Y si nos quedamos demasiado quietos…

Esas personas de existir an√≥nimo en un pueblito de campo, las que cuidan un almac√©n, venden le√Īa, se ahogan en el alcohol, malversan recursos o juegan a la bolita como parte de una realidad que sobrevive a las soluciones gubernamentales y las ideolog√≠as, esas que han perdido a alguien que aman‚Ķ entre otras, esas son las personas que interesan a Yunier Riquenes Garc√≠a; ellas son quienes respiran y hablan en su novela, La quietud, recientemente publicada por Ediciones La Luz.

Desde la foto de la cubierta en tonos grises, se pueden prever los colores de las historias y su materia viva. Pero siga adentro, pase donde Emilio se ha de quedar ¬ęquieto, muy quieto¬Ľ, y usted se habr√° de preguntar hasta qu√© punto espere en la incredulidad y el miedo, y usted, tal vez, tambi√©n se quede de piedra en la esperanza, que no es final revelador sino cortina de humo sobre la libertad de la imaginaci√≥n inflamada por el apego a este hombre y su pena, por la afinidad humana (cubana) de estar al tanto de esas cotidianidades.

Sea usted los ojos de ese narrador en tercera, mutante a la primera sobre todo en la emoci√≥n, en la empat√≠a con el conflicto del protagonista. Pronto se gastar√°n esas ciento treinta y tres p√°ginas en un suspiro lento, inmedible, como esos golpes que duran m√°s en la memoria que la carne. Sea testigo del tino en la construcci√≥n del ambiente precario y en apariencia inamovible, puede que ciertamente dif√≠cil de cambiar porque los personajes se han amoldado a este existir en la planicie del que es consciente de su problema y no hace nada por resolverlo, lo sufre porque es su vida. Y quiz√°s ese mensaje nos duela, nos resulte ofensivo en el ego de quienes creemos estar por encima de esos asuntos, y a√ļn con la soga apret√°ndonos el cuello levantamos la mano para confirmar que todo est√° bien.

La quietud est√° habitada por una Cuba que existe en n√ļmeros reales, contantes y sonantes. La novela, sin pretensiones formales que excedieran su contenido, muestra una falsa calma que puede preceder a la tormenta; pero reflexiones aparte, lea usted, haga las suyas y ojal√° entre todos logremos evitar los truenos y granizos, y nos quedemos quietos a recibir la lluvia en esta tierra rodeada de agua y llena de sequ√≠as.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Muchas gracias por tu comentario, Milena. Esta novela gracias a Ediciones La luz me ha dado varias alegr√≠as. La primera escribirla y moistrar los hombres d ela Cuba profunda, de la que somos m√°s… All√≠ est√°n las generaciones perdidas, el sue√Īo y el futuro…
    M encantó tu lectura, y quiero agradecer al equipo de Ediciones La Luz, otra vez, esta es la primera novela que s epublica en esta excelente casa editora. Y para más suerte, recibió en la pasada feria Internacional del libro de La habana, el Premio Puerta d epapel.
    Y el mejor premio es que este libro encuentre lectores, como est√° sucediendo.
    Circula raramente, pero a quienes les interes me pueden escribir, y ya veremos qué hacemos.
    Recuerdo a mi personaje Emilio, un hombre que es maniatico con las tetas de las mujeres, no puede tener hijos, pero ah√≠ est√°n otros personajes. recuerdo c√≥mo constru√≠ a Emilio con muchas entrevistas y observaciones…
    Recuerdo esta novela que escrib√≠ entre el a√Īo 2005 y 2010.
    Gracias, Milena, y gracias a este portal por publicarlo.

  • Todav√≠a no he tenido la oportunidad de leer la novela, pero creo haberla vivido un poco, creo haber escuchado las historias, hasta la obsesi√≥n de las tetas de Emilio me suena familiar. Ya estuvimos all√≠, ¬Ņverdad, Yunier?
    Gracias a Ediciones La Luz, sé que realizan un gran trabajo.

  • Suscripci√≥n

    Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

     
    ÔĽŅ