festival


Ecos de un Festival para ‚Äúcin√©filos de provincia‚ÄĚ

El recién Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, una de las proezas culturales de la región, expandió, en su edición 44, sus ecos hacia otras provincias, entre ellas Holguín, con la proyección de filmes presentados en ediciones anteriores del evento surgido en 1979 en La Habana, con las premisas del Nuevo Cine Latinoamericano (NCLA) como guía.

¬ŅQu√© es el NCLA y que nos lleg√≥, en las pel√≠culas que vimos en esa muestra, de su apogeo hace m√°s de 50 a√Īos y sus continuas permutaciones y b√ļsquedas? El NCLA fue m√°s que la sumatoria de cinematograf√≠as nacionales aunadas por el idioma, las historias comunes y la similitud de caracteres nacionales, pues se convirti√≥ en el respaldo audiovisual, en uno de los modos de representaci√≥n, de una √©poca cambiante y signada por las utop√≠as de izquierda y los constantes cambios pol√≠ticos, con sus turbulencias. Si bien los primeros avances del movimiento surgen a fines de los a√Īos 50, con obras en Argentina y Cuba, no se fortaleci√≥ y cobr√≥ conciencia de conjunto hasta el cierre de la d√©cada siguiente, en Vi√Īa del Mar, Chile, para volver a despuntar en La Habana, enfocando sus miras al subdesarrollo, la dependencia y la opresi√≥n como caracter√≠sticas que documentales como los inici√°ticos El m√©gano (Julio Garc√≠a Espinosa y Tom√°s Guti√©rrez Alea, 1955) y Tire di√© (Fernando Birri, 1960) ya hab√≠an abordado.

Las pel√≠culas que llegaron a Holgu√≠n no fueron parte de la competencia por el Coral en esta 44 edici√≥n del Festival, pero s√≠ son filmes importantes a la hora de cartografiar la producci√≥n latinoamericana m√°s reciente. Algunas en mayor medida, como ese cl√°sico que es La historia oficial (1985) del argentino Luis Puenzo, o las premiadas y promocionadas Amores perros (2000), del mexicano Alejandro Gonz√°lez I√Ī√°rritu y las tambi√©n argentinas La ci√©naga (2001) de Lucrecia Martel, y El secreto de sus ojos (2009) de Juan Jos√© Campanella. Todos son, de alguna manera, filmes destacables, en los que est√°n presentes muchas de las singularidades del cine de la regi√≥n: desde la desdramatizaci√≥n y la contemplaci√≥n (la obra de la Martel) hasta el reciclaje gen√©rico, con el cine hist√≥rico, como en La llorona (2019) del guatemalteco Jairo Bustamante, el melodrama, el cine criminal (El √°ngel, 2018, de Luis Ortega), la comedia (la argentina La odisea de los Giles, de 2019, de Sebasti√°n Borensztein, con la que inici√≥ la muestra, cuyas proyecciones se han realizado en una pantalla al aire libre, frente al cine Mart√≠). Desde la presencia de la hibridaci√≥n, el pastiche y la intertextualidad, hasta el predominio de la violencia y la marginalidad, como en la propia Amores perros. Desde el llamado culto a la otredad, enfocado desde el discurso femenino (nuevamente Lucrecia Martel y su atractiva √≥pera prima, La ci√©naga), la racialidad, los exilios y desarraigos y la diversidad sexual, como en Una mujer fant√°stica, 2017, del chileno Sebasti√°n Lelio, hasta la presencia, como rasgos tambi√©n del cine regional del presente siglo, del criticismo y la inconformidad, del desencanto, la distop√≠a y la desintegraci√≥n, junto a miradas a la intimidad y a las familias en crisis, como en Roma (2018) del mexicano Alfonso Cuar√≥n.

Fotos Robert Rodríguez

Volviendo a la pregunta inicial: el NCLA creci√≥ y se fortaleci√≥ desde las especificidades sociales, econ√≥micas y culturales de cada pa√≠s. Como han subrayado Joel del R√≠o y Mar√≠a Caridad Cuman√° en Latitudes del marguen. El cine latinoamericano ante el tercer milenio, este cine tuvo que hacerse a veces m√°s simbolista y metaf√≥rico, condicionado por circunstancias pol√≠ticas; otras veces se dej√≥ permear por las influencias documentales. Si algunos realizadores optaron por la linealidad narrativa y cl√°sica, otros se afianzaron en la met√°fora y la ruptura ling√ľ√≠stica. Visto en perspectiva, el NCLA se apoyaba m√°s en el nacionalismo cultural y en programas sociales y pol√≠ticos de las izquierdas latinoamericanas, que en la coherencia est√©tica o en un estilo representacional predeterminado. Siempre se destac√≥ m√°s por lo que no quer√≠a ser, que por imponer lineamientos con car√°cter normativo o program√°tico, aunque hoy s√≠ son subrayables tres grandes principios del NCLA: la contribuci√≥n al desarrollo de culturales nacionales lo suficientemente fuertes como para retar la penetraci√≥n y el colonialismo cultural; la determinaci√≥n de perspectivas continentales a los problemas del subdesarrollo com√ļn, o sea, la lucha por la integraci√≥n; y el incremento de la conciencia popular, a partir de mostrar cr√≠ticamente los conflictos sociales. Todo ello se resum√≠a en potenciar una agenda ideol√≥gica y pol√≠tica, y un compromiso con los ideales de la izquierda, con caracter√≠sticas diversas en cada pa√≠s, en Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Cuba, M√©xico, Uruguay y Venezuela, sobre todo; pero, en general, por ser fiel a las pr√°cticas marginales, alternativas, vanguardistas, oposicionales y anti-mainstream en el cine.

Las est√©ticas y la √©tica de los fundadores del NCLA ‚ÄĒese cine imperfecto y revolucionario en el sentido m√°s amplio de la palabra, al decir de Julio Garc√≠a Espinosa; el cine de una c√°mara en la mano y una idea en la cabeza, seg√ļn el brasile√Īo Glauber Rocha‚ÄĒ continuaron reverdeciendo (y lo sigue haciendo, pues es parte de su esencia y de la propia realidad del pa√≠s y el continente) en cualquier lugar del √°rea donde existe avidez por im√°genes cercanas a la verdad, ansias por confirmar la identidad nacional, como en las b√ļsquedas iniciales, y valent√≠a y moral para denunciar, desde el audiovisual, las penurias materiales y espirituales de una regi√≥n multicultural, diversa y martiana, que se extiende desde el r√≠o Bravo hasta la Patagonia, como lo confirm√≥ esta selecci√≥n de filmes del Festival que reci√©n se exhibi√≥ en Holgu√≠n.


Una convocatoria para el audiovisual Por Primera Vez

El Centro Provincial del Cine de Holguín convoca a la XVI edición del Festival Nacional del Audiovisual Por Primera Vez, que se realizará del 21 al 24 de febrero de 2024 en esa ciudad, con el objetivo de fomentar la realización cinematográfica, sobre todo de óperas primas.

El evento estará dedicado a la dirección cinematográfica en Cuba y se convoca a participar con cortometrajes (hasta 24 minutos) en los siguientes géneros: Ficción, Documental, Animación; Video Arte y Videoclips. Las obras presentadas no podrán haber participado en ediciones anteriores del Festival y deben tener una fecha de producción límite entre 2020 y 2024.

Estas ser√°n enviadas o entregadas en formato digital (FullHD 1920×1080 o MP4 H-264), identificadas, junto a la planilla de inscripci√≥n y un cartel vertical en formato digital para utilizarlo en la promoci√≥n. Las obras deben ser habladas o subtituladas al espa√Īol, y luego de ser seleccionadas por el comit√© organizador para que participen en el Festival, ser√°n exhibidas en cines y salas de video de la provincia de Holgu√≠n durante esta fecha y pasar√°n a formar parte del archivo audiovisual del CPC de Holgu√≠n. Se podr√° participar con una sola obra en cada una de las categor√≠as y la participaci√≥n implicar√° la total aceptaci√≥n de las bases.

Se convoca, además, a un Pitch para apoyar la creación audiovisual. Todos los realizadores inscriptos en el Registro del Creador Audiovisual y Cinematográfico interesados en obtener financiamiento para iniciar o culminar una obra cinematográfica, pueden presentar el proyecto de la misma durante esos días. Los mismos serán valorados por un jurado compuesto por realizadores y miembros del CPC en Holguín, que seleccionará un proyecto ganador.

La inscripción de las obras es gratuita y el plazo de admisión vence el 31 de diciembre de 2023.

Durante el Festival ‚Äďaseguran sus organizadores en la convocatoria‚Äď se desarrollar√°n los siguientes espacios: Concurso Por Primera Vez, donde podr√°n competir obras que se ajusten a las bases del Festival y que sean √≥pera prima de sus directores; el jurado, integrado por realizadores y especialistas del √°mbito audiovisual, otorgar√° un Gran Premio y su decisi√≥n ser√° inapelable. Pitch: Al CPC Holgu√≠n le interesa apoyar a proyectos cinematogr√°ficos que se encuentren en desarrollo, preproducci√≥n o postproducci√≥n. Se har√° una selecci√≥n de los proyectos que opten a participar para que se presenten a un pitch valorado por un jurado. Muestra paralela: Se exhibir√° en cines y salas de video una muestra paralela de obras que no entrar√°n en competencia. Las mismas no tienen necesariamente que ser √≥peras primas. El equipo de organizaci√≥n del Festival har√° una selecci√≥n de las obras presentadas para que participen y su decisi√≥n ser√° inapelable. Adem√°s se realizar√°n conversatorios y talleres sobre la direcci√≥n de cine, entre otros temas, con la presencia de realizadores e investigadores del cine.

Las obras, los carteles y las planillas deber√°n ser remitidos por correo postal, o entregados en la calle Frexes # 156, e/ Morales Lemus y Narciso L√≥pez, ciudad de Holgu√≠n, c√≥digo postal 80100, Holgu√≠n. Tambi√©n se podr√°n enviar por Vimeo mandando el link y la contrase√Īa al correo electr√≥nico cineholqu0@gmail.com. Cualquier duda o informaci√≥n, pueden contactar a trav√©s de los siguientes canales: Al tel√©fono 24 423085, con el Departamento de Promoci√≥n del CPC Holgu√≠n, y al 52173808 o, incluso a trav√©s de WhatsApp o de Telegram. Adem√°s, en la p√°gina web www.cineholguin.xutil.net y en las plataformas digitales ‚ÄúCine Holgu√≠n‚ÄĚ en Facebook y Telegram, donde estar√°n disponibles la convocatoria, la planilla de inscripci√≥n y se estar√° brindando informaci√≥n del Por Primera Vez.


A escena el Metal HG

El XXV Festival Nacional de Rock Metal HG, que se realizó en Holguín del 6 al 8 de octubre, se consolida como uno de los principales eventos de su tipo en el país, al reunir en un mismo escenario conciertos protagonizados por reconocidas agrupaciones del género y un evento teórico.

El encuentro congrega a los fan√°ticos del g√©nero no solo de Holgu√≠n, sino de varias provincias cubanas que esperan cada a√Īo el Metal HG como un espacio necesario para promover el rock local.

Las bandas invitadas a esta edici√≥n se presentaron en el escenario del Gabinete Caligary, espacio protagonista de esta cita musical y del ambiente underground holguinero, entre ellas: Sex by Manipulation, de Camag√ľey; Switch, Black Bullet, Orphan Autopsi e Hist√©resis, de La Habana, mientras que de la provincia anfitriona, Butcher, Spiritu Libre, Other Brain y Complot.

Por su parte, la sede del Centro Provincial de Superaci√≥n para la Cultura acogi√≥ los encuentros te√≥ricos, organizados para pensar y dialogar sobre la escena rockera en el pa√≠s. En este espacio se expusieron investigaciones relacionadas con el desarrollo del g√©nero en Cuba, entre ellas: ‚ÄúEl movimiento del rock en Manzanillo como antecedente en la provincia de Granma‚ÄĚ, por Jos√© Carlos Capote; ‚ÄúLa memoria hist√≥rica de la escena Rock/Metal en Holgu√≠n‚ÄĚ, por Ana M. Carralero; y ‚ÄúCuba: medios de comunicaci√≥n vs rock‚ÄĚ, por Maikel Leyva.

Metal HG, que organiza la AHS en la provincia, tiene como objetivo difundir y promover la cultura musical relacionada con este gustado género, despertar la reflexión y valoración del rock al patrimonio cultural mundial, así como estimular el interés por conocer los principales exponentes y tendencias de una sonoridad que se distingue también en Cuba por sus aportes y riqueza.


Arte joven para unas XXX Romerías de Mayo

En sus habituales fechas, del 2 al 8, regresan a la ciudad de Holguín las Romerías de Mayo en su edición 30, con un amplio programa que incluye diversos conciertos, eventos teóricos, espacios de artes plásticas y escénicas, homenajes y presentaciones de libros.

El Festival Mundial de Juventudes Art√≠sticas, el m√°s importante evento de la AHS en el pa√≠s, se dedica en esta ocasi√≥n al aniversario 170 el natalicio de Jos√© Mart√≠, al cuarto Congreso de la organizaci√≥n, y al pueblo y la cultura de M√©xico. Armando Ruiz Olivera, presidente de la filial holguinera de la AHS, coment√≥ en conferencia de prensa que este a√Īo las Romer√≠as abarcar√°n numerosos espacios de la ciudad, con m√°s de 16 eventos y varias plazas para la promoci√≥n del arte joven de vanguardia, en la cercan√≠a con los maestros.

Se celebrarán las tres décadas de fundado, se realizarán homenajes a las personalidades fundadoras y participarán artistas jóvenes de todo el país, así como Maestros de Juventudes que aportan con su obra al desarrollo de la creación novel en Cuba, explicó Ruiz.

El Congreso de Pensamiento Memoria Nuestra, considerado la columna vertebral de Romer√≠as, contar√° en su primera jornada con una conferencia inaugural impartida por la investigadora Francisca L√≥pez Civeira, Premio Ciencias Sociales 2022, destac√≥ Luis Felipe Maldonado, al frente de su comit√© organizador. Este certamen te√≥rico asume como tem√°tica principal ‚ÄúLa interculturalidad entre los pueblos de Cuba y M√©xico‚ÄĚ, y sumar√° a sus jornadas delegados de varias provincias en conferencias, mesas paneles y debates. Adem√°s se otorgar√°n los galardones Memoria Nuestra en Investigaci√≥n y Proyecto Sociocultural.

Babel, espacio de las artes visuales, estará dedicado a la muralística, como homenaje al movimiento mexicano de la primera mitad del siglo XIX. Desarrollará varias intervenciones de este tipo en diferentes espacios e instituciones de la ciudad, por estudiantes de la Academia Profesional de Artes Plásticas El Alba y por artistas jóvenes del país. Entre sus actividades más relevantes destaca la muestra personal de la artista Lesbia Vent Dumois, Premio Nacional de Artes Plásticas 2019, quien también impartirá conferencias sobre la técnica del grabado, precisó Roxana La O, quien está a cargo del mismo.

Las artes esc√©nicas desplegar√°n un amplio programa itinerante, subray√≥ su organizador Yasser Vel√°zquez, tanto en las calles y parques, como en las salas del Complejo Cultural Teatro Eddy Su√Īol, con grupos como Mor√≥n Teatro, Teatro Tuyo, Teatro de la Totalidad y el Grupo Humor√≠stico Etc√©tera. Asimismo se celebrar√°n los 20 a√Īos del espacio Danza en Paisajes P√ļblicos, con la Compa√Ī√≠a de Danza Contempor√°nea Codanza como anfitriona.

Por su parte C√°mara Azul, certamen que re√ļne a j√≥venes realizadores del mundo audiovisual, realizar√° proyecciones, paneles y mesas-di√°logo que estar√°n dedicados al arte de la animaci√≥n en Cuba, puntualiz√≥ Aniel Santiesteban, quien est√° al frente del evento.

