Premios Editoriales de la AHS en sábado del libro

Los escritores lo sabemos, el espacio Sábado del Libro, que tiene lugar en la Calle de madera, de la Plaza de Armas, en la Habana vieja, es el evento más importante con que el sistema editorial y el ICL distinguen la obra de un autor. Por eso constituye un honor y un reconocimiento la invitación y presentación de nuestros libros en este encuentro semanal. El sábado 15 de octubre, el espacio acogió no uno sino cuatro títulos que en común denominador compartían el hecho de haber sido premiados en los concursos promovidos por la AHS (Asociación Hermanos Saíz) y el sistema de publicaciones vinculadas a ella y las cinco editoriales emparentadas con la Asociación:: Ediciones Áncora, en la Isla de la Juventud; Aldabón, Matanzas; Sed de Belleza, de Villa Clara; Reina del Mar, Cienfuegos y La Luz, en Holguín.

Cada una de estas editoriales tiene la misión y el placer de promover el arte joven y la labor de los asociados, haciéndoles más asequibles el proceso de publicación en un espacio reservado para la vanguardia creativa del país. Sin embargo, sienten que no es suficiente con esto incentivan la cultura literaria y el desarrollo de nuevos escritores a través de los siguientes premios: Mangle Rojo, Sed de Belleza, Reina del Mar y el Celestino. Además, cada uno de estos se haya estimulado con la publicación de la obra y su divulgación en el sistema de promoción de la AHS, lo cual convierte a estos lauros de manera casi inmediata en galardones altamente cotizados por los jóvenes escritores del patio.

Presentación Sábado Libro_ Crédito Beatriz Madruga DelgadoLlegar temprano a un Sábado del Libro te permite observar el desarrollo de la estructura logística del ICL. Primero se prepara el podio y los asientos para el público e invitados. Más tarde arriban los encargados de la venta de los libros junto con las obras en sí. Con la instalación del audio comienza a escucharse en toda la plaza la buena música tradicional cubana con canciones emblemáticas de la trova, regalándonos una cuidada atmosfera cultural como antesala para el plato fuerte matutino. Mientras transcurre esta rutina, la mirada conocedora puede localizar aquí y allá a funcionarios del Instituto o a miembros de la directiva de la AHS que velan desde horas tempranas por el buen desarrollo de la actividad. A las 11:00, tras la llegada de ambos presentadores, se inició espacio.

En esta ocasión, los títulos contaron con la excelente conducción de Rafael González, vicepresidente de la AHS, y la inigualable presentación a cargo de la escritora y dramaturga, Elaine Vilar Madruga.

La apertura le correspondió a La zozobra en el ojo del huracán. Entrevistas sobre el documental cubano realizado en el Periodo Especial, de la autora Diona Espinosa Naranjo, ganadora del Premio Sed de Belleza de la editorial homónima en el año 2015. Sobre el cual la presentadora refirió que más que entrevistas recoge en sus páginas memorias culturales, semióticas y simbólicas de nuestra nación. De forma activa, este texto despoetiza una realidad cruda y soterrada de la historia y los recuerdos, al tiempo que lucha contra la desmemoria y el olvido para sacar a flote la producción de sentidos y contenidos de la cultura en aquella época.

DSCN9215En La zozobra… hallaremos la voz de creadores tan importantes en el género documental y audiovisual como son Fernando Pérez, Enrique Colina, Niurka Pérez, Lissette Vila, por solo mencionar algunos.

Siguiente en orden, Buscando a Anna Veltfort, bajo la firma de Carmen Cutié Torres, Premio Reina del Mar de Cuento, el cual por desgracia no pudo salir a tiempo del poligráfico para ser ofrecido al público presente. El jurado de este premio estuvo integrado por Yunier Riquenes, Ernesto Peña y Atilio Caballero, quienes premiaron una obra que es prácticamente una cuenti-novela debido a la manera de reutilizar personajes, el orden temático y su estructura interna a lo largo de los relatos.

Once cuentos conforman este volumen, llenándonos de inquietud y extrañamiento por la apuesta arriesgada que toma la autora en la redacción y tratamiento de los mismos. Los personajes pasan a través de situaciones y lugares como parte de un enlace con el lector, buscando ambos compartir el sentimiento de que algo no se encuentra bien. Ya sea en la ficción o en la realidad, no importa el camino o la elección escogida, el resultado final es el mismo.

Los macabeos, Premio Celestino —también de cuento—, continuó con el ritmo ascendente de la presentación. De la autoría de Abel Fernández-Larrea, quien ha obtenido otros galardones tan importantes como el Premio Calendario 2014 y el Premio UNEAC 2012, además de poseer varios libros publicados en su currículo. Los macabeos pertenece a una rama diferente, atípica, separada de lo que usualmente se conoce como mainstream dentro de la creación joven. En palabras de la propia Elaine, es «un libro que disfruté medularmente».

Los relatos se hayan en un camino personal que encuentran la manera de no perder su cubanía a pesar de estar enmarcados en escenarios externos, alternos. La utilización de niños y adolescentes como personajes reiterados en los textos logra crear un mapa de relaciones humanas con el cual identificarnos y padecer sus vivencias en espacios incomodos y nada poéticos. En cuanto a construcción narrativa, Abel Fernández- Larrea no acude a las estructuras lingüísticas más complejas, ni abusa de las deconstrucciones del lenguaje, consiguiendo de este modo una lectura más fluida en la travesía de instantes narrativos por el vasto océano de las relaciones humanas.

Como cierre de oro, Elaine guardó el cuaderno de poesía Homeland, de Ariel López, ganador también del Premio Reina del Mar en edición pasada y que ahora bajo la mirada de un jurado de alta calidad poética representado por Luis Yuseff, José Raúl Fraguela y José A. Taboada, nos regala la más reciente muestra de su arte. Con el simple uso de una palabra en inglés, el autor realiza una rápida asociación con la tierra madre, la patria, invitando al lector casi a construir los poemas junto a él y compartir una retroalimentación obligatoria que surte efectos apenas abrimos las páginas del texto.

El poemario en sí mismo es un recorrido histórico por la memoria social y cultural de nuestro país. Con una apertura de gala como el poema «1492» que gentilmente nos obsequió la bella voz de Elaine, comenzó el mencionado paneo. Luego vendrán otras obras que convidan más aún a la comunión y observación del pasado, pues aunque no sea, ni pretenda ser, un libro de historia, bebe de esta para obtener lo mejor de ella y exponerlo ante el público tras pasar por el lumínico arco iris de la psiquis poeta.

Todo en este universo tiene principio y final, pero después de haber pasado casi una hora de melodioso embeleso, descubrir que ha acabado el paraíso resulta un golpe fuerte, uno del que solo sobrevivimos sabiéndonos poseedores de cuatro joyas escriturales, que bajo nuestros brazos, nos protegerán de los peligros de la realidad circundante, quizás el tiempo suficiente hasta que arribe el próximo encuentro y los siguientes títulos.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico