Identidad


Entrevista #5: La verdad como un estado mental

(una conversación con la actriz Lisandra Hechavarría Hurtado)

Santiago de Cuba posee un sinf√≠n de nombres que participan con honor en la historia del teatro cubano. Nombres que trascienden la geograf√≠a y las desventajas sociales que pudieran prevalecer ante el desarrollo del arte teatral. Los actores, dramaturgos, directores y dem√°s hombres y mujeres de la escena, hacen de esta urbe su principal motivaci√≥n. Una ciudad llena de conflictos, colores, sonidos y energ√≠a caribe√Īa, que dota a la creaci√≥n art√≠stica de cierta singularidad. ¬†¬†¬†

Las artes escénicas en la ciudad forman parte del pentagrama cultural de los individuos que permanecemos en ella. Santiago de Cuba es una ciudad teatral. De ahí que muchos jóvenes se encuentren con el escenario y el hecho escénico desde distintas circunstancias. Al conversar con la actriz Lisandra Hechavarría Hurtado, quien es miembro del Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA, pude percibir misticismo en su encuentro con el teatro. Lisandra posee, a pesar de su juventud, una amplia experiencia de trabajo. Se graduó de la academia de actuación José Joaquín Tejada y de la Universidad de las Artes ISA, en su filial santiaguera. Para ella el teatro es una hermosa muestra de filantropía.       

¬ŅPor qu√© el teatro?

No tuve alternativa, el teatro me eligió y no a la inversa.

A los 14 a√Īos lo ten√≠a s√ļper claro que iba a ser m√ļsico, estudiaba en la escuela de arte Jos√© Mar√≠a Heredia y Heredia, en la especialidad de direcci√≥n coral. Una ma√Īana llego un claustro de profesores actores y directores de teatro captando talentos, y yo que entonces era el doble de entusiasta que ahora, me presente.

Una vez en la academia de actuación me percaté que había llegado a un lugar perfecto. Era una sensación liberadora, al estar allí siendo juzgada y observada sobre la escen, se resolvían de un tajo todos los problemas existenciales de mi adolescencia. En fin, el teatro me puso la trampa y me convirtió en una buscadora incansable por conquistar la belleza. Así comprendí que el teatro es una de las más hermosas muestras de filantropía.

En el arte, los viajes por lo regular son o muy cortos o infinitos. En ninguno de los casos, el trayecto se hace solo ni sin referentes. ¬ŅQui√©nes han sido los maestros en tus viajes?

Bueno, tuve los mejores maestros que un estudiante de teatro en Santiago de Cuba pod√≠a tener en esos a√Īos. Nora Hamze Guilart, Rogelio Meneses, Elena Yanes, Jorge Socarras Linares, Odalis Ferrer, y en estos √ļltimos a√Īos a Alina Narciso, directora de teatro italiana quien me ha ayudado a descubrir cu√°les son mis capacidades como actriz y a fortalecerlas. Debo decir algo con respecto a mis maestros y es que agradezco la formaci√≥n que me han dado desde su experiencia, pero sobre todo, agradezco cuanto han aportado a mi crecimiento personal.

Los referentes que llegan a partir de nuestros maestros son motivaci√≥n para encontrar otros. As√≠ el viaje va obteniendo nuevos significados y resoluciones. En tu caso, ¬Ņcu√°les son esos referentes art√≠sticos?

Lo primero es la escuela de actuaci√≥n inglesa. Pero tambi√©n Led Zeppelin, la m√ļsica de los 70 y los 80, la filosof√≠a cl√°sica alemana, mujeres como Frida Kahlo, Marina Abramovińá, Pina Bausch, Merlyn Street, Marie Curie, Nina Simone , Areta Franklin, Janis Joplin, el cine italiano de los a√Īos cincuenta, Vivaldi, Rembrandt, Vincent van Gogh, Leonardo da Vinci, Miguel √Āngel, Salvador Dal√≠, entre muchos otros.

Haz recorrido distintos grupos o proyectos teatrales. ¬ŅQu√© te has llevado de cada grupo?

Le debo mi formaci√≥n actoral al grupo ‚ÄúGestus‚ÄĚ, en ese colectivo conoc√≠ los elementos t√©cnicos b√°sicos que un actor profesional necesita. All√≠ aprend√≠ a dominar la importancia de observar y lo necesario que es para un artista observarse a s√≠ mismo, as√≠ como dialogar con diversas t√©cnicas a fin de conformar una t√©cnica propia. Esto √ļltimo fue lo que me conllev√≥ a abandonar en un momento dado a la compa√Ī√≠a, la necesidad de otras t√©cnicas y conceptos sobre el teatro. Adem√°s de que despu√©s de un tiempo la creaci√≥n all√≠ se hab√≠a paralazado.

Luego llegu√© a la compa√Ī√≠a ‚ÄúA dos manos‚ÄĚ, donde tendr√≠a una estad√≠a bastante corta, fue como una parada en el camino. ‚ÄúA dos Manos‚ÄĚ tiene en su poder uno de los grandes tesoros del teatro santiaguero: el maestro Dagoberto Gainza. Con √©l es muy simple hablar de teatro y guarda un caudal de conocimiento riqu√≠simo. Dagoberto fue el mayor regalo que me llev√© en mi corta traves√≠a por este grupo. Debo admitir que mi viaje por all√≠ tambi√©n me sirvi√≥ para constatar una problem√°tica del teatro santiaguero y es la permanente contradicci√≥n generacional. Hay una generaci√≥n que concibe el teatro como un espacio inmutable y no est√° dispuesta a salirse de su zona de confort. A ellos les interesa el di√°logo con las antiguas concepciones del teatro y no les importa correr riesgos, ni experimentar. Por otro lado, hay una generaci√≥n que grita por un teatro nuevo, contempor√°neo y con el cual pueden identificarse y comunicarse.

Tambi√©n est√° la experiencia con Alina Narciso y su compa√Ī√≠a Metec Allegre, para quien el tiempo alcanza solo para trabajar. Mi historia con Alina y su compa√Ī√≠a italiana que desde hace a√Īos viene teniendo encuentros culturales con Cuba y de la cual formo parte desde hace m√°s de 10 a√Īos, es realmente fundamental para m√≠. Con ella es que comienzo a sentar las bases de lo que hoy entiendo como teatro. Con el tiempo y en mi transcurrir por Metec Alegre, mi realidad comenz√≥ a adulterarse. Una realidad inexacta y cada vez m√°s compleja de representar. Adquir√≠ un discurso propio y consciente, lo cual me conllev√≥ a una gran responsabilidad.

Una de las compa√Ī√≠as que ha sido una sorpresa para m√≠ es el Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA Caja Negra. Lo primero que me sucede al entrar a esta compa√Ī√≠, es que me encuentro con un grupo de inadaptados como yo. Gente inconforme e inquieta. La primera vez que me sub√≠ al escenario del GEE LA CAJA NEGRA me percat√© que estaba frente a un espacio de interacci√≥n con todo tipo de propuestas culturales: sin tab√ļes ni etiquetas, libre creaci√≥n, permisi√≥n de c√≥digos foraneos, procesos √≠ntimos, y en los √ļltimos tiempos se ha vuelto una interrogante para nosotros la b√ļsqueda de la identidad.

Otro asunto de inter√©s en el ejercicio del GEE LA CAJA NEGRA es el trabajo del actor. El actor del GEE LA CAJA NEGRA no es el actor que se deshumaniza haciendo uso de la m√°scara para actuar, por el contrario, es el actor que se desprende de todo artificio mostrando su humanidad hasta volverse vulnerable. Es un teatro que explota no solo las fortalezas del actor sino tambi√©n sus debilidades. De este grupo me llevar√© la verdad como √ļnico precepto a la hora de hacer arte. La verdad como precepto √©tico y art√≠stico, la verdad como un estado mental.

¬ŅC√≥mo ha cambiado tu noci√≥n de lo que entend√≠as como teatro y lo que hoy pr√°cticas y asumes?

Imagínate que antes veía el teatro como una pasarela donde me subía a pavonearme sin analizar las cosas ni medir las consecuencias. Era muy chica cuando comencé y no tenía ni la madurez ni la información para comprender las cosas. Para asumir la existencia de un teatro comprometido, culto, revolucionario, educativo, crítico y necesario. Tuve que pasar incluso por dos procesos de metamorfosis, el primero con Metec Alegre, y el segundo con GEE LA CAJA NEGRA. El teatro me cambió para que yo pudiera luego comprender la responsabilidad del oficio. Así descubrí su poder y el mío, así me comprometí.


Capítulo #14: El color cubano II (+Fotografías)

Apuntes sobre la obra fotográfica de Rubén Aja Garí

 

IV

Los desafíos contemporáneos para un fotógrafo transitan por definir un sistema de significación que demande un lenguaje desarmador por medio de la crítica. Ante la cámara el acontecimiento es por sí mismo problemático y problematizante. En esa ruptura que producen las lógicas miradas introspectivas del fotógrafo, hay una poética de la verdad, donde no se busca eludir la realidad sino presentarla. 

El paisaje de la propaganda política de la nación cubana posee distintos tipos de lecturas. Los carteles, letreros e imágenes están condicionados por el contexto y la transformación constante de los elementos intervenidos para establecer el discurso. En esa multiplicidad de significados que aparecen tras el paso del tiempo, o la errada selección de espacios y conexiones simbólicas en la imagen propagandista, Rubén ha encontrado un lenguaje que también habla de nuestra identidad y civismo. 

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

La imagen de fondo permite que el fotógrafo construya un lenguaje urbano que contextualiza, lo que a primera vista parece evitar lo político.

¬ŅEs Rub√©n Aja un artista pol√≠tico?

Todo arte (el verdadero), es político.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

Los proyectos ut√≥picos de los hombres se sustentan en lo pol√≠tico como como eje centrar de su manifestaci√≥n. La foto de la ni√Īa que pasa frente a la bandera, es una excavaci√≥n en fragmentos emblem√°ticos de la imagen de Cuba. En esa voluntad por describir la realidad circundante y cambiarla mediante el arte, la fotograf√≠a de Rub√©n se resiste a la sola clasificaci√≥n y evaluaci√≥n de sus temas. Procura de manera consciente desafiar y subvertir la realidad desde los propios elementos que la integran.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

El tratamiento de los símbolos captados por Aja es menos aleatorio de lo que se pudiera ver en la obra de otros fotógrafos. Ironiza con los símbolos y permite democratizar su empleo, trasformando la historia en una mera acumulación de extravagancias.

El descontento con la realidad en la sociedad moderna suele expresarse con violencia. Digamos que el fotógrafo es más persuasivo en el anhelo de reproducir este mundo. Que encuentra belleza en todos los elementos que existen ante su ojo. Al contrario de la vida, la fotografía consiste en detalles significativos iluminados por el destello de la cámara. La mirada ultradinámica de la fotografía sobre un objeto complace al espectador creándole falsas sensaciones. Como si sólo por mirar la realidad en la forma de un objeto, la fotografía fuera de veras real, es decir, surreal. Una característica que invade la experiencia del expectante y condiciona su mirada.

En esa disyuntiva pudiera parecer m√°s f√°cil crear significados a partir de arquetipos pol√≠ticos o publicitarios. Pero esos significantes son dispositivos de la realidad misma de los hombres y funcionan fuera del arte para marcar l√≠neas de comportamientos. El artista debe llegar a ellos y desenmascararlos. Hacer de un lugar com√ļn y violento una imagen po√©tica. Un signo de la belleza aun en la miseria material del hombre.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

V

La ambivalencia como acci√≥n art√≠stica que es la fotograf√≠a no ha impedido que Rub√©n encuentre las historias que necesita contar. Aquella que re√ļnen a los individuos con sus posesiones, sus miserias, angustias y sus deseos.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

En medio de la catástrofe el fotógrafo pone la mira sobre el sujeto. Nos muestra cómo definir la naturaleza de las cosas. Un cuerpo camina entre las aguas y carga todo lo que le queda, y tras la imagen el riesgo del artista que llegó hasta la tormenta e hizo la foto.

