Las poses que purifican (+ video)

Mi acercamiento no ha sido solo desde la perspectiva de la amistad, una amistad que surge desde las letras, inmersos todo el tiempo en el arte del bien decir, en la estética del párrafo visto desde el marco en una hoja de Indesign. El oficio de diagramador y librero le han proporcionado esa quietud que necesita un poeta para liberar sus miedos, una paz que radica en liberar sus expresiones, que lo hacen transportarse y tener ante nosotros el verso luz, ese que irremediablemente aparece en cada estrofa de su primera obra, Poses.

cortesía ediciones la luz

Mi acercamiento m√°s preciso radica en un an√°lisis minucioso, con alg√ļn enfoque subjetivo, porque indagar en los versos de un poeta-amigo tiene la ventaja de apropiarse de ellos, sentirme reflejada en cada acto donde enumera el bien y el mal o donde rechaza el orgullo y la injusticia.

Hay un sinn√ļmero de tropos que enmarcan los hemistiquios, haciendo de la poes√≠a de Labrada un lenguaje recto, natural pero conocedor de los giros y modismos de la ret√≥rica. Innumerables intertextos y exergos proporcionan la inspiraci√≥n, series de ficci√≥n, filmes, √©pocas difusas y hasta los contextos medievales, circundan una posici√≥n sem√°ntica que abarca los sentimientos de un hombre homosexual, atra√≠do por la belleza del esp√≠ritu o la misma est√©tica que cubre la piel de los que piensan con raz√≥n, una raz√≥n contundente que lo convoca a amar, a sentirse atra√≠do por hombres de letras, o alquimistas.

Hay tanto de Labrada en cada verso que no podríamos dilucidar con certeza cuando es él o los otros, porque cada pose que adopta es trabajada para esclarecer los distintos estados de ánimo por los que atraviesa, algunas veces atado, sin poder hacer nada, solo leer o escribir y otras devorando al mundo.

El poeta est√° preso

un círculo lo mantiene cautivo

quiere buscar un soporte en sus pertenencias

solo encuentra libros.

Resuelve con el desnudo sus sentimientos más apasionados, el poeta se desnuda en cada verso, en cada acto que compone la dramaturgia de su obra y lo hace de diferentes maneras, poeta-amante, poeta-ambiguo, poeta-animal, poeta-raza, poeta-ave, poeta-fiera, poeta-muerte. Todos estos pares semióticos definen su realidad, pero hablemos entonces qué logra una lectura minuciosa.

Si bien es cierto que el autor no se esmera en encontrar un lenguaje artificioso, independientemente de verse condicionado por referentes de trabajada tropología, saltan a la vista símiles, metáforas, metonimias y algunos recursos de sustitución que hacen del texto poético una belleza en la expresión que el poema en sí es un canto.

…vamos a descuidar

las ausencias

del caballo blanco

del asesino

como yo descuidé la isla

voy a hacer cualquier cosa

para luego desaparecer

La vida es demasiado aburrida para vivirla eternamente.

Y estar√≠amos entonces ante un poeta vencido, por la angustia y la frustraci√≥n, por la b√ļsqueda incesante de ese amor plat√≥nico que no lo deja avanzar, quiz√°s convierta en otra pose su incomprensi√≥n, y en esa mirada constante desde el centro, desde su mismo eje, desarrolla su foco delirante. Esas ser√≠an sus figuraciones, y como el agua del r√≠o Sena sustancia que compone su microuniverso, Norge Luis Labrada, en una pose resuelta, se purifica.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