Sergio y Luis Saíz


Desde la cima m√°s alta de Cuba, otra vez el encuentro con la Historia (+ posts)

Desde el d√≠a 10 una tropa de guerrilleros artistas de toda Cuba sali√≥ para las provincias orientales, una ruta hist√≥rica que tiene much√≠simas motivaciones este a√Īo, esencialmente el 4to. Congreso de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, a efectuar el pr√≥ximo mes de octubre.¬†

Sin sacudirse el polvo del camino, como bien han aprendido del Ap√≥stol y le gusta decir a cada rato a Rafael Gonz√°lez Mu√Īoz, presidente de la organizaci√≥n que agrupa la vanguardia joven art√≠stica cubana, estos ‚Äúrebeldes‚ÄĚ del arte se fueron al cementerio Santa Ifigenia a rendir homenaje a los m√°rtires del Movimiento 26 de Julio, a la madre y el padre de todos los cubanos, a Mart√≠ y a Fidel.

Llevar la fiesta del arte hasta las comunidades, siempre ha sido una m√°xima de la AHS, y como cada a√Īo, estas actividades se incluyen como parte del programa de la Jornada 13 de agosto.

Como cada a√Īo, la AHS sube monta√Īas para llegar al Pico Turquino, ese punto a m√°s de nueve mil metros de altura por encima de lo conocido que atesora a nuestro Mart√≠, un homenaje de la vanguardia art√≠stica cubana a Fidel, a Sergio y a Luis y, sin dudas, al Ap√≥stol.


Los hermanos Saíz en buenas

El movimiento clandestino del pueblo de San Juan y Mart√≠nez hab√≠a decidido conmemorar con un acto p√ļblico, el 13 de agosto de 1957, el aniversario 31 del l√≠der Fidel Castro, y esa tarde los hermanos Luis y Sergio Sa√≠z Montes de Oca se aprestaron a cumplir la misi√≥n tras despedirse de su madre Esther, maestra de primaria a quien le dijeron: ‚ÄúNo temas, alg√ļn d√≠a te sentir√°s orgullosa de nosotros‚ÄĚ.

Ellos eran dirigentes del Movimiento 26 de Julio en la localidad pinare√Īa y se dirigieron al otrora cine Martha, en el centro del pueblo, donde pensaban realizar una acci√≥n de propaganda. Sergio se encontraba justo frente a la taquilla cuando un soldado se le encim√≥ e intent√≥ registrarlo con violencia, a lo cual se neg√≥ el joven, por lo que el esbirro trat√≥ de pegarle y fue cuando Luis intent√≥ defenderlo y exigi√≥ al agente que lo dejara, al tiempo que avanzaba, pero lo fulmin√≥ un disparo del militar.

Entonces Sergio, desde el suelo, al verlo caer, se abri√≥ la camisa y grit√≥: ‚ÄúAsesino, has matado a mi hermano, hazlo conmigo tambi√©n‚ÄĚ. El soldado apret√≥ el gatillo y le atraves√≥ el pecho.

‚ÄúCuerpos que yacen dormidos/ abrazados al cemento/ de una calle y una estrella‚Ķ‚ÄĚ, hab√≠a escrito Sergio en un poema, como anticipando la jornada de la heroica muerte de los dos.

Los asesinatos conmocionaron al pueblo y a toda la regi√≥n. Al respecto recuerda el intelectual Abel Prieto, quien conoci√≥ en su ni√Īez al adolescente Sergio Sa√≠z por ser alumno de su padre: ‚ÄúHab√≠a ca√≠do un pesado manto de angustia y horror sobre todo Pinar del R√≠o. Mi madre lloraba. Mi padre repet√≠a una y otra vez que andaban desarmados (‚Ķ), fue un golpe feroz, ciego, inconcebible, que luego fui comprendiendo poco a poco‚ÄĚ.

Por encima de diferencias sociales, el pueblo de San Juan y Mart√≠nez se mostr√≥ solidario con el padre de los combatientes, Luis Sa√≠z Delgado, juez del pueblo quien administraba la justicia desde hac√≠a muchos a√Īos con honradez proverbial que le gan√≥ el respeto de todos, a pesar de la dif√≠cil √©poca en que le toc√≥ ejercer su profesi√≥n.

Igual aliento recibi√≥ la madre, Esther Montes de Oca Dom√≠nguez, maestra de las primeras graduaciones de la rep√ļblica, quien al final de su vida con m√°s de 100 a√Īos recordaba con lucidez c√≥mo inici√≥ su primer curso trabajando en la construcci√≥n de la humilde escuelita en el campo y las clases que imparti√≥ sobre el legado de Jos√© Mart√≠, Antonio Maceo y M√°ximo G√≥mez, que cimentaron el sentimiento patrio de generaciones de cubanos.

La temprana vocaci√≥n revolucionaria de los Sa√≠z tiene mucho que ver con la formaci√≥n y el ejemplo que recibieron desde la infancia. Luis, el hijo mayor de 18 a√Īos, form√≥ parte del Directorio Revolucionario en La Habana, ciudad a la cual se traslad√≥ para iniciar una carrera universitaria, interrumpida por el cierre del plantel por la dictadura, no obstante el tiempo le alcanz√≥ para incorporarse a la lucha junto a Jos√© Antonio Echeverr√≠a y Fructuoso Rodr√≠guez.

Al volver al pueblo natal ya era un convencido luchador clandestino y fue nombrado Coordinador Municipal del 26 de julio. Mientras, Sergio, un a√Īo menor, ten√≠a una trayectoria similar iniciada en la segunda ense√Īanza y desde entonces participaba junto a su hermano en todas las actividades conspirativas y se convirti√≥ posiblemente en el responsable de Acci√≥n y Sabotaje m√°s joven en ese entonces en el pa√≠s.

Ellos visitaron en uni√≥n de sus progenitores los Estados Unidos, escrib√≠an literatura pol√≠tica, eran estudiosos de la obra de Jos√© Mart√≠, de la historia universal y la filosof√≠a, conoc√≠an las ideas de Carlos Marx, al que Sergio le dedic√≥ un poema, en el que dec√≠a: ‚Äú‚Ķ el mudo escalpelo de tu doctrina, / hace temblar en vibraciones / el duro templo de la explotaci√≥n…‚ÄĚ

Ambos fueron alumnos destacados en la escuela primaria Jos√© de la Luz y Caballero, en la que se distinguieron por su vocaci√≥n √©tica para oponerse a la injusticia y a su vez iniciaron una temprana inclinaci√≥n a la poes√≠a, la m√ļsica, el teatro, escribieron art√≠culos, cuentos y ensayos en los que sobresalieron por una insaciable sed de conocimientos sobre las tendencias pol√≠ticas y procesos hist√≥ricos de la √©poca.

En la papeler√≠a de los hermanos se encuentran an√°lisis y denuncias sobre la discriminaci√≥n racial en Cuba, el papel de la ense√Īanza en la formaci√≥n de valores revolucionarios y sobre la necesidad de hacer una Revoluci√≥n social, que asombra por la profundidad de las ideas escritas por estos casi adolescentes combatientes clandestinos.

Poco antes de caer asesinados hab√≠an escrito el texto ¬ŅPor qu√© Luchamos?, considerado el testamento pol√≠tico de ambos, en el que afirmaron: ¬ę(…) No tenemos m√°s que nuestras vidas, avaladas con la honradez de su pensamiento justo y una obra inmensa que realizar y como ofrenda de devoci√≥n y desprendimiento las hemos depositado en los brazos de la Revoluci√≥n Cubana -justa, grande, renovadora, honrada, socialista-, sin m√°s esperanzas que ver cumplidos estos sue√Īos¬Ľ.

El legado y ejemplo de estos revolucionarios se encuentra en buenas manos en la organizaci√≥n que agrupa a la joven vanguardia intelectual cubana, la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, fundada en octubre de 1986 y que contin√ļa la obra que dejaron inconclusa aquellos extraordinarios seres humanos.


Los hermanos Saíz no murieron aquel 13 de agosto

Aquel 13 de agosto de 1957, a pesar de las balas y la partida física, los revolucionarios Sergio y Luis Saíz Montes de Oca no murieron.

Lejos estaba de imaginar la dictadura de Fulgencio Batista que aquellos adolescentes, ultimados en su natal San Juan y Mart√≠nez, pasar√≠an a la inmortalidad y 66 a√Īos despu√©s continuar√≠an en los corazones de los cubanos.

La madurez pol√≠tica de los hermanos era tal que so√Īaron con una Revoluci√≥n justa, renovadora, honrada y socialista, como consta en lo que constituye su testamento pol√≠tico, el documento Por qu√© luchamos.

Idearon el camino que deb√≠a seguir la¬†¬† Revoluci√≥n, que abarcaba aspectos como el rol de la ense√Īanza en la formaci√≥n de valores.

Crearon las cátedras martianas, planearon incluso la universidad obrera Julio Antonio Mella, que llegaría a los habitantes de pueblos del campo; pero esos anhelos se verían materializados a partir de la victoria del primero de enero de 1959.  

Sergio y Luis Saíz dejaron una huella innegable en la mayor de las Antillas por su quehacer político, y su legado va más allá.

Fueron j√≥venes que desde peque√Īos empezaron a escribir poemas y cuentos, inclinaciones art√≠sticas que resultan desconocidas por no pocas personas.

Actualmente, instituciones como la Asociación Hermanos Saíz, la casa museo enclavada en San Juan y Martínez, la Universidad de Pinar del Río y Ediciones Loynaz de una forma u otra contribuyen al acercamiento de la población al quehacer de los dos revolucionarios.

Por ejemplo, cada a√Īo la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z les rinde tributo mediante la jornada 13 de Agosto, que este domingo llega a su fin y ha puesto varias manifestaciones del arte al alcance de diferentes p√ļblicos.

Asimismo, al decir de Roberto Isbel Morej√≥n, vicerrector de la casa de altos estudios pinare√Īa, desde el ingreso de los estudiantes a ese centro comienza su acercamiento a la vida y obra de ambos revolucionarios, incluso elaboran un calendario de visitas a la casa museo de los Hermanos Sa√≠z.

Pero para el profesor universitario Luis Figueroa Pagés, miembro de la Uneac, Maestro de Juventudes de la Asociación Hermanos Saíz y estudioso de la obra de los dos jóvenes, es necesario crear una institución puramente dedicada a la investigación y el estudio de la vida y obra de Sergio y Luis.

Porque los hermanos Saíz trascienden las fronteras geográficas de Pinar del Río y desde hace décadas constituyen símbolo para toda Cuba.

El homenaje eterno

Las principales autoridades políticas y gubernamentales de Pinar del Río, encabezadas por la integrante del Comité Central y primera secretaria del Partido Yamile Ramos Cordero, junto a estudiantes universitarios rindieron tributo de recordación a los hermanos Luis y Sergio Saíz Montes de Oca en el Aniversario 66 de su asesinato a manos de la dictadura batistiana.

Ante el monumento que perpet√ļa su memoria, en √°reas aleda√Īas a la casa de altos estudios que lleva su nombre, fue depositada una ofrenda floral en nombre del pueblo de las m√°s occidental provincia de Cuba.

En el sure√Īo municipio de San Juan y Mart√≠nez, cuna de los j√≥venes revolucionarios, tambi√©n se rindi√≥ homenaje a quienes ofrendaron sus j√≥venes vidas a la Revoluci√≥n.


¬ęLa Asociaci√≥n nuestra yo la venero¬Ľ

Nuestra. As√≠ siente la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z quien hace un buen tiempo sobrepas√≥ los 35 a√Īos de edad, pero mantiene vivos los recuerdos de aquellos momentos fundacionales de los que fue protagonista. Luis Alberto Figueroa Pag√©s, o simplemente el profesor Figueroa, confiesa haber vivido desde el a√Īo 1974 alrededor de lo que fuera la Brigada Hermanos Sa√≠z, una de las semillas de las que germin√≥, en 1986, la actual organizaci√≥n de los j√≥venes escritores y artistas cubanos.

Poeta, escritor, historiador, pintor, profesor universitario… Figueroa siempre ha estado cerca de las nuevas generaciones de creadores y a ellos ha dedicado el estudio profundo de la vida y obra de los Hermanos Saíz Montes de Oca, los artistas mártires en cuyo espíritu se inspira la AHS. 