La imagen muestra al hombre bajo circunstancias que lo superan. El mar es una figura de poder, que en esta ocasión profana el reino de un hombre derrotado. Una similitud pudiéramos encontrar en la siguiente imagen, donde la bandera de la nación ondea rota en su hasta frente al poderoso mar.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

El fotógrafo hace un paralelismo entre el poder del mar y toda una nación. Son muchos los significados que pudiéramos encontrar en una fotografía tan contundente como esta. Aquí lo casual, lo probable y lo posible entran en el juego. Las dos fotos terminan por mostrarnos una síntesis de la investigación del fotógrafo: el hombre, el símbolo y las circunstancias dadas de ambos. Todo esto referenciado en el contexto social y cultural cubano.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

Algunos pudieran hablar del car√°cter social de la obra de Rub√©n Aja Gar√≠, un componente siempre perceptible en su b√ļsqueda. La narrativa de sus fotos tiene como eje esencial a la gente. El artista se empe√Īa en no transitar por una visi√≥n pop, vulgar o kitsch. Se concentra en fragmentos, desechos y rarezas de la cotidianeidad, sin excluir nada. Esta naturalizaci√≥n de los prop√≥sitos pr√°cticos y simb√≥licos de la existencia humana, pone en valor la pluralidad de situaciones captadas por su lente.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

VI

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

Otra área de exploración de Aja ha sido la naturaleza como imagen no subvertida por el accionar del hombre. Estas imágenes captadas en el mundo natural, poseen otros riegos que resaltan al interés casual de un amateur. Todas las fotografías de Rubén nacen de sus temas nominales, y configuran un corpus identitario que no renuncia a su coherencia estilística. Algo que podemos apreciar en su serie Verdades esenciales.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

La b√ļsqueda de la belleza desde la selecci√≥n sublime del sujeto/objeto muestran como resultado las im√°genes anteriores. Su predilecci√≥n por los peque√Īos instantes y la b√ļsqueda de la perfecci√≥n del mundo componen un territorio que se muestra a trav√©s de atributos muy singulares: flores, p√°jaros.¬†

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

Hay en estas fotograf√≠as una intenci√≥n por capturar lo incapturable. Por mostrarle al ojo humano aquello que no podr√≠an ver sin la c√°mara de por medio. Aquello que no es perceptible a simple vista por condiciones biol√≥gicas. Un zunz√ļn captado en pleno vuelo y mostrado en una imagen fija es una resoluci√≥n imposible para la vista humana.

Rubén se desplaza entre distintos márgenes de la realidad inmediata para recordarnos todo lo que nos rodea. Todo lo que nos hace seres complejos y dichosos.        

VII

Las relaciones que ofrecen las imágenes entre sí permite la interpretación de la realidad a través de ellas. De hecho, la importancia de las imágenes radica en que son un medio para incorporar acontecimientos a nuestra experiencia. Saberes que son suministrados a quien observa la foto, tras su vivencia. Ese material que llega a nuestro cerebro (personas, cosas y acontecimientos) que por lo general penetran inadvertidamente, a través de la gestus de fotógrafo concluye en acción emotiva y referencial.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

La fotograf√≠a de Rub√©n Aja Gar√≠ con el pasar del tiempo ha adquirido un sentido cr√≠tico m√°s profundo. Uno que requiere otros niveles de percepci√≥n ante las b√ļsquedas complejas con que aborda la realidad.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

Tras la percepci√≥n mermada de la vida contempor√°nea, Aja busca una transfusi√≥n para desdoblarse en nuevas experiencias creativas y motivacionales. Su versi√≥n de nuestra existencia es una b√ļsqueda constante de la movilidad. Su obra es una pr√°ctica a prueba de crisis en un conflicto mediado por la luz.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

Capítulo # 14: El color cubano I (+ Fotografías)

Apuntes sobre la obra fotográfica de Rubén Aja Garí

 

I

Un fotógrafo es un poeta. Uno que traduce en imágenes las variedades posibles de la existencia. Su límite está en su ojo tras el lente. Captar la realidad y redescubrirla desde la particular perspectiva del ser fotógrafo, es un acto poético. Gran parte de la historia de los hombres está construida desde la documentación fotográfica de distintos sucesos. De ahí la responsabilidad adicional del ser fotógrafo, su habilidad no es solo la de manejar un artefacto que registra el tiempo mediante la luz. Su responsabilidad es la documentación poética del mundo tanto en la construcción humana como en la creación total de la naturaleza.

La fotografía (hace mucho) dejó de ser un acto pasivo en esa documentación, dejó de captar solo el exterior del sujeto/objeto para además captar el mundo interior de los hombres. Las ideas empezaron a encontrar otra manera de ser expresadas. Algo que la pintura ya había incorporado con anterioridad y que a la vez, la hacía parecer más necesaria. La fotografía entonces, se convierte en un dispositivo artístico (más) cuya fuerza discursiva supera el concepto de los hechos documentados. Introduce en su semiología la crítica de la comprensibilidad del mundo y el activismo, como herramientas a las luchas sociales e individuales del hombre.      

La fotografía como investigación artística busca la significancia e insignificancia del ser. Esta exploración va desde la conceptual hasta lo popular. El fotógrafo nos dice: esto hay que mirarlo, esto es poesía. Así construye un ojo colectivo, una ética de la imagen y una visión disruptiva. El impacto emocional tras la contemplación de una obra fotográfica deviene en experiencia estética del individuo.

II

Uno de esos poetas de la imagen fija, el cual he tenido la oportunidad de conocer es Rub√©n Aja Gar√≠ (Santiago de Cuba, 1979). Rub√©n entiende la fotograf√≠a desde la responsabilidad po√©tica de un creador. Su obra posee un car√°cter vivencial, un registro de su presencia en determinados sucesos. Hay fot√≥grafos que van tras la imagen, pero en el caso de Rub√©n, la imagen anda con √©l todo el tiempo. √Čl juega con la luz, interpreta y luego aparece la foto. Nos dice que esa imagen trasciende al propio suceso (del que ha sido part√≠cipe). Nos habla de la multiplicidad de la vida y sus distintos estados. Nos descubre.¬†

No es mi intenci√≥n hacer una s√≠ntesis curricular de un hombre que se mueve en tantos caminos del arte y la cultura dentro y fuera de su ciudad. Quiero hablar de su obra fotogr√°fica, que a mi entender es su b√ļsqueda m√°s genuina.

Durante la √ļltima d√©cada (2010-2020), (a mi criterio) es Rub√©n Aja Gar√≠, el fot√≥grafo santiaguero m√°s importante. No se trata esto de una competencia entre Aja y los dem√°s creadores de la urbe, ni siquiera de desmeritar los procesos creativos, publicitarios, expositivos y simb√≥licos de otros grandes maestros del lente. Tampoco es un acercamiento para anular la nueva camada de fot√≥grafos de la ciudad, para algunos de los cuales ya he dedicado tiempo de estudio por la impronta de su obra. Escojo a Rub√©n y me permito no mencionar otros nombres, porque veo en su obra la s√≠ntesis de sus maestros (directos o no) y la s√≠ntesis de sus alumnos (directos o no).

La obra de Rubén Aja Garí se caracteriza por la comprensión inter y transcultural de corte secular de los procesos que lo circundan. La irrealidad de sus imágenes nos hace pensar en los vínculos entre lo humano y lo divino, lo caótico y lo ordenado. Su criterio simbólico está en la imagen sin transgredir, sin introducirles nuevos elementos anacrónicos para crear nuevos significantes. La experiencia estética tras el intercambio con alguna de sus obras, transita por códigos vinculados a la identidad del ser santiaguero y el ser cubano.

En su serie Color cubano, podemos apreciar como el fot√≥grafo juega con lo m√ļltiple y el azar para acceder a otra noci√≥n de sentido. La contraposici√≥n de figuras, que por concepto no deber√≠an estar emparentadas, son enfocadas y mostradas como una sola imagen. Una lectura humana y a la vez imperceptible en medio de la cotidianidad. Pero no debemos subestimar el alcance de nuestro cerebro, esas im√°genes compuestas subyacen en nosotros. Solo se necesita un ojo entrenado y una c√°mara para devolv√©rnoslas cargada de significados. Los artistas suele convertir en arte, im√°genes construidas por quienes no son artistas.

Un ejemplo dentro de la obra de Rub√©n, es cuando pone su lente en Mart√≠. En la imagen el ap√≥stol parece hablarnos, trae una paloma en su brazo mientras la c√ļpula dorada del capitolio aparece detr√°s.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

Ambos símbolos son contrapuestos en el espacio para hablarnos de un tercer elemento: Cuba. Rubén es un martiano de convicción, un mambí del lente, y Cuba (con todas sus extremidades) es el mayor tema de su obra.

Pudi√©ramos agregar otros temas en la investigaci√≥n fotogr√°fica de Rub√©n tales como: la religiosidad, el uso y abuso de la propaganda pol√≠tica, la naturaleza, la documentaci√≥n de las grandes celebraciones culturales y los s√≠mbolos patrios. Pero todos estos temas son transversalizados por su b√ļsqueda constante en definir a Cuba.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

En esta fotografía, la imagen de Cristo crucificado se combina con la bandera de la estrella solitaria, que ondea en un segundo plano. No es casual que busque inspiración en elementos que son trascendentales para la cosmovisión de la identidad cubana.

Busca en la religiosidad las esencias del ser cubano. No solo Cristo, la Virgen de la Caridad del Cobre ha estado componiendo su sistema de imágenes. Su relación con el Santuario del Cobre le ha permitido hacer imágenes inéditas de la madre espiritual de los cubanos. 

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

III

Otro hecho que colorea su fotograf√≠a es su participaci√≥n en la Fiesta del Fuego, cita vital en el rescate del patrimonio inmaterial del Caribe. En este encuentro organizado por la Casa del Caribe, y en el cual Rub√©n tuvo el privilegio de dise√Īar el cartel oficial en el a√Īo 2012, cuando se le dedic√≥ al caribe colombiano, el fot√≥grafo ha encontrado un car√°cter antropol√≥gico en su imagen.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

La herencia de nuestra identidad vista en los elementos de algunos líderes religiosos. Instrumentos que llevan implícito el recorrido de nuestra sangre. Una silla donde debe sentarse el más sabio de la tribu. Allí debe colocarse nuestro ojo civilizado y globalizado.

¬ŅPor qu√© la imagen de los elementos divinos de un hombre debe ser admirada? ¬ŅQu√© deber√≠a decirnos/mostrarnos esa imagen?

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

El lugar donde se consulta el espíritu, del hombre que aparentemente no tiene nada que ver con ese modelo de vida, es seleccionado. El fotógrafo no quiere que olvidemos que la fe es una construcción humana, pues solo se llega a ella, a través de objetos físicos.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

Los desplazamientos en esta √ļltima imagen son muy profundos. Se trata de una reflexi√≥n que trasciende al devenir de la muerte y la resonancia de nuestra estad√≠a en la vida. El sabio observa al fuego y parece un pasado eterno que nunca abandonar√° el lugar. La silla vac√≠a no es solo la ausencia del sabio, sino de todo lo que un hombre como √©l representa para su comunidad y para la memoria colectiva. El fuego no se apaga pero el anciano ya no est√°.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

En esta imagen el instrumento vuelve a estar solo. No tiene a qui√©n lo utiliza pero s√≠ las marcas de quienes han sido sus due√Īos. ¬ŅGeograf√≠a de la memoria? En ese transcribir de la realidad muy particular de Aja, hay que adicionarle su esfuerzo l√ļcido y a la vez intuitivo por definir las unidades en juego.

El instrumento en soledad pero que al mismo tiempo representa una imagen colectiva incita a una relaci√≥n adquisitiva con el mundo que nutre la percepci√≥n est√©tica y favorece el distanciamiento emocional. Rub√©n preserva abierto los registros que por lo general (a la vista de la cotidianeidad) el tiempo reemplaza constantemente. El tambor en ninguno de los casos representa la m√ļsica como significado af√≠n, sino lo m√ļltiple, el azar, el juego ideal, la memoria y el devenir. Es la puesta en valor de la presencia como un fen√≥meno (absolutamente) plural.¬†

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

Memoria y contramemoria

Apuntes sobre el libro Arte arcaico, del poeta cubano Alex Pausides

Seg√ļn Wallace Stevens, entre las caracter√≠sticas del arte moderno sobresalen la intransigencia ‚ÄĒpor la naturaleza misma de las cosas y con respecto a los l√≠mites‚ÄĒ, la plausibilidad, o sea, que tiene razones para todo, aun la falta de raz√≥n se convierte en raz√≥n; y que es fan√°tico; por ello mismo incapaz, por momentos, para el compromiso.

No veo en el arte arcaico lo contrario, sino la brecha iniciática para llegar al presente o al futuro, al arte moderno. Este es precisamente el propósito fundamental del libro Arte arcaico (ed. Letras Cubanas, 2017), del poeta Alex Pausides: revelar un arte arcaico que muestra los derroteros de su lírica y crecimiento personal, cual fragmentos de noches, infancias y resquicios imperturbables de su memoria.  

Para ello acude, en primer lugar, a la noche (su elogio en la antesala es indicio de su presencia inexorable a lo largo del poemario). Asidos a la larga tradición que tiene la relación noche-espíritu en la lírica cubana y universal, las miradas oblicuas de sus sujetos líricos envuelven en este espacio/tiempo los instantes más significativos de un pasado que si bien pudo ser feliz, por momentos escapa de esa felicidad con el discurso de la contramemoria y los juegos con el desorden formal y el sarcasmo.

Publicado en lap√°gina oficial de facebook de el caim√°n barbudo

El libro se inicia con una primera parte (‚ÄúNoche feraz‚ÄĚ) en la que la mirada impert√©rrita hacia el pasado ostenta, adem√°s, la nostalgia, la lejan√≠a. En el poema hom√≥nimo no existe escamoteo ni desorden ni contradiscurso: la noche cubre todo y llega a ser identidad en los versos finales, cuando simula penetrar el cuerpo y mutilarle incluso hasta el silencio: ‚ÄúAhora la madrugada parece un tren que atraviesa el poema por la espalda/ lo sangra con la grieta que le abre/ que da grima verle la palabra y el doloroso diptongo/ doli√©ndole de ternura y de p√°jaros‚ÄĚ (Pausides, 2017, p. 16).

A este poema inaugural le siguen otros como ‚ÄúRoma de bolsillo‚ÄĚ y ‚ÄúFormas de cruzar‚ÄĚ donde lo l√≠rico se quebranta a partir de experiencias significativas en todo ser humano (vida, muerte, dolor, amistad), marcadas por sinestesias o diversos recursos expresivos como la personificaci√≥n:

ROMA DE BOLSILLO

[…]

El poema es tan largo

se me instala con fusiles en la sorpresa de la mano

y huele a tanta vida

que no quisiera abandonarlo

pero eso sí

a pesar de la amenaza que deja al penetrarme

les digo: cada vez que abran un libro…

[…]

(Pausides, 2017: 20)

FORMAS DE CRUZAR

[…]

Si llamas siempre a alguna puerta

y brindas un sol joven al invierno

te ir√°s contento o tal vez nunca se cierre y no te vayas

el aire tarda en derrumbarla.

Si llamas y preguntas azul por la salud de alguien

sentirás la pregunta riéndose.

Y allí donde estaba la puerta

un rect√°ngulo de silencio

que echa a andar sin detenerse. (Ibídem, p. 24)

A partir de la segunda parte, ‚ÄúDones‚ÄĚ, se va gestando en el poemario un posicionamiento contracultural, una transformaci√≥n discursiva que confronta y desautoriza paradigmas del canon tradicional o cultura dominante, desde el stablishment de cada regi√≥n o locaci√≥n. Tal posicionamiento, incluso desde el t√≠ulo (‚ÄúBuc√≥lica‚ÄĚ, ‚ÄúUt√≥pica‚ÄĚ), abre, mediante sus contenidos, oquedades complejamente significativas en la memoria, el pasado, la infancia. Emerge, as√≠, lo que hemos denominado en otros libros po√©tica de la contramemoria.[1]

BUC√ďLICA

[…]

Cómo pensar en la ri

                                      sa

des

truida

en la pir√°mide del canto desolado en Hiroshima

en la víscera

colgad            a

            a

los

bamb√ļes de luz

sobre un pan de pólvoras

locas

terebrantes danzantes hilarantes

cr√ļor que se derrama

in√ļtil

tr√°gico.

[…]

(Pausides, 2017, pp. 36-37)

Publicado en Letras cubanas/ internet

La contramemoria, en su af√°n por se√Īalar oquedades complejamente significativas en la memoria como la duda, el deseo ‚ÄĒcausantes, adem√°s, del cuestionamiento de la tradici√≥n: ojo sibilante de lo que debe silenciado‚ÄĒ, propone una din√°mica discursiva desde la estructura anaf√≥rica c√≥mo+infinitvos referentes a actitudes idenficatorias humanas (pensar, leer, escuchar, creer), a trav√©s de cuya negaci√≥n advertimos iron√≠a, sarcasmo, cr√≠tica:

BUC√ďLICA

[…]

Cómo pensar en la leche que decapita las gargantas

en el ni√Īo que no despertar√°.

Cómo leer poemas humanos

o escuchar al sordo enorme de bonn en la

tormenta.

C√≥mo creer en la ma√Īana vestida de payaso

vendiendo una sonrisa con el pregón del viento

empujando a la calle un tranvía de saludos

escondiendo en su vientre diez locomotoras de

sollozos.

(Un sinsonte venía a cosechar su canto

y recogió una queja de ojeras escarlatas).

[…]

(Ibídem, p. 37)

En el poema ‚ÄúPoeta en la isla‚ÄĚ, el sujeto l√≠rico refuta, desde la negaci√≥n, la memoria a partir de la contraposici√≥n ayer-hoy. Recuperando la tradici√≥n l√≠rica de la relaci√≥n sujeto-isla y la proyecci√≥n de lo identitario nacional, se acude a la participaci√≥n del yo en el Otro (t√ļ, los otros, etc.) desde la negaci√≥n discursiva; y a partir de las tres √ļltimas estrofas el sujeto l√≠rico anuncia esperanza, vida, ‚Äúfuete jubiloso‚ÄĚ, hasta convertir la memoria individual en parte de lo nacional, tambi√©n personalizado: ‚ÄúAteje lleno de p√°jaros/ bandera m√≠a‚ÄĚ (Ib√≠dem, p. 42):

POETA EN LA ISLA

[…]

Mi voz mi guamo no te acabes.

Huracán ordéname el latir.

Como brizna en el mundo soy.

y por el pecho del hombre y a deg√ľello

va mi corazón cantando la dicha de las islas. (p. 43)

La contramemoria se agrupa, incluso, en el vaciamiento de las grandes cosas, de la riqueza, fuera siempre de lo grandilocuente, de lo perecedero: ‚ÄúMi infancia est√° sin catedrales sin pianos./ Pero mi infancia est√° colmada de gente alegre [‚Ķ] donde est√°n mis ra√≠ces/ de donde est√°n saliendo los frutos dulces‚Ķ‚ÄĚ (p. 56). Aparece signada por una pobreza irradiante que a ratos se vuelca hacia el dolor y el sufrimiento en una tierra ‚Äúcansada de sufrir/ [que] se echa a andar por todos los caminos‚ÄĚ (√ćdem).

