto invita  a la reflexión. Tonos sepias y grises que contrastan con luces y sombras apoyan un discurso visual cargado de simbolismos y metáforas que envuelven al espectador en una atmósfera tan vivencial y real que a ratos se  vuelve opresiva.

¬ŅQu√© hacer? Primero visitar la exposici√≥n, conmoverse y si es posible disfrutarla .Luego cumplir con su llamado que no es otro que concienciarnos con esos¬† ancianos que todav√≠a est√°n vivos y que merecen m√°s que descanso: solidaridad y atenci√≥n.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