Palabras compartidas, cita de la literatura en Romer√≠as de Mayo, homenajear√° el centenario de la poetisa e investigadora Fina Garc√≠a Marruz, con debates, presentaciones de libros y lectura de poes√≠a. Mientras que las Bloguer√≠as recordar√°n de manera especial a Carlos Parra, uno de sus fundadores quien falleci√≥ el pasado a√Īo, y contar√°, entre otras actividades, con paneles dedicados a la mujer en la comunicaci√≥n pol√≠tica.

Musicalmente esta 30 edici√≥n de las Romer√≠as de Mayo en Holgu√≠n contar√°n con Frank Delgado, Ra√ļl Paz, David Blanco, Polito Ib√°√Īez, Ray Fern√°ndez, Manuel Leandro S√°nchez, Ra√ļl Prieto, Eduard Sosa, Karamba, Norberto Leyva, Luis Barber√≠a y Figaro¬īs Jazz Club, entre otras agrupaciones y solistas que se presentar√°n en espacios como Quiero una canci√≥n, Destrabando la trova, La plaza del arte joven y la Esquina del Jazz, adem√°s de los conciertos inaugurales y de clausura de esta importante cita del arte joven.


Regresan los sonidos electrónicos de Stereo G

Con amplia presencia de artistas nacionales y locales se realizar√°, el pr√≥ximo dos de septiembre, el Festival de M√ļsica Electr√≥nica Stereo G, auspiciado por la AHS en Holgu√≠n y el Laboratorio Nacional de M√ļsica Electroac√ļstica y una de las principales citas del g√©nero en Cuba.

Este a√Īo, como es usual, el certamen se desarrollar√° en la playa de Caletones, en el municipio costero de Gibara, luego de dos ediciones realizadas a trav√©s de las redes sociales y las plataformas digitales por las condiciones epidemiol√≥gicas impuestas por la Covid-19.

De manera especial la cita se dedicar√° a Ernesto Jorge Hidalgo (TikoSK8DJ), quien falleci√≥ recientemente y fuera desde su creaci√≥n, junto a Luis √Āngel Jim√©nez, su organizador y productor del proyecto Electrozona; as√≠ como al 35 aniversario de la filial de la AHS en la provincia.

Jiménez, a cargo de la organización del Festival y del proyecto Electrozona, comentó que la mayoría de los asistentes a la cita serán DJs productores de relevancia nacional, y artistas locales que se sumarán con sus propuestas, como Faleke, The Kun, Rakxo, Acid Seduction, Arte, Alex6music, Electrozona, Axennar, primera Dj femenina en Holguín, y Dian, de La Habana.

A las presentaciones y las sesiones creativas de DJs se une el trabajo audiovisual y de efectos visuales, empleados de forma directa para promocionar la cultura electr√≥nica en todos sus g√©neros y estilos. En sus sesiones los artistas participantes estar√°n trabajando sus √ļltimas creaciones, explorando la variedad de g√©neros dentro de lo electr√≥nico, coment√≥ Jim√©nez.

Surgido en 2012 y promovido por el proyecto Electrozona, Stereo G se ratifica cada a√Īo como uno de los festivales m√°s importantes de su g√©nero en Cuba, logrando una interacci√≥n entre el p√ļblico asistente y los artistas, en la cual la electr√≥nica es pretexto y soporte.

El Festival de M√ļsica Electr√≥nica Stereo G pretende promover una cultura sonora diferente, al defender el trabajo de j√≥venes que apuestan por la creaci√≥n, estudian la electr√≥nica y escogen un sonido hasta convertirlo en una pista original, a√Īadi√≥ Luis √Āngel Jim√©nez.


UNA RENOVADA COMEDIA A LA ANTIGUA

A partir de una pieza teatral de Aleksei Arbuzov, el grupo santiaguero Teatro A dos manos propone situaciones dramáticas, personajes, acciones y conflictos arraigados en la tradición escénica que, desarrollada desde el siglo XIX y básicamente apoyada en la dramaturgia stanislavskiana, ha sabido recorrer los siglos con éxito.

Reconocemos no haber tenido nunca la oportunidad de sentarnos ante la puesta en escena de una obra de Arbuzov, manteniendo solo nociones referenciales de este autor. Sí hemos tenido la buena suerte de hacerlo ante obras de Chéjov, diversas y con montajes asimismo muy variados (además, por supuesto, de las que nos ha ofrecido el cine que, claro, no es lo mismo).

No sabemos en qué medida exacta Chéjov influyó en Arbuzov, aunque no cabe duda de que la huella chejoviana ha impregnado todo el escenario ruso que le sucedió. No solo el ruso, sino el de todo el mundo. Y, además, también se conoce el gran prestigio y el perenne regusto que Chéjov ha hallado siempre entre cubanos, entre los teatristas y los cinéfilos (aunque se vuelve a decir que no es lo mismo). No queda al margen, para nada, todo lo contrario, también el regusto e influjo por la cuentística chejoviana.

Todo ello hace que nada extra√Īe el sabor chejoviano de la puesta en escena de Comedia a la antigua, dirigida y con adaptaci√≥n textual a manos de Orlando Gonz√°lez y actuada por Dagoberto Ga√≠nza y Nancy Campos. Pensamos en muchas obras, incluyendo T√≠o Vania, pero m√°s a√ļn en La Gaviota y la cuent√≠stica de este autor, La dama del perrito, por ejemplo.

Los comentarios sobre Arbuzov y Chejov son, en este caso, m√°s bien circunstanciales y motivadores para otras reflexiones, quiz√°s aquellas interesadas en autores, influjos entre ellos, adaptaciones y vaivenes entre una u otro obra.

Lo que nos interesa comentar aqu√≠ se centra en el mundo de im√°genes esc√©nicas que se produce, de hecho, en nuestra expectaci√≥n de esta puesta en escena muy concreta; y, aunque seguimos manteniendo el comentario sobre su sabor chejoviano, lo hacemos para recalcar precisamente eso que Ch√©jov tiene de universal, en tiempo y espacio ‚Äďsu mundo de personajes, sentimientos, situaciones y desenlaces o no desenlaces, tan lleno de matices e impresiones conceptuales y sensoriales‚Äď; ese influjo del cual, m√°s bien que renegar, cualquier dramaturgo puede sentirse orgulloso siempre que sepa recrearlo, renovarlo, hacerlo aut√©nticamente propio tambi√©n, como ocurre ahora con este ofrecimiento del grupo Teatro A dos manos.

No cabe duda de las ‚Äďuna vez m√°s luego de miles‚Äď excelentes actuaciones de Ga√≠nza y Nancy, capaces de construir con la mayor precisi√≥n y sugestividad sus personajes. En alguna medida tambi√©n, aunque ya no tanto ‚Äďle llevar√° a√ļn alg√ļn tiempo alcanzarlos, si lo quiere as√≠‚Äď la de Orlando Gonz√°lez, cuyas intervenciones como narrador- introductor e irrupciones espor√°dicas en similar funci√≥n, incluyendo la de cantor, resultan en verdad eficaces y bien concebidas, conceptual y enriquecedoras de una dramaturgia que, sin dejar de ser b√°sicamente stanislavskiana hace muy buenos gui√Īos a dramaturgias del siglo XX, como la m√°s ir√≥nica del absurdo.

Una f√°bula de conocimiento, descubrimientos y amor entre dos seres maduros, hombres y mujer ya entrados en a√Īos y llenos tanto de frustraciones como de sentimientos y necesidades afectivas; atrae por su calidez y autenticidad. Una historia de auto-descubrimiento, descubrimiento del otro, confesiones de debilidades que ser√°n superadas, as√≠ como de florecimiento de lo m√°s noble de cada uno y nacimiento de amor; se desenvuelve con eficaz ligereza y gracia a pesar de cuan tormentosas pudiesen ser las emociones imbricadas.

Por ello hay que elogiar el logro de un idóneo ajuste de lo cómico, de esa suave comicidad, quizá más a menudo ironía, que se sostiene de principio a fin.

Sin duda, la pieza ha sido bien concebida y realizada, no solo en cuanto se refiere a fabulaci√≥n y actuaciones, incluyendo su estructuraci√≥n con intervenci√≥n tercera del referido narrador y cantor desde fuera y desde dentro del escenario; tambi√©n en la labor de vestuario, maquillaje, de general caracterizaci√≥n ‚Äďen el mismo juego de transformaciones y p√©rdidas de vel√°menes‚Äď donde las luces y la escenograf√≠a se conjugan muy bien a favor de la totalidad de la imagen esc√©nica.

Al final, Comedia a la antigua ha ofrecido una excelente f√°bula tan actual como antigua ‚Äďlos seres humanos de ayer y hoy‚Äď, de interioridades conflictivas y nuevas esperanzas, de transformaciones hacia el amor y la autenticidad, de justa comicidad moduladora de frustraciones y anhelos, de rom√°ntica y moderna iron√≠a, con actuaciones francamente disfrutables y siempre bien logradas im√°genes teatrales.


RESCATE A FAVEZ

Una mujer no necesita esforzarse para ser médico, para superar la muerte, para ser un hombre. Una mujer no necesita esforzarse, pero si ser más fuerte que cualquier otra mujer que prefiera tejer y estar sentada sonriendo. Una mujer, entonces, necesita ser fuerte para interpretar a esa otra mujer fuerte que fue médico y que fue hombre.

Enrique es un √©l, aunque en su acta de nacimiento ‚Äďy en su cuerpo‚Äď se diga lo contrario. Enrique tuvo que enfrentarse a los males de su generaci√≥n, que son los males de mi generaci√≥n. El espect√°culo unipersonal Favez, propuesto por Argos Teatro bajo la direcci√≥n de Alberto Corona, trae a Enrique tal cual fue, y sin morbo, lo deconstruye en escena cont√°ndole al p√ļblico (o a un oyente imaginario) toda su vida.

Enrique, interpretado por Liliana Lam, espera todo el tiempo. Espera a que Juana regrese con la noticia de que nadie levantar√° cargos contra √©l por haber nacido mujer y vestirse como hombre; llueve. La noticia que llega es que Juana lo ha acusado. Espera sentencia en una c√°rcel, se superpone el juicio. Recibe 10 a√Īos de condena. Aparece en una prisi√≥n en la que no deber√≠a estar. Como si no fuera suficiente estar presa en su cuerpo. Veintid√≥s a√Īos despu√©s Enrique es de nuevo Enriqueta. Es monja. Ahora Enrique-ta espera regresar a Cuba. Regresar a Juana. Se cierra el ciclo. Juana ha muerto y Favez se queda en el bucle de la espera interminable. De la p√©rdida interminable. √Čl perdi√≥ a sus padres, a su hija, a su t√≠o, a su amada. Queda el dolor, que es lo que deja la escena. Proyecciones y parlamentos en off complementan el desenvolvimiento del mon√≥logo. Falt√≥ una catarsis arrasadora. Sobr√≥ sensorialidad y conexi√≥n propiciada por el rompimiento de la cuarta pared.