Como parte de las celebraciones por el aniversario 35 de la organizaci√≥n, el artista y pedagogo pinare√Īo recibi√≥ el Premio Maestro de Juventudes, galard√≥n que recompensa toda una vida consagrada ‚ÄĒdesde la creaci√≥n y la ense√Īanza‚ÄĒ al desarrollo cultural de su tierra.

‚ÄúEs un reconocimiento muy bienvenido por mi parte, no lo esperaba ya en este momento, pero me ha llegado en un lugar y en una historia muy consecuente y yo lo acepto extraordinariamente bien. Es algo que me hace sentir, al fin, al nivel de lo que realmente yo le he dedicado tanto tiempo, porque la Asociaci√≥n nuestra yo la venero, siempre la he querido; fui fundador de su ra√≠z, la Brigada Hermanos Sa√≠z. Para m√≠ es un agradecimiento muy grande a mi persona, a mi trabajo y es tambi√©n una significaci√≥n extraordinaria. He sabido que ese galard√≥n solamente lo ostentan otras tres personalidades de la cultura pinare√Īa, tres personalidades que yo tambi√©n he amado mucho tiempo: Nersys Felipe, Pedro Pablo Oliva y Esther, esa gran madre de Sergio y Luis Sa√≠z Montes de Oca. Ahora soy yo el cuarto en la lista, para m√≠ eso es algo extraordinario‚ÄĚ.

Recientemente le escuch√© decir que usted se considera ante todo un pedagogo de la cultura. ¬ŅPor qu√©?

‚ÄúImag√≠nate, en el a√Īo 1966 me vinculo al movimiento cultural al salir de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, espec√≠ficamente al movimiento de talleres literarios que hab√≠an conformado figuras important√≠simas de la cultura pinare√Īa como lo eran Aldo Mart√≠nez Malo, Jos√© Alberto Lezcano, entre otros. Ya en el a√Īo 1971 yo empec√© a dar clases, pues me hab√≠a preparado como Instructor de Arte en la especialidad de Historia del Arte, son ya cincuenta a√Īos desde entonces. Siempre he vivido absorto de la docencia, cuando no es en un taller literario es en un cineclub, cuando no es en una actividad comunitaria en una zona rural, es en un centro de trabajo o en las aulas de nuestra universidad que tiene el nombre de Sergio y Luis Sa√≠z Montes de Oca‚ÄĚ.

¬ŅQu√© circunstancias le acercaron a la obra y el pensamiento de los Hermanos Sa√≠z?

‚ÄúLa primera de todas fue haberme vinculado a ese movimiento cultural y empezar a trabajar en la direcci√≥n de cultura como asesor literario. Desde finales de los a√Īos 60 ya ven√≠a floreciendo una idea entre Lezcano, Aldo, Luis Gonz√°lez, yo, los Mart√≠nez Malo‚Ķ de crear aquellos homenajes a los Hermanos Sa√≠z que comenzamos en San Juan y Mart√≠nez. Recuerdo que en el a√Īo 1970 hicimos el primero, en medio de la ‚Äúzafra de los diez millones‚ÄĚ, entonces √©ramos un grupo peque√Īo de gente, ya en el 71 fue un evento extraordinario y en el 72 se convirti√≥ en un evento de car√°cter nacional. All√≠ se nos apareci√≥ incluso un grupo de muchachos de otros pa√≠ses. Luego hay un impulso que me da un amigo, Reinaldo L√≥pez Medina, que era muy amante de la historia.

‚Äú√Čl me ayud√≥ a conformar el primer libro de la vida de los Hermanos Sa√≠z, que lo hicimos un colectivo de autores que trabajamos mucho consultando manuscritos, estudiando‚Ķ Por ah√≠ arranc√≥ todo, de ah√≠ ha seguido todo: buscando, investigando, leyendo, escribiendo, promoviendo porque realmente Luis y Sergio Sa√≠z Montes de Oca no eran conocidos en todo el pa√≠s‚ÄĚ.