Y por √ļltimo, en textos como ‚ÄúCotidianas‚ÄĚ, la contramemoria se torna tr√°nsito de lo com√ļn a lo extraordinario, de lo individual a lo colectivo, de la tristeza a la alegr√≠a, de la vida a la muerte, de la noche al d√≠a y viceversa:

[…]

Pero he aquí que te estremece un sobresalto y dices

y qué si estamos peleados a vida con las cosas

√ļnicamente a muerte con la muerte y hay que amar

y sales a caminar por el pueblo calletriste a ver

qué de nuevo sucede en el parque en el planeta.

Un día saltas de tu cama al mundo

y en medio del salto ves el mundo y cantas.

[…]

(Ibídem, p. 65)

El libro Arte arcaico es un gran paisaje donde la memoria resulta exaltada y superada. El pret√©rito reaparece constantemente no solo como punto de partida, sino como apoyo para superarlo. Ese ejercicio contradiscursivo apela al extra√Īamiento, a la creaci√≥n lexical, a la nominalizaci√≥n constante; tambi√©n al sarcasmo, a la oblicuidad de la vivencia desde la imago potens que reclamaba Lezama. Se trata, entonces, de un arte verdadero, aun cuando diste de ser intransigente, plausible, fan√°tico, tal cual ve√≠a Stevens el arte moderno. Supremo y dif√≠cil arte arcaico de re-construir las ruinas de la infancia. Supremo y dif√≠cil arte arcaico de colmar los pozos de la memoria, tr√°nsito de lo que han sido el poeta y su permanente mirada sobre el ser.

 

Nota:

[1] La poética de la contramemoria constituye un ejercicio constante (no privativo en las poetas), una forma de construir imaginarios, contenidos, para denunciar herencias mancas y revertir los moldes de una tradición (ya sea personal o colectiva) impugnando la memoria. Aquí no hay producción de verdades otras, ni desautorización de la tradición o del pretérito; sino un choteo, un acto burlesco, una risotada contra la inmanencia e inalterabilidad del pasado. Para profundizar, véase: Hilando y deshilando la resistencia (pactos no catastróficos entre identidad femenina y poesía), ed. Casa de las Américas, La Habana, p. 145).

Datos de la autora: 

Yanetsy Pino Reina

(Sancti Spíritus, 1977). Escritora, profesora universitaria, editora e investigadora. Licenciada en Letras y Doctora en Ciencias Literarias. Entre sus libros más conocidos tanto dentro como fuera de Cuba, está Hilando y deshilando la resistencia (pactos no catastróficos entre identidad femenina y poesía), editorial Casa de las Américas, La Habana, 2018, Premio Casa de las Américas 2018 en Estudios sobre la Mujer. Es miembro de la Uneac y de Honor de la AHS.


Comp√°s #3: Santiago: cuna de la m√ļsica (+Galer√≠a y programa)

Santiago de Cuba atesora un patrimonio musical extraordinario, y no se trata de una exaltaci√≥n a ultranza, hay muchos argumentos tangibles para demostrarlo. El esp√≠ritu alegre del santiaguero brota al comp√°s de la buena m√ļsica.

Esta ciudad es indudablemente manantial de la cultura afrocubana, desde donde bebe el jazz que cultivan hoy nuestros m√ļsicos, presentes en la octava edici√≥n del Festival Jazz Nam√°. Evento que desde el pasado d√≠a 25 y hasta este 28 de febrero re√ļne a exponentes del g√©nero dentro y fuera de Cuba.

fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba/archivo

Las tres jornadas que han transcurrido del Festival demuestran que en esta edici√≥n, el evento trae al escenario virtual una combinaci√≥n explosiva de artistas consagrados y j√≥venes m√ļsicos. Del patio, con sus ‚Äúsantiaguer√≠as‚ÄĚ, se presentaron los prometedores artistas Jos√© Ernesto Gonz√°lez, Giselle Lage Giln e Iv√°n S√°nchez Guardiola, excelentes exponentes del g√©nero.

Desde el principio apoy√≥ la idea y obsequi√≥ a los organizadores del evento el tema challenge del Festival, Alias ‚ÄúProyecto VT‚ÄĚ, Jos√© Ernesto Gonz√°lez Ulloa, de origen santiaguero radicado en La Habana; es graduado de nivel superior de viola y viol√≠n, y domina tambi√©n el piano. Con la experiencia de haber tomado cursos de improvisaci√≥n de jazz y de m√ļsica electr√≥nica, son estos los g√©neros de su preferencia, adem√°s de los ritmos cubanos.

Limpieza y serenidad en sus interpretaciones describen a Giselle Lage Gil, joven cantante, compositora y pianista santiaguera, quien ‚Äúadereza con su voz una ciudad; en el piano conquista el silencio y nos devuelve sus melod√≠as como un regalo, como una sublime confesi√≥n de que la belleza a√ļn existe‚ÄĚ. As√≠ nos la describe el periodista Jorge Albear Brito.

José Ernesto González Ulloa. fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba/archivo

El Iris Jazz Club fue el escenario propicio para que la figura femenina del evento capturara para la eternidad su m√ļsica en una c√°psula promocional Jazz Nam√° Plus y nos deleitara, despu√©s de tanto tiempo de confinamiento, de su dulce voz y su intensidad al piano, como una caricia necesaria. Sorprendi√≥ al cierre del concierto, con una canci√≥n musicalizada por ella y compuesta por su madre (Sara Gil), sobre el amor en tiempos de distanciamiento social.

Abrazando su saxof√≥n me asegura que vive por ella… y es que la m√ļsica es la protagonista de las mayores y mejores emociones de su vida, gu√≠a sus d√≠as y ocupa todo su tiempo y talento.

M√ļsico instrumentista, compositor y arreglista es el joven Iv√°n Ariel S√°nchez Guardiola, integrante y director del grupo Influencia de Santiago de Cuba. Ha compartido escenario con reconocidas figuras del Jazz cubano… y como parte del programa online del Festival Jazz Nam√°, disfrutamos de su improvisaci√≥n sobre el tema challenge del encuentro y un material audiovisual, donde ofrece algunas valoraciones sobre el evento.