Alberto llama a Lili. Lili sale a√ļn emocionada. Me cuenta que retoma la historia de Enriqueta porque no es posible que, doscientos a√Īos despu√©s, se luche por lo mismo, que ya es hora de que todas las personas tengan los mismos derechos. Alberto y Liliana son pareja, escribieron el texto a cuatro manos encandilados por la magia de Favez. La investigaci√≥n se bas√≥ en el libro Por andar vestida de hombre, de Julio C√©sar Pag√©s, que cuenta con documentaci√≥n la historia. ‚ÄúElla es uno de los primeros casos transg√©nero reconocidos. Es como un s√≠mbolo. Es nuestra misi√≥n como artistas obrar en pos de una sociedad m√°s justa‚ÄĚ. Lili es una mujer fuerte que interpreta a una igual, en una especie de rescate de su memoria, de la espera porque alg√ļn d√≠a Enrique pueda ser Enrique y no muera en el intento.


SOBRE C√ďMO SEMBRAR

El Festival de Teatro Joven de Holgu√≠n comienza, luego de dos a√Īos de intermitencia, de sinsaber. La sala Alberto D√°valos se oscurece para dar paso al nacimiento del Bons√°i. El espect√°culo se estructura desde la poes√≠a: ‚ÄúNido de aura‚ÄĚ, poemario in√©dito de Juan Edilberto Sosa, es quien da pie a la obra, desde donde se comienza a construir el lenguaje esc√©nico.

Es Bons√°i ‚Äúmatriz de otros procesos creativos que superan lo teatral (exposiciones, videoarte)‚ÄĚ para luego reformarse, escapar de lo epid√©rmico que puede llegar a ser el gesto sobre la escena, a veces. Existe un texto esc√©nico que se reforma, el performance teatral, si se quiere llamar as√≠, es pie y prueba de fuego para cada actor que llega a formar parte del colectivo santiaguero de La Caja Negra; asimila sobre la escena nuevas coreograf√≠as, gestos que deforman al propio ejecutante, quien solo cuenta con el cuerpo como arma narrativa sobre la escena. Bons√°i se vuelve una b√ļsqueda que traspasa la naturaleza de los actores; busca, dice Juan, destruir el ego del autor, preparar un espect√°culo √ļnico donde los personajes interpretan una pluralidad de personajes frustrados por la no evoluci√≥n de la sociedad. La funci√≥n 71 del espect√°culo se reinventa en este Festival.

Es eso lo que busca el teatro de La Caja‚Ķ volver a dialogar con el p√ļblico, volverse una mueca desde lo heterog√©neo, desde el gesto puro, el espectador debe ver por los actores que ‚Äúno ven en escena y se debaten en esa lucha casual, simb√≥lica‚ÄĚ. M√°s all√° de contar una historia intentan decodificar ideas donde se debe ‚Äúmorir con el cubo en la cabeza‚ÄĚ e instituir la permanencia. ‚ÄúA trav√©s de los cap√≠tulos podemos apreciar un ciclo perfecto en el cultivo del bons√°i. En este contexto, el bons√°i representa al individuo como resultado de los moldes sociales, el individuo que es un bons√°i tambi√©n es un cultivador de bons√°is, es responsable por multiplicarse.

El escenario est√° repleto de cubos, se utiliza la reiteraci√≥n de objetos como componente est√©tico, los elementos de la puesta yacen sobre el escenario por alguna raz√≥n, primero crear el jard√≠n, luego hacer del jard√≠n el gran proyecto. Todo esto es interpretado por actores que no conoceremos jam√°s. Actores sin rostros, con no m√°s identidad que la ofrecida por la obra…

Nunca sabremos a quien le regalamos nuestros aplausos por tan hermosa obra tras la imagen final. Aqu√≠ est√° el tratado contra el ego‚Ķ[1]‚ÄĚ. Entonces la obra es un tratado de estrechamiento de relaciones sociales donde la referencialidad es pr√°cticamente obligatoria para establecer un di√°logo consciente con la escena. ‚ÄúBons√°i es una obra dif√≠cil de hacer y de consumir. Si las puestas anteriores hacen dudar al espectador sobre las nociones de teatro y teatralidad, en esta obra el espectador se paraliza, hace malabares con los conceptos y los principios pre-establecidos que utiliza para ejercer la interpretaci√≥n[2]‚ÄĚ.

La Caja Negra es un nuevo sino en el teatro joven cubano, busca crecerse dentro de las viejas y nuevas generaciones y planta un bonsái que no requiere poda, nos regala una lección sobre cómo sembrar la verdad.


HISTORIAS DE VUELOS, MEMORIAS Y SUE√ĎOS

¬°Prohibido venir solos al teatro! Aqu√≠ hay que llegar en tribu, traer a la familia toda y observar, escuchar, sentir atentos c√≥mo se deshojan las margaritas en la escena cuando el Teatro Gui√Īol Guant√°namo trae estas Historias de muchachas complicadas.