A prop√≥sito, ¬Ņconsidera que actualmente la obra y el pensamiento de los Hermanos Sa√≠z son suficientemente estudiados y divulgados en el pa√≠s?

‚ÄúNo, no lo creo. El esfuerzo que hemos hecho es inmenso, no hablo solo del m√≠o sino del de mucha gente, sobre todo en Pinar del R√≠o, que s√≠ cuenta ya con un sedimento cultural alrededor de Sergio y Luis Sa√≠z Montes de Oca. Creo que no se ha estudiado mucho su pensamiento, se conoce m√°s el hecho martirol√≥gico de Luis y Sergio que su propio pensamiento. Hoy en d√≠a creo que s√≠ es algo valioso que la propia Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z est√° involucr√°ndose m√°s en la historia de estos dos j√≥venes y creo que los van a reconocer mucho m√°s y se van a identificar mucho m√°s con la personalidad de estos dos j√≥venes‚ÄĚ.

Como resultado de su estudio de la vida y obra de los Hermanos Sa√≠z, public√≥ hace algunos a√Īos el texto Cuerpos que yacen dormidos y, recientemente, fue presentado en La Habana Juventudes. ¬ŅEste nuevo t√≠tulo es una continuidad del anterior?

‚ÄúHay parte de Cuerpos que yacen dormidos. Todos los documentos pol√≠ticos, escritos por Luis y Sergio Sa√≠z Montes de Oca est√°n compilados en ese ejemplar. Le hemos agregado algunos otros documentos, m√°s peque√Īos, menos significativos pero importantes en el orden pol√≠tico de estos hermanos. Y le agregamos algo que es interesant√≠simo y que a m√≠ me ha costado mucho trabajo, que es buscar dentro de todos los libros que todav√≠a est√°n vigentes en la biblioteca nuestra de la Universidad de Pinar del R√≠o y en la propia Casa Museo de Luis y Sergio, aquellos textos que ellos manosearon, que ellos acotaron, que ellos escribieron. Hay notas ah√≠ interesant√≠simas, de una literatura muy de vanguardia de la √©poca de ellos y creo que el libro va a ser muy significativo para la Asociaci√≥n porque es un puente que se est√° tendiendo con la obra de estos dos j√≥venes. El pr√≥logo es de Abel Prieto Jim√©nez y sale publicado por la editorial Sed de belleza‚ÄĚ.

¬ŅEn qu√© otros proyectos se ha enrolado en los √ļltimos tiempos como estudioso de la obra de los Hermanos Sa√≠z?

“Estoy encaprichado en varias cosas: estoy ampliando el libro de Cuerpos que yacen dormidos, agregándole algunos documentos y resultados de las nuevas investigaciones que hemos hecho; estoy terminando un libro que le quiero llamar Las primeras iniciales, sobre la fundación de la Brigada Hermanos Saíz en todo el país y en especial en nuestra provincia, esa fue la base para la fundación de la Asociación tiempo después; y hay un proyecto que todavía estamos estudiando: hacer la película de los Hermanos Saíz Montes de Oca, son dos personalidades que no deben escapársele al cine cubano.

Usted que ha visto la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z fundarse, crecer, llegar al 35 aniversario, ¬Ņcu√°les cree que sean ahora los desaf√≠os de la organizaci√≥n?

Creo que el primer desaf√≠o que tiene la organizaci√≥n es ser realmente una base para el desarrollo cultural de nuestro pa√≠s, necesitamos mucho que los j√≥venes participen en el desarrollo cultural, que cambien, que transformen el ambiente social en el que nos estamos moviendo, que participen en la vida social y pol√≠tica de nuestro pa√≠s y la Asociaci√≥n puede contribuir much√≠simo con eso, partiendo incluso de los fundamentos que nos ha dado Fidel al decir que la cultura es escudo y espada de nuestro pa√≠s. Creo que esa vanguardia de los j√≥venes ‚ÄĒque se est√° luciendo √ļltimamente‚ÄĒ tiene que ayudar, participar, contribuir, estar metida en el hoyo m√°s profundo de los problemas que estamos teniendo en Cuba. El m√°s grande desaf√≠o es ese: la participaci√≥n social de la fuerza creativa de la organizaci√≥n.