Giselle Lage Gil, joven cantante, compositora y pianista santiaguera. fotos cortesía de la ahs de santiago de cuba/archivo

M√ļsico instrumentista, compositor y arreglista es el joven Iv√°n Ariel S√°nchez Guardiola, integrante y director del grupo Influencia de Santiago de Cuba. fotos cortes√≠a de la ahs de santiago de cuba/archivo

No hay duda que la m√ļsica cubana es especial, tiene un sabor y un ritmo √ļnico. La m√ļsica es un componente esencial de la espiritualidad del cubano. En su sangre corre una mezcla de aborigen, espa√Īol, africano, mulato. De ella heredamos una cultura mestiza que se caracteriza por el arraigo a las tradiciones art√≠sticas, firme basti√≥n de esa identidad que siempre cultivaremos.


¡Sé bendito, Hombre de mármol!

La historia de Cuba, entre sus muchos h√©roes, ha perpetuado un nombre: Carlos Manuel de C√©spedes y del Castillo. Justo cada mes de febrero Cronos trae a la memoria el aciago recuerdo de su muerte, aquel 27 de febrero de 1874, el d√≠a que abandon√≥ el espacio terrenal y que comenz√≥ a vivir para siempre en la memoria del pueblo cubano. Han transcurrido desde entonces 147 a√Īos.

[+]


Un Martí para ahora mismo

Jos√© Mart√≠ constituye referencia ineludible para el pensamiento patri√≥tico y revolucionario cubano. Hasta el presente, su ideario se manifiesta como plataforma desde la cual repensar los dilemas de la naci√≥n y el orbe. La apuesta martiana por la construcci√≥n de una sociedad garante de la dignidad plena de los seres humanos resulta una aspiraci√≥n que ‚Äďcual horizonte‚Äď nos conmina a avanzar.

De cara a los retos de hoy, seis aristas de la reflexi√≥n del Ap√≥stol devienen soportes para aquellos abocados a la continua apuesta por una Cuba y un mundo mejor. Su inserci√≥n dentro del llamado pensamiento electivo, la irrefrenable b√ļsqueda de la unidad bajo principios compartidos, la autoconciencia nuestraamericana y su beligerante oposici√≥n a la proyecci√≥n hegem√≥nica de los poderes imperiales han de acompa√Īarnos en la lucha cotidiana.

Mart√≠ supuso la c√ļspide del electivismo cubano, movimiento filos√≥fico que desde las postrimer√≠as del siglo XVIII impuls√≥ la conformaci√≥n de un pensamiento propio en la Isla, a partir de adaptaci√≥n cr√≠tica de los referentes for√°neos y de la construcci√≥n de respuestas singulares a los problemas espec√≠ficos de la realidad insular. Para el Maestro, solo el ejercicio intelectual nacido de nuestra universal autocton√≠a franquear√≠a el acceso a los prop√≥sitos de plenitud so√Īados. Hoy que buscamos modelos para enrumbarnos, no debemos pasar por alto esa alerta.

En paralelo, la pr√©dica martiana encontr√≥ otro de sus nortes en la cristalizaci√≥n de la unidad entre los cubanos de buena voluntad. La meta de la independencia y posterior consumaci√≥n de la rep√ļblica plena requer√≠a el modelaje de una amplia coalici√≥n de fuerzas, capaz de articularse bajo presupuestos program√°ticos y de principios. Los retos de la Cuba de hoy exigen de nosotros justo lo que el h√©roe de Dos R√≠os subrayara en el ya lejano siglo XIX. La Revoluci√≥n que ha de revolucionarse ser√° exitosa en tanto exprese la pluralidad de la naci√≥n y denote su capacidad para actuar como un proyecto unitario de pretensiones hol√≠sticas.

Dentro del legado de ese cubano de excepci√≥n al que hoy rendimos tributo destaca, igualmente, su sentido de unidad continental. Mart√≠ pens√≥ en clave nuestraamericana, es decir, concibi√≥ un proyecto enfocado en los problemas que enfrentaba el vasto universo que discurre del Bravo a la Patagonia. Esta concepci√≥n ancl√≥ en la identificaci√≥n de una historia e identidad comunes que, sin desconocer las particularidades, permit√≠a so√Īar con un destino compartido. Dicho sue√Īo com√ļn ve√≠a reforzado su sustento en la identificaci√≥n de un claro antagonista que, desde su agenda de dominaci√≥n, trabajaba en pos de fragmentarnos. Justo en esta hora que vivimos, los factores que nos unen siguen mostrando su vigencia, al tiempo que el enemigo esencial contin√ļa siendo el mismo.

Como es sabido, el pensamiento del H√©roe Nacional se erige como precursor del ideario antiimperialista. El diagn√≥stico martiano acerca de la configuraci√≥n interna de las sociedades del Norte global y de la proyecci√≥n hacia el Sur del capitalismo maduro de las naciones imperiales¬† conserva vigencia en m√°s de un sentido. En la tarea siempre urgente de definir la l√≥gica de funcionamiento del sistema capitalista, Mart√≠ resulta un gran aliado. Solo desde la disecci√≥n anal√≠tica de nuestro enemigo podremos construir la alternativa civilizatoria que el Ap√≥stol identific√≥ como √ļnico camino para la consumaci√≥n de la justicia.

Frente a los grandes dilemas que tocan a nuestra puerta, Mart√≠ nos acompa√Īa. Est√° a nuestro lado en la lucha por un futuro de total emancipaci√≥n. Nos toca pues aprender del veterano guerrero, beber de sus consejos, hacer propio su m√©todo y lanzarnos a crear, a construir, a fundar.¬†¬†¬† ¬†


El hombre como pasi√≥n in√ļtil

El hombre es una pasi√≥n in√ļtil

Jean Paul Sarte

 

El poemario ‚ÄúRestos‚ÄĚ, del escritor espirituano Ariel Fonseca Rivero, fue publicado por Ediciones Luminaria en el 2018. Se trata del primer poemario de este autor, quien anteriormente ten√≠a un recorrido en ascenso como narrador de prosa infanto-juvenil y para adultos.

Como parte de la colecci√≥n Verja, este cuaderno consta de 41 p√°ginas y varios textos cortos en los que la mutilaci√≥n, la p√©rdida y el vac√≠o constituyen sus direcciones conceptuales fundamentales. Estructurado en tres partes: Uno, Dos y Tres, el autor consigue una b√ļsqueda est√©tica de lo sucio, de lo que hist√≥ricamente se ha entendido como feo, lo desvalido, las asimetr√≠as y el despoblamiento del ser a favor de la nada.