Contemple la danza de los s√≠mbolos, cuelgan en el tel√≥n de fondo objetos, sustantivos abstractos que se concretan en el gesto, en el acto, pero remiten al vuelo, al sue√Īo, al recuerdo.

Desde la llegada a la sala vemos sobre las tablas a tres protagonistas femeninas, tres actrices que manipulan mu√Īecos y aprovechan los recursos que el ingenio de este talentoso equipo ha puesto en una escena que se transforma a la vista del espectador, y que se articula al relato basado en un texto de Eldys Baratute, Deshojando margaritas, para narrar lo que se resiste a pasar inadvertido, darle forma, colores, un sentido a las angustias, soledades, preocupaciones que, a veces, parecen solaparse ante la idea de que un ni√Īo o un adolescente no tiene ansiedades, que estas son patrimonio exclusivo de los mayores.

Ante nosotros aparece un actor que remarca las esencias, aquello que no debe perderse de vista, el √≠cono que irradia sentidos plurales al relato, si se quiere el hilo conductor, la br√ļjula: un atrapasue√Īos, un cohete de papel, un cuaderno‚Ķ

Palmira es son√°mbula y su historia es un canto a la libertad, a escuchar el silencio, a interpretarlo. Palmira insta a los adultos a respetar los desvelos de las infancias, a permitir el di√°logo, a desechar las jaulas que la sobreprotecci√≥n arma sobre la libertad individual de cada ni√Īo o ni√Īa.

Llama la atenci√≥n c√≥mo por el temor de la p√©rdida terminamos abandonando aquello que buscamos atesorar. Bien lo aprender√° la madre que, bajo su falda, intenta resguardar el sue√Īo inquieto de una hija que ha inventado un mundo m√°s all√° de la vigilia donde reencontrar a los ausentes, donde invocar afectos perdidos.

Cuando marcharse para velar el descanso de la madre es un s√≠mbolo demasiado fuerte para dejar de estremecerse, vuela Palmira y deja un regusto que invita a abrazar, a abrir la jaula, a respetar el sue√Īo.

Entonces llega Alicia, y se habla de identidad en su historia. Es un juego de espejos el suyo, el de ver un reflejo otro, el de reconocerse distinta a como quieren los dem√°s que sea. Alicia tambi√©n quiere escapar, y lo hace hacia el interior, en un viaje introspectivo, va como aquella otra Alicia, hacia el espejo, donde puede verse tal como quiere, asumirse, ser. ‚ÄúTe regalo el nombre que me gustar√≠a tener‚ÄĚ, le dice a quien desde el otro lado tiende un puente entre su realidad y su deseo, y lo llama √Ālex.

Ahora es Aitana la que entrega su historia. Su memoria se ha tomado el d√≠a libre y ella debe descifrar cu√°l de los ni√Īos del aula es su novio. Nada recuerda, y las margaritas, lo sabr√° tarde, pueden ser enga√Īosas. Aitana es rom√°ntica y sue√Īa con id√≠licos amores. A muchos adultos les vendr√≠a tan bien usar su memoria y recordar aquellos primer√≠simos amores, plat√≥nicas cuitas que emerg√≠an cuando florecer era el √ļnico encargo dado al alma, esos a√Īos puente entre la ni√Īez y la juventud: la pubertad convulsa y hermosa, intensa e inolvidable (aunque aqu√≠ Aitana no pudiese contar con sus recuerdos).

Hay una delicadeza en esta puesta, una forma de abordar temas tab√ļes, o poco frecuentados por las obras de teatro donde los ni√Īos son p√ļblico meta, especialmente memorables. Persiste en la representaci√≥n una voluntad est√©tica que remite a la belleza entendida como la transparencia en el abordaje tem√°tico, en la honestidad de los s√≠mbolos, que no espanta, sino que invita a replantearse miradas a lo cotidiano. Y otorga la m√ļsica un caudal de sensaciones que nutren el discurso visual; es sinestesia. En Historias… nada es gratuito.

Las soluciones esc√©nicas que propone el Gui√Īol Guant√°namo, bajo la direcci√≥n art√≠stica de Yosmel L√≥pez, dan valor plural a un mismo objeto para reconfigurar la escenograf√≠a y arman un eficaz texto (entendido como todo aquello de lo que se pueda realizar una lectura, en tanto c√≥digo impregnado de significados), que va calando, con sutileza y poniendo all√≠, en el espectador, una semillita que conduce a la reflexi√≥n, una simiente que puede germinar en margarita o en la comprensi√≥n de estas Historias de muchachas complicadas que lo son m√°s, acaso, por la incapacidad de algunos de ver, de entender o recordar cu√°nto necesitan las infancias o√≠do atento, abrazo seguro, acompa√Īamiento respetuoso, libertad, sustantivos abstractos que edifican amor.


JUGANDO CON RECEPCIONES, IMAGINACIONES Y SECRETOS BAJO LA LUNA

Cuando hay inventiva y sensibilidad, hay siempre buenas posibilidades para el teatro, y para todo arte, sin necesidad de contar con grandes recursos esc√©nicos ni actorales. Por supuesto, aqu√≠ ‚Äúgrandes‚ÄĚ se refiere a cantidad porque ‚Äúgrandes‚ÄĚ en calidad si han de ser, no pueden escasear.

Bastan dos o incluso un actor, alg√ļn peque√Īo escenario, algunos pocos ‚Äúmecanismos‚ÄĚ (mu√Īeca, fuente con agua, algod√≥n‚Ķ) y, eso s√≠ es imprescindible, una considerable dosis de imaginaci√≥n y creatividad para lograr una aut√©ntica ‚Äúobra esc√©nica‚ÄĚ.

Lo de ‚Äúobra esc√©nica‚ÄĚ es un concepto que tambi√©n hay que remarcar como susceptible (y conveniente) de consideraci√≥n en su m√°s amplio sentido, porque claro que en Secretos bajo la luna, del grupo La Chimenea, hay ‚Äúescenario‚ÄĚ (basta que haya un actor, es decir, un ser en movimiento dirigido a la expectaci√≥n para que haya espacio esc√©nico, creado por este mismo ser) aunque no el escenario de la m√°s tradicional edificaci√≥n teatral.

Con imaginaci√≥n, basta un peque√Īo rinc√≥n para un complejo escenario de danza y riesgosas contorsiones nocturnas, y otro peque√Īo, al fondo, para los auxilios convenientes.

Tambi√©n est√°, ya mencionado, el factor ‚Äúespectador‚ÄĚ, porque toda obra teatral (toda obra esc√©nica y, en fin, toda obra de cualquier arte o espect√°culo) quiere tener espectadores y, como se sabe, al menos una mayor√≠a de ellas quiere muchos espectadores, si es posible una ingente cantidad de espectadores en cada momento; pero muy pocas son las que, como esta, m√°s que simplemente conformarse, quieren‚Ķ y les conviene tener‚Ķ un solo espectador.

Cuenta mucho la calidad de este receptor; no ya que sea buena o mala calidad como tal, no hay por qu√© enjuiciarla y catalogarla, sino sus diversas posibilidades, ‚Äúcalidad‚ÄĚ como sin√≥nimo de ‚Äúcualidad‚ÄĚ, es decir de modalidad porque se exige y juega bien con las perspectivas y distinciones con que el ‚Äúespectador‚ÄĚ asuma lo que muestra ‚Äúel escenario‚ÄĚ.

Econom√≠a de recursos, peque√Īo y nada convencional escenario, soledad del espectador y perspectiva de recepci√≥n, entre otros factores donde importan mucho la m√ļsica y las luces; todo ello aparece muy bien confabulado bajo la direcci√≥n art√≠stica de Heidy Almarales.

Como quiera que se asuma, o sea, cualquier clase de receptor y cualquier perspectiva de recepci√≥n (incluso una variable u oscilante en cada momento); el espectador llegar√° a ofrecerse como ‚Äúparticipante‚ÄĚ de un espect√°culo que puede muy bien asumir como el espacio personal de una danza er√≥tica desde una barra a una piscina, pecera o un lago seg√ļn imaginaciones (y el nivel de erotoman√≠a y necesidades) o como un juego ir√≥nico y burlesco (no nos atrevemos a llegar hasta la enunciaci√≥n de lo ‚Äúfarsesco‚ÄĚ, aunque no impugnar√≠amos a otro que lo hiciese) de tales clases de ‚Äúdistracciones y placeres‚ÄĚ, nivel de suave y sutil comicidad que depende, por supuesto, del humor del espectador particular.

Tambi√©n puede recepcionarse, como se hace con el gui√Īol o las marionetas, con el doble juego, doble perspectiva de mu√Īeca y personaje: la excelencia del medio‚Äďmu√Īeca y la excelencia del personaje construido.

De cualquier manera el resultado es placentero, ya sea que el espectador asuma ir√≥nicamente la sensual y atrevida danza de una mu√Īeca vicaria (y la esbelta e impresionante figura de quien la manipula) o ya sea que el espectador (u otro espectador) se transporte e imagine en un er√≥tico sal√≥n, aspirante a ulteriores servicios ya nada ‚Äúespectatoriales‚ÄĚ.

Para ambas recepciones cuenta tambi√©n como auxiliar el ‚Äúvino‚ÄĚ, estimulante de sentidos y recordatorio de lugares, porque cualquiera de los espectadores podr√° disfrutar, no como simple espectador sino como espectador‚Äďparticipante una copa en la mano para algunos sorbos de vino.

Sobrar√≠a decir, d√≠gase de todos modos, que tal clase de propuestas implica no solo la buena manipulaci√≥n de los ‚Äúartefactos‚ÄĚ mencionados, sino tambi√©n de las luces adecuadas y una canci√≥n que favorezca tanto a la atm√≥sfera general de la ‚Äúrepresentaci√≥n‚ÄĚ como, muy en particular, los movimientos de la bailarina. Jazz, blue, blue-jazz‚Ķ ‚ÄúSky Criyng‚ÄĚ de Coleman es id√≥nea.

Haber visto Secretos bajo la luna significa el disfrute de una propuesta creativa que ha sabido realizarse con precisión y buen juicio, manejando elementos mínimos pero altamente sugestivos, capaz de mover diferentes ánimos valiendo para cada uno de ellos y siempre favorecedora del suave placer propugnado por la poética horaciana, mejor que la chabacana risotada de empresas menos refinadas.

Cinco minutos de canción, cinco minutos de vino, cinco minutos de bailarina sensual, cinco minutos de introspección sobre uno mismo, cinco minutos de humor o ironía, cinco minutos de admiración por el juego ofrecido a vista, oídos y gusto, cinco minutos de participación… significan un completo juego y rejuego que, inspirado y realizado mediante el teatro, alcanza más allá del teatro estrechamente entendido.