Los otros fotogramas inolvidables de Isabel Santos

La actriz cubana Isabel Santos forma parte del imaginario de muchas cubanas y cubanos de hoy. Aquella tarde del 3 de agosto, en el salón de mayo del Pabellón Cuba, en el espacio Encuentro con…, quedó más claro.

Hab√≠a varias generaciones en el peque√Īo sal√≥n. Magda Resik, la conductora, lo advert√≠a al inicio despu√©s de la bienvenida. El periodista que no haya entrevistado a Isabel Santos, la actriz, tiene una asignatura pendiente.

Una se√Īora limpiaba el lente de su celular para atrapar la mejor imagen. Otra afirm√≥: ¬ęcuando entre Isabel que todo el mundo comience a aplaudir¬Ľ. Lo m√°s importante es que Isabel no se lo cree. No le gusta conceder muchas entrevistas.

Isabel (Nereida), la de Clandestinos, dice que a√ļn asume la actuaci√≥n como si fuera el primer d√≠a porque no ha llegado a la meta. Y retumban los aplausos para agradecer. Isabel habla de tiempos dif√≠ciles, pero no se queja, sabe saltar cada obst√°culo por muy dif√≠cil que parezca. Dice que no a un proyecto que no le resulte interesante.

Naci√≥ un 4 de septiembre de 1961 en la provincia de Camag√ľey. Uno no puede olvidar de donde viene, dice. Mi padre fue carbonero y junto a mi madre se alfabetiz√≥ con la Revoluci√≥n.

Isabel es una de esas artistas que agradece su formaci√≥n al universo de los libros y, espont√°neamente, afirma: ¬ęNo fui una ni√Īa muy feliz, pero mi madre me llevaba una jaba de libros¬Ľ. Recuerda, por ejemplo, la lectura de Madame Bovary. ¬†

Reencuentro con Luis Alberto García

Son muchos los que llevan en sus vidas una parte de aquella escena final, cuando Luis Alberto García entrega viva a Nereida. Desde entonces son una de las parejas preferidas de los espectadores cubanos. De eso se habló.

Trabajar con Luis es un reto. No somos los muchachos de Algo m√°s que so√Īar ni Clandestinos; en Ya no es antes dijimos: vamos a vernos con estas arrugas que duelen.

Lo cubano en Isabel Santos…

Vivo en Cuba porque quiero vivir en Cuba… Para vivir en este pa√≠s no tengo que pertenecer a nada. Soy martiana y fidelista. Vivo en mi casa, apenas salgo. Soy s√ļper cr√≠tica. Pero me pregunto c√≥mo salvar este pa√≠s. Estamos a tiempo. En qu√© se ha convertido nuestro pa√≠s, me da rabia la falsa moral. Cuando estoy fuera parece que vivo con la suegra y no me gusta vivir con la suegra.

Soy vanvanera. Yo tengo mi losa en mi país. No creo que pueda vivir en otro lugar. Vivo con mi pareja y un perro.

Fueron algunas sentencias que se quedaron retumbando.

El teatro y el documental…

No me siento bien en el teatro. Sostiene y, con 56 a√Īos, no lo va a hacer. Respeta mucho el teatro, pero no se visibiliza repitiendo el texto varias veces.

Comenta el trabajo como documentalista. Dice, ¬ęel mundo del documental es dif√≠cil, tengo unos documentales, pero no es que sea documentalista¬Ľ.

Directores de filmes donde trabaja…

De su relaci√≥n con directores y el trabajo enfatiza: ¬ęamo intensamente mi trabajo y agradezco a los directores que me han ofrecido personajes. Me entrego al trabajo de mesa, hablo mucho con el director, √©l es el √ļnico que sabe lo que quiere. Creo que se necesita disciplina, respeto a los que te llaman. Exijo y me exijo. Eso es trabajar¬Ľ. Afirma.

Lester Hamlet dice que tiene una manera peculiar de garabatear los guiones, pero todo est√° controlado. Ella hace que la pel√≠cula crezca.¬† Y se cuenta el peque√Īo papel de Casa vieja. Ella lo supo engrandecer. Uno descubre entonces que para ella nada es peque√Īo. Cada personaje es una vida.

Marilyn Solaya dice que Isabel es verdad y transparencia. Y se enorgullece de haberla tenido y disfrutarla en Vestido de novia.

Son dos directores que están allí para agradecer, pero es Isabel la que más agradece.

El sue√Īo de conocer a Isabel Santos‚Ķ

Varios llegaron para conocerla: una traductora, un trabajador de la empresa el√©ctrica que revela que ha visto Clandestinos veintitantas veces, unas se√Īoras que esconden o contienen la emoci√≥n detr√°s de los espejuelos.

Una muchacha toma la palabra, quiere ser actriz, pide consejo. Y dice Isabel que con doce a√Īos andaba con una chiva en un batey. Hay que so√Īar y estudiar mucho. Tu familia te puede ayudar mucho, pero t√ļ tienes que estudiar, que entregar. Sue√Īa.

La robadora de días…

Qu√© cosa es actuar, le pregunta Magda. Algunos dicen que es una mentira, es imitar algo. Todos actuamos en la vida. Responde Isabel. En la actuaci√≥n no entrego mis memorias, mis dolores. No voy a Isabel, me reinvento. Uno act√ļa porque lo necesita. Sin verdad no hay personaje. Soy una robadora de d√≠as, observo mucho para crear mis personajes.

Fotograma final

Ahora que reconstruyo aquella tarde habanera no dejo de pensar en Isabel Santos, en nuestra Nereida. En esa mujer que tiene el nombre y la esencia de Cuba en el corazón. Busco la filmografía que la contiene: Se permuta, Casa vieja, y otras.

De aquella tarde no comento demasiado que estuvo m√°s de diez a√Īos sin trabajar y otros asuntos. Quiero tener y compartir a esta mujer fuerte, de buen sentido del humor, entregada y disciplinada. Cu√°nto hacer para hacer posible un sue√Īo. Jam√°s desmayar. Jam√°s dejar vencerse. Y me voy a casa. Como ella mi casa es mi burbuja, mi mundo.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