El primer cap√≠tulo, Uno, a la luz de un exergo de Marcelo Morales Cintero que devela el sentido del libro, re√ļne 10 poemas, iniciados por un texto enteramente contemplativo: ‚ÄúSentado en el parque descubro restos de una mariposa‚ÄĚ. A partir de este momento comienza una cadena de ideas, imaginarios, acciones y sucesos existencialistas en todos los versos, entendiendo c√≥mo el ser se relaciona consigo mismo mediante una relaci√≥n constitutiva de su propio ser. Esa idea del existencialismo sartreano de que ‚Äúno hay una esencia fija e inmutable sino solo un proyecto, una pura posibilidad, pues cada individuo se hace mediante sus propias decisiones y su √ļnica finalidad es la muerte‚ÄĚ.

El segundo cap√≠tulo, Dos, ata√Īe a la relaci√≥n memoria/vac√≠o con 10 poemas, cuya apertura se concreta con un formidable texto ‚ÄúNo s√© escribir‚ÄĚ. En esta parte, la cotidianidad no es la vida, ni el entorno ni la realidad, sino el marco donde el ser humano se coloca ante su propio ser y se hace responsable de sus decisiones, aun de la defenestraci√≥n de s√≠, el abandono final que tiene lugar en las emociones y experiencias reunidas en el cap√≠tulo Tres.

tomada del perfil de facebook de ariel fonseca rivero

La √©tica existencialista basada en esta responsabilidad de asumir las decisiones, incluso las m√°s crueles y desgarradoras constituye el centro conceptual del libro. Son 29 poemas cortos, sin grandes complejidades estr√≥ficas o r√≠tmicas, rebuscamientos ling√ľ√≠sticos y con alta narratividad, imaginarios existencialistas y desvar√≠os sic√≥ticos entre el yo, el t√ļ y la existencia.

Se trata, en fin, de ‚Äúrestos‚ÄĚ de humanidad, ni confesionales, ni memoriosos, ni denunciantes. Son m√°s bien trazas, huellas laceradas por abandonos, ausencias, p√©rdidas y circunstancias capaces de mutilar incluso la sucesi√≥n de los d√≠as y el posible sosiego de la nada.

***

Datos de la autora

Yanetsy Pino Reina (Sancti Spíritus, 1977). Escritora, profesora universitaria, editora e investigadora. Licenciada en Letras y Doctora en Ciencias Literarias. Entre sus libros más conocidos tanto dentro como fuera de Cuba, está Hilando y deshilando la resistencia (pactos no catastróficos entre identidad femenina y poesía), editorial Casa de las Américas, La Habana, 2018, Premio Casa de las Américas 2018 en Estudios sobre la Mujer. Es miembro de la Uneac y de Honor de la AHS.


Alpidio Alonso: la obra cultural de la Revolución Cubana es innegable

El ministro de Cultura de Cuba, Alpidio Alonso Grau, dijo este jueves en el espacio televisivo Mesa Redonda que la obra cultural de la Revolución es innegable y que no se puede aspirar a entender qué cosa es la Revolución Cubana sin saber qué ha sido su política cultural y educacional.

Al comparar ‚Äúlo que era este pa√≠s, de m√°s de un mill√≥n y medio de analfabetos y semianalfabetos, con el pa√≠s de hombres y mujeres preparados de hoy, de m√°s de un mill√≥n de universitarios, sembrado de instituciones culturales desde una punta a la otra, de bibliotecas, de museos, de librer√≠as, de salas de teatro y de cine, de escuelas, de universidades‚ÄĚ, asegur√≥ el titular que se tienen razones para celebrar.

En ese sentido, Alonso Grau habl√≥ de la campa√Īa de acciones que prev√© el ministerio durante este a√Īo para festejar ‚Äúpor todo lo alto‚ÄĚ los 60 a√Īos del discurso pronunciado por Fidel Castro en junio de 1961, conocido como Palabras a los Intelectuales.

De acuerdo con el tambi√©n poeta y editor, este es un discurso fundador, del que se dice nace simb√≥licamente la pol√≠tica cultural de la Revoluci√≥n, ‚Äúah√≠ est√°n las ideas fundamentales, los principios de todo lo que se ha hecho‚ÄĚ.

Seg√ļn destac√≥, se quiere que la conmemoraci√≥n sea una fiesta, ‚Äúporque tenemos que sentirnos orgullosos de la pol√≠tica cultural que tenemos, que no es perfecta, mucho menos cuando tiene que hacerse en las condiciones que se ha tenido que hacer, que han sido de trinchera‚ÄĚ.

Con respecto a los ataques de los que ha sido v√≠ctima la cultura cubana y sus instituciones en estos √ļltimos tiempos, el ministro declar√≥ que estos chocan contra ese esp√≠ritu de participaci√≥n, contra el trabajo de los escritores y artistas, del movimiento art√≠stico cubano revolucionario, contra la verdad y la obra cultural de la Revoluci√≥n.

Se ha estado ignorando lo que ha significado el trabajo de las instituciones culturales, lo que significan la UNEAC y la AHS como canales y espacios para el debate con las instituciones sobre los temas inherentes a la política cultural, manifestó.

Se quiere invisibilizar esa obra, se ha ignorado la complejidada del arte que nosotros auspiciamos y por eso atacan las instituciones, porque sin ellas sería imposible hacer todo lo que hacemos, el nivel de cobertura y de respuesta que se da a las expectativas culturales de la población, lo que significan para mantener una dinámica cultural como la que tenemos, continuó el ministro.

Por eso, enfatiz√≥, se va a celebrar todo el a√Īo el aniversario de Palabras‚Ķ junto a los 60 a√Īos de la UNEAC y los 35 de la organizaci√≥n de los j√≥venes y artistas.

Sin la cultura ser√≠a inconcebible el proyecto socialista nuestro, por eso es que la est√°n atacando, se quiere fracturar la unidad entre nuestros escritores y artistas y las instituciones nuestras, se quiere fracturar la unidad entre la vanguardia art√≠stica y la vanguardia pol√≠tica que se gest√≥ durante todos estos a√Īos, se quiere fracturar nuestra identidad, resalt√≥.

Alpidio Alonso dijo que se sabe bien lo que significa la voz de nuestros intelectuales, ¬ęla onda expansiva que genera una opini√≥n de un intelectual y por eso est√°n tratando de atacar la cultura¬Ľ.

Pero contamos con la verg√ľenza de nuestra gente, con el patriotismo demostrado por nuestros escritores y artistas, por el compromiso que se ha visto en este √ļltimo a√Īo de trabajo que ha sido extraordinario, destac√≥.